Situación Actual
10º-14º // 30 de abril luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Leo L.Mejor PJ ♂
Sam L.Mejor PJ ♀
Denzel S.Mejor User
Ryan G.Mejor roler
Leo y EvaMejor dúo
Beatrice B.Más cotilla
Evans M.Más voluble
Juliette H.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Mala Influencia [Laith]

Adrien Lévesque el Mar Ago 01, 2017 9:03 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Agregue la hoja de mandrágora en un frasquito de cristal mientras es bañado con la luz de la luna, junto con el cabello, la cucharita de rocío y la crisálida de polilla. Esta mezcla debe dejarse reposar en un lugar tranquilo y oscuro hasta que haya una tormenta eléctrica.

Bien, eso fue lo que hizo pero no entendió que le había salido mal de la poción. Arrugó su entrecejo mientras leía las indicaciones, era bueno en pociones, uno de los mejores estudiantes que Hogwarts tenía muchos le pedían consejos, pero estaba demostrado que la animagia no solo requería de muchas habilidades, por algo no todos podían serlo. Bien recapitulemos, Hace dos días atrás fue a comprar los ingredientes para la poción de animagia, fue con Circe porque quería saber dónde consiguió rocío virgen, los demás ingredientes eran más comunes, pero ese se le hacía más difícil de conseguir. Cuando le dijo la tienda y le llevó a esta, ya ese problema fue tachado de su lista. Hoy en día se dispuso a realizar dicha poción siguiendo las instrucciones pero curiosamente no le quedó del color esperado, al menos no le explotó encima, no quería sufrir los efectos de una poción mal hecha, ha leído que podría no tener solución, además no quería ser un híbrido animal/humano. Se sentía frustrado porque era la primera vez desde que tenía 8 años que una poción no le salía mal. Volvió a leer las instrucciones pero parecía más sencillo que realizar una poción multijugos.

Tensó como estaba decidió hacer desaparecer todo mientras subía a su habitación a escribir una nota a Laith, no quería volver a molestar a Circe, además quería consultarle también sobre la poción que pensaba desarrollar. Había leído sobre los nutrientes, vitaminas, la alimentación sana y en ésta poción juntaba el díctamo con la sangre de dragón, además de la lavanda, ajo, tomillo, jengibre y diente de león que por supuesto eran muy buenos para la salud. Sin embargo no lograba tener un efecto deseado, había comprado un ratón para darle la poción experimental porque también estudió que estos animales compartían muchos genes con los humanos, eran los más acertados para hacer pruebas. Le redujo la porción de comida y le daba la poción, pero veía que se desnutría más rápido, así que el procedimiento de agregar sangre de dragón, tres vueltas en sentido antihorario mientras agregaba los ingredientes vegetales, esperando combinar sus propiedades dejando el díctamo de último porque no quería una explosión, luego una vuelta en sentido horario... No sirvió ¿eran los ingredientes? Se había asegurado que podrían servir, ninguno poseía cualidades que causaran un desastre y no eran venenosos.

Su segundo intento ese mismo día no era mejor, eso sumándole que la poción para la animagia le había salido mal hizo que escribiera a Laith, era un sanador y una animago, podría orientarle en ambos casos, tal vez a los ingredientes le hacía falta otra cosa, o era el procedimiento inadecuado para que los agentes que deseaba se activaran. Sabía que realizar una poción nueva no sería fácil, ingenuamente creyó que una tan sencilla como esa no sería tan complicada, pero aquí estaba sufriendo. Después de explicarle a Laith algunas cosas, como que no entendía porqué la poción le salió mal y qué podía hacer para extraer vitaminas involucrando una poción. Esperó su respuesta.

El lugar dónde se verían era totalmente nuevo para él, después de todo no salía mucho de la mansión y a penas si conocía muy poco el callejón Diagon. Llegar a Londrés Mágico, bueno a esa parte de Londrés Mágico fue todo un conflicto y casi se pierde, pero aquí estaba, lo había logrado, estaba maravillado por lo asombroso que se veía la ciudad, esperando a Laith sacó su caja de moscas de chocolate para comerlas, estaba sentado en una pequeña banca en aquella zona comercial aunque no era tan pequeña como el Callejon Diagon, había el suficiente espacio para que las personas caminaran sin chocarse.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.100
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 696
Puntos : 506
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Laith Gauthier el Dom Oct 15, 2017 1:24 pm

No notó a Adrien muy convencido con su explicación, acarició el bode de la mesa mientras pensaba en ello, ¿quizá debería simplemente dejarlo estar? No, un último intento, sólo uno más. — Cuando… era más joven y recién me había graduado… tenía problemas —le comentó lentamente, sólo como una anécdota personal que podía, o no, servirle. — Así que viajaba mucho, a todos lados, a cualquiera que me lo propusiera… Y en uno de esos viajes en avión ocurrió un accidente, y yo era el único médico —no estaba mirando al chico, miraba la mesa ahí donde acariciaba. — Si yo me hubiera rendido cuando el primer RCP no me salió bien, si me hubiera dejado llevar por el pensamiento de “no sirvo para esto” o por la presión, ese hombre habría muerto —se encogió de hombros, alzando las cejas. — Si uno no cree que puede conseguir lo que hace… mal lo lleva.

Sólo esperaba hacerlo reflexionar en aquello, ver si, como aquella historia que le contó, podía tomar algo de ella para hacerla suya y aprender algo al respecto. No eran cosas que compartiera con todo el mundo, pertenecían a una época oscura dejada en el olvido, pero no por ello podía negar que ocurrieron. Por suerte el tema denso no duró mucho, consiguieron cambiar de tema fácilmente. Se encogió de hombros con una sonrisa traviesa al oír que él no le veía lo divertido, por ejemplo, a comer con las manos y se levantó de la mesa, ¿se le escaparía? Lo dudaba. No se levantó ni se movió del lugar, salió de ahí con… ¿un cuchillo y tenedor? Tuvo que morderse la lengua para resistir la tentación de reírse. Menudo niñato, ¿de dónde los había sacado?

Demasiado tarde —comentó, pues ya había pagado cuando el niño le dijo que él podría haberlo hecho. — ¿Hmn…? Ah, es… se llama “cigarro”, es lo que se dice una droga legal, yo no la recomiendo realmente así que es mejor que no lo pruebes, en especial porque es básicamente meterte humo en los pulmones, tu asma agradecerá que le evites la pena —era como muchas drogas en el mundo mágico, no tan difundida pero existente, así que no vio muy raro que el crío no supiese qué era al verlo. Él la verdad era más partidario de otro tipo de plantas que se fumaban pero no iba a explicarlo mucho.

Lo había guiado hasta su calle, donde puso en marcha uno de sus siguientes planes. Lo llevaría a cabo en su departamento en una habitación habilitada para ello, pero lo importante ahí no era el qué, sino el por qué. Lo soltó una vez que el chiquillo soltó su varita para permitirle levantarla. Él no lo llamaría precisamente “entrenarlo”, pero no pudo explicarlo antes de que el enano (por edad, al menos) comenzase a preocuparse por el tema de lo nomaj de la situación. Normalmente no le costaba tanto hacer acopio de paciencia, había que entender que el pobre sanador iba con resaca después de todo.

Tu plan tiene dos fallas: la primera es que no puedo enseñarte a tener un duelo si no puedes hacer magia y… vamos, en serio no podría hacer mucho en el Ministerio, sólo lo dije porque estaba convencido que no terminarías el hechizo —confesó después de todo. Si realmente hubiese ocurrido, se habría echado la culpa y pagaría por la multa y la advertencia que el Ministerio le pusiese. Pero estaba casi seguro de que no ocurriría. — Lo segundo es lo que quiero que precisamente entiendas, sé que no es fácil un acercamiento cuerpo a cuerpo para magos pero si ocurren y ese mago que se enfrente a ti sabe lo que yo, estarás metido en muchos problemas, ¿has visto lo fácil que te he desarmado? Por eso, si acaso tienes un enfrentamiento así o, como ahora, realmente no puedes usar la magia, es necesario que sepas cómo evitar que te desarmen y cómo desarmar a alguien —le explicó, esperando que entendiese su punto. — Si no quieres o no te interesa… bueno, no puedo hacer nada entonces.

Al final había cedido. Un dicho que le gustaba mucho dictaba: “es parte de la cura el deseo de ser curado” y se aplicaba a todas las ramas de la vida. Era parte de la enseñanza el deseo de aprender. Si Adrien no creía que una “técnica nomaj” le servía, entonces no la aprendería ni aunque lo obligase a ello, no era tanto como la pizza a la que sí que lo obligó, pero era más importante. Le hizo una indicación para que lo siguiera de nuevo, estaban cerca así que le llevó poco subir hasta su departamento, el que abrió con su llave. El lugar era amplio y estaba impecable, las tres puertas que llevaban a habitaciones diferentes cerradas.

Siéntate en la mesa, te enseñaré algo que no todo el mundo tiene el privilegio de ver —le dijo. La zona de Laith era una de esas que tenía electricidad, como algunas, en especial las más aledañas a zonas nomaj, así que tenía un refrigerador y una cafetera eléctrica, enchufes por supuesto y luz eléctrica. Algo que magos en zonas más céntricas o fuera de las calles de Londres ni siquiera considerarían. Sus vecinos, por ejemplo, no tendían a usar mucho la electricidad, en especial no luego de lo sucedido. Él se la jugaba un poco, ya habían revisado su casa después de todo, era improbable una segunda revisión, donde había escondido todas las cosas eléctricas perfectamente.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 12.305
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 759
Puntos : 621
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Adrien Lévesque el Dom Oct 15, 2017 4:56 pm

Con ese ejemplo entendió lo que quería decir, claro que por dentro se preguntaba ¿qué era una avión? Pero sin duda el mensaje fue claro, era más o menos lo que había captado con anterioridad, no debería darse por vencido sí, por eso iba a continuar con su poción, aunque aún se sentía algo decepcionado de sí mismo por haber fallado en la de animagia, iba a convertirse en uno.

Al terminar con aquella clase de tortura, aunque debía admitir fue algo deliciosa cosa que no iba a decir en voz alta, claro que no, a pesar de todo tenía algo de orgullo y no le iba a dar la razón a Laith sobre ello, menos porque seguía pensando que la pizza debería comerse con cubiertos, no de esa forma caníbal, no era un sándwich ni un caramelo, aunque tenía masa, puede que no era cubierta por otra masa ¿podría considerarse un pan? Ah, ¿qué cosas estaba pensando? Eso no era relevante en éste momento, pero había muchas cosas a las cuales era ajeno, como el "cigarro" - ¿Para qué quieres entonces meter esa cosa en tus pulmones? - Pregunta sin entender el motivo ¿dañarse las vías respiratorias? Él padecía de eso, no era algo bonito, sobre todo porque habían ocasiones en que se le infectaban lo que le producía fiebres y en invierno debía tener más cuidado ¿Por qué alguien quería padecer de eso? En su lógica no habría una gran explicación, claro sin saber que aquello podría producir algo más que una enfermedad respiratoria - ¿Qué efecto tiene? Si es una droga debe producir algo, ¿es calmante? ¿Te quita algún dolor? ¿Cura alguna enfermedad? - Habían pociones que eran como una droga, claro, pero la mayoría con fines médicos, otras con fines ¿placenteros? Bueno cada quien en lo suyo ¿no? Pero en su mente no entendía porque Laith recurría a eso.

Al llegar a la calle destinada creyó que el cigarro afectó la mente de Laith ¿cómo le pedía hacer magia con la restricción de no hacer magia fuera del colegio? Pero ni bien pudo terminar el hechizo uno que no causaría grandes daños al otro simplemente reír, sin embargo fue sorprendido al verse preso de aquella forma que le obligó a soltar su varita, claro que sin intenciones de herirlo el sanador le soltó. Entendiendo la utilidad de aprender algo así asintió ¿qué importaba si era muggle? Siempre y cuando sea para ser un mejor mago ¿cierto? Además podría serle de utilidad en algún momento a pesar de dudar realmente si aprender, estaba entre el deseo de querer mejorar y su razonamiento que le indicaba que esto iba en contra de su educación.

- Bueno, no dudo que sea importante es solo que... - ¿qué podría decirle? Ingresó al lugar sorprendido, era pequeño, creía que solo su comedor cabría en todo el apartamento, pero no era vacío, se sentía un hogar, totalmente diferente a las paredes frías que llamaba casa - Es lindo - Musita, no hay malicia, al contrario está fascinado con lo acogedor que es, rápidamente obedece sentándose - ¿qué me mostraras? - Y para esta altura sonaba como un chiquillo ansioso, si, lo de ese acercamiento físico le había dejado anonadado, claro que se daba cuenta que había muchas cosas que no conocía, el debate interno persistía pero a eso se le sumaba la curiosidad, el querer descubrir un mundo nuevo.

- ¿Me enseñarás a hacer eso? Ya sabes quitarme la varita - Pregunta, mientras observa los enchufes con curiosidad, claro no se mueve de su asiento, permanece como todo señorito con la espalda correctamente pegada al espaldar de la silla, moviendo solo su cabeza con sus ojos descubridores, como un niño viendo por primera vez el mundo, pero temiendo preguntar qué eran tantas cosas extrañas
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.100
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 696
Puntos : 506
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Laith Gauthier el Lun Oct 16, 2017 4:34 am

Al explicarle qué era y los peligros para alguien asmático como él que producía un cigarrillo, Adrien tuvo la comprensible duda del para qué quería entonces usar esa droga y los efectos que producía que provocaba que quisieran consumirle. — Actúa en el sistema nervioso como un sedante que estimula determinados nervios para generar placer, digamos que te embriaga durante un rato y sirve para aliviar el estrés y la tensión durante un breve periodo de tiempo, aunque tiene muchos efectos negativos —le explicó desde el principio más técnico que conocía, uno de los gajes de ser médico. Cada quien se mataba a su manera, Laith nunca había sido un buen ejemplo y, más importante aún, nunca había dicho que lo fuera.

Con aquella demostración de habilidad, Adrien tomaba la decisión de si quería saber cómo hacerlo o si se conformaría con la magia para resolver todos sus problemas. Por lo pronto lo subió hasta su departamento, vivía solo pero eso no significaba que fuera un mal sitio, era después de todo el lugar donde residía alguien de corazón cálido, normal que pareciese un hogar. Mira por encima de su hombro al crío cuando dice que es un lindo lugar, pidiéndole que se siente en la mesa mientras él se acercó a un pequeño estudio detrás del sofá para buscar un enorme libro viejo en una estantería que ahí tenía con doble cara, se veía desde el estudio y desde la sala de estar.

No lo sé, depende de si tú quieres, no puedo obligarte a aprender algo que no quieras —le respondió, acercándose hasta dejarle en frente aquel libro con mucho cuidado. — Estás frente al recetario de Clark Gauthier —anunció después de un breve silencio, esperando ver qué tipo de reacción tenía. Había un par de tomos más, pero creía que ese era el que más le interesaría a Adrien, pues versaba sobre pociones curativas. Había otro sobre pociones de utilidad y otro sobre venenos y antídotos. — Creí que te interesaría ver esto —comentó, rascándose la nuca con un bostezo, Adrien le había mostrado mucho interés a su apellido, así que era un privilegio.

Dejó a Adrien mirar aquel enorme cuaderno mientras se acercaba a su nevera para sacar una lata con jugo, recargando la cadera en la encimera de la cocina mientras agitaba la bebida para evitar la condensación al fondo de la lata. La abrió y dio un largo trago, mirando si el joven podía encontrar su ayuda para su poción entre las páginas. El tiempo no pasaba en vano y las hojas yacían amarillentas, pero el contenido, la presurosa caligrafía de Clark, era perfectamente legible. Las notas estaban en francés, pero Adrien no debería tener problemas con ello a menos que se usase un término quebequés.

No puedo dejar que te lo lleves, pero si te hace falta te puedo dar papel y tinta para que transcribas lo que te haga falta —propuso, sacando su teléfono para poder mirar los mensajes que tenía. Ahora que estaba en la privacidad de su casa, a nadie le interesaba lo que hiciera o dejara de hacer. Se llevó al mentón el aparato cuando empezó a pensar en algo, le estaban pidiendo ayuda para curar a alguien y tardó lo suyo antes de que se le ocurriera algo y lo regresara en forma de texto. Los fugitivos que no tenían facilidad para ir a que los revisasen en un hospital necesitaban otro tipo de ayuda y ahí era donde entraba él.

Se dio cuenta que quizá Adrien no era muy de fiar, pero le estaba abriendo los brazos. Lo mínimo que esperaba de la gente que ayudaba tanto era que no lo vendieran por traidor. Había, sí, gente muy malagradecida, pero llevaba semanas sirviéndole de psicólogo a Adrien, le había ayudado a respirar en un ataque de alergia, ahora le dedicaba su tiempo, le mostraba escritos que pocos habían visto. Debería compensar que no les dijese a los mortífagos de su atracción hacia la cultura nomaj, como poco.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 12.305
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 759
Puntos : 621
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Adrien Lévesque el Vie Oct 27, 2017 12:50 am

Alza una ceja ante la descripción de la nicotina, de ese estímulo que le daba a su cuerpo con cada calada, sin embargo viendo muchos efectos negativos hubiera preferido por otra cosa, como alguna clase de poción con ese mismo efecto, más aquello se lo calló, no quería molestar a Laith considerando que, tal vez le enojaría sus comentarios en contra de esos métodos como una escena similar al de la pizzería. Otra cosa que le sorprendió fue aquel truco que lo desarmó sin necesidad de un hechizo solo un contacto cuerpo a cuerpo que, por muy muggle que fuera debía admitir que sería útil.

- Lo haré - Su propósito era aprender todo lo que pudiera para mejorar sus habilidades de duelo, debería cubrir sus fallas, era malo con maldiciones pero podría ser bueno con un combate cuerpo a cuerpo, sería mejor si pudiera tomar por sorpresa a su contrincante y desarmarlo. Con ese análisis es que miró al sanador con determinación, ya ha probado muchas cosas muggles, ha leído libros algo infantiles hecho por seres sin magia, su favorito sin duda seguía siendo Alicia en el País de las Maravillas, toda la saga de esos libros, incluso tenía la colección escondida para que nadie sospechara, otra cosa muggle en su vida no le haría mal, quería creer que sería lo mejor en un futuro.

Se sorprendió el tener un libro tan antiguo en sus manos, sus ojos brillaron de emoción por notar que era de pociones, ese momento se olvidó de seguir detallando la casa, creía haber visto algo que suponía era electricidad, o creía que era eso porque no estaba seguro de esas cosas. Pero el libro en sus manos cambió todo, empezó a ojearlo viendo la cantidad de pociones, de ingredientes, de porqué se usaba una mano, era tan genial - Eh si, necesitaré de eso por favor - No le importaría escribir, sentía que tenía en sus manos el poder en pociones. Lo dejó abierto en una parte sobre pociones curativas, no estaba seguro si la que pensaba entraba en esa categoría pero leía los ingredientes que usaban muchas y el proceso. En el momento de tener los implementos empezó a escribir, además de sacar cálculos con ayuda de la aritmancia, puede que el libro no lo dijera, pero él notaba las similitudes entre algunas pociones que se describían y con eso, podía notar los errores de su anterior poción, primero la llama, segundo que la sangre de dragón debió dejarla de último... Así fue, anotando muy concentrado hasta que su cuello le dolía ¿cuánto habría pasado?

Al alzar la vista, se avergonzó por haber olvidado que estaba en casa ajena - Eh gracias Laith - Entonces observó el aparato en sus manos - ¿qué es eso?- Y al observarlo encajaba con la descripción de Dorcas - ¿es un tefelono? ¿celula? ¿tefono? - Ay, se arrepentía de no acordarse mucho de lo que era, solo entendía que actuaba como una Red Flu portatil y sin magia, pero era la primera vez que veía uno. Se asustó por su propia curiosidad, más que eso era por mostrar su conocimiento en algunas cosas muggles, claro Laith no debería enojarse, entregarlo a su padre o regañarlo por eso cuando él mismo cargaba muchas cosas no humanas, pero no se supone que deba saber sobre esos aparatos ni que nadie debería tener el conocimiento sobre ello, solo esperaba que pasase por alto su pregunta.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.100
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 696
Puntos : 506
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Laith Gauthier el Miér Nov 01, 2017 4:44 am

Adrien aceptó, sorpresivamente, su oferta de enseñarle a defenderse al menos un poco. Era inusual, pero Laith no se mostró desconcertado aunque lo estaba. El sanador acostumbraba a actuar como si todo lo tuviese bajo control, incluso cuando no lo tenía. Fíngelo hasta que lo consigas, era uno de sus tantos lemas, esos principios que regían su vida. Se lo apuntó en la mente, como una de esas cosas que tenía que hacer, pero primero había otras cosas que quería hacer, como mostrarle aquel libro tan antiguo que había pertenecido a su abuelo antes que a él. Su emoción no pasó desapercibida para el sanador, quien le ofreció papel y tinta para pasar apuntes del libro.

Se acercó a buscar hojas de papel y tinta, aunque sus hojas eran rectangulares y su tinta era una pajilla. Laith poco usaba tinta y pluma, pues consideraba poco útil el riesgo a poder arruinarlo mucho, pero un bolígrafo no tenía normalmente esa molestia. — Ten, con esto anota —le dijo con calma, permitiendo que se distrajera escribiendo. Él había estado usando su teléfono hasta entonces, al menos hasta que el muchacho volvió a hablarle, alzando su mirada hasta él. Casi al mismo tiempo, soltó una risa mientras lo oía intentar adivinar el nombre del aparato. — Teléfono celular o móvil —le dijo con una sonrisa.

Era inusual que el muchacho supiera qué era aquello, pero imaginaba que en algún momento alguien con crianza nomaj podía habérselo dicho. Incluso Archimedes, el profesor de Estudios Muggle que había conocido hacía algunos meses. No quiso preguntarlo por no comprometer al profesor, así que simplemente se acercó a él para mostrarle el teléfono. Tenía puesta su pantalla de inicio, las aplicaciones y Daario Naharis de fondo, el actor de Juego de Tronos del que estaba perdidamente enamorado platónicamente. Dejó que lo tomase y lo explorase un poco.

Sirve para comunicarte con la gente, ¿sabes? Puedes enviar mensajes por medio de esto o hacer comunicaciones verbales, incluso puedes ver a tu interlocutor… O tomar fotografías, también sirve para eso, es muy útil —le explicó, dejando que entrase a las aplicaciones si quería. Cuando dejó el aparato, lo volvió a tomar y abrió la aplicación de la cámara. — Ven aquí y sonríe —le dijo, poniendo la cámara frontal donde se veían ambos y tomó algunas selfies del recuerdo. Las fotografías evidentemente no se movían, sino que estáticas se quedaban en la misma posición en que habían sido tomadas.

Guardó el teléfono con las fotografías y también el cuaderno cuando Adrien lo hubo desocupado. Luego le hizo una indicación para acercarse a una de las puertas, donde al abrir tenía un pequeño gimnasio personal. Algunos aparatos de ejercicio, pesas y un saco de boxeo, por ejemplo, estaba alfombrado con una almohadilla por si se caía al entrenar algún movimiento. Había algunas protecciones para manos, para cuando boxeaba, y guantes especiales colgados en la pared. Pero en general era espacioso para la labor que quería hacer.

Bien, aquí te voy a enseñar a hacer ese movimiento y algunos otros más, ¿estás de acuerdo? Lo estás —dijo sin darle opción a opinar. — Verás, este tipo de defensa personal es básico para los nomaj en especial en zonas peligrosas… Nunca está mal saberlo, sin embargo. Lo que tienes que hacer es sujetar la muñeca de esta manera —tomó su mano y lo hizo sujetarle su propia muñeca, para que Laith fuera a quien sometían. — Al moverla así existe el riesgo de quiebre, así que la persona automáticamente va a girarse de este modo —le mostró cómo girarla y cómo respondía la otra persona, todo con lentitud para que no le hiciera daño. — Llegados a este punto no hay forma de girar más, así que o suelta el arma o le quiebras la mano.

Le explicaba paso por paso, quería que lo comprendiese. Lo dejó realizar el movimiento algunas veces de forma lenta hasta que lo invitó a que realmente intentase someterlo. Luego debía enseñarle cómo defenderse de esa maniobra, también. Corría el riesgo de que usase sus técnicas en su contra, pero quería confiar en Adrien y en sus propias habilidades. Se imaginaba que sería divertido un combate mágico y nomaj al mismo tiempo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 12.305
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 759
Puntos : 621
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Adrien Lévesque el Dom Dic 03, 2017 11:06 pm

Miró de forma extraña la pluma, no parecía de algún ave así que pensó podría ser algo muggle - ¿Dónde está la tinta? - Buscando el envase con aquel líquido oscuro para poder escribir, se arrepintió de no traer algo consigo, se supone que si pedía consejos lo más sensato era llevar dónde anotar, pero no, él creía que era un super dotado con buena memoria que podría retener toda la información. Suspiró por su propia idiotez, tener que depender de Laith de esa forma, cosa que le avergonzaba e intimidaba, sobre todo cuando no sabía que hacer con esa extraña pluma metálica, podría ver cierta ventaja en que te duraba más que la usual pero ¿no se ensuciaría? Esperó a que le diera las instrucciones. Fue una sorpresa averiguar que no habría tinta, bueno si tenía pero era integrada a la pluma ¿era magia? ¡NO! ¡Era muggle! ¿Cómo es que tenían esas cosas? Al inicio cuando intentó escribir le costó, no se adaptaba al grosor de la punta y su letra salía como un garabato, nada que ver con su caligrafía prolija.

Pero ya las últimas palabras de lo escrito parecían más en orden, solo se tardó por la adaptación - ¿Por qué usas algo como esto? - Pregunta con genuina curiosidad mientras daba los punto y final de su investigación, escribió más de diez hojas, si eso fuera un pergamino podría guardarlo con facilidad, pero tenía que conformarse con lo que le daba, además estaba agradecido por darle la oportunidad de escribir esa información, era como una especie de ensayo pero para su uso personal, además pudo observar algunos ingredientes de otras pociones que con lo que tenía comprendía aún más los factores que lo alteraban haciendo que la elaboración tuviera sentido para él - Muchas gracias por ayudarme con esto - Lo dice con todo el corazón, le estaba ayudando demasiado y se preguntaba si para el mayor no era solo un chiquillo molesto que debería buscarse otro adulto con quien hablar.

- ¿Cómo una carta? ¿Una llamada de fuego? ¿Un espejo de doble comunicación? - ¿Ese pequeño artefacto hacía eso? Y más por lo visto, dado que le estaba demostrando que podía tomar una foto, no era muy dado a eso pero no tenía fotos, realmente ahora que lo pensaba no tenía muchas fotos con Josh, Evs o incluso con su padre, así que emitió una sonrisa tímida mientras el mayor tomaba su foto, cuando quiso observarla arrugó su entrecejo - Creo que está defectuoso, no se mueve - Exclama con ingenuidad, por supuesto si era algo muggle la foto no iba a moverse, pero aunque supiera algunas cosas gracias a Dorcas, aún le faltaba mucho por aprender como el bolígrafo o las fotografías sin movimiento ¿Podría hablar con Laith sobre muggles? Ahora que la Hufflepuff había huido del colegio no tenía con quien compartir experiencias - ¿Sabías que los muggles tienen una percepción del mundo mágico algo diferente? Existen dragones en sus relatos, pero hay gatos sonrientes que hablan, de alguna forma descubrieron que hay pociones para agrandar o empequeñecer, solo que lo exageran y cartas que hablan y pintan rosas blancas de rojas! - Si, hablaba de Alicia en el País de las Maravillas, un cuento que se volvió su tesoro, su obsesión - Pero también escriben de las hadas que que pueden hacerte volar ¿absurdo cierto? O un niño que no crece nunca y un pirata que le tiene miedo a un cocodrilo que hace tic tac - Y así comenta cada relato, algunos infantiles, otros clásicos, pero mientras van hacia el gimnasio que tiene Laith en su casa, puede hablarle de esas cosas que ha aguardado por un año completo - Ya no puedo leer de esas cosas como antes - Termina con cierta nostalgia, Dorcas era su fuente de libros muggles, ahora no tenía quien se los prestara, por supuesto que Alicia lo tenía él, como fue su libro favorito terminó consiguiendo ambos ejemplares ocultos de su padre.

- ¿Todo sirve para uhm... ejercicio muggle? - Se acerca al saco de boxeo, intenta moverlo con un dedo pero resultó más pesado de lo que aparentaba, así que prefirió dejarlo a un lado, curioseando las pesas y las máquinas hasta que Laith le llamó para enseñarle el movimiento. Como si fuera una orden accedió a tomar su muñeca, viendo como debía girar para soltarse, era increible - ¿Con un movimiento de estos quiebro la muñeca de mi captor? - Pregunta asombrado, claro que cuando él hizo un movimiento, el que inició todo eso en la calle, le dolió pero ahora apreciaba que el sanador no había usado todos sus conocimientos - Entonces,¿ lo que tengo que hacer es este movimiento? - Gira como le enseñó Laith, claro no le sale tan bien, de hecho el movimiento no es del todo correcto y no hace la fuerza necesaria para liberarse, si una persona quisiera atraparlo, en vez de liberarse Adrien podría hacerse daño a sí mismo.

Practicó un par de veces hasta que por fin logró realizarlo - ¿Puedo aplicarlo contigo? - No quiere que mal interprete su petición, pero una cosa era hacerlo al aire y otra diferente a una persona, quería saber si ha aprendido correctamente, si al menos podría desarmar a un mago - ¿Qué pasa si soy lento con el movimiento y el mago me ataca? Es probable que lo tome por sorpresa pero también puede ser más hábil y petrificarme sin darme oportunidad de defenderme - Expresa su duda.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.100
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 696
Puntos : 506
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Laith Gauthier el Miér Dic 13, 2017 2:02 am

Laith enarcó una ceja en cuanto oyó la pregunta del menor, ¿dónde estaba la tinta? El sanador no la utilizaba con frecuencia. Básicamente porque era un desastre que se rompiesen los frascos, lo que le ocurría con relativa frecuencia por su estilo de vida tan agitado. — No hay tinta, sólo escribe y la tinta aparece sola, está dentro de la pluma —le explicó, dejándolo escribir. Otra ventaja era el flujo moderado, si uno dejaba la mano sobre el papel mucho tiempo, la tinta se salía automáticamente. Los bolígrafos solían controlar eso un poco mejor. — ¿El bolígrafo? Porque es más práctico que llevar pluma y tinta a todos lados —le explicó, sin saber realmente a qué se estaba refiriendo.

Se había distraído mirando su teléfono, el cual pronto llamó la atención de Adrien. Le explicó más o menos su funcionamiento sin perder demasiado la concentración en el ir y venir de los mensajes que entraban y salían. Le parecía curioso, siempre había formado de su cultura todo lo que respectaba a los nomaj. Entonces, conocer a un chiquillo que no conocía prácticamente nada de ellos era al menos curioso. Suponía que tenía sentido con la educación tan estricta que Adrien tenía en todos los sentidos, en sus creencias, sus gustos, era muy tóxico todo.

Todo al mismo tiempo —le hizo saber. — Las fotografías nomaj no tienden a moverse, algunos teléfonos permiten el movimiento y existen lo que llamamos “gif” que son eso, imágenes en movimiento, pero no es lo normal. En las fotografías impresas es impensable —le hizo saber, mirándolo con una ceja enarcada cuando empezó a preguntarle sobre un libro. Libro del que él vio la película, cómo no. Pero le pareció que el niño no se lo decía por su conocimiento, sino para decirle: “¡Oye, yo sé esto de los nomaj!”. Eso lo hizo sonreír. ¿Qué pasaría si le ponía una película? — También tienen su concepto de los vampiros y algunas criaturas mágicas también, como los unicornios y los pegasos —le complementó la información. — Podrías ir a una biblioteca nomaj.

Era un poco arriesgado, pero era ideal si quería conocer más sobre la cultura. Es decir, él era de esos que creían firmemente que sólo se podía conocer una cultura sumergiéndose en ella, viviendo como ellos vivían, comiendo lo que ellos comían, creyendo lo que ellos creían. Abandonarse a uno mismo para abrazarse de algo más, algo distinto y especial a su más puro modo. Si bien siempre era arriesgado… no había otro modo. Para aprender sobre la gente debías sentir como la gente. Para pensar en por qué hacían lo que hacían, había que pensar como ellos. En fin, lo que hizo fue llevarlo a su gimnasio personal, mirándolo probar fuerza inútilmente con su saco de boxeo.

Sí, teóricamente —le dijo, dejándolo mirar el rededor para entonces llamarlo y enseñarle el movimiento. — Hay variables físicas: fuerza del quien ejerce el movimiento y de la víctima, pero sí, un mal movimiento puede quebrar una muñeca… o un movimiento bien empleado, depende del propósito —puso los ojos en blanco unos segundos. Lo dejó practicar un poco y asintió con la cabeza cuando le pidió usarle de sujeto de prueba, indicándole que lo hiciese con su derecha. Esa podía arreglarla, pero al ser zurdo no podría recuperar su mano izquierda fácilmente. — Eso, Adrien, sólo se resuelve con habilidad y practicando, es posible que sea más rápido, pero en situaciones desesperadas necesitas medidas desesperadas —eran cosas que sólo se sabían cuando ocurrían.

Lo dejó practicar y también le enseñó algunos movimientos más del estilo. Una cosa que le supo lógica era que Adrien no tenía precisamente mucha fuerza física, como era de esperarse de un señorito mágico. Es decir, ¿han visto sus deportes? Eso ni siquiera era ejercitarse. Sentarse y sólo usar las manos… no era un buen deporte, aunque el Quodpot le gustara. Primeramente porque era difícil ponerse en forma con ese estilo de vida.

Si quieres que esto te sirva más a futuro… Deberías plantearte un sistema de ejercicio más rígido que te ayude a desarrollar fuerza, me temo que el Quidditch no es precisamente el deporte más… integrativo para el cuerpo —le dijo una vez que habían terminado con aquellos entrenamientos, mostrándole cómo hacer correctamente los sometimientos y otros movimientos para defenderse. — Te mostraré, dale un golpe a esto con todas tus fuerzas —señaló con un movimiento el saco de box, cruzándose de brazos y esperando ver qué tanto conseguía moverlo.

Él entendía que no podía hacerlo un peleador experto de un día para otro. Pero de ahí a no tener absolutamente nada de idea era bastante distante, algo triste en su opinión, quizá porque no podía concebir una vida sin el deporte y el ejercicio. Sujetó el saco para dejarlo totalmente inmóvil y con un golpe bien dado tuvo que apartarse o iba a ser golpeado en el retorno del saco. Era cuestión de entrenamiento y perseverancia.

Ni siquiera son necesarios todos estos aparatos. Con un sistema de entrenamiento básico y diario puedes conseguir mucha fuerza en cuestión de algunas semanas —le hizo saber, acariciándose el cuello y la nuca con suavidad, invitándolo a salir de ahí. — ¿Hay algo más con lo que quieras que te ayude? —le preguntó sin un mal tono, queriendo saberlo para poder buscar la mejor forma de apoyarlo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 12.305
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 759
Puntos : 621
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Adrien Lévesque el Dom Dic 17, 2017 1:53 pm

Parpadeó confundido cuando le explicó para qué servía el bolígrafo, tinta que sale sola, al parecer los muggles tenían su propia magia, porque no se explicaba como sucedía aquello sin que la dichosa tinta se secara al estar expuesta a la intemperie. Dominar la escritura fue difícil, la pluma no la apoyabas con fuerza, la tomabas de cierta forma y el diámetro era diferente, por lo tanto cuando no afincaba el bolígrafo éste no escribía y aunque las primeras palabras salieron con una caligrafía torcida y nada elegante, después de su quinto párrafo ya se notaba la mejoría ¿Quién pensaría que un Lévesque escribiera con algo muggle? Si tan solo Adrien supiera que su padre lo había hecho cuando era más joven y negado su herencia. Pero por ahora, él pensaba que al ser linaje de sangre limpia nunca han usado algo muggle porque lo consideraban denigrante, siempre se preguntó si eso era así ¿cómo su padre se casó con su madre que era mestiza?

Bien, eso no venía al caso, dándose cuenta que perdió unos segundos distraído en su mente, procedió a continuar su labor, leyendo cada página del libro de forma exhaustiva, anotando lo que creía compatible, los supuestos ingrediente que pudiera ayudarlo, descartando algunos que veía reaccionaban mal con la lista que tenía. Fue una ardua labor que se tomaba muy en serio, la poción era para ayudar a alguien y aunque la pasión de Adrien era precisamente ese tema, ya se notaba sus inclinaciones a la medimagia por querer sanar algún malestar, en éste caso para aquellos magos que por alguna razón el estrés los llevaba a una mala alimentación.

Al terminar se puso a hablar con Laith de las cosas muggles, se sintió liberador tener que hacerlo sin sentir que lo juzgaban, su boca se abrió levemente en sorpresa al saber que las fotografías muggles no se movían, pero que podían tomarlas con un aparato como ese que encerraba la magia de una llamada, era como una cámara y chimenea móvil - No he leído sobre eso - Lastimosamente su fuente de aventura muggles que era Dorcas ya no estaba en Hogwarts, cosa que le aliviaba porque no tendría que pasarla en Azkaban o estaría muerta, aunque perdió comunicación con ella, realmente esperaba que no haya fallecido - Pero supongo que tiene lógica pero ¿Cómo descubrieron su existencia? Puede que para ellos sean mitos y leyendas, sin embargo, cada leyenda tiene su parte de verdad, sabemos que existe y a los muggles no se les pudo ocurrir una invención de la noche a la mañana ¿Cómo se les ocurrió esas criaturas precisamente? - Y no era una pregunta para que Laith la respondiera en realidad, sino de esas reflexivas que presientes te llevará a una búsqueda existencial, meramente filosófica, que podría tardar años en averiguar o quizás nunca, pero que no dejaba de darle curiosidad sobre el tema.

Hasta que el sanador mencionó visitar una biblioteca muggle, cosa que le hizo arrugar el entrecejo y torcer la boca, vale, una cosa era gustarle la literatura de los no mágicos, pero otra era tener que ir a sus sitios para buscar información, aunque le gustaba descubrir sus mitos, sus cuentos sobre el mundo mágico no era algo a lo que quisiera dedicarse gracias, si iba a tener un puesto en el Ministerio de Magia, su padre ya había asignado el de inefable. Sin embargo, su visión era trabajar como sanador, nada que ver con misterios o cosas muggles.

Y a pesar de esa resolución nuevamente se encontraba envuelto en una práctica muggle que era defensa personal, claro solo era un movimiento que le estaba enseñando y aunque la idea le parecía barbarice, podía entender la utilidad de usar algo así para su conveniencia - ¿Más fuerza? ¿Con esas cosas? - Alza una ceja y apunta hacia las máquinas muggles de hacer ejercicio, claro el ejercicio le ayudaba a su condición, fortaleciendo sus pulmones, eso sí debía hacerlo con moderación pues si abusaba podría tener un efecto adverso, aún así el volar lo consideraba como ejercicio, respirar el aire puro de la atmósfera - Pero el Quidditch te ayuda, aunque no lo veas los golpeadores tienen brazos fuertes, el buscador mantiene una integridad en todo su cuerpo y todos los que volamos ayuda a las piernas - Puede que todo lo hicieran las escobas, pero estar sujeto a ella, volar de un lado a otro, el equilibrio y balance te ayudaban con eso, claro no quiere decir que tendrías un cuerpo muy musculado pero sí tonificado.

Aunque ahora que se fijaba los brazos de Laith eran gruesos e indicaban potencia, comparado con los suyos. Sin embargo no se imaginaba siendo fuerte de esa forma. Observaba el cuerpo del sanador con fines de conocimiento ¿cuánto tiempo tardó en desarrollar músculos? ¿Realmente era tan fuerte? Sí, era fuerte y ágil, muy peligroso como un cruciatus, no estaba seguro si llegaba al nivel de un avada, en la práctica del movimiento se pudo dar cuenta como lo hacía con cuidado, pero de ser un enemigo no dudase que tuviera la muñeca quebrada - ¿Eh? - ¿golpear ese saco? Torció los labios en un gesto de indecisión, no porque creyera que no funcionaría sino porque temía no moverlo, es decir, antes comprobó que era pesado cuando intentó empujarlo con cierta pereza ¿y si le quebraba la mano? - Creo que paso - La verdad lo decía más por el temor de quedar en ridículo que por quebrarse la muñeca pues muchas veces se ha roto algún hueso en el quidditch.

- Uhm, no... bueno - Se puso nervioso y se sonrojó un poco por su nueva petición - ¿Podemos seguir practicando esto? No digo ahora, sería un abuso con toda tu cordialidad, digo creo que parezco que abuso, mejor olvídalo, has hecho mucho por mi y no sé como devolverte el favor - Pues si algo tenía Adrien es que no quería abusar de la amabilidad de las personas, sentía que Laith hizo tanto por él, que no sabía como regresar tanta amabilidad, quería hacer algo por el otro ¿pero qué? - Aunque si tu quieres hablar o necesitas algo de mi, pues aquí estoy supongo. Aunque claro ¿qué puedo ofrecerte yo? Se nota que sabes muchas cosas puede que sea por la diferencia de edad - Ay, que se estaba enredando él mismo - Supongo que lo que quiero decir es gracias por apoyarme y mostrarme todo esto, no quiero que tomes mis encuentros para pedirte siempre un favor - Sentía que daba esa impresión - Estoy agradecido por todo lo que haces por mi - Suspira con cierto pesar ¿qué podía hacer él por Laith? Era una pregunta que le ponía inquieto.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.100
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 696
Puntos : 506
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Laith Gauthier el Lun Dic 18, 2017 11:40 pm

Era raro que el jovencito que se escandalizaba por todo acabase hablándole de temas nomaj, pero lejos de reprenderlo por ello o burlarse, le siguió la charla como si fuera lo más normal del mundo. Lo era para él. Enarcó una ceja cuando le preguntó, más al aire que a él, cómo se les ocurrieron aquellas criaturas para introducir en su cultura. No era tan complicado como lo hacía ver. — No es tan complicado, piénsalo: las zonas donde más se conglomeran criaturas son representadas por las criaturas que en ellas viven, ¿por qué? Porque en el pasado, más allá de las guerras de sangre y poder, los nomaj y los magos convivían en armonía, dejaron grabados en la tierra donde pisaban de sus vivencias juntos y aunque los gobiernos lo intentaron ocultar no pudieron del todo… También hay avistamientos de criaturas que nunca son reveladas al Ministerio y no se toman las medidas pertinentes de eliminación de recuerdos mágicos, así que quedan como leyendas que los nomaj pasan de generación en generación —le explicó a la brevedad.

Sólo hacía falta algo de conocimiento de historia de ambas culturas y algo de conocimiento general para llegar a esas conclusiones, no es que él fuese un experto deduciendo cosas ni nada por el estilo. Y sí, notó aquel gesto cuando le mencionó que debería buscar en las zonas nomaj si quería saber de los nomaj, quizá estaba pidiendo demasiado, aunque era algo natural. Si vas a Roma haz lo que hacen los romanos, es un dicho muy popular por ser cierto. Aplicaba a Londres, África, Sudamérica, Francia y demás sitios a donde el sanador había ido a visitar en algún momento. Sumergirse en cultura era la única forma de entender a la población.

Bueno, sí, es una forma —dijo, aunque no la recomendaba particularmente. — Aunque yo diría que antes tienes que hacerlo con tu propio cuerpo, no es tan difícil, algunas abdominales, planchas, sentadillas —se encogió de hombros, esperando que supiera de lo que estaba hablando. Si no, iba a ir urgentemente al castillo a proponer que les pusiesen una clase de Educación Física o algo, menudo sistema de educación. — Ya —giró los ojos. Él fue jugador, no iba a comprarlo. — ¿De qué te sirven brazos fuertes con un abdomen blando? De mucho, quizá, pero eso no es “integridad”. Y, sujetarte con las piernas... no sé qué tipo de ejercicio crees tú que sea ese, porque si sólo se trata de sujetarte habría conseguido piernas de infarto sólo teniendo sexo.

Aquello se le había escapado, pero no pareció reparar demasiado en ello. Un buen agarre no significaba fuerza en todos los casos. Y sí, el sexo era un maravilloso ejercicio creado por los Dioses, pero lamentablemente no era el más integrativo precisamente. Era una pena. La verdad es que entendía el punto de Adrien, mucho tiempo él había pasado sin aumentar la masa muscular de su cuerpo, pero la diferencia radicaba en regímenes de entrenamiento. No era lo mismo hacer sólo Quidditch que hacer Quodpot, Hockey, Artes Marciales y Boxeo con frecuencia. No por desprestigiarlo sino que realmente no era lo mismo.

Te enviaré una lechuza —le guiñó un ojo con simpleza. Tenía en mente enviarle algún sistema de ejercicio básico y fácil para principiantes. — Claro, cuando quieras mándame una lechuza, tú sabes que siempre tengo tiempo —lo invitó, interrumpiéndolo cuando empezó a negarse. Sonrió ligeramente cuando intentó destinarle a su edad sus conocimientos. — Aprovéchalo, escucha: no hago las cosas para recibir algo a cambio. Sé que suena raro, pero… tengo mis propias maneras de obtener ganancias no necesariamente económicas o tangibles que casi nunca involucran a una segunda persona, así que no lo veas como algo que tienes que compensar, sólo… Sólo demuéstrame que al menos una cosa que intenté hacer por ti te ha servido, eso será suficiente —le explicó al verlo tan agobiado.

Le colocó una mano en el hombro como un ligero gesto de apoyo. Quizá en algún momento tuviese que pedir un favor a Adrien, aunque por el momento no era el caso, así que lo dejó estar por ese día. Las personas siempre se merecían su tiempo, que era lo más importante que tenía, y por eso no le daba miedo dedicárselo a ninguna persona que valiese la pena. Al menos, para él, ese muchacho la valía.

Si en algún momento necesito algo, te lo haré saber, así que no te agobies, ¿de acuerdo? —a pesar de lo orgulloso que era, no le daba miedo reconocer que necesitaba ayuda. — Así que, eso, si necesitas cualquier otra cosa o quieres seguir practicando, sabes dónde voy a estar —le sonrió, saliendo del gimnasio personal mientras se estiraba con algo de pereza.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 12.305
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 759
Puntos : 621
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Adrien Lévesque el Mar Dic 19, 2017 6:19 pm

Escuchó con atención lo que Laith le decía adoptando una actitud crítica y analítica. Tenía lógica, después de todo hubo un tiempo en que tanto muggles como magos subsistían sin rencor. Una época muy lejana que dudaba fuera a volver después de la cacería de brujas los magos se ocultaron y ahora retomaban venganza, aún cuando no hubiera esta guerra ambos mundos ya estaban divididos así que no habría posibilidad remota de volver a juntarlos, eso sería un sueño absurdo a decir verdad, ya el daño estaba hecho por parte de ambos lados. Por lo tanto lo que le dijo el sanador no le parecía del todo una locura, solo que con los años esas leyendas iban perdiendo realismo y las iban convirtiendo en otra cosa sin poder decir si era real o no, cada muggle lo usaba para su imaginación.

¿Abdominales? ¿Planchas? ¿Qué se supone es una plancha? Estaba confundido con todos esos nombres de lo que parecía ser ejercicios ¿En serio le iba a ayudar con los movimientos de defensa? Observó su mano, por más que practicase la forma de atacar sentía que no le salía bien, claro no iba a aprenderla en unos minutos sobretodo cuando nunca en su vida ha hecho algo así, no tenía ni idea de que era lo siguiente a hacer -¿Eh? ¿S..sexo? Era algo que no quería saber - Murmura alterado y sonrojado, puede que sea gay, que tenga novio pero no ha llegado a eso, por favor que ni siquiera sabía que hacer en ese momento. Tragó grueso, tampoco quería saber de la vida de Laith, al menos no en esa índole, le daría vergüenza decir algo de esa forma tan libre. Sin embargo, le daba envidia, el sanador podía hablar de cualquier tema con libertad, desde muggles hasta su vida privada sin sentir un atisbo de vergüenza, de alguna forma admiraba esa determinación que mostraba.

-Eres muy amable Latih - Indica, después de pasar su momento de pena. Sonríe levemente, está agradecido con lo que hace por él, es un buen apoyo. Sorprendentemene o quizás no tanto por no ser la primera vez que lo haga, le abraza - Gracias, esperaré tu lechuza para empezar con esos movimientos ¿Crees que lo logre? - Puede que Laith sea mucho mas bajito que él, pero le hacía sentir como un niño, aquel niño que se perdió en su infancia y que surgia solo con algunas personas cuando quería hacer alguna travesura o decía algo infantil. Sin embargo la escena parecía casi cómica al superar la estatura del sanador - Aunque no lo hagas por obtener algo a cambio, siento que te lo debo - Y era también su forma de calmar la ansiedad al creer que solo hablaba con Laith cuando lo necesitaba -Cuando tenga una muestra de la poción hecha te la enviaré, seguro te puede servir en San Mungo - Si, podía hacer eso por Laith aunque la poción que intentaba crear era para ayudar a alguien cercano no tenía porque retenerla, los demás podían beneficiarse también y él no buscaba fama ni nada por el estilo - Solo por favor no digas quien la ha hecho - Comenta con timidez, no es un secreto pero le daría pena que supieran que la hizo él, no quería alcanzar gloria solo saber que podía ayudar.

Tal vez algo se le estaba quedando de Laith o era Laith quien hacía lucir ese lado de él, desinteresado y amable, quien sabe, tal vez siempre lo tuvo pero ahora que veía en el sanado un ejemplo a seguir con tanta gentileza, libertad de expresarse sin que nadie dicte su vida, él anhelaba un poco de eso y como el mayor le dijo, iba a demostrar que estaba haciendo algo bien. Entonces pensó que tal vez podría tener más salidas con él sin necesidad de pedirle algo, solo por hablarle y tener más de esa presencia tranquila en su vida.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.100
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 696
Puntos : 506
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Laith Gauthier el Miér Dic 20, 2017 12:55 am

Por la expresión de Adrien supo que iba a tener que escribirle acerca de los ejercicios y el cómo hacerlos específicamente, pero por eso no se estresaba, ya lo haría después. Por el momento sí que se dio cuenta de la vergüenza que le generó su comentario sobre el sexo y el ejercicio, rascándose la nuca con una sonrisa boba, se le olvidaba que estaba hablando con un jovencito tan correcto. Siempre se había preguntado por qué ese tipo de familias volvían el sexo como un tabú. En la suya su abuelo sólo le había dado dos consejos cuando tuvo suficiente edad, era menor incluso que Adrien: un hombre siempre lleva protección consigo y no hacer nada que no le gustaría que le hiciesen. Dígase, que el silencio no es una afirmación y que no hay que presionar a la gente en lo absoluto.

Es algo natural, Adrien —le dijo, aunque respetó que no quisiera saber al respecto. Hay cosas que tienen límites y ese tema los tenía bastante bien marcados, sólo que no quería que pensara del tema como algo prohibido o tabú. Cuando acordaron escribirse, asintió con la cabeza cuando le preguntó si creía que lo lograría. — Por supuesto, sólo es cosa de practicar y podrás hacerlo bien —le dijo, depositando en él la confianza. Los jóvenes necesitan eso, dosis de confianza de los adultos para poder lograr sus objetivos, era frustrante que la mitad de la gente no lo notara.

Le sonrió cuando le dijo que sentía que le debía algo, dejándolo agradecerle de la forma en que sabía hacerlo, con una muestra de la poción. Asintió con la cabeza, aceptando en silencio, si era su voluntad entonces lo haría. Recordó cuando estuvo en África y esa poción que curó a toda la población y que prohibió su patente para que nadie pudiese lucrar con ella, ni siquiera él la reclamó como su legítimo creador. Era algo que cruzaría de generación en generación en la tribu y nadie más que él y ellos lo sabrían al final del todo. Y eso estaba bien, porque nunca había decidido hacer lo que hacía por fama o dinero.

Cuídate mucho y escríbeme —le pidió cuando el muchacho pareció querer salir de su departamento para regresar a su casa, o a hacer las cosas que tenía que hacer. Le agradaba su presencia, sentía que podía lograr algo con ese muchacho guiándolo por un camino no tan tormentoso. No tenía ni la menor idea de que ya era demasiado tarde como para cumplir sus objetivos con aquel muchacho, lo que era de verdad una pena. Ojalá le hubiese conocido antes, con más tiempo para encaminarlo por un camino mejor.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 12.305
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 759
Puntos : 621
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.