Situación Actual
19º-25º // 26 agosto -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Laith G.Mejor PJ ♂
Vanessa C.Mejor PJ ♀
Freya H.Mejor User
Gwendoline E.Mejor roler
Sam & GwenMejor dúo
Stella T.Especial I
Egon A.Especial II.
Bianca V.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Here comes the sun ~ (ft Danny Maxwell)

Dorcas Meadowes el Vie Ago 04, 2017 1:07 am


Zona de refugiados | Jueves 03 de agosto | 16:30 hrs.

Ya ha de ser un mes de que llego al refugio; y pese a que el panorama social mágico no había demostrado notables mejoras, ella se sentía mucho más a gusto que tiempo atrás. De hecho al menos su habitación –gracias a la ayuda de Fly al traerle parte de sus cosas- le entregaba todo lo que se podría decir : un ambiente de hogar.

A su vez el refugio había crecido considerablemente desde su llegada, ahora contaba con un hermoso invernadero, una zona de juegos, y una pequeña pero acogedora biblioteca que hacían mucho más amenos los días dentro de aquel lugar, para personas como ella que, las posibilidades de salir eran prácticamente nulas.
Era domingo o al menos se respiraba aquello, era de esos días en que todo te llevaba a procastinar. Aunque tampoco es que tuviera que hacer mucho, más que leer, practicar hechizos y  pociones, seguir informándose o estar allí atenta por si la llegasen a llamar a un misión.

Suspiró y se tumbó en su cama, giro su rostro y se dedicó un buen tiempo a observar las fotografías muggles colgadas en su pared. Mientras que de paso recuerdo tras recuerdo  iban visitando a su cabeza sacándole una que otra sonrisa.

Tuvo el impulso de levantarse, pero volvió a caer cediendo todo su peso. Sabía que podía estar repasando el movimiento adecuado para generar un perfecto Capacitas operio y así por fin traerse todo sus libros de casa. Pero no, ahí estaba sin hacer nada más que respirar porque si no pum se acabó. Pensó por un momento la posibilidad de ir a la habitación de algún otro refugiado y pasar un agradable momento pero luego se arrepintió pensando que podría llegar a ser una molestia.

Estiró su mano y cuidadosamente sacó una fotografía de la pared, sonrió melancólicamente. Ya pronto se cumplirá un año desde aquel momento, y todo había cambiado tanto desde entonces. Allí todo era alegría, y tanto como los que persiguen o son perseguidos el día hoy, esa noche bailaban y reían a la par, celebrando la hermosa unión entre Fly y Drake. Soltó una pequeña carcajada al recordar cómo esa fotografía inmortalizaba el eufórico andar de ambas tejonas, quien – cabe destacar- dieron todo en la pista de baile aquella noche.  En el momento en que volvía a  situar en la pared la fotografía, como un acto de magia de esos que no necesitan precisamente de una varita escuchó una voz muy familiar proveniente  del pasillo, provocando que una enorme sonrisa se apoderara de su rostro.

- ¡Danny! .- exclamó emocionada, para luego levantarse de sopetón y dirigirse a abrir la puerta de su habitación y encontrarse con la rubia cabellera de su amiga. Se abalanzo a abrazarla fuertemente. Y no es que no la viera hace mucho tiempo, ya que desde que llegó al refugio y se enteró de que su amiga se encontraba bien y que más aún era parte de la Orden al igual que ella, no pasaban más de dos  sin que la rubia los visitara al refugio. Pero siempre, sin importar el día, era  agradable contar con la presencia de la tejona. Y más aún, cuando era sorpresa como en esta ocasión.

- ¡Qué alegría verte por aquí! Estaba a punto de fundirme y ser una con mi colchón por toda la eternidad.- dijo divertida y toda dramática mientras se alejaba de ella ofreciéndole un puchero para luego reír. Le abrió paso para que entrará a su habitación, y se subió a su cama para sentarse en ella y apoyar su espalda en la pared.- Justo estaba viendo la fotografía que nos tomamos en el matrimonio de Fly y Drake, salimos todas felices, mira…- le dijo tendiéndosela con una enorme sonrisa.

- Danny, quiero sol. Quiero sentir el verano, quiero ir a la playa, quiero salir un poco de acá…- se sinceró.- Hoy he estado en esta posición desde las nueve de la mañana.- admitió con una sonrisa traviesa.- ¡Oh! ¿Lograste saber algo más de Rhea?.- preguntó de sopetón cambiando rotundamente la dirección de la conversación. Danny tenía muchas más posibilidades de averiguar cosas al no encontrarse precisamente en el ojo del halcón, por lo que se enteró de que su querida amiga Rhea, gracias a Merlin y Morgana se encontraba bien, pero ¿dónde? Era ahora el enigma que las envolvía y que estaban ansiosas de poder resolver. Y que durante las últimas semanas se había vuelto en el centro de sus conversaciones. Ya que no descansarían hasta saber que se encuentra bien.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Kiernan Shipka
Edad del pj : 17
Ocupación : 7º curso
Pureza de sangre : Hija de muggles.
Galeones : 6.400
Lealtad : Dumbledore.
Patronus : tejón<3
Mensajes : 210
Puntos : 115
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3324-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t3332-relaciones-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Danielle J. Maxwell el Sáb Ago 05, 2017 3:03 am

El refugio se había convertido en uno de mis sitios favoritos, aunque cueste creerlo. Me había quedado en Londres todo el verano, a excepción de algunos fines de semana que iba a visitar a mis padres a Finlandia aprovechándome de mi querida licencia de aparición y estaba claro que me sentía más a gusto dentro de aquel lugar en donde la gente se escondía, a estar fuera, en donde se supone que no tengo nada que temer. Ir al refugio me aseguraba estar con gente buena, conocida y que apreciaba, por lo que tenía bien claro en donde pasar la mayor parte de mi tiempo...

Ese día había ido a dar una vuelta por Londres con el skate con la intención de no ir al refugio. No, no iba a volver al refugio. Era una pesada yendo allí día sí y día también... ¿y si me pillaban?, ¿y si ponía a todos en peligro por estar yendo todos los días? Tenía que controlarme. Dudaba mucho que nadie tuviese sus ojos en mí, pero quién sabe. Teniendo en cuenta cómo estaban las cosas, mi paranoia era normal, ¿verdad?

Pero como todo el mundo se esperaba... al final sucumbí a la tentación. Parecía que las ruedas de mi skate me condujeron directamente a las vías del metro y utilizar la entrada para ir al refugio fue casi instantáneo. Tenía ganas de estar con mis amigas y pasar tiempo en un lugar en donde todo volviese a ser... normal. La idea de estar fuera, sabiendo que había gente ahí dentro, me reconcomía, ¿cómo podía la gente vivir tranquilamente sabiendo que habían otras que lo pasaban mal? ¡Yo no lo entendía! Así que indignada con la vida, mi gorra hacia atrás y el pelo despeinado dónde los hubiera, caminé en dirección a las habitaciones. Aún me perdía un poco por ahí, pero al menos ya tenía claro en donde estaba la habitación de Dorcas, que era lo importante.

Fui hacia allí con el skate en la mano y una vez estuve en el pasillo me encontré con un pequeñajo que me caía genial. Me alegraba de que ese niño hubiera salido de Hogwarts a tiempo o a saber qué habría pasado con él...

¡Oh, Danny, tienes un skate! ¡Prestamelo! —Yo no prestaba mi skate a nadie, era como mi único amor. Yo era skatesexual, ¿vale? Además del iPod, era lo siguiente que más había echado de menos en Hogwarts. ¡Era mío y de nadie más! ¡Era como entregar mi corazón!

No, que te caes y luego me siento culpable. —Soy horrible poniendo excusas, pero por tan mala que sea, se va a tener que conformar con eso.

¡No, yo prometo que tendré cuidado! ¡Si no me he caído de la escoba no me voy a caer de cuatro ruedas! —Continuó insistiendo.

Gracias a Merlin que él no pudo seguir insistiendo, pues se le daba la maravilla, y yo no tuve que seguir negándome, pues se me daba fatal inventarme cualquier cosa para negárselo. Dorcas apareció desde su habitación, salvándome de aquel niño de doce años y su pesada insistencia que terminaría por robarme el skate. ¡Y no quería quedarme sin mi preciado skate!

El niño, al ver a Dorcas, se dio por vencido y siguió su camino mientras yo apachurraba cual peluche enorme a mi amiga. Mira que hacía poco tiempo que la había visto, pero la situación lo requería, ¿vale? ¡Hubo meses en los que pensé que estaba muerta!, ¡¿sabéis lo que es eso?! Suena un poco cursi, pero de verdad, hasta que no piensas que has perdido a alguien, no te das cuenta de lo mucho que la quieres.

Oye, que dormir durante mucho tiempo no está tan mal, ¿eh? Yo sería feliz durmiendo por toda la eternidad y levantándome solo para comer—confesé divertida al separarme de ella, entrando a su habitación. Ella debía de saber lo vaga que yo era y que dormir era parte de mi estado de vida. Dormir era bueno. Dormir era vida. —¡Alaaaa! ¡Qué foto más bonita! —exclamé sorprendida al ver aquella foto. No me sonaba nada de nada haberla visto. De hecho... ¿salgo con los ojos cerradas y cara de borracha? Yo le dije a mi abuela que no había bebido nada esa noche en el bodorrio. ¡No debe de ver esta foto nunca! —Esta foto deja por los suelos nuestra coartada de que no bebimos, ¿lo sabes, verdad? ¡Mira mi cara! ¡Y mira tu cara, si parece que has visto a un unicornio volador! —Me reí con ganas, feliz y divertida. ¡Aquella foto era genial! —¿Desde hace cuánto que la tienes? No la había visto. —Se la volví a dar, sentándome en su cama, dejando el skate en el suelo y quitándome la gorra para poder acostarme en su cama boca arriba a un lado de ella.

Me daba muchísima pena que Dorcas no pudiera salir de allí, ¿pero qué podía hacer yo? Sí, podía sacarla de allí y llevarla a algún lugar alejado en dónde no la vieran... De hecho, me encantaría hacer eso. Pero ella estaría en peligro, yo me pondría en peligro y mi abuela me sacrificaría a los babuinos del zoológico como hiciese algo así.

Podríamos salir... ¿Y si hacemos una poción multijugos? Podría robarle un pelo a cualquier muggle y podrías salir tranquilamente a la calle. O podría llevarte lejos. ¿Crees que habrá gente vigilando Finlandia? No, ¿verdad? ¿Quién narices vigila Finlandia? —No tendría sentido que vigilasen mi casa de Finlandia cuando yo he sido de lo más neutral del mundo y he pasado super desapercibida. Además, en Finlandia no había nada. —Podría llevarte a mi casa. Tengo jardín y piscina. Pequeñitos, pero es algo. Te pintamos el pelo de negro, te ponemos gafas de estas de buceo y listo, no eres Dorcas Meadowes, fugitiva buscada por el Ministerio Británico. —dije divertida. Me ofrecí porque me ponía en su lugar y debía de ser horrible estar allí dentro sin poder salir. Yo era empática y por eso venía tanto, para hacer compañía. Parecía que me encantaba estar ahí dentro, pero en realidad si se había convertido en mi sitio favorito era por lo que podía hacer ahí, no por realmente el significado de estar ahí. ¡Eso último era una mierda!

Suspiré y negué con la cabeza en mi posición, algo triste. Saber de Rhea era imposible. Ray era el único fugitivo que estaba fuera del refugio y que quizás podría tener contacto con ella (que yo conociera, al menos), pero tampoco sabía nada de nuestra amiga. Al final, sabía que estaba viva, pero no tenía nada ni para acercarme un centímetro a dónde sea que estuviera, ¿estaría sola?, ¿estaría bien?

Que va tía... es imposible. No sé ni por dónde empezar a buscar. Nadie sabe nada de ella. La chica que me dijo que estaba bien se la encontró por casualidad y, como es lógico, no dijo nada de información relevante sobre su paradero. Es que... —Me erguí, sentándome en el borde de la cama pero mirando para Dorcas, con un tono indignado. —Imagínate que está sola. ¡Sola! Tiene que estar pasándolo mal. ¡Y si no lo está pasando mal, sino que está a salvo, al menos tiene que sentirse muy, muy sola! ¿O estará con alguien? —Me pregunté a mí misma, mirando a un puto infinito de la pared de aquella habitación. —Quizás huyó con alguien y esté perfectamente en algún lugar de otro país y quiso avisarnos de que estaba bien antes de irse... No lo sé tía... —Volví a dejarme caer en la cama, derrotada. —Es una mierda.


OFF: Ropita
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 18.630
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1494
Puntos : 853
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Dorcas Meadowes el Mar Ago 15, 2017 2:38 am

La rubia se destacaba por siempre encontrarse haciendo algo, si no estaba haciendo sus deberes, se encontraba leyendo algún libro, practicando hechizos, pociones o simplemente estar con sus amigos riendo, hablando o jugando algo por ahí. Pero eso de estar sola sin hacer nada, le era muy extraño. Pero lo más extraño es que era porque simplemente no tenía energía aquel día, se sentía…desganada. Tenía unas ganas tremendas de pararse de su cama y salir a hacer algo productivo pero cada vez que lo intentaba volvía a caer de espaldas a su colchón y fundirse en él, logrando que su panorama más divertido fuera mirar las fotografías de su pared o ver el volar de las moscas. ¡Vaya fiesta que estaba teniendo!

Pero del más allá, como una luz brillante al fondo de túnel escuchó a su queridísima amiga Danny, la única persona en aquel día que logró que se levantase de un sopetón de la cama y saltará como un pequeño ciervo en la pradera a su encuentro.

Al abrir la puerta y encontrarse con la rubia cabellera de su amiga hizo que una enorme sonrisa se apoderara de su rostro, se abalanzo a su encuentro y la abrazo fuertemente. Siempre era un agrado contar con la presencia de la maga en el refugio, ya que traía aires nuevos y renovados de las afueras. Y por breves instantes, estando a su lado sentía que nada había cambiado y que en vez de encontrarse encerrada en aquel lugar estaba en la sala común de los tejones compartiendo una agradable tarde. Claro que cuando volvía a estar sola en su habitación recordaba que sólo era una sensación y que las cosas seguían intactas, pero aun así agradecía esos breves instantes.

Frunció levemente el ceño al ver el rostro de frustración del pequeño Jamie irse tras el pasillo, pero simplemente se encogió de hombros y cerró la puerta de su habitación de todos modos dejándole paso a la rubia para que entrara y se acomodará dentro. Se subió a la cama y se sentó apoyando su espalda en la pared.

- Eso es porque estoy segura que tú en otra vida fuiste un koala, y amas dormir con todo tu ser. Sabes que yo siempre era la primera en levantarme en Hogwarts, era como ustedes solían molestarme “su despertador humano” .- dijo divertida y con cierto deje melancólico en sus palabras. Es que extrañaba mucho el diario vivir dentro del Castillo. Y que por más que todo mejorará de la noche a la mañana, ya no había vuelta atrás, jamás volvería a ser lo mismo.

Se rió y de un saltito quedo al lado de Danny para mirar junto a ella la fotografía.- Jajajaja Sí! En esos momentos estaba viendo un Unicornio danzarín y multicolor. Esa noche fuimos las reinas de la pista, nadie puede decir lo contrario .- dijo entre risas. Ella era una persona tímida por naturaleza y ser el centro de atención generaba que su rostro se convirtiera en la versión humana de un tomate, pero si estaba junto a sus amigos (y especialmente con Danny) la vergüenza la dejaba de lado para entregarse a momentos memorables y risas eternas. Como sucedió esa noche en la extraordinaria fiesta del matrimonio de su querida madrina.- Fly me la entregó el verano pasado, y la dejé en el diario mural de mi habitación. Y hace unas semanas me trajo cosas y entre ellas estaban todas estas fotografías…- le dijo desviando su mirada hacia todas las demás. Habían de ella con su familia, ella cuando pequeña, ella con las chicas, ella y su abuela, y así…Fotografías junto a personas sumamente maravillosas y especiales en su vida.

- Sería maravilloso, pero para poder conseguirse ingredientes para una poción multijugos en estos tiempos, la única opción es que des tu varita de pago. Ya sabes el nuevo gobierno estaba más paranoico que nunca tras el ataque al Ministerio de hace un par de noches . – dijo haciendo una mueca de frustración. Claro que ya había pensado en esa opción, pese a que fuera una poción sumamente difícil ya desde su elaboración, no era algo que la hubiera detenido si lograr salir fuera el resultado. Pero luego de intentar averiguar cómo poder conseguirse los ingredientes no pasaron ni tres segundos para que los demás fugitivos cortaran sus alas e ilusiones. – Aunque lo de Finlandia…- dijo bajito mientras una sonrisa traviesa aparecía en su rostro. No parecía una idea tan descabellada, o bueno sí pero sus ganas de salir eran tan grandes que sentía una valentía en ella jamás vista. Su época favorita del año era el verano, y ahora el único acercamiento al sol que había tenido era esos pequeños rayos que habían logrado crear en el invernadero. – No parece tan mala idea…- continúo diciendo.

Se mordió el labio de manera traviesa y sonrió.- ¡Ay, me encantaría Danny! .- admitió. Pese a que su razón le seguía gritando que era correr riesgos innecesarios, y sólo sería hacerle cosquillas en plena boca del león, pero como dicen por ahí el que no se atreve no cruza el río ¿no?.- Además, el negro de seguro me queda muy bien .- bromeó poniendo una pose como de portada de revista de moda para luego echar a reír.

Pero luego, dejando todo de lado recordó algo que era más importante que sus incontrolables ganas de sentir el sol pegar su piel, descubrir más del paradero y estado de su querida amiga Rhea. Danny se había enterado hace unos días que se encontraba viva, eso no quería decir que se encontrará bien. Y eso les carcomía la cabeza, era tan frustrante no poder hacer nada para poder ayudarla.

- Quizás, podríamos averiguar más si le pedimos ayuda a gente de la Orden…- dijo más bajito, ya que por más que confiaba en todas las personas del refugio, no todas sabían de la existencia de la Orden por lo que mejor era mantener las cosas tal y como estaban.- Muchos tienen más contactos que nosotras, quizás saben de otros refugios o lugares en dónde más fugitivos se encuentren…- siguió diciendo mientras su ceño se fruncía de manera cada vez más profunda mientras escuchaba las palabras de su amiga. Se tumbó a su lado suspirando, volteo su cabeza a un costado para mirar a Danny.- Sí, lo es…pero tenemos que pensar que Rhea es fuerte y sumamente inteligente. Vamos que enfrento todo tipo de retos en el Torneo y salió victoriosa .- dijo para poder animar un poco el ambiente. Prefería pensar en positivo, y más en estos tiempos la esperanza sería lo último que Dorcas perdería, sino no tendría motivos para seguir luchando.- Y quizás se siente sola, pero no por tanto tiempo… porque la encontraremos, lo sé .- dijo ofreciéndole una sonrisa.

Se levantó de sopetón y se dirigió al escritorio que estaba a un costado de su cama, sacó de unos de los cajones un cuaderno y un lápiz que se encontraba sobre la mesa.- Ok, será un trabajo arduo pero pese al tiempo que nos demore, Rhea lo vale .- dijo mientras volvía a sentarse al lado de su amiga.- Anotemos los hechos que ya sabemos… - comenzó a decir mientras anotaba todas las cosas ( que no era muchas) de lo que sabían con respecto a Rhea tras la noche del ataque.- Y ahora, hagamos una lluvia de ideas: lugares donde creamos que Rhea se refugiaría; casa de sus familiares y amigos muggles. O lugares dónde ha ido y a los que se ha podido aparecerse ¿Rhea alcanzó a sacar su licencia? .- le pregunto curiosa a Danny, mientras repasaba en su cabeza si es que su amiga había alcanzado a pasar su prueba antes del ataque.

Quizás no lograrían nada con ese intento de querer ser detectives, pero no perdían nada con intentarlo. Además no se quedaría de brazos cruzados mientras una de sus amigas se encontraba en el exterior quizás cómo, y sufriendo que cosas. No señor, ella lucharía por ella hasta el último momento.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Kiernan Shipka
Edad del pj : 17
Ocupación : 7º curso
Pureza de sangre : Hija de muggles.
Galeones : 6.400
Lealtad : Dumbledore.
Patronus : tejón<3
Mensajes : 210
Puntos : 115
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3324-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t3332-relaciones-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Danielle J. Maxwell el Lun Ago 21, 2017 12:47 am

Soné un poco a gorda con eso de dormir toda la eternidad y levantarme solo para comer, pero yo creo que siendo gorda y pasándome el resto de mis días en la cama viendo series de Netflix yo sería muy feliz. Pero era totalmente imposible, básicamente porque una tenía que currarse un futuro. Esbocé una sonrisa ante lo que dijo y asentí con cierta resignación.

Lo sé... no soy nadie sin mi despertador humano en Hogwarts. Llegar tarde era el pan de cada día —respondí con falso drama. —Sólo por eso te echaba de menos. —Esa frase era tan falsa que en mi cara, en mi tono de voz y en mi sonrisa se vislumbró con facilidad que era totalmente mentira. —Ojalá solo te hubiese echado de menos por eso —dije, esta vez con una sinceridad desbordante.

Demasiados recuerdos invadieron mi mente al ver aquella foto, ya que aquel pequeño viaje a la boda de Fiona y Drake, dos personas que no conocía de nada, había sido sencillamente increíble. Ir con Dorcas había sido una decisión un poco impulsiva, ya que nunca había ido a una boda y mucho menos como acompañante de una amiga y a ver casarse a dos personas que no conocía, pero debía de admitir que era una de las mejores decisiones que había tomado en mucho tiempo. ¡Aquella fiesta fue sublime! Y posiblemente también fue sublime lo que nos bebimos, porque recuerdo muy bien no estar en pleno uso de mis facultades. ¿Lo mejor? Que estaba esa foto para corroborarlo, ¿en qué momento me volví una pequeña borrachuza? Mi abuela no estaría orgullosa.

Hacer una poción multijugos era difícil y hacerse con ella todavía más. Con cómo están las cosas... la gran mayoría de pocionista ni las venden por miedo a meterse en líos ni las proveen a las tiendas de pociones, por lo que su adquisición está complicada. Sin embargo, dejando de lado un poco las cosas más complicadas, habían otras cosas que... a simple vista, parecían de lo más inofensivas. Yo ahora mismo no era absolutamente nadie en el mundo mágico de Inglaterra, ¿quién sospecharía de mí en mi casa de Finlandia si me llevo a Dorcas allí? ¡Seguro que nadie! Soy una Don Nadie en la que nadie posa los ojos y vivo demasiado lejos como para preocuparse por mi familia muggle... seguro que podría llevármela allí y no pasaría nada... aunque una gran parte de mí ahora mismo esté gritando que es una absoluta gilipollez y que mejor no arriesgarse. ¡Pero es que mírala! ¡Está deseosa de salir de este sitio que más que función de protección parece que sirve de cárcel!

Yo creo que no es una idea tan descabellada, ¿eh? Si nos informamos de los hechizos necesarios para hacerte un poco irreconocible yo creo que podría raptarte un día y llevarte a mi casa —dije con sinceridad, sin ánimos de darle esperanzas para luego no cumplir con lo que prometo. ¡De verdad que pensaba sacarla aunque fuesen unas horas de este sitio! —Y digo lo de irreconocible por si existe la pequeñísima posibilidad de que alguien nos vea, pero vivo en un sitio tan alejado de la mano de Dios, en otro país y actualmente en éste soy una Don Nadie que, sinceramente, dudo que alguien tenga sus ojos en mí o en con quién me relaciono. —Por favor, era Hufflepuff. ¿Quién narices se preocupa de una Hufflepuff de dieciocho años que se acaba de graduar? NADIE. Ni yo me preocuparía de mí y eso que sé mis intenciones.

Pero rápidamente dejamos ese tema un poco de lado —ya que ninguna nos sentíamos con demasiado ánimos como para desafiar a la vida hoy— y comenzamos a hablar de un tema que a mí por lo menos me ponía muy nerviosa: el paradero de Rhea. Eso de no saber dónde estaba una persona que te importaba... era algo así como FRUSTRANTE Y JODIDO. Aunque debía de admitir que el hecho de que Dorcas me recordase que Rhea había sido lo suficientemente poderosa como para salir de una pieza y encima victoriosa en el Torneo de los Cuatro Magos... me ayudó a no mostrarme tan preocupada y confiar un poco más en su instinto de supervivencia.

¿Tú crees que haya más refugios? —pregunté sorprendida. —En el caso de que hubieran se nos hubiera dicho, ¿no? Se supone que somos todos aliados. La única posibilidad como para no compartir esa información es la desconfianza y eso creo que ya es empezar con mal pie dadas las circunstancias... —dije, no muy convencida con la suposición de que hubieran más refugios.

Quizás no era la conversación de ánimos que uno esperaba escuchar, pero quería pensar que si Rhea estaba a salvo en un refugio, yo ya me hubiera enterado de ello por algún otro método. Sin embargo, lo mejor era empezar desde cero, por lo que hacer una recogida de información probablemente era lo más inteligente que hubiera hecho hasta el momento como para estar un pasito más cerca de nuestra amiga.

Pues creo que no... casi segura de que no se la sacó, lo cual ahora mismo debe de ser una horrible desventaja —dije con respecto a la licencia de aparición. —¿Tú la tienes? —pregunté entonces con preocupación. Luego, volviendo al tema de Rhea, intenté hacer memoria de  todo lo que sabía. —Sé dónde vive su familia, pero dudo mucho que esté allí. Ella más que nadie debe de saber el peligro que corren si se acerca a ellos. Intentarán salvarla y ocultarla y, como se entere el Ministerio, lo pagarán todos. Luego amigos muggles... no conocí a ninguno... —Hablaba en voz alta para las dos, aunque estaba rememorando tanto en la memoria que parecía un poco ausente. —Aparte de nosotras... ¿a quién más tenía en el mundo mágico? El resto de compañeras de nuestra habitación no cuentan. Las dos sabemos que no eran precisamente el orgullo de Helga Hufflepuff... —dije en referencia a las chicas con las que compartíamos cuarto. Eran agradables, pero dudaba mucho que supieran algo de Rhea si Dorcas y yo no sabíamos nada. Ahora mismo al pensar en conocidos de Rhea sólo me venía el maldito Ian Howells a la cabeza y estaba cien por cien segura de que ese tipo, ahora mismo, sólo le daría problemas, así que tampoco valía. —Si descartamos a sus familiares y amigos... queda que esté sola, ¿estará intentando vivir una vida con alguna otra identidad? Quizás hasta se desvinculó del mundo mágico para sobrevivir. Yo si estuviera en vuestra situación, no me acercaría al mundo mágico e intentaría vivir en un plano aparte, al menos hasta que las cosas se relajen y pasara ligeramente desapercibida. Pero claro... ¿en qué lugar estará? Como si Londres fuese pequeño. —Suspiré, soltando aire profundamente. —Vamos a pensar como si fuésemos ella. Si tú fueras Rhea y el día del ataque hubieras salido corriendo de Hogwarts para poder salvarte, ¿qué hubieras hecho después sabiendo que tu familia, cualquiera con el que te juntes y tú misma estás en peligro? —pregunté a Dorcas.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 18.630
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1494
Puntos : 853
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Dorcas Meadowes el Miér Sep 20, 2017 3:31 am

En cuanto escuchó las palabras de su querida amiga como un pequeño conejo saltarín de un movimiento quedó a su lado y la apachurro contra sí.- Pues ya no te deberás preocupar por aquello. Porque aquí estoy y feliz vuelvo a ser tu despertador molestosin. Y esa sanguijuela que se niega a dejar de darte abrazos de oso.- terminó de decir sonriente para apretarla más contra ella, soltándola unos segundos después para que pudiera respirar. Dorcas también la había extrañado enormemente, y muchas veces – por no decir casi siempre- pensar en cómo se encontraban sus seres queridos le quitaba el sueño por las noches.

La fotografía que le acaba de mostrar a su amiga significaba muchas cosas aparte de lo increíble que lo pasaron aquella noche y sus majestuosos bailes en medio de la pista. Sino que también representaba todo ese tiempo pasado en que literalmente – por muy cursi que sonara- el amor triunfaba. Por esa noche, por la gente que se encontraba a su lado y por ese hermoso sentimiento es que la rubia estaba dispuesta a luchar con todas sus fuerzas. Ella quería volver a bailar libremente junto a sus amigos, y celebrar la unión de dos personas que se aman. En eso recordó algo y pegó un pequeño saltito.- ¿Te conté que Fly y Drake serán padres?.- le preguntó con ojos brillantes.- Su bebé será monísimo, lo sé. Le he pedido a Clementine que me enseñe a tejer, así le creare algo.- terminó por decir sonriente. Realmente deseaba no ser un fiasco en aquello, pero ya lo sabría en dos días más cuando comenzarán sus clases.

Hizo una mueca traviesa, es que ella era la razón en persona y él ser menos impulsivo del planeta. Pero debía admitir que la idea que le planteaba su amiga no era tan descabellada, o al menos si se pensaba cuidadosamente. Y a decir verdad, sólo en esta oportunidad en que el encierro tarde o temprano la terminaría por volver loca, si es que era necesario ponerse una peluca, maquillarse como puerta o ponerse un gran disfraz de Barney el dinosaurio morado, lo haría. Sólo para poder ver el hermoso paisaje que ofrecía el sol en estos días de verano.

- ¡Ay, sería maravilloso!.- exclamó animadamente mientras su mirada resplandecía más que nunca.- Hoy mismo me pondré a averiguar. Le preguntaré a Steven de seguro el sabe algún hechizo para cambiar el color del cabello si pociones. Hace unos días nos hizo una clase increíble de Transformación. Mira, mira lo nuevo que aprendí…- dijo sonriente para pegarse más a la pared de su habitación. Sacó su varita y se apuntó a ella misma.- Talpa Corpis…- pronunció, y en menos de un pestañear todo su cuerpo se había mimetizado tanto con la pared como el cobertor de su cama.- ¡Es genial ¿no?!.- exclamó y en cuanto se movió volvió a ser visible.- Al menos acá siguen haciendo clases, sino me daría síndrome de abstinencia de clases o algo así.- agregó bromeando dramáticamente. Es que quien conociera un poquito a la rubia sabía que tenía graves complejos de ravenclaw.

Pero luego la alegría generada por esa pequeña esperanza de poder sentir el sol acariciar su rostro se vio truncada al recordar a su querida amiga Rhea. Que a diferencia de ella se encontraba a las afueras, pero sin la protección que el refugio le generaba. Estaba a las afueras dónde quizás cuantos estaban buscando su paradero y no de buena gente como ellas. Eso le frustraba y le dolía, porque Rhea al igual que Danny eran personas grandiosas, sumamente inteligentes y buenas personas, ellas se merecían lo mejor del mundo mundial, no estar escapando de unos lunáticos fanáticos de la pureza de sangre. Pero pese a todo aquello, se negaba a mirar el futuro de manera desalentadora. Su amiga era fuerte, y quería creer que donde estuviese ella se encontraba bien.

- Quizás no refugios oficiales, pero sí quizás clanes de fugitivos que…¿Han unido fuerzas? .- terminó su frase en preguntaba ya que a medida que avanzaba en sus palabras comprendía que aquello no era muy probable, suspiró.

¡Pero que el ánimo no decaiga señoras y señores! Aún quedaba mucho por hacer y si es que debían pasar toda una tarde y días investigando lo harían, todo para y por Rhea. Fue en busca de un cuaderno para comenzar a crear un plan de acción.

- Sí, la saque al día siguiente de mi cumpleaños.- le respondió con una sonrisa traviesa. Es que la rubia añoraba tener esa licencia desde que tenía uso de razón del mundo mágico. Por lo que en cuánto cumplió la edad necesaria fue en busca de ella.- Yo tampoco creo que haya ido donde su familia. Aunque, ¿sus abuelos eran los que vivían en USA?.- preguntó curiosa.- De sus amigos muggles tampoco sé, y mágicos…- hizo una mueca pensativa.- Pues, nosotras y ese chico Slyhtherin ¿no?.- le pregunto con el ceño levemente fruncido pensativa.- Quizás él podría saber algo…- dijo suspirando. Veía muy poco probable que haya contactado con él antes de que Danny, ya que ella no contaba porque aunque hubiera querido estaba segura que al menos en la Sala de Menesteres las cartas no llegaban.

- Si yo fuera Rhea…- comenzó a decir mientras intentaba ponerse aunque fuera un poco en los pies de su amiga.- Creo que sí me armaría otra identidad, trataría de parecerme lo menos posible a cómo era, cambio radical de imagen. Buscaría un empleo y lugar donde vivir tranquilamente. Ahora con los estudios que tengo encima, al menos en el mundo muggle sólo curso lo básico….así que de empleo sólo nos quedan aquellos que no te piden “saber mucho”. Ahora, con todo aquello aún nos quedan innumerables trabajos pero debemos descontar aquellos que necesitan inherentemente interacción con otras personas como: camareros, o vendedores de tiendas o comida rápida…- siguió elaborando.- Por lo que me queda que Rhea está de limpiadora en algún lugar o disfrazada de algún dibujo animado mientras reparte panfletos o se saca fotografías con niños y sus familias en pleno centro.- terminó por decir con una mueca.-

Mientras iba reflexionando paralelamente iba escribiendo y dibujando su propio mapa conceptual en su cuaderno. En cuanto terminó lo observo, era enorme. Miró a Danny y suspiró.- ¿Quieres algún refresco o algo para comer?.- le pregunto sonriendo de lado. Es que aquella sería muy larga para las dos ex - tejonas.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Kiernan Shipka
Edad del pj : 17
Ocupación : 7º curso
Pureza de sangre : Hija de muggles.
Galeones : 6.400
Lealtad : Dumbledore.
Patronus : tejón<3
Mensajes : 210
Puntos : 115
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3324-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t3332-relaciones-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Danielle J. Maxwell el Vie Sep 22, 2017 12:55 am

Yo había sido de esas personas que acompañan a una persona a una boda sin conocer a nadie y claro... para mí Fly y Drake eran dos personas muy monas que tuvieron una boda genial en donde me emborraché y me saqué una foto para corroborar mi borrachera. Sin embargo, como tengo tan buenos recuerdos de la boda por consiguiente tengo una recuerdo también muy bonito del matrimonio, por lo que cuando me dijo que iban a ser padres, abrí los ojos sorprendida. Era una buena noticia, pero hasta donde yo sabía... ¿Drake no era fugitivo y Fly no? El Profeta la verdad es que revela mucho.

Pero... A ver, por partes. —Alcé las manos en alto para que dejase de hablar un momento y organizar mi mente. —¿Drake es fugitivo, no? Está con ustedes aquí, a mi me suena verlo por ahí. ¿Pero Fly no, no es así? ¿Y van a tener un bebé así? —O sea, obviamente no podían elegir no tener al bebé, ¿pero era una mala suerte abismal o solo me lo parecía a mí? —Qué mala suerte... —Conseguí decir finalmente, para luego entrecerrar ligeramente los ojos. —¿Y quién es Clementine?, ¿me has hablado de ella y me olvidé? —añadí a la pregunta con un gesto un poco culpable. —¡Lo siento, es que aquí hay mucha gente! —Y Clementine tenía nombre de viejita y a mí no me suena que me hubiese hablado de ninguna viejita. Aunque en realidad no era nombre de viejita, pero entre que me suena a viejita y 'tejer' es cosa de viejitas, al final ahora solo puedo relacionar a Clementine con una viejita.

Luego me habló de Steven y... bueno, creo que ese me sonaba más. Era una especie de profesor, ¿no? Tío, es que había mucha gente ahí debajo y una no podía quedarse con todos los nombres tan rápido. Pero sí, por lo que me estaba contando era ese señor que de vez en cuando enseñaba algunas cosas a los que se encontraban allí. La verdad es que eso me parecía una iniciativa super buena. Observé con curiosidad lo que me iba a enseñar y volví a abrir los ojos sorprendida ante los resultados. Jopé, ya me hubiera gustado a mí asistir a esa clase.

¡Ala, que guay! —afirmé al verla, para luego sonreír ante su afirmación de que sin clases le daría un 'algo'. Dorcas, desde siempre, había sido con diferencia la pequeña Ravenclaw de nuestro grupo de Hufflepuff. —¡Qué raro, no me lo esperaba! Te imagino tirándote de los pelos en la Sala de los Menesteres durante todos esos meses, ¿ahí qué hacíais? —pregunté con verdadera curiosidad. Dorcas era la más tranquila de todas, pero sin nada que hacer a cualquiera le daría inquietud. —Por cierto, ¿crees que ese tal Steven enseñaría ese encantamiento a más personas? La verdad es que está muy guay...

Comenzamos con la misión 'Rescatar a la Soldado Rhea', pero a decir verdad, ninguna de las dos teníamos ni pajolera idea de por dónde podíamos empezar. El mundo era muy grande y Rhea muy imprevisible como para poder saber con una ligera posibilidad de acertar en dónde está. Lo primero sin duda era buscar un anclaje con el mundo mágico y cuando yo solo relacioné a Rhea con nosotras y su familia, Dorcas fue lo suficientemente avispada como para relacionar también al tonto de Ian Howells. ¿La verdad? Cómo Rhea haya contactado con Ian Howells antes que conmigo... ME SENTIRÍA TERRIBLEMENTE DECEPCIONADA. Pero bueno, sosiego... por desgracia Ian Howells y Rhea tenían bastante buen rollo a pesar de todo.

Eso tiene su punto... —tuve que admitir aunque no me gustase el hecho de que Ian supiera más que yo sobre Rhea. ¡Indignada me sentiría! —Total, por preguntar no pasa nada... Pero claro, Ian siempre ha sido un poco subnormal, amigo de Circe y... entre que siempre me hacían bullying y que ambos tenían cierta tendencia... cómo llamarlo... ¿oscura? Me da como un poco de miedo preguntar. ¿Y si se cree algo raro? O sea, no sé. Ellos siempre han sido como muy puristas y esas cosas, a lo mejor si le pregunto o le intento preguntar por una hija de muggles buscada por la ley y que fue mi amiga... me juzga por algo, o yo qué sé. ¡Las cosas están muy turbias últimamente! —Me había explicado como el mismísimo culo de un chimpancé, pero yo sabía que mi Dorquis me entendería perfectamente porque teníamos cierta telepatía mental después de tantos años juntas.

Me recoloqué en la cama en una posición más cómoda para atender a las suposiciones de Dorcas de 'si ella fuera Rhea'. La verdad es que lo que decía tenía toda su lógica y teniendo en cuenta lo que conocíamos a Rhea, todo podía ir perfectamente con ella. Cuando Dorcas terminó, yo decidí hacer un resumen enumerando con los dedos.

Entonces tenemos... Cambio radical de imagen, buscar empleo muggle y un lugar en donde vivir tranquilamente. —Fui elevando progresivamente los dedos mientras enumeraba una cosa nueva. —El trabajo tiene que ser que no requiera estudios, claro... ¿sabes si tenía algún tipo de experiencia? O algo que al menos se le diera bien... o que le gustase, no sé. No es lo mismo trabajar en un restaurante, que hace falta experiencia, que trabajar en un videoclub, que es mucho más fácil... —Puse como ejemplo, sonriendo al final. —La verdad es que me puedo imaginar mucho a Rhea dentro de un disfraz de minion repartiendo panfletos y abrazos en la puerta de algún cine o teatro —confesé divertida, con una sonrisa un tanto nostálgica.

Asentí con la cabeza a su ofrecimiento, ya que después de venir con el skate hasta aquí me había entrado sed. Aunque hambre no. Últimamente estaba yo comiendo menos de los estreses de la vida.

Sí, un refresco está bien. ¿Tienes de limón? —Me encantaban los refrescos refrescantes —válgase la redundancia, oye— de limón. —A ver, vamos a pensar, ¿qué le apasionaba a Rhea? Ya que no tiene estudio, yo creo que es lo suficientemente lista para al menos buscar un trabajo que sepa que le puede ir bien. Le encantaba patinar, pero ahora que estamos en verano no hay pistas de patinaje. Pero oye, quizás podría estar enseñando a gente a patinar sobre ruedas... se le daba de maravilla. —Aporté, suspirando. —También le gustaba cantar, pero por mucho que yo la quiera, tampoco es que le se diera bien, así que de eso se moriría un poco de hambre creo yo... —¡QUÉ MALA AMIGA SOY, pero sinceridad ante todo! Sin honestidad no íbamos a dar con la clave. —¡También le gustaba la fotografía! ¿Y si se gana la vida sacando fotos? Es un poco raro y la verdad es que no nos soluciona mucho...
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 18.630
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1494
Puntos : 853
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Dorcas Meadowes el Mar Oct 24, 2017 3:35 pm

Volver a ver esas fotografías junto a su amiga le hizo recordar las buenas nuevas que aún no le había contado. Ella se había enterado hacía unas semanas sobre la noticia de Fly y Draje y la había emocionado de sobre manera. Era muy consciente de que los tiempos no eran los mejores, pero estaba completamente segura que pese a todas las adversidades su madrina y el adorable de Drake harían hasta lo imposible para darle lo mejor a aquel bebé. Y ella por su puesto los ayudaría con todo lo que esté a su alcance para que eso se lograra.

Hizo una mueca que se hizo más profunda con cada palabra que decía su amiga, suspiró.- Bueno sí, las circunstancias no son las mejores. Pero, algo me dice que ese pequeño ser sólo traerá felicidad. Y hasta el momento jamás me ha fallado una corazonada.- agregó optimista. Es que Dorcas era de las que solía ver siempre el vaso medio lleno, con una gran soda refrescante para estos días de calor. - ¿No te he contado de Clementine?.- preguntó sorprendida, llevando su mano a su cabeza por ser tan cabeza de pollito. Se levantó de sopetón y fue hasta un mueble de su habitación, abrió el tercer cajón y sacó de allí una bufanda junto a un cuaderno algo abultado. Volvió a la cama junto a Danny y tendió lo que tenía en sus manos encima del cubrecama.- Es un squib, amiga de varios de acá. Y por ello tuvo que venirse a refugiarse ya que de seguro irían por ella para obtener información...- le dijo tratando de contextualizar un poco a su amiga.- Y bueno ella es genial. Sabe mucho de cosas manuales, estudió artes plásticas y adora tejer, pintar, cocinar y las plantas. Aún no he tenido la fortuna que me enseñe cosas de cocina pero ya he podido crear una bufanda, mira...- le dijo tendiendole una de color violeta con puntos blancos.- Y he aprendido sobre algunas plantas y sus funcionalidades. Como por ejemplo que el matico...- comenzó a decirle mientras buscaba la página para mostrarle la hoja que había pegado en su cuaderno.- ...sirve para detener hemorragias, dolores estomacales, problemas respiratorios y muchas cosas más... ¡es increíble!.- exclamó sonriente. Es que las clases en el refugio, le habían hecho llevar mucho mejor los días de encierro en aquel lugar. - Si quieres puedo tejerte una bufanda para el invierno que viene.- agregó mirándola con ojos radiantes.

- ¿Verdad que lo es?.- exclamó animada, y con una sonrisa enorme.- Es muy necesario y más en estos tiempos.- le dijo mirándola con una leve mueca. Es que le gustaría estar cantando o bailando ridiculamente una canción muggle junto a la rubia como lo hacían algunas noches en el Castillo que tener que andar mostrando hechizos para protegerse de gente salida de sus cabales.

- Bueno, en un comienzo si me tiré un poco los pelos. - exageró, aunque una leve sonrisa traviesa se escapó por un costado delantandola.-  ¡Nah! , había más cosas por la que preocuparse, pero cuando eso ya estuvo medianamente solucionado ¿Qué crees?.- preguntó haciendo una pausa divertida.- Comenzamos a hacer "clases", los de cursos más altos comenzamos a enseñarles nuestros conocimientos a los más pequeños, y una chica de Gryffindor que había sido Scout nos enseñó primero auxilios. Así que síndrome de abstinencia no logré a tener jiji.- dijo soltando una risita.- ¡Claro que te lo enseñaría! Si quieres podemos ver si está por ahí en un rato más, es muy amable.- le respondió. Tuvo un pensamiento flash en que pensó que ojalá Steven estuviera en las cocinas del refugio, porque eso sólo significaba una cosa ; noche de pizzas. ¡ñam, ñam!

Con ceño pensativo, ojos entrcerrados, boca con una mueca, y brazos cruzados Dorcas pensó y pensó cuáles podrían ser los lugares en que podrían encontrar a Rhea. O con quiénes podría haber hecho contacto. Ella también contaba poco probable que su amiga se hubiera contacta con otra persona que no fuera Danny, pero había que intentarlo de todos modos, o al menos había que intentarlo ¿no?.

No, no, no. Nada de intentos, pensó al escuchar las palabras de su amiga que si lograba traducir su jerigonzo Danielesco decía: Ni de joda voy hablar con esos.  Suspiró comprensiva, ella sabía muy bien la relación que había tenido su amiga con esos dos Slytherin, y a decir verdad a ella tampoco le gustaría tener que cruzarse con ellos .- ¡Bah, que va! Podemos resolver esto solas. Además no creo que Rhea haya hablado antes con él que contigo.- le dijo sonriente mientras le hacía un gesto con la mano de "olvidemoslo".

Las pistas de Blue estaban quedando como un par de alpargatas al lado de las reflexiones detectivescas de ambas ex tejonas. Que escarbando hasta los rinconcitos más olvidados de las cosas sabidas y por saber de su amiga Rhea comenzaron a sacar conclusiones de ¿Dónde? ¡Por Merlín! ¿Dónde se encontraba esa mujer?.  Miró atenta a Danny cuando dijo que comenzaría a enumerar, tomó firmemente el lápiz que tenía en su mano derecha para ir verificando la propia lista que ella había estado escribiendo como apuntes. Haciendo un check en cada cosa que ella nombraba y se encontraba en su cuaderno.  Soltó una risota al imaginarse a Rhea disfrazada de minion.- ¡Joo! Se vería adorable.- exclamó divertida. - Y sobre lo de la experiencia...- comenzó a decir pensativa volviendo a concentrarse en su amiga. - Jope, no lo sé.- concluyó suspirando decepcionada con ella mísma. Retandose internamente por el hecho de no haberle preguntado ese tipo de cosas a su amiga cuando se encontraba a su lado sana y a salvo.

Le ofreció algo de comer y refrescos a su querida amiga antes de continuar. Había observado que les esperaba una larga tarde por delante, y mientras más a gusto se encontrasen más llevadero se les haría su búsqueda. - ¡Por su puesto tengo de limón! Si es lo más delicioso que hay.- exclamó como niña pequeña relamiéndose los labios de tan sólo imaginarlo.  Es que Dorcas adoraba las cosas ácidas. Escuchó atenta a su amiga y asintió muy a su pesar a la idea de que Rhea se moriría de hambre cantando. Es que vamos, ambos podían decirlo empíricamente tras escucharla en las mañanas de duchas musicales. - Pero sí podría estar trabajando en un galería de fotografía, quizás limpiando...- agregó aunque no muy convencida. - Vengo en un momento iré por las cosas.- dijo sonriente para ir a las cocinas.

Después de unos minutos volvió con una bandeja de madera y sobre ella una gran jarra de refresco de limón y una plato de galletas con chips de chocolate, es que Danny no podría querer pero ella desde que estaba en el refugio se había puesto una glotona. En especial de las cosas azucaradas, ñam ñam. - Voilá.- exclamó sonriente dejando la bandeja sobre la cama.

- En las cocinas también recordé que le gustaba mucho el cine ¿no? Ahí también podría trabajar limpiando, y en Londres no hay muchos, al igual que galerías. Podríamos empezar por allí. Yo también agregaría quizás los lugares en que se realizan conciertos, aunque ese lo dudo más porque va mucho gente y es más riesgoso...- hizo un pausaba para llevarse una galleta a la boca.- Yo quiero ir a esa salidas a terreno...- comentó haciendo un puchero.- ¿Correré mucho riesgo con peluca, vestimenta radicalmente distinta y una gafas que me tapen media cara?.- preguntó esperanzada, aunque ella sabía muy bien que sacando un pie fuera del refugio el nivel de riesgo era alto.

¿Pero qué pasaba cuando la persona por la que se correría el riesgo lo valía?
Suspiros miles.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Kiernan Shipka
Edad del pj : 17
Ocupación : 7º curso
Pureza de sangre : Hija de muggles.
Galeones : 6.400
Lealtad : Dumbledore.
Patronus : tejón<3
Mensajes : 210
Puntos : 115
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3324-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t3332-relaciones-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Danielle J. Maxwell el Lun Oct 30, 2017 1:09 am

Tener un hijo en estas circunstancias, madre del amor hermoso, ¡qué pereza! Pero bueno, un poco de alegría en estos momentos, como bien decía ella, era en realidad de lo mejor que podía pasar. Después de todo parecía que entre tanta oscuridad, podían seguir pasando cosas buenas y eso siempre era reconfortante. Pero luego me comenzó a hablar de una tal Clementine y yo no pude evitar sonreír ante la emoción con la que hablaba de ella. Me sentía muy bien al ver a mis amigas felices allí abajo, pese a las condiciones en las que les habían obligado a vivir. Era bonito que todos se ayudasen entre ellos para salir adelante, ¿no? Eran como una gran familia.

Parece mentira Dorcas, ¿has aprendido de todos menos cocina? ¡Me parece fatal! ¡La comida siempre va primero! —respondí divertida, consciente de que yo era una pequeña gordita a la que le gustaba probar de todo. Si pudiera, sería catadora profesional de comida. Sería un trabajo genial. Continué atendiendo a sus palabras, pero no la interrumpí hasta que llegó al final, ofreciéndome lo de la bufanda. Mi abuela sabía tejer (como buena anciana que es), pero ni de lejos me haría una bufada tan especial como la que me podría hacer ella. —¡Pues claro que quiero una bufanda! Ya tienes mi regalo de navidad.

Sabiendo como era Dorcas, la idea de pegarse meses encerrada en la Sala de los Menesteres teniendo como recursos sólo lo que ella te proporcionaba... debía de ser muy frustrante. ¿Dorcas viviendo más de una semana sin clases o cosas que hacer? ¡Debía de haberse tirado de los pelos y hasta de las orejas! Es por eso que nada más escucharla sonreí un poco. Eso sí, la sonrisa un tanto cómplice que se formó en mi rostro hizo que fuese adoptando un gesto basado en la admiración. ¿Sabíais lo mucho que decía de los alumnos de Hogwarts allí retenidos que se ayudasen entre ellos de esa manera? Es que cada vez tenía más claro que la escoria estaba fuera y la verdadera sociedad escondida.

¿Aprendiste primeros auxilios? —Primeros auxilios era algo así como esa cosa que todo el mundo debería de saber, pero también eso que nadie quiere aprender solo. Sólo te interesas de verdad cuando una persona cercana a ti lo ha aprendido y puede enseñarte. —Podrías enseñarme... —dejé caer divertida. —Digo, eso es importante de saber y la verdad es que mis conocimientos médicos son totalmente nulos. Lo más útil que sé hacer es un Episkey, ¿pero lo que es métodos muggles? Nada. Quizás me vendría bien... ¡Y así tu podrías practicar también! —Convencer nunca se me había dado especialmente bien, he de decir.

Pero luego llegó lo verdaderamente importante: ¡LA MISIÓN DE BUSCAR A RHEA! O al menos el planteamiento inicial, ya que no teníamos ni pajolera idea de dónde podía estar. Al menos ambas éramos lo suficientemente optimista —o quizás demasiado Hufflepuff— como para tener bien claro que Rhea estaba viva y vivía oculta. ¿Por qué? Digamos que intuición femenina, o quizás un ligero aire de fresco en el ambiente. ¡No sé, pero tenía que estarlo!

Comenzamos a hacer una lluvia de ideas sobre la cama de Dorcas, como quién hace los deberes en compañía. En cierta ocasión ella se fue a coger algo para picar, por lo que yo cogí una hoja libre de la libreta y comencé a poner las ideas bien claras no hacernos un lío.

Posibles sitios en donde encontrar a Rhea:
x Bajo un puente
x Hostal de mala muerte
x Piso en Londres (opción descartada porque no habrán piso en Londres)

Posibles sitios en donde puede estar trabajando Rhea para conseguir algo de pasta:
x Limpiadora en algún lado (descartado por múltiples opciones)
x Disfrazada de algo humillante mientras reparte panfletos
x En una galería de fotografía
x En una pista de hielo (descartado porque estamos en verano)
x En un cine
x Lugares en donde se hacen conciertos

¡Lo he resumido! —dije una vez Dorcas volvió a la habitación. Dejo la bandeja sobre la cama y... vale, lo admito, cogí una galleta. ¡Joe, es que si me la ponen delante... como para resistirme a ellas! —Oh, lugares en donde se hacen conciertos, eso es una buena idea. Le encantan los conciertos. —Lo añadí a la lista junto a su última aportación.

Obviamente la idea de que Dorcas saliese a la calle era NEFASTA, ESTÚPIDA Y HORRIBLE, pero... la verdad es que la vida son dos días y yo no iba a ser la amiga inteligente que le recomienda quedarse allí abajo. De hecho, estaba cien por cien segura que esa amiga inteligente que recomendaría eso sería precisamente ella. Además, seamos lógicos, si se disfraza... era muy complicado que la pudieran relacionar con Dorcas Meadowes. Y yo... bueno, yo soy un ser invisible en esta sociedad, por lo que dudo mucho que nadie me persiga para ver si me  relaciono con fugitivos, sinceramente. ¡No soy tan importante!

A ver —dejé la libreta a un lado. —Enséñame tu arsenal de pelucas y vestimentas. ¡Y de gafas! Vamos a ponerte irreconocible para... —Miré el reloj de mi muñeca. Era bastante pronto, podríamos dar una vuelta por los cines o por las galerías, aunque sean un par de ellos. —...Ir a buscar a Rhea. ¿O te piensas que lo voy a hacer yo sola? Somos Sherlock Maxwell y Dorcas Watson. O Sherlock Meadowes y Danny Watson. Ambas combinaciones quedan bien. —De repente me acordé de Circe. Seguro que había tirado mi ejemplar de Sherlock Holmes cuando nos tropezamos y dimos el cambiazo. Lo echaba de menos. —Tiene que ser ropa que pase desapercibida pero que a la vez no sea demasiado llamativa, ¿sabes? Es decir, la típica ropa de abuela queda descartada. Yo creo que lo mejor sería vestirse lo más hippie posible, así con grandes pantalones, riñoneras, camisetas así anchas y de colores fríos... ¡Y un gorro de esos super enormes que te tapan media cara! Entre eso y los mechones negros que saldrán de debajo, quedarás irreconocible —propuse como idea. —Y yo me vestiré contigo porque será más creíble si vamos dos hippies por la calle a que si va una super trambólica y la otra persona super normal, ¿no?

¿Cómo podía ser tan emocionante? Si es que al final hasta con las cosas más nimias terminabas haciendo algo con lo que divertirte. Pero no me digan que no tenía que ser una experiencia de lo más divertida.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 18.630
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1494
Puntos : 853
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Dorcas Meadowes el Dom Nov 12, 2017 9:44 pm

Se  rió divertida ante las palabras de su amiga. Es que ella era una comilona, pero más era una traga libros o conocimientos nuevos. Por lo que era más de las que se perdía la cena por estar leyendo un buen libro, pero sí de vez en cuando iba después a las cocinas en busca de pastelito de chocolate en sus turno de prefecta. - Lo sé. Soy una vergüenza. Pero ya me pondré a aprender. Clementine se especializa en cosas dulces, así que cuando comience debes prepararte porque serás mis catadora ¿eh?.- le dijo divertida, sabiendo muy bien que la rubia estaría muy feliz de probar sus comidas. Si es que le llegasen a quedar bien, claro está. - Nah, tu regalo de navidad será otro. Ese ya lo tengo pensado.- dijo llevandose su índice a su sien derecha con una amplia sonrisa traviesa.- La bufanda te la daré antes, para que la uses en la fría navidad. ¿De qué color la quieres?.- le preguntó animada. Así le pediría a alguien que se la fuese a comprar, o tal vez a su misma amiga.  

Los meses en la Sala de Menesteres, por más que sonase extraño, la rubia los recordaba con mucho cariño. Sí, habían habido días difíciles, momentos complicados y peleas que bajaban la moral. Pero esos instantes eran nada en comparación a los miles de hermosos momentos que vivieron juntos: como los chistes saca sonrisas de Mark el chico Rav , o los masajes (+ cosquillas) de Jenny una divertidísima leona, o los cantos más coreografías improvisadas de Michael el pequeño Hufflepuff. Todos de distintas casas, con distintas historias pero que los unía una misma condición e ideología. Esa que creía que la magia no sólo se encontraba en las personas que poseían varita. - ¡Ajam! Sé hacer vendajes o cabestrillos hasta con una... - miró para todos lados y ...- ¡bufanda!.- terminó por decir al verla y tomarla entre sus manos sonriente. - Sé cómo reaccionar ante desmayos, ataques de epilepsia, hemorragia nasal y...reanimaciones. Aunque esta última no me gustaría tener que llegar hacerla alguna vez en mi vida.- dijo con una mueca en sus labios. - ¡Claro que sí! Cuando quieras, sí quieres más tarde podría hacerlo. ¿Hoy te quedarás?.- le preguntó con ojos brillosos.- Podríamos tener pijama party y ver alguna serie o peli en Net. Ahora hay una pantalla gigante en el comedor. - le dijo para tentarla a quedarse con ella ese día.

Luego apareció Rhea al baile y todo pasó a segundo plano. Joder, extraña mucho a la tejona. Las cosas eran distintas sin ella a su lado. Es que en un grupo de amigos cada cual cumple como un rol ¿no? Todos aportan algo que a los demás les falta haciéndolos en conjunto seres más completos. Y ahora ella se sentía incompleta, como si una gran pieza de su vida estuviera extraviada no permitiéndole construir su puzzle favorito.  Quizás la mayoría podría verlas como unas ilusas al creer que haciendo anotaciones en sus cuadernos ambas puedan llegar a dar con el paradero de su amiga. Pero querer es poder. Y ellas querían volver a ver a su amiga y por más que fuera una tarea difícil, ella lo valía y punto final.

Pero para cosas como esas siempre, pero siempre venía bien una recarga de refrescos y galletas de chocolate. Para endulzar a la vida, amenizar los aires, hacerle unos mimos al estomago para que aguante los que se viene por delante.

- ¡Yey!.- exclamó animada.- Me encantan los resúmenes.- confesó la rubia con una tímida sonrisa pero con ojos brillantes acercándose nuevamente su amiga para ver la hoja y sus escritos. Es que Dorcas era de las que hacía resúmenes para todo, de esos con cuadros, mapas, y distintos colores y lápices para todo. Sus cuadernos eran toda una obra de arte. Leyó el papel mientras Danny anotaba lo de los conciertos y sonrió.- Esta perfecto.- terminó por decir mientras arruga su nariz pensativa. Ahora venía el momento de tomar decisiones. Tomó una galleta, quizás ella la podía ayudar.

Y había soltado la bomba. O bueno, la idea de sí ella podría también salir a la calle y ayudar en la búsqueda en terreno. Los pepes grillos mentales comenzaron a chillar como desesperado en su cabeza al escuchar tal disparate de su boca. Pero por primera vez en la vida simplemente se dedicó a pensar no en el peligro que conllevaba su acción sino en su objetivo: encontrar a su querida amiga. Y eso, ni siquiera mil pepes grillos podrían detenerla.

Sonrió ampliamente y su rostro se iluminó al escuchar que su amiga le apoyaba en esto. Se levantó de la cama de un salto y como cual bambi se puso de pie y puso rostro pensativa. Buscando en su armario mental para escoger la mejor tenida que cumpliera con los requisitos de ser una persona radicalmente distinta a ella.- Me gusta más Sherlock Maxwell y Dorcas Watson.- dijo soltando una risita para luego seguir buscando y llegar a una.- ¡Oh! Ya se cual puede servir.- dijo divertida para sacar su varita y tras pronunciar un casi inaudible >>Indure Vestem<< fue cambiando de vestuario hasta quedar con una vestido mucho más grande que su menudo cuerpo, y de muchos colores. Para luego con un >>Crinus Muto<< convertir su rubio cabello en un negro intenso.- Y para finalizar...- dijo acercándose a un escritorio y ponerse una gafas.- Voilá.- dijo abriendo sus ojos y mostrándole su propuesta a su amiga.- ¿ Mucho lucho, dices tú?.- le preguntó mirándola con una mueca divertida tras verse a ella misma y no poder evitar reír por lo ridícula que se veía.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Kiernan Shipka
Edad del pj : 17
Ocupación : 7º curso
Pureza de sangre : Hija de muggles.
Galeones : 6.400
Lealtad : Dumbledore.
Patronus : tejón<3
Mensajes : 210
Puntos : 115
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3324-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t3332-relaciones-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Danielle J. Maxwell el Mar Nov 21, 2017 10:01 pm

Catatora —repetí, partiéndome el culo de la risa. De verdad, ¿esa palabra existía o se la acababa de inventar? Bueno, si existía era la palabra más fea del universo, pero si no existía... mis dieces, porque era una palabra muy graciosa. —¿Existe esa palabra? ¿Catatora? Aunque yo te he entendido, ¿eh? Yo pruebo de ti lo que haga falta. Aquí me tienes para cebarme y dejarme como un cerdito, que yo me dejo —respondí sonriente. Con lo bien que se le daba a Dorcas todo lo que hacía, ya podía imaginarme lo delicioso que estaría todo lo que cocinara. Mi amiga tenía un arte exquisito en ser la mejor en todo en lo que se proponía, por lo que no me cabía la menor duda. —¿En serio? —pregunté sorprendida cuando dijo que tenía el regalo de navidad pensado. Yo no he pensado nada. No sé que regalarle ni a mi abuela, ni a nadie. Para ser más claros, no sé ni a quién tengo que regalar. ¿Cómo se sabe la cantidad de amistad que tienes con una persona como para saber si es suficiente o no para regalar algo? Porque claro, a lo mejor yo considero que no, pero la otra persona me regala y luego yo no tengo regalo. Y eso es muy incómodo. Al menos tenía a algunas personas claras y Dorcas estaba entre ellas. Iba a tener que pensar detenidamente mi super regalo. —Hmmm... violeta. Me gusta el violeta —contesté.

Me quedé sorprendida cuando me dijo que había aprendido primeros auxilios y fue directamente un impulso de motivación al escucharla decir todo lo que sabía. Yo también quería ser capaz de saber reaccionar frente a todas esas cosas y ser capaz de hacer un cabestrillo con una simple bufanda. Cuando le pedí que me enseñara, fue tan adorable como siempre, aceptando con esa sonrisa cargada de alegría y esos ojos cargados de brillo. ¡Si es que era un amor, por eso la quería tanto! ¡Y yo todavía sin pensarle el regalo de navidad! A Dorcas no le hacía falta complicarse la vida para convencerme de nada, la verdad. Eran de esas personas a las que siempre le decía que sí a todo.

Me puedo quedar, pero tengo que llamar a mi abuela para decírselo. —Que a esa pobre mujer le iba a dar una ataque. Mira que me había dicho una y otra vez que dejase de ir al refugio, pero... no podía simplemente quedarme al margen. —Y no estará muy contenta, pero bueno... también le dará pereza venir a sacarme jalándome por la oreja. Así que ya me jalará mañana cuando vuelva a casa. —Me encogí de hombros. Ya le había contado que mi abuela, a pesar de que apoyaba la causa, era consciente de que inmiscuirme tanto podía ser peligroso, por lo que no le gustaba que pasase demasiado tiempo con ellos allí abajo. —Pijama party de primeros auxilios. O vemos una serie de médicos, para meternos en ambiente —bromeé divertida.

Pero... pero claro, yo hoy iba de decepción en decepción. Primero voy al refugio sin el beneplácito de mi abuela y luego voy y soy la amiga irresponsable que recomienda a su amiga responsable salir de allí disfrazada. Vamos, que hoy el karma iba a jugar muy en mi contra como me descuidase un momento.

Me crucé de piernas encima de la cama, observando con muchísima diversión como Dorcas se ponía de pie para prepararse para salir de allí. Aguantarme la risa mientras la veía ponerse todo de una manera tan estrambótica fue complicado, pero cuando de repente se puso aquellas gafas tan enormes y se giró para que la pudiese ver, fue la guinda que hizo que explotase de risa.

¡Estás perfecta! —dije entre risas. —Es imposible que te reconozcan así, o sea, imposible. Con ese vestido, nadie se fijará en tu cara, créeme. ¿De dónde lo has sacado? —añadí divertida, poniéndome de pie para quedar a su lado. —Yo no tengo tanto repertorio en mi armario, así que voy a ser la más sosa. —Me apunté con la varita y conjuré un Indure Vestem, vistiéndome con una falda de colorines larga, una camisilla de tirantes y una rebeca blanca bastante holgada. Luego me apunté a la cabeza y unas gafas se colocaron sobre el puente de mi nariz. Me las bajé un poquito y miré a Dorcas por encima de ellas. —¿Pego contigo? —Pasé mi brazo por detrás de los hombros de Dorcas y me asomé con ella frente al espejo. —Hacemos una pareja muy bonita, ¿no crees? —dije, sonriente.

Y claro, ahora quedaba lo verdaderamente complicado: salir ahí fuera y buscar a Rhea. Otra cosa más por la que el karma me castigará: no solo voy a visitar a Dorcas al refugio, sino que encima salgo con ella a la calle. Como mi abuela se entere de esto, me quita la varita y me encadena a la caseta del perro del vecino.

¿Estás lista? —Íbamos a salir para ganar confianza y descartar un par de lugares, porque no es por ser pesimista, ¿pero cuántas probabilidades había de encontrarla a la primera? Si ya había pocas probabilidades de encontrarla en general, hacerlo a la primera era casi como lanzar una moneda y que cayese de canto.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 18.630
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1494
Puntos : 853
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Dorcas Meadowes el Lun Dic 11, 2017 3:35 am

Escuchó la palabra 'Catatora´ y se echó a reír, sin poder corregir las palabras de su amiga por las carcajadas que tenía en ese momento.  Se llevó una mano a su panza, que estaba segura le dolería al otro día, como si hubiera hecho mucho abdominales pero no, simplemente se había reído a borbotones. - CatEADora.- le dijo ya más calmada y sacándose una lagrimilla de su ojo derecho. - Se le dice así a la gente que prueba comida, y tú serás la mía.- le dijo acercándose a ella y rodeando sus hombros con su brazo izquierdo para darle un mini - pero no por eso menos cariñoso- abrazo.

Le respondió con una afirmación de cabeza a su pregunta, junto a una sonrisa de orgullo. La navidad (y año nuevo) era su festividad favorita, le gusta eso de reunirse y darse regalos (o cariño) ; desde un acogedor abrazo hasta ese libro que tanto deseabas hace meses.  Y este año -como nunca- había dado con los regalos precisos para cada uno de sus seres queridos con mucha anticipación. - Violeta será entonces.- dijo sonriente y se lo anotó mentalmente. A esa especie de agenda invisible que tenía por cabeza y que hasta el momento jamás le ha fallado.

Recordar la Sala de Menesteres era una mezcla de varias sensaciones, pero si de algo ha de admitir es que pese a las circunstancias, en su mayoría eran grandes recuerdos junto a grandes personas. Algunos de los cuales se encuentran en el refugio y otros que se fueron lejos junto a sus familias y con quienes aún mantiene contacto. De ellos aprendió grandes cosas, y que contentisima se las enseñaba a su querida amiga.

Una de los beneficios de conocer a la rubia desde tiempos inmemorables, es que sabía muy bien qué clase de ojitos y miradita debía poner para hacer que la respuesta fuera afirmativa sin excepción.  Como también Danny sabía muy bien cuál tenía que poner para que ella también lo hiciese. Cada una sabía el talón de Aquiles de la otra, pero lo bonito de la amistad es que a pesar de saberlo solo se prestaba para cosas buenas. Como una gran panorama nocturno llenos de risas y buenos momentos.

- Yujujuju.- exclamó animada con una gran sonrisa, para que de un salto se dirigiera hacia su mueble y tomará el móvil que tenía sobre el para tenderlo a su amiga .- Puedes avisarle del mío si quieres. Creo que yo le caigo bien, quizás si le mandamos el mensaje junto a una fotografía de las dos podamos ablandar su corazón y el tirón de orejas mañana no sea tan grande...- le invitó moviendo las cejas con una sonrisa traviesa.

- ¡Grey´s anatomy!  No, no ¡Dr. House¡ ¡Scrubs!... o el clásico ER.- soltó de sopetón, como si estuviera en medio de un concurso de quién sabe más de series. Al darse cuenta de ello sonrió avergonzada y sus mejillas se tiñeron de un leve color rojizo. Se enrojecía con tanta facilidad.- Eh...sí, conozco muchas series jijiji.- admitió avergonzada.

Holmes y Watson en misión "Rhea, come back".

Buscó y buscó y la mejor tenida encontró.  Observó como su amiga estallaba de risa de la cual ella se tentó rápidamente, es que era cosa de verse en el espejo y entender la diversión que causaba verla. - Ya sabes que mi crecimiento de los diez años hasta ahora no ha sido más de veinte centímetros...- hizo una pausa para tomar cierta parte de su vestido con ambas manos y elevarlas.- Te presentó a la estrella de la fiestas de navidad. Como siempre fuí la más pequeña del curso, siempre fue mi rol en los eventos navideños en el colegio.- le dijo encogiéndose de hombros sonriente para volver a soltar su vestido. - Y algo me decía: alguna vez lo volverás a ocupar. Y por fin llegó su momento.- dijo divertida.

Sonrió ampliamente, tanto así que sus ojos se achinaron dando un aspecto oriental bajo las gafas. - Claro que pegas.- le dijo divertidisima mientras que con su brazo rodeaba la cintura de su amiga devolviéndole ese abrazo de medio lado.  Miró el espejo y soltó una risota, se veían graciosisimas. - NI Rhea nos reconocerá así.- dijo divertida al verse. - Hacemos una pareja...- hizo una pausa para poner una pose graciosa, toda de Agente 007.- ... mortal.- terminó por decir para luego estallar en una carcajada. Es que si con alguien ella se permitía hacer el rídiculo era con Danny Maxwell, su compañera de las aventuras más divertidas y locas que ha tenido en su vida.

- Completamente.- le respondió sacando el brazo de su cintura y rodear con el, el brazo ajeno.- ¿Probemos primero con el cine?.- le preguntó mirándola.- Digo, que...si no la encontramos, bueno... podemos buscar consuelo viendo una película y comiendo cabritas...- dijo mirándola con una sonrisa traviesa.  Se sentía la peor por pensar en esas cosas siendo su objetivo encontrar a Rhea, pero debían entender que hace muuuuucho tiempo que no salía del refugio y cosas tan simples como ver una película le hacían flipar por montón. - Además, como dice el viejo refrán : 'En la oscuridad (o noche) todos los gatos son negros...'- agregó a modo de explicar que en una sala de cine difícilmente podría descubrirla alguien del bando enemigo y menos con las ropas que traía puesta.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Kiernan Shipka
Edad del pj : 17
Ocupación : 7º curso
Pureza de sangre : Hija de muggles.
Galeones : 6.400
Lealtad : Dumbledore.
Patronus : tejón<3
Mensajes : 210
Puntos : 115
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3324-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t3332-relaciones-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Danielle J. Maxwell el Miér Dic 13, 2017 3:12 am

¡Eso era una buena idea! Mi abuela era un poco hater con todo este asunto de los fugitivos y demás, pero no podía negarme nunca que Dorcas siempre ha sido y sería una grandísima amiga mía. Seguro que si le mandábamos esa foto y una explicación acompañada de una disculpa... le devoraríamos a caricias su corazón y sería incapaz de enfadarse demasiado. Porque está claro que enfadarse, se enfadaría. Al menos maquillaría el mensaje y le diría que si me quedaba era para estar allí, a salvo, con Dorcas y no para salir en busca de una fugitiva en compañía de otra. Eso seguro que sí la motiva a venir hasta aquí para jalar de mis orejas y sacarme a rastras.

A ver, espera. Yo traje mi móvil.

Lo saqué de mi bolsillo —para lo que me tuve que poner de pie— y volví a sentarme junto a Dorcas, posando a su lado mientras ponía la cámara.

Sonríe con amor, como si no fuésemos a salir a la calle en busca de una fugitiva —dije divertida, sonriendo mientras miraba a la cámara.

En cuanto menos lo esperó, saqué la foto. Luego fui al WhatsApp y tras picar en la conversación con mi abuela y mandarle la foto, le expliqué todo: qué hacía allí, nuestra idea para la noche... etc. Fueron cinco minutos los que tardó en verlo y comenzar a verse lo de 'escribiendo...' Bueno, eso iba para rato.

¡El Doctor House, de toda la vida! Anatomía de Grey nunca me ha gustado demasiado, es como muy dramática, ¿no? La veía mucho mi madre en casa, pero nunca me llamó especialmente —contesté, dando mi opinión. —¿Has visto Perdidos? Ya que vas a estar mucho tiempo aquí metida sin poder hacer mucho... te la puedo prestar, las tengo en DVD. Es una serie que si no has visto, tienes que ver. Y si ya las has visto... verla otra vez es mejor todavía. #PromocionandoSeriesEverywhere.

Cuando ambas ya estuvimos vestidas como una pareja mortal, decidimos irnos de allí. A mí eso de que por la noche todos los gatos eran negros, me había convencido. Cierto que no era demasiado prudente, pero la verdad es que 'Prudencia' era un nombre horrible y menos mal que yo no me llamaba así.

Con Dorcas sujetada en mi brazo, salí de allí junto a ella para llegar a la zona común. La gente nos miraba, no porque fuésemos a salir de allí —eso no le importaba a nadie, en verdad—, sino por cómo íbamos vestidas. Quizás fuese contraproducente eso de ir vestida llamando tanto la atención, pero nuestra técnica es que si te fijabas en cómo ibas vestido, no te ibas a fijar en la cara. Era un plan infalible y sin fisuras.

Al salir por el espacio habilitado para ello, el único lugar por el que se podía salir de todo el refugio, aparecimos en una de las tiendas de un centro comercial, más concretamente en el probador. Menos mal que no había nadie en ese momento o hubiera sido una situación muy, muy incómoda. Quién nos viese entrando ahí mientras alguien se prueba, yo qué sé, unas braguitas o una faja. ¡INCÓMODO! Sin embargo, esa salida nos vino genial, ya que en ese justo mismo centro comercial, había uno de los cines más famosos del centro de Londres, por lo que sería nuestro destino. Además, era mejor un cine dentro de un centro comercial porque los mortifagos puristas no suelen ser muy dados a compartir el mismo aire con los muggles, por lo que había pocas posibilidades de que hubiera alguien por aquí peligroso.

Aquí hay un cine, así que vamos a este. No creo que los centros comerciales sean muy propio de los mortifagos, así que quizás Rhea optó por alguno de interior por eso. Vamos a ver. —Salimos del probador con esas pintas y un de las dependientas nos miró sorprendida. Sin decir nada, nos fuimos de allí tranquilamente como si no hubiésemos estado conforme con la ropa que nos probamos. Que a decir verdad, con lo hortera que íbamos vestidas, la ropa de un H&M no parecía muy de nuestro estilo.

Tardamos como cinco minutos en subir las escaleras y caminar hasta los cines. No había mucha gente, por lo que ambas fuimos un poco cantosas estirando el cuello cual jirafa para ver si veíamos a alguien con un parecido a Rhea. No obstante, había que disimular un poquito y también decidir la película.

¿Qué película quieres ver si nuestra misión falla? —Lo cual era lo más probable. Miré entonces a la cartelera, para elegir mi favorita.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 18.630
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1494
Puntos : 853
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Dorcas Meadowes el Dom Feb 04, 2018 12:31 am

Mientras Dany buscaba el móvil ella por su parte con sus manos se peinaba su cabello para parecer aún más angelical de lo que la naturaleza ya le había dado geneticamente. Cuando la rubia volvió a sentarse a su lado se apachurro junto a ella y ofreció la mejor sonrisa de todas. - Somooos unos angelitooos.- canturreo mientras posaba para la fotografía. - Mándale cariños de mi parte.- agregó sonriente.

- Sí, es dramatica.- lo reconoció llevándose la mano al pecho y cerrando los ojos mientras recordaba tantas escenas brutales de esa serie que la habían hecho llorar a mares.- ¿Pero qué sería la vida sin un poco de drama? Míranos a nosotras jejé.- bromeó encogiéndose de hombros divertida. Que si ella no se reía de su situación, estaba perdida. Arrugó la nariz pensativa al escuchar su pregunta.- ¿Esa de un avión que cae en medio de una isla?.- le preguntó aún buscando aquel nombre dentro de su archivos seriales.- Creo que he visto un par de capítulos. En casa mi padre se volvió fanático, pero con mi madre nunca le seguimos jiji.- soltó una risita.- Pero esta vez le daré una oportunidad ¡tráeme esos Dvd´s y a perdernos se ha dicho!.- exclamó animada.

Era un idea riesgosa, pero no daría ni un paso atras.  Irían en búsqueda de su amiga por más que Londres sea una ciudad inmensa  y quizás  ella ni siquiera se encuentre allí. Se pusieron  sus mejores trajes, y cambiaron de apariencia. Y por más que no podía verse en el espejo sin soltar una sonora carcajada tomó el brazo de Danny de manera segura salieron del refugio. Sonrió ampliamente en cuanto estuvieron dentro del probador. Hace tanto tiempo que no salía de la zona de refugiados que aquello la tenía muy animada. Y más aún si es que el objetivo de esa salida era encontrar o al menos saber un pequeño dato de Rhea.

- ¡Vamos por ese cine y Rhea!.- exclamó subiendo ambos brazos animada para sonrojarse como acto seguido.- Lo siento.- se disculpó haciendo una mueca.- Hace mucho no salía, estoy hiperventilada, como después de tres barras de chocolate para mi sola....- terminó diciendo con una sonrisa de lado divertida.

Al llegar al cine y durante el trayecto su mirada se había vuelto como la de una águila, buscando en cada rincón, caminar o hablar alguien que se pareciese a su querida amiga. Pero nada, suspiró. Llevó su mirada al igual que Danny hacia la cartelera.- Pues, no he escuchado hablar de casi ninguna. Sí de Transformers, pero nunca me han gustado mucho las películas de autos, o robots. A excepción de Guerra de Titanes jiji...- señaló con una sonrisa y sin apartar aún su mirada de las películas.- Creo que me quedaría entre "Atómica" o "Valerian la ciudad de los mil planetas", se ven chachis.- le dijo ahora fijando su mirada en la ex hufflepuff. - Uh, podríamos comprar palomitas de maíz...- agregó mientras miraba alrededor para ver dónde se encontraba la confitería.

Pero antes de entregarse a la diversión del cine.- ¿Crees que sería muy peligroso si voy y preguntó a un trabajador: Conoce a esta chica?.- le preguntó, mientras lo iba diciendo sacó de uno de sus bolsillo su móvil y buscó la primera fotografía de Rhea que tenía para mostrarsela a su amiga. Que ella podía estar flipando en esos momentos por encontrarse una vez más en el exterior como cualquier chica normal pero no por eso olvidaba su objetivo primordial: dar con el paradero de su amiga. Y aunque quizás aquella tarde no les iría bien , ella saldría cuantas veces fuera necesario hasta encontrarla, saber que está bien y ofrecerle ayuda, un refugio en medio del caos.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Kiernan Shipka
Edad del pj : 17
Ocupación : 7º curso
Pureza de sangre : Hija de muggles.
Galeones : 6.400
Lealtad : Dumbledore.
Patronus : tejón<3
Mensajes : 210
Puntos : 115
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3324-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t3332-relaciones-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Danielle J. Maxwell el Mar Feb 06, 2018 2:15 pm

¡Esa, es super genial! —A ver, hacer publicidad de una serie que te encanta era válido en cualquier momento del día, a cualquier hora y con cualquier pretexto, por lo que estaba claro que tenía que meterle el 'hype' en el cuerpo a Dorcas para que empezase a verse Perdidos con verdaderas ganas. Y yo con ella, obvio. —Encima esa serie va como siempre a mejor, ¿sabes? Cada temporada está super bien dividida y... en serio, cada vez alucinarás más. Es de esas series que no paran de abrir puertas que te dejan con preguntas y los finales son de esos que... ¡wow! Te dejan sin respiración —añadí, visiblemente emocionada por el hecho de que Dorcas viese una serie que a mí me gustase. Me gustaba compartir las cosas que me gustaban con la gente a la que quería. —La traeré y verás tú los maratones que nos vamos a pegar. No iré a clase solo para ver capítulos contigo. —Eso era amor y lo demás eran tonterías.

Cuando salimos del probador del H&M, le dio un abrazo animado a Dorcas para que dejase de hiperventilar, saliendo de allí con toda la naturalidad. En realidad me daba MUCHO APURO eso de estar en un centro comercial petado de gente con una fugitiva que tiene su propio cartel de 'se busca', pero quería quitarme esa arriesgada idea de la cabeza y asumir que estando allí, durante un corto periodo de tiempo, disfrazadas y en el cine, no iba a ser del todo peligroso. Eso sí, no podía dejar de pensar que aquello podía terminar yendo por el camino del FATALITY y salir muy, muy mal.

Una vez llegamos al cine, entre las que había... pues bueno, en realidad no conocía muchas, por lo que las que nombró ella me parecieron una buena idea.

Creo que de esas... prefiero Valerian antes que Atómica, más que nada porque dicen que es una burrada con respecto a los efectos especiales. —Y yo estaba estudiando eso  y claro, ver películas tan bien hechas de ese estilo me creaba el 'hype' con respecto a mi carrera y me motivaba muchísimo. —Aunque en la otra sale Charlize Theron pero... pero lo soportaré. —Porque todo el mundo sabía que Charlize Theron era la ama del universo.

Miré de reojo a mi amiga cuando me hizo esa pregunta. Era la típica pregunta que le haces a otra persona, consciente de que es una malísima idea, pero con la esperanza de que te diga de que no es tan mala como tú esperas, para así no tener tanto remordimiento deseando hacer algo que en realidad es una idea pésima. ¿Me has entendido? Porque está claro que tiene su complicación gramática.

Un poco sí... —le respondí bajo mi juicio. —Creo que lo mejor es no llamar la atención y... no sé, enseñar una foto me parece llamarlo demasiado, además de que parece demasiado como si fuésemos detectives, ¿sabes? —añadí, para entonces cruzarme de brazos. —Podemos ser... más naturales. Vamos a comprar palomitas y nos ponemos a hablar de Rhea, ¿vale? Tú de repente dirás que si no era en este cine en donde trabajaba y entonces le preguntamos a la chica, en plan: 'es una chica rubia, así de nuestra edad, etc...', ¿me explico? Creo que queda menos invasivo —dije entonces, dando otra opción que parecía menos de película de espías. —Y podemos repetir el proceso cuando compremos las entradas  y así le preguntamos a dos personas diferentes, ¿qué te parece?

Me sentía en medio de una misión super complicada de la Orden del Fénix ideando y planificando una estrategia, cuando en realidad era bien consciente de que cualquiera de la Orden del Fénix que nos viese allí nos daría una buena colleja en la cabeza y nos metería de cabeza de nuevo en el refugio. A mí iban a dejar de dejarme entrar para que dejase de hacer salir a los que estaba en el interior. ¡Pero me daba muchísima pena que Dorcas estuviese allí metida!

Mira, ven. —Le sujeté la mano y nos fuimos directamente a dónde se compran las entradas, ya que a esa hora apenas habían personas en la cola. —¡Hola, buenas tardes! —saludé contenta. —¿Podría darnos dos entradas para Valerian dentro de quince minutos? —Entonces miré a Dorcas, fingiendo una sonrisa. —Tía, ¿no era aquí dónde trabajaba Rhea? Dijo que era un Centro Comercial en el centro y... —De repente ignoré un poquito al señor de las entradas, para meterme en el papel. —¿O será en el de la zona Norte? —No tenía ni puta idea de si había un centro comercial con cine más al norte, pero me había quedado super bonito y creíble. —Señor, ¿aquí trabaja una chica de nuestra edad, rubia, de ojos azules? Se llama Rhea. —Pregunté así como quién no quiere la cosa.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 18.630
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1494
Puntos : 853
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Dorcas Meadowes el Vie Feb 23, 2018 8:01 pm

La miró con una amplia sonrisa al verla así de animada al hablar de la serie. Le recordó un poco a su padre cuando le intentaba explicar a la hora de la cena algo de los números, y los "otros", y ella le miraba con el mismo rostro que  ahora miraba a su amiga. Pero en esta ocasión, a diferencia de aquella vez sí le daría una oportunidad a esa serie, porque tenía muuuucho tiempo libre, y porque ya a dos personas muy importantes le había gustado en extremo osea, algo debe tener ¿no?.- ¿Qué dices? No podría vivir con la culpa de que te saltaras clases por mí. Eso sí que no.- dijo con un tono todo maternal negando con su dedo índice. Que del grupo de amigas ella siempre era la voz de la razón y la cordura. Y una nerd adicta a los estudios también, toda una hufflepuff con complejos de ravenclaw, oh sí. - Pero sí te espero un fin de semana para una gran maratón, me comprometo a cocinar algo rico.- dijo todo animada.

Cuando ya estuvieron en el  centro comercial no pudo contener su hiperventilación al estar en el exterior. Desde que había llegado al refugio había salido una o dos veces, y eso era poquísimo para una persona como ella. Que por más que amaba estar encerrada en un biblioteca leyendo por horas había días que también disfrutaba  sentarse en el césped de un parque mientras sentía el sol traspasar las hojas. O  ahora que se aproximaba el invierno ver la nieve caer y sentirla derretirse entre sus manos rojizas por el frío. Extrañaba ese vivir al aire libre, extrañaba su libertad. Recibió el abrazo de Danny con gusto y trató de calmar la emoción que tenía en esos momentos y enfocarse en su objetivo principal.

Llegaron al cine y se acercaron a la cartelera, que iban en busca de Rhea pero de paso podrían ver una película ¡que emoción!. Ok, era peligroso  sí, pero dentro de una habitación oscura de cine repleta de muggles no era un lugar dónde irían en busca de fugitivos el nuevo gobierno y los cazarrecompensas ¿no? . Realmente deseaba estar en lo correcto, porque el simple hecho de meter en problemas a Danny le ponía muy mal y la culpa la empezaba a carcomer por dentro. - Valerian entonces.- dijo sonriente, tratando de mandar a volar cualquier pensamiento negativo.

Hizo una mueca y suspiró cuando escuchó la respuesta de su amiga. Y no porque le diera una negativa a su idea, que pensando bien era realmente mala. Sino porque de pronto sintió ese vacío de pensar que recién están en el primer cine de los miles que habían en Londres, y que pasaba si Rhea ni siquiera estaba en la ciudad, o país...ay. Pero Danny siempre tan ingeniosa enseguida presento otra alternativa mucho más chachi que la de ella. Asintió sonriente.- Me parece perfecto.- le respondió, en eso sintió que una chica pasaba al lado y le dedicaba una mirada de arriba abajo con cara de poco amigos.- Creo que no fue muy buena idea venir tan llamativas a un cine...- susurró bajito con las mejillas sonrojadas.

Le tomó la mano y ella le siguió sin chistar a la boletería. Danny empezó a actuar digna de un premio de Oscar mientras que ella toda cortada no sabía qué decir ni cómo accionar, es que jamás se le ha dado bien eso de mentir ni mucho menos actuar. Pero había que hacerlo por Rhea, así que tomando aire y poniendo una sonrisa toda falsa en el rostro miró a Danny.- Si, tía. Aquí era...- comenzó a decir mientras hacía como que miraba hacía todos lados para comprobar si este efectivamente era el cine.

El señor las miró y enarcó una ceja.- 8 libras, por favor.- dijo sin más. Miró a Danny con una mueca, sacó el dinero y se lo entregó.- Disculpe,  ¿aquí trabaja una chica de nuestra edad, rubia, de ojos azules? Se llama Rhea.- le repitió exactamente lo que había dicho Danny hace unos segundos, mientras se planteaba la posibilidad de que el caballero se encontrará sordo o algo así.  Él les miró sin expresión alguna mientras le tendía sus boletos.- Hay muchas chicas así aquí. Rhea ninguna. ¡Siguiente!.- les apartó la vista como generando una pared invisible entre ellos, miró a su amiga y suspiro.- Ok, gracias.- dijo cabizbaja. Es que jamás pensó que todo eso sería fácil y que la encontraría a la  primera, pero siempre está ahí la esperanza jugando malas pasadas.

Caminó un poco en silencio, cuando de pronto una idea se le vino a la cabeza.- ¿Y si se cambió el nombre y el look?.- preguntó ganando una vez más brillo en sus ojos.- Quizás podemos repetir lo mismo donde venden las palomitas...- miró hacia donde se encontraba el sector de comidas.- Además, ahí hay personas más jovenes de seguro son más comunicativas que ese señor.- dijo rodeando los ojos al recordar esa breve interacción con el de la boletería.- Y ahora si sumarle una fotografía. En plan "Tía, acá no trabaja blabla" y al preguntarle directamente le mostramos una fotografía. Ahí no se ve tan peligroso ¿no?.- le preguntó a la rubia con una mueca. Insistiendo una vez más con lo de mostrar alguna imagen que tenían de Rhea en el móvil, quizás esa de su cumpleaños pasado que se veía tan mona. Ay, como la extrañaba.

En esta ocasión fue ella quién tomó la iniciativa y arrastró a Danny hasta la zona de confitería.- Hola, nos gustaría...- hizo una pausa para mirar lo que ofrecían.-... la promo para dos, por favor.- le dijo sonriente, la chica de la caja le devolvió la sonrisa y fue a prepararles sus cosas. Le dedicó una mirada de circunstancias a su amiga y tomando todo el valor volvió a repetir lo anterior.- Hey, ¿qué no era aquí dónde trabajaba, Rhea?.- preguntó, por no decir que casi lo gritó haciendo que la chica que las atendía le dedicará una mirada. Definitivamente ella era peor actriz que Danny- Disculpa, tenemos una duda si esa aquí donde trabajaba una amiga ...es rubia, ojos claros, delgada...- la chica hizo una mueca y antes de que le diera la negativa ella fue más rápida y le mostró una fotografía, a la que ella respondió entrecerrando sus ojos y acercándose al móvil para mirar mejor.- Tío...- comenzó a decir mientras le tocaba el brazo al otro chico que atendía y que se encontraba a su lado para que mirará con ella.- ¿Esa no es Sussy?.- le preguntó con el ceño fruncido.- Jooooo, sí. Pero rubia y de cabello largo, que bien le viene..- dijo el chico divertido para luego continuar con sus cosas.- Tío que le quedaba fabuloso...-  dijo sumándose a las risas de su compañero.

- Disculpa, entonces ¿Si la conocen?.- le preguntó esperanzada.- Sí, pero trabajó con nosotros hasta el mes pasado.  Se traslado a otro cine, uno que queda más a las afueras... No sé dónde, pero bueno allá pregúntenle ustedes que son sus amigas ¿no? Un mensajito y ya está. Aunque para que Sussy te conteste las llamas ¡Ala! .- exclamó elevando sus brazos de manera divertida.-   ¡A que ya sé! Lo que ustedes querían eran descuentos ¿no? ¡Pillinas!.- les dijo con una mirada picarona que hizo que sonriera y mirará a Danny divertida.- Ok, yo les daré un poco de descuento. Pero no sé lo cuenten a nadie, eh. Que después es a mí la que retan. Las amigas de Sussy, son mis amigas. Por más que la muy ya ni un mensaje me mande. La próxima vez que la vean diganle que me debe aún esa salida a la playa y que la extrañamos montón ¡Y que una llamadita no cuesta nada!.- les iba diciendo mientras iba armando su comida.- Pues ya chicas, aquí esta.- terminó por decir con una enorme sonrisa tendiendole su pedido.

- Muchas gracias, de verdad. - le agradeció de manera sincera mientras le pagaba por todo.- No hay de qué, disfruten la función guapas.- le respondió amablemente mientras ellas se alejaban de la confitería. Y ya al alejarse y no estar rodeada de esa energía que transmitía la chica le cayó todo el peso de lo que había escuchado. Rhea había estado ahí, hace apenas unos días. ¡joder, que impotencia!.- Que cerca estuvimos...- susurró bajito con la mirada cabizbaja y las palomitas aferradas a su pecho.- Y claro que se cambió el nombre, y  el cabello.- agregó recordado sus palabras anteriore.- Bueno, al menos ya sabemos que está en uno de estos cines, pero más a las afueras. Algo es algo ¿no?.- miró a Danny y suspiro, mientras se llevaba un poco de palomitas a la boca. Necesitaba azúcar urgentemente.- Y que está bien, ya que ellos nos hablaron con mucho cariño. Bueno eso es porque Rhea es adorable. Ay...- suspiró mientras se llevaba más palomitas a la boca.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Kiernan Shipka
Edad del pj : 17
Ocupación : 7º curso
Pureza de sangre : Hija de muggles.
Galeones : 6.400
Lealtad : Dumbledore.
Patronus : tejón<3
Mensajes : 210
Puntos : 115
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3324-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t3332-relaciones-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.