Situación Actual
24º-34º // 7 agosto luna llena
Ganador 2016/2017
Ganador con 2272 puntos
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Sirius Black Mejor PJ ♂
Kara SilverlockMejor PJ ♀
Stella ThorneMejor User
Laith GauthierMejor roler
Henry KerrMago adulto
Niara & EzraMejor dúo
Abi McDowellMás traicionero
Jason PoulterPremio Admin
Afiliaciones
Hermanas [4/4]
Winfall City
Directorios [6/8]
Élite [32/40]
1zp6r0z.jpgMagic WordsSaint Michel UniversitéMagic WordsExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro Patronum
Redes Sociales
2añosonline

Proserpina Fernsby

Proserpina Fernsby el Vie Ago 11, 2017 2:59 am

Proserpina Fernsby



Datos básicos

Nombre completo: Proserpina Fernsby
Apodos: Ina
Fecha de nacimiento: 23 de abril de 1945
Edad: 72
Nacionalidad: Inglesa
Lugar de nacimiento: Isla de Man
Raza: Humana
Pureza de sangre: Hija de muggles
Lealtad: Orden de Fenix
Casa de Hogwarts: Ravenclaw
Empleo: Presa en el área-m
PB: Linda Hunt

DESCRIPCIÓN PSICOLÓGICA

Es una mujer reservada, siempre en silencio y meditabunda. Pocos se percatan de ello, pero siempre está estudiando los pasos y movimientos de todo aquel que se presenta ante ella. Capaz de reconocer la mentira a cinco metros de distancia. Posee una gran intuición que le ha servido para cerrar grandes acuerdos a su favor.

Perspicaz y tenaz. Sabe aprovechar la adversidad y tornarla dicha. Así es como ha sobrevivido a los malos momentos de su vida y como está llevando con calma su estancia en prisión.

Siempre ha logrado aquello que se a propuesto y sin rendirse ni por un instante. Feliz con lo poco que tiene y contenta de poder vivir un día más.

Durante su vida ha tenido una alta capacidad de sociabilización, lo que le ha permitido tener contactos en todas partes.  Aprovecha su encanto y dulce apariencia para conseguir beneficios, es la ventaja de recordar a la abuelita o madre de todos.

Sumamente protectora con aquellos que decide poner bajo su ala. Nunca ha tenido hijos, por circunstancias de la vida, sin embargo es un deseo que intenta cubrir buscando a un joven a quien proteger o enseñar.

Inteligente y con ganas de aprender. Para ella su edad no es impedimento para seguir aprendiendo, es más, cree que incluso en el área-m puede aprender mucho de sus compañeros presos y de los extirpadores. A fin de cuentas, la retroalimentación nos ayuda a crecer como personas.

HISTORIA

En 1945 nació Proserpina, la pequeña de tres hermanas. Pero empezar la historia de este modo quizás nos haga perder unos detalles importantes.

Constances era una joven hermosa que contrajo matrimonio a comienzos de los años 20. Enamorada de su esposo, poco tardó en quedar en cinta y traer al mundo a la primera de sus hijas, Ceferine Birdwhistle. Una niña preciosa, se tornó la reina de la casa, recibiendo toda la atención. Cuatro años después, Constances quedó embarazada, una nueva niña llegaba a la familia Birdwhistle. Cuatro años de dicha para la familia, Ceferine y Agnes no podían ser dos hermanas más cariñosas la una con la otra. Y la felicidad, junto con el desconcierto, Ceferine comenzaba a hacer cosas extrañas que sus padres no comprendían y mucho menos su hermana. Los años trajeron claridad, cuando al cumplir los once años, un hombre trajeado llamó a su puerta y le entregó una carta. Una larga charla se sucedió entre los padres y el forastero, más Ceferine y Agnes no salían de su sorpresa y alegría. ¡Ceferine era una bruja! Todo muy bonito y especial, hasta que la tragedia se cernió sore la familia Birdwhistle. El cabeza de familia contrajo una rara enfermedad, nadie sabía de qué se trataba, sólo que fue rápida y en apenas tres meses su vida terminó.

Los apuros económicos comenzaron a notarse, la madre apenas podía encontrar un trabajo que les permitiera mantenerse. En 1939 fue contratada por Leónidas Fernsby, trasladándose a su gran casa en la Isla de Man acompañada de la joven Agnes. Comenzó como la ama de llaves, realizando tareas simples. Leónidas era un empresario bastante reservado pero de corazón noble. Cupido fue caprichoso e hizo que ambos se enamoraran. Una boda se celebró por todo lo alto, Constances dejó atrás el apellido de su esposo fallecido y adoptó el de su nuevo esposo. En 1943 volvían a ser una familia, que no tardó mucho en verse ampliada.  Y aquí volvemos al principio. Así nacía Proserpina, la pequeña de tres hermanas.

Una historia familiar un tanto peculiar. Proserpina siempre fue una niña pequeña para su edad, aunque no le dieron demasiada importancia. Siendo como era la pequeña de la familia recibió mucho cariño, sobre todo de su hermana Agnes. Los años fueron pasando y cosas extrañas sucedían alrededor de la pequeña. Leónidas no comprendía nada, pero Constances comenzó a hacer cábalas. Proserpina era una niña especial, tanto como su hija mayor.

A los once años, un empleado del colegio se presentó en la casa de los Fernsby con una carta. Explicarle a los padres la situación no fue muy complicado, a fin de cuentas Constances ya sabía de la magia por su hija mayor. Fue la mejor noticia que Proserpina podía haber recibido. Iba a estudiar en el colegio Hogwarts de magia y hechicería, viviría en su propia piel los cuentos que sus hermanas les contaban.

Siete años maravillosos pasó en Hogwarts, aprendiendo y disfrutando de la magia en la noble casa de Rowena Ravenclaw. Hizo amigos, descubrió cientos de hechizos y encantamientos. Sus ganas de descubrir más y más no cesaban nunca. Sus esfuerzos por sacar las mejores notas fueron recompensados y poco tardó en decidirse por su futuro. La magia había supuesto un antes y un después en su familia. La relación entre el mundo mágico y el muggle se le antojó complicada, un desafío a descubrir. ¿Y cómo serán las relaciones con otros países? En su mente no resultaban sencillas, por eso optó por estudiar leyes mágicas en la universidad mágica de Inglaterra con el fin de especializarse en relaciones internacionales. Era el trabajo idóneo para ella, podría no sólo aprender de otras culturas sino también perfeccionar sus dotes de negociación, haría que su padre se sintiera orgulloso de sus enseñanzas.  

A mediados de 1969, entró a trabajar en el Ministerio de Magia, en el departamento de Cooperación Mágica Internacional. Empezó con las funciones más básicas, empapandose de conocimientos, de las estrategias de sus compañeros. Su pequeño tamaño le proporcionaba el afecto de muchos, algo que supo aprovechar desde el primer instante. Así es como se convirtió en la protegida del jefe del departamento, la llevaba a todas las reuniones, a todas las negociaciones. Cinco años después, Proserpina ya participaba en las negociaciones como parte y no como mera oyente. Poco a poco fue relacionándose con toda clase de personas, siempre manteniendo el contacto con todos ellos. A algunos llegando a salvarles el pellejo en ocasiones. Proserpina se estaba abriendo paso en un mundo nuevo, eliminando fronteras y manejando cada día mejor a las personas.

Las negociaciones no siempre eran sencillas, repetía en su mente qué es lo que fallaba en repetidas ocasiones. Un consejo le dio su tutor, “dejas tu mente muy expuesta”. Le dijo en una ocasión con una leve sonrisa. En ese instante todo cobró sentido en su mente, por ello al cumplir los treinta comenzó a instruirse en el complejo arte de la oclumancia. Cinco años de dedicación le tomó dominarlo. Ya nadie se anticiparía a sus movimientos y sus estrategias, volvía a estar en igualdad de condiciones con los representantes de otras secciones o países.

¿Pero qué hacer ahora con el tiempo libre? Adoraba su trabajo, pero quería más retos, cosas más complejas que llenaran ese deseo de aprender y superarse intelectualmente. Por un tiempo pensó en continuar con la legeremancia, más no le resultaba útil. Ella sabía estudiar a los humanos, anticiparse a sus movimientos y reconocer cuando pretendían engañarla. Por ello era una pérdida de tiempo aprender legeremancia en ese instante. ¿Pero con 41 años qué hacer con tu vida? Un vació había en su corazón. Es a esta edad, que decidió aprender algo más complicado aún, algo que suponía un gran reto para ella, la magia sin varita. Pidió una excedencia en el ministerio por cinco años, viajando a Uganda para aprender sobre el control de la magia sin varita. Día y noche los dedicaba al estudio y control, mas tardó tres años en realizar el primer leve progreso en este arte. Cuando volvió a Inglaterra, ya con 46 años, era capaz de realizar cuatro conjuros sin varita. Su dedicación siguió en esa línea, probándose cada día más y más, hasta que con 56 años podía realizar casi todos los hechizos básicos de primero. Sólo le tomó 15 años de dedicación, si bien no del todo plena, pues su trabajo requería un mínimo de su atención.

El trabajo volvía a tener su atención, era su gran pasión a fin de cuentas. Pero el mundo ya no era como antes, en Inglaterra las cosas comenzaban a cambiar y nada bueno se avecinaba. Los primeros Mortífagos ya hacían acto de presencia, comenzando con sus discursos y desprecios hacia los nacidos de muggles. Para alguien como ella no era algo agradable de escuchar. ¿Pero qué podía hacer ella al respecto? No tenía respuesta para ello. Llevaba tanto tiempo dedicada al trabajo y a superarse mágicamente que tenía olvidada a su familia, no tenía modo de comunicarse y tarde se dio cuenta de que ni siquiera tenía una familia propia. Algo se despertó en su interior, ¿de qué le valía todo lo que sabía si no podía legarselo a nadie?

Los años fueron pasando, y aunque seguía trabajando como siempre, siendo indispensable para su puesto en más de una ocasión, Proserpina ya no trabajaba las mismas horas que antes. Los sesenta ya estaban aquí y sentía que necesitaba otras experiencias. Una lucecita se encendió en su mente, comenzando a instruirse en legeremancia a la edad de 61 años, nada más y nada menos. Todos lo vieron como un hobbie, pero en su mente era sólo prevención. Una extraña intuición de que lo necesitaría con los años. No andaba tan desencaminada.

¿Qué hace una sexagenaria cuando unos enmascarados comienzan a exaltar la pureza de sangre? En el caso de Proserpina plantarles cara. Había disfrutado de más de sesenta años de magia, había descubierto las maravillas de un mundo que para muchos era sólo fantasía, por qué se iban a privar de ello los nacidos de muggles por unos miedicas. Proserpina tomó por bandera hacer todo lo posible para que los nacidos de muggles siguieran teniendo sus derechos. Ayudaba a todo aquel que conocía, se relacionó con lo peor de lo peor para agrandar su red de contactos, intentando descubrir quiénes eran esos enmascarados y llevarlos ante la justicia. ¿Qué queréis? Era mayor y tenía demasiado tiempo libre últimamente. Demasiado activa a lo largo de su vida como para quedarse en casa por las tardes a tomar simplemente el té y unas pastas.  

El gran golpe al ministerio la pilló en un viaje de negocios, se encontraba en Hungría, cerrando un acuerdo para endurecer las penas por el mercado negro de colacuernos húngaros. Y como un viaje más, a su vuelta volvió al Ministerio, directa a su despacho a entregar el informe pertinente cuando unos hombres, supuestamente aurores, la apresaron y enviaron directamente a Azkaban. Pasaron tres, cuatro días - ella no consigue recordar cuánto tiempo exactamente fue - hasta que alguien se dignó a darle un poco de agua y explicarle lo sucedido. Esos primeros días de desconcierto en que todo estaba permitido y todo prohibido a la par.

Ridículo le pareció tener que afrontar un juicio por algo que no había cometido. ¿Es que no sabían que la magia fluía en nuestro interior y no era cosa de la varita? Ineptos y retrógradas le parecían todos los presentes. Intentó jugar su mejor carta, ancianita desvalida. En el juicio no le sirvió de nada, estaba claro que poco podrían hacer allí cuando la sentencia estaba dictada antes de que entrara. Sin embargo, una vez en Azkaban todo fue diferente. Los celadores eran simples humanos con los ánimos deshechos por los dementores, y ella sabía cómo camerlárselos para que le hicieran la vida más sencilla.

En estos momentos es una presa más de área-m, aunque ha logrado librarse de toda tortura y experimentos gracias a su peculiar forma de ser. Se siente “feliz” ya que ahí dentro puede ayudar a sus semejantes sin grandes dificultades.


OTROS DATOS

Familiares: Ceferine Birdwhistle - Hermanastra, bruja hija de muggles, soltera.
Agnes Clearwater - Hermanastra, muggle, casada. 87 años
Hobbies: Se resumen en la lectura, el aprendizaje y descubrir el mundo.
Fobias o miedos: Tiene miedo perder la cabeza algún día.
Descripción de la varita: Núcleo de pluma de fenix, madera de ébano, 23 cm de largo.
Otros datos e interés:

  • Patronus - Marsh Harrier
  • Boggart - Un helecho gigante
  • Realiza magia sin varita.
  • Hace 37 años que aprendió oclumancia.
  • Comenzó a aprender legeremancia hace diez años.
  • Le encanta tomar el té.
  • A las 8 pm siempre se tomaba un vaso de whisky.
  • Le gustaría tener un perro como mascota, pero tiene tres gatos porque son más independientes.
  • No le gusta cocinar.
  • Siempre ha estado soltera y confusa.
  • Antes trabajaba en el departamento de cooperación mágica internacional.
  • Es una experta negociadora.
  • Reconoce cuando alguien le miente por pequeños gestos.
  • La gente confía en ella al verla vulnerable por su tamaño (1,45 m) pero pocos saben que es de armas tomar.
  • Le encanta leer y aprender.
  • Habla diversos idiomas.



avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Linda Hunt
Edad del pj : 72
Ocupación : Presa Área-m
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 3.000
Lealtad : Orden de fénix
Patronus : ...
RP Adicional : ---
Mensajes : 11
Puntos : 1
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Helga Hufflepuff el Vie Ago 11, 2017 9:58 pm

Proserpina Fernsby
Modificadores RP
Quidditch
Otros objetos




Moderador
Expecto Patronum


avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Bryce Dallas Howard
Edad del pj :
Galeones :
Patronus : Tejón
Mensajes : 571
Puntos : 5
Ver perfil de usuario
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.