Situación Actual
19º-24º
16 julio -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Freya Howll pj destacado
DANNY & KENNETH Pjs destacados
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

[Priv] Pescando pescado | Danielle

Invitado el Sáb Ago 12, 2017 10:45 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Jennifer estaba algo excitada con la llegada de Agosto. era una época genial para ella y sobretodo después de que su última victima acabara su tiempo en la academia de aurores y terminada por partir a sus primeros años como trabajadora ministerial.

Margaret, así es como se llamaba dicha muchacha, era una joven pelirroja con pocas pecas sobre una tez la mar de pálida, era muy mona y bastante agradable. Una dulzura de chica con la que Jennifer estuvo "jugando" desde su llegada a la universidad.

Era curioso, muy curioso, todo lo que había hecho Jennifer para entretenerse con ella. La acosó haciendo uso de terceros, mandó amenazas y la obligó a enemistarse con su tutor por medio de la paranoia, la sedujo, se enrolló con ella y pasaron varias noches haciéndole repetir un par de semestres y, finalmente, cortó con ella dejándola destrozada.

En pocas palabras, le gustaba jugar con la gente, en concreto sus victimas y aquel día estaba buscando una nueva con la que entretenerse los años que le quedaran allá. Carne fresca, vaya, a ser posible de mujer, le gustaban más.

Sus ropas eran comunes. Nada elegante ni rimbombante (como le gustaba llevar a su madre), no, simplemente llevaba puesta una camisa blanca y un pantalón negro con cinturón. Se planteó ponerse su mejor boina pero... ¿para que? Iba a causar buena impresión a quien le pareciera apta, no a alardear de lo snoob que era.

Había muchas chicas en el lugar, todas jóvenes, más jóvenes que Jennifer, que aún no tenía ni veinte años. Algunas guapas, otras feas... Pero bueno, no es que ella se fijara en el físico para esas cosas. Le importaba más... Ese aire de inocencia por destrozar. Una sonrisa tierna, una mirada de esperanza... Aquello si que era de su apetito.

Y entonces la vio.

Melena rubia, dientes blancamente relucientes, sonrisa de dulzura y mirada de esperanza. Era el plato perfecto y si de verdad Jennifer pudiera sentir algo en ese lugar tan necesario para vivir... ¿Como se llamaba? Ah, si, corazón. Pues casi que se podría decir que cupido le había clavado una flecha ¡Era perfecta! Para atormentar, por supuesto.

Sacó un pequeño espejo circular de su bolsillo y, del otro, un pequeño pintalabios de color carmín. Con un gesto elegante se lo colocó ligeramente frente al rostro, al inclinado para poder verse los labios y así, con más cautela, pintárselos y ensayar un par de sonrisas. En cuanto acabó abandonó el puesto de vigía que había tomado al comienzo de la tarde y avanzó a presentarse a la chica de un modo casual.

Oh, disculpa - Dijo Jennifer en un tono inocente al chocarse con disimulo con ella, cayéndosele los libros que sin mucha sujeción había portado en sus brazos - No debo de haberme fijado por donde iba


Última edición por Jennifer Kimberly el Mar Sep 19, 2017 2:33 am, editado 1 vez
Anonymous
InvitadoInvitado

Danielle J. Maxwell el Lun Oct 30, 2017 1:11 am

Menuda pereza. Sólo había preguntado por cómo iban lo de las habitaciones de la residencia por pura curiosidad, ya que no tenía la más mínima intención de quedarme allí. Vivía con mi abuela, ¿acaso había algo mejor que vivir prácticamente sola con una anciana con más vitalidad que yo y siempre con la nevera llena de tupper de croquetas, albóndigas y del mejor potaje de todo Londres? Claro que no. A mí es que eso de la independencia no lo llevaba nada bien, no entendía como es que personas de mi edad eran capaces de irse así como así de la casa de sus familiares y empezar con sus vidas.

No, que va —respondí ante su última pregunta. —Era solo curiosidad. Yo por ahora me quedo con mi abuela en su casa en Londres muggle. Nunca está y siempre me hace la comida, así que supongo que son todas ventajas que no quiero desperdiciar. —Además de que mi abuela era la mejor abuela de todo el universo y compartir actualmente mi vida con ella era algo que tampoco quería perderme. —¿Y en serio se permiten habitaciones mixtas? Después de vivir siete años en Hogwarts parece hasta inconcebible.

Hombre, visto así... pues claro, si con un golpe de varita todo se podía volver a la normalidad, tenía sentido. Pero en Hogwarts también podría volverse todo a la normalidad y no por eso estaba permitido pintar las habitaciones o tirar paredes al suelo. Supongo que era cuestión de disciplina.

Siempre me había parecido bastante gracioso la gente que le tiene odio a las escobas o al mismo quidditch, ya que yo al tener un amor irracional por ello no podía entenderlo. Que a ver, lo que sí comprendía era que fuese por frutos de algún trauma infantil o por alguna experiencia difícil, pero cuando simplemente no valoraban el hecho de poder volar... ¡eso era lo que me parecía gracioso! Yo desde que supe que podría volar montada en una escoba por casi no me hago pipí de la emoción con once años.

¿Y eso? ¿Una mala experiencia? —pregunté por mera curiosidad, para entonces sonreír. —Mis favoritos desde siempre fueron los Murciélagos de Ballyscastle. Si algún día consigo dedicarme a eso supongo que la meta máxima será llegar a que me acepten en ese equipo y jugar con sus colores. ¡Y ganar, claro! —dije soñadora, con una mirada brillante.

Llegamos a la churrería y nada más llegarme los olores a la nariz se me abrió el apetito. Sabía yo que no debería pedir demasiado, pero era imposible no hacerlo. ¿Hace cada cuanto que iba yo a una churrería? Posiblemente una vez al año, o menos. Pero como bien decía mi abuela cada vez que iba por la noche a la cocina a coger un poco de leche condensada: ¡una vez al año, no hace daño! Así que cuando me ofreció pedir, opté por un vaso grande de chocolate acompañado de una doble ración de churros. Sí, soy una gorda, ¿algún problema? Me gusta comer tanto como subirme a una escoba.

Nos sentamos en una mesa para dos y me sentí un poco rara, ya que parecía una cita. Que a ver, no era una cita, pero aún así no estaba acostumbrada yo a quedar con una persona a la que no conozco mucho para comer. No es lo mismo, ¿sabes? Faltan las bases de la confianza que permiten ciertas libertades sociales ridículas como sería meterse un trozo de churro super enorme en la boca o mancharse de chocolate sin que te de vergüenza como pueda mirarte la otra persona.

Pero bueno, yo podía. ¡Mi abuela estaría orgullosa de mí, socializando con tanta soltura! Mojé mi churro y le di un mordisco mientras escuchaba a Jennifer.

Seguro que lo es, pero no sé, yo lo veo claro —dije, tragando entonces bien para poder hablar. —Es decir, una cosa es lo que te convence y otra lo que te apasiona. Ahora mismo estoy en un estado de procrastinación, pereza y pasotismo que no es normal en mí porque lo que voy a estudiar sí, me gusta, pero no es lo que me apasiona. Si en algún momento consiguiera entrar en algún equipo... entonces mi chip cambiaría totalmente y eso sería mi prioridad; mi trabajo. Las pociones se convertirían en un hobbie y... no sé, la cosa sería muy diferente. Pero lo pienso y claro, ¿qué hay mejor que dedicarse a lo que te apasiona? Es que lo pienso y solo quiero que me cojan para poder darlo todo —confesé con una sonrisa en el rostro. —Pero claro, mientras tanto me tendré que conformar con jugar en el equipo universitario e intentar resaltar un poco, a ver si alguien se fija, básicamente porque casi todas las pruebas de los equipos profesionales ya han acabado. —Fui a mojar el churro, pero no lo hice, sino que la volví a mirar. —¿Sabes algo de eso, de como va el equipo universitario?
Danielle J. Maxwell
Imagen Personalizada : Holaaaaa, tonto quién lo leaaaaaa
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 36.725
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1645
Puntos : 1007
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellMagos y brujas

Invitado el Mar Oct 31, 2017 10:50 am

Meh, al final la chica no tenía el más mínimo interés por pasar sus estudios en la residencia. Mejor para Jennifer, eso podría darle una mayor libertad con la que actuar si, por el motivo que fuera, no coincidía con aquella tipa a lo largo de una semana. Coincidir demasiado podía terminar desgastando una relación, era mejor hacer que cada momento resultara especial para la otra persona «por que para Jennifer nada era especial».

Bueno, para gustos colores, ¿no? —Jennifer, personalmente, preferiría mil veces estar en la residencia que pasar rato con su abuela. No por que no le gustara estar con ella «que le encantaba», si no por que le gustaba tomarse esos años universitarios con cierta filosofía, como que vivía por su cuenta en vez de ver los rostros que había conocido durante los pasados diecisiete años día tras día. No se, lo mismo eran paranoias suyas.

Asintió a lo de las residencias. Quizás Danielle pensase que Hogwarts separaba sexos, pero eso era ligeramente incorrecto. Ella recordaba perfectamente como las chicas podían entrar sin problemas en los dormitorios de los chicos, eran estos los que, por contra, no podían hacerlos con los de las chicas. Realmente nada impedía a una joven dormir con los del género contrario «hasta recordaba como unas lo hacían».

Yo prefiero la femenina, así que me da un poco igual, pero bueno, lo importante es que haya la opción, ¿no? —contestó, tampoco entendiendo muy bien por que seguían con el tema. La rubia ya le había dejado bastante claro que tenía nulo interés por hacer uso de las residencias. Era un poco como perder el tiempo para Jennifer.

El sendero del Quidditch parecía algo mejor por lo que tirar, así que pronto «y como quien no quiere la cosa» la conversación fue derivando hacía eso poco a poco y con buena letra. Negó con la cabeza.

Al contrario. —Le dijo.— Tras las prácticas iniciales en primer y segundo curso no es que yo mostrara especial interés, así que, como no seguí, pues práctica no es que tenga. —Pausó un instante en que rememoró la última vez en que montó en una escoba. No fue mal pero tampoco especialmente bien.— Más tarde aprendí a aparecerme, una cosa llevó a otra y… Bueno, que el usarla se me quedó anticuado y poco práctico de utilizar. Eventualmente perdí la maña y… Bueno, ahora doy un poco de pena encima de una. Asimismo no es que tuviera el físico necesario para practicar el deporte.

Jennifer podía ser todo lo diestra que quisiera en lo mágico, pero si la sacabas de ahí ella, simplemente, se quedaba en pañales. Siendo delgada, poco musculada y con poco aguante para el esfuerzo físico, decir que simplemente “eso no era lo suyo”, quizás era quedarse corta.

Tampoco es que la Coreana supiera más o menos cuantos equipos había en la liga de Quidditch Inglesa, ni mucho menos es que se hiciera una idea de cuáles eran esos. Pero vaya, que los más conocidos se los sabía, y los Murciélagos de Ballyscastle eran, por suerte, de los más conocidos.

Sonrió.— Pues ya sabes, a trabajar y entrenar duro cuando tengas tiempo, seguro que la cantera de un equipo profesional te termina pillando si destacas. —Realmente aquello le daba igual a Jennifer, pero es que aquella ilusión que había visto impregnar el rostro de la muchacha era… Magnífica, deliciosa, la quería volver a ver.

A Jennifer le resultó sorprendente ver que, con tanta facilidad con la que se comía aquella taza con doble de churros, Danielle no tuviera ningún problema de obesidad. Jennifer por su parte estaba siendo mucho más discreta con su apetito, comiendo moderadamente, poco a poco.

Diría que te entiendo, pero no te voy a mentir, nunca me he encontrado en una situación similar como para hacerme la idea. Más o menos siempre he tenido claro lo que me interesaba e iba a hacer, he procurado no cerrarme puertas y generalizar todo lo que he hecho para poder ser flexible en lo que estudio. Pero creo que generalizar entre jugar al Quidditch y estudiar pociones creo que no es posible. —Se encogió de hombros, dando otro bocado a su churro.— En cuanto a el equipo Universitario… Me temo que no tengo idea de como va, deberías preguntar y esas cosas, ¿no tienes conocidos por aquí? Con lo sociable que pareces me extraña que alguna que otra amiga de Hogwarts no se haya hecho ya a algo de esos menesteres.

Como ya se había dicho, no es que Jennifer mostrara especial interés en el Quidditch. Para ella era algo que simplemente estaba ahí, a mucha gente le gustaba y a ella, como casi todo en ese mundo, le resultaba absolutamente aburrido e indiferente. Si se esforzara un poco hasta podría sacar esa información para la rubia, pero vaya, que en su última frase había hecho una pregunta entre líneas para sacar algo de información de su entorno, y eso le interesaba más.
Anonymous
InvitadoInvitado

Danielle J. Maxwell el Vie Nov 03, 2017 1:40 am

De las prácticas de primer y segundo curso a sacarse la licencia de aparición había un gran tramo de por medio, pero entendí perfectamente a lo que se refería. La escoba, al menos yo, no la uso para trasladarme por el mundo cual pajarillo, sino que lo uso exclusivamente para jugar. Además, en Hogwarts estaba guay tener una y utilizarla para volar por los alrededores y demás, básicamente porque no podías aparecerte en ningún lugar y si no tenías que ir a pie a todos lados. No habré perdido puntos —muchos, además—, por haber sido la típica que no cumplió nunca con la norma de no volar por el interior del castillo.

Es que no hay nada como la comodidad de la aparición —le tuve que dar la razón, ya que eso era incuestionable. Desde que había aprendido a aparecerme parecía que vivía en otro mundo.

Los ánimos de Jenn consiguieron animarme. La verdad es que ya llevaba tiempo haciéndome a la idea de que lo mejor era dejarlo como hobbie, pero una vez volviese a jugar al quidditch me iba a terminar volviendo a enamorar y lo terminaría dando todo para entrar en un equipo profesional y formarme decentemente. Si es que... ni yo entendía mi pasión por ello, pero ahí estaba, emocionándome día tras día. Era raro. Super raro. Pero vamos, yo no me iba a quejar, a fin de cuentas es super complicado que a mi edad algo te apasione de verdad y yo lo tenía claro, aunque fuese jodidamente difícil y hubiera querido tirar por caminos alternativos con tal de quitármelo de la cabeza.

Es la idea, a ver... Por ahora ya he contactado con todos para no perderme ninguna de las pruebas. Algunos equipos a media temporada hacen y, aunque nadie pueda meterse en plantilla porque la liga ya ha empezado, al menos sí puedes entrenar con ellos. —Hice una pausa y tragué el último trocito del churro que me estaba comiendo. —Y obviamente tampoco tengo la intención de que me cojan y llegar a estar en la plantilla oficial al momento. Creo que eso no se ha dado nunca en la historia del quidditch... —exageré divertida.

Que sí, que estaba emocionada y motivada, pero no era idiota. Sabía perfectamente que hacerme excesivas ilusiones y expectativas al final sólo haría que me cayese estrepitosamente contra el suelo en caso de no conseguirlo.

Sí, preguntaré a ver de qué me entero. Supongo que en la universidad también harán pruebas o algo así. La verdad es que no tengo ni idea... —Y, aunque yo no me hubiera dado cuenta, estaba mucho más suelta hablando. Esto de añadir churros y chocolates a la combinación fue una buena idea. —¿Amigos? —Fruncí el ceño. Conocía a personas, pero no como para preguntarles. Lluna, Circe, Ophelia... tres Slytherin que disfrutan riéndose de mí, como para perder el tiempo en preguntar nada. Circe, al menos, me había avisado de las pruebas de su equipo para que intentase quitarle el puesto de suplente a Lluna, pero no funcionó. Quise repetir un dato. —Pertenecí a Hufflepuff en Hogwarts. O sea, en mi casa la gran mayoría de alumnos eran nacidos de muggles o tenían parientes muggles, por lo que la gran mayoría de amistades que tenía hace mucho que nos las veo más que por los carteles que están por ahí en los muros de las ciudades mágicas —respondí con tranquilidad y naturalidad, dándole a entender que no tenía muchas amistades y, de paso, que el tema poco me importaba. Con el tiempo ya me he acostumbrado a fingir que es algo que no va conmigo. Es lo mejor para evitar preguntas y/o sospechas. —Pero algunos amigos de cursos superiores están por aquí. Les preguntaré a ellos. —Jason seguro que sabía algo. O eso esperaba.

Cogí otro churro con tranquilidad, mojándolo de nuevo en mi tazón de chocolate. El azúcar de pequeña me volvía hiperactiva, si me llego a tomar esta ingente cantidad de azúcar por aquel entonces, que temiese Hogwarts por Danny Terremoto.

¿Tú fuiste a Hogwarts? —preguntó. Parecía china —o japonesa o coreana, son todas iguales—, por lo que por un momento asumí que fue al colegio mágico de está por allí por china, del cual no me sé el nombre ni nada. Pero no dije nada porque tampoco quería parecer racista. Los chinos a la escuela de chinos y los negros a la escuela de negros. No.
Danielle J. Maxwell
Imagen Personalizada : Holaaaaa, tonto quién lo leaaaaaa
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 36.725
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1645
Puntos : 1007
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellMagos y brujas

Invitado el Mar Nov 07, 2017 10:02 am

Exactamente —afirmó la bruja.— Eso de estar en un sitio y de golpe en otro es como… Como que te hace plantearte la sola necesidad de usar las piernas, ¿no? —Bueno, quizás no algo tan exagerado por que ciertamente era un poco estúpido arriesgarse a perder una extremidad por querer ahorrarte un paseo a la cocina, pero vaya, que Jennifer siempre había sido una chica práctica, así que aquella idea pasaba por su mente de vez en cuando.— No se, hace toda la vida más simple —Por tan solo un instante, justo al decir eso, se salió del personaje que se había montado para aquella mascarada y había soltado una frase con verdadero y sincero sentimiento. Era de gustos simples a fin de cuentas.

En fin, ladeó la cabeza y siguió con sus churros escuchando a la muchacha. A Kimberly se la rotaba completa y absolutamente el mundo del Quidditch, pero era bueno eso de saber que le motivaba la otra chica para actuar con consecuencia. Le estaba dedicando su completa y absoluta atención, y para cuando acabó, ella se limpió el chocolate de los labios con una servilleta.

Ya veo —respondió con ligera cautela.— Supongo que si ya te contenta tan solo entrenar con ellos es un avance, seguro que eso te abre unas cuantas puertas y te permite, en un futuro, pasar a formar parte del equipo base. —Miró su taza, prácticamente vacía, y luego dirigió su mirada al montón de Churros que aún le quedaban a la rubia, Jennifer miró a su ración, ya acabada, e hizo un gesto con la mano en señal de pregunta, ¿que buscaba en concreto? Estaba pidiendo permiso para tomar uno de los de Danny. Una vez obtuvo respuesta «y probablemente el churro» continuó.— ¿Qué pasó con las pruebas iniciales? Las de a principio de temporada. ¿No te fueron bien?, ¿No pudiste presentarte?.

Algo de lo que se había percatado la surcoreana es que aquella chica parecía tener una motivación, pasión e ilusión por el Quidditch similar a la que ella misma presentaba en cosas tan nefarias como aprovecharse de la gente. Aix… Como le encantaba ese brillo en los ojos.

Su rostro apenas varió mientras la chica contaba la trágica historia de sus compañeros y amigos. Sinceramente, no le sorprendía que le hubiera pasado algo así. Ella sabía muy bien que aquella casa en concreto solía tender más a refugiar sangres sucia y traidores a la sangre que otra como, por ejemplo, la suya, Slytherin. No se sentía mal por ella, ni siquiera podía empatizar con su situación. Aún así trató de mostrar una tímida sonrisa para reconfortar por que… Bueno, era lo que ella suponía como mejor para esas situaciones.

Sí… —Contestó.— Los tiempos que nos ha tocado vivir son algo revueltos, por así decirlo. —Había elegido sus palabras con cautela, principalmente por que no sabía más o menos como se tomaría la chica el asunto actual del gobierno, a ver, que muy a favor seguro que no estaría por lo que le había contado, pero por otro lado tampoco parecía especialmente decepcionada. Así a ojo parecía resultarle de un modo cercano a la indiferencia o el mero conformismo.

Jennifer hubiera preferido tener que contestar aquella pregunta realmente. Soltar tan de pronto que era Slytherin podía tirarle encima un enorme montón de prejuicios que le costaría mucho sacarse, asimismo, mentir sería dejarla en una cuerda floja de la que lo mismo salía sin ningún rasguño, sí, pero también le dejaba una mucho mayor posibilidad de caerse y diñar todo trabajo hecho hasta el momento.

Aix… Si es que preferiría no responder y tirar de una evasiva. Pero no, respondería y poniendo toda la carne al horno.— Oh, sí, creo que ya te lo he dicho ante y tal. Cuando hablamos de lo que el Quidditch no es lo mío. —Le recordó.— Fui a Slytherin, por cierto, antes de que me preguntes qué casa. Lamentablemente creo que no me recuerdas por qué principalmente siempre procuré mantener un perfil bajo en la escuela y no llamar mucho la atención. —Aquello era verdad, nadie solía conocer el nombre «o apellido» de Jennifer en sus años en Hogwarts. Siempre que quería algo convencía a otro, siempre que hacía algo mal culpaba a otro. Para cuando llegó a séptimo, Jennifer Kimberly tenía objetivamente un perfil impoluto y nula fama.— Lo mío era más ponerme a leer libros en una esquina e ignorar al mundo, todo muy autista. —Rió.

De golpe y porrazo ambas habían terminado ya su papeo. Jennifer alzó la mirada y contempló sus ojos mientras sonreía.— Bueno, ¿damos por concluida nuestra “cita” o tomamos otra ronda?.
Anonymous
InvitadoInvitado

Danielle J. Maxwell el Jue Nov 09, 2017 7:59 pm

En eso estábamos de acuerdo: la aparición te hacía la vida más simple y solo por eso merecía la pena no solo aprenderla, sino también utilizarla siempre que se podía. Que muchas veces una agradecía salir a dar un paseo o ir de un sitio a otro en skate... pero vamos, cuando tenía que ir de algún lugar muggle a alguno mágico, utilizar la aparición era casi como una obligación.

Obviamente accedí a que cogiese uno de los churros de mi ración, básicamente porque soy una gorda y me había pedido más de la cuenta solo por gula. Porque la gula es buena. La gula es vida y hay que mantener bien mimada a la gula para tener una vida feliz.

Eso espero —respondí ante lo de pertenecer al equipo base. Teniendo en cuenta lo que tengo ahora mismo, era lo más próximo y más probable que pudiera conseguir en relación al quidditch. —Me presenté a aquellas a las que me enteré que se hacían. Normalmente se hacen públicas, pero no estoy metida en ese mundo todavía como para enterarme de cuando hace las pruebas cada equipo. De todas maneras, a aquellas a las que me presenté no me cogieron. Supongo que no lo hice bien, aunque desgraciadamente yo tenía buenos feelings cuando salí de ellas, pero el puesto de buscador es muy complicado. Es decir, o eres mejor que el que tienen para que lo sustituyas, o estás a la altura para que seas su suplente. Ambos casos son difíciles. —Me encogí de hombros ante la realidad, sin intención alguna de sonar victimista o triste. Era lo que había pasado y yo ya me había hecho a la idea de mejorar con el tiempo.  

Mencioné por encima mis relaciones sociales, las cuales eran básicamente famosas por su inexistencia, ya que todos mis amigos ahora mismo estaban escondidos intentando sobrevivir. Surrealista, ¿no crees? Mientras me terminaba mi último churro le pregunté que si ella era de Hogwarts, ya que si bien me había hablado del quidditch, yo al menos desconocía si solo en Hogwarts había liga de quidditch de los estudiantes. Bueno, sabía que había otros variantes y otros deportes mágicos que se hacían en otras escuelas mágicas, pero el quidditch era tan famoso que no era tan descabellado que se practicase en otras escuelas, ¿no? No sé. O a lo mejor me lo dijo pero lo omití. Que oye, puede ser perfectamente plausible. Normalmente mi neurona funcional para captar obviedades no funciona demasiado bien.

No tienes pinta de Slytherin. —O al menos de las Slytherin con las que yo había tenido que lidiar. —O sea, es que he tenido muy mala experiencias con las personas de esa casa y tú no pareces para nada como ellos. Da gusto ver que pueden salir personas normales de esa casa. —Y obviamente si llego a saber que ella era Slytherin, me hubiera pensado dos veces esto de venir a tomar churros con ella. Yo por mi parte si había destacado bastante en Hogwarts, pero sobre todo en mis primeros años y por cosas por las que no enorgullecerse. Meterse en líos y hacer gamberradas lo puede hacer cualquiera. Sexto y séptimo lo pasé bastante entre las sombras y pasando desapercibida. Sobre todo séptimo, porque a  ver quién tenía los huevos de armarla un poco con los Lestrange de directores. Yo no, eso está claro. —¿Otra ronda? Tendría que salir de aquí rodando —bromeé. —Ha estado genial así, muchas gracias por invitarme y contarme un poco cómo van las cosas por aquí —le dije con sinceridad, apoyando a la frase con una pequeña sonrisa. —Y sí, ya nos veremos. Que mi abuela tiene que estar pensándose que llevo todo este tiempo esperando para entregar una sencilla —no tan sencilla— solicitud —añadí, poniéndome de pie.

Tras salir ambas de allí, nos despedimos y ambas fue por su camino. Al menos y, después de todo, había valido la pena haber esperado tanto tiempo. La chica parecía bastante atenta aunque hubiese llegado media hora tarde y para ser sinceros, me había ganado con los churros y el chocolate.
Danielle J. Maxwell
Imagen Personalizada : Holaaaaa, tonto quién lo leaaaaaa
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 36.725
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1645
Puntos : 1007
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellMagos y brujas

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.