Situación Actual
3º-10º
22 diciembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
ARTEMISIA pj destacado
STEFAN & POPPY DÚO DESTACADO
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline

Final del Mundial de Quidditch: Alemania vs Japón. [TRAMA GLOBAL]

Cuenta de Ambientación el Sáb Ago 19, 2017 1:35 pm

Recuerdo del primer mensaje :

TRAMA GLOBAL: ALEMANIA VS JAPÓN


19 de agosto del 2017, 20:00 horas - 19º C, nublado y con posibles precipitaciones.


No fue complicado que el Ministerio Británico, así como el mundo mágico de Londres, fuesen los encargados de celebrar la final del Mundial de Quidditch entre Alemania y Japón. Los preparativos fueron tan exquisitos y caros que probablemente fuera la final de un mundial más cara de la última década. El estadio británico se encontraba entre el mundo muggle y el mundo mágico y, por cercanía, el Valle de Godric era posiblemente lo que más cerca estaba de él. Por eso, la gran mayoría de Red Flú y trasladores tenían como destino el tan conocido Valle de Godric.

El estadio, de inmensa dimensiones, se escondía en el bosque, en medio de una gran explanada. Alrededor del estadio se encontraban millones de casetas de campañas de aquellos aventureros que habían estado días durmiendo allí mientras veían los partidos amistosos que se habían estado haciendo de la liga británica de quidditch. Así mismo, el exterior contaba con muchísimas actividades, puestos de comida de varios países y, sobre todo, una seguridad exquisita que se podía ver por todas partes del aquel lugar. Para entrar, además de la entrada, necesitabas pasar por un rápido pero exhaustivo examen para asegurarse de que todo estaba en orden.

El interior del campo de quidditch era un mundo muy diferente al que se encontraba fuera de éste. En la periferia de su ovalada forma se alzaban casi veinte metros de pared, en donde se encontraban distintas habitáculos a diferentes niveles que estaban ya repletos de personas de distintas etnias y países. Así mismo, en el centro de aquel lugar se encontraba una cúpula de cristal que conformaba el palco de aquellas personas más representativas. Los líderes de los Ministerios de Magia de todo el mundo se encontraban allí dentro, así como las personas más representativas, con dinero y prestigiosas del mundo mágico. Justo en el centro de aquel palco se encontraba la representación británica, conformada por todos los altos cargos londinenses.

Haciendo gala de la tolerancia del nuevo gobierno británico, la gran mayoría de los lugares para los espectadores eran híbridos y, a excepción de los fanáticos japoneses y los alemanes, el resto de países estaban todos unidos sin hacer distinción entre distintas etnias. Los ideales puristas del gobierno británico estaban bien claro para todos los líderes, pero volviendo a fingir esa tolerancia en pos de buscar y agradar al resto de líderes, la entrada de hijos de muggles de otros países está permitida al campo.

Una banda se encuentra en el centro del césped del campo, tocando música como entretenimiento hasta que empiece el partido, algo que, por el último aviso que ha sonado, será muy pronto. Mientras tanto, todo el mundo se apresura en alcanzar su lugar en el estadio. ¡Nadie quiere perderse ese increíble partido!



------------------------------------------------------------------------
¡Buenas a todos! Antes que nada, gracias por haberos apuntado a la trama global por los cuatro años de Expecto Patronum. Enumeraré las normas para este hilo de trama.

  • No hay orden de posteo, pero esperad al menos que haya dos post después del vuestro para volver a postear.
  • Todos aquellos fugitivos tenéis gratuitamente una poción multijugos que podéis usar si queréis para poder entrar al interior.
  • La cuenta de ambientación entrará de manera aleatoria para enumerar nuevos sucesos e ir diciendo como va el partido. La cuenta de ambientación puede entrar tanto para relatar sucesos del partido que no tengan que ver con ningún personaje, como puede relatar sucesos que tengan que ver con ciertos personajes en concreto.
  • Finalizar activamente esta trama te otorgará 700 galeones al final de la misma. En el caso de que no seas activo, se te dará una cantidad de galeones menor.
  • Se permite el rol express en pos de agilizar la trama. Para quién no lo sepa, el rol express significa que puedes postear de entre 5 a 15 líneas sin tener en cuenta la norma de mínimo diez líneas que tiene de base el foro.

Atte: La administración de Expecto Patronum RPG.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 386
Puntos : 258
Ver perfil de usuario

Adrien Lévesque el Dom Sep 03, 2017 7:52 am

Miró a Josh cuando le dijo lo de sus chocolates ¡Los chocolates no! Esos son sagrados, no le estaba negando el regaliz a Josh, eso era una gran injusticia ¿Cómo se le ocurría quitarle sus chocolates? ¿Cómo? Era un gran castigo para alguien que era adicto a eso, era como... como bueno, no se debería hacer y punto. Tuvo que morderse el labio porque casi hace un puchero pero no podía permitirse hacerlo estaban con compañía y a pesar de tener un trato cordial con el otro Ravenclaw aún debía cuidar su imagen, claro que eso no lo pensaba para meterse con su novio pero eran cosas menores ¿quién se fijaría? Además Adrien siempre se metía con las personas de una forma más petulante y arrogante, esta vez era con cierta complicidad pero debía ser lo mismo ¿no?

Esperó a que Denzel tomara de las palomitas, sonriendo de medio lado porque no puede reírse como le hubiera gustado hacer por la rabieta de Josh, pero al final termina entregándole palomitas, dándoselas él mismo en la boca como una especie de recompensa - Soy un leggeremens innato, por eso es que supe que ibas a decir - Bromea, mientras iba a tomar un chocolate ¿no han probado lo delicioso que es el chocolate con palomitas? ¿no? Pero vaya que no están - Josh... - Mira al culpable de que no estén a su lado ¡no pensó que iba a cumplir su amenaza en serio!

Pero no pudo continuar cuando todo se apagó, quedo en silencio... Oscuridad y silencio, se apegó a Josh, empezaba a hacer calor ¿o eran ideas suyas? Sentía que la presencia a su lado se alejaba aún más ¿por qué la oscuridad? Se sobresalto al escuchar un rugido, su mente no lo procesó, de repente no le gustaba la idea de haber ido al mundial, empezaba a hiperventilar y tuvo que buscar su inhalador ¿dónde lo dejó? Pero empezaba a perder sensibilidad en sus manos ¿si quiera se estaba moviendo? Si la gente hablaba no prestaba atención hasta que un poco de luz volvió a ellos, eso le relajó pero al ver que eran llamas de fuego esta vez no solo se apegó a Josh sabiendo que le temía a ese elemento sino que lo abrazó en un gesto de sobreprotección, aún seguía algo oscuro pero al menos las llamas brindaban cierta luz que le ayudó a conseguir su inhalador.

Con un brazo rodeando los hombros de Josh queriendo ocultarlo, tal vez que no viera el fuego y con su otra mano tomaba el inhalador ¿las palomitas? Quien sabe, no supo de ellas tal vez las volcó o ¿las tenía Denzel? En los momentos a oscuras no supo mucho de él, había sido casi presa del pánico que le tenía a estar a oscuras, era un miedo infantil, pero no por eso se debía menospreciar cuando era una causa poderosa la que le hizo temer a eso - ¿Estas bien? -Susurra con un hilo de voz algo rasposa, su corazón aún se agitaba pero volvía a respirar, pero fue un gran alivio cuando el campo volvió a la normalidad.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.100
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 674
Puntos : 505
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Unuk Christensen el Dom Sep 03, 2017 2:38 pm

- No lo dudo -Dije murmurando en respuesta ante lo dicho por la Directora de Hogwarts. Y aquello no hacía nada más que confirmar mi opinión acerca de ella, era una excelente bruja y mortífaga pero dejaba mucho que desear cuando se trataba de amabilidad entre otras cosas. No era que yo repartiera amabilidad y sonrisas a todo el mundo, aveces era falso, despiadado y con sed de sangre pero eso no impedía que quisiese mucho a mi hija y que mi trato con ella y con otras personas no fuese hostil.

- Es un placer conocerlo señor Bélanger -Dije saludándolo y brindándole una sonrisa que no era muy sincera sino que era más por deber. Si quería llegar lejos con la expansión del poder de nuestro señor debía tener buenos lazos en los países europeos para que en un futuro no tener inconvenientes de hacer visitas frecuentes por allí e ir buscando contactos y fuentes confiables de información, además nunca estaba demás ver las cosas de primera mano. El dominio europeo era algo muy ambicioso y precisaba de total entrega para poder realizarlo, cosa que yo estaba totalmente dispuesto a ofrecer porque desde mi salida de Hogwarts que mi más grande objetivo era llegar a ser la cabeza del Departamento de Cooperación Internacional y conquistar los países europeos en nombre de mi señor, ganadome así también un nombre de peso en el mundo mágico y entre los mortífagos.

- ¿Está disfrutando del evento? -Pregunté cordialmente para sacar un tema que conversar, cosa que no era difícil cuando ambas personas hablaban un mismo idioma y no necesitaban el uso de un traductor, algo que la mayoría de las veces entorpecía la conversación, pero tenía que reconocer que era la única forma de que hubiera una.- ¿Es la primera vez que viene a Inglaterra con la señorita Mcdowell de ministra? -Inquirí para usar esa pregunta de pie para luego poder hacer la verdadera pregunta, la cual era su opinión acerca del nuevo gobierno, era algo innecesario porque era más que seguro que aunque estuviese en contra no lo diría pero sentía que lo debía preguntar de todas formas. En eventos como estos era normal que entre Abi y yo nos tratásemos con más respeto y formalidad porque no aveces no era bien visto por algunos países que no se le tratase a un ministro con respeto y era por ella que la llamaba señora ministra o señorita Mcdowell y no la llamaba Abi, como siempre lo hacía.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Zack Efron
Edad del pj : 29
Ocupación : Dep. Relaciones
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 550
Lealtad : Mortifagos
Patronus : Es mortífago
RP Adicional : ---
Mensajes : 46
Puntos : 17
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4301-unuk-christensen http://www.expectopatronum-rpg.com/t4304-relaciones-de-unuk-christensen http://www.expectopatronum-rpg.com/t4305-agujero-negro-de-recuerdos-unuk-christensen http://www.expectopatronum-rpg.com/t4306-arcon-de-unuk-christensen#68203

Danielle J. Maxwell el Lun Sep 04, 2017 2:06 am

Con Jason, Stella y Edward


La idea de pasar más de veinticuatro horas al lado de Edward se me antojaba como algo super divertido. Al menos las expectativas se reducían a estar todo el rato partiéndome a carcajada limpia. Rara vez cuando estaba con él no me partía todo el rato de risa.

El poco tiempo que hemos pasado juntos siempre es super intenso y estás lleno de energía, como seas así siempre creo que soy demasiado vaga como para soportarte tanto tiempo seguido —dije divertida, encogiéndome yo de hombros. Me sorprendió que se acordase de nuestra conversación del año pasado sobre mis aspiraciones de futuro y la broma de Norbertongo y... en realidad a él podía decirle lo que iba a estudiar sin que me preocupase su manera de reaccionar, ¿no? Él no era de esos. No iba a juzgarme por estudiar una carrera muggle ni acercarme a ellos.  —Pues claro que no. De lo que te dije el año pasado, lo único que he pospuesto es el Quidditch... pero aprovechando que tendré mucho tiempo libre y no me veo siendo pocionista toda mi vida por mucho que me guste esa rama de la magia... —Porque para ser sinceros, ¿quién narices me ve a mí siendo profesora de pociones y/o creadora de pociones autónoma? NADIE. —Me he matriculado en una carrera muggle relacionada con el cine. Algún día Norbertongo será real, ya verás —le aseguré, guiñándole un ojo. En el mundo mágico no me veía consiguiendo grandes logros, mucho menos ahora que están las cosas como están, ¿pero en el mundo muggle? ¡Ahí era otra cosa!

Yo no estaba acostumbrada a que me guiñasen el ojo de ESA manera, por lo que simplemente esbocé una pequeña sonrisa antes de que Jason, mi mejor amigo, me placase sin saber que era yo. Edward aprovechó para irse a buscar a su amiga mientras yo me quedaba hablando con Jason, el cual no dudó en unirse a nosotros en vistas de que estaba solo y que sus entradas eran iguales que las nuestras. No tardó mucho en volver Ed con la chica.

Hola —saludé sonriente a Stella, dándole dos besos en la mejilla ya que era el protocolo habitual. A mi eso de dar la mano me parecía tan cutre que normalmente lo evitaba siempre. ¡Abrazos y besos, de toda la vida! ¡No le puedes decir a una Hufflepuff cariñosa que de la mano! ¡Qué impersonal!

Entramos los cuatros al interior después de haber escuchado aquel aviso de que nos diésemos prisa. Subimos hasta la zona a la que correspondían nuestras entradas y fue nada más llegar y ver cómo los dragones hacían aparición. Era sencillamente increíble. Yo, al menos, no había visto dragones de verdad nunca en mi vida, por lo que verlos allí de aquella manera tan majestuosa era super bonito. Estaba alucinando, aunque para ser sinceros, mi alucinación solo se reflejó en el brillo de los ojos y la boca formando una perfecta "O" de sorpresa. Solo reaccioné al escuchar a Edward decir lo de Dracarys. ¡Já! ¡Eso lo iba a entender hasta Jason! Que el otro día hicimos maratón de Juego de Tronos como buenos frikis. Nadie en este mundo debería salir a la calle sin tener al día Juego de Tronos. Reí divertidísima, señalando entonces al presentador de pelo rubio.

Y David Wilson se cree Daenerys con ese pelo, esperemos que no le de por creerse ignífugo también  —le respondí divertida, para entonces asentir a lo siguiente que dijo. Para ser sinceros, estaba tan emocionada aquel momento que ni me di cuenta de que me había tomado del brazo. —Totalmente de acuerdo. Como los golpeadores de Alemania no hagan algo con Sayuri... pueden olvidarse de ganar este partido. Esa señora es oro sobre la escoba persiguiendo a la snitch —contesté con admiración. Esa era una de las muchas buscadoras a las que admiraba por encima de cualquier otro jugador de quidditch.

Justo por delante de las gradas en donde ellos se encontraban, justo en el borde del campo y sobrevolando pegados a la multitud, volaban varias personas repartiendo distintos tipos de snacks para el partido. Solté el brazo de Edward para alzar mi mano y llamar su atención. Compré varias chocolatinas y lo primero que hice fue ofrecerle una a cada uno de mis acompañantes.


-------------------
OFF: Jason está de ausencia y me ha dado permiso para meterlo en situación con nosotros, que él postea cuando vuelva :3
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 21.824
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1563
Puntos : 910
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Stella Moon el Mar Sep 05, 2017 10:17 am

Cuando la voz de Edward se alzó sobre la de toda la gente a mi alrededor llamando mi nombre alcé la mirada y le vi a varios metros de distancia de mí, agitando los brazos para llamar mi atención en medio de la muchedumbre e indicarme que me acercase. Le acompañé entonces a buscar a su amiga, quien era la razón de que yo no hubiese conseguido asientos mucho mejores para ver el partido, pues Edward me había suplicado mil veces que los consiguiese donde ella estaba porque quería ver el partido con ella. Y yo había accedido. Si es que soy imbécil.

Cuando llegamos junto a sus amigos vi a una chiquilla rubia que tenía la típica pinta de haber sido probablemente un saco de boxeo de otros alumnos en Hogwarts y con un chico que… bueno, que no me decía mucho, en verdad. Mi rostro permaneció neutro, yo tenía toda la intención de pasar completamente de ellos y simplemente actuar de niñera borde en medio de este enjambre de fanáticos del Quidditch y no decir nada, posiblemente pareciendo una borde en el proceso pero no me importaba lo más mínimo. Sin embargo después de que Edward me presentó la chica rubia quiso darme dos besos tras presentarse, y durante una milésima de segundo pensé que ni de coña respondería al gesto. Sin embargo capté la mirada de Edward por el rabillo del ojo, era mirada que me suplicaba que me comportase aunque fuese al menos durante dos segundos, y tras luchar contra las ganas de poner los ojos en blanco y suspirar forcé una sonrisa y le dio dos besos a la chica.

Encantada. —Saludé también al chico brevemente y entonces los cuatro nos pusimos en marcha hacia nuestros asientos. No eran los mejores del estadio, pero eran buenos, sin demasiada chusma sentada a nuestro alrededor y con buenas vistas de todo el campo que nos permitirían ver a los jugadores bien en todo momento.

Ignoré a los tres adolescentes mientras ellos hablaban entre ellos de manera alocada, excitados por estar aquí e impacientes porque empezase el partido. Yo estuve distraída contemplándolo todo tranquilamente hasta que de repente un poderoso rugido llamó mi atención. Mi expresión dejó de ser neutra en el momento en el que vi los cinco dragones que sobrevolaban el estadio y escupían fuego, fuego que cobró el color de las banderas de los equipos jugadores, y una amplia sonrisa se formó en mi rostro. Me gustaban los espectáculos, y más si estos incluían dragones. Qué hermosas y espléndidas criaturas… Y qué pena que tengan que ser forzadas a reducirse a esto, cuando tenían el potencial de crear un terrible caos y destrucción en libertad.

Qué calor hace ahora… —el calor de las llamas creadas por los dragones se sentía hasta en las gradas altas. Me quité la chaqueta negra que llevaba sobre mi elegante pero casual indumentaria, dejándola sobre el respaldo de mi asiento. Llevaba mangas cortas, por lo que mi Marca Tenebrosa estaba perfectamente a la vista de todo el mundo, sin nada que la ocultase. Nunca me había preocupado mucho por hacerlo, pero ahora la lucía con orgullo y total y absoluta libertad.

¡Stella! ¡Stella! ¡Por fin te encuentro! —oí que exclamaba una voz a mis espaldas y me giré para mirar a Quinn, una compañera de trabajo. Parecía estresada. —¡Ha habido un problema con el sistema de seguridad! Está viniendo un montón de gente con trasladores no autorizados —todo el mundo era libre de hacer sus propios trasladores, menos para eventos de este tipo, por lo que entendía la urgencia en la voz y en la expresión de Quinn. En cuanto las llegadas se descontrolaban, también lo hacía el control que se mantenía en el estadio. —¿Puedes avisar al jefe mientras yo hablo con los de seguridad?

Me fastidiaba tener que levantarme ahora, pero qué remedio cuando se trataba de trabajo, ya sabía que eso era lo que me tocaría antes incluso de venir aquí. Asentí y me levanté, dejando que Quinn se marchara a hacer lo que le tocaba a ella.

Chicos, el deber me llama. Ed, como alguien intente quitarme el asiento… muérdele —dije con toda la seriedad del mundo antes de marchar a buscar a mi jefe.

Sabía dónde estaba, en el palco en el que estaban todos los jefes de departamento, o al menos los que habían asistido a la final del mundial, y la Ministra de Magia junto con los ministros de los dos países que se enfrentaban en el partido. No me costó encontrar a mi jefe, y no perdí tiempo en ponerle al tanto de la situación para que se encargase de ello, ya que aunque fuese el jefe a él también le tocaba trabajar hoy, más que a los demás en realidad. Se alejó, dejándome a mí libre de volver a mi asiento si así quería o de ayudar si me placía. Antes de que hiciese cualquiera de las dos cosas me fijé en que Abi estaba hablando con Bellatriz Lestrange a pocos metros de donde yo estaba. Vaya, no podía escuchar esa conversación, pero a juzgar por lo que sabía de ambas y de mi conocimiento de cómo se llevaban, tenía que estar siendo la alegría de la fiesta. Nótese el sarcasmo.

Podía meter mis narices en otros asuntos, o podía meterlos en este. Su rostro no expresaba más que cordialidad y diplomacia, pero la conocía bien. Seguramente si su expresión estuviese compuesta de varias capas, bajo la capa de cordialidad estaría una que reflejaba que lo que quería era fregar el suelo con la lengua de Bellatrix. Me acerqué con expresión de urgencia.

¡Abi! Digo, señora Ministra —me corregí, aunque no muy en serio. Esto de tener que ser formales en el trabajo cuando en nuestros ratos libres tomábamos copas de vino compartiendo sofá y poniendo a parir a la gente era muy hipócrita, pero bueno, qué más da. —Me temo que ha surgido un problema grave, la necesitamos. Señor Christensen, señora Lestrange —a ambos les conocía de hace tiempo, pero de nuevo, las formas, aunque esta vez con cierto sarcasmo en la voz y en mi sonrisa. —Caballero —añadí, refiriéndome al tipo que no conocía antes de que Abi se uniese a mí y ambas nos alejásemos de ahí como si tuviésemos temas muy importantes del Ministerio que tratar.

Temía que fueses a dársela de cenar a los dragones —murmuré con una sonrisa divertida cuando estuvimos ya muy lejos del grupo que habíamos dejado atrás.


Última edición por Stella Moon el Miér Sep 06, 2017 3:54 am, editado 1 vez
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Nina Dobrev
Edad del pj : 29
Ocupación : Departamento de transport
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 15.510
Lealtad : Lord Voldemort
RP Adicional : +2F
Mensajes : 351
Puntos : 261
Ver perfil de usuario
Stella MoonInactivo

Abigail T. McDowell el Mar Sep 05, 2017 4:22 pm

Interacción con Bellatrix Lestrange y Unuk Christensen.
Luego me voy con Stella Moon.

El Señor Tenebroso tenía tan mimada a esta lameculos que la pobre había sobre-estimado el lugar que poseía entre las filas de los mortifagos. Que fuese la mano derecha de Voldemort y la persona de mayor confianza del mismo no significaba que fuese la persona más útil para él. Estaba cien por cien segura de que nuestro Señor era lo suficientemente inteligente como para elegir funcionalidad antes que lealtad. Sólo un necio tendría ese estúpido pensamiento en mente. Sólo alguien como ella, que no ha luchado por nada de lo que tiene.

Negué con la cabeza, poniendo los ojos en blanco ante su estúpida altivez. No tenía ganas de tratar con personas como ella en este momento. Jugar a ver quién la tiene más grande con alguien que no tiende a razones era una auténtica pérdida de tiempo. No merecía la pena. Ella, en general, era una persona que no merecía la pena.

Bellatrix, no confundas el ser la niña bonita de nuestro querido Señor con ser alguien indispensable. —Hice una pausa. —No me corresponde a mí decirte qué posición tienes en las filas de nuestro señor. Deberías intentar mandarme a una misión sin retorno, a ver qué opina el Señor Tenebroso de eso. Quizás te quede claro entonces el poder que tienes sobre mí —le reté, curvando una sonrisa de lo más confiada. Hacía falta mucho más que ser la lameculos por excelencia de Lord Voldemort como para cohibirme. Ella estaba en donde estaba porque había sido la pupila de nuestro señor, pero yo estaba en donde estaba porque era la única que podía hacer lo que yo estaba haciendo. Yo había trabajado por estar en donde estoy, ella no había hecho nada. —Quizás el caballo tenga una función ortopédica en esta partida, pero es una función que ni la Reina, creyéndose la más poderosa, puede hacer —le respondí, sin apartar esa perversa y ladina sonrisa del rostro. ¿Ella se creía la Reina? Había cavado su propia tumba con su verborrea desenfrenada. —Ahora piénsalo tú misma. Nadie puede hacer mi trabajo. Nadie puede hacer lo que yo hago. Si estoy en donde estoy es porque Lord Voldemort confía en mis capacidades y nadie, ni siquiera tú, tiene el poder de decidir por mí. Aunque te cueste creerlo y hiera tu mimado orgullo, asúmelo, estamos al mismo nivel.

Bebí con tranquilidad de mi champán, admirando las vistas de los dragones sobrevolando todo el campo. Era una visión muy bonita como para estropearla teniendo que escuchar a esta mujer dándome lecciones. Tenía veinticinco años, ¿en serio aquella mujer sabía algo de la vida además de cómo sabía el ano de nuestro queridísimo Señor? La escuché, ya que tengo el desagradable defecto de no poder ignorar cuando alguien me habla de aquella despreciable manera, no obstante, me limité simplemente a escuchar hasta que un bufido salió de mis labios.

Está claro que tú no —repetí para que quedase claro que sería una incompetente ostentando el cargo que yo poseo. Aunque a diferencia de ella, yo no estaba cometiendo el estúpido error de subestimar a un aliado con  tanto poder. —No hay nadie más competente que yo, si no evidentemente no estaría en donde estoy, ¿o estás cuestionando las decisiones de nuestro Señor?  —respondí con un tono de voz sumamente irónico, mirando a Unuk de reojo para volver a poner los ojos en blanco.

El Asistente del Ministro Francés hizo acto de presencia en un intento de integrarse en la conversación, pero Bellatrix, no entendí con qué motivo, decidió menospreciar la información que había dado para volver a redirigir la pregunta hacia mí. ¿Desde cuándo Bellatrix Lestrange poseía ese retraso? ¿En serio tenía veinticinco años y era la máxima confidente de nuestro Señor Tenebroso? Dejaba mucho que desear.

Ya te lo ha dicho él.  Yo no tengo más nada que añadir —respondí a su insistencia en que fuese yo quién respondiera. De hecho, hasta el tipo francés tenía más conocimientos que yo de ese señor.

Étienne se sintió un poco ofendido, pero al menos Unuk supo sacarle conversación como persona civilizada que era. Se tomó la libertad de sentarse al lado de Christensen, contestando así a sus preguntas.

Mucho y sí. Ya había conocido anteriormente a la señorita McDowell por su cercanía con el Ministro Francés, pero nunca había venido a Londres, mucho menos desde que ostenta el cargo. Sabía yo que esta mujer llegaría lejos... —Me miró y yo esbocé una fingida y dulce sonrisa que por casi no resquebraja mi rostro.

No me dio tiempo a decir nada (y menos mal) , ya que Stella Moon hizo acto de aparición con un rostro tan urgente y llamándome a mí que no dudé en ponerme de pie y prestarle atención. No voy a mentir, en la primera milésima de segundo sopesé la idea de que de verdad algo fuera mal, pero no tardé mucho en descubrir sus verdaderas intenciones. Me dirigí a mi compañía: Bellatrix, Unuk y Étienne y me disculpé por mi ida.

Si me disculpan... —Y si no también.

Perseguí a Stella hasta que estuvimos lo suficientemente alejadas y solté aire con pesadez, para luego poner un mohin sorprendido.

Pobres dragones —respondí con sencillez, echando un ojo a dónde me encontraba hace unos segundos. —El pobre Unuk se ha quedado rodeado de la idiota y el baboso. Te he hablado de él, ¿verdad? Étienne Bélanger, el Asistente del Ministro Francés. Aunque está soltero, quizás te interesa. —Esbocé una sonrisa, con intención de picar a Stella. —¿Tú no venías hoy al partido con Edward? —No conocía a ese niño todavía, pero Stella me lo había nombrado ya varias veces. —¿O de verdad pasó algo? —pregunté, poniéndome más seria por si verdad había habido algún contratiempo, cruzándome de brazos.
avatar
Imagen Personalizada : Zorra lo mires por donde lo mires
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 30
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 28.902
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 778
Puntos : 552
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t173-lechuceria-de-abi-mcdowell#850
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Stella Moon el Mar Sep 05, 2017 4:56 pm

Reí por lo bajo cuando Abi se apiadó de los dragones si estos hubiesen tenido que comerse a Bellatrix Lestrange, y luego escuché lo que me decía de su otro acompañante masculino, el francés.

Algo me habías comentado, sí —asentí. Recordaba los datos que Abi me había contado sobre aquel hombre, al igual que recordaba todo lo que siempre me contaba de otras personas cuando a veces charlábamos despreocupadamente sobre la vida y el trabajo. No es que me esforzase en memorizar todo, en absoluto; simplemente era una cualidad que había adquirido a lo largo de mis años como espía, recordar hasta cada minucioso detalle de todo el mundo. Puse los ojos en blanco cuando mencionó que el francés estaba soltero. —¿Desde cuándo me importa si están solteros o no? —pregunté con tono juguetón y malicioso. Luego puse morritos. —No es mi tipo, tiene demasiada pinta de ser un niño de mamá… Además, no me gustan los franceses. Son sosísimos en la cama, demasiado babosos. Las leyendas sobre los amantes franceses mienten vilmente.

Nos encontramos a un par de personas que tenían aspecto de ser importantes, tal vez más asistentes de Ministros o los Ministros extranjeros en persona que saludaron por el camino a Abi. Me hacía gracia, ¿quién diría que la chiquilla revoltosa que era en Hogwarts se convertiría en la Ministra poderosa y seria que era ahora? Abi era, en definitiva, la hija que a mi madre le hubiese encantado tener.

Sí, pero le he dejado con sus amigos. Demasiada chiquillería para mí —dije. —¿Y tú? ¿No vienes con Dankworth? —No veía al rico novio de Abi por ninguna parte, y la verdad es que no me quejaba de ello. No podía soportarle, pero él me tenía mucho más asco a mí que yo a él. Por eso a veces aparecía en su mansión para visitar a Abi, o a su hermano pequeño, mi antiguo prometido por conveniencia, con el único propósito de joder un rato. Me sorprendía no verle allí junto a Abi, desde hacía ya tiempo eran como lapas. Ugh.

Oh, no te preocupes, era solo una excusa —respondí rápidamente cuando Abi se puso seria, preocupada por el motivo que me había llevado a buscarla y a apartarla del grupo en el que había estado metida. —Sí que ha pasado una cosa, están utilizando un montón de trasladores ilegales para aparecerse aquí, pero los de seguridad y los de mi departamento ya se están encargando de poner orden.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Nina Dobrev
Edad del pj : 29
Ocupación : Departamento de transport
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 15.510
Lealtad : Lord Voldemort
RP Adicional : +2F
Mensajes : 351
Puntos : 261
Ver perfil de usuario
Stella MoonInactivo

Invitado el Mar Sep 05, 2017 5:08 pm

Oh, lo haré, sin dudas - Replicó Bellatrix - O quizás no te mande a ti, si no a alguien que te importa - Siempre le había causado gracia la actitud de esa chica, se creía con verdadero poder e influencia, siempre con sus sonrisas falsas y buenos modales. Aquello no era poder, y ser un títere tampoco, poder era hacer lo que una quisiera sin responder ante nadie salvo su señor. Tal y como actuaba Bellatrix - Dankworth, ¿Quizás?

Bellatrix tenía bien sabido que, cuanta más gente te importara más débil una era. Por ese motivo, seguramente, solo dos personas en todo el planeta residían en su corazón. Una era ella y... Bueno, la otra era el individuo más poderosos que jamás se hubiera visto en vida.

Una carcajada salió por la boca de la Mortífaga, aquello si que había tenido gracia - Debo admitir que no eres tonta, Abigail, me ha gustado lo que has hecho con el caballo - Al cesar lo que es del cesar, eso debía remarcarlo - Pero no, querida, no estamos al mismo nivel, no me llegas ni a la suela del zapato, como ya he dicho eres solo una pieza en este tablero, un títere que destaca en sonreír con falsedad - Volvió a sorber su champán - Pero tan reemplazable como cualquier otra piedra similar. Puedes creerte intocable, pero eres reemplazable, puedes creerte especial, pero no lo eres y puedes creerte igual a mi, pero te reto a intentar probarlo. Al final del día solo serás una pobre chiquilla con aires de grandeza que no conoce su lugar hasta que es demasiado tarde

Desde luego que yo no, querida, yo misma lo he dicho ¿Es que tienes problemas de oído? - Respondió esta, buscándola chinchar un poco más - O, por supuesto que cuestiono las ordenes de nuestro señor, querida, ahí está la diferencia entre tu y yo. Tu eres simplemente una ficha en el juego mientras que yo pienso por mi misma y ayudo en la toma de decisiones. Igual que le acatas a el me acatarás a mi o sufrirás las las consecuencias - Bellatrix le haría aprender su lugar a esa pelirroja de un modo u otro, y ella lo sabía.

Ella no respondió, como cabría esperar, así que Bellatrix se despidió con unas simples palabras - Adiós Abigail - Dijo agitando la mano con pasividad - Disfruta de tus últimos días como Caballo de nuestro señor - Quizás la llamaría así a partir de ahora, tenía cara de caballo a fin de cuentas.

Y tras eso Bellatrix volvió a dirigir la mirada al escenario y seguidamente a Unuk - Dime Christensen, si te lo ordenara ¿matarías por mi?
avatar
InvitadoInvitado

Cuenta de Ambientación el Miér Sep 06, 2017 12:57 am

TRAMA GLOBAL: ALEMANIA VS JAPÓN

El árbitro pitó el principio de aquel partido desde que los dragones volaron bien lejos del campo, para así no entorpecer a los jugadores. No obstante, aquellas criaturas se quedaron sobrevolando a una gran altura por encima del estadio, en una intención que parecía protectora.

Ambos equipos comenzaron con fuerza, pero fueron los cazadores de Japón los que empezaron teniendo más tiempo la posesión de la quaffle y anotando puntos en los aros alemanes. Sin embargo, como todo el mundo esperaba, los dueños de la bludger fueron los alemanes, consiguiendo algún que otro acierto y que su equipo se mantuviese airoso de cualquier golpe.  

Japón ya había anotado dos puntos, pero su guardián había sido golpeado por una bludger, algo que Alemania aprovechó para marcar su primer tanto.

Japón 20 - 10 Alemania
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 386
Puntos : 258
Ver perfil de usuario

Abigail T. McDowell el Miér Sep 06, 2017 1:10 am

Un "claro que sí, guapi" era lo único que podía contestarle a esa mujer si quería tener una velada en paz, ya que era demasiado gilipollas como para entender la realidad. Vivía sumida en su burbuja de fantasía en donde en algún momento conseguiría lamer lo suficiente el culo de Lord Voldemort como para que éste se fijase en ella en algo más que una simple sirvienta. Se iba a estampar contra el muro de su ego cuando intentase ir en contra de Caleb o mía. Se creía la única en el rango máximo de cercanía con Voldemort, pero la muy ilusa se había olvidado de que el poder no es absoluto. Llamándome a mí chiquilla, como si ella hubiera vivido más experiencias que yo. Estaba claro que si en algún momento nos enfrentábamos, ganaría yo. Pero no porque fuese mejor que ella, sino porque era tan imbécil y tan creída que me subestimaría como quién subestima a una ama de casa inofensiva que es capaz de hacerte desaparecer en un segundo. Porque Lestrange era así. Muy subida y muy estúpida. En fin... creerse la única importante en la vida de Lord Voldemort era el pan de cada día con Bellatrix. Si ella se quería considerar la única capaz de tomar decisiones y cuestionar a Voldemort... que lo hiciera. Al fin y al cabo, ella nunca está cuando yo estoy a solas con nuestro querido Señor, tomando decisiones en las que ni ella es partícipe.

Bufé cuando me dijo que acataría las consecuencias si no acataba sus órdenes.

Claro que sí, lo que tú digas, cariño —soné muy irónica a propósito, para que se diese cuenta de que no me daba miedo ninguna de sus amenazas ni ella misma como persona. Y no añadí nada más al asunto porque era sencillamente una pérdida de tiempo.

Stella hizo acto de aparición y fue como un soplo de aire fresco entre tanta ingenuidad. Ella era consciente de lo gorda que me caía Bellatrix Lestrange y es que si ya de por sí nunca he tenido muy buena relación con las mujeres que ostentan cargos similares al mío, es que con Bellatrix ni con una actitud medianamente afable se podía conseguir un trato profesional. Era ella el eslabón de un mal funcionamiento de parte de los Mortífagos con su comportamiento. Pero para ser sinceros, poco había que decir de ella, por lo que esbocé una ladeada sonrisa cuando me respondió lo de la soltería del tipo francés.

Cierto —respondí ante su retórica pregunta, para luego asentir. —Ya sabes por qué mis viajes de negocio a Francia cuando era Asistenta de la Ministra eran tan terriblemente aburridos. —No me extrañaba lo más mínimo que Stella hubiese huido de su nueva compañía adolescente, rodeado de más adolescente. Al menos yo cuando era adolescente era jodidamente insoportable  y ahora todos ellos me parecen insoportables a mí. Me estoy haciendo vieja. —Caleb tuvo una emergencia familiar a última hora. Supongo que mejor para ti o ahora estarías profiriendo arcadas en vez de palabras, ¿no? —Ladeé una sonrisa, sin entender cómo es que esos dos siempre se habían llevado tan mal si tampoco eran tan diferentes. Me puse un poco más seria cuando me nombró lo de los trasladores, ya que era algo que probablemente todos temíamos. Hacer trasladores no era tan complicado y venderlos en el mercado negro para asistir a un evento de esta magnitud era oro asegurado. —Sabía que pasaría algo de eso... Si te enteras de algo, házmelo saber. Mientras tanto... confiemos en los de seguridad. No sé quiénes son más inútiles, si los de ahora o los Aurores que tanto ego tenían antes... —dije en voz baja para que nadie me escuchase más que ella. Debía de ser consciente de lo mucho que odiaba a los Aurores.
avatar
Imagen Personalizada : Zorra lo mires por donde lo mires
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 30
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 28.902
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 778
Puntos : 552
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t173-lechuceria-de-abi-mcdowell#850
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Joshua Eckhart el Miér Sep 06, 2017 5:15 am

Ignoró a Adrien cuando éste se quejó con él cuando le quitó los chocolates, iba a devolverlos cuando se le pasase el capricho, pero aquello resultó ser demasiado tarde cuando de pronto las luces se apagaron. — Aquí estoy —le dijo sin pensarlo al chico a su lado, apegándose a él y tomándole la mano, sin esperar el rugido repentino que lo sobresaltó. Buscó con la mirada qué era lo que estaba sucediendo, su mano libre buscaba el inhalador de Adrien ayudándolo con la búsqueda hasta que de pronto todo se iluminó, una bola de fuego proveniente de dragones, ¡dragones! Ojalá hubiese podido disfrutar un poco de las imponentes criaturas antes de cerrar los ojos con fuerza apartando la mirada.

Lévesque tardó más bien poco en rodearle con su brazo, aceptando esconderse con él el tiempo que duraba el espectáculo de fuego. Tenía las palomitas en el regazo, se calmó sólo cuando los dragones volaron en alto, donde sí que pudo observarlas durante unos segundos, sólo los suficientes hasta que comenzó el partido. Los japoneses comenzaron con el poder de la quaffle, yendo y viniendo por el campo habían anotado dos tantos para su país, pero Alemania no tardó en golpear al guardián de los asiáticos y aprovechando el momento.

¡Vamos, Alemania! —se levantó, uniéndose al escándalo de la afición alemana. Por poco había tirado las palomitas, al menos había conseguido atraparlas justo a tiempo, era extraño que el normalmente apático Ravenclaw se animase tanto con un partido. — Puedes comer un chocolate, única y exclusivamente si apoyas a Alemania —le dijo a Adrien cuando volvió a sentarse, tomando un chocolate y acercándoselo para ponerlo en aquel trato que intentaba hacer con él. — A ti también te daré un chocolate si apoyas a Alemania —ahora se dirigía hacia Denzel, incitándolo con un segundo chocolate.

Podría comprar al par de traidores con chocolate para que apoyaran a su equipo, al menos eso pensaba, era un buen trato. Le dio un pequeño empujón a Adrien sólo por molestarlo, comiendo las palomitas y, cuando se acordaba, le daba alguna al tejón. Una vez pasada la impresión del fuego, y de los imponentes dragones, uno podía simplemente disfrutar del partido. Disfrutaba mucho del Quidditch, era con toda seguridad su deporte favorito después del tiro con arco, así que se le notaba el entusiasmo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 15.960
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1003
Puntos : 769
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Unuk Christensen el Miér Sep 06, 2017 3:18 pm

- Dímelo a mí, la conozco desde los 11 años y desde esa época ya demostraba que llegaría lejos -Comenté honestamente al asistente del ministro francés una vez que él se sentó a mi lado, era la primera vez que lo hacía en aquel evento en donde la falsedad y la hipocresía era moneda corriente por allí. Era muy raro que en eventos como estos las personas no fuesen falsas o no quisiesen conseguir algo con asistir y las personas que verdaderamente no tenían ninguna doble intención o que no fuesen con algunas personas eran completamente estúpidas y definitivamente en algún momento caerían de esa fantasía.

Sonreí un poco al ver como Stella venía hacia nosotros y llamaba a Abi, conociéndola era seguro que lo había hecho para sacarla de la vista de Bellatrix, porque sin duda se notaba que a ambas se le salían chispas por los ojos de tanta tensión.- Señorita Moon -La saludé sonriéndole y moviendo un poco la copa que tenía en una de mis manos. Para nosotros los mortífagos no era ningún secreto que ellas no se llevaban bien y más Bellatrix teniendo en cuenta que nuestro señor eligió a Abi como ministra y no a ella, dejándola a ella como máxima autoridad de Hogwarts, cargo que tampoco era cualquier cosa.

Se ve que el francés era todo un lame botas porque apenas la pelirroja se fue, este hizo lo propio y salió casi huyendo de allí, con comportamientos como esos sin duda no hacían nada más que confirmar que había llegado a ese puesto por un lame botas, sin duda había escalado bastante rápido para llegar a ese puesto ya que no tenía mucha más edad que yo.

- Me gusta asesinar, Lestrange -Le respondí mientras le daba calmadamente un sorbo a la copa que sostenía.- Asesinaría solo por nuestro señor y por mi mismo, pero quizás estas de suerte y haga una excepción -Le dije mientras la miraba a los ojos con firmeza y entera confianza. No tenía idea de a quien tenía en mente asesinar la directora de Hogwarts pero poco me importaba, si la idea me gustaba lo haría solo por tener un poco de diversión y no porque me lo haya pedido ella. Mataría a cualquiera, asesine a mis propios padres así que eso no era un problema, solo no mataría a algunas personas, entre ellas estaban mi hija, Abi y otras personas más.- Maté a mis padres, así que eso no es un problema para mi -Finalice.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Zack Efron
Edad del pj : 29
Ocupación : Dep. Relaciones
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 550
Lealtad : Mortifagos
Patronus : Es mortífago
RP Adicional : ---
Mensajes : 46
Puntos : 17
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4301-unuk-christensen http://www.expectopatronum-rpg.com/t4304-relaciones-de-unuk-christensen http://www.expectopatronum-rpg.com/t4305-agujero-negro-de-recuerdos-unuk-christensen http://www.expectopatronum-rpg.com/t4306-arcon-de-unuk-christensen#68203

Denzel Smethwyck el Miér Sep 06, 2017 8:52 pm

Interacción: Joshua y Adrien


Empezaba a cansarse de que no ocurriera nada a la espera del comienzo del partido y lo hizo notar con un bostezo. Cuando Joshua le preguntó sobre el verano tal solo dio una respuesta bastante cerrada —Nada nuevo desde aquella vez que quedamos —No quiso especificar, la verdad no tenía interés de hablar de aquello en esa situación, creía que si se enrollaba contando cada detalle acabaría por aburrirlos a ellos también.

En un momento dado las luces se apagaron y aquello le trajo de vuelta su emoción ¡Qué será! ¡Qué será! Mantuvo su mudez, impaciente como un niño y ojo avizor al primer detalle que le fuera visible. No se daba cuenta de nada lo que ocurría a su lado, pues si lo hubiera hecho se habría enterado del apuro que estaba pasando Adrien y trataría de echar una mano.

Por otro lado no quería acentuar su presencia para dejar mayor intimidad a los otros dos con sus bromas, los cuales le hacía bastante gracia. De vez en cuando miraba de reojo sin llamar la atención, pero cuando el espectáculo empezó ya no hacía falta preocuparse por esas pequeñeces. Cierto que se preguntaba si su prsencia impedía que hicieran algo de lo que se avergonzarían delante suya, y dudaba si habría sido mejor quedarse en su sitio, aunque Joshua le había propuesto aproximarse pero ya no sabía si era lo mejor para todos.

En cualquier caso echó de su mente esos pensamientos para centrarse en aquellos efectos como quién admira los fuegos artificiales en el festival de verano. No vitoreaba, no gritaba. Sólo observaba impasible la belleza de lo efímero.

No perdió de vista a los dragones hasta que los jugadores comenzaron sus primeros movimientos, con cada acierto en los aros por parte de Japón, alzaba su banderín, agitándolo, pero no con tanta euforia como los fanáticos. Al contrario que Joshua, que no paraba de expresarlo sin cortarse un pelo, y más aún cuando Alemania marcó su primer tanto. Denzel trató de ocultar su disgusto con un rechinar de dientes, comenzaba a sentirlo, notaba como le invadía ese sentimiento unánime que no esperaba que le invadiera. Era absurdo, ridículo, no le veía la lógica, y aún así había acabado como todos.

Tendrás que mejorar la oferta —Respondió con gracia ante aquel soborno y ridículo intento de convertirle en un chaquetero, que aunque parecía que había dejado una posibilidad de ceder no tenía ninguna intención de dejar de apoyar a Japón. —Te vas a tragar tus palabras, ganará Japón —El castaño no era muy de hablar antes de tiempo, pero se había dejado llevar por la emoción del partido y ahora ni él mismo se reconocía. Estando Adrien en medio de los dos, pena le estaba dando que tuviera que aguantar la discusión a causa de la diferencia que había por parte de cada uno a la hora de apoyar bandos contrarios.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Cole Sprouse
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 15.666
Lealtad : Neutral
Patronus : ---
RP Adicional : ---
Mensajes : 438
Puntos : 203
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4453-denzel-smethwyck http://www.expectopatronum-rpg.com/t4456-relaciones-de-denzel-smethwyck http://www.expectopatronum-rpg.com/t4457-cuaderno-de-bitacora-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t4499-lechuceria-denzel-smethwyck
Denzel SmethwyckUniversitarios

James C. Potter el Jue Sep 07, 2017 2:51 pm

Interacción inicial con Sirius O. Black.
Mención de Lily Evans
Mirar en dirección al palco.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Es de sentido común que ser fugitivo no es fácil. Tienes que abandonar tu hogar y vivir al margen de la ley por quien sabe cuánto tiempo, a veces, hasta el resto de tu vida. Te sientes vigilado y te vuelves paranoico en muchos casos, siempre escapando, siempre huyendo de todo lo que conoces. Aunque, bueno. Escapar fue quizás la parte más fácil en este caso. Lo difícil viene cuando quieres, TIENES, que ir a ciertos sitios, especialmente si estos son eventos de nivel mundial y altamente vigilados por magos del gobierno. Para ellos no eres más que un trozo sabroso de solomillo contoneándote por delante de una manada de lobos hambrientos. ¿Cómo salir vivo de eso?  Con contactos, preparación, suerte y mucha, mucha cara.

Para suerte o para desgracia los Marauders tienen bastante de eso.

- ¿¡Te lo puedes creer!? – Un cartel de “se busca” colgaba de uno de los arboles colindantes a un camino transitado por magos, varias familias caminaban a varios metros observando las decoraciones sin darse cuenta de nada. El cartel solo tiró de sí mismo y se arrancó de la corteza flotando como si lo llevase el viento hasta caer sobre unos arbustos metidos entre la maleza. Una mano salió de entre las ramas inmediatamente y lo agarró metiéndolo hacia dentro – ¡Como…! - James estaba sentado al otro lado, dándole la espalda a los arbustos, estaba vestido con una ropa claramente unas 2 o 3 callas por encima de la suya y miraba el cartel con cierta furia. Se levantó de un salto caminando en dirección a Sirius agitando el papel entre sus dedos – ¡Están por todas partes!, ¡La cara de Lily por todas partes!, ¡Han empapelado el maldito sitio entero con fotos de todos! – Gesticuló ampliamente antes de escuchar a un par de personas a lo lejos y callarse de golpe. Estaban escondidos en los linderos del bosque, cerca de una depresión de tierra con varias rocas que les daban cobijo, un lugar más que perfecto para no ser localizados pero lo suficiente cerca para mezclarse con la gente que iba en dirección al estadio y la masa de tiendas de campaña que ocupaban prácticamente casi todos los kilómetros de claro.

James suspiró echándole un último vistazo. No sabía de donde habían sacado la foto pero sin duda era una buena… Lily estaba sonriendo y se le veía radiante. La echaba de menos… Sus ojos recorrieron el papel con la mirada antes de doblarlo y metérselo en el bolsillo trasero del pantalón. Hablando de ropa. La única razón por la que todavía no se le había caído aquella vestimenta era por los tirantes que le sujetaban los pantalones. Pero no le quedaba otra, la poción multijugos había sido una idea conjunta y la única solución para que un grupo de fugitivos como ellos pudieran siquiera plantearse entrar en el estadio. – ¡Pad!, Voy a ir yendo dentro. Nos encontramos allí, cualquier emergencia usa el espejo!


De entre los pliegues de la camisa sacó una pequeña petaca a la que le dio un trago.

Los arboles del bosque y las hojas se fueron quedando por detrás conforme avanzaba, su cuerpo se había escogido unos cuantos centímetros mientras que otras zonas de su cuerpo se habían ensanchado, los pantalones y la camisa dejaron de quedarle grandes, su pelo despeinado y corto cambió de dureza y largura, sus gafas dejaron de ser necesarias y un pequeño cosquilleo le indicó un nuevo bigote donde antes no había tenido pelo. Ahora ya no era James Potter, ahora era Jacob Sean Meningtown, mago extranjero y aficionado al Quidditch.

EL pito del inicio del partido fue lo primero que hoyó al ingresar por la puerta principal. Aun había algunas personas corriendo a sus asientos pero la gran mayoría de personas estaba atenta del inicio, lo cual era perfecto si lo principal que quería era pasar inadvertido… por raro que eso se le hiciera a una parte de si mismo. Miró el marcador cuando una Quaffle pasó a pocos centímetros por encima de su cabeza siendo recogida por uno de los cazadores alemanes.

- WOHO! – un grito se le escapó de lo más hondo de sí mismo. Aquello era impresionante. Sus ojos siguieron el movimiento de los jugadores hasta que uno de ellos pasó por la parte de más arriba, fue entonces que por primera vez calló en los dragones. La visión lo sorprendió y lo hizo perder por completo el foco de lo que estaba pasando durante varios segundos, quizás era una de las primeras veces que James contemplaba a los dragones tan de cerca. Las criaturas sobrevolaban el campo con aparente calma pero cualquiera que los viera debía de estar loco para no sentir realmente el poder que ellos podían emanar, una presión hizo hincapié en su pecho, más que miedo era respeto, la sensación trepidante de emoción que te intoxicaba. Como cuando caías a gran velocidad sobre tu escoba. “Por Merlin….

La emoción del momento lo había atontado durante varios minutos. Su cuerpo se inclinó hacia delante y sus manos se apoyaron en una de las barandillas del estadio mientras sus ojos observaban a esas criaturas volando… eran increíbles pero… sorprendentemente dóciles. La idea lo golpeó y tragó con fuerza deseando que alguno de sus amigos estuviese presente en aquel momento, tenía la necesidad de poder compartir ese pensamiento que le había golpeado como aquel jugador hacía con la Bludger. "Maldita sea Sirius... ¿donde mierdas te has metido?" Los dragones nunca habían sido seres dóciles ni aun de crías… No estaba seguro pero… Si el nuevo gobierno había logrado hacer eso… ¿Qué más podrían tener en la manga?.

Sus ojos giraron escaneando por todo el lugar y se clavaron fijos en el palco. Líderes de muchos países, gente importante observando el partido como si no pasara nada, los juegos que aparentaban calma en medio de una guerra y la gente, demasiado cansada por lo que pasaba estaba aceptando de buena gana ese alto en fuego temporal. Pero él no se fiaba… algo debían de estar planeando solo que…. ¿El qué?

Una Bludger lo tomó de sorpresa volando a gran velocidad en su dirección antes de ser interceptada por un cazador del equipo Japones que la mandó volando a la otra punta del estadio. La sorpresa hizo que se echase hacia atrás de golpe y perdiera el equilibrio cayendo de culo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Dylan O`Brien
Edad del pj : 18
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 2.150
Lealtad : Orden del Fenix
Patronus : Ciervo
RP Adicional : 000
Mensajes : 58
Puntos : 10
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4752-watch-out-james-c-potter-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4755-time-will-tell-james-c-potter-relas#73041 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4757-tic-tac-james-c-potter-crono#73058 http://www.expectopatronum-rpg.com/

Jason Mirchoff el Sáb Sep 09, 2017 12:45 am

Edward, Stella y Danny

Jason no iba atento a nada, sólo corría y corría hacia el interior del estadio. Esquivaba a todo el mundo menos a una chica rubia a la que casi tira. La reprimenda no tardó en llegarle, pero más que nada fueron las palabras. Paró en seco y se giró. ¿Lo conocía?

- ¡Ey! ¿Qué tal? - Respondió sin fijarse en nadie más que el chico cuando una voz más conocida aún le hizo agachar la cabeza y rodearla con los brazos. - ¡Danny! No, Raea está con mi abuelo. Cree que es mejor esté con él que conmigo. - Dijo con una leve sonrisa. No le agradaba no haber acudido al partido con ella, era una de las aficiones que compartían.  - De todos modos hasta hace poco no sabía si podría o no venir.-

Los chicos fueron entrando al estadio. - Encantado - Dijo a la morena que le habían presentado. Asintiendo primero a Edward en señal de que era su nombre. Era prudente en ocasiones como aquella ante gente que no conocía en absoluto. Una vez dentro los ojos de Jason se tornaron amarillos al contemplar la maravilla que ante ellos se mostraba. Pero eso no era todo lo que podía esperarles.

Dragones. ¿En serio eran dragones? Se giró a su amiga con una sonrisa de oreja a oreja, hacía nada habían realizado un maratón de Juego de Tronos y Jason era un acérrimo fan de Drogon. Jason no se contuvo y al ver el fuego representando los colores de alemania su pelo imitó el mismo. Los colores de la bandera alemana cubrían su cabeza, sintiendo que sus compañeros de espectáculo fueran a favor del contrario. Pero su jugador favorito estaba allí, luciendo el rojo, amarillo y negro.

- Los golpeadores alemanes son letales por algo. - Dijo con una pequeña sonrisa cuando una de las bludgers impactó con la guardiana japonesa. - Una ayudita para Bauer no viene mal. Está comenzando algo flojo. - Comentó sin más, sin perder la vista del campo y entrecerrando de vez en cuando los ojos con el fin de ver mejor. Estaba ahí, Bauer, uno de sus guardianes favoritos. - ¡Vamos Alemania! - Gritó con todas sus fuerzas.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Beau Mirchoff/Alexander Skarsgard
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario (Varitas)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 18.200
Lealtad : Orden de fénix
Mensajes : 246
Puntos : 134
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t353-jason-mirchoff http://www.expectopatronum-rpg.com/t355-el-resumen-de-mi-vida-social-jason-mirchoff http://www.expectopatronum-rpg.com/t953-orden-temporal-jason-mirchoff http://www.expectopatronum-rpg.com/t1106-las-cartas-son-pequenos-mundos-jason-mirchoff

Invitado el Lun Sep 11, 2017 10:29 pm

Bellatrix suspiró con diversión e hizo un nuevo gesto, esperando que alguno de los lacayos del servicio de aquel partidillo de mierda pillara la idea con "Traedme más bebida, pedazos de mierda", o bueno, al menos  pillaran la primera parte, lo segundo siempre resulta la mar de implícito.

No me interesan las excepciones señor Christensen, si no las normas - Replicó ella. Aquella historia del parricidio se le antojaba algo... Ajena, definitivamente no la había escuchado antes. Pero podía ser un interesante tema a sacar más adelante - Refrescame la memoria, Unuk ¿Puedo llamarte Unuk? Bueno, supongo que lo haré igualmente - Si algo había venido de nuevo con la llegada del nuevo orden es que Bellatrix actuaba cada vez más como si todo aquello fuera suyo. Cosa cierta, hasta cierto punto, para que mentir.

Hogwarts era su castillo e Inglaterra su país. Los Mortífagos su ejercito y el ministerio una mera estructura de gobierno que mantener para que los otros tres funcionaran. Algunos pensaban que ese último era el lugar más importante del país, y no sería ella quien negara lo troncal que resultaba el lugar. Pero Hogwarts... Bueno, ahí se moldeaban las mentes de los futuros trabajadores, jueces y Ministros del mundo mágico. Si estaban estos leales a temprana edad el futuro de un mundo mágico puro estaba asegurado.

A lo que iba - Señaló tras aquella perdida en sus pensamientos - Teníais una hija en Hogwarts ¿No? ¿Como se llama la muchacha?
avatar
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 3 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.