Situación Actual
19º-25º // 26 agosto -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Laith G.Mejor PJ ♂
Vanessa C.Mejor PJ ♀
Freya H.Mejor User
Gwendoline E.Mejor roler
Sam & GwenMejor dúo
Stella T.Especial I
Egon A.Especial II.
Bianca V.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

[Priv.] Lealtad, es algo que pagas con sangre

Evans Mitchell el Dom Ago 20, 2017 4:41 am

Despacho de la Directora || “There is no kind way to rip the skin off animals' backs.”


Durante la Guerra de Hogwarts, Evans había elegido al bando vencedor. Sí, pero, ¿cuál fue exactamente su participación? Buscar a su hermano, eso. Con el corazón en la boca, había recorrido los pasillos infestados por maldiciones asesinas, preguntándose dónde podrían esconderse su hermano y él cuando lo encontrara (porque TENÍA que encontrarlo, no podía ser de otra manera). No es que le preocupara la seguridad de alguien más, o en todo caso, todo ese asunto entre Voldemort y la comunidad mágica. Así que, se escurrió como un cobarde, uno que además, era lo bastante astuto como para pasar desapercibido, en lo posible. Pero tanto que se equivocó. Porque sin quererlo, se vio arrastrado a la contienda, peleando codo a codo con los enemigos de Hogwarts. Y él sólo había querido huir cobardemente.

En esa oportunidad, tuvo la ocasión de vivir en carne propia esa terrible visión que es Bellatrix Lestrange, vesánica, extraordinaria, y tan temida. Puede que fuera una maga oscura, pero tenía habilidades que te maravillaban. Porque ella había descubierto el secreto. Lo disfrutaba, toda esa crueldad. De verdad que lo hacía. Y podías verlo en su cara, con una transparencia que te erizaba. Sólo un idiota no le temería a la nueva directora. Y Evans había cometido la jodida estupidez, jodida, jodida, ¡jodida!, imprudencia, de quedar expuesto ante esa mente consumida por el placer que le daba torturar a otros. ¿Cómo? Porque era pésimo en magia oscura. Porque no era un sangre pura. Porque, el destino se la estaba jugando de la peor manera. Ah, pero no. Evans tenía que recordar, que siempre podía empeorar. Así que, allí estaba, en el nuevo despacho de la directora, habiendo acudido a su llamado. Y apenas llegar, tenía muy claro que lo único que quería era salir de allí. De una pieza.

—Pidió que los encerráramos en las mazmorras. Eso hicimos—Evans, daba su informe con las manos cruzadas detrás de su espalda. No tenía una sola nota de placer en la mirada que dijera que se sintiera cómodo en esa compañía, pero por lo demás, se lo veía normal, como si se tratara de cualquier otra situación normal en su vida de estudiante. Pero no lo era. Había entregado a estudiantes que habían sido sus compañeros, que al menos una vez se había cruzado en los pasillos. Su desapego con las circunstancias, con todo lo que sucedía en general dentro de las paredes del castillo, era notable—Son los traidores a la sangre que quedaron rezagados. Si eso es todo. Me iré.  

Al terminar de hablar, bajó levemente la mirada, en señal de respeto. Pero enseguida alzó una ceja, impaciente.


avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 14.150
Lealtad : Los suyos
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 412
Puntos : 274
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4572-evans-mitchell?highlight=evans http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Evans MitchellUniversitarios

Invitado el Lun Ago 21, 2017 12:52 am

Una nueva remesa de conejillos de indias había sido entregada. Una neuva remesa de simples alumnos que por alguno de los muchos motivos que el propio ministerio consideraba y desconsideraba día tras día había sido declarado como "traidores la sangre".

En ocasiones eran sus padres los que los delataban, otras ellos mismos eran los que terminaban pillados ayudando a un Muggle o Sangre Sucia (como se les llamaba antes). Realmente daba igual. Bellatrix Lestrange era demasiado superior a sus personas como para compadecerse, era demasiado superior, incluso al resto de sus congéneres mortífagos como para siquiera molestarse en entregarles el premio, no señor. Ella era la elegida del Señor Tenebroso, la que lo acompañaba a su lado como hipotética concubina y heredera.

Podía no gustarle estar en Hogwarts pero ahí el la había designado y, por ende, debía apañárselas como podía para satisfacer sus necesidades primordiales.

No se trataba de sexo, por supuesto, Rodolphus satisfacía ese campo sin problemas siempre que tocaba. Tampoco comer, dada su posición la Bruja Oscura gozaba de todo lujo deseado o por desear. No, lo que quería satisfacer, esa necesidad, era algo más primordial en su persona que esos rasgos banales.

Has hecho un buen trabajo Mitchel - Dijo Bellatrix en un tono complacido mientras jugueteaba con su curva varita entre los dedos - Pero me temo que nuestra corta reunión aún debe perdurar unos minutos más - Hizo una leve pausa y dejó aquella postura cómoda y apalancada con la que había estado sentada en el viejo sillón de Albus Dumbledore que había hecho redecorar con serpientes de plata - Dime, Evans, ¿Cuantos días te quedan a mi servicio?

Pregunta simple, a fin de cuentas, según había leído, al muchacho le debían quedar semanas en ese castillo antes de, finalmente, partir a la universidad.
avatar
InvitadoInvitado

Evans Mitchell el Miér Ago 23, 2017 7:41 am

—Este es mi último año escolar—informó, lanzándole una mirada de disimulada curiosidad, antes de tomar consciencia por más de enésima vez de lo extraño que le resultaba ese despacho, ahora que Bellatrix lo había ocupado. Tenía la estética aristocrática que tanta justicia le hacía a esa slythein de alta alcurnia, y se hallaba a años luz del lugar acogedor e íntimo que había sido en otra oportunidad, cuando Evans había sido llevado hasta allí como un niño problemático al que quieren asustar con una expulsión, pero un niño al fin. Había pasado mucho tiempo de eso—Pero a su servicio me quedaré toda mi vida—Ay, palabras vacías que, soltadas con esa cierta frescura ingenua en la voz, hacían ruido en esa atmósfera de pesadilla. Porque allí, después de todo, era desde donde la directora de Hogwarts daba sus órdenes de muerte y desespero, esas que acababan con los sueños de otros, poco afortunados. Pero esos eran otros, no Evans. No mientras supiera seguir con el guion—Porque este es el nuevo orden. Y espero servirle bien. ¿Necesita algo de mí?

Porque Bellatrix no tenía ‘conversaciones causales’, ella daba órdenes.

Le llamó la atención que lo llamara por su nombre, tanta confianza. Eso no podía ser bueno. ¿A quién había que matar?, ¿sobre qué asunto incómodo querría interpelarlo?, ¿detrás de qué andaría, con esos ojos de veneno? Evans pensaba que todo aquello tendría que ver con un tercero, pero no caía en la cuenta, de que en realidad podía tratarse de él, ni de cuánto podría tornarse todo una verdadera pesadilla.

psss:

Dato interesante (?): Durante el verano, antes de iniciar su último curso, Evans le dio caza a su familia (los Mitchell) para demostrar su lealtad (por ser los Mitchell, traidores a la sangre). Pero esto no fue llevado on-rol. AUNQUE ME GUSTARÍA MUCHO. ajaj Dejo el dato por acá, porque sí (!) Me gustan los spoilers (??)
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 14.150
Lealtad : Los suyos
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 412
Puntos : 274
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4572-evans-mitchell?highlight=evans http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Evans MitchellUniversitarios

Invitado el Jue Ago 24, 2017 3:09 am

Oh, una pena realmente - Dijo Bellatrix sin deshacerse de aquella amenazadora sonrisa que había adoptado desde el inicio de la "casual" charla - Siéntete honrado, Evans, echaré en falta, levemente, estas pequeñas charlas contigo una vez desaparezcas del nido de cuco que es Hogwarts

Podía percibir la incomodidad en el joven gracias a la magia. Como sus palabras calaban y taladraban la cabeza. ¿Estaría Bellatrix a punto de hacer algo temerario? ¿Se le quedaría mirando tan solo tanteando el terreno? Aix esos segundos de temor reflejados en sus ojos ¡Que delicia! Bellatrix adoraba la tortura, pero esta no siempre debía hacerse a golpe de varita, podía venir por otros medios como, por ejemplo, la labia.

Por el momento quiero que te sientes ahí, Evans, y juguemos a un juego - Tendió su mano derecha con elegancia a la silla frente a ella. Estaba bien cuidada, no tanto como en la que descansaban las posaderas de la Mortífaga pero... Digna de un noble o aristócrata, sin dudas.

Yo te voy a hacer unas preguntas y, si veo que me mientes o me engañas... - Extendió aquella sílaba intencionalmente mientras posaba su curva varita sobre la mesa - ...Bueno, nos lo pasaremos bien - Miró al chico, por mucho que se esforzara por tener la vista serena y fija Bellatrix podía sentir, de algún modo, el miedo en sus ojos. Era como un delicioso canto en el aire.

Bueno, ¡Siéntate! - Su tono fue animado y jovial, no por que así lo sintiera (que también) si no para inquietar más el joven. Hasta se molestó en tomar de nuevo la varita y hacer un simple hechizo para apartar la silla y que así, el sentarse, fuera más claro - Evans, empecemos con algo sencillo, ¿Que sentiste al cazar a tu familia?


Última edición por Bellatrix Lestrange el Miér Ago 30, 2017 10:39 pm, editado 1 vez
avatar
InvitadoInvitado

Evans Mitchell el Vie Ago 25, 2017 12:42 pm

‘Yo no te extrañaré a ti, perra’, pensó Evans, complaciéndola con la mirada a medida que hablaba, con el servilismo abnegado de un lamebotas y el suspenso en la piel, porque, ¿a qué debía todas las atenciones de esa harpía, que desollaba a sus víctimas sólo con los ojos, relamiéndose, casi ‘sonrojada’ del placer? Mucho la observaba Evans cuando hacía gritar a infantes, ‘carne fresca’, apuntándolos con esa misma varita a la que se aferraba en caricias, amenazantes, coquetas, como siempre que estaba a punto de usarla. Y Bellatrix sólo tenía un hechizo favorito, eso era sabido. Otra vez, nada de eso podía ser bueno.

Fue con la palabra ‘juego’ que Evans sacó los dientes en una fugaz sonrisa de desprecio, de bronca, sin que él pudiera evitarlo, ¿porque cómo contener el enojo cuando estás asustado? Maldición con esa puta del demonio, siempre iba a querer tirarlo de la piel, ¿verdad?, del mismo modo que se despelleja a un animal. Porque eso es lo que él era para ella, o peor, algo más bajo que las bestias. A sus ojos, Evans era un aperitivo para esa mente desquiciada. Era una cosa que sólo tenía el delicado brillo de la plata cuando agonizaba, cuando sus huesos crujían, cuando rogaba por que parara. Y así, con cualquier otro infeliz. Ah, pero había algo sobre esa mente que le hacía reírse de esa farsa que era el mundo, casi en complicidad: ella no engañaba a nadie, porque antes de ser purista o noble o sangre pura, ella era una sádica que gozaba y se exaltaba con la tortura. Y para saciar su instinto, toda excusa era suficiente. Eso no tenía nada que ver con ‘la causa’, era sólo su propio deseo egoísta. Evans podía entender esto, y no lo hacía sentirse especialmente confiado en su compañía.

Ahora, esa perra lo tenía sentado —casi en penitencia—, a su merced. Pero cuando le volvió a hablar, esta vez, con una pregunta —que seguramente tenía la intención de ser rebuscada—, Evans abrió los ojos, sinceramente desconcertado. No había miedo en esa expresión, más bien, una fría apatía.

—¿Es un juego de preguntas y respuestas?—Se acomodó, imitando lo que se llama ‘confianza’, y acodándose en los brazos de la silla—He oído que ese chico de Slytherin, ¿McLahan?, huyó con su familia, luego de haber jurado que era un fiel a la causa. ¿Estaba encariñada con él también, Directora?, ¿y le preocupa que yo pueda elegir a mi familia de traidores antes que a usted? He oído que el muggle de mi padre iba directo a Azkaban cuando un grupo interceptó a los carroñeros. Creo que debe estar huyendo por el mundo, como un parásito o un esperpento de hombre, lo que siempre fue. Pero no he ido a cazarlo o a confirmar su muerte. No. Sé muy bien que sabrá morirse por su cuenta. Y no hay manera de que disfrute más de Bernard Mitchell de lo que lo disfruté esa noche, cuando me vio venir hacia él, y darle caza a su familia. Literalmente, sus ojos se abrieron como si me vieran por primera vez. Fue una oportunidad única, entre padre e hijo. Y luego, mi madre. Pobrecilla. De verdad que lo sentí por ella. Pero a esa no iba a dejarla escapar. No, lo que hice—Evans se adelantó en su asiento, juntando los dedos abiertos de sus manos alzadas en un gesto, una mímica cruel, de lo que pasó ese día—, fue cerrar su garganta entre mis dedos, y hundirme lentamente en esa visión de la hórrida mujer que era, en ese instante que era sólo mío: una mujer tan desesperada y llena de odio. Hasta que la maté de la asfixia. ¡Como un muggle, es verdad! Pero lo valió, lo prometo. A veces, la varita no puede darte todo lo que quieres. A veces tienes que buscarlo de otra forma, para sentirlo. ¿Esto responde a su pregunta?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 14.150
Lealtad : Los suyos
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 412
Puntos : 274
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4572-evans-mitchell?highlight=evans http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Evans MitchellUniversitarios

Invitado el Mar Ago 29, 2017 2:36 am

Bellatrix observó sin dejar de mostrar su ladina sonrisa el torrente de emociones contenidas o necesitadas de contener sin variar su expresión. El chico era joven e inexperto, no sabía nada de la vida y, objetivamente, era impulsivo y nada comedido. Fingía, claro, como prácticamente cualquier persona que se había encontrado la Mortífaga a lo largo de su vida, eso era algo que no le importaba realmente.

Y es que el motivo para esa visión frente a toda conversación era muy simple. Lestrange veía a todo el mundo como un libro abierto, algo con problemas, errores y habilidades a poder explotar con las palabras adecuadas. Adoraba potenciar el odio en la gente y llevarlos al límite para así moverlos a su antojo en el juego que se monta en su cabeza.

Solo alguien, y no precisamente una simple persona, había logrado en Bellatrix lo que ella misma buscaba hacer a tanta gente. Aquel hombre (o más bien casi dios), leía a la mujer como un libro abierto, le había enseñado casi todo y, en pocas palabras, le debía su posición en aquel castillo. Lo veneraba.

Por desgracia para ella (o quizás fortuna, quien sabe), su señor no estaba, que ella supiera, en el castillo en aquellos momentos. No, ella era la dueña de ese pequeño reino y podía hacer,en mayor o menor medida, lo que quisiera.

Pudo sentir la furia y el odio en las palabras del chico mientras hablaba. El dolor en sus frases y el significado oculto tras las palabras. Lord Voldemort le había enseñado bien aquellas artes oscuras y sentir las palpitaciones de una mente ajena le resultaba algo bastante natural a esas alturas.

Me vale - Dijo Bellatrix, satisfecha con aquel odio que había emanado en la cruenta historia, no había extendido su mente con magia para ver si decía la verdad o no; eso no le interesaba, si no para que aquel odio la envolviera. Delicioso. Dejó su varita descansar sobre la mesa y se dirigió al muchacho - De vuelta, como soy una mujer benévola, te permito que me hagas una pregunta de tu parecer y preferencia - Se acomodó en la butaca, acariciando la cabeza de plata de la serpiente - Adelante

Sopita:
Siento la tardanza :eaea:

En su día empecé el post pero se fue la luz, lo perdí, y el Lázarus no me lo había guardado :pp:, así que eprdí las ganas. Luego me puse con Dylan y solo me apetecía rolear de lerda, así que hasta hoy no he tenido ganas de Bellatrix :c
avatar
InvitadoInvitado

Evans Mitchell el Vie Sep 01, 2017 1:45 pm


—¿Me mostrás tu lencería?, ¿tuviste sexo con el Señor Tenebroso?, ¿son ciertos los rumores de que tienen una hija?, ¿¡POR QUÉ MATASTE A SIRIUS!?

Puto juego.

—¿Qué es esto?, ¿es una misión?—Evans se había reacomodado en la silla, encogido por la incomodidad de las circunstancias. Había estallado frente a la incertidumbre que toda esa situación le generaba. Debía ser paciente. Pero no podía.

Esa mujer sacudía su alrededor como un violento estremecimiento (nunca sabías lo que buscaba, aunque lo intuías, pero no había forma de saber). Cuando lo tanteaba, cuando se movía, rodeándolo como esas bestias que juegan con su comida. Y para él, que disfrutaba de la caza, no era fácil esa vuelta de tuerca.

Nunca era cómodo ser la presa.

Su sangre le susurraba inquieta por debajo de la piel. Sonrió, y una delgada línea de nerviosismo sangró en su boca roja. Fíjate que el odiaba que se le impusieran. Él atacaba cuando lo intentaban, pero tenía las manos atadas. Cuando eso sucedía, se resistía. Siempre hallaba una manera para vengarse, tarde o temprano. Acumulaba resentimiento. Pergeñaba su plan a futuro.

—Bueno, sí que quiero saber: ¿me consideraría para ascender entre las filas de mortífagos?, ¿y qué tendría que hacer para eso? Si tuviera sus habilidades, eso me haría candidato, ¿verdad?

Sabía que se arrepentiría de la pregunta, pero no del camino. Sabía que estaba indefenso, como cualquiera cuando hay algo que se desea sin tenerlo todavía (posición, poder), pero estaba encaminado hacia un propósito. Ninguna perra iba a colarse en el medio.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 14.150
Lealtad : Los suyos
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 412
Puntos : 274
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4572-evans-mitchell?highlight=evans http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Evans MitchellUniversitarios

Invitado el Sáb Sep 02, 2017 6:30 pm

Bellatrix no dejó de esbozar una sonrisa en ningún momento. Miraba a Evans y este, inquieto, daba vueltas a su cabeza son parar sobre que preguntar, hasta que finalmente formuló una pregunta.

No Evans, no es una misión - Respondió ella mientras tomaba su varita, tanteándola con la mano y jugueteando un poco con el mango. El chico seguía pensando y ella, aunque ya sabía que su premio había sido pagado, iba a dejarle pensar un rato con la esperanza, a ver que hacía.

Estaba disfrutando aquello, de verdad que lo hacía. No es que el chico fuera especial, ni mucho menos, en aquel castillo había juguetes que provocaban mayor diversión a Bellatrix que un Ravenclaw de séptimo, pero aún así quería hacerlos sentir a todos especiales en mayor o menor medida. Así sus esperanzas se fracturaban en mil pedazos cuando la verdad era revelada.

Dejó que formulara aquellas tres preguntas directamente y, tras dejar una silenciosa pausa, agitó la varita contra el muchacho conjurando un Cruccio no verbal contra el muchacho.

Error, Evans - Dijo finalmente, tras varios segundos de gozo ante su dolor - Ya contesté a tu pregunta, es mi turno ¿verdad? - Lo dejó libre de la maldición unos instantes, para que contestara, y la volvió a lanzar otra vez - Es que verás, no me gusta que abusen de mis buenas intenciones y claro... Tu lo has hecho - Dejó otra pausa tras eso en que el hechizo no se aplicó, esperó a que contestara o maldijera y, seguidamente, se lo volvió a lanzar. Una vez por cada pregunta fuera de lugar.

Volvió a dejar su varita sobre la mesa y a cruzar sus piernas - A ver, es mi turno, así que... ¿A quien odias más en este mundo?

Sopita:
Si hubieras preferido una lanzada de dados avísame y edito lanzando uno :eaea:
avatar
InvitadoInvitado

Evans Mitchell el Dom Sep 03, 2017 11:42 pm

—¡Bastardo!— Sí, en masculino. Evans gimió, retorciéndose en formas imposibles, tocado por el dolor de esa mente insana y llena de, ¡problemas!, ¡jodida mujer!

No es como si pudieras soltarle la biblia a tu torturador mientras te deshaces en contorsiones en el suelo. Cuando ‘practicaban’ el maleficio del dolor sobre tu cuerpo, no podías más que destilar el veneno del resentimiento, farfullar incoherencias. Hasta que el maleficio te suelta, y aun así, la piel y hasta el puto hueso te arden tanto, ¡joder!

—¡Jodida puta!—jadeó, acabado el poder que ella ejercía sobre él. Bueno, no. El poder seguía estando en sus manos.

¿La desafiaba? No. Pero su ira era incontenible. Los buenos modales podían irse a la mierda. Eso pensabas al principio, hasta que te dabas cuenta de que era mejor, mejor, mucho mejor callar. Evans se limitó a penetrarla con una intensa mirada, postrado en el suelo como una alimaña. Se asió del brazo de la silla con una mano decidida, preparado para levantarse y reacomodarse de nuevo. Y si tenía que hacerlo una y otra vez, se preguntaba hasta cuándo. Maldición.

Evans soltó una carcajada lisa y sin gracia cuando Bellatrix hizo su pregunta. ¿De verdad? Ridícula. Sus peores pesadillas no las tenía ella en su poder, de eso no podría jactarse nunca. Esa manía de pensar que el martirio físico era suficiente para doblegar a cualquiera. Tan falso. Podía hacerle eso si quería, con su puto crucio, y mucho más. ¿Pero dolor?, ¿qué es el dolor? Una mirada de su hermano, una mirada sin amor. Eso lo es. No me vengas perra, con tus trucos de feria, pensó. El mundo podía cargárselo si quería, eso le tenía sin cuidado. Excepto que no le dejaran levantarse de nuevo para volver con Adrien. Entonces, la vida no tenía sentido.

Evans, finalmente, se echó sobre la silla de nuevo, despatarrado. Era sólo ‘un toque’ de la varita de Lestrange lo que había recibido. Lo que vendría sería peor. De eso se trataba, ¿verdad? De destriparlo de a poco.

—Me cae mal el mago del tiempo—¿Qué? A Evans le costaba hablar pero se daba a entender. La miró, sin ninguna sonrisita. Estaba muy serio—Pienso que es la peor persona del mundo. Nunca le ha acertado en si llevar o no paraguas un día de lluvia. ¿Pero odiar a alguien?, ¿tenerle resentimiento asesino? Bueno. No soy muy dado a recordar los rostros. No soy esa clase de tipo. ¿Podemos volver a lo del ascenso?

Ay. Era seguro que el dolor había sido como un trago de brandy para ese chico, ¿oportunista?, ¿muy idiota?, ¿testarudo hasta el final?


psss:
Nada de dados, dale con el cinto :3
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 14.150
Lealtad : Los suyos
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 412
Puntos : 274
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4572-evans-mitchell?highlight=evans http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Evans MitchellUniversitarios

Invitado el Lun Sep 04, 2017 6:38 pm

¿"Bastardo"? - Replicó Bellatrix con cierta diversión - Me temo que debo puntualizarte dos errores ahí, mi querido Evans - Estaba relatando algo obvio, ella lo sabía, pero aún así, entre grito de dolor del muchacho y grito de dolor quería tener algo más con que chincharle - El primero es quizás es el más obvio: Soy una mujer, no un varón; aunque no te culpo que, entre gritos, tengas dificultad para discernir un género - Explicó - De hecho, en los experimentos que realicé en el Departamento de Misterios... Bueno, ciertas cantidades de dolor causan alucinaciones y distorsiones de la realidad leves - Sonrió, aplicando por segunda vez el hechizo en el muchacho - Y lo segundo: Me temo que mis padres estuvieron unidos en matrimonio en el momento de concebirme, así que técnicamente hablando no puedo ser una bastarda

Se planteó en repetir aquella explicación repelente con lo de "Jodida puta", pero Bellatrix sabía muy bien que no se debían quemar las bromas hasta cansarlas. Con una vez para chinchar a alguien ya estaba bien. Dos no hacían falta.

Asimismo, los gritos e insultos; Maldiciones y lágrimas; que el chico emitía constantemente eran sumamente gratificante. En otra vida, quizás en un mundo de fantasía, Bellatrix hubiera sido una adiestradora de perro caníbales, matado a su padre, hermano y madrastra, y torturado durante días a un joven que ni le iba ni venía (cosa que en cierto modo hacía a diario), pero no. En aquel momento Bellatrix era una Directora divirtiéndose con un alumno para pasar el rato. Estaba claro que Evans quería información, pero eso iba a costarle dolor, sudor y lágrimas.

¿Mago del tiempo? - Menuda respuesta más estúpida - Interesante elección. y si, podemos volver a lo del ascenso, pero antes... - En los segundos anteriores Bellatrix aún mantenía su varita en la mano, tanteándola. Como en el momento anterior volvió a apuntar al chico y maldecirlo con Cruccio, tan solo unos segundos - Esto te servirá para recordar que no puedes preguntar sin mi permiso ¿Entendidos? - Esperó a que asintiera - Muy bien: Ahora puedes preguntar, pero recuerda, solo una pregunta - Le guiñó el ojo, sin desprenderse de la varita.
avatar
InvitadoInvitado

Evans Mitchell el Lun Sep 04, 2017 9:01 pm

Llamaron a la puerta del despacho. Evans quiso imaginar que lo iba a soltar de una vez. Pero no se daba cuenta, que cuando una perra rabiosa muerde un juguete, no lo suelta tan fácilmente. Evans no lo entendía. Quería pensar que había sido un excelente aburrido todo el tiempo que se cruzó con Lestrange. ¿Es que las relaciones no podían ser estrictamente profesionales?, ¿la mujer tenía que ir y clavarle su varita en las entrañas? Eso era demasiado íntimo para su gusto. Demasiado. Joder.

Insistían en la puerta. Evans había hecho su pregunta, obedientemente: ‘¿Qué quieres que haga para que me dejes en paz?’. Era lo más honesto que podía decirle. De qué iba el juego estaba claro. Escaquearse de las tareas administrativas. Pero tenía que tener un motivo. Quizá, si Evans pudiera dejar de pensar en lo mucho que le repateaba esa situación de escozor, agonía, y jadeos, quizá, podría concentrarse en lo que querían de él. Pero si ya sabía que la mujer estaba desquiciada, ¿qué le cabía a él esperar de ella? Sólo una risa fría, seguramente. ¿Pero un motivo real para esa situación?  

Por un momento, iluso, había pensado que podría levantarse otra vez, de la impresión violenta que era el dolor continuado, lacerante, de las maldiciones. Pero, no. No era de esa manera. No era como si al acumular dolor dejaras de sentirlo. Esa debía ser la razón por la que a esa desquiciada le encanta ese hechizo. Se hacía peor de formas inimaginables con cada repetición.

Pero aun así, ¿qué era el dolor?

Finalmente, se oyó una voz provenir de detrás de la puerta. Debía ser, ¿urgente?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 14.150
Lealtad : Los suyos
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 412
Puntos : 274
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4572-evans-mitchell?highlight=evans http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Evans MitchellUniversitarios

Invitado el Mar Sep 05, 2017 6:49 pm

Llamaban a la puerta, eso era un hecho. Pero no era algo que, a la Mortífaga, le importara lo más mínimo. Se limitó a ignorar los golpes la primera vez que sonaron ¿La segunda? Simplemente dirigió la mirada a esta para cerciorarse y... ¿A la tercera? Bueno, en ese momento ya se planteó responder con un "está ocupado", pero no. Evans formuló su pregunta, así que ella tenía el deber de contestar.

Ni yo misma lo se, mi querido Evans - Respondió la Mortífaga, completamente indiferente, en el exterior, ante aquella risa. Si debía ser sincera, le fascinaba los resultados que un hechizo como Cruccio causaba en tanta gente. Algunos reían, otros lloraban, algunos, incluso, hacían ambas. Otras personas, más libres de esfinter, incluso se cagaban encima - Quizás cuando me aburra de ti

Bellatrix, entonces, decidió prestar atención a la puerta, diciendo la mágica palabra de "Adelante" para que un hombre de poco más de veinte años, vestido de negro y con algunas cicatrices en la cara entraba.

Mi señora, es urgente - Dijo cabizbajo.

¿Que es tan urgente como para interrumpir una reunión privada en mi despacho, Creedence? - Replicó ella, completamente indiferente y ajena a lo que le fueran a comentar.

Es su marido, mi señora, su situación ha empeorado - Replicó, no costaba percatarse de que el tipo estaba nervioso.

¿Y acaso soy su medimaga como para que eso deba ser de mi incumbencia? - Preguntó ella de nuevo.

Sí, digo... No, mi señora, por supuesto - Contestó el.

Bien, ¿Y esta ya ha sido informada? - Preguntó una vez más.

Sí, sí, mi señora... - Ya empezaba a tartamudear y todo - Otro se ha encargado de eso

Espléndido - Bellatrix siseó una vez y, acto seguido, hizo un ademán con la mano - Por favor, Creedence, colócate al lado de Evans

El Mortífago obedeció y, una vez estuvo en la posición Bellatrix agitó su varita.

¡Viscera expulso! - Exclamó ella.

De su canalizador no salió nada, ni una luz verde ni un flash de luz. Solo la reacción a ese hechizo se pudo ver en el objetivo. Creedence empezó a convulsionar, su piel se empezó a volver morada y, de su boca, como si alguien hubiera tirado de un cordel, salieron sus entrañas salpicando el suelo, a Evans y una zona con unos pocos papeles de su mesa.

Bellatrix resultó completamente indiferente a aquel festival del gore, de hecho, simplemente ladeó su cabeza al chico - Dime Evans, ¿Crees que Creedence era leal a la causa o un traidor?
avatar
InvitadoInvitado

Evans Mitchell el Jue Sep 07, 2017 3:42 pm

No pudo ni pensar con sus insultos, o pensar siquiera cuando fue clavado por esa fuerte impresión de frío espanto que lo atacó, trepando violentamente por todo su cuerpo, cuando, luego de permanecer en un estado de alerta y ansiedad en la contemplación de las convulsiones que sufría aquel tercero, las vísceras fueron expulsadas de su cuerpo. El rojo caliente tiñó la palidez de la mitad de la cara asustada de Evans, volcándose sobre su ropa, y sintió el sabor extraño de esta sangre de homicidio brutal en su boca tonta, abierta a las moscas y las pesadillas.  

Evans hubiera querido correrse, apartarse con violencia, pero el maleficio cruciatus lo había imposibilitado a tal grado, que ni eso. Ni eso. Y él estaba en el suelo, por haber sido incapaz de mantenerse en la silla, desprovisto de toda dignidad, habiendo sido obligado a retorcerse del dolor, pero ahora, no estaba solo. Un charquito de mierda y sangre y vísceras, se propagaba rápidamente a través de sus sentidos, manchando el suelo del despacho de la Directora.

Evans vomitó antes siquiera de darse cuenta de que lo hacía, expulsando todo su horror a través de arcadas, y cuando ya no le quedó nada que vomitar, siguió igualmente arqueándose, sacudido por las ganas que le producían lo desagradable, lo bizarro y desastroso de esa escena que se había dado frente a sus ojos, que tenía lugar en ese momento. Pudo haber sido él. Se lo estaba dejando claro. Pudo haber sido él. No le importaba ese tal Credence, pero la idea de haber sido él, lo aterró.  

A la pregunta que ella le hizo, no pudo hacerse a tiempo enseguida para reponerse del shock y responderle. Evans se arrastraba en el piso, hacia atrás, todo cuanto le permitían sus energías de gusano aterrado, y  fue a chocar contra la pata de un mueble. Se llevó un brazo a la boca, ¿para rechazar esa visión?, ¿para neutralizar el olor, aplacar la ansiedad? Lo cierto era que no podía quitarle la vista de encima, a toda esa sangre.  

—Traidor—escupió por fin, con voz queda, bajando el brazo y girando el rostro hacia ella. Pero, quizá sin entender que a Lestrange le gustaba la brevedad, agregó, traicionado por la espontaneidad de su pensamiento—: Leal. ¿Qué importa?, ¿a ti te importa? Lo has matado sin más. No significaba nada para ti. No te servía para nada—Hizo una pausa—. Te aburría.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 14.150
Lealtad : Los suyos
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 412
Puntos : 274
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4572-evans-mitchell?highlight=evans http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Evans MitchellUniversitarios

Invitado el Lun Sep 11, 2017 10:30 pm

Decir que a Bellatrix casi no se le escapa una risa cuando presenció la tan apoteósica reacción de Evans ante el... Digamos "Macabro Espectáculo" que ella, con su propia varita, había propiciado por un mero antojo.

El señor tenebroso se lo tenía dicho "Bellatrix, ándate con cuidado con la sangre que malgastas", por eso, aunque la muerte del pobre Creedence pareciera algo fortuito, en realidad todo, dentro de la enrevesada mente de Lestrange, tenía un claro y evidente "por que".

Ella no sentía ascos a las vísceras, mucho menos a la sangre, vómito y mierda; siempre y cuando esta no le manchara demasiado. Todo se podía limpiar a fin de cuentas y, en esa situación, el tan solo escritorios, papeles y Evans (todos "objetos" ante sus ojos, cabe denotar) resultaron... Machados.

Que bien Pensó en total indiferencia.

Huelga decir que, para ella, la respuesta otorgada a su pregunta, resultó divertida. Bien, ahí tenía un punto el joven. Empezaba a pillarla.

Creo que vas pillando mi dinámica, querido - Le contestó sin ponerse de pie - Y no estás equivocado, a mi me da igual si Creedence era leal o no. No me importaba lo más mínimo y, en aquel preciso instante, no me resultaba útil - Resopló con cierta diversión - Perdón, miento, si que me resultaba útil, pero lo hacía del modo en el que ha acabado. Osea... - Señaló a los pedazos del Mortífago que adornaban el suelo - Muerto

Resopló de nuevo, con aquel mismo tono altanero que antes. Se puso de pie - ¿Sabes por que? Para demostrarte ese punto que acabas de deducir en tu cabeza - Chasqueó los dedos de su mano izquierda provocando un sonido seco que resonó por todo el despacho y, pronto, uno de los elfos del castillo acudió de inmediato.

Mi señora - Dijo este con una voz arrugada en la que se notaba su edad. No pareció importarle el muerto ni el vómito.

Mimbo ¿no? - Dijo Bellatrix.

Así es , mi señora, ¿que desea? - Contestó el elfo doméstico.

Trae todo lo que consideres necesario para limpiar a mano este muerto que hay en mi despacho, su sangre y el vómito - Le ordenó ella.

Por supuesto, Mimbo cumple, mi señora - Replicó el elfo, desapareciéndose tal y como había entrado.

Siempre cumple, siempre... - Murmuró la Directora antes de dirigirse, de nuevo, al joven - Ahora quiero que limpies mi despacho mientras te observo. Si me convences tendrás tu ascenso ¿entendidos?. Quien sabe, si lo logras y te portas bien hasta te haga mi pupilo

Mimbo volvió pronto con bolsas, cubos con agua, paños y otros utensilios de limpieza.

Que servicial pensó.
avatar
InvitadoInvitado

Evans Mitchell el Jue Sep 14, 2017 9:08 pm

Diligencia, eso era de lo que te nutría el trabajo duro. Allí estaba, limpiando su primera escena del crimen, uno que no había cometido, uno que, técnicamente, no era un crimen. Sólo una obra del famoso teatro de la crueldad, no porque fuera ‘terrible’, si no, porque transmitía un mensaje, a través de la crudeza, la impulsividad, lo grotesco.

Evans mentiría diciendo que lo entendía. No lo hacía. No entendía por qué una jodida perra tenía que arruinarle el día. Pero estaba bien. Porque, él no necesitaba entender. Sólo hacer. Actuar según el latido violento o cruel del momento, dejarse arrastrar por las elecciones que de alguna manera, lo habían llevado allí.

Aunque no todas hubieran sido sus elecciones. Esa mujer, se había apropiado de él, de su jodido ‘buen día’, y se guiaba por caprichos. Algo que la estimulara. Y entonces, hacía y deshacía, jugando con las vidas de otros, como si fueran títeres de su propio teatro de la crueldad. Y tiraba de las cuerdas.

No es que Evans estuviera enojado con esa circunstancia. Desde siempre había aceptado que lo que sucedía contigo, tenía la influencia de otros, conocieras sus caras o no, lo quieras o no. Luchar contra eso, era lamentarse como una vaca que muge en el vacío. Él no se lamentaba. No se arrepentía. Él actuaba con lo que tenía en el momento presente, y calculaba las posibilidades de su futuro. Es lo que hay, y tienes que hacer algo al respecto. Así es como lo pensaba.

Milagrosamente, concentrarse tanto en la faena, hizo que ‘olvidara’ que estaba limpiando un cadáver. Las vísceras de un cadáver. Toda esa mugre, que se te colaba por el esófago, como un aire viciado y caliente, y que te tocaba el nervio del asco. Pero que, como a todas las cosas, te acostumbrabas. Bueno, probablemente, debería pasar un tiempo antes de que ‘se acostumbrara a eso’. No quizá al tacto tibio y suave de la piel de las entrañas, pero al desastre, el caos, la frialdad.

Y eso no pasaría nunca con Lestrange. A esa no podías acostumbrarte. Era inquietante. Algo curiosa. En el fondo, para alguien como Evans, Lestrange era un medio para algo. Por horrorosa que fuera. La visión que tenía de ella no empezaba o acababa en la indignación moral (moral, que no tenía), sino que la veía como una perra. Una que estaba sentada en el ‘trono’ mientras él limpiaba su enchastre. Por ahora.

Balde, fregona, balde otra vez. Evans estaba acostumbrado a las tareas domésticas, por maravilloso que fuera. En casa de los Mitchell, él no usaba magia, y hacia muchas de las tareas domésticas. Como un elfo. Exactamente como un elfo. Hasta que había decido desaparecer durante los veranos, sin que a la familia le preocupara.

Había tomado las vísceras con sus manos. Se había arremangado, como cualquier trabajador en medio de algo. Se había llevado una mano a la frente en señal de agotamiento, manchándose con sangre. Estaba hecho un trapo sucio, pero con un corazón que latía cada vez más tranquilo bajo la ropa teñida de horror. El elfo se había llevado el cuerpo y las entrañas. Lo único mugriento en el despacho, que olía a artículos de limpieza, a lo último, fue él.

—Se ha tomado en serio la educación, veo. No creí que usted aceptara pupilos—La actividad lo había puesto lúcido. Se lo veía cabreado. Realmente cabreado. ¡Pero tan educado! Había tenido que arrodillarse en el medio del despacho, frente al escritorio. Le ardían todos los huesos. La miraba—Me aburro fácil de los profesores, no sé si se lo habrán comentado. Espero que no se sienta ofendida, si dejo de prestar atención. Siempre me consideré un autodidacta. Y los autodidactas no son muy buenos guiándose por lo que les dicen otros. Somos gente curiosa. ¿Qué es lo que usted podría enseñarme? Algo que no me haga perder el interés.


fresas con chocolate:
300 palabras. LO JURO (!)
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 14.150
Lealtad : Los suyos
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 412
Puntos : 274
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4572-evans-mitchell?highlight=evans http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Evans MitchellUniversitarios

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.