Situación Actual
19º-23º
25 septiembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Nathaniel B.Mejor PJ ♂
Claryssa O.Mejor PJ ♀
Bianca V.Mejor User
Samantha L.Mejor roler
Danny & EdwardMejor dúo
Ryan G.Especial I
Samantha L.Especial II.
S. Rox J.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Investigando en la Zona Prohibida {Nora Jones}

Invitado el Miér Abr 09, 2014 9:40 am

Tras todos los acontecimientos que habían ocurrido hacía dos noches en donde había conocido a Abi decidí que no estaba satisfecho con la información que había recibido de ella. Necesitaba saber más, sobre el pasado de Voldemort, sobre los mortífagos y sobre la magia oscura. Además, si quería que me aceptaran y poder pertenecer a ellos debía culturizarme más en el tema, ya que no era suficiente ser capaz de matar a alguien, sino que había que fijar unos objetivos y unas metas. En fin, quería ser uno más, y si para ello tenía que adentrarme en la Zona Prohibida de la Biblioteca no iba a dudarlo ni por un momento.

Me levanté de la cama un poco más tarde de la media noche para cerciorarme de que estaban todos durmiendo y poder abandonar la sala común sin que nadie me delatara. Aunque eso no era muy usual entre compañeros tratándose de Slytherin era mejor no arriesgarse, ya que nunca se sabía.

Caminé por los pasillos menos transitados aún en horas lectivas para bajar al mínimo la posibilidad de que Filch o su asquerosa gata pudieran verme, por lo que tuve que dar un rodeo de narices, tardando una media hora en llegar a la biblioteca. Abrí la puerta de la misma con una horquilla que le había robado a una de mis compañeras de casa el día anterior (el alohomora es muy mainstream) y me dirigí en silencio hacia la zona que me interesaba, esperando encontrar todo lo que buscaba.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Abr 11, 2014 7:41 pm

Hacía una noche bastante cálida para no ser verano y era la mejor noche para bajar a la biblioteca a la zona prohibida e investigar sobre que libro podría tener en su interior la receta para llevar a cabo una poción multijugos. Me levanté de la cama algo desorientada porque no sabía muy bien como iba a conseguir llegar a la cuarta planta desde la torre de Ravenclaw, pero bueno se me ocurriría algo en lo que me vestía y así fue.

Tras meditarlo un buen rato reducí mi cuerpo con un encantamiento Reduccio para así poder desplazarme sin ser casi percibida a no ser que la maldita gata de Filch estuviera por lo alrededores, al llegar me sercione de que no venia nadie por ambos lados del pasillo antes de volverme a mi estado normal, no quería que me pillaran justo delante de la puerta de la zona prohibida así que tras asegurarme me desencante con un Engorgio, y iba a hacer un Alojomora cuando me percaté de que la puerta ya estaba abierta, lo más probable es que se hayan olvidado de cerrarla, mejor para mi.

Estuve un rato rebuscando en la sección de pócimas y brebajes, aquellos libros provocaban en mi una sucesión de estornudos debido al polvo que almacenaban y eso provoco que al intentar levantarme me chocara con una de las estanterías haciendo que se me cayeran unos cuantos libros encima.

-Genial lo que me faltaba- dije aún con las manos en la nariz esperando a dejar de estornudar, me reincorporé un poco y me acaricié la cabeza esperando no haberme hecho ninguna brecha ya que la magnitud de aquellos libros podría matar a alguien si se caian de una altura considerable, pero me preocupaba más haber hecho mucho ruido y que me descubrieran, pero por fin la suerte me sonreía y si tenia que ser suerte porque no solo encontré el libro con la poción multijugos si no que este se abrió por la pagina de aquello que buscaba con tanta ansia.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Mar Abr 15, 2014 9:47 am

Llevaba un rato ojeando cada uno de los laterales de los libros que había en aquellas estanterías, a la espera de encontrar algo relacionado con la magia oscura, los mortífagos o incluso del propio Voldemort, pero fue un ruido repentino lo que hizo que por instinto me tirara al suelo y me encogiera lo máximo posible, agarrándome la cabeza con las manos. "Mierda, mierda, mierda, maldito Filch joder, lo voy a matar" Permanecí en aquella ridícula postura unos segundos más, hasta que volví a escuchar aquel sonido que casi me había provocado un puto infarto. "¿Un estornudo?" A pesar de que el hecho de que fuera un estornudo no dejaba fuera de las posibilidades que fuera Filch, ya que suponía que él también estornudaba, a mi me había parecido incluso que había sido una chica. "¿Será otro alumno?" Un poco más tranquilo al pensar que quizás no fuera nadie importante me levanté y me erguí, colocándome el pelo hacia atrás y respirando hondo. Fuera quien fuera, si no era un profesor o alguien con una relativa autoridad le iba a apalizar por haberme hecho pasar aquel mal rato.

Me alejé de la zona en la que me encontraba y de repente se escuchó un golpe más fuerte, como si se hubiera caído una montaña de libros. "Sea quien sea, sigiloso lo que se dice sigiloso, no es" Si seguía así nos iba a acabar por delatar a ambos, así que me di prisa y busqué rápidamente el foco del ruido. - Eh, ¿qué demonios haces aquí? - Era una chica aparentemente pelirroja y por sus pintas parecía haber sido aplastada por aquella tonga de libros que ahora se encontraban en el suelo. - ¿Te falta un tornillo o qué? - Susurré mientras me acercaba y comenzaba a colocar los libros en su sitio. - No se si lo sabes, pero ir por ahí haciendo ruido a las tantas de la noche y en un lugar al que no se nos permitía entrar no es muy buena idea. - Le hablaba en voz baja pero claramente enfadado, mientras terminaba de colocar los últimos libros, mirando al que tenía entre las manos y preguntándome si debía quitárselo y dejarlo en su lugar.

Después de aquello no era muy inteligente quedarse por allí, ya que era cuestión de tiempo que la gata de Filch apareciera por alguno de aquellos recovecos y nos delatara. - Vám... - ¿¡QUIÉN ANDA AHÍ?! - Lo dicho, era obvio que iba a aparecer de un momento a otro, ni siquiera sabía por qué me sorprendía.

No quería arriesgarme a que por culpa de aquella insensata me pillaran y la misión acabara resultando un fiasco, por lo que sin previo aviso le tapé la boca para evitar que si se le ocurría soltara cualquier sonido revelador y le hice una seña con la cabeza para que se escondiera detrás de una de las estanterías. Yo la seguí y me coloqué justo detrás, pensando en una manera de salir de allí sin que aquel metomentodo nos viera, ya me ocuparía de hacer que me lo pagara más tarde. "¿Por qué me pasaban estas cosas a mí?" Entonces se me ocurrió una idea que quizás podía funcionar. - Mobiliarbus. - Susurré, apuntando a uno de los libros en una estantería justo al otro lado de la sala, haciendo que cayera al suelo, lo que hizo que aquel imbécil fijara su atención hacia aquel lugar. - Corre, corre. - Le ordené a mi ruidosa compañera, señalándole uno de los caminos hacia la puerta y corriendo yo también tras ella lo más rápido que podía, para que a Filch le resultara imposible identificarnos.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Jue Abr 17, 2014 12:41 pm

Tras encontrar el libro que llevaba casi media buscando estaba satisfecha aunque algo alérgica por la cantidad de polvo que había soltado, se notaba que estaba en la sección prohibida, "Estos libros tenían menos uso que mi escoba y mira que mi escoba no la utilizo ni de perchero" pensé mientras lo recogía del suelo para ver mejor como hacer la poción que tanto andaba buscando, cuando alguien interrumpió en el pasillo en el que estaba, no se veía muy bien por lo que no pude reconocerlo a simple vista, sabía que era chico y que me había pillado pero al menos no era Filch eso estaba de mi parte, se acercó a mi preguntando que que hacía allí y si me faltaba un tornillo mientras se agachaba y recogía los libros que se me habían caído por el golpe de antes.

-Hombre, yo podría preguntarte lo mismo, y no, no me falta ningún tornillo, solo tengo alergia- le dije al agacharme y empezar yo también a colocar los libros, fue entonces cuando me dí cuenta de que era un chico de Slytherin, aunque no lo reconocía el blasón de túnica lo delataba a no ser que le hubiese robado la túnica a un Slytherin cosa de lo más estúpida,- Vine a buscar información sobre algo que necesito- le dije explicándome dando rodeos ya que no quería que supiese lo que quería, a lo que él me respondió con un tono algo borde y una contestación fría y sarcástica, lo que me puso de mal humor, "¿Se piensa que lo he hecho intencionadamente?", pues claro que sabía que hacer ruido cuando no quieres que te oigan no es un buen plan pero no controlo mi nariz cuando quiere estornudar, no es tan fácil como decirle nariz mala no estornudes o algo por el estilo.

Pensé en contestar a lo que me había dicho pero entonces apareció Filch, "Maldita sea este viejo está siempre en el sitio que no debe" pensé, mientras buscaba una salida por la que irme sin ser vista olvidándome de lo borde que había sido el muchacho, cuando esté me tapó la boca acercándose a mí descaradamente haciéndome un gesto para que me metiera detrás de una estantería seguida por él, parecía ser un chico de recursos aunque estaba igual de asustado que yo, que pillen a alguien en la sección prohibida no es algo que se pase por alto, sin decirme nada conjuró un encantamiento para hacer caer un libro al otro extremo de sala llamando la atención del viejo insoportable dándonos oportunidad de irnos, corre corre, me dijo "No si quieres me quedo aquí bobo" pensé mientras salia por patas dejando atrás el libro donde estaba la solución a todas mis plegarias.

Al salir de la sección prohibida, seguimos corriendo hasta llegar a la salida de la biblioteca donde me giré para ver mejor a mi inesperado acompañante.-Muchas gracias- le dije con las manos en las rodillas respirando de manera brusca por la carrerita, - menos mal que estabas allí, si no me hubiesen pillado- le sonreí y abrí la puerta para salir de allí.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Dom Abr 20, 2014 11:38 am

Sabía que como primer encuentro le había parecido antipático, sarcástico y frío (como a la mayoría de las personas que conocía) pero es que no era para menos. Por culpa de ella me estaba jugando unos puntos muy importantes para mi casa, teniendo en cuenta que estabamos casi empatados con Hufflepuff e incluso más que eso, ya que Filch tenía fama de enzañarse con los alumnos que no acataban las normas de formas bastante pecualiares, aunque eso a mí me parecían cuentos infantiles y simples habladurías, pero prefería no tener que comprobarlo por mí mismo.

Habíamos estado apunto de ser pillados por el conserje, pero por suerte Argus Filch y su gata eran tan estúpidos como pensaba, por lo que mi sencillo hechizo fue suficiente para que aquel tarado desviara su atención hacia donde había hecho caer el libro desde una estantería. "Pobre, la única neurona que tiene no le da para más" Desde luego tenía una facilidad innata para pillarnos en el sitio equivocado a horas intespestivas, era difícil ir por el Castillo sin tener la sensación de que Filch podía olerte a kilómetros, pero a la hora de la verdad era tan tonto como aparentaba, por muy mal rollo que diera gracias a sus dientes amarillos, a su pelo grasiento y su cara de psicópata.

Por suerte aquella chica no era torpe o problemática, por lo que pudimos escapar de allí sin más imprevistos, quedando fuera de la vista de Filch en pocos segundos. - No cantes victoria antes de tiempo. - Le contesté, dandole prisa para que abriera la puerta de la biblioteca y poder alejarnos allí lo máximo posible.
Llegamos hasta uno de los cuartos de baño del cuarto piso, que si no recordaba mal era el único mixto de todo el Castillo, invitándola a pasar primero. "Qué caballeroso estoy hoy oye." entrando justo detrás de ella. - De nada. - Le dije, volviendo a la conversación que habíamos dejado a medias en la biblioteca. - Pero si quieres saltarte las normas debes ser más cuidadosa. - Una leve sonrisa (que extrañamente en mí resultó ser incluso amistosa) se formó en mis labios, quitándole hierro al asunto. - Pero ha sido divertido al fin y al cabo. - Me di la vuelta y de un pequeño impulso me senté en uno de los muros, al lado de un lavamanos. - ¿Y qué estabas buscando exactamente? Si puede saberse. Me llamo Damon, por cierto, seguramente hayas oído hablar de mí. - Dije con un tono algo egocéntrico, tendiéndole la mano desde donde estaba.

No sabía por qué pero estaba resultando especialmente sociable aquella noche. En fin, todos podemos tomarnos un descanso de vez en cuando, y a decir verdad hacía unos días que no me relacionaba con nadie, quitando los típicos saludos o las típicas preguntas del día a día. - Por cierto, ¿de qué casa eres? - No me importaba charlar un rato con aquella chica, pero mis ganas disminuirían bastante si fuera de Gryffindor o de Hufflepuff. Por otra parte, si era de Ravenclaw quizás pudieramos mantener una conversación interesante y todo, quién sabía, hoy me encontraba abierto a nuevas relaciones.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Jue Abr 24, 2014 7:58 pm

Off rol:
Sigue aquí por si le interesa a alguien. "Por poco nos pillan"
avatar
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.