Situación Actual
15º-23º // 28 de junio -> luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Andreas W.Mejor PJ ♂
JazmineMejor PJ ♀
Dante F.Mejor User
Stella T.Mejor roler
Laith & RyanMejor dúo
Samantha L.ESPECIAL I
Evans M.ESPECIAL II
Beatrice B.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Priv. || Lechuzas equivocadas || FB

Evans Mitchell el Sáb Sep 09, 2017 9:01 am

No era una ‘bestia suelta’, pero tenías que andarte con cuidado. Por los pasillos, en los baños, el comedor, ¡y especialmente cuidado!, con cualquier área no segura, ‘oscurita’, desde donde fuera posible ¡saltar sobre ti! (¡alerta con eso!), antes de que te dieras la vuelta para ver quién o qué era, esa amenaza que circulaba por el castillo, prometiendo descuentos ridículos por artículos, había que decirlo, cuando menos, ¡sospechosos! Porque si no vigilabas con un ojo atento por sobre tu hombro, le dabas la oportunidad a Evans Mitchell de arrinconarte, intimidarte, y convencerte (muy en contra de tu voluntad), con una perfecta sonrisa de ‘businessman’, de lo mucho que necesitabas, ¡vamos que a él no lo engañabas!, ¡se te notaba la urgencia en la cara! (de salir corriendo, seguro), una pluma correctora, tinta invisible, caramelos aceleraelingenio, y demás accesorios del pack especial que el muy tunante reservaba para las semanas previas a los exámenes, cuando más de un alumno desesperado podía caer en su trampa, sólo por un instante de auténtico terror, pensando en la posibilidad de que sus mamis les mandaran ese semestre lechuzas muy enojadas desde casa. ¡Ese Evans era un depredador de inseguros!

Por otro lado, los ravenclaw eran su clientela más difícil —fíjate que eran de los más quisquillosos—, pero no por eso imposibles de tantear con sus irresistibles ofertas —quizá era momento de darse cuenta de que muchos se aterraban con la idea de lo que pudiera llegar a hacerles de no comprar sus artículos de segunda, antes que hallarse maravillados con su blanca, muy blanca, sonrisa—, ¡porque nada era imposible! Mientras pusieras el empeño suficiente. Por eso sería que Evans se habría propuesto como meta personal insistir con Denzel Smethwyck, asaltándolo ‘casualmente’ a la mínima oportunidad, en cualquier parte, cualquiera fuera la circunstancia, con una manía persecutoria camuflada de buenas intenciones, sonrisitas de ‘yo soy tu mejor amigo, ése en el que puedes confiar. Vamos, confía en mí’, charlitas tan alegres, tan animadas (y algo misteriosas), ¡y cómo no!, una fijación tan incómoda hacia su persona, que más de uno hubiera optado por salir por una ventana de sólo verlo venir. ¿Era su orgullo de comerciante lo que estaba en juego? No, ni hablar. Eso ni pensarlo. Evans tenía puesta mucha confianza en el potencial de su carisma. La verdad, era otra.

Tenía que ver con un secreto, o eso se creía él.

Así que, así eran las cosas, y él pensaba que estaba haciéndolo muy bien camuflando su interés, con cada encuentro. En el baño, por ejemplo, cuando hubieras jurado que estabas completamente solo y de pronto te asaltaba esa enérgica, calurosa voz de pura simpatía: ‘¡Ey, pero si es Den, mi amigo! ¿Cuánto tiempo ha pasado? Fíjate que este es mi retrete favorito. Cuantas cosas en común, ¿verdad? Y qué has estado haciendo últimamente, ¿has estado escurriéndote por los pasillos, chico misterioso? Porque hubiera jurado, ¡que ése eras tú el otro día! A que tienes una chica, tú, bribón’. En el baño, en los pasillos: “¡Ey, ey, Denzel! ¿Quieres ayuda con eso? No te cortes, ¡ya que estoy aquí! ¿Qué es lo que te traes entre manos?, ¿vas a alguna parte? Vamos, que no te dé pena. ¡Me encantará hacerte compañía!”. En los baños, en los pasillos, en la biblioteca:

—¡Den!, ¡pero si eres tú, simpático!—
Fíjate que cruzarte con Evans, a punto de tomar uno de los libros de la estantería. ¿Y de dónde había salido ese brazo largo que tenía? (y por sobre todo, ¡tan inoportuno!), ¡y no digas que se había interesado por el mismo título! Evans se adelantó y tomó el libro, para ojearlo a gusto, sin reparar en quién lo había visto primero—¡Interesante! ¿En qué estás metido?, ¿esto es siquiera para los exámenes?—Evans le dedicó una mirada, estudiándolo como a un poema—¡Ah, pero a que quieres estudiar por tu cuenta! No te apenes, no soy esa clase persona desconsiderada que se interpone entre un ravenclaw y sus estudios. Pero—bajó la voz, encerrándolos en la intimidad de la complicidad—, ¿has oído de esos caramelitos mágicos que te ayudan a la concentración y eso? Resulta que un amigo me ha dejado algunos. Y si tú quisieras, son tuyos. Vamos, no seas orgulloso. ¿De qué te sirve el orgullo en un examen? Claro, que te los dejaré a precio de descuento. Para recuperar unas monedas, ¿sabes? Mi bolsillo está pobre últimamente. Pero que sepas que te hago el favor porque eres tú.

Una anteojitos, que tenía unas ojeras de espanto y que intentaba no caer dormida sobre el libro de turno, levantó la mirada, irritada, y soltó un: shhhhh. Evans la miró de vuelta y se llevó un dedo a los labios: shhhhh. Y la otra se enfurruñó en el lugar, indignada con tal caradurísmo, al comprobar que el otro continuaba en la suya, sin prestarle atención. ¡Y tan encima de ese ranvenclaw!  

duraznos con crema:

jajaj Sí, te estoy mandando la re indirecta con el título (en el entusiasmo, quise ir a por todasXD). Fijémenos de llegar a eso (es que se me ocurrió la diea, a ver qué sale). De última, si el tema de desenvuelve de otra forma (dragones en el cielo, un viaje 'al fondo del mar' (!), se cambia el título y ya está XD

¡Cualquier cosa edito!


¡Beso! :3
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 11.650
Lealtad : Los suyos
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 379
Puntos : 251
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4572-evans-mitchell?highlight=evans http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Evans MitchellGryffindor

Denzel Smethwyck el Mar Sep 12, 2017 12:09 am

Febrero de 2014

Últimamente sentía, quizás con demasiada frecuencia, la presencia de aquel que, o bien era Adrien, o su gemelo, o en el peor de los casos, ambos, que habrían terminado por imaginar que gastarle una broma al introvertido de Denzel mediante confusión y una porción de acoso podría resultar divertido, cosa que a él no le hacía ni pizca de gracia, pero claro, es lo que tiene las bromas a costa de uno. Sólo había algo en sus posibilidades que no le llegaban a cuadrar... ¿Acaso estaba poniendo en duda la seriedad de Adrien? Siempre le veía manteniendo las formas, dudaba muchísimo que estuviera metido en algo así, por muy divertido que fuera. Por esa misma razón, solo podía pensar en ese otro, con el que nunca había tenido contacto hasta ese entonces y "ante los desconocidos, ojo avizor", se decía cada vez que lo notaba invadir su privacidad, intimidad que veía cada vez más amenazada hasta el punto de que dejase de ser una mera presencia para pasar a convertirse en algo peor, un cargante y fastidioso roba-intimidades, habiendo pasado la raya al empezar a establecer contacto ¡Que no lo dejaba respirar ni en el baño!

Al principio creía que su insistencia por invadir su espacio vital, algo sagrado para Denzel, se debía a lo que muchos Ravenclaw sufren por su fama, quizás consejos para los exámenes, trabajos, etc. Como cualquier taimado zorro se acercaba con buen carácter, le sorprendía el contraste que había con aquel que debía ser su hermano gemelo, y que Manannan le castigue si no lo era, que son como dos gotas agua. Aún así, a pesar de su baja autoestima no se tragó aquella fachada, nadie era tan amable y jovial, obviamente algo raro pasaba. Se había mantenido taciturno todas esas veces, solo respondía en momentos que lo requerían y con palabras bien cortantes.

Se sorprendió cuando tuvo otra "coincidencia" con el dichoso Gryffindor en la biblioteca. El tiempo libre de esa tarde quiso ocuparlo para uno de sus futuros proyectos y se encontraba buscando algún libro que le fuera de ayuda en la sección de encantamientos sobre objetos. Solo tenía que coger un par (los que más le convencieran) y llevarlos a su mesa, una que ocupaba con tal asiduidad que sólo faltaba que marcara su nombre en ella. Sus ojos se ensancharon de sorpresa cuando éste irrumpió en el habitáculo saludando con un tono nada apropiado para el lugar. Su sorpresa se debía más a una preocupación por recibir una llamada de atención pro la bibliotecaria a quién alternaba una miraba de espanto a sabiendas de que podría ser tachado de cómplice por permanecer cerca de aquella lapa.

Tranquilo Denz... Tú haz como si no estuviera y se marchará...— Se había ensimismado tanto pensando aquello que el contrario fue mas rápido en reaccionar y se adelantó para hacerse con el libro que estaba a punto de tomar —No. Es. Nada —Susurró con cierta molestia en sus palabras, agarró el libro por la parte superior y tiró de éste con cierta rapidez para liberarlo de esas manazas depredadoras —No es... Digo sí, es para los exámenes, es muy importante... —Aquello era una mentira bastante obvia, sobre todo por el modo de expresares, aún así creyó que fue lo suficientemente convincente y luego apegó el libro contra su pecho y lo envolvió con sendos brazos, como si fuera una mascota que debía proteger.

Lo que vino a continuación fue lo que le hizo darse cuenta de que había estado totalmente equivocado hasta entonces, lo que el castaño de la casa de los valientes quería no era manipularlo por su conocimiento, era por algo más sencillo y sofisticado ¡Trataba de venderle uno de sus... ¿Productos?! Al menos ahora bajaba la voz —Caramelos para la concentración... —No sería la primera vez que había oído de complementos de ese estilo, la mayoría estafas, pero no estaba bien juzgar sin resultados, por eso se le ocurría algo mejor —No suena mal... ¿Sabes? Creo que me llevaré una tanda —Lo amargo que había sido su rostro hasta ahora había formado una sonrisa por primera vez delante del adverso —Peeeero, antes de que eso pase deberás probarlo tú primero durante una semana, y me permitirás hacer un estudio sobre su efecto durante todo ese tiempo —No sabía como el castaño se tomaría aquel atrevimiento, pero veía dicha propuesta una buena forma de esclarecer sus intenciones. Si se echaba hacia atrás significaba que su producto no valía ni la mitad de un mísero galeón, pero si accedía entonces tendría la posibilidad de comprobarlo, y de ese modo también determinaría si vale la pena.

Demasiado habían tardado las quejas, si querían hablar mejor tendrían que hacerlo fuera de allí, pero todavía no había despertado su atención lo suficiente, si  quería insistir en el asunto tendría que tener él la iniciativa, por su parte hizo un gesto divertido encogiéndose de hombros ante la llamaba de atención y luego se volvió a su mesa donde había formado una pila de libros.

ÑOM ÑOM ÑOM:
Jajajaj no te preocupes.

Solo una cosita ¿Y la fecha? Osea, para ubicarme y todo eso XD


Última edición por Denzel Smethwyck el Miér Dic 06, 2017 10:45 am, editado 1 vez
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Cole Sprouse
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 5.116
Lealtad : Neutral
Patronus : ---
RP Adicional : ---
Mensajes : 387
Puntos : 175
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4453-denzel-smethwyck http://www.expectopatronum-rpg.com/t4456-relaciones-de-denzel-smethwyck http://www.expectopatronum-rpg.com/t4457-cuaderno-de-bitacora-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t4499-lechuceria-denzel-smethwyck

Evans Mitchell el Jue Sep 14, 2017 4:16 pm

Ah, ¡mira que posesivo que era con sus cositas! A Evans le hizo gracia, verlo tan esquivo y tan aferrado a ese librito. Se llevó las manos a los bolsillos, recargándose de lado contra la estantería, observando lo mal mentiroso que era. Ah, le ocultaba algo. Puede que no fuera nada, sólo un poquito de excentricidad (porque así eran lo empollones, ¡tan reservados!, ¡tan raritos!, ¡si hasta usaban gorras en un día soleado! Al menos, su amiguito Denzel no había llegado a tal grado de desesperanza). Fíjate que hay gente con todo tipo de manías. Ese Den tenía un claro problema de confianza, ¡pero suerte que Evans podía entender de esas cosas! El listillo del ravenclaw estaba en buenas manos, ¡él haría que confiara en las personas otra vez!

Evans lo miró, con la intensidad que tiene la curiosidad cuando está encendida y una tibia sonrisa en los labios socarrones. Ah, pero olía a lo lejos que tenía un verdadero secreto que ocultar. Él lo atraparía, oh sí, te atraparía. Porque sí, podía obligar a la gente a que hiciera cosas por él, ¿pero qué mejor que tener control sobre sus secretos? Y más, cuando estos podían resultar útiles para los aprovechados. Y una de sus tantas manías personales (todos tenían una, o tres, o cientos en su caso), era la de hurgar en los asuntos ajenos, esos en los que nadie lo invitaba a meterse. Bueno, al menos, él se creía que andaba sobre la pista de algo, algo grande. Desde aquel día en que lo vio desaparecer en el séptimo piso… Momento. ¿Que le iba a comprar sus caramelitos? ¡Mira que simpático! Sí, definitivamente, lo de no tener gorra hacía la diferencia.

Evans estaba a punto de sacar su libretita de cuentas (allí anotaba todas sus transacciones), cuando… ¿Qué caraj…? ¿¡Se creía que era un jodido conejito de indias o algo!? Por dentro, ¡chispeaba! Se le notó en la cara la sombra fugaz de un demonio homicida, colérico, que… Que soltó una sonrisita, algo resentida al principio, pero que en un instante de iluminación, transfiguró en una franca expresión de auténtico y alegre convencimiento. ¿Pero qué era lo que se le había ocurrido?

—¡Sí!, ¿por qué no? Suena divertido—Evans lo siguió, acosándolo desde detrás con un cuchicheo insistente. La chica de las ojeras los perseguía con una mirada de agobio—, como a algo que harían dos buenos amigos. Pero tengo que confesar, como que invade mi privacidad (y soy muy respetuoso de la intimidad, ¿sabes?). Porque estaremos muy pegaditos, ¿verdad Den? Pero ey, para eso están los amigos (Para ser tu mejor proyecto de ciencias, ¿verdad?).

Pero si se lo decía a alguien, lo mataba. Lo mataba.

—Ya me parecía que pasábamos muy poco tiempo juntos. Con lo bien que congeniaríamos (tengo una corazonada para esas cosas). Como que era hora de revertir eso. Pero  como que ese gorras siempre estaba en el medio, ¿verdad? Ey, esto…, ¿es una trinchera o algo?—preguntó, arrimando una silla a esa pequeña madriguera del saber, y sentándose sin pedir permiso—Como que tienes esto un poco desordenado—comentó, cometiendo la imprudencia de ir tomando un par de libros y ojear sus títulos—Oh, vamos, ¿qué es esto? Huele a que no haces tus tareas (vamos, tenemos la misma asignatura, ¡esto ni está en el programa!). Me preocupa. ¿Puede que te dediques a procrastinar entre las paredes de este castillito de libros que te has hecho? Sabes, si quieres ayuda, siempre puedo darte una mano. Encantamientos, por ejemplo. Vamos, tira tu problema más difícil.

Nadie nunca se iba a creer eso.

—¡Oh, vamos! Hasta un ravenclaw necesita ayuda de vez en cuando. Yo te entiendo, no seas tímido. Debe ser duro eso de tener que ser siempre de los inteligentes, los pedantes, los aburridos, esos a los que nadie quiere hablarles a riesgo de que te suelten un estúpido sermón sobre responsabilidad y otras naderías—Ese era Evans, siendo comprensivo—Ah, no sientas que es personal. Yo sé que eres un tipo divertido. Que se escurre fuera de horario, y desaparece misteriosamente por los pasillos, ¿verdad? ¿Que, no? Oh, vamos, yo sé que sí. Los fines de semana, por ejemplo, mientras todos están ansiosos por irse a Hogsmeade, ¿en qué piensas tú, Denzel?, ¿quizá, que el castillo estará libre para ponerse un poquito ‘loco’? Menos mal que tendremos toda la semana para ponernos al día. Porque tienes que dejarme saber qué haces si es que vamos a empezar a pasar el rato. Cuenta, cuenta, ¿cómo es tu día más divertido?

Desde la otra mesa, la chica de las ojeras, cayó fulminada sobre su libro de lectura. No había podido resistir el sueño. Pero la verdadera razón fue el corto circuito que hizo su cabeza al oír tan de repente ese interminable cuchicheo que salía de la boca de ese charlatán que no parecía callarse NUNCA. ¿Quién podía sobrevivir a algo así?, ¿se daba cuenta siquiera que no había más que escucharse a sí mismo? Debía amar el sonido de su propia voz, menudo egocéntrico.  
papas con queso:
¡Ah, la fecha! Esa es una muy, muy buena pregunta. ¿Y si te lo dejo a vos eso de poner la fecha? No es realmente mi punto fuerte, eso de la cronología. ¿Después lo hablamos?XD
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 11.650
Lealtad : Los suyos
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 379
Puntos : 251
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4572-evans-mitchell?highlight=evans http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Evans MitchellGryffindor

Denzel Smethwyck el Dom Oct 15, 2017 11:08 pm

Para encontrar la manera de sacar provecho de la situación. El resultado... En absoluto era lo que habría esperado obtener, por andárselas de listillo se había metido en un berengenal para nada agradable y, si ya su insistencia en aquel momento, que rayaba la de un pegote, le estaba pareciendo insufrible... Imaginarse esa misma salmodia durante todas las semanas a partir de ese momento... Preferiría ser picado mil veces por un Billywig hasta nunca pisar tierra.

Estaba por regular y volverse atrás ¿Pero qué le iba a decir? "No, mira, mejor déjalo..." Claro estaba que ni con esas se iba a librar ya, pero bueno, hay que mirar el lado bueno de las cosas, si es que de aquello se podía sacar algo bueno. Recapacitando en el desvío del asunto aún podía compensarle su futura y generosa presencia para las pruebas. Iba a hacerle arrepentirse, eso sí, si sus sospechas sobre los calmantes eran ciertas, iba a ser sumamente divertido, a ver quién terminaría por cansarse antes (Seguramente Denzel pues su paciencia es nula).

Sí... Claro... Suena muy... Chupi... —Su faz no pudo evitar reflejar una sonrisa forzada, denotando molestia por el leviatán que el mismo se había creado en su contra. Y aún ni en su refugio de papeles y cueros se asomaba la posibilidad de que aquel semejante quebradero de cabeza desapareciera. ¿Que si hablaba? Sí, mucho, parecía que hacerlo sin cesar era también un articulo en sus productos y que al menos la mitad de Hogwarts le habían pagado para que lo hiciera. A su lista negra irían todos ellos. Por Merlín ¡Que hasta se trajo una silla a la mesa! ¿Hasta cuando pensaba permanecer allí? ¿Debía firmar un contrato para conseguir la paz? Calma... Si debía aguantarlo por más tiempo primero debía relajarse... Quizás en algún momento cesaría de hablar tanto (O antes se quedaría ronco).

No lo toq... —Se quedó a medio queja una vez más cuando el mayor se tomó la libertad de ojear alguno de aquellos libros que se habían quedado amontonados de forma tan dispar. Carraspeó en cuanto descubrió que aquello nada tenía que ver con las clases impartidas, estaba por decirle entonces que no se preocupara tanto, pero hablaba tan seguido que no era capaz de quedarse a detenerlo, hasta que consiguió encontrar el punto por el que colar su voz, lo cual no le venía del todo mal pues así incluso podía desviar sus asuntos secretos por el camino peligroso que estaba tomando.

En ese caso... ¿Qué tal un patronus? ¿O hacer a alguien un Guardián del secreto..? —Había rebuscado aposta encantamientos de nivel avanzado para dejarle entretenido un rato en su demostración, y a lo mejor así conseguir su silencio, pero quién sabe hasta quizás podía sorprenderlo. Estaría gracioso ver cómo conseguiría desquiciar a la niña gafas hasta el punto de hacerla marchar de la biblioteca resentida y con el humor a flor de piel. Pero aparte, el seguía hablando y hablando hasta que algo en su sopa de letras infinita llamó su atención por fin.

Un segundo ¿Acaso me vigilas...? —Nadie debía saber sobre su escondite de la sala de los menesteres y lo que hacía ella. Era un secreto que ni a Joshua le había contado, pero ese leonino resultaba estar mas cerca de su confidencia que ningún otro y eso le asustaba. —P-pero no puedes venirte a... —Había captado su interés hasta tal punto que hasta ya dejaba de hacerse el evasivo leyendo el libro que tenía entre sus manos, y lo peor no era que había posado sus ojos en la enigma que dejaba tan descuidadamente, si no que ahora por culpa de su insensatez hasta ¡Iba a descubrir su "sala de operaciones" si era cierto es de que no se despegaría de él!

MAGDALENAS:
Al final puse 2014 porque en quinto curso Denzel ya no podía ir a la sala de los menesteres


Última edición por Denzel Smethwyck el Miér Dic 06, 2017 10:44 am, editado 2 veces
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Cole Sprouse
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 5.116
Lealtad : Neutral
Patronus : ---
RP Adicional : ---
Mensajes : 387
Puntos : 175
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4453-denzel-smethwyck http://www.expectopatronum-rpg.com/t4456-relaciones-de-denzel-smethwyck http://www.expectopatronum-rpg.com/t4457-cuaderno-de-bitacora-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t4499-lechuceria-denzel-smethwyck

Evans Mitchell el Sáb Oct 21, 2017 10:25 am

Tú sonríe, así de simpático, que lo haces muy bien. Como si nunca hubieran inventado las Navidades, ese tipo de sonrisa le había puesto, mira tú. ¡Pero ey!, Evans lo entendía. No todo el mundo podía jactarse de su buena vibra, esa alma de vivaracho, y en fin, de su indudable encanto. Estaba muy consciente de eso. Porque además, ¿qué gracia tendría si Evans no pudiera compararse y destacar como el que más? Claro que, sobresalir, bien que lo hacía, aunque probablemente, fuera por algo más que la propia —y corregida— versión de sí mismo. Pero ufanarse, era gratis.

No contó, sin embargo, con que el muy nariz parada le fuera a soltar tal cachetada en la cara… ¡menudo balde de agua fría era ése! Todo un golpe contra el orgullo. ¿Que si sabía conjurar un Patronus?, ¿realizar un Fidelio? ¡Pero si eso era magia avanzadísima!, ¡normal! Evans había cerrado el libro de repente, sin que el comentario le hiciera ni pizca de gracia —y de paso, sin que Denzel leyera ni de casualidad esa mueca resentida en su rostro (o aunque sea, fingir que le interesaba), ¡con lo muy absorbido que estaba con ese librito!—. Claro que, había que disimular, disimular. Así que sonrió, siguió hablando, guiándolo hacia donde quería llevarlo (porque no era cuestión de detenerse a hablar sobre los encantamientos que él NO SABÍA, eso no era nada cool, y además, ese niñato tenía un secreto, Evans podía olerlo, y quería pillarlo), pero por dentro, se hallaba encendido por el desafío que suponía lo que para él, era una burla, alta y sonante. ¡Ja!, ¿se creía que no podía sorprenderlo?

Vamos, encantamientos era su materia favorita y no perdía oportunidad de vanagloriarse por horas sobre lo bueno que era con cualquier inoportuno que se lo topara casualmente un día de esos en los que se había pasado leyendo sobre el tema y practicando los hechizos, habiéndose salteado primero las horas de otra materia, como Historia de la Magia, que era un bodrio. ¿Y lo habías visto en una clase de duelo? ¡Ya le hubiera gustado cruzarse con ese naricitas! A ver si se le movían las cejas a esa cara de nada.

Puede que no estuvieran en medio de un duelo en ese momento, pero aprovechó la oportunidad de saborear la victoria en cuanto esta se le presentó. Bastó ver cómo el ravenclaw, incómodo, se expresó visiblemente sorprendido por LO OBVIO. Y es que, cualquiera que conociera el terror que eran Evans, hubiera adivinado enseguida que ese tocapelotas no se te aparecía a cada hora del día sólo para ‘saber cómo estás’, como si tuviera algún interés genuino por el prójimo; no, sólo podía haber una razón, del todo sospechosa, detrás de tanta atención. Evans quedó encantado con esa reacción, y se mordió el labio con emoción contenida, intenso el brillo pícaro en sus ojos, de pillo malvado. Rió, antes de hablar.

—¿Vigilarte?, ¿eres como un parapanoide o algo así?—Sí, mal dicho. Paranoide, Evans. Él, ni cuenta, lo miró con una confianza avasallante y soltó el libro que había estado ojeando sobre la mesa, cruzándose brazos encima, y dedicándole toda su ‘encantadora’ atención, algo que sólo podía significar peligro para los avisados—Tú eres el que se cruza en mi camino en por ahí—Se encogió de hombros—¿Por qué tan nervioso? ¡Pero si somos amigos! Puedes confiarle secretos a un amigo, ¿verdad? Uno que, digamos, te ha visto haciendo ‘tus cositas’. Pero tú sabes, un amigo siempre mantiene la boca cerrada.

Diríase que no conocía otra palabra tan bien como la de ‘amigo’, por el énfasis con que la remarcaba. Evans se echó hacia atrás, inclinando la silla. Estaba siendo muy ambiguo, y no casualmente. Sonreía.

—Mientras seamos amigos, claro…—comentó, ‘distraído’, ¿en un tono amenazante? Ese era Evans, en completo control de la situación y ¡PAF!

No juegues con la silla, te dicen, porque puedes romperte la cabeza, te dicen. Y no por nada. El gryffindor se fue a estrellar contra el suelo en un desliz, lo que fue igual a ver una torre humana derrumbarse o un ahogado pidiendo socorro con las manos alzadas desde las aguas profundas, sin saber nadar ni salvavidas. Hizo tanto ruido, que la muchachita molesta de antes despertó de repente, sacada abruptamente de su sueño (que la pobre se había quedado dormida), y otra vez, miró en su dirección, ¡indignada con tanto ruido!
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 11.650
Lealtad : Los suyos
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 379
Puntos : 251
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4572-evans-mitchell?highlight=evans http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Evans MitchellGryffindor

Denzel Smethwyck el Sáb Oct 28, 2017 10:07 pm

Había un aura oscura detrás de aquel antifaz de cordialidad, Denzel podía notarlo, o tal vez era una corazonada impulsada por su forma de ser, algo desconfiada, con esos acercamientos tan frecuentes que por sí solos se veían antinaturales. Sin duda le costaba saber si era debido a su monomanía de ver el mal en todos lados, se le habría pegado de cierta persona peor que él en ese sentido ¿Sería sólo su interés por venderle alguno de sus productos? ¿O quería algo más? A fin de cuentas, dicho tema quedó abandonado casi al principio, en tal caso, agradecido que estaba, pues de aquella cepa no brotaban más que pifias y la verdad prefería no seguir por ese camino.

Por lo menos había reducido su cantidad de palabras por segundo, eso era de agradecer y suponía un alivio para su concentración, si es que debía seguir proponiéndole retos de ese estilo para conseguir su silencio pero, un segundo ¿Qué le acababa de llamar? Sería un nuevo insulto inventado por él como el de sangre sucia a raíz de la paranoia. —¿Que chorrada es eso? —Había entendido bien por el contexto, pero le apetecía denotar la falla con una inocente pulla, siempre manteniendo ese tono de habla bajo —Como no sea un paranoico en parapente... Que sepas que yo nunca he montado en uno, así que ya puedes descartarme ¡Y no mientas! —Terminó por alzar un poco la voz —Sí que lo haces, no tengo un trastorno 'paranoide' —Hizo énfasis en la última palabra para recalcarlo sobre su yerro.

Pero la cosa no acababa ahí, tendría que estar de guasa porque no solo con esas se atrevió a decir que era él quien le andaba buscándole, ni que fuera un masoquista teniendo que aguantar sus peroratas inacabables. Todavía no olvidaba que ni en el baño le dejaba tranquilo ¿Qué habría hecho él para merecer semejante soponcio? Normal que le crispara sus nervioso.

Pues más te vale no decir eso de 'tus cositas' por ahí, porque se podría mal interpretar... —Continuó con un desdén, y del mismo modo, tratando llevar la conversación a ninguna parte a propósito. Veía como se mecía sobre las patas de la silla, y el peligro lo veía ya de entrada, eso que estaba haciendo entraba en contraste con él, siempre era precavido en todo, no se arriesgaba en nada, revisaba tres veces o cuatro, o más, sus acciones, era lo que por sus despistes en la experiencia le habían convertido. Le miraba temeroso en ese balancín de inclinación peligrosa y sí, al final consiguió sorprenderle, pero no con un patronus ni con un fidelio, sino por lo cenutrio que podía llegar a ser.

¡Evs! —No le importaba que estuvieran en una biblioteca. Alarmado se levantó de golpe entonces de la silla, con los brazos extendidos sobre la mesa, y vale que el gryffindor había sido sumamente cargante hasta entonces, pero eso no evitó que se sintiera angustiado de verlo precipitarse hacia el suelo. Se aproximó con velocidad hasta éste y estando a su lado, tras comprobar su estado, le tendió la mano para ayudarlo a reincorporarse.

Mas te valía haberte roto algo con esa caída por zoquete... —Tenía que tapar su amabilidad de nuevo con su trato áspero. Si es que... Idiota de él por ser ahora cordial con él ¿Por qué diantres lo hacía? Sabía perfectamente que se iba a arrepentir, que a cada cerdito le llega su San Martín y que aquello era justicia, se lo merecía por ser más pesado que un pogrebin. Aún así... ¿Se  suponía que debía haberse quedado sentado y reírse de su torpeza? Oye, pues quizás es lo que tendría que haber hecho. Y más que estuvo de acuerdo con ello cuando notó el tacto de una mano posar sobre su hombro, provocando que se erizase su piel, se girase sobre su propio eje y luego ver que frente a él se erigía la figura de la encargada de la biblioteca, oscureciendo el mundo con su presencia.

Lo siento Smethwyck, pero voy a tener que pediros a ti y tu amigo que abandonéis la biblioteca por hoy —Sentenció severa. Al aguilucho le parecía gracioso que denominara al segundo amigo suyo, pues en ese momento tenía ganas de lanzarle un bombarda en toda su cara, y eso que no era violento. Hizo el amago de ir a recoger los libros pero en eso también intervino la bibliotecaria —Ya me encargo yo de recogerlos, ahora venga —Indicó la salida con el índice y Denzel, echándole una mirada de odio a Evans tan solo tomó sus pergaminos e hizo mutis hacia ésta para abandonar la estancia. Durante toda esa escenita, la niña que no había podido concentrarse hasta ahora sonreía victoriosa y parecía divertirse con todo ello.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Cole Sprouse
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 5.116
Lealtad : Neutral
Patronus : ---
RP Adicional : ---
Mensajes : 387
Puntos : 175
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4453-denzel-smethwyck http://www.expectopatronum-rpg.com/t4456-relaciones-de-denzel-smethwyck http://www.expectopatronum-rpg.com/t4457-cuaderno-de-bitacora-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t4499-lechuceria-denzel-smethwyck

Evans Mitchell el Dom Oct 29, 2017 4:05 am

¡Je! Paranoide, paranoide, parapente. Mira cómo se jodía en la diferencia, sólo míralo, como si le importara, ¡le resbalaba! Sí, sí. Para salvaguardar el orgullo, por supuesto. Aunque la carita que puso, con los labios apretados y la mirada reconcentrada de muda bronca contenida clavada en Denzel, lo decía todo. Ah, ravenclaw tenía que ser, ¡tan pedante! Tenía que ventilar delante de él las muchas palabras que conocía como si fuera un diccionario parlante o algo. Sí, sí. ¡Mira que se mofaba en su cara! La había pifiado, ¿¡y qué!?

¡Oh!, ¡y mira nada más! Le alzaba la voz, andaba contestón ese día, ¿qué?, ¿quería hacerle frente o algo? ¡La gracia que le hacía! Eso sí que le hacía sonreírse, con picardía, burlón, ¡como un villano triunfador!, y ¡ZAS! Auch, auch, auch. Aaaaah, ¿sabes cómo se siente golpearte la cabeza con algo duro, duro, duro? En esos momentos te preguntas, ¿no pudieron fabricarte de goma? ¿Por qué?, ¿por qué, ¿por qué no? Y sumándole a esto que Evans era un llorica, el dolor se volvía una cuestión, ¿de vida o muerte? No, no. Sólo un motivo para aprovecharse de la generosidad de la buena gente, de ese compasivo Denzel, por ejemplo, con los ojos algo llorosos y la expresión decaída.

¿Y tú piensas que te dará las gracias? Pfff.

—Auch—Evans se apoyó contra la biblioteca a su espalda, muy lentamente, con la pereza del poco madrugador, pero con un chichón detrás de su cabeza, allí donde se tocaba, mientras hacía ligeras muecas de dolor. No dirías que esa frágil criatura sería capaz de matar a una mosca, ¡sólo míralo!, ¡tan indefenso!, ¡tan vulnerable!—Duele, dem…—En un principio, por acto reflejo, Evans estiró una mano, casi accediendo a ese gesto de amabilidad que le tendían, pero se lo pensé mejor y lo rechazó de un manotazo, como si apartara a un mosquito. Luego, lo escuchó llamarlo zoquete, pero se limitó a torcer sus labios en una media sonrisa sin nada o poca alegría—¿Qué estás diciendo, idiota? ¡Me he caído! ¿Cómo te burlas de alguien que acaba de sufrir un accidente?—soltó, gimiendo quejosamente.

¡Sí, ese era Evans Mitchell, aleccionándote sobre buenos modales!

Hubiera estado bien, sin embargo, aceptar le mano que le tendieron en un principio, porque cuando llegó la bibliotecaria, ésta lo levantó a las malas, prácticamente tironeándole de la ropa, casi desvistiéndolo, y apurándolo para que se fuera, como se echan a los perros. La mirada del bibliófilo no le pasó inadvertida y le contestó con una muda expresión de resentido. Pero se sonrió enseguida, saboreando esa pequeña victoria.

¿¡Qué!?

Sí, porque ya lo tendrías que saber, si eras sensato: ‘Quien provoca tu ira, tiene poder sobre ti’. Puede que Evans fuera un niñato irritable, bruto, terco, pero se sabía esta frasecilla al dedillo. Podía entender el significado en carne propia, en esa carne excitable y nervuda, que era reactiva y violenta. Por eso, él se sentía muy por encima de las circunstancias.

Riendo, Evans lo siguió.

—¡Espera!, ¿no quieres una mano con eso, Denzelín?—Sí, sí, mira de qué buen humor estaba de repente. ¡Todo radiante!, ¡hasta conciliador! Apuraba el paso para acercársele, todo servicial de pronto, incluso cuando todavía sentía ese molesto pinchazo en su cabeza—¡Vamos! La mujer es una harpía, de todos modos. ¿Qué?, ¿te has enfadado?—Imprudentemente, fue a colarle el brazo alrededor de los hombros, ¿buscando una reconciliación?, ¿o estaba pidiendo a los gritos que se lo sacudieran de encima?—¡No seas tan nenaza!

Y sin embargo, no lo siguió hasta el final de sus días como la pesadilla que era (aunque seguramente sabía cómo llevar a alguien hasta el final de su paciencia). Seguidamente, Evans se apartó, con los brazos abiertos, como quien no quiere problemas y retrocedió, despacio, con una sonrisa descarada en plena de cara (ahí, donde tú podrías pensar que bien le vendría un puño, justo en el medio de las cejas).  

—¿Sabes qué? ¡Haz lo que quieras! Me acerqué a ti como un buen amigo, ¡y me arrojas esas miraditas de odio! Bien, bien, ¡vete!

Y se largó.

Bueno, eso era lo que quería que tú pensaras. Porque la verdad, es que ahora estaba más empeñado que nunca en seguirte los pasos, descubrir tus rutas secretos. Así que, incluso si tú lo buscaras, por cualquiera fuera la razón, en realidad, sería él que te estaría siguiendo a ti. ¡Cuidado con tu sombra! Porque puede ser peligrosa, ¡no sabes cuánto!

***

Día de excursión a Hogsmeade.

EVANS MITCHELL



Me la jugaste, bastardo. MALDITO. ME VENDISTE UNA ESTAFA. Sé que eres un estudiante del puto Hogwarts. ¿Sabes qué haré contigo? Te cortaré las piernas. Despacito, sólo para escucharte chillar. ¿Y crees que alguien te escuchará? NADIE LO HARÁ. Te agarraré, lo haré. Un día que vayas a Hosgmeade y creas que estás seguro entre tus amigos. Te cazaré. Te destrozaré. Podría denunciarte. Te expulsarían del colegio por lo que haces. Pero. TE DI TODOS MIS AHORROS. Y ERA UNA ESTAFA. ME LA PAGARÁS BATARDO. TÚ ERES MÍO.

cliente insatisfecho
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]





psss:
Es decisión de tu pj qué hacer con la carta :3 Tiene libre elección.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 11.650
Lealtad : Los suyos
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 379
Puntos : 251
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4572-evans-mitchell?highlight=evans http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Evans MitchellGryffindor

Denzel Smethwyck el Vie Nov 03, 2017 11:16 pm

Evans no era muy dado a comprender el ambiente formado por las situaciones ¿No? Los acababan de echar de la biblioteca, y era la primera vez que le pasaba a Denzel en todo lo que llevaba en el colegio. La verdad no le pareció nada agradable, y menos lo fue el modo en que cayeron las fichas de dominó, el cómo se resolvió la situación, sí, había manchado su imagen... ¿Cómo? ¿Que si tenía una imagen que cuidar? Bueno, no precisamente una muy importante pero el creía sí, aunque en el fondo sabía que se había ganado la típica del chico raro y precisamente por eso no debía empeorarla.

Vale, se estaba montando un mundo con todo, lo de la imagen y ese rollo no era lo que le hizo aflorar su mal humor, podría decirse que fuera un compendio de todo. Exiliado de su burbuja de confort, fuera de su refugio de libros, echado a maneras indeseables. Un mal recuerdo para la posteridad. Y todo por Evans.

Estaba ofuscado mientras se alejaba a... ¿A dónde iba ahora? Ya pensaría en eso más tarde, de momento solo caminaría sin un rumbo fijo. Y de fondo, esa voz, otra vez, colándose sin permiso en su vagón. Estaba siendo muy borde y no se veía a si mismo, había perdido la serenidad y se esforzaba por ignorarle sin aminorar el paso. "¿Una mano? gracias, puedo solo", "Ella sólo hacía su trabajo", "¿Nenaza...?"

El gryffindor intentaba animarle tras lo ocurrido ¿Cierto? Estaría cayendo en sus garras si no fuera así... ¡Al cuerno! Sí, le estaba haciendo pensar, replantearse el trato que le estaba dando, pero el habérselo pensado demasiado fue lo peor que pudo hacer, pues éste demostró que en verdad sí comprendía cuando una situación era un caso perdido. Él, entonces, se arrepintió de no  haber dicho nada.

Cuando éste paró, él hizo de igual modo y se giró hacia el leonino, observando únicamente. Evans creyó mejor dejarlo así y al marcharse de aquella forma dejó en su ida un vacío de culpabilidad. Se quedó por un tiempo ahí plantado con la mirada hueca, fija en el suelo. No sabía cuanto se quedó así pero fue el hecho de que el profesor Binns le atravesara con su etérica presencia el que lo sacara de su ensimismamiento.

¡Por Merlín! ¡Señorito Smethwyck! Yo de usted no me dormiría en esa postura por los pasillos —Denzel se sacudió —D-discúlpeme profesor... Que tenga buena tarde profesor —Hizo un gesto nervioso de despedida y con las mismas despareció haciendo mutis por el lado contrario al de Evans.

***

No advirtió durante el resto de días la figura del gryffindor tras aquel accidente, algo que difería de las veces pasadas. O bien andaba más despistado que nunca o el por meses mayor se había convertido en el perfecto ninja. El caso es que no tuvo mucho contacto con él hasta que las cruces rojas del calendario desembocaron en aquel cuyo círculo recordaba la salida que se había organizado para Hogsmade.

La excursión no comenzaría hasta dado el medio día y todo parecía de ficción por el simple motivo de haberse levantado temprano sin haber tenido clases en aquel marcado número. Él nunca había sido madrugador en periodos no escolares ¡Qué estaba pasando! En fin, el ritmo, eso lo explicaría todo. No importa, ahora estaba despierto. Tomar el desayuno con calma y luego... El correo, sí, miraría el correo ¿Por qué no...? Iluso de él por lo que se encontraría a continuación, la carta tenía que ser una broma, de ficción. Le temblaba todo, nervioso ¿Por qué? Sí solo se había tomado tres cafés ¿Por qué? Si no iba dirigido para él, un momento... Evans. De pronto sus parpados quedaron a medio cerrar, esa cara de 'done' que se te queda cuando piensas "Por qué no me extraña..."

Pero si el contenido de la carta llegara a ser verdad... Tenía que avisarle... Vale que había sido un completo pesado, pero peor se había comportado él, no debió haberle tratado con tal desdén... En Hogsmade, allí lo buscaría.

Era una etapa de frío, y Hogsmade por aquella época quedaba sepultada bajo la nieve. Con razón organizaban salida en esas fechas. Tras la llegada al lugar Denzel anduvo por las inmediaciones en las cercanías de Cabeza de puerco, alargaba el cuello a cada lado de las calles tratando de buscar al Gryffindor, estaba dispuesto a disculparse por su comportamiento pero aún no sabía como y no se imaginaba haciéndolo, al menos le haría entrega de su carta... ¡Quién quiera que sea el que la había escrito debía ser un merluzo para equivocarse de esa forma! ¿Y por qué a él?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Cole Sprouse
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 5.116
Lealtad : Neutral
Patronus : ---
RP Adicional : ---
Mensajes : 387
Puntos : 175
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4453-denzel-smethwyck http://www.expectopatronum-rpg.com/t4456-relaciones-de-denzel-smethwyck http://www.expectopatronum-rpg.com/t4457-cuaderno-de-bitacora-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t4499-lechuceria-denzel-smethwyck

Evans Mitchell el Dom Nov 05, 2017 5:15 am

¿Evans?, ¿Evans Mitchell?, ¿y qué hacés tú buscándolo?, ¿seguro que no prefieres encontrarte con Adrien Lévesque, que es más simpático? Se dice que hasta son gemelos, ¿sabes?, ¡por lo mucho que se parecen sus caras! Que es en lo único, a decir verdad. Pero ey, ¿seguro que tú no te confundes? Sí, bueno, lo vieron por la tienda de Zonko, seguramente llenándose los bolsillos de bromas—aunque un alumno de Hufflepuff aseguraba que había intentado meter la mano en SUS bolsillos, para hurtarle la compra—; se había tropezado con un grupo de amigas que arrugaron la nariz al recordar cómo las había burlado por cualquier tontera; había sido atacado por una supuesta ex en el café de Madame Pudipié, y así, sucesivas versiones del paso de Evans Mitchell por Hogsmeade ofrecían distintas indicaciones sobre dónde estaría, pero con el factor común de que por donde fuera, nadie quedaba indiferente a lo que hacía o deshacía. Hasta que el boca en boca convergió en un punto: La Casa de los Gritos.

¿Has oído hablar de ese grupillo de alumnos que se juntan fuera del punto de mira de la autoridad escolar para batirse en duelos SIN REGLAS? Son encuentros secretos, clandestinos, que arman usualmente entre los mayores, en los que se valía todo, sin estúpidas reglas de comportamiento. ¿Por qué? Para probar de lo que eran capaces, ¿y por qué no?, con apuestas de por medio. ¿Qué mejor forma de hacerse un dinerillo fácil? O en todo caso, perderlo. Eso sí, ten cuidado, porque el dinero no es lo único que podrías perder. Algún participante podría entusiasmarse demasiado con magia oscura o, como mínimo, cortarte una oreja, vaya a saber.

Y como habrás adivinado, sí, Evans Mitchell no se resistía a estos encuentros que, aparentemente, se realizaban por los alrededores de La Casa de los Gritos, hacia dentro del boscaje. Así que, no era raro que en sus pesquisas Denzel hubiera acabado allí donde se oía ‘apuestas’. Lo que no sabía es que esa persona a la que estaba buscando estuvo con una nariz en su nuca todo el día, persiguiéndolo desde la más absoluta discreción una vez lo vio salir del castillo, ¿apurado por alguna misteriosa razón? Evans lo averiguaría, porque se olía que escondía algo, y confiaba que sería un secreto muy jugoso con el que entrometerse. Y sin embargo, llegados a tener que escurrirse entre los árboles del boque, comenzó a impacientarse.

¿Es que Denzel pesaba ir de aquí por allá, sin ninguna meta clara? ¡Espera, espera! Estaba muy claro lo que estaba pasando. De alguna forma, ¡habría descubierto que iba tras su huella! Sí, sí, tenía que ser eso. Y ahora, fingía que iba allí y a ninguna parte, reuniéndose con gente al azar sólo para confundirlo, ¡para engañarlo! Mira que listillo, el chico. Admitía que era un buen plan. Pero ahora que Evans había descubierto su estratagema, no quedaba otra. Habría que proceder de una forma más DIRECTA. Así que, acercándose por detrás, esperando tomarlo por sorpresa, lo capturó entre sus brazos y recargó el peso molesto que era sobre su espalda. Ey, tú sabes, como un amigo que viene, te abraza, se te pega como una lapa, ¡no, nada que ver! Es decir, sí, eso es lo que podría quizá pensar un tercero, de lejos, pero a pesar de que Evans sonriera y se lo apreciara muy, muy jocoso, no es como si pensara soltarlo si se lo pedía amablemente.

—¡Ey!, ¡mira tú a quién me he encontrado!, ¡Denz!—dijo, ¡de lo más jovial!, aprovechándose de ese cuerpo larguirucho que tenía para tomar el control de los movimientos del otro—Estás muy solo tú aquí en medio del bosque. ¿Qué?, ¿vas a alguna parte?, ¿eres un clandestino, Denzelín? Nunca pensé que un correctito como tú se interesara en las apuestas. ¿O es que quieres lucirte en duelo? , ¿eres bueno?

Ahora bien, así como Denzel no hubiera contado con eso, Evans tampoco contaba con el hecho de que, de entre los árboles, una persona llena de odio hacia su persona sólo tenía que salir y dar la cara para partir la suya de mil formas. Pero, ¿dónde?, ¿cuándo?, ¿has oído esa rama quebrarse? Ey, ¿y eso?, ¿y eso? Ah, es un tronco. ¡Y aquello!, ¡otro tronco! Pero ey, la amenaza estaba allí, era real. Y aventuraba peligro.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 11.650
Lealtad : Los suyos
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 379
Puntos : 251
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4572-evans-mitchell?highlight=evans http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Evans MitchellGryffindor

Denzel Smethwyck el Jue Nov 09, 2017 8:52 pm

Nada, no había forma de dar con el paradero de Evans, al menos por sus propios medios. Pero es que claro ¿Cómo iba a dar siquiera con él si no tenía una pista, ni una idea, que le indicara los posibles sitios donde lo terminaría hallando? Esto se traducía en Dencel dando vueltas como un zombie por todo Hogsmade, que hasta terminaba dejando en desconcierto a los de su alrededor. Pensarían que estaba un poquillo pirado, y hasta tú lo habrías hecho de tan solo verle pasar por el mismo sitió con tanto apuro, no una ni dos, sino tres veces.

Como toda persona que no ve resultados, Denzel se terminó cansando de hacerlo a su manera. Alguien con dos dedos de frente habría preguntado en primer lugar, pero ya con esa forma de actuar, uno ya podía hacerse la idea de cuán insociable era. Al final lo hizo, pero ya como último recurso. Se acercó a una pareja que caminaba por una de las calles y preguntó con la intención de hallar ese rastro que permanecía fuera de su alcance.

Disculpen ¿De casualidad no habréis visto a un chico de Gryffindor...? Evans se llama. Evans Mitchell... —Luego como si hubiera nombrado al mismísimo demonio, el chico arrugó la nariz y la chica se hizo la desentendida —Eh... No lo hemos visto... Y la verdad... —Se miraron el uno al otro —Preferiríamos que así siga siendo —De la misma forma esquiva con la que dieron su respuesta continuaron su curso desapareciendo al doblar la manzana. Esa incómoda situación se repitió con algunos más a los que preguntó ¡Sabía que no le iba a servir de nada! O no. Con el tiempo fue consiguiendo poco a poco pequeños 'rumorcillos' que le pudieron servir de ayuda. "Casa de los gritos"... "Apuestas"... Ya habían rumores de que solían verle por allí para... Denzel lo llamaba "Hacerse el malote y aparentar ser cool"

Da igual, lo que ahora importaba era que ya sabía a donde tenía que ir... ¡Espera! ¿Habían dicho a la casa de los gritos? Vale, ahora le temblaba todo. Hubiera preferido no ir si tuviera que elegir, y no porque creyera e todas esas tonterías que se decían sobre la vivienda abandonada, por favor... ¿Que por qué temblaba entonces...? Uh, de acuerdo, resulta que no creía en que estuviera embrujada, pero sí creía en la más realista de sus versiones, esa que hablaba de un asesino del lugar que llevaba a sus presas allí para torturarlas y finalmente matarlas.

Debía sentirse terriblemente mal por su comportamiento con Evans, pues a pesar del terror que le causaba dicha historia se había encaminado hacia dicho lugar. Una vez allí examinó el lugar que aparentemente se veía vacío. Tan solo deseaba que no estuviera en esa dichosa casa, si así fuera... Ahí se habría quedado el intento, traspasar esa valla era lo último que haría en su desventurada búsqueda. Se encontraba un metro del cercado, con la mirada clavada en aquella vivienda. Cuanto más la miraba mayor crecía en su interior una sensación que se quedaba entre atemorizante e hipnótica, similar al de una película de suspense, pero con una presión muy grande en el pecho. Le teblaban los dedos, quizas por el frío, quizás por el miedo... Temía lo que podria pasar. En ese momento, unos brazos comos salidos de la nada le rodearon cual incarcerous y le dió un vuelco al corazón. Inevitablemente se le escapó un chillido ensordecedor del susto, y trató de forcejear para librarse. Bastó que hablara entonces quien le había atrapado para darse cuenta... Dichoso Evans.

¿¡Se puede saber que haces!? ¡I-idiota! ¿Pretendes matarme de un infarto? —No cuidó su tono de voz ni sus palabras en lo más mínimo, es lo que suele pasar cuando te cogen por sorpresa y lo sueltas todo tal cual se te cruza por la cabeza. Al rato desistió el forcejeo, comprobó que era inútil pues no conseguía librarse en absoluto. Era más fuerte  y no podía acceder a su varita... Solo podía quedarse como presa atrapada. Suspiró entonces, a continuación escuchó lo que dijo y... Un segundo ¿Un duelo...? Vaciló con una pequeña risa que cesó casi al instante al querer explicarse.

¡N-nada de eso! Escucha... Solo venía a disculparme por lo de ayer... Verás... —Iba a hablarle de la carta cuando se escuchó un 'crack' a sus espaldas. Sus pelos se erizaron con el sonido, e interrumpido por éste añadió nervioso —Oye, dime por favor que vienes acompañado —Se torció temblando para mirar al Gryffindor imaginándose lo peor ¿Y si era el tío de la amenaza...? ¡Su varita! Debía coger su varita.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Cole Sprouse
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 5.116
Lealtad : Neutral
Patronus : ---
RP Adicional : ---
Mensajes : 387
Puntos : 175
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4453-denzel-smethwyck http://www.expectopatronum-rpg.com/t4456-relaciones-de-denzel-smethwyck http://www.expectopatronum-rpg.com/t4457-cuaderno-de-bitacora-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t4499-lechuceria-denzel-smethwyck

Evans Mitchell el Dom Nov 12, 2017 10:12 pm


¿Te das cuenta?, ¿cómo le gusta estar encima? Era el típico que se sentía alentado con tu rechazo, tus replicas y tu resistencia. Por eso estaba siempre ahí, para tocarte las narices. Lo disfrutaba, esa vil criatura, muy probablemente emparentado con los diablillos, como tanto habían teorizado los profesores cuando tenían que lidiar con los problemas que causaba. Y siempre tenía que estar metiéndose donde no lo llamaban. Mal bicho, Evans Mitchell.

Dichoso Evans, sí, así es como iba por la vida, como mosca que te entra por la oreja, revoloteando, revoloteando, hasta que PLAF, tu pensabas que le habías dado. Pero no, seguía ahí, llamando tu atención. Y a él le encantaba captar tus ojos sorprendidos o molestos —especialmente MOLESTOS—, tu hartura hecha pantomima exasperada. ¿Por qué, te dirías?, ¿no le habían dado muchos abrazos de niño? Oh, no, DEMASIADOS que le habían dado. Estaba acostumbrado a ser el centro de la casa, su EGO era del tamaño de, ¡olvídalo!, cualquier comparación le quedaba chica.

Imagínate cómo suenan las disculpas en los oídos de un rufián con la autoestima bien alta. Como música, sí. Como campanas del cielo. Pero sobre todo, como lo más OBVIO, evidente del mundo. Después de todo, él se consideraba un buen tipo. Y nunca, NUNCA, nunca lo escucharías a este tipo increíble pidiendo disculpas, a no ser con una extrema nota de sarcasmo. De verdad. Podrías casi haber muerto por su culpa, ¿y sabes qué te diría?: ‘Oh, no seas dramático. Si lo piensas, es algo bueno lo que te ha pasado. Sí, porque…”

Así que, no extrañaría que tuviera enemigos, MUCHOS enemigos.

—¡Oh, sí!—concedió Evans, con una muy sincera mueca de entendimiento. Es que, a decir verdad, estaba completamente de acuerdo con el ravenclaw. Al menos con éste, era más fácil de tratar. Era un chico decente, mira tú—¡Ya venía siendo hora de que me pidieras disculpas!—reclamó. Y como Denzelín había cedido en el esfuerzo de soltarse (y en vistas de que se mostraba tan, tan civilizado), Evans adquirió una actitud más conciliadora, aunque como le era habitual, intrusiva, y se colocó de costado, rodeando los hombros del ravenclaw con ese brazo largo que tenía. Joder, que pesado que era. ¡Esa manera de colgarse! Dirías que era como un mono que nunca había superado el destete. Pero lo hacía, porque le encantaba saberte incómodo al invadir tu zona de confort. Tú sabes, cuando la cercanía te indicaba PELIGRO, PELIGRO, ASCO, bueno, esa cercanía—Me dolió, ¿sabes?—Y agregó, con el tono de hombre razonable y maduro y descarado—: Yo siendo todo amable contigo y tú… ¿qué? ¡Espera!, ¿estás sacando tu varita? ¡Me estás jodiendo!—Evans le sujetó de las muñecas, forcejeando, haciendo de impedimenta, porque mira que era idiota. Lo miró, socarrón, desafiante—¿De verdad que tienes las narices para atacarme, eh? Tú y yo, inténtalo. No te dejaré bien parado.

Ése era Evans Mitchell, interpretando la situación de la peor manera posible, y jodiéndola. Porque detrás de él, sí que se acercaba ALGO, o mejor dicho, ALGUIEN, y no era un fantasma, pero peor, un cliente insatisfecho, un alma sedienta de venganza, y estaba muy, muy enojado. ¡Y qué cara tan temible! Y FEA. Dirías que era el hijo de un troll. Era calvo, tenía una cicatriz intimidante que le atravesaba la cara y hasta le faltaba media oreja izquierda. Y hasta el andar era deforme. Pero ERA GRANDE.

EVANS MITCHELL.

¿Eh? Evidentemente confuso, pillado por sorpresa, Evans finalmente desvió esos ojos maliciosos que le tendía al ravenclaw, de chico malo que se quiere hacer el interesante haciendo alarde de lo bueno que podía ser dándote una paliza que recordarías toda tu vida, y para cuando giró la cara desprevenida, EL GOLPE que recibió en plena cara (ese era un puño MUY enojado) lo derribó hacia un lado, haciéndolo trastabillar, todavía con la cabeza en el limbo (o ahora más que nunca), porque, ¿qué estaba pasando?

PARÉNTESIS:
Acá tenés la opción de integrar la escena siguiente en tu post o no. Es decir, ACÁ terminaría mi post y la narración de sucesos, en caso de que lo prefieras. Ya te vas a dar cuenta por quéXD

Ah, pero él lo sabía. Por dentro, ya tenía plena cuenta de que había que hacer algo desesperado, porque como busca problemas que era, no era la primera vez que lo atacaban por la espalda. Por eso, ¿sacó su varita! Rápido, como un duelista en el Viejo Oeste, y lo siguiente fue… Despertar, atontado, abriendo lentamente los ojos, sentado en el suelo con un peso a su espalda, con las manos atadas…. Oh, no. No, no, no. Ese tenía que ser el interior de la casa de los gritos. Y oía unos pasos que iban y venían por encima del suelo de madera, pasos furiosos que venían de la habitación contigua. Y si no se equivocaba, al que tenía a su espalda, ése al que lo habían atado, era Denzelín. Así que allí estaban, en la caso de los fantasmas y terrores nocturnos. Y si bien tenía las varitas a la vista, no las podía alcanzar.

—¿Cómo es que nos ha capturado?, ¿y quién puteras es?, ¿no pudiste ser un poco más rápido con la varita?—Sí, Evans, finge que nada tiene que ver contigo. Y agregó, baja la voz y removiéndose en el lugar, con la intención de arrastrarse en dirección a las varitas—Muévete. Mueve tu culo. ¡Te digo que…!

Pero entonces, de la otra habitación, APARECIÓ, esa temible, enorme, silueta de semitroll.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 11.650
Lealtad : Los suyos
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 379
Puntos : 251
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4572-evans-mitchell?highlight=evans http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Evans MitchellGryffindor

Denzel Smethwyck el Jue Nov 23, 2017 8:33 pm

"¿Oh sí?" ¿Qué respuesta era esa? De nuevo su rostro había adoptado una expresión cansada de la vida y los ojos a medio abrir como si se comunicara mentalmente. Transmitiéndole un "No me jodas..." No sabía si lo que vino después era actuación suya o de verdad le había dolido. Le parecería muy extraño que efectivamente fuera lo segundo. No le veía un tipo que se afectara por algo tan nimio como eso, pero vaya, que todos tenemos un corazoncito por muy viles que seamos y aún así, esas sobre expresiones suyas le dejaban de tan perdido que era incapaz de leerle.

O estaba sordo como una tapia o estaba tan empeñado en batirse en duelo con él que ni se había dado cuenta de que no estaban solos ¿No acababa de dejar caer que algo sospechoso y peligroso, sobre todo peligroso, andaba tras ambos? Si que tenía ganas de un duelo como para hacer caso omiso a la pregunta

¡Q-que no es nada de eso te he dicho! —Exclamó esta vez, nervioso y apurado cuando el otro impidió que accediera a su varita, sintiendo las pisadas en la nieve aproximarse hacia ellos.

Mira, si quieres luchar, usa un árbol como saco de boxeo pero hay algo más importante q... —Añadió a toda velocidad y aún así cesó, al verse interrumpido por esa llamada de atención por parte del tercero, que la verdad debía verse cómico pues desde que llevaba un rato aproximándose ninguno había mostrado aparentemente la preocupación por su presencia, bueno, Denzel sí, pero dado que estaba oculto a su punto de vista, no lo podía ver.

Era una buena mañana llena de sustos. No era nada sano para su pobre corazón, ese Evans era un liante y... —¡Por Merlín! —No pudo contener expresar su sobresalto al ver de reojo aquella figura espantosa de troll, fuerte cosa más fea ¿Qué diantres? ¿Era un híbrido? Tonterías... Pondría su mano al fuego de que aquel aspecto tan horripilante se debía a los efectos secundarios de los productos de Evans ¿Habría acabado él así de haber accedido a su "pócima anti-estrés"? Bueno, como tenía que tomarla primero Evans en teoría...

Volviendo al caso, vaya si era rápido ese hombre, nada comparado con su atractivo. Casi sin dejar posibilidad de reacción, a Evans le propinó un golpe tan fuerte, en cuanto intentó girarse, que lo dejó K.O. de una sola vez. Siendo derribado, su peso cayó sobre su espalda y como Denzel fue incapaz de sostenerlo, se deslizó hasta desplomarse sobre la nieve. En ese momento giró sobre su propio eje sumamente asustando hasta quedar frente a frente con el deforme. Su vista se tornaba rápidamente entre éste y el cuerpo de Evans tendido sobre el blanco, que luego intentó reanimar, sacudiéndolo, pero fue en vano. A cada paso que avanzaba él retrocedía la misma distancia. Habría podido correr como nunca antes lo había hecho pero no quería dejar al gryffindor allí tirado. Podía ser un capullo integral, pero de entre todos los capullos, él tenía algo que no le desagradaba del todo.

Sacó su varita, pero ya era demasiado tarde. El adverso fue más rápido, y es que en un intento de alzar su brazo, su ofensiva quedó a medio hacer. Solo consiguió hacerle un tajo rozando su rostro, y lo próximo fue que su varita saliera disparada a causa del encantamiento desarmador. Lo cierto es que su decisión no había sido la más acertada pues en cuanto se tocó la... ¿Mejilla? ¿Pómulo? Era complicado saberlo con esa malformación, el caso es que se puso colérico y aceleró la marcha en su dirección.

¡TÚ! —Exclamó el engendro. Denzel se apresuró a recoger su varita pero en cuanto la agarró, el vil salvaje se abalanzó sobre él para tratar de arrebatársela entre arañazos y forcejeos —¡Maldito mocoso! Tú y tu amigo lo pagaréis caro —Espera ¿En que momento se había convertido en su compinche? —¡Déjame! —Se quejó mientras intentaba quitárselo de encima. Fue entonces cuando en un acto desesperado le asestó un buen golpe en la entrepierna, pero de poco sirvió. En un principio la patada sí que había resultado efectiva, pero en cuanto comenzó con las primeras zancadas en su escapada, unas cuerdas surgidas de la nada le aprisionaron. Aprovechó su incarcerous para acercarse y llevárselo del hombro, del mismo modo agarró a Evans incosciente y traspasó con ambos la barrera del "No pasar" de Denzel. La valla que daba paso a... La casa de los gritos.

Encerrados ajo las paredes de uno de los temores de Denzel. Atados, sin varitas... ¿Y todo por quién...? Ah sí, Evans. Que por cierto, aún no despertaba. Estuvo tentado de gritar pidiendo auxilio pero no quería atraer al desalmado, y cuando por fin volvió al mundo su áspero compañero de movidas, no pudo hacerlo de mejor forma —¡Ese tío es un cliente insatisfecho tuyo! No me extrañaría que fuera así de feo por tus 'potis' ¡Y perdooona por no haber podido coger mi varita con tu mano impidiéndomelo! —Molesto se sacudió con fuerza para golpearlo con la espalda, denotando su molestia. Lo de estar enfadado con él ya era algo habitual, pero no por ello quiso suponerle una oposición en cuanto a conseguir las varitas. Él también quería recuperar la suya obviamente, y así fue como trató de servirle como las otras dos piernas de apoyo para aproximarse hasta las mismas. Peor no podía haberles salido peor el plan pues justo en ese momento, la poca luz que se colaba por la única puerta que daba a la habitación, fue tapada por la silueta de aquel que los había encerrado allí.

Vaya vaya, si los mequetrefes intentan escapar... —El engendro se aproximó hacia las varitas y se las guardó en el bolsillo trasero. Luego, se aproximó al gryffindor y plantó su horrible cara delante de él —Hola Evans ¿Me reconoces...? —Cuestionó finalmente.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Cole Sprouse
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 5.116
Lealtad : Neutral
Patronus : ---
RP Adicional : ---
Mensajes : 387
Puntos : 175
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4453-denzel-smethwyck http://www.expectopatronum-rpg.com/t4456-relaciones-de-denzel-smethwyck http://www.expectopatronum-rpg.com/t4457-cuaderno-de-bitacora-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t4499-lechuceria-denzel-smethwyck

Evans Mitchell el Sáb Dic 02, 2017 3:14 am

El plan o tentativa de escape no había salido muy bien, porque ni a medio camino de las varitas, entre cumplidos y forcejeo, el VILLANO entró en escena, cortándoles toda posibilidad de escapatoria. Y qué cara de engendro, por Merlín. ¿Denzelín decía que era cosa suya? Bueno, técnicamente, Evans había agregado una clausula de NO ME HAGO CARGO DE LOS EFECTOS SECUNDARIOS Y NO HAY REEMBOLSO, en letra chica. Así que, no, el ravenclaw estaba completamente equivocado. No era culpa suya que le gente no supiera leer.

Por desgracia, el troll allí presente parecía ser de la misma opinión que Don Listillo de la casa Raveclaw, cuyo lema predilecto era: ‘somos todos mandados a opinar, porque ¡oh!, aunque nadie nos pregunte, tenemos una respuesta’. Sí, Evans, haz oídos sordos a lo que te dicen, como si no fueras el responsable allí.

—Hola Evans…, ¿me reconoces?


Esperate.

Se hizo un momento de tensión. La respiración crispada de Evans rompía el silencio. Miró a la cara de esa cosa (si acaso se le podía llamar así, ‘cara’), con una mueca de sentido asco e inconscientemente se echó hacia atrás, empujando la espalda de Denzel, como si esperara que este se corriera ‘del medio’, queriendo retroceder, o como si se pudiera, en una de esas, cambiar de lugar. Y respondió:

—¡Nunca he visto a un tipo más horrible en mi vida! ¡No te conozco! ¡No sé quién eres! ¡Y no quiero conocerte! ¡Suéltame YA, joder! Una vez que tenga mi varita, te juro…

Mal, Evans, mal.

—¡No! ¡Soy Willie!, ¡mira bien!, ¡esto es lo que me ha hecho tu ‘máscara facial de la juventud’!, ¡esto es lo que USTEDES me han hecho! Tú, y tu socio allí atrás, ¡UNOS NIÑOS!, ¡se han quedado con mi dinero! Y me las pagarán, ya lo creo que sí. ¡No se burlarán de un squib!, ¡no más!—La puerta se cerró, de golpe, ¡PLAF!, ¿movida por el viento? El grandote de Willie miró en rededor con desconfianza. Puede que el repentino portazo no lo sorprendiera demasiado, pero otros ruidos, ¿extrañas pisadas, el rumor de unas cadenas, ALGO arrastrándose?, llegaban desde algún lugar del piso superior—¿¡Qué es eso!?—Furibundo como era, se lanzó escaleras arriba, a comprobar el origen de todo aquello. Porque claro, si había podido con un par de ‘niños’, seguro que podría con cualquier cosa.

—¡Tiene mi varita!—exclamó Evans, masticando la bronca. Señalar lo evidente no los sacaría de allí, pero como era gratis—¡Ey!, calla y haz lo que digo, ¿ok?—indicó, con un exceso de confianza y un sombrerito de oficial al mando que nadie le había puesto en la cabeza—¡Nos sacaré de aquí!, ¿qué tienes tú contra eso? ¡Párate, párate!—instó, poniéndose en pie con dificultad. Y entonces, comenzó a forcejear con sus muñecas. Evans sentía que si insistía en eso, las cuerdas aflojarían eventualmente o que podría soltar aunque sea una de sus manos. Porque el chico estaba hecho a prueba de ataduras—¡Tú sólo déjame a mí!, ¿ok?—farfulló, en el trajín—¡Ah!—Y lo consiguió, finalmente, no sin haber forzado su piel hasta el extremo del rojo más sensible. Se liberó primero una mano, y lo siguiente fue desprenderse de las cuerdas como si tuviera hormigas en el cuerpo. Y es que, Evans tenía que hacer todo con una tremenda exageración, siempre actuando con esa teatralidad natural que le venía del nervio de caleta que tenía.

Ni lento ni perezoso, se hizo con el objeto más contundente que encontró: un atizador, y lo esgrimió en el aire, preparado para atacar, colocándose al pie de la escalera, esperando. ¿Pero qué le pasaba al loco?, ¿de en serio?, ¿él, tan flaquito, contra un troll de las cavernas? Bueno, siempre se metía en peleas, pero eso era pasarse de imprudente, por no decir de estúpido.

—¿Que qué hago?—masculló, mirando a Denzel a los ojos (¡había fuego en ellos!)—¡Ese jodido troll me ha arrastrado hasta aquí, me ha atado, me ha robado mi varita! ¡Voy a darle de hostias, eso es lo que voy a hacer! ¿Tienes una idea mejor? ¿¡Y qué es lo que estás haciendo tú!? ¡Agarra algo, joder!

—¿Qué creen que hacen…?, ¡MALDITOS!

Willie el grandote se abalanzó escaleras abajo justo en ese momento, y Evans, que vaya a saber qué bicho valiente le había picado —esto había que decirlo, el hombre le era leal a su varita—, se arrojó hacia adelante al grito de ¡AAAAAH! Y sin embargo, se detuvo con el atizador levantado en el aire al ver cómo el troll tropezaba con un escalón y caía de bruces a sus pies, dándose un tremendo golpe en la cabeza, quedando inconsciente. Evans permaneció así, quieto en el lugar, contemplándolo, en medio de un insólito silencio.

—¿Está muerto?


Silencio.

psss:
Pensé que cuando el hombre despierte, bien podría haber perdido la memoria. O parte de. Sólo digo (?) Y también, se me ocurrió que Evans podría salir con la idea de (mientras esté inconsciente) meterlo en un pozo como venganza yaoming A menos, que sea Denzelín el que salga con la idea :pika:  Eso sería interesante (?) Pero sólo tiro ideas (que vos provocaste en mí (?)). Beso :3

Pd: Ok, no sé si es viable la idea del pozo, vos fijate. Pero no pude dejar de mencionarla, porque me dio una gracia XD Por otro lado, después están los posibles fantasmas y asdasdsad, mejor paro :pika:

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 11.650
Lealtad : Los suyos
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 379
Puntos : 251
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4572-evans-mitchell?highlight=evans http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Evans MitchellGryffindor

Denzel Smethwyck el Dom Dic 03, 2017 1:49 pm

A pesar de aquella situación en la que él y el gryffindor se veían envueltos, Denzel se sentía afortunado, y no, no estaba desvariando, afortunado era porque no tenía la cara de aquel tipo frente a la suya, esa cara capaz de crearle un trauma a cualquiera con tal fealdad. Que Merlín se apiadase de Evans.

Escuchaba todo desde atrás acongojado en cada momento en que alguno de los dos alzaba la voz. Estaba en una situación peligrosa y al león no se le ocurrió otra cosa que envalentonársele al troll ¡Moriremos! ¡Moriremos ambos! Evs, por el amor de Morgaus que no tiene, contrólate un poco, solo porque no nos corte el cuello ¿Sí? Que no es tan difícil. Como era evidente al adverso no le sentó nada bien y por poco tropieza en el intento de retroceder del Gryffindor, aunque al final le cedió ese espacio en un frágil paso hacia adelante. Todo el espacio que él quisiera, sí, pero esa cara de "mátame por favor estoy sufriendo" te la comes se la comía él ¿Acaso no había un dicho que decía "Yo me lo guiso yo me lo como"? Pues lo mismo.

Denzel no se atrevía a decir ni mu, tanta agresividad en las palabras lo amedrentaban, prefería no llamar mucho la atención y así conseguir pasar desapercibido mientras los escupitajos de rabia se los llevaba el otro. Sí, así sería mejor y... ¿Pero qué? ¿Otra vez con eso? ¡Que no soy su maldito socio! Ni por Merlín ni por Morgaus ni hostias, esta vez se cagaría en toda la familia Pendragón. Luego se le escapó un bufido en cuanto nombró lo de la "máscara facial de la juventud" y fue cuando entonces quiso que le tragara la tierra. Ahí sí que la había hecho buena, y menos mal que un ruido allá fuera había captado en mayor medida su atención, porque si no, seguro le habría hecho trizas.

¡Gracias capitán obvio! —Fueron los nervios del momento lo que le hicieron reprocharle por lo que era evidente en cuanto el villano de cuento abandonó la habitación. Pero cierto era que quejándose no iban a conseguir nada así que tan solo calló y asimiló lo que Evans pretendía con su idea. Decidió entonces acatar sus órdenes, aunque le estaba sacando de sus casillas. Ese "párate, párate" sacó de sí un "¡UUGH!" de terrible estrés, y es que parecía un pepito grillo en su oído, sólo que en vez de ser la vocecita de la consciencia era la maldita personificación del agobio.

No obstante, el aguilucho se calmó en cuanto éste estuvo cerca de deshacerse de las cuerdas —¡Venga venga! —Le apuró, y cuando al fin consiguieron romperlas, por su parte se sacudió las manos en sus pantorrillas luego de masajearse las muñecas que sentía doloridas por la fricción de las mismas. Acto seguido fue cuando vio a Evans armarse con... —¿¡Que haces con eso!? —Alarmado cuestionó al verle de tal seriedad con ese garrote de hierro, y entonces comprendió que sí, que era cierto que debían estar preparados, al fin y al cabo, les habían quitado las varitas ¿No?

V-vale, bien, a ver... —Rebuscó nervioso por las partes altas hasta dar con un portavelas, que alzó con ánimos —¡Lo tengo! —Pero aquello pareció de chiste y con esa mirada del adverso decidió mejor botarla y buscar otra cosa. Fue entonces cuando halló una pala detrás de unas tablas de madera. Eso ya era otra cosa, así que a punto de salir por esa puerta fue cuando sucedió lo que uno nunca se esperaría... ¿Y se suponía que ese tío nos había capturado a ambos? Porque vaya si era torpón. Él mismo había quedado inconsciente tras tropezar por las escaleras, Denzel aprovechó entonces para recuperar su varita y agarrando aquel cuerpo por los brazos, mientras sujetaba la pala como podía con la axila, trató de llevarlo escaleras arriba —¡Ayúdame a sacarlo fuera! Tengo una idea —Le pidió a Evans porque él, como estaba visto, no podía solo.

Una vez fuera, sin previo aviso, se dedicó a cavar un hoyo a un lado de la casa, hundiendo la pala un par de veces hasta acabar preguntando —Evs ¿Sabes desmemorizar? —Esta vez no le estaba retando, esta vez sería algo que les vendría de perlas si lo supiera. Denzel tenía la respiración agitada y es que aquella experiencia había sido demasiado para la monotonía a la que estaba acostumbrado.

¡Agh, no puedo más! —Al final dejó el hoyo a medio acabar. Denzel en aguante equivale a cero. Y sí, blandengue porque se había acabado de solo hacer medio metro de profundidad, da igual, solo un descanso, necesitaba un respiro, tumbarse en la nieve, entonces continuaría y bueno ¿La pala? Por ahí tirada, ni quería vera.

bounce  :
Oie, que para que no tengas que estar gastando galeones para un prodigio sólo por este post, podemos hacer que perdió la memoria por el simple golpe al caerse de las escaleras como bien decías en tu spoiler
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Cole Sprouse
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 5.116
Lealtad : Neutral
Patronus : ---
RP Adicional : ---
Mensajes : 387
Puntos : 175
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4453-denzel-smethwyck http://www.expectopatronum-rpg.com/t4456-relaciones-de-denzel-smethwyck http://www.expectopatronum-rpg.com/t4457-cuaderno-de-bitacora-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t4499-lechuceria-denzel-smethwyck

Evans Mitchell el Lun Dic 04, 2017 7:06 am

¡Un portavelas!, ¡mira tú que salir con un portavelas!, ¿pensaba iluminarle el camino o qué? Menos mal que su cara había bastado para transmitirle que ESA no era una BUENA IDEA. Claro, porque la de Evans era genial. Puede que contraatacar fuera uno de los impulsos básicos de un caleta, pero no contaba con que el hombre era ENORME. Bueno, pero, por otro lado, decían por ahí que no sabes de lo que eres capaz hasta que lo intentas. No es como si el gryffindor estuviera pensando mucho al respecto, la verdad. El resultado: el troll a sus pies, inconsciente, y la cara de Evans: auténtica sorpresa. Ah, pero no era cuestión de dejarse estar, que no faltara luego la sonrisita, plenamente confiada. Sí, como si el plan de locos le hubiera salido bien, no porque la suerte había decidido estar de su lado, sino, porque, bueno, había sido idea suya.

Pero el villano no se movía, ¿estaría muerto?

Frente a un Evans helado en el lugar, con el atizador levantado, Denzel fue a tomar las riendas del asunto. Al ver que alguien le tomaba la delantera, enseguida fue a recuperar su varita, pero miró al ravenclaw sin entender cuando fue a sujetar al troll.

—¿Qué haces?

Una idea, dijo. Je. ¿Puede que el simpático fuera ese tipo de amigo que te ayudaría a esconder un cadáver? La idea le hizo gracia, y lo ayudó con ese pensamiento en mente. Quería saber de qué iba, y su curiosidad le pudo en el momento. Sin quejarse, eso era nuevo. Bueno, sólo al principio. A medida que el peso de esa mole hizo que sus músculos se resintieran, se mostró escéptico sobre esa dichosa idea.

—¿Estás seguro de esto?—preguntó, dejando en claro por la forma en que arrastraba las palabras que más le valía. Nada más soltar al pesado hombre como una bolsa de papas, Evans se sentó sobre una roca, desarmándose de un suspiro. Habían llegado a la parte trasera de la casa y no había moros en la costa. Al bravucón se le dio por sonreírse, viéndolo al otro tan empeñado—Pregunté si estaba muerto, no si había que enterrarlo. ¿No estás adelantándote un poquito a los hechos? No vi que le hayas tomado el pulso. Ey, ¿no serás de esas personas que entran en shock y hacen estupideces? O cómo un sonámbulo, que acaba haciendo cosas que no comprende. Te lo preguntaré de nuevo: ¿tú estás seguro de lo que estás haciendo?—Evans sacó una manzana del bolsillo y le dio una mordida, de buen humor—¡¿Desmemorizar?—reaccionó, un poco atacado con la pregunta. Es que preguntarle ‘si podía…’, era retarlo. Era dar por abierta una apuesta. Claro que podría. Es decir, nunca lo había hecho. Pero había leído algo y sabía qué encantamiento usar. Eso tenía que valer de algo, ¿verdad? Por otro lado, le interesó que se lo preguntara—Seguro. ¿Por qué?—Iba a darle otra mordida a su fruta de Adán, pero algo pareció molestarlo, porque hizo una mueca y apartó la manzana. Es que, velo allí, al flacucho, tan seguro pero sin saber cómo enterrar un pala de una forma convincente y con las muñecas rojas por el roce de las ataduras. Parecía un esclavo trabajando al sol, a punto del desmayo. ¡Y ni siquiera había empezado! Evans se levantó, aireado, y fue hasta a él. Le arrebató la pala (y en el intercambio, el otro se quedó con la manzana, de alguna manera)—¡Dame! ¡Esto se hace así!—soltó, haciendo una demostración con todo el ahínco de un cabezota mientras el otro se tumbaba lo más despreocupado a un costado.

Había que dejar en claro que los ravenclaw eran unos blandengues, no fuera a ser que alguien como Denzel fuera a creerse que podía manejar una pala. ¿Qué sería del orgullo de un gryffindor, si no? Sobre todo, si eras un Evans Mitchell inexplicablemente terco con la fija idea de demostrarle al mundo que podía cavarse él solito todo un pozo. Porque claro, él sí sabía cómo se hacía. Lo que tenía que hacerse. Míralo nomás. Se sudó la gota gorda, porque él sí que era un amigo de la pala. De blandengue un cuerno. Y sin embargo, se estaba empezando a enojar.

—¿Ya?—preguntó, todo a lo alto, pidiendo indicaciones, con una nota de fiero sarcasmo en su cara sucia de tierra—¿Suficiente profundo para ti?

Terminado el trabajo, el VILLANO fue enterrado de los pies hasta el cuello, con la cabeza fuera como una hortaliza hedionda y monstruosa. Evans tuvo que admitir que le dio risa, y se recargó en la pala que clavaba en la tierra, mientras se balanceaba ligeramente de un lado al otro, contemplando su obra. Lo siguiente, fue tomar su varita con toda la seguridad, toda la confianza, y tirar la pala a un lado para apuntar con decisión. Después de todo, se suponía que sabía lanzar un conjuro desmemorizador como un profesional, ¿verdad?

—¡Obliviate!

Pero Evans nunca había realizado el encantamiento. Nunca en su vida. Y el resultado, bueno, sí, fue algo parecido a lo esperado, pero no extento de consecuencias. El troll, quien apenas abrir los ojos y ver cómo lo apuntaban con una varita, perdió noción de lugar y tiempo cuando el hechizo lo tocó e incluso, con una voz muy amable, le preguntó a Denzel si ‘todo estaba bien’, ‘si por favor podía decirle qué hacía allí’, y ‘qué hermosa era la nieve’, mientras que por otro lado, Evans Mitchell, habiendo caído de culo al suelo por su propio encantamiento, se mostraba algo, bueno, ‘desorientado’, era una forma de ponerlo. Quedaba preguntarse si aquello sería algo temporal, o algo definitivo. ¿Haría falta llevarlo a la enfermería o podría pasar desapercibido por los que conocían a Evans, mientras le echaras el ojo encima hasta que se recuperara de…?

—Sí, sí, estoy ‘chupi’—¿Qué? Evans se llevó una mano a la cabeza y luego se asió de Denzel—Recuérdame cómo Benzene se subió a un unicornio. ¿Es la cola de pez demasiado gris?—Lo preguntaba de verdad, y con un acento muy amable y preocupado. De repente, se fijó en la túnica de Denzel y admiró su textura y su color, aferrándose a ella con los dedos—¡Tan azuuul!—¿Qué? Lo miró. Por cómo se movía, parecía que se desentumecía lentamente de un buen golpe. Había algo idiota en sus movimientos. Costaba que se mantuviera en pie—Y el perro y el gato y la vaca y el cerdo y Paradichlorobenzene—cofesó, acercándole la cara, y levantó un dedo sellando sus labios, como si aquél hubiera sido ‘el gran secreto’. Con ese ‘shhhh’, casi le escupió al otro en el ojo—No le digas a nadie. ¿Tú quieres jugar juegos?

psss:

JJAJA XD Te juro que lo pongo a cantar---->
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 11.650
Lealtad : Los suyos
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 379
Puntos : 251
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4572-evans-mitchell?highlight=evans http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Evans MitchellGryffindor

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.