Situación Actual
21º-14º // 5 octubre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Apolo MasbecthMejor PJ ♂
Circe MasbecthMejor PJ ♀
Alexandra B.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ashanti ButtonMejor nuevo
Joshua EckhartMejor jugador
Sam & HenryMejor dúo
Eva WaldorfPremio Admin
Redes Sociales
2añosonline

EFECTO MARIPOSA: Capítulo 1 [Mini trama]

Cuenta de Ambientación el Lun 11 Sep 2017 - 12:31

EFECTO MARIPOSA



ZONA SEGURA DE LA ORDEN DEL FÉNIX
08.35 HORAS, LUNES 9 DE SEPTIEMBRE

El refugio de la Orden del Fénix siempre está abarrotado. Puedes ver desde niños que aún no tienen edad para recibir su carta de Hogwarts correteando por las zonas comunes hasta ancianas jugando a las cartas a la entrada de sus improvisadas residencias. Pero existe un punto, una zona de este lugar, donde las sonrisas de los niños y los comentarios de las ancianas ya no tienen cabida. Un lugar donde todos saben que hay que prepararse para lo que hay ahí fuera. Un lugar donde magos y brujas de todas las edades se preparan para la lucha y para proteger a todo aquel que lo necesite.

Has atravesado la puerta con el fénix dibujado y paseas por la zona. Alguna cara conocida te saluda antes de entrar a las diferentes habitaciones donde muchos entrenan o se preparan para un duro día. Pero tú sólo quieres saber qué está pasando. Qué prepara la Orden del Fénix y como tú, puedes ser de utilidad para esta.

JAMES
Con sumo cuidado has entrado a la habitación principal donde tienen lugar las reuniones de la Orden. Miras con curiosidad a tu alrededor e incluso tocas objetos que no son tuyos. Hasta que lo ves. Una nota doblada sobre la mesa. Tras leerla, la guardas en tu bolsillo y sales de la estancia, chocándote con otra persona a la que cuentas lo sucedido.

ABIGAIL
¿Derecha? ¿Izquierda? Miras a un lado y luego a otro. No sabes dónde ir ni si será mejor esperar donde no te metas en problemas. Vas a tomar una decisión sin pensarlo demasiado pero en ese momento alguien se choca con tu espalda. ¿Acaso no mira por dónde anda? Por suerte, tiene algo interesante con lo que amenizar tu mañana. O quizá, ponerla en peligro.

Mi querido Albus,

Siempre me dijiste que mi confianza era de vital importancia, que mi papel en la Orden nos mantendría a todos con vida. De veras siento romper esa promesa que tantos años atrás te hice pero el miedo se ha apoderado de mí. Con suerte dejaré el país antes de este miércoles. En el peor de los casos encontraréis mi cadáver en mi residencia. Ha sido un placer trabajar a tu servicio, Albus, pero ha llegado el día donde me elijo a mí mismo por encima de la Orden.


Siempre tuyo,
Theodore S. Horvath

ANOTACIONES:
Se os ha dado una descripción general de lo que hace vuestro personaje. Por supuesto, esto es orientativo para los pasos que debe seguir pero es vuestra decisión cómo lo haga: si habla con alguien, si se guarda algo en el bolsillo, cómo hace cada una de las acciones, sus pensamientos, sus sentimientos, si James le cuenta con facilidad a Abi lo sucedido lo duda antes de hacerlo… Esto es una guía general, ya que en esta ocasión es una mini trama guiada a diferencia de las mini tramas habituales.

En este primer post contáis con vuestra primera interacción y una decisión (no todos los posts tendrán decisiones pautadas). La decisión no tiene porque ser conjunta EN ESTA OCASIÓN. Uno puede irse por su cuenta y el otro buscar ayuda, pero también podéis tomar la misma decisión. Dependiendo de cuál elijáis, la trama seguirá un camino u otro.

VUESTRAS OPCIONES SON:
A) Buscar ayuda para ir a ese lugar.
B) Ir solos a ese lugar.

Si tenéis cualquier duda, esta vez la trama está siendo llevada por Rowena Ravenclaw, así que los MPs mandadlos a esa cuenta para agilizar la comunicación. De la misma forma, tenéis 5 días para postear como máximo, pero si posteais antes, yo postearé antes también. Si por el contrario no podéis postear en este periodo por alguna razón, avisadme para tenerlo en cuenta y no saltar vuestro turno.

Para este primer post el orden de posteo es: James - Abigail - Ambientación. Podéis acordar por MP entre vosotros todo lo que queráis para este post y para todo el rol. No existe máximo de líneas pero el mínimo será de 10 como en el resto de roles. ¡Suerte a ambos!


avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 351
Puntos : 224
Ver perfil de usuario

James C. Potter el Miér 13 Sep 2017 - 15:14


La puerta se cerró con un fuerte clong. Las bisagras y la madera vieja del suelo rechinaban con casi cada paso, había ventanas tapadas por grandes y pesadas cortinas que debían de llevar allí acumulando polvo desde mucho antes de que Dumbledore naciese. James no tenía claro como había surgido la orden, si es que acaso fue adaptada de un lugar pre-existente en alguna crisis mágica bajo tierra o si por el contrario había sido creada a partir de una vivienda más moderna siguiendo los gustos anticuados de algún nostálgico empedernido. Cualquiera que fuese el caso, entrar por la gran puerta del fénix era algo muy diferente a estar en el resto de la zona segura. La luz era escasa e íntima, los ruidos de más allá casi desaparecían y el lugar daba algún tipo de respeto que ni aun en los momentos más ajetreados y caóticos podías quitarte de encima.

- Dumbledore – James anunció su presencia adentrándose en la sala principal, una habitación grande con una gran mesa en el centro, al fondo había una chimenea y a los laterales se exponían objetos y cuadros. La sala estaba vacía.

Siempre desaparece en el peor momento” suspiró dándole un golpecito a la balda mientras se daba media vuelta para salir de allí. Buscaría en otro lugar si no le quedaba más remedio. Un sonido agudo a su espalda le llamó la atención. Una pequeña pelota transparente rodaba por el suelo colándose por debajo de la mesa. – pff.. – Con pesadez caminó hasta el extremo y se agachó tomándola entre sus manos.  El cristal era viejo y su interior inservible, los gravados estaban amarillentos y en la parte dorada era difícil leerla entre el descorchado “recordadora”. Tras analizarla unos segundos la agitó cerca de su oreja. – Esta rota

deberíamos tirar estas cosas” pensó. James levantó la cabeza observando el resto de la sala, el fuego crepitaba al fondo y sobre la mesa, cerca del extremo contrario había una bola de cristal. En su interior las formas se movían, el humo inquieto se retorcía en si mismo, aquello le llamó la atención dejándose llevar hacia allá. Pasaba la pelota de mano en mano, jugando con ella entre sus dedos mientras avanzaba por la sala. Su sombra iluminaba la estancia como un animal conforme se acercaba al fuego, las sillas no estaban del todo bien colocadas y los cuadros de las paredes mostraban fondos sin ningún tipo de escena en particular. James retiro una de las sillas de madera al estar más cerca descubriendo al otro lado de la bola un pedazo de papel doblado por la mitad. Movido por la curiosidad lo tomó entre sus manos dejando la recordadora sobre la mesa y lo leyó.

Mi querido Albus,

Siempre me dijiste que mi confianza era de vital importancia, que mi papel en la Orden nos mantendría a todos con vida. De veras siento romper esa promesa que tantos años atrás te hice pero el miedo se ha apoderado de mí. Con suerte dejaré el país antes de este miércoles. En el peor de los casos encontraréis mi cadáver en mi residencia. Ha sido un placer trabajar a tu servicio, Albus, pero ha llegado el día donde me elijo a mí mismo por encima de la Orden.


Siempre tuyo,
Theodore S. Horvath

¿¡Qué mi--!?”  Sin darse tiempo del todo a pensar tomó fuertemente el papel entre sus dedos y caminó con prisa fuera de la sala.

--------------------------------
Abi y yo vamos a postear mas de 1 vez. En cuanto acabemos pondremos un mensaje avisando al final del post.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Dylan O`Brien
Edad del pj : 18
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 2.150
Lealtad : Orden del Fenix
Patronus : Ciervo
RP Adicional : 000
Mensajes : 59
Puntos : 10
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4752-watch-out-james-c-potter-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4755-time-will-tell-james-c-potter-relas#73041 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4757-tic-tac-james-c-potter-crono#73058 http://www.expectopatronum-rpg.com/

Abigail J. Grey el Miér 13 Sep 2017 - 20:30

Se despertó en su pequeña habitación, rodeada de las pocas pertenencias que había logrado sacar de la mansión de su familia, antes de ser llevada allí. Se desperezo un poco y luego se reincorporo para salir de la cama. En la sala, la luz de los faroles (que iluminaban la calle de aquel nivel residencial con mayor intensidad durante el día), se colaba por la ventana principal del pequeño departamento, avisando que un nuevo día en el refugio iniciaba.
 
La mujer se acercó al marco con paso calmado, fijando su atención en la poca actividad del exterior, y ensimismándose por momentos. Si no se equivocaba, aquel día había acordado reunirse con el miembro de la Orden que la había apadrinado para unirse a la misma. Posiblemente para alguna reunión previa de alguna misión.
 
Soltó un suave suspiro y se dispuso darse un baño, asearse y desayunar antes de abandonar el departamento. Algunas horas después, estuvo flaqueando la calle adoquinada con rumbo a la puerta con el enorme símbolo de un fénix gravado en ella. Desde el primer momento, le había resultado intrigante y enigmático los encantamientos empleados para que dicho pórtico solo permitiese la entrada a los miembros de la Orden.
 
Tras esquivar a varias personas, por fin se encontró frente a la enorme puerta de roble. Tomo el picaporte y tiro de este para abrirse paso. El interior era muy distinto al nivel residencial. De hecho, en cuanto la puerta se cerró, el bullicio del exterior desapareció. Hasta luz pareció disminuir, dándole un aspecto más íntimo al lugar. Frente a ella, un pequeño pasillo se extendía hasta unos cuantos metros. Al final se podía ver una puerta de madera, similar a las otras postradas a ambos lados del pasillo
 
Abigail se detuvo frente a la última puerta, mirando hacia un lado y otro en espera de Jason apareciera y le indicara en cual de aquellas estancias se reunirían. Era para una reunión, después de todo, que la había citado ¿No? ¿Para qué otra cosa la podía haber citado? Medito un poco sobre los motivos de estar allí. Luego de unos minutos se dijo así misma que no hacía nada plantada en aquel lugar y que lo mejor sería buscar a su mentor directamente. Entonces, la puerta a su espalda se abrió, y alguien tropezó con ella, haciendo que trastabillara para no caer.
 
— ¿Pero es que no ves? —
espeto con el ceño fruncido antes de girarse para ver quien la había empujado — ¿James? ¿Qué haces aquí? — inquirió con curiosidad, percatándose que el responsable del pequeño incidente, era una de sus antiguas amistades de Hogwars — ¿Que eso que llevas ahí? — volvió a preguntar fijado su atención en el pequeño pergamino que llevaba empuñado. De hecho, le resultaba curioso la actitud del joven. Parecía llevar bastante prisa.
 
En respuesta, James le extendió la nota para que ella la leyera. Un mal presentimiento se apodero de su interior cuando la hubo leído — ¿Y quién rayos es este tal Theodoro? — interrogo tras levantar la mirada, pues no le sonaba de nada aquel nombre — Creo que deberíamos ir por Dumblendore, acá dice que podría encontrar su cadáver en el peor de los casos — sugirió con un tono que reflejaba cierta preocupación. 
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Bridget Satterlee
Edad del pj : 18
Ocupación : Fugitiva
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 2.150
Lealtad : Orden
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 62
Puntos : 39
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4814-abigail-j-grey http://www.expectopatronum-rpg.com/t4894-abigail-j-grey-rs http://www.expectopatronum-rpg.com/t4892-mi-life-abigal-grey http://www.expectopatronum-rpg.com/

James C. Potter el Vie 15 Sep 2017 - 1:58

No esperó encontrarse con nadie de golpe, pero se alegraba de que si tenía que hacerlo, que esa persona fuese Abigail. Era una buena chica, no había ingresado en la orden hacía mucho pero se conocían desde Hogwarts y confiaba en ella. Rebotó al darse contra Abi y después contra la puerta cerrada de la sala de reuniones. – Bien. Abi. Rápido, Tienes que ver esto – le tendió la nota y dejó que la leyese mientras miraba por la sala. - ¿Te crees que tengo idea? – Comentó en tono irritado. Quizás mas borde de lo que habría querido. Algo no le daba buena espina. No había nadie más a simple vista, aunque aquello no era raro. La orden del fénix solía mantenerse bastante vacía hasta las reuniones, a quien era más fácil de encontrar normalmente era a… - Dumbledore… -

Dijo el nombre a la vez que la pelirroja hablaba sobre la idea de hablar con él. Pero, el gran mago no estaba allí, había estado buscándole hacía nada para hablar con él. ¿Habría ido a buscar a Theodore? La nota parecía urgente, no estaba muy seguro de que iba todo pero si ese miembro tenía información importante sobre la orden e iban detrás de él…. James le cogió la nota, moviéndola delante de la vista de ambos – ¡Sí!, ¡Sí!, ¡Buena idea! -  Dobló la nota y se la puso entre las manos y le dio un par de golpecitos en la espalda, pasando a su lado y caminando por el pasillo hacia la sala que hacía de recibidor. Mientras caminaba por el pasillo iba tratando de abrir algunas puertas por si se topaban con alguien más de confianza pero estaban cerradas o las habitaciones vacías.  Mientras caminaba apresurado iba hablando seguro pero rapido, soltándole vistazos rápidos hacia Abi para asegurarse de que le seguía.

- No sé de qué va todo esto, pero me está dando mala espina. Theodore dice que teme por su vida y que tiene que pensar en él mismo. Si llega a caer en manos de los mortifagos y revelar algún tipo de información podrían morir personas. – O podría morir realmente como decía la carta o, incluso, echar por tierra todo…

Flashes de la zona segura para los refugiados siendo asediada por el gobierno, los mortifagos diezmando a la población que allí residía… Las casas en ruinas y en fuego… tal y como algunas de las zonas de Hogwarts caían ante la batalla de hacía unos meses le cruzaron la mente. No había podido hacer nada. No había hecho nada y habían perdido Hogwarts. Quizás estaba siendo un paranoico pero no iba a correr riesgos.

- Voy a intentar averiguar dónde está la casa de este tipo e ir a echar un vistazo. – No podía quedarse ahi, esperando, o buscando a saber qué o quien, no cuando sentía que las cosas iban mal. Tenía que ir a hacer algo. Lo que fuese. Caminó hasta la puerta principal girándose hacia Abi. – Ve a buscar a Dumbledore, si encuentro algo de información me pondré en contacto contigo. – rebuscó entre los bolsillos de su sudadera y sacó un par de espejos. Los llevaba usando durante años para comunicarse con Sirius siempre que les castigaban en aulas diferentes, como si eso les fuese a retener ¡HA!. Desde la guerra no salía prácticamente de casa nunca sin uno encima. Tomó uno de los dos y se lo puso en la mano. – Sabes lo que es, ¿Verdad? – No lo dudaba. – Si averiguo algo o contactas con Dumbledore nos comunicaremos por el espejo -
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Dylan O`Brien
Edad del pj : 18
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 2.150
Lealtad : Orden del Fenix
Patronus : Ciervo
RP Adicional : 000
Mensajes : 59
Puntos : 10
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4752-watch-out-james-c-potter-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4755-time-will-tell-james-c-potter-relas#73041 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4757-tic-tac-james-c-potter-crono#73058 http://www.expectopatronum-rpg.com/

Abigail J. Grey el Sáb 16 Sep 2017 - 2:48

— Pues tú la traías ¿No? — Espeto en respuesta con una ceja enarcada. Le pareció lógico pensar que si el chico llevaba la nota consigo, era porque, como mínimo, sabía quién era el remitente. Sin embargo, su expresión y respuesta dejaban ver que solo se había topado con ella por casualidad, y que ante el mensaje se había alarmado.
 
Por otra parte, no parecían faltar razones para preocuparse. Por un lado, el escrito daba a entender que Theodore era un miembro activo de la Orden (Como Abi no llevaba mucho como miembro del grupo, era comprensible que no supiera nada él), no solo porque lo mencionaba el texto, sino porque, además había dejado la nota en el cuartel general. Adicionalmente, parecía que Dumbledore le tenía especial cariño, y que su ayuda aparentemente, resultaba de vital importancia para todos los que vivían en aquel refugio.
 
¿Qué sería lo que había prometido tiempo atrás? ¿Y porque decía que se elegía a él mismo antes que a la Orden del Fénix?
 
En ese momento, James le quito la nota de las manos, y tras examinarla unos segundos la doblo y se la entrego, dándole palmaditas en el hombro antes de disponerse a hacer caso a su sugerencia y buscar al exdirector en las distintas habitaciones de aquel lugar. Ella por su parte, guardo aquel pequeño trozo de pergamino en el bolsillo trasero de su pantalón.
 
— Sea lo que sea, parecía que su promesa hacía referencia a algún secreto que ponía en riesgo su vida y que no se sentía seguro ni siquiera estando aquí en el refugio… — argumento la muchacha, algo pensativa, repasando las frases de Theodore mientras caminaba con paso lento detrás del Gryffindor —… ¿Crees que haya algún infiltrado acá adentro que fuera tras él? ¿Y si se trata del encantamiento Fidelio y él es el guardián? — Inquirió especulando un poco.
 
Un estremecimiento recorrió su cuerpo ante aquella idea. Y es que lo razonable, seria pensar que, si el hombre sentía algún temor, sé quedaría bajo tierra en aquel edificio donde los miembros de la Orden y el mismo Albus podían protegerlo. Además, lo único que se le ocurría al relacionar la mención de una promesa, que su papel los mantuviera a todos con vida y el temor que parecía sentir porque alguien le hiciera daño; era aquel encantamiento Fidelio. Y si tenía razón, todos corrían un gran peligro. Si algún mortífago lograba dar con Theodoro, podría significar el fin de la resistencia ante el nuevo régimen mágico.
 
Mordió su labio inferior algo ensimismada. Su rostro reflejaba una expresión de preocupación y temor bastante evidente. Solo la voz de su compañero la sacó de sus pensamientos, y asintió ante las instrucciones que le daba, observándolo sacar algo de su bolsillo.
— Me hago una idea — respondió ante su pregunta. La verdad no tenía idea de que era aquel espejo, pero habiendo dos y quedándose él con uno, supuso que era la versión mágica de un boquitoqui — De acuerdo, solo… Ten cuidado ¿Sí? Hay en la nota algo que no me cuadra — Comento con el ceño fruncido colocándose un mechón de su rojizo cabello detrás de la oreja.
 
Y tras aquellas palabras salió de aquel lugar en busca del destinatario de la nota, separándose de James.
 
Lo que no le cuadraba de la nota era que, si Horvath no quería que lo detuvieran y escaparse, no habría puesto la fecha en que planeaba abandonar el país, sobre todo porque aún quedaban dos días para dar con él ¿Acaso él sabía que Dumbledore no vería la nota hasta el miércoles? ¿Y si era una trampa? Tal vez estaba siendo paranoica y buscándole la quinta pata al gato. Lo único que le esperanzaba era encontrar a Albus y que el decidiera cuanta importancia darle a todo el asunto.


Última edición por Abigail J. Grey el Dom 17 Sep 2017 - 1:42, editado 1 vez
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Bridget Satterlee
Edad del pj : 18
Ocupación : Fugitiva
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 2.150
Lealtad : Orden
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 62
Puntos : 39
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4814-abigail-j-grey http://www.expectopatronum-rpg.com/t4894-abigail-j-grey-rs http://www.expectopatronum-rpg.com/t4892-mi-life-abigal-grey http://www.expectopatronum-rpg.com/

Cuenta de Ambientación el Sáb 16 Sep 2017 - 18:40

EFECTO MARIPOSA



JAMES.

PEQUEÑA HABITACIÓN, ZONA SEGURA DE LA ORDEN DEL FÉNIX
08.50 HORAS, LUNES 9 DE SEPTIEMBRE

Tras separarte de Abigail, comienzas a buscar un modo de encontrar dónde vive Theodore. Pero, ¿Cómo saberlo? ¿Acaso existe un registro de dónde vivían todos los miembros de la Orden antes de abandonar sus residencias y huir al refugio? Según avanzas por el pasillo, escuchas un ruido en una de las puertas colindantes.

Golpes contra la puerta. Cada dos segundos, un nuevo golpe. No sabes lo qué es y quizá no es asunto tuyo pero, una vez más, te metes donde no te llaman. Tendido en el suelo, maniatado y golpeando la puerta con la cabeza, encuentras a un hombre de piel oscura y cabello rizado. Tiene varias heridas en su rostro y las gafas rotas en el suelo. No parece tener varita y un paño de tela cubre su boca, impidiéndole hablar.

Abre los ojos buscando ayuda en ti. Comienza a hablar, pero es imposible entender nada de lo que dice con la tela en la boca. Cuando consigues quitársela, comienza hablar casi sin darte tiempo a preguntar.

- Avisa a Albus. Hay que avisar a Albus. Avísale. – Repite con nerviosismo. Intenta deshacerse de las ataduras que le impiden moverse en vano. – Tenemos… No hay tiempo. ¿Me oyes, chico? No hay tiempo. Ayúdame, tenemos que irnos. – Dice con nerviosismo, esperando a la ayuda que necesita para poder guiarte.


ABIGAIL.

PASILLOS, ZONA SEGURA DE LA ORDEN DEL FÉNIX
08.50 HORAS, LUNES 9 DE SEPTIEMBRE

Alguien ha oído lo que hablabas con James y no se encuentra muy lejos de donde te encuentras. Según te alejas de tu amigo, esta persona se acerca hasta, casualmente, chocar contigo.

- ¿Dónde vas con tanta prisa? – Pregunta de manera amable, colocándote una mano en el hombro. - ¿Buscabas a alguien? – Añade rápidamente.

Sabe lo que buscas o, más bien, a quién buscas.

- Me llamo Theodore. Theodore Horvat. – Comienza. - ¿Y tú eres? – Vuelve a preguntar, esta vez separándose de ti.


ANOTACIONES.

Esta parte es como un rol normal, lo único que debéis hacer es interactuar con vuestro PNJ. Tenéis que responder UNA vez cada uno y, tras eso, postearé nuevamente con la Ambientación.

Como siempre, plazo de 5 días y dudas a un MP de distancia. ¡Suerte a ambos!



avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 351
Puntos : 224
Ver perfil de usuario

Abigail J. Grey el Mar 19 Sep 2017 - 1:39

Había avanzado un par de pasos luego de salir de aquel salón de la Orden, pensando por donde debía empezar a buscar al director. Debía de tener alguna oficina personal, un despacho o algún recinto donde frecuentara atender los asuntos más importantes de la Orden. Eso le hizo preguntarse como llegaría hasta él. De seguro estaba muy ocupado como para atender a una ex alumna con la que había tenido de poco a ningún contacto en sus años escolares.
 
Alguien la tropieza por segunda vez en aquel día, haciéndola trastabillar hacia atrás para no caer. El responsable la toma por el hombro y le habla con tono amable. Pero no le engaña, está muy segura de que no hubiese chocado con él si este no se le hubiese cruzado en el último momento. Aun así, contesta.
 
 — Sí, estoy buscando a Dumbledore, necesito… —
Se interrumpe al escuchar el nombre con el que se presenta, y levanta la vista. Una consternación arropa su mente de inmediato — Disculpe ¿Cómo dijo que se llama? — volvió a preguntar para asegurarse de que había oído bien tanto el nombre como el apellido. Su mente comenzó a trabajar con la velocidad del pensamiento.
 
Aquello no tenía sentido. Ese hombre no podía ser Theodore Horvat si la nota era cierta, y este estaba huyendo de alguien. Y si, por el contrario, resultaba que decía la verdad, entonces quien hubiese escrito la nota estaba mintiendo. En cualquiera de los casos, una cosa era segura: Alguien mentía, y dudaba que fuese por una simple broma. Tenía que actuar con cautela y buscar la verdad.
 
— Soy Abigail Grey, y… —
hizo una suave pausa, adoptando una postura jovial y un tono igual de amable, mientras su cerebro unía ideas a toda velocidad — … y bueno, como le mencione, busco al profesor Dumbledor, vera, tengo información sobre mi hermano y me urge solicitar su ayuda… — empezó a explicar. De pronto, hizo un gesto como si acabase de darse cuenta de algo — me han dicho que usted es allegado al profesor Albus. Tal vez podría ayudarme y llevarme con él, o por lo menos acompañarme a buscarlo. Podrá ¿Verdad? ¡Por favor! — Mintió sin bajarle la mirada, curvando sus cejas y mordiendo su labio inferior como si de verdad estuviese preocupada y ansiosa por requerir la ayuda del fundador de la Orden en lo que a la búsqueda de su hermano se refería. Debía admitir que al conocer muy bien el lenguaje corporal, se le hacía fácil falsificar los gestos para hacer que su rostro y gesticular encajaran con lo que decían, dándole mayor credibilidad a sus mentiras.
 
Dos podían jugar al mismo juego.

Había llegado a una conclusión: La única forma de saber dónde estaba la mentira, era llevar al hombre frente a ella hasta Dumbledore. Si al verlo lo identificaba como Theodore, entonces era el autor de la carta el que mentía. Pero si, por el contrario, no lo reconocía, entonces tendría al impostor frente a ellos y podría interrogarle, pues de seguro tendría algo que ver con el motivo por el que Theo intentaba huir.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Bridget Satterlee
Edad del pj : 18
Ocupación : Fugitiva
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 2.150
Lealtad : Orden
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 62
Puntos : 39
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4814-abigail-j-grey http://www.expectopatronum-rpg.com/t4894-abigail-j-grey-rs http://www.expectopatronum-rpg.com/t4892-mi-life-abigal-grey http://www.expectopatronum-rpg.com/

Cuenta de Ambientación el Vie 22 Sep 2017 - 12:49

EFECTO MARIPOSA



ABIGAIL.

CASA DE THEODORE, CENTRO DE LONDRES
09.15 HORAS, LUNES 9 DE SEPTIEMBRE

Sabe de sobra qué es lo que buscas y por qué lo buscas. Theodore ha escuchado cada una de tus palabras y ahora quiere inmiscuirse en tu camino. No quiere que llegues a ver a Albus.

- Theodore.- Repite el hombre con una sonrisa amable en el rostro. - ¿Nos conocemos? – Pregunta fingiendo interés en ti. Puede que ese interés sea cierto, pero no precisamente porque quiera recordar si os habéis visto en ocasiones previas.

No muestra sorpresa alguna ante tus palabras. Sabe de sobra que son mentira pero no quiere hacerte dudar aún más de lo que ya lo haces. Con una sonrisa amable, comienza caminar en la misma dirección que tú seguías.

- Ven, por aquí. Te llevaré con Albus. – No era más que una mentira. Theodore sabe que Albus no está siquiera en el refugio de la Orden del Fénix. No borra la sonrisa de su rostro mientras te acompaña hasta la parte superior, donde diferentes personas pasean por las inmediaciones. – No puede estar muy lejos. – Apunta para no hacerte perder la confianza. - ¿Y qué es eso que ha pasado con tu hermano? – Añade mirándote de reojo sin dejar de caminar.

Antes de que puedas darte cuenta, te empuja a un lateral de la plaza central donde otros refugiados caminan y charlan, haciendo que vayas a parar fuera del refugio por una de las salidas. Concretamente la salida situada en un probador de ropa. Te sujeta con sendas manos, una sonrisa irónica en su rostro y acto seguido desaparecéis hasta aparecer en una enorme habitación completamente vacía.

La varita en mano del hombre no puede ser ya una sorpresa cuando amarra tu cuerpo con cuerdas impidiéndote hacer ningún tipo de movimiento.

- Tendrás que esperar a que llegue Albus. – Dice con ironía, dejándose caer en un asiento y leyendo El Profeta de aquel día, ignorando por completo tu presencia.


ANOTACIONES.

En cualquier otra situación para acciones así tiramos dados o esperamos a la reacción del personaje. En este tipo de tramas tan guiadas se opta por no hacerlo para que lleguéis hasta el siguiente punto fácilmente y ahí, ya podáis actuar.

En esta ocasión Theodore te ha inmovilizado por lo que puedes quedarte quieta, intentar liberarte o lo que se te pase por la cabeza (no hay opciones, es totalmente libre). Si quieres puede ser interpretativo o con dados, queda a tu completa elección. Tómate todas las libertades a la hora de avanzar el rol y para dudas… ¡A un MP de distancia!

Al haber pasado el plazo de James para postear la trama sigue avanzando sin él. En caso de que vuelva a postear, se contará con él sin ningún problema.


avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 351
Puntos : 224
Ver perfil de usuario

Abigail J. Grey el Lun 25 Sep 2017 - 2:55

— En realidad no, solo he escuchado hablar de usted… un poco — contesta antes de comenzar a seguirle. Al parecer su plan ha funcionado parcialmente. El hombre accede a llevarla hasta donde se encuentra Dumbledore. Tiene sus dudas, sí, pero ¿cómo saber si aquel hombre era en realidad quien decía ser? La única opción era seguir al “conejo blanco” hasta el fondo de su madriguera.
 
Mientras avanzan hacia el ascensor para ascender a los niveles superiores, Theodore le pregunta por su hermano ¿Qué debería responder? Esa era la desventaja de las mentiras: en algún momento chocaban con la verdad — ahm… — dudo unos momentos antes de responder — Bueno, que él… está afuera y… había desaparecido. Pero parecen haberlo visto cerca de la frontera del país, y quería hablar con Dumbledore para ir por él — se inventó sobre marcha, de una forma bastante evidente. Eso de montar historias sobre marcha, no era precisamente su fuerte. Las mentiras eran más creíbles cuando eran preparadas. Aun así, parecía que el hombre le creía, o al menos lo aparentaba.
 
La puerta del ascensor se abrió y el paisaje del nivel 1 apareció frente a ellos, con sus arbustos característicos y el bullicio acostumbrado a esas horas. Abi frunció el ceño con cierta duda — ¿Esta seguro que Albus está por aquí? — cuestiono volviéndose hacia el hombre para mirarlo a los ojos. No se imaginaba al ex director en esa zona, a no ser que fuese por alguna misión o interés en particular.
 
Entonces sus temores se solidificaron.
 
Todo paso muy rápido. De un momento a otro estaba siendo empujada hacia una abertura de la pared, que resultó ser una de las salidas del refugio. Trastabilló por la fuerza con la que fue empujada, cayendo contra el suelo sobre uno de los mostradores de prendas, y llevándose por delante la cortina del mostrador. Intento reincorporarse y sacar la varita de su bolsillo, pero no tuvo oportunidad. Su agresor la sujeto con fuerza, esbozando una sonrisa que provoco que se le hiciera un nudo en la boca del estómago. Sintió como si sus pulmones se comprimieran impidiéndole respirar, como si la obligasen a entrar por un tubo estrecho por la fuerza. Al segundo siguiente, se encontraba en el interior de una amplia habitación prácticamente vacía. Lo único que había en apariencia, era un pequeño mobiliario abandonado.
 
No pudo ver más, pues lo siguiente que supo fue que se encontraba fuertemente atada, con ambos brazos pegados a sus costados. Se desplomo contra el suelo en el acto, golpeándose un poco la cabeza. La pelirroja sentía un enojo incrementarse en su interior y recorrer cada centímetro de sus venas — Seguro que sí, y por eso me has atado ¿No? — espeto con molestia sin poder mirarle — ¿O es para que no intervenga en la búsqueda del verdadero Theodoro? — agrego en el mismo tono, especulando un poco.

Parecía no tener salida. Cerro los ojos y respiro profundo, repasando mentalmente los datos de su situación. Lo primero era que el sujeto la estaba subestimando, y su arrogancia lo estaba volviendo descuidado. Se había sentado en uno de los sillones del lugar, muy campante para leer el periódico mágico, sin siquiera ojear a su cautiva. Además, no se había ni tomado la molestia de revisarla y despojarla de su varita, y aun podía sentirla en el interior del bolsillo delantero de su pantalón, chocando contra su pulgar. Si actuaba rápido y con prudencia, se podía liberar.
 
«Diffindo» conjuro mentalmente, haciendo uso de los encantamientos no verbales que había aprendido en su sexto año escolar. Una pequeña abertura se hizo en la tela de su pantalón, junto donde daba la punta de la varita. Luego, con ayuda de su pulgar, fue empujando de esta hacia abajo hasta que pudo “empuñarla” parcialmente. Lo suficiente como para realizar un encantamiento que la pudiese liberar. No fue fácil, le tomo un par de minutos hacerse con el objeto. El sudor bajaba por su frente mientras miraba de vez en vez en dirección de su captor, el cual parecía estar muy centrado en su lectura.
 
A la final lo consiguió «Sectum» Volvió a conjurar, pero esta vez usando en encantamiento de corte contra las sogas que la ataban. Repitió el encantamiento un par de veces, hasta que sintió que agarre aflojaba. En cuanto tuvo movilidad en el brazo que empuñaba la varita, apunto hacia su captor con rapidez — ¡Depulso! — exclamo, lanzando el encantamiento contra el sujeto, con la intención de arrojarlo contra la pared y ganar algo de tiempo para terminar de liberarse de las pocas cuerdas que aun la rodeaban, a pesar de no presionar. En cuanto estuvo libre, se puso en pie con la varita en ristre.
 
Tal vez hubiese sido más prudente atacar cuando estuviese totalmente desatada. Pero corría el riesgo de que el Theodore se diera cuenta, y la despojara de la varita, y ahí si se quedara sin ninguna oportunidad de escapar. Lo que vio más viable, fue atacar mientras podía y conseguir algo de tiempo para terminar de liberarse. 
— Creo que va siendo hora de que empecemos hablar, idiota —  soltó con tono amenazador
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Bridget Satterlee
Edad del pj : 18
Ocupación : Fugitiva
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 2.150
Lealtad : Orden
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 62
Puntos : 39
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4814-abigail-j-grey http://www.expectopatronum-rpg.com/t4894-abigail-j-grey-rs http://www.expectopatronum-rpg.com/t4892-mi-life-abigal-grey http://www.expectopatronum-rpg.com/

Drake Ulrich el Mar 3 Oct 2017 - 15:43

Caminar por el refugio era prácticamente mi deporte diario, mi plan de la una, las cuatro, las ocho y las doce. Y entre horas también. No era nada emocionante, pero al menos por el camino podía encontrarme con personas, saludarlas con un sencillo: 'Holi' y sentirme, además de retrasado, sociable. No entendía cómo era posible que se me hubiese pegado saludar de esa manera, ¿qué me creía, mariposa? Porque solo una mariposa podría ser tan feliz y delicada como para saludar con un HOLI.

En fin...

Mientras caminaba en mi tercera ronda diaria por el refugio, pude ver como uno de los fugitivos, de los más jóvenes, entraba un tanto desesperado a una de las habitaciones. Yo sabía que esa habitación no era la de él, por lo que me acerqué disimuladamente —es decir, caminando normal— hasta allí. Una vez llegué a la puerta, pude escuchar en el interior —ya que pegué sin ningún disimulo mi oreja a la madera— como alguien decía muy nervioso e inquieto que había que avisar a Albus. ¿Avisar de qué? En ese momento decidí entrar como un buen miembro de la Orden del Fénix que tiene cierto contacto con el señor Dumbledore.

Coloqué mi mano en el pomo y tras asegurarme de que aquello no era ningún tipo de discusión entre amigos, entré al interior, viendo a un señor atado y al adolescente de hace un momento. Era una visión un tanto perturbadora.

¿Pero qué narices pasa aquí? —pregunté con seriedad, pareciendo un adulto serio cuando en realidad no lo soy. Me adentré un par de pasos y me acuclillé al lado del señor atado. —¿Qué te ha pasado? —Luego miré al adolescente. —¿Qué ha pasado?

Que alguien me diga que coño ha pasado. O qué está pasando. O lo que va a pasar. Pero que alguien diga algo.

Ayudé poco a poco a poner a aquel señor en pie, el cual no parecía estar en sus mejores condiciones. Quería saber qué era tan importante como para avisar a Dumbledore. Que no es que precisamente Albus Dumbledore sea moco de pavo, ¿eh? Ahora mismo ese señor por mucho que fuese el líder de todos los allí presentes, tenía muchísimas cosas de las que encargarse fuera del refugio como para andarse preocupando de problemas de mundanos.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Josh Hartnett
Edad del pj : 29
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 29.200
Lealtad : Albus Dumbledore
Patronus : Mono capuchino (Parl
RP Adicional : 000
Mensajes : 420
Puntos : 321
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t419-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t423-relaciones-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t3175-cronologia-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t614-correspondencia-de-drake-ulrich
Drake UlrichFugitivos

Cuenta de Ambientación el Mar 3 Oct 2017 - 16:50

EFECTO MARIPOSA



ABIGAIL.

CASA DE THEODORE, CENTRO DE LONDRES
09.30 HORAS, LUNES 9 DE SEPTIEMBRE

Theodore sale disparado, chocando de lleno contra una de las paredes cercanas. Pasa la mano por su rostro, comprobando que un hilo de sangre cae manchando su frente. Te mira con odio, acabas de lastimarlo de improviso. El periódico ha quedado a un lado y la silla en la que se sentaba se ha hecho trizas.

- Estúpida chiquilla. – Murmura tomando su varita entre sus dedos, dispuesto a volver a atarte si las circunstancias lo permiten. – No tenías porqué morir. Podías quedarte ahí sentada hasta que alguien llegase a por ti. Pero tenías que entrometerte. Los críos siempre os entrometéis y eso te costará la vida.

Su varita vuelve a alzarse y esta vez el hechizo hace que pierdas el equilibrio.

- ¿De verdad quieres morir tan joven?

DRAKE.

CASA DE THEODORE, CENTRO DE LONDRES
09.29 HORAS, LUNES 9 DE SEPTIEMBRE

Está nervioso. No sabe qué hacer y su varita está fuera de su alcance pero, de pronto, la puerta se abre. Busca de manera desesperada la presencia de otro mago y rápidamente te contesta. Parece que ha visto la luz al final del túnel. Un atisbo de esperanza en su particular fin del mundo.

- ¡Ayúdame, Ulrich! – Te ha visto en las reuniones de la Orden. Theodore conoce tu nombre, aunque jamás habéis cruzado algo más que un simple saludo. – Vamos, chico. – James hace su parte deshaciéndose de las ataduras en brazos y piernas de aquel hombre. Theodore se toca las muñecas y se levanta con esfuerzo, los años pasan factura y más cuando te han dejado inconsciente y maniatado.

Theodore coge su varita y se apresura a salir de la habitación. Te mira y luego a James.

- Chico, por ahí. – Señala al pasillo de la izquierda. – Albus estaba reunido, dile que Francis nos ha traicionado. ¡Rápido! – James sale corriendo en la dirección que Theodore ha señalado antes de que el hombre vuelva a hablar, esta vez en tu dirección. – No hay tiempo que perder. – El hombre cojea pero aún así va a una velocidad digna de admirar. En apenas cinco minutos ya se encuentra en la zona central con las diferentes salidas, guiándote sin mucha más explicación al respecto.

Lo siguiente que ves es la entrada de una casa en una calle muggle. Los coches siguen paseando y los viandantes no parecen percatarse de vuestra aparición. Acerca el oído a la puerta, al final de una escalera empedrada.

- Escúchame, Ulrich. Ahí dentro te vas a encontrar  con alguien igual que yo. No confíes en él, no creas nada de lo que te diga. Debemos capturarlo con vida mientras Albus llega. – Los ruidos al otro lado de la puerta se escuchan sin necesidad de acercar la oreja. - ¡Vamos!

ANOTACIONES.


  • James ha quedado fuera de la trama por inactividad, en su lugar ha entrado Drake, como es evidente.
  • Drake, en tu post puedes controlar a Theodore sin ningún problema. Todo lo que hagas queda a tu elección salvo lo siguiente: a) Entras junto con Theodore. b) Entras tú solo en la casa.
  • Abi, en tu post puedes controlar al falso Theodore como en el post anterior, sin problema. Lo mismo que Drake, todo a tu elección salvo: a) Inmovilizas a “Theodore” b) Él te inmoviliza a ti.
  • Una única respuesta por parte de cada uno.
  • Podéis postear en el orden que queráis y tenéis un plazo de 5 días para hacerlo. Abi, si por cualquier razón por tu ausencia necesitas más tiempo, no dudes en avisarme para darte más tiempo en tu turno. ¡Suerte a ambos!


Theodore y falso Theodore:


avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 351
Puntos : 224
Ver perfil de usuario

Abigail J. Grey el Miér 4 Oct 2017 - 5:39

Su ataque había dado de lleno. Therodoro (o quien fuese) había sido arrojado contra la pared con fuerza, causándole incluso una pequeña herida. Lo más prudente que la joven podía hacer, era atacar de nuevo, noquearlo antes de que el sujeto pudiera recuperarse. Pero no fue lo que hizo. Tal vez por soberbia, porque quería medirse con aquel hombre, que la había sacado de su hogar como si fuese nada. O tal vez porque quería sacarle información. Cual fuese la razón, esos pocos segundos de dudas le dieron la oportunidad a él de que se reincorporara y contratacara.

— Claro. Quedarme sentada cuan damisela en apuro, esperando a un príncipe azul que venga a rescatarme ¿verdad?… — interrumpió al hombre con tono sarcástico — … El único problema es que, sino recuerdas, ¡nadie sabe que me secuestraste! — No sabía que la enojaba más, si el hecho de que la hubiera secuestrado y atado. O el que siguiera subestimándola de una forma tan descarada. ¡Acaba de decir que no tenía por qué haber muerto! ¡Dioses! Ese hombre daba por hecho que acabaría con la pelirroja, al punto de darla ya por muerta. Y eso, sin sumarle el que ni siquiera se había tomado la molestia de desarmar a la chica cuando la ató.

Esa arrogancia, era lo que le daría la ventaja a joven.

En pocos segundos, un duelo se cernió en la habitación. El falso Theo había alzado su varia, arrojando encantamientos contra la ex ravenclaw. Pero ésta estaba demostrando ser una bruja hábil al conseguir bloquear o desviar cada encantamiento, haciendo que terminasen golpeando las paredes y el techo, y como es lógico, destruyendo parte de la estructura en el camino. Le estaba costando un poco contra atacar. Sentía que, si se descuidaba un poco, alguno de los encantamientos de su enemigo la alcanzarían.

— ¿Por qué no me dices quién eres realmente? Si me vas a matar, no habrá problema alguno en que me cuentes un poco… — dijo mientras desviaba uno de los encantamientos, y arrojaba otro en respuesta — Me parece que tú no eres quien dejo la nota para Dumbledore ¿o sí? ¿o sí la dejaste, con la intención de secuestrar al verdadero Theodoro, y que nadie te buscara, al dar por hecho que este había salido del país? ¿Era eso? — argumento para provocarle y sacarle información.

Seguía teniendo el presentimiento de que el hombre frente a ella no era el verdadero Sr Horvath. No creía que alguien allegado al ex director de Hogwarts pudiera hacer cosas como aquellas (secuestrar a una chica mientras ocultaba algo) y si le habían dejado una nota a Albus como la que tenía en su bolsillo, tenía que parecer cierta para que causara el efecto deseado. Por eso sospechaba que el verdadero Theodoro sí era cercano al fundador de la Orden.

— Terminaras… diciéndome lo que quiero… tarde o temprano —
le estaba costando mantener el ritmo del enfrentamiento. Pero no podía rendirse. Aquello no era como en club del duelo del colegio, donde si te daban, habría un tiempo muerto para que te recuperaras. Esta era la vida real, y si perdía, se acabaría todo para ella.

Un encantamiento finalizador fue arrojado en su dirección. No tuvo tiempo de bloquearlo y su única salida fue arrojarse hacia un lado para eludirlo. Perdió el equilibrio tras el ataque, y callo contra el suelo de espaldas — ¡Joder! — exclamo con enojo. Por reflejo, fijo su atención el enorme cuadro que había detrás de su contrincante, y no dudo en usarlo «¡Accio cuadro!» conjuro en silencio, convocando el objeto con un movimiento de su varita. El cuadro se despegó de la pared, y golpeo por la espalda a Theo, derribándolo y obligándolo a caer de bruces contra el suelo. Abi se apresuró a inclinarse hacia el cuerpo ajeno y volver a apuntar su varita — ¡Incarcerous! — exclamo, y al acto, unas cuerdas salieron de su varita, apresando al hombre que la había llevado hasta allí.

La chica hizo un gesto de dolor en el rostro al reincorporarse. Parecía que la batalla, sobre todo los golpes que se había dado para eludir varios hechizos, o los que los escombros le habían propiciado, le estaban pasando factura — Muy bien ¿Qué tal si ahora me informas de todo lo que sabes? — solicito tras acercarse al cuerpo atado, y despojarle de la varita. Ella no lo iba a subestimar una vez más. Apenas y había tenido suerte en aquel combate — Y créeme que te será mejor hablar por tu cuenta. Tengo una enorme frustración reprimida contra los mortífagos — agrego mientras hacía aparecer un pequeño destello de luz eléctrica en la punta de su varita.

Sí. Estaba deseando que se negara y torturarlo con un Fulmen Cruciatus. Estaba enojada y adolorida. Quería volver a aquel hombre la cara de todos los pesares que había vivido los últimos meses, y descargarse sobre él.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Bridget Satterlee
Edad del pj : 18
Ocupación : Fugitiva
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 2.150
Lealtad : Orden
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 62
Puntos : 39
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4814-abigail-j-grey http://www.expectopatronum-rpg.com/t4894-abigail-j-grey-rs http://www.expectopatronum-rpg.com/t4892-mi-life-abigal-grey http://www.expectopatronum-rpg.com/

Drake Ulrich el Miér 4 Oct 2017 - 6:01

Demasiada información y a la vez muy poca. A ese señor lo conocía, ¿pero a dónde narices me estaba llevando? Yo, como si ese señor estuviese tirando de mi alma por alguna razón que yo desconocía, le seguía ciegamente. ¿Y si me llevaba a la muerte? Que a ver, le había visto múltiples veces en reuniones de la Orden del Fénix y, en teoría, debía de ser de confianza. ¡Pero todo estaba pasando demasiado rápido!

No fue hasta que salimos del refugio por una de las salidas hasta que me percaté de la gravedad del asunto. De la gravedad de que no sabía qué narices estaba haciendo con mi vida. Dada la ignorancia de la vida, ¿no era más prudente esperar a Dumbledore? No sé, digo yo. Sin embargo, cuando mi propuesta inicial era esperar a Dumbledore, ya Theodore me había abordado en la puerta de aquella casa dejándome bien claro que debíamos entrar y capturar a un señor que era igual que él. Eso me daba muy mal rollo. Si habían dos personas iguales, ¿cómo sé yo que éste señor no es el falso? Esto de los clones superaba mi entendimiento. Aunque bueno, el hecho de que hubiera dicho 'capturar' y no 'matar' decía mucho.

¡Pero dime qué ha pasado! ¿Por qué hay otra persona como tú y por qué...

Pero entonces escuché en el interior una conversación un tanto intensa, acompañada de golpes y hechizos, ya que hasta por la ventana podía verse de vez en cuando un haz de luz muy típico en nosotros los magos cuando estamos intentando matarnos. Qué fácil es hacerme cambiar el chip cuando sé que hay en peligro alguna persona inocente.

Rodea. Busca una puerta trasera o una ventana, pero intenta entrar por detrás —dije en voz baja por si acaso ellos pudieran escuchar con tanta facilidad el exterior de la casa.

¡Muy buena idea! —dijo, enseñándome el pulgar levantado, yéndose de allí a hurtadillas para que no se le viera a través de la ventana.

Yo puse la mano en el pomo y saqué mi varita, sujetándola fuertemente con mi mano derecha. "En qué fregados me meto sin querer, madre mía..." Giré el pomo y abrí la puerta, conjurando inmediatamente un aura que me protegería de cualquier hechizo inesperado. Vi unas siluetas a la derecha mientras peleaban y hablaban, en el salón, pero me asusté y huí a esconderme no fuese a impactarme un Avada Kedavra o algo que fuese dirigido a mí o desviado. No había nada más triste que morir por un hechizo que no iba para ti. Así que corrí hasta esconderme detrás de una pared. Mi intención era ser silencioso, pero me choqué contra una pequeña mesita de pasillo en donde había, además de un teléfono, una lámpara y un retrato. Todo. Absolutamente todo cayó al suelo. Estoy sudando ya de los nervios.

Mierda —mascullé, yéndome de la escena del crimen por si venía alguien. ¡Estaba nervioso! Sabía que había un señor igual a Theodore, ¿pero y cuántas personas de más había? ¿Una, dos, veinte? ¿Y si habían más malos que buenos? No sé, esto de meterme en fregados sin pensar antes en una estrategia me ponía muy malo.

Pero si yo me sentía un fraude por entrar en aquella casa gritándolo por todo lo alto, peor fue Theodore, que al parecer no encontró una puerta trasera y decidió volar en mil pedazos la jodida ventana del salón. Que no se dijera que al menos somos expertos en distracción.

Theodore se dio cuenta de que Abigail ya había conseguido inmovilizar al falso Theodore, por lo que gritó con naturalidad.

¡Drake, ven! —gritó.

Yo, obediente, caminé hacia allí con la varita en alto, asomándome en la escena de la pelea ahora que estaba todo más tranquilo y no volaban mierdas para todos lados. La verdad es que estaba un poco oxidado, ¿eh? Tenía que ponerme las pilas otra vez o se me iba a pasar el arroz. Una vez me asomé por el marco de la puerta justo al lado del verdadero Theodore, vi a Abigail apuntando a uno de los Theodore; suponía que el falso, vamos. Abrí los ojos al ver a Abigail, alzando la manos como si buscase en ella una respuesta.

Abi, ¿qué haces aquí? ¿Estás bien? —pregunté, acercándome a ella. Ahora me sentía idiota, ¿y si le hubiera pasado algo mientras yo estaba por ahí tirando retratos al suelo?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Josh Hartnett
Edad del pj : 29
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 29.200
Lealtad : Albus Dumbledore
Patronus : Mono capuchino (Parl
RP Adicional : 000
Mensajes : 420
Puntos : 321
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t419-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t423-relaciones-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t3175-cronologia-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t614-correspondencia-de-drake-ulrich
Drake UlrichFugitivos

Cuenta de Ambientación el Miér 4 Oct 2017 - 10:51

EFECTO MARIPOSA



CASA DE THEODORE, CENTRO DE LONDRES
09.50 HORAS, LUNES 9 DE SEPTIEMBRE

El falso Theodore acaba por caer al suelo. No puede moverse gracias a tu hechizo y la rabia puede verse en sus ojos. Se niega a contestar todas tus preguntas. ¿Quién crees que es? ¿El villano cutre de una película que cuenta su plan antes de ser capturado? ¡Eso nunca!

Mientras hablas, alguien entra por la ventana y te sorprende. ¡Casi le atacas a él también! Y más cuando te das cuenta que es una copia exacta de la persona que yace en el suelo maniatada.

- ¡Estúpidos! – Grita el falso Theodore desde el suelo.

El verdadero Theodore eleva sendas manos mostrándote que no va a atacarte. Su varita se encuentra sujeta en su mano derecha pero no apunta hacia nadie. La guarda en su bolsillo antes de volver a hablar.

- ¡Drake, ven! – Otra persona entra en la sala y no es otro que uno de los fugitivos del refugio que ya tantas veces has visto. Ahora sois tres contra el falso Theodore pero, ¿Qué es lo que realmente ha sucedido aquí? – Tenemos que salir antes de que lleguen. – Mira al falso Theodore. – Trabajaba para el Ministerio y perdió su puesto de trabajo. Creíamos que era uno de los nuestros por ser Auror pero…

- ¡Perdí mi empleo por gente como vosotros! – Escupe al suelo. – Sangre sucias. – El verdadero Theodore apunta al falso y su piel comienza a cambiar como si de una poción en mitad de la cocción se tratase hasta mostrar su verdadero rostro.

- Francis era uno de los buenos. – Se lamenta Theodore. Pero Francis únicamente ríe en el suelo como si la locura se hubiese adueñado de él.

El suelo tiembla sin previo aviso. Francis vuelve a reír y, sin la más mínima oportunidad, caéis al vacío los cuatro. Theodore se encarga de frenar su caída justo a tiempo de darse de bruces contra el suelo y se pone en pie. Sacude sus ropas y os busca a tientas, sin demasiado éxito antes de encender su varita que, tan rápido como enciende vuelve a apagar. Ha visto algo.

-  Sh… - Murmura.

En apenas tres segundos, un grupo formado por tres elfos domésticos salen disparados hacia Drake, golpeándolo con hechizos y sus propios puños.

- ¡A por ellos! – Gritan al unísono, yendo a por cada uno de los presentes.


ANOTACIONES.


  • Podéis controlar tanto a Theodore como a Francis. También podéis mover a los tres elfos domésticos tanto para golpearlos como para que ellos os golpeen. MUY IMPORTANTE, no podéis convencer a los elfos domésticos para que paren de golpearos.
  • Podéis hacer un máximo de dos respuestas cada uno. Avisadme en el último post para que yo intervenga de nuevo con la cuenta de ambientación.
  • Igual que antes: Podéis postear en el orden que queráis y tenéis un plazo de 5 días para hacerlo. Abi, si por cualquier razón por tu ausencia necesitas más tiempo, no dudes en avisarme para darte más tiempo en tu turno. ¡Suerte a ambos!



avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 351
Puntos : 224
Ver perfil de usuario

Abigail J. Grey el Vie 6 Oct 2017 - 19:56

Había alzado su varita para soltar la primera descarga contra su ahora prisionero, cuando el sonido de alguien destrozando la ventana para entrar hizo que desviara su atención. Por reflejo apunto hacia aquel hombre — ¡He tranquila! — se apresuró a decir Theodoro alzando sus manos. ¡Era increíble! Ese hombre era exactamente igual al que estaba atado junto a ella ¿Seria amigo o enemigo? ¿El original u otro impostor? Debía admitir que por lo menos, no parecía tener ganas de pelear.

— ¿Quién eres? — Pregunto amenazante sin bajar la varita.

—¡Drake, ven! — gritó el hombre.

Abigail frunció el ceño extrañada al escuchar ese nombre que le resultaba bastante familiar. En cuanto vio la silueta de Ulrich atravesar el marco de la puerta, sintió una ola de alivio recorrer su cuerpo. Corrió hacia él y lo abrazo con fuerzas — Sí, algo aporreada pero bien. Alguien dejo una nota para Dumbledore en su despacho del Nivel 4. Decía que Theodoro temía por su vida, que rompería una promesa y saldría del país o algo así... — dijo intentando resumir. Era algo difícil enfocar los detalles de esos recuerdos, teniendo tan frescos los de la batalla que había librado minutos antes — Espere, espere ¿Quién va a llegar? ¿Es usted el verdadero Theodoro Horvath? Y si lo es ¿Entonces quién es este tipo? — inquirió al mayor de los hombres, volviéndose hacia él von rostro de total confusión.

Aun así, sintió que un enojo ardiente crecía por su cuerpo desde su estómago, al escuchar que les llamaba “sangre sucias”. El mismo término que usaban para clasificar a los magos como su padre, el mismo término que era la razón principal por la que lo había asesinado. Reacciono por reflejo, y como si se moviera en una corriente de aire avanzo hacia el falso Theodoro y le estampo señora patada en el rostro — ¡Imbécil! ¡Eres un Imbécil! — espetó furiosa con ganas de volver a arremeter contra él. Pero la respuesta a su segunda interrogante por parte de Theo, la disuadió. — ¿Entonces este Francis era un infiltrado? — pregunto alarmada, mirando expectante como el hombre en las cuerdas cambiaba de aspecto y comenzaba a reír con una euforia que parecía rayar en la locura.

— Eso parece... Debemos irnos — dijo el medimago con pesar en su mirar

El suelo tiembla bajo sus pies y se desploma. La joven grita ante la caída al vacío y la sorpresa de lo imprevisto, agitando manos y pies en un vano intento de aferrarse a algo ¡Arresto momentum! conjura Theo, y todos se detienen justo antes de caer al suelo, eludiendo lo crudo de la caída. Abi sienta la tierra bajo sus manos cuando los afectos del encantamiento desaparecen. Todo está increíblemente oscuro y lo peor es que se da cuenta de que ha perdido las varitas que poseía durante la caída «!Rayos!»  Piensa para sí. Un fugaz destello de luz ilumina su entorno por segundos y le permite ver que su varita está a un par de metros de ella. Pero antes de que pueda siquiera moverse la luz se va y escucha el sonido de pies golpeando el suelo hacia ellos.

— ¿Qué ocurre? ¿Drakes estas…? ¡Auch! ¡No! ¡Sueltame! —
No podía ver lo que la atacaba, pero sabía lo que era por el tacto: Un elfo doméstico enfurecido. Le alaba el cabello, la golpeaba ¡Incluso una mordida! Si ese bicho empezaba a usar magia contra ella, estaba acaba.

— ¡Intenten inmovilizarlos! —
se pronunció Theodoro una vez más, intentando resaltar sobre el bullicio de la lucha y el carcajear de Francis.

Abigail se lanzó al suelo en un intento de hacerse con su varita, ignorando a medias los golpes y arañazos — ¡Déjame, estúpido elfo! — mascullo cuando sitio otro tirón en su cabello. Alzo su mano hacia la espalda y pudo sostener al elfo que luchaba por aferrarse a ella. Por fin pudo zafarse en la criatura con un puntapié — ¡Accio Varita! — convoco con uno de sus mejores encantamientos. Al instante la varita voló a su mano y pudo alzarla para defenderse — ¡Fulmen Cruciatus! — Una poderosa descarga eléctrica salió de la punta de su varita, e impacto de lleno en el elfo que se lanzaba contra ella, arrojándolo a varios metros de distancia revolcándose por el dolor. Repitió el hechizo un par de veces más, usando la electricidad como si de un látigo se tratase, hasta que se percató que las risas de Francis habían desaparecido por completo.

— ¡Drake! Perdí la varita de Francis. Y no lo escucho —
dijo con voz fuerte para que sus aliados la escucharan y se percataran del peligro. Si el ex auror se hacía con su varita de nuevo, fácilmente podría liberarse de las sogas y arremeter contra ellos. Después de todo, el parecía estar en su terreno, su elemento.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Bridget Satterlee
Edad del pj : 18
Ocupación : Fugitiva
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 2.150
Lealtad : Orden
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 62
Puntos : 39
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4814-abigail-j-grey http://www.expectopatronum-rpg.com/t4894-abigail-j-grey-rs http://www.expectopatronum-rpg.com/t4892-mi-life-abigal-grey http://www.expectopatronum-rpg.com/

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.