Situación Actual
5º-11º
12 noviembre ➟ luna llena
Entrevista
Halloween
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Bienvenida a la familia [Fly Chadous]

Drake Ulrich el Mar Sep 19, 2017 1:06 am

Recuerdo del primer mensaje :

Bienvenida a la familia [Fly Chadous]  - Página 2 5hQu4rN

Me encontraba tranquilamente este viernes en el refugio dando una clase sobre cómo utilizar correctamente los hechizos que derribaban al enemigo, ya que mucha gente tenía una idea desacertada de ello. Estaba siendo una clase bastante amena y divertida y había asistido más personas de las que me hubiera imaginado. Me encontraba tan a gusto que cuando vi entrar el patronus del erizo por la puerta me quedé medio en shock. Por una parte porque me había recordado que nada era normal por mucho que lo pareciese y que en realidad estaba ahí encerrado intentando que no me matasen y que... ALGO IMPORTANTE PASABA. Hacía mucho, mucho tiempo que Fly no me mandaba ningún patronus. Y ese erizo solo podía ser de ella.

De la confusión, un niño de quince años consiguió derribarme con un expulso, haciendo que me estampase directamente contra una pared de la habitación. El patronus, amablemente se acercó hasta mí para darme el mensaje que tenía.

"Ya viene", dijo con la misma voz que Fly.

Me levanté de golpe de aquel lugar como si nada hubiera pasado y no me hubiera dado un fuerte golpe en la cabeza. ¡Eso qué importaba ahora! ¡Tenía otras cosas en las que preocuparme! Tenía ganas de gritar a los cuatro vientos que iba a ser padre y que la clase de cancelaba por razones evidentes, pero no pude. De la emoción simplemente salí corriendo de allí en busca de lo necesario para presentarme allí.

***

Entre que tuve que adivinar —o más bien asumir por lo que había hablado en otros momentos con Fly— que estaba en San Mungo y dado que evidentemente yo no podía presentarme en San Mungo con tanta facilidad, tuve que idearme un plan. Al menos en San Mungo las cosas parecían estar más tranquilas porque muchos de los sanadores eran imparciales y se limitaban a hacer su trabajo, pero aún así estaba un poco trabado por el hecho de que si alguien medianamente listo sabía que Fly estaba de parto... lo lógico es que si tiene relación con su marido, éste asista, ¿y si había alguien? Lo menos que quería era meter a Fly en problemas precisamente AHORA. Temía que pudiera haber algún metomentodo que pudiera jodernos más todavía la vida.

Pero volví a asumir que Fly, como era sin duda la mujer más inteligente que conozco, su parto prematuro lo sabrían las personas justas, ya que nadie se esperaba que el niño —¡O NIÑA!— fuese a nacer casi tres semanas antes de lo esperado.

Así que me tomé una poción que me creaba un par de arrugas más, además de ponerme el pelo blanco y los ojos de un color azul y le robé el uniforme de sanador a uno de los fugitivos que estaban allí en el refugio. Lo mejor que podía hacer ahora mismo era disfrazarme de un sanador y hacerme pasar por uno de ellos, ¿no? Porque otra manera de entrar en San Mungo no había y me negaba a utilizar una poción multijugos la primera vez que voy a ver mi hijo —¡O A MI HIJA!—, que parece que su padre no está con él.

Así que me desaparecí en la entrada de San Mungo, haciendo el protocolo necesario para llegar al interior lo más rápidamente posible. Una vez en el interior me puse la mascarilla para que mi rostro se viese menos y me dirigí a recepción. Observé con cierto disimulo el nombre de la mujer que se encontraba allí y la saludé con naturalidad, como si la conociese de toda la vida.

Buenos días, Alice. ¿Serías tan amable de decirme en donde está la paciente Fiona Tatianna Shadows? Está de parto y se necesita de un especialista urgentemente. Me ha llegado un aviso de que está teniendo graves problemas. —Me inventé sobre la marcha.

Ella me miró extrañada y antes de que pudiera decir nada, di un pequeño golpe sobre la mesa.

Alice, es urgente. —Soné más severo. —No quiero que esa pobre mujer sufra más de lo debido. Date prisa. —¡DATE PRISA, JODIDA LENTA DE MIERDA! Esto es cuestión de vida o muerte. De mi vida o de mi muerte, porque me va a dar un infartito.

Después de mi insistencia, se vio más cooperativa, mirando en el registro la habitación en la que se encontraba. ¡Estaba tardando la vida en llegar! Entre prepararme, llegar, que esta mujer era más lenta que un desfile cojos, que mi propio sudor de los nervios no paraba de hacerme resbalar… ¡Aquello era un estrés! Pero gracias a Merlín, aquella mujer con complejo de tortuga inválida, me dio la información que debía saber.

Me fui de allí rápidamente para buscar la habitación y, tras unos minutos en donde me perdí allí dentro, di con ella. Estaba super nervioso. Ella iba a estar ahí dentro. Apoyé la oreja en la puerta para ver si escuchaba algo pero… no escuché nada. Así que abrí la puerta lentamente y como vi que por el pasillo aparecía un doctor y yo estaba siendo muy sospechoso, entré rápidamente a la habitación. Y claro, una vez dentro de la habitación pude ver cómo me miraban todos los que estaban allí dentro y… ninguna de las personas era Fly. De hecho era una señora gorda en la cama mientras un señor le miraba una horrible cosa que tenía en el dedo gordo del pie. ¿Era eso pus? ¡IUGHHHHHHHH!

Perdón me he equivocado. —Salí de la habitación y me di cuenta que, evidentemente, la puerta era errónea y era la que estaba en frente. No era 31C, era 31D. El estrés es lo que tiene.

Entré esta vez disimuladamente sin hacer ruido, viendo la cabecita de Fly hablando con un par de sanadores que le contaban que todo estaba yendo bien, de espaldas a la puerta. Estoy cien por cien seguro de que si me ven, sabrán que no soy el sanador de confianza de Fly. No puede ser. ¿¡Había llegado tarde!? Soy el puto típico. Me cago en la puta. Esto de ser fugitivo es una puta mierda. Me odio. ODIO LA VIDA. A hurtadillas caminé hasta el baño de mala hostia para que no me vieran, esperando a que se fueran.

Esperé algo así como dos minutos con la oreja pegada en la puerta —aunque no escuché nada—, y salí cuando escuché la puerta cerrarse. Primero asomé la cabecilla para cerciorarme y vi solo a Fly. Salí y… AÚN ERA GORDA. Me quité la máscara y me acerqué a ella con una sonrisa enorme, sentándome en la silla al lado de la camilla.

Pensé que había tardado la vida y ya habrías dado a luz porque mi hipocondriaca mente pensó que vendrías a San Mungo ya al límite… —dije con alivio, sujetando una de sus manos con las dos mías y dándole un beso en la frente. —¿Cómo estás? ¿Cómo va todo? ¿Te sientes bien? ¿Necesitas algo? —En realidad no tenía buena cara. Pero la más mínima.
Drake Ulrich
Imagen Personalizada : Bienvenida a la familia [Fly Chadous]  - Página 2 XYKl26n
RP : 10
PB : Josh Hartnett
Edad del pj : 29
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 000
Lealtad : Albus Dumbledore
Patronus : Mono capuchino (Parl
RP Adicional : 000
Mensajes : 492
Puntos : 377
http://www.expectopatronum-rpg.com/t419-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t423-relaciones-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t3175-cronologia-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t614-correspondencia-de-drake-ulrich#9979
Drake UlrichInactivo

Fiona T. Shadows el Jue Nov 23, 2017 10:40 am

Segundos antes de ver a Gabriella habría jurado y perjurado que aquel dolor, aquel momento, era lo peor que le podía suceder a una persona. Y eso teniendo en cuenta que gracias a los efectos de las pociones que le habían administrado en San Mungo aquel dolor ni siquiera se acercaba a lo que las madres muggles tenían que pasar cuando traían una vida al mundo. Pero, aún así, aquel dolor era insoportable. No porque el hecho de ser un dolor, sino por el lugar y la intensidad que lograba trasladarse al resto del cuerpo. A su vez, aquella sensación de estar sacando algo por tu vagina era de todo menos agradable. Sobretodo teniendo en cuenta el tamaño de cráneo humano – en tamaño de bolsillo – que había salido, que no era como una piedra en el riñón, ni mucho menos.

Aquel dolor desapareció por completo cuando vio a Gabriella. Y un sentimiento de tranquilidad recorrió todo su cuerpo al notar el peso del bebé sobre sí misma. Respiró aliviada, sin perder detalle de aquella pequeña cosa que tenía ahora entre sus manos. ¡Manos! Pasó las suyas propias por todos y cada uno de los dedos de pies y manos de la pequeña asegurándose así que no le faltaba ni uno. Estaba completa. Estaba entera y era simplemente preciosa. Era perfecta. Y era  suya. Su hija.

Ni siquiera escuchó el comentario de Drake sobre el nombre. Solo tenía ojos para Gabriella en aquel momento. Ni para Drake, ni para sus padres que estaban ahí montando el espectáculo como de costumbre. William tenía un tono de voz tranquilizador y una paciencia que muchos envidiarían. Pero Beberly era todo nervios y no tardaba en hacerlos ver de las peores maneras posibles.

Beberly no tardó en hacer alarde de esos nervios para soltar un comentario poco agradable en dirección a Drake. Porque así era ella. Por mucho que hubiese roto el molde de la familia purista de  Slytherin que llevaba a cuestas, tenía que admitir que también tenía lo suyo. Y que no era precisamente una mujer fácil de tratar.

Por suerte, Fiona estaba en su mundo de efectos secundarios de las pociones que los medimagos le habían dado y tan ensimismada en la presencia de su hija que no escuchó lo que estaba pasando a escasos centímetros de donde se encontraba. Y es que de haber escuchado algo era probable que hubiese cogido la vía del suero y  se la hubiese clavado a su madre en el cuello para ver si se quedaba tan drogada como ella. Con suerte, antes, por eso de enchufarla directamente al cuello, que dicen que por ahí tarda menos en hacer efecto todo.

Cuando la enfermera volvió a acercarse amenazando con llevarse a su hija Fiona estuvo a un paso de levantar la mano para atizarle en la cara. Por suerte para la mujer, estaba tan preocupada porque la niña no se cayese o sufriese algún daño que solo miró tan mal que la pobre mujer tuvo que llamar a una segunda enfermera para que le ayudase a separar a la niña de la madre. Como si estuviesen pegadas con maldito pegamento mágico.

- ¡Mamá! – Fue lo siguiente que dijo Fiona tras recobrar la consciencia al perder de vista a Gabriella. Arrugó la frente y miró a Beberly con cara de pocos amigos, pero Drake se encargó de tranquilizar a la mujer. O de intentarlo, porque lograrlo no era siquiera posible.

Beberly miró con cara de pocos amigos pero prefirió cerrar la boca a sabiendas que eran tres contra uno. Antes si quiera de poder decir mucho más, el médico volvió.

- Perdonen que les moleste, hay unos señores del Ministerio de Magia interesados en hablar con usted. Les he dicho que deben esperar y que no estamos en horario de visitas pero han insistido. Ya sabe que con la nueva política no podemos negarnos así que vendrán en unos minutos.

Beberly miró en dirección a William con cara de “te  lo dije”. Esa cara que odias con la fuerza de los mares que la gente ponga. Sí, esa cara. Pero Beberly lo había dicho y llevaba razón, eso era innegable.

- No hay problema, ¿Pueden esperar al menos a que mi hija suba a planta? No creo que este lugar sea el mejor para  mantener una conversación. – Improvisó William.

- Creo que será lo mejor. Les llevo ahora mismo.

- Oh, no, querido. Yo tengo que marcharme, mi mujer subirá con ella y  yo volveré a primera hora de la mañana. ¿Vedad, Beb?

La mujer afirmó, acercándose a la camilla antes de que esta desapareciese junto con Fiona y el doctor en dirección a la planta donde estaría Fiona.

- Tenemos que salir de aquí antes de que nos vean o te vas a meter en un buen problema, chaval. A ti y a mi hija, y eso no te lo perdonaría. – Quizá por primera vez, William regañó ligeramente a Drake. Debían salir de ahí como fuese.
Fiona T. Shadows
Imagen Personalizada : Bienvenida a la familia [Fly Chadous]  - Página 2 U19vxBN
RP : 10
PB : Ellen Page.
Edad del pj : 29
Ocupación : Auror
Pureza de sangre : Sangre limpia.
Galeones : 23.430
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Erizo (Parlante)
RP Adicional : +1H
Mensajes : 711
Puntos : 546
http://www.expectopatronum-rpg.com/t517-fiona-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t519-relaciones-de-fly-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t518-fly-shadows-timeline#8464 http://www.expectopatronum-rpg.com/t520-lechuceria-de-fly-t-shadows
Fiona T. ShadowsInactivo

Drake Ulrich el Vie Nov 24, 2017 8:53 pm

¿Te lo puedes creer? ¿En serio los del Ministerio se habían enterado tan pronto que Fiona estaba de parto y habían venido corriendo como perros? Yo no me lo podía creer. Bueno, ya tal y como están las cosas podía esperarme cualquier cosa, pero siempre me imaginé al hospital mágico como una organización neutral, independiente del Ministerio y con unos ideales propios e inquebrantables. Pero si se habían enterado con tanta rapidez que Fly estaba allí, era porque en San Mungo tenían varios informantes que mantenían a raya a todas esas personas que podían llegar a ser sospechosas. La Ministra de Magia sabía muy bien que aunque Fiona exprese su apoyo por el nuevo gobierno, jamás me dejaría de lado. Haber crecido con la perra esa no nos ha hecho ningún bien. Encima, con lo típio que soy, no es difícil asumir que tengo contactos con el resto de fugitivos, por lo que dar conmigo probablemente sea un puto problema.

Antes de que Beberly y Fly se fueran de allí, me acerqué a mi queridísima esposa y madre de mi hija y le di un beso en la frente.

Nos vemos pronto, te quiero —le sonreí, dándole momentáneamente la mano para entonces dejarla ir.

De verdad, no me iba a acostumbrar nunca a tener que separarme de ella por su propio bien, pese a que llevaba ya casi seis meses haciéndolo.

Y me quedé solo con mi suegro, el cual me amenazó. Pero me amenazó en plan mono, ¿sabes? Uno no se podía tomar eso como una amenaza ni en broma. Le posé la mano en el hombro, dándole a entender que lo comprendía perfectamente y, como es evidente, yo era el último que quería meter en un aprieto a mi mujer y a mi hija. Era consciente de lo mucho que podía sacarle de quicio mi comportamiento a mis suegros, pero aunque no lo parezca, lo único que quiero es poder seguir estando cerca de ella, pero nunca ponerla en peligro.

Ni yo, William, ni yo mismo me lo perdonaría —presioné cariñosamente su hombro, esbozando una sonrisa.

Había que salir de allí hacia la zona en donde estuviese habilitada la aparición o en donde estuviese la Red Flú, ya que la gran mayoría del hospital mágico estaba totalmente en contra de la aparición. Lo cual en el fondo era lógico. ¿Os imagináis que de repente una persona con una mano cercenada aparece gritando como un loco en medio de un parto? Sería horrible. Seguro que pasó alguna vez y por eso decidieron tomar algunas medidas de seguridad.

Observé a todos lados intentando buscar una solución. Teniendo en cuenta que los del Ministerio habían venido a hacerle unas preguntas a Fly, estaba claro que todas estarían relacionadas con su posible relación y cercanía conmigo. Confiaba plenamente en ella, pues probablemente es la mejor oclumante que he conocido nunca, por lo que lo único que tenía que hacer yo era no dejarme ver y salir cuanto antes, ya que vendrían directos aquí a asegurarse de que yo no estaba. Mientras observaba alrededor, vi una silla de ruedas y sonreí.

William, tengo una idea.

Totalmente vestido como un médico, cambié el color de mis ojos, me puse la máscara para tapar parte del rostro y también cambié el color de mi pelo a un rubio encantador. William, por su parte, se había puesto una de esas batas de paciente, aunque había insistido en que él se dejaba los calzoncillos puestos porque no quería que se le viese el culo. Yo lo respeté, pues era una petición totalmente lógica. Éramos suegro y nuero, pero todavía no había tanta confianza como para vernos el culo innecesariamente en esa situación.

Dos minutos después, salimos por la puerta. Yo era un médico aparentemente respetable y él mi paciente, el cual trasladaba por el pasillo con tranquilidad. No hubiera dado un duro por la capacidad interpretativa de mi suegro, pero un aplauso debía de darle, ya que cada vez que aparecía una persona por el pasillo, ponía cara rara como si tuviese esquizofrenia. Menos mal que podía sonreír sin que se notara demasiado gracias a la máscara, porque me era imposible aguantarme. Entre que estaba feliz porque ACABABA DE SER PADRE y que aquello rozaba lo ridículo, no podía simplemente mantenerme serio.

Sin embargo, en cierta ocasión, supe reconocer quiénes eran las personas del Ministerio, ya que caminaban hacia nosotros por el pasillo. Apenas nos prestaron atención, ya que estaban demasiado ocupados dando órdenes y hablando de lo que iban a hablar con Fiona Shadows. Pude escuchar su nombre en el poco tiempo que compartimos en el pasillo, el mismo tiempo en el que los huevillos terminaron en mi garganta como corbata. Suspiré con tranquilidad, hasta que escuché algo a mi espalda.

¡Eh! —gritó uno de ellos. Se me erizaron los pelos de la nuca.

Me paré de golpe y me giré lentamente para ver si era a mí. Estaba a un puto segundo de salir corriendo y abandonar a mi suegro. Al terminar de girarme, vi como uno de ellos se acercaba a mí.

¿Dónde descansan los pacientes que recientemente han tenido un bebé? —Un infarto es lo que me iba a dar a mí. —Buscamos a Fiona Shadows.

No trato a esa paciente, soy de psiquiatría.  —contesté con una voz más aguda a la que solía tener, señalando a mi 'paciente-suegro' con una de sus caras raras para que quedase claro que los partos no eran mi especialidad. —Pero por norma general están en la planta superior. Si acaba de tener un hijo, se encontrará allí siendo atendida por sus médicos.

Gracias —dijo, dándose la vuelta para volver con su compañero y subir las escaleras.

Pude notar como mis huevillos bajaban lentamente por mi garganta. De hecho, cuando continué caminando tuve que flexionarme hacia adelante para hablar con William.

Ya tiene anécdota épica para contarle a su nieta cuando sea capaz de entender historias —le dije divertido, soltando tan fuerte aire que chocó todo contra la mascarilla.

Cinco minutos después —pues nos perdimos, lo admito— llegamos a la zona con las diferentes chimeneas de Red Flú. Era una habitación con unos pocos sillones, aunque ahora mismo estaba totalmente vacía, a excepción de las personas que aparecían repentinamente por las chimeneas. Una vez allí, miré a mi suegro.

¿Se queda? Beberly va a necesitar un tranquilizante después de todo lo que la he estresado hoy. —Porque había sido mi culpa totalmente.
Drake Ulrich
Imagen Personalizada : Bienvenida a la familia [Fly Chadous]  - Página 2 XYKl26n
RP : 10
PB : Josh Hartnett
Edad del pj : 29
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 000
Lealtad : Albus Dumbledore
Patronus : Mono capuchino (Parl
RP Adicional : 000
Mensajes : 492
Puntos : 377
http://www.expectopatronum-rpg.com/t419-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t423-relaciones-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t3175-cronologia-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t614-correspondencia-de-drake-ulrich#9979
Drake UlrichInactivo

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.