Situación Actual
21º-14º // 3 diciembre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Einar G.Mejor PJ ♂
Coraline M.Mejor PJ ♀
Katherine M.Mejor User
Circe M.Mejor roler
Seth B.Estrambótico
Edgar B.PJ REVELACIÓN
Ash & CirceMejor dúo
Valarr K.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

La adrenalina del hada verde {Axel S. Crowley} [Priv]

Invitado el Lun Abr 21, 2014 9:58 pm

Me desperté a las cinco de la mañana. Abrí los ojos lo que mas pude para espabilarme todo lo que podía. - ¡Hoy es el día! Hoy veré a peque debo prepararme, sólo tengo trece horas para prepararme. Uff... no sé si me dará tiempo - Me levanté de la cama entusiasmada, rebusque en mi armario y saqué toda la ropa, volví a mirar el armario. - Es que no tengo nada que ponerme. Tengo que ir de compras... - Me resigné a buscar entre los trapitos que tenía encima de la cama. Hoy es sábado, así que no puedo llevar nada rojo, naranja o verde... así que esto, esto, esto y esto queda fuera. Me senté en la cama con las piernas cruzadas mirando trapitos. Uy, y este pantalón, pero que mono es, y todavía tiene la etiqueta, ¿y si me lo pongo con esta camisa?... es tan bonita y sexy, pero es que es verde... Nada, nada, descartado. Debido a la hora, daba cabezazos en el aire, hasta que uno de ellos ganó la batalla dejándome dormida boca arriba y sin apoyar el cuerpo totalmente en el colchón y no digamos del cuello, ya que no estaba en sus mejor posición para dormir.

Pasaron siete horas después, eran las doce de la mañana. Me despierto levantándome como un suricato. - ¿Qué hora es? ¡Las doce! y yo sin desayunar - Corrí hasta el gran comedor como si una manada de zombies hambrientos me persiguieran e irrumpí en aquella sala enorme de la peor forma.- ¡Noooooooo! ¿Dónde está la comida? Hoy había tortitas con chocolate - Miré hacia todas las mesas y de los pocos alumnos que estaban por allí por semana de pascuas, todos me miraron confusos. Sin embargo yo me di media vuelta decepcionada y con el estómago rugiendome, sin hacer mucho caso a sus expresiones. - Voy a morir de hambre y Axel me estará esperando en Londres y se preguntará que dónde estoy y me llamará mala amiga. MALA AMIGA. Es lo peor que me podría pasar - Imaginándome como Axel remataría mi cadáver muerto por no haber ido a nuestra cita, subí de nuevo hasta la sala común. Una vez en el dormitorio, fui hasta mi cama concretamente, me acordé de la ropa que aún no había escogido, al verla desperdigada por todos lados. CHAS. Se me había olvidado... A este paso iré desnuda. Haber me tengo que centrar, quedaremos desde por la tarde pero lo que realmente divertido viene después ya que saldremos de fiesta... Tengo que ir decente y coger un vestido de persona mayor. Así que fuera todos los pantalones. Después de horas buscando EL vestido que me pondría para el encuentro, me paré a pensar que todavía me quedaba arreglarme el pelo y no olvidarnos del maquillaje. Sin embargo tenía decidido que iría con un simple moño y la rayita negra típica en mí, no tenía ganas de arreglarme.

Llegó la hora de la cita. Salí una hora antes para coger los transportes necesarios para llegar a Londres sin prisas y también porque estaba nerviosa. ¡Hacia una semana que no veía a peque! Eso es mucho tiempo. Jugueteaba con el móvil deseosa de que se pasara el tiempo hasta el reencuentro. Pose la cabeza contra la ventana del autobús y me relaje con la música, en pocos segundos me quede dormida. De nuevo despierto como si me hubieron pinchado el culo con una chincheta. Me alarmé poniendo bruscamente las manos contra el cristal. ¡¿Dónde estoy?! Pero... ¿esto que es? - Señor conductor del autobús, ¿cuanto queda para la siguiente parada? - Y sin decirme nada, el bus se paró en la parada. Qué bien, oye. Me baje rauda del automóvil y me puse a buscar uno de esos coches negros con un cartelito arriba del techo en el que ponía la palabra "taxi" . Alcé la mano y salté desesperada. - Señor Taxi, ¡Aquí! - pocos segundos después, el automóvil se paro delante de mi, así que no me lo pensé y subí. El chófer me pregunto por la dirección de la calle, la cual yo desconocía. - Eh... no sé, pero por casualidad no sabrá donde esta el sitio llamado la adrenalina del hada verde ¿verdad? - El destino estaba de mi lado, ya que el conductor sabía la zona por donde se encontraba.

Veinte o quizás treinta minutos después llegué al sitio dónde me había citado con mi querido desodorante Axel. Llegaba unos quince minutos mas tarde de lo que debería, y estaría estresada por ello de no conocer a mi amigo, pero si sabía como era y era un tardón. Hasta diciéndole la hora mas temprano de lo que debería llegaba tarde, tenía un don.
avatar
InvitadoInvitado

Axel S. Crowley el Lun Abr 21, 2014 11:39 pm

Axel se había pegado toda la noche viajando de la manera más arcaica y muggle que había en el mundo. Avión. Terminó con la espalda hecha pizcos, tortícolis aguda y con el culo plano por culpa de aquel avión tan incómodo. A su hermana nunca se le había dado la aparición, por lo que no quería arriesgarse teniendo en cuenta que conocía más bien poco Londres. Sufrió unas largas tres horas en avión desde Noruega a Londres. Llegó de madrugada (a las cinco), por lo que se metió en la habitación del hotel que había alquilado su hermana y, como le tocaba dormir en el sofá por ser el invitado de un par de días, se tiró incluso con ropa y se quedó dormido casi al momento, sintiendo como el sofá se le adaptaba perfectamente a la curvatura de su cuerpo. Durmió como un tronco, hasta que su hermana le levantó con el ruido intencionado de la puerta, lo cual hizo que se cayese del sofá del susto.

-¿Cómo? ¿Qué? –dijo desorientado el Ravenclaw.
-Son las doce, si quieres ir al buffet te queda media hora. Si no, cuando te levantes llama al servicio de habitaciones y pide el almuerzo, ¿vale?

Pero Axel, mientras su hermana hablaba se había levantado, ido a la habitación con cama y se tiró sobre ella, volviendo a dormirse casi al momento. Aquellas tres horas habían sido un sufrimiento. Se levantó a las tres del mediodía, debido a que el teléfono sonaba. Con el ceño arrugado, giró por la cama hasta quedarse boca arriba al lado de la mesa de noche. Lo descolgó.

-¿Servicio de habitaciones? Me alegra que llamen, quería pediros un…
-¡Axel, ¿aun estás durmiendo?! ¡Levántate y come, tienes que hacerme un recado antes de quedar con esa amiga tuya!
-Que sí pesada. Ya me levanto… -bostezó, restregándose un ojo.

Colgó y se levantó, yéndose al baño para lavarse la cara. Sin embargo, vio mejor opción bañarse, ya que olía a avión. Se desnudó, pero antes de entrar en la ducha, fue hacia afuera para llamar por teléfono al servicio de habitaciones para que le fuesen trayendo la comida. Sin embargo, nada más salir y asomarse por la puerta, la señora de la limpieza estaba entrando por la puerta.

-¡Ay!-exclamó la mujer. Axel se escondió detrás de la puerta.
-¡Señora! –se quejó y fue corriendo otra vez hacia el baño. No pensaba salir en un buen rato.

Se hizo una bañera y se quedó allí durante unos largos quince minutos, para darle tiempo a la señora a irse. Cuando su barriga empezó a rugir, salió de la bañera y se secó, saliendo con la toalla por la cintura tras echarse desodorante. No había señoras pervertidas a la vista. Se hizo el pelo hacia atrás y fue hacia donde estaba su maleta, al lado del sofá, dónde la había tirado antes de caer K.O. para ver qué había traído.  Se puso una camisa negra, unos pantalones un poco (sólo un poco, ¿eh?) ajustados negros, una americana negra y una All Star negras también.  Sí, así estaba guapo para su amiga. Al fin y al cabo tenía que aparentar un poco más de lo que tenía, ya que en Londres que te dejen entrar a las discotecas estaba un poco difícil si no ibas, como mínimo, bien vestido, ya que no cumplía con el mínimo de edad requerida. Por suerte, iría con una chica. Y eso ayudaba.

Con toda su parsimonia, se metió la varita en el bolsillo, la cartera en el otro, cogió el paquete que tenía que entregar de su hermana y bajó al restaurante antes de salir. Cuando se metió en el ascensor y se miró al espejo de este se dio cuenta de que se le había olvidado peinarse. Se peinó con los dedos y fue a pedir comida al restaurante.

Comió. La verdad es que no hay mucho más detalles. Después de eso se pegó como tres horas buscando el lugar que le había dicho su hermana, por lo que llegó relativamente tarde, ya que tampoco sabía dónde estaba el lugar que le había dicho Tea. Había quedado con ella a las ocho y empezó a buscar ese pub a las ocho y cinco. Para cuando encontró a una señora que le indicó, ya llegaba cuarenta y cinco minutos tarde. A lo lejos, en una calle, pudo ver un letrero de color verde que ponía “hada verde” por lo que suponía que todo lo demás era el resto del título. Aceleró el paso y vio a Tea, en frente, apoyada en una barandilla, ya que daba directamente al río Támesis. De ahí que fuera un lugar tan turístico y famoso. Corrió hacia allí y sorprendió a Tea por detrás, dándole un pequeño abrazo mientras la despegaba del suelo, le daba la vuelta y se quedaba él de espaldas al río. La soltó y, rápidamente, unió las dos palmas de sus manos para pedirle perdón. La miró a los ojos.

- Merezco la muerte, lo sé. Perdóname, me pierdo siempre por Londres. Te lo recompensaré, ¿vale? –le dijo antes que nada.- Y hola. -sonrió, aun con la misma pose de disculpa, mirándola arrepentido.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 347
Puntos : 6
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Invitado el Miér Abr 23, 2014 11:06 pm

Veinte minutos..., cuarenta minutos... ¿Por una vez en la vida el llegó antes y se cansó por esperarme diez minutos? Seguro que se fue con una morena tía buenorra muggle que pasaba por aquí, de esas que no tiene vergüenza por llevar el escote hasta el ombligo, y claro, ¿Qué hombre se resiste a eso? Axel no. Por eso estarán en otro bar bebiendo y riendo, luego se irán en un avión a las Vegas y se casaran y ni si quiera me invitarán a la despedida de soltero... yo quiero fiesta... Mi mente dejo de indagar en lo que sería la actual vida de mi mejor amigo, cuando este decidió aparecer después de una eternidad. Hoy superó su récord, no lo conseguía desde... el ocho de noviembre cuando quedamos para ir a casa de aquel amigo suyo. Me fusioné con Axel cuando este se aproximó a mi y me abrazó como nunca dándome vueltas. - ¡Estas perdonado si me vuelves a dar vueltas! Por fi por fiiiiii - dije con una amplia sonrisa en la boca cuando me dejo en el suelo. No me importaba cuanto tardara mientras que no me dejara sola y viniera a la cita y menos si viene de esta manera.

Axel me sonrió y me volvió abrazar, tras unos segundos, volvió a cogerme en brazos para girarme momentáneamente. - ¡Me encantaaaaaaaaa! ¿Pedírtelo otra vez ya sería abuso no? - Animada le di un besito en la mejilla, sabiendo por la cara de Axel que no lo volvería hacer. - Te echaba de menos desodorante ya estaba oliendo mal sin ti. Deja el abrazo, quiero beber y como llegas tarde también me invitarás a comer de esas tapas que ponen aquí, están riquísimas - Cogí de la mano a Axel con fuerza y entramos en el local.

El ambiente era sobre las hadas, hadas verdes por todos lados, en el techo, en las esquinas e incluso en la barra. Había poca gente de lo que usualmente debería pero aún era temprano. La música era tranquila y a pesar de que estaba alta se podía hablar sin ninguna dificultad. Entré de la mano de mi chachi amigo y nos paramos un momento para decidir dónde sentarnos, si en la barra o en una de las mesas con sofás del fondo. Sin embargo mi vista no se fijo en eso, si no en el increíble y hermoso futbolín que había en el centro de la sala. - Oh, oh,oh vamos a jugar al futbolín. ¡Vamos que nos lo quitan! - Zarandee de la mano de Axel con fuerza tirando de ella hacia arriba y hacia abajo indefinidamente. Gracias a mi insistencia conseguí que Axel moviera el culo lo suficiente hasta llegar hasta el juego. - ¿Sabes como se juega? - No le iba a contar que yo era una experta jugando al futbolín, ya que casi todo bar lo tiene y jugando a lo bobo conseguí mucha práctica. - ¡Espera! No podemos jugar sin cerveza. Te traigo un botellín - No me hacía falta preguntar cual era la marca que le gustaba, ya lo sabía y aunque el quisiera o no se la llevaría, así que no esperé su contestación. Me acerqué a la barra y esperé a que el chico me atendiera. - Oye guapo, si tú, el que despacha, atiéndeme. Si vienes te daré propinaaaa - Capté su atención más rápido de lo habitual y es que ese truco nunca fallaba. - Dos botellines por favor. Deberías hacerme descuento por tardón - le pique el ojo bromista y algo picarona, y es que el chico no estaba nada mal. Una vez me sirvió, cogí los botellines con una mano y me acerqué de nuevo a mi amiguito. - Bueno qué, ¿sabes o no sabes? -
avatar
InvitadoInvitado

Axel S. Crowley el Jue Abr 24, 2014 4:43 pm

Axel solía llegar tarde, pero se sentía fatal cuando tardaba más de lo que le gustaría. Esta vez se había pasado. Él nunca había tenido que esperar tanto a nadie, pero se imaginaba a Tea esperando allí sola y se sentía mal. Por suerte, no llegó dos horas tarde (como una vez le hizo esperar a su hermana, que casi lo capa). Al llegar, le dio una cálida bienvenida, ya que sabía que a Tea le gustaría. Le gustó tanto que quiso que lo repitiera, por lo que algo más cansado, lo volvió a hacer para darle el capricho y que no se cabreara.

-¡Trato hecho! Me muero de hambre. –dijo, siguiendo sus pasos hacia lo que parecía el local. Bueno, parecía no. Era el loca. Por fuera ponía grande y luminoso su nombre.

Nada más entrar, el sonido de la música más alta de lo normal retumbó en la cabeza de Axel, pero no tardó en acostumbrarse. El sitio estaba decorado, en su mayor parte, con hadas. Pero a su vez tenía un ambiente fantástico, que lo acompañaba con sillones con ciertos bordados en plan del bosque y cosas así. Estaba curioso el sitio. Era, sobre todo, original. Tea con su actitud hiperactiva de siempre tiró de Axel cuando éste aun estaba observando el local, para llevarle en frente de una mesa con unos muñecos siendo traspasados en línea por un palo de metal. Tocó uno de ellos y empezó a darle vueltas.  

-Qué juego más perverso. ¿De qué va? –preguntó. Él no tenía ni idea de juegos como ese. A él le enseñabas una mesa de billar y se quedaba casi tan perdido como con  este. Él y las relaciones con las cosas comunes muggles estaban limitadas por la mente retrógrada de sus padres, por lo que era bastante ignorante en el tema. Lo cual no le importaba reconocer, pues le encantaba aprender. Para cuando Axel fue a responderle a su pregunta, Tea se había ido hacia la barra.

Axel se quedó allí, empezando a mover los muñecos con gracia. Sin embargo, un poco más allá había otro futbolín y prestó atención a la mecánica. Al rato Tea llegó con dos botellines y le tendió uno al Ravenclaw, el cual bebió tranquilamente de él, pasándose la lengua por los labios. Le encantaba el sabor de la cerveza muggle, desde que probó la muggle ya no veía tan rica la de mantequilla.

-No, no sé jugar. Pero no parece difícil. He visto a aquellos dos de allí jugar. ¿Es empujar la pelota con los muñecos hasta meterla por ahí, no? –preguntó señalando al hueco que aparentaba ser una portería.- Soy guardián, así que no me colarás ni una. –dijo volviendo a llevarse el botellín a los labios.

Se percató de que aquello estaba bastante vacío, pero suponía que era por la hora, aun así, mientras sacaba su cartera del bolsillo de interior de su americana, decidió preguntar.

-¿Esto se llena mucho? Está bastante pobre. –preguntó, dándole la moneda a ella para que la metiese, ya que la ranurita estaba por su lado.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 347
Puntos : 6
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Invitado el Jue Mayo 01, 2014 3:29 am

En lo que fui a por las cervezas Axel ya se había curtido en el mundo del futbolín con tan solo mirar a los que estaban al lado. Qué inteligente, no me esperaba menos, pero sé que no eres tan habilidoso peque. Sonreí malévola con mis propios pensamientos y me imaginaba la victoria mientras me reía de Axel. Lo sé, pura maldad.

- Pues sí, de eso trata ¿Pero serás capaz de manejar las cuatro barras a la vez? - dije desafiante con las cejas alzadas y una amplia sonrisa sin mostrar los dientes. Quería que mi cara se mostrara desafiante pero creo que no estaba causando ese efecto. ¿Dónde hay un espejo en momentos como estos? - Ya lo veremos cara huevo - le piqué mientras cogía la moneda que me ofrecía y la introduje por la ranura. Al caer la moneda sonó un pequeño ruido y acto seguido salieron unas ocho bolas blancas. Cogí una. - ¿Estás preparado para tu derrota, guardián? - Estaba entusiasmada, quería apalizarle y luego regodearme de mi victoria. Pero justo cuando iba a meter la bolita por la ranura, antes de dejarla caer, me paré en seco. - ¡Espera! Vamos hacerlo más épico. Ya sabes que me gusta las apuestas, ¿qué es un juego sin apuestas? una basura. Si me ganas haré lo que quieras desde que terminemos de jugar hasta que nos acostemos a dormir y si gano yo... Te convertiré en mi esclavo por esta noche ¿Qué? ¿Te arriesgas... o eres un gallina? Uy mira... creo que he visto una pluma - Le señalé y luego al suelo. - Sabes que será divertido... Te dejo una partida para que te lo pienses. Así que atento que allá vamos, por cierto acepto sugerencias - dije mientras intentaba hacer trampas y metía la bola antes de que Axel estuviera del todo preparado.

Comienza la partida, mis atacantes son unos guerreros con una fuerza descomunal y con un simple giro de muñeca mandan la pelotita hasta la portería de Axel pero uno de los avispados defensores de su equipo la atrapa, contraataca, pero oooohh... no le da con la bastante fuerza. Entonces mis centro-campistas la atrapan y ... - ¿Dónde está la pelotita? ¿Dónde está la pelotita? - Pase de un muñequito a otro la pelota y tras un giro rápido de muñeca le di a la pelota con fuerza, la cual fue directa hasta la portería de Axel dándome el uno a cero. - ¡Y gooooooooooool! La afición se ha vuelto loca. Tea, Tea, Tea. Gracias, gracias - dije inclinándome levemente para agradecer a mi público imaginario. - Sé que eres un chico valiente, ¿Aceptas o no? Haré lo que quieras, piénsalo - volví a recordarle nuestra pequeña apuesta mientras bebía de mi botellín que ya estaba a punto de terminar.
avatar
InvitadoInvitado

Axel S. Crowley el Dom Mayo 04, 2014 4:19 pm

Aquel juego parecía fácil, pero  no era que la capacidad locomotora y motriz de Axel fuese especialmente buena. Seguro que si la ejercitaba sería buena, como todo, pero teniendo en cuenta que Axel sólo ejercita el cerebro, aquel juego a pesar de parecerle sencillo, le parecía difícil a la hora de jugarlo él. Como es evidente, no iba a decirle eso a Tea, pues el chico era consciente de que a la chica se le apetecía pegarle una gran paliza y el Ravenclaw iba a intentar ponérselo difícil. Cuando iban a empezar a jugar, Tea aportó una idea que a ella le parecía mucho más emocionante. Mientras ella se la explicaba con esa usual verborrea rápida y difícil de seguir, Axel bebió de su botellín un largo sorbo. Axel dejó de beber del botellín cuando ella empezó a meterse con él con lo de ser un gallina, mirándola con los ojos entrecerrados.

-Será posible. ¿Cómo que una pluma? Te voy a pegar la mayor paliza que nadie te haya pegado a este juego, Tea Van der Veen. –escuchó su oferta de jugar una partida primero antes de aceptar, por lo que lo vio lo más conveniente, para hacerse una idea. Además de que si habían ocho bolas, se quedarían con siete para que no hubiera empate (en el caso de que Axel pudiese llegar a apuntar aunque fuera un punto).- Venga vale, me parece mucho mejor esto del entrenamiento. Méteme la bola ahí. –Axel dejó el botellín sobre la mesa y sujetó el mando del centro y el de los defensas.

Como era de esperar, aquella partida solo pudo terminar de una manera y era con la derrota de Axel. Tea empezó a darse flores a sí misma, pero eso no iba a quedar así.

-Acepto la apuesta. Veamos quién es mejor. –entrecerró los ojos medianamente picado y empezó la guerra.

Quedaron seis a uno y Axel estaba dudando de si realmente su tanto fue merecido o no, ya que más que meter un gol, fue un fallo de Tea por mover tan bien sus mandos que sin querer le dio hacia atrás y se anotó a sí misma. Fue divertido en el momento, pero no cuando empezó a apalizar al pobre Axel sin siquiera dejarle coger la pelota. Axel se terminó el botellín justo al final de la partida y tras dejarlo sobre la mesa, se pasó ambas manos por el pelo, despeinándoselo.

-Soy escoria en este juego. ¿Cómo vas a ser tan rápida? Qué manos más habilidosas. –sonrió, sorprendido. Observó su botellín, vacío y lo zarandeó dándole a entender a Tea que quería otro, así que ambos se dirigieron a la barra, sentándose en los taburetes a la espera de que viniese el barman.- Pues nada… estaré a tu entera disposición, por suerte sé que lo más malvado que puedes hacerme es sacrificarme como ofrecimiento intelectual a los alienígenas. –bromeó y justo después el barman se acercó, con una pícara sonrisa para su amiga. Cuando se fue, Axel miró a su amiga.- Ligando con el barman, ¿eh? No hace falta, ya pago yo. –sonrió con diversión.- Pues perdí… ¿qué tienes pensado para esta noche?


De repente Axel vio una botella de Vodka, uno que era de marca noruega, en la pared. Se le ocurrió una técnica infalible que había visto hacer a su hermano y la cual podría servirle con Tea, para que no tuviese la libertad sobre él, ya que cuando estuviera un poco más ebria podría ocurrírsele a esa cabeza un montón de locuras que Axel haría porque también estaría ebrio.

-Aunque deberías ser buena y aceptar lo que voy a proponerte para volver a dejar las cosas neutralmente. Es decir, si gano yo, quedamos como si nada hubiera pasado y si pierdo, no solo te haré caso hoy en todo, sino también la primera semana cuando lleguemos a Hogwarts. –le ofreció y antes de que pudiera decir nada, le explicó de que iba su reto.- ¿Ves esa botella de Vodka de la pared? Te reto a que no eres capaz de beberte dos chupitos antes de que yo me beba dos vasos. –alzó la mano para acallar sus palabras, pues sabía que iba a saltar de un momento a otro para decir que aceptaba sin dudarlo.- Pero hay unas reglas, primero, ninguno podrá tocar, bajo ningún concepto el vaso del otro, pues sería victoria automática para el otro. Segundo, sólo podrás empezar a beberte los chupitos cuando yo me haya terminado el primer vaso y lo deje sobre la mesa. Y tercero, no se puede tener los dos vasos a la vez en la mano, es decir, para coger el segundo haz de dejar el otro primero sobre la mesa. –dijo con el dedo en alto en señal de “no hables Tea”.- ¿Qué me dices? Te está empezando a caer la pluma a ti esta vez. –cogió el botellín que había traído el barman hace nada y bebió de él, alzando las cejas hacia su amiga a la espera de su veredicto.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 347
Puntos : 6
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Invitado el Vie Ago 08, 2014 2:36 am

La paliza que le di a Axel fue apoteósica. Ni yo misma pensaba que peque pudiera ser tan malo jugando al futbolín. Vale... sí, puede que me pasara un poco con él sabiendo que era su primera vez, pero a mi nadie me tuvo pena cuando empecé en este mundillo además de que no podía arriesgarme a perder esa apuesta, a saber que cosas se le ocurrirían a Axel que hiciera si él ganaba... Y preferiría tomar yo misma las riendas de mi propia apuesta.

Salté como una endemoniada. - ¡Te gané! - grité entre risitas. A pesar de regodearme enormemente justo como había imaginado, Axel no se enfadó y sonreí por ello. - Estas manos habilidosas solo se consiguen con años de práctica chaval. Da gracias que no te puse la regla especial de pasar por debajo de la mesa del futbolín, eso ya me parecía un poco abuso por mi parte... Me dabas pena peque - Vuelvo a sonreirle y le abrazo en plan consolación, fue breve ya que luego nos dirigimos hacia la barra a por dos cervezas más porque las nuestras estaban muertas hace rato.

Me apalanque en la barra mientras levantaba la mano e indicaba al barman con los dedos para que nos sirvieran las cervezas, una vez servidas el camarero me miró y me picó el ojo antes seguir sirviendo a los demás desesperados clientes. - No estaba ligando, es mi esencia, es... Eau de Tea - Me encogí de hombros quitandole importancia mientras veía como Axel pagaba al barman. Aún apoyada con los codos en la barra, miré a peque. - Pues no tenía pensado en nada en concreto creí que serías un poco mas duro de pelar pero has resultado ser más bien como una barbie, mal Axel mal, que decepción - dije con diversión. A pesar de haber ganado no me sentía bien conmigo misma sabía que no fue una batalla justa, me sentía como si hubiera ganado con la ayuda de una armadura completa y con armas de último modelo, y Axel solo portando un tapa-rabos, pero... también, por otro lado, quería ser mala y reírme un poco a costa de él. Bueno si peque no me reprocha nada yo menos.

De nuevo como si Axel me leyera los pensamientos me propuso hacer una re-apuesta. En lo que se explicaba tome mi cerveza fresquita y le daba pequeños sorbitos. - Las únicas plumas que ven son las que se te cayeron a ti antes y que ahora zarandea la brisa... Creo que deberíamos dejar eso para otra ocasión, admito que no gané mi apuesta limpiamente pero tampoco tengo ganas de eso, así que ni para ti ni para mi. ¿Qué tal un capaz o incapaz? Venga va... - Puse ojos de cordero hasta que Axel suspiró, antes de que abriera la boca sabia que aceptaría así que continué entusiasmada. - ¡VALE! Empiezo yo que de algo tendré que sacar en beneficio por ganarte al futbolín - Bebo un gran sorbo de la cerveza. - Ya sé, ¿capaz o incapaz? Capaz, vale. Tienes que ir a esa chica... ¿la ves? Esa rubia - Señalé con precisión. - E invitarla a bailar contigo mínimos diez segundos, es el capaz para principiantes y ya lo has hecho otra veces, sé que podrás porque eres guapo - Le pico un ojo para molestarlo mientras sonrío divertida. Axel me dedico una mirada bebió un trago de su cerveza y se marchó de mi lado, entretanto me acomodé en uno de los taburetes de la barra y admiré el espectáculo. Esto va a ser muy divertido.


Off: Me sorprende que no me cerraras el tema y mil perdones.  Embarassed Embarassed Embarassed 
avatar
InvitadoInvitado

Axel S. Crowley el Dom Ago 10, 2014 1:19 am

Sí, vale, él mismo lo admitía: daba asco. Pero era la primera vez que jugaba a ese juego y por mucho que pudiera saberse la teoría a la perfección, las manos seguían siendo igual de lentas que las de cualquier principiante. Al final la apuesta se había quedado en que, básicamente, Axel tendría que hacer lo que le dijera Tea. Por el momento no le hacía mucha gracia, pero él tenía en mente beber hasta arrepentirse, por lo que en ese punto le daría igual hacer cualquier cosa que le dijera Tea, ya que ni se acordaría e incluso un bofetón ni lo recordaría. Era día de perder la cabeza, o por lo menos a eso venía, ya que se había conseguido a la mejor compañía para ello. Tras terminar esa degradante humillación hacia el Ravenclaw en aquel juego muggle, se dirigieron a la barra, dónde Tea tenía un admirador tras ella.

-¿Eau de Tea? ¿Y a mí nunca me has enseñado esa esencia o solo sirve con los muggles?-Preguntó alzando una ceja y sacando el dinero para ponerlo sobre la barra y pagar las birras. Tras ser “insultado” con amor por Tea y su inutilidad, Axel negó con la cabeza fingidamente deprimido.- Lo sé. La próxima vez te las meteré todas.-Y abrió los ojos de par en par cuando se dio cuenta de esa frase.-Es decir…-Carraspeó.-Las bolas en la portería.

La idea de Axel para cobrarse su propia victoria no resultó pues a Tea no le apetecía beberse dos chupitos de nada. Podría haberle importado más al Ravenclaw, pero no fue así, ya que la chica fue la misma en decir que ya no le debía nada porque no había ganado limpiamente. Técnicamente el único que perder desastrosamente ahí fue el huevón de Axel, que, ni habiendo tocado un futbolín en su vida, apostó algo que tanto podría joder. Por suerte, Tea tenía más consideración que nadie y eso hizo sonreír con cierta victoria a Axel.

El juego de capaz o incapaz podría llegar a ser de lo más jodido, pero era recíproco, por lo que Axel, cuando Tea le retó, no dudó en considerarse capaz, pues era consciente de que lo que Tea le diría no sería, por ahora, demasiado fuerte. Lo que le pidió fue divertido, sobre todo cuando ese dedo índice fue lo más cantoso de todo aquel pub. ¿A esta mujer nadie le enseñó que señalar con tanto énfasis está mal? Por suerte la chica en cuestión ni se había enterado.

-¿Porque soy guapo? –Alzó la ceja ante el porqué de su capacidad.- Claro que soy capaz. Verás que bien bailo con esa desconocida mujer. La voy a enamorar.-Exageró con diversión mientras cogía el botellín y, nuevamente de huevón, se bebió lo bebió entero tras varios tragos, sin parar.

Dejó el botellín sobre la barra y miró a Tea.

-Mientras tanto… ¿Capaz o Incapaz? –No dejó que contestara.- Usa tus encantos femeninos, o tu Eau de Tea para que el camarero te deje MI próximo botellín gratis. –Sonrió cerca de ella enseñando los dientes, ya que tenía que acercarse para poder hablarle sin que se enterara el camarero en cuestión.-Ambos sabemos que no es la primera vez que lo haces...-Sonrió divertido.

Axel se levantó de allí y emprendió rumbo hacia la despampanante rubia ligerita de ropa que se encontraba apoyada en una mesa cerca de la pista de baile. Axel no solía ser de esos que ligara, seamos sinceros y la verdad es que nunca había desarrollado ningún tipo de técnica o algo por el estilo. Así que le tocaba improvisar. Además, sólo era un baile. Aprovechó que la canción acababa de cambiar y buscó la manera de romper el hielo, ya que aparecer de repente era un poco extraño. Decidió ir a improvisar. Se colocó a su lado y esperó a que ella se diera cuenta de su presencia. Luego la miró.

-¿Nos conocemos?-Preguntó Axel.
-Hm. No..-Contestó la chica, pensando que el Ravenclaw le preguntaba por el pasado, cuando realmente era una pregunta de futuro.
-Vaya, qué dura. Y yo que quería conocerte.-Fingió desilusión el chico.- Las chicas de hoy en día sois unas antipáticas.
-Ah, ¡no! Pensé…-Intentó excusarse al darse cuenta de la pregunta, pero Axel no le dejó. Ella rio ante el gesto del chico.  
-Axel. ¿A quién tengo el placer de invitarle a bailar esa canción que no conozco y que, por cierto, es horrible?-Ella volvió a reír.
-Sheila.-Axel propuso su mano en alto para invitarla a salir a la pista y la chica la sujetó, pero no cedió al movimiento, sino que tiró de él.-Mejor esperamos a la siguiente, ¿no?

Axel se quedó hablando con la chica el resto de la canción horrible y se enteró de dónde era, cuántos años tenía y que odiaba a un chico que estaba en la barra lateral y que quería ponerle celoso. A la siguiente canción la chica salió con Axel a bailar y en vez de estar diez segundo, estuvieron casi la canción entera. Las amigas de la chica fueron a buscarlas y Axel por fin se libró de la pesada que no paraba de contarle su vida. Axel lo único que le dijo era que se llamaba Axel. Qué fácil es sacarle información a las chicas borrachas. Menos mal que Axel era un chico decente. Tras ese rato, volvió hacia dónde estaba Tea, esperando que hubiera sido capaz de conseguir su reto.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 347
Puntos : 6
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.