Situación Actual
19º-25º // 26 agosto -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Laith G.Mejor PJ ♂
Vanessa C.Mejor PJ ♀
Freya H.Mejor User
Gwendoline E.Mejor roler
Sam & GwenMejor dúo
Stella T.Especial I
Egon A.Especial II.
Bianca V.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

[Trama] Las Cloacas de Londres.

Cuenta de Ambientación el Sáb Oct 21, 2017 6:30 am

LAS CLOACAS DE LONDRES



ALCANTARILLADO DE WHITECHAPEL, LONDRES.
16:45 HORAS, SÁBADO 21 DE OCTUBRE

El alcantarillado de la zona este de Londres había sido obstruido por una masa gigante de doscientos cincuenta metros de largo y un peso estimado en las ciento treinta toneladas. Las autoridades muggle estaban convencidas de que se trataba de una montaña de basura proveniente de las cañerías de los vecinos, sin embargo lo que habitaba en el subsuelo de la ciudad no era nada que hubiesen podido ver antes. Tampoco algo que se pudiese limpiar en las tres semanas que las autoridades habían considerado para las labores de limpieza de las alcantarillas.

Lo que realmente ocurría ahí abajo era que los Bundimuns habían decidido tomar como hábitat las cloacas de Londres y en ellas formaron una plaga. Sin embargo, la comunidad de mágica estaba convencida de que no debería apoyarse de ninguna manera a los muggles. Incluso el Departamento de Regulación y Control de Criaturas Mágicas se negó a lidiar con el problema, según su reciente entrevista para El Profeta donde la subdivisión de plagas declaró:

“Los muggles tienen que empezar a lidiar con sus problemas. A nosotros no nos afecta que sus cañerías estén atascadas”
– Richard Luding, trabajador de la subdivisión de plagas.

Conforme los Bundimuns más tiempo pasasen ahí abajo, podrían llegar a pudrir la zona y convertirse en un verdadero peligro para los habitantes de las calles aledañas a Whitechapel. Un grupo de magos que consideraron que les concernían los problemas de los muggles decidieron aproximarse a la zona con intenciones de deshacerse de la plaga, o al menos intentarlo. El aroma a podrido que empeoraba con cada día que la plaga se mantenía en el lugar había conseguido doblegar la fuerza de voluntad de más de uno en el intento de entrar.

El pequeño grupo que quedó para la misión estaba convencido de que tenían que actuar rápido y hacerse cargo del problema para ayudar a la comunidad muggle. Se decidieron a entrar, usando sus varitas para iluminar el camino oscuro y húmedo del fétido lugar, los excrementos de los Bundimuns no dejaban indiferente a ninguno.


ANOTACIONES:
¡Bienvenidos! Da comienzo la minitrama 3. Aprovecho este off-rol para recordaros a los participantes algunas cosas antes de continuar. Lo primero de todo, divertiros, por supuesto. Pueden usar los PNJ que consideren pertinentes.

Postearé cada cinco días para dar tiempo a todo el mundo a responder. Podéis postear cuantas veces queráis entre post y post de la Cuenta de Ambientación, siempre dejando que alguien más responda entre vuestros posts, claro está. No existe máximo de líneas pero el mínimo será de 10 como en el resto de roles.

Esta trama la lleva Godric Gryffindor, por lo que cualquier duda, queja o sugerencia que podáis tener os animo a enviarla en un mensaje a esa cuenta y no a la de ambientación, ya que esta será utilizada únicamente para los posts on-rol.

¡Gracias y esperamos que disfrutéis de la aventura!

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 379
Puntos : 251
Ver perfil de usuario

Invitado el Sáb Oct 21, 2017 12:35 pm

Desde que escuchó la noticia que el gobierno mágico rompía todas las comunicaciones con el muggle en aquel problema supo que tenía que hacer algo. No habría pensado que lo que tendría que hacer ella sería meterse dentro de las asquerosas cloacas a matar esa plaga de bichos con sus propias manos, pero eso era lo que tenía ser tan joven e inexperta, que terminabas haciendo los trabajos sucios que nadie quería hacer. Aún así, sentía que de algún modo ayudaba a la sociedad aunque no hicese demasiado, los muggles nunca podrían acabar con una plaga de Bundimuns básicamente porqué no eran “animales muggles” y se desconocía su existencia. Si un muggle viese aquel animal saltarían todas las alarmas y estarían a un paso menos de descubrir a la sociedad mágica. Y cabe aclarar que el gobierno no quería eso pero de todas maneras no pensaba ayudar. Lo único bueno que vio Brunette de todo fue que podría pasearse por las calles de Londres –y sus alcantarillas, claro está- sin ningún miedo a que la pillasen, pues ningún mortífago pasaría por esa zona.

Llevaba unas botas de agua que le llegaban casi a la rodilla para evitar el contacto de todas las infecciones que habían allí, además traía ropa de manga larga y unos guantes para protegerse de las criaturas. En clase había escuchado que si las hacías enfadar tiraban ácido que no era agradable para un humano.

Se concentraron un gran grupo de magos en frente de una entrada a las cloacas muggles y tras varios minutos decidieron entrar. Brunette fue una de las primeras a entrar y lo primero que notó fue el horrible olor que hacía ahí dentro, era un olor a podrido mezclado con toda la basura que habría por ahí, heces, comida ya pasada, alguna rata que saldría por ahí.. —Ugh, qué peste..— Se quejó la muchacha con una mueca en la cara bastante expresiva. Una vez dentro y mientras esperaba a sus compañeros de la misión decidió encender también su varita como varios habían hecho ya —Lumos—.
Varios de los presentes se negaron a entrar, se fueron por donde habían venido y dejaron un grupo reducido a pocas personas, entre ellas Brunette. —¿Sólo vamos nosotros?— preguntó esperando que la respuesta fuese negativa pero todo indicaba que eran solo esas pocas personas. ¿Cómo podrían matar toda una plaga de Bundimuns tan solo ellos? Solo esperó que no fuese demasiado tarde y las alcantarillas se hubiesen infectado demasiado.

Empezaron a caminar en busca de la plaga.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Sáb Oct 21, 2017 5:35 pm

No le sorprendió en absoluto la poca importancia que le daban al problema en Whitechapel, muy por el contrario, en realidad le hubiera sorprendido si le hubiesen prestado atención. En la actual situación del mundo mágico no podía esperarse nada de nadie y mucho menos de aquellos  que habían llegado a un puesto de poder por el simple hecho de tener la vida asegurada porque sus padres encontraron que los muggles y nacidos muggles eran inviables para procrear. Era absurdo que tu camino en la vida quedara marcado incluso antes de nacer. No todos pensaban de aquella manera, y esa era la razón por la cual Connor se encontraba aquella tarde a metros del putrefacto olor que le hacía querer vomitar.

Como auror, había estado en numerosas misiones que le habían hecho enfrentarse a cosas asquerosas, aterradoras y unas cuantas más que parecían una burla, pero el nivel de infestación por parte de los Bundimuns había llegado a ser una mezcla de esas tres cosas. ¿Cómo habían permitido que eso ocurriera? Y no se refería a los empleados del ministerio, sino a la sociedad en general. Pronto notó cómo se iban retirando algunos poco a poco ante el impactante aroma y él, a pesar de estar acostumbrado a olores fuertes por su tipo de trabajo, por un instante pensó en seguirlos. Pero no, debía de hacerlo. En su mente todo era una nueva misión. – Prepárate. Cuando entremos ahí será peor. – advirtió a la pelirroja, sabiendo de antemano que, conforme avanzaran, el aroma se volvería cada vez más fuerte.

Los pasos de quienes ahí se encontraban eran tremendamente ruidosos gracias al suelo mojado, así que al menos no se perderían. – Mejor ser pocos y no tener a nadie estorbando. – Lo que menos se necesitaba era tener más complicaciones en esa clase de labores, así que aquellos que no tenían el estómago para hacerlo ayudaban más estando fuera del proyecto. – Lumus maxima. – susurró con un movimiento de muñeca para lograr que de su varita se desprendiera una potente luz, así evitarían tener que llevar encendidas las propias cada uno de los que ahí se encontraban. La luz se vio reflejada en sus botas de plástico, algo que en un principio se había negado a usar, pero la idea de terminar con excremento hasta las rodillas no era nada alentadora.
avatar
InvitadoInvitado

S. Ashanti Button el Sáb Oct 21, 2017 8:28 pm

Cómo era de esperarse, desde qué asumió el nuevo gobierno. El mundo mágico estaría ausente de las desdichas que sufrieran los muggles. "No, en realidad nos encargamos de causar muchas más... " Pensó la joven Button, tras leer el artículo dónde el ministerio se haría la vista gorda ante el acontecimiento del momento; una plaga de Bundimuns en el alcantarillado. No ayudar era lo mismo que condenar a una considerable comunidad no mágica, a un lamentable final. No quería tener más cargos de conciencia —por dejar a su suerte a aquellos qué dentro de sus posibilidades no podrían hacer nada—, así que decide sumarse al grupo de acción que le haría frente a la situación.

El resto de la mañana y parte de la tarde del día 21 de octubre, estuvo leyendo y documentándose sobre ; «¿Cómo erradicar plagas mágicas y obtener beneficios? » del autor Ikshars Laurent. Un hombre que se había dedicado al estudio de las pociones derivadas de animales mágicos. Se preparó; vistió de manera que pueda cubrir la mayor parte de su cuerpo; una sudadera carmín con un gran león en la espalda —¿Su orgullo Gryffindor estaba de manifiesto? No, la verdad no iba a usar su poca ropa genial, para ensuciarla con mierda y sabrá Merlín qué otras porquerías—, unos jeans gastados y un par de All Star Converse descoloridas. Realizó un hechizo Impervius, sobre la ropa para volverla impermeable —al igual sobre los sapatos—. "Bien. Supongo que usar un fregotego o tergeo podría funcionar." Pensó, tras haber culminado el libro. Ya era cerca de la hora en que debía partir. Cogió un mp4 de un chico muggle que era refugiado —Qué se lo pidió prestado, no piensen mal—, pues si ibas hacer un trabajo desagradable... ¿Por qué no escuchar musica agradable? Así qué, sin perder tiempo se va con el variopinto e improvisado grupo de "Control de plagas".

Al llegar al lugar tomó unos guantes y botas de agua. Aunque hubiera impermeabilizado su vestimenta, el asquete que sintió al imaginarse mierda deslizándose sobre sus pantorrillas, la obliga a ser precavida...

Ash estuvo cantando mientras se encaminaba con el grupo hacía el interior del alcantarillado. Venga, el olor era malo ya en la entrada. Sin embargo eso no evitó que siguiera concentrada en su canción.

♪—...Tamo' rompiendo la discoteca. La fiesta no para, apenas comienza. C'est comme-ci, c'est comme-ça. Ma chèrie, la la la la la. Francia, Colombia, Houston ¡freeze!. J Balvin, Willy William, Beyoncé ¡freeze! Los DJ's no mienten, le gusta a mi gente y eso se fue mundial ¡freeze! No le bajamos, más nunca paramos es otro palo y ¡Blam! ...–♪

Siguió cantando aunque ya arrugaba la nariz. "Por amor a Morgana ¡Esto es horrible!" Pensó, al tiempo que sus ojos se humedecen un poco, el hedor era potente. Se estaba arrepintiendo de haber venido, incluso algunos estaban desertando y el grupo se hacia más pequeño ¿Se iba a ir ella también? No, irse no era ya una opción... Intento concentrarse en la melodía de la canción reproducida a través de los cascos en sus oídos. En eso alguien a su lado invoca una gran luz... —Nox...– Murmura, dejando que la luz de su varita se extinga. Sacó el audífono derecho de su oreja y observa a su alrededor, solo era una paliroja ¿O era castaña? Lo que sea. Un anciano —bueno un hombre mayor quizas en sus treinta— y ella. Ignoraba si había alguien más, pero en su rango de visión actual, figuraban ellos dos.

¡Auch!– Se queja. —¡Hey, abuelo! Fíjate dónde pisas...– Dice al tiempo que se aleja del mayor y con un tras pie choca sin querer a la pelirroja/castaña; con la poca luz no esta segura de lo que es. —Lo siento... ¿Te lastime?– Le pregunta. Aunque solo medio había tropezado a la otra, tampoco era gran daño.

En fin, no era momento de socializar. Siguió avanzando junto a los otros y se preguntó vagamente con quienes se encontraba allí. Bueno, era gente que deseaba ayudar ¿Acaso importaba algo más? —¿Creen qué la plaga esté muy lejos?– Les preguntó a ambos. —Porqué no querrán saber que he almorzado hoy.– Murmura en voz baja. Sentía que iba a vomitar en cualquier momento. Eso de haber crecido dentro de una familia de la alta sociedad no te preparaba para ir a desatascar alcantarillas.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Magdalena Zalejska
Edad del pj : 19
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 3.350
Lealtad : Orden del fenix
Patronus : ~•~
RP Adicional : 000
Mensajes : 115
Puntos : 86
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t5169-ashoships-suena-a-estornudo#77019 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5021-ash-button-o-crono#75591 http://www.expectopatronum-rpg.com/

Cuenta de Ambientación el Jue Oct 26, 2017 7:36 am

LAS CLOACAS DE LONDRES



ALCANTARILLADO DE WHITECHAPEL, LONDRES.
17:00 HORAS, SÁBADO 21 DE OCTUBRE

El grupo de exploradores había hecho de tripas corazón y entraron al alcantarillado, soportando la peste del mismo para buscar la plaga. La luz de Connor les facilitó a todos el camino, reduciendo así que el grupo pudiera tropezarse y caerse en las aguas estancadas y la basura. Valientemente soportaban las náuseas mientras se adentraban para buscar la plaga y deshacerse de ella tan pronto como fuera posible. No había todavía rastro de los Bundimuns, pero sí que se habían topado cucarachas y gusanos que reptaban entre la mugre y los desechos bajo sus pies, haciendo todavía más desalentadora la tarea.

La luz de la tarde se oscurecía conforme se alejaban de la entrada por donde habían llegado, pero la luz mágica no los dejaba a su suerte y se mantenía brillante. Caminaron alrededor de quince minutos antes de que Ashanti pisara algo blando y resbaloso. Lo que al principio pudo parecer más de la misma basura que habían visto hasta entonces emitió un gruñido y se movió, poniendo a la muchacha en riesgo de caer a la mugre. Molesto por haber sido pisado, el Bundimun tardó más bien poco tiempo en escupir su ácido a lo primero que vio, que vinieron a ser Brunette y Connor.

Resultó ser una pequeña madriguera de Bundimuns, aunque no el corazón del problema. Seis de ellos, incluyendo a aquel que habían pisado, reaccionaron a la invasión de los magos, escupiéndoles ácido para hacer que se alejaran. Cuatro restantes se habían mantenido por el momento al margen de la invasión, sin ser perturbados por el momento y en consecuencia sin atacar a los magos, aunque en caso de ser molestados con toda seguridad se sumarían a sus congéneres que combatían a la amenaza.


ANOTACIONES:
Las acciones son por el momento roleadas, Ashanti tiene la decisión de caer o no por el movimiento del Bundimun, así como Connor y Brunette la tienen de protegerse o no a tiempo del ácido lanzado. Deberán limpiar a los diez Bundimuns para avanzar.

Podéis postear cuantas veces queráis durante los próximos cinco días.

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 379
Puntos : 251
Ver perfil de usuario

S. Ashanti Button el Vie Oct 27, 2017 5:12 am

Ésta experiencia realmente le estaba haciendo reflexionar sobre la importancia del trabajo qué hacían los hombres y mujeres de la subdivisión de plagas. Una tarea que ellos no tendrían que hacer ahora, si el gobierno mágico  fuese un poco más consciente y menos excluyente. Daba igual; no había tiempo de llorar sobre la leche derramada. Nadie del gobierno ayudaría y solo eran ellos contra la fétida amenaza.

A este punto se cubría la nariz con la mano libre -pues en la otra lleva la varita-, mientras en silencio, continúa caminando ¿Cúanto tiempo podría haber pasado hasta ahora? Lo ignora. Cucarachas por allí. Basura por allá. Gusanos más acá; una rata que se le trepaba por la bota. —¡Iiuuk! ¡Quita, quita!– Sacude la pierna derecha y acaba por patear al animal para enviarlo lejos. —Maldición ... ¡Vaya asco!– Murmura sintiendo su estomago revolverse aún más. Se adelanto un poco...

Al dar otro paso, pisa un pequeño montículo baboso/resbaladizo con la bota izquierda.   —¡Aahh!– Cae de espaldas al suelo. Afortunadamente llevaba bien sostenida la varita, o la habría perdido. Con rapidez se levanta y nota una masa amorfa y verde gruñir. —¡Fregotego!– Se deshace de un Bumdibun que amenazaba con liberar aquel asqueroso ácido en su dirección. Sentía el agua deslizarse sobre su ropa, la cuál afortunadamente seguía seca gracias a que la había hechizado con anterioridad, sin ambargo, gran parte de su cabello estaba empapado.

Miro a su alrededor. —¡Fregotego!– Mueve la varita para desaparecer a otro Bumdimun, uno que estaba pegado a la pared frente a ella. —¡Cuidado! ¡A su derecha!– Les advierte a los otros dos, pues había visto la plaga cerca de ellos.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Magdalena Zalejska
Edad del pj : 19
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 3.350
Lealtad : Orden del fenix
Patronus : ~•~
RP Adicional : 000
Mensajes : 115
Puntos : 86
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t5169-ashoships-suena-a-estornudo#77019 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5021-ash-button-o-crono#75591 http://www.expectopatronum-rpg.com/

Cuenta de Ambientación el Mar Oct 31, 2017 9:10 am

LAS CLOACAS DE LONDRES



ALCANTARILLADO DE WHITECHAPEL, LONDRES.
17:12 HORAS, SÁBADO 21 DE OCTUBRE

Ashanti había caído a las aguas estancadas y la basura debido al Bundimun que había pisado, despertando a todos los demás poniéndolos a la defensiva. También atacaron a Connor y a Brunette, quienes no pudieron escapar del ácido que lanzaban, motivo por el que sus intentos de limpiar quedaron relegados a Ashanti y al resto de sus acompañantes. Cada minuto que tardaban, los Bundimuns se alteraban más, no les gustaba aquella intromisión a su territorio y fue menor el tiempo que tenían, que corría en reversa, hasta que una masa verde y viscosa se arrastró en dirección al grupo.

Los Bundimuns más lejanos había escuchado el ruido y estaban dispuestos a defender lo que les pertenecía, el desagradable hedor creció con su presencia haciendo a más de uno arrugar la nariz. Las obstinadas criaturas estaban dispuestas a no dejarlos pasar más allá de aquella distancia, con toda seguridad iban a negarles el acceso a la zona más infectada puesto que tenían que proteger a sus congéneres. A los iniciales diez Bundimuns, de los cuales algunos habían sido abatidos por los hechizos, fueron auxiliados por diez más, todos lanzando ácido para hacerlos retroceder y, en el mejor de los casos, escapar.

Consiguieron apenas y con dificultades deshacerse de ellos, lo que había más dentro sería más peligroso, era evidente. Seguramente el nido estuviese infestado a más no poder de Bundimuns, todos igual de agresivos pues era su nuevo hábitat el que estaba siendo atacado, profanado por los magos. Pues, en medio de la mugre y el fétido aroma, era su hogar.


ANOTACIONES:
Las acciones son por el momento roleadas. Ya que Connor y Brunette no reaccionaron, se asume que fallaron la defensa y han sido heridos.

Podéis postear cuantas veces queráis durante los próximos cinco días.

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 379
Puntos : 251
Ver perfil de usuario

S. Ashanti Button el Vie Nov 03, 2017 7:50 pm

Ashanti esgrimió su varita lo más rápido que pudo, para deshacerse de cuanta plaga encontraba a su alrededor. Adentrándose más en el lugar —unos veinte pasos—. Quizás era de lo peor adentrarse, pero ¿De que otra forma podía combatir? Tenía que ganar terreno. —Desapareces a uno y cinco más lo reemplazan. ¡Fregotego!–. Se le dificulta respirar entre tanta peste, y lo peor es que ahora la lleva sobre el cabello. Retrocede al notar la cantidad de aquellos animales acercarse "Ok, venir hasta aquí, no fue algo inteligente..." En momentos se ve en la obligación de realizar un hechizo escudo, para protegerse del ácido de aquellos animales. Busca con la mirada a los otros dos valientes que habían llegado con ella hasta ese lugar. —¿Están bien?– Alza un poco la voz. Su atención se divide entre desaparecer a la plaga y constatar que sus compañeros sigan de pie. Sin embargo, al estar por delante de ellos no sabría decir que tan grave era su situación. Si dejaba su puesto actual, la plaga tomaría más terreno y Ash ya había tenido que retroceder un poco, dado que ella sola allí adelante, no era un rival demasiado poderoso ante la plaga ¿Cuántas personas se necesitaban para acabar con esto?

"Maldición... " Pensó sin saber que hacer ahora. Tenía que asegurarse que los otros estén bien. No podía solo quedarse en el frente y tratar de aguantar a la plaga. Así qué en una carrera va hacía los otros dos. —¿Es muy grave?– Quiso saber al ver que ellos quizas habían sido alcanzados por el ácido. —¿Podrán continuar?– Inquiere, para luego conjurar varios Fregotego y evitar que un par de Bundubum intenten drenar su asquerosa sustancia sobre sus compañeros o ella misma. Al notar que quizás ellos —sus compañeros— necesiten unos minutos para reponerse, decide conjurar una barrera frente a los bundibums, para evitar que la plaga pueda seguir avanzando hacia ellos tres, al menos por unos minutos. —¡Aura!– Se voltea y mira a sus compañeros. —Ignoro cuánto pueda ser capaz de aguantar la barrera, la plaga es inmensa... Así qué; ¿En qué puedo ayudar? ¿Están heridos?– Inquiere observando a los contrarios para intentar identificar alguna lesión en sus cuerpos. Ella no era medimaga, estaba muy lejos de ello, pero quizás con algún hechizo podría ayudarles a soportar los daños, mientras deciden que hacer con la avalancha de bundibums que seguro debe estar agrupándose a sus espaldas.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Magdalena Zalejska
Edad del pj : 19
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 3.350
Lealtad : Orden del fenix
Patronus : ~•~
RP Adicional : 000
Mensajes : 115
Puntos : 86
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t5169-ashoships-suena-a-estornudo#77019 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5021-ash-button-o-crono#75591 http://www.expectopatronum-rpg.com/

Cuenta de Ambientación el Lun Nov 06, 2017 7:36 am

LAS CLOACAS DE LONDRES



ALCANTARILLADO DE WHITECHAPEL, LONDRES.
17:25 HORAS, SÁBADO 21 DE OCTUBRE

El grupo estaba teniendo muchos problemas para deshacerse de los Bundimuns que no parecían ir a terminarse. Cuando conseguían limpiar uno, otros más llegaban. No podían retroceder, sino seguir intentando limpiar a pesar de que ya algunos de los suyos se habían visto afectados por el ácido de las criaturas. Los magos que iban más atrás, como un apoyo para aquel primer grupo, se adelantaron para poder ayudarlos a erradicar esa parte de la plaga. Ya que eran mucho menos expertos que el primer grupo, era normal que por seguridad se hubiesen mantenido atrás hasta el momento.

Luego de asegurarse que los heridos pudiesen continuar, siguieron avanzando. El camino se dividía en dos y los magos dudaron: ¿deberían mantenerse juntos o separarse del grupo para abarcar más terreno? Era una difícil decisión tomando en consideración que ya habían visto que la plaga no era precisamente pequeña, sumado al horrible hedor que crecía con cada paso que daban.


ANOTACIONES:
Para no repetir el turno en el mismo sitio, se les permite avanzar más. Esto sin embargo complicará el asunto en el futuro para eliminar la plaga. Tienen que decidir si quedarse en grupo o dividir el grupo.

Podéis postear cuantas veces queráis durante los próximos cinco días.

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 379
Puntos : 251
Ver perfil de usuario

Cuenta de Ambientación el Dom Nov 12, 2017 9:23 pm

Trama cerrada
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 379
Puntos : 251
Ver perfil de usuario

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.