Situación Actual
21º-14º // 3 diciembre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Einar G.Mejor PJ ♂
Coraline M.Mejor PJ ♀
Katherine M.Mejor User
Circe M.Mejor roler
Seth B.Estrambótico
Edgar B.PJ REVELACIÓN
Ash & CirceMejor dúo
Valarr K.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

But first, coffee [Priv. Nichola Harris]

Laith Gauthier el Miér Oct 25, 2017 8:00 am

Octubre 25, 2017.
10:41am.
15ºC, nublado con posibles precipitaciones.

Hay encuentros destinados a simplemente ser cosa de una vez. Y otros que por más que uno lo quisiera no podrían serlo. Era el caso de un barista al que había conocido el fin de semana, un joven unos años menor que él. Era un muchacho amable con el que conversó, aunque él sólo había ido a beber un poco luego del trabajo meramente porque estaba estresado. Una cosa llevó a la otra y casi sin darse cuenta habían acordado verse en una cafetería la semana entrante, Laith tenía una inusual facilidad para acabar con planes así de improvisados que a veces ni él sabía de dónde salían. Pero qué más daba, el chico parecía interesante, conversar con alguien nuevo no lo mataría. O eso esperaba.

Habían acordado verse en una cafetería del centro, iba tarde como de costumbre. No porque quisiera a propósito llegar tarde, es que siempre pasaba algo que lo hacía ir tarde a todos lados. Había llegado a creer que tendría tiempo de salir del hospital del trabajo al alba, pasaría por su departamento para arreglarse un poco y se marcharía para el encuentro. No contaba sin embargo con que el trabajo lo retendría más de lo que esperaba y, por lo tanto, todo lo demás también empezó a ir a contratiempo hasta que su reloj ya le decía que cada minuto que tardaba era un minuto de retraso al encuentro.

Iba caminando presuroso, se había puesto lo primero que había tomado, unos jeans y una camiseta a manga corta blanca junto con una chaqueta de cuero. Cantaba en voz baja una canción que tenía en la cabeza y no podía sacarse: — So baby, turn it up ‘cause the speakers gotta boom, and yeah I like it rough til’ the walls are coming through, I like it loud —pronunciaba en voz baja, en ocasiones sus pasos se volvían rítmicos a la canción que dentro de su cabeza sonaba. — It’s my sick obsession, I hate the waiting but I love the tension, it’s so frustrating, from the day I met you this is my confession, I’ll tell you what to do.

Esperaba que a Nichola, si bien recordaba su nombre, no le molestase esperarlo algunos minutos. Ya iban siete y todavía estaba a dos calles de la cafetería. Y sí, eran magos y podían aparecerse y desaparecerse a demanda, pero siendo honestos a Laith no le gustaba ese lío. Su cuerpo no estaba hecho para aparecerse de esa manera tan abrupta, a veces simplemente era lo mejor llegar un poco tarde con tal de no tener que tener aquel problema. Otra cosa que no había tomado en cuenta era que antes de aquel domingo, el que acababa de pasar, su cabello era rubio. Lo había tenido que teñir mágicamente una vez o dos para pasar desapercibido, pero esta ocasión sí que iba en serio. Lindsay, su mejor amiga y compañera de trabajo, lo había teñido con tinte nomaj para devolverle su color castaño tan oscuro que lucía a veces negro.

¡Nichola! —le saludó, esperando no equivocarse de nombre cuando lo vio. Iba con once minutos de retraso. Joder. — Siento mucho el retraso, ¿cómo estás? —lo primero que hizo fue disculparse con el pelirrojo, no le apetecía nada crear fricciones innecesarias. Hay quien dice que la falta de puntualidad revela falta de compromiso e interés, pero en su caso no era así en ningún momento. — ¿Entramos? Lo siento, yo invito por las molestias —se ofreció. Tendía a ofrecerse a invitar la mayoría de las ocasiones, aunque en esa en particular tenía una buena excusa para hacerlo.


Última edición por Laith Gauthier el Miér Oct 25, 2017 8:52 pm, editado 1 vez
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 25
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 4.050
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 617
Puntos : 517
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5288-las-memorias-de-un-colibri-laith-gauthier

Nichola Harris el Miér Oct 25, 2017 7:57 pm

El clima era bastante agradable por la mañana generalmente, pero hoy parecía ser perfecto para la ocasión, 15°C y una cafetería en el centro de Londres, sin duda no había nada mejor, considerando el irracional amor por el café  y todos sus derivados que tenía el pelirrojo. Me encontraba de pie frente a la puerta del establecimiento, llevaba puesta una camisa manga de color blanco perla con unos rombos pequeños en ella, un pantalón de jean color negro, y un reloj dorado en la muñeca izquierda, que le había heredado su padrino, mientras que en la muñeca derecha llevaba su habitual pulsera con su nombre escrito en ella, y traía puestos unos zapatos de color marrón, los cuales le habían salido bastante costosos, aunque eran relativamente sencillos en lo que a diseño se refería. El encuentro de hoy era un tanto peculiar, Nichola había conocido a un joven de piel blanquecina y cabellos amarillentos bastante interesante en su trabajo como bartender, sin duda alguien bastante agradable, aunque ese día no habían podido tener una conversación demasiado larga, pues el club en el que trabajaba el pelirrojo había estado un poco abarrotado aquella noche, y le había resultado imposible tratar con él como le habría gustado, aunque por lo menos habían quedado de verse hoy en una cafetería en Londres, en una zona bastante tranquila, y el establecimiento era un lugar bastante agradable, en el que servían todo tipo de cafés derivados del espresso, lattes y mucho más, además de pasteles, cupcakes, helados, batidos y mucho más, era un lugar sumamente completo.

El joven de veinticuatro años se encontraba con una pierna flexionada, apoyando el pie en un poste de luz que se encontraba junto a la entrada de la cafetería, y apoyando la espalda allí mismo, mientras que esperaba de forma bastante tranquila al joven que en esta mañana sería su acompañante, observando tranquilamente entre la gente que circulaba a los alrededores. Nich había llegado justo un minuto antes de la hora acordada, pues era una persona que a pesar de ser un tanto rebelde, era bastante formal, puntual y responsable si los planes involucraban a alguien más. Levantó su brazo izquierdo para observar el reloj de oro que se encontraba en su muñeca, viendo que ya habían pasado poco más de diez minutos de la hora acordada, lo que le llevó a pensar que probablemente Laith habría olvidado aquel encuentro, o que quizás había tenido otro compromiso, pero decidió esperar un rato más, y cuando observó nuevamente la multitud, pudo observar al joven, aunque esta vez, con un color de cabello bastante distinto, un castaño sumamente oscuro, que básicamente parecía negro, y que le sentaba muchísimo mejor que el que tenía la vez de su primer encuentro, sin duda le favorecía más, y le hacía lucir incluso más guapo - Buenos días, Laith - Esta frase vino acompañada de una sonrisa bastante coqueta, mientras que procedía a levantarse de forma normal y dejar a un lado todos aquellos minutos que pasó recostado al poste de luz.

Analizó muy cuidadosamente al joven, de pies a cabeza, llevaba un atuendo medianamente informal, pero que le sentaba sin duda alguna bastante bien - No hay problema, tampoco has llegado muy tarde - Por supuesto que lo había hecho, sólo intentaba no ser cruel, pues probablemente había tenido algún tipo de inconveniente y por ello se le había imposibilitado el llegar temprano - Estupendamente, ¿Y tú cómo estás? - El pelirrojo dedicó unos cuantos segundos a acomodar su camisa y reloj, el cual se encontraba un poco ladeado en la muñeca, y solía cuidar excesivamente su apariencia, así que acostumbraba a hacer estos chequeos muy frecuentemente. Una pequeña y tierna carcajada salió de él al escuchar como el ahora pelinegro lo invitaba a entrar, y también se ofrecía a pagar la cuenta, parecía estar bastante apenado por su falta de puntualidad, aunque aquello no fuera para nada un problema - No te preocupes, en un principio fui yo quien propuso que saliéramos, así que yo invito, y sí, entremos - Se adelantó y abrió la puerta de la cafetería, dándole paso primero al joven, y luego entrando él, siempre acostumbraba a demostrar este nivel de buenos modales, pues los consideraba de vital importancia.

Al entrar al establecimiento, se notaba que era un lugar bastante amplio, con colores bastante variados, pero más centrado en tonalidades beige y café, lo cual lo hacía lucir bastante bien, había una larga barra detrás de la cual se encontraban los baristas, además de tener un largo mostrador con todos los postres y comidas que tenían a la disposición de los clientes, sin duda, un lugar bastante atractivo. Comenzó a caminar hacia una mesa de dos asientos que se encontraba cerca de la entrada del lugar, y que permitía una clara vista hacia todo el establecimiento, además daba vista hacia afuera, tenía bastante iluminación, y, además, consideraba que era una mesa muy bien ubicada, solía elegir con mucho cuidado las mesas en que se sentaba generalmente, aunque lo hacía de forma bastante veloz, tomé asiento al mismo tiempo que el contrario, quedando frente a él - Me gusta mucho como te queda ese color de cabello, que sepas que te hace lucir guapo - Le dediqué una amable sonrisa, mientras observaba como inmediatamente un empleado del lugar se acercaba a nosotros, nos daba los buenos días y nos entregaba dos menús, el de bebidas y el de comidas - Muchísimas gracias - Comenté segundos antes de que aquel empleado se retirara de la mesa a aguardar por nuestro pedido, tomé entre mis manos la carta de bebidas primero, aunque no tenía mucho que ver, pues mi bebida indispensable en las cafeterías siempre era un buen mocca - ¿Qué tal va tu día? -
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : PB de tu PJ
Edad del pj : 24
Ocupación : Bartender
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.500
Lealtad : Orden/Mortifagos/...
Patronus : Patronus
RP Adicional : ---
Mensajes : 7
Puntos : 5
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Laith Gauthier el Miér Oct 25, 2017 10:19 pm

Nichola ya lo estaba esperando recostado en un poste de luz del que se separó cuando lo saludó. Creyó notar cierta ¿coquetería? Al ver su sonrisa, aunque por el momento lo pasó un poco desapercibido. El pelirrojo había resultado ser un joven bastante amable a pesar de la actitud rebelde que mostraba, era el tipo de características que le agradaban en una persona, tanto que lo tranquilizó cuando se disculpó por haber llegado tarde. Sonrió más calmado cuando le hizo saber que estaba estupendamente, por lo menos no le había amargado el día con la espera, hay gente muy susceptible para las esperas.

Estoy muy bien, gracias —le dedicó una sonrisa, y fue víctima de instintivamente arreglarse también un poco cuando el pelirrojo lo hizo, como una especie de imitación involuntaria. El reloj él lo llevaba en la derecha, negro y lujoso, quizá desentonaba un poco con el resto de su vestimenta pero siempre llevaba el mismo. — ¿Quizá podemos dividir a medias la cuenta? —trató de convencerlo con un tono travieso, no le agradaba mucho que lo invitaran. Era como si se sintiera comprometido a dar algo a cambio, era una sensación extraña, así que solía evitarlo.

Fue Nichola quien abrió la puerta del establecimiento dándole el paso, descubriendo el amplio lugar en colores cálidos. Le dio un rápido vistazo a todo hasta que fue el otro quien escogió su mesa, una cercana a la puerta que les daba vista panorámica de toda la cafetería. Tomó el asiento que miraba a la puerta y que le permitía ver más claramente todo el sitio, un poco distraído en ello hasta que fue el otro quien lo sacó de sus pensamientos, halagando su nuevo color de cabello. Una risilla nasal y una sonrisa amplia se le escaparon, quizá hasta aliviada, había llegado a pensar que quizá no debería cambiarse el rubio.

Gracias por decirlo —le alcanzó a decir antes de que llegase un empleado del lugar a entregarle los menús junto con los buenos días. — Merci —le agradeció brevemente, tomando primero el menú de postres, en todo lo que iba del día no había comido nada así que le vendría bien un pastel o una cosa parecida. Veía qué lo enamoraba por la vista para poder pedirlo, especialmente interesado en un pastel de fresa que le hacía miraditas. — ¿Hmn? ¿Mi día? —devolvió la pregunta, haciendo notar su distracción. — Ah, agotador, si se me permite quejarme, algo agitado, pero finalmente todo vuelve a su cauce, ¿qué tal el tuyo? —le sonrió cálidamente, mostrando verdadero interés.

La verdad era que desde el día anterior no había dormido nada, pero no era algo que se pronunciase a simple vista. Tanto se cuidaba el sanador que en su rostro no había muestra alguna de ojeras ni nada por el estilo. Estaba acostumbrado a llevar el turno de noche después de todo, incluso a veces se animaba y doblaba turnos. Pero no quería que aquello entorpeciera la convivencia con Nichola que tan amable lo había invitado a beber algo. Al final decidió qué era lo que quería comer y de ahí comenzó a mirar las bebidas, ¿qué le apetecía?

El mesero regresó pronto. — A mí me traes un trozo de pastel de fresa, y de bebida… —volvió la mirada al menú, — lo mismo que pida él —decidió. No tenía tiempo para seguir mirando, así que se entregó a la suerte. Ojalá que no pidiese algo demasiado inusual, aunque normalmente no tenía problemas en probar cosas nuevas, no le apetecía que le sentara mal en el estómago o algo así. — Así que, cuéntame, ¿sobreviviste al turno de aquella noche? Creí que iban a dividirte en pedazos o algo, casi me daban ganas de que me contratasen para ayudarte —bromeó con él con un guiño travieso y esa sonrisa de pícaro que sólo él sabía poner.

Acariciaba la mesa meramente por distracción con la yema de su anular. A veces miraba hacia la calle, era un poco complicado sacar temas de conversación a magos cuyas posturas políticas no conocía. Lo último que quería era acabar en Azkaban por traidor en medio de una salida casual con un chico al que acababa de conocer. Las apariencias engañaban y podía ser que por tierno y amable que le pareciera Nichola, en el fondo era una persona completamente distinta a la que le dejaba ver.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 25
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 4.050
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 617
Puntos : 517
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5288-las-memorias-de-un-colibri-laith-gauthier

Nichola Harris el Vie Oct 27, 2017 7:11 am

El pelirrojo se encontraba bastante encantado de estar aquí, pues todo parecía ser perfecto, el clima era sumamente agradable, iba a entrar a una muy buena y atractiva cafetería, tomar un mocaccino y probablemente a comer un brownie o cualquier otra clase de pastel, y tenía muy buena compañía, un joven bastante guapo que había conocido en el trabajo, y que además era bastante amigable, el universo parecía amarlo el día de hoy. Soltó una pequeña carcajada ante el intento de Laith por no ser invitado, aunque era muy difícil que alguien que saliera con Nichola no terminara siendo invitado - Anda, que la idea de salir fue mía, aparte no tengo ningún problema en invitarte, es todo un gusto - Le parecía sumamente tierno que intentara negociar con respecto a quien pagaba la cuenta, y lo gracioso era que en vez de intentar que el pelirrojo pagara todo, él buscaba pagar de cualquier forma, aunque eso era algo que él no permitiría.

A medida que ingresaban al establecimiento, Nich no hacía más que detallar la apariencia del joven de forma bastante discreta, tenía un cuerpo bastante atractivo, un rostro muy guapo, unos muy lindos ojos y el cabello negro le daba el toque perfecto, sin duda no pudo haber tomado una mejor decisión que teñirse el cabello. La cafetería era un lugar sumamente agradable, se sentía un ambiente bastante cálido y acogedor, a pesar de ser un lugar un tanto moderno y muy bien decorado.

Una pequeña sonrisa se apareció en el rostro del pelirrojo cuando Laith preguntó por su día, era curioso, ya que aunque el pelinegro parecía haber tenido un día bastante pesado desde tan tempranas horas del día, Nichola apenas y se había despertado hace un par de horas, había comido unos waffles con chocolate y frutas y un mocaccino, el cual era básicamente su elixir de la vida, y sí, tenía una máquina de preparar cafés en su casa, punto para los amantes del café.

- Ha estado bastante tranquilo, en realidad, esto es lo único interesante que ha tenido mi día - Últimamente no compartía mucho tiempo con amigos, puesto que estaba un tanto distanciado de su círculo social habitual, y ya esta clase de salidas le hacían falta, por eso, fue un gusto que Laith dijera que sí, ya que de lo contrario sufriría un colapso por estar tanto tiempo en casa - Disculpa la intromisión, ¿En qué trabajas? Es sólo que asocio el trabajo a eso de que has tenido un día un tanto ajustado - Llevó sus manos a su cabello y se retiró unos cuantos mechones de cabello que se encontraban estorbando en su frente.

Los últimos días habían sido sumamente tranquilos, exceptuando al día en que había conocido a Laith, pues desde temprano tuvo un día bastante apretado haciendo un sinfín de favores al dueño del pub en el que trabaja, y por la noche tuvo una sesión de trabajo bastante ajustada, pues había tenido que atender a infinidad de clientes, pues el lugar esa noche había estado increíblemente lleno de personas, lo que más recordaba de esa noche era el gusto con el que se tumbó a dormir en la cama luego de una tan agotadora jornada de trabajo.

El joven observó cuidadosamente al mesero desde que se acercaba hasta que ya se encontraba junto a la mesa para tomar el pedido, dejó que el contrario hiciera su pedido primero, aunque parecía no haberse podido decidir por una bebida en específico, aunque el pelirrojo ya tenía muy bien pensado lo que quería el día de hoy - Yo quiero un brownie con helado de oreo, y un mocaccino especial - Inmediatamente luego de anotar el pedido en una libreta bastante pequeña, el mesero se retiró del lugar, lo que ocasionó que el joven dirigiera su mirada directamente hacia el pelinegro, y sonriéndole al escuchar el comentario que realizaba, referente a aquella agotadora sesión de trabajo, aunque él tenía bastante razón, pues había sido la noche más difícil que había tenido en un largo tiempo, y en especial a causa del trabajo.

- Que noche tan terrible, había demasiada gente, si tan solo conociera un lindo pelinegro que me ayudara en la barra - Suspiró y desvió inmediatamente la mirada, le pareció sumamente tierno el hecho de que Laith dijera que le habían dado ganas de partirse a la mitad únicamente para ayudar - Creo que lo único bueno que salió de aquella noche es esto - Eso lo había dicho sumamente en serio, pues en aquella noche es cuando había conocido al adulto, quien había sido bastante amable ese día, y únicamente había ido por unos tragos luego de salir del trabajo, sin duda había sido una casualidad bastante agradable.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : PB de tu PJ
Edad del pj : 24
Ocupación : Bartender
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.500
Lealtad : Orden/Mortifagos/...
Patronus : Patronus
RP Adicional : ---
Mensajes : 7
Puntos : 5
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Laith Gauthier el Vie Oct 27, 2017 9:50 pm

Laith no pudo evitar sonreírse con una ceja enarcada cuando insistió en dejarlo pagar. Menudo sujeto más terco se había topado, aunque era gracioso, en su opinión. — Parece que te sobra el dinero —comentó, más por molestarlo y meterse un poco con él que por ningún otro motivo. — ¿Y si hacemos una apuesta? ¿El que gana paga? —tanteó el terreno, ya que ambos parecían dispuestos a querer pagar por el otro. Pero tampoco hizo de ello un verdadero problema, no una vez que estuvieron dentro del establecimiento, pues ahí se distrajo mirando el lugar con curiosidad, quizá podría hacerla una de sus cafeterías regulares.

Le devolvió la pregunta sobre su día, no le interesaba mucho hablar de él. Era tan bueno escuchando como hablando, pero prefería la primera actividad. Su día había estado tranquilo, como cabría esperarse, seguramente su día había comenzado desde que se levantó esa misma mañana y no desde el día anterior como era el caso de Laith. Pero mantenía esa cálida sonrisa en los labios, a veces se tornaba traviesa, tenía una sonrisa de pillo en muchas ocasiones. Su mente maquinaba todo tipo de ideas en silencio y no siempre las dejaba ver fácilmente. Nichola, como era lógico, se interesó por su trabajo, lo que lo tenía tan ajetreado.

Soy sanador en San Mungo —le contestó sin vacilar, — espero no verte ahí pronto, será lo mejor que te cuides —soltó una pequeña risa, negando con la cabeza. Realmente nunca le gustaba ver gente que conocía en el trabajo, le dolía a un nivel muy personal verles mal, incluso si llevaban poco de conocerse. — ¿Tú sólo trabajas en el pub? ¿O es a medio tiempo? —ya que hablaban de trabajo, decidió que estaba bien tener un poco de curiosidad. Conocía gente que tenía un trabajo de donde subsistir y otro que tenía sólo porque disfrutaba la actividad, podía ser, o no, el caso del barista.

Hicieron sus pedidos, él sólo atinó a pedir un pastel de fresa para poder comerlo y la bebida quedó en un segundo plano, tanto que olvidó por completo elegirla. Pero se escudó rápidamente pidiendo lo mismo que Nichola, que resultó ser un mocaccino especial. Sonaba bien, así que así lo dejó, el mesero tomó nota y se alejó. Siguió con la mirada al mesero sólo unos segundos y pronto volvió su atención a su acompañante, con interés en aquel día en que se habían conocido, tan agitado para el barista. Enarcó una ceja con una sonrisa divertida por su comentario.

Puedes poner un anuncio de contratación, “sólo se permiten postulantes de pelo negro” —bromeó con él con una ligera risa, negando con la cabeza. — No digas eso, seguro que muchas cosas salieron bien… Al menos pudo haber sido peor, ¿no? —trató de ser optimista. Él siempre quería verle el lado positivo a todo, así que un día duro de trabajo no iba a ser la excepción. — Pudo haber algún tío pesado que ocasionase una pelea o una cosa por el estilo —comentó, algo que al menos en su presencia no había sucedido. Tampoco es que se hubiese quedado mucho tiempo, sólo había querido desconectar un poco luego de trabajar.

Muy pronto les habían traído sus pedidos, un servicio muy eficiente, se le hizo agua la boca al tener en frente su pastel de fresa, mas no lo probó. Primero miró a Nichola y le ofreció silenciosamente probarlo, sonriendo. Le gustaba compartir lo que comía, todo era más delicioso cuando lo compartían con más personas. Era parte de ser tan amable y altruista. Sólo cuando tuviera su respuesta, si probaba su pastel o no, lo probaría él, tan delicioso como creyó que sabría, tuvo que evitar hacer un sonidillo de gusto. Si con hambre todo sabe mejor, él había probado la gloria.

Cuéntame de ti, ¿qué es lo que te gusta hacer en tu tiempo libre? ¿Tocas algún instrumento, haces algún deporte? —le pidió, sin distraerse de su compañía con el pastel de por medio y los ocasionales sorbos al café. El contraste que hacían los sabores le gustaba, no se arrepentía de haber puesto su decisión en manos del pelirrojo. Lo menos que podía hacer era seguir con la charla que iba bien encaminada, su día estaba empezando a ponerle buena cara luego de lo mucho que tuvo que correr de un sitio para el otro.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 25
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 4.050
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 617
Puntos : 517
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5288-las-memorias-de-un-colibri-laith-gauthier

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.