Situación Actual
19º-25º // 26 agosto -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Laith G.Mejor PJ ♂
Vanessa C.Mejor PJ ♀
Freya H.Mejor User
Gwendoline E.Mejor roler
Sam & GwenMejor dúo
Stella T.Especial I
Egon A.Especial II.
Bianca V.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

TRAMA HALLOWEEN: Fiesta del Mundo Mágico

Cuenta de Ambientación el Miér Oct 25, 2017 4:25 pm

Recuerdo del primer mensaje :

FIESTA DEL MUNDO MÁGICO


31 de octubre del 2017, 20:00 horas - 11º C, nublado y con posibles precipitaciones.


Tal y como hacía todos los años, el Ministerio de Magia era el encargado de organizar la representativa fiesta de Halloween para que jóvenes y adultos del Mundo Mágico festejasen la celebración. Cualquier persona mayor de diecisiete años estaba invitada, exceptuando claro a los estudiantes del colegio mágico y a aquellos criminales que atentaban contra la seguridad de su sociedad. Este año la celebración había sido dejada en manos de uno de los trabajadores del Ministerio y se había decidido llevar a cabo en la nueva discoteca del Mundo Mágico: Babylon.

El local había sido preparado exclusivamente para la ocasión, dispuesto a ofrecer una maravillosa fiesta con la temática de Halloween. Por todos lados era posible encontrarse con luces en colores naranjas y violetas, los adornos aludían perfectamente al evento puesto que no escatimaban en calabazas talladas, murciélagos falsos encantados para revolotear por el techo y algunos esqueletos que adornaban el lugar. Además, el ambiente se amenizaba con las canciones que los DJs tocaban ubicados en el centro del lugar sobre el gran escenario.

Los invitados portaban sus mejores galas, damas y caballeros por igual vestían elegantes ropas escondiendo sus rostros detrás de máscaras, algunas más llamativas que otras. Magos y brujas asistían a la celebración para pasar un buen rato en compañía de otros magos y brujas, con la posibilidad de bailar sobre la amplia pista de baile o conversar entre ellos. Incluso algunos fantasmas habían pasado a ser parte de los invitados, dando un aspecto más lúgubre al evento con su espectral presencia, algunos de ellos incluso se animaban a hacer ligeras bromas a los otros invitados del evento.

Era posible encontrar encima de las barras laterales, ahí donde los magos y brujas encontraban bebidas, algunas bandejas con dulces para todos los gustos. Píldoras ácidas, bolas de chocolate, chocolates, regaliz, entre otras presentaciones y sabores de dulces normalmente representativos del mundo mágico. Aquella noche, la diversión parecía estar asegurada para todos los asistentes de la fiesta.



------------------------------------------------------------------------
¡Buenas a todos! Antes que nada, gracias por haberos apuntado a la trama. Enumeraré las normas para este hilo de trama.

  • No hay orden de posteo, pero esperad al menos que haya dos post después del vuestro para volver a postear.
  • El tema estará abierto hasta el 25 de noviembre.
  • La cuenta de ambientación entrará de manera aleatoria para enumerar nuevos sucesos e ir diciendo como va la fiesta. La cuenta de ambientación puede entrar tanto para relatar sucesos del evento que no tengan que ver con ningún personaje, como puede relatar sucesos que tengan que ver con ciertos personajes en concreto.
  • Es libre de entrar todo aquel que no estudie en Hogwarts.
  • La etiqueta y el uso de máscaras son obligatorios.
  • La cumplimentación de retos acordados por MP no es necesaria pero conlleva una recompensa en caso de cumplirse.

Atte: La administración de Expecto Patronum RPG.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 379
Puntos : 251
Ver perfil de usuario

Matt Forman el Vie Nov 03, 2017 12:07 am

Con Laith en la barra


Lo cierto es que jamás he necesitado beber de más para pasarlo bien. Se me da genial ser el alma de la fiesta sin necesidad de beberme hasta el agua de los floreros. El año pasado no sé que me ocurrió. Cuando me di cuenta estaba gritando a voces que me gustaban los coños y las pollas. Fue divertido, de una manera extraña. Me centré en pasarlo bien esta noche. Por el momento bailando con Laith. Le confesé que este antro era mío. No quiero que lo sepa todo el mundo, pero si quiero que lo sepa alguien. Para mí es un gran paso abrir algo tan importante. El mejor antro de fiesta para magos y brujas. Invité a Laith a venir más a menudo. Le gustó la idea, pero eso de salir al mundo muggle le gustaba más.

- Que sea el dueño no significa que tenga que estar aquí siempre. Si te sigue apeteciendo... podemos volver a la ilegalidad algún día.

Laith y yo nos habíamos conocido en circunstancias extrañas. De cualquier otro modo ni siquiera nos hubiésemos saludado. Él es mucho más joven. ¿Por qué se fijaría en un viejo como yo? Ahora eso da igual. Ya nos conocemos, y tenemos algún que otro punto en común. Además me cae bien. No me importaría contar con su nombre en mis lista de amigos. Y no me importaría salir de fiesta con él ya sea en mi antro o en cualquier otro. Tal y como estábamos bailando me coloqué detrás de él para saber si había venido solo a la fiesta y si tenía intención de ligar con alguien. Podría ayudarle, tengo mil trucos y estratagemas para ello. Había venido con una amiga. La típica amiga, supuse. Como Sam y yo en nuestros buenos tiempos. Laith no se había fijado en nadie, y dijo que la única belleza que había visto era yo.

- ¡Que adulador eres!

Laith acababa de llegar y no había tenido tiempo de inspeccionar el campo. Por el momento ambos nos divertíamos juntos, bailando. Lo hacía bien, y se nos daba bien bailar juntos. En ningún momento se nos fue un paso o hicimos algo extraño en al pista. Simplemente nuestros cuerpos se acomodaban a la perfección con la música. Laith quiso saber si yo tenía el ojo puesto en algún blanco, y directamente me señaló a una chica de vestido rojo. Eran Circe y Lluna, bailando juntas en medio de la pista. Me entró la risa floja. Ambas iban de rojo.

- Es mi... Es una amiga de mi sobrina. Son muy jóvenes...

¿Qué iba a decir? ¿Es la hermana de un tío al que me he follado varias veces? Es genial que sean tan amigas ellas dos. Solo espero que no estén liadas, sería tan raro... Desde la experiencia digo que no me veo a Lluna siendo bisexual. Aunque supongo que está en una época de probar cosas. Y la niña Masbecth no está nada mal. No es la primera vez que lo pienso. Debe ser cosa de familia.

- Y hablando de jóvenes. ¿Qué edad tienes? No es que importe, pero no se si te pregunté. Tampoco hemos hablado mucho tu y yo... ¿qué edad crees ue tengo yo?

Tal y como estaba, detrás de Laith, le empujé levemente hacia delante. Luego le hice dar una vuelta completa a modo de bailarín experto para después colocarme delante de él, con su manos agarrada a la mía, y le llevé cerca de la barra lateral. Quizás habría menos ruido en esa parte para poder conversar. Ahora si que me estaba deshidratando. Necesitaba algo fresco, así que pedí un Beso de Vampiro. Y esperé a que Laith pidiese lo que más le gustase. La carta de hoy estaba exquisitamente diseñada por un barman tan adepto de la fiesta de Halloween como yo. Durante la semana me dejó probar todos los combinados, y el Beso de Vampiro fue el que más me gustó. Era un TGV con jugo de tomate, nada extraño. Aunque si algo fuerte.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 17.500
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 626
Puntos : 217
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanJefe Departamento

Danielle J. Maxwell el Vie Nov 03, 2017 1:23 am

Con Edward Westenberg
Interacción con la calabaza voladora de Henry

Es que tío, jopé, parece que la vida no para de decirme: 'tía, la gente es una perra sucia, así que conviértete tú también en una perra sucia'. ¿Cuánto llevo ya allí? Y solo me he encontrado con gente desagradable. Un señor que me empuja, Circe que es simplemente Circe y no hace falta decir qué hace Circe y Ophelia. ¡Pero qué necesidad de ser antipáticos todo el rato, en serio! Si yo soy super sencilla. No entiendo el odio, de verdad. No lo entiendo.

La verdad es que fui un poco —bastante— antipática con Ophelia, pero no fue hasta después de hablar en que procesé todo lo que le había dicho. ¿Lo peor? Que me daba igual. Normalmente cuando hablo así a la gente luego me siento mal (véase lo Hufflepuff que soy), pero ahora mismo no me sentía mal. Aquel alcohol me daba poder. Mucho poder. ¡Demasiado poder! En realidad yo no era consciente de que aquella bebida tenía algún tipo de estupefaciente extraño al que yo no estaba acostumbrada, pero eso no importaba. La vida es una lenteja y también dos días, ¿no? ¡Había que darlo todo, que era Halloween!

Iba a irme de al lado de Ophelia porque prefería estar al lado de una columna, básicamente porque la columna al menos es una piedra, no una piedra insoportable, pero antes de poder moverme, vi como un enmascarado en traje que pude reconocer perfectamente se acercaba a mí cantando. Me sacó la sonrisa instantáneamente. ¿Ves? Gente como Edward hacían falta en el mundo, con ganas de hacer reír a las personas y no de hacer que quieran arrancarse los ojos y tirarse los de pelos.

Llegó cantándome y no me esperaba para nada que me pidiese bailar. Pero claro, si lo pensábamos fríamente... era una maldita fiesta y ahí se baila con otras personas, ¿por qué narices no vine mentalizada para eso? De repente me dio vergüenza. ¡Yo no sabía bailar! Yo si bailaba era para hacer el gilipollas y no me apetecía hacer el gilipollas ahora mismo junto a Edward. Necesitaba un par de copas más como para hacer eso. Negué con la cabeza.

No, que va, no sé bailar. —Un espaguetti flácido. Un espárrago chuchurrido. LA verdad es que me tenía en muy poca estima en la danza, pero con razón. Por mi mente sólo había UNA FORMA en la que podía acabar un baile entre Edward y yo y no era muy agradable. —Pero deberías beberte un copa conmigo. —Pero claro, yo tenía la mía llena, por lo que en un arrebato de que mi argumentación fuese más sólida, me la bebí de un golpe. Sí, hice eso. YO. Por casi no vomito ahí mismo de lo asquerosa que estaba. Miré a Edward con cara de haberme tragado un limón entero y le señalé mi copa. —Si quieres que baile, hay que echar mucho más alcohol aquí. —Le dije divertida, cogiéndole de la mano para ir hacia la barra.

Que conste que le cogí de la mano porque aquello estaba repleto de gente, ¿vale? O sea, para no perdernos y eso. Yo no voy cogiendo la mano de la gente así porque sí, qué vergüenza. Aquí hay un motivo sólido y lógico.

Pero mientras caminaba hacia la barra con Edward, mi cabeza sufrió un ligero percance. Es decir, atentos a mi mala suerte: estamos en una maldita discoteca en donde todos somos personas y cabezas y yo, que soy la más bajita de todas las personas que me rodean, me cae una maldita calabaza en la cabeza. ¡PERO A VER! Primero, ¿cuántas probabilidades había? Segundo, ¿ves por qué estoy de mala hostia si es que me pasa todo lo malo? Y tercero, ¿quién ha sido el gilipollas que ha tirado una jodida calabaza?

Entre el golpe (que menos mal que estaba relativamente blandita) y que me acababa de beber una copa muy cargada de golpe, obviamente me caí al suelo y tiré a Edward conmigo porque había sido super inteligente de darle la mano. Aunque claro, el dolor de cabeza me lo quedaba yo. Antes de poder deducir lo que pasó a mi alrededor, miré a Edward con una sola pregunta que intentaba hacerme entender la vida. Ni siquiera me levanté todavía, sino que se lo pregunté desde el suelo.

Me acaba de caer una calabaza en la cabeza, ¿verdad? —pregunté como quién pregunta la hora. Tío es que era increíble. Lo menos que me esperaba yo hoy es que me cayese una calabaza en la cabeza. Hasta me esperaba otro atentado de fugitivos idiotas antes de que me cayese una puta calabaza en la cabeza.

El chichón iba a ser muy real mañana por la mañana.

Mascarada:


Última edición por Danielle J. Maxwell el Vie Nov 03, 2017 2:48 am, editado 1 vez
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 18.930
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1505
Puntos : 859
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Sam J. Lehmann el Vie Nov 03, 2017 2:19 am

1. Caroline Shepard y Dylan Dickens
2. Henry Kerr

Ella estaba preparadísima para fingir ser quién no era y ser de todo menos simpática con cualquier hombre o mujer que no conociese y se acercase a ella. Ya había estado ensayando con Caroline cómo ser una auténtica corta rollos y conseguir que la gente saliese de su cercanía usando solo hostilidad. No obstante, no se esperaba para nada que el hombre que se le plantase justo delante fuese precisamente Henry. Su Henry. De hecho, no se esperaba lo más mínimo encontrárselo allí aquella noche aunque hubiera sido uno de los pretextos por el que está allí. Caroline no paraba de decir que había que ayudarle a recordar, que encontrarían la solución... Y ella lo veía cada vez más negro. Sin embargo, cuando lo tenía ahí delante y le miraba a los ojos —pese que a hora los veía a través de una máscara—, la verdad es que le daban ganas de dejarlo todo de lado y buscar la solución al problema más que nada.

La verdad es que usar máscara entre personas que se conocen desde hace más de quince años era un poco inútil. Se reconocían hasta por lo blanco del ojo. Y fue fácil darse cuenta de que pese a que no se acordaba de ella, sí que la reconocía perfectamente. Sabía quién era, aunque irónicamente no supiese quién había sido.

No pudo evitar sonreír entre divertida y tímida cuando Henry le dijo A ELLA que era bellísima y la invitó a bailar. Se notaba que no se acordaba nada de ella. Pero nada nada. Cero patatero. Eso sí, se notaba que Henry siempre había tenido cierta predilección por las pelirrojas, ya que era el único motivo de que se hubiera fijado en ella y no en el bombonazo de Caroline. El Kerr de hace cinco años se estaría partiendo de risa si le contase lo que está pasando ahora mismo, con lo mucho que éste adoraba a la pelirroja de verdad.

¿Pero qué narices? ¡Era Henry! Sam miró de reojo, con diversión, a Caroline, para entonces mirar a Henry de nuevo. ¿Sabéis lo mucho que agradecía la legeremante que precisamente él se viese tan 'cómodo' y agradable con respecto a ella después de todo lo que había pasado? —Pues claro que acepto ese baile. ¡Me encanta bailar! —Y eso era un dato que el Henry de toda la vida sabría. No le habría visto veces dándolo todo en la pista de baile más borracha que una cuba. —Yo soy Paloma Suárez, un placer. —Le tendió la mano con una fingida reverencia, guiñándole el ojo que se encontraba por fuera de la máscara en señal de que obviamente solo estaba jugando a fingir una tapadera.

Antes de irse a ningún sitio, sacó la varita y mandó una calabaza a saber a dónde en un arrebato que parecía casi parkinson. Sam lo miró con los ojos bien abiertos, al borde de la carcajada. ¿Por qué narices había hecho eso? Tuvo que reír cuando de repente le dijo eso con tanta naturalidad. —Hombre, casi que colaborarías con la integridad física de la gente haciéndolas explotar en vez de lanzándolas por ahí. ¿Quieres romperle la cabeza a alguien? —preguntó entre seria y de risa, ya que le había hecho muchísima gracia.

Aceptó el baile y comenzó a caminar unos pasos hacia la pista de baile, aunque sin dejar de ver nunca a Caroline. ¡La tenía bien vigilada! La única persona, literalmente, que podría hacer que se separase un poco de ella era la que había aparecido. Ella entendería que ahora mismo esa 'aceptación' por parte de Henry probablemente fuese la mejor sensación de Sam de toda la semana. Mientras caminaban a la pista de baile, Sam se acercó a la oreja de Henry. —Deberías hacer explotar las calabazas, así al menos todo el mundo se pringa y parece más Halloween. Además de que te aseguras de que no dejas lelo a nadie al hacer que una calabaza le caiga en la cabeza. ¿Quieres llenar San Mungo de gente tontita por ataque inesperado de una calabaza voladora asesina? —le preguntó con una sonrisa de lo más risueña y divertida. Se le había olvidado hasta hacer el acento. Se puso frente a él una vez llegó a la pista y vio a Caroline al fondo detrás de muchas cabecitas, aún con Dylan. Entonces volvió a mirar a Henry y le sujetó una de las manos justo a tiempo de que la música que sonaba rompiese y ambos se pusiesen a saltar y bailar, aunque mientras lo hacían (bailar, malpensados), ella se acercó a él para hablarle a la oreja, ya que ahí había muchísimo ruido y era imposible hablar de otra manera. —Yo ya pensaba que te habías dado por vencido con la loca fugitiva que te intenta vender un pasado —dijo bien cerca de él. Henry era inteligente y no era difícil darse cuenta de cómo cambia Sam cuando él está cerca.

Vestimenta y máscara:
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 13.067
Lealtad : Neutral
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 760
Puntos : 526
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778

Caroline Shepard el Vie Nov 03, 2017 2:58 am

Junto a Sam Paloma Suárez, Dylan,
y Henry

trick or treat?:
William Shakespare, I LOVE YOU.

¿Cómo puedo ir más lejos si queda
aquí mi corazón? ¡Vuélvete atrás
busca tu propio centro, obscura tierra.
Romeo

Lo más increíble de aquel señor de peculiar bigote y mano erudita, es que sus palabras eran atemporales. Podían seguir resonando décadas después con la misma vibración e ímpetu de su origen.  Fue uno de los primeros en llenar de acción las palabras, de reflexionar cosas del humano mismo. Un ser tan particular y único. Y Caroline siendo una profunda amante de la lectura y del maravilloso Willy, no podía dejar de rendirle honor en esta noche que más que mal era para honrar a los muertos.

¡Larga vida (after life) para William Shakespare!

- No me he vuelto loca y no me he fumado nada (aún).- bromeó sonriente mientras miraba alrededor observando un poco el panorama. Aún se veía aburrido, pero debía darle más tiempo, la noche recién comenzaba.- ¿Qué otra fiesta?.- preguntó curiosa. Y a pesar de su máscara se podía ver que tenía su ceño fruncido. Es que a ella al menos no le había llegado nada de otra fiesta. Jope, ¿desde cuándo había comenzando a formar parte de los rechazados? ¿Había puesto mala cara o qué? pensó por unos momentos y luego se rió sola al comprobar que su respuesta era una gigantesco SI. Es que joder había gente tan insoportable en el mundo mágico, y más aún ahora con el nuevo gobierno donde muchos idiotas tenían voz y voto.

¡Ay de mí! ¡Ay de todos! A caído la peste sobre nuestras cabezas y será difícil erradicar  aquella tan vil esfingue de nuestras vidas.

Rodeó los ojos al escuchar las siguientes palabras de Didi, pero sin perder la sonrisa. Es que le daba gracia la desfachatez de la maga, pero al mismo tiempo su lado ultra protector que tenía sobre Sam se activaba y no quería que nadie se pasará más allá de listo con su rubia bonita. No, no, no. Todos de lejitos, chú, chú, chú.  

Bueno todos meno uno.

- ¿Quién será este misterioso ser? .- preguntó falsamente ante la llega de su amigo.- Quién tras esa máscara su belleza parece suspendida de la mejilla de la noche como una alhaja en la oreja de un etíope.- narró una vez más un verso de una de las obras de su adorado Shakespeare un poco en broma y un poco en serio. Que vamos el castaño se veía guapísimo. Lo dijo sin pudor alguno, ya que quizás el castaño lo había olvidado pero entre ellos hace mucho ya no existían pudores.  Y de paso le dedicó una mirada divertida tras el antifaz a Sam. La felicidad que sentía al estar con ellos era indescriptible.

Ufa, si la chica que hubiera estado a su lado no fuera su querida Jota, el corazoncito de la pelirroja se hubiera achicado unos centímetros, un poco por orgullo herido y otro por tener también unas increíbles ganas de bailar. Pero no pudo más que sonreír al ver a los dos ir a la pista de baile, esa simple imagen la hizo regresar años atrás donde ninguno necesitaba máscaras para poder demostrar su cariño.

Miró con el ceño fruncido a la chica.- ¿Por qué dices qué es un capullo?.- preguntó entre curiosa y algo molesta, que a ella aún le quedaba el chip del antiguo Henry. Ese que era imposible odiar, y ver como un capullo. - Digo, ¿lo conoces de alguna parte?.- preguntó esta vez más suave. Comprendiendo que tal vez esta nueva versión de su amigo era algo distinta a la que ella recordaba.

Rodeó los ojos divertida ante sus siguientes palabras.  A medida que le ofrecía alternativas su sonrisa iba en aumento hasta terminar en una coqueta risa tras escuchar su última opción.- He de admitir que cada una de sus palabras despiertan aquel travieso huracán que dormita en mi interior. Pero esta noche aquella dulce paloma ha de ser mi ojos, oídos, y manos. - le dijo nuevamente de manera épica mientras le señalaba a Sam en la pista de baile, tratando de ser seria pero no lográndolo del todo. Es que ella había venido a pasarla bien, pero no sola. Había prometido cuidar a mil a su amiga y eso haría. No se alejaría de ella más que un radio de tres metros de distancia y sus ojos como imanes permanecerán sobre ella.

- Aunque ya que estamos cerca de los tragos. Un poco de vodka este cuerpo lo agradecería enormemente.- terminó por decir sonriente mientras se señalaba a ella misma. Que vamos, una copita no le venía mal a nadie.  Caminó unos pasos hasta llegar a la barra.- Un vodka de naranja, porfavor.- le pidió al primer barman que pilló. Para luego girarse y apoyar ambos codos sobre  la barra y clavar su mirada en la maga.- Dejame decirte que hoy te ves muy guapa, Didi.- le dijo tras dedicarle una mirada de abajo hacia arriba. Y lo dijo en serio, no de manera coqueta ni nada. Bueno quizás sí con una poco de malicia, pero sólo un poco. Es que ser coqueta era algo innato en ella.

En eso llegó su trago y sonrió ampliamente.- Uh.- soltó divertida para tomarlo con una mano y con la otra la bombilla.- ¡Salud! ¡salud! por esta noche que recién comienza.- dijo con una amplia sonrisa antes de tomar una gran sorbo de su vaso.[/center]
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Evan Rachel Wood
Edad del pj : 27
Ocupación : Regulación de criaturas
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.851
Lealtad : Pro-muggle.
Patronus : Tigre Blanco
RP Adicional : +2F
Mensajes : 173
Puntos : 109
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4198-caroline-shepard#66802 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4199-part-of-my-life-rs-caroline-shepard#66808 http://www.expectopatronum-rpg.com/cronología http://www.expectopatronum-rpg.com/baúl
Caroline ShepardTrabajador Ministerio

Laith Gauthier el Vie Nov 03, 2017 9:22 am

Interacción con Matt Forman.
Disfraz
Máscara
A pesar de que a Matt le convencía más el juego seguro de estar en la legalidad, no le rechazó volver a escaparse a un antro nomaj en otro momento, haciendo que el sanador se sonriese de forma traviesa. — Bueno, señor No Rompo las Leyes, cuando tengas ganas de meterte en problemas sabes a quién llamar —le ofreció sin el mayor reparo. Porque sí, sabía que no era precisamente la persona más común, pero Matt tenía su voto de confianza. De que al menos no iba a entregarlo por traición. No todavía, no si lo mantenía ciego de sus otras movidas un poco menos inocentes, al menos a los ojos del resto de los puristas.

El sanador se tentó de la risa con aquel comentario al llamarlo belleza, aprovechando la nueva posición para poder mirar alrededor, sin que eso molestase a ninguno al bailar. Era raro, pero parecían conectar mientras bailaban sin siquiera tener que mirarse, como si sólo oír la música les hiciera pensar en un paso muy parecido sino igual. Cuando negó haberse fijado en nadie, le comentó de una chica que miraba al inefable, para su sorpresa resultó conocerla, tuvo que morderse su lengua para no soltar una risa. Vaya con la suerte que tenía, para venir a darse cuenta de aquello.

Oh, casi… ¿No te van jóvenes? —le preguntó meramente por curiosidad, sin reparar demasiado en ello. Aunque debido a aquello, Matt sintió curiosidad por su edad, no recordaba si habían hablado de ello. — Veinticinco —no se puso ni se quitó años, estaba cómodo con los que tenía después de todo. Lo que sí que era cierto era que no habían hablado mucho de ellos mismos. — ¿Tú? Uhm… —lo miró por encima del hombro para ver su rostro. Normalmente se le daba bien calcular edades. — Treinta y… tres. No, treinta y cuatro —trató de adivinar con una sonrisa, no era más que un juego para él, adivinanzas.

Sintió el empujón del inefable, a lo que rápidamente respondió a él. Era ese tipo de cosas en las que si piensas demasiado no salen bien, aplica para bailes y para saltos. Cuando estás en el borde, si piensas, no saltas. Si hubiese pensado, la vuelta aquella no hubiese sido tan fluida y natural como lo fue en realidad, siguiendo al otro con una sonrisa sujetando su mano. Miró las bebidas que podía pedir, en su expresión se notaba que no le gustaban demasiado los nombres. Optó por ser honesto.

No me digas cómo se llama, sólo dame un gin-tonic, por favor —optó a lo seguro. Quién sabe, quizá le salía con que se llamaba Lágrima de Veela o una cosa parecida, no le interesaba mucho. — Con la fragancia que quieras, la que más te guste —le dejó a elección, acariciándose la nuca. Pasaba de lo dulce a lo amargo y no le interesaba, pero realmente bebidas con nombres extravagantes que lo hacían imaginarse cosas raras no eran lo mejor del mundo. Y vaya que había llegado a probar muchos tipos diferentes de platillos y bebidas. — Es muy bueno, el sitio, creo que está bien organizado —confesó al dueño del mismo, como un sutil halago.

Vio a Lindsay a lo lejos, ocupada charlando con un grupo de chicas, decidió no molestarla. Sólo quería asegurarse que todo lo llevara bien, como ella hacía con él en ocasiones. Volvió a dar una mirada a todo el local, buscando a alguien y a nadie al mismo tiempo, antes de volcar su atención una vez más en Matt.

¿Te digo una cosa? Empecé a practicar el saxo —le comentó con una sonrisa a medio lado. No tenía por qué interesarle, pero lo habían comentado en su último encuentro y no veía por qué no mencionarlo, simplemente para sacar tema de conversación. — Doy asco, pero al menos lo intento —soltó aire a modo de risa, negando con la cabeza. — ¿Tú has hecho algo nuevo recientemente? Además de… esto, tú sabes —señaló el local con un gesto, eso era algo nuevo, pero era algo que ya conocía.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 21.405
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 893
Puntos : 726
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Cuenta de Ambientación el Vie Nov 03, 2017 10:18 am

FIESTA DEL MUNDO MÁGICO


PING PONG
Interacción: Edward Westenberg, Danielle J. Maxwell, Caroline Shepard y Dylan Dickens.

De pronto, una animada mujer enmascarada había hecho aparición cerca de la barra de bebidas. — ¡Vamos a inaugurar el juego de ping-pong! —anunció de pronto, ya estaba preparada la mesa con los respectivos vasos con contenidos alcohólicos, todos provenientes del buen barman que los había preparado con especial gozo para el juego, todos ellos diferentes. — Vamos a hacer un juego por parejas, ¿qué tal...? —y miró a su alrededor para ver quiénes eran los suertudos participantes del juego. — ¿Me acompaña? —le dijo a cada persona que cogió para jugar, pero no era pregunta, realmente les sujetaba para arrastrarlos a la mesa.

Se notaba de lejos que cogía a la primera persona que se le aparecía en frente, entonces la suerte la tuvieron las dos damas, Dylan y Caroline, y dos jóvenes que también se encontró en circunstancias semejantes, ignorando el proyectil que la muchacha de la joven y feliz pareja había recibido. — ¡Que empiece el juego! —comenzó para poder animar la noche.



FANTASMA
Interacción: Henry Kerr y Donovan Lamarck.

El buen Ruperto había sido testigo de aquella muestra de hostilidad del caballero de elegante traje, ¡tan grosero lanzando las calabazas de un sitio a otro, como si no importasen! Y no sólo eso, sino que la calabaza había ido a parar a la cabeza de una inocente muchacha. Alguien tenía que enseñarle una lección y ese alguien sería Ruperto. Así que se acercó con sigilo al hombre, quien bailaba en la pista con una mujer, y de pronto, cuando más distraído se encontró:

¡Quien lo encuentra, se lo queda! —y le robó su máscara a Henry. Inmediatamente salió de la escena del crimen, ¡más rápido que nadie! Aunque al paso atravesó casi sin querer a otro hombre, Donovan, causando que su influencia paranormal dejase de actuar en la máscara, pues al atravesarlo la máscara se quedó detrás en el hombro del enfermero. — ¡Lo siento! —y Ruperto continuó con su escapatoria, ya sin su botín.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 379
Puntos : 251
Ver perfil de usuario

Invitado el Vie Nov 03, 2017 11:12 am

Not so spoocky:


Dylan estaba tardando un rato en escuchar las frases que decía Caroline, procesarlas, traducirlas a un inglés NORMAL que ella pudiera entender y, a continuación, pensar la respuesta. ¿Que le había dado a esa mujer por complicarse tanto la vida esa noche?, ¿no podía hablar como alguien que no se ha esnifado dos rayas de coca? Bueno, le caía bien, así que no la iba a mandar a la mierda por ello, pero tampoco se esperara que Dickens le contestara rápida y veloz a todo por que… Por que no.

Carol, Carol, Carol… —dijo plantandole el índice de su mano derecha justo sobre sus labios antes de que dijera una palabra más en ese dialecto tan altivo.— Me hace mucha gracia que vayas hablando así hoy, hasta me gusta, pero te aviso de que en cuanto me tome unas copas no voy a entender ni papa de lo que me digas, así que vete mentalizando, ¿Okey? —Separó el dedo del labio, dejándola hablar de nuevo, y aprovechando que la yema quedó algo manchada de carmín para relamerla.

En fin, que tras eso Sam se fue con Henry y se quedaron solas. Pudo percibir cómo su amiga frunció el ceño «y la miraba raro» tras aquel comentario sobre el Capullo de cabello castaño.— Me he cruzado unas veces con el a lo largo de los años «así como muchas fiestas» —le explicó.— Parece el tipo que a mis padres les encantaría que me casara, pero a mi se me antoja más como un hijo de puta altanero. —De inicio no cayó en que Carol no conocía realmente a los padres de Dylan, tras unos segundos de pensar en que podía ser aquello que no le encajaba, dio con lo que pasaba, sonrió «tontamente» y procedió a explicar.— Imaginate los padres puristas genéricos, en plan de que lo mismo consideran pasteurizar la sangre de un mestizo, añadeles un palo metido por el culo que les hace ser más rectos que… Bueno, un palo, y luego mételes un sentido de la moda decente. Esos son mis padres.

Desde luego hablar de palos en el culo «y padres en lo general» no era el mejor preludio para proponer un poco de folelteo, pero vaya, Dylan era una mujer de mente simple en que soltaba en todo momento lo primero que le rondaba la cabeza, así que una vez el tema de Henry y la gente altanera quedó de lado ella, tan tranquila, fue a lo siguiente.

En ese caso lo siguiente fue procesar lo de la paloma. Como fue Dylan quien escuchó y no una persona normal con dos dedos de frente, lo primero, pese a ser una broma, era lo que cabría esperar por su parte.— ¿Estás sugiriendo un trio? —preguntó con una pícara sonrisa.— Yo no digo que no, pero no añadas más gente por que por muy ambidiestra que sea solo tengo dos manos. —Ya era hora que Dylan sacara a usar esa habilidad que tenía, al menos más que para cambiar la varita de mano si le inutilizaron la otra. Una vez se rieron lo que tocaba, Dylan pasó a comentar lo que tocaba.— Bueno, una pena, hubiera sido guay estrenar el local. —Se encogió de hombros.— Si cambias de opinión ya sabes donde estoy «delante de ti y tirando la caña cada dos minutos».

Terminaron yendo a por bebercio. Dylan la siguió y se apalancó en la barra a su lado.— Y yo quiero el Vodka más barato que tengan.

Las copas son gratis esta noche, ¿lo sabe? —dijo el mismo barman.

Sí, sí, pero me gusta el sabor del alcohol a medio destilar, ¿sabes?, es como una ducha fría «no la de no tocarte» de buena mañana.

Se le escapó una risa y empezó a servir.— Lo que usted diga.

¡No me trates de usted! —exclamó.— ¡No soy tan vieja! —Se giró a Carol ligeramente preocupada.— No soy tan vieja, ¿verdad? —Problemas del primer mundo, señoras y señores.

Brindaron con Dylan soltando el clásico “chin chin” cuando las copas/vasos colisionaron. Tragó el alcohol d emeirda y sintió el regustillo ácido bajar por su garganta. Perfecto.— Tu estás tan guapa como siempre, Carol: —Contestó, no pudiendo resistirse a soltar la explicación pertinente.— Dos tetas, un culazo, un vestido bien ajustado y… ¿segura que no quieres hacerlo en el baño? Me estás dejando el chocho hecho pepsicola. —Soltar tal burrada parecía tan natural par ala negra que ni se detuvo a pensar lo que había dicho.— el antifaz te queda muy sexy, debo añadir, y tu carmín estaba rico rico, ¿cual es?.

Una señora no tardó en entrar en plan “Wrecking Ball” con la idea de hacer un Ping Pong. Dylan, al ser elegida «al igual que la Pelirroja» accedió de buen grado para, a continuación, susurrarle al oído.— Carol, ¿tu sabes que hacer? —los otros dos participantes eran un chico guapo y una chica rubia, asimismo, la negra aún llevaba su Vodka en mano.
avatar
InvitadoInvitado

Matt Forman el Mar Nov 07, 2017 12:35 am

Con Laith

Las fiestas son para bailar, beber y ligar. Y no precisamente en ese orden. Por eso pregunté a mi sanador favorito si tenía puesto el ojo en alguien. No quería interrumpir su cacería, y más sabiendo que yo ya no soy una buena pieza de caza. El chico, muy amable, dijo que ya estaba con el más guapo de la fiesta. Sabe quedar bien. Él a mi me preguntó sobre una chica de rojo que había cerca de nosotros en la pista de baile, justamente Lluna y Circe iban de rojo. Quizás había otra, pero me fijé en ellas. Parecían tan contentas, bailando, y pasándola bien. Le dije a Laith que se trataba de mi sobrina y su amiga, chicas jóvenes. A lo que me contestó con una pregunta. Quería saber si no me gustaban jóvenes. Reí. Mi último encaprichamiento había sido un niño de diecisiete años, me quedó claro que me gustan más los jóvenes que los mayores. Supongo que eso va con la edad. Cuando yo tenía diecisiete me gustaba un amigo de mi padre.

- Claro que me gustan jóvenes. Siempre y cuando tengan más de veinte años, es mi límite. Estoy en una edad en la que ya no se me permite elegir... pero mejor los jóvenes con vitalidad.

¡Mentira! Al menos englobando a los hombres. En el caso de las mujeres si era cierto. Ahora. Hace tiempo si estuve con algunas más jóvenes. Y con una en concreto más mayor. ¿Qué habrá sido de la arpía Arabella? Maldita mentirosa. Hace tiempo que tengo asumido que la veré de nuevo pero solo cuando ella quiera. Por curiosidad le pregunté la edad a Laith, hasta el momento no habíamos hablado de ello. Aparentaba la edad que dijo tener, ni más ni menos. Unos preciosos veinticinco. Quien pudiese volver a esas edad maravillosa. Él intentó adivinar la mía con bastante acierto.

- ¿A parte de sanador eres adivino? Bueno, casi. - sonreí. - Justo cumplí los treinta y cinco hace un par de semanas.

Después de conocer un poco más acerca de nosotros decidí que ya era hora de probar los nuevos combinados ideados especialmente para la noche de Halloween. Arrastré a Laith hasta una de las barras. Tenía claro lo que yo quería. El sanador en cambio estaba un poco reacio. Más que nada porque no quería saber los nombres. Pedí un gin-tonic para Laith, uno que se veía azul, y pedí expresamente que no le pusieran decoración en el vaso. En el caso de su copa, el camarero estuvo a punto de poner un ojo de chuchería. Viendo su cara, parece que no le va mucho este rollo, y no quiero que se ponga malo. Aún así, halagaba lo bien organizado que estaba todo. Tomé un poco de mi copa y sonreí. Los labios y parte de la boca se había quedado roja.

- Esto se llama Beso de Vampiro. Suena bien. Siempre y cuando sea un vampiro sexy como los que describe Anne Rice en sus libros, y no como esos feos depredadores sin alma.

Saqué mi pañuelo y me limpié los labios, a sabiendas de que en el próximo sorbo me iba a volver a quedar igual. Laith miró a su alrededor y luego me comentó que había empezado a tocar el saxo. Eso sonaba bien. Quizás el saxo también. Esa era su principal novedad en la vida. Nada menospreciable. La música siempre trae algo bueno.

- Me alegro. Espero que lo tomes en serio. Cuando pones un poco de empeño es algo gratificante. Muy pronto de pondrás a mi nivel, y daremos conciertos de jazz juntos. ¿Te gusta el jazz?

Su nuevo aporte era el saxo, y quería saber si había algo nuevo en mi vida a parte de la discoteca. La discoteca es un cambio inmenso en mi vida. ¿Qué más podía haber? Nada. Imposible. Si había algo, pero no era como para contárselo a nadie. Desde que había estado con Apolo no había vuelto a tener sexo con nadie, hasta que se cruzó aquella becaria nueva en el Ministerio. Si había algo nuevo, había vuelto a tener sexo con mujeres. Parecía algo olvidado...

- Siento decepcionarte, pero mi vida es bastante monótona. A parte de esto... - señalé con mi copa la discoteca. - Soy un viejo funcionario aburrido y deprimido. Debería ir tomándome las medidas para el ataúd. Pero mejor mañana. El sanador más sexy de San Mungo me ha invitado a bailar y debo aprovechar.

Me acerqué a Laith, esta vez con cuidado para no tirarle la bebida, y me puse a bailar una canción que me entusiasmaba. La fiesta se había animado mucho, toda la gente estaba contenta y no había ningún borracho aguafiestas a la vista. No se podía pedir más. Bueno, si, se podía pedir un combinado con menos colorante. Mis labios parecían pintados, pero dulces.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 17.500
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 626
Puntos : 217
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanJefe Departamento

Lluna Forman el Miér Nov 08, 2017 10:24 pm

Con Circe, Donovan, Kath e Ian (y la tía con la que está bailando).


Apuesto a que la alegría de Circe viene del alcohol. Está borracha, o drogada. Eso le pasa. Por eso está tan contenta. Aunque sigue haciendo sus comentarios tan poco graciosos para mí sorbe Damon. Como siempre, la miré con cara de pocos amigos pero sin decir nada. Prefería pasar del tema. De nuevo, insistió en que ella no se había acostado con Damon, que no tenía tan mal gusto. De los errores se aprende, supongo. No le voy a dar más vueltas. A menos que me lo encuentre. Si lo llevo a ver arderá, literalmente. En ese instante se nos acercó un chulo de mierda, y le dejé claro que no me interesaba conocerle. Aún así Circe le habló de mi. Reí gustosamente cuando le pregunto a Donovan si no tenía alguna amiga para mí. ¿Ahora Circe cree que me van las mujeres? Definitivamente ha tomado algo que le ha sentado mal. Por mi parte, decidí ignorar al hombre y preguntar por Ian. Sentía curiosidad, y siempre imaginé que Circe y él habían tenido algo. Siempre va presumiendo de que ninguna mujer se le resiste y que tiene el pene más maravilloso del mundo. Me da curiosidad. Por su parte, ella quiso saber si no me lo había tirado.

- Claro que no, es un amigo. Y no creo que él me vea de otro modo.

Circe preguntó al hombre acosador, que seguía a nuestro lado, si se había tirado a Ian. Me reí. Dudo mucho que Ian sea bisexual. Se le ve muy seguro de su sexualidad y las mujeres le gustan, todas. Ahora mismo estaba ligando con una mujer que estaba, según Circe, por encima de sus posibilidades. Se acercó Kath a nosotras. Le dije de venir a la fiesta y no estaba segura de que lo hiciese.

- Hola Kath, que bueno verte. Esta es Circe, una compañera de las Arpías. Circe, esta es Kath, estudiamos juntas en la universidad. - las presenté inmediatamente, con mi habitual formalidad. - Estás muy guapa.

Hice caso omiso de Donovan. Lo que dije es cierto, ya conozco a suficientes hombres, y en especial este se había comportado como un gilipollas. No merecía la más mínima atención por mi parte. Kath tenía razón, la fiesta estaba muy parada. Demasiado tranquila y formal. Me suelen gustas las fiestas así, la gente bailando, hablando y tal, pero ahora mismo me siento aburrida. Y quería hacer algo realmente grandioso y malévolo. Es Halloween. ¿Dónde han quedado las buenas tradiciones? ¿Truco o trato? ¿Qué podría funcional? ¿Poner poción de caga-mucho en los cócteles? ¿Lanzar una bombarda máxima en medio de la sala? Bueno, algo que no haga daño al local de Matt. O me matará.

- Cierto Kath, la fiesta está un poco aburrida. Demasiado seria. Mira a Ian... Se está divirtiendo. ¿Le arruinamos el ligue?

Aquello podía ser malo para nuestra amistad, pero yo solo quería gastarle una broma. Así que insté a las chicas a acercarnos a Ian y me puse a bailar por detrás de él, mirando mal a la otra chica. Si Kath y Circe hacían lo mismo, sería muy gracioso. Rodearíamos a Ian bailando, la otra chica huiría, y nos reiríamos mucho las tres. No creo que Ian se ría. Aunque no tiene porque irse solo a la cama, podría irse con las tres. Me acerqué bastante a Ian bailando y sonriendo.
avatar
Imagen Personalizada : Mi meta es tu muerte
RP : 8
PB : Elle Fanning
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 10.000
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : -
Mensajes : 1255
Puntos : 263
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t95-lluna-conde http://www.expectopatronum-rpg.com/t178-llunas-relationship http://www.expectopatronum-rpg.com/t671-cronologia-de-lluna-c http://www.expectopatronum-rpg.com/t1386-arcon-de-lluna-c
Lluna FormanUniversitarios

Circe A. Masbecth el Miér Nov 08, 2017 10:47 pm

Con Lluna Forman, Katherine MacKade, Ian Howells y Zoe Levinson
Interacción con Donovan Lamarck, Lluna Forman, Katherine MacKade e Ian Howells

Por regla general era una persona fría y un tanto distante. Alguien que no se acercaría para mantener contacto físico de manera gratuita y mucho menos acompañando sus movimientos con palabras amables en un tono alegre y jovial. Pero siempre había momentos donde eso cambiaba. Momentos donde la vida de una persona decide… No, no había tomado la decisión de tomarse la vida con más alegría y positividad. Simplemente había bebido más de la cuenta y eso, además, iba de la mano de no haber bebido en toda su maldita vida. Una y no más, sería la reacción de Circe la mañana siguiente cuando despertase con dolor de cabeza y sintiendo que el mundo iba a estallar empezando por su cerebro.

- Y ex compañera de Slytherin. – Añadió Circe a la hora de presentarse a Kath, con una alegre sonrisa que, para cualquiera que la conociese, podía llegar a causar miedo. Circe solo sonreía cuando iba a vengarse o tenía algo en mente que acabaría dañando a la humanidad. Pero en aquel momento, no era ni por una ni por la otra. – También se tiraba a mi mejor amigo. Bueno, cuando se lo empezó a tirar dejó de serlo. Lluna se abre fácilmente de piernas y ese capullo prefería follar que tener amigos. – Dijo con toda la naturalidad del mundo como si conociese a la tal Kath de toda la vida. Tampoco es que en otras circunstancias no hubiese aprovechado para meterse con Lluna pero en aquel momento la intención no era esa. Por raro que pareciese. – Así que ya sabes, controla a tus amigos. – Añadió antes de voltease en dirección a la barra para coger otras tres copas de… Ni siquiera sabía que era eso.

Con cuidado de no tirarlas, le tendió una a Lluna, otra a Kath y la tercera fingió ir a dársela a Donovan pero se la quedó ella, sacándole la lengua en un gesto infantil antes de volver a la conversación con las otras dos chicas.

- Sí, claro. – Circe aquella noche se apuntaba a un bombardeo. Especialmente si aquello iba de la mano con molestar a Circe. - ¿Vamos? Tengo una idea, pero tenéis que seguirme el juego. ¿Qué tal se te da improvisar, Kath?

Avanzó en dirección a Ian calculando las distancias para no darse de bruces contra el suelo y sonrió irónicamente antes de dar un par de golpecitos con el dedo índice en la espalda de Ian. Cuando llamó la atención del chico, lanzó su copa en su rostro.

- ¿Cómo te atreves, capullo? – Preguntó indignada, alzando la voz. – Se supone que estábamos juntos y estás aquí… ¡Intentando tirarte a otra zorra cualquiera! ¿No te da vergüenza, Ian Howells? Tres años de relación a la basura porque no sabes tener el maldito pene en tus pantalones. ¿Cómo…? – Fingió que le temblaba la voz. -  ¿Cómo has podido? – Tiró los restos de la copa de cristal al suelo, los cuales se hicieron añicos ante sus ojos y se volteó en dirección a las chicas, haciendo un gesto a Kath para que siguiese el espectáculo.

Disfraz:
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Kristina Bazan.
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria (Medimagia)
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 22.270
Lealtad : Lord Voldemort.
Patronus : -
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 1355
Puntos : 1033
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t908-circe-a-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/t911-at-this-moment-you-mean-everything-circe-s-rs http://www.expectopatronum-rpg.com/t910-it-s-time-to-begin-isn-t-it-circe-s-cronos http://www.expectopatronum-rpg.com/t909-correspondencia-de-circe-a-masbecth
Circe A. MasbecthUniversitarios

Laith Gauthier el Miér Nov 08, 2017 10:51 pm

Interacción con Matt Forman.
Disfraz
Máscara
Le dio curiosidad saber sobre el rango de edades de Matt, pues dijo que las chicas eran demasiado jóvenes, o eso le pareció entender. Le dio gracia escuchar que a sus treinta y algo Matt se sentía tan acomplejado por su edad, “no permitirse elegir”, ¿de qué estaba hablando? — ¿Es uno de esos trucos de chica para que te halague? Si estás para que hagan fila para esperar por ti —se burló inocentemente. Era clásico, la amiga delgada diciendo que está gorda para que le digan que no lo está. El tipo atractivo diciendo que está viejo para que le digan que está como un tren. Trató entonces de acertar en su edad, cayendo muy cerca. — Ah, viene con el paquete, sanador guapo y adivino —le sonrió.

La verdad no le hacían mucha gracia los nombres de las bebidas. Más que nada porque eran algo desagradables, con esas decoraciones raras. No porque tuviese algo contra la celebración, sino por cierto desagrado natural. Nadie quiere beber algo que se llame “Moco de Troll” o algo. Y si querían, pues eran terriblemente raros. Matt fue quien pidió su bebida de color azul y detuvo a tiempo que le metiesen un ojo. Si se lo ponían, iba a sacarlo expresamente para ponérselo en la bebida del inefable. Suerte que no fue así. No tuvo problemas en oír sobre la bebida del otro, roja que le manchó los labios al beberla, haciéndolo reír.

Sí, me gusta, aunque primero tendría que escucharte tocar para ver con quién hago un trato para tocar como tú, ¿crees que me acepten el alma por tocar bien el saxo? —bromeó con él, como si en serio fuese a hacer un trato con una entidad demoniaca para obtener habilidades musicales, mientras daba un sorbo a su copa. — ¿Entonces te dejo solo para que te encuentre? —volvió a girar el comentario para no darse por aludido, dando un sorbo a su copa antes de acercarse a él cuando Matt tuvo ganas de bailar la siguiente canción.

El ambiente del local no estaba nada mal, había buena música y, sin contar las decoraciones de las bebidas, la verdad es que lo estaba disfrutando. Sin embargo, en cierto momento una idea le cruzó por la mente, tenía una mano apartada, la que tenía la copa para que no hubiese riesgo de que se la tirasen por accidente, pero la otra, con el dorso, la enganchó en el cuello de Matt para bailar un poco más cerca. La verdad es que sólo se entretenía, con una sonrisa en los labios, pasándola bien entre la música y el baile, además de las bebidas.

Notó entonces que, de nuevo, los labios del inefable estaban manchados del rojo del colorante de la bebida, no pudo evitar reír. — ¿Sabes? Me apetece… algo dulce —le susurró aunque fue audible por encima de la música, acercándose a él peligrosamente mientras miraba sus labios y subía a sus ojos. — Debería ir a buscar un caramelo —repuso segundos más tarde, apartándose de aquella alarmante cercanía con su rostro y desviando la mirada para buscar los dichosos dulces por otro sitio sin dejar de bailar.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 21.405
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 893
Puntos : 726
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Katherine MacKade el Miér Nov 08, 2017 11:03 pm

Con Lluna Forman, Circe A. Masbecth , Ian Howells
Interacción con , Lluna Forman, Circe A. Mashbecth e Ian Howells

Parece ser que su compañera de clase estaba de acuerdo en hacer travesuras aquella noche y porsupuesto siendo ella quien había plateado la idea no iba a echarse para atrás. Cuando la otra chica se presentó Kath sonrió levemente a modo de saludo y al mismo tiempo por los comentarios que hacía sobre Lluna —No me habías dicho que eras una coleccionista de penes Lluna, tendré que tener cuidado de ahora en adelante con quien te presento— Le guiñó un ojo a su compañera de clase y entonces miro al chico al que le señalaban las otras dos. La idea de Circe le causo gracia, seguramente el tal Ian iba a cabrearse de sobremanera con ellas, y eso le encantaba.

Asintió cunado le pregunto sobre el tema de improvisar, no tenía demasiado problema con eso, le seguiría el juego que ella le propusiera y teniendo en cuenta que se saltaba la mayoría de las clases inventándose enfermedades y malestares falsos no sería complicado seguir un juego para fastidiar a un tipo ligón. La noche se iba a calentar y eso le gustaba, la felina quería jugar y cuando el gato quiere jugar no hay nadie que consiga pararlo.

Tomo la copa que le tendía la chica que acababa de conocer y le dio un largo trago, pero guardo un poco para su plan. Dejo que Lluna se le acercara para espantar un poco a la chica con la que estaba ligando y entonces Circe entro en acción, la idea le gustaba, iban a joderle un rato o bueno, mucho la verdad, porque el espectáculo conseguiría que las chicas que estaban en la fiesta y que de alguna forma se pudieran fijar en él o lo dejaran por imposible o por un maldito bastardo que juega con las mujeres.

Cuando Circe terminó con su maravilloso espectáculo miró a Kath y ella supo que le tocaba jugar —¿Como que tres años de relación?, eres un cerdo mentiroso, ¡me dijiste que era la única en tu vida!— Se acerco al chico y le tiro en la cara el resto de alcohol que le quedaba en aquella copa y señores y señoras, con esto y un bizcocho hasta mañana las ocho. Seguramente no podría ligar esta noche ni de coña, empapado en alcohol, sucio y con la maravillosa pancarta de "Cerdo ligón mujeriego" en la cara. pero la cosa no iba a parar, Kath aún tenía cosas que decirle a su "novio" actual.

Se cruzó de brazos y le miro furiosa como una verdadera novia celosa y resentida lo haría —¿Estabas con esta y conmigo al mismo tiempo? ¿y con cuantas más? Eres un cerdo y un cretino mentiroso— Se quito un anillo cualquiera que llevaba en la mano, era de latón nada muy importante un simple adorno que encontró un día en una tienda y que lo compro por cuatro duros y entonces lo lanzo a un punto incierto de la habitación —No quiero volver a verte y olvídate de nuestro compromiso Ian— Había aprendido su nombre en aquel momento gracias a Lluna y a Circe y aunque esta escena era de lo más dramática y absurda, por dentro Kath realmente la estaba disfrutando mientras se mordía por dentro el carrillo derecho para no estallar en carcajadas en aquel mismo instante.

avatar
Imagen Personalizada : I ain´t no angel, I never was.
RP : 8
PB : Aurela Skandaj
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 5.550
Lealtad : ¿Quien pregunta?
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 127
Puntos : 81
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5087-katherine-mackade-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5090-katherine-mackade-relaciones#76377 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5091-katherine-mackade-cronologia#76379 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5092-katherine-mackade-baul

Edward Westenberg el Miér Nov 08, 2017 11:47 pm

Ft Danny , la calabaza voladora
mujer animosa, Dylan y Carol.
The wolf boy| themusical ~:


| T R A C K       T W O |
ONE REPUBLIC- GOOD LIFE
PLAY:
Day turns to night,
night turns to whatever we want
We're young enough to say
Oh this has gotta be
the good life


Esta con uno, o dos...y medio vasos de vodka encima. En verdad no sabría decirlo exactamente. ¿Pero es que acaso importaba? . Esta es la extraña noche donde se está permitido andar como quieras disfrazado y que al parecer las travesuras están permitidas si es que no se recibe dulces a cambio. Era noche de descontrol asegurada. Y él, que ya se encontraba en un estado etílico que me tenía en un trance donde sentía unas ganas tremendas de cantarle a la vida, de bailar hasta que me dolieran los pies y querer imperiosamente olvidarlo todo y a todos.

Sí,sí, sí, sí. No empiecen a chillar pepes grillos mentales.  Prometo que sólo por esta noche me entregaré a los placeres del anochecer.  Ya le he prometido a mi hígado que no lo destruiré tanto como la última vez en que Stella había desaparecido. Joder, es que esa mujer ¿nunca parará de tenerlo en una montaña rusa emocional constante?

Quizás no tenía una voz privilegiada, ni mucho menos una coordinación excelente de mis extremidades que fueran envidia de Michael Jackson pero me defendía muy bien. Ok, sí. Viene muy de cerca mi opinión, pero al menos tras sentir las luces de Babylon golpear mi rostro hasta tomar a la más hermosa de todas Danny Maxwell en mis brazos, no he recibido ninguna mala cara por cantar e improvisar un pasitos.  Así que. eso ya habla bien ¿no?

Bueno y  sino...se deberán aguantar.
HOY ESTOY MUSICAAAAAAAAL.
(léase cantando con voz soprano rompe copas golpeandolas con la pared)

-  ¡Bua! Pero... pero...- comence a balbucear haciendo pucheros tras recibir su negada de baile. Jope, que él quería bailar y cantar. Oh... ¿Danny Maxwell se había bebido esa copa de sopetón? Mire a todos lados para ver si alguien más que yo había visto aquello, para luego volver a clavar mi mirada en ella. Sonreí ampliamente al ver su rostro como si acabara de tragarse una taza completa de jugo de limón. - Eh, ¿todo bien? .- le pregunté divertido.  

Y antes de siquiera responder a sus palabras producto de la sorpresa me tomó de la mano y me comenzó a llevar a no sé dónde. A la barra lo más probable. Por mientras yo por mi parte, estoy seguro que en estos precisos momentos estoy teniendo una sonrisa de un nivel de idiotez suprema pero por sentir una felicidad del porte del Titanic y su gemelo perdido al nacer. Joder...es que su querida Danny le estaba invitando a una noche genial. Sí, sé que había dicho que esta noche quería  olvidarme de todo y todos. Pero,  no podía hacerlo si su tejoncita favorita le prometía baile, alcohol y buenísima compañía.  Era algo IMPOSIBLE de negar.

Pero en eso... ¡PLAF! ¡CACHATAM! ¡BOOOM!
Una jodida calabaza chocó contra la rubia cabeza de la tejoncita haciéndonos caer de sopetón al suelo.

Lo primero que hice al caer era ver si la rubia se encontraba bien y al comprobar que sí y tras escuchar su pregunta no pude evitar estallar en una carcajada monumental. Ay, soy el peor. - Perdón, perdón, perdón... - me disculpé aún entre risas.- Sí, tejoncita. Te ha dado una calabaza. - le dije aún en el suelo y sin soltar aún su mano. Joder, que   imagen más conmovedoramente patética nos hemos de ver. Pero también divertida , una muy divertida.  Oh... y perfecta para...CANTAR.

Sometimes there's airplanes I can' t jump out
Sometimes there's bullshit that don't work now,

traduccion:

Algunas veces hay aviones de los que no puedo saltar,
algunas veces hay estupideces que ahora no funcionan,

Comencé a cantarle con una sonrisa encantadora. Mientras me comenzaba a re-incorporar hasta quedar sentado. Como una forma de aligerar el ambiente, y sobre todo volver a verla sonreír.

We are good of stories but please tell me...

traduccion:

somos los buenos de la película, pero por favor dime...

Hice una pequeña pausa dramática y espere que la luz de colores golpeara mi rostro para cantar:

What there is to complain about?
When you're happy like a fool
Let it take you over

TRADUCCIÓN:

¿De qué nos podemos quejar?
Cuando estás feliz como un tonto,
deja que te absorba (se apodere de ti)
.

Le cantó para luego tenderle su mano y cuidadosamente levantarla del suelo y pegarla a mi cuerpo por si se encontrase aún mareada. - ¿Todo bien? .- le pregunté mientras le dedicaba una mirada más de cerca a donde había recibido el golpe.- No se ve nada, solo fue el impacto... - le dije aun mirando el sector para cerciorarme de mis palabras. - ¿Te duele? .- le pregunté.

En eso una mujer nos cogió del brazo y nos llevó a una mesa de ping-pong. Miré a Danny extrañado, para luego volver a mirar a la desconocida quién ahora nos invitaba a un juego de parejas y luego volver hacia mi amiga.- ¿Te animas? o ¿prefieres descansar? .- le pregunté mirándola.

-
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Andrew Garfield.
Edad del pj : 19
Ocupación : Encargado Caldero Chorrea
Pureza de sangre : Mestizo.
Galeones : 10.160
Lealtad : not found.
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 321
Puntos : 206
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3035-relaciones-edward-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg
Edward WestenbergMagos y brujas

Danielle J. Maxwell el Jue Nov 09, 2017 8:00 pm

Con Edward, Caroline y Dylan

¿Pero se lo pueden creer? ¿Una maldita calabaza? ¿Quién es el idiota que se pone a tirar calabazas, pero qué le pasa? Fue una vez en el suelo, cuando me di cuenta de lo que había pasado en mi vida, cuando le tuve que preguntar a Edward si lo que acababa de pasar era real o no. Porque no sé, me acabo de beber una copa entera de algo que no sé qué era, a lo mejor era amoniaco y yo ya estaba aquí alucinando en colores psicodélicos, alguien me pegó un codazo y yo creo que fue una calabaza voladora. ¡Que oye, puede pasar!

Pero no, Edward, tras descojonarse de mí y mi mala suerte, cosa que no le voy a echar en cara porque si llega a ser al revés yo hubiera hecho exactamente lo mismo, me dijo que sí, que efectivamente me había caído una calabaza del techo. La virgen santa, mi suerte debe ser la protagonista de una novela trágico romántica lo mínimo.

Aún en el suelo, Ed volvió a cantar. ¡Pero a este señor qué le pasa hoy! ¿¡Cómo puede estar tan feliz después de descubrir que hay una seria amenaza de calabazas voladoras asesinas en el aire de esta discoteca?! ¡Yo estoy muy preocupada! Ahora en serio, al menos me hizo sonreír, porque lo que es cantar, cantaba de pena y ver sus intenciones al menos funcionaban en que dejase a un lado el hecho de que acababan de atentar contra mi vida con una calabaza.

Cantas de pena, ¿lo sabes, verdad? —pregunté divertida, aceptando su mano para que me ayudase a levantar. —Creo que reconozco la canción, pero tu maravillosa manera de cantar me lo pone muy difícil... —Ironicé divertida, poniéndome finalmente en pie mientras él me sujetaba. Me dolía la cabeza, obvio, pero al menos era un dolor físico exterior y no de esos que te dejan totalmente tirado del agobio. —Estoy bien, gracias —le dije, esbozando una sonrisa. —Ahora no se ve nada, ya verás mañana cuando me salga el chichón. Parecerá que tengo dos cabezas... —Exageré, dejándolo estar. ¿Habría un paraguas por allí? Aunque necesitaría uno de metal, algo así como un paracalabazas.

Fuimos a retomar nuestro camino hacia la barra, pero por el camino una señora nos sujetó y nos llevó a la típica mesa alargada en donde habían varios vasos de a saber qué sustancia alcohólica en ambas partes. Así mismo, a un lado habían unas bolas de ping pong. Sabía qué juego era: el ping pong de borrachos. Salía en todas las películas americanas de universidades. Sí, esas universidades que solo existen en América y el resto del mundo sentimos envidia por ello.

¿Descansar? —pregunté divertida, con un tono de voz que declaraba que no estaba en mis planes descansar de aquí a unas cuantas horas. —Ya descansaremos mi chichón y yo mañana por la mañana... —Dije señalando mi cabeza. —Esta noche es para pasárselo bien, así que vamos a apalizar a esas dos tipas. Confío en tu puntería, ¿eh? —Miré a las otras dos, una rubia y una morena. Morena literal, de piel y de pelo. —Pero no te salvas de mí tan fácilmente. Luego nos bebemos una juntos, en honor al quidditch y las fiestas, que es cuando siempre nos vemos —le dejé bien claro. Lo admito, ahora que había encontrado a Edward, una persona normal, agradable y muy, muy guay de tener a tu lado, ¡no lo iba a dejar escapar!

Cogí una de las pelotas de ping pong y me acerqué a las dos chicas.

¡Es fácil! Tenéis que hacer rebotar la pelota y que caiga dentro de alguno de nuestros vasos. Si cae, nosotros tenemos que bebernos ese vaso de sopetón. Luego nos toca a nosotros y hacemos lo mismo. La primera pareja que consiga que el otro equipo se beba todos los vasos, gana. ¡Sale en todas las películas americanas! —les expliqué divertida. —Solo puede dar un bote la pelota, ¿vale? Empezamos nosotros.

Volví a mi lado de la mesa junto a Edward, lo miré con una sonrisa y luego miré a la mesa. Tiré la pelota al centro de la mesa y, al rebotar, cayó justo en el vaso del centro de los de ella. Alcé la mano para que Edward me chocase los cinco y celebrar la potra que había tenido. ¿Era normal que ya me notase un poco contentilla?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 18.930
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1505
Puntos : 859
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Eva Waldorf el Vie Nov 10, 2017 12:02 am


Hacía días que a Eva le había llegado la invitación para la fiesta de Halloween en la discoteca Babylon.

Se estaba pensando mucho si ir o no, no le apetecía presentarse allí sola sin conocer a nadie, corría el riesgo de sentirse incómoda y aburrirse. Pero entonces resonó en su cabeza la voz de su madre diciéndole lo aburrida y sosa que era teniendo solamente 26 años. Resoplando decidió salir a buscar un vestido y máscara apropiados. Eligió un vestido negro, no demasiado llamativo ni extravagante, no quería llamar la atención. Para contrastar decidió llevar una máscara blanca que tapase hasta la nariz.

Los días pasaron, llegó el momento de arreglarse para ir a la fiesta, pero no encontraba el empuje suficiente, así que se puso una copa mientras de arreglaba, así iba entrando en calor antes de llegar. No sabía si llevar tacones de aguja u optar por algo más cómodo y poder aguantar de pie más tiempo... ¿Qué podía ser mejor? Lo que sí tenía claro era el color de labios que iba a llevar: un rojo sangre muy intenso.

Decidió coger un taxi, le parecía más seguro que aparecerse por la zona. Con muchos nervios se plantó delante de la puerta de la discoteca. La gente no paraba de salir y entrar, todos en grupos y riendo. ¿Dónde se había metido? ¿Por qué no se había quedado en casa? Mascullando fastidiada, enseñó la invitación al vigilante de la puerta y entró.

Era un sitio espectacular, decorado con tal perfección que se quedó con la boca abierta durante un minuto mientras giraba sobre sí misma, contemplándolo todo. Saliendo de su ensimismamiento, Eva decidió ir a la barra para tomar algo, y de paso tener las manos ocupadas.

- Disculpa, ¿me pones un… eh… sangre de unicornio? Mismamente…- Le pidió a un camarero.

Cuando se la dio, se giró y mientras bebía con la pajita, se dedicó a observar todo lo que estaba ocurriendo. No reconocía a nadie, y unos cuantos parecían estar jugando a algo.

Lo cierto es que se sentía un poco fuera de lugar sin saber con quién hablar.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Macarena García
Edad del pj : 27
Ocupación : Trabajadora de El Profeta
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 4.650
Lealtad : Orden
Patronus : Conejo
RP Adicional : ---
Mensajes : 344
Puntos : 114
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4477-eva-waldorf http://www.expectopatronum-rpg.com/t4954-relaciones-eva-waldorf#74916 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4819-cronologia-eva-waldorf#73627 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4881-buzon-de-eva-waldorf
Eva WaldorfMagos y brujas

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 3 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.