Situación Actual
10º-14º // 30 de abril luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Leo L.Mejor PJ ♂
Sam L.Mejor PJ ♀
Denzel S.Mejor User
Ryan G.Mejor roler
Leo y EvaMejor dúo
Beatrice B.Más cotilla
Evans M.Más voluble
Juliette H.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Isle of a flightless birds [Ashanti] FB.

Danielle J. Maxwell el Lun Oct 30, 2017 2:08 pm


2 de septiembre del 2017
20:39 horas

Llevaba nada con la experiencia de estudiar dos carreras... ¡y debía decir que era genial! De hecho, por hereje que sonase, sin duda alguna yo estaba hecha para el mundo muggle. No sólo conectaba mejor con las personas, sino que además me había dado cuenta de que mi elección con esa carrera había sido totalmente acertada, ¿sabéis lo que es madrugar con ganas para ir a clase? Yo tampoco. Madrugar es horrible. ¡Nunca se madruga con ganas! Pero al menos no me despertaba con mala hostia horrible por ir a una clase que no me gusta, lo cual es un punto a favor. Que sí... que pociones es algo tremendamente profundo y divertido, pero si digo la verdad, el ambiente de la sociedad mágica y mi hostilidad con todo lo que lo rodea... no ayuda nada a que encuentre motivación alguna en ello. Además, ya tenía asumido que mi única pasión del mundo mágico (el quidditch) me había abandonado, así que era hora de encontrar otras aspiraciones. Por otra parte... era un tornado de aire libre rodearme de muggles despreocupados en un ambiente tan distinto. Que oye, los muggles podrían tener sus problemas, pero al menos no estaban siendo oprimidos por una fuerza superior malévola que quiere ver a todo el mundo sublevado. Eso era un plus.

Me había conseguido integrar en un grupo de amigos de mi misma clase. Bueno, en realidad no eran todos de mi misma clase. Theo, Marina y Hayley sí lo eran, pero Shelby, aunque siguiese estando en medio del mundo del cine, había optado por un máster de animación 3D, puesto que era una auténtica fanática del cine de animación. Nos habíamos conocido todos en una conferencia que hacía nuestra universidad a mitad de agosto, por lo que al conectar y darnos cuenta de que estudiaríamos lo mismo, intercambiamos contacto y... aquí estamos.

No sabía de dónde había sacado mis dotes sociales, pero ya llevaba quedando con ellos varias veces y habíamos conectado de una manera increíble. Hasta la más antipática de todas al final tenía su corazoncito y sólo hacía falta pasar un poco su coraza de persona dura para que fuese una persona normal. ¿Ves? Podía entender que una persona fuese un poco antipática y distante pero que con amor se ablandase, ¿pero en el mundo mágico? Tío, ahí todo el mundo o parecía tener un palo metido por el culo o no. No había puto término medio. Si es que el mundo mágico es demasiado complicado. La magia nos vuelve gilipollas a todos.

Ese día en concreto habíamos quedado para ir a cenar por el cumpleaños de Hayley. Ella era mucho de comida japonesa, por lo que habíamos quedado en el famoso barrio de chinatown, en donde había de todo tipo de restaurante japoneses. Así que decidí comportarme como una muggle de los pies a la cabeza —y porque sinceramente, me daba cosita aparecerme en algún lugar que no conozco y que solo llegue un pie— y cogí el metro, parándome en Leicester Square que era de las paradas más cerca que habían. Iba a ir directamente a donde habíamos quedado, pero nada más aparecer en Leicester Square vi la gran tienda de m&m y... claro...

Diez minutos después, me encontraba caminando hacia el punto de control con una bolsa enorme de m&m en mi mochilita. Ya tanto Theo, Shelby como Marina se encontraban en el punto de control, es decir, una farola. Ya sabéis que cuando alguien queda en una calle en específica, luego tiene que improvisar el punto central y ellos habían decidido que esa farola era perfecta para su cometido. Me acerqué a ellos con una sonrisa.

¡Danny! —saludó contenta Shelby, abrazándome. —¿Hacía cuánto que no nos veíamos? —preguntó al separarse.

No hace tanto, exagerada. —Le dijo Theo a Shelby. —O será yo que la veo todos los días y ya me cansa —dijo Theo cariñosamente, revolviéndome el pelo. Mi pelo era tan rebelde e impeinable (#concepto) que me daba un poco igual. A él le saludé chocando los puños suavemente. —Me mola tu suéter. —Y justo en ese momento, al sentir que mi pelo no tenía lugar en este mundo, saqué la gorra de mi mochilita y me la puse hacia atrás. —Y la gorra. —Yo sonreí alzando ambas cejas. Tenía puesto un suéter de batman, mientras que la gorra era de Star Wars.

Gracias, gracias. Hola Marina —dije finalmente, mirando a la pelirroja por último lugar y dándole el saludo más impersonal de todos: dos besos en la cara. —¿Estás mejor? —pregunté, ya que llevaba sin ir a clase un par de días por estar con gripe.

Sí sí, mucho mejor. Eso sí, estoy drogada, si hoy parezco simpática es porque los antibióticos sacan lo mejor de mí —consiguió bromear.

Deberías tomar antibióticos más a menudo entonces —dijo Shelby divertida. Ella misma miró el reloj de su muñeca, chasqueando la lengua con fingida molestia. —Hayley llega siempre tarde, como siempre —dijo, abrazándose a un brazo de Theo.

Estos blanquitos siempre creyendo que pueden hacernos esperar... —Theo era mucho de comprar razas, pero con un tono totalmente divertido y sin ningún tipo de racismo de por medio. —Yo lo tengo claro. ¿Por qué crees que salgo con Shelby? Porque es una buena negra y así tendremos buenos negritos y seremos la raza superior. Creedme. —Nos señaló a Marina y a mí con diversión mientras que Shelby le pegaba en el hombro.

¿Así que sólo porque soy negra? Bien bien...

Continuamos hablando, sobre todo porque sin Hayley no podíamos elegir lugar en el que cenar —ya que elige ella porque es la cumpleañera— y teníamos que esperarla.


PNJs:

Hayley

Color diálogo: #ff99ff. 20 años. Muggle, de 'alta cuna' pero le encanta no demostrarlo. Risueña, jovial y sociable. Es la que más ha integrado a Danny en 'la pandilla'. Tiene pareja, pero Danny no la conoce.


Marina

Color diálogo: #af5858. 19 años. Oscura, seria y muy irónica. Le encanta meter fuego a las conversaciones para ver el mundo arder. Todo el mundo le tiene cariño pero no se sabe por qué, ya que es un poco bicho raro. Danny cree que está soltera, pero en verdad no lo sabe.


Theo

Color diálogo: #3399cc. 20 años. Friki, muy divertido y bromista. Es con quien mejor se lleva Danny desde un principio y es su compañero con el que más trato tiene, además de su compañero de trabajo de confianza. Es novio de Shelby desde hace dos años.


Shelby

Color diálogo: #9999ff. 19 años. Mejor amiga de Hayley. Alocada, corta rollos con Marina y muy, muy cariñosa con todo el mundo. Es de esas personas que si por ellas fuera, estarían abrazando todo el rato. Está super enamorada de Theo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 28.711
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1388
Puntos : 777
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

S. Ashanti Button el Mar Oct 31, 2017 5:06 am

El mundo muggle era otro universo. Uno más tolerante que en aquel donde creció, con sus pro y contra, claro. Cabe destacar que no conocía del todo los dilemas de este lado del charco.  Sin embargo creía qué, podría vivir cómodamente entre estás personas. Adaptarse a su sistema. Trabajar, al menos ya sabía lo que esa palabra significaba. Era duro, sí —mucho más cuándo no tienes profesión o un oficio—; pero lo prefería, a estar bajo tierra día con día, en el refugio. Entre los muggles corría tanto riesgo cómo en su propio mundo. Cualquiera que tenga contacto con el mundo mágico y la reconozca, podía ponerse en contacto con el gobierno y acabar de inmediato con aquel espectro de libertad que disfrutaba ahora. Y a pesar del peligro, la castaña no permitía que el miedo la detenga ¿Qué era demasiado cabezota y debería cuidarse más? Tal vez ¿Qué debería quedarse encerrada en el refugio por su seguridad? Quizás ¿Pero acaso a alguien le importaba lo que le pase realmente, luego de todo lo que vivió y la convirtió en fugitiva? No, ella no lo creía. Así qué, saldría, viviría y gozaría, porqué... Solo tenía una vida. Ésta vida. Y no estaría bajo tierra, para verla pasar de manera pasiva, hasta que la situación del mundo mágico mejore, si es que alguna vez lo hace, al menos mientras El señor tenebroso aún viva. Ella haría algo; pelearía para mantener su libertad mientras pueda, así muera en el intento.

Por ello se hizo cada vez más afín al mundo muggle. A su cultura, sus tradiciones; claro qué, aprender todo lo que necesitaba llevaría tiempo y lo poco o mucho que sabia hasta ahora, seguía sin ser suficiente para comprender realmente el modo de vida de estas personas. Es que ¿Cómo se puede viví sin magia? Estaba claro que solo ellos lo sabían y quizás si ella aprendía, podría trabajar muy duro, aprender un oficio, reunir dinero y alejarse de Gran Bretaña, dejar todo lo que conoce para empezar en otro lugar, América quizás... Pero lo más lejos posible de Europa.

Supuso que para entender realmente a los muggles, debería convivir con ellos de manera más íntima. Por lo qué a principios de año 2017, se decantaba por escuchar su música, leer sus novelas, y rápidamente se vició con los videojuegos y el cine. A mediados de Mayo, frecuentaba discotecas y bares y en Junio, sin preverlo, se intereso en la primera chica muggle...

••★••

2 de Junio del 2017


Una mañana cómo cualquier otra de la semana; Ash había salido a recorrerla ciudad. Conoció a Hayley en la cola de espera para comprar en una de las muchas cafeterías de Starbucks en Londres. Habían conectado inmediatamente luego de que comenzaran a discutir sobre el café. La castaña aborrecía tal olor, pero le encantaba la comida del lugar, que además era económica y dado que sus finanzas habían dado un vuelco de 360°, ya no podía permitirse ir a comer langosta en un fino restaurante. La rubia por su parte, adoraba el café de ésta tienda y no comprendía cómo había alguien que ni siquiera soporte el olor.

Luego de haber comprado y pagado, acabaron sentándose juntas. Hablaron de cada cosa que se les hubiera ocurrido y sin darse cuenta perdieron casi toda la mañana en ello. Hayley le había propuesto intercambiar números, pero Ash le pidió su dirección y le dijo que le enviaría una carta. La rubia jamás imaginó qué la castaña acabaría por enviarle una lechuza una semana más tarde... Desde entonces, Xaxus —la lechuza de Ash—, se encargó de mantener comunicadas a las chicas. Con el paso de las semanas se hicieron más cercanas y justo ahora, tenían una relación, al menos la rubia lo asumía así ¿Eso debes suponer luego de un mes de sexo, no?

••★••

2 de Septiembre del 2017
20:50 Horas
~•De camino al "punto de control" dónde esperan los amigos de Hayley•~

Por ser el cumpleaños de la rubia y estar «celebrando» tres meses de haberse conocido. Ashanti invito a Hayley a pasar el día juntas. Estuvieron recorriendo Londres en taxi —La rubia había ofrecido ir en su hermosos auto; un deportivo Ferrari California 2017. Pero Ash se mostro totalmente negada a pasear en ese coche, pues no se sentiría cómoda, ya que quería contar con lo que ella podía ofrecer que en realidad no era demasiado.—, visitaron el Golden Eye —pero no subieron puesto que la castaña le teme a las alturas—, comieron en Starbucks; pasaron por una librería —Hayley compró varios libros a la castaña— y al final se fueron a un parque temático dónde Ash, hizo uso de la magia —de manera disimulada—, para ganar un zorro ártico de felpa —en tamaño real— para la chica. La verdad se lo había pasado bien.

Alrededor de las ocho de la noche, la rubia casi pasó por alto su quedada con algunos amigos;  invita a Ash para que le acompañe y de paso llevarle a conocer por fin a sus compañeros de la universidad. Ambas caminaban hacia el punto de encuentro, luego que un taxi las dejase unos metros atrás. La castaña llevaba — atado en la muñeca izquierda; gracias a Hayley— un globo de helio en forma de Minion que la rubia había ganado en algún juego en el parque y entre las manos, tres libros de portada dura. La rubia por su parte llevaba abrazado al zorro. Ambas conversan mientras caminan.

¿Dije algo gracioso?

¿No te parece gracioso que le hubieras dicho a tus amigos que soy una entrenadora de aves?

¿Y no es verdad?— Alza una ceja con un atisbo de sonrisa en los labios. —¿Debería haber pensado otra cosa? Es que no me explico de qué otra manera, puedes tener una lechuza que entregue cartas...

¿No se te ocurrió que pude haberla comprado y que ya estuviera entrenada?

¿Y supongo qué vino con GPS para no perderse de camino a mi casa?— Inquiere con una sonrisa.

¿Tiene qué cosa?– Vaya que la castaña aún era bastante ignorante del mundo muggle.

Cariño ¿De qué pueblo saliste que no conoces un GPS?— Dijo divertida la rubia.

Oh, vaya ¿Jugamos a ver quién es más ignorante?– Le reta sonriendo.

¿Entonces si vienes de un pueblo?

¿Eso te parece, chica muggle?–  

¿Chica muggle?

Ash se ríe de la inocencia de la rubia y casi antes de llegar a encontrarse con los demás chicos, toma a Hayle del mentón y le roba un beso.

¿No me dirás lo que significa?

No es importante. Mira, por allá te hacen señas...– Ash levanta su mano y saluda, cómo si fuese con ella.

••★••

Lo sé, es algo tarde.— Dijo la rubia mirando a sus amigos. —Ash; ellos son; Theo, Shelby, Marina y nuestra más reciente adquisición: Danny.— La rubia sonríe y luego de observar a la castaña vuelve a centrar la mirada en los demás. —Chicos, ella es Ash; mi novia.

«Novia...» Aquella palabra hizo eco en la cabeza de la castaña. Nunca se había atrevido a darle un calificativo a su papel relación. Esto realmente le tomaba por sorpresa, pero no quiso contradecir a la rubia, quizás era su culpa ésta situación, por no haber puesto clara a Hayley sobre lo que realmente había entre ellas ¿Qué era? ¿Sexo desenfrenado? Ahora si estaba jodida.

La castaña sonríe fingiendo naturalidad. —Ashanti. Es un placer conocerlos.– Dice a modo de saludo y les estrecha la mano a cada uno de ellos. —Lamento la demora. No fue su culpa. Yo la entretuve un poco.– Se disculpa.

Vamos; la comida japonesa espera...

Ash deja que Hayley se adelante un poco con sus amigos. Parece que hablaban sobre el zorro. La verdad ni siquiera presta atencion. La castaña se quedó al final caminando en último lugar. Se sentía un poco incomoda al haber sido presentada cómo novia de Hayley, no por vergüenza o algo. Sino porqué de algún modo se sintió propiedad de la chica, y la última persona que la hicieron sentir así; —cómo si su vida y la ajena estaban destinadas a ir en la misma dirección — le había traicionado vilmente. "Joder conciencia ¿En serio? ¡Haces que la recuerde ahora!" Pensó un poco molesta. Tenía que ocupar su mente rápido. —Hey, Dan...– Llamó a la chica, se adelanta unos pasos. No se fijó muy bien y acabó chocando contra ella. Gracias a su agilidad, aferra a la joven contra su cuerpo, para evitarle una caida, aunque los libros acaban en el suelo. Se queda mirando fijamente a la rubia y el maldito recuerdo de Circe se le retuerse en el pensamiento. Se apresura a hablar —Lo lamento. ¿Estás bien? ...– Se disculpa y suelta a la contraria para agacharse a recoger los libros. —Iba tan distraída cuál muggle. Estaba por preguntar si haces la misma carrera que Hayley.– Agrega para finalizar su frase. Cómo sea tenía que entretener a su mente o esa noche terminaría por ser el troll de la velada.

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Magdalena Zalejska
Edad del pj : 19
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 2.150
Lealtad : Orden del fenix
Patronus : ~•~
RP Adicional : 000
Mensajes : 114
Puntos : 85
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t5169-ashoships-suena-a-estornudo#77019 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5021-ash-button-o-crono#75591 http://www.expectopatronum-rpg.com/

Danielle J. Maxwell el Vie Nov 03, 2017 1:42 am

¿Entonces crees que los negros son la raza superior?

¿No nos has visto? Somos más guapos. Somos más rápido. Somos más fuertes, más altos, tenemos mejor complexión. Y encima nos quemamos menos al sol porque somos más oscuros. ¡Si es que son todos ventajas! —Se carcajeó Theo. —¿Ustedes los blanquitos qué tenéis, eh?

¿El control del mundo? —pregunté divertidísima con ganas de picar a mi amigo. —Obama fue un caso aislado, pero los negros no tenéis maneras políticas. —Estaba de super broma. ¡Al final yo era racista! Pero ya que él fingía ser racista, yo también fingía serlo. —Si queréis quitarnos el control del mundo tendrá que ser en patarrabos, con palos y piedras, ¿no es así como os movéis en África? —Le piqué con una sonrisa malévola. Theo se llevó la mano al pecho con fingida indignación.

Marina, contra todo pronóstico, se unió a mi causa.

Eso es verdad. Los negros estás sobrevalorados físicamente, pero intelectualmente no tenéis nada que hacer con los blanquitos. Además, somos mayoría en el mundo. La raza aria será eterna. —Y lo decía la pelirroja.

Pero Shelby, negra mía, ayúdame a defendernos —dijo Theo mirando a su novia.

Me has dicho que me quieres solo por negra, ¿y encima quieres que te apoye? ¡Búscate a otra negra! —Se quejó divertida.

Yo me partí a carcajada limpia mientras me apoyaba en la farola a la espera de que llegase Hayley. Yo me había incorporado recientemente al grupo y la 'continúa' tardanza de Hayley bien poco me importaba, además de que normalmente, si estoy en compañía, me importa cero tener que esperar por alguien. Lo que me molesta es que me hagan esperar cuando estoy sola, pues estoy literalmente perdiendo el tiempo, ¿pero así? Me estoy riendo, estoy en compañía y... perder el tiempo en mi lenguaje es algo terriblemente distinto. Yo me aparté un poco de la conversación racista, pero Marina seguía ahí picando a Theo una y otra vez con sus argumentos de negros. Se ve que a la antipática le gustaba mucho el humor negro y eso de hablar de negros —válgase la redundancia— le daba la vida.

Pero no tardaron demasiado más en llegar, tanto Hayley como su compañía. Las saludamos de lejos y al llegar justo frente a nosotros, nos presentó a su novia. En un principio su cara me pareció la típica cara que dices: 'vaya, tiene una cara como muy típica', pero que entre más la vez, más te das cuenta de que no hay putas caras típicas, sino que de algo conoces a esa chica. Y claro, teniendo en cuenta que los carteles de los fugitivos están en todo el mundo mágico, seguramente la cara de aquella chica se hubiese metido en mi mente sin haberlo siquiera pensado y ahora la reconocía y no sabía de qué.

Le tendí la mano con naturalidad y una sonrisa, aunque en mi mente hubiera una Danny haciendo investigaciones de relaciones sociales para ver de qué me sonaba. Obviamente esa Danny fracasó en el intento.

No pasa nada —dije yo en nombre de todos porque me daba apuro que la pobre chica se disculpase. ¡Si era Hayley la que siempre llegaba tarde!

Es culpa de Hayley, cariño, siempre es culpa de Hayley. ¡Un placer conocerte al fin! Me había hablado de ti pero nunca te traía para conocerte... —dijo Shelby con cariño a Ashanti.

Pero todos, siendo liderados por Hayley, comenzamos a caminar en dirección al japonés. Yo, sin haberlo pensado demasiado, me quedé un poco atrás a un lateral y Ashanti se acercó para socializar conmigo. Aunque claro o tenía muchas ganas de socializar conmigo y quiso comprobar que era de carne y hueso antes, o había sufrido la típica humillación por bordillo descolocado y de un traspié por casi nos caemos las dos al suelo. Por suerte —y porque ella tenía unos reflejos de gato que yo no tengo—, lo que cayó al suelo fueron los libros y no nosotras.

Sí, sí —dije riéndome por la situación tan divertida. —No pasa nada.

¿Y os podéis creer que estoy tan acostumbrada a vivir con magos y con muggles en mi día a día, que ni me di cuenta de que aquella chica me acababa de soltar una palabra mágica en medio de una reunión llena de muggles? O sea, yo ya he dicho que a mí las cosas obvias no se me dan nada bien. Me agaché tranquilamente con ella a ayudarle a recoger los libros y, con un par ya, me levanté para dárselos.

Sí, estudio con ella. Bueno los tres: Theo y Marina también. Aunque ellos ya se conocían de hace tiempo por el ciclo previo o no sé qué rollo que tuvieron que hacer antes de entrar o algo así. —Me encogí de hombros sin mucha idea en burocracia de estudios no mágicos. —Yo me acoplé al grupo gracias a Hayley, es super simpática. Creo que al verme entrar a clase la primera vez le di pena o algo —bromeé.

Me di cuenta de que la pobre chica iba toda cargada, por lo que cuando le fui a tender sus libros, le hice una señal de que yo se los llevaba; no me costaba nada. Nos pusimos a caminar detrás del resto y aunque quizás era meterme un poco en cosas privadas, le iba a devolver la pregunta no formulada de 'cómo conociste a nuestro enlace'.

¿Y ustedes cómo se conocieron? —pregunté.

A unos diez metros se veía a Hayley en la puerta de un japonés haciéndonos señas de que era ahí. Yo alcé el dedo gordo de mi mano para darle a entender que nos habíamos dado cuenta.


El lugar era tremendamente pequeño, de estos lugares en donde hace un calor horrible, parece agobiante y en donde los chinos —o japoneses, son todos iguales— pasaban rápidamente de un lado a otro como si el diablo les estuviese todo el rato con un mechero en el culo. Entré la primera y caminé hacia el interior buscando el lugar en dónde se habían sentado todos. Era una mesa redonda y justo quedaban dos asientos libres consecutivos al lado de Theo y Hayley, por lo que yo me senté al lado de Theo, obviamente. Quién me viese a mí en medio de las dos tortolitos. Sólo me faltaría coger un candelabro, un violín y ser la sujeta velas profesional.

Shelby, Hayley y Theo comenzaron a discutir sobre qué hacer después. Marina de vez en cuando decía algo, aunque todo el mundo la ignoraba porque era como la estrellita y ella se apuntaba a todo. A mí también me daba igual, aunque evidentemente la idea de la fiesta era lo que menos me emocionaba porque beber... méh. No obstante, como ni Ash ni yo parecíamos con muchas ganas de meternos en esa conversación, la miré para captar su atención y no quedarnos las dos como idiotas espectadoras.

Dejémosles discutir y fíjate en Shelby, siempre que discute le sale la voz más aguda en un intento de romper la barrera del sonido y es super gracioso. —Le susurré con inocente diversión mirando a Shelby, aunque luego la miré a ella y hablé ya en tono normal. —¿Y tú qué? ¿Qué prefieres? ¿Concierto, fiesta o recreativos? —Eso último es super muggle, pensé. Y entonces se me activó —con evidente retraso, obviamente— la neurona destinada a ver las evidencias más obvias del universo. —Espera. —De repente me cambió la cara y fruncí el ceño. —¿Antes dijiste muggle? —Y, sin querer, lo dije más alto de lo que me hubiera gustado, tanto que Hayley me escuchó y me miró.

¡Muggle, dichosa la palabrita! ¿Tú sabes lo que es, Danny? ¡No para de decirla todo el rato y no me quiere decir que significa! —Con el dedo índice picó el costado de Ash, 'enfadada' por el vacile.

Yo me quedé con cara de patata retrasada en un intento de inventarme algo ingenioso.

Es... una raza de... un juego de playstation que se llama... La Gárgola Mágica Futurista. —Miré de reojo a Ash. ¿He dicho ya que mentir se me da genial? Me remito a las pruebas. Sentí que mi mentira era muy obvia, por lo que quise arreglar mi estropicio. —Va de una Gárgola que es mágica y viene del futuro... —Carraspeé. Mejor me callo.

OFF:
Yo llevo a Hayley sin problemas :3

Y no te preocupes por la longitud de los post. ¡Tú escribe todo lo que te salga que yo me adapto a lo que sea!  <3
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 28.711
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1388
Puntos : 777
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

S. Ashanti Button el Dom Nov 05, 2017 3:25 am

••★••


Ash se sintió halagada al escuchar que Danielle se expresaba de esa manera de Hayley. —No creo que hubiera sido pena. Hayley tiene talento para ver lo bueno de la gente, así que algo especial debes tener.– Comenta mientras recoge el libro del suelo y sacude un poco la portada.

Una mañana del pasado Julio en Starbucks.– Responde la pregunta, sin dejar espacios para agregar detalles, al tiempo que se pone en pie y agradece que la contraria se ofrezca ayudarle con los otros libros. No era raro que Ash fuese tan cortante, aunque usaba un tono amable en la voz. Se había vuelto más reservada que de costumbre luego que se convirtió en fugitiva; y tenía sus razones.

Sin embargo, ese afán por no querer dar detalles de su vida o lo que ocurre en ella; le había traído algunas discusiones con Hayley. Incluso hace algunos días habían peleado por esa misma razón, igualmente Ash se las arreglaba para salir del pleito y solucionar las diferencias sobre la cama. Aunque estaba segura que en algún momento eso no sería suficiente. Esperaba no tener ninguna discrepancia con los amigos de su chica, por aplicar su actitud cortante si en algún momento se atreven a pisar los límites que ella hubiera dibujado alrededor de su vida.

••★••


Ya dentro del local se sentó entre Dan y su novia. Se preguntó si el calor que hacía era normal o se debía a la tensión a la que está sometida por ser vista por todos cómo la pareja oficial de Hayley. Miró a su alrededor y observó con cierto interés a los mesoneros moverse rápidamente de un lugar a otro. No solía visitar locales muggles de comida  y quedarse a disfrutar del entorno, más que en Starbucks; esto realmente era nuevo y gracioso.

Presta atención a Dan y seguido se fija en Shelby; ríe por lo bajo, mientras Hayley y los demás decidían que hacer luego de comer. —Yo iría directo a la cama...– Dijo con sinceridad. Seguía abrumada y por el momento deseaba estar en el refugio, meditando junto al PSP, cómo aclararle las cosas a la rubia. Al poco tiempo nota que estaba siendo una agua fiestas en potencia. —Pero no me niego a ver una película.– ¿Película? ¿Y dónde quedo la Ash super fiestera? Vale, fue lo primero que se le vino a la mente, realmente necesita su espacio, pero no quiere ponerse en mal rollo en el cumpleaños de Hayley "No lo merece..." Pensó tomando una honda respiración. Iba a proponer algo más, pero, Dan hace los honores para desatar la presión de la cumpleañera, quien le pica las costillas y la castaña le golpea la mano. Vamos, solo fue una palmadita, en plan: ¡Deja eso!

Espera ... "¿Danielle sabe el significado de muggle?" Traga grueso. Había convivido tan seguido entre la ignorancia muggle, que soltar palabras mágicas no era de mayor importancia para ellos. A lo sumo hasta podía parecerles gracioso lo que la castaña decía —o algo frustrante, si eras Hayley—. Pero ninguno se había interesado —hasta ahora— por algún termino mágico que Ash hubiera dicho.

Es un alucinógeno...– Se apresuro a decir, en el mismo instante qué, Dan decía que era una raza de un video juego. ¿Se podía cagar más la situación? Sí, claro que se pudo... Ash había cerrado la boca y ahora Dan intentaba arreglar las cosas. La castaña le miró; "Pero... ¿Qué dices?"

Entonces, se van a poner de acuerdo... ¿Es droga o juego de Vídeo?— Pregunta la pelirroja.

Marina ¿No es con eso con lo que te medicaste hoy?— Comenta al tiempo que codea suavemente a Shelby, para fastidiar un poco a la pelirroja.  —Igual me suena a que no lo he jugado. Hey, Danny ¿Es un videojuego para blanquitos o qué?—  Bromea el moreno.

"Perfecto... Ahora la mayoría se ve interesada en el tema." Se muerde el labio inferior —aunque rápidamente lo suelta—, una clara señal —almenos para Hayley— de que oculta algo. ¿Qué podía hacer ahora? —Es un juego... Uno muy malo. Un grupo mínimo de gárgolas; tiene la misión de proteger a los muggles; que son solo humanos sin chiste, cómo ustedes. Digo, nosotros; pero eso significa que debe enfrentar a su propia raza. Gárgolas hijas de puta que no desean qué en el universo exista otra raza, más que la propia. Entonces, vas cumpliendo misiones, matando gárgolas, salvando muggles en peligro y si tienes suerte, no mueres en el intento...– ¿Eso sonaba aburrido? Ojalá que sí. Tenía que apoyar a Dan y responder la pregunta de la pelirroja, al tiempo esperaba que pudiese calmar el 'enfado' de Hayley y persuadir a Theo de no interesarse más en el juego. —¡Eh, camarero!– Dice Ash al ver a uno de los mesoneros y gracias a Merlín, pues necesitaba salir del tema anterior. —¿Qué quieres ordenar, quinceañera?– Pregunta mirando a Hayley —molestandole con la edad, pues a pesar de ser mayor, por un año; a veces suele ser infantil—, al tiempo que se acerca y le deja un beso en la mejilla, muy cerca de la comisura izquierda de los labios ajenos. El camarero espera las ordenes de los jóvenes.

¿Hay algo que no tenga colores amarillos o naranjas?– Pregunta con disimulo, acercandose un poco a Danielle. No queria hacerle el feo a la comida japonesa —la cuál no conocía—, pero no está en sus planes comer algo que de fuese a caer mal. —Por cierto... ¿Conoces el verdadero significado de Muggle?– Le pregunta fingiendo desinterés en el asunto, bajando un poco más la voz. Debía tantear a la chica. No fuera a meter la pata y crear un caos. Igual no creía que Danielle fuera alguna xenófoba del mundo mágico, sino ¿Por qué estaría entre muggles?

Luego de que la mayoría pida sus ordenes, el mesonero se va y Ash tiene intuye qué, por su bien, mejor ni come. Se mantiene en silencio observando a los presentes, para luego ocuparse en desatar el globo que trae atado en la muñeca y se lo ata a Dan en el antebrazo. —Cuida del pequeño Ashley, ya que eres su tía.– La molesta un poco. Mira a los presentes. —Entonces ¿Cuál crees que debe ser el plan luego de comer, Shelby? Te lo pregunto porqué pareces la más amable de todos...– Bromea, poniendo de su parte, para integrarse a los chicos.

Hayley ¿Tus padres no estarían fuera por varios días?— Comenta la pelirroja cómo quién recién recuerda algo.

¡Santo Dios de todos los negros! Marina... ¿Estás insinuando que debemos hacer una fiesta, dónde Hayley?— Theo muestra una exagerada y fingida sorpresa. Rodea los hombros de Shelby con un brazo y la mira con seriedad. —Negra, por favor, recuerdame comprar más antibióticos muggles para Marina. Esa buena hostia le tiene que durar hasta final de mes.— Bromea y mira a Danielle y Hayley. —¿Fiesta en la piscina o'qué?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Magdalena Zalejska
Edad del pj : 19
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 2.150
Lealtad : Orden del fenix
Patronus : ~•~
RP Adicional : 000
Mensajes : 114
Puntos : 85
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t5169-ashoships-suena-a-estornudo#77019 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5021-ash-button-o-crono#75591 http://www.expectopatronum-rpg.com/

Danielle J. Maxwell el Jue Nov 09, 2017 7:58 pm

Era curioso, pero conmigo o eras borde nivel arpía o para mí eras una persona genial. Estaba tan acostumbrada a tratar con personas bordes de verdad que intentan dejar hasta el más mínimo pedacito de ti en el cubo de la basura, que un tono cortante en boca de una persona aparentemente simpática, ya ni lo notaba. De hecho, ni noté el hecho de que Ashanti no quería decir más sobre cómo conoció a Hayley, sino que para mí su respuesta más que suficiente. Al fin y al cabo era lo que le había preguntado, ¿no?

Lo verdaderamente incómodo fue como, después de un retraso totalmente inesperado por mi parte, caí en la cuenta de que aquella chica sabía más de lo que aparentemente sabía. ¿Muggle? ¿Qué clase de muggle utiliza esa palabra? ¡Ninguno! Y claro, preguntar por eso fue fatal, ya que no solo nos metimos en un marrón, sino que además captamos la atención de todos en un tema que evidentemente no sabíamos defender frente a muggles. Y claro... el hecho de que cada una dijésemos una cosa diferente fue todavía peor para lo que teníamos delante, pero al menos me había dejado claro que ambas intentábamos ocultar su verdadero significado por algo. Cuando Ash comenzó a explicar el supuesto juego, me llevé la mano a la cara mientras me reía... ¡no se había currado nada el argumento! ¡Yo ya me estaba imaginando gárgolas sobre naves espaciales parecidas a los TIE-X, haciendo explotar planetas! Pero claro, yo debía de apoyarla.

Sí, es eso. La verdad es que es un argumento un poco aburrido pero la jugabilidad es de diez. Un día jugamos, Theo —dije para aumentar la credibilidad, aunque obviamente nunca iba a jugar con él.

Tiene pinta de ser una bazofia, no cuentes conmigo —dijo Theo elevando la mano en señal de 'a mi no me jodas con esas mierdas de juegos vintage'. ¡Y pan comido! Ya nadie se interesaría por esa mierda de juego.

Por su parte, Ash llamó al camarero para que así todos tuviesen que prestar atención a la comida, lo cual era mil veces más interesante que cualquier otra cosa relacionadas con gárgolas y muggles que, obviamente, ellos no entendían. Yo hice lo propio y cogí la carta para mirar, mientras los demás continuaban hablando.

Oh, ¿qué te crees aquí, fósil de dinosaurio? —preguntó Hayley divertida cuando Ash la llamó quinceañera. —Pues no sé... me gusta mucho el sushi, así que creo que voy a tirar por eso. Puedo compartir contigo, si quieres... —añadió cariñosamente con una sonrisa. Hayley siempre parecía que estaba alegre con esa risueña sonrisa que poseía en el rostro.

Yo por mi parte ya sabía que pedirme, para cuando Ashanti se acercó a mí con desconfianza por la comida japonesa, solté un bufido divertido al escucharla, pasándole la carta que tenía entre mis manos en donde habían imágenes de las carnes. Yo es que soy muy carnívora, ¿vale? Que el sushi se vaya para la pinga, a mí que me pongan pollo, ternera o lo que sea, ¡pero carne y bien hecha! A mi eso de que me sirvan las cosas crudas me parece una mariconada.

Hay pollo, eso es marrón. O rojo. Y ternera también. Todas las carnes suelen estar muy ricas, menos la agridulce, ewwww... esa es horrible... —Le dije mi perspectiva del asunto. —Yo es que vengo a un japonés a probar carnes con especias y eso, porque odio el sushi.

Hereje... —comentó Theo al escucharme desde su posición. Yo le miré de reojo, dándole un codazo.

Entonces es cuando me llega la pregunta de Ash, preguntándome por el verdadero significado de muggle. ¿Debía decirle que sí? ¿O mejor me lo guardo y me sigo haciendo la retrasada? La verdad es que se me da bien hacerme la retrasada con estas neuronas de mierda que tengo.

Pues... supongo que sí. No creo que ningún muggle como tal sepa el significado de muggle ni se ponga cual gelatina retrasada cuando le preguntan por el mismo —confesé, encogiéndome ligeramente de hombros frente a la cruda realidad. —Y supongo que por tu apoyo en mi estúpido intento de ocultar su significado, tú también lo sabes. —Todos en la mesa ya estaban ordenando sus cosas, por lo que nadie prestaba atención a la conversación entre nosotras. —Aunque lo importante aquí es... ¿eres muggle o no?

Finalmente ordenamos ordené yo también y, cuando ya todos volvíamos a ser un grupo en el que tenemos que hablar en grupo, sacaron de nuevo el tema de qué hacer después de comer. La verdad es que yo me quedé un poco en un segundo plano en la conversación, primero porque me daba igual lo que eligiesen y segundo porque me había entretenido con el globo que Ash me ató al antebrazo. Sí, soy muy simple. A mí me das un globo y me convierto en una persona con la capacidad de atención de una niña de tres años.

Obviamente soy la más amable de todos, ¡gracias por darte cuenta! —dijo Shelby divertida. —Yo creo que deberíamos irnos de fiesta, pero Theo es un niño de dos años y quiere ir a los recreativos. Y la cumpleañeras quiere ir al concierto.

Theo fingió meterse el dedo en la nariz y pegárselo a Shelby en el hombro.

¿Yo dos años? —Se volvió a meter el dedo en el otro orificio de la nariz. Yo me partí de risa con eso.

A ver a mí no me importa ir a otra cosa, si nos ponemos de acuerdo...

Pero Marina hizo acto de presencia con su super idea, haciendo que todos la mirasen sorprendidos por su capacidad para hacer planes sociales sin ser la asocial del grupo. La primera reacción en hacerse notar fue la de Theo, como de costumbre, haciendo que al menos yo me riese. En serio, ¿cómo era posible no reírse con este niño? Para mí era una fábrica de chistes malos capaces de hacer que me doliese la barriga de la risa.

Cuando Theo me mira a mí, me encojo de hombros sonriente y miro a Hayley también. De repente, todos mirábamos a la cumpleañera como si esa idea fuese sin duda la unánime.

Podríamos tener fiesta nocturna en la piscina, aunque hará un poco de frío —contestó.

¡No pasa nada! Compramos alcohol y así entramos en calor, como si eso fuese un problema. Pero Marina no bebe, que luego el alcohol hace efecto con el antibiótico y la vuelve otra vez un muermo de persona —dijo mirando a Marina con una sonrisa.

Me parece bien, pero ya podrías haber avisado, que no estoy depilada... —dijo Shelby, siendo la típica mujer que no tiene ni un solo pelo en todo el cuerpo.

No seas batalla, cariño, si nunca tienes ningún pelo.

—¿Os parece a todos bien? Nos podemos quedar en mi casa hasta mañana si queréis. Mis padres no vienen hasta pasado mañana, así que no hay problema. ¡Eso sí! ¡Theo! —Lo miró con un gesto divertido y amenazante. —Nada de toquetear cosas, ¿vale? La última vez tuve que echarle la culpa a mi perro de lo del jarrón y siento que el karma todavía me está haciendo pagar por ello.

Theo soltó una carcajada.

Tía, no quiero juzgar el gusto decorativo de tu madre, pero además de ser un jarrón horripilante, estaba colocado en un lugar de mierda. Os hice un favor. Pero prometo tener más cuidado y no romper cosas que deberían de ser ilegales por lo feas que son. —Hizo una pausa y miró a Marina. —Como Marina.

Marina cogió una aceituna —de los típicos entrantes que llevan a las mesas— y se lo tiró a la frente a Theo. Yo, para variar, volví a partirme el culo.

Nunca he ido a tu casa, ¿hay que llevar algo? —pregunté, haciéndome un poco hacia adelante para mirar a Hayley. —¿Una cama hinchable o algo? Somos varios.

Todos rieron y yo los miré sin tener ni idea de qué chiste había hecho.

Se nota que nunca has ido a su casa... —dijo Shelby.

No te preocupes, Danny, hay camas para todos los que quieran quedarse a dormir.

Vive en una maldita mansión. Tiene camas suficientes como para dejar a Londres sin indigentes. Cuando la criticábamos por ser la pija del grupo no era sólo por cómo se vestía... —dijo divertido Theo. —Siempre quise una amiga que tuviese piscina en casa, lo admito. Por eso soy tu amigo, Hayley —añadió, a lo que Hayley le sacó la lengua.

Entonces, justo en el momento en el que los chinos —o japoneses— servían la comida frente a todos los chicos, Hayley se giró hacia Ashanti, colocando suavemente una de sus manos sobre su muslo y mostrándole una sonrisa cargada de ternura.

¿Te puedes quedar hoy en mi casa o tienes que volver? —le preguntó con un tono de voz que denotaba clara preferencia por el hecho de que se quedase con ella. —Me encantaría que te quedases.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 28.711
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1388
Puntos : 777
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

S. Ashanti Button el Lun Nov 13, 2017 6:49 pm

Y adiós al tema... Aunque Ash se quedó pensando en una Danielle muy divertida con la explicación que ella hubiera hecho sobre el videojuego. Eso le pareció adorable ¿Adorable? Hace mucho tiempo nada le había parecido así. Intenta apartar la atención de ello y se concentra en Hayley.

Le divierte aquella expresión de Hayley. Parecía que le estuviese hablando en otro idioma ¿Sushi? ¿ Sería bueno? Así que solo asiente con una sonrisa a todo lo que la chica dice... —Claro... Siempre que no sea de color amarillo, lo probaré.–  "Chica... No es solo una chica... Ella es...¿Es?" Danielle interrumpe sus pensamientos y vuelve a respirar.

Se queda mirando la carta y escuchando las indicaciones de Danny. Al final la castaña se decide por pedir pollo. Se ríe por lo bajo al escuchar a Theo.

Entonces llegó la revelación. Ambas estaban del mismo bando ¿No? Es decir, sabían del mu do mágico. Pero más allá de alarmarle, en realidad le fue un alivio. Era la primera vez qué, por obra de la casualidad se encontraba con alguien que conozca su mundo y ande tan feliz de la vida entre muggles. —No. Desgraciadamente no lo soy.– La verdad todo le sería más sencillo si lo fuese. —¿Tú lo eres?– Quiso saber. De esa manera podría establecer con certeza que están del mismo lado de la situación ¿Danielle sería otra fugitiva? La idea le pareció genial. Aunque al recordar lo que realmente significa ser fugitivo, se siente un poco mal. No le agradaría que nadie tenga que vivir huyendo, escondiéndose y sobreviviendo en vez de vivir...


Los amigos de Hayley, le parecen muy divertidos. Estaba en silencio escuchando a unos y otros, al tiempo que reía por los comentarios. Al poner atención sobre cada uno de ellos, hasta en la pelirroja que parecía de esas que solo logras caerle bien con el tiempo, le perecen buenos chicos.

Si antes no había querido dar el paso de conocer a los amigos de Hayley, era por su propia situación de fugitiva. No quería involucrarse en la vida de la rubia al punto de poner en peligro su existencia —¿Qué pasaba si alguien informaba al ministerio de su paradero? ¿Qué pasaba si algún tipo de la Brigada de ley mágica se topaba con ellas? ¿Un mortifago?— menos cuándo no se había atrevido a contarle nada de la propia. Pero estos eran los momentos que no puedes evadir, porqué habrían preguntas que no te atreverías a responder.

Se había dispersado. Estaba absorta en sus pensamientos cuándo de momento una mano se posó sobre su muslo y vuelve a la realidad. Espera que no se le notase mucho lo perdida que estaba. Intenta concentrarse. "¿Cuál era la pregunta? ¿Qué debería decir? ..." Sonríe mirando a Hayley y asiente con la cabeza.

Sí, por mi está bien...– "¿ Sería eso lo que deseaba escuchar? Maldición, en que me habré metido..."  Le sorprende que la comida ya esté servida. Pero se alegra, porqué así puede concentrarse en ello y dejar de hablar.

••★••

... No se ustedes, pero me sigue pareciendo que ese tipo nos observa.

Ash se había fijado en ello hace un rato ya, desde que aquel hombre hubiera llegado al lugar. Estaba sentado a unas cuatro mesas alejado de ellos y qué, de vez en vez, les miraba. Vestía bastante muggle; jeans, gorra de béisbol, una chaqueta y botas de campaña. Nada realmente particular.

Pensé que Hayley había hablado con sus padres para que las guaruras no le pisen la sombra, mientras está fuera de la mansión...

La cosa se había vuelto un chiste. Pero la castaña no podía evitar pensar que se tratase de alguien que le hubiera reconocido ¿Cuál era la probabilidad que eso ocurra, tomando en cuenta la situación actual, o mejor dicho, su situación actual? Podría ser un hombre cualquiera. De esos muggles que dan el puto susto con solo verlos por la expresión de su rostro. Al menos eso quiere creer Ash.

Vamos. Solo puede ser un tipo raro. Tal vez es que le gusta Danny– Quiso hacer una broma y luego de que hubieran pagado la cuenta, Ash toma a Hayley de la mano para ir con el grupo a la salida.

Mientras esperan tomar el taxi, Ash miró varias veces hacia el restaurant y a través del gran vidrio transparente observa al tipo. Estaba comiendo y leyendo algún periódico. Se relaja. "Falsa alarma."

Rubia... Sobre quedarme en tu casa...– Dijo mirando a Hayley, pero antes de decir alguna otra palabra, Theo había detenido un taxi y le interrumpe. —Hora de irnos.– Decide concluir y olvidar la idea de decirle a Hayley que mejor no se quedaba en su casa.

Voy al frente.

Nadie quería ese puesto ¿Cierto Danny?— Dijo el chico mirando a la rubia. —Supongo que Hayley, tiene silla propia...

No tengo problema con ello.– Comenta con diversión.

Shelby ya sabe cuál es su lugar y Danny... Te toca llevar el candelabro.— Bromea el moreno e invita a las chicas a subir a la parte trasera del taxi.

Te sientas sobre mis pier...– Comenzó diciendo a Hayley, pero no concluye la frase pues un estallido a sus espaldas la silencia.

El local dónde estuvieron antes, estaba vuelto mierda. La gran ventana de vidrio había estallado. Algunas luces parpadeaban. El humo no tardó en salir y una luz naranja alumbraba el fondo del establecimiento. El lugar se estaba incendiando... ¿Sería provocado?

Ash pensó en las personas, en las familias y niños que estaban allí dentro ¿ Estarían bien? ¿ Habrían muerto?

Busquen ayuda y no se acerquen...– Dijo mientras se alejaba de los chicos. No podía pensar en que hubiera gente lastimada en ese lugar. Ella podría ayudar. Ella tenía que ayudar.

«Y en una carrera, sin importar lo que pueda pasarle fue asegurarse de que aun podía hacer algo por las personas que estaban dentro del local.»
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Magdalena Zalejska
Edad del pj : 19
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 2.150
Lealtad : Orden del fenix
Patronus : ~•~
RP Adicional : 000
Mensajes : 114
Puntos : 85
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t5169-ashoships-suena-a-estornudo#77019 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5021-ash-button-o-crono#75591 http://www.expectopatronum-rpg.com/

Danielle J. Maxwell el Mar Nov 21, 2017 10:02 pm

Después de todo el lío con la palabra muggle, me pareció necesario preguntarle que si era una muggle, que teniendo en cuenta nuestra insistencia y nerviosismo por negar su significado real, casi que parecía evidente que no lo sería. ¿Pero cuántas probabilidades había? ¿En serio tenía tan mala suerte de encontrarme con una bruja en mi único grupo de amigos muggles que tenía? El mundo mágico me persigue allá a dónde vaya, el maldito. Fue curioso escuchar de sus propios labios que 'desgraciadamente' no lo era, algo que me hizo mostrar una pequeña sonrisa de lo más empática. Dadas las circunstancias del mundo mágico... ¿quién querría pertenecer a ese mundo? Yo a veces hasta me avergonzaba. Algo tan grandioso se había convertido en... en algo en lo que no te identificas.

Yo tampoco —respondí con una sonrisa, mirándola con cierta diversión por la situación. —¿Cuántas probabilidades había de que justamente nos encontrásemos tu y yo? —¡Y no solo eso! El destino era juguetón; le gustaba hilar las casualidades, como si éstas surgiesen por azar. ¿Y si no llego a ser yo quién está con ella cuando se le caen los libros y no escucho la palabra 'muggle' salir de sus labios? ¿Nos hubiéramos pasado toda la noche ignorando que venimos —y huimos— del mismo sitio?

La cena pasó con bastante rapidez entre divertidas conversaciones y aquella deliciosa comida y, aunque yo participé bastante activa en las conversaciones —por eso de intentar integrarme en el grupo—, Ash, la novia bruja de mi nueva amiga muggle, no estaba tan participativa. Vaya por Dios, 'la novia bruja de mi nueva amiga muggle', ¿os lo podéis creer? En fin... a lo que iba: cuando yo veía a una persona fuera de la onda, la empatía me inundaba. Yo pocas veces encajo demasiado bien en un grupo que ya está formado, por lo que quieras o no, podía llegar a sentir su posible incomodidad. ¡Que oye! Quizás simplemente era una chica tímida y callada, o sencillamente estaba cansada. Pero vamos, que era inevitable que despertase mi curiosidad y quisiese integrarla. Y claro, lo único que tenía ganas de hablar con ella era sobre la situación del mundo mágico, pero no era el momento. Pero vamos, que estaría bien saber si estoy al lado de una persona que me puede arruinar mi vida si alguien nos ve juntas.  

*

A decir verdad, yo ni me había fijado en el tipo que Marina había nombrado. Por regla general mi vida era demasiado aburrida como para andarme fijando en la gente que está a mi alrededor por si me observan, ¿quién narices me va a observar a mí si soy más sosa que un bocadillo de bizcocho? Mi vida no es emocionante. Si tuviéramos que comparar mi vida con algo emocionante, probablemente lo más acertado sería hacerlo con una clase de Adivinación. Sí, mucho misterio, sí, muchas expectativas pero... méh, puta mierda. Sólo quedan restos de te que no sirven para nada. Aburrido. Es por eso cuando la gente sospecha de ese señor, yo lo miro sin ningún tipo de disimulo para ver qué me inspira a mí.

También es que para que a mí me inspire algo, tiene que ser algo muy evidente, puesto que soy la peste intentando leer a una persona. Me encogí de hombros y me giré de nuevo, siguiendo al grupo mientras escuchaba lo que decía Ash. Yo bufé divertida, casi burlándome de ello.

Sí, seguro que es por eso... —contesté divertida.

Y no, lo admito, no me tenía en muy alta estima en cuanto a confianza se refiere. Jamás he tenido ningún tipo de relación y mucho menos a ningún chico detrás de mí, además de que después de tanto tiempo sufriendo bullying de ese tipo, una ya se empieza a creer que de verdad no vale para ciertas cosas. Y ubiquémonos, no hacía falta más que mirar los bellezones con los que iba con los que evidentemente yo quedaba totalmente eclipsada. Que a mi no me importaba. Yo era feliz así, pero era un hecho de que si ese señor es un pedófilo, es por cualquiera menos por mí.

Solté una divertida carcajada ante las palabras de Theo de que iba a ser un candelabro en el taxi.

No pasa nada, haré de lumier de Ash y Hayley, ¿queréis también que os toque el violín? —añadí divertida a la broma. Me daba bastante igual ir con ellas atrás, ya había quedado claro con la cena de que tenían de empalagosas lo que yo de femenina, así que eso era guay y para nada incómodo.

Pero la broma apenas duró unos segundos, ya que repentinamente toda carcajada, risa y sonrisa fue opacada por una explosión que resonó en nuestras espaldas con tanta fuerza que, al menos yo, intenté cobijarme en lo primero que tenía cerca de mí, que en ese caso fue la pobre Marina, a la cual casi le robo el brazo y me lo llevo a mi casa del tirón que le pegué. Un susto que hizo que mi corazón terminase bombeando prácticamente en mi garganta.

Fueron segundos de consternación para todos nosotros en donde vimos como el local en el que recientemente nos encontrábamos se envolvía en llamas casi inmediatamente. Si digo la verdad, no sopesé la idea de entrar en ese lugar ni por asomo. ¿Estamos locos? ¿Qué iba a hacer yo ahí? Ahora mismo la idea que más llamaba mi atención era correr en dirección contraria. Londres no estaba pasando por su mejor época contra ataques terroristas y no quería ser yo una víctima de uno de sus alocados ataques en cadena.

Pero entonces Ash fue la primera en hablar, tomando la iniciativa, creando una situación muy diferente a la que seguramente cualquiera del resto del grupo estuviese sopesando en su mente. Habló con madurez y, no sabía si era su intención, pero captó mi mirada y no pude apartarla de ella en ningún momento mientras ella se iba en dirección al restaurante japonés.

¿Ash? ¿¡Ash, a dónde vas!? —gritó Hayley al ver como se iba, aunque cuando intentó perseguirla, Theo fue sabio y la sujetó para que no cometiese una tontería. Si su novia quería suicidarse que fuera, pero Theo no iba a dejar que ella también se metiese en el foco de peligro.

¿Pero a dónde va? ¡Alguien tiene que ir a por ella! —Todos estaban con los pies helados, sin querer moverse de dónde se encontraban.

Entonces me di cuenta de una cosa: el mundo mágico podía estar lleno de personas horribles, lleno de dolor, de injusticias y de heridas y, lo peor de todo, es que éramos minoría para crear un cambio. ¿Pero en el mundo muggle? Ahí... sí podíamos ser un cambio. Una varita y un poco de valentía podían hacer que las personas de allí dentro se salvasen de aquellas llamas, si es que todavía había oportunidad para ellas. Los servicios de emergencia tardarían mucho en llegar y Ashanti y yo podíamos...

Podíamos ayudar y marcar esa diferencia.

Tragué saliva para quitarme esa bola de nerviosismo que se me había creado en la garganta y solté a Marina. Pasé a través de mis amigos para correr hacia donde estaba Ashanti. La acababa de conocer y acababa de saber que era una bruja, pero para mí ya se había ganado mi respeto con aquella decisión.

Danny va a por ella —dijo Theo, orgulloso.

Sin embargo, cuando Ash estaba prácticamente al lado de las llamas que salían por el escaparate, yo llegué a su lado y, en vez de sujetarla y llevármela de vuelta con el resto de mis amigos, saqué mi varita. Si os digo la verdad, no sabía qué narices me había entrado ahora mismo. ¿Coraje, yo? Normalmente no tenía, siempre me había considerado una persona bastante mediocre tirando a cobardica. Si ahora estaba en aquel lugar, en aquel momento, era porque Ashanti me había abierto los ojos con tanta determinación y arrojo. Y oye, siempre me habían dicho que si 'imito', al menos imita algo bueno.

Espera... ¿qué hace Danny...? —preguntó preocupado Theo, viendo, con ojos cargados de angustia como tanto su amiga como Ash entraban en el interior de aquella locura.

Hayley ya había sacado su teléfono móvil, llamando como una loca a emergencias una y otra vez para reportar con desesperación todo lo que estaba pasando. Shelby, por su parte, había llamado a sus padres. Theo y Marina estaban flipando, a un lado mientras intentaban tranquilizar a Hayley, la que estaba más afectada de todos.

Por mi parte, nada más entrar por aquella entrada me arrepentí. El calor que sentí y las llamas que amenazaban con abrazarme la piel me creaban una sensación tan agobiante a mi alrededor que... de verdad parecía que me estaba quedando sin oxígeno que respirar. Antes de seguir caminando, sujeté la mano de Ash para hacer que se parase y hablar con ella. Después de su espíritu heroico y su osadía, quería asumir que tenía bien claro lo que hacer. Yo en realidad me había marcado como prioridad ayudar a los heridos y apagar el fuego, pero claro, ¿qué orden es el correcto? ¿Y si nos molestamos? ¿Y si en verdad le estorbo?

Te ayudo, dime que hago. —Acabo de salir de Hogwarts, tengo dieciocho años y necesito que alguien me diga qué hacer con mi vida. Sí. Esa es mi vida señores. ¿He dicho ya que soy Hufflepuff? Al menos tengo excusa para ser inútil. —¿Te ayudo a abrirte paso y sacamos a todos los que veamos heridos?

Justo en ese momento apareció un japonés desde detrás del mostrador, intentando apagarse una gran llama que le quemaba todo el pie derecho. No tardé en agacharme y conjurar, ni corta ni perezosa, un aguaeructo que empapó toda llama y la hizo desaparecer. Ayudé a levantarlo y, como no podía caminar bien, necesitaba ayuda para salir.

Ya vengo —le prometí a Ash, para entonces ayudar a levantar a aquel tipo y ayudarlo a caminar hasta la salida.

Lo dejé justo en la entrada, en donde él se abalanzó contra el suelo y comenzó a gatear hasta alejarse lo máximo posible del lugar en el que trabajaba, siendo atendido por todos los transeúntes que miraban, abatidos, todo lo que pasaba sin tener las agallas de ayudar. Yo, sin embargo, volví sobre mis propios pasos hasta volver a encontrarme con la morena, dispuesta a seguirle todos los pasos y hacer todo lo que me dijera.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 28.711
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1388
Puntos : 777
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

S. Ashanti Button el Dom Nov 26, 2017 12:25 am

Infierno... Eso era lo que estaban viviendo esas personas atrapadas en aquel restaurante; heridas, muertas; dañadas por un desgraciado intolerante, maldito genocida, no sabe si ha sido un mago, pero no lo descarta, sin embargo por como andaban las cosas en el mundo muggle, con aquellos ataques terroristas, de los cuales conoce poco, es difícil deducir que bando procuró el ataque. Quizás Ash, su novia y los amigos de ésta, hubieran tenido la suerte de salir unos minutos antes de aquél local, sin daño alguno, —quizás debería agradecer a Merlín su suerte—, pero eso no minimizaba el dolor que la castaña estaba sintiendo ahora, al estar en aquel caos hirviente y ver personas que no corrieron con su buena suerte. Le cuesta respirar por el humo y el agobiante calor. Mira a su alrededor ¿Qué hacer primero? Era ella sola contra una estructura fracturada y en llamas. Si hubiera sido más atenta, si hubiera sido un poco más detallista cómo Marina, quizás hubiera identificado a un tipo raro con intensiones de querer cometer un asesinato masivo en aquel lugar, que ya de por si era muy desconfiada la castaña, posiblemente no le hubiera costado identidpficar algo extraño, pero estaba tan metida en sus propios asuntos que descuido el exterior, un gran error.

¿Por qué había tanta maldad en el mundo? O mejor dicho ¿Porque había tanta gente dispuesta hacer el mal? No lo entendía, siempre valoró las diferencias ajenas porqué, por ser diferentes, el mundo es mundo. Sino, solo habría más de lo mismo a dónde quiera que mires y eso si que sería un desperdicio. Ash es del pensar que cada uno puede encajar aquí o allá, solo tenemos que estar abiertos a recibirles y respetarles. Pero no. Siempre hay alguien —o un grupo— que no le agrada el color de piel,  nacionalidad, religión, o la poca o nula habilidad mágica de otro. Y en virtud de hacer valer su 'visión ideal del mundo', opta por intentar desaparecer a otros, pues es la mejor opción para que ellos puedan vivir en paz, entre lo que les agrada ¿Acaso no es eso; la ideología de un enfermo? Lo peor es que pueda existir quienes estén dispuestos a seguir a esos psicopatas.

Apretó la varita con fuerza. Ya tenía el plan a seguir, lo primero sería apagar el fuego, asegurar la estructura y rescatar a los heridos, aunque esas opciones podrían variar según lo que el destino quisiera disponer. Así no había riesgo de generar otras muertes. Escuchó gritos de Auxilio, esa era su oportunidad de actuar, aunque alguien le tomo de la mano. Se sorprende. Pensó que se enfrentaría sola a éste reto, pero resulta que allí a su lado, estaba una chica dispuesta ayudarle. Le sonríe leve. Agradece verdaderamente verla. Sí, había gente cruel en el mundo, capaz de dañar. Pero habían otros; como Danielle, que apuestan por lo bueno, que a pesar del peligro están allí para hacerte entender qué, haber escogido éste camino, era lo correcto. Por personas cómo Danielle que te apoyan y dicen ' Te ayudo...' es que personas cómo Ash, sacaban toda la valentía que había en su ser e iban contra todo. Solo desearía qué, el mundo estuviera lleno de más calidad humana, cómo la de esa rubia a su lado.

Debemos...– Se quedó en silencio, ya que la rubia se disponía ayudar a un dependiente del restaurante. Cómo prometió, la chica volvió. —Ves, allí...– Señala una columna que se mueve ligeramente. —Hay que tratar que esas torres no caigan, o el poco techo que queda, se fracmentara.

•• ★ ••

Dan... Cuidado.– Le advierte mientras ella se mueve entre el maldito calor, intentando mantenerse en pie, el oxígeno es poco. No quiere desesperarse, pero es difícil mantener la calma, en momentos solo quiere salir corriendo de aquél lugar. Usa un hechizo congelador para ir combatiendo el fuego. Del otro lado de la gran barrera de fuego, alguien pedía auxilio. Pero había tanto humo, fuego y calor, más una montaña de escombros, que era difícil llegar hasta dicha persona. La castaña estaba desesperada porqué las autoridades aún no llegaban. Habían logrado sacar si acaso a tres personas, heridas pero vivas. Le preocupaba que todas las demás estén muertas, había un cuerpo bajo unos escombros a su derecha, pero ya era tarde para hacer algo. Cuándo el fuego en la sección cercana a Ash, se había extinguido, una gran pila de escombros trancaba el paso hacía las cocinas del local. —Danielle, a la de tres, movemos los escombros ¿vale? Aunque si tienes una idea mejor de cómo llegar al otro lado, soy toda oídos...– Le dice preparándose para mover los trozos de viga y concreto. Estaba por levantar la varita y contar. Pero desde lo alto unas luces alumbran hacía lo poco que queda del restaurante japonés y el ruido ensordecedor de una gran hélice girando, llena el entorno y al mismo tiempo remueve el humo. Era un helicóptero, que de la nada, deja caer una enorme cantidad de agua, lo que provoca que los escombros se deslicen y amenacen con venirse sobre las brujas. Ash levanta la varita y conjura un 'aura' barrera mágica sobre Danielle e intenta protegerle aún olvidándose de si misma...

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Magdalena Zalejska
Edad del pj : 19
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 2.150
Lealtad : Orden del fenix
Patronus : ~•~
RP Adicional : 000
Mensajes : 114
Puntos : 85
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t5169-ashoships-suena-a-estornudo#77019 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5021-ash-button-o-crono#75591 http://www.expectopatronum-rpg.com/

Danielle J. Maxwell el Jue Nov 30, 2017 4:09 am

Si me arrepentí nada más entrar, volver a hacerlo una vez ayudé al dependiente a salir fue todavía más duro, pero además de haberlo prometido, en cierta manera sentía que tenía que hacerlo. En realidad... si nos ponemos a pensarlo fríamente —cosa que pude hacer mientras sentía como el oxígeno brillaba por su ausencia—, ¿qué ganaba yo allí dentro? No le debía nada a nadie. Estaba poniendo mi vida en peligro por personas que no conozco y a las que no debo nada, por personas que probablemente no moverían un dedo para salvarme a mí. Estaba ahí, arriesgando mi vida, en un ataque de coraje movido por la valentía de otra persona. ¿Era eso inteligente, o la manera de actuar de una completa idiota? Sí, podía salvar vidas. Sí, podía hacer que la diferencia se notase. ¿Pero verdaderamente valía la pena? ¿Valía la pena arriesgarse?

Y la respuesta es que sí. Y lo sabría perfectamente cuando, una vez dentro y al lado de Ash, siguiendo sus pautas y metiéndonos más en la boca del peligro, sentía como se me liberaba adrenalina por dentro en un estallido abismal, haciéndome sentir imparable y capaz de poder con cualquier cosa. Y eso era uno de los motivos por los que valía la pena: sentirte vivo. Creo que nunca me había sentido así.

¿Otro motivo? Ver el rostro de las personas a las que ayudas. No sabría decir si es emoción, gratitud o alegría lo que brilla en sus ojos, pero es una mirada que ninguna persona puede darte. Es, no sé cómo decirlo, ¿pero esperanzadora? Ver que esa mirada es para nosotras me hacía sentir útil, como si de verdad estar allí no fuese un suicidio propio de una idiota.

Llegó un momento en el que volver a entrar de verdad se hacía pesadísimo. El humo en el interior cada vez era más denso y las llamas, aunque parecían desaparecer en algunos sitios, parecía ir in crescendo por el resto del local. Yo no paraba de intentar apagarlas con hechizos de agua, pero casi que parecía una mala idea, pues el humo era mil veces peor pues te hacía perder la oportunidad de coger el poco oxígeno que pudiese quedar allí.

En nuestra última incursión llegamos hasta la entrada de la cocina, la cual había caído y creado una especie de muralla justo en la puerta. Se podía escuchar como en el interior de la misma había gente pidiendo ayuda, por lo que para pasar tendríamos que deshacernos del muro. La verdad es que mover escombros sonaba bien, pero me daba un poco de miedo que moverlos pudiese hacer que otras cosas cayesen tras ellas. Sin embargo, ¿había otra opción en ese momento? Era eso o hacerlos explotar y, sinceramente, creo que sería mil veces peor por mucho que fuese más rápido.

Parece una buena idea —conseguí decir mientras asentía, tosiendo después por el humo que había inhalado.

Sin embargo, no conseguimos comprobar si fue una buena o mala idea, pues de repente aparecieron las emergencias en forma de locura voladora, haciendo que cayesen sobre nosotras a saber cuántos litros de agua y desestabilizando el muro de escombros que teníamos justo delante, haciendo que éstos precipitasen hasta donde estábamos nosotras.

Sinceramente, yo lo único que pude hacer, presa del miedo que me dio ver eso e imaginarme sepultada por escombros mientras me quemo viva, fue retroceder un paso, caerme al suelo porque tropecé con una baldosa rota y conjurar un Lapidem clipeus al ver como aquello caía sobre nosotras. Del suelo las baldosas se levantaron, creando un muro que si bien no paró por completo aquella caída, sí que hizo que la violencia con la que lo hacían desapareciese. El muro se rompió y algunos escombros cayeron sobre nosotras, yo cerré los ojos esperando lo peor. Pero no pasó nada. A mí al menos no me dolió ni me hicieron daño, ya que una barrera me había protegido. ¿Cuándo...?

Me giré para mirar a Ash, con una mezcla de sorpresa y agradecimiento en la mirada. ¡Estaba loca! ¡¿Cómo había podido tener la sangre fría de hacer eso?! Me acerqué a ella aún a gatas, totalmente mojada y le ayudé a quitarse los escombros de encima, sobre todo porque uno le había caído cerca del pie.

¡No vuelvas a hacer eso! —O sea, le estaba mil agradecida, ¿vale? Pero imagínate que le hubiera pasado algo, ¿qué narices iba a hacer la inútil de Danny ahí dentro sola? ¡No! —¿Estás bien? ¿Te has hecho daño? —Me levanté para tenderle la mano. —¿Puedes... —Tosí fuertemente, sintiendo que entre el susto y el humo, aquello me iba a dejar sin respiración en cualquier momento. — ...levantarte?

Fue entonces cuando, a través del humo que recorría el pasillo hacia la puerta de entrada de aquel local, se vieron varias luces provenientes de linternas y gritos de alerta. Pronto llegaron hasta ellas los bomberos y las ayudaron a ponerse de pie.

Hay gente en la cocina, nosotras podemos salir solas.

¿Estáis seguras? —preguntó el bombero.

Sí, tranquilo —dije con seguridad, tosiendo de nuevo, ya que no me faltaba ni fuerzas, ni iniciativa, ni ganas, de sujetar a Ash si no podía andar y sacarla de allí como me llamaba Danielle Jaymes Maxwell.


Una vez llegamos a la calle, respiré tan fuerte que sentí como mis pulmones me lo agradecían en mi interior. Vamos, el placer que sentir al coger aire medianamente limpio era indescriptible. Lo primero que hice fue guardarme la varita frente a toda la marabunta de muggles que de repente habían rodeado el local, aunque ahora mismo los que estaban frente al local eran las emergencias sanitarias, pues los enfermeros de las ambulancias vinieron corriendo hacia nosotras para asegurarse de que todo estaba bien  y atendernos en caso de ser necesarios.

Yo estoy bien —contesté al enfermero.

De repente sentí como varias personas, en la parte más alejada, sacaban fotos y vídeos de todo lo que estaba ocurriendo y me di cuenta de que estaba en el lugar equivocado en el peor momento de la historia. Como alguien del mundo mágico viese que acabo de ayudar a los muggles en compañía de una fugitiva, ¿cómo narices iba yo a vivir? Las palabras de mi abuela resonaron en mi cabeza: 'mantente alejada de líos, Danielle.' La Virgen María y el Niño Jesús, después de esto mi abuela me deshereda. Intenté ocultar mi rostro, acercándome y mirando a Ash.

Hay idiotas grabando esto, como me graben y se vea alguien del mundo mágico estoy en la ruina —dije, con evidente temor. Llevaba meses alejándome de todo eso como para cagarla una noche y echarlo todo por la borda.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 28.711
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1388
Puntos : 777
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

S. Ashanti Button el Lun Dic 04, 2017 9:35 am

Aquella reprimenda por parte de la rubia le sacó una leve sonrisa. Le aliviaba ver que ella esté bien. En casi todo lo que iba de año había aprendido que no había nada mejor en su vida que estar dispuesta a luchar por otro, protegerle y velar porque su existencia continúe. Ash no tenía realmente un propósito propio, había perdido gran parte de su historia hace mucho, se había convertido luego en fugitiva y eso la había aislado. No es que pueda salir a la calle orgullosa a ejercer alguna profesión y proponerse metas universitarias, ni tener una familia o si quiera pareja. Y aún así no bajaba la cabeza y en la medida de sus posibilidades, intentaba vivir... Pero si vamos a lo concreto, no tenía nada, por ello, no le temblaría el pulso, para arriesgarse por otro, pues muy seguramente estaría salvando más que una vida; salvaba sueños, un hogar, una familia, por el simple hecho de poner su existencia en riesgo y eso realmente la hace sentir bien cómo ser humano.

E-estoy bi-bien...– Le asegura. Aunque su pie esta doliendo. Cómo puede ayuda a Danny a quitarse el escombro del piel pues es el más pesado. Afortunadamente lo demás solo eran pequeños raspones y heridas sin mayor importancia. —Sí...– Le comenta y aprovecha la ayuda ajena para levantarse. Cogió la varita que estaba en el suelo. Solo apoyar el pie lastimado y hace una mueca de dolor al tiempo que se muerde el labio para evitar un quejido.

Danielle se merecía un premio gigantesco. De verdad que era alguien de gran fortaleza. Se encargó de poner en corriente al bombero y ayudarle sin miramientos, tener temple ante la adversidad era un don de pocos, agradecía estar con alguien que mostraba tal capacidad. En silencio salió de los restos del local con la ayuda de la rubia. Agradecía volver a respirar con mas facilidad. Miró a su alrededor, vaya que el suceso había traído público. Cuando el enfermero se acercó Ash le indicó que llevaba un pie lastimado. Inmediatamente fue a buscar una camilla.

Le dio muchísimo pesar saber lo preocupada que estaba Danny. Se sintió culpable, porqué indirectamente la había metido en éste problema. —Creo que... Lo puedo solucionar.– Murmuró. Aún llevaba la varita en mano, escondida tras la espalda —con la otra se apoyaba en la chica—. —Si me desmayo, no te asustes...

Ashanti recurrió a todas aquellas vivencias que fracturaron su alma, días dolorosos que le generaban gran rabia e ira. Cuándo sintió que podía concentrar su poder. Realizó algunos movimientos de varita, y en un radio de un kilómetro a la redonda, los focos de luz estallaron, los aparatos electrónicos se fundieron y los alrededores se sumieron en penumbra, al tiempo que la castaña se desploma en el suelo. No le dio tiempo a meditar que tan buena era recurrir aquello, solo lo había intentado dos veces antes de eso y no le funcionó, hasta ahora. Incluso las veces pasadas también se había desmayado sin conseguir resultados. Ya se daría cuanta luego que al menos esta vez si le salió.

•• ★ ••

No tenía idea de cuanto tiempo había pasado. Estaba sobre una camilla, con una pierna enyesada desde la pantorrilla hasta la los dedos del pie derecho. La fuerte luz blanca le molestaba. Abría los ojos y tenía que volver a cerrarlos. Se sentía el cuerpo demasiado pesado, el solo hecho de moverse le dolía. Así que locura quedarse quieta e intentar acostumbrarse a la luz.

Cuándo abre los ojos se da cuenta que estaba en un cuarto de hospital. Los rayos del sol apenas comenzaban a iluminar el cielo que daba colores violetas y naranjas. Mira a su alrededor y observa una Danielle dormida en el sofá. "Gracias..." Pensó manteniendo la mirada en la chica. Si no hubiera sido por el apoyo de aquella rubia quien sabe si hubiera podido salvar si quiera a una sola persona en aquel restaurante. De momento recordó a los que murieron, a esa persona que yacía bajo los escombros. Sus ojos se cristalizan un poco y al intentar cerrar la mano derecha, nota que alguien la tomaba. Sonríe leve, aunque con cierta tristeza. Hayley estaba dormida junto a su cama apoyando medio cuerpo en la misma.

Levantó la mano izquierda y le acarició la mejilla. —Lamento no haberte dado un cumpleaños más tranquilo...– Susurra. A veces deseaba realmente poder amar a esa chica a su lado. Pero ¿Cómo entregas tus sentimientos si alguien más ya los posee? Lo peor es que ni siquiera podía reclamarlos, porque simplemente ya nos le pertenecen. La quiere, siente un gran cariño por ella, pero no la ama. —Nunca ha sido mi intensión preocuparte...– Murmura al tiempo que le acaricia el cabello para apartarlo del rostro ajeno, sin querer despertarle. —Siento haberlo hecho ayer.– Se mueve un poco y le deja un beso en la cabeza.

Se queda en silencio a ver el amanecer a través de la ventana. Agradecía ser mayor de edad. al meno no iban a pedir que algunos de mis padres estuviera allí. Y la verdad mejor así, Merlín no permita que ese hecho se cumpla, porqué eso sería un caos mayor. Igual no podía quedarse en ese lugar. Le pediría ayuda a Danny para volver al refugio a la primera de cambio que los muggles bajen la guardia.

Vuelve a mirar hacia Danielle y se pregunta dónde estarán los demás. Esperaba que al menos ellos hubieran ido a descansar a su casa.

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Magdalena Zalejska
Edad del pj : 19
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 2.150
Lealtad : Orden del fenix
Patronus : ~•~
RP Adicional : 000
Mensajes : 114
Puntos : 85
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t5169-ashoships-suena-a-estornudo#77019 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5021-ash-button-o-crono#75591 http://www.expectopatronum-rpg.com/

Danielle J. Maxwell el Jue Dic 07, 2017 1:47 am

¿Qué...?

Obviamente no me esperaba que repentinamente todas las luces y aparatos electrónicos se fuesen a la mierda en ese preciso momento. Por casi Ash se cae al suelo de verdad, pero conseguí sujetarla lo suficiente como para que no cayese, pese a que de repente todo a mi alrededor se había vuelto caótico por la pérdida de electricidad. Los de emergencia rápidamente sacaron las linternas para poder iluminar todo lo que pasaba y yo solo me vi con la fuerza para coger la varita de Ashanti y guardármela junto a la mía. Con la pierna como la tenía y que encima se había desmayado, no tardarían en atenderla y el palito de madera seguro que llamaba mucho la atención.

Un señor me ayudó a trasladar a Ash a la ambulancia más cercana.

¿Estáis bien?

Yo sí —dije rápidamente, quitándome importancia. —Ella tiene el piel mal, le cayeron escombros encima. Y creo que le dio algo en la cabeza ahí dentro, pues estaba ida antes de perder la consciencia. —Eso último me lo inventé, pero creí conveniente tomar la iniciativa y no esperar a que me preguntasen que qué le había pasado para desmayarse. —Entre eso y el humo...

Vale, está bien —dijo él, para entonces mirarnos. —¿Fueron ustedes dos quiénes sacaron a los que estaba ya aquí fuera? —preguntó él.

Sí... —respondí, no muy segura de querer hacerlo.

Vaya... —Su tono era de sorpresa.

Pero entonces una tercera persona se unió.

¡Ash, Danny! —gritó la voz de Hayley, la cual se acercaba corriendo a la ambulancia. Los otros tres se quedaron a una distancia prudencial. —¿Estás bien? —Me preguntó a mí primero al ver que era la que tenía consciencia, yo me limité a asentir mientras tosía fuertemente. —¿Ella? ¿Ella está bien? ¿Qué le ha pasado?

No se preocupe, estará bien. —Metió la camilla en donde había acostado a Ash en el interior de la ambulancia. —Me la llevo al hospital.

¿Puedo ir? —preguntó Hayley. —Por favor.

Sin problemas. Y usted también, jovencita, aunque sea para asegurarnos de que estás bien.

De camino al hospital, yo me encontraba detrás junto a Hayley y Ashanti. Yo por mi parte me encontraba cerca de la puerta, sentada en el banco de plástico, con los pies estirados y bastante alejada de la rubia. Hayley, por su parte, estaba justo al lado de Ash, sujetándole una de sus manos mientras la acariciaba con dulzura. Me pareció super tierna la imagen, pese a que yo me sintiese un poco lumier. Pero no sé, era bonito ver ese cariño; ese amor. Yo nunca lo había sentido, pero debía de ser bonito preocuparte tanto por una persona.

Estáis locas... —dijo entonces Hayley repentinamente, en un susurro prácticamente.

¿Eh? —No la escuché nada.

Que estáis locas, ¿cómo se os ocurre entrar ahí dentro? Cuando vi ir a Ash por casi me da un infarto. Y de repente veo que vas a por ella... ¡Y te metes con ella! —Suspiró. Se notaba que estaba estresada. O al menos que lo había estado durante todo ese rato. —¿Qué narices se os pasa por la cabeza para hacer eso?

Yo me tomé unos segundos de silencio, encogiéndome hombros lentamente y negando con la cabeza.

Si te digo la verdad, Hayley... no tengo ni idea de qué se me pasó por la cabeza. Pero una vez estaba al lado de Ash, lo que me parecía de locos era darme la vuelta y darle la espalda a aquellos que más necesitaban una mano amiga —le confesé tal cual lo sentía.

Una vez llegamos al hospital, si os digo la verdad, no me enteré muy bien de cómo pasó todo, sólo sé que caí rendida en el sofá de la habitación de Ash una vez hablé con mi abuela y le dejé bien claro que estaba en perfectas condiciones. Podría haberme ido, pero no quería dejar a Hayley sola ni tampoco irme con la varita de Ash. Además, dejársela a Hayley y tener que explicarle que por qué quería que le diese a su novia un palito de madera, quizás era un poco extraño. Así que pasamos la noche allí, hasta que al día siguiente conseguimos deshacernos de Hayley —todavía no sé muy bien cómo, yo creo que gracias a la carisma y habilidad de persuasión de Ash— y ayudé a Ash a llegar al refugio.


*
1 de noviembre del 2017
Después de la fiesta de Halloween
3:04 horas de la madrugada

Jijijijiji...

Acabábamos de salir de la discoteca Babylon después de habernos pasado toda la noche bailando hasta no sentir las piernas. Bueno, es una manera de hablar, ya que yo seguía sintiendo las piernas pero me dolían. ¡Me dolían a horrores! Creo que es la primera vez que bailaba tanto en mi vida de seguido y, además, con tacones. Y con tanta gente, ¿cómo es posible que haya bailado con tanta gente si sólo conocía a dos personas? Que está claro que con quién más bailé fue con Edward y con Ash, pero... ¿y el resto de dónde salió? El alcohol me volvía sociable, pero sin ninguna duda. De repente, cuando el vodka me subió, yo veía amigos por todas partes.

Ay, qué horror, qué vergüenza, si es que yo bailo fatal... ¿Por qué nadie me ató a la barra y me obligó a estarme quieta? No sabía si sentir vergüenza o fascinación por haber perdido tan rápidamente la timidez.

Lo único que sé es que al sentir el frío estamparse contra mi cara cuando salimos, solo pude sentirme muy, muy feliz. De hecho lo demostré abrazando a Ashanti una vez salimos como si fuese mi best friend forever de la vida eterna y más allá. Hacía mucho, mucho tiempo, que no me lo pasaba tan bien.

¡Ay, menos mal que viniste! —En realidad no había procesado el hecho de que ella era fugitiva y la máscara era lo único que la hacía parecer una persona normal no buscada por la ley. Y menos mal, si no se me bajaría todo el flow de repente. —Yo pensé que no lo harías. Pero me gustó que lo hicieras. Me gusta irme de fiesta contigo, porque me cuidas. Bueno, me cuidas a medias, yo creo que esa última copa y ese último chupito me sobraban, ¿eh? —De repente el suelo se movió y por casi no me caigo de cabeza. En realidad lo que pasó es que bajé el escalón de la acera y ni me di cuenta de que estaba ahí. —Pero bueno, no importa. Yo estoy bien. —No estaba bien, pero me gustaba el juego de intentar engañar a mi yo borracha.

Entonces a lo lejos escuché una despedida y me giré rápidamente para levantar la mano y zarandearla con fuerza y entusiasmo. Era Edward, que se iba en otra dirección. ¡Con él también que me lo había pasado en grande!

¡Adiós, Ed! —grité como buena borracha en medio de la calle, soltando una pequeña risilla. Luego volví a mirar a Ash, sonriendo ampliamente. No tenía ganas de que se acabase la noche. —Quédate a dormir en mi casa. ¿Quieres? Anda. No te vas a ir al refugio después de acompañarme a mí, ¿no? Porque me estás acompañando, ¿verdad? ¿Estamos yendo a mi casa? —Miré alrededor, sin tener muy claro cual era el camino. Por tener claro, ahora mismo no tenía ni claro el propósito de mi vida.

Lo que sí tenía muy claro es que había bebido más de la cuenta. Mucho más de la cuenta.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 28.711
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1388
Puntos : 777
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

S. Ashanti Button el Vie Dic 08, 2017 6:04 am

1 de noviembre del 2017
Después de la fiesta de Halloween
3:49 horas de la madrugada

Poco después que se hubiera despedido de Danny y el chico que le acompañaba, no había tardado en acabar de doblar la esquina del establecimiento cuándo ya se estaba regresando. Es que si lo pensaba con detenimiento ¿Para qué coño iba a volver al refugio? Lo único que iba a conseguir es que sus malditos fantasmas la atormenten mas de lo que lo hacían en el momento, así que mando todo a la mierda y se dijo que ésta noche, sería su noche. ¡Y la va a gozar, en grande!

Bebió con Ed —el chico que acompañaba a Danny— y con la rubia. Ash era bastante dada hacer amistades y no le costo unirse. Hablaron de mil temas, bailaron hasta las canciones que no deberían bailar se y bebieron. Bebieron y bebieron cómo si no hubiera un mañana. Sinceramente el cerebro de Ash lo agradecía, así se podía concentrar más en lo que le interesaba en vez de lo que no debería.

Y cómo todo lo bueno nunca dura, pronto —segun la percepción de la castaña— se había acabado muy pronto la diversión. Sin embargo, Ash tiene un limite y una identidad y rubia que cuidar, tampoco se podía volver mierda con la bebida, más eso no evitó que le diera a probar a Danny cuánto trago había en aquél local del cuál acababan de salir.

Mientras caminan para tomar un taxi, Dan casi se le resbala, menos mal sus reflejos de felinos estaban activos para evitar que la rubia se hubiera comido el asfalto. —Vaya, que orgullosa me siento. ¡Claro que estás bien! ¿Hice un bien trabajo o no? ¡Soy una puta niñera de máxima categoría!– ¿Qué si estaba borracha? ¡No más un poquito! Pero está en su onda, sabes. Es ese punto dónde te cuentan un chiste tan malo que mataría —en una situación de sobriedad—, pero en este estado se cavaría de la risa.

Por suerte un taxi no para en llegar y Ash ayuda a Danny... O lo intenta. —Sí, sí. Ya vamos a tu casa... Pero. Colabora para poder meterte en el auto. Con cuidado... Así. No, no, espera...– Esto era un problema. Tenía dos opciones; una; tiraba de cabeza a Danny en el asiento tracero, o dos; tiraba a Danny en el asiento trasero. Bien, ya sabemos cuál es la respuesta. —Danny, pero... Al menos gatea sobre el asiento ¿Vale? ... – Literal la iba a empujas. Pero cómo siempre hay gente buena en el mundo, el chofer del taxi, bajó del asiento del conductor, para ayudar a ambas chicas a subir a la parte trasera del transporte.

Ash le dio la dirección y sin perder tiempo se encaminan a la casa de Danielle. La castaña fue lista para pedirle a la rubia la dirección antes de llegar a ese estado de ebriedad. Para cuando llegaron y luego que le pagase al conductor —con mas dinero de la cuenta, que además era de Danielle, porqué ella no trae efectivo muggle—, el taxista las ayuda a bajar y ahora un nuevo problema llega hasta las chicas o en todo caso, hasta Ash. —Entonces... ¿Entramos por la ventana o algo?– Preguntó. —Porqué yo no tengo llaves de tu casa ¿Si sabes, no?– Dice recalcando lo obvio.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Magdalena Zalejska
Edad del pj : 19
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 2.150
Lealtad : Orden del fenix
Patronus : ~•~
RP Adicional : 000
Mensajes : 114
Puntos : 85
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t5169-ashoships-suena-a-estornudo#77019 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5021-ash-button-o-crono#75591 http://www.expectopatronum-rpg.com/

Danielle J. Maxwell el Miér Dic 13, 2017 3:13 am

Ay, sí que era una niñera de categoría. Desde que la vi a mi lado en la fiesta... fue como un seguro de que me lo iba a pasar bien y que no terminaría en algún callejón vomitando yo sola o acurrucándome en medio de la basura para quedarme dormida. Que yo cuando estoy borracha y cansada, cualquier sitio para dormir me parece buena idea. Y cuando estoy borracha y cansada, dormir está como por encima de cualquier otra necesidad básica.

Fue toda una aventura eso de entrar en el taxi, aunque yo he de decir que para mí lo estaba haciendo genial. ¡El problema era el taxi, que no paraba de moverse! ¿Y esa piel asquerosa de la que estaba forrado los asientos? ¡No paraba de hacer que me resbalase! Al final tuvo que bajar el taxista y, muy amable, nos ayudó. Bueno, me ayudó a mí, que era la inútil de turno. Me cayó tan bien que no pude evitar tener una conversación con él, aunque a decir verdad... creo que sólo hablé yo mientras él se descojonaba de mí. Aunque para mí que le hacía gracia lo que yo decía.

Hola, señor taxista. —Como estaba en el asiento del medio de la parte trasera, alargó su cinturón de seguridad para ponerse en medio y poder hablar con el taxista. —¿Estamos yendo a mi casa, no? Espero que no nos esté llevando por el camino más largo para engañarnos, que yo estoy muy borracha y no me doy cuenta, ¿eh? No será usted tan malvado, ¿a que no? Ash, vigila. —Hizo una pausa para mirar a su amiga. Luego volvió a mirar al taxista. —Es que verá, señor taxista, mi abuela tiene ya una edad, ¿sabe? Y no está como para aparecerse todo el rato, así que usa mucho el taxi. ¿Y se puede usted creer que los taxistas le estafan llevándola por el camino más largo? ¡Y por Londres, que aquí el tráfico por todos lados es horrible! ¡Un dineral le cobran! Y claro, mi abuela no se da cuenta de esas cosas. ¿Pero no le parece vergonzoso, señor taxista? —Yo sentía que estaba hablando de manera maravillosa, pero en realidad mis palabras estaban sonando fatal, además de que parecía que no sabía pronunciar. —¿Es usted un hombre justo? ¿Usted estafaría a mi abuela? No, ¿verdad? Usted es un hombre honrado.

Y mi monólogo continuó, ¿eh? Que yo soy muy pesada cuando quiero y lago me parece injusto. Que yo soy una persona muy justiciera, o al menos me lo creo. ¡Y jopé! ¡Que mi abuela era una señora digna! Los taxistas eran todos personas despreciables y traicioneras. ¡No había que fiarse de ellos! Menos de éste. Éste parecía simpático. Me caía bien.

Nada más llegar, tardé como cinco minutos en sacar mi monedero con las libras pertinentes para pagar el taxi. Entre eso y que se me cayeron las monedas por ahí... Pero no importó, porque el señor taxista nos ayudó a bajar y fue muy paciente. Acababa de subir un stat en su habilidad de paciencia con borrachos.

Y ahora... venía la verdadera parte complicada. Yo es que a veces no pienso mucho, ¿vale? O sea, me llevé el monedero porque es evidente que el dinero siempre puede hacer falta en la vida, ¿sabes? Y bueno, si lo perdía pues solo era dinero. ¿Pero las llaves? Mi lógica se había basado en que había un alto porcentaje de probabilidades de que yo perdiese cosas en una fiesta estando borrachilla, por lo que llevarme las llaves era peligroso. Así que no me las lleve. Pero claro, no pensé en que luego no podía entrar a casa. O sea, si lo pensé pero no. Pensé que podía aparecerme en el interior, pero no pensé que iba a estar borracha como para no poder aparecerme en el interior.

Resumen: soy rubia.

Miré a Ashanti con cara de pena ante mi falta de interacción neuronal.

Tía, se me olvidaron las llaves, qué horror. Qué idiota soy... —Susurré cada vez más, llevándome la mano a la frente dramáticamente. De repente, la idea de tocar a la puerta, levantar a su abuela a las cuatro de la mañana y que tuviese que bajar en batín, sin dentadura y con mala hostia a abrirles la puerta, era horrible. La idea de entrar por la ventana sonaba bien. —Venga sí, eso es una buena idea. ¿Tú sabes abrirlas? En verdad podemos romperlas, ¿no? Luego las arreglamos con un 'Reparo'. Bueno no, que hacemos ruido y despertamos a mi abuela. ¡Necesitamos un plan mejor!

Comencé a caminar por el jardín que rodeaba la casa de mi abuela, para entonces darme cuenta de un detalle importante.

Espera, tía, qué bobas. ¿Un alohomora y ya, no? —dije, sintiéndome entonces ya no tan rubia. —¡Que somos brujas! —¡LA REVELACIÓN DE LA NOCHE!

Me acerqué a la puerta principal y saqué disimuladamente la varita del bolsillo encantado de mi chaqueta. Lo saqué como si fuera droga o alguna especie de pistola, ya que seguramente habían vecinos cotilleando y no quería que me viesen abriendo una puerta con un palito de madera.

Alohomora —dije convencidísima. No funcionó. ¿Sabéis por qué no funcionó? Porque yo me escuché perfectamente, pero en realidad sonó algo como 'Achochomorra'. Y claro, así la cosa no va. Así la cosa no funciona. Miré a Ashanti, confusa. —No sé por qué no funciona.

Pero de repente, se escuchó. MI ABUELA BAJANDO POR LAS ESCALERAS. Sujeté rápidamente la mano de Ashanti y tiré de ella para apartarla de la puerta y escondernos detrás de las plantas de jardín que tenía mi abuela por ahí. Me caí de culo hacia atrás al intentar agacharme, por lo que me manché todo el culo de barro y, para colmo, me entró la risa tonta. Pero la risa floja suprema. Empecé con un suave 'jijiji' y terminé con una carcajada a puro pulmón. Mi abuela abrió la puerta y claro...

¿Danielle? —Asomó su cabeza, por suerte con dentadura y vio a las chicas en su pequeño jardín partiéndose el culo. —¿Pero qué narices haces ahí? ¡Entra ahora mismo que te vas a constipar! Espera, ¿estás acompañada? ¡Y yo con estas pintas! —Y es que tenía un camisón largo de color rosita, las pantuflas de estar por casa y uno de esos gorros para dormir para que los risos no se le estropeen del todo.

No sé ni cómo me puse de pie, pero entramos rápidamente al interior. Nada más cerrar la puerta, mi abuela estaba ahí plantada, mirándome.

¿Estás borracha, cariño?

Miré a Ashanti antes de contestar.

No, yo no... —Lo que realmente sonó: '¿Io? N-no... io no...'Ella tampoco, me ha cuidado y me ha traído a casa. Se llama Ash. Como el entrenador pokemon, ¿te acuerdas? —Sí, intenté cambiar de conversación rápidamente para que no se enfadase conmigo, además de que si le decía que mi acompañante era una buena influencia, iba a reparar en ella.

¡Ay! Muchas gracias, Ash querida. —Se acercó a ella a darle dos besos. —Yo me vuelvo a dormir que estoy muy cansada. Ponéos algo calentito y cenad algo antes de dormir. Hay sobras del chino de este mediodía en la nevera, por si os apetece. —Y se fue, subiendo las escaleras lentamente mientras murmuraba ella sola. —Yo en mis tiempos mozos también me emborrachaba. ¡Qué recuerdos!

Yo miré a Ash con una sonrisa demasiado amplia.

Mi abuela es una crack en verdad —dije, quitándome los zapatos rápidamente, cogiéndolos y subiendo las escaleras para ir a mi habitación. —Ven. ¡Te voy a prestar el pijama más calentito que te hayas puesto jamás!
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 28.711
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1388
Puntos : 777
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

S. Ashanti Button el Dom Dic 17, 2017 1:32 am

Desde que Ash hubiera conocido a Danny, siempre le pareció una chica muy divertida. De verdad que la rubia era capaz de sacarle mil carcajadas con cada ocurrencia. Pero eso de estar borracha, cómo que le daba un nuevo nivel a Danielle, dentro de la categoría Diversión. Claro qué, con unos —muchos— tragos de más, hasta el sonido de un pedo te hace reír. Pero vamos, pasar el rato con Dan, a si sea leyendo tenía su gracia. Y eso se agradece.

Cuándo la rubia sugirió lo de romper la ventana. Ash ya se había sacado un tacón y estuvo a punto de lanzarlo hacía el cristal más cercano. —Ésta es la llave de cualquier cristal...– Responde a la pregunta que hubiera hecho la rubia. —Pero que tu abuela tiene como cien años ¿Verdad? Esa ni escucha... Voy a lanzar esto.– Zarandea un poco el tacón en su mano, estaba haciendo una cuenta regresiva. —Cinco, cuatro... ¡Mira, mira! Voy a tirar ese cristal...– Iba a volver a su cuenta regresiva, pero va ni se acordaba donde quedó. —¿Venía el dos? Dan... Después del cuatro... ¿Dan? ¡Dan espera!– Danielle le había dejado allí hablando sola. La castaña deja tirado en el suelo el tacón y sigue a la rubia. Caminar sin un zapato era una mierda. Era cómo estar coja o algo.

¡Somos brujas!– Grita cuál loca y luego se cubre la boca. Unos perros comienzan a ladrar. —Ssshh... ¡Que la abuela duerme! ¡Coño!...– Grita una vez más. Se gira a ver a la rubia. No puede evitar reírse al escuchar la pronunciación del hechizo. —Idiota, pero si lo dices mal; Achochomorra, solo abre piernas.– Niega con la cabeza. —Por rubia y tarada... Por eso no funciona. Deja que te ayudo...– Va refunfuñando, aunque no se entiende una mierda, es puro balbuceo.

No había acabado de subir el pequeño escalón para estar frente a la puerta, cuando Danielle la coge de la mano y se esconden entre las plantas, o más bien; la rubia cae en el charco de lodo y la castaña parte el tacón de su zapato tras dar un traspié. Por fortuna no se lastimó —y si lo hubiera hecho, tenía tanto alcohol en su cuerpo, que su cerebro no registraba dolor alguno por el momento.—. Ash hace un puchero y sus ojos se cristalizan un poco, mientras Danny ríe cual loca. —¡No te rías! Dan, rompí mi zapato... Que trabajé todo el mes...– Andaba sensible la pobre y no era por el zapato. —A-ademas... ¿Donde está el otro? ¿Danny tú lo escondiste?– Las lágrimas ya estaban en sus ojos y para cuándo llegó la señora a ver a las chicas, y la castaña parpadeó, dos lagrimillas surcan sus mejillas, pero las seca con rapidez.

No hay de qué... Soy la mejor niñera del mundo. Usted, tranquila.– Dijo a la señora. Le pareció tan amable que hubiera querido abrazarla, pero se había alejado mucho antes de poder hacer algo. Con su zapato de tacón, roto, sigue a Danny, lamentándose en el camino por lo mucho que había trabajado para comprarlo y además había perdido el otro sabrá Morgana dónde.

•• ★ ••

1 de noviembre del 2017
Casa de Danny.
Despertando a la Bella Durmiente
11: 51 de la mañana.

El incesante ladrido de unos perros la obliga a removerse de un lado a otro en el lugar dónde estaba durmiendo. Incluso la almohada que estaba abrazando se la pone sobre la cabeza para amortiguar el ruido de afuera que era atormentador. "Maldita sea, no debí beber tanto..." Pensó mientras el sueño se iba despejando y la migraña la empezaba a levantarse con ella. Se sentó y apoyó la cabeza en una mano. Suspira. ¿Que había hecho ayer? "Diablos..." Intentar recordar duele así que lo deja de lado.

Mira a su alrededor. Sonríe al ver a Danielle durmiendo aún. Una travesura le pasa por la cabeza. En silencio se levanta y rebusca en todo lugar su varita. ¿Dónde estaban sus cosas? La verdad ni se acordaba. Bueno, tendría que improvisar.  Miró en la mesa de noche junto a la cama de Danny, un pequeño reloj despertador.  —El mejor despertar luego de una borrachera, Dan...– Susurra mientras programa el pequeño reloj para que suene en un minuto. Aprovechó la posición en la que duerme la rubia y le puso el reloj del lado derecho cerca del oído.

Se alejó, no fueran a lanzarle un manotazo o el mismo reloj. Y agazapada esperó paciente a que el ruido traiga de vuelta al mundo consciente a la bella durmiente.  Al mirar al suelo se encuentra con la varita. Sonríe. —Vamos, ya tenemos plan B, en caso que éste falle.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Magdalena Zalejska
Edad del pj : 19
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 2.150
Lealtad : Orden del fenix
Patronus : ~•~
RP Adicional : 000
Mensajes : 114
Puntos : 85
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t5169-ashoships-suena-a-estornudo#77019 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5021-ash-button-o-crono#75591 http://www.expectopatronum-rpg.com/

Danielle J. Maxwell el Mar Dic 19, 2017 4:17 am

JAAAAAAAAAAAA...

El ataque de risa que me entró fue evidentemente debido a que el 'achochomorra' sólo podía abrir piernas. Desde ese momento, la risa que me invadía era totalmente incontrolable, ya que no podía entender cómo es que mi mente había dicho eso y mucho menos con ese significado tan gracioso. Madre mía. Normal que su abuela identificase que estaba borracha. Se estaba descojonando de risa por un 'achochomorra',  tenía las mejillas rosadas de todo lo que había bebido y, probablemente, también tuviese un olor a su alrededor que se basaba en bebidas alcohólicas.

No fue hasta que le preguntó por el tacón, que ni se fijó.

¿Te bajaste del taxi con los dos tacones, no? ¡No te preocupes! Eso se arregla fácil con un Reparo mañana y encontraremos el otro. Cuando sepa pronunciar cosas yo te lo arreglo —le dije con un optimismo cargado de alegría. —No te pongas triste, te prometo que te irás de aquí con los tacones en perfecto estado —añadí, dándole un abrazo.

***

Con la boca pastosa, los pelos de loca por todos lados, las babas cayéndome por la mejilla hacia la almohada y con una posición que perfectamente puede ser peligrosa para la tortícolis, yo dormía plácidamente después de aquella locura de noche. Aún no me había despertado y ya sentía que me dolía la cabeza, por lo que cuando de repente sonó el despertador prácticamente al lado de mi oído, me levanté rápidamente creyendo que llegaba tarde a clase del Señor García. Ese profesor siempre humillaba a quién llegase tarde.

Sin embargo, nada más ver a Ash al abrir uno de mis ojos llenos de legañas, volví a dejarme caer hacia atrás, sintiendo que de repente mi cabeza daba tumbos. Parecía que mi cerebro estaba suelto en mi cabeza, moviéndose de un lugar para otro. Me llevé sendas manos a la cara, frotándome y quitándome con el dorso de una de ellas las babas que tenía en mi mejilla.

Tía que mala eres... —me quejé, remoloneando mientras cogía la almohada, me la ponía sobre mi propia cabeza y, con una mano libre, tiraba el despertador al suelo. —Y me duele la cabeza, que me muero, ¿cómo me va a doler tanto? ¿Qué narices bebimos ayer?

De repente me di vergüenza ajena al recordarme bailando en la pista de baile con Edward. Volví a salir de debajo de la almohada, sintiendo un dolor agudo en la cabeza típico de haber bebido una burrada. Arg, si es que estaba hasta provocada. Sentía que si comía algo, lo echaba todo.

¿Hice algo raro ayer? ¿No, verdad? —le pregunté, ya que esperaba que ella tuviese más memoria que yo. Y luego me llevé la mano a la cabeza. —Como mi abuela se entere de que tu cara está por ahí en busca y captura, me sacrifica. No solo me voy de fiesta contigo a una fiesta mágica, sino que encima te meto en mi casa. Que mi abuela es pro-muggle, pero no quiere que me junte con ustedes para no meterme en problemas. —Le expliqué con voz de muerta en mi cama. Abrí un ojo y la miré. —¿Y qué haces despierta ya? ¿Seguro que no quieres seguir durmiendo? Yo seguiría durmiendo. —En mi camita calentita, con lo bien que se estaba.

¡¡DANIELLE!! —Gritó mi abuela desde el piso de abajo. —¡¡DESPIERTEN YA, QUE OS HE PREPARADO EL DESAYUNO!!

Solo de pensar en  tostadas o leche con galletas se me revolvía el estómago.

Me va a matar. Te va a matar. Nos va a matar. —Le dije a Ash, metiéndome bajo mi manta calentita.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 28.711
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1388
Puntos : 777
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.