Situación Actual
21º-14º // 5 octubre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Apolo MasbecthMejor PJ ♂
Circe MasbecthMejor PJ ♀
Alexandra B.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ashanti ButtonMejor nuevo
Joshua EckhartMejor jugador
Sam & HenryMejor dúo
Eva WaldorfPremio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Conociendo a Zombie Boy [FB Seth]

Selina Bennet el Sáb Nov 11, 2017 12:57 am

Estaba harta, completamente cansada de aquella maldita asignatura que se le atragantaba, su padre estaba molesto con ella por que no era capaz de sacar esa maldita materia. Pero no era culpa suya, el profesor siempre estaba jodiendo la con ejercicios demasiado complicados y cuando le preguntaba una duda simplemente la ignoraba. Así no hay quien coño apruebe nada. Siempre le había gustado su carrera y la idea de estudiar leyes para convertirse en alguien que pudiera hacer buenos negocios, pero legislación mágica se le atragantaba desde que llego a la universidad y todo era por ese maldito profesor. Estaba segura de que había sido culpa de su padre, había venido a hablar con él el segundo día de clases y seguro que le dijo un montón de estupideces y por eso ahora lo pagaba con ella.

Ahora tendría que tomar clases extras con un alumno de grado superior al suyo, al parecer era un cerebrito y podría ayudar a aprobar esa maldita materia con la nota suficiente para que el estúpido profesor no tuviera mas pelotas a suspenderla. La verdad es que el día había empezado como una autentica mierda, estaba cansada, agotada de tanta tontería y de las broncas innecesarias de su padre y encima ahora tendía su primera clase de refuerzo con ese chico que le habían asignado. No sabía quien era, jamás lo había visto y tampoco le importaba demasiado quien fuera, solo quería aprobar y terminar con su carrera sin mas problemas.

Una vez que lo hiciera podría montar su negocio y olvidarse del pesado de su padre, le quería, le respetaba y en el fondo quería seguir siendo su orgullo igual que el día en que mato a la zorra de su madre y su amante ante los ojos de su padre. Pero ahora mismo se encontraba saturada y bastante molesta con todo aquel tema en particular. Había quedado con el chico en una zona especifica de los jardines por lo que se dirigió hacia allí sin esperar demasiado para llegar a la hora acordada, no quería hacerlo esperar y tampoco quería llegar al punto de decidir irse a casa e ignorar esas putas clases.

Llego al lugar donde había quedado con él, al parecer aún no había llegado por lo que se sentó debajo del árbol y saco su libro para comenzar a echarle una ojeada, había traído también una pluma y un cuaderno para tomar apuntes, aunque en general usaba vuelapluma, esta vez decidió que tomaría los apuntes ella misma, eso la ayudaría a recordarlos mejor. No era una mala estudiante, pero definitivamente quería aprobar maldita sea sin que ese viejo asqueroso pudiera suspenderla sin motivo —Espero que llegue pronto— Suspirando cerro los ojos por un momento echando la cabeza hacía atrás, se la notaba cansada, ultimamente discutía mucho con su padre y eso no la dejaba dormir bien.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Eiza Gonzalez
Edad del pj : 26
Ocupación : Dueña club Pandemonium
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 900
Lealtad : Mortífagos
Patronus : No posee
RP Adicional : 000
Mensajes : 34
Puntos : 23
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5128-selina-bennet-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5149-selina-bennet-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t5150-selina-bennet-cronologia#76880 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5151-selina-bennet-baul
Selina BennetMagos y brujas

Seth Brunswick el Dom Nov 12, 2017 6:23 am

Dormir poco es una mierda. No es qué yo duerma demasiado. Ya no recuerdo cuándo fue la última vez que hubiera descansado realmente. Quizás si la recuerde, pero me niego a tenerla presente en mis pensamientos. El reloj vuelve a sonar. Apunté la varita hacía el aparato y lo hago estallar. No, no estoy molesto. Simplemente estoy harto del incesante †Bip, bip, bip†, que hace.  Me levanté con algo de pereza, si fuera por mí, me quedaba sobre la cama todo el día, adelantaría algunos deberes y luego me iría a cobrar algunas deudas. Ahora que lo pienso, no sé ni cuánto dinero tengo... Seguramente poco. Para alguien cómo yo, el dinero siempre es poco, aún cuando se tenga una pequeña fortuna. Sin perder tiempo me metí a la ducha. Tenía que ponerme en movimiento antes de mandar todo al diablo.

Vestí de manera simple. Mi finanzas no daban para una vida de lujos. Ni pensar que la mitad de erdos con los que estudio tienen escobas profesionales y los galeones le molestan tanto en los bolsillos que no les importa gastarlo en la primera mierda que se les cruza en el camino. No los envidio o quizás sí. Quizás quisiera por un momento, por un día, ser alguno de ellos. Pero creo que nadie querría mi lugar y a pesar de lo difícil que es estar en mis pieles, podría jurar que me divierto mil veces más que cualquiera de los que me rodea, porqué soy de esos que realmente hacen lo que quieren.

Me apresuro para salir; como de costumbre, tomo la varita —reparo el reloj— y cogí la mochila, para poder ponerme en marcha hacía la  recepción de la universidad. Se supone que hoy tendré que dar tutorías a un nuevo alumno.

Mientras camino entre la multitud —para salir de las residencias de la universidad —, la gente se hace a un lado al verme pasar. No es que me enfade esta situación, en realidad me divierte. Sé que les causo curiosidad. Es bueno ser el centro de atención. Sobre todo de los nuevos. Saco la varita del bolsillo izquierdo del pantalón y apunto a un chico escuálido frente a la puerta, lo empujo con un hechizo para estamparlo en la pared. — No estorbes.

Antes de cruzar la puerta escucho las risas y burlas dirigidos hacía mi reciente víctima. Y un idiota a mis espaldas, grita:

Bien, Seth. Así se aparta la mierda.

Me giro y hago una pequeña reverencia al público. Observo al idiota gritón. Va en mi clase de anatomía. El típico chico 'estrella del deporte'. Apunto mi varita a él y conjuro un Levicorpus. No necesito aduladores, mucho menos si es él. Trabajo solo. Era estúpido pensar que hubieran personas con la extraña idea de ser mis amigos. Y no es que alguna vez tuviera uno, la mayoría huye de mí. Y así me gusta.

.—. † .—.

¿A quién debes dar tutoría, Alex?— Pregunta un chico de estatura media, castaño y ojos verdes, al pendejo que tiene al lado.

A una fea de cuarto año de medimagia...— Dijo Alex con visible desgana. —¿Tienes algo bueno, Dan?— Inquiere.

Nada puede ser bueno si tiene polla, viejo...— Ambos tipos se ríen.

Yo trato de ignorar su estúpida conversación, aunque ya que me tenían esperando por la ficha académica de la persona que debía 'ayudar', no podría decir que tenía algo mejor que hacer que escuchar a esos idiotas. Decidí apodarlos; Pendejo n°1 (Dan) y pendejo n°2 (Alex).

El suertudo en todo esto fue, Brunswick...

Ahora resulta que soy tema de interés. Curioso.

¿Quién?

No me conoce, seguro sea educado y me presente. Lo pensaré. Seguí sentado intentando no hacerme notar. Así no les arruinaba la charla. Nunca se debe ser descortés.

¿Zombieboy?... Tiene que explicarle a la bombón de Selina Bennet

¡Ah claro! ... Espera, ¿esa chica no es la que te mando a la mierda ayer?

¿Tenías que recordarlo?

Lo siento, es que fue jodidamente mala. ¿En todo caso de dónde la conoces?— Dijo entre risas el pendejo N°1

Fuimos a Hogwarts juntos. Iba dos cursos por debajo de mí. Igual dudo que si quiera le dirija la palabra a Brunswick. Las mujeres preferirían ser atacadas por crucio, que estar junto a ese tipo...

Es escalofriante... Incluso hay hombres que les da miedo estar cerca de él...

Sí. Tú eres el primero.— Pendejo n°2 se ríe divertido.

Ya cierra la boca. El tipo ese es realmente macabro ¿No sabes lo que le hizo a Edmund? ¡Le cortó una mano!

Edmund dijo que fue un accidente en verano...

¿Y tú le crees? Viejo, la última persona con quién lo vieron fue Brunswick y todos sabemos que no se llevaba bien con Edmund.

Dan, deja de meterte cosas en la cabeza. El tipo solo se ve siniestro, pero seguro es un marica con mala actitud...

¿Qué?  Me habían dicho muchas cosas, pero lo de 'marica' es innovador Me levanto de la silla dónde estaba sentado, cuándo la recepcionista me hace señas para que me acerque dónde están los pendejos n°1 y n°2.

Yo qué tú... Debería creer lo que dicen, Alex... — Dice le la nada y los tipos pegan un brinco de susto, junto a un audible "Mierda". Sonreí divertido... Ya me encargaría de esos dos luego.

Recibí mi ficha y la recepcionista me indica el lugar dónde Selina Bennet, estaría esperando.  Hmm, según la ficha era más de lo mismo. Una niña rica con problemas en una materia teórica aburrida. Espero me abra las piernas y quizás al menos yo me divierta...

.—. † .—.

¿Bennet? — Pregunta sin mucho interés. Espera que la chica le conteste y seguido me senté a su lado. No dije nada. Quería ver su reacción. Me tome mi tiempo y saque un par de libro que previamente había recogido en la biblioteca y luego le miré. — Casi lo olvidaba. Soy tu tutor. — Creo que está cansada. Bueno, espero no me toque mantenerla despierta.

Si tenía que admitir algo, era qué, es hermosa. Realmente el pendejo n°2, no mentía.

Seré breve. Tengo tres reglas. La primera; jamás me interrumpes mientras explico. La segunda; solo hablas cuándo te lo indique y la tercera; si faltas a alguna de las dos primeras, estudias por tu cuenta.— Seguramente si entiende eso no tendría problema con lo demás. — ¿Lista? O ¿necesitas decirme algo antes de empezar?
avatar
Imagen Personalizada : La suerte de uno, es la desgracia de otro
RP : 10
PB : Rick Genest
Edad del pj : 27
Ocupación : Extirpador
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.000
Lealtad : Neutral / Mortifagos
Patronus : No posee
RP Adicional : ---
Mensajes : 14
Puntos : 10
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Selina Bennet el Dom Nov 12, 2017 4:11 pm

No solo estaba cansada por las constantes peleas con su padre, también estaba cansada de tener que espantar a todas esas moscas que iban siempre detrás de ella, eran sumamente pesados. Cada vez que iba por los pasillos de la universidad sola la rodeaban como si fuera un pedazo de carne de exhibición para invitarla a salir, a fiestas y a no se cuantas cosas más. Al final le tocaba usar frases mordaces y ligeramente ofensivas para quitárselos de en medio y evitar mayores problemas, odiaba a los babosos presuntuosos que se creen mucho más de lo que realmente son. Hoy era un día extrañamente caluroso porque lo que vestía ropa fresca. Su padre se escandalizaría si lo supiera, pero se había cambiado en la universidad así que él no tendría porque enterarse de nada. Mientras estaba allí sentada pensó en los motivos por los que el profesor pudiera tenerle tanta manía, ¿tal vez su padre fue demasiado prepotente?

Por eso en cierta forma Selina detestaba a los tipos que se creen superiores por tener dinero o por vestir mejor que otros, eso simplemente eran objetos materiales y teniendo en cuenta que eran niños de papa a los que le regalaban todo y les daban el dinero suficiente para comprarse dos islas, para ella no tenían valor, eran hombres que no servían para nada. Por una vez no llevaba tacones, después de todo había quedado en que esperaría a su tutor en el jardín y a ella en general le encantaba tirarse en el césped y no le apetecía darse de bruces contra el suelo cuando el tacón se quedara clavado en la tierra.

Teniendo aquello en cuenta había elegido unas zapatillas bajas, con cordones, algo simple en realidad aunque de marca como todo lo que llevaba encima porque su padre se empeñaba en que tenía que vestir de esa manera para demostrar poderío. Para ella el poder y el respeto se ganaban de forma diferente, no solo por llevar un traje valorado en una millonada te iban a respetar más.

Mientras pensaba en aquello fue interrumpida por una voz grave que la hizo abrir los ojos, la había llamado por su apellido, suponía que sería su tutor. Cuando lo vio bien no pudo evitar esbozar una sonrisa, no era burlona y tampoco era maliciosa, simplemente le gustaba lo que veía, esos tatuajes eran una pasada — Preferiría que me llamaras Selina— Escucho con atención esas normas que le daba, la idea de no poder hablar sin su permiso le parecía absurda la verdad, pero teniendo en cuenta que él la ayudaría a aprobar, no pondría objeción por ahora.

Cuando le dio la oportunidad de hablar le miro atentamente sin mostrar miedo alguno, más bien estaba intrigada al verle tatuado de arriba abajo y llegaba a preguntarse si estaría ENTERO tatuado —Pues, me gustaría al menos conocer el nombre de mi tutor para poder dirigirme a ti por tu nombre, a no ser que prefieras que te llame don tatuajes o algo parecido— Esbozo una sonrisa ligera, antes de morderse el labio inferior, no es que quisiera faltar al respeto ni nada parecido, pero ya que no le había dicho el nombre tendría que inventarse uno.

Se le pasaban algunas otras preguntas por la cabeza, como el porque de tanto tatuaje y algunas otras cosas más personales, por lo que mejor se mantendría callada por el momento, no quería que la dejara tirada —Y simplemente me gustaría darte las gracias por ayudarme, quiero darle en la cara a ese puto viejo con el aprobado— Odiaba a ese profesor y comenzaba a cabrearme también con mi padre así que en cierta forma lo de puto viejo iba para ambos. Les demostraría que podía aprobar y que no podría suspenderme por mucho que se empeñara en joderme el muy desgraciado.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Eiza Gonzalez
Edad del pj : 26
Ocupación : Dueña club Pandemonium
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 900
Lealtad : Mortífagos
Patronus : No posee
RP Adicional : 000
Mensajes : 34
Puntos : 23
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5128-selina-bennet-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5149-selina-bennet-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t5150-selina-bennet-cronologia#76880 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5151-selina-bennet-baul
Selina BennetMagos y brujas

Seth Brunswick el Mar Nov 14, 2017 8:49 am

Cómo quieras, Bennet.— Digo luego que la castaña me hubiera indicado que prefería ser llamada por su nombre. No es que buscase de ser respetuoso, es que decirle "Selina", me hacía sentir cómo si le estuviera riñendo. Cogí un libro y lo abrí. Necesitaba empezar por lo más básico.

«Curiosidad... » Todo ser humano sabe cómo se siente. Y es casi imposible que una sola persona jamás la hubiera experimentado. Yo lo hacía a diario, la carrera que estaba haciendo incluso requería que fuera curioso. Estaba concentrado en el libro. De reojo miro a la castaña. Se que me observa y que seguramente tenga dudas o preguntas que hacerme.  — Seth. Así puedes llamarme.— Respondí con simpleza. Tampoco deseaba tener algún tipo de apodo.  — ¿Puedes dejar de mirarme cómo si fuese fenómeno de circo? Es un tanto molesto.— Confiesa observándole de reojo.  — Si quieres y aún te interesa, podemos tomar veinte minutos para que me hagas las preguntas que desees. Pero no me acoses con la mirada. — Una cosa era ser el centro de atención en los pasillos o en clase. Pero otra muy diferente era reunirse con alguien y que dicha persona solo tenga ojos para escudriñar mi cuerpo.

No tienes nada que agradecer. Me pagan por hacer esto. — Le dije sin intención de ser cortés. Solo recalco la verdad. Si no estuviera recibiendo una compensación, seguramente estaría en mi residencia viendo que podría hacer, ya que este día lo tengo libre. Marque varias paginas del libro con separadores, para saber lo que le iba a explicar en un inicio.

Tus veinte minutos comenzaron hace cinco minutos. — Le recuerdo aún sin despejar la mirada del libro frente a mí.  

.—. † . –.

Legislación mágica, no tiene  gran dificultad... Quizás un profesor demasiado exigente y un tanto pasado de moralista. Pero si aprendes los artículos de la constitución mágica y tratas de hacer uno que otro comentario de ellos en la clase, según el tema que discutan, entonces te va adorar.— Hace un año ese mismo profesor había impartido la clase de ética laboral para mi curso. Me había llevado varios coñazos con él, pero al final había encontrado la manera de 'seducirlo' y ahora se la estaba dando a ella.

Para comprender la Legislación mágica, tienes que centrarse en que la mayor parte de tu carrera se basa en leyes y en cómo se deben aplicar para mantener el orden y la 'buena' convivencia entre los ciudadanos...

Comencé a explicarle. La verdad no entendía cómo es qué, se le hace tan complicada entenderla. Para mí esta material solo es de leer y analizar. Nada del otro mundo.  — Tienes que aprender de memoria las leyes más importantes de este mundo. Quizás la principal sea el estatuto del secreto. Eso según mi opinión, pero hay quienes creen qué el establecer leyes para el grosor de los calderos es una prioridad... — Me enconjo de hombros. No me hace especial gracia las leyes, suelo romperlas cuando mejor me conviene y seguirlas por la misma razón.

¿Vas bien hasta ahora? — Inquiere. Necesita saber que ella está comprendiendo lo poco que ha dicho, pues sino tendrían un problema, o más bien lo tendría la castaña.
avatar
Imagen Personalizada : La suerte de uno, es la desgracia de otro
RP : 10
PB : Rick Genest
Edad del pj : 27
Ocupación : Extirpador
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.000
Lealtad : Neutral / Mortifagos
Patronus : No posee
RP Adicional : ---
Mensajes : 14
Puntos : 10
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Selina Bennet el Miér Nov 15, 2017 12:04 am

Cuando volvió a llamarla por su apellido rodó los ojos, la verdad es que esperaba que la llamara Selina, no le gustaba que la llamaran Bennet, le recordaba a su padre ya que siempre le llamaba Señor Bennet o algo parecido. No le gustaba la idea de que todo el mundo la llamara de esa manera, también le recordaría a la furcia de su madre y eso era algo que no quería en absoluto. Cuando escucho su nombre se sintió ligeramente más tranquila, al menos ahora sabía como narices llamarlo y no tendría que inventar nombres raros o motes para dirigirse a él, sabía que en general todos le llamaban zombieboy por esos tatuajes, debía reconocer que a ella le gustaban, eran interesantes y no le quedaban mal en absoluto.

Cuando Seth le dijo que dejara de mirarlo como a una atracción de circo ella suspiro levemente —Lo siento, es que son bastante curiosos e interesantes, me gustan tus tatuajes y de verdad no quería molestarte— Era verdad, en ningún momento quería hacerle sentir incomodo, pero sus tatuajes le gustaban, estaba detallando alguno de ellos cuando aparto la mirada, no quería continuar molestándolo con su escrutinio. Saco entonces el cuaderno y la pluma que había traído para comenzar con el estudio, esperaba que con su ayuda pudiera aprobar de una vez y quitarse la asignatura de las narices de encima.

Le dio veinte minutos para hacerle preguntas, pero tampoco quería ser como todas esas personas que prácticamente lo acosaban para saber el motivo de tanto tatuaje  y demás —Prefiero empezar por la clase, parece que ya conseguí fastidiarte bastante mirándote con tanta atención y no quisiera perder otro tutor la verdad— El no había sido su primer tutor, antes que él habían pasado aproximadamente tres tutores y todos y cada uno de ellos habían intentado sobrepasarse con la chica, así que Selina se vio obligada a darles una lección. Recordaba que a uno de ellos lo tuvieron que descolgar del tejado de la universidad por atreverse a meterle mano.

Prestó atención a cada una de las palabras que le estaba diciendo Seth mientras tomaba algunas notas, el truco para que el profesor comenzara a cogerle cariño, la verdad es que le vendría de maravilla. Su mayor problema era ese, que el jodido profesor se empeñaba en fastidiarla y no paraba de imponerla trabajos y ejercicios el doble de complicados que al resto de los alumnos e incluso le mandaba hacer cosas que no había explicado en clase por lo que en ocasiones era casi imposible que la chica supiera como narices se hacía ese maldito ejercicio —Mi problema no es no comprender la asignatura o no ser capaz de aprenderme de memoria las leyes, mi problema es que el profesor me manda cosas de las que siendo sincera, no tengo ni idea y a veces ni se donde buscarlas— Suspiro algo cansada de ese tema, saco de su bolso uno de los trabajos que tenía que hacer para la próxima clase y se lo  enseño al chico, para los conocimientos que tenía la chica y a los que podía acceder era imposible hacerlo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Eiza Gonzalez
Edad del pj : 26
Ocupación : Dueña club Pandemonium
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 900
Lealtad : Mortífagos
Patronus : No posee
RP Adicional : 000
Mensajes : 34
Puntos : 23
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5128-selina-bennet-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5149-selina-bennet-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t5150-selina-bennet-cronologia#76880 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5151-selina-bennet-baul
Selina BennetMagos y brujas

Seth Brunswick el Miér Nov 15, 2017 5:04 am

Una disculpa ¿Por qué la gente hace eso? El mal ya estaba hecho, no era de importancia, al menos no para mí , que le sentase mal haber metido la pata. Me conformaba con que no vuelva a incurrir en el mismo error. Ella no quería molestarme... ¿Ella no quería molestarme? No quería. Molestar. ¿Por qué? ¿Por qué me era tan raro que alguien no quisiera molestarme? Ya, claro. Es que la mayoría siempre buscaba molestarme. Pocas personas... Quizás solo una persona, hace mucho, tampoco quiso molestarme. Cada vez le recuerdo menos y puedo ganar mucha más ira con solo acordarme de cómo le perdí. Respiro hondo para alejar estos pensamientos de mi mente, no necesitaba perder la cabeza ahora. No dije nada, solo ignoré sus palabras, como suelo ignorar la mayoría de cosas que posiblemente me hicieran pensar mucho más de lo que deseaba.

Debes ser bastante intensa si no soy el primero en ser tu tutor. — Digo sin realmente dedicarme a pensar cual podría ser la razón de porqué ella no conseguirá tener un tutor fijo. En todo caso eran de esas cosas que a él no le afectan, pues al cumplir sus horas de tutoría previstas en el mes, ya tenía hecho el dinero y la chica podría tener un tutor nuevo o recurrir a mí otra vez. Me daba igual lo que hiciera finalmente.

.—. † .—.

Entonces ese es el problema... No podría decir que con una poción podría arreglar su situación, la verdad no tenía idea de que manera mi tutoría podría ayudarle en algo, si el profesor le tenía manía extrema. Aunque... — Seguramente le gustas. — Comento con evidente diversión recibiendo el trabajo, puede que el profesor solo quisiera follarla ¿Y por qué no?. No era un sabiondo en el tema —no en la carrera de leyes—, pero podría estar seguro que éste trabajo era para nivel avanzado y tomando en cuenta que ella apenas empezaba la universidad, cualquier cosa de éste nivel, le haría pensar que lo mejor era abandonar la universidad. — Ante está situación solo podría recomendar que le pagues a alguien que curse leyes en los últimos años de carrera, al menos aprobarás con el mínimo, la materia... — Dije de manera muy tranquila ¿Acaso era conveniente alarmarse? No, eso no resolvería nada.

Guarde mis libros nuevamente en la mochila y cuando estuve a punto de levantarme para irme de allí —Pues evidentemente no hay nada que pueda hacer por ella—, solo me basta mirar la expresión de su rostro para reconsiderar mis acciones. Ella se nocpta cansada de esto. Se cómo se siente. Lo siento cada día. Vivir una y otra vez en una situación que te supera por más que tratas de avanzar. Es frustrante, pero ¿Debería ser yo quien hiciera algo? ¿Por qué preocuparme? Ella fue amable, fue... Considerada y respeto mi espacio.

Ella no fue invasiva como otras personas, no cruzó la linea que representa mi límite. Todo con el que me había cruzado hasta ahora siempre parecía empeñado en hacerme sacar al monstruo que duerme en mí, pero Bennet, ella solo quería una alternativa para su problema. Y para eso estudio medimagia ¿no? Para dar alternativas a problemas y en el mejor de los casos, solucionarlos, mejorarlos o hacerlos menos dolorosos y más llevaderos, bueno, al menos eso nos hacen creer.

 Sin embargo, puedo darte una alternativa. Pero no te será gratis.— Le advertí. No hago nada gratis, mejor si ella se iba enterando. — Tengo a alguien que puede ayudar con los trabajos, incluso puedo ser yo quién te los haga con ayuda del otro tipo. Puedo explicarte lo básico de la materia por las tardes e iniciarte en las clases más avanzadas. Pero tendrías que sacrificar las noches de todo éste mes para estudiar. Según tu cronograma de legislación, tienes examenes y por tus notas, si fallas, vas a tener que pasar el verano aquí o... Repetir la materia el siguiente semestre.

En caso de que ella acepte. Yo también tendré que perder todas las noches de este mes... Se que no será fácil. Pero tampoco barato. Y a según cómo viste —que no se una mierda de moda, pero siempre que alguien tiene plata, lo sabes con solo ver lo que lleva puesto—, ella me daría más de lo que lograría conseguir yo por mi cuenta en todo este mes.

La decisión es tuya. Me podrás encontrar en el campo de  Quidditch a las veintiuna con quince.— Me levanté del césped y me quedo esperando que ella medite por solo unos segundos su decisión a mi propuesta. — Oye, Flaca. No tengo tu tiempo.— Le metí prisa. Me desespera que no reaccionen con rapidez. Tengo poca paciencia. Juego con el trabajo de la chica —doblando y desdoblando las esquinas de las paginas—, me lo tendría que llevar si ella decide hacer negocios conmigo.

avatar
Imagen Personalizada : La suerte de uno, es la desgracia de otro
RP : 10
PB : Rick Genest
Edad del pj : 27
Ocupación : Extirpador
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.000
Lealtad : Neutral / Mortifagos
Patronus : No posee
RP Adicional : ---
Mensajes : 14
Puntos : 10
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Selina Bennet el Miér Nov 15, 2017 10:29 pm

La verdad es que estaba en un problema bastante gordo, quería aprobar esa maldita materia para poder eliminarla y dedicarse a otras cosas, pero ese puto profesor no dejaba de joderla con cada oportunidad que tenía. Suspiro ligeramente intentando controlar las ganas que tenía de golpear algo, la chica no es que fuera especialmente violenta ella por si misma, solía utilizar mas la cabeza para conseguir lo que quería, pero en aquel momento solo quería desahogarse con cualquier cosa y siendo sinceros pegarle a alguien le vendría de maravilla, pero Seth le caía bien. Sus tatuajes molaban, era un tio con las cosas claras y además no le metía mano, no podía pedir más.

No pudo evitar reírse ante el comentario de que era bastante intensa, si el supiera —Bueno, si no recuerdo mal, eres el sexto tutor que tengo en dos semanas— Si, la cosa estaba bastante jodida, entre los que intentaban meterle mano, los idiotas que solo buscaban una cita y no le enseñaban nada en absoluto y los que se alejaban de ella porque eran intimidados por el profesor, no tenía muchas opciones. Cuando escuchó de boca del tatuado que tal vez le gustaba al profesor no pudo evitar fingir que aquella simple idea le provocaba arcadas, era repugnante pensar que ese maldito viejo quisiera follar con ella para aprobarla, aunque seguramente ese fuera su plan.

Agacho la cabeza ligeramente cuando su tutor le dijo que no podría ayudarla —Esta bien, no te preocupes, supongo que es complicado, gracias de todos modos— Ella también empezó a recoger sus cosas para irse, tal vez debería buscar un profesor particular que no perteneciera a la universidad, alguien que ya este trabajando, pero eso podía ser complicado. Las cosas cada vez empeoraban más y Selina no sabía que podría hacer para pasar esa maldita materia de una vez por todas y olvidarse de todo y de todos. Hacer tanto esfuerzo para algo y no lograr resultados la tenía bastante quemada.

Sin embargo cuando volvió a escuchar la voz de aquel chico lo miro con cierta curiosidad en la mirada, ¿realmente quería ayudarla hasta el punto de pasarse las noches enteras enseñándole? No podía creer lo que escuchaba, por eso no había tardado en reaccionar pero rápidamente asintió con la cabeza —Si, claro que acepto, no quiero ir con esos cerdos que solo buscan meterme mano. No me importa el precio, te pagare lo que haga falta— Le daba igual que subiera las tasas, le importaba poco, solo quería aprobar y por ahora ese chico era el único que le había dado una alternativa a su problema.

Se levanto de donde se encontraba sentada —Nos vemos en el campo entonces, de nuevo, gracias de verdad, eres el único que a podido darme una alternativa— Suspiro con cierto alivio, realmente lo había pasado fatal y seguía pasándolo mal. Terminó de recoger sus cosas, una vez terminadas las clases volvió a casa y entonces una vez que se despidió de su padre diciendo que iba a estudiar subió a su habitación y salió por la ventana para ir de nuevo a la universidad con sus trabajos y sus libros. Seth le había echo un tremendo favor, aunque siempre iba con la varita a mano por si era una artimaña, no sería la primera vez que un imbécil intenta sobrepasarse con ella, aunque tenía la sensación de que ese chico, no era de ese tipo.

Llego al campo y se puso a buscar al chico —¿Seth?— Sin embargo el que salió de entre las sombras no fue su tutor, salió uno de esos idiotas que se le había confesado hace unos días —Pero mira que tenemos aquí, si es Selina Bennet, ¿que haces aquí tan tarde guapa, has venido a jugar conmigo?— Se le acercaba con digamos malas intenciones, Selina se iba alejando lentamente de él hasta que otro tipo la cogió por detrás y entonces comenzaron a reír, estaba claro que la cosa no iba a terminar bien, no podía sacar su varita estaba en jodidos problemas —¡Soltadme ahora mismo basuras!— Forcejeaba al que se acercaba por delante le dio una patada en la cara, lo bastante fuerte como para romperle el labio, aquello solo cabreo más al tipo que se levanto y le propino una bofetada, logrando que el labio de Selina comenzara a sangrar, las cosas se habían puesto muy jodidas.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Eiza Gonzalez
Edad del pj : 26
Ocupación : Dueña club Pandemonium
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 900
Lealtad : Mortífagos
Patronus : No posee
RP Adicional : 000
Mensajes : 34
Puntos : 23
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5128-selina-bennet-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5149-selina-bennet-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t5150-selina-bennet-cronologia#76880 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5151-selina-bennet-baul
Selina BennetMagos y brujas

Seth Brunswick el Jue Nov 16, 2017 2:21 am

21:27
17 de Junio
Campo de quidditch de la universidad mágica.

Hay cosas que no soporto...— Dije mirando al idiota que está frente a mí —en realidad como a cinco metros de distancia— colgado de cabeza, gracias a un levicorpus que le hubiera lanzado. La varita del imbécil estaba allí, bajo su cabeza, tan lejos y tan cerca, pero no podía alcanzarla.

Maldito Zombieboy...— Dijo él mientras me mira. Hay odio en esa mirada, lo sé, conozco cómo luce aquél sentimiento. —Bajame y te mostraré de lo que soy capaz— Yo alcé una ceja divertido y él se retuerse deseando bajar. Sangraba; su vital líquido carmesí, corre en bajada por sus brazos cuello y rostro. Hay muchas heridas en su cuerpo, no son muy profundas, no demasiado, al menos no quise cortar alguna arteria importante. Le había lanzado varios Diffindo, poco después de ponerlo de cabeza.

Lastima, perdiste tu oportunidad hace un momento.— Moví la varita y el tipo frente a mí, salio disparado contra el palo central de los aros de anotación, para luego caer al suelo. — Accio varita.— Recupero el arma de mi enemigo justo antes de que él pueda cogerla. Me reí divertido. — No lo volveré a repetir ¿Quién te envió?

No te... Diré... — El tipo se comienza ahogar con su propia sangre y saliva al tiempo que una cuerda le rodea el cuello. Sí, yo conjure un Incarcerous. Su rostro comienza a ponerse pálido.

¿Qué dices? No puedo oírte. — Dije de manera burlesca mientras camino para acercarme al tipo. — ¿Quién te envió? — Susurro al oído de él, cómo quién cuenta un secreto. — Sí, sí... Con calma, intenta articular... Ajá... — Lo único que alcanzo a escuchar son sus ridículos jadeos y quejidos. Está asfixiándose — Oh... ¿Quieres hablar? — Pregunté cuándo él aferra una de sus manos a mi pantalón. Desaparezco la cuerda que no lo dejaba respirar y doy dos pasos atrás, para mirar cómo apoya ambas manos al suelo y busca de respirar.

¡TErry! ... Cofcoff... ¡AshtON! ... Cofcoff— Intenta gritar el imbécil entre toses, escupiendo sangre. Buscando aire.

¿Traes compañía, y hasta ahora los invitas a venir? ¡Cuánta falta de respeto! — Digo fingiendo indignación. Levanto la pierna y sin piedad le siento una patada al rostro. El contrario cae boca arriba sobre el césped. — ¿Quérias hacerme una emboscada? — Negué con la cabeza mientras le miro. — Para eso necesitas ser mejor con la varita... — Vuelvo a patearle la cabeza; con rabia, con fuerza; una, dos, tres, cuatro veces... Hasta que vi que no hace esfuerzo por moverse. Respira. Lo sé. Va a quedar inconsciente pronto. — Quiero un nombre para mañana... O el fin de semana tendré que obligarme asistir al memorial que harán en tu honor. — Partí la varita del tipo agonizante y se la tiré al pecho y lo deje allí. Si se supone que era una emboscada los otros dos tipos se arrepintieron al final.

.–. † .—.

Ya no recordaba porque había venido al campo, la ira me nubla la razón. Hago un esfuerzo por recordar. Claro, la tutoría de Bennet. A ver si no hubiera sido ella que mandase a esos tipos por mí ¿Pero con que razón? Ella había aceptado el trato, y yo estuve comprometido ayudarle. ¿Acaso creyó que le haría algo? Ella ni si quiera me gusta. Pero mañana seguro pueda devolverle el favor, si es que fue ella. Pero esto no va a quedarse así.

Se qué tengo varios enemigos ¿Pero cómo sabrían ellos que estaría solo en el campo? Solo a ella se lo dije. ¡Maldita sea! Cogí mi mochila —y me la echo al hombro— que estaba en la entrada a las gradas y me disponía a salir. Unas voces me ponen alerta. Apreto la varita con fuerza. ¿Qué coño estaba pasando?

¡Expulso!— Conjuro para hacer volar por los aires a un tipo que me daba la espalda. El otro tenia a una chica agarrada. ¿Bennet? ¡Flare!— De la varita sale una especie de látigo de fugo que se fija a la pierna del tipo tras Bennet. Tiré con fuerza y lo derribo. El pantalón del imbécil aquél se comienza a incendiar, el fuego mágico era capaz de consumir casi cualquier cosa.

Corrí hacía la castaña y le tiendo mi mano para ayudarle. — Vamos...— Comienzo a correr esperando que la chica me siga, cuándo noto que me he alejado lo suficiente lanzo un Bombarda en dirección a los imbéciles.

.–. † .—.

21:40
17 de Junio
Cercanias a la biblioteca de la universidad mágica.

Mi respiración era agitada. Hace un rato que no corría tanto. Me había detenido en un callejón solitario, entre los edificios de la universidad. No estaba seguro donde estábamos y no tenia el interés de descubrirlo ahora. Aquellos tipos se tardarían un rato en reponerse, o al menos eso espero, no podía quedarme mucho aquí. Tenía que moverme, pero... Necesitaba respirar. Miro al suelo. Mis zapatos y pantalón, iban salpicados de sangre. Alzo la cabeza. Miré a la muchacha. Su labio estaba lastimado. Me acerqué a ella. — No te muevas... — Le advertí. Moví la varita y curé su labio. La miraba fijamente. —¿Enviaste a esos tipos para hacerme algo?— Pregunté de manera directa mientras le apunto con la varita —la cuál estaba en su cuello—, un movimiento en falso y no la iba a contar. Lo de curar su labio solo fue una escusa para acercarme.
avatar
Imagen Personalizada : La suerte de uno, es la desgracia de otro
RP : 10
PB : Rick Genest
Edad del pj : 27
Ocupación : Extirpador
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.000
Lealtad : Neutral / Mortifagos
Patronus : No posee
RP Adicional : ---
Mensajes : 14
Puntos : 10
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Selina Bennet el Jue Nov 16, 2017 10:31 pm

Selina forcejeaba con fuerza, lograba evitar que esos cerdos la tocaran demasiado o la besaran pero le habían rasgado parte de la camiseta y sinceramente comenzaba a preocuparle la situación. Le dio varios golpes también a esos babosos desgraciados, la chica era dura de pelar aunque la tenían sujeta los muy cobardes —Vamos puta deja de resistirte, te lo vamos a hacer igual— Esa asquerosa voz, eran repugnantes, realmente no sabía como podía haber tipos tan sumamente asquerosos en la universidad, tenía ganas de castrarles y lo haría con su varita su pudiera agarrarla pero no tenía el tiempo suficiente ni el espacio para hacerlo.

Realmente comenzaba a pensar que no saldría ilesa de aquel momento, pero escucho la voz de Seth, desde luego en aquel momento se había convertido en su salvador. Lanzó a uno de esos idiotas lejos y al otro lo tiro al suelo y aunque ella fue arrastrada con él por que la mantenía sujeta, no le importo demasiado, cogió la mano del chico para levantarse y salieron corriendo para escapar de aquel grupo de mal nacidos. Se sentía sucia después de sentir esas asquerosas manos intentar toquetearla y como habían rasgado su ropa sin pudor alguno.

Cuando llegaron a aquel callejón la chica suspiro intentando calmarse un poco, pero se miro la ropa, estaba casi destrozada, se podía ver el sujetador por debajo de los pedazos rotos de tela. Intentaba recuperar el aliento cuando sintió que Seth se acercaba a ella para curarle el labio —Gracias por...— No pudo terminar de hablar cuando sintió la varita de Seth en su cuello y escucho como la amenazaba, genial, ¿están todos putos locos o que coño les pasaba? Pero esta vez no iba a dejarse sorprender, no pretendía que volvieran a hacerle lo mismo.

Se sentía totalmente insultada, ¿pero acaso no la había visto siendo prácticamente violada por esos imbéciles? Llena de rabia le asesto una buena bofetada al tipo que tenía frente a ella, ya no sabía si podía considerarlo su salvador o solo un gilipollas más —¡¿Tu de que coño vas imbécil?!, ¡¿No has visto que esos cerdos casi me violan o que te pasa?!— Ahora mismo estaba totalmente fuera de control, no sabía si gritar más, si llorar, si golpear algo o simplemente largarse de allí y no mirar atrás, miro a Seth con la furia escrita en su cara y en sus ojos, realmente estaba cabreada.

Se había alejado lo suficiente del chico tras la bofetada como para alejarse de su varita y ella sacar la suya —Tu me hiciste venir aquí, yo solo quería aprobar una puta materia ¿sabes? pero a la mierda, que le jodan a todos yo me largo a casa— Iba a irse cuando se acercaron de nuevo esos malditos desgraciados, los escuchaba llegar preparados para armarles bronca a los dos. Selina estaba lo bastante furiosa como para querer acabar con todos ellos de un solo golpe, pero no sería divertido, ella disfrutaba con el sufrimiento ajeno y se iba a encargar de hacerles pagar cuanto le habían echo.

Se giro hacia el lugar donde llegaban esos imbéciles y cuando los tuvo en la mira no dudo un segundo Religio Las cadenas los rodearon a los tres Accio Varitas— Ahora que tenía en su poder las varitas de esa panda de maleantes les iba a dar una lección a cada uno de ellos, estaba furiosa y no hay nada peor en el mundo que cabrear a Selina Bennet Sectum Comenzó a lazar varios de estos hechizos provocando serios cortes en aquellos malditos chiquillos, si pudiera los mataba pero no quería que en su expediente quedara registrado unas cuantas muertes, aunque nadie tendría porque saberlo nunca.

Estaba muy enfadada con esos tres pero también con Seth, pero ese era otro cantar, cuando se aburrió de abrirles heridas le lanzo a Seth las varitas de los mocosos a los pies —Haz con ellos lo que te salga de la polla, yo me largo, sudo de tus clases y de la puta asignatura de mierda, gracias por tu ayuda— Al menos le agradecería la ayuda, le había salvado, se dispuso a irse y aparecerse en su habitación, era lo que más quería en aquel momento, estaba agotada física y psicologicamente.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Eiza Gonzalez
Edad del pj : 26
Ocupación : Dueña club Pandemonium
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 900
Lealtad : Mortífagos
Patronus : No posee
RP Adicional : 000
Mensajes : 34
Puntos : 23
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5128-selina-bennet-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5149-selina-bennet-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t5150-selina-bennet-cronologia#76880 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5151-selina-bennet-baul
Selina BennetMagos y brujas

Seth Brunswick el Vie Nov 17, 2017 3:01 am

Lo que menos me esperaba era eso. Tuve que mover la mandíbula para asegurarme que no me la hubiera desajustado. La muy maldita golpea fuerte. La miro con rabia. Si bueno, quizás fui un poco ¿Insensible? Daba igual. Le escucho sin prestar verdadera atención. Miro su camisa, está hecha jirones, desgarrada, rota. Bueno, si en algo podía estar de acuerdo con Bennet es que, ella no fue quién envió a los idiotas al campo. La noticia no era muy alentadora. Me hubiera quitado un peso de encima al darle una lección y largarme de una maldita vez a mi residencia. Ya me pondría en marcha para encontrar al desgraciado que planeo esto. — Pues largate de una maldita vez.— Digo furioso. No estaba acostumbrado a lidiar con escénicas de niñas indignadas por lo dura que podía ser la vida con ella. ¿Acaso cree que es la única con problemas? ¿O es que piensa que el mundo iba acabarse por que pretendían violarla? Tengo noticias para ti, Bennet; el mundo está podrido, y lo que iban hacerte, es nada en comparación a lo que otros viven a diario. Me habría gustado decirle, pero no, no perdería mi tiempo con su circo de dama ofendida.

Estaba por darle la espalda para largarme y dejarle sola a que pague su encabronamiento con alguien más. Pero los idiotas vuelven ¿Qué aquél no se cansaba de llevar coñazos o qué? Era un milagro que uniera podido levantarse del suelo. Me complace verle la nariz torcida. Alce mi varita con intenciones de atacar pero Bennet se hizo cargo de todo.

Nunca había tenido la oportunidad de ver a una mujer usando la varita de ese modo. No puedo evitar sorprenderle. Maldición, es excelente. Tengo que decir que es admirable. Ella es... Increíble.

Cuándo me lanza las varitas, bufo por lo bajo. Coño, al menos podías entregarlas en mis manos. De mala cogí las armas de los imbéciles y mantengo mi varita arriba. Los miré sangrar, me pareció una vista bastante interesante; golpeados, maltratados, atados. Selina si que pudo haber cortado algo importante, pero no me apetecía ver que  habría sido. Por si las dudas y para joder un poco más la vida de esos desgraciados, conjure un Silencius. Luego con un par de movimientos de varita, hago levitar al trio de pendejos y los dejo caer en el contenedor de basura tras de mi. — Les juro, que uno de ustedes va acabar tres metros bajo tierra. — Mis amenazas nunca debían tomarse a juego. Pero esos tipos no tardarían en descubrirlo.

De la nada comenzó a llover. Yo me disponía a partir pero antes tenía que hacer algo más. En una carrera alcance a Selina y la tome del brazo para detenerla. La lluvia se hizo aún más fuerte, no me importaba realmente si me mojaba o no. — Espera... — La observo fijamente. — No quise ofender. Solo estaba furioso. Te estaba esperando como acordamos y de la nada uno de esos tipos apareció queriendo atacarme. Ni siquiera tenía idea de que habían otros en las cercanías al campo. — No, no me estaba disculpando. Solo le estaba explicando lo ocurrido. — El trabajo está hecho. Puedes pasar por él mañana si lo deseas. Y no me debes nada. Dejaré el trabajo en la recepción de la universidad. Conozco a la secretaría. Dile que dejé un paquete para ti. Y te entregará el trabajo.— Y sin más solo le doy la espalda y me alejo. Supuse que ella ya no desearía la tutoría, tampoco es que le iba a insistir para que la aceptase. Consideré que la paliza que le tío al trio de imbéciles era un pago justo para mí, no todo el tiempo te cruzas a una mujer con tales agallas y eso me gustó....

.–. † .—.

16:20
21 de Junio
»Auditorio de la universidad mágica.
En memoria de Darren Lattorff

» La madrugada del 20 de Junio, encontraron el cuerpo inerte de Darren Lattorff —hace tres días el chico había desaparecido y lo habían reportado, pero nadie supo donde fue—, en el centro de la universidad mágica de Londres, vestido con un traje  formal negro, y entre sus manos —cruzadas sobre su pecho— había una rosa blanca. En el suelo, un poco por encima de la cabeza del fallecido, habían un grupo de gusanos, que formaban una frase;

«Solo tenías que darme un nombre...»
«

Hoy desperté muy animado. La verdad ni siquiera había dormido. Me sentía eufórico, a pesar de que mi semblante  no lo demostraba. Por fuera llevaba la misma expresión de molestia de costumbre. Desde que saliera del dormitorio, todo el que me veía pasar, se apartaba con prisa. Diablos, que bien se siente percibir el miedo de otros. Sé que saben que he sido yo, sé que ellos tienen sus sospechas sobre mí, pero nadie puede afirmar que lo he hecho. Nadie.

En la mañana pude asistir normalmente a clase. Pero en la tarde la directiva cancelo cualquier actividad académica para rendir homenaje a la memoria de Darren Lattorff. Lo celebran cómo si fuera una víctima. Patético. Pero me encanta ver las consecuencias que generan mis actos y debo decir que lo de Darren, fue una obra maestra. A Terry y Ashton, les di una advertencia, aunque no tengan pruebas para incriminarme en la muerte de su compañero, tampoco quería a la ley mágica pisando mis talones. Así que solo me basto con recordarles que siempre podían seguir a su amigo a la tumba, si sus comentarios llegaban afectarme.

.–. † .—.

Para cuándo llegué al auditorio un gran número de estudiantes estaba ya en el lugar, en silencio me fui a una de las butacas y no había acabado de sentarme, cuándo las personas mas cercanas a mí, se levantaron y movieron a otros asientos. Más espacio para mí. Observé que Terry subía al escenario. Oh, hermoso. Vas a decir unas palabras para tu amigo... Sonreí mientras miraba al chico. Él apartó la mirada, cuando notó mi presencia. Se le ve tenso, le cuesta hablar. Vi a mi alrededor, mi mirada se cruza con la de Bennet, pero no digo nada. Solo observo... No la había vuelto a ver desde lo que pasó. Por un momento me interesé en saber cómo seguía con Legislación. Quizás ya hubiera encontrado un nuevo tutor... Quizás.
avatar
Imagen Personalizada : La suerte de uno, es la desgracia de otro
RP : 10
PB : Rick Genest
Edad del pj : 27
Ocupación : Extirpador
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.000
Lealtad : Neutral / Mortifagos
Patronus : No posee
RP Adicional : ---
Mensajes : 14
Puntos : 10
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Selina Bennet el Vie Nov 17, 2017 5:55 pm

Por si fuera poco y el cabreo no fuera suficiente ya, comenzó a llover y a cada segundo se volvía más fuerte. Selina suspiro, ella solo quería aprobar Legislación mágica y casi la violan un par de estúpidos y encima el que se suponía que iba a ser su tutor la acusaba de enviar a los mismos idiotas a hacerle vete tu a saber que. Quería irse de allí, odiaba el frío, detestaba mojarse, tenía la ropa destrozada y esperaba que su padre no se enterara de aquello porque entonces tendría un problema enorme encima. Se había vengado de ellos, les había dado una buena paliza y gracias a eso se había relajado un poco.

Después de tirarle las varitas a los pies a Seth simplemente se dio media vuelta y comenzó a caminar para volver a casa, ahora mismo tenía encima demasiados sentimientos, no sabía que debía hacer. Tenía ganas de llorar, de romper algo, de seguir torturando a esos idiotas, se sentía débil aún después de darles semejante paliza, se sentía realmente sucia por haber sido tocada por esos mal nacidos y en cuanto llegara a casa se daría una ducha caliente con agua a punto de ebullición para relajarse y eliminar cualquier rastro de esos malditos cerdos.

Cuando Seth la coge del brazo estuvo tentada a abofetearlo de nuevo, pero se aguanto las ganas, no quería más problemas. Lo miro con cierto desdén y la furia seguía reflejada en sus ojos, no quería saber nada de él en este momento, había sido un cretino con ella cuando pensaba que podría ayudarla. Alejo su brazo de forma brusca de Seth para que la soltara, ahora mismo no quería sentir el tacto de nadie encima —Bien— Fue lo único que dijo antes de retomar su camino a casa, no quería seguir en aquel lugar y cuando estuvo lejos de Seth pero aún a su vista desapareció, apareciendo en su casa, en concreto en su habitación.

Una vez allí se sintió más segura y entro al baño que tenía en su cuarto, privado, decidió darse ese baño que necesitaba y cuando estuvo metida en el agua se hundió un poco más y entonces dejo correr las lágrimas, aunque era un llanto silencioso, frustración, rabia y sobretodo se había sentido completamente indefensa por unos instantes y eso no le había echo ninguna gracia. Los días posteriores hizo lo que Seth le había dicho, recogió el trabajo y se lo entrego a ese maldito profesor y en las clases hizo lo que le había recomendado su tutor, de esa manera consiguió mas o menos que dejara de joderla tanto y eso la verdad era un alivio aunque aun necesitaba ayuda con los trabajos.

Pocos días después se entero de la muerte de uno de esos tres idiotas, sabía perfectamente quien había sido, pero no diría nada. Se lo tenían mas que merecido, en cierta manera era cómplice de Seth y aún así eso no le incomodaba en absoluto. Cuando Seth llego al auditorio Selina lo siguió con la mirada viendo como todos se apartaban de él y el imbécil que daba el discurso miraba a otro lado totalmente incomodo. Cuando sus ojos se encontraron Selina suspiro ligeramente, se levanto de su asiento y bajo la atenta mirada de todo el auditorio se acerco a Seth y se sentó en la silla de al lado, si señores, en la que estaba justo a su derecha.

Se cruzo de brazos y de piernas —Aún necesito esas tutorias, ¿vas a ayudarme?— Los ojos de todos estaban clavados en ellos, se preguntaban de que podrían estar hablando y porque Selina se había sentado al lado de aquel fenómeno de feria al que todos tenían miedo. Pero ella no, para ella este era solo otro chico más con problemas, como todos, tampoco esperaba que fueran amigos del alma, pero necesitaba su ayuda y después de aquella noche donde ambos se convirtieron en cómplices de una paliza y de un asesinato, esperaba que tras no delatarlo Seth tuviera la decencia de ayudarla sin ser tan bruto en sus lecciones —Si quieres que sean por la noche, serán en mi casa, en mi cuarto y entrarás por la ventana— No era una pregunta y tampoco era una sugerencia, las cosas iban a ser así y no había discusión posible, su padre no podía ver a un tio en su habitación a esas horas de la noche.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Eiza Gonzalez
Edad del pj : 26
Ocupación : Dueña club Pandemonium
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 900
Lealtad : Mortífagos
Patronus : No posee
RP Adicional : 000
Mensajes : 34
Puntos : 23
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5128-selina-bennet-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5149-selina-bennet-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t5150-selina-bennet-cronologia#76880 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5151-selina-bennet-baul
Selina BennetMagos y brujas

Seth Brunswick el Sáb Nov 18, 2017 5:28 am

La vi levantarse de su lugar ¿Se va? Quizás... Quizás al igual que todos los demás ella sospecha o tiene la certeza de que he sido yo. Quizás no desee verme, porqué tiene miedo. No la culpo, es normal. Desvíe la mirada y observé al imbécil que está dando aquel discurso...

Darren; fue ese amigo que estaba allí para levantar tu animo... Él estaba dispuesto a ayudar a otros sin importar lo que debía poner en riesgo. Me enseñó que hay que ser valiente, pero también cuidadoso...

Sí, recuerda mantener esa última frase al pie de la letra. Vale, puede que Darren fuese un digno ejemplo a seguir. Pero no tuve tiempo a conocerle. Le di dos días para decirme lo que pedía, solo quería saber quien le envió a atacarme y nunca habló, seguro era un ex-Hufflepuff, demasiado leal, demasiado estúpido para cuidar su propia vida. Pensemos que el muy desgraciado solo tuvo la mala suerte de cruzarse en mi camino y cómo soy un maldito sin corazón, lo he dejado frío. Pero no, no todo es mi culpa. Todos estos hipócritas vienen a lamentar la muerte de un hijo de puta que hacia creer que era honorable, pero no lo era, estaba tan lleno de mierda cómo cualquiera. Un tipo que al igual que yo, por dinero hacía cualquier cosa, pero se equivocó al creer que podía conmigo... Lastima. Igual el mundo celebrará tener una escoria menos respirando su aire.

Alguien se sentó a mi lado pero no le presté atención sino hasta escuchar su voz. Bennet... ¿Qué hacía aquí? Me tome unos segundos para que mi cerebro comprenda lo que ella dice. — Si con 'ayuda' te refieres a que vas a pagar mis servicios cómo tutor. Te ayudaré.—  Le dejo claro. Nada conmigo es gratis y aunque no pida nada, algo estaré recibiendo por defecto. Cómo la noche que la vi roturar al trio de idiotas.

Cómo quieras, Bennet. — Le dije aceptando el trato. — Pero si tengo que ir hasta tu castillo y subir una torre, espero que me esté esperando una gran escalera y trecientos galeones en tu habitación. — Dejé claro. — Comenzamos ésta noche. Espero no estropear algún plan. — Si ella elegía el lugar, yo elegiría cuando empezar. — Tranquila, no te preocupes por decirme donde vives. Sé como encontrar esa información. — Me levante de mi puesto. Ya estaba arto de escuchar el incesante lloriqueo —no estaba llorando, pero tanto parloteo sentimental me estaba enfermando— por Darren. — Te veo ésta noche.— Y sin más solo me he ido.

.—. † .—.

22: 07
† »Mansión Bennet
21 de Junio

Solo me basto sobornar un poco a la secretaria de la universidad para obtener la información que necesitaba. Se me daba bien eso de ganarme el favor de las personas y aquella mujer, me debía unos cuantos. Obtuve la dirección de la residencia de Selina. Nunca dije a que hora llegaría, solo dije que lo haría. Supuse que para para la hora a la que me había acercado hasta el hogar de los Bennet, la princesa de aquel castillo —cualquier lugar que sea más grande que mi habitación en la universidad, ya es un castillo—, estuviera lista para recibir sus clases nocturnas.

No estaba convencido de cuanta segurida disponía la imponente casa frente a la que me encuentro, pero no voy arriesgarme a perder una parte del cuerpo para averiguarlo. Así que solo me apoyo del poste de luz más cercano —frente a la mansión— y espero que desde alguna de las ventanas alguna castaña se asome y me indique que hacer para entrar a su habitación.

Mientras espero pienso en los cojones que tiene Bennet —en sentido figurado, claro—. Sé que ella no me teme, no sé si eso me hace sentir tranquilo o me incomoda. Quizás se aún poco de ambas. Y es un tanto confuso. Es de las pocas mujeres que no huye despavorida luego de saber las cosas que soy capaz de hacer. Eso me agrada. Ella es interesante.

Me cruzo de brazos. Me fastidia esperar. Quizás debí haberle dicho que vendría alrededor de esta hora. Me habría evitado estarle esperando sin saber si saldrá o no. Miré a mi alrededor y luego nuevamente fijo mi mirada en la mansión esperando que la muchacha se asome.

mirame:



Última edición por Seth Brunswick el Lun Nov 20, 2017 7:36 pm, editado 1 vez
avatar
Imagen Personalizada : La suerte de uno, es la desgracia de otro
RP : 10
PB : Rick Genest
Edad del pj : 27
Ocupación : Extirpador
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.000
Lealtad : Neutral / Mortifagos
Patronus : No posee
RP Adicional : ---
Mensajes : 14
Puntos : 10
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Selina Bennet el Dom Nov 19, 2017 4:48 pm

Las cosas habían quedado claras ya, Seth había aceptado seguir con las tutorias en su casa, no estaba dispuesta a que volviera a pasar algo semejante a lo que ocurrió la noche pasada cuando esos malditos enfermos habían intentando abusar de ella. Miraba al individuo que daba el discurso mientras sentía las miradas de todos sobre su persona, desde luego estaban confundidos e intrigados por lo que estuviera pasando entre ella y Seth, aquel chico al que todos temían, al que nadie quería acercarse y del que todo huyen, pero ella no. Realmente a ella le daba igual si era un macarra, un asesino o un niñato con problemas de auto control, mientras pudiera ayudarle a aprobar no le importaba nada.

Asintió ante lo de la escalera y el precio de las clases, era un poco caro teniendo en cuenta que no le había delatado delante de la policía, pero bueno, no estaba dispuesta a discutir por estupideces cuando a ella le sobraba realmente el dinero. Cuando Seth se marcho ella no tardo mucho en levantarse para irse también, aquello le parecía una autentica pantomima, aquel tipo era un cerdo y merecía ser enterrado bajo tierra y eso nadie se lo iba a quitar de la cabeza, nadie lograría hacerla cambiar de opinión así que no lamentaba la muerte de ese cretino.

Cuando llego a casa dejo escondida debajo de su ventana una escalera lo bastante alta como para que Seth pudiera llegar a ella sin problemas, la oculto con un hechizo y después siguió su vida normal con su padre. No sabía a que hora vendría pero recibió la buena noticia de que por el momento su padre pasaría la noche fuera, tenía cierta reunión a la que no podía faltar, ella en cambio tenía permitido faltar por el momento por sus estudios. Tenía que terminar limpia la carrera para poder continuar con sus planes de futuro, su padre estaba al tanto de ellos y conforme por lo que la chica tenía vía libre de continuar con sus ideas.

Sobre las diez y cinco de la noche su padre se marcho de la casa y entonces Selina preparo un poco la habitación para la llegada de Seth, quien aún no había dado señales de vida. Sobre las diez y cuarto la chica se asomo a la ventana de su cuarto y vio a Seth apoyado en un poste de luz, le hizo una señal para que se acercara, había eliminado las protecciones de la casa por el momento, hasta que el entrara, después volvería a activarlas todas, después de todo era una mansión bastante jugosa para los ladrones, aunque si sabes lo que te conviene no te metes con la familia Bennet.

Hizo aparecer la escalera y cuando Seth se encontraba en su habitación activo nuevamente las defensas —Hoy mi padre no esta en casa, así que puedes estar tranquilo por el momento, te dejare la escalera siempre en el mismo sitio para que la uses cuando vengas— Después de todo no habían establecido una hora concreta a la que vendría así que cuando quisiera que subiera y se escondiera por algún lado si venía su padre y listo. Tampoco iban a buscar más problemas o contratiempos.

Selina debía aceptar que el chico le resultaba ligeramente atractivo con aquella ropa, mientras que ella simplemente iba en pijama, si siguiera vestida a esas horas su padre sospecharía así que era mejor no darle razones para desconfiar de ella. Esa noche comenzaron sus tutorias y continuaron cada noche durante todo el mes como habían acordado, esperaba que en los próximos exámenes este esfuerzo mereciera la pena y pudiera aprobar legislación y de esa manera quitarse la materia de encima y olvidarse de ese puto profesor asqueroso y viejo verde.

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Eiza Gonzalez
Edad del pj : 26
Ocupación : Dueña club Pandemonium
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 900
Lealtad : Mortífagos
Patronus : No posee
RP Adicional : 000
Mensajes : 34
Puntos : 23
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5128-selina-bennet-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5149-selina-bennet-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t5150-selina-bennet-cronologia#76880 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5151-selina-bennet-baul
Selina BennetMagos y brujas

Seth Brunswick Ayer a las 8:54 pm

.—. † .—.

00: 55
»Mansión Bennet
† » Habitación de Selina
21 de Junio

Tan solo entrar a la habitación femenina, me metí en mi papel de tutor. No quería hacerle creer a la chica que iba con otras intenciones más que explicarle las clases. Así que apenas ella me indicase dónde podría instalarle, saqué los libros, algunos pergaminos y sin perder tiempo comencé con la explicación. Había estado toda la tarde estudiando y analizando el tema que le explicaría. Quería realmente que ella aprenda, no por ayudarle, sino porque mejor fuese mi explicación era seguro que en otro momento podría ocupar nuevamente mis servicios y eso era ganancia para mí.

Las siguientes dos horas pasaron sin mayor novedad. Entre una hora y otra le di cinco minutos para que se relajase. Yo por el contrario me quedaba concentrado en un libro. Me llegó a doler un poco la cabeza porqué acostumbraba a leer con lentes y justo hoy los había olvidado en la residencia.

Por ahora es todo. Ten en cuenta en realizar los ejercicios que tienes allí y mañana me tomaré un tiempo para revisarlos. — Comente mientras guardo los libros y pergaminos en mi mochila con un movimiento de varita. Me acerco a la ventana luego de echarme la mochila al hombro. — Sobre el dinero... Prefiero que me los des al final de las tutorías ¿Vale? — Vuelvo a salir por la ventana y estaba por bajar pero antes me quedo observando a la castaña. —Por cierto... ¿Le haz puesto un hechizo a esa camiseta? — Pregunté con seriedad. — Es qué... Me sorprende que no se hubiera vuelto cenizas a penas te la hubieras puesto. — Sonreí divertido luego de fastidiarle. — Apuesto que de 'Ángel' tienes muy poco... O nada. — Bajé unos cuantos peldaños y antes de perder de vista a la chica en la habitación... —Recuerda sacar las protecciones, no tengo planeado volverme cenizas por el momento. — Le digo con verdadera seriedad y acabo de bajar la escalera para volver a la universidad...

.—. † .—.


»Un mes más tarde... Aproximadamente...

Los días se volvieron semanas y ellas avanzaron hasta que hubiera llegado prácticamente el final de semestre y año lectivo, a la par de mis tutorías para Bennet. Ya nada me ataría a tener que verla cada noche. Sigo sin comprender porqué me siento tan extraño al pensar que no pasaré tiempo a su lado... Seguramente sea la costumbre. Después de todo ella es bastante divertida. Me sigue las bromas. Sabe como mantener a alguien interesado... Sí, en eso tiene mucha destreza. La última semana de las tutorías... Diablos.

A pesar de que me hubiera acostado con otras... El deseo que siento por esa castaña es... No tengo ni idea cuándo comenzó todo esto. Simplemente la tensión sexual entre ambos, nació sin preverlo. De un momento a otro, solo tenía ganas de hacerla mía sobre su cama. La idea me sigue acosando cada noche que estoy en su cuarto, es difícil luchar contra la tentación y concentrarse en el trabajo...

Ella ha entrado en su fase de exámenes y entre una cosa y otra ahora tengo que asistir sus exámenes, solo porque ella así lo desea, sino, hace dos días ya no tendría que seguir colandome en su habitación.  Aunque eso le ha costado ciento cincuenta galeones más. Creí que eso le haría arrepentirse pero no... Hasta dudo que necesite mis tutorías, es una chica que aprende rápido. A esté punto estoy seguro que ella sola puede enfrentarse a los exámenes sin problema alguno. Ya tiene al maldito profesor en la palma de su mano. Y yo deseando tener la mías sobre ella...

Me intriga saber la razón por la que quiere que siga dándole tutorías... Realmente no las necesita, no me necesita... Y aún sabiendo eso, yo sigo yendo a verla. Seguro tengo algo de masoquista, sin mencionar que me deja con una cojonera de puta madre y ni hablar de las ganas que le tengo...

Sea cómo sea... Hoy nuevamente iré a verla, solo le quedan un par de exámenes y a mí, quizás tres días más para asesorarle. Solo espero poder resistir la tentación, hasta que me pague y poder dar paso a las ganas de follarle duro...

.—. † .—.

23: 03
»Mansión Bennet
† » Habitación de Selina
23 de Julio

Entonces... Cuándo tienes un negocio, siempre debes tener en cuenta que los documentos deben están en regla y actualizados. De esa manera, si hay una inspección sorpresa por parte del ministerio, no hay peligro que puedan incluso cerrar las puertas del establecimiento, según la infracción que hubieran encontrado en los documentos. — Digo mientras paso la página del libro entre mis manos y le miro a ella de reojo. A ver si no acabo teniendo una erección... Tu actitud no está ayudando, Bennet. Igual es algo que ya sabes... Sigo pensando que me traes aquí por nada. ¿Acaso te divierte verme? — Inquieto observándole fijamente. — ¿O es que aún tienes curiosidad en mis tatuajes? — Le pregunto de la nada. Es que en serio ¿Para que me trae si ya sabe todo esto?

Mirame:
avatar
Imagen Personalizada : La suerte de uno, es la desgracia de otro
RP : 10
PB : Rick Genest
Edad del pj : 27
Ocupación : Extirpador
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.000
Lealtad : Neutral / Mortifagos
Patronus : No posee
RP Adicional : ---
Mensajes : 14
Puntos : 10
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Selina Bennet Ayer a las 9:47 pm

Llevaba ya un mes con las tutorias de Seth, la verdad es que su problema con el viejo verde del profesor se había solucionado gracias a sus clases y sus consejos. La chica aprendía bastante rápido, Selina siempre había sido una buena estudiante, gamberra si, pero una buena estudiante que siempre tenía unas notas impecables. Por eso en cuanto comenzó a comprender mejor la materia no tuvo más problemas en clase, pero le gustaba la compañía de Seth, era un tío listo que se esforzaba por ayudarla y además no intentaba sobrepasarse con ella y eso le gustaba. El segundo día que estuvo en su casa no pudo evitar sonreír al verlo con esas gafas, desde luego nunca se imagino que alguien como él necesitara algo semejante, pero no le quedaban mal.

En realidad, nada de lo que se ponía para venir a sus clases particulares le quedaba mal, pasar tiempo con él la hizo comenzar a sentirse un poco extraña en su presencia y del mismo modo, empezar a tontear llamando su atención. En más de una ocasión se había fijado en la erección que presentaban sus pantalones y que la verdad la hacía sentirse de maravilla, quedaba claro que el chico la deseaba pero se contenía. No quería ser como esos cerdos que solo buscaban manosearla, tampoco estaba segura de si el chico solo quería una noche o le interesaba algo más, aunque no le importaría demasiado, ella tampoco tiene claro lo que quiere con él.

Sus exámenes habían dado comienzo por lo que realmente Seth, ya no tendría porque darle clases. Selina comprendía perfectamente la materia y tenía dominado al profesor, pero por alguna razón no quería que Seth dejara de venir, se había acostumbrado a su presencia, a tenerlo con ella cada noche en su cuarto y la verdad se sentiría bastante sola sin no estuviera. Escuchaba las explicaciones de Seth mientras mordisqueaba un bolígrafo de forma suave jugueteando con el entre sus labios y su lengua. Tras dar un largo suspiro se tiro boca arriba en la cama estirándose un poquito dejando que la camiseta de su pijama subiera un poco mostrando parte de su vientre.

Miro a Seth de reojo cuando este comenzó a decirle todas esas cosas y le pedía el motivo para seguir viniendo a darle clases cuando realmente ambos sabían que no le hacían falta —¿Quieres dejar de venir? Si es así deja de hacerlo, yo te digo que vengas pero tu tampoco te niegas ¿porque?— Sonrió de medio lado, estaba claro el sentido de aquella pregunta, ninguno quería alejarse del otro, se notaba por como se sostenían la mirada en aquel momento. Los ojos de Selina bajaron por un momento a los labios de su tutor antes de volver de nuevo a sus ojos, realmente se preguntaba como besaría aquel hombre. Se le veía rudo, complicado, estaba segura de que sería bastante interesante y quería descubrirlo.

Aunque claro, tenía en esta ocasión como en muchas otras, el inconveniente de que su padre estaba en casa. Ahora mismo estaba en el salón tomando una copa antes de irse a dormir como hacía cada noche. Eso la tenía un poco nerviosa, no quería que su padre los pillara porque eso sería un enorme problema, cada noche estaba alerta a cualquier movimiento para evitar que fueran descubiertos. Su padre no tenía la costumbre de molestarla cuando estudiaba, pero cabía la posibilidad de que quisiera decirle algo o cualquier tontería semejante y por ese motivo podría pillarlos y la verdad no tenía muchas ganas de que eso sucediera porque le traería muchos problemas en general y no tenía ganas de discutir con su padre.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Eiza Gonzalez
Edad del pj : 26
Ocupación : Dueña club Pandemonium
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 900
Lealtad : Mortífagos
Patronus : No posee
RP Adicional : 000
Mensajes : 34
Puntos : 23
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5128-selina-bennet-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5149-selina-bennet-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t5150-selina-bennet-cronologia#76880 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5151-selina-bennet-baul
Selina BennetMagos y brujas

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.