Situación Actual
19º-23º
25 septiembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Nathaniel B.Mejor PJ ♂
Claryssa O.Mejor PJ ♀
Bianca V.Mejor User
Samantha L.Mejor roler
Danny & EdwardMejor dúo
Ryan G.Especial I
Samantha L.Especial II.
S. Rox J.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Bad Company [Priv.]

I. Ezra Sullivan el Miér Nov 15, 2017 8:59 am

 
Con Dakota Silverman · Zonas comunes, Área - M · 15 de noviembre

El chorro de agua helada a presión golpeó su espalda. El hombre no mostró ni el más mínimo dolor en su rostro aún cuando sentía que el agua, símbolo de pureza e inocencia, estaba intentando acabar con su vida de un solo golpe. De un golpe que recorría cada centímetro de su piel debido a la temperatura del agua. Pues, ¿Quién gastaría agua caliente en una alimaña como él? Tembló por el frío pero apretó sus puños en un intento de no mostrara debilidad. El chorro de agua frenó y, cuando se vio obligado a avanzar por la fila de hombres que se encontraban en las duchas, volvió a recibir un segundo chorro con aún más potencia que el anterior. Inesperado y tan frío como el anterior. El dolor recorrió su columna vertebral y la intensidad le obligó a echarse hacia delante, golpeando el frío mármol blanco que ya había perdido todo su color debido a los golpes, la sangre y la humedad que se acumulaba en él.

Su cabeza golpeó el mármol y notó la sangre caliente brotar de una nueva herida que añadir a su lista interminable de estas. Los celadores, tan elocuentes – hablando irónicamente - como de costumbre, rompieron a reír entre comentarios carentes de ingenio alguno.

- ¿Te molesta el agua, basura? – El chorro habría frenado pero la pareja de celadores que jugaban a apuntar y disparar a los presos según avanzaban, parecían divertirse en sus amenazas.

Hacía mucho tiempo que no te pasabas por aquí, Sullivan. ¿No nos has echado de menos?

Ezra volvió a demostrar, una vez más, su falta de control sobre su temperamento y salió disparado en dirección de aquellos hombres. Su cabello chorreaba mojado por el agua y por su propia sangre. Su cuerpo salpicaba todo a su paso pero apenas había recorrido dos metros cuando el chorro impactó de lleno contra su peso, obligándole a caer una vez más contra el suelo ante las risas divertidas de los celadores.

- Largo de aquí, no me obligues a llamar a Gates.

Los presos siguieron avanzando mientras permanecía tirado en el suelo. Inerte. Con la vana esperanza de que aquel sufrimiento llegase pronto a su fin antes de que lo hiciese su cordura como la de tantos otros que habían pasado a volverse locos en el camino. Permaneció tumbado en el suelo mientras el resto de presos avanzaban por la fila. Sin importar las futuras consecuencias que, por supuesto, sabría que conllevarían sus acciones.

- Sácalo de aquí. – Uno de los encargados de los celadores había entrado a las duchas y se topó con un espectáculo ya habitual cuando obligaban a Ezra a juntarse en las duchas con los otros presos. – Os dije que no le mandarais a las duchas.

- Pero jefe, su olor…

- Su olor no es tu problema, es el del resto de presos que tienen que vivir con él. Si le traéis aquí, que sea solo. No quiero volver a ver su espectáculo en zonas comunes, da esperanzas a los otros. – Susurró aquello último de manera que ninguno de los presos tuviese acceso a sus palabras.

- Ya lo has oído, Sullivan, largo de aquí. – Ezra hizo caso omiso de la orden del celador y no se marchó hasta que los hechizos llegaron hasta obligarle a salir de allí.

Con su habitual vestimenta, igual a la de todos los allí presentes, avanzó por el patio. No tenían muchos ratos libres en los que juntarse con otros presos y los que tenían el cansancio que tenían era tal que cualquier interacción humana suponía un esfuerzo excesivo. Tendía a sentarse en uno de los bancos de piedra, cerca de una de las paredes que se comunicaba con la zona de criaturas mágicas. Le gustaba escuchar el sonido de las paredes. Imaginar qué tipo de criatura estaría encerrada, como él, tras ellas. Se apoyó en una de estas, dejándose caer hasta encontrar el sueldo dejando de lado por completo la opción de sentarse en uno de los bancos y se quedó mirando al suelo.

Durante más de media hora, lo único que hizo fue  mirar el suelo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 5
PB : Norman Reedus
Edad del pj : 45
Ocupación : Preso del Área - M
Pureza de sangre : Mestiza (Squib)
Galeones : 61
Lealtad : Neutral
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 164
Puntos : 111
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4100-i-ezra-sullivan#65978 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4125-relaciones-de-i-ezra-sullivan#66101 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4124-cronologia-de-i-ezra-sullivan#66100 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4864-baul-de-i-ezra-sullivan#73919

Dakota Silverman el Mar Nov 21, 2017 12:03 am

Este día lo comencé con el pie derecho. Me levanté super temprano, como a eso de las cinco de la mañana ya que como todos los días debía ayudar en la cocina. No suelo hacer mucho porque no me dejan tocar la comida, el supervisor dice que solo soy bueno para lavar los platos pero yo se que puedo hacer más. Suelo terminar rápido mis labores porque mis amigos me ayudan. Desde que llegue a este resort de 5 estrellas he hecho dos mejores amigos. Paco y Luis. Son dos chicos de mi edad. Paco es de tez morena, cabello rizado de color  castaño oscuro y ojos color miel. Él es el gracioso del grupo, siempre haciendo bromas y chistes, a veces muy pesados. Luis por otra parte es de tez blanca, cabello largo y de un naranja parecido a la zanahoria, tiene pecas también. El es el cerebrito del grupo. Le encanta decir cosas inteligentes que nadie entiende aunque también tiene sus momentos divertidos. Y yo soy el tercer mosquetero, el más guapo de los 3 y el más cool. Juntos somos la sensación del resort. Nos encanta armar líos y pasar la tarde tomando el sol en la piscina mientras nos bronceamos y disfrutamos de un verano eterno.

Lamentablemente y muy a mi pesar esto no es verdad, salvo en nuestras mentes. Pues la realidad es que estamos encerrados en una especie de prisión para gente que no sirve para la sociedad ya sea porque son peligrosos tienen ideales distintos o porque no tienen magia. Nosotros, los mosqueteros estamos aquí por eso último. Y por ayudar a gente que lo necesitaba, al menos eso fue mi parte. Lo de mis amigos ya será historia para otro día. Total, estamos ahora mismo sentados en el suelo de aquel gran patio con cero vistas hermosas ni el cielo azul ni los rayos del sol quemando nuestros rostros. Nada de vitamina D pasta nosotros. ¿No es eso un crimen? Estamos pasando el tiempo pretendiendo que nos encontramos como dije en un resort con club de playa y una alberca infinita mientras nos bronceamos. Casi puedo oler el agua salada del océano y el agua con cloro de la piscina. Hasta podría jurar que siento los rayos del sol.

~  Mataría por una piña colada ahora mismo de esas que tienen pequeñas sombrillas y una cereza.

~ Y dos chicas en bikini al lado con grandes ramas de palma dándonos aire.

~ No olviden una gran hamburguesa jugosa con patatas fritas y aros de cebolla.

Los tres, acostados con los ojos cerrados nos estábamos imaginando nuestra aventura en el caribe. Incluso sentí que una ola nos alcanzó, se sentía helada como el hielo.

~  Es ese idiota de Magnus, que nos ha mojado. Siempre está molestando, nos tiene envidia.

~ Será mejor que nos vayamos a otro lado o no nos dejara en paz con que es su territorio.

Nos levantamos rápidamente, un tanto empapados de la parte superior de nuestro uniforme gris huyendo lo más lejos posible de aquel hombre, quien se cree el rey del patio común. Lo mejor es no meterse en problemas con personas así si no quieres pasarla fatal.

~ Mira vamos ahí, donde está el chico ese que le gusta estar solo, hagámosle compañía.

Los tres aceptamos y nos pusimos a un lado, yo me senté justo a su izquierda. ¿Estaba dormido?

~ Espero que no te importe que nos sentemos aquí. Fue idea de Luis hacerte compañía, parece que la necesitas. Eres Sullivan, ¿verdad?

Ya lo he visto antes, siempre parece pelearse con los guardias, es un busca problemas porque no se deja. Yo también suelo meterme en situaciones similares pero porque soy fabuloso y eso a ellos les da envidia y quieren apagar mi fabulosidad.

~ ¡Pero si huele a rayos! ¿Que comió? ¿Sardinas?

~ No seas grosero. Perdónalo, a veces no sabe controlar lo que dice. ¿Quieres un caramelo? Me robé unos cuantos de la cocina, no le digas a nadie.

De mi bolsillo sacó un pequeño caramelo de menta, de esos que tienen guardados en una alacena y cuando nadie me ve me escabullo y tomo un par todos los días.

~ Yo soy Dakota, él es Luis y este es Paco. Yo trabajaba antes en Honeydukes, tengo gusto por lo dulce. ¿Y tú a qué te dedicabas?

Ya iba siendo hora de que crezcamos nuestro círculo de amigos. Ya tenemos varios meses y lo hemos intentado antes pero casi nunca funciona, por alguna extraña razón nos llaman locos. Cuando lo único que buscamos es lograr una estancia más llevadera en este resort, digo, prisión.



~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

~ Dakota
~Paco  
~Luis
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 5
PB : PB de tu PJ
Edad del pj : 19
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Squib
Galeones : 5.300
Lealtad : Neutral
Patronus : .
RP Adicional : ---
Mensajes : 13
Puntos : 9
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5132-dakota-silverman-expediente-secreto-z http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

I. Ezra Sullivan el Jue Nov 23, 2017 10:41 am

La soledad se había convertido en la mejor de sus aliadas a lo largo de su vida. Pero mucho más en el momento en el que fue encerrado en aquella prisión para gente “como él”. Pasaba las horas, los días e incluso las semanas sin interactuar con otra persona. Hasta que uno de los celadores le llamaba la atención para acabarlo llevando a los laboratorios donde los Extirpadores se encargaban de jugar a esos macabros juegos que parecían entusiasmarles. Eran como un niño como un montón de hormigas y una lupa que poner ante la luz para sembrar el caos con aquellos pequeños insectos que desconocían la magnitud de los daños que sufrirían. Los presos no eran más que hormigas para los Extirpadores. Una más o una menos, no importaba. Su vida no importaba más que la de  las hormigas.

Se dejó caer el suelo, escuchando los ruidos provenientes de las zonas donde las Criaturas Mágicas se mantenían encerradas. Las criaturas tenían mejor trato del que ellos podrían soñar con recibir. Incluso eran consideradas como seres vivos mientras que ellos no eran más que la roña de la sociedad mágica. La basura. Eso eran exactamente, basura.

Ezra prefería mantenerse ausente. No elevar la vista ni centrarla en otros reclusos. No dirigirles siquiera la palabra. Y no era por falta de ganas, pues hasta el más huraño necesita de otras personas para no acabar por volverse loco. Sino por miedo. No puedo a sí mismo o las represalias que podría pagar en sus propias carnes. Sino a aquellas que otros podrían acabar por enfrentarse. Él era un apestado dentro de los apestados. Una diana a la que los celadores tenían prioridad por lanzar sus flechas y que se encargaba, inconscientemente, de convertir en dianas a todos aquellos que se le acercaban.

Elevó la vista ante aquella llegada inesperada. Sin romper su silencio, volvió a bajar la vista, clavándola al suelo como si aquel cemento fuese mejor compañía que la de aquel joven que rompía con la desoladora imagen que eran las zonas comunes. Incluso atisbó una sonrisa en el rostro del chico que tomó asiento a su lado.

- No. – Se limitó a contestar Ezra ante las palabras de Dakota. Ni siquiera lo miró, siguió con la vista clavada en el suelo.

No miró. No escuchó siquiera las palabras del chico. Al menos, eso fue lo que pareció. Pero sí que se fijó en él. Aunque era consciente que, tan rápido como se aprendiese un nombre, tendría que olvidarlo de nuevo porque ya no serviría para nada. Todos allí morían. Era estúpido intentar acercarse a alguien para sentirse menos solo. Al final del día, todo habría terminado.

- Silverman, ¿No tienes nada mejor qué hacer? – Uno de los celadores, con las manos en los bolsillos, se acercó hasta donde estaban. – Tienes turno doble en las cocinas. Howard ha tenido un accidente. Y llévate a Sullivan contigo, necesitan ayuda para limpiar el accidente.

Aquello significaba dos nuevos cuerpos en el suelo. Con suerte, un muerto. En el peor de los casos, estaría recuperándose en la enfermería para enfrentarse al día siguiente a lo que les esperaba. Una castigo por vivir, otro por lo que su accidente hubiese causado.

Ezra no se movió, lo que desencadenó en una patada por parte del celador de lleno en su rostro. Notó el sabor de la sangre recorriendo sus labios al caer desde su nariz.

- Y luego lo llevas a la enfermería, no queremos una nariz rota, ¿No, Sullivan? – Ezra escupió al suelo y miró al celador, desafiante. La sangre ahora manchaba el suelo y también su rostro, cubriendo la parte baja de la nariz y sus labios. - ¿Algo que objetar? – Preguntó divertido el hombre antes de que Ezra, a regañadientes, se levantase. Sabía lo que se le vendría encima a Dakota solo por estar a su lado en aquel momento y no quería cargar con otra muerte a su espalda.

- Mueve el culo. – Se limitó a decir en dirección a Dakota antes de avanzar en dirección a las cocinas.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 5
PB : Norman Reedus
Edad del pj : 45
Ocupación : Preso del Área - M
Pureza de sangre : Mestiza (Squib)
Galeones : 61
Lealtad : Neutral
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 164
Puntos : 111
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4100-i-ezra-sullivan#65978 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4125-relaciones-de-i-ezra-sullivan#66101 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4124-cronologia-de-i-ezra-sullivan#66100 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4864-baul-de-i-ezra-sullivan#73919

Dakota Silverman el Mar Nov 28, 2017 3:54 am

~No es muy amistoso el señor.

~ Tal vez deberíamos dejarlo solo, no vaya a hacernos algo, parece que es de los que muerde.

~ No sean tontos, si se ve triste el pobre.

Les susurro a los tontos de mis amigos, quienes parecen tenerle miedo (y asco, por el aroma) a Sullivan. Si se llama Ezra, ¿no? Me pareció escuchar ese nombre cuando se refirieron a él unos días atrás. Yo desde luego estaba más que dispuesto a hacer un nuevo amigo y a su paso evitar que esté solo y apartado de los demás. Vale, que el olor de alguien que no se ducha a menudo puede alejar a las personas, pero en este caso tenemos suerte si nos dejan darnos un baño cada dos o tres días y tampoco se puede considerar un baño apropiado si te lanzan el agua por grandes mangueras y la presión te arroja al muro helado de la prisión, digo. Resort de cinco estrellas.

~ Ahí viene el guardia, actúen normal  

Luis nos advirtió de que aquel hombre severo se acerca y para cuando reacciono ya me está regañando. ¿Doble turno? A mi no me avisaron nada. Si no hago por obedecer malas cosas me esperan así que tal vez debería hacerlo, además no está jugando pues veo como casi le rompe la nariz a Sullivan. Tragó saliva y de un salto me levantó del suelo y acto seguido mis amigos hacen lo mismo, temerosos de lo que nos pueda pasar.

~ Maldito abusivo.

~ Si, ya voy. No se preocupe, yo le llevo a la enfermería después de limpiar la cocina. Gracias por avisar.

Finjo una gran sonrisa que provoca que mi quijada y el rostro duela. De hecho lo que quise en esos momentos fue contestarle de forma nada agradable pero si lo hago me puedo ganar una paliza y eso puede ser humillante delante de mi nuevo amigo de pocas palabras.

No quiero ni imaginar el desastre que debe haber, si la dejamos impecable.

~ Son unos cerdos, no les importan nuestras vidas.

~ Ya callense,solo hagamos lo que nos pidieron. Sullivan, ¿te encuentras bien? Toma.  

De mi bolsillo saco un pañuelo desechable totalmente limpio y se lo doy al señor para que se limpie la nariz pues veo sangre. Si fuese alguien débil y asustadizo ya me habria desmayado con tan solo ver ese color rojizo oscuro. Pero no, soy un chico fuerte que no se asusta con facilidad, además aquí se ven muchas cosas peores que una posible nariz rota. Pero eso quizá te lo cuente en otra ocasión.

Caminamos no se cuanto tiempo, creo que alrededor de unos cuatro minutos hasta la parte baja de las instalaciones. Aún no conozco todos los rincones pero si unos cuantos. Lo que nunca he visto es el sol desde mi llegada y no creo que sea pronto para que vuelva a hacerlo. Aunque cabe recalcar que estoy planeando mi escapada de este sitio, solo me falta afinar algunos detalles y entonces lo voy a hacer. Quien sabe, quizá puedo hacer que Sullivan nos acompañe. Hasta ahora solo Luis y Paco saben de esto.

Cuando llegamos a las cocinas pude escuchar claramente los ruidos que salen de ellas. Es un lugar bastante grande dividido en secciones para una mayor eficacia. Yo suelo estar en la sección de las cámaras de refrigeración y unos grandes lavabos para los platos y ollas sucias con grandes mangueras que facilitan un poco el trabajo.

~ Ese olor, es demasiado fuerte...

~ Huele igual a cuando encontramos muerto ese gorrión. ¿Cómo es que entró aqui?

Esa misma pregunta me hice en su momento. Si un pequeño pájaro pudo introducirse en la prisión entonces quiere decir que hay esperanzas de poder salir. El aroma de sangre fresca inundó mi sentido del olfato que tengo bastante desarrollado. Alguien si que tuvo un accidente. Al entrar lo primero que hice fue tomar un trapeador y una cubeta, también guantes y una esponja.

~  Sullivan trae el jabón, está ahí atrás de ti.

Le pido ayuda y entonces entro a la sección de comida caliente de la cocina y ahogó un grito. Se me caen la cubeta y el trapeador pues lo que vi me dejó helado. Un muerto, no cualquiera. Howard, uno de los cocineros está en el suelo con la mandíbula rota y los ojos grises. Claramente muerto. No pude evitarlo. Me giro a la derecha y termino vomitando sobre el suelo mezclandose junto con la sangre mientras mis amigos me consuelan.


~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
~ Dakota
~Paco  
~Luis


Última edición por Dakota Silverman el Miér Nov 29, 2017 10:23 pm, editado 1 vez
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 5
PB : PB de tu PJ
Edad del pj : 19
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Squib
Galeones : 5.300
Lealtad : Neutral
Patronus : .
RP Adicional : ---
Mensajes : 13
Puntos : 9
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5132-dakota-silverman-expediente-secreto-z http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

I. Ezra Sullivan el Mar Nov 28, 2017 10:42 am

Estaba más que acostumbrado a los golpes de los celadores, de los extirpadores y, en ocasiones, incluso de otros presos. Ezra era el tipo de persona que vivía  metido en problemas, por extraño que pudiese parecer en algunas situaciones. Tenía un imán para los problemas desde que tenía uso de memoria y no era algo que hubiese perdido en el transcurso de su cautiverio en el Área M, sino más bien que se había acrecentado durante aquellos días, semanas, meses. Esperaba que no fuesen años, pues hacía tiempo que había perdido el control del tiempo y no había podido llevar una cuenta segura del tiempo que llevaba ahí encerrado. Sus estimaciones no se basaban en líneas dibujadas en la pared, sino al escuchar a otros presos cuya entrada en el Área M era relativamente reciente.

La sangre brotó de su nariz y notó un dolor intenso en su tabique pero no dijo nada. Tan sólo le desafió con la mirada para no causarle problemas al peliazul que parecía hablar solo, pues parte de sus oraciones parecían ir dirigidas a alguien que había dicho ya algo previamente. Y Ezra no había abierto la maldita boca. Otro loco, tampoco es que fuese algo poco común ahí dentro.

Cogió el pañuelo a regañadientes. Nunca aceptaba ayuda de otros presos pero en aquella ocasión iba a llenarse por completo de sangre como no hiciese un intento por frenar aquella cascada de sangre que salía directamente del interior de su nariz. Mantuvo el pañuelo en la nariz y la cabeza ligeramente echada hacia atrás cuando podía, pues en otras ocasiones sentía que iba a perder el equilibrio por aquella postura. Fueron en dirección a las cocinas ante las miradas curiosas de otros presos que no comprendían qué se les había perdido a aquellos dos – precisamente juntos cuando nunca antes lo habían estado – en las cocinas. Pero nadie dijo nada. Porque ahí nunca nadie decía  nada.

- Huele a muerto. – Sentenció Ezra antes de terminar de abrir la puerta para dejar que Dakota pasase.

Estaba curado de espanto. El Área M le había servido para perder la sensibilidad ante aquella clase de sucesos. No es como si fuese la primera vez que encontraba a alguno de sus compañeros muertos por la zona. No. No era la primera vez ni tampoco sería la última. Ahí siempre existía la oportunidad de que con un nuevo amanecer encontrases a tu compañero de celda muerto. Bien por los propios efectos secundarios de las torturas de los Extirpadores, bien por su propia depresión o porque se había pasado la noche cortándose las venas con la única ayuda de las propias uñas de sus manos haciendo de aquella situación un calvario peor de lo que podría haber imaginado. Pero muchos consideraban que la muerte era la única salida. Lo único que les quedaba era morir.

- Voy. – Asintió con la cabeza. En circunstancias normales no habría roto el silencio pero con los años había aprendido que a veces otras personas necesitan escuchar una voz humana para sentir que se les escucha. Que no están solos. Y viendo la cara que Dakota tenía tras haber olido al tal Howard – o, al menos, eso consideraba Ezra – prefería darle cierto ánimo con sus la palabras. Por escasas que fueran, al menos no eran inexistentes como en otras ocasiones.

En lugar de ir en dirección al jabón, fue en dirección a las cocinas. Sabía que simple jabón no sería suficiente como para limpiar lo que podrían encontrar ahí. Avanzó por los pasillos sucios y con muebles que parecían tener más de cien años en busca de algo con lo que limpiar aquel estropicio que aún ni había alcanzado a ver. Pero a veces la imaginación puede ser un buen aliado.

- ¿Qué buscas, Sullivan? – Preguntó otro de los cocineros, quien estaba sentado en el suelo fumando un cigarro. Los cocineros, aunque presos, tenían aún algún que otro derecho por la ayuda que daban en la cárcel.

- Lejía.

- Lejía. –Repitió para carcajearse. – Aquí no tenemos de  eso. – Dijo el hombre tendiéndole el cigarro para que diese una calada, pero Ezra negó con la cabeza. Aquello le estaba sirviendo para dejar el tabaco, a fin de cuentas. - ¿Es para Howard?

- ¿Qué le ha pasado?

- Se volvió loco. Había  estado en los laboratorios durante la última semana y cuando volvió… No era él. Lo habían cambiado. No hablaba, no miraba a los ojos y, cuando lo hacía, había un brillo extraño en ellos. Intentó envenenar la comida pero lo capté a tiempo y se lo impedí. Pero hoy… Hoy había perdido el juicio por completo, era agresivo. Y era…

- ¿Lo has matado tú? – Interrumpió Ezra.

El cocinero se levantó, aferrando sus manos a la ropa del preso.

- No me juzgues, por favor. Ese ya no era Howard. – Dijo como súplica, pero Ezra se apartó ante tal contacto humano innecesario.

- Dame algo para limpiarlo.

El hombre afirmó con la cabeza gacha, en busca de un bote de jabón con propiedades mágicas que usaban en el Área M para limpiar todo tipo de suciedad.

- Gracias. – Lo cogió, aquella botella de plástico con un dragón dibujado en su reverso, y volvió hacia Dakota, encontrándole junto con un charco de sangre y veneno. – Dile al imbécil de ahí dentro que te prepare algo para el estómago, ya limpio yo esto. –Se quitó el pañuelo que había colocado en su nariz y lo  tiró al suelo para acercarse a Dakota y llevarse consigo los guantes y la esponja. – Ve.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 5
PB : Norman Reedus
Edad del pj : 45
Ocupación : Preso del Área - M
Pureza de sangre : Mestiza (Squib)
Galeones : 61
Lealtad : Neutral
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 164
Puntos : 111
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4100-i-ezra-sullivan#65978 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4125-relaciones-de-i-ezra-sullivan#66101 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4124-cronologia-de-i-ezra-sullivan#66100 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4864-baul-de-i-ezra-sullivan#73919

Dakota Silverman el Miér Nov 29, 2017 10:24 pm

Estando en el Área M, (un lugar donde no es precisamente un resort de 5 estrellas como quiero pensar. Porque si, soy consciente que mis amigos y yo fingimos que lo es para pasar el rato y olvidarnos de la triste realidad) he visto cosas de las que podré seguir teniendo pesadilla durante mucho tiempo, pero nunca un muerto como ese y en ese estado. Cuando estoy hincado sobre el suelo con la boca llena de vómito siento el estómago totalmente revuelto y en mi mente no puedo quitar la imagen de Howard con la mandíbula rota y aquel charco de sangre que manchó mis rodillas por la posición en la que me encuentro.

~ ¿Cómo creen que habrá muerto?

~  No soy Sherlock Holmes pero parece que le rompieron la boca con un sartén de hierro o una olla.

Mi mirada se encuentra en el vómito y sumado al aroma me da más asco y termino vomitando más pareciendo manguera. Todo el desayuno y la comida que tuve ese día ya estaba sobre el suelo de baldosa blanca. Pude escuchar a mis amigos hablar sobre el muerto pero yo no quise verlo, con una vez fue suficiente para que quede plasmado en mi memoria. Como pude me levante y limpie mi boca de cualquier rastro de vómito y así mismo las rodillas.

Vi llegar a Sullivan con lo que le pedí y caminé hasta él para ayudarlo pues es bastante lo que se tiene que limpiar. Sin embargo aparecieron dos guardias tras de él y nos hicieron a un lado. Se pusieron a levantar al muerto de las baldosas y pasaron a mi lado, cerré los ojos como un niño pequeño asustado. No suelo ser alguien asustadizo pero eso fue tan asqueroso que terminó por impactarme y provocar una reacción de malestar. Me alegré que se lo llevasen de ahí para no tener que verlo más. Cabe recalcar que siempre fue un buen compañero, no intercambiamos muchas palabras ni nos hicimos amigos pero nos respetamos y siempre me dejaba comer una porción extra, creo que es lo que más extrañaré de él.

Camino hacia el otro lado de la cocina donde se encuentran los cocineros, todos me conocen así que sin decir nada ya saben porque estoy ahí. Voy directo al lavabo y me enjuago la cara, las manos y las rodillas. El cocinero me da un vaso con agua y la bebo casi de inmediato. Le agradezco y voy de nuevo hacia la escena del crimen. Porque ha sido un asesinato, es claro. Aunque no quiero pensar en esos momentos quien fue responsable porque si no quizá no vuelvo a trabajar mañana por miedo a que haya sido alguno de los otros cocineros. Los guardias normalmente se toman el crédito sin problema…

~ Ya estoy mejor, disculpa que te ensuciase aún más, nosotros te ayudaremos a limpiar.

~  Al menos el aroma del mudo ya se camufla con tu vomito y la sangre

~ No seas irrespetuoso y limpia.

Sostengo una cubeta limpia con agua y le vierto un poco de aquel jabón que nuestro compañero trajo, ese hace maravillas pues es mágico. Remojo un trapeador dentro de la mezcla para comenzar a limpiar. Empiezo por donde esta el charco con el vómito y algo de sangre. Gracias a la magia al pasar el trapeador este absorve toda la suciedad.

~ No suelo ser asqueroso, pero fue la impresión.

Digo a manera de excusa sin dejar de limpiar, pues aquello se había extendido en un gran charco de sangre que cubre una buena porción de la cocina. Los cocineros estaban del otro lado sin querer entrometerse, incluso pararon labores esperando a que terminemos para continuar cocinado pues los prisioneros no pueden quedarse sin comer, a menos claro que estemos castigados y eso suele ser a menudo, sobretodo cuando alguien comete alguna estupidez y se nos castiga a todos. Creo que por eso he perdido algunos kilos desde mi llegada.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
~ Dakota
~Paco  
~Luis
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 5
PB : PB de tu PJ
Edad del pj : 19
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Squib
Galeones : 5.300
Lealtad : Neutral
Patronus : .
RP Adicional : ---
Mensajes : 13
Puntos : 9
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5132-dakota-silverman-expediente-secreto-z http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

I. Ezra Sullivan el Vie Dic 01, 2017 5:34 pm

Apenas tuvo tiempo para acercarse al cuerpo cuando un par de guardias entraron en escena. Sin siquiera pedir permiso, obligaron a los dos presos a quitarse de su camino y lanzaron una mirada de pocos amigos en dirección a las cocinas, donde pudieron escucharse los cacharros caer ante aquella mirada, como si portase un hechizo derribador en ella. Los guardias no tardaron ni dos minutos en hacer que el cuerpo del preso y cocinero desapareciera de la escena llevándoselo en dirección al corredor principal. Con suerte no habría nadie  en su camino y ningún otro preso tendría que encontrarse con aquella horrenda visión.

En cuanto aquellos hombres se alejaron Ezra avanzó en dirección a los restos de sangre y vómito que decoraban las baldosas y con ayuda de Dakota comenzó a limpiar. Por su parte, no era alguien que hablase con facilidad, por lo que se limitó a guardar silencio mientras frotaba. No pensaba siquiera dirigirle la palabra a aquel chico hasta que este rompió el silencio.

En circunstancias normales hubiese afirmado con la cabeza sin siquiera mirarle a los ojos pero aquel lugar le había enseñado que a veces era necesario tener cierta consideración social con las personas. Hacerles ver que lo que sucede no es tan malo como parece o que aquello no era el fin del mundo aunque fácilmente podría parecerlo.

- ¿Aún no te han llevado a los laboratorios? – Preguntó mientras ambos frotaban el suelo.

Si aquello le había parecido desagradable era porque de haber visitado aquella zona de la prisión no había pasado suficiente tiempo en ella.

- ¿Puedo preguntarte algo? – Lo haría de todas formas, solo era una mera formalidad mientras seguía frotando el suelo que, por suerte, comenzaba a volver a su tono de color habitual gracias a aquel limpiador mágico. - ¿Cuánto tiempo llevas aquí metido? – Y su pregunta iba precisamente relacionada con aquella rara sensación que Dakota le transmitía cada vez que abría la boca haciendo parecer que hablaba con una tercera persona que no estaba en ninguna parte.

Una de las mujeres de la cocina se acercó sin decir nada y se arrodilló a su lado con otro estropajo, frotando en la sangre para conseguir que esta fuese desapareciendo.

- Ha sido Standen. – Susurró mirando a Ezra y seguidamente a Dakota. – Esta mañana lo vi discutir con él por cómo ordenar los cazos. Se puso hecho una fiera sólo porque Howard no estaba de acuerdo en cambiar en orden habitual. Lo amenazó con un cuchillo y ahora… Ahora ha aparecido muerto. – La mujer parecía estar hablando de una teoría de la conspiración.

- ¿Standen es el pelirrojo gordo? – Preguntó Ezra sin elevar la cabeza para cambiar el estropajo por un trozo de tela que simulaba ser una bayeta para quitar el agua de color rojizo. La escurrió en un cubo para luego meterla en otro lleno de agua y una mezcla de aquel producto con el emblema del dragón y volvió a extenderla por el suelo.

- No, ese es Curtis.

- Pues ha sido Curtis. – Sentenció Ezra sin ningún tipo de matiz, sin importarle demasiado lo que aquella mujer pudiese o dejase de pensar. Su vista estaba puesta en el suelo y su única preocupación recaía en acabar de limpiar aquello para largarse antes de que los problemas apareciesen de nuevo. Incluso había olvidado que debía pasar por la enfermería antes de salir al denominado patio – ya que no era uno  como tal – aun cuando el dolor seguía taladrando su tabique nasal.

La mujer pareció sentirse amenazada por aquella afirmación sin prueba alguna y más tras ella lanzar al viento sus suposiciones por lo que dejó de frotar rápidamente para volver a la cocina dejando aquel estropicio en manos de Dakota y Ezra.

- Curtis dijo que Howard se había vuelto loco y quería matar a todos los que vivían en la prisión. - Le aclaró a Dakota sin aún levantar la vista.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 5
PB : Norman Reedus
Edad del pj : 45
Ocupación : Preso del Área - M
Pureza de sangre : Mestiza (Squib)
Galeones : 61
Lealtad : Neutral
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 164
Puntos : 111
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4100-i-ezra-sullivan#65978 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4125-relaciones-de-i-ezra-sullivan#66101 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4124-cronologia-de-i-ezra-sullivan#66100 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4864-baul-de-i-ezra-sullivan#73919

Dakota Silverman el Jue Dic 28, 2017 4:11 pm

No dejo de tener asco al ver mi propio vómito y el gran charco de sangre en la cocina. Si no es porque tenemos unos utensilios que aparentemente portan magia, quien sabe hasta que horas terminaríamos, pero me conforta saber que ese trapeador que elegí seca en cuanto lo paso por el piso y va dejando todo limpio, ahora solo falta rociar algo para que no huela tan mal después de eso.

La verdad es que me gusta hablar mucho y hacer que las personas se sientan en confianza conmigo, por eso comienzo haciendo preguntas o contando cosas de mi vida para que se abran poco a poco, aunque por lo que puedo ver a tanteo es que este hombre es de los dificiles, si tiene todo el rostro de pocos amigos pero aun así lo intento y me alegró, soltando una gran sonrisa cuando me habla aunque sea para hacer una pregunta.

~ Desde que comenzó todo el alboroto por el estatus de la sangre. Yo estaba en Honeydukes y ayudé a una familia de sangres sucias como ellos les llaman a esconderse. Yo no tuve idea de porque los estuvieron persiguiendo pero me pidieron ayuda y eso hice. Además que mi gran bendición de ser squib no ayudó nada a la hora de tomar una decisión y encerrarme en este resort de cinco estrellas.    

Eso ultimo lo digo sonriendo pero claro que fue con total ironía, aunque si que prefiero mil veces pretender que estamos en un sitio así para escapar un poco de la realidad que me rodea en aquella fosa, porque si, parece una fosa donde arrojan a los apestados, a los que les estorbamos.

~ Paco, ese que está limpiando con una esponja, tiene cinco meses aquí, lo metieron sus propios padres y ellos escaparon. Y Luis, ese del cabello rojo, viene directo de Hogwarts, tiene un par de meses.

Le cuento a manera de resumen porque estamos aquí y el tiempo que llevamos.

~ ¿Que hay de ti? Ya te conté nuestra historia ahora lo lógico es que nos cuentes la tuya.

Sonrío mostrando mis dientes aperlados antes de volver a seguir con el trapeador limpiando la sangre, ya llevamos más de la mitad y ayuda el que el cadáver ya no se encuentre con nosotros pues el olor que estuvo soltando fue espantoso.

Cuando se acerca la mujer no dudo en sonreirle, siempre ha sido buena conmigo y es como la mamá de los pollitos, los pollitos siendo todos los que trabajamos en la cocina. Por eso cuando dijo sin mucho tapujo quien cree que mató a Howard no dudé de ella, y mi nuevo amigo confirmando las sospechas también me hizo creerles. No dije nada, preferí no meterme en esa conversación entre los dos adultos pues no sé como se lo puedan tomar, he de decir que incluso me sentí aliviado cuando ella regresó a su estación del otro lado de la cocina y yo aproveché para continuar con lo mio mientras me acerco un poco a Ezra.

~ Creo que debo conseguirme otro empleo o mantenerme alejado de Curtis.

Digo totalmente aterrado, los dos eran muy amigos por lo que resulta muy extraño que suceda algo tan fatal como eso. Lo que me doy cuenta en esos momentos es que no pude responder a su primer pregunta por el embrollo.

~ Sobre los laboratorios, no. Aun no he ido y no estoy seguro de querer ir. No he escuchado cosas bonitas de ese sitio. ¿Tú si?  

La curiosidad como siempre hace acto de presencia pero él comenzó y tengo derecho a réplica, ¿que no?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 5
PB : PB de tu PJ
Edad del pj : 19
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Squib
Galeones : 5.300
Lealtad : Neutral
Patronus : .
RP Adicional : ---
Mensajes : 13
Puntos : 9
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5132-dakota-silverman-expediente-secreto-z http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

I. Ezra Sullivan el Dom Ene 07, 2018 1:50 pm

interés por un mundo al que no pertenecía. Si ya de por sí sentía que no pertenecía - o más bien, que no encajaba - al mundo muggle ni hablar de aquel donde hombres y mujeres ataviados con túnicas medievales portaban palos de madera para alzarlos y escupir un par de palabras en latín; o aquellas que, con esas mismas horteras túnicas hacían brebajes con olores exóticos, sabores que harían vomitar a cualquiera y efectos de los que era mejor mantenerse separado. Era por eso, entre tantas razones, que jamás se había interesado poren las luchas entre unos y otros, mucho menos hablar de su cultura, sus gustos o intereses predominantes. En absoluto le importaba, en absoluto conocía algo al respecto.

- ¿Honeydukes? ¿Qué mierda es eso? ¿Un panal de miel? - Preguntó sin siquiera alzar la vista mientras su mayor interés seguía recayendo en limpiar aquel estropicio que manchaba los suelos de la cocina con tal ímpetu que bien parecía que iba a hacer un boquete en el suelo de tanto frotar con el estropajo.

Escuchó el relato de Dakota y frunció el ceño, aún con la vista clavada en sus propias manos que, con fuerza, apretaban el estropajo contra el suelo al tiempo que lo arrastraban por la superficie haciendo que el rojo fuese perdiendo intensidad y el agua que bañaba el suelo tomase un tono rojizo capaz de revolver el estómago de hasta el más fuerte.

- ¿Te gusta ser squib? - Tal y como Dakota lo había explicado parecía que veía el hecho de no tener magia, aun cuando su familia la tenía, como algo positivo. Algo que pocos squibs hacían, ya que afirmaban que no había nada peor que conocer todo aquel mundo y, al mismo tiempo, no poder ser participe de este. Verlo desde la distancia. Estirar el brazo y rozarlo con la punta de los dedos pero, a pesar de todo, no llegar a tocarlo. No poder aferrarlo con fuerza y jugar con él como haría cualquier otro. Ver como, con facilidad, todos a sula alrededor tienen alcance a la magia y él debe limitarse a observarlo como mero espectador. Como si hubiese pagado su entrada en el cine y viese toda la película desde la butaca. Sin poder hacer nada por cambiar el trágico final ni tampoco para interactuar en un mundo que no le correspondía. - ¿Qué fue de tu familia? - Añadió tras el relato de Dakota.

Miró a un lado y luego al otro. Los puntos que Dakota había señalado donde, supuestamente, había otras dos personas que nadie salvo Dakota podía ver. Ezra rápidamente pensó que aquel chico había perdido la cabeza, algo que ya pensaba antes de aquello. Sus palabras solo le dieron más peso a su teoría sobre que Dakota había perdido uno o dos tornillos ahí abajo desde que había sido encerrado. Incluso estaba la posibilidad de que ya tuviese las tuercas sueltas antes de acabar encerrado en aquel infierno de paredes de piedra donde ahora vivían pero, ¿Realmente aquello importaba?

- Entré en abril. - Resumió su historia al menor número de palabras posible. Aunque no tardó demasiado en volver a abrir la boca. Ezra era partidario de guardar silencio si no había nada mejor que decir (de esos a los que ningún silencio les incomodaba) pero comprendía que había otras personas a las que sí lo hacía. - Ayudé a fugitivos, no iba a permitir que castigasen a alguien sólo por nacer. Eso ya lo hemos vivido nosotros. - Dijo haciendo referencia a su propia condición de squib, pues ya había sido juzgado por parte de su familia antes de los once años por no mostrar rastro de magia y mucho más cuando su carta de aquel colegio no había aparecido en las patas de una lechuza. - También dejé medio muerto a mi padre. Quizá hubiese sido mejor opción dejarme pillar por la policia y haber terminado en una prisión en lugar de en este sitio. - Era un pensamiento que le acompañaba cada noche antes de ir a dormir.

Tan rápido como se había acercado, la mujer volvió a marcharse dejando que los dos hombres (aunque a juicio de Dakota parecían ser cuatro) solos.

- Desde la primera semana. Tienes suerte de que aún no te hayan llevado. - Se colocó dejando atrás el estropajo y el cubo de aguan. Limpió el sudor de su frente con el brazo y se quedó de pie mirando el estado en el que había quedado el suelo. Ya no había apenas rastro alguno de la sangre pero sí era cierto que necesitaban al menos darle un repaso más. - No llames la atención, no les toques los cojones y quizá tengas suerte hasta que mueras de una infección. O te mate Curtis. - Se encogió de hombros con naturalidad cuando las puertas se abrieron.

Las cocinas que parecían tan tranquilas dieron un cambio drástico. Tres hombres con varitas seguidos de dos hombres con túnicas de colores claros. Túnicas que Ezra conocía bien. Mantuvo la vista alzada en dirección a aquellos hombres, sin bajarla aun cuando no le quitaban el ojo de encim, buscando hacer un particular reto de miradas.  

- Será mejor que nos vayamos ya. - Casi tiró de Dakota, agarrándolo con fuerza del brazo izquierdo para hacer que este se levantase antes de que aquellos tres celadores y dos extirpadores cambiasen su foco de atención para ponerlo sobre ellos.

- ¡Eh, tú! ¿Estáis todos los de las cocinas?

- No, aún faltan los... - La palabra quedó en el aire y la mujer cayó al suelo tras recibir un golpe en el rostro.

- No, señor. Aún faltan los... - Repitió el hombre dando pie a que la mujer continuase.

- No, señor. Aún faltan los de segundo turno. Les haré llamar. - El hombre alzó la varita. - Les haré llamar, señor. - Tragó saliva. El hombre bajó la varita y otro de ellos le hizo una señal para que se marchase, a lo que la mujer contestó escapando hacia la salida.

Por su parte, Ezra siguió sus pasos tirando de Dakota y cerrando lael puerta tras ellos. Al otro lado, los gritos comenzaron. Un interrogatorio poco convencional para saber qué era lo que había sucedido en las cocinas aquel día y por qué había un cadáver más.

- Enfermeria. Sino ese hijo de puta te matará. No creo que soportes que te bajen a los laboratorios. - Explicó mientras comenzaba a caminar en dirección al lugar que, casi irónicamente, hacían llamar enfermería.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 5
PB : Norman Reedus
Edad del pj : 45
Ocupación : Preso del Área - M
Pureza de sangre : Mestiza (Squib)
Galeones : 61
Lealtad : Neutral
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 164
Puntos : 111
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4100-i-ezra-sullivan#65978 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4125-relaciones-de-i-ezra-sullivan#66101 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4124-cronologia-de-i-ezra-sullivan#66100 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4864-baul-de-i-ezra-sullivan#73919

Dakota Silverman el Sáb Ene 13, 2018 7:16 pm

Hacer amigos nunca ha sido sencillo para mi, al menos desde que tengo memoria la gente al enterarse que no tengo magia simplemente se aleja de mi, eso es muy traumatizante para un niño, ¿no lo crees? ¡Pues yo si! Toda mi vida he sido marginado en un mundo de magia, por eso cuando mis padres me enviaron al mundo muggle o el mundo real como le llamo yo todo fue para mejor pues así fue como he conocido mucha gente que ni siquiera se imagina de donde provengo y que se preocupa por mi aunque no sea totalmente honesto con ellos sobre mi origen. ¿Que será de mis amigos en la escuela? ¿Me extrañaran? Todo esto me pone nostálgico pero a la vez me alegra el pensar que allá fuera alguien puede estar preguntándose dónde diablos estoy y quizá hasta haber derramado alguna que otra lagrimilla, eso me hace mostrar una sonrisa.

~ ¿No conoces Honeydukes? Bueno, es de lo mejor que tiene el mundo mágico, es una tienda de golosinas de toda clase y está en ese pueblito que se llama Hogsmeade cerca de Hogwarts. ¿Tú eres normal?  

Tampoco le quiero llamar muggle porque se me hace una palabra muy fea, como si le llamases mugre a alguien y obvio esa no es la idea, al menos no mia.

~ A mi me encanta ser squib. Creo que en algo muy original en un sitio lleno de magos, yo me siento orgulloso de serlo. Aunque no te creas no siempre fue así, llegué incluso a pasar mucho tiempo llorando y lamentando no poder ser como los demás, pero cuando descubrí que eso me hace único y me fui a vivir al mundo real mi percepción cambió.  

Le cuento un poco más sobre la historia y además ha preguntado sobre la familia, un tema delicado, sin embargo… ¿Que más intimo se puede ser con alguien si ambos están limpiando la sangre de un cadáver en las cocinas de una prisión para inadaptados?

~ Mi familia sigue viva y coleando, felices de la vida pretendiendo que nunca existí o al menos eso creo. Cuando vuelvo en el verano a casa me ignoran, soy una burla para ellos, todos tienen magia, así que sospecho que al enterarse que estoy aqui ni siquiera hicieron por visitarme. Pero ni hablar, así es la vida a veces, creo que es mejor si tu escoges a tu familia y la mía no está en este mundo. ¿Qué hay de ti?

Le devuelvo la pregunta al seguir limpiando esta vez codo con codo pues ya queda muy poco para terminar y eso se agradece pues ya estoy cansado de estar de rodillas. Al final él mismo terminó por contarme sobre su padre y eso me hizo preocuparme, ¿tiene acaso instintos homicidas?

Cuando terminamos de limpiar escuche ruidos, no supe quienes son cuando los logro ver a unos metros de distancia, van entrando varios hombres y Ezra me está jalando del brazo para correr. Lo que sea que sea debe ser peligroso o al menos él les teme y es suficiente razón para seguirlo.

~ ¿Qué fue eso? ¿Le están haciendo daño?  

~ Creo que la golpearon, debemos salir de aqui ya.

~ Deberíamos ayudarla, yo me siento bien, en verdad, la enfermería no me gusta nada, tienen a una señora muy gruñona con cara de perro chato.  

Digo sin mucho éxito pues siento como que me arrastra fuera de las cocinas y parece que no nos han visto ni mucho menos seguido lo cual es excelente.

~  Solo he vomitado, es normal dado lo que vi allá atrás, ¿no crees? ¿y si mejor vamos a ver si ella está bien? siempre se ha preocupado por mi y no quisiera que le pase lo mismo que a el muerto...

Conforme lo voy diciendo me escucho y se que es una idea bastante tonta pues pueden hacer cosas que es mejor no saber pero también me remuerde la conciencia. Lo que sea, ya es demasiado tarde pues veo el letrero que dice “enfermería” justo delante de nosotros y parece que no hay nadie dentro pues la puerta está totalmente abierta.


~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
~ Dakota
~Paco  
~Luis
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 5
PB : PB de tu PJ
Edad del pj : 19
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Squib
Galeones : 5.300
Lealtad : Neutral
Patronus : .
RP Adicional : ---
Mensajes : 13
Puntos : 9
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5132-dakota-silverman-expediente-secreto-z http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

I. Ezra Sullivan el Jue Ene 18, 2018 10:16 am

A pesar de que tanto sus padres como sus hermanos eran magos Ezra nunca había sentido interés por alguno por la magia. Más bien con los años y la experiencia había desarrollado incluso cierto odio hacia ella y aquellos que portaban la varita como si fuese un símbolo de superioridad. Aquello le recordaba al emblema nazi que muchos mostraban orgullosos en señal de supremacía. Y, aunque no tuviese nada que ver, para Ezra era más o menos lo mismo. A fin de cuenta, la varita les hacía sentirse superiores a aquellos que no tenían una.

- No. – Contestó sin demasiado interés y es que tampoco podría haberlo mostrado, ya que Dakota rápidamente se encargó de soltar otra vez su lengua explicándole al hombre qué era Honeydukes. – Define normal. – Aquella pregunta le resultó cuanto menos curiosa. Sabía de sobra a qué se refería pero prefería escuchar cómo iba a explicarse Dakota a la hora de llamarle persona no mágica. Negó con la cabeza. – Soy Squib, como tú. – Le explicó apenas unos segundos después.

Si era sincero, no le importaba en absoluto cómo podía sentirse Dakota por su condición de Squib. Tampoco cómo se sentiría encerrado entre aquellas cuatro paredes, ni siquiera cuales eran las razones por las que parecía que, durante su estancia, había perdido algún que otro tornillo. Pero había aprendido que a veces una conversación a tiempo ayuda a los demás. Que no vale con comportarse, sino que también hay que socializar. Y en un mundo donde el diálogo social había pasado a un segundo plano también había que demostrar a los demás que aún quedaba algo de normalidad en la situación que les había tocado vivir. Aunque fuese mentira y aquello no dejase espacio a su humanidad.

- Cuando maduras te das cuenta que no te queda otra que aceptar lo que eres. Y cuanto antes lo hagas, mejor. – Se limitó a decir, con tono tajante, mientras seguía fregando. No lo decía con el fin de ofender, pero era consciente de que a veces sus formas eran más bruscas de lo que deberían y podían ser malinterpretadas por otros.

Ezra nunca había sido de hablar de su vida privada. Pero dado que en aquellos momentos era lo único que realmente les quedaba para poder seguir viviendo pensando que algo les quedaba en el exterior, no le importó demasiado contar algo al respecto. Al menos, a grandes rasgos.

- Mi padre y mi hermano me metieron aquí, más o menos. Me denunciaron por ser Squib y al Ministerio le dio igual. Pero cuando ayudé a fugitivos y casi mato a esos cabrones por delatarme ya me convertí en un problema para ellos. Mi único hermano normal murió tras entrar en la prisión que tenemos encima y mi madre también murió. Supongo que mi hermana ahora respirará tranquila porque no tiene que preocuparse de que me meta en más problemas. – Dibujó una leve sonrisa amarga, sin siquiera levantar la vista del suelo mientras frotaba. – Lo que se dice un buen historial familiar, ¿No? – Dijo aquello último haciendo referencia tanto al uno como al otro.

Ezra intentó salir en cuanto fue posible. Pero Dakota por su parte parecía mostrarse reacio con su decisión. Una vez avanzaron un par de metros por el pasillo, Ezra soltó el brazo de Dakota y frenó en seco, mirando al chico.

- Escucha chaval, si quieres seguir con vida al menos una noche más, no entres ahí. Si ella te importa y les tocas los cojones, lo pagará caro. Y luego lo pagarás tú. Así que vámonos. El cabrón de ahí fuera dijo que fuésemos a la enfermería después de limpiar eso y eso vamos a hacer a no ser que tengas un plan de fuga de este sitio. ¿Lo tienes? – No esperó respuesta. – Pues vamos.

No dijo nada más, simplemente giró sobre sus talones para volver en dirección a la enfermería. Él no iba a mirar cómo torturaban a alguien en la cocina. Porque si volvían, eso sería lo único que verían.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 5
PB : Norman Reedus
Edad del pj : 45
Ocupación : Preso del Área - M
Pureza de sangre : Mestiza (Squib)
Galeones : 61
Lealtad : Neutral
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 164
Puntos : 111
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4100-i-ezra-sullivan#65978 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4125-relaciones-de-i-ezra-sullivan#66101 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4124-cronologia-de-i-ezra-sullivan#66100 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4864-baul-de-i-ezra-sullivan#73919

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.