Situación Actual
3º-10º
22 diciembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
ARTEMISIA pj destacado
STEFAN & POPPY DÚO DESTACADO
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline

With a friend, it´s always a good time || Fly Sh. & Gab U.

Dorcas Meadowes el Vie Nov 17, 2017 1:19 am


Estaba próximo a cumplirse un año desde aquella noche que cambió radicalmente la vida de muchas personas. Entre ellas Dorcas Meadowes. Quién luego de aquello tuvo que permanecer encerrada por meses dentro del Castillo, para luego lograr escapar y terminar en un refugio para personas con su misma condición. Todos sus planes, toda anhelo o sueño se vieron truncados por tan inesperado giro.

El refugio de a poco comenzó a expandirse generando casi una segunda versión - mucho más humilde- de un Valle Godric. Una especie de lugar, mágico y muggle a la vez. Era un lugar maravilloso con el único detalle que siendo lo hermoso que era, al fin y al cabo siguen enclaustrados, exiliados de sus vidas.

Aquello hacía que en ocasiones los ánimos decayeran, o algunos cedieran ante  las circunstancias cometiendo locuras. Todos los meses sin excepción habían perdidas. Como al mismo tiempo se unían más personas a la causa. Estaban en guerra, quizás abiertamente la prensa mágica intentaba bajar el perfil a la situación y de un momento a otro pareció instalarse una sensación de paz y armonía. Pero la hufflepuff ya había dejado de ser una simple espectadora en todo esto,  desde su ingresó a la Orden había comenzado a introducirse más en el porvenir del mundo mágico e intentar hacer algo  para remediarlo. Por eso sabía muy bien que bajo esa faceta de paz,  las cosas no se habían detenido. Que había que seguir luchando por esos derechos perdidos y tan necesarios. Como el de su libertad.

Pero habían cosas, pequeños detalles que hacían que la ex tejona no bajará los brazos. Por ejemplo; este preciso momento.

Salió de la cocina con una bandeja de madera, sobre ella se encontraba una pequeña y delicada tetera de color blanco y junto a ella dos tazas del mismo color. A un costado se encontraba una pequeña caja de tés, y al otro dos platos con trozos de pastel sobre ellos. Se acercó a la mesa de centro del living donde se encontraba su madrina Fly junto a su adorable y hermosa hija Gabriella. - Clementine me enseñó hacer este pastel helado. Es de tres leches, es el primero que hago sin su supervisión, espero que me haya quedado bueno...- le dijo sentándose en uno de los sillones cercanos a las dos, haciendo una mueca de nervios en su rostro.  No hace mucho había comenzando con todo el arte de la cocina. Aún se sorprendiendo siendo muy buena en ello, en una de las tardes junto a la squib llegaron a la conclusión que pese a que nunca había tenido la necesidad de cocinar, las pociones siempre habían sido su fuerte, y aunque parezca extraño esas dos cosas se parecían bastante. Cocinar al igual que hacer pociones era estar atenta, y más que números exactos era comprenderlo que esa poción en ese preciso momento necesita. Era saber mezclar los ingredientes precisos para generar...magia.  

- Acá hay muchas opciones de té.- le indicó mostrándole la pequeña caja de madera que en su interior tenía bolsas de diferentes colores y aromas.- También en la cocina hay café por si quieres... De tí no me he olvidado, pequeñina.- le dijo tomando el pote de comida que le había traído Fly y que ella se lo había calentado en la cocina. Se lo tendió a la aurora junto a una sonrisa más un rostro gracioso para hacer reír a Gabriella.

- Debes decirme toda la verdad con lo que respecta al pastel ¿eh? Así voy mejorando.- le dijo sonriente, mientras la miraba expectante esperando la reacción de la castaña.

El mundo mágico podía estar patas para arriba. Pero habían cosas, quizás muy simple para la vista de algunos que hacían que la ex hufflepuff siguiera resistiendo.  Como por ejemplo el pasar un buen momento junto a una compañía amiga.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Kiernan Shipka
Edad del pj : 17
Ocupación : 7º curso
Pureza de sangre : Hija de muggles.
Galeones : 9.150
Lealtad : Dumbledore.
Patronus : tejón<3
Mensajes : 219
Puntos : 125
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3324-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t3332-relaciones-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t6326-cronologia-dorcas-meadowes#92267 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3482-dorcas-meadowes-c-o-r-r-e-o#57428

Fiona T. Shadows el Sáb Nov 18, 2017 1:18 pm

Había logrado alargar la baja de maternidad hasta pasadas las Navidades gracias a que era madre soltera. Al menos, teóricamente hablando, pues Drake seguía ejerciendo de padre cuando tenía la oportunidad. Por  desgracia, no era tan fácil como parecía llegar al refugio pero gracias a la ayuda de sus padres, Fiona había conseguido tener su propia tapadera para poder desaparecer junto con Gabriela algunas noches de su propia casa, la cual estaba vigilada casi día y noche por los trabajadores del Ministerio de Magia. Pues, por mucho que dijesen abiertamente que habían  creído su versión de los hechos – dado que por mucho que habían intentado acceder a su mente no lo habían conseguido – habían colocado gente en la puerta de su casa con la excusa de creer que Drake podría presentarse en casa en cualquier momento para llevarse a su hija. Todo por su seguridad, habían dicho desde el Ministerio de Magia. Algo que, por supuesto, Fiona no creía. Pero dadas las circunstancias no podía esperar otra cosa.

- Lleva con cólicos dos noches, ¿Crees que debería llevarla a que la viesen en San Mungo?

- Es lo normal, cielo. – Su madre depositó un beso en su mejilla antes de que Fiona se marchase de casa en dirección al refugio y Beberly volviese a Liverpool para fingir que pasaría la noche con su hija y su nieta cuando realmente estaría en su propia casa con la simple y única compañía de su marido. – Dale recuerdos a Drake de mi parte. Y dile que no se meta en más problemas. – Añadió escasos segundos antes de  que Fiona se desapareciese.

Había pasado el resto del día con Drake y Gabriella pero este primero se había tenido que marchar para ayudar a un par de ancianas con la antena de la televisión. Albus había conseguido que la tecnología muggle funcionase en el refugio pero todavía contaba con algunos problemitas, especialmente para las ancianas de la tercera edad que estaban descubriendo por aquel entonces lo que era engancharse a una telenovela. ¡Los años que habían perdido por vivir solo en el mundo mágico!

- Seguro que sí. – Dijo Fiona mientras le colocaba la ropa a Gabriella, quien a veces parecía tener un maldito petardo en el culo y por eso no paraba de moverse haciendo que la ropa nunca estuviese ni bien puesta, ni planchada, ni mucho menos limpia. Aquella niña era un imán para las manchas pero, ¿Qué se podía esperar de un niño? Suficiente que Fiona ya era capaz de adivinar por el rostro  en su cara que estaba a punto de hacerse caca encima y preparaba todo para la complicada misión. Que menos mal que existía la magia o la pobre Gabriella acabaría con los pañales como sombrero y embadurnada en su propio pañal usado.

Fiona afirmó con la cabeza y acto seguido se levantó en busca de un café. No, Fiona y el té jamás habían hecho buenas migas y aquel no era el momento en el que las harían. Había intentando probar varios sabores de té pero aquello era superior. Era agua caliente con un leve sabor a hierbas. A HIERBAS. No, aquello no le gustaba nada en absoluto.

- Ponle algo para que no se manche me he olvidado en casa su… - Nunca encontraba las palabras para las cosas muggles. Pero Drake se había empeñado en que había que criar a la niña con ambas partes de los mundos de los que provenía. Suerte que no vivía con ellas en casa y no veía que Fiona hacía todo con magia, que sino capaz le obligaba a firmar un contrato para bajar la cantidad de magia que usaba con la niña. - ¡Babero! – Atinó a decir mientras se servía un café en la zona de la cocina.

Volvió a donde estaban ambas y tomó asiento en el sillón. A su lado, Gabriella iba de un lado a otro de este a gatas. Fiona acabó por coger la niña y colocarla sobre sus piernas, a lo que esta reaccionó haciendo una pedorreta llena de babas que salpicaron en dirección a Dorcas. Fiona sonrió mirando a la chica  y esperó a que sirviese un trozo de pastel.

- No, Gab, para ti no hay. – Dijo al ver como la niña intentaba hacerse con el tenedor que Fiona tenía con un trozo de aquella tarta. – Gabriella, he dicho que no. – Miró seriamente a la niña que  reaccionó dando un par de palmadas y rompiendo a reír en una carcajada. O al menos, se asemejaba  a una.

Consiguió probar un trozo y, para nada estaba mala. Le hizo un  gesto de aprobación a Dorcas con la mano antes de  conseguir tragar y cogió el potito de pollo que había dejado para Gabriella.

- Deberías hacer potito de tarta para Gabriella. – Admitió cogiendo una primera cucharada y haciendo el avión, con la mirada expectante de la niña clavada en la cuchara. En cuanto la cuchara entró por su boca, salió manchando el babero y su cara. – ¡Oh, venga! Otro que no le gusta. No hay manera. Ni de ternera, ni de verduras… Sólo se come los de fruta. Esta niña me ha salido vegana.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Ellen Page.
Edad del pj : 29
Ocupación : Auror
Pureza de sangre : Sangre limpia.
Galeones : 23.430
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Erizo (Parlante)
RP Adicional : +1H
Mensajes : 724
Puntos : 546
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t517-fiona-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t519-relaciones-de-fly-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t518-fly-shadows-timeline#8464 http://www.expectopatronum-rpg.com/t520-lechuceria-de-fly-t-shadows

Dorcas Meadowes el Lun Dic 11, 2017 3:35 am

Cocinar era una habilidad que hace muy poco había descubierto que tenía. Antes por razones del destino ( o lo que sea que depare el presente) jamás había tenido la necesidad de hacerlo. Tanto por los elfos en el Castillo o por su madre que tras meses de no verla terminaba representando su amor en comida e innumerables abrazos.  Pero ahora, en que el refugio se había vuelto su nuevo hogar, había descubierto y aprendido diversas formas de ver el mundo y de crear en el. Cosas que le permitían seguir viendo - en un mundo de lobos- el vaso medio lleno.

En esta oportunidad había hecho el último pastel que le había enseñado Clementine, y que esperaba le gustara a Fly. Era como una especie de desafío para ella, ya que era la primera receta que hacía sin la supervisión de la squib. Por lo que  todo podía suceder.

Sonrió al ver como enseguida la castaña se paraba de la mesa e iba a la cocina, recordando que la castaña nunca ha sido muy amiga de los tés. "¡Que cabeza de pez me he vuelto últimamente!" pensó para sus adentros mientras hacía una mueca. Que no duró demasiado en su rostro, ya que luego se dedicó ir en busca de algo para Gabrielle. Con un Accio trajo una toalla nova que - si su mente no le fallaba- se encontraba sobre la mesa del comedor general. Y al parecer si era así ya que no tardó en llegar a sus manos,  sacó tres de ellas al hilo para luego doblarlas y ponerlas en el cuello de la bebé quien al segundo ya se encontraba gatenado por todo el lugar.

Una sonrisa toda idiota se le hizo en el rostro al ver a Gabrielle , esa bebe era adorable. Imposible no sonreír a su lado. Y al lado de toda su familia en verdad, los Ulrich Shadows ( o viceversa) eran increíbles.  Giró su visión y le sonrió a la castaña quien volvía a tener entre sus brazos a su hija. Ella por su parte, se sentó a un costado de ambas y se sirvió un té de rosa mosqueta.  Últimamente sentía que un resfriado venía a por ella y ese té era perfecto para impedir aquello.

Hizo una mueca entre un puchero y risa al ver como Fly le negaba tarta a Gabrielle, que por más que entendía su razón no podía no empatizar con la personalidad curiosa de la pequeña. Que quizás se podía equivocar, pero era  - al menos ante su visión- una ravenclaw en potencia. Es que pareciese que con sus ojos quisiese comerse el mundo. - ¿Te ha gustado?.- preguntó animada tras ver el gesto positivo que le devolvía la aurora al probar su pastel.  Como era de costumbre, tras ver que otra persona probará su comida venía su turno, tomó un tenedor y lo enterró en un trozo de pastel para llevárselo a la boca.

Sonrió, desafío superado.

- Podría intentar hacer uno- le dijo sonriente. De seguro encontraría una receta en la gran nube. Hace un tiempo habían logrado instalar internet en el refugio y los ánimos habían cambiado considerablemente. Muchos (contándose) habían podido comunicarse con sus seres queridos con mucha más frecuencia que antes, algo que agradecia enormemente.  

Se rió.- Clementine se pondría muy contenta de escuchar eso.- dijo divertida, recordando como la squib le había enseñado el pastel de tres leches solo por ser una muy buena alumna. Ya que para ella la leche ´era una de las industrias más crueles en cuanto a la explotación de nuestras hermanas vacas´. - Podría hacerle un tarta de frutas. No es para nada difícil.- le dijo sonriente. Jamás había hecho una pero si había leído su preparación. Hace unas semanas atrás Clem le había prestado su libro de recetas, convirtiéndose en su libro de cabecera. Y la de tarta de frutas era facilísima.

- ¿Quieres que le haga un zumo de algo? .- le preguntó mirándola.- Creo que hay un par de frutas en la cocina, que mezcladas en la licuadora quedarán deliciosas. No me demoro nada.- le dijo esperando su aprobación. Más que mal ella era la madre de Gabrielle y quién más sabía de sus gustos o lo que realmente debía comer. Ella solo era una alma caritativa que le encantaba atender bien a sus amigos y  era muy  feliz haciéndolo.

- ¡Fly! .- exclamó de repente como recordando algo de golpe.- El otro día logré que mi patronus se quedará por más de un par de minutos.- agregó animadisima. Durante el último tiempo había trabajado arduamente en hechizos que le ayudarán en los tiempos que se encontraban. Siendo este uno que le había enseñado tanto Fly como Drake. Y que ella como buena alumna había estado practicando día tras día con increíbles progresos.- Creo que muy pronto lograré mandar mensajes.- dijo sonriente.

- Perdón...- se disculpó tras hacer una gran pratensis en el tema anterior: comida de Gabrielle.- ¿Le hago un zumo?.- volvió a preguntar sin perder jamás la sonrisa.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Kiernan Shipka
Edad del pj : 17
Ocupación : 7º curso
Pureza de sangre : Hija de muggles.
Galeones : 9.150
Lealtad : Dumbledore.
Patronus : tejón<3
Mensajes : 219
Puntos : 125
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3324-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t3332-relaciones-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t6326-cronologia-dorcas-meadowes#92267 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3482-dorcas-meadowes-c-o-r-r-e-o#57428

Fiona T. Shadows el Lun Dic 11, 2017 9:29 am

Dorcas podía estar feliz de  que Fiona le diese su aprobación respecto a cualquier cosa. Pues la castaña no era de esas personas que diesen una mentira piadosa con tal de no causar daño alguno a otra persona. No, Fiona era sincera por naturaleza. El tipo de persona que, con total confianza y naturalidad, te dice que lo que has hecho es una soberana mierda y que a ver si eres capaz de mejorar para la próxima vez. De esas que no pueden impedir que una mueca de asco ocupe su rostro y que incluso se niegan a tomar una cucharada más si el sabor no es el que esperaba. No es que tuviese un paladar refinado que hiciese ascos a casi cualquier cosa que rozase su lengua, sino que era sincera en cuanto a sus propios gustos y reacciones. De igual modo era consecuente y objetiva, pues algo podía estar bueno y no ser de su agrado. Por suerte para Dorcas, aquel no era el caso. La mueca de asco solo apareció en su rostro ante el acto de presencia del té de la chica, cuyo olor llegaba fácilmente hasta su nariz e hizo que la arrugase. Aquello olía peor que los pañales de Gabriella, como todo tipo de té, por supuesto.

- No es que las tartas sean mi comida favorita en el mundo, pero está bueno. – Admitió dándole su aprobación. Nunca había sido una persona que adorase las tartas, como bien podía ser Drake, pero cuando tomaba una (siempre un pedazo pequeño, por supuesto) le gustaba que el sabor fuese algo agradable. Una tarta que no te llenase con un solo bocado y que no estuviese tan dulce como para causarte diabetes solo con mirarla. Y, aquella tarta, cumplía con ello.

Fabricar potitos no tenía que ser muy complicado. Para Fiona era hacer un maldito puré de todo. Pero en el caso de Gabriella como no fuese de frutas lo llevaba claro para que se comiese algo. ¿Es que aquella niña no comía otra cosa que no fuesen potitos de frutas?

-  Creo que hasta esa me gustaría más a mí. No es que esta tarta esté mala, me refiero. – Rió. – Pero siempre he sido más amiga de la fruta que de este tipo de dulces. No me trates de persona sana, pero era el tipo de niña que por su cumpleaños nunca quería una tarta de chocolate y nata. O de fresa y vainilla. Siempre quería una de chuches. – Nunca había sido lo que se esperaba de ella. Ni siquiera cuando era pequeña y lo que se esperaba era que soplase las velas para manchar de nata su pequeña nariz. – Una vez mi padre intentó hacerme una tarta de gelatina. Compró varios moldes, gelatinas de varios  sabores y colores, la decoró con frutas, nata y demás tonterías. Y… Bueno, yo me comí todo lo de encima pero, tras dar un mordisco a la galatina, la dejé en su sitio sin volver a probarla. – A día de hoy eso había cambiado y le agradaba la gelatina (siempre y cuando fuese de cereza, fresa o frambuesa) pero por aquel entonces la cosa no era igual.

Gabriella se metía en la boca todo lo que encontraba y luego lo escupía. Y eso incluía también la comida. Verla con un trozo de pan babeado y blandurrio era digno de ver.

Antes de poder responder, Dorcas parecía estar sufriendo un ataque nervioso por explotar para contar algo que había guardado durante un tiempo. ¡Su patronus! Fiona rió mientras miraba a Gabriella recorrer el suelo cayéndose de culo cada medio minuto.

- ¿Sigue siendo una ardilla con sobrepeso? – Preguntó en un intento de molestar a Dorcas de manera cariñosa. – Seguro que sí, así podrás mandar mensajes a tus padres sin ningún problema. ¿Has vuelto a saber algo de ellos? Si quieres puedo volver a pasar por su casa a fingir que les interrogo. – Había sido algo que había ido evitando para no ponerles en el punto de mira del Ministerio de Magia.

Gabriella volvió a caerse de culo en el suelo. Se levantó de nuevo y siguió gateando como si nada hubiese pasado. Si es que hasta cuando se caía de sitios más altos seguía como si nada. Eso sí, para llorar por la noche le sobraba tiempo.

- Si tienes naranjas voto porque hagas dos. – Dijo con tono infantil. ¿Qué? ¿Ella no tenía derecho a tomarse también un zumo? Además, era una gran aficionada a los zumos siempre y cuando fuesen de naranja. – Aunque su favorito es el de sandia. – Eso de nacer en verano le había permitido a Fiona que le diese a probar varios tipos de zumos de frutas de verano y la sandía parecía haber enamorado a Gabriella. – Esa se la come a mordiscos si hace falta. Y eso que no tiene dientes. Pero se mete los trozos en la boca y los chupa hasta que no les queda ya sabor.

Cogió un pequeño pedazo de tarta entre sus dedos y se colocó en cuclillas al lado de su hija, dándole a probar la tarta. Gabriella se lo metió en la boca durante menos de cinco segundos y, con cara de haber chupado un limón, lo escupió al suelo.

- Te lo dije. Sólo fruta. – No pudo evitar reír mientras limpiaba los restos de la tarta en el suelo. – Además de cocinar y aprender  hacer un patronus, ¿Qué has hecho por aquí abajo últimamente? Drake siempre se queja que se va a morir del asco aquí abajo porque no hay nada que hacer.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Ellen Page.
Edad del pj : 29
Ocupación : Auror
Pureza de sangre : Sangre limpia.
Galeones : 23.430
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Erizo (Parlante)
RP Adicional : +1H
Mensajes : 724
Puntos : 546
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t517-fiona-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t519-relaciones-de-fly-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t518-fly-shadows-timeline#8464 http://www.expectopatronum-rpg.com/t520-lechuceria-de-fly-t-shadows

Dorcas Meadowes el Mar Ene 30, 2018 2:40 am

¨A Fly no le gustan mucho las tartas" se anotó mentalmente. Como buena hufflepuff disfrutaba enormemente ver a sus seres queridos felices, a gusto. Por lo que ella, una fiel creyente de que uno nunca termina de conocer a las personas, cada vez que un dato así(por más simple que fuera) aparecía no dudaba en recaudarlo y recordarlo para días futuros. Y esa última frase anotada de la aurora, va directo al conjunto de donde se encuentran los té. Al menos, para su agrado la suya estaba ´buena´, y eso la ponía contenta. Ya que parte de cocinar era eso, hacer al otro con tu comida un poco más feliz. O al menos eso ella pensaba.

Soltó una rutilante risa al comenzar a escuchar el relato de Fly, no tardó mucho en aparecer en su mente imágenes de la aurora mucha más pequeña, en su imaginación la castaña mantenía su determinante mirada a pesar de tener solo tres o cuatro años para pasar a sonreír animada al apagar las velas de su tarta de chuches. Luego al seguir escuchando la historia, la imagen se volvió en una de Fly pequeña con el ceño fruncido y miles de moldes de gelatina a su alrededor. Volvió a reír.- A mi tampoco me gusta mucho la gelatina.- confesó arrugando levemente su nariz. Ella no se consideraba una persona regodiona por la vida, pero la comida con esa viscosidad siempre le ha dado algo de repelús. La come, pero a regañadientes. - Mi favorita desde tiempos inmemorables es la torta de mil hojas con manjar. Ñam, ñam- agregó despues con una sonrisa traviesa, mientras que en su cabeza miles de tortas de cumpleaños aparecieron. - ¿Fly, cuando estas de cumpleaños? .- le preguntó de repente curiosa.

Antes de ir por el zumo de Gabrielle otro recuerdo llegó de sopetón a su cabeza que la hizo estallar en habla, como algo guardado que esperaba ansioso ser liberado. Se sonrojó levemente aunque sin perder la sonrisa tras escuchar lo de ´ardilla con sobrepeso´.- Ahora parece más un tejón, lo prometo. Lo he puesto a hacer ejercicio.- dijo divertida.- Pues, han logrado poner algo de internet el refugio. En el sector de las salas de reuniones y aulas llega un poco de señal, una que al menos alcanza a mandar un email por semana. Eso nos ha subido el ánimo un poco a todos.- sonrió aún más y soltó un pequeño suspiro como quien recuerda de pronto la realidad en la que se encuentra.

- Dos entonces.- dijo sonriente ante la petición de su querida madrina, iba por ello cuando se detuvo para terminar de escuchar sus palabras.- Uno de naranja y otro de sandía. Creo que yo me anotare también por uno de naranja...- susurró más para ella misma. Observó cómo Fly le daba un poco de la tarta a Gab, hizo un leve puchero cuando vió que con la más pequeña integrante de la familia Ulrich Shadows no había tenido tanta suerte. Pero eso ya se lo habían advertido, así que no la pilló tan de sorpresa.

- Pues tomó cuánto taller, curso, o actividad haya. - respondió,  mientras se encogía de hombros para luego caminar hacía la cocina y comenzar a realizar los zumos respectivos.- Es verdad que a veces no hay nada, pero nada que hacer. Y es terrible. Cuando eso sucede suelo llamar modo emergencia a mi amiga Danny, ella suele venir a rescatarme siempre en esos momentos de ocio total...- elevó su voz para que pese a la distancia que las separaba sus palabras aún así llegaran a oídos de la aurora. Zumos de naranja, listos. Ahora vamos por el de Sandia...- ...Aunque también a veces me pongo a recorrer el refugio y conocer a los demás fugitivos. Ni te imaginas las miles de historias que tiene cada cual, es increíble...- hecho los trozos de sandía en la licuadora, la cerró y apretó on.  Solo bastaron tres minutos para que tuviera los tres vasos sobre una bandeja y volviera al lado de Fly y Gab.

- Voila.- exclamó sonriente al dejar la bandeja sobre la mesa y repartir los vasos a sus respectivas dueñas.- ¿Y tú cómo has estado? ¿Ha sido muy difícil de llevar todo el último tiempo?.- se atrevió a preguntar. Ya que al considerarse una personas sumamente vergonzosa creía tener la confianza suficiente con su madrina para preguntar cosas más personales. Cómo por ejemplo cómo había estado su vida durante estos últimos meses, donde aparte de ser madre, su esposo era buscado por el nuevo gobierno y el que cabe destacar ella aún tenía que simular trabajar y obedecer.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Kiernan Shipka
Edad del pj : 17
Ocupación : 7º curso
Pureza de sangre : Hija de muggles.
Galeones : 9.150
Lealtad : Dumbledore.
Patronus : tejón<3
Mensajes : 219
Puntos : 125
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3324-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t3332-relaciones-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t6326-cronologia-dorcas-meadowes#92267 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3482-dorcas-meadowes-c-o-r-r-e-o#57428

Fiona T. Shadows el Dom Mar 25, 2018 12:16 pm

Si era sincera, no tenía ni la más remota idea de cuál era la tarta de la que Dorcas estaba hablando. Básicamente porque nunca había tenido esa necesidad de comer tartas que suelen tener los niños cuando son pequeños. Nunca había sido especialmente golosa (¿Quizá era esa la razón por la cual no había crecido demasiado?) por lo que en sus cumpleaños nunca pedía la típica tarta de chocolate que todos los niños deseaban o esa llena de colores y azúcar con figuras tan bien hechas que daba hasta pena llevárselas a la boca. Quizá una de las razones por las cuales no era gran aficionada a aquellas tartas era porque en su primer cumpleaños (¿Qué padre en su sano juicio piensa que un bebé de un año necesita una tarta de cumpleaños cuando sólo come papillas?) había acabado con la nariz y media cara untada en nata.

- El 26 de abril, ¿Ya sabes de qué me harás la tarta? Deberías hablarlo con Drake, así le ahorras el intentar quemar la cocina del refugio para hacer una tarta helada. – Sí, veía a Drake capaz de meter una tarta helada comprada en una tienda en el horno pensando que así sería una tarta normal. O que así no estaría tan fría como para que Gabriella pudiese tomarla sin acabar congelada y convertida en un bonito cubito de hielo.

La tecnología muggle nunca había sido su punto fuerte. Podía dar gracias por tener un teléfono en su casa gracias a que Drake lo había contratado para poder hablar con su madre quien, vete tú a saber por qué, adoraba hablar por teléfono. Eso sí, Fiona lo agradecía porque eso significaba que no se aparecía en la puerta como Pedro por su casa para pasarse dos días hablando sobre sus dolores, lo cansada que estaba de su hijo menor o lo duro que era tener una nieta a la que apenas podía ver porque su hijo era un maldito fugitivo de la ley y cualquier acercamiento superior a lo normal con la niña podía ser hasta peligroso.

- Ahora los niños del refugio se pasarán el día pegados a una pantalla en lugar de intentar usar la varita. – Rodó los ojos como si le molestase aquello cuando no era más que un comentario sin demasiado fundamento. - ¿Has hablado con tu familia por email? – Recalcó aquella palabra intentando buscarle algún sentido en su cabeza. - ¿Por qué se llaman emails? – Añadió rápidamente al no dar con una respuesta coherente y es que Fiona siempre tenía mil y una preguntas acerca del mundo muggle, pues siempre se había criado al otro lado sin apenas contacto con los muggles (irónico teniendo en cuenta que su familia no era purista) y a día de hoy seguía teniendo curiosidad por cómo funcionaban esas personas. ¡Era increíble en muchas ocasiones! Lo que los magos podían hacer con un simple movimiento de varita a ellos podía llevarle horas e incluso días pero aún así lo llevaban a cabo.

Tenderle un pedazo de tarta a Gabriella no había sido la mejor idea que había pasado por la cabeza de Fiona, pero había que admitir que en el último tiempo tampoco es que hubiese tenido ideas especialmente buenas volando por su cabeza. Principalmente porque la idea de seguir trabajando en el Ministerio de Magia a veces parecía ser una clara señal de querer suicidarse y mejor ni hablar de eso de colarse en Azkaban rodeada de Dementores y con el apoyo incondicional de Mortífagos que ahora ejercían como Aurores.

- Todo fuera es complicado. – Admitió. – Día sí y día también nos interrogan en el Ministerio. Todos los que seguimos en el cuerpo de Aurores y no tenemos tatuada la marca tenebrosa estamos vigilados continuamente. Por eso no bajo aquí tanto como me gustaría, soy consciente que me siguen y a veces se hace complicado perderles de vista. Además, eso de tener que capturar a los nuestros y fingir que todo me parece bien no es agradable. Pero es lo mejor que puedo hacer para la Orden y para todos nosotros. Así puedo ayudaros si a alguno os siguen la pista o impedir que capturen a alguno de los nuestros sin que se note demasiado. La semana pasada estaban investigando a la familia de Lewis Jacobs por su desaparición, suerte que pudimos avisarle para que no se presentase en su casa esos días. Incluso tuvimos que hacer un par de limpiezas de memoria para que no pudiesen acceder a los recuerdos de sus padres y lo vieran. – Por suerte contaban con varios pensaderos a su disposición y luego podían devolverles, aunque no literalmente, esos recuerdos a sus padres para que no olvidasen que su hijo seguía visitándoles cuando era posible.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Ellen Page.
Edad del pj : 29
Ocupación : Auror
Pureza de sangre : Sangre limpia.
Galeones : 23.430
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Erizo (Parlante)
RP Adicional : +1H
Mensajes : 724
Puntos : 546
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t517-fiona-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t519-relaciones-de-fly-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t518-fly-shadows-timeline#8464 http://www.expectopatronum-rpg.com/t520-lechuceria-de-fly-t-shadows

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.