Situación Actual
6º-11º // 1 enero luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Sirius B.Mejor PJ ♂
Danielle M.Mejor PJ ♀
Valarr K.Mejor User
Coraline M.Mejor roler
Evans & DenzelMejor dúo
Steven & DrakeMejor amigos
Evans & JoshuaMejor dúo hostil
Sirius B.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Silver moon bite [Priv. Edward]

Cassandra Donovan el Sáb Nov 25, 2017 10:41 pm

Había salido de Howgarts para ir en busca de algunos ingredientes que le harían falta para su próxima clase, haría una especial sobre pociones malignas para que sus alumnos realizaran alguna y después la pusieran en práctica contra algún ser vivo. Después de todo la teoría no sirve de nada si no practican lo que aprenden. Las calles de Londres estaban abarrotadas, la gente permanentemente en la calle haga frió o calor. Realmente es una pesadilla para cualquiera, pero tenía que preparar bien su primera aparición ante sus alumnos, no quería impertinencias ni tonterías una vez comenzara a impartir su asignatura.

Paseo por las calles mientras entraba en alguna que otra tienda, compró algunos ingredientes, después le pasaría la factura de las compras al colegio. No estaba dispuesta a gastar su dinero en la educación de los mocosillos, tendrían que hacerse cargo de los materiales el colegio de ahora en adelante. La primera vez ella iría en busca de las cosas necesarias, pero después, no volvería a hacerlo, simplemente haría una hoja de pedido y tendrían que traerle lo que pidiera porque si no no podría impartir sus clases y eso sería un gran problema para los alumnos y para el colegio que por como va hasta ahora, esta dando una ligera mala imagen.

Una vez que termino de comprar todo lo que necesitaba lo mando a casa con un hechizo, la noche estaba preciosa, algo nublada, aquellas nubes tapaban ligeramente una enorme luna que comenzaba a salir. Era luna llena, aunque Cass aún no se había dado cuenta de aquel detalle, era noche de lobos y aunque estaba por las calles de Londres, cualquiera corría peligro. En cierta forma el ambiente era extraño, muy poca gente en la calle, todo el mundo se había marchado, parecía una ciudad desierta, tal vez eran imaginaciones suyas. Tendría que volver a casa antes de que se hiciera demasiado tarde, tenía papeleo que terminar en el despacho.

Caminaba ajena a lo que ocurría a su alrededor, la verdad es que tampoco le apetecía demasiado volver a hacer papeles. Se quedo en un bar tomando algo hasta las tantas de la madrugada, la luna aún brillaba hermosa sobre el cielo y Cassandra estaba ligeramente tomada por lo que no prestaba atención a nada de lo que sucedía a su alrededor, quedaban apenas unas horas para el amanecer cuando sintió una extraña presencia en su espalda mientras caminaba de vuelta a su hogar, pero nuevamente no le tomó demasiada importancia, se imaginaba que serían imaginaciones suyas porque iba ligeramente borracha, jamás imaginaría lo que ocurriría aquella noche.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Meghan Ory
Edad del pj : 36
Ocupación : Profesora Artes Oscuras
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 3.256
Lealtad : Neutral
Patronus : Mirlo Negro
RP Adicional : ---
Mensajes : 74
Puntos : 40
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5205-cassandra-donovan-id-en-construccion#77313 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5295-cassandra-relaciones#78604 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5240-cassandra-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t5296-cassandra-baul#78605

Edward Westenberg el Lun Dic 04, 2017 12:01 am

Luna llena.

Noche en que sus más bajos instintos se vuelven realidad. Donde la línea que  separaba a un humano de un animal se volvía tan delgada y frágil que removía los pilares de lo conocido y por conocer. Ya que si de una cosa estaba seguro es que nadie podía contra un hombre lobo bajo el gran poder lunar.  Quizás él aún no lograba ser consciente durante su faceta de licántropo. Pero la sensación al día siguiente - dejando de lado todo dolor, a veces insoportable que llegaba a tener- era de una adrenalina inexplicable. Como si por una noche hubiera sido completamente libre.

Ahora, lo importante era preocuparse cada vez de buscar el lugar idóneo para su transformación. Él solía llevar inmaculadamente un calendario todos los meses que le recordaba cuándo la noche de cambios se acercaba. La mayoría de las ocasiones no hacía falta mirar los números porque su cuerpo por si solo se lo hacía notar. Dolores profundos en su columna ( y huesos en general) como si días antes su cuerpo comenzará a precalentar para aquel enorme cambio que iba a vivir.

Pero este mes surgió un pequeño accidente que removió todo el porvenir de los acontecimientos. Por circunstancias de la vida, sumándole su inconmensurable inmadurez que a veces suele dominarle,  olvidó fijar la noche precisa en que la luna estaba completa.  Un enorme descuido que logró que tras no sentir más dolor que lo habitual dejó pasar la noche precisa. Pensando que sólo se encontraba en una de  luna gibosa creciente en su máximo. Pero estaba muy equivocado, esa noche era luna llena.

En esta época del año las noches suelen ser más frías y largas (entendiendo que el tiempo es jodidamente relativo). Y él, él más irresponsable de todos se dió cuenta de este GRAN detalle cuando apenas quedaba un par de horas para su transformación.  El pánico fue abismal, y nadie conocido le podía tender una mano para menuda metida de pata.

Se apareció en el primer lugar que pensó era el correcto, era una bosque lejano a la ciudad de Londres que visitaba de niñez junto a  sus padres,  pero que en esta etapa del año se encontraba inhabilitado. Para información de los curiosos, la mayoría del tiempo (cuando solía ser un lobo responsable) buscaba un lugar con semanas de anticipación. El departamento de hombres lobos en el Ministerio ofrecía todo un catálogo de lugares dónde transformarse sin producir daños. Pero debido al periodo en el que se encontraban, la aparición de nuevos licántropos había ido en aumento. Por lo que había que pedir lugares, hacer fila, reservar, bla bla bla.  Mucho trámite. Sino tú mismo deberías conseguirte o  pagar algo, o de lleno  aparecer en algún lejano al mundo donde ya hayas ido. Y él un chico de no mucho dinero y de familia viajera, él único lugar lejano era Japón (lugar que visitó el año pasado para el Campeonato de Quidditch). Pero tiempo atrás ya lo había hecho, descubriendo que era un lugar donde solían hacer grandes eventos. Así que mala idea, muy mala transformarse ahí.

La luna apareció, en medio de aquel lejano bosque su cuerpo mutó y en un hombre lobo se convirtió.

***

Sonrió al escuchar sus huesos humanos volver a su lugar. Ahora podía sonreír porque el dolor le era "soportable". Su mirada de a poco se fue enfocando a su visión consciente, la de un común y corriente adolescente. Pero este "despertar" fue un poco diferente. Ya que estaba teñido de un rojo intenso como de...sangre.

Frunció su ceño y abrió y cerró sus ojos un par de veces para poder enfocar del todo su visión. Se miró sus manos y cuerpo desnudo bañado de un color rojizo, levantó su mirada y a unos pasos de él pudo observar borrosamente - producto de los primero rayos del sol- un cuerpo tendido en la acera. Levantó su mano derecha y se la puso como solera para darse sombra y mirar mejor.

- Mierda.- musitó congelado en el sitio al comprobar que ya no se encontraba en el bosque donde había comenzando su noche y que aquel bulto que había visto era un cuerpo. Un cuerpo femenino y herido. Y que todo indicaba que él había sido el causante de aquello.

Miró para todos lados ; recién estaba amaneciendo, las calles estaban desoladas, el frío era calador y todo demostraba que se encontraba en medio de Londres.- Mierda, mierda, mierda.- repitió en un estado de shock inminente sin muy bien qué hacer.

Se acercó al cuerpo de la mujer,  observó un rasguño profundo desde su omóplato derecho hasta su costilla izquierda. Se encontraba inconsciente pero la cantidad de sangre y su leve  - pero aún perceptible- respiración le indicaron que si actuaba rápido aún tenía posibilidades de hacer algo por su DESCOMUNAL error.  Y decía error no porque creyera que ser licántropo fuera algo malo sino porque creía que nada contra de la voluntad de alguien fuera algo de admirar.

La tomó entre sus brazos y sin pensarlo dos veces se apareció en el duplex que compartía con una aún enferma Stella. Joder, todo sería muy diferente si ella se encontrara a su lado. Ahora por ejemplo le estaría dando un discurso de aquellos por cometer tan estúpido accionar ( Aunque él mismo  haya sido el suyo hace unos años atrás), pero solucionandolo de la mejor forma al mismo tiempo.Pero ella no estaba y él debía solucionar las cosas solito.

Y demostrando que pese a haber sido un chico más de castigos que felicitaciones en el Castillo, algo de atención tomaba en clases y de a poco recordando hechizos y  cosas de un botiquín mágico fue sanando la herida profunda e irremediable que le había causado a la mujer de hasta el momento,  nombre desconocido.

Tras una hora de estar por completo en su atención y de presentarle los auxilios necesarios la tendió en su cama hasta que recobrara el sentido. Se dió una ducha aún sin poder procesar todo lo ocurrido.  Había convertido a alguien en licántropo. Joder.

Salió del baño ya limpió y vestido, y al salir vió como el cuerpo sobre su cama se comenzaba a remover.  Y ahora ¿Cómo se lo decía?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Andrew Garfield.
Edad del pj : 19
Ocupación : Empleado Borgin & Bur
Pureza de sangre : Mestizo.
Galeones : 4.860
Lealtad : not found.
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 246
Puntos : 158
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3035-relaciones-edward-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg
Edward WestenbergMagos y brujas

Cassandra Donovan el Mar Dic 05, 2017 3:02 pm


Le dolía cada centímetro del cuerpo, pero en especial algunas zonas. No recordaba bien lo que había sucedido aquella noche, recordaba que había salido de Howgarts para comprar algunos ingredientes para pócimas oscuras y diversas cosas más para su próxima clase. Había enviado las cosas a su habitación a través de un hechizo y después había ido a beber. Recordaba que había empezado despacio y que después, había llegado a un punto en el cual ya no recordaba cuantas copas había bebido. Intentando recordar, recordó entonces que había salido de aquel barucho de mala muerte para caminar un poco y que de esa manera, se le pasara la borrachera que llevaba encima.

Intentaba recordar algo más, pero no conseguía que mas imágenes llegaran a su cabeza. Se removió algo inquieta y entonces sintió que estaba sobre una cama, pero aquella cama era más grande que la suya. Por todos los demonios, esperaba no haber acabado haciendo ninguna locura aquella noche. Abrió los ojos algo alterada y entonces vio que no estaba en su habitación, aquel lugar le era completamente desconocido y cuando sus ojos consiguieron enfocar mejor vio a un hombre allí de pie, mirándola, joder, esto no podía ser verdad, no podía haberse metido en la cama de un desconocido sin mas ¿verdad?

Se levanto como pudo y sintió un dolor punzante en una zona concreta de su cuerpo, pero al mirarse no había nada, o al menos eso creyó ver. Se sentó en la cama mirando a aquel chico sin saber bien que hacer o que decir, se llevo la mano a la cabeza, le dolía horrores, tal vez producto de la resaca por haber bebido sin control la noche anterior, lo bueno es que al sentarse noto que aún llevaba su ropa puesta o por lo menos la parte de abajo, tal vez no había echo ninguna estupidez y eso en cierta manera conseguía tranquilizarla un poco, aunque no demasiado, las cosas eran un poco confusas ahora mismo.

Si no había echo nada con aquel hombre esa noche ¿que hacía en su casa y en su cama? —Mira...la verdad es que no recuerdo nada en absoluto, ¿podrías decirme que ha pasado?— Estaba bastante confundida en aquel momento mirando un poco en general todo a su alrededor, no sabía que pensar, no sabía que hacía allí ni porque le dolía tanto la zona que comprendía desde su omóplato a su costilla izquierda, se había mirado antes y no había encontrado nada en particular que llamara su atención, pero ahora no podía pensar realmente con claridad, por un momento llego a su mente un recuerdo, demasiado rápido como para procesarlo de manera adecuada, la luna llena que poco a poco iba desapareciendo y de repente, rojo, el rojo de la sangre llenando la escena.

Ese recuerdo la había dejado aún mas confundida de lo que ya estaba anteriormente, no recordaba nada de lo que ocurrió después de salir de aquel bar y de repente recordar sangre le resultaba bastante extraño. Sus ojos miraban con cierta desconfianza al hombre mientras se aseguraba de tener la varita a mano por si acaso, tal vez no corriera peligro, pero no estaba segura y por si acaso, era mejor tener las cosas preparadas. Se sentía demasiado confusa como para intentar ordenar sus pensamientos en ese momento, todo le daba vueltas y aquel dolor de cabeza tampoco le permitía pensar con coherencia alguna.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Meghan Ory
Edad del pj : 36
Ocupación : Profesora Artes Oscuras
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 3.256
Lealtad : Neutral
Patronus : Mirlo Negro
RP Adicional : ---
Mensajes : 74
Puntos : 40
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5205-cassandra-donovan-id-en-construccion#77313 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5295-cassandra-relaciones#78604 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5240-cassandra-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t5296-cassandra-baul#78605

Edward Westenberg el Dom Dic 24, 2017 12:30 am

Se llevó su mano derecha a su cabello solo de nerviosismo, desordenandolo más de lo habitual. Tragó saliva pesadamente e inspiró aire profundamente como si eso le diera el aliento suficiente para poder enfrentar a la mujer. Dió un par de pasos para acortar levemente la distancia entre los dos y dejarse ver de mejor manera. Pero por alguna extraña razón se encontraba parado allí sin poder decir palabra alguna. Como si de pronto se le hubieran olvidado todas las palabras y el mejor panorama factible era observar a la maga detenidamente. Le sorprendía el hecho de que le fuera tan fácil levantarse tras haber sido mordida hace tan poco. Recordó su despertar junto a Stella y había sido uno totalmente distinto...No pudo dejar de sentir cierta admiración ante la castaña que tenía frente a sus ojos, claramente era una mujer fuerte.

La voz de la chica le hizo despertar de aquel bucle mental en el que se había sumergido de un momento a otro. Sacudió su cabeza y abrió su boca para obligar a su cuerpo a emitir aunque sea un sonido. - Yo...- hizo una pausa para poder tragar saliva. Sentía la garganta seca, y el cuerpo aún le dolía por la noche anterior. Ya que pese a que cada vez le iba agarrando más la costumbre a las noche de luna llena, aún necesitaba un tiempo considerable para volver a estar nuevamente bien.

Observó como la chica buscaba entre sus cosas su varita. - Yo tengo tu varita.- le dijo mirándola.- Pero no te alertes, no te haré nada... lo prometo.- agregó enseguida al ver su rostro de desconfianza. Bueno, era una promesa extraña dado las circunstancias. Ahora no le haría nada porque volvía a ser él, pero no fue lo mismo con gemelo lobuno que lo viene a visitar cada mes.

Se acercó a un mueble que se encontraba en la esquina contraria a la chica, tomó algo de el para luego elevarlo y mostrarselo a la maga. Era su varita. Debía admitir que una parte de él - por más pequeña que fuera- se había aliviado al saber que ella poseía magia en su sangre. Ya que un muggle tenía mucho menos posibilidades (por no decir nulas) de sobrevivir a un ataque de licántropo.

Comenzó a caminar en su dirección para tenderle su varita, pero se detuvo en medio del camino para tomar aire profundamente y pensar 'mientras más alargas la verdad, esta más grave se pone'.

- Hola. Soy Edward, hace dos años fuí atacado por una licantropa. Y...- se tomó una leve pausa, agacho como niño avergonzado de sus actos la cabeza por unos segundos para luego volver a levantarla y clavar su mirada en la chica.- ...Anoche, te he atacado a tí.- soltó. No sabía si había sido poco sútil o si las cosas se hacían así tras haber cometido semejante accionar, pero ya lo había hecho y ya no podía volver el tiempo atrás a menos que de la nada un giratiempos cayera del cielo.

Y como un gato que espera atento el accionar de un humano se quedó quieto, a medio camino y con la varita de la chica en sus manos. Al menos sí ella lo quisiera atacar tendría que ser a la manera muggle y él seguiría teniendo una ligera ventaja para poder seguir explicandole y excusándose con la castaña.

- Lo siento...pero de verdad no es tan malo como suele verse.- agregó con su mirada fija en la de ella, como si con sus ojos pudiera transmitir su sentir, que en esos momentos lejos de querer adornar las cosas le hablaba con absoluta sinceridad.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Andrew Garfield.
Edad del pj : 19
Ocupación : Empleado Borgin & Bur
Pureza de sangre : Mestizo.
Galeones : 4.860
Lealtad : not found.
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 246
Puntos : 158
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3035-relaciones-edward-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg
Edward WestenbergMagos y brujas

Cassandra Donovan el Dom Ene 14, 2018 3:19 pm

Aquella situación la tenía completamente confundida, no entendía nada, estaba molesta, alterada y al mismo tiempo tan perdida que no sabía que hacer o que pensar realmente. Al saber que aquel hombre tenía su varita en sus manos se sintió aún mas incomoda y arqueo una ceja cuando le dijo que no pensaba hacerle daño. ¿Realmente esperaba que le creyera? Vamos hombre, estaba en un lugar desconocido, con un sujeto desconocido en una cama desconocida y encima desarmada porque aquel sujeto le había quitado la varita, pero ahora tenía claro que era mago, pues de otra manera no sabría que aquello era una varita de bruja.

Medito por un momento cual era sus opciones para actuar en aquel momento, tenía que librarse de aquel sujeto aunque la verdad le gustaría saber que había pasado la noche anterior para ver si conseguía atar cabos y conseguir que su mente se viera mas clara pues ahora se encontraba completamente invadida por una nube de neblina que no le permitía entender nada de nada —Debo suponer que eres mago para saber que es lo que tienes entre tus manos— Sus ojos inquisidores buscaban de alguna manera entender las expresiones en el rostro de aquel chico.

De alguna manera podía intuir cierta pena y sobre todo la angustia de alguien que a cometido un acto atroz, ¿tal vez era culpa lo que veía en sus ojos? El dolor de cabeza no le permitía pensar tan claramente como le gustaría en aquel momento. Cerró por un momento sus ojos suspirando y relajando un poco su cuerpo, si él quisiera hacerle daño, seguramente ya lo habría echo, tenía su varita y ella estaba indefensa así que era mejor tranquilizarse un poco y después esperar a ver si el sujeto tenía intenciones de contarle lo que había sucedido aquella noche.

No tardo mucho en conocer lo que había sucedido, aquel sujeto era un licantropo y la noche pasada la había atacado. Por un momento sus ojos se abrieron como platos, no llegaba a entender del todo bien lo que había pasado, tal vez esto fuera un sueño absurdo del que podría despertar pronto y de alguna manera demostrarle que la vida no podía ser tan cabrona de joderla tanto como lo estaba haciendo. Se pellizco el brazo y al sentir aquel dolor sintió como su mundo se derrumbaba una vez más, como todo lo que había construido peligraba por el simple echo de ser una criatura peligrosa para el resto del mundo.

Sus ojos se clavaron con fuerza en aquel sujeto —Me estas diciendo, ¿que me has mordido? ¿que me has convertido en un maldito licantropo?— Intentaba no levantar la voz mientras se levantaba de la cama del todo y se acercaba al chico con unas enormes ganas de abofetearlo hasta quedarse totalmente satisfecha, pero ya no había solución, por mucho que le golpeara, aunque destrozara sus nudillos rompiéndole la cara al hombre que tenía delante, no serviría de nada, pues aquella situación no iba a arreglarse de ninguna forma posible. Aún deseaba despertar de aquel maldito sueño y ver que todo era mentira.

Respiro hondo mientras su rostro se encontraba contrariado intentando asimilar todo lo que ahora mismo tendría que tener en cuenta, era una licantropa, profesora en un colegio y tendría que tener precaución doble con cada maldita luna llena —Haga el favor de devolverme mi varita, espero que se sienta responsable de esto y se avergüence de conducir a una persona a una vida llena de completos peligros y de temor constante a ser descubierto y maltratado por una naturaleza que no a pedido— Evidentemente le echaba la culpa, él era el causante de todo el sufrimiento que ella tuviera que padecer por aquella nueva naturaleza, que él le había otorgado sin permiso alguno.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Meghan Ory
Edad del pj : 36
Ocupación : Profesora Artes Oscuras
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 3.256
Lealtad : Neutral
Patronus : Mirlo Negro
RP Adicional : ---
Mensajes : 74
Puntos : 40
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5205-cassandra-donovan-id-en-construccion#77313 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5295-cassandra-relaciones#78604 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5240-cassandra-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t5296-cassandra-baul#78605

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.