Situación Actual
21º-14º // 3 diciembre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Einar G.Mejor PJ ♂
Coraline M.Mejor PJ ♀
Katherine M.Mejor User
Circe M.Mejor roler
Seth B.Estrambótico
Edgar B.PJ REVELACIÓN
Ash & CirceMejor dúo
Valarr K.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

FLASHBACK - Familiar taste of poison [Priv.]

Charlie L. Harrington el Sáb Dic 02, 2017 7:55 pm


Bar Excalibur · 13 de noviembre de 2016 · 23.45 horas · Ropa

La gente no sabía lo complicado que era solo vivir de noche hasta que se veía obligado a hacerlo. Y no porque literalmente viviese de noche, pues los muertos a día de hoy no han comenzado a vivir, sino porque era el único periodo de tiempo en el que podía salir a la calle sin acabar convirtiéndose en puras cenizas. Pues, por suerte o por desgracias, los vampiros aún no habían evolucionado en una rama cercan al ave fénix y renacían de sus cenizas. No, ellos se convertían en cenizas que luego el basurero de turno podía pasar a reciclar. O, con suerte, algún pobre muggle que hubiese tirado por accidente las cenizas de su tía abuela Gertrudis  las encontraría en mitad de la calle y podría usarlas para sustituir las cenizas que había aspirado con la aspiradora – valga la redundancia – sin que nadie se diese cuenta del sacrilegio cometido.

Así que no, entre todo lo que un vampiro podía y no podía hacer, eso de estar encerrado durante el día no era un punto positivo ni un país donde las horas de luz eran limitadas. Eso significaba que servicios tan básicos como ir a un centro comercial quedaban reducidos a un par de horas al día, corriendo el riesgo de acabar calcinado si calculabas mal las horas o si ese día decidía adelantarse el amanecer o atrasarse el anochecer.

Por suerte, Charlie había descubierto algo realmente mágico en aquellos últimos años de su vida. Algo mucho más mágico que cualquiera de esos palos de madera que los magos sacudían mientras pronunciaban extrañas palabras en latín. Algo mucho más mágico que sus pociones y brebajes capaces de curar o de matar en un solo sorbo. ¡Internet! Internet y su posibilidad de comprar a través de páginas webs. Aquello había abierto un mundo de posibilidades a Charlie quien consideraba la tecnología muggle como el mejor invento en los tres últimos siglos que había vivido sobre la tierra.

Por suerte, Internet no requería de tener que salir a la calle, sino que con un par de clicks todo estaba solucionado, en una bolsa virtual y en pocos días, llegaba a casa. ¿Acaso eso no era verdadera magia? Gracias a eso había conseguido sus últimos libros que ahora guardaba minuciosamente en su bolso, el cual pesaba demasiado por la acumulación de estos que la chica llevaba.

Mientras pasaba las páginas de una guía de criaturas nocturnas que había adquirido recientemente gracias a Amazon jugaba entre sus dedos con un par de pistachos que le habían puesto a modo de ración – si podía denominarse así – en el bar en el que se encontraba.

- ¿Vas a tomar algo más? – Preguntó el hombre de la barra con cierta cercanía, dado el tiempo que Charlie pasaba en aquel local.

- ¿Eh? – Estaba tan abstraída en la lectura que no prestó atención a las palabras del hombre, quien rió ante su comportamiento.

- Decía que si vas a tomar algo más. – Repitió, con la sonrisa en los labios mientras Charlie elevaba la vista en busca de los ojos del hombre.

- Ah. – Aquello tardó varios segundos en ser procesado por su mente. – No, no, todavía no. En un rato te aviso, tú no te preocupes que yo bebo lento. Gracias. – Dijo de manera amable antes de que el hombre pasase la bayeta por su lado, limpiando la barra.

Volvió a bajar la vista intentando buscar el supuesto parecido que los murciélagos tenían con los vampiros según la cultura muggle. ¡Aquello era fascinante! Siempre le había entretenido leer sobre lo que pensaban de ellos desde un mundo donde les consideraba seres fantásticos que no existían en otro sitio que no fuese en la ficción, por lo que siempre le gustaba estar al tanto de los avances que, según los muggles, hacía su raza.

- Arya, ¿Sabías que los murciélagos practican sexo oral? – Preguntó como si tal  cosa a la camarera del local donde se encontraba. Colocó el libro sobre la barra y señaló el párrafo donde hablaban de la reproducción y rituales de apareamiento más común en aquellos animales. - ¿Crees que los perros también lo hacen? Porque ya sabemos todos que van por ahí oliéndole el culo a otros animales pero de ahí a que les hagan sexo oral hay un paso, ¿No? Además, cuando le chupan la cara a sus dueños… Agh, imagina que lo hicieron antes de eso. Nunca pienso tener un perro como mascota. – Dijo horrorizada cerrando el libro y mirando a la camarera, con quien pasaba noches hablando sin siquiera saber nada la una de la otra. - ¿Qué cerveza especial tenéis hoy? – Se atrevió a preguntar encorvándose sobre la barra apoyando todo su peso en los codos para ver la zona del interior de la barra donde se acumulaban las bebidas, vasos y cualquier otra cosa.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Lily Collins
Edad del pj : 247
Ocupación : Recepcionista
Pureza de sangre : Muggle
Galeones : 4.000
Lealtad : Nuetral
Patronus : -
RP Adicional : +2(F)
Mensajes : 18
Puntos : 11
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5253-charlie-l-harrington#78106 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5254-relaciones-de-charlie-l-harrington#78112 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5256-cronologia-de-charlie-l-harrington#78114 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5255-pertenencias-de-charlie-l-harrington#78113

Arya S. Wolfhart el Sáb Dic 02, 2017 9:54 pm


You're poison runnin through my veins
You're poison, I don't wanna break these chains.

Aún no habían dado las doce de la noche y el bar Excalibur ya contaba con muchos de sus fieles feligreses dispuestos a pasar una noche divertida con buena música, buena compañía y sobretodo buena bebida. Había un buen ambiente y la música que Jimmy, el padre de Arya, ponía para sus clientes no hacía mas que animar la cosa. Y es que si iban a aquel bar era porque les gustaba la buena música, era uno de esos lugares en los que no ibas a ver a un fan de Britney Spears o Lady Gaga precisamente, sino a gente ruda (o no tan ruda) amante del rock como la familia Wolfhart al completo.

Por extraño que parezca, el día de Arya no había hecho mas que empezar. La noche anterior había sido... Extraña cuanto menos. En primer lugar tuvo que llegar a las manos con un par de borrachos que no habían pisado el bar en su vida y no sabían que allí dentro se debía seguir una serie de reglas muy sencillas pero vitales para la convivencia: si no te gusta lo que servimos, te vas, si no te gusta la música, te vas y si quieres buscar pelea te echaremos de una patada. Jimmy y ella tuvieron que cargar con dichos energúmenos hasta el callejón trasero del local y estos estuvieron armando jaleo hasta que los vecinos se quejaron y llamaron a la policía. Hasta aquí todo bien ¿No? Pues te digo yo a ti que no.

Esos cabronazos acabaron quejándose de que Arya les había agredido y se había propasado con ellos ¿Tanto daño les había hecho una sola chica a cuatro tío hechos y derechos? De risa. Aún así, la policía acabó entrando al bar buscando a la chica y pidiendo explicaciones a sus padres. Total, que a Suzane y a Jimmy les tocó convencer a la policía de que allí nada había pasado e invitarles a un par de copas, mientras que Arya se escondía en la puta calle pasando un frío de narices. No fue hasta las seis de la madrugada los dichosos policías se marcharon después de pillarse un buen colocón que relativamente no tendrían que haber cogido en horas de servicio. Cuando por fin pudo volver al bar ya era hora de cerrar y volver a casa, así que ayudó a toda prisa a que todo estuviese en orden y se marchó a su apartamento. Acto seguido y nada mas tocar su cama se quedó dormida hasta las diez de la noche.

Y allí estaba, atendiendo en la barra junto a su padre mientras Suzane hacía otra tareas, con un ojo abierto y el otro cerrado como quien dice.  — ¿Que? — Charlie se encontraba frente a ella tratando de darle conversación y a la peliazul le costaba horrores seguir su ritmo, al fin y al cabo solo llevaba despierta una hora. — Ah pues no tenía ni puta idea, no me interesan esos bichos. — De hecho le daban cierto repelús, aunque no iba a admitirlo. — Los perros si, te lo aseguro. — Bostezó, tapándose la boca con una mano. — Una vez vi a tres perros haciendo el "trenecito" así que yo ya me creo cualquier cosa. De todas formas una cosa te digo, la boca de los perros es muchísimo mas higiénica que la de muchas personas y está científicamente demostrado. — Ella misma tenía un perro lobo al que dejaba besarla donde quisiera, poco le importaba donde hubiese tenido metido el hocico.

Suzane hizo acto de presencia cargada con varias cosas. — Pues nos ha llegado la cerveza de Iron Maiden ¿Queréis probarla? — Les ofreció una a cada una, pues Arya aún no la había probado. — Y toma, no bebas nada con el estómago vacío. — Seguidamente le tendió un bol de plástico con fideos chinos instántaneos, de esos que se hacían solamente con agua caliente. — Gracias ma, que haría yo sin ti. — Comentó de forma sarcástica, haciendo que su madre arrugara la nariz antes de marcharse.

¿Te importa si como de mientras? Me están sonando las tripas de mala manera. — Abrió las do botellas de cerveza con las manos, de forma un tanto brusca al no utilizar un abrebotellas, pero Arya era así, especialita. Le devolvió la bebida a Charlie y probó un poco de la suya propia. — Pues ni tan mal, pero mejor que se sigan dedicando a la música. — Apoyó los codos en la barra y con la ayuda de un par de palillos comenzó a comer mientras curioseaba por encima el libro de la chica. — Deberías dejar de leer esas cosas raras, luego tendrás pesadillas. — Movió el cuello hacia ambos lados y los huesos de este comenzaron a crujir llamatívamente.  — Menos mal que no viniste anoche, hubo bronca de la buena y la policía casi se me lleva. Y menos mal que no utilicé nada de magia con ellos, sino habría sido peor. — Realmente, hacía muchísimo tiempo que Arya no utilizaba su magia, de hecho tenía su varita guardada en algún lugar de su casa. — Aunque seguramente ya ni me acuerde de como se usa una varita. — Soltó una carcajada, pensando que aquello debía ser como montar en bici, jamás se olvidaba.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Alissa White-Gluz
Edad del pj : 30
Ocupación : Bartender (bar familiar)
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 1.412
Lealtad : Pro-Muggles
Patronus : Pavo Real
RP Adicional : 000
Mensajes : 22
Puntos : 5
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5215-arya-s-wolfhart-working#77475 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5219-you-will-know-my-name-arya-rls#77536 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5220-reason-to-belive-arya-s-crono#77537 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5222-cachivaches-de-arya#77539

Charlie L. Harrington el Sáb Dic 02, 2017 10:38 pm

No es como si fuese hablando de penes de murciélagos con cualquiera, por supuesto. Si lo hacía era precisamente porque tenía la suficiente confianza con Arya como para hablar del sexo oral de aquellos animales como si se tratase del tiempo primaveral londinense durante los últimos doce años. Además, Charlie bien podía hablar de cualquier tema que se considerase poco convencional y considerar que no se había salido de contexto en absoluto, pues los cambios de tema en alguien como ella eran algo habitual.

- ¿Iban montados en tren? – Preguntó sin estar muy segura de qué era lo que Arya estaba diciendo exactamente. Pero como por arte de magia sus ideas se hilaron entre sí y la bombillita situada sobre su cabeza en una versión animada de sí misma se prendió de inmediato. – Ah, ya lo pillo. – Afirmó con la cabeza. - A lo mejor tenían el culo atado a la boca del otro, y no estaban haciendo ningún tipo de trenecito raro. – Repitió aquella palabra tan curiosa. Trenecito. Era una palabra graciosa, cuanto menos. - ¿Has visto El Ciempiés humano? Pues trata de un tipo alemán, o al menos tiene cara de alemán. Además, los alemanes sabes que tienen una predicción rara por hacer experimentos extraños con los seres humanos. Pues bueno, este tipo empezó experimentando con sus tres perros antes de hacer el ciempiés con humanos. Antes fue el ciempiés perruno. Y el ciempiés perruno era como el humano, pero con perros. – Sí, por si era poco lógico ella lo aclaraba. De por sí, sin darle oportunidad a Arya para decir “sí, he visto la película” o “no estoy tan loca como para ver esa mierda –literalmente – pero entiendo de qué va”. – Les cosía por dentro, todo el sistema digestivo y la boca la cosía al ano del anterior. Formando un ciempiés, o un trenecito de tres vagones. O un ciempiés con solo tres patas. ¿Los ciempiés tienen exactamente cien pies o es un decir? Ya sabes, como la guerra de los cien años.

La madre de Arya – quien, por cierto, no tenía el pelo azul – apareció en escena y le tendió a Charlie una cerveza, colocando a su vez cerca un bol lleno de fideos chinos. Charlie se acercó a sí misma el bol para mirar en su interior, moviendo el contenido con ayuda de un palillo. Aquello se asemejaba sospechosamente a gusanos. Frunció el ceño y con sendas manos y una cara de asco en el rostro, apartó el plato en dirección a Arya.

- ¿En serio vas a comerte eso? Huele fatal. – Cualquier tipo de comida ya hacía que se le retorciese el estómago pero aquello crecía con determinados tipos de comida. Como la comida china o la que olía exageradamente a picante por la cantidad de especias que tenía.

Cogió su propia cerveza sirviéndola en un vaso de cristal largo y ancho. Lo acercó a su nariz volcándolo ligeramente para acercar el contenido y acto seguido dio un sorbo corto comprobando el sabor.

- Las hay peores. – Dijo encogiéndose de hombros. – El cantante tenía el carnet de piloto de aviones. O algo de eso me suena. – Leía tantas cosas que llegaba un punto donde no sabía lo que era real de lo que era ficción. Eso mismo le pasaba después de despertarse habiendo soñado, donde no sabía muy bien si aquello que había vivido era un sueño reciente o parte de la realidad de un pasado que apenas recordaba bien.

¡Siempre se perdía lo mejor! Mientras daba pequeños tragos a la cerveza escuchaba lo que Arya estaba contando. No podía negar que haber visto aparecer a la policía llevándose a rastras a Arya – por los pelos a ser posible – hubiese sido una imagen digna de ver.

- Siempre puedes usarla para rascarte la espalda. O de sujetapapeles feo y que no combina con el resto de tu casa. O para acompañar al sexo oral de un perro. Porque como lo hagas con un murciélago a lo mejor se convierte en un pincho moruno. ¿De dónde vendrá el nombre? ¿Lo inventaría alguien llamado moruno? – Preguntó en dirección a Arya como si esta tuviese cara de enciclopedia con patas. - ¿Qué pasó? – Añadió a su lista de preguntas, aunque por suerte par Arya a aquella sí podía darle una respuesta.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Lily Collins
Edad del pj : 247
Ocupación : Recepcionista
Pureza de sangre : Muggle
Galeones : 4.000
Lealtad : Nuetral
Patronus : -
RP Adicional : +2(F)
Mensajes : 18
Puntos : 11
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5253-charlie-l-harrington#78106 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5254-relaciones-de-charlie-l-harrington#78112 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5256-cronologia-de-charlie-l-harrington#78114 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5255-pertenencias-de-charlie-l-harrington#78113

Arya S. Wolfhart el Dom Dic 03, 2017 11:24 am

La peliazul se quedó mirando a Charlie mientras le contaba prácticamente todo el argumento de una película que ya había visto, no hasta el final, pero bueno. A medida que hablaba, la jeta de aquel loco animal se le vino a la cabeza seguida del resto de imágenes de la película según iba relatando las escenas. Si ya tenía el estómago revuelto por no comer nada, ahora estaba mucho peor y al bajar la vista al bol de fideos no pudo evitar compararlos con tripas humanas pese a que no se parecían ni por asomo. — Pues ahora ya no me los voy a comer, gracias por recordarme esa maldita película. — Resopló, apartando sus fideos hacia un lado, dejándolos para mas tarde. — Los alemanes están loquisimos de la puta cabeza, seguro que son capaces de hacer eso y mas en la vida real. — En realidad, prefería no darle mas vueltas a ese asunto. — Y los bichos esos... No lo se, nunca me he parado a contar sus patas, pero yo creo que ni de coña deben tener tantas. Es cosa nuestra, que somos unos máquinas a la hora de escoger nombres para los bichos. Por ejemplo, la Mantis Religiosa ¿Me explicas que cojones tiene de religiosa? De verdad, estamos fatal. — Sería por sus rasgos medio chinos que le hacían parecer una especie de monje o algo así, vete a saber.

Si y además tienen su propio avión customizado, es una pasada. Luego algunos se quejan de que los muggles son unos inútiles, en fin... — Volvió a beber otro poco de la cerveza del famoso grupo. No era de las mejores que había probado en su vida, de hecho le pareció que tenía un sabor extraño, pero no solía decir que no cuando le daban algo gratis.

Arya puso una mueca de asco cuando su amiga volvió a nombrar el sexo oral de los perros. — Charlie, por favor, no quiero vomitarte en la cara. Deja la vida sexual de los perros en paz, anda. — Y es que al escuchar la palabra perro no podía evitar pensar en su lobito y... Ugh, no, simplemente no. — Hasta para rascarse la espalda es peligroso ese trasto, si se te va la mano puedes acabar mal, incluso convertirte en un cienpiés ¿Te imaginas? Puto ascazo. — ¿Y ella sería un cienpiés azul? Sería gracioso y bizarro a partes iguales, pero de todas formas no quería hacer la prueba. — Mira, yo tengo la teoría de que moruno viene de "more + uno = moruno". Osea, mas de uno en un pinchito, porque normalmente ponen varias cosas. Tiene su lógica ¿No?

No, no la tenía, era una completa gilipollez. Así que mejor pasemos a otro tema.

Pues nada, eran cuatro maromos que no habían venido nunca en su vida. Empezaron a pedir y pedir cerveza y cuando ya estaban borrachos perdidos se pusieron tiquismiquis a decir que lo que servíamos aquí era una mierda. Entonces mi madre quiso intervenir y se metieron con ella... Ay Charlie, mal asunto, si me hubieras visto la cara... — Y es que con su familia no se metía nadie y mucho menos unos borrachos aburridos con ganas de armar jaleo. — Total, que mi padre y yo tuvimos que intervenir y también se le pusieron chulitos a el, así que se me fue la pinza. No se que pasó, pero pestañeé y cuando me di cuenta le estaba partiendo la nariz a uno de ellos. — Y es que Arya tenía un pronto muy malo cuando se enfadaba de esa manera, era de las que actuaba primero y pensaba después en las consecuencias o directamente repasaba lo que había hecho. Cuando se le cruzaban los cables actuaba por puro instinto y eso le había traído problemas en mas de una ocasión.

Jimmy se acercó a ellas con su propia bebida y la chocó contra las de ellas para brindar. — Y después de que la señorita les atizara yo tuve que echarles a la calle. Llamaron a la pasma y la She Hulk esta se tuvo que pirar al callejón para que no se la llevaran ¿Lo ves normal? Yo no tengo una hija, tengo un demonio de Tasmania como el de los dibujos. — Soltó una carcajada rodeando a su hija con un brazo y zarandeándola. Luego se quedó mirando hacia la puerta con el rostro completamente cambiado.

¿Que pasa? — Preguntó Arya al ver su cambio de actitud. Miró hacia la puerta y allí estaban dos de los borrachos que ayer habían estado buscando bronca, mirando alrededor del bar en busca de la peliazul. Se acercaron a la barra  y se sentaron al lado de Charlie, mirándola de una forma que a la peliazul no le hizo ninguna gracia. — Buenas noches, venimos a hablar con la super estrella. ¿Que tal señorita? — Con superestrella supuso que se referían a ella, pero la morena captó la atención de ambos.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Alissa White-Gluz
Edad del pj : 30
Ocupación : Bartender (bar familiar)
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 1.412
Lealtad : Pro-Muggles
Patronus : Pavo Real
RP Adicional : 000
Mensajes : 22
Puntos : 5
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5215-arya-s-wolfhart-working#77475 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5219-you-will-know-my-name-arya-rls#77536 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5220-reason-to-belive-arya-s-crono#77537 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5222-cachivaches-de-arya#77539

Charlie L. Harrington el Dom Dic 03, 2017 1:34 pm

Cualquiera que conociese mínimamente la historia de Alemania sabría a lo que aquellas dos se estaban refiriendo con experimentación humana y “loquísimos de puta cabeza”, como más vulgarmente había dicho Arya. La gran diferencia entre cualquier otro que escuchase la conversación y Charlie recaía precisamente en que ella conocía de primera mano parte de lo que había sucedido en ellos laboratorios, por darles un nombre más agradable.

- Había campos con magos, ¿Lo sabías? No me refiero a que estuviesen encerrados, que con eso de la aparición lo tenéis fácil. Sino como supuestos médicos. Iban desde cualquier rincón del mundo para ver hasta donde era capaz de resistir el cuerpo humano, a probar extraños hechizos, pociones desconocidas y propiedades de la sangre de algunas criaturas. Conocí a Lukas Schell en el 47, después de la guerra. Él había estado en un campo de Noruega, al parecer todos los campos y prisiones de ese país estaban controlados por magos. Y me habló de cómo habían sido capaces de introducir las propiedades de un boggart en un ser no mágico. – Lo cierto es que, a pesar de la aberración que suponía, a Charlie le fascinaban aquellas cosas siempre y cuando no pensase en lo que sufrieron los que tuvieron que verse sometidos a esos experimentos. – Murió a los dos días de conseguirlo devorado por el propio boggart.

Los nombres de los animales podían ser curiosos en algunos casos. Pero la mayoría eran por cosas tan evidentes como el bicho palo: porque tenía forma de palo.

- Porque tiene las patas delanteras en posición de rezar. – Contestó Charlie como si conocer ese dato fuese lo más normal del mundo. Aunque lo cierto es que no era algo que supiese seguro, sino que había asumido. – No creo que sea por arrancarle la cabeza al macho después de tirárselo. ¿Esas también les darán sexo oral antes de la decapitación?

¿Era posible convertirse en un ciempiés con un solo movimiento de varita? Aquellos palos de madera le gustaban cada día menos. Eran peligrosos desde la punta hasta la más pequeña de sus astillas. No, no, no. No quería estar cerca de uno de esos palos de madera para acabar convertida en un insecto tan desagradable como aquel.

- Tiene sentido. Pero prefiero pensar que lo inventó el señor Moruno. – Dijo encogiéndose de hombros en un gesto infantil. – La gente no mágica tienen una extraña fijación por ponerle palos a las cosas, quizá es eso de no tener varita que crea una necesidad de usar los palos para cualquier otra cosa. Vosotros los usáis para perder la dignidad diciendo palabrejas en latín y ellos para crear una fregona, le escobilla del váter o chupachups. O un pincho moruno.

Las historias siempre habían fascinado a Charlie. Desde que era una niña y había convertido en su momento favorito del día la hora del cuento donde su madre arropaba a sus cuatro hijos para, seguidamente, meterse en la cama de uno de ellos – uno cada día – y contar una historia que llegaba a los oídos de todos hasta que se quedaban dormidos. Con los años eso había ido cambiando. Cuando su madre falleció, el puesto lo ocupó su hermano mayor. Y, tras la muerte de este, fue Louis quien se mantuvo fiel a esa costumbre a pesar de la edad de sus hermanos. Incluso en la actualidad había noches en las que Louis iba a la habitación de Charlie para contarle cualquier historia en forma de cuento infantil. Por lo que la historia de Arya, era música para  sus oídos.

- ¡Y yo me lo perdí! – Estaba bastante decepcionada con no haber acudido la noche anterior al local de los padres de Arya. Siempre que faltaba a algún lugar era cuando sucedía lo más divertido. – Bebida con espectáculo, eso no lo ofrecen en todos los sitios. Ahora les ha dado por poner tías medio desnudas bailando en… ¡Un palo! ¿Ves como la gente no mágica tiene fijación por usar palos para todo? – No pudo evitar reír.

Imaginar la escena de Arya, como si de un ninja se tratase, golpeando a hombre que superaban su tamaño en todos los sentidos – menos en el del cerebro – era algo de lo más divertido para Charlie, quien lo imaginaba como salido de una película de kung fu.

- La pasma es la policía, ¿Verdad? – Preguntó en casi un susurro en dirección a Arya, pues aquel tipo de palabras aún se llegaban a escapar de su control.

De la nada apareció un grupo de  hombres que, como todos miraban, Charlie miró girando sobre sí misma aún con la cerveza en la mano. Se volvió a girar en dirección a Arya y se encogió de hombros. Ni por un momento se paró a pensar en que se trataba de los hombres de la paliza de Arya, ¿Quién  en su sano juicio volvía a un lugar donde te habían pateado?

- ¿Nos firmas un autógrafo? – Dijo el segundo hombre, quien soltó una carcajada antes de dar un codazo a su amigo como si aquello fuese un festival del humor y hubiese hecho la madre de todos los chistes. – Puedo decirte donde estaría bien que me lo firmases. – Añadió  bajando la mano izquierda directamente hacia su paquete y moviéndolo un par de veces sujeto en su mano.

Charlie, que estaba mirando todo aquello descaradamente, puso una cara de asco que podía haberse identificado en cualquier lugar del mundo.

- Creo que no tiene un bolígrafo tan pequeño para escribir ahí. – Dijo Charlie con una sonrisa de oreja a oreja antes de dar un trago a su cerveza, como si su comentario fuese amable.

- ¿Acaso alguien te ha dado vela en este entierro?

- ¿Quién se ha muerto? – Preguntó directamente al padre de Arya, quién parecía ser el que más sabía de todos los allí presentes.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Lily Collins
Edad del pj : 247
Ocupación : Recepcionista
Pureza de sangre : Muggle
Galeones : 4.000
Lealtad : Nuetral
Patronus : -
RP Adicional : +2(F)
Mensajes : 18
Puntos : 11
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5253-charlie-l-harrington#78106 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5254-relaciones-de-charlie-l-harrington#78112 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5256-cronologia-de-charlie-l-harrington#78114 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5255-pertenencias-de-charlie-l-harrington#78113

Arya S. Wolfhart el Dom Dic 03, 2017 5:12 pm

Si Charlie hubiese sido otra persona, sobretodo una a la que Arya no apreciara, habría recibido una serie de insultos bastante poco agradables al haberse atrevido a meter a la peliazul en el mismo saco que el resto de los de su "condición". Ella no era ridícula, no al menos en todo el sentido de la palabra, había dejado la varita y todo lo relacionado con ella, así que para ella había sido de lo mas ofensivo lo dicho por su amiga. En cuanto a lo físico... Tal vez si podía parecer ridícula frente a los ojos de algún cateto, pero eso ya le daba bastante igual. Mejor ser ridícula y extravagante que una mas del montón como lo eran todos, ovejas en rebaño que caminaban en fila india para acudir al matadero.

Pero bueno, que al fin y al cabo esa chica era su amiga y a los amigos no se les insultaba, al menos no de forma dañina como hubiese hecho en el caso de ser otra persona. Bebió de su cerveza, cerró los ojos y contó hasta diez hasta que el calentón se le hubo pasado. Además, quienes tenían todas las papeletas para llevarse un guantazo (o mas que un guantazo) eran los dos subnormales que se habían atrevido a volver al bar después de haber recibido una señora paliza. ¿Estamos tontos o que pasa? El ser humano no dejaba de sorprender a Arya por su descomunal estupidez y encima cada vez iban a peor. A veces deseaba que el mundo se fuese a la mierda, que cayera un meteorito o hubiese alguna especie de apocalípis y se fueran todos al infierno; tanto magos como muggles y derivados.

Que digo a veces... Siempre lo tenía en mente.

Jimmy soltó a Arya pero sin separarse demasiado de ella, temiendo porque saltara en cualquier momento. — Se morirá de pena la mamá de estos dos cuando vuelvan a casa y les vea con las pintas que les va a dejar mi hija como no se vayan a buscar bronca a otro sitio. — Respondió a Charlie, en tono amable y calmado, la chica no tenía la culpa de nada. Por otra parte, Arya se tuvo que reír al escuchar el comentario sarcástico de la chica, quien pese a ser menuda y tener carita de ángel era dura de roer. Quizás por eso le gustaba y se llevaba bien con ella, además de porque era una de las personas con las que podía tener charlas de besugo sobre la sexualidad de los animales sin ser juzgada.

Venimos en son de paz, a olvidar lo que pasó ayer. Tendríais que invitarnos a tomar algo por las molestias causadas y para que no os denunciemos. — El que hablaba miró a Arya y después a Charlie de arriba a abajo. — Te invitamos a algo a ti también guapa, que mira que es bien raro que alguien como tu esté en semejante antro de mala muerte. — La peliazul puso los ojos en blanco, no podía creer lo imbéciles que eran. — Haré como que no he oído ese comentario tan feo y lo pasaremos bien.

El padre de la chica le miró de reojo, temiéndose lo peor, pero en vez de explotar, Arya empezó a reírse. — Está aquí porque es clienta de siempre, no como otros ¿Verdad? — Se cruzó de brazos y miró a su amiga con complicidad, tratando de dejarle claro que tenía vía libre para defenderse de ellos como quisiera, no iba a ser ella quien se interpusiera.

Jimmy, cansado de todo aquello salió de la barra y se puso entre Charlie y los dos imbéciles. — Venga, ya está bien. Tenéis la entrada prohibida a este bar así que tenéis que iros. Y si no lo hacéis y seguís molestando a la chica voy a ser yo quien llame a la pasma esta vez. — Se giró levemente para mirar a la morena. — Si cielo, pasma significa policía pero mal dicho. — Sonrió de forma amistosa. El rubio podía parecer un tipo rudo y quizás en sus años mozos había sido igual de buscapleitos que esos dos capullos, pero estaba en una edad en la que ya no tenía ganas de jugar a juegos de niños y de aguantar según que cosas. Oh, y menos aún que se metieran con sus clientes, sobretodo si eran amistades de la familia.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Alissa White-Gluz
Edad del pj : 30
Ocupación : Bartender (bar familiar)
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 1.412
Lealtad : Pro-Muggles
Patronus : Pavo Real
RP Adicional : 000
Mensajes : 22
Puntos : 5
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5215-arya-s-wolfhart-working#77475 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5219-you-will-know-my-name-arya-rls#77536 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5220-reason-to-belive-arya-s-crono#77537 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5222-cachivaches-de-arya#77539

Charlie L. Harrington el Dom Dic 03, 2017 8:02 pm

Por mucho que aquel tipo de palabras o frases fuesen comunes entre las personas, para Charlie eran completamente desconocidas. Palabras como “pasma” o expresiones como “nadie te ha dado vela en este entierro” hacían que la castaña alzase una ceja sin comprender a qué se referían y, dado su carácter, no lo pensaba ni un segundo a la hora de preguntarlo aunque con ello se ganase una mirada de desaprobación o acabase con un mote de bicho raro sobre su espalda. Ella se movía en un círculo social donde aquel tipo de palabras no se estilaba. Rara vez compartía espacio con personas como los Wolfhart y aquellos matones que parecían recién haber  salido de una penitenciaria local.

- ¿Las pintas? – Preguntó en voz más baja acercando la cabeza a Jimmy, quién no pudo evitar reír ante las palabras de Charlie.

- Su aspecto físico. – Le explicó, pues ya estaba acostumbrado a que Charlie no se enterase de muchas cosas de las que hablaban por su vocabulario. La chica bien parecía haber escapado del siglo pasado, y lo cierto es que la afirmación no estaba muy lejos de la realidad. Charlie pasaba gran tiempo en el Hotel con otros vampiros y ninguno de ellos había tenido una transformación reciente. Su trato con la gente no mágica que trabajaba entre aquellas paredes y con los magos no era suficiente como para oírles hablar en un tono coloquial que diese oportunidad a escuchar y comprender el significado de aquel tipo de expresiones.

- Yo pensaba que la pinta era una cerveza.

- También lo es.

Charlie bien podía haber ignorado el resto de lo que estaba sucediendo ante sus ojos para mantener una conversación sobre los nombres que las cervezas reciben en un lugar y otro del mundo. Como puede variar su nombre según su color, consistencia o simplemente el tipo de vaso en el que se sirven. Pero Jimmy, a diferencia de Charlie, no estaba por la labor de dejar de lado a aquellos dos energúmenos.

- Tengo dinero, pero gracias. – Contestó Charlie, quien en aquella ocasión había entendido completamente a lo que se refería el hombre con su invitación. Y no es que rechazase las invitaciones, sino que no pensaba acercarse a aquel hombre ni lo más mínimo. ¡Y menos después de esa mirada! ¿Pero qué se pensaba qué era? ¿Un trozo de carne? Realmente lo era, claro, pero no en el sentido estricto de la palabra. Estaba formada por más cosas que aquel hombre no se había parado siquiera a pensar. Porque pensaba con lo que bien había agarrado su compañero pocos minutos antes.

Charlie no dijo nada más. Se limitó a admirar el espectáculo que tenía lugar ante sus ojos hasta que Jimmy perdió la paciencia – que, suficiente había mostrado ya – para prohibirles la entrada a aquellos dos.

- Eh, eh, eh, viejales, ¿Quién te has creído qué eres para hablarnos con ese tonito? Si yo quiero, hago que te chapen este  antro en menos de lo que canta un gallo y te dejo sin pensión. ¿Te queda claro? Además, como se te ocurra llamar a los maderos le meto una paliza a la zorra de tu hija. – Miró a Arya y le guiñó un ojo. - ¿Qué te ha pasado en el pelo, bonita? ¿Se te ha corrido encima un pitufo?

El hombre comenzó a reír como si fuese un cerdo sacado del matadero, mientras que su amigo golpeaba la barra con pies y manos en un ataque de risa por aquel comentario que ambos consideraban tan ingeniosos.

Charlie hacía tiempo que no estaba prestando atención a la conversación. No había entendido la mitad de lo que salía de la boca de aquel hombre – además de un aliento que bien podría haber salido de una tumba después de doscientos años cerrada – y prefería distraerse jugando con su teléfono móvil entre sus dedos. Concretamente avisando a la policía de lo que estaba sucediendo, por lo que sería cuestión de tiempo que la puerta del local se abriese de par en par dando paso, esta vez, a esa famosa “pasma” de la que tanto hablaban.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Lily Collins
Edad del pj : 247
Ocupación : Recepcionista
Pureza de sangre : Muggle
Galeones : 4.000
Lealtad : Nuetral
Patronus : -
RP Adicional : +2(F)
Mensajes : 18
Puntos : 11
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5253-charlie-l-harrington#78106 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5254-relaciones-de-charlie-l-harrington#78112 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5256-cronologia-de-charlie-l-harrington#78114 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5255-pertenencias-de-charlie-l-harrington#78113

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.