Situación Actual
8º-15º // 29 de mayo luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Ryan G.Mejor PJ ♂
Vanessa C.Mejor PJ ♀
Beatrice B.Mejor User
Jazmine.Mejor roler
Nailah & AndreasMejor dúo
Samantha L.ESPECIAL I
Samantha L.ESPECIAL II
Laith G.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

FLASHBACK - Familiar taste of poison [Priv.]

Charlie L. Harrington el Sáb Dic 02, 2017 6:55 pm


Bar Excalibur · 13 de noviembre de 2016 · 23.45 horas · Ropa

La gente no sabía lo complicado que era solo vivir de noche hasta que se veía obligado a hacerlo. Y no porque literalmente viviese de noche, pues los muertos a día de hoy no han comenzado a vivir, sino porque era el único periodo de tiempo en el que podía salir a la calle sin acabar convirtiéndose en puras cenizas. Pues, por suerte o por desgracias, los vampiros aún no habían evolucionado en una rama cercan al ave fénix y renacían de sus cenizas. No, ellos se convertían en cenizas que luego el basurero de turno podía pasar a reciclar. O, con suerte, algún pobre muggle que hubiese tirado por accidente las cenizas de su tía abuela Gertrudis  las encontraría en mitad de la calle y podría usarlas para sustituir las cenizas que había aspirado con la aspiradora – valga la redundancia – sin que nadie se diese cuenta del sacrilegio cometido.

Así que no, entre todo lo que un vampiro podía y no podía hacer, eso de estar encerrado durante el día no era un punto positivo ni un país donde las horas de luz eran limitadas. Eso significaba que servicios tan básicos como ir a un centro comercial quedaban reducidos a un par de horas al día, corriendo el riesgo de acabar calcinado si calculabas mal las horas o si ese día decidía adelantarse el amanecer o atrasarse el anochecer.

Por suerte, Charlie había descubierto algo realmente mágico en aquellos últimos años de su vida. Algo mucho más mágico que cualquiera de esos palos de madera que los magos sacudían mientras pronunciaban extrañas palabras en latín. Algo mucho más mágico que sus pociones y brebajes capaces de curar o de matar en un solo sorbo. ¡Internet! Internet y su posibilidad de comprar a través de páginas webs. Aquello había abierto un mundo de posibilidades a Charlie quien consideraba la tecnología muggle como el mejor invento en los tres últimos siglos que había vivido sobre la tierra.

Por suerte, Internet no requería de tener que salir a la calle, sino que con un par de clicks todo estaba solucionado, en una bolsa virtual y en pocos días, llegaba a casa. ¿Acaso eso no era verdadera magia? Gracias a eso había conseguido sus últimos libros que ahora guardaba minuciosamente en su bolso, el cual pesaba demasiado por la acumulación de estos que la chica llevaba.

Mientras pasaba las páginas de una guía de criaturas nocturnas que había adquirido recientemente gracias a Amazon jugaba entre sus dedos con un par de pistachos que le habían puesto a modo de ración – si podía denominarse así – en el bar en el que se encontraba.

- ¿Vas a tomar algo más? – Preguntó el hombre de la barra con cierta cercanía, dado el tiempo que Charlie pasaba en aquel local.

- ¿Eh? – Estaba tan abstraída en la lectura que no prestó atención a las palabras del hombre, quien rió ante su comportamiento.

- Decía que si vas a tomar algo más. – Repitió, con la sonrisa en los labios mientras Charlie elevaba la vista en busca de los ojos del hombre.

- Ah. – Aquello tardó varios segundos en ser procesado por su mente. – No, no, todavía no. En un rato te aviso, tú no te preocupes que yo bebo lento. Gracias. – Dijo de manera amable antes de que el hombre pasase la bayeta por su lado, limpiando la barra.

Volvió a bajar la vista intentando buscar el supuesto parecido que los murciélagos tenían con los vampiros según la cultura muggle. ¡Aquello era fascinante! Siempre le había entretenido leer sobre lo que pensaban de ellos desde un mundo donde les consideraba seres fantásticos que no existían en otro sitio que no fuese en la ficción, por lo que siempre le gustaba estar al tanto de los avances que, según los muggles, hacía su raza.

- Arya, ¿Sabías que los murciélagos practican sexo oral? – Preguntó como si tal  cosa a la camarera del local donde se encontraba. Colocó el libro sobre la barra y señaló el párrafo donde hablaban de la reproducción y rituales de apareamiento más común en aquellos animales. - ¿Crees que los perros también lo hacen? Porque ya sabemos todos que van por ahí oliéndole el culo a otros animales pero de ahí a que les hagan sexo oral hay un paso, ¿No? Además, cuando le chupan la cara a sus dueños… Agh, imagina que lo hicieron antes de eso. Nunca pienso tener un perro como mascota. – Dijo horrorizada cerrando el libro y mirando a la camarera, con quien pasaba noches hablando sin siquiera saber nada la una de la otra. - ¿Qué cerveza especial tenéis hoy? – Se atrevió a preguntar encorvándose sobre la barra apoyando todo su peso en los codos para ver la zona del interior de la barra donde se acumulaban las bebidas, vasos y cualquier otra cosa.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Lily Collins
Edad del pj : 247
Ocupación : Recepcionista
Pureza de sangre : Muggle
Galeones : 8.850
Lealtad : Nuetral
Patronus : -
RP Adicional : +2(F)
Mensajes : 60
Puntos : 40
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5253-charlie-l-harrington#78106 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5254-relaciones-de-charlie-l-harrington#78112 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5256-cronologia-de-charlie-l-harrington#78114 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5257-correo-de-charlie-l-harrington

Arya S. Wolfhart el Sáb Dic 02, 2017 8:54 pm


You're poison runnin through my veins
You're poison, I don't wanna break these chains.

Aún no habían dado las doce de la noche y el bar Excalibur ya contaba con muchos de sus fieles feligreses dispuestos a pasar una noche divertida con buena música, buena compañía y sobretodo buena bebida. Había un buen ambiente y la música que Jimmy, el padre de Arya, ponía para sus clientes no hacía mas que animar la cosa. Y es que si iban a aquel bar era porque les gustaba la buena música, era uno de esos lugares en los que no ibas a ver a un fan de Britney Spears o Lady Gaga precisamente, sino a gente ruda (o no tan ruda) amante del rock como la familia Wolfhart al completo.

Por extraño que parezca, el día de Arya no había hecho mas que empezar. La noche anterior había sido... Extraña cuanto menos. En primer lugar tuvo que llegar a las manos con un par de borrachos que no habían pisado el bar en su vida y no sabían que allí dentro se debía seguir una serie de reglas muy sencillas pero vitales para la convivencia: si no te gusta lo que servimos, te vas, si no te gusta la música, te vas y si quieres buscar pelea te echaremos de una patada. Jimmy y ella tuvieron que cargar con dichos energúmenos hasta el callejón trasero del local y estos estuvieron armando jaleo hasta que los vecinos se quejaron y llamaron a la policía. Hasta aquí todo bien ¿No? Pues te digo yo a ti que no.

Esos cabronazos acabaron quejándose de que Arya les había agredido y se había propasado con ellos ¿Tanto daño les había hecho una sola chica a cuatro tío hechos y derechos? De risa. Aún así, la policía acabó entrando al bar buscando a la chica y pidiendo explicaciones a sus padres. Total, que a Suzane y a Jimmy les tocó convencer a la policía de que allí nada había pasado e invitarles a un par de copas, mientras que Arya se escondía en la puta calle pasando un frío de narices. No fue hasta las seis de la madrugada los dichosos policías se marcharon después de pillarse un buen colocón que relativamente no tendrían que haber cogido en horas de servicio. Cuando por fin pudo volver al bar ya era hora de cerrar y volver a casa, así que ayudó a toda prisa a que todo estuviese en orden y se marchó a su apartamento. Acto seguido y nada mas tocar su cama se quedó dormida hasta las diez de la noche.

Y allí estaba, atendiendo en la barra junto a su padre mientras Suzane hacía otra tareas, con un ojo abierto y el otro cerrado como quien dice.  — ¿Que? — Charlie se encontraba frente a ella tratando de darle conversación y a la peliazul le costaba horrores seguir su ritmo, al fin y al cabo solo llevaba despierta una hora. — Ah pues no tenía ni puta idea, no me interesan esos bichos. — De hecho le daban cierto repelús, aunque no iba a admitirlo. — Los perros si, te lo aseguro. — Bostezó, tapándose la boca con una mano. — Una vez vi a tres perros haciendo el "trenecito" así que yo ya me creo cualquier cosa. De todas formas una cosa te digo, la boca de los perros es muchísimo mas higiénica que la de muchas personas y está científicamente demostrado. — Ella misma tenía un perro lobo al que dejaba besarla donde quisiera, poco le importaba donde hubiese tenido metido el hocico.

Suzane hizo acto de presencia cargada con varias cosas. — Pues nos ha llegado la cerveza de Iron Maiden ¿Queréis probarla? — Les ofreció una a cada una, pues Arya aún no la había probado. — Y toma, no bebas nada con el estómago vacío. — Seguidamente le tendió un bol de plástico con fideos chinos instántaneos, de esos que se hacían solamente con agua caliente. — Gracias ma, que haría yo sin ti. — Comentó de forma sarcástica, haciendo que su madre arrugara la nariz antes de marcharse.

¿Te importa si como de mientras? Me están sonando las tripas de mala manera. — Abrió las do botellas de cerveza con las manos, de forma un tanto brusca al no utilizar un abrebotellas, pero Arya era así, especialita. Le devolvió la bebida a Charlie y probó un poco de la suya propia. — Pues ni tan mal, pero mejor que se sigan dedicando a la música. — Apoyó los codos en la barra y con la ayuda de un par de palillos comenzó a comer mientras curioseaba por encima el libro de la chica. — Deberías dejar de leer esas cosas raras, luego tendrás pesadillas. — Movió el cuello hacia ambos lados y los huesos de este comenzaron a crujir llamatívamente.  — Menos mal que no viniste anoche, hubo bronca de la buena y la policía casi se me lleva. Y menos mal que no utilicé nada de magia con ellos, sino habría sido peor. — Realmente, hacía muchísimo tiempo que Arya no utilizaba su magia, de hecho tenía su varita guardada en algún lugar de su casa. — Aunque seguramente ya ni me acuerde de como se usa una varita. — Soltó una carcajada, pensando que aquello debía ser como montar en bici, jamás se olvidaba.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Alissa White-Gluz
Edad del pj : 30
Ocupación : Bartender (bar familiar)
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 3.700
Lealtad : Pro-Muggles
Patronus : Pavo Real
RP Adicional : 000
Mensajes : 60
Puntos : 20
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5215-arya-s-wolfhart-working#77475 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5219-you-will-know-my-name-arya-rls#77536 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5220-reason-to-belive-arya-s-crono#77537 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5221-correspondencia-de-arya

Charlie L. Harrington el Sáb Dic 02, 2017 9:38 pm

No es como si fuese hablando de penes de murciélagos con cualquiera, por supuesto. Si lo hacía era precisamente porque tenía la suficiente confianza con Arya como para hablar del sexo oral de aquellos animales como si se tratase del tiempo primaveral londinense durante los últimos doce años. Además, Charlie bien podía hablar de cualquier tema que se considerase poco convencional y considerar que no se había salido de contexto en absoluto, pues los cambios de tema en alguien como ella eran algo habitual.

- ¿Iban montados en tren? – Preguntó sin estar muy segura de qué era lo que Arya estaba diciendo exactamente. Pero como por arte de magia sus ideas se hilaron entre sí y la bombillita situada sobre su cabeza en una versión animada de sí misma se prendió de inmediato. – Ah, ya lo pillo. – Afirmó con la cabeza. - A lo mejor tenían el culo atado a la boca del otro, y no estaban haciendo ningún tipo de trenecito raro. – Repitió aquella palabra tan curiosa. Trenecito. Era una palabra graciosa, cuanto menos. - ¿Has visto El Ciempiés humano? Pues trata de un tipo alemán, o al menos tiene cara de alemán. Además, los alemanes sabes que tienen una predicción rara por hacer experimentos extraños con los seres humanos. Pues bueno, este tipo empezó experimentando con sus tres perros antes de hacer el ciempiés con humanos. Antes fue el ciempiés perruno. Y el ciempiés perruno era como el humano, pero con perros. – Sí, por si era poco lógico ella lo aclaraba. De por sí, sin darle oportunidad a Arya para decir “sí, he visto la película” o “no estoy tan loca como para ver esa mierda –literalmente – pero entiendo de qué va”. – Les cosía por dentro, todo el sistema digestivo y la boca la cosía al ano del anterior. Formando un ciempiés, o un trenecito de tres vagones. O un ciempiés con solo tres patas. ¿Los ciempiés tienen exactamente cien pies o es un decir? Ya sabes, como la guerra de los cien años.

La madre de Arya – quien, por cierto, no tenía el pelo azul – apareció en escena y le tendió a Charlie una cerveza, colocando a su vez cerca un bol lleno de fideos chinos. Charlie se acercó a sí misma el bol para mirar en su interior, moviendo el contenido con ayuda de un palillo. Aquello se asemejaba sospechosamente a gusanos. Frunció el ceño y con sendas manos y una cara de asco en el rostro, apartó el plato en dirección a Arya.

- ¿En serio vas a comerte eso? Huele fatal. – Cualquier tipo de comida ya hacía que se le retorciese el estómago pero aquello crecía con determinados tipos de comida. Como la comida china o la que olía exageradamente a picante por la cantidad de especias que tenía.

Cogió su propia cerveza sirviéndola en un vaso de cristal largo y ancho. Lo acercó a su nariz volcándolo ligeramente para acercar el contenido y acto seguido dio un sorbo corto comprobando el sabor.

- Las hay peores. – Dijo encogiéndose de hombros. – El cantante tenía el carnet de piloto de aviones. O algo de eso me suena. – Leía tantas cosas que llegaba un punto donde no sabía lo que era real de lo que era ficción. Eso mismo le pasaba después de despertarse habiendo soñado, donde no sabía muy bien si aquello que había vivido era un sueño reciente o parte de la realidad de un pasado que apenas recordaba bien.

¡Siempre se perdía lo mejor! Mientras daba pequeños tragos a la cerveza escuchaba lo que Arya estaba contando. No podía negar que haber visto aparecer a la policía llevándose a rastras a Arya – por los pelos a ser posible – hubiese sido una imagen digna de ver.

- Siempre puedes usarla para rascarte la espalda. O de sujetapapeles feo y que no combina con el resto de tu casa. O para acompañar al sexo oral de un perro. Porque como lo hagas con un murciélago a lo mejor se convierte en un pincho moruno. ¿De dónde vendrá el nombre? ¿Lo inventaría alguien llamado moruno? – Preguntó en dirección a Arya como si esta tuviese cara de enciclopedia con patas. - ¿Qué pasó? – Añadió a su lista de preguntas, aunque por suerte par Arya a aquella sí podía darle una respuesta.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Lily Collins
Edad del pj : 247
Ocupación : Recepcionista
Pureza de sangre : Muggle
Galeones : 8.850
Lealtad : Nuetral
Patronus : -
RP Adicional : +2(F)
Mensajes : 60
Puntos : 40
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5253-charlie-l-harrington#78106 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5254-relaciones-de-charlie-l-harrington#78112 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5256-cronologia-de-charlie-l-harrington#78114 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5257-correo-de-charlie-l-harrington

Arya S. Wolfhart el Dom Dic 03, 2017 10:24 am

La peliazul se quedó mirando a Charlie mientras le contaba prácticamente todo el argumento de una película que ya había visto, no hasta el final, pero bueno. A medida que hablaba, la jeta de aquel loco animal se le vino a la cabeza seguida del resto de imágenes de la película según iba relatando las escenas. Si ya tenía el estómago revuelto por no comer nada, ahora estaba mucho peor y al bajar la vista al bol de fideos no pudo evitar compararlos con tripas humanas pese a que no se parecían ni por asomo. — Pues ahora ya no me los voy a comer, gracias por recordarme esa maldita película. — Resopló, apartando sus fideos hacia un lado, dejándolos para mas tarde. — Los alemanes están loquisimos de la puta cabeza, seguro que son capaces de hacer eso y mas en la vida real. — En realidad, prefería no darle mas vueltas a ese asunto. — Y los bichos esos... No lo se, nunca me he parado a contar sus patas, pero yo creo que ni de coña deben tener tantas. Es cosa nuestra, que somos unos máquinas a la hora de escoger nombres para los bichos. Por ejemplo, la Mantis Religiosa ¿Me explicas que cojones tiene de religiosa? De verdad, estamos fatal. — Sería por sus rasgos medio chinos que le hacían parecer una especie de monje o algo así, vete a saber.

Si y además tienen su propio avión customizado, es una pasada. Luego algunos se quejan de que los muggles son unos inútiles, en fin... — Volvió a beber otro poco de la cerveza del famoso grupo. No era de las mejores que había probado en su vida, de hecho le pareció que tenía un sabor extraño, pero no solía decir que no cuando le daban algo gratis.

Arya puso una mueca de asco cuando su amiga volvió a nombrar el sexo oral de los perros. — Charlie, por favor, no quiero vomitarte en la cara. Deja la vida sexual de los perros en paz, anda. — Y es que al escuchar la palabra perro no podía evitar pensar en su lobito y... Ugh, no, simplemente no. — Hasta para rascarse la espalda es peligroso ese trasto, si se te va la mano puedes acabar mal, incluso convertirte en un cienpiés ¿Te imaginas? Puto ascazo. — ¿Y ella sería un cienpiés azul? Sería gracioso y bizarro a partes iguales, pero de todas formas no quería hacer la prueba. — Mira, yo tengo la teoría de que moruno viene de "more + uno = moruno". Osea, mas de uno en un pinchito, porque normalmente ponen varias cosas. Tiene su lógica ¿No?

No, no la tenía, era una completa gilipollez. Así que mejor pasemos a otro tema.

Pues nada, eran cuatro maromos que no habían venido nunca en su vida. Empezaron a pedir y pedir cerveza y cuando ya estaban borrachos perdidos se pusieron tiquismiquis a decir que lo que servíamos aquí era una mierda. Entonces mi madre quiso intervenir y se metieron con ella... Ay Charlie, mal asunto, si me hubieras visto la cara... — Y es que con su familia no se metía nadie y mucho menos unos borrachos aburridos con ganas de armar jaleo. — Total, que mi padre y yo tuvimos que intervenir y también se le pusieron chulitos a el, así que se me fue la pinza. No se que pasó, pero pestañeé y cuando me di cuenta le estaba partiendo la nariz a uno de ellos. — Y es que Arya tenía un pronto muy malo cuando se enfadaba de esa manera, era de las que actuaba primero y pensaba después en las consecuencias o directamente repasaba lo que había hecho. Cuando se le cruzaban los cables actuaba por puro instinto y eso le había traído problemas en mas de una ocasión.

Jimmy se acercó a ellas con su propia bebida y la chocó contra las de ellas para brindar. — Y después de que la señorita les atizara yo tuve que echarles a la calle. Llamaron a la pasma y la She Hulk esta se tuvo que pirar al callejón para que no se la llevaran ¿Lo ves normal? Yo no tengo una hija, tengo un demonio de Tasmania como el de los dibujos. — Soltó una carcajada rodeando a su hija con un brazo y zarandeándola. Luego se quedó mirando hacia la puerta con el rostro completamente cambiado.

¿Que pasa? — Preguntó Arya al ver su cambio de actitud. Miró hacia la puerta y allí estaban dos de los borrachos que ayer habían estado buscando bronca, mirando alrededor del bar en busca de la peliazul. Se acercaron a la barra  y se sentaron al lado de Charlie, mirándola de una forma que a la peliazul no le hizo ninguna gracia. — Buenas noches, venimos a hablar con la super estrella. ¿Que tal señorita? — Con superestrella supuso que se referían a ella, pero la morena captó la atención de ambos.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Alissa White-Gluz
Edad del pj : 30
Ocupación : Bartender (bar familiar)
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 3.700
Lealtad : Pro-Muggles
Patronus : Pavo Real
RP Adicional : 000
Mensajes : 60
Puntos : 20
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5215-arya-s-wolfhart-working#77475 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5219-you-will-know-my-name-arya-rls#77536 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5220-reason-to-belive-arya-s-crono#77537 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5221-correspondencia-de-arya

Charlie L. Harrington el Dom Dic 03, 2017 12:34 pm

Cualquiera que conociese mínimamente la historia de Alemania sabría a lo que aquellas dos se estaban refiriendo con experimentación humana y “loquísimos de puta cabeza”, como más vulgarmente había dicho Arya. La gran diferencia entre cualquier otro que escuchase la conversación y Charlie recaía precisamente en que ella conocía de primera mano parte de lo que había sucedido en ellos laboratorios, por darles un nombre más agradable.

- Había campos con magos, ¿Lo sabías? No me refiero a que estuviesen encerrados, que con eso de la aparición lo tenéis fácil. Sino como supuestos médicos. Iban desde cualquier rincón del mundo para ver hasta donde era capaz de resistir el cuerpo humano, a probar extraños hechizos, pociones desconocidas y propiedades de la sangre de algunas criaturas. Conocí a Lukas Schell en el 47, después de la guerra. Él había estado en un campo de Noruega, al parecer todos los campos y prisiones de ese país estaban controlados por magos. Y me habló de cómo habían sido capaces de introducir las propiedades de un boggart en un ser no mágico. – Lo cierto es que, a pesar de la aberración que suponía, a Charlie le fascinaban aquellas cosas siempre y cuando no pensase en lo que sufrieron los que tuvieron que verse sometidos a esos experimentos. – Murió a los dos días de conseguirlo devorado por el propio boggart.

Los nombres de los animales podían ser curiosos en algunos casos. Pero la mayoría eran por cosas tan evidentes como el bicho palo: porque tenía forma de palo.

- Porque tiene las patas delanteras en posición de rezar. – Contestó Charlie como si conocer ese dato fuese lo más normal del mundo. Aunque lo cierto es que no era algo que supiese seguro, sino que había asumido. – No creo que sea por arrancarle la cabeza al macho después de tirárselo. ¿Esas también les darán sexo oral antes de la decapitación?

¿Era posible convertirse en un ciempiés con un solo movimiento de varita? Aquellos palos de madera le gustaban cada día menos. Eran peligrosos desde la punta hasta la más pequeña de sus astillas. No, no, no. No quería estar cerca de uno de esos palos de madera para acabar convertida en un insecto tan desagradable como aquel.

- Tiene sentido. Pero prefiero pensar que lo inventó el señor Moruno. – Dijo encogiéndose de hombros en un gesto infantil. – La gente no mágica tienen una extraña fijación por ponerle palos a las cosas, quizá es eso de no tener varita que crea una necesidad de usar los palos para cualquier otra cosa. Vosotros los usáis para perder la dignidad diciendo palabrejas en latín y ellos para crear una fregona, le escobilla del váter o chupachups. O un pincho moruno.

Las historias siempre habían fascinado a Charlie. Desde que era una niña y había convertido en su momento favorito del día la hora del cuento donde su madre arropaba a sus cuatro hijos para, seguidamente, meterse en la cama de uno de ellos – uno cada día – y contar una historia que llegaba a los oídos de todos hasta que se quedaban dormidos. Con los años eso había ido cambiando. Cuando su madre falleció, el puesto lo ocupó su hermano mayor. Y, tras la muerte de este, fue Louis quien se mantuvo fiel a esa costumbre a pesar de la edad de sus hermanos. Incluso en la actualidad había noches en las que Louis iba a la habitación de Charlie para contarle cualquier historia en forma de cuento infantil. Por lo que la historia de Arya, era música para  sus oídos.

- ¡Y yo me lo perdí! – Estaba bastante decepcionada con no haber acudido la noche anterior al local de los padres de Arya. Siempre que faltaba a algún lugar era cuando sucedía lo más divertido. – Bebida con espectáculo, eso no lo ofrecen en todos los sitios. Ahora les ha dado por poner tías medio desnudas bailando en… ¡Un palo! ¿Ves como la gente no mágica tiene fijación por usar palos para todo? – No pudo evitar reír.

Imaginar la escena de Arya, como si de un ninja se tratase, golpeando a hombre que superaban su tamaño en todos los sentidos – menos en el del cerebro – era algo de lo más divertido para Charlie, quien lo imaginaba como salido de una película de kung fu.

- La pasma es la policía, ¿Verdad? – Preguntó en casi un susurro en dirección a Arya, pues aquel tipo de palabras aún se llegaban a escapar de su control.

De la nada apareció un grupo de  hombres que, como todos miraban, Charlie miró girando sobre sí misma aún con la cerveza en la mano. Se volvió a girar en dirección a Arya y se encogió de hombros. Ni por un momento se paró a pensar en que se trataba de los hombres de la paliza de Arya, ¿Quién  en su sano juicio volvía a un lugar donde te habían pateado?

- ¿Nos firmas un autógrafo? – Dijo el segundo hombre, quien soltó una carcajada antes de dar un codazo a su amigo como si aquello fuese un festival del humor y hubiese hecho la madre de todos los chistes. – Puedo decirte donde estaría bien que me lo firmases. – Añadió  bajando la mano izquierda directamente hacia su paquete y moviéndolo un par de veces sujeto en su mano.

Charlie, que estaba mirando todo aquello descaradamente, puso una cara de asco que podía haberse identificado en cualquier lugar del mundo.

- Creo que no tiene un bolígrafo tan pequeño para escribir ahí. – Dijo Charlie con una sonrisa de oreja a oreja antes de dar un trago a su cerveza, como si su comentario fuese amable.

- ¿Acaso alguien te ha dado vela en este entierro?

- ¿Quién se ha muerto? – Preguntó directamente al padre de Arya, quién parecía ser el que más sabía de todos los allí presentes.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Lily Collins
Edad del pj : 247
Ocupación : Recepcionista
Pureza de sangre : Muggle
Galeones : 8.850
Lealtad : Nuetral
Patronus : -
RP Adicional : +2(F)
Mensajes : 60
Puntos : 40
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5253-charlie-l-harrington#78106 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5254-relaciones-de-charlie-l-harrington#78112 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5256-cronologia-de-charlie-l-harrington#78114 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5257-correo-de-charlie-l-harrington

Arya S. Wolfhart el Dom Dic 03, 2017 4:12 pm

Si Charlie hubiese sido otra persona, sobretodo una a la que Arya no apreciara, habría recibido una serie de insultos bastante poco agradables al haberse atrevido a meter a la peliazul en el mismo saco que el resto de los de su "condición". Ella no era ridícula, no al menos en todo el sentido de la palabra, había dejado la varita y todo lo relacionado con ella, así que para ella había sido de lo mas ofensivo lo dicho por su amiga. En cuanto a lo físico... Tal vez si podía parecer ridícula frente a los ojos de algún cateto, pero eso ya le daba bastante igual. Mejor ser ridícula y extravagante que una mas del montón como lo eran todos, ovejas en rebaño que caminaban en fila india para acudir al matadero.

Pero bueno, que al fin y al cabo esa chica era su amiga y a los amigos no se les insultaba, al menos no de forma dañina como hubiese hecho en el caso de ser otra persona. Bebió de su cerveza, cerró los ojos y contó hasta diez hasta que el calentón se le hubo pasado. Además, quienes tenían todas las papeletas para llevarse un guantazo (o mas que un guantazo) eran los dos subnormales que se habían atrevido a volver al bar después de haber recibido una señora paliza. ¿Estamos tontos o que pasa? El ser humano no dejaba de sorprender a Arya por su descomunal estupidez y encima cada vez iban a peor. A veces deseaba que el mundo se fuese a la mierda, que cayera un meteorito o hubiese alguna especie de apocalípis y se fueran todos al infierno; tanto magos como muggles y derivados.

Que digo a veces... Siempre lo tenía en mente.

Jimmy soltó a Arya pero sin separarse demasiado de ella, temiendo porque saltara en cualquier momento. — Se morirá de pena la mamá de estos dos cuando vuelvan a casa y les vea con las pintas que les va a dejar mi hija como no se vayan a buscar bronca a otro sitio. — Respondió a Charlie, en tono amable y calmado, la chica no tenía la culpa de nada. Por otra parte, Arya se tuvo que reír al escuchar el comentario sarcástico de la chica, quien pese a ser menuda y tener carita de ángel era dura de roer. Quizás por eso le gustaba y se llevaba bien con ella, además de porque era una de las personas con las que podía tener charlas de besugo sobre la sexualidad de los animales sin ser juzgada.

Venimos en son de paz, a olvidar lo que pasó ayer. Tendríais que invitarnos a tomar algo por las molestias causadas y para que no os denunciemos. — El que hablaba miró a Arya y después a Charlie de arriba a abajo. — Te invitamos a algo a ti también guapa, que mira que es bien raro que alguien como tu esté en semejante antro de mala muerte. — La peliazul puso los ojos en blanco, no podía creer lo imbéciles que eran. — Haré como que no he oído ese comentario tan feo y lo pasaremos bien.

El padre de la chica le miró de reojo, temiéndose lo peor, pero en vez de explotar, Arya empezó a reírse. — Está aquí porque es clienta de siempre, no como otros ¿Verdad? — Se cruzó de brazos y miró a su amiga con complicidad, tratando de dejarle claro que tenía vía libre para defenderse de ellos como quisiera, no iba a ser ella quien se interpusiera.

Jimmy, cansado de todo aquello salió de la barra y se puso entre Charlie y los dos imbéciles. — Venga, ya está bien. Tenéis la entrada prohibida a este bar así que tenéis que iros. Y si no lo hacéis y seguís molestando a la chica voy a ser yo quien llame a la pasma esta vez. — Se giró levemente para mirar a la morena. — Si cielo, pasma significa policía pero mal dicho. — Sonrió de forma amistosa. El rubio podía parecer un tipo rudo y quizás en sus años mozos había sido igual de buscapleitos que esos dos capullos, pero estaba en una edad en la que ya no tenía ganas de jugar a juegos de niños y de aguantar según que cosas. Oh, y menos aún que se metieran con sus clientes, sobretodo si eran amistades de la familia.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Alissa White-Gluz
Edad del pj : 30
Ocupación : Bartender (bar familiar)
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 3.700
Lealtad : Pro-Muggles
Patronus : Pavo Real
RP Adicional : 000
Mensajes : 60
Puntos : 20
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5215-arya-s-wolfhart-working#77475 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5219-you-will-know-my-name-arya-rls#77536 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5220-reason-to-belive-arya-s-crono#77537 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5221-correspondencia-de-arya

Charlie L. Harrington el Dom Dic 03, 2017 7:02 pm

Por mucho que aquel tipo de palabras o frases fuesen comunes entre las personas, para Charlie eran completamente desconocidas. Palabras como “pasma” o expresiones como “nadie te ha dado vela en este entierro” hacían que la castaña alzase una ceja sin comprender a qué se referían y, dado su carácter, no lo pensaba ni un segundo a la hora de preguntarlo aunque con ello se ganase una mirada de desaprobación o acabase con un mote de bicho raro sobre su espalda. Ella se movía en un círculo social donde aquel tipo de palabras no se estilaba. Rara vez compartía espacio con personas como los Wolfhart y aquellos matones que parecían recién haber  salido de una penitenciaria local.

- ¿Las pintas? – Preguntó en voz más baja acercando la cabeza a Jimmy, quién no pudo evitar reír ante las palabras de Charlie.

- Su aspecto físico. – Le explicó, pues ya estaba acostumbrado a que Charlie no se enterase de muchas cosas de las que hablaban por su vocabulario. La chica bien parecía haber escapado del siglo pasado, y lo cierto es que la afirmación no estaba muy lejos de la realidad. Charlie pasaba gran tiempo en el Hotel con otros vampiros y ninguno de ellos había tenido una transformación reciente. Su trato con la gente no mágica que trabajaba entre aquellas paredes y con los magos no era suficiente como para oírles hablar en un tono coloquial que diese oportunidad a escuchar y comprender el significado de aquel tipo de expresiones.

- Yo pensaba que la pinta era una cerveza.

- También lo es.

Charlie bien podía haber ignorado el resto de lo que estaba sucediendo ante sus ojos para mantener una conversación sobre los nombres que las cervezas reciben en un lugar y otro del mundo. Como puede variar su nombre según su color, consistencia o simplemente el tipo de vaso en el que se sirven. Pero Jimmy, a diferencia de Charlie, no estaba por la labor de dejar de lado a aquellos dos energúmenos.

- Tengo dinero, pero gracias. – Contestó Charlie, quien en aquella ocasión había entendido completamente a lo que se refería el hombre con su invitación. Y no es que rechazase las invitaciones, sino que no pensaba acercarse a aquel hombre ni lo más mínimo. ¡Y menos después de esa mirada! ¿Pero qué se pensaba qué era? ¿Un trozo de carne? Realmente lo era, claro, pero no en el sentido estricto de la palabra. Estaba formada por más cosas que aquel hombre no se había parado siquiera a pensar. Porque pensaba con lo que bien había agarrado su compañero pocos minutos antes.

Charlie no dijo nada más. Se limitó a admirar el espectáculo que tenía lugar ante sus ojos hasta que Jimmy perdió la paciencia – que, suficiente había mostrado ya – para prohibirles la entrada a aquellos dos.

- Eh, eh, eh, viejales, ¿Quién te has creído qué eres para hablarnos con ese tonito? Si yo quiero, hago que te chapen este  antro en menos de lo que canta un gallo y te dejo sin pensión. ¿Te queda claro? Además, como se te ocurra llamar a los maderos le meto una paliza a la zorra de tu hija. – Miró a Arya y le guiñó un ojo. - ¿Qué te ha pasado en el pelo, bonita? ¿Se te ha corrido encima un pitufo?

El hombre comenzó a reír como si fuese un cerdo sacado del matadero, mientras que su amigo golpeaba la barra con pies y manos en un ataque de risa por aquel comentario que ambos consideraban tan ingeniosos.

Charlie hacía tiempo que no estaba prestando atención a la conversación. No había entendido la mitad de lo que salía de la boca de aquel hombre – además de un aliento que bien podría haber salido de una tumba después de doscientos años cerrada – y prefería distraerse jugando con su teléfono móvil entre sus dedos. Concretamente avisando a la policía de lo que estaba sucediendo, por lo que sería cuestión de tiempo que la puerta del local se abriese de par en par dando paso, esta vez, a esa famosa “pasma” de la que tanto hablaban.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Lily Collins
Edad del pj : 247
Ocupación : Recepcionista
Pureza de sangre : Muggle
Galeones : 8.850
Lealtad : Nuetral
Patronus : -
RP Adicional : +2(F)
Mensajes : 60
Puntos : 40
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5253-charlie-l-harrington#78106 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5254-relaciones-de-charlie-l-harrington#78112 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5256-cronologia-de-charlie-l-harrington#78114 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5257-correo-de-charlie-l-harrington

Arya S. Wolfhart el Dom Dic 17, 2017 5:20 pm

Arya admiraba la paciencia que tenía su padre para todo, tanto para soportar a esos imbéciles como para explicarle las cosas a Charlie. La chica por su parte era incapaz de tener paciencia con los primeros, quienes estaban apunto de hacerla explotar literalmente, con Charlie en cambio... Podría llegar al nivel de paciencia de su padre, pero acabaría por comprarle un diccionario moderno o enseñarle las ventajas de la wikipedia y su infinidad de definiciones y temas interesantes. Pero, en fin, debían dejar la charla informativa sobre el mundo moderno para otra ocasión, ya que las cosas se estaban poniendo demasiado feas.

Y, efectivamente, llegó el momento en el que Arya explotó.

"Eh, eh, eh, viejales, ¿Quién te has creído qué eres para hablarnos con ese tonito?", esa primera frase hizo que a la peliazul se le hinchara la vena del cuello, pero al escuchar: "¿Qué te ha pasado en el pelo, bonita? ¿Se te ha corrido encima un pitufo? ", todo se terminó de ir a la mierda. Miró a su padre advirtiéndole de lo que estaba apunto de suceder, a quien no le quedó mas remedio que retirarse y dejarle sitio a su hija. Era imposible tratar de evitar que hiciese alguna locura cuando se le iba la cabeza y le daban aquellos venazos; lo mejor era dejarla hacer y hablar con ella una vez se hubiese calmado. Lo había tenido que aprender a las malas.

La mujer preparó el brazo derecho, primero echándolo hacia atrás para tomar carrerilla y a continuación desviándolo hacia delante para golpear con el puño cerrado la cara del tipo que tantas ganas tenía de hablar y soltar burradas. El hombre cayó hacia atrás intentando agarrarse en Charlie fallidamente y golpeando el suelo con su enorme trasero, mientras a su amigo se le dibujaba una cara de susto bastante importante. Se agachó para socorrer a su amigo en lo que Arya daba la vuelta para salir de la barra y se acercaba a el para darle un puntapié en la barbilla.

Habéis venido buscando pelea ¿No? Pues la vais a tener. — Añadió antes de coger a uno de ellos del pescuezo y empujarle contra la pared, en el momento en el que chocó contra ella, la diana llena de dardos que los clientes utilizaban para jugar se cayó sobre la cabeza del indeseable, haciendo que el resto de personas que se encontraban allí comenzaran a partirse de risa y vitorear a Arya, quien estaba disfrutando con todo aquello. Quizás demasiado.

Suzane se acercó a Charlie alarmada por lo que estaba ocurriendo. — ¿Has llamado a la policía nena? Oh, joder... No quiero que detengan a Arya, hay que pararle los pies como sea ¿Nos puedes ayudar? — Le suplicó, pese a que era consciente de que le estaba pidiendo algo demasiado difícil. Pero ¿quien sabe? Charlie y Arya eran amigas y tal vez ella era la única de calmar a la bestia de algún modo que a Suzane se le escapaba.

Las luces del coche patrulla y las sirenas comenzaron a verse y escucharse en el interior y a los padres de Arya se les hizo un nudo en el estómago, pues ella estaba demasiado ocupada para darse cuenta de lo que pasaba. No solo les preocupaba que tuviese problemas con la justicia muggle, sino también con la magica ¿Y si de casualidad alguien se inventaba que Arya había utilizado magia para dañar a ese par de mequetrefes o algo peor? Aquello era un sinvivir y ellos estaban demasiado viejos para lidiar con todo aquello. — Después de esto vamos a tener que jubilarnos Sussy... — Musitó Jimmy a su esposa, quien asintió con la cabeza.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Alissa White-Gluz
Edad del pj : 30
Ocupación : Bartender (bar familiar)
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 3.700
Lealtad : Pro-Muggles
Patronus : Pavo Real
RP Adicional : 000
Mensajes : 60
Puntos : 20
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5215-arya-s-wolfhart-working#77475 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5219-you-will-know-my-name-arya-rls#77536 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5220-reason-to-belive-arya-s-crono#77537 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5221-correspondencia-de-arya

Charlie L. Harrington el Lun Dic 18, 2017 4:44 pm

Todo sucedió muy deprisa. Y más teniendo en cuenta que Charlie tenía la vista fija en su teléfono móvil y miraba de reojo lo que estaba sucediendo. Vio la cara de circunstancias del padre de Arya y, por supuesto, atinó a ver el movimiento que Arya hizo con el brazo justo a tiempo para mover, ligeramente, el taburete donde se encontraba sentada hacia el lado izquierdo, donde había otro cliente plácidamente leyendo el periódico mientras tomaba una cerveza negra. Aquel movimiento fue lo que hizo que Charlie no acabase encontrándose con el suelo al ser arrastrada con el hombre al que Arya golpeó.

La castaña apartó la vista del teléfono móvil sólo cuando el hombre ya había caído al suelo y movía sus pies como si de una cucaracha dada la vuelta se tratase. Y es que aquel hombre guardaba un parecido muy cercano a aquel insecto tan desagradable. Charlie, miró hacia abajo para ver cómo el hombre se movía durante unos segundos en un intento por levantarse – y, dado que su prominente barriga abultaba más que él, le resultaba casi imposible hacerlo sin ayuda - .

- ¿Sabías que si pisas una cucaracha las huevas de esta se quedan en tu zapato y las vas dejando por dónde vas andando? – Preguntó a modo de enciclopedia con patas. Y es que Charlie podía no enterarse de nada de lo que sucedía a su alrededor, podía perderse con términos coloquiales o no comprender muy bien cómo funcionaban los humanos. Pero en lo referente a recitar información inútil como si fuese lo más normal del mundo parecía tener un doctorado. Doctorado en información inútil, eso tenía Charlie.

Aquello se convirtió en un local con espectáculo. Todos los clientes habían centrado su atención en la pelea y gritaban, aplaudían e incluso insultaban a los dos matones que habían llegado con ganas de fiesta al local. Charlie, por su parte, elevó el teléfono móvil disimuladamente pulsando el botón de grabar mientras todo aquello sucedía. La pantalla reflejaba como Arya golpeaba y los matones recibían.

- Sí, ¿Pasa algo? – Y entonces lo comprendió todo. – Eh… Claro… - Dijo totalmente insegura de sus palabras. ¿Alguien había visto que no media ni metro sesenta, que tenía un aspecto incluso enfermizo y que no aparentaba saber siquiera dar un  puñetazo? Por suerte, los padres de Arya confiaban en ella para lograr que la bestia que había en su hija frenase en sus pasos.

Antes de nada, Charlie se levantó yendo en dirección a la entrada para ver, a través de la ventana, cómo la policía estaba dejando sus coches estacionados frente al local de los Wolfhart para, seguidamente, entrar en este. Antes de que bajasen del coche y apagasen las sirenas, Charlie ya había cogido a un par de desconocidos y les estaba pidiendo ayuda.

- Os gusta este sitio, ¿Verdad?

- Sí, claro. -  Contestó uno de ellos mirando a su compañero y encogiéndose de hombros.

- Pues tenéis que hacerme un favor. – Los dos se miraron entre sí y afirmaron con la cabeza lo que le dio pie a Charlie para acercarse a contarles su plan. Un plan que, al ser de Charlie, tampoco es que fuese muy ingenioso. Al menos, aparentemente. Pero aquellos dos parecieron satisfechos con la idea y se colocaron enfrente de la puerta  a esperar a la policía para así ganar tiempo mientras Charlie iba en dirección a Arya.

Uno de los hombres había acabado en el suelo e intentaba levantarse, pero su trasero pesaba demasiado y le estaba costando hacer algo tan sencillo como aquello. El otro seguía peleando con Arya y en un  intento de puñetazo de este en dirección al rostro de Arya, casi golpeaba a Charlie.

La castaña posicionó sendas manos cubriendo su rostro a cierta distancia de este y recibió el golpe entre sus manos. Aquello a cualquier persona normal le habría dolido hasta tal punto que sus manos se habrían quitado del medio y habría recibido también el golpe en la cara junto con el de sus manos. Pero no en un vampiro. El golpe frenó en seco sobre las manos de Charlie, quien seguidamente le dio un leve empujón al hombre haciendo que se diese de bruces contra el suelo.

Sin previo aviso, sostuvo la mano de Arya y tiró de ella hasta el interior de la zona para empleados del local.

- Ni se te ocurra volver ahí. – Dijo sujetando a Arya por los hombros contra la pared. – Como te muevas, te muerdo. – Añadió dibujando una sonrisa, pues ni siquiera pensaba hacer algo así.

Mientras tanto, en la zona de la entrada, los dos clientes gritaban en dirección a la policía.

- ¡Señor agente, qué barbaridad!

- Tendría que haberlo visto.

- ¡Qué espectáculo! Parecían Batman Vs. Superman pero con argumento. ¡Buenísimo, señor agente!

- ¿Han venido para verlo? Llegan tarde pero ha sido una pasada. ¡Una pasada!  

- ¿Qué se supone que ha pasado aquí? – Preguntó el policía incomodado por aquellos dos.

- Esos dos tipos empezaron a pegarse entre ellos. ¡Menudos golpes, agente! Yo pensaba que le sacaba un ojo, como al coreano ese de los zombies.

- Sí, sí, igualito.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Lily Collins
Edad del pj : 247
Ocupación : Recepcionista
Pureza de sangre : Muggle
Galeones : 8.850
Lealtad : Nuetral
Patronus : -
RP Adicional : +2(F)
Mensajes : 60
Puntos : 40
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5253-charlie-l-harrington#78106 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5254-relaciones-de-charlie-l-harrington#78112 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5256-cronologia-de-charlie-l-harrington#78114 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5257-correo-de-charlie-l-harrington

Arya S. Wolfhart el Miér Dic 20, 2017 9:39 am

Aquello parecía un espectáculo de lucha libre o algo muy similar; Arya y sus contrincantes estaban en el medio del bar dándose golpes y porrazos a tutiplén mientras que el resto de personas de su alrededor les miraban, algunos vitoreando, otros riendo y el resto con cara de circunstancia. Sus padres, por otro lado, lo miraban todo desde la barra, Jimmy, pese al alboroto, tenía reflejada una chispa de orgullo en sus ojos, mientras que Suzane no paraba de negar con la cabeza y maldecir por lo bajo, ¿tenían una niña o un macho cabrío como hija? ya no estaba muy segura. Los dos querían a la peliazul tal y como era, sin embargo había veces en las que se preguntaban que habían hecho mal para que tuviese ese carácter, sobretodo habiendo pertenecido a hufflepuff en su juventud; cuánto había cambiado y que viejos se estaban haciendo.

Mientras que los Wolfhart continuaban con sus diálogos internos, uno con mucho orgullo y la otra con algo de bochorno, Arya seguía pateando el culo de esos dos indeseables, ajena a lo que ocurría a su alrededor. Su concentración estaba puesta en hacer que aquellos dos dejaran de moverse y se callaran de una vez para poder echarlos de allí de forma definitiva, por lo que la presencia de Charlie la pilló totalmente por sorpresa. Atónita, vio como se llevó aquel golpe por parte del maldito gordo y durante un momento se olvidó de que su amiga era un vampiro y para ella eso había sido como una simple caricia. Estaba de suerte, aquel día llevaba unos botines de tacón con la punta de metal, los cuales utilizó para propinar una fuerte patada en la entrepierna de aquel tipo después de que la morena le devolviera el golpe. El ruido que hizo el metal al chocar contra sus partes nobles resonó por todo el bar e hizo que todo aquel de genero masculino se llevar las manos al paquete y pusiera cara de dolor.


La música cambió casi en un intento de terminar con aquello y pasar a otra cosa. Comenzó a sonar Heaven's On Fire de Kiss justo en el momento en el que Charlie se llevaba a Arya de allí. La peliazul hizo fuerza intentando librarse de la chica, pero era tarea imposible; intentarlo era como pretender que Arya se tiñera de rubia y comenzara a vestir con ropa rosada. — ¿Que me muerdes? Pues me harías un favor, gastaría menos energía en patear culos. — Respondió con sarcasmo, alzando una ceja. Las voces de los policías y del resto de parroquianos se hicieron presentes en el momento en el que la música dejó de ser estridente y la mujer puso la oreja para escucharles atentamente.

¿Que les has dado a esos dos para que hagan el teatrillo? — Les conocía, eran clientes habituales del bar, pero jamás se habría esperado que hubiesen dado la cara de esa forma, estaba gratamente sorprendida. Se pasó las manos por la chaqueta para quitarse la suciedad y cualquier cosa que esos tíos le pudiesen haber pegado. Quería volver allí, su enfado no había cesado y lo único que le impedía continuar partiéndoles la cara eran Charlie y los policías.

Llevan ya un par de días viniendo a molestar señores agentes, incluso han amenazado a mi hija que se ha tenido que ir por miedo. — Escuchó a Suzane y su comentario no le hizo ninguna gracia. ¿Miedo, ella? Su indignación no hacía mas que subir como la espuma.

La policía cogió a los tipos que apenas podían tenerse en pie y les puso las esposas, mientras hacían que Jimmy firmara unos papeles. Pasaron cinco largos minutos en los que Arya no hacía mas que impacientarse, hasta que finalmente les sacaron de allí y pudo salir al bar. — ¿Miedo yo? Madre, no sabes lo que dices. — Suzane puso mala cara y le tiró un trapo a la cabeza, un modo sutil de decirle que cerrara la boca. Arya se lo devolvió y se acercó a Charlie para susurrarle algo al oído. — Esto no se va a quedar así ¿Te apetece seguirles? Aún podemos hacerles alguna putada... — En su tono de voz había una pizca de malicia y otra de niña traviesa. ¿Quería meterse en mas problemas? Si, ¿quería arrastrar a su amiga con ella? También.


Última edición por Arya S. Wolfhart el Jue Dic 21, 2017 11:49 am, editado 1 vez
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Alissa White-Gluz
Edad del pj : 30
Ocupación : Bartender (bar familiar)
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 3.700
Lealtad : Pro-Muggles
Patronus : Pavo Real
RP Adicional : 000
Mensajes : 60
Puntos : 20
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5215-arya-s-wolfhart-working#77475 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5219-you-will-know-my-name-arya-rls#77536 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5220-reason-to-belive-arya-s-crono#77537 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5221-correspondencia-de-arya

Charlie L. Harrington el Miér Dic 20, 2017 4:43 pm

De haberse tratado de una persona cualquiera y no de alguien que acumulaba más de doscientos años a sus espaldas, era más que probable que Charlie se hubiese llevado más de un golpe en cuestión de minutos. El primero propinado por el hombre que venía buscando gresca. El segundo por parte de Arya quien antes reventaría la cabeza a su propio padre que aceptar una orden ajena. Pero por suerte para Charlie aquellos años a sus espaldas le permitían, a su vez, tener ciertas capacidades sobrehumanas como bien era una fuerza superior a la media humana. Por lo que arrastrar a Arya en dirección a la zona de empleados tras la barra no fue demasiado complicado. Ni tampoco mantenerla quietecita durante un par de minutos al otro lado de la puerta mientras la policía se encargaba personalmente de sacar a aquellos dos de ahí y sin dejarles margen a dar explicación alguna.

-Hay suficientes testigos que dicen que se han peleado, otra vez, en el local. No pienso creerme que una sola persona os dejó a los dos así.

El más grande de los dos hombres intentó decir algo e incluso ya tenía alzado el puño para propinarle un puñetazo al policía en toda la cara. El policía se mantuvo en la misma posición aún sabiendo que podría recibir un golpe. Pero,  por suerte para él, el compañero también abatido por la peliazul le sujetó el brazo obligando a que este lo bajase.

- Nos vamos. – Sentenció el hombre.

Apenas cerraron la puerta todos los allí reunidos, feligreses de la taberna y aficionados a la buena cerveza, rompieron a aplaudir ante la mirada atónita de la policía y la mirada orgullosa de los dueños del local que, por fin, respiraba más aliviados. Aunque siempre cabía la posibilidad de que, a pesar de todo y del papeleo llevado a cabo, aquellos dos o algún miembro de su banda de energúmenos volviese a abrirse paso para llegar al local intentando armar una nueva pelea con la camarera. Lo cual, teniendo en cuenta su carácter explosivo, no era precisamente lo que se puede  decir complicado.

- Cerveza gratis durante toda la semana. Corre de tu cuenta. – Sonrió Charlie de manera infantil. Y es que aquellos dos no habían aceptado tan de buena gana como pensó la castaña lo de inventarse una falsa pelea entre los dos matones. No habían dudado a la hora de pedir algo a cambio y ese algo había sido cerveza. Y, dado que ella no tenía ni voz ni voto en aquel local, se había arriesgado a prometerles algo que ella misma no podía cumplir. – Pensé en la bondad de la gente pero si no les das algo a cambio no hacen favores a nadie. Ni cuando saben que pueden quedarse sin poder venir aquí más. – Añadió encogiéndose de hombros. Siempre había quedado la posibilidad de recurrir al chantaje pero era algo que Charlie no había considerado siquiera.

Cuando la policía se marchó, Charlie soltó a Arya para que pudiese salir corriendo del lugar, ya que era lo que aparentemente deseaba con más fuerza. Por encima de tener el pelo azul eternamente sin necesidad de gastar en tintes. Como fuese, Arya salió hacia la barra para cruzar un par de palabras con su madre y, acto seguido, miró a Charlie. Y Charlie sabía lo que eso significaba. ¿Por qué no tenía el don de chasquear sus dedos y desaparecer? ¿Por qué siempre  acababa arrastrada por Arya a cualquier problema? Bueno, todas esas preguntas y más se responderán en el próximo episodio de “la loca de la peliazul ha matado al cliente molesto”.

Aquello fue casi arrastrarla al exterior. No necesitó de fuerza física pero el hecho de poder divertirse a costa de  otra persona siempre le resultaba divertido a Charlie. Aunque era cierto que luego le llegaba un cargo de conciencia más grande que el tupé de Donald Trump.

- ¿Y qué tenías en mente? – Preguntó mientras comenzaba a avanzar por la avenida  buscando rastro alguno de aquellos dos hombres a quién no tardó demasiado en divisar fumando un cigarro en un callejón sin salida. Uno de ellos se había subido sobre un contenedor mientras fumaba y el otro estaba en frente con su propio cigarrillo.

Como si fuese una película de aventuras, Charlie empujó a Arya para que no las viesen, haciendo más ruido del que hubiesen hecho de no haber realizado ese movimiento.

- ¿Has oído eso? – Preguntó uno de ellos.

- Será un gato hurgando en la basura.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Lily Collins
Edad del pj : 247
Ocupación : Recepcionista
Pureza de sangre : Muggle
Galeones : 8.850
Lealtad : Nuetral
Patronus : -
RP Adicional : +2(F)
Mensajes : 60
Puntos : 40
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5253-charlie-l-harrington#78106 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5254-relaciones-de-charlie-l-harrington#78112 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5256-cronologia-de-charlie-l-harrington#78114 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5257-correo-de-charlie-l-harrington

Arya S. Wolfhart el Jue Dic 21, 2017 12:14 pm

Probablemente habría agarrado a Charlie por el pescuezo de no ser su amiga ¡¿Cómo se le había ocurrido prometer semejante cosa?! Arya no tenía ni un duro, aún seguía viviendo con sus padres por eso... Bueno y porque se preocupaba demasiado por ellos. Todos sus ahorros estaban guardados en alguna parte de su habitación, junto a su varita, y ponerse a buscar en esa leonera era una tarea imposible. Así que, genial, ahora iba a quedarse sin la mitad de su sueldo por tener que invitar a aquellos dos a cervezas. Estaba muy agradecida por la ayuda, eso si, pero una cosa no quitaba la otra y la peliazul era un poco rata con el dinero; como los catalanes de España ¿o eran del país catalán?, que mas da.

Y me dirás que tu también quieres algo a cambio, porque claro, nada hace algo por caridad o por amor al arte. — Respondió con sarcasmo, siendo consciente de que, o no le pediría nada, o sería alguna pequeñez absurda. — Espera, antes de que digas nada toma esto. — Se metió tras la barra momentaneamente y buscó en una pequeña cajita de metal roída por el tiempo. De ella sacó seis sobrecitos, tres se los quedó ella y los otros se los dio a la morena. Su contenido era un polvo blanco que perfectamente podría haber pasado por cualquier otra sustancia de dudosa reputación. — Tranquila, no es droga, es nieve. Me la dio una amiga hace tiempo para hacer trastadas pero no he llegado a utilizarla. Si se la tiras a alguien se le congelará el culo... O cualquier otra cosa. — Arya había pensado en usarla con su padre para gastarle una broma, pero al enterarse de que podía ser peligroso descartó la idea enseguida; quería a Jimmy entero.

Al salir fuera con la vampira, no tardaron demasiado en ver a esos dos gilipollas, que tenían las narices de seguir por ahí fuera. — Flipo con estos dos, son tan persistentes como imbéciles. — Susurró intentando no llamar su atención. Al ser empujada por Charlie se asustó, así que le dedicó una mirada de esas que matan, por no hacer otra cosa. Eso de tener que contenerse con los amigos podía llegar a ser un auténtico coñazo, por mucho que fuesen super fuertes.

¿Te apetece echar una carrera? Sígueme la corriente. — Le guiñó el ojo y salió de su escondite para plantarse cara a cara con aquellos dos. — ¡Eh subnormales! ¿Queréis acabar con esto? Pues a ver si podéis seguirnos el ritmo. — Cogió a Charlie de la mano y echó a correr, mientras que aquellos dos soltaban su cigarro y comenzaban a perseguirlas a un ritmo mucho mas bajo que el de ellas debido al dolor de sus cuerpos y la edad. Las dos estaban mucho mas jóvenes que ellos, al menos físicamente, pues lo de la morena era un caso aparte. — Gira a la derecha, hay un callejón, yo iré a la izquierda. Cuando cuente hasta tres les lanzamos la nieve.

Al llegar al final de la calle, Arya soltó la mano de Charlie y se fue hacia la posición que había anunciado previamente, sacó la bolsita de nieve del bolsillo de su chaqueta, contó hasta tres y cuando los dos pobres diablos estuvieron cerca lanzó un poco del polvillo hacia la pierna de uno de ellos, la cual se congeló instantáneamente. La peliazul comenzó a reír ante la mirada atónita del hombre, quien no comprendía lo que estaba pasando.

¡Pero que es esto! — Gritó el hombre consternado. — ¡Evaristo, mi pierna! ¡Mira lo que le han hecho a mi pierna! — El pobre hombre intentaba moverse sin éxito y hacía la situación cada vez mas graciosa para la bruja, a quien se le saltaban las lágrimas de los ojos. — ¿Quien cojones llama Evaristo a su hijo hoy en día? — Se burló entre risas.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Alissa White-Gluz
Edad del pj : 30
Ocupación : Bartender (bar familiar)
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 3.700
Lealtad : Pro-Muggles
Patronus : Pavo Real
RP Adicional : 000
Mensajes : 60
Puntos : 20
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5215-arya-s-wolfhart-working#77475 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5219-you-will-know-my-name-arya-rls#77536 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5220-reason-to-belive-arya-s-crono#77537 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5221-correspondencia-de-arya

Charlie L. Harrington el Jue Dic 21, 2017 8:56 pm

De verdad que iba a contestar. Su boca ya estaba abierta con las palabras dispuestas a salir de ella. Pensaba hablar de la caridad y del amor arte. Porque a Charlie le encantaba el arte. Es más, en el sótano del hotel había una zona donde coleccionaban obras de arte que, supuestamente, se habían perdido a lo largo de los siglos. Pero no, los vampiros las acumulaban como si de simples trozos de papel pintado se tratase y Charlie bajaba de vez en cuando, sacaba alguno de los cuadros y se sentaba admirarlo con los ojos abiertos cual niños pequeño que recibe sus regalos de Navidad.

No dijo nada. Nada en absoluto. Porque Charlie era una de esas personas que se tomaban las palabras ajenas al pie de la letra. Por lo que no volvió a hablar hasta que tres sobrecitos se posaron sobre sus manos, las cuales tenía abiertas en dirección a Arya como si de un niño esperando sus dulces de Halloween se tratase.

- Ah, no es droga. – Repitió sin saber a qué se refería. – Es nieve. – Repitió sin comprender lo que era  exactamente. Abrió uno de los sobrecitos con curiosidad y miró que tenía el aspecto exacto al de la nieve. O el de la coca congelada, una de dos. - ¿Y no se derrite? ¿Ni moja el papel? – Por Edward Cullen y los vampiros brillantes con complejo de gusiluz de Crepúsculo, ¡Aquello era cosa de magia! Qué curioso. Curiosísimo.

Charlie guardó aquellos sobrecitos en su bolso con cuidado de que la nieve no se derramase. Incluso a la salida, rápidamente, le pidió un tupper a la madre de Arya para guardar los sobrecitos. No se fiaba de que aquello no se saliese, se derritiese y empapase todas sus cosas. ¡Que llevaba un libro! Y también un teléfono móvil que le había costado como un riñón. Mejor no hablemos de donde salió ese riñón, porque literalmente le había costado uno.

Cuando estuvo segura – asegurando la tapadera varias veces – salió del local siguiendo a Arya. Era mejor ir con ella que dejar que esta hiciese la primera idea loca que se le cruzase por la cabeza. Es decir, Charlie también iba de acompañante para garantizar la salud de Arya. Y a favor de la ciencia y la curiosidad científica sobre hasta dónde podía llegar el ser humano para hacer el tonto.

- Sí, son tontos. – Dijo de manera infantil. Sí, tontos. Acababa de llamarles tontos. Justo antes de empujar a Arya hacia la pared demostrando que podía ser incluso más infantil si no hablaba.

¡Una carrera! ¿Una carrera? No, no. A Charlie no le gustaban las carreras. Era demasiado patosa  como para poder competir dignamente en una y demasiado lenta – a comparación con la gente con la que solía estar – para ganar una. Pero con dos humanos aquello era relativamente sencillo. Pan comido. Sin contar el detalle de que ella no comía pan. Tonterías sin importancia.

- ¿Ah? – Tenía la boca casi abierta sin comprender lo que pasaba, pues a toda velocidad Arya se había plantado frente aquellos hombres para insultarles y, seguidamente, salir corriendo tirando de Charlie. La castaña intentó mantener un ritmo constante a la velocidad de Arya y comenzó a revisar su bolso, abrió el tupper de la madre de Arya con una mano mientras con la otra sujetaba el bolso. Intentó rebuscar en su interior y, finalmente, encontró la nieve mientras corrían para cada una girar hacia un lado.

Mientras Arya tiraba la nieve en dirección a una pierna, Charlie se la tiró directamente a la cara al tal Evaristo. Evaristo, consternado, comenzó a tocarse la cabeza con las manos sin comprender cómo había pasado algo así. Estaba en pánico, tanto que comenzó a correr casi en círculos chocando con una pared y… Lo demás puede imaginarse. Pues, ¿Qué sucede cuando un trozo de hielo se choca con fuerza contra una pared? Que te quedas con un cuerpo decapitado en el suelo.

Charlie lo miró y dibujó una “o” con sus labios. Se encogió de hombros inocentemente mirando en dirección a Arya.

- Ha sido sin querer, te lo prometo. – Y es que Charlie tampoco daba tanta importancia a la diferencia entre vivir y morir. Porque era evidente que ni Ned Stark podía sobrevivir sin cabeza.

- ¡Evaristo! ¡Dios mío! ¡Evaristo! – Gritaba el pobre hombre (Ernesto para los amigos) consternado por lo que acababa de suceder y sin poder moverse porque tenía la pierna congelada.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Lily Collins
Edad del pj : 247
Ocupación : Recepcionista
Pureza de sangre : Muggle
Galeones : 8.850
Lealtad : Nuetral
Patronus : -
RP Adicional : +2(F)
Mensajes : 60
Puntos : 40
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5253-charlie-l-harrington#78106 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5254-relaciones-de-charlie-l-harrington#78112 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5256-cronologia-de-charlie-l-harrington#78114 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5257-correo-de-charlie-l-harrington

Arya S. Wolfhart el Vie Dic 22, 2017 9:52 am

Aquello se les había ido de las manos de una forma muy bestia. Lo único que pudo hacer la peliazul fue ver como al tal Evaristo se le iba congelando la cabeza poquito a poco gracias a la nieve que la fabulosa Charlie le había lanzado a la cabeza; no podía haber elegido un lugar menos adecuado. Al chocarse contra la pared ya tenía la cabeza completamente congelada y esta se hizo añicos debido al golpe, esparciéndose por el suelo a la vez que su pesado cuerpo, el cual hizo algo de ruido al caer muerto. Arya no se lo podía creer, sus planes eran simplemente darles un buen susto, dejarles ahí congelados hasta que la nieve se derritiera (si es que lo hacía) e irse de rositas y con la experiencia de habérselo pasado bomba haciendo sufrir a aquellos dos, pero... ¿Matarles? Eso no entraba en sus planes, es mas, ni si quiera se lo había planteado por muy cabreada que estuviera con ellos.

Y ahora, sin comerlo ni beberlo, era cómplice del asesinato de un muggle con un testigo presente, pues, de pasar algo, Charlie no iba a ser la única inculpada.

Miró a la morena con la sorpresa claramente reflejada en su rostro, era estúpido disimular y hacer como si aquello no la hubiese afectado de ningún modo. No le daba pena, eso lo tenía muy claro, y tampoco asco pues estaba curada de espanto, pero tampoco se alegraba de la muerte de Evaristo. — Ya, sin querer, queriendo... ¿De dónde sacas ese instinto asesino? — Le hubiese parecido mucho mas lógico que atacara al cuello del tipo en vez de reventarle la cabeza, pero supuso que era cuestión de gustos, sin mas.

Su amigo, aún con la pierna congelada y pegada al suelo, no dejaba de mirar el cadáver del pobre hombre y se estaba poniendo cada vez mas pálido, incluso grisaceo. No tardó mucho en ponerse a vomitar y mancharse a si mismo de una asquerosa masa verdosa que por poco no hace que la misma Arya también hubiese echado todo lo que llevaba dentro, que no era mas que unos pocos fideos y algo de alcohol. — Córtate un poco tío, que asco. — Espetó, mientras salía de su escondite particular y le hacía un gesto a Charlie con la mano para que hiciera lo mismo.

Se acercó al cuerpo inerte y con el pie le dio unos toquecitos para comprobar que efectivamente estaba sin vida. Si, tenía la cabeza reventada, pero aún así la peliazul no se fiaba del todo. — No le podemos recomponer la cabeza como si fuese un lego, así que hay que buscar una forma de deshacerse de el.

"Mente fría" se dijo a si misma, nada de sentimientos por un puto imbécil que se había ganado aquello a pulso. El compañero las miró a ambas horrorizado y cagado de miedo.  La chica sacó otro de los sobrecitos de nieve y lo esparció por el resto del cuerpo muerto tirado en el suelo, el cual empezó a congelarse por completo. — Bien, así será mas fácil llevarle a dónde sea. En cuanto a este... — Miró al otro diablo y se rascó la barbilla, pensativa. Era la primera vez en mucho tiempo que se arrepentía de no haber tenido su varita consigo para poder realizar un Obliviate y borrar aquello de su memoria. — Tenemos que hacer algo con el, si habla estaremos de mierda hasta el cuello, mas de lo que lo estamos ya.

¡No, por favor! Juro que no voy a decir nada, no se quienes sois ni se quien ese tipo y así será para siempre. No me matéis a mi también, tengo hijos. — Suplicó, acabando por mearse encima y dando mas asco que lástima.

Arya no se lo creía, ¿que hacía un tipo con familia buscando bronca en un bar? Lo que intentaba era camelarlas para así poder librarse y poder ir con el cuento a alguien, estaba totalmente segura. — Por el  momento es mejor que nos los llevemos de aquí ¿Conoces algún sitio o a alguien que pueda ayudarnos? Necesitamos algo con lo que llevarlos y no pienso usar la furgo de mi padre y meterle en problemas. — Se alejó de aquel inútil, pues el olor del vómito y el del pis, estaba haciéndose cada vez mas insoportable. Confiaba en que Charlie tuviese algún as en la manga, al fin y al cabo la consideraba una chica de recursos y bastante inteligente. Además, ella era quien las había metido en aquel embrollo y le tocaba sacarlas.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Alissa White-Gluz
Edad del pj : 30
Ocupación : Bartender (bar familiar)
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 3.700
Lealtad : Pro-Muggles
Patronus : Pavo Real
RP Adicional : 000
Mensajes : 60
Puntos : 20
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5215-arya-s-wolfhart-working#77475 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5219-you-will-know-my-name-arya-rls#77536 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5220-reason-to-belive-arya-s-crono#77537 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5221-correspondencia-de-arya

Charlie L. Harrington el Vie Dic 22, 2017 7:58 pm

¡Ay, Evaristo! Charlie no paraba de pensar en el pobre Evaristo mientras su compañero Ernesto gritaba aterrado al ver lo que había sucedido. ¿Y cómo no iba a gritar después de aquella escena sacada de una maldita película de Saw? Si había hasta una escena favorita dentro de aquella saga sangrienta donde dos cubos dehielo con toda la fuerza habida  por haber colisionaban con la cabeza de un hombre y hacía que… Ah no, el hielo estaba en sus pies y lo que estallaba en su cabeza eran dos piezas de metal. ¡Pero era algo parecido!  Y de pronto la culpabilidad golpeó a Charlie como la cabeza de Evaristo contra la pared. ¿Y si tenía mujer e hijos? ¿Y si tenía tres gatos en su casa a los que nadie daría de comer porque su dueño había muerto en extrañas circunstancias? ¿Y si tenía una película del videoclub aún en casa y nadie la devolvía? ¿Aún la gente iba a los videoclubs a por películas? Demasiadas preguntas y ninguna respuesta.

- De verdad, de verdad. Te lo juro, Arya. Que yo sólo lo tiré y… Le dio en la cara. Pero yo no quería. Y tampoco pensaba que correría como un pollo sin cabeza y… - Entonces comenzó a atar cabos. Y cuando Charlie ataba cabos sólo significaba una cosa: se le había ido la cabeza. - ¿Sabías que había un pollo llamado Mike que llegó a vivir un año y medio sin cabeza? – Preguntó con un tono de voz mucho más relajado olvidando lo que acababa de suceder. De verdad que lo había olvidado. - Yo si tuviese un pollo no lo llamaría Mike, es raro. Mike el pollo. El pollo Mike. No, no suena bien.

Ay, que estrés. Si es que encima el pobre Evaristo ahora incluso parecía una buena persona preocupada por la amistad en lugar del energúmeno que minutos antes habían visto en el local partiéndose la cara – o más bien dejándosela partir – al lado de Arya. Ay, que estrés. Si es que cuando alguien muere se dicen solo cosas de él. Ay, el pobre Evaristo, ¿Qué pondrían en su epitafio?

- ¿Seguro? – Charlie había salido de su escondite y ya estaba jugando las piezas del rompecabezas que era la cabeza de Evaristo. Había unido un par de piezas, concretamente las que formaban la nariz y una oreja. Pero le faltaban unas tantas que habían salido despedidas y otras que habían quedado en tal estado que apenas se podía distinguir qué eran. – Mira,  ¡Tengo su nariz! – Elevó la voz y la mano con la nariz entre sus dedos, la cual con el movimiento se descompuso y se partió en dos mitades, cayendo una al suelo. – Media nariz. – Se corrigió mirando al suelo donde había caído aquel resto humano.

Arya, que parecía no haber tenido suficiente con congelar una pierna y una cabeza, sacó más nieve esta vez para congelar el cuerpo completo del decapitado.

- ¿Sabías que si le cortas la cabeza a una serpiente esta aún te puede  seguir mordiendo y envenenando? – Sí, Charlie a veces parecía una maldita enciclopedia con patas. Pero después de tantos años viviendo uno acaba por encontrar aficiones y a Charlie le encantaban los datos curiosos que no podrías contar en una conversación medianamente normal.

Charlie tampoco creía que aquel hombre tuviese una familia. Pero no porque fuese buscando bronca, sino porque era demasiado feo como para tener hijos. Al menos más de uno porque al nacer el primero y heredar su genética su mujer hubiese puesto pies en polvorosa y no se hubiese sabido más de ella.

Charlie, ajena a Ernesto, miró a Arya y se levantó, dejando a un lado la cabeza petrificada de Evaristo.

- Habría que coger todos los restos de Evaristo y… ¿Romperlos? En el hotel hay unas trituradoras enormes. Y seguro que podemos hacer un… ¿Batido? Seguro que sale algo rico. – Teniendo en cuenta que casi todos los empleados eran vampiros estaba haciendo algo útil por sus compañeros. – También podemos hacerle lo mismo a este.

- ¡No, no, no! ¡Dejadme ir, por favor! Os juro que no diré nada. – Suplicaba Ernesto con la pierna congelada.

- ¿Tú qué opinas? – Preguntó al cuerpo congelado de Evaristo, que no contestó.- Vale, vale, me queda claro, no insistas tanto Evaristo.- Dijo como si hubiese obtenido respuesta alguna y, acto seguido salió corriendo en busca de un cubo de basura de color amarillo que había visto no muy lejos de ahí con intención de meter ahí el cuerpo congelado de Evaristo.

Pero era torpe.

Muy.

Pero que muy.

Torpe.

Y se cayó. Su bolso salió volando por los aires mientras Charlie caía de vuelta a donde Evaristo y Ernesto se encontraban. Voló sobre su cabeza y el tupper salió despedido. Extendió las manos y consiguió frenarlo en su caída tras caer en plancha sobre el suelo. El tupper se abrió con el golpe y uno de los sobres salió despedido antes de que Charlie pudiese poner la tapa de nuevo cayendo, directamente, hacia Erenesto, quien quedó congelado en el acto.

- También ha sido sin querer. – Dijo tumbada en el suelo con brazos y piernas extendidos, con el contenedor amarillo saliendo corriendo gracias a sus ruedas en dirección a la calle situada en frente y con un dolor en el pecho considerable por el golpe. Ah, y el detalle de Ernesto congelado.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Lily Collins
Edad del pj : 247
Ocupación : Recepcionista
Pureza de sangre : Muggle
Galeones : 8.850
Lealtad : Nuetral
Patronus : -
RP Adicional : +2(F)
Mensajes : 60
Puntos : 40
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5253-charlie-l-harrington#78106 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5254-relaciones-de-charlie-l-harrington#78112 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5256-cronologia-de-charlie-l-harrington#78114 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5257-correo-de-charlie-l-harrington

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.