Situación Actual
10º-19º
24 octubre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Wolfgang R.Mejor PJ ♂
Lluna F.Mejor PJ ♀
Eva W.Mejor User
Melissa M.Mejor roler
Gwen & KyleMejor dúo
Giovanni M.Mejor novato
Niara S.Especial I.
Iris L.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

FLASHBACK - Familiar taste of poison [Priv.]

Charlie L. Harrington el Sáb Dic 02, 2017 6:55 pm

Recuerdo del primer mensaje :


Bar Excalibur · 13 de noviembre de 2016 · 23.45 horas · Ropa

La gente no sabía lo complicado que era solo vivir de noche hasta que se veía obligado a hacerlo. Y no porque literalmente viviese de noche, pues los muertos a día de hoy no han comenzado a vivir, sino porque era el único periodo de tiempo en el que podía salir a la calle sin acabar convirtiéndose en puras cenizas. Pues, por suerte o por desgracias, los vampiros aún no habían evolucionado en una rama cercan al ave fénix y renacían de sus cenizas. No, ellos se convertían en cenizas que luego el basurero de turno podía pasar a reciclar. O, con suerte, algún pobre muggle que hubiese tirado por accidente las cenizas de su tía abuela Gertrudis  las encontraría en mitad de la calle y podría usarlas para sustituir las cenizas que había aspirado con la aspiradora – valga la redundancia – sin que nadie se diese cuenta del sacrilegio cometido.

Así que no, entre todo lo que un vampiro podía y no podía hacer, eso de estar encerrado durante el día no era un punto positivo ni un país donde las horas de luz eran limitadas. Eso significaba que servicios tan básicos como ir a un centro comercial quedaban reducidos a un par de horas al día, corriendo el riesgo de acabar calcinado si calculabas mal las horas o si ese día decidía adelantarse el amanecer o atrasarse el anochecer.

Por suerte, Charlie había descubierto algo realmente mágico en aquellos últimos años de su vida. Algo mucho más mágico que cualquiera de esos palos de madera que los magos sacudían mientras pronunciaban extrañas palabras en latín. Algo mucho más mágico que sus pociones y brebajes capaces de curar o de matar en un solo sorbo. ¡Internet! Internet y su posibilidad de comprar a través de páginas webs. Aquello había abierto un mundo de posibilidades a Charlie quien consideraba la tecnología muggle como el mejor invento en los tres últimos siglos que había vivido sobre la tierra.

Por suerte, Internet no requería de tener que salir a la calle, sino que con un par de clicks todo estaba solucionado, en una bolsa virtual y en pocos días, llegaba a casa. ¿Acaso eso no era verdadera magia? Gracias a eso había conseguido sus últimos libros que ahora guardaba minuciosamente en su bolso, el cual pesaba demasiado por la acumulación de estos que la chica llevaba.

Mientras pasaba las páginas de una guía de criaturas nocturnas que había adquirido recientemente gracias a Amazon jugaba entre sus dedos con un par de pistachos que le habían puesto a modo de ración – si podía denominarse así – en el bar en el que se encontraba.

- ¿Vas a tomar algo más? – Preguntó el hombre de la barra con cierta cercanía, dado el tiempo que Charlie pasaba en aquel local.

- ¿Eh? – Estaba tan abstraída en la lectura que no prestó atención a las palabras del hombre, quien rió ante su comportamiento.

- Decía que si vas a tomar algo más. – Repitió, con la sonrisa en los labios mientras Charlie elevaba la vista en busca de los ojos del hombre.

- Ah. – Aquello tardó varios segundos en ser procesado por su mente. – No, no, todavía no. En un rato te aviso, tú no te preocupes que yo bebo lento. Gracias. – Dijo de manera amable antes de que el hombre pasase la bayeta por su lado, limpiando la barra.

Volvió a bajar la vista intentando buscar el supuesto parecido que los murciélagos tenían con los vampiros según la cultura muggle. ¡Aquello era fascinante! Siempre le había entretenido leer sobre lo que pensaban de ellos desde un mundo donde les consideraba seres fantásticos que no existían en otro sitio que no fuese en la ficción, por lo que siempre le gustaba estar al tanto de los avances que, según los muggles, hacía su raza.

- Arya, ¿Sabías que los murciélagos practican sexo oral? – Preguntó como si tal  cosa a la camarera del local donde se encontraba. Colocó el libro sobre la barra y señaló el párrafo donde hablaban de la reproducción y rituales de apareamiento más común en aquellos animales. - ¿Crees que los perros también lo hacen? Porque ya sabemos todos que van por ahí oliéndole el culo a otros animales pero de ahí a que les hagan sexo oral hay un paso, ¿No? Además, cuando le chupan la cara a sus dueños… Agh, imagina que lo hicieron antes de eso. Nunca pienso tener un perro como mascota. – Dijo horrorizada cerrando el libro y mirando a la camarera, con quien pasaba noches hablando sin siquiera saber nada la una de la otra. - ¿Qué cerveza especial tenéis hoy? – Se atrevió a preguntar encorvándose sobre la barra apoyando todo su peso en los codos para ver la zona del interior de la barra donde se acumulaban las bebidas, vasos y cualquier otra cosa.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Lily Collins
Edad del pj : 247
Ocupación : Recepcionista
Pureza de sangre : Muggle
Galeones : 8.850
Lealtad : Nuetral
Patronus : -
RP Adicional : +2(F)
Mensajes : 60
Puntos : 40
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5253-charlie-l-harrington#78106 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5254-relaciones-de-charlie-l-harrington#78112 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5256-cronologia-de-charlie-l-harrington#78114 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5257-correo-de-charlie-l-harrington

Arya S. Wolfhart el Mar Dic 26, 2017 11:14 am

Charlie era demasiado cuqui y mona para esconder a semejante psicópata en su interior ¿Como era posible que aquella enana flacucha tuviese tanta sangre fría? A la peliazul no dejaba de sorprenderla, por mucho que ya la conociera. Nunca sabía por donde iba a salir, si con una de sus tonterías leídas en wikipedia o con un plan malévolo para hacer picadillo a alguien. Una cosa tenía bien clara, y es que con aquella chica el aburrimiento no era una opción ni entraba en sus planes.

La chica la miró con cara de "que cojones me estas contando" mientras escuchaba la historia del pollo Mike, que era mas vieja que matusalén. — Eso lo sabe hasta mi abuela ¿No has visto el vídeo que ronda por la red? Es de Mike el descabezado, precisamente. Y chica, yo creo que es mejor llamarse Mike que Evaristo. — ¿Pero por qué estaba discutiendo con ella sobre un maldito pollo muerto? Y si lo de la serpiente era una metáfora, tenía toda la razón, Evaristo podía seguir dando problemas aún estando muerto y Arya quería evitarlos a toda costa, por eso tenía ese afán por deshacerse de su cuerpo.

Entonces cayó en la cuenta de que ese era su primer homicidio... Para todo hay una primera vez ¿No?

Vaya una vida mas rara le había tocado vivir, rodeada de borrachos, frikis, magos y vampiras enanas con complejo de Hanibal Lecter; diversión por doquier. Decidió ignorar el hecho de que estuviese jugando con la nariz del tipo muerto, por su propia salud mental y porque no podía creerse lo tonta que podía llegar a ser la muchacha cuando se lo proponía. Además, no tenían tiempo que perder; si, estaban en un callejón mierdoso en el que nadie querría estar, pero era cuestión de tiempo que algún vagabundo apareciera y las pillara con las manos en la masa, literal. Debía evitar a toda costa que a la morena se le fuese la mano otra vez con la nieve y tuviesen que añadir un tercer muerto a su lista, pues acababa de liarla pardísima con el pobre Ernesto.

Arya se apartó de inmediato cuando vio la nieve volar en dirección al maleante que aún quedaba vivo y vio a cámara lenta como este iba congelándose poco a poco al mismo tiempo que hacía ese gesto conocido como "facepalm".

¡¿De verdad Charlie?! — Exclamó, antes de salir corriendo a por el contenedor mientras el cuerpo de Ernesto caía al suelo haciéndose añicos. El contenedor ya estaba en el medio de la carretera cuando por fin lo atrapó y por poco fue atropellada por un coche deportivo, cuyo conductor comenzó a pitar y gritar insultos variaditos. La peliazul decidió ignorarla por su propio bien y volvió al callejón con el contenedor y un mal humor cada vez mas creciente.

Dejó aquello de lado y le tendió las manos a la morena para ayudarla a levantarse del suelo. — Eres increíble chica, se supone que soy yo la que mete en problemas a los demás y que tu eres la recatada. ¿Cuando hemos cambiado los papeles? Porque no me he enterado eh. — La regañó como si fuese su hermana mayor, pese a que Charlie podría ser facilmente su madre, o quizás su abuela... O incluso su bisabuela. — Ale guapa, ya tienes trabajo, Ernesto ya está hecho pedazos así que puedes ir metiéndolo en el contenedor, yo me encargo de Evaristo. — Le dio una palmadita en el hombro y recogió su bolso del suelo, lo cerró bien cerrado y se lo devolvió antes de ir con el otro cubito de hielo.

Le miró durante un momento pensando en cual era la mejor forma de hacerle pedazos; en un primer momento pensó en hacerlo a base de puñetazos, pero acabaría haciéndose daño y no quería dejar rastros de sangre, así que finalmente optó por utilizar sus preciosas botas de tacón con punta de metal. Empezó a golpear el cuerpo, el cual se iba desquebrajando poco a poco, hasta que fue haciéndose pedazos al igual que el de su compañero. — Entonces vamos a llevarlos a tu hotel ¿Verdad? — Preguntó, recordando el tema del batido. — ¿Como vamos a hacerlo? No podemos recorrer la ciudad con un contenedor a cuestas y... Por favor, dime que no vas a servir a estos dos a tus clientes. — Finalizó, con una mueca de asco.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Alissa White-Gluz
Edad del pj : 30
Ocupación : Bartender (bar familiar)
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 3.700
Lealtad : Pro-Muggles
Patronus : Pavo Real
RP Adicional : 000
Mensajes : 60
Puntos : 20
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5215-arya-s-wolfhart-working#77475 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5219-you-will-know-my-name-arya-rls#77536 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5220-reason-to-belive-arya-s-crono#77537 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5221-correspondencia-de-arya

Charlie L. Harrington el Dom Ene 07, 2018 1:55 pm

Desde que había descubierto la magia de internet no había día en el que no acabase a las tres de la madrugada viendo algún vídeo recopilatorio de datos que no le importaban a nadie salvo a ella. Algo así como vídeos de un pato con tutú de color rosa que movía la cabeza al ritmo de La Macarena, esa extraña canción cuyo significado Charlie aún no lograba entender tantos años después de que se hubiese convertido en un éxito a nivel internacional. También estaba el último vídeo que había visto aquel día mientras decidía si ir al bar de Arya o al cine a ver la última película de Saw (y, visto lo visto, en el cine se habría encontrado con menos sangre), un vídeo de un hamster con una botella agua sujeta entre sus dientes y la cual movía mientras añadían una edición cutre de música discotequera y luces de neón aún más cutres.

- Bueno, depende. A lo mejor su nombre tenía un gran valor sentimental. - Dijo haciendo referencia al nombre de Evaristo, el cual se acercaba peligrosamente a ser uno de los nombres más feos que Charliel había escuchado, por lo menos, en la última mitad de siglo. - ¿Y sabes por qué el pollo se llamaba Mike? - Contrario a lo que podía pasar en otras ocasiones Charlie no acababa de dar pie a su respuesta usando otra pregunta. No tenía ni la más remota idea de por qué aquel pollo se llamaba Mike y no Evaristo.

Y, aunque se hubiese podido pasar toda la noche debatiendo sobre el origen sel nombre de aquel pollo, prefirió convertirse en una persona de acción y preocuparse por asuntos más de vida o muerte (especialmente de esto último) encontrando el modo de llevarse de ahí el cuerpo ahora congelado de Evaristo. Pero eraCharlie, y si algo podía salirle mal a esta chica, no sólo le saldría mal. No,no, le saldría de la peor manera posible y así fue como Ernesto acabó también congelado. Charlie lo miro, ya no se movía y había tomado un color más blanquecino a lo habitual. Incluso tenía una película de nieve por encima. La castaña cambió la vista en direccion a Arya aún desde el suelo cuando vio, ante sus ojos, como el cuerpo comenzaba a caer. Estiró las manos sin moverse siquiera del suelo, ni lo más mínimo. Como si aquello fuese suficiente para impedir que el cuerpo de Ernesto se convirtiese, también, en cubitos de hielo ante sus ojos.

- Mierda. - Susurró cuando el hielo golpeó el suelo y el cuerpo comenzó a convertirse en pedacitos.

Como cabía esperar cuando matas a dos personas sin querer, Arya entró en cierto estado de pánico. Un estado que, más bien, parecía gritar a los cuatro viento: ¿Cómo eres capaz de hacer algo así, pedazo de inútil? Pero aun con el caracter natural - como los yogures - de Arya, esta supo contenerse para no golpear a Charlie con el contenedor y, simplemente, decirle que se encargase de recoger lo que había roto. Literalmente. Ya que la castaña, ni corta ni perezosa (algo irónico teniendo en cuenta que era bajita y un tanto vaga), había matado a dos personas sin querer convirtiéndolas en pedazos de lo que pocos minutos antes habían llegado a ser. Lo que se dice alguien con mala mano, sí.

Hizo caso a las palabras de Arya y, bajando la cabeza en cierto modo incluso avergonzada, comenzó a guardar los pedazos de Ernesto  los de la cabeza de Evaristo en el contenedor ateniéndose que, en cualquier momento, pudiese empeorar ella misma la situación. Y es que a la pobre Charlie alguien debería cambiarle el nombre a Murphy y no preciosamente por el actor negro de películas de humor, sino por su mala suerte y su capacidad de seguir al pie de la letra eso de silas las cosas pueden ir mal, irán mal. O peor, en el caso de Charlie.

- Claro, ¿O pensabas llevarlos al bar? Ahí no son bien recibidos. - Charlie parecía estar convencida que no había pasado nada. Al menos, nada importante cuando ahora tenían dos cadáveres hechos añicos en un contenedor. Aunque por lo menos era un contenedor de restos orgánicos; asesinas, sí, pero concienciadas con el planeta. - ¿Bromeas? Jamás les daría algo así a los clientes. - Una mueca de asco se dibujó en si rostro. - La mayoría son magos o gente no mágica, se lo daré al resto de vampiros que trabajan ahí. - El canibalismo no estaba muy bien visto por la sociedad en aquel momento por lo que sería mejor no tentar a la suerte.

Cogió su teléfono móvil y marcó antes de colocarlo sobre su orejan. Dos toques y ya había otra persona al otro lado.

- ¿Aún tienes las llaves de la furgoneta de pedidos? - La voz al otro lado comenzó a contestar. - No, no, no, nada de eso. Que no, creeme. ¿Cuándo te he mentido yo? - La sonrisa inocente. - Eso fue hace veinte años, ya no cuenta. No, eso tampoco. Porque... olvida lo de Monte Carlo y ven aquí ahora mismo. Te lo pagare bien, ¿Lo prometo? Pero tienes que estar aquí en menos de diez minutos. De verdad que es urgente. Que sí, que esta vez es urgente de verdad. ¡Qué no me he perdido en el metro!

Colgó el teléfono y sonrió a Arya antes de agacharse a seguir colocando los restos de Evaristo y Ernesto en el interior del contenedor.

En cuestión de minutos una furgoneta de color rojo apareció a toda velocidad por el callejón frenando en seco antes de impactar contra una de las paredes cercanas, haciendo que la furgoneta se tambalease primero a un lado y luego a otro. La puerta delantera se abrió y un chico joven se asomó con una sonrisa divertida.

- ¿Alguien ha pedido un vehículo? - Elevó ambas cejas no perdiendo la diversión en ese momento para bajar y abrir la puerta trasera de la furgoneta. - Será mejor que nos demos prisa. Por la emisora de la policía han dado un aviso de una pelea por la zona. - Y, teniendo en cuenta el escándalo que habían montado no era de sorprender que algún vecino hubiese dado el chivatazo. - ¿Y esta señorita quién es? - El chico tomó la mano de Arya y sonrió intentando que esto fuese un gesto seductor. - Arthur Collingwood, a su servicio.

- Yo si que te voy a poner a mi servicio. - Dijo Charlie arrastrando en contenedor y chocándolo contra Arthur para que este ayudase y dejase tranquila a Arya.

- Indirecta captada. - Un saludo militar acompañó a sus palabras antes de ayudar a Charlie a montar el contenedor en la furgoneta.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Lily Collins
Edad del pj : 247
Ocupación : Recepcionista
Pureza de sangre : Muggle
Galeones : 8.850
Lealtad : Nuetral
Patronus : -
RP Adicional : +2(F)
Mensajes : 60
Puntos : 40
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5253-charlie-l-harrington#78106 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5254-relaciones-de-charlie-l-harrington#78112 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5256-cronologia-de-charlie-l-harrington#78114 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5257-correo-de-charlie-l-harrington

Arya S. Wolfhart el Sáb Feb 24, 2018 9:28 am

La peliazul se paso una mano por la sien y cerró los ojos, no podía creer que para Charlie fuese lo mas normal del mundo servirle a sus empleados vampiros a dos borrachos que acababa de matar mediante polvos mágicos; es que sonaba demasiado absurdo y surrealista como para que una persona con dos dedos de frente aceptara todo aquello sin mas, como estaba haciendo ella. Eso decía mucho de su propia salud mental, pues acababa de matar a dos hombres junto a una vampira como cómplice y en lo que se estaba preocupando era en a quien se los iba a dar de comer la loca de su amiga. Vamos, super cotidiano todo, como la vida misma. — Bien, claro que si, me quedo mucho mas tranquila sabiendo que se los darás a tus pobres trabajadores, pero... ¿No se sentirán un tanto ofendidos al saber que les das de comer a dos pringados como si fueran las sobras del plato del día? Digo, hay gente muy sensible por ahí... — No podía creer la facilidad con la que estaba hablando de ese tipo de cosas, sorprendiéndose de si misma por el estómago tan duro que tenía. Eso si, lo mas probable es que los remordimientos llegaran mas tarde en la soledad de su habitación, sin tener a Charlie al lado para darle conversaciones absurdas sobre trozos de carne humanos y cabezas de pollos llamados Mike.

Permaneció en silencio mientras su amiga hablaba por teléfono, ansiosa por dentro y deseando que aquello acabase ya antes de ser descubiertas ¡estaban escondiendo dos cadáveres en cubos de basura en plena calle! lo raro era que nadie las hubiese pillado ya. Arya estaba cansada y, en gran parte, todo aquello había sido culpa de la morena, así que se limitó a mirar como recogía los pedazos congelados mientras esperaba a la persona misteriosa que había llamado, quien cuando por fin llegó, no le causó demasiada buena impresión; tanto por su forma de conducir como por su actitud, si algo no le gustaba a Arya era que invadieran su espacio personal.

¿De dónde sacaba Charlie a todos los chiflados que trabajaban para ella? Todos debían estar igual, o mas tarados que la vampira y eso ya era mucho decir. Pero la verdad es que tampoco podía esperar que una persona como ella tuviese a gente normal y corriente bajo su mando, de hecho, sería decepcionante.

Soy quien te va a partir la boca como me vuelvas a tocar. — Respondió con sequedad, apartándole la mano de un manotazo.

Si, era consciente de que las estaba ayudando y que lo ideal sería tratar de ser simpática, pero es que la peliazul no tenía ganado el título de Miss Simpatía precisamente. Agradeció que el chico, cuyo nombre había olvidado al instante, ayudar a Charlie a subir las cosas a la furgo, le preocupaba lo que les había comentado sobre el aviso policial y no quería que les pillaran con las manos en la masa, así que acabó ayudándoles para terminar con aquello.

Finalmente, los cubos llenos de restos humanos estuvieron metidos en la furgoneta roja y en cuanto Arya se aseguró de que estaban bien sujetos para que no se esparcieran por toda la parte trasera, pudieron marcharse finalmente. Se sentó junto a su amiga en la parte delantera, la cual tenía tres asientos, típicos de las furgonetas algo antiguas, y mientras salían a la calle principal pudieron escuchar a lo lejos la sirena de un coche policial. — Joder, por los pelos... ¿Estás segura de que no hemos dejado ningún rastro? — No quería acabar en la cárcel y darle un disgusto a Suzane.

En ese momento aprovechó para enviar un mensaje a su padre.

"Hey papaito, me voy con Charlie a dar un voltio por ahí, dile a la matriarca que no se preocupe. Por cierto, la pasma va para allá, probablemente por los dos capullos de antes; ya sabes lo que tienes que hacer, sonreír y decir que si a todo.

Nos vemos luego."


Tras varios minutos conduciendo, finalmente divisaron el edificio del hotel de la vampira y el chico tuvo toda la intención de parar delante de la puerta principal, a lo que Arya se negó rotundamente. — Si hombre, ¿pretendes que entremos con dos cubos de basura llenos de carne humana congelada como si nada? Ve a la parte de atrás, mendrugo.

¿Es que aquella gente no sabía pasar inadvertida? Parecía que les gustaba llamar la atención a propósito y buscar líos por todas partes, por dios ¡eran peores que ella misma! Y era difícil ser peor que la cabezona de Arya. Arthur dio la vuelta al edificio hacia la parte de atrás donde se encontraban las cocinas del restaurante y la peliazul estuvo apunto de aplaudir por ese movimiento tan inteligente. Bajaron de la furgoneta y sacaron los cubos de la parte trasera con cuidado de no desparramar nada.

¿Y ahora que? ¿Los metemos en la nevera hasta que se los des a tus empleados? — Le preguntó a Charlie, cargando con uno de los cubos en dirección a la puerta trasera de la cocina.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Alissa White-Gluz
Edad del pj : 30
Ocupación : Bartender (bar familiar)
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 3.700
Lealtad : Pro-Muggles
Patronus : Pavo Real
RP Adicional : 000
Mensajes : 60
Puntos : 20
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5215-arya-s-wolfhart-working#77475 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5219-you-will-know-my-name-arya-rls#77536 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5220-reason-to-belive-arya-s-crono#77537 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5221-correspondencia-de-arya

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.