Situación Actual
8º-15º // 29 de mayo luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Ryan G.Mejor PJ ♂
Vanessa C.Mejor PJ ♀
Beatrice B.Mejor User
Jazmine.Mejor roler
Nailah & AndreasMejor dúo
Samantha L.ESPECIAL I
Samantha L.ESPECIAL II
Laith G.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

FB || The seeker games [Danny] [Priv.]

Valarr Knutsen el Dom Dic 03, 2017 8:38 pm

Recuerdo del primer mensaje :


21 de Septiembre de 2016

"Al fin ha llegado tu momento, hijo. Estoy convencido de que te iría mejor con un bate en manos, pero en la familia Knutsen también hay hueco para un buscador. Tu propio bisabuelo lo era...

Y sí, ya sé que la Nimbus 2001 es tu escoba favorita del catálogo, pero para capturar la snitch vas a necesitar más velocidad. ¡No puedo permitir que mi hijo se quede a la estela de los demás buscadores de Hogwarts!

Espero que este regalo te ayude a hacerte un hueco entre los mejores jugadores de esta temporada. Es la escoba más rápida que puede utilizar un menor de edad, por lo que confío que puedas sacarle todo el partido posible.

No estés nervioso el día de tu debut. La atrapes o no, seguro que lo haces bien.

Tu madre y yo estamos orgullosos de ti.

Asgeir Knutsen."

Visenya, su lechuza de plumaje completamente níveo le hizo llegar dicha nota durate el segundo o tercer día de clase en el castillo, acompañada de un paquete desastrosamente embalado que poco dejaba a la imaginación. El noruego recompensó a su mascota con unos cuantos gusanos vivos que había guardado en una pequeña caja en su última visita al lago. Sin duda se los había ganado... ¿Que otro animal sería capaz de cargar con una saeta de fuego desde Noruega hasta allí? Estaba seguro que un cuervo no.

Había releído aquella nota varias veces durante sus horas de insomnio en el dormitorio de los chicos de Slytherin. Se le hacía un tanto irónico leer dichas palabras de afecto por parte de su padre, más sí era cierto que en lo referente al Quidditch, Asgeir Knutsen había sido un perfecto mentor para su hijo Valarr, obviando esos años que le había abandonado a su suerte en San Mungo. Pero... ¿Quién recordaba ya esa aciaga época? Muy lejos quedaban ya esos días y desde luego él era quién menos deseaba recordarlos.

Apenas pegó ojo durante la noche previa a la mañana del domingo. No era que estuviese nervioso, en absoluto lo estaba. Si algo en especial le caracterizaba era su capacidad de mantenerse impasivo ante una infinidad de situaciones. Pero sí que estaba preocupado. Llevaba desde cuarto en el equipo, sentado en el banquillo a la sombra de alguien presumiblemente mejor que él. Y a partir de ese día tomaría el relevo de la laureada Lluna, tal vez la mejor buscadora que había tenido la casa de Salazar Slytherin en lo que llevaban de siglo, con la presión añadida de portar el apellido de un jugador internacional de quidditch. Por lo menos no eres golpeador, no podrán compararte con él..., pensó, entre tantas otras cosas que cruzaron su inquieta mente durante aquella larga noche. No le importaba tanto lo que la mayoría de espectadores pudiesen pensar de él y su rendimiento, pero sí se autoexigía y se presionaba a sí mismo tal vez incluso por encima de sus posibilidades.

Con visibles ojeras y el rostro tanto o más pálido que de lo que era habitual, se presentó en los vestuarios del equipo ataviado con la característica indumentaria esmeralda. A su espalda, en letras plateadas, se podía distinguir su apellido acompañado del número 13. La suerte no existía a su juicio, mucho menos las supersticiones. Un cuento de muggles, había pensado durante toda su vida.

Unas palmadas en el costado lograron hacerle despertar de algún modo del letargo de concentración en el que llevaba sumido desde que atravesase la entrada a la carpa de los vestuarios. Se sobresaltó, como era habitual cuando alguien le tocaba, ajeno a su fobia al contacto físico.

- Pareces un puto fantasma, Knutsen. - le espetó un chico de cabello azabache y sonrisa burlona, que mientras apoyaba su bate de golpeador en el hombro. ¿Argus Flitzger... Arcadius Flitch..? No recordaba su nombre. - Más vale que no pongas esa cara cuando se te acerquen las bludgers.

- ¿Se supone que ese es tu trabajo, no? Que no tenga que preocuparme por ellas... - respondió él, apartando la mirada en el preciso instante en el que el capitán parecía dispuesto a tomar la palabra.

- Exacto. De hecho, tengo el ojo echado a la buscadora de Hufflepuff. Primero derribaré a esa rubia de la escoba y luego iré a visitarla a la enfermería... Ya sabes... - dijo en un susurro, riendo por lo bajo. Valarr levantó una ceja, confuso. No tenía la menor idea de qué había querido decir con aquello.

- ¡ATENCIÓN TODOS! - llamó su atención uno de los cazadores y capitán del equipo. - Como bien sabéis, mi nombre es Alec Knox y este año seré vuestro capitán. Veo muchas caras nuevas este año... Venimos de ganar la copa de quidditch el curso anterior, por lo que no podíamos tener el listón más alto este año. Ya no contamos con grandes jugadoras como podían ser Circe o Lluna, pero por ello nos toca demostrar que nuestro equipo va más allá de una buena racha o una buena promoción. Somos Slytherin, y vamos a salir ahí fuera en cada partido a aplastar a quién se nos ponga por delante.- se le había hinchado un tanto la vena del cuello, de tanto énfasis que ponía a sus palabras. - Me importa una mierda que el partido de hoy sea calificado de amistoso... ¡No somos amigos de esos putos tejones! En el pasado intentaron disputarnos esa primera plaza... ¡RECORDADLES CUAL ES SU LUGAR!

Valarr se ajustó sus mitones y se colocó los anteojos antes de montarse en su nueva Saeta de fuego, siendo el último de los jugadores en salir de su equipo. Dio una fuerte patada en el suelo, antes de elevarse como una centella por el campo de quidditch  del colegio. Reparó de reojo en las gradas, comprobando como tan sólo una tímida canitidad de alumnos había acudido a ver el encuentro amstoso. Mejor, pensó, antes de que el capitán pasase volando a su lado.

- Mantente con los ojos abiertos, Knutsen. Su buscadora no se quedará perdiendo el tiempo mirando a la nada. - le abroncó, sin siquiera haber empezado el partido.

El noruego asintió, encogiéndose un tanto de hombros, apenas unos segundos antes de que el árbitro soltase las bludgers y la snitch, lanzase la quaffle al vuelo y el comentarista anunciase a todo pulmón por megafonía...

- ¡COMIENZA EL PARTIDO! La primera posesión es para Hufflepuff...


PNJ'S:

Argus Flitzergew, Slytherin de séptimo, golpeador.
Alec Knox, Slytherin de séptimo, cazador y capitán del equipo.
Comentarista random de Gryffindor (?)
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Evan Peters
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 5.540
Lealtad : Neutro (?)
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 143
Puntos : 50
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5058-valarr-knutsen http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Danielle J. Maxwell el Mar Ene 16, 2018 2:18 am

¿Que qué es un teléfono? Nunca se acostumbraría a estas preguntas tan básicas en la vida de un ser humano. Vale. Había quedado claro que este chico era de esos típicos Slytherin cuya educación se ha basado en una cultura totalmente mágica, alejada de la muggle. Y yo me pregunto... ¿estas personas cómo se divierten en la vida? Que no es que yo diga que el mundo mágico es aburrido pero... no sé, antes de los once años no puedes hacer magia, ergo tampoco puedes acceder a mucha diversión. Con razón salen tan raritos, de verdad. Sin una PlayStation en su vida, o algún cómic, o yo que sé... un maldito libro de ciencia ficción.

Sin embargo, con eso de echarle la bronca, no le pude contestar a esa pregunta tan simple para una persona tan inteligente como yo, aunque en jerga mágica sería más conveniente llamarme 'muggle'. Eso sí, había heredado de mi madre muggle toda el poderío del dedo índice acusador, ya que el tipo se quedó quieto, mirándome con la misma mirada de gato triste con la que yo miraba a mi madre cuando me señalaba con el dedo y ponía esa voz tan autoritaria. Ya había adquirido la habilidad del dedo; cuando fuese madre algún día ya desbloquearía la habilidad de La Chancla del Pavor, esa en la que una madre con una chancla en la mano es capaz de conseguir cualquier proeza.

El Slytherin devoró su plato de comida y me dio un poco de envidia, ya que parecía estar buenísimo pese a que a mí ahora mismo me revolvía el estómago solo de pensar en comerme eso. Al ver cómo se lo comió todo, evidentemente le pregunté que cómo estaba, aunque se ve que el apetito al menos no lo había perdido. Madre mía.

Entrecerré los ojos cuando me contó lo de los médicos, intentando buscarle lógica. Lo único que se me ocurría es que de pequeño hubiese pasado alguna enfermedad chunga como es viruela o tal y lo hubiera pasado mal por el tratamiento o algo así. Más o menos como cuando la gente que recibe un golpe de bludger se trauma y no va a ver el quidditch nunca más en la vida.

Cualquier persona puede hacerte daño —respondí, encogiéndome de hombros. —Los médicos normalmente si te lo hacen es para curarte. A mí Ethan me hizo daño antes, pero porque era necesario para que el brazo se me cure bien —dije, sin entender muy bien a qué se estaba refiriendo.

¿Era casualidad que no supiese lo que es un teléfono y encima tuviese cierto parecido a expresarse con la misma habilidad poco interpretativa de ET? Porque no sé, pero no me he enterado de casi nada de lo que me ha dicho. Y cuando se señaló su propia cabeza, a mi mente solo pudo venir Ross el de Friend diciendo 'unagi' con cara de subnormal. Yo creo que Valarr sigue roto por dentro del golpe, porque antes lo entendí bien mientras hablaba y ahora el suajili hasta parecía un idioma bien recibido en mi intelecto. Bufé, mostrando una sonrisa cuando dijo que tenía un dedo persuasivo, negando con la cabeza. Si es que ya sabía yo que mi dedo era infalible.

Llámame Danny. Y sin apellido, por favor, que tenemos la misma edad. Que parece que estás enfadado conmigo hablándome por mi nombre completo. —Porque cada vez que me llamaban así, en mi mente resonaba la voz de mi abuela cada vez que quería echarme la bronca: "DANIELLE JAYMES MAXWELL, BAJA AHORA MISMO DE TU HABITACIÓN" y claro, eso era un sin vivir.

Lo que no me esperaba PARA NADA es que se levantase de su cama —ya iba a levantar el dedo otra vez, por si me había mentido—, para que acercarse a la mía para nada más ni nada menos que coger mi plato de comida y zampárselo con tanta rapidez como con el suyo. Recogí las piernas para que pudiese sentarse tranquilamente a los pies de mi camilla.

Es un aparato muggle que sirve para comunicarse. Si yo tengo un teléfono en casa y tú tuvieses otro en la tuya, yo podría coger mi teléfono, marcar el número del tuyo y entonces te llamaría. Si tú coges tu teléfono, podríamos hablar a través como si estuviésemos cara a cara —expliqué lo mejor que pude. —Nosotros usamos lechuzas y cartas, pero los muggles son más prácticos y se limitan a llamar y hablar. Es más bien como los espejos comunicadores, pero no ves a la otra persona, sólo la oyes. —Hice una pausa y sonreí, poniendo la bandeja sobre mis piernas. —Creo que alguien prescindió de Estudios Muggles una vez llegó a tercero. Déjame adivinar, ¿decisión familiar o de verdad te da igual todo lo que hay ahí fuera? —Alcé una ceja, con mi usual juicio frente a los Slytherin. Antes del cambio de gobierno, los únicos Slytherin que cursaban esa asignatura eran los más liberales o aquellos que iban a reírse de lo que se daba, pero eran, con diferencia, una absoluta minoría. Y la gran mayoría no cogía esa optativa porque venían de familias a las que evidentemente le parecía una absoluta pérdida de tiempo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 20.530
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1436
Puntos : 809
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Valarr Knutsen el Mar Ene 16, 2018 4:37 pm

El muchacho la observaba desde los pies de la cama con la mirada fija e inusitada atención para tratarse de él. Por lo general no solía hablar mucho con la gente. Mejor dicho, no hablaba en absouto con nadie. Y cuando alguien trataba de interactuar con él, el Slytherin hacía oídos sordos normalmente sin el menor interés por quién o quienes le rodeaban. Danielle Maxwell estaba siendo un caso singular en la inexistente vida social de Valarr en los últimos seis años. Danny, mejor dicho. Danny, buscadora de Hufflepuff de brazo astillado había captado todo su interés con sus detalladas explicaciones sobre el uso del telefóno muggle.

- ¿Algo así como un traslador continuo en tiempo real? - preguntó, confundido, dejando caer el peso de su cabeza la caja de pandora sobre su puño,  apoyándose en la mejilla. - ¿Tienes dos telefónos, Danny Max..? - iba a llamarla nuevamente por su nombre completo, hasta que recordó lo que acababa de decir sobre si estaba enfadado. Simplemente sonrió. - ¿Podrías seguir contándome cosas con tu telefóno si yo estoy en Noruega? - volvió a preguntar, sin llegar a darse cuenta de que en ese momento era un mar de dudas y que quizá estuviese siendo pesado con tanta pregunta insistente. Pero... ¿De qué demonios iba a preocuparse? ¡Estaba manteniendo una conversación! Aquello estaba siendo todo un hito histórico e incluso hasta cabía la posibilidad de seguir conversando mediante la extraña falsa magia muggle.

Sin embargo, la emoción por la conversación le duró más bien poco. Se encogió de hombros y desvió su mirada hasta una de las ventanas  de la enfermería en cuanto esta la preguntó porqué había decidido no cursar Estudios Muggles llegado a tercer curso. En su lugar, él empezó a estudiar Alquimia en una clase muy reducida de alumnos. - Nunca llegué a conocer ese mundo. Mis padres jamás me hablaron de la cultura muggle, ni me llevaron de paseo por las calles de Londres. Mi madre es periodista deportiva. Cubre los principales eventos de Quidditch en el continente. Mi padre jugaba en el equipo nacional nórdico hasta hace unos años... Asgeir Knutsen, golpeador. La bludger loca, le llaman en mi país... - se detuvo un momento. ¿Acaso aquello tenía algo que ver con que no hubiese cursado la asignatura que le habría ilustrado sobre el complejo funcionamiento del telefóno? Intentó aclarar y organizar los conceptos en su cabeza, para seguir narrando su historia de la ¿mejor? forma posible. - Cuando yo era pequeño, solíamos vivir en Inglaterra por el trabajo de mamá. No en Londres, si no en un pueblo de magos cuyo nombre ya ni recuerdo... Pero cuando cumplí los cinco años... Bueno...

Hizo una nueva pausa, en aquella ocasión para tragar saliva. ¿De verdad estaba tratando de contarle a alguien todo aquello?

- Dejé de vivir ahí. Mis padres me llevaron a ese famoso y renombrado hospital de magos. San Mungo, sí. - solo mentarlo le hacía tener escalofríos. - Allí dijeron que mi conducta no era normal. "Un extraño caso en la sociedad mágica." - remarcó las comillas gesticulando con los dedos. Se tocó nuevamente la sien, como había hecho hace apenas un rato. - Que algo estaba roto aquí, pero que ellos lo arreglarían. Que me curarían. - se mordió el labio, guardando un momentáneo silencio. - Pasé cinco años recluído en ese hospital. Y me hicieron daño. Más daño del que probablemente fuese capaz de soportar un niño que simplemente no sabía como funcionaba la vida.

Repentinamente, volvió a fijar sus ojos en los de ella.

- Tú también piensas que estoy roto. Lo veo en tu mirada. - inhaló aire lentamente antes de soltar un leve suspiro. - No siempre van a hacerte daño para curarte, Danny. A veces, simplemente lo harán para dejarte peor.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Evan Peters
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 5.540
Lealtad : Neutro (?)
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 143
Puntos : 50
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5058-valarr-knutsen http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Danielle J. Maxwell el Miér Ene 17, 2018 4:39 am

'Traslador continuo en tiempo real...' No sé por qué, pero a mí eso me sonó a máquina del espacio-tiempo. Fruncí el ceño intentando entender eso, además de relacionarlo con la idea de teléfono que yo le había dicho, ¿acaso me explico tan pésimamente mal? Creo que no lo había entendido del todo bien. De verdad que pese al tiempo que llevaba en Hogwarts, nunca me acostumbraría a tener que explicar este tipo de cosas.

Tengo varios. Uno en mi casa en Londres, otro en mi casa en Finlandia e incluso uno que puedo llevar en la mochila siempre que salgo por ahí, de esta manera puedo utilizarlo para llamar a mi casa, por ejemplo, mientras camino por la ciudad —le expliqué con tranquilidad, usando un tono de voz en plan para tontos, así lento y explicativo. —Así que si tú tuvieras un teléfono en Noruega y yo tuviese uno en Londres, sí, podríamos hablar sin problemas. Sirve para comunicarse a tiempo real pese a la distancia que haya. —¡AHORA HABÍA ENTENDIDO LO DEL TIEMPO REAL! Aunque seguía sin entender lo del traslador continuo.

Desde siempre me había parecido que los magos que no tenían relación con el mundo muggle, se perdían tanto como los muggles que desconocen el mundo mágico. No podía comparar uno con otro y es que eran totalmente diferentes. Y me parecía terriblemente triste que, los magos, teniendo la oportunidad, no la aprovechasen. De verdad, ¿y qué hacían con su vida? ¿Acaso no usaban frigorífico porque es tecnología muggle? ¿Dónde guardan los malditos yogures? ¿Eh? Jamás los entendería.

Sí, sé quién es tu padre. —Como para no, con lo fanática que era yo con el quidditch.

Después de su pausa, no me esperé lo más mínimo que fuese una pausa dramática. Porque eso era LA PAUSA. Esa pausa que delimita una historia normal DEL ABSOLUTO DRAMA. Y yo no entendí ese cambio de tema, ya que no estaba preparada para que un chico me contase eso. No porque no quisiera oírlo, sino porque yo no sé qué decir a esas cosas. A mi me contaban un problema y yo ponía cara de ameba y decía 'eaea', ¿vale? Y no podía hacer eso con este señor porque lo acabo de conocer. ¿Y lo peor? ¡Que me estaba haciendo empatizar demasiado y me estaba sintiendo muy mal! Porque encima voy yo y, de enterada, le digo que los médicos hacen las cosas para hacer el bien. ¡Cómo si yo tuviese maldita idea de médicos, cuando a él le ha pasado eso!

Ahora mismo, quiero que sepas, que hay una Danny totalmente frustrada en mi interior peleándose con Ira, Miedo, Tristeza, Asco y Alegría para ver qué cojones hacer en esta situación. Pero lo peor de todo, de verdad, fue cuando me dijo que él sabía que yo también pensaba que estaba roto. Y me sentí mal. Y de hecho se me notaba, ya que de repente mi rostro adoptó un gesto totalmente apático.

No pienso que estés roto... —le dije, mordiéndome el interior de la boca un tanto nerviosa. —Pensaba que hoy no estabas muy bien, pero por el golpe que te has pegado, que ha sido fuerte y es normal que te dejase desorientado... o yo qué sé... —Hice una pausa, mojándome los labios. —De todas maneras no te conozco. Pero siempre te van a decir que estás roto o no encajas sólo por no ser como los demás. Es fácil hacer que una persona se sienta excluida de un todo, es más fácil todavía mantenerla ahí. Al final lo diferente asusta y la única manera que tiene la gente de combatirlo es tomarlo como lo 'extraño' y dejarlo de lado —respondí bajando la mirada, abrazando a mi mano en cabestrillo con la otra, como si estuviese cruzada de brazos.

¿Que si tenía curiosidad por saber lo que le había pasado en el hospital? Claro que sí. Pero no me veía ahora en un momento demasiado cómodo para preguntarle eso. Y pese a que era consciente de que probablemente el futuro en el que se lo preguntaría no existiese, decidí quedarme con la duda pese a mi curiosidad. Por la actitud que le había visto tener suponía que el problema que podía tener era simplemente con cómo percibe la realidad, porque no sé, pero a simple vista no parece ser retrasado ni nada de eso. Suspiré, ya que todavía me siento mal por lo que me ha dicho. Aunque sobre todo culpable por pensar que le puedo juzgar como lo haría cualquier otro. Que sí, que como Slytherin lo pre-juzgué, pero no por lo que él piensa.

¡Vaya, Valarr, has despertado! ¿Cómo te encuentras? —dijo el enfermero desde la puerta, a lo que yo di un respingo del susto que me pegué. —Veo que te despertaste con hambre... —añadió divertido al pasar por su camilla. —¿Me dejas observarte a ver cómo te veo? Aunque por lo que me dijo Danny, te has pegado un buen tortazo. Espero que no te importe quedarte a dormir aquí esta noche para mantenerte vigilado. Le he dicho a uno de tus compañeros que te traiga el pijama. —Me miró entonces a mí. —Lo mismo contigo, Dan. Rhea en un rato te traerá también un pijama, que ese bracito tiene mala pinta y no le quiero quitar ojo de encima. —Volvió a mirar a Valarr, con uno de esas linternas que se disponía a alumbrar a sus pupilas, para ver si éstas reaccionaban bien.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 20.530
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1436
Puntos : 809
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Valarr Knutsen el Dom Ene 21, 2018 8:57 pm

Sin llegar a darse cuenta, contó una historia que jamás antes había surgido de sus labios. Sin ni siquiera pretenderlo, Valarr generó la situación más incómoda de todo el día. Tal vez no había sido del todo justo en esas últimas palabras mas el noruego no era la clase de persona que se detuviese a pensar de que modo podía llegar a afectar a alguien lo que decía o hacía. Eso, cuando se dignaba a interactuar con aquellos que le rodeaban, que tampoco era demasiado común. Con aquella chica había roto algunas de sus barreras irónicamente, de la mañana a la noche. Incluso por momentos se había llegado a sentir cómodo y capaz de explayarse sobre las pesadillas que había vivido... Sin contar que eso devolvería la incomodidad en el ambiente.

Entercruzó sus dedos, agachando la mirada y jugando con sus pulgares mientras Danny le ofrecía su visión al respecto de lo que le acababa de contar. Y tenía una buena dosis de razón en todo aquello que le dijo... Siempre se había sentido tan excluído en cualquier clase de situación, ambiente o compañía que ni siquiera había llegado a plantearse que podían ser los demás los que estuviesen rotos, en vez de él. Que no era él el que no encajaba en su realidad, si no ellos quienes no cuajaban en la suya. ¿Podría ser que aquella conversación con reflexión de ambos incluída le hiciese cambiar hasta cierto punto su perspectiva antes la vida? ¿O dichas cábalas tan sólo serían el espejismo de una noche en la que había perdido el conocimiento dos veces?

A punto estuvo de decir algo en voz alta, pero la irrupción del sanador le interrumpió completamente.

Aún en la camilla de Danny, volvió a notar como se tensaba su cuerpo. No tenía la ansiedad de antes pero la aparición de alguien con bata blanca siempre provocaría esa reacción instintiva de su cuerpo. Antes de que este cruzase la puerta ya había regresado a la que sería su cama aquella noche. No dijo ni mu ante las preguntas que le planteaba el doctor sobre si se encontraba mejor o si le daba permiso para examinarle, antes de cegarle con ese extraño cachivache que emitía luz tras un clic. El noruego le habría dado un empujón o un manotazo, una de dos, de no contar con su inoportuna fobia al contacto físico.  

- Parece que la comida te ha sentado realmente bien. Incluso ya no pareces un fantasma, y eso disgustará a Peeves. Antes me preguntó por ti en los pasillos. - si pretendía ser gracioso, Valarr no entendía su humor. Pero claro... ¿Cuando se había reído Valarr Knutsen ante un chiste? - Tendréis que quedaros los dos en observación toda la noche, aún así. Si me necesitáis, estaré en el pequeño despacho justo en la entrada de la enfermería. - dijo, más para Danny que para él, señalándole con el dedo el pequeño habítaculo al que se refería.

El enfermero desapareció y el silencio volvió a hacer acto de presencia, como cuando estuvieron caminando desde los terrenos hasta allí. Pero entonces el crujido de las grandes puertas de la enfermería al abrirse lo rompió, y antes de que se diesen cuenta... Argus Fitzergew hizo acto de presencia. El potencial culpable de que ambos estuviesen allí (al menos sí Danny y el resto habían sido daños colaterales) se personificó en la enfermería para llevarle el pijama al buscador de su equipo. No es que Valarr tuviese ninguna clase de confianza con él pero compartían habitación y supuso que por lo menos sabría donde guardaba ese pijama verdoso con estampados de snitches con el que solía dormir buena parte del año.

- ¿Ahora te solidarizas con el enemigo, Knutsen? - espetó con soberbia, luciendo una vez más los torcidos dientes. - Puede que seas el brillante nuevo buscador de Slytherin, pero no te acostumbres a que te vaya haciendo recados. - miró de reojo a Danny, dedicándole también a ella la mejor de sus sonrisas. - Lo que sí puedo es seguir mandando a tus rivales hasta aquí. Lo siento encanto, pero olvidé los tulipanes. - una leve risita ante su propia estupidez y tras dejar el pijama a los pies de la camilla de Valarr, desapareció de la escena. Este puso los ojos en blanco, antes de correr la cortina para ponerse cómodo para pasar la noche allí.

Se metió en la camilla una vez cambiado, volviendo a tener a Danny en su ángulo de visión. Soltó un leve bostezo en lo que se acomodaba, concienciándose de que tenía que pasar una larga noche en el lugar. Y solo entonces, recordó lo que quería decir justo antes de ser interrumpido por el enfermero del colegio:

- Ahora sí me conoces, Danny Maxwell. - susurró, antes de darse la vuelta y cerrar los ojos.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Evan Peters
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 5.540
Lealtad : Neutro (?)
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 143
Puntos : 50
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5058-valarr-knutsen http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Danielle J. Maxwell el Vie Ene 26, 2018 2:19 pm

El enfermero había tenido el timing perfecto para evitar posiblemente una conversación incómoda entre nosotros, ya que entre que me había quedado sin saber muy bien qué decir y que de repente me sentía un poco mal... mi cerebro había decidido irse de vacaciones repentinamente, dejándome como amebas en vez de neuronas. No sabía si sentirme mal era por lo que pudiese haber pensado de él o porque simplemente había empatizado demasiado con él hasta el punto de que todo, en general, me resultase bastante incómodo. Y claro... lo mejor era cortar por lo sano y no hablar de eso, porque a saber en qué narices hubiese desembocado esa conversación... Que yo no sé hablar de cosas tan serias.

No duró mucho el enfermero allí con nosotros, pero sí lo suficiente para que luego ninguno de los dos tuviese demasiadas ganas de continuar con la conversación que se había quedado a medias. Además, por desgracia, Argus Fitzergrew apareció en escena, haciendo que pusiese los ojos en blanco de manera inmediata. Tratar con él era peor que perder jugando a algún juego y mira que yo era muy mal perdedora.

Cuando me nombró a los tulipanes, lo miré con cara de pocos amigos.

¿Sabías que normalmente la gente poco inteligente suele acudir a los puestos en donde se necesita la fuerza bruta y nada más? Sólo digo que el puesto de golpeador probablemente haya sido diseñado para los más desfavorecidos que no son capaces ni de concentrarse, ni de jugar en equipo. —Esbocé una sonrisa irónica. —No quiero tus tulipanes —añadí, sintiéndome mal por los pobres tulipanes. Eran unas flores hermosas y yo ahí diciendo que no quiero con desprecio sólo porque me las ofrece un idiota altanero.

¿Me estás llamando tonto? —preguntó, ya que como era evidente no lo pareció pillar a la primera. —Tonto o no, Maxwell, te he mandado a la enfermería. Y espero que vayas preparada para el partido de liga, porque vas a tener que pasar la noche otra vez aquí —amenazó con una sonrisa altiva en el rostro, antes de irse de nuevo de la enfermería.

En la puerta se chocó con Rhea, la cual me había traído amablemente mi pijama. Se disculpó por haberse chocado (cosa que no hizo el Slytherin) y siguió hacia dentro sin darle mayor importancia a tremendo acto de niño chico. Pasó la cama de Valarr sin saludarlo, ya que no lo conocía y llegó a dónde estaba yo.

¿Cómo estás, Dan? —preguntó, sentándose a mi lado. —Me dijeron que te habías lesionado, pero que el enfermero te había curado en el campo. Te esperaba en el dormitorio y de repente me llega Cassidy diciendo que necesitas un pijama, que estás en la enfermería terriblemente herida... —Me observó de arriba abajo. —La verdad es que Cass es un poco exagerada.

Un poco. —Recalqué, riendo. —Ya, es que de camino al castillo me caí colina abajo y me empeoré el brazo. —Miré de reojo a Valarr, divertida. —Ya te contaré, larga historia. Gracias por traerme el pijama. —Cogí el pijama y lo abrí, viendo que era el de color verde con vacas rosas sonrientes. —¿No había un pijama más vergonzoso? —murmuré con reproche en la voz.

¡Pensé que estarías sola! —murmuró ella, poniéndose en pie, encogiéndose de hombros y retrocediendo hasta irse.

No tardé en levantarme de la cama e ir al baño a ponerme el pijama más sexy de toda la historia —nótese la ironía— y volver a meterme en la cama cuando volví. Me acurruqué lo medianamente posible teniendo en cuenta que tenía el brazo dolorido y en una posición un tanto incómoda. Fue curioso, porque pese a la conversación que habíamos tenido hoy, no esperaba que el Slytherin me dijese nada. O que se limitase a darme las buenas noches en plan coloquial. Sin embargo, me dijo algo que me sorprendió; que ahora sí le conocía. Y no sabía por qué, pero me daba la sensación de que era una persona con un mundo interior muy amplio como para siquiera llegar a conocerle un poquito.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 20.530
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1436
Puntos : 809
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.