Situación Actual
19º-25º // 26 agosto -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Laith G.Mejor PJ ♂
Vanessa C.Mejor PJ ♀
Freya H.Mejor User
Gwendoline E.Mejor roler
Sam & GwenMejor dúo
Stella T.Especial I
Egon A.Especial II.
Bianca V.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

[Evento de Navidad] The Nightmare Before Christmas | Alexandra Bennington

Coraline I. Murphy el Mar Dic 19, 2017 6:39 pm



Calles de Londres | 11:30h am | Carrera de Santa Claus | Disfraz

Ojalá todo aquello acabase pronto... ¡Que suplicio!

¿Que hacía Coraline en una carrera? Es mas, ¿que hacía en una carrera navideña? Ella, quien repudiaba la navidad desde hacía ya muchísimos años y que había dejado de celebrarla. La respuesta es simple; trabajar. Cora trabajaba en la biblioteca pública, lo que significaba que los empleados de la susodicha debían participar en las actividades públicas organizadas por el ayuntamiento y demás. Otros años simplemente habían programado actividades como lectura de cuentos navideños, teatros de marionetas o simplemente habían salido a la calle a vender algunos libros de temática festiva. Pero no, aquel año sus compañeros habían tenido la maravillosa idea de inscribirse en la carrera de Santa Claus y correr en grupo en nombre de la biblioteca. Aquella, había sido la única ocasión en la que la morena había coincidido con su compañera Doris, siendo ambas las únicas en contra de aquella estúpida idea; pero estaban en minoría, así que no les quedó mas remedio que apuntarse.

Lo peor fue cuando, al llegar al punto de encuentro de inicio de la carrera, sus compañeros le dieron a Cora un disfraz de lo mas ridículo. En un principio se negó a utilizarlo, pues su idea era correr un poquito y escabullirse en cuanto nadie la viese, pero al final fue coaccionada por sus compis de profesión, quien insistieron en que se pusiera el dichoso disfraz bajo la premisa de que era obligatorio llevar uno para participar.

En definitiva, que no iba a poder librarse de aquello, menuda tortura.

Acabó vestida de "mother Claus" con un vestido verde, una peluca rosa que ni si quiera sabía de donde había salido y un gorro de elfo; peor combinado imposible. Otra cosa para sumar a su lista de desgracias: estaba llamando demasiado la atención. Después de ser obligada a hacerse una foto en grupo de lo más ridícula, la arrastraron hacia la salida de la carrera y allí esperó hasta que dieron la alarma que anunciaba que podían comenzar a correr. Hizo el amago, pero acabó caminando sin mas, con pura desgana y agachando la cabeza intentando no ser reconocida por nadie. Tras ella iba Doris, cuyo disfraz le hacía parecer un envoltorio de caramelo y que era tanto o mas ridículo que el suyo propio, corriendo a duras penas y con la cara roja como un tomate; fue lo único que animó a la chica.

Llegando a una calle en la que había menos cantidad de corredores y público, Cora golpeó algo con la punta de su zapato y al agacharse para ver de que se trataba se encontró con  algo inesperado; una varita. ¿Ahora los magos celebraban la navidad con los muggles? Eso era la guinda del pastel. Se la guardó en uno de los enormes bolsillos de su vestido verde y continuó caminando antes de que alguien la viese, lo último que quería en aquel momento era encontrarse con el dueño del palito, mucho menos si era alguien hostil.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 5
PB : Jessica De Gouw
Edad del pj : 30
Ocupación : Bibliotecaria
Pureza de sangre : Squib
Galeones : 5.438
Lealtad : .
Patronus : .
RP Adicional : ---
Mensajes : 161
Puntos : 65
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4862-coraline-i-murphy#73916 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4867-don-t-talk-to-strangers-cora-rls#73931 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4868-time-fades-away-cronologia#73932 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5105-movil-y-correspondencia-de-coraline

Alexandra Bennington el Miér Dic 20, 2017 6:43 pm

Alexandra era un pequeño demonio a la hora de competir, puede que por esa razón el sombrero decidiera meterla en Slytherin y no en alguna otra casa, pues cuando se trataba de competir siempre quería ser la primera. Era algo natural en ella pero siempre quería ganar y cuando no lo hacía, tampoco le sabía mal pero si que se frustraba. No era de esas que hacían trampa para ganar pero si que cuando había que hacerlo solo se centraba en eso, en hacerlo. Y nada más alrededor suyo, si tenía que correr una carrera por las frías calles de Londres por la mañana, lo hacía. Y aquí estaba, preparada para la acción. Esta vez no iba a ir tan en serio como las otras veces, más que nada porqué había muchísima gente de muchas edades variadas y entre tantas personas no se podía ni correr bien, era algo más para divertirse y pasarlo bien con la familia y amigos. Este año su madre y ella habían venido con unos amigos muggles que conocían desde hacían años. Era una niña de la edad de Alexandra y un hermano mayor de unos quince años. El mayor desde el principio del día se despidió de las pequeñas para ir a su bola, como la mayoría de adolescentes hace a esas edades y Alexandra y su amiga decidieron ir por su cuenta mientras las madres tomaban un café a la espera del final de la carrera, donde todos se iban a encontrar.

Alexandra y su amiga se prepararon, ambas llevaban un sombrerito de papá Noel en la cabeza pero por lo demás iban vestidas normal y corriente, de deporte. Sonó el timbre del comienzo de carrera y se pusieron en marcha. Estuvieron varios minutos corriendo, cuando su amiga decidió empezar a correr de verdad con todas sus fuerzas. Alexandra empezó a seguirla y a mantener su ritmo de correr, cuando de repente en busca de su varita para encontrar que esta estuviese en buen estado, no estuvo. No había ni rastro de ella. Se paró unos segundos en medio de la calle y se toccó todos los bolsillos posibles, ni rastro de la varita. Su amiga siguió corriendo sin ni siquiera darse cuenta de que Alexandra se había parado, cosa que agradeció porque no era fácil explicarle a un muggle que se le había perdido la varita.

La niña se empezó a preocupar y ponerse nerviosa, así que decidió dar media vuelta y correr al contrario de la gente mirando por el suelo en busca de su compañera de hechizos. Pero nada, ni rastro. —Señor, ¿ha visto usted una va.. un palo?— Preguntó la chiquilla a un hombre quién le dio una respuesta negativa. —Perdone, ¿sabe si ha visto un palo cerca de aquí?— Siguió preguntando a la gente pero no obtuvo respuesta alguna.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 3
PB : Kristina Pimenova
Edad del pj : 13
Ocupación : 2º Slytherin
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 8.381
Lealtad : -
Patronus : No tiene aún
RP Adicional : 000
Mensajes : 237
Puntos : 113
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4809-alexandra-bennington http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t4849-somewhere-over-the-rainbow-alexandra-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/

Coraline I. Murphy el Jue Dic 21, 2017 11:35 am

La mujer no se sentía nada cómoda llevando ese objeto en su bolsillo, la última vez que había tenido una varita en sus manos por poco acabó muerta, así que tenía cierto rencor hacia ese dichoso palo de madera. Recordó las palabras de Ezra y como le dijo que lo mejor era romperlas y tirarlas cuanto mas lejos mejor, podían ser peligrosas. Coraline tenía dudas, ya que al fin y al cabo eso no era suyo y en parte se sentía como si estuviese tirando a la basura la cartera de una persona o su teléfono móvil; esos cacharros eran casi tan importantes para los magos como lo podía ser una tarjeta de crédito o el mando del garaje para un simple muggle.

Malditos dilemas morales y maldita conciencia, ¿por qué no podía darle todo igual? Siempre se preocupaba mas de la cuenta y eso le acababa pasando factura. Ser buena persona hoy en día no era una buena idea, pues quienes tenían mejor suerte eran aquellos de moral dudosa, mientras que la buena gente no pasaba mas que penurias; la vida podía ser muy injusta.

Aún caminando a desgana por el camino marcado de la carrera, Coraline se seguía planteando que hacer con la varita, hasta que una niña llamó su atención. Iba vestida con ropa de deporte a diferencia del resto de participantes, quienes iban disfrazados. Tan solo llevaba un gorro de Santa Claus que la identificaba como participante. Paraba a las personas que veía pero estas no se encontraban muy dispuestas a ayudarla, ya que estaban mucho mas pendientes de la carrera que de otra cosa. La morena suspiró y al final optó por acercarse a ella para ayudarla y así, con un poco de suerte, librarse de seguir allí.

Cuando estuvo a su altura, escuchó mejor lo que estaba preguntando y eso le hizo dudar durante un momento. La miró de arriba a abajo intentando encontrar algo malo en ella pero... Era una niña, ¿como iba a poder ser mala persona siendo tan pequeña? Se acercó a ella y se puso de cuclillas para estar a su altura. — Hola peque, ¿estás buscando esto? — Preguntó, mientras sacaba la varita del bolsillo de su vestido y se la entregaba. — Debes tener cuidado, si la hubiese encontrado otra persona podría haber causado problemas.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 5
PB : Jessica De Gouw
Edad del pj : 30
Ocupación : Bibliotecaria
Pureza de sangre : Squib
Galeones : 5.438
Lealtad : .
Patronus : .
RP Adicional : ---
Mensajes : 161
Puntos : 65
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4862-coraline-i-murphy#73916 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4867-don-t-talk-to-strangers-cora-rls#73931 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4868-time-fades-away-cronologia#73932 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5105-movil-y-correspondencia-de-coraline

Alexandra Bennington el Vie Dic 22, 2017 7:20 pm

¿Pero donde se podía meter una varita? La pequeña no entendía. Seguro que los muggles no verían una varita como tal y la viesen como un palo de madera tallado y pulido, pero tampoco había podido ir más lejos. La chiquilla tenía ventaja, al ser bajita podía llegar a ver mejor que una persona alta pero es que en ese momento no llegaba a ver demasiado debido al montón de gente que había.  Solo rezaba por encontrarla y más por encontrarla sana y salva, sin ningún rasguño ni rompimiento inecesario. Su madre no pondría buena cara al verlo y Alexandra tampoco, le había cogido cariño a su varita y pensaba tener la misma hasta morirse de muy muy muy muy viejita, ojalá fuese así.

Siguió buscando sin encontrar respuesta en ningún lado. La gente pasaba como si nada por su lado y se sentía muy ignorada. Le dieron ganas de ir a buscar a su madre y marcharse a casa, se sentía un poco sola.
Todo cambió cuando se acercó una mujer a Alexandra. Desde pequeña le habían educado a no confiar con los extraños ni aceptar caramelos de nadie, en ese caso pero, el caramelo era su varita y.. era una mujer, no un hombre. Eso podía sonar un poco discriminatorio pero normalmente los hombres tenían más índice en hacer cosas malas a los niños y una mujer vestida de mamá Noel daba más confianza que un hombre.

Asintió con la cabeza a la mujer cuando le preguntó acerca de su varita. —Sí. Yo.. se me ha caído y.. corriendo y.. bueno — Estaba algo vergonzosa por haber perdido su varita, aunque la mujer pensase seguramente que solo era un juguete o algo así. Notó como sus mejillas se sonrojaban. — Tendré más cuidado, es un palo muy importante para mí— Y decía palo porqué no sabía con que objeto muggle podría compararlo más que ese — Muy importante — Recalcó.  —Gracias señorita — Casi se olvidaba de agradecer el gesto de la mujer que parecía tener más o menos la edad de su madre.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 3
PB : Kristina Pimenova
Edad del pj : 13
Ocupación : 2º Slytherin
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 8.381
Lealtad : -
Patronus : No tiene aún
RP Adicional : 000
Mensajes : 237
Puntos : 113
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4809-alexandra-bennington http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t4849-somewhere-over-the-rainbow-alexandra-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/

Coraline I. Murphy el Dom Dic 24, 2017 11:40 am

Coraline escuchó las palabras de la niña con curiosidad, incluso le daba algo de lástima. Antes de darle la varita la miró por simple curiosidad, la última vez que había tenido una de esas en sus manos no había podido pararse a examinarla. Ella era incapaz de ver mas que un simple palo de madera con una forma peculiar y nada mas, que para cualquier otra persona hubiese podido servir como rascador, como mucho. ¿Qué las hacía tan especiales y peligrosas? Tenía muchísima curiosidad por saberlo, pero por otra parte no quería inmiscuirse demasiado en cualquier tema relacionado con la magia, los magos y las brujas en general; y aún así siempre lo acababa haciendo, como si tuviese una especie de radar e imán que los atrajera hacia ella como abejas a la miel.

Tranquila, estas cosas suelen pasar. — Se la devolvió, tratando de animarla. — Solo es cuestión de buscar un bolsillo mas grande donde guardarla para que no se te vuelva a perder. — Le guiñó el ojo y se puso de pié, pues estar de cuclillas tanto rato comenzaba a notarse en sus piernas, las cuales se estaban quedando adormecidas y no le convenía para nada, aún quedaba un buen tramo de la dichosa carrera por terminar. — No hay de qué bonita, aunque has tenido suerte porque iba a tirarla a la basura.

Estaba claro que la pequeña no quería confirmar que era ese objeto, pero aun así Cora no iba a fingir que no sabía lo que era, estaba cansada de hacerse la tonta. Las dos se encontraban en el medio de la calle y los corredores que pasaban a su lado se encontraban algo molestos por tener que apartarse para no chocarse con ellas. En cuanto la morena se dio cuenta de eso pensó que ya había llegado la hora de continuar la carrera.

Ven, es mejor que nos quitemos de aquí antes de que algún despistado nos arrolle. — Le tendió la mano para que caminara con ella. Pensó que tal vez podía ser inapropiado, pero mas lo sería si la dejaba allí en el medio a su suerte. — Por cierto ¿Que haces aquí tan sola? — Le pareció extraño que no hubiese nadie mas detrás de la pequeña ayudándola a buscar lo que había perdido. — ¿Has perdido a tu madre? Si quieres puedo ayudarte a buscarla. — Esperaba que la mujer no fuese disfrazada como el resto de participantes, ya que de ser así la búsqueda sería mucho mas complicada.

Entonces, cayó en la cuenta de que ni si quiera se había presentado. — Ah y para que no seamos desconocidas... Yo me llamo Coraline, un gusto conocerte. — Sonrió con amplitud, tratando de ser lo mas agradable posible.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 5
PB : Jessica De Gouw
Edad del pj : 30
Ocupación : Bibliotecaria
Pureza de sangre : Squib
Galeones : 5.438
Lealtad : .
Patronus : .
RP Adicional : ---
Mensajes : 161
Puntos : 65
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4862-coraline-i-murphy#73916 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4867-don-t-talk-to-strangers-cora-rls#73931 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4868-time-fades-away-cronologia#73932 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5105-movil-y-correspondencia-de-coraline

Alexandra Bennington el Lun Dic 25, 2017 11:19 pm

Esas cosas realmente no solían pasar, sabía que la mujer lo decía para animarla, no era ni la primera ni la última en perder su varita pero sabía que la mujer desconocía hasta qué punto importante era perder eso. Y no solo perderla, si no que esta terminara en las manos de algún muggle como aquella mujer pero en vez de lo que hizo esa mujer, que era dirigirse a tirarlo a la papelera, terminar en las manos de alguien que sin querer –o queriendo, quién sabe- utilizase la varita y empezase a lanzar hechizos por todos los lados. La pequeña ya se estaba imaginando a la policía muggle viniendo y causando revuelo, luego que eso saliese en todas las noticias muggles de todo el mundo.. buff.. y lo peor sería el palo que le caería a la niña, desde la bronca de su madre hasta los tribunales del Wizengamot o algo así. Vamos, que lo mejor que le podía pasar si se diese la situación sería la muerte. Por suerte, nada de eso ocurriría, almenos hoy y por esa situación así que la niña podía estar tranquila y dejar de ser tan pesimista. —Si, bueno, es una cosa difícil de guardar— Dijo mientras miraba su varita —No podía ser una cosa pequeña y redonda..— dijo bromeando.

—Oh.. yo estaba con mi amiga pero me he despistado con la vari.. el palo y la he perdido de vista— Le comentó a la chica. Asintió levemente la cabeza a la propuesta de la mujer —Mi madre está esperándonos en una cafetería al final de la carrera— Le comentó, parecía que Zoe fuera una madre que dejase a la niña sola pero no era para nada así. Se suponía que ella iba con su amiga y el hermano mayor de esta, además, tenía doce años y ya era más consciente de saber ir sola por los sitios. Aún así, ir acompañada nunca era de más. —Así que lo que hay que hacer es seguir el camino hasta llegar a ella, creo— Y la carrera solo había hecho que empezar, faltaba un buen trozo que caminar aún.

—Yo.. soy Alexandra— Le contestó. La verdad es que toda la situación era un tanto extraña y la pequeña mantenía la alerta si en cualquier momento la mujer le decía algo extraño o le hacía ir por algún lado con poca gente o le cogía fuerte del brazo. Esa chica no parecía tener aquellas intenciones pero Alexandra había aprendido estar alerta 24/7.

—¿Vas de mamá Noel o de elfa de Noel?— Preguntó acerca del disfraz de la mujer.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 3
PB : Kristina Pimenova
Edad del pj : 13
Ocupación : 2º Slytherin
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 8.381
Lealtad : -
Patronus : No tiene aún
RP Adicional : 000
Mensajes : 237
Puntos : 113
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4809-alexandra-bennington http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t4849-somewhere-over-the-rainbow-alexandra-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/

Coraline I. Murphy el Mar Dic 26, 2017 11:00 am

La bibliotecaria sonrió frente a la inocencia de la niña y como esta trataba de evitar decir la palabra varita continuamente, le pareció muy tierna e inteligente. Probablemente sus padres también debían ser magos y le habrían enseñado a no revelar su secreto tan fácilmente, bien hecho por ellos. Aquella niña le recordaba a su hermano de pequeño, no porque fuesen iguales, sino porque el era todo lo contrario a la pequeña Alexandra; a Connor le gustaba presumir de ser mago frente a los vecinos muggles de la familia, quienes mas que hacerle caso, le tomaban por un loco y un niño bastante pedante. Se tuvo que llevar varias regañinas de su padre para que dejara de hacer esas estupideces, pero aún así el ego y las ganas de demostrar quien era y de lo que era capaz nunca se habían ido. Aquel chico no tenía ningún remedio, ni de pequeño, ni de mayor.

Además hay demasiada gente para mi gusto, es normal que la hayas perdido. — Incluso ella había perdido al resto de sus compañeros de trabajo, exceptuando a la vieja Doris que aún seguía por detrás de ella, echándole un ojo a lo que estaba haciendo. Coraline giró la cabeza y levantó la mano para saludarla, algo que la dejó un poco descolocada e hizo que se despistara, momento en el que la morena aprovechó para guiar a la niña junto al resto de corredores  y perder de vista a aquella pesada. — Pues si te parece bien te acompañaré hasta el final de la carrera para que no vuelvas a perderte. Seguramente allí encontremos a tu amiga y puedas volver con tu madre y... Quien sabe, a lo mejor ganamos algo.

Al fin y al cabo era una carrera y lo ideal era ganarla. Estaba claro que no iban a conseguir el primer puesto con la cantidad de gente que había participado, pero llegar a la meta y recibir una medalla de chocolate ya era todo un logro.  Además, Cora estaba deseando marcharse de allí y quitarse aquel estúpido disfraz de una maldita vez; no le gustaba nada la navidad.

Pues... Es una mezcla extraña entre Mama Noel y Elfo, ni si quiera lo he elegido yo. — Se miró a si misma, alisando su vestido. — Todos los que vamos de verde y rojo somos compañeros de trabajo, de la Biblioteca principal de Londres. Ellos eligieron la ropa para ir todos iguales, pero a mi no me convence. — Se sentía ridícula y pensaba que todo aquello era una estupidez, pero no iba a quitarle la ilusión a la pobre niña. — ¿Tú por qué no te has disfrazado? Seguro que un vestido de elfa navideña te habría quedado genial.

Entonces, un hombre disfrazado de Santa Claus, que debía ser uno de los trabajadores en la organización de la carrera, se acercó a ellas y les dio una bolsita de galletas y un pequeño bastón de caramelo. — ¡A correr señoritas! Les esperan mas regalos en la meta y si se portan bien recibirán muchos mas el día veinticinco. — El hombre regordete soltó una carcajada, el típico "Ho ho ho" que hacían todos los Santas y se marchó a seguir repartiendo galletas y caramelos entre los corredores.

Toma, para que se lo regales a tu madre.— Le dio su bastón de caramelo a Alexandra, pues lo mas probable era que acabase tirándolo a la basura. Eso si, las galletas eran de chocolate y de eso no iba a poder desprenderse. — Que hombre mas simpático... ¿Has escrito tu carta para Santa?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 5
PB : Jessica De Gouw
Edad del pj : 30
Ocupación : Bibliotecaria
Pureza de sangre : Squib
Galeones : 5.438
Lealtad : .
Patronus : .
RP Adicional : ---
Mensajes : 161
Puntos : 65
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4862-coraline-i-murphy#73916 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4867-don-t-talk-to-strangers-cora-rls#73931 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4868-time-fades-away-cronologia#73932 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5105-movil-y-correspondencia-de-coraline

Alexandra Bennington el Mar Dic 26, 2017 10:51 pm

Lo más mágico de la situación no era la varita en si, lo más mágico es haber encontrado la varita y haber encontrado la mujer que tenía su varita, aquello si que era mágico, pues había demasiada gente y era casi imposible divisar nada bien. —Si, llega a ser un poco incomodo tanta gente junta— Aunque ella en Hogwarts había aprendido a acostumbrarse de la muchedumbre, del no poder oír al compañero por los gritos de los alumnos y de no tener ni un minuto de paz y soledad para ir ni siquiera al baño, eso si era duro. —Está bien— Asintió con la cabeza—He visto por algunos carteles que al final dan vasos de chocolate caliente— Dijo feliz, relamiéndose los labios solo en pensarlo. ¡Hacía tanto que no bebía un buen chocolate caliente! Y ahora era la época idónea, con el frío y el viento, el calor para el cuerpo y el estómago era lo que venía mejor.

—Coraline la mamá Elfa— Fue a la conclusión que llego, ni mamá Noel ni elfo, una mezcla como bien había dicho ella de los dos, aunque si tuviera que elegir, parecía más a Mamá Noel. —Pues te queda bien— Para que mentir, se veía una mujer muy linda —A mi me gusta más el verde que el rojo— Le comentó a la muchacha, no podía dejar de asimilar los colores con sus casas, así que ella prefería el verde Slytherin que el rojo Gryffindor, aún así, sentía que el rojo estaba demasiado popularizado y el verde había pasado en un segundo plano, cuando tendría que ser el principal. —Mi padre me contó que Papá Noel siempre había vestido de verde pero que por culpa de los anuncios de Coca-Cola ahora todo el mundo lo relaciona con el color rojo— Le explicó a la mujer sin saber si ella lo sabía ya o no —Así que, desde mi punto de vista, el que haya elegido los disfraces ha acertado— Se creía toda una profesional de la vestimenta o algo así.

—He estado pensando en disfrazarme pero luego yo y mi amiga hemos decidido que íbamos a ir en ropa deportiva para poder correr mejor y ser las primeras en terminar— Era lógico ¿no? —Pero ya ves como hemos terminado, sin quedar primeras ni sin correr— Dijo, eran cosas que pasaban, tampoco se iba a enfadar o poner triste por eso, además, la mujer parecía hacerle buena compañía y era agradable con ella.

Siguieron caminando cuando de repente un hombre vestido de Santa Claus les captó la atención y les regaló unas gominolas —¡Gracias!— Fue lo único que logró decirle, así como se lo dijo a Coraline después que le diera el bastón de caramelo. Se llevó un trozo a la boca y después de saborearlo le respondió a la mujer —Yo  ya no hago de eso, ya sabes..— Y le guiñó el ojo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 3
PB : Kristina Pimenova
Edad del pj : 13
Ocupación : 2º Slytherin
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 8.381
Lealtad : -
Patronus : No tiene aún
RP Adicional : 000
Mensajes : 237
Puntos : 113
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4809-alexandra-bennington http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t4849-somewhere-over-the-rainbow-alexandra-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/

Coraline I. Murphy el Jue Dic 28, 2017 10:07 am

Esperaba que aquel chocolate caliente supiese a gloria bendita, sería entonces cuando se diera cuenta de que había valido la pena hacer el esfuerzo de acudir hasta allí; por el chocolate valía la pena hacer cualquier cosa. Coraline era mas de comida salada y el dulce no se le solía antojar demasiado a no ser que estuviese de bajón; aún así, el chocolate era una auténtica debilidad para ella y era incapaz de decir que no a cualquier cosa que contuviera aquel producto marrón hecho por los dioses. Ella tan solo esperaba una medallita de chocolate, un gracias y un hasta luego, pero saber que había algo mas terminó de motivarla para seguir con la carrera y no irse a casa en cuanto estuviesen cerca de la meta.

Se sintió extraña al ser llamada "mamá elfa", la palabra mamá no era algo que le entusiasmara precisamente, sin embargo lo dejó pasar. — Si, todo fue gracias a los anuncios de Coca-Cola, como dice tu padre, comenzaron a pintar el traje de Santa de color rojo y así se ha quedado... ¿Sabías que la  Coca-Cola antes era un jarabe para el dolor de estómago? Pero como estaba tan rica la convirtieron en un refresco. —Añadió a modo de curiosidad, esa historia siempre le había parecido interesante y curiosa, además de que ella misma había comprobado que, efectivamente, el refresco burbujeante aliviaba el dolor de estómago; y también la resaca, pero ese era otro tema que no iba a tratar con una niña.

La perspicacia de la niña le hizo soltar una carcajada, ella misma siguió escribiendo esas cartas hasta los trece años, quizás mas, pidiéndole a Santa que hiciera florecer sus poderes de bruja para poder ir a Hogwarts aunque fuese con retraso... Pero dejó de escribirlas al mismo tiempo que perdió la esperanza y se dio cuenta de que eso jamás iba a suceder, que había nacido siendo squib y siendo squib moriría. — Genial, entonces eres una chica mayor y pides directamente lo que quieres a tus padres ¿No? ¿Quieres algún regalo en especial este año? — Realmente sentía curiosidad por saber que era lo que le gustaba a los niños de hoy en día, además de que también le llamaba la atención saber que regalos tenía la gente, ya que ella llevaba años sin recibir ninguno.

La compañera de trabajo de Coraline, Doris, se acercó a ellas y les dio un empujoncito. — ¡A correr par de vagas! — Espetó con su voz roñosa y repelente de siempre. Cora por su parte le lanzó una mirada asesina y empezó a correr a paso ligero para volver a perder de vista a aquella vieja bruja. — ¡Vamos Alexandra, que nos persigue un monstruo! — Exclamó en referencia a la pesada de su compañera, quien al escucharla se puso rabiosa. — Aún hay tiempo para llegar en buena posición si nos lo proponemos.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 5
PB : Jessica De Gouw
Edad del pj : 30
Ocupación : Bibliotecaria
Pureza de sangre : Squib
Galeones : 5.438
Lealtad : .
Patronus : .
RP Adicional : ---
Mensajes : 161
Puntos : 65
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4862-coraline-i-murphy#73916 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4867-don-t-talk-to-strangers-cora-rls#73931 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4868-time-fades-away-cronologia#73932 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5105-movil-y-correspondencia-de-coraline

Alexandra Bennington el Vie Dic 29, 2017 11:11 pm

—¿En serio?— Preguntó entusiasmada, con lo que a ella le gustaba la coca-cola.. seguro que la gente solo compraba aquel medicamento por su sabor por eso se hizo tan popular —¿Pero ahora sigue curando el dolor de estomago?— Porqué ella creía que debían haber cambiado la receta, que si no cada vez que se pondría malita estaría bebiendo de coca-cola, aunque nunca había visto nadie beber coca-cola para ponerse bien, es más, la coca-cola le servía a uno para ponerse más malo de lo que ya estaba porqué lo único bueno de aquella bebida era su sabor, todo lo demás, malo para el cuerpo —Es extraño, porqué dicen que la coca-cola es tan mala que es capaz de derretir todo un trozo de carne y que pasa lo mismo en el cuerpo humano. Si buscas videos en Youtube.. espera ¿ves Youtube?— Y se paró en seco, no sabía si aquella mujer conocía aquella increíble plataforma de internet —Bueno, pues si buscas vídeos de experimentos con cocacola, ponen un trozo de carne dentro de un vaso lleno del refresco y lo dejan muchas horas y ves como va desapareciendo— A Alexandra le flipaba la ciencia muggle, siempre decía que los muggles eran más listos que los magos, porqué al no tener magia se la tenían que inventar y tanto se habían esforzado que habían cosas incluso mucho mejores que la magia. Por ejemplo el internet. ¡Qué maravilla de herramienta! Alexandra era de las primeras cosas que hacía al llegar a casa después de estar en Hogwarts, ponerse delante de un ordenador y ver el mundo. Incluso había visto artículos muggles que creían en el mundo mágico y hacían sus propias teorías, era bastante gracioso.

Asintió orgullosa de que la mujer la hubiese llamado mayor, la verdad es que estaba a punto de entrar en la preadolescencia, así que tan pequeña no era, ya había muchas cosas que comprendía y que veía del mundo que no todo era de color arcoíris. Eso era lo bueno –y a la vez, lo malo- de hacerse mayor; ver que la realidad no era tan dulce como la pintaban. Ni papá Noel existía ni la paz  en el mundo. Nada era como los padres pintaban a los niños pero Alexandra no se enfadaba por eso, había pasado una infancia muy agradable.—Si, se lo he pedido a mi madre— Asintió a la mujer para luego pararse a pensar con su siguiente pregunta. —Le he pedido entradas para ir a un circo con mi madre, pero especial especial.. supongo que me gustaría volver a ver a mi padre— Lo dijo bastante calmada. Pasaba de decir que quería ropa o algún juguete en especial, porqué ella ya lo tenía todo, no le faltaba un plato para comer ni ropa para llevar y no quería nada más de lo que tenía. Su único deseo era volver a ver a su padre y que todo volviese a la normalidad, volver a ser una familia. No tenía problema en decírselo a aquella mujer, era muggle y ni si quiera conocería el mundo mágico ¿a si que porqué no? Sería una de las pocas personas a las que le podría haber dicho la verdad y lo que sentía. No podía decir por Hogwarts que echaba de menos a su padre sangre sucia, aquello se quedaba en casa y en ningún otro sitio así que con aquella mujer a la que seguramente no volvería a ver nunca se lo podía contar sin problema. Estaba claro, sin mencionar nada acerca del mundo mágico. —¿Y tú que has pedido? ¿o has comprado algo para tus hijos o tu marido?— La mujer parecía tener la edad de su madre, así que no sería tan raro que tuviera hijos y estuviera casada, vamos, era lo típico ¿no?

—¡Aaaaaaah!— Gritó no muy fuerte para molestar a nadie pero si lo suficiente para que Coraline y aquella mujer que las perseguía por detrás se diesen cuenta y arrancó a correr.—¡A ver quién llega primera hasta la farola de ahí!— Le señaló a la chica el objetivo y fue corriendo disparada como una bala.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 3
PB : Kristina Pimenova
Edad del pj : 13
Ocupación : 2º Slytherin
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 8.381
Lealtad : -
Patronus : No tiene aún
RP Adicional : 000
Mensajes : 237
Puntos : 113
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4809-alexandra-bennington http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t4849-somewhere-over-the-rainbow-alexandra-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/

Coraline I. Murphy el Sáb Dic 30, 2017 10:36 am

Coraline prefería no ver ninguno de esos experimentos extraños, pues le gustaba demasiado aquel refresco y no quería agarrarle asco y dejar de beberlo. Además, de algo tendría que morir; bebía ocasionalmente, con el tabaco lo mismo, y tampoco se drogaba, era relativamente sana. Además no creía que fueran del todo cierto, la gente estaba obsesionada con echar abajo todo lo relacionado con la Coca-Cola y otro tipo de productos similares por alguna razón que desconocía, incluso había llegado a pensar que era un complot para derrocar a tan grande empresa. Qué difícil lo iban a tener si pensaban que las personas iban a dejar de consumirla por ver cuatro vídeos en internet, aquel líquido era adictivo, les gustara o no. — Han cambiado la receta varias veces, de hecho hubo un tiempo en el que era verde en vez de marrón. Incluso en japón la venden transparente ¡O de color rosa! ¿Te imaginas? Debe tener un sabor rarísimo. — Como le gustaba saber de todo sobre tonterías de ese estilo.

Le cambió el semblante al escuchar a la niña hablar sobre su familia, en especial su padre. Supuso que hacía mucho tiempo que no le veía y quiso pensar que quizás fuese por cosas de trabajo; mejor eso que imaginarse que pudiera estar preso en esa cárcel mágica de la que tanto se hablaba y a la que todos temían. — Bueno, la Navidad es esa época en la que los sueños se cumplen, quizás si lo deseas con mucha fuerza puedas tener a tu padre de vuelta. — Quizás era demasiado mayor para esas cosas, pero al no conocer su historia del todo no sabía de que otro modo podía animarla, además de que tampoco quería inmiscuirse en su vida, la acababa de conocer y no tenía ningún derecho a pedirle explicaciones sobre nada.

Soltó una carcajada, de verdad que le hizo muchísima gracia que pensara que estuviese casada, incluso con hijos; ella misma se veía solterona para siempre y, quizás, rodeada de gatos en vez de hijos que la cuidaran cuando fuese anciana, si es que llegaba a tanto. — Para nada Alex ¿Puedo llamarte así? No tengo ni marido, ni novio, ni hijos. Como mucho una gata que se pasa la mayor parte del tiempo desaparecida. — Era tan independiente que prácticamente era como si no tuviese gato. — Ahora que lo dices quizás le compre algo, tal vez una lata de atún de las caras ¿Que opinas? Si tienes alguna sugerencia...

No pudo terminar de hablar, pues la muchacha gritó y se echó a correr. Durante un momento Coraline pensó que pasaba algo malo, pero simplemente parecía tener ganas de jugar y, como no, de terminar la carrera. Salió tras ella a paso ligero pero sin adelantarla, en un intento de mantenerla controlada para que no se perdiera y para salir del alcance de la vista de Doris, de quien esperaba que se cayera bajo el peso de su barriga y se diera de bruces contra el suelo.

Llegó hasta la niña poco después de que pasara por la farola. — ¡Eres rápida! Me cuesta mucho seguirte el ritmo, y eso que estoy acostumbrada a correr. — Siempre estaba huyendo de algo o de alguien, era su pan de cada día. Lo único bueno es que eso la ayudaba a mantenerse en forma y tener unas piernas envidiables. Había que intentar ser positiva ¿No? — ¿Ves esos globos que hay al final? ¡Es la línea de meta! Vamos a hacer un último esfuerzo. — Quería su vaso de chocolate caliente, lo necesitaba como el respirar, así que echó a correr esperando que Alexandra la siguiera y adelantándose a varios de sus compañeros que parecían estar mucho mas fatigados que ellas. — Por cierto ¿Ves a tu amiga por algún lado?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 5
PB : Jessica De Gouw
Edad del pj : 30
Ocupación : Bibliotecaria
Pureza de sangre : Squib
Galeones : 5.438
Lealtad : .
Patronus : .
RP Adicional : ---
Mensajes : 161
Puntos : 65
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4862-coraline-i-murphy#73916 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4867-don-t-talk-to-strangers-cora-rls#73931 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4868-time-fades-away-cronologia#73932 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5105-movil-y-correspondencia-de-coraline

Alexandra Bennington el Vie Ene 05, 2018 11:10 pm

Asinitió con la cabeza del asombro de aquella nueva faceta que había tenido en el pasado la coca-cola, Alexandra nunca había sabido nada de aquello, ni siquiera que tuviera otro uso que no fuera el de beber e ir mal para la salud, lo que si que sabía era que habían coca-colas de distintos sabores y colores —Yo he visto que venden de sabor a melón, vainilla y cosas así. Yo un día probé la de cereza, fuimos paseando por Londres por unas calles que no me acuerdo y encontramos una tienda que vendían productos internacionales que no se podían encontrar en los supermercados normales— Alexandra intentaba pedirle a su madre al menos una vez al año a visitar aquella tienda porqué tenían todo tipo de chucherías y comidas extrañas de otros países, lo único malo era que era muy caro, así que por eso solo intentaba ir una vez al año y cuando iba arrasaba con todo, sus gominolas favoritas de esa tienda, por eso, eran los Nerds, pequeñas piedrecitas con sabores distintos que solo se vendían en Estados Unidos ¡Qué delicia! —Los japoneses tienen mucha comida extraña, he visto que tienen unas cajas donde tu puedes crear tu comida— Le explicó a la mujer, y si, lo había visto por Youtube, la pequeña tenía un vicio que no era ni medio normal.

Alexandra sonrió al comentario de la mujer, que lo hacía de buena fe. Ojalá desearlo con mucha fuerza bastase para devolverlo a casa. Alexandra sabía que era casi imposible pues se había cansado ya de desearlo, de llorar por las noches y soñar en que al día siguiente llamaría por la puerta de su casa y todo volvería a la normalidad. Pero eran Navidades y.. bueno, tal vez la magia de navidades si que existiese de verdad, ella ya no pedía volverlo a ver, con saber que estaba vivo y bien le bastaba, aquella incerteza de no saber el bienestar de su padre, si estaba vivo aún, o no, si tirar la toalla o seguir luchando la estaba matando. Que si, que era una niña pequeña y que los niños no se enteraban de la mitad, que había gente que lo había pasado mil veces peor, que habían niños que estaban sufriendo de verdad.. pero esa era la realidad de Alexandra y tenía que afrontarla, cada uno trataba con su realidad y aunque no fuese la peor de todas, lo pasaba igual de mal que cualquier niño con problemas similares. —No se pierde nada por intentarlo— Le contestó sonriendo, era agradable oír esperanzas de otras personas a parte de su propia familia.

—Si, si, Alex, Lexie.. como quieras.— Contestó a la mujer —Yo te llamo Coraline porque Cora suena como nombre de sirena— ¡Era verdad! Su nombre podía quedar bien en una de las amigas de la Sirenita la película, con pelo largo y ojos brillantes. Coraline también parecía de sirena pero.. ¡bueno! No se, quería llamarla por su nombre completo. —Bueno, pues.. cosas para mimar a tu gata..— Contestó —como.. comida especial o juguetes que le gusten, ni idea, no se mucho de gatos— Dijo lo primero que le vino a la cabeza.

A Alexandra le gustaba jugar y más jugar y terminar ganando, así que tenía cierta tendencia a la competitividad,  no obstante, nunca se pasaba ni era algo demasiado obsesivo. —¡Bien! Tu tampoco lo haces nada mal— Era divertido correr y esquivar a la gente que había. Mientras lo hacían, pudo ver como llegaban hacia la meta y seguidamente se dirigió a buscar una cabellera rubia de su amiga para minutos después encontrarla con su hermano, buscando a alguien, seguramente a Alexandra.

—¡Ahí! ¡La veo! — Señaló rápidamente a su amiga, por lo que decidió arrancar a correr hacia ella —¡Natalie! ¡Natalie!— Hasta que sin quererlo se tropezó con el pie de alguien y cayó de morros al suelo.

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 3
PB : Kristina Pimenova
Edad del pj : 13
Ocupación : 2º Slytherin
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 8.381
Lealtad : -
Patronus : No tiene aún
RP Adicional : 000
Mensajes : 237
Puntos : 113
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4809-alexandra-bennington http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t4849-somewhere-over-the-rainbow-alexandra-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/

Coraline I. Murphy el Sáb Ene 06, 2018 11:20 am

La morena no es que fuese la persona mas positiva del mundo, es mas solía pecar de ser todo lo contrario. Aún así se sintió bien al ver que era capaz de transmitir pensamientos positivos hacia otras personas, sobretodo mas jóvenes que ella. Le invadió la satisfacción al ver la sonrisa de Alexandra, la cual mostraba algo de ánimo; era triste ver a un apersona tan joven apenada por sus problemas familiares, pero era inevitable, estaba en una edad en la que se empiezan a experimentar cosas nuevas y a ver lo dura que era la vida realmente. Era una pena dejar la infancia atrás y todo lo bonito que esta conllevaba, pero era algo por lo que todos debían pasar; no se puede ser un niño eternamente.

Miró a su alrededor para situar a la amiga de la niña, pues no sabía quien era ni le ponía cara, había tanta gente que era difícil situarse. Era un alivio que la hubiesen encontrado por fin, pues así Coraline podría quedarse tranquila al dejar a la chica con alguien de confianza sabiendo que no iba a volver a perderse, además de que tan solo estaban a unos metros de la linea de llegada, la cual podía ver con claridad. Había un arco decorado con papel rojo y globos del mismo color acompañados por otros verdes. A los lados había dos enormes bastones de caramelo hechos de cartón y un hombre y una mujer disfrazados del matrimonio Claus daban las medallas de chocolate a los corredores que llegaban, les hacían una foto y les entregaban un diploma honorífico por su participación.

Lo que no se esperaba era la aparatosa caída que había sufrido la rubia contra el suelo, la cual no dejó indiferente a nadie. Coraline se agachó junto a ella y la ayudó a incorporarse, mientras algunos corredores se paraban para ver que había ocurrido y, al ver que solo había sido una caída tonta, seguían su camino hacia la meta. — ¡Madre mía que golpe! — Exclamó ayudando a Alex a ponerse de pie y sacudiendo su ropa, la cual se había manchado con el confeti que había tirado en el suelo. — ¿Te has hecho daño? Deja que te vea. — Le apartó el cabello del rostro para mirarla con detenimiento, se había llevado un buen golpe. Sacó un pañuelo de su bolsillo y con cuidado de no hacerle daño le limpio la cara en busca de algún rasguño.

Mientras tanto, la amiga de Alexandra pareció haber escuchado su llamada y no tardó demasiado en hacer acto de presencia junto a ellas. Miró a su amiga preocupada y le preguntó donde se había metido y que le había pasado, alegando que había estado buscándola en cuanto la perdió de vista al inicio de la carrera. — Tranquila, yo he estado cuidando de ella. íbamos a esperarte en la meta para que pudieras acompañarla con su madre. — Explicó Coralinea la angustiada muchacha, que pareció relajarse cuando vio que todo estaba bien. — ¿Te ves en condiciones de seguir corriendo? Ya casi hemos llegado. — Señaló la meta, situada cerca de ellas.

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 5
PB : Jessica De Gouw
Edad del pj : 30
Ocupación : Bibliotecaria
Pureza de sangre : Squib
Galeones : 5.438
Lealtad : .
Patronus : .
RP Adicional : ---
Mensajes : 161
Puntos : 65
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4862-coraline-i-murphy#73916 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4867-don-t-talk-to-strangers-cora-rls#73931 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4868-time-fades-away-cronologia#73932 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5105-movil-y-correspondencia-de-coraline

Alexandra Bennington el Lun Ene 08, 2018 2:22 pm

¡¿Pero qué había pasado?! Hacía unos segundos corría hacia su amiga y ahora se encontraba tirada en el suelo. Se había tropezado con algo o alguien y había caído directa al suelo, por suerte no se había hecho ningún daño excepto un pequeño rasguño en la mano pero era tan pequeño que no hacía falta ni utilizar una tirita para curarlo. Coraline se acercó rápidamente a ver a Alexandra, quién le respondió que todo estaba bien —Estoy bien, viva, sana y salva— dijo a la vez que se comprobaba todas las partes de su cuerpo que estuviesen en su lugar. Si, parecía todo en orden.

Entonces llegó Natalie, su amiga que había escuchado la llamada de Alexandra. —Sí, estoy bien, estoy bien— le contestó a Coraline. Su amiga no paraba de hacerle preguntas e incluso parecía un poco histérica. Alexandra lo entendía, había desaparecido como si nada y sin móvil no había manera de poder contactarla pero ahora ya estaba bien. —Te lo explicaré todo luego, me he despistado y a la que he vuelto a mirar ya no te encontraba— Le dijo, no iba a decirle a su amiga muggle que se le había caído su varita y menos un palo, no quería ni desvelar el secreto de los magos ni parecer una rarita por llevar un palo; una cosa era explicárselo a Coraline, que era mayor y entendía que los niños cogían palos para divertirse y otra cosa era explicárselo a Natalie, que se pasaba el día hablando de chicos de su clase. Alexandra ni era de hablar de chicos de su clase ni de jugar con palos pero si tuviese que esoger.. pues jugaría con palos. Estaba en medio de esas dos etapas de la vida, cada día alejándose más de los palos y acercándose a los chicos.. pero ella intentaba ralentizar el proceso; no le hacía nada de gracia ser adolescente, la verdad.

Una vez reencontradas se dirigieron a la meta final donde pudieron ver al hermano de Natalie que había ido a avisar a ambas madres —¡Alex! Oh, hija, me tenías preocupada— su madre la abrazó fuerte —No me vuelvas a dar estos sustos, pequeña ¿Qué ha ocurrido? — Le preguntó a su hija, no obstante, se dio cuenta que Alexandra no iba sola, si no acompañada por una mujer vestida con un disfraz de color verde —¿Usted la ha encontrado?— Le preguntó a Coraline. —Si, mamá, me ha ayudado a llegar hasta aquí— Le explicó rápidamente a su madre —Oh, muchísimas gracias— Le dijo la madre a la chica.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 3
PB : Kristina Pimenova
Edad del pj : 13
Ocupación : 2º Slytherin
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 8.381
Lealtad : -
Patronus : No tiene aún
RP Adicional : 000
Mensajes : 237
Puntos : 113
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4809-alexandra-bennington http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t4849-somewhere-over-the-rainbow-alexandra-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/

Coraline I. Murphy el Lun Ene 08, 2018 4:58 pm

Pasado el pequeño susto de la caída de Alexandra, la cosa volvió a la normalidad y acompañó a las chicas hacia la meta, consiguiendo por fin su objetivo. No habían quedado primeras ni por asomo, dada la cantidad de gente que estaba participando y los pequeños imprevistos que habían sufrido a lo largo de su carrera, pero finalmente habían llegado y podían sentirse contentas por ello. En la meta fueron recibidas por el matrimonio Claus, quienes les pusieron las medallas de chocolate, les entregaron sus diplomas y les hicieron las fotos honoríficas, algo a lo que Coraline se negó rotundamente; no necesitaba tener ningún recuerdo de ella misma vestida de una forma tan ridícula.

Solo faltaba encontrar a la madre de la niña y, en un principio, pensó que sería algo complicado, pero sorprendentemente resultó ser todo lo contrario. Allí estaba junto a otras personas que supuso que debían de ir con ellas. La miró sorprendida al ver que se trataba de una chica joven como ella, tal vez de su misma edad, y en parte le hizo preguntarse a si misma que es lo que estaba haciendo mal con su vida para no tener ya cierta estabilidad.

Dejando los pensamientos pesimistas de lado, se posicionó junto a la madre de Alexandra, quien le agradecía lo que había hecho. — No hay de qué, no podía dejarla sola con tanta gente por aquí. Además gracias a ella lo he pasado muy bien en la carrera. — Sonrió a la niña con complicidad. Había decidido pasar por alto el tema de la varita ya que no venía a cuento y había sido una pequeñez, además de que no quería meter en problemas a Alexandra, pues imaginaba que a su madre no le haría ninguna gracia saber que por poco se había quedado sin aquel preciado objeto.

Bueno, ahora que hemos completado la carrera y ya estáis juntas yo voy a volver con mis compañeros de trabajo, que me están esperando. — Pudo ver al resto de trabajadores de la biblioteca a unos metros de distancia de ellas, consumiendo el prometido chocolate caliente que tantas ganas tenía de probar. — Ha sido un placer conocerte Alexandra, espero que al final se cumpla tu deseo. — Le guiñó el ojo y tras despedirse de los allí presentes fue en busca de sus compañeros.

Después de tomar el chocolate caliente, el cual no estaba tan bueno como parecía, por fin pudo librarse de ellos y de Doris e irse finalmente a casa para poder quitarse ese ridículo vestido que tanto le había amargado aquella mañana, llevándose consigo la bonita experiencia de haber conocido a esa muchacha tan particular.

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 5
PB : Jessica De Gouw
Edad del pj : 30
Ocupación : Bibliotecaria
Pureza de sangre : Squib
Galeones : 5.438
Lealtad : .
Patronus : .
RP Adicional : ---
Mensajes : 161
Puntos : 65
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4862-coraline-i-murphy#73916 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4867-don-t-talk-to-strangers-cora-rls#73931 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4868-time-fades-away-cronologia#73932 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5105-movil-y-correspondencia-de-coraline

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.