Situación Actual
10º-19º
24 octubre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Wolfgang R.Mejor PJ ♂
Lluna F.Mejor PJ ♀
Eva W.Mejor User
Melissa M.Mejor roler
Gwen & KyleMejor dúo
Giovanni M.Mejor novato
Niara S.Especial I.
Iris L.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Who's that girl? | Nerys

Invitado el Mar Dic 26, 2017 1:16 pm

Podría decir que el estar allí metido a esas horas no tenía nada que ver conmigo. Pero qué coño, era culpa mía por ponerme a apostar al póquer y quedarme sin nada más que ofrecer que yo mismo. Y ojo, que no es que fuera a prostituirme, pero poco más o menos. Al final me había tocado una puta cita a ciegas y no es que no me gustara echar un polvo y esas movidas, pero no me fiaba un pelo de Albert y estaba casi seguro que me había citado con un cardo, con la típica psicópata o con un tío, pero seguro que del tipo locaza, que se le oía a kilómetros y esas mierdas. Pero como tenía que cumplir con mi palabra y había perdido la jodida apuesta, no me quedaba otra que enfrentarme a mi sino de esa noche. Supongo que debiera estar más preocupado porque me secuestraran, torturaran y todas esas cosas de las que Ryan estaba toda la santa vida advirtiéndome, pero pasaba de quedarme encerrado en ningún sitio si no era para pegarme un maratón sexual.

Al menos no era un sitio para pijos y aunque fuese así, me hubiera presentado con mi vestimenta habitual y al que no le gustara, que no mirase. Pero bien sé que miraban bien cuando pasaba por delante de ellos, que yo no había nacido ayer. Así que nada, cerveza en mano, me dirigí al lugar donde se supone que debía encontrarme con él o la desconocida. Supuestamente, para dicha persona sería suficiente mi descripción y esas mierdas, así que a ver cómo salía la cosa. Mientras tanto, podía entretenerme viendo lo que pasaba ante mis narices y joder, si es que no sabían muchos magos lo que se perdían con tanta túnica de por medio porque si había algo que seguía flipándome del mundo en el que me crié, eran las faldas tan cortas, directamente proporcionales a la soltura con la que se comportaban sus dueñas.
avatar
InvitadoInvitado

Nerys Lily-White el Mar Dic 26, 2017 3:49 pm

Seguía teniendo tiempo para las cosas importantes, como visitar a mi familia en el circo, se encontrase donde se encontrase. Pero me preocupaba el que el suyo estuviera ahora en Birmingam, Inglaterra. Puede que su vida entre muggles fuera segura la mayor parte del tiempo, pero saber que se estaban dando casos de “accidentes” en el mundo no mágico me preocupaba seriamente. Quería a mis padres fuera de toda esta locura. Claro que ellos no podían decidir dónde tenían festivales ni programas de fiestas contratados. Así era la vida del circo, de ciudad en ciudad, de país en país. 

Pasé toda la mañana con ellos y con Emeka, el precioso león que mi madre estaba criando y entrenaba para algunos pequeños espectáculos. Era todavía muy pequeño para saber en lo que se metía, aunque mi madre jamás los maltrataba su vida no sería la de un gran felino salvaje. Pese a ello tampoco habría tenido una vida mejor en el zoológico de Berlín, donde nació y de donde el circo lo compró por estar poco o nada preparados para hacerse cargo de otro león macho en el espacio del que disponían. Estar entre muggles era siempre un alivio de todos los pesares que el creciente poder del señor oscuro estaban causando, era volver a casa para mí, estuviera donde estuviera. Así que no me apetecía mucho volver y quedé con una amiga que regentaba un bar no muy lejos de allí. Usé el transporte muggle por excelencia, el autobús. Mejor no comentar nada sobre lo mucho qu eme habría gustado tener un olfato casi nulo durante el viajecito.

Ya en el bar abracé a mi amiga y estuvimos charlando hasta que llegó su jefe, porque su padre era el dueño pro mucho que le diera el cargo de encargada y libertad bastante para decidir muchas cosas. Ambas nos fijamos en un moreno de pelo largo y aspecto atalajado y nos apostamos cual de las dos intentaría ligárselo cuando el camarero que le había servido nos dijo que mala suerte, porque estaba allí esperando una cita. Una cita que nos enteramos de que era a ciegas. Bekka y yo lanzamos una moneda y me tocó a mí acercarme hasta su mesa y sentarme, sin vacilar. —¿Te he hecho esperar mucho?—dije sentándome frente a él. Tenía los ojos claros y me gustaron. Podía sentir la mirada de Bekka clavada en mi nuca.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Phoebe Tonkin
Edad del pj : 27
Ocupación : Magizoologa
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 5.211
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Patronus
RP Adicional : ---
Mensajes : 47
Puntos : 24
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5395-nerys-lily-white#79678 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t5410-cronologia-de-nerys#79977 http://www.expectopatronum-rpg.com/

Invitado el Miér Dic 27, 2017 12:25 pm

Llevaba ya como tres minutos esperando y ya me estaba mosqueando. Porque sí, yo no llegaba puntual ni bajo amenaza de muerte, pero no significaba eso ni mucho menos que me gustaba a mí el esperar. Porque a ver, viéndome se apreciaba fácil que quien llegaba tarde conmigo se perdía una gran oportunidad. Que luego lo mismo no me acordaba de los nombres pero oye, un rato entretenido (o unas horas) que habríamos pasado. Y cuando ya tenía el botellín de cerveza a medias y estaba por irme, pese a la jodida apuesta y el propio riesgo que implicaba andarme por ahí como si nada, incluso en tierra muggle, llegó. Y había que suponer que era ella por lo que dijo, a menos que fuera una mala estrategia para ligar. -Un poco...- murmuré y no porque fuera tímido sino porque joder, la tía en sí misma me estaba distrayendo. Bebí un buen trago antes poder siquiera articular alguna palabra más y ni corto ni perezoso, le eché un repaso, si bien preferiría estar echándole otras cosas.

-¿Qué bebes? ¿Cerveza? ¿Vino? ¿Whisky?- pregunté al tiempo que le hacía una seña al camarero para que se acercase a servir. La pregunta parecía del todo random, pero como se pidiera un cosmopolitan a mí ya como que me daba un ictus. Aún así, seguía en modo sus picaz. ¿Era muggle o bruja? ¿Por qué me habrían organizado una cita a ciegas, como pago de una apuesta, con una tía cojonuda como aquella? -¿Cual es el truco?- preguntó, casi incluso antes de darle tiempo siquiera a preguntas. Ni a presentarse, porque ni su nombre tenía aunque era lo de menos, porque nuestra breve historia empezaría y terminaría allí o en cualquier rincón oscuro apetecible. -Vamos, que estás para darte lo tuyo y lo de tu prima, así que no lo entiendo- y no podía preguntarle, obvio, si es que se trataba de una semi arpía o mierdas parecidas. De esos cabrones me lo espero todo.
avatar
InvitadoInvitado

Nerys Lily-White el Miér Dic 27, 2017 2:26 pm


Me pareció que había llegado bastante tarde, porque el chaval respondió “un poco” sin dejar acabar bien la frase ¿llegaría muy tarde su cita real? ¿le habría dado plantón? La verdad es que me alegraría si no aparecía. Estaba claro que al pelanas le había tocado el gordo conmigo. A saber quién era la que debería haber aparecido. Fue directo a preguntar por mi consumición y no sabía si era su manera de ser educado (aunque algo cortante), los nervios o que me quería emborrachar. Pero buena suerte con eso. —Una cerveza.—respondí al momento, era demasiado pronto como para bebidas de peso.

No podía evitar intentar imaginar qué le había llevado a este momento, a una cita a ciegas. ¿Tendría mala suerte con las tías? Estaba bueno, así que no me acaba de convencer la idea. Tampoco tenía pinta de romántico empedernido. Necesitaba recabar información para no meter la pata ¿cuánto sabría de su verdadera cita? —¿Te han dicho mi nombre?—pregunté mientras veía al camarero alejarse para ir a buscar mi pedido. El muchacho hizo ver que no me conocía, aunque había sido testigo de los jueguitos que Bekka y yo nos traíamos entre manos.

Abrí los ojos como platos cuando el moreno de melena suelta me preguntó si había truco, porque yo estaba muy buena. O, con sus palabras: “Vamos, que estás para darte lo tuyo y lo de tu prima, así que no lo entiendo “. Parpadeé un par de veces. Qué directo el cabroncete. —Podría decir lo mismo. Tú también estás muy bueno. ¿Escondes una colección de cuerpos en tu armario, te van fetiches raros? Yo no escondo nada, pero es que me apunto a un bombardeo ¿sabes?
Mi botellín de cerveza llegaba justo a tiempo. Lo cogí y le di un largo trago. Dicho esto me di cuenta de que podría haber sonado todo muy gracioso o en plan que era ninfómana. A saber lo que interpretaba el chaval. — Me llamo Rebekka.—mentí. Ya podía imaginar a mi amiga revolviéndose detrás de la barra, porque seguro que estaba con la oreja puesta la muy lianta.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Phoebe Tonkin
Edad del pj : 27
Ocupación : Magizoologa
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 5.211
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Patronus
RP Adicional : ---
Mensajes : 47
Puntos : 24
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5395-nerys-lily-white#79678 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t5410-cronologia-de-nerys#79977 http://www.expectopatronum-rpg.com/

Invitado el Jue Dic 28, 2017 1:39 pm

¿Para qué iba a negarlo? La tipa estaba sorprendiéndome para bien, al menos por el momento. Estaba buena y bebía cerveza, dos premisas que debía de cumplir para superar la primera la primera fase del particular casting de mi ajetreada vida amorosa. Negué, porque no tenía un jodido dato de ella: ni aspecto, ni nombre, ni raza ni la posibilidad de tener o no poderes. Y no eran cosas que se pudieran preguntar sin más, aunque el máximo peligro dado que teníamos conocidos en común, era que la tipa fuera de esas cansinas que acaban siendo stalkers con todas las letras. Tenía, al menos, una tranquilidad. Eso y una compañía que bien podría estar a la altura, de no ser porque parecía tener la misma lengua mordaz que yo mismo, cosa que me hizo alzar las cejas en más de una ocasión. Y la tía era limpia, que olía bien, que aún par aun revolcón era dato importante, aún cuando yo seguía con la mosca tras la oreja.

-No escondo cadáveres, no, pero podemos tratar lo de los fetiches cuando quieras- dije, casi hasta cándido, cuando le respondí y acompañé mis palabras de un gesto de inocencia que cualquiera que me conociera lo más mínimo, jamás se creería. ¿No decía que se apuntaba a un bombardeo? Pues eso. Mientras le daba un nuevo repasó, seguía con mis paranoias mentales, porque llegaba un momento en la vida de cada animal o bestia, véase mi caso, que toda precaución era poca. Aunque sin llegar a esos extremos, no estaba la situación como para pensar bien de todo el mundo ni mucho menos, que la vida era una jodida mierda. -Tobías- si yo no tuve su nombre hasta hacía un momento, lo mismo le podía pasar a ella y así podría gritarlo en el momento preciso. -No tienes tres ojos y pareces hasta normal. Si escondes un rabo tampoco sería problema, así que dime. ¿Qué has hecho para terminar aquí?-
avatar
InvitadoInvitado

Nerys Lily-White el Vie Dic 29, 2017 1:27 pm

Me pregunté lo mismo que él, puestos a desconfiar. Y aunque era yo quien mentía ¿quién me decía que no era un rarito de narices o algo malo ocultaba? Me resultaba curioso que no le hubieran dicho ni el nombre de la chica, aunque eso me había ido bien. Dijo que no ocultaba nada, y se animó a sugerirme que los fetiches los podíamos comentar luego. Me limité a sonreír y a dejarle hacerse ilusiones si quería. Iba directo el muy listillo y acompañó sus palabras de un gesto inocente que nadie se creía. Aunque le daba su punto, para que negarlo. No me pasaba inadvertida su manera de mirarme. Estaba claro que me había gustado y a quién no le gusta gustar.

Me divertía imaginar a mi amiga cotilleando no muy lejos de allí y es que en solo unos minutos la apuesta estaría cumplida. Habría logrado engañar al tío durante el tiempo estimado y ella tendría que pagarme la comida o un par de rondas. El moreno se presentó como Tobías. Yo sonreí. Me acordé de un perro que habíamos tenido en el circo. Tobby se llamaba. Sabía que si me lo tirase le acabaría diciendo eso de “buen chico” antes o después. Pero como no era educado comentarlo me guardé aquel maléfico pensamiento.- Pues encantada de conocerte, Tobby.

No pude evitar abrir mucho los ojos cuando me dijo que no le importaría si mi gran secreto era que escondía un rabo entre las piernas, lo cual me dio una idea de lo liberal que debía ser el chaval. - Siendo decepcionarte, pero tampoco vengo con sorpresa debajo de los pantalones.-volví a darle un par de tragos a mi botellín.- Mi delito ha sido tener unos amigos muy pesados que se meten en todo.-excusa por antonomasia, aunque alguno así de verdad tenía.- ¿Ya ti porque te ha caído esta cita?-y parecía que hablase de una condena, aunque a la vista estaba que parecíamos capaces de tener una charla y había cierta atracción. Así  que de haber sido real aquella cita no habría tenido Don Tobías queja posible. Me preguntaba cómo sería la persona que de verdad debería estar aquí, en mi lugar.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Phoebe Tonkin
Edad del pj : 27
Ocupación : Magizoologa
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 5.211
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Patronus
RP Adicional : ---
Mensajes : 47
Puntos : 24
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5395-nerys-lily-white#79678 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t5410-cronologia-de-nerys#79977 http://www.expectopatronum-rpg.com/

Invitado el Vie Dic 29, 2017 2:53 pm

No es que me fuera la vida en ello y hasta me ponía el hecho de que hubiera misterio, peligro y esas mierdas de por medio. Después de todo, no era como si yo fuese un santo devoto de la cristiandad y no escondiese nada, aunque tenía mis obvias razones para hacerlo. No por nada, de caer la información en las manos menos adecuadas, mi destino estaba en la puta prisión de Azkaban si no escapaba a tiempo. Y por vivir podría no vivir aquí... pero también tenía motivos para quedarme, pese al riesgo. Pero luego fue la tía buena y la cagaba por un momento, pese a que a la gran mayoría podría no suponerle un problema. Y eso que la tía no tendría ni por qué saber lo que me sucedía con cada luna llena desde hacía cuatro años. Así que pese a los años de pseudo control, pociones matalobos y demases, gruñí y apreté el puño en torno al botellín. -Tobías, no Tobby, ¿queda claro?- me la sudaba bastante si echaba aquella extraña cita a perder. Sería por tías o por apuestas.

-Por una puta apuesta- claro que con la hembra que tenía delante se suponía que no tenía mucho por lo que quejarme. -Aposté todo en una partida de póquer y al final me quedé sin pasta- que ya recuperaría, porque esa era otra. -Así que unos amigos que se meten en todo, supongo que los mismos que me han traído a mí aquí- o amigos de amigos, aunque yo sólo podía presumir de tener uno realmente cercano y casi que los demás los podíamos dejar en un puesto más bajo dentro del escalafón. -Entonces es que piensan que no follas lo suficiente, ¿no? - no había otra razón para mí más fuerte que aquella por la que pudieran entrometerse como para ponerla en un aprieto como aquél. Pero volviendo al tema, le estaban haciendo un favor.
avatar
InvitadoInvitado

Nerys Lily-White el Sáb Dic 30, 2017 7:25 pm

Parece ser que lo del nombre le había recordado también a algo, porque me pareció que podía oír los engranajes de su mente moviéndose a cámara lenta, como cuando sacas algo de una habitación que casi nunca se abre y las puertas se quejar con un sonido desagradable. O quizás eran cosas mías, lo que cuenta es que se picó, y no poco. De pronto su aire desenfadado y de gallo del corral dio paso a otra cosa. Y, aunque fugaz, me pregunté si su problema no sería que tenía un carácter demasiado fuerte, por describirlo suavemente. —Pues Tobías.—dije rodando los ojos.

Me contó oso motivos por los que acabó en este sitio y no me sorprendió un pelo que se tratase d una apuesta. —Pues no diría yo que ha sido un trabajo muy duro tener una cita conmigo.—repliqué dando otro tiento a mi cerveza.— Deberías darles las gracias.—no me corté un pelo y alcé las cejas acto seguido, cuando me preguntó si lo que pasaba no sería que mis amigos (inventados todos ellos, aunque eso él no lo supiera, claro) pensaban que necesitaba más sexo. —Puede que no tengan una versión muy realista de eso.—dije al momento. Ya podía imaginarle a él inetntando poner solución a mi supuesta sequía, y sonaba del todo mal. Claro que no sería sensato ni prudente dejar que esa imagen mental sucediera. Podría ser un asesino, un loco o cualquier otra cosa.—¡TÚ! ¡¿Cómo te ateves a ligar con otra durante nuestra cita!? ¡Y yo esperando en la puerta!

Abrí los ojos como platos. Me levanté de la silla de un bote cuando vi acercarse a toda prisa a la dueña de aquella voz atronadora. Era una mujer alta y morena. Se podría adivinar belleza en sus facciones de no ser porque tenía la cara descompuesta en una mueca compuesta por asco e ira asesina! En su camino hacia nosotros tiró no solo la consumición de la mesa adyacente sino al pobre camarero.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Phoebe Tonkin
Edad del pj : 27
Ocupación : Magizoologa
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 5.211
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Patronus
RP Adicional : ---
Mensajes : 47
Puntos : 24
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5395-nerys-lily-white#79678 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t5410-cronologia-de-nerys#79977 http://www.expectopatronum-rpg.com/

Invitado el Sáb Dic 30, 2017 7:54 pm

Mientras le quedara claro lo del nombre, podríamos avanzar. No recordaba a nadie que aún me llamara de esa manera, siendo un un diminutivo que se había quedado tan atrás como etapa infantil. Que poco me duró, porque así eran las cosas. Pero el tema estaba en que con el tiempo me había convertido en una bestia y Tobby no era para mí más que un recordatorio de eso mismo. Vamos, que quien lo decía más de una vez corría serio peligro de que se me fuera la pinza. Por suerte para la jaca no había sido así, porque me jodería seriamente ponerme en evidencia ante más personas de las puramente adecuadas. Por suerte o por desgracia, sólo había una persona en todo el mundo que hubiera sido testigo de mi peor versión. -Deberíamos dárselas ambos, entonces- alcé ambas cejas. Aunque todavía no hubiese pasado nada era prácticamente palpable lo mucho que podíamos llegar a divertirnos. ¿Que follaba poco? Pues yo lo solucionaba con mucho gusto, pero antes siquiera de formular la respuesta se rompió la magia.

Bueno, no, lo que se rompieron fueron varios vasos y alguna que otra botella cuando la loca de turno hizo acto de presencia y aunque de primeras no entendía de qué coño iba, pronto até cabos y me vi fulminándolas a ambas con la mirada. Pero antes de decirle nada a Rebekka, si es que se llamaba así, tenía a la otra encima, alzando la mano y arañándome la cara. Hasta pude sentir sus putas uñas rasgándome la piel de la mejilla. No hubo preguntas, sólo un gruñido gutural salido de lo más profundo de mi garganta que de estar en otros ambientes, quizá hubiera hecho saltar las alarmas, pero lo que estaba claro es que no le iba a pedir que. por favor, dejara de arañarme la cara. Con la habilidad que me daban los años, la experiencia y alguna que otra nueva facultad, a falta de poder usar la magia, la sostuve primero por una muñeca y casi en el mismo instante la sostenía por ambas.

-Tú, puta mentirosa, te llames como te llames- llamé la atención de quien parecía haber provocado aquello, en cierta medida. Mientras tanto, la otra se acordaba de toda mi familia, me pateaba y el resto se mantenían de míseros espectadores. -Aprovecha ahora para irte- estaba casi seguro de estar haciéndole un favor, porque me daba que nuestra invitada iría a por ella también.
avatar
InvitadoInvitado

Nerys Lily-White el Dom Dic 31, 2017 4:49 pm

Fue uno de esos momentos en que por mucho que hayas visto y oído en la vida te quedas pasmado. Una cosa era ser capaz de sobrevivir a un animal mágico de fiereza esperada y otra el ver aparecer a aquella mujer. Por primera vez se me ocurrió que el chaval podía no ser muggle y por tanto su posible cita tampoco. Lo cual me dejaba desconectada porque estaba en el Londres mágico para rodearme de muggles, pasar un rato agradable y, sobre todo, atenerme a las normas del mundo que me había visto nacer. Uno en el que no hay magia pero sí expresiones como “parece cosa de brujas” o “aparece como por arte de magia”. ¿Por qué pensé en que el chico podría ser mago? ¡Porque su cita tenía una pinta de veela trastornada que no veas! Solo que no estábamos en el bosque, que es donde ella suelen vivir. aunque, bueno mirado, hay muggles que lo parecen sin mucho esfuerzo. —Mierda.—murmuré al ver que las cosas se ponían feas. La mujer se lanzó sobre el moreno de la melena y de haber sido ella-enajenada al completo- le habría tirado de esa larga melena que llevaba suelta. Pero no, la mujer prefirió lanzarse sobre su cara y arañársela toda. Con mis bromas y engaños de por medio o sin ellos aquello no era normal, y menos si tenemos en cuenta que ellos no eran pareja ni nada, que aquella era su primera cita y que al menos a él ni siquiera le habían dicho el nombre de la mujer.

Me acerqué al camarero para ayudarle a levantarse y me fijé en un feo corte que se había hecho en el brazo. —Atiéndele, tranquila.—dije a Bekka que se acercaba para hacer algo, más bien impotente ante la escena que se estaba dando en su local. Su padre no apareció, lo que me hizo pensar que por suerte habría salido del bar unos minutos antes, camino al mercado como acostumbraba a aquellas horas. Mejor, porque se habría metido por en medio y no estaba como para esos trotes con su operación de rodilla. Que el chaval me había estado fulminando con la mirada tenía un pase, se debáis sentir engañado y todo eso, pero tampoco es como si hubiera suplantado a mi hermana gemela en la noche de bodas, vamos a ver. Solo me había presentado y había evitado que se quedase solo a la vista de que su cita no hacía acto de presencia, me excusé mentalmente. Lo que ya no tenía perdón es que me insultara. Y antes de eso un gruñido ante los arañazos por la cara que no pareció humano. Se las arregló para agarrar a la mujer por las muñecas para inmovilizarla. —Pues parece que tus amigos querían jugártela con una inestable.—porque loca eran palabras mayores. Y la pobre ya tenía bastante con estar dando semejante escena. No paraba de gritar insultos y maldiciones para ambos y hasta le daba patadas al chaval. Le lancé al pelanas una mirada de amenaza. —A mí no me llames puta.—ladré a tiempo de callarme un "puta lo será tu madre", porque las madres no tienen la culpa y está feo meterlas en estas cosas.—¿Y qué tal si razones con ella? Mira bonita, que te he suplantado. Él no es muy listo, no sab…—se giró un momento para mirarme y pareció que quería matarme con la mirada. Le dio una patada en la entrepierna al chaval y al verse libre se lanzó sobre mí, ya que él la soltó para agarrarse sus partes nobles con una mueca de dolor atravesándole el rostro. —Mierda pero qué eres ¿una arpía?—la agarré con fuerza por el pelo y aparté su cara de la mía, mientras ocn la otra mano intentaba apartar las suyas de mi cuello. La gente del local o había salido despavorida o miraba con atención como quien se entretiene con un partido de Quidditch. Solo les faltaba jalear. Mientras, alguien con más sentido común llamaba a la policía.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Phoebe Tonkin
Edad del pj : 27
Ocupación : Magizoologa
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 5.211
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Patronus
RP Adicional : ---
Mensajes : 47
Puntos : 24
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5395-nerys-lily-white#79678 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t5410-cronologia-de-nerys#79977 http://www.expectopatronum-rpg.com/

Invitado el Dom Dic 31, 2017 6:24 pm

Lo mío era de traca. Y debería comenzar a plantearme que fuera algún tipo de personificación de la mala suerte, por mucho que la cita a ciegas hubiera sido consecuencia de mi mala mano aquél día con el póquer. Lo que sí me la sudaba en aquél momento, era que todavía se ofendiese la mentirosa de los cojones. ¿Qué pasa? ¿Que se había querido reír de mí? Locas, que estaban todas locas y me hacían plantearme muchas veces quedarme en la acera que no era la mía porque telita con las tías. -Te llamaré lo que me salga del rabo- y puta no era precisamente lo que me salía de ahí, pero espero que no tuviera que ponerme a explicar nociones tan básicas de bordería nivel uno. -Con vosotras no se puede razonar- y bueno, conmigo en según qué momentos tampoco, pero no era algo que me fuera a poner a proclamar a los cuatro vientos.

-¡Tu puta madre!- y eso o iba para doña mentirosa, sino para la jodida loca que me había pateado los huevos y dios, cuanto me hubiera gustado sacar la varita -no la que tenía entre pierna y pierna- y lanzarles a todos un puto hechizo de congelación pero com era obvio que no podía, sólo me quedaba agarrarme mis partes por gesto involuntario, porque no aliviaba en lo más mínimo. Con las mismas, pude ver cómo las otras se enzarzaban en una pelea de gatas y hasta me preocupó que la loca fuera de una especie peligrosa, más allá de ser una mirada, pero supongo que por mucho que me hubieran querido putear mis buenos amigos no me arrojarían a alguien que pudiera buscarme la ruina, aún cuando ya había hecho bastante. Lo que me hizo reaccionar fueron las sirenas policiales y no, por ahí ya no pasaba, que esto no era EEUU. -No os estropeéis la cara- me incliné para dejarles el recadito, antes de moverme más rápido de lo humanamente posible al exterior y, en el callejón más cercano, desaparecerme.
avatar
InvitadoInvitado

Nerys Lily-White el Mar Ene 02, 2018 10:27 pm

El tío del pelo largo había respondido con esa boca sucia que me llamaría lo que quisiera y me dieron ganas de darle un puñetazo. Se supone que un mago no debe meterse en peleas físicas pero ¡coño! me había criado como una niña muggle y aún me salía el instinto de responder con la fuerza en situaciones que me sacaban que quicio. —¿Vosotras? ¿Te refieres al género femenino?—porque eso sería muy sexista, y me daban más ganas de golpearle. Me ordené calmarme.

Bastante ocupado estaba él conteniendo a la otra mujer, y cuando esta le golpeó para lanzarse sobre mí nos enzarzamos acabando en el suelo, convertidas en un un revoltijo de brazos y piernas en movimiento. Me arañó los brazos y yo le di un guantazo. Mi amiga Rebekka sabía la verdad sobre mí, por lo que ya le había dicho que si alguna vez me metía en alguna escena “de peligro” era importante que pusiera su propia seguridad por delante de la mía. No debía usar mi varita ni ningún otro recurso mágico estando en zona muggle. Puede que llegado un caso de extrema necesidad podría hacerlo sin que el ministerio pudiera echármelo en cara, pero ese no era el caso. Lo que mi amiga sabía es que ella se pondría en un peligro mucho más evidente si se acercaba a separarnos. Imagino que por eso debió dejarnos, puede que fuera ella quien llamó a la policía. Oí sonar las sirenas desde lejos.

El idiota de los pelos largos se acercó para decirlnos otra tontería y no le presté mucha atención. Usé el descuido de la otra para quitármela de encima. Cuando me di cuenta el tío ya no estaba allí y la gente del bar se iba apartando. La policía entró y yo me escabullí por la otra salida mientras los agentes ya se acercaban a por ambas preguntando. En un callejón cercano me aseguré de estar sola y me concentré para aparecerme en casa. —No veas qué día llevo. he tenido.—advertí a Red, mi adorable mascota a la que encontré subida al sofá con un juguete entre sus patas.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Phoebe Tonkin
Edad del pj : 27
Ocupación : Magizoologa
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 5.211
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Patronus
RP Adicional : ---
Mensajes : 47
Puntos : 24
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5395-nerys-lily-white#79678 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t5410-cronologia-de-nerys#79977 http://www.expectopatronum-rpg.com/

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.