Situación Actual
19º-23º
25 septiembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Nathaniel B.Mejor PJ ♂
Claryssa O.Mejor PJ ♀
Bianca V.Mejor User
Samantha L.Mejor roler
Danny & EdwardMejor dúo
Ryan G.Especial I
Samantha L.Especial II.
S. Rox J.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Operating business | Selina Bennet [FB]

Tsunayoshi Nishima el Vie Dic 29, 2017 2:25 am



El destino se parece a una tempestad de arena cuyo fin se hace incierto. Es cambiante, impredecible. Su variación incesante obliga el plantearse sobre la existencia de otras realidades, "¿Qué habría sido de mí... Si hubiera ido por el camino más largo?" A todos nos ha pasado alguna vez. Nos cuestionamos cuando nos vemos atrapados en las simples dos elecciones y su terrible exclusión de la alternativa. Uno quiere saber qué deparará los caminos, el deseo de retroceder y optar por el opuesto. Acarrean los infortunios. Te arrepientes, y luego el tiempo repara el error como una anécdota más del que aprender. Pero ¿Acaso existen los caminos buenos?

El problema de Tsuna, su error, fue haber sido tan descuidado en su vida de alumno. Posiblemente aún seguiría viviendo en Japón de no ser por ello, y, aun así, el camino le había guiado a un punto no tan desdichado. La verdad, los malos caminos no son tan malos como dicen ser. Los malos caminos te fortalecen, y las oportunidades siguen existiendo.

Su actual trabajo no era el mejor, pero tampoco el peor. Remuneración aceptable y un horario tal, que no resultaba ser asfixiante. De hecho, él marcaba su propio horario. El lugar de trabajo no requería de su presencia, y sólo necesitaba dejarse caer por allí cuando tenía lista su parte de la "mercancía"

Debía estar al tanto de los movimientos del bajo mundo. Todos los tejemanejes, los negocios y rumores que se fueran esparciendo. Tenía que anticiparse a cualquier variación en los intereses y establecer contactos para expandir relaciones comerciales. Uno pensaría que Tsuna ahonda la mano en el mundillo del comercio, pero la verdad, está muy lejos de ser así. En su caso, solo roza la especulación en adquisiciones de otros demonólogos como él, y se anda con sumo cuidado, pues el ministerio prohíbe la compraventa de demonios sellados.

***

Complicada se hacía la labor si uno no sabía muy bien por dónde moverse, pero había un sitio en la zona de Inglaterra que, de boca en boca, se había granjeado la fama como sitio nodal para abastecerse de información. El Pandemónium. Sería la primera vez que el japonés acercaría su curioso y zorruno hocico por el lugar con la esperanza de hacer nuevos contactos.

Se notaba la brisa nocturna por las calles de la zona turística como advenimiento del característico frío que acompaña el fin del otoño. La zona estaba casi sin vida, normal a aquellas horas, y además era común ver a las personas del lugar medianamente abrigadas. Por su parte, llevaba encima con una chaqueta de trenca roja en la búsqueda de aquel local que tan conocido se había vuelto. No lo tuvo muy complicado para dar con él, pero la entrada no era fácil para la clientela nueva como él. El principal obstáculo: Los gorilas.

No puede pasar aún, quédese a un lado —Lo típico, esperas y otros pasan. La situación a Tsuna no le hizo ninguna gracia.

Tan amable usted... —Se marcaba una sonrisa en el rostros a pesar  de un rato de espera —Pero verás, estoy seguro de que Gorila-san me dejará pasar, porque Gorila-san es noble y educado, y sabe cómo debe hacer... ¿Ne? —El guardia tenía su nombre en la placa de su smoking, pero a Tsuna eso le venía flojo. Individuo tan insignificante para él, que no creyó que mereciera la pena llamarle por su nombre. Ante los ojos del guardián la gente desapareció, y con ellos el sonido. De un momento a otro se encontraba con la varita del japonés al cuello, incapaz de mover un dedo como si fuera víctima del enrosque de una boa. El segundo guardia estaba más ocupado en lidiar con peores alucinaciones, por lo que fue incapaz de intervenir.

¿Y si mira de nuevo en la lista? ¿Lo hará por mí? —Mantenía un tono amigable a pesar de reflejar una personalidad de la que desconfiar. El portero, bajo presión, miró la lista y asintiendo respondió.

Puede... Puede pasar.

El local se veía apetecible, el decorador se habría ganado sus dieces y tras unas ojeadas a los allí presentes se aproximó a la barra.

Un Mars maltage cosmo por favor —Chasqueó y señaló con el dedo la botella que acababa de identificar con los ojos, ese néctar perfecto nunca podía esconderse de él. Tras su petición el encargado se dio la vuelta para preparar el cóctel y en lo distraído que se hallaba aprovechó para ir al grano. No venía a buscar mera información barata. Había algo, o mejor dicho alguien que había despertado su curiosidad de entre todos los rumores, y era la razón por la que se encontraba allí, la verdadera razón.

Usted tiene pinta de saber mucho, se le ve muy aplicado, seguro que hasta se queda con los nombres de sus clientes

Ah, no lo creo, solo de algunos, pero no tanto como dice. Son muchos, a decir verdad.

¡Y ahí está! La modestia ¿Seguro? Yo creo que sí ¿No le suena siquiera de algo... Lilith? Imposible que no le suene. O puede ser... Que no sea cliente ¿Ne?


El barman dejó el cóctel a medias y extrañado por el hecho de que preguntara por la jefa del cotarro se dirigió al pinganillo y trató de contactar con la misma, para notificarle de lo sucedido.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Lee Taemin
Edad del pj : 24
Ocupación : Trabajador del Ministerio
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 3.350
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : ---
RP Adicional : +2F
Mensajes : 85
Puntos : 40
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5333-tsunayoshi-nishima http://www.expectopatronum-rpg.com/t5346-relaciones-de-tsunayoshi-nishima http://www.expectopatronum-rpg.com/t5371-somos-polvo-para-el-tiempo-cronologia-tsuna#79317 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5348-buzon-de-tsunayoshi-nishima
Tsunayoshi NishimaJefe Departamento

Selina Bennet el Sáb Dic 30, 2017 2:39 pm


Nosotros somos quienes creamos nuestros propios infiernos y nuestros propios demonios. El mundo no siempre gira entorno a lo que es bueno y lo que es malo, en muchas ocasiones, el dolor o el sufrimiento nos lo infringimos de manera inconsciente sin que una tercera persona deba interferir en la historia. Selina mantenía una sonrisa en su rostro realmente preocupante, sádica se podría decir, infernal o demoníaca para aquellos que alguna vez hayan tenido un encontronazo con estos seres y supieron valorar realmente su vida para escapar antes de que cobraran su alma.

Para Selina Bennet el infierno siempre había sido su hogar y ella la reina que dominaba a cada uno de ellos, por eso no dudo en poner nombre a su local, el pandemónium, el lugar donde se reúnen los demonios para llevar a cabo sus mas terribles deseos y designios. Llevaba todo el día agasajando a sus invitados con música, alcohol y todo cuanto le pedían, ella lo conseguía para sus clientes. Mas sin embargo cuando una noticia levemente peculiar llego a sus oídos a través del pinganillo no pudo evitar sonreír ligeramente, Lilith la habían llamado, preguntaban por la reina de los demonios y si alguien mencionaba ese nombre, es que buscaba jugar con algo realmente peligroso.

Según la descripción dada por su barman, era el mismo sujeto que había amenazado sus chicos en la entrada, sonrió —Traedlo, veamos que es exactamente lo que quiere de nosotros la pequeña ratita— Después simplemente espero a que sus muchachos hicieran su trabajo y trajeran al chico ante su presencia. Se sentó entonces ante el escritorio de su despacho para continuar rellenando algunos informes y hojas de pedido, tenían que traer muchas cosas mañana temprano, se estaban quedando sin alcohol y eso no era factible en su negocio, era imposible que se quedaran sin algo tan básico como era el alcohol.

Mientras tanto en el club, dos de los gorilas personales de Selina se acercaron a la barra y colocaron ambos una mano sobre el hombro del invitado impreviso —Será mejor que nos acompañes, has preguntado por una persona en concreto y esa persona te a dado el visto bueno, quiere saber que es lo que buscas— Lo levantaron de la camisa como si fuera un saquito de patatas cualquiera y tiraron de él por el local hasta uno de los ascensores donde lo metieron sin esperar a que el chico estuviera preparado ni nada, no le soltaron en ningún momento por lo que realmente sus pies no tocaban el suelo.

Apenas unos minutos después el ascensor volvió a abrirse, ahora no se escuchaba la estruendosa música del local, tan solo se escuchaba una leve melodía de piano y violín bastante relajante y que acompañaba bastante bien con el lugar. Seguían tirando del chico hasta llegar a una puerta donde el gorila de la derecha con la mano libre llamo a la puerta —Señora, le traemos a la ratita— Desde fuera se pudo escuchar como algo se rompía contra la pared, algo de cristal y que seguramente sería de un tamaño considerable. Los gorilas se tensaron en ese momento como si les hubieran dado unos latigazos.

Se abrió la puerta de forma automática, Selina la abrió con la varita mientras hablaba por teléfono, reparaba la decoración que había estallado contra la pared momentos antes y caminaba de un lado a otro bastante molesta —!Poco me importa lo que hagas con él! Rompele los huesos, mata a su mujer y a sus hijos, ¿que me importa? pero hazle cantar como un maldito ruiseñor o el sufrirá las consecuencias serás tú y dile a Kayle que me traiga el pedido de Whisky en dos horas o no me hago responsable de mis actos— Sin más colgó el teléfono y miro a los gorilas que sentaron al muchacho en la silla frente al escritorio de Selina.

Tras colgar se acerco a su mesa y miro al muchacho de arriba abajo —Bien, ¿que es lo que te trae al pandemónium alma descarriada?— Su voz sonó más relajada mientras lentamente tomaba asiento frente al chico y cruzaba las piernas jugueteando con su varita entre sus manos. Sus ojos, peligrosos miraban sin perder detalle al muchacho y sus expresiones, esperaba que hablara rápido, Selina no tenía mucho tiempo que perder en estos momentos, aunque si le ofrecía un trato favorable tal vez pudiera darle unos minutos más.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Eiza Gonzalez
Edad del pj : 26
Ocupación : Dueña club Pandemonium
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 3.302
Lealtad : Mortífagos
Patronus : No posee
RP Adicional : 000
Mensajes : 81
Puntos : 49
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5128-selina-bennet-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5149-selina-bennet-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t5150-selina-bennet-cronologia#76880 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5151-selina-bennet-baul

Tsunayoshi Nishima el Dom Ene 07, 2018 12:52 am

Ratita ¡Ratita! Sí, no estaba sordo, así lo había llamado. Hasta gracia tenía el nombrete, no lo iba a negar y aunque parecía tomárselo a buenas, en su interior bien parecía estar guardándose un "Cuidado no vayas a tropezar cuando salgas por esa puerta", aunque en su lugar decidió guardar las formas y terminar con un:

Gracias por acompañarme —Una falsa y exagerada sonrisa, fue forzado por el gran hombre a tomar asiento frente a su jefa. Acto seguido, el mismo volvió sobre sus pasos con cara de asco al no aguantar un minuto más esa actitud del japonés con que se tomaba todo. Tsuna se acomodó la chaqueta que el gorila se había tomado las molestias de descolocarle y luego se levantó de la silla porque... Porque nadie le obligaba a sentarse si no lo decidía él, no si era un "nadie". Además, aquella que llamaban Lilith estaba ocupada con una llamada y por favor, no creía que fuera cómodo para ella que la estuviera mirando mientras charlaba.

Lo que hizo fue esperar, mirando la decoración de su despacho. Había un cuadro torcido y se preocupó de darle la inclinación perfecta. Se alejó un poco para mirarlo mejor y entonces decidió quedar satisfecho. En ese momento, el silenció le determinó que la jefa del lugar había finalizado sus asuntos de negocios y exagerando sorpresa volvió a la silla de enfrente.

¡Hey! Alma descarriada, me gusta más que ratita —Contestó sin borrar esa sonrisa altanera con la que había entrado —Al fin tengo el placer de hablar con alguien de importancia. Los gorilas, parecían mosqueados ¿Sabes? ¿Tuvieron un día malo o son así de fábrica? Y tienes un buen tinglado aquí montado, pero ellos, son medio torpones. Yo reforzaría ese punto... Hai hai, no soy quién para opinar nada en mi posición, pero enserio, no deberían habérmelo puesto tan fácil —Podía seguir hablando, así hasta que le faltara el oxígeno, pero con la severidad que se sentía observado notó la tensión que había y decidió tomarse la conversación con más seriedad.

Tsuna dio un giro en la propia silla y la sonrisa que portaba se borró —De acuerdo, de acuerdo. Quieres que vaya al grano, pues voy al grano —Tomó una pausa —Estoy seguro de que ya lo sabes. Lo cierto, me pareces una mujer curiosa. Con carácter por lo visto ¡Vaya que sí! Oh ¡No es lo que piensa! Verás... Me gusta tu negocio, más aún la información que se mueve entre sus paredes, y usted, controla todo eso, me interesa, pero no he venido aquí simplemente a mendigar, creo que podríamos favorecernos mutuamente, aunque me resultaría difícil plantearle alguna oferta si no conozco sus intereses. Claro, con este negocio... ¿Qué más puede aspirar una persona? Ya lo tiene todo, o no... Yo siempre digo "Las ambiciones nunca se pierden" Lilith ¿Cierto? ¿Cuáles son sus ambiciones?

Se tomó la libertad de tomar una bola de cristal que había en la mesa, siendo osado cuanto más, y jugueteó con esta en sus atrevidas manos.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Lee Taemin
Edad del pj : 24
Ocupación : Trabajador del Ministerio
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 3.350
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : ---
RP Adicional : +2F
Mensajes : 85
Puntos : 40
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5333-tsunayoshi-nishima http://www.expectopatronum-rpg.com/t5346-relaciones-de-tsunayoshi-nishima http://www.expectopatronum-rpg.com/t5371-somos-polvo-para-el-tiempo-cronologia-tsuna#79317 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5348-buzon-de-tsunayoshi-nishima
Tsunayoshi NishimaJefe Departamento

Selina Bennet el Dom Ene 21, 2018 12:11 pm

Aquel chiquillo no tenía ni la menor idea de con quien se estaba metiendo, de alguna manera estaba segura de que se creía mas de lo que realmente era y que no tenía en consideración el peligro que corría en aquel lugar. Si había llegado hasta el despacho de la jefa, es porque ella era el sujeto mas peligroso de aquel garito, en cierta manera le resultaba divertido verlo deambular y juguetear con todo lo que encontraba en su paso. Sus palabras, su manera de hablarle que era completamente una falta de respeto, pero no iba a incomodarse, no todavía, por suerte para él, se puede decir que hoy se encontraba de buen humor.

Podía seguirle el juego un ratito sin que se saliera demasiado de control, hizo una seña para que sus gorilas se relajaran, ya iban a darle una somanta de palos por juguetear con las cosas de su señora sin permiso —Deberías saber, que entrar en la boca del lobo sin tener una oferta en mente no es buena idea, sobretodo cuando al lobo no le gusta perder el tiempo— Se notaba en su mirada que no estaba dispuesta a perder demasiado tiempo con aquel asunto, si quería algo serio mas le vale hablar rápido y darle algo que mereciera la pena o terminaría bastante mal este asunto.

Se acomodo en la silla, reposando la espalda y cruzando las piernas por debajo de la mesa mientras continuaba jugueteando con la varita entre las manos, sus ojos contemplaban al muchacho y una sonrisa peculiar se mostró en sus labios, no tenía intenciones de ponerle las cosas fáciles, no, claro que no, ese no era el estilo de Selina Bennet —¿Qué es lo que puedes ofrecer? dependiendo de tu respuesta, supongo que podrás esperar una cosa u otra y una reacción u otra dentro de este despacho— Los gorilas estaban deseando darle una paliza a aquel sujeto. Se había pasado de listo con ellos y sin duda eran personas bastante rencorosas, que no dudarían un solo momento en romper cada hueso del cuerpo de aquel chinito que tenían delante, desde luego podía notarse en como chasqueaban los huesos de sus manos a su espalda.

De repente una de las manos de Selina se movió con rapidez para atajar la cabeza de una serpiente, una mamba negra que estaba dispuesta a clavar sus colmillos en el cuello del invitado sorpresa y que había estado a escasos centímetros de cumplir su cometido, lentamente la acerco a si misma y comenzó a acariciar al animal mientras este siseaba y se enroscaba levemente en su brazo y parte de su cuello —No preciosa, no nos comemos a los invitados nada más llegar, primero esperamos a ver que nos ofrecen ¿recuerdas? luego veremos si comes o no— Sus ojos viajaron nuevamente de la serpiente al chico, era momento de que empezara a hablar por esa boquita si no quería terminar siendo comida de serpiente.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Eiza Gonzalez
Edad del pj : 26
Ocupación : Dueña club Pandemonium
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 3.302
Lealtad : Mortífagos
Patronus : No posee
RP Adicional : 000
Mensajes : 81
Puntos : 49
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5128-selina-bennet-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5149-selina-bennet-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t5150-selina-bennet-cronologia#76880 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5151-selina-bennet-baul

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.