Situación Actual
10º-19º
24 octubre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Wolfgang R.Mejor PJ ♂
Lluna F.Mejor PJ ♀
Eva W.Mejor User
Melissa M.Mejor roler
Gwen & KyleMejor dúo
Giovanni M.Mejor novato
Niara S.Especial I.
Iris L.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

I wanna rock and roll all night |Priv|

Arya S. Wolfhart el Dom Dic 31, 2017 9:34 am



31 de Diciembre de 2017 | 23:30 pm | Bar Excalibur | Vestimenta | Jimmy | Suzane

You say you wanna go for a spin
The party's just begun, we'll let you in
You drive us wild, we'll drive you crazy

You keep on shouting, you keep on shouting
I wanna rock and roll all night and party every day

Excalibur acababa de abrir y ya estaba hasta los topes, lleno de los clientes de siempre, esos que no tenían otra familia mas que la del bar para celebrar las fiestas, y aquellos que dejaban tanta pasta como para pasar un par de meses enteros sin problemas. Aquello y las borracheras era lo único que le gustaba a Arya de las fiestas navideñas, ya que por lo general le resultaban bastante irritantes, por no decir otra cosa. Pero ahí estaba ella, un año mas plantando cara a la navidad y a todo aquel que se le pusiera delante, sabiendo que en cualquier momento un par de mortífagos podían hacer acto de presencia y joderlo todo.

Pero ella no era una cobarde, daba la cara siempre.

Aquella noche de fin de año iba a ser especial en cierto modo debido a lo que estaba ocurriendo con ella; era una fugitiva y, quien sabe, tal vez aquella fuese la última vez que pudiese celebrar el fin de año con su familia y la gente del bar. Por ese, y otros motivos, decidió hacer feliz a su madre y vestirse de "bonito" como solía decir la rubia. Arya, quien siempre iba vestida con pantalones y con una estética ruda y desenfadada, aquella noche iba con un vestido que, pese a seguir en su línea de estilo, no dejaba de ser algo diferente a unos pantalones vaqueros medio rotos. Suzane se había arreglado también, en solidaridad con su hija, e incluso Jimmy se había puesto sus mejores galas y unas gafas de sol con las que no veía un pijo, pero que según el le hacían parecer un sexy e interesante madurito.

¡Déjate de madurito y de gilipolleces y ponte a pinchar buena música! — Le ordenó Suzane, con mucho bochorno y cierto puntito de celos. La peliazul mientras tanto se encontraba sirviendo en la barra, viendo las peleas de sus padres con cariño, aquella noche se sentía especialmente melancólica. Jimmy arregañdientes hizo caso a su mujer y se dirigió a su cabina, desde la cual ponía la música que daba ambiente al bar, casi siempre clásicos de toda la vida.

Well, all I got to say to when you tell me not to play I say, "no!"
No! No, no, no, no, no!
So, if you ask me why I like the way I play it
There's only one thing I can say to you

I wanna rock!

La peliazul seguía sirviendo bebidas y comida en la barra, un tanto agobiada por la cantidad de gente presente, cuando vio el jeto de Maverick. Le lanzó un silbido para atraer su atención y con la mano le indicó que se acercara a la barra. Sacó una cerveza y un platillo de patatas fritas y se lo sirvió sin mas, sabiendo ya cual era la que iba a pedir. — ¡Hey Mavs! A la primera invita la casa. — Y la primera, era la primera, literalmente; si quería mas iba a tener que apoquinar la pasta sin rechistar, órdenes de la jefa. — ¿Te quedas con nosotros esta noche? — A ella le iba a tocar currar hasta el amanecer, así que si al menos tenía una cara conocida con la que entretenerse todo sería mas ameno.

Cada vez que entraba alguien por la puerta, la mujer prestaba atención para ver de quien se trataba ¿Paranoica? Si, un poco. Incluso había forzado a sus padres a contratar a un par de seguratas que registraban a todo el mundo antes de entrar, por si las moscas. Aunque la verdad es que de poco iban a servir dos fortachones contra las varitas de unos magos con tanta mala leche. Pero bueno, quizás alguno se llevaría de regalito una nariz rota y eso ya valía la pena.

"Pensamiento positivo, no tiene porque pasa nada malo. Hoy es noche de beber y berrear hasta que salga el sol." Pensó la peliazul en un intento de darse fuerzas a si misma.


Última edición por Arya S. Wolfhart el Mar Ene 09, 2018 2:24 pm, editado 1 vez
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Alissa White-Gluz
Edad del pj : 30
Ocupación : Bartender (bar familiar)
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 3.700
Lealtad : Pro-Muggles
Patronus : Pavo Real
RP Adicional : 000
Mensajes : 60
Puntos : 20
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5215-arya-s-wolfhart-working#77475 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5219-you-will-know-my-name-arya-rls#77536 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5220-reason-to-belive-arya-s-crono#77537 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5221-correspondencia-de-arya

Maverick O'Connor el Dom Dic 31, 2017 1:55 pm

¿Recordáis cuando fin de año solía ser la festividad más esperada de todas las navidades? Maverick sí. Si rebuscaba entre los recovecos de su cabeza, todavía podía vislumbrar las juergas con sus compañeros universitarios, la primera nochevieja que había pasado con Audrey en la azotea del rascacielos más alto de Boston o esa noche en la que se había quedado dormido antes de las uvas en el sofá con dos bebés en sus brazos. La melancolía siempre solía atacarle llegada esa fecha, pero en aquella ocasión y una vez más decidió cerrar con llave la puerta al pasado. Dejaría que el alcohol embotase sus sentidos hasta no recordar quién era realmente y cedería ante los excesos que podía brindarle una fiesta entre muggles en el bar que frecuentaba prácticamente cada fin de semana.

No escogería sin duda alguna sus mejores galas para presentarse al Excalibur. De hecho, se personificó allí con una chaqueta de cuero, unos pantalones vaqueros viejos y desgastados a juego con su barba desaliñada de un mes. Tenía la absoluta intención de pasar desapercibido durante la velada, bebiendo sin más en una esquina de la barra. No obstante y como la vida se había encargado de enseñarle en más de una ocasión, no siempre salía todo como uno esperaba.

- ¡Arya Stark de Invernalia! - saludó Maverick mientras se acercaba a la barra, abriéndose paso entre los muchos muggles ya ebrios que abarrotaban el local. Por increíble que pareciera, incluso entre ellos el barbudo de Boston era un rostro reconocible. Tomó la cerveza con una de sus grandes manos, bebiéndola toda de un trago prácticamente sin degustarla. Restos de espuma quedaron adheridos a su barba, pero no pareció importarle demasiado. Asintió a su pregunta, con una media sonrisa. De entre todas las personas a las que aborrecía en esta vida, su camarera no se contaba entre ellas. - Voy a necesitar algo más fuerte para aguantar toda una larga noche rodeada de estos, peliazul. - contestó, antes de echar una mirada superficial al local.

Era difícil vislumbrar algo entre la poca luz que tenía de por sí el bar y lo hasta los topes que estaba. Sin embargo sí pudo ver como al fondo dos muggles de cabeza rapada y pintas estrafalarias parecían discutir airadamente en medio de su partida de billar. Uno de ellos le arrojó al otro el contenido de su bebida, antes de que su compañero de juegos decidiese responder partiéndole uno de los palos en el pescuezo. Tan de pronto como había ocurrido la pelea el ambiente en el bar se descontroló. - Vaya, yo que quería ganarte luego a un billar... - comentó él a la peliazul desde la barra, que debía estar observando bastante incrédula la escena. De fondo se escuchaba el sonido del cristal al romperse, en vez del buen rock&roll que hasta entonces había estado amenizando la velada.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Chris Evans
Edad del pj : 36
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 6.200
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Leprechaun
RP Adicional : 000
Mensajes : 85
Puntos : 32
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5438-maverick-o-connor#80350 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5467-maverick-o-connor-relationships#80708 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5469-las-cronicas-de-maverick http://www.expectopatronum-rpg.com/

Arya S. Wolfhart el Dom Dic 31, 2017 3:07 pm

La mujer puso los ojos en blanco momentaneamente;  no es que aquel mote le molestara, pero le daba algo de rabia que todo el mundo lo usara ahora que estaba tan de moda aquella serie. Menos mal que por lo menos su tocaya era un personaje fuerte e interesante, de no ser así se hubiese pegado un tiro. De todas formas, seguía prefiriendo mil veces mas su apodo de toda la vida "Blue" derivado de "Bluetropic", por sus cambios de color en el pelo entre otras cosas. Era una pena, pues ya casi nadie la llamaba así, había perdido el contacto con los amigos que hizo en Hogwarts que la llamaban así, lo mismo con los colegas muggles de la infancia y de su antiguo grupo, y sus padres... Bueno, el apodo que ellos le habían dado siempre era el de "la niña", así que cualquier cosa era mucho mejor que eso.

Si yo soy Stark tu eres el Capitán America ¿No? — Respondió en referencia a su origen estadounidense. — Suena como si no te gustara este sitio y me ofendes, no somos tan malos. — La gente del bar podría no tener la mejor pinta del mundo ni tampoco ser educados y refinados, pero al fin y al cabo eran buena gente. Personas de a pié honradas y trabajadoras que solo buscaban pasar un buen rato escuchando músicote en su bar preferido. Prácticamente lo mismo que hacía aquí el héroe americano. — Todo lo que quieras de más, lo pagas, ya conoces a la jefa.

Suzane pasó por detrás de Arya para salir de la barra y servir unas mesas, saludando de paso a Maverick. — El tío se queja pero bien que tiene el culo pegado al taburete todos los fines de semana. — Añadió, habiendo escuchado la conversación entre ambos. La peliazul asintió dándole la razón a su madre y siguiéndole la broma. — Pues ya ves, tendremos que empezar a cobrarle la primera consumición.  — La madre de Arya sonrió y salio con la bandeja cargada de cervezas y aperitivos, dirigiéndose al área de las mesas de billar.

No tardó demasiado en armarse la primera bronca de la noche. — Demasiado pronto empiezan hoy. — Dos tipos comenzaron a pegarse y, en un principio, Arya no iba a intervenir, hasta que su madre recibió un empujón y eso la sacó de sus casillas. — Tranquilo, que ahora mismo lo dejo libre. — Por pura costumbre hizo el amago de remangarse las mangas de la chaqueta que aquel día no llevaba y se sintió algo ridícula. Hizo caso nulo a aquello y se acercó a los billares cogiendo uno de los palos rotos y liándose a golpes con aquellos dos mientras su madre recogía lo que habían tirado e insistía en que les dejara en paz.

Ver a Arya pegar a un par de imbéciles en el bar era el pan de cada día, pero verla hacerlo en tacones y vestido era algo nuevo y digno de ver. Ninguna prenda de ropa iba a impedir que le diera su merecido a cualquier gilipollas, por muy estrecha que fuese esta.

Jimmy salió de su cabina y se acercó a Mavs, saludándole con un apretón de manos mientras fijaba su vista en el panorama. — Pero si aún falta media hora para la medianoche ¿Que cojones hacen peleándose tan pronto? — Preguntó con verdadera curiosidad, al parecer se había perdido todo lo bueno. — Anda, vamos a separarles antes de que la cosa vaya a mas ¿Me ayudas hijo? — Le sonrió  con picardía. Jimmy era el que mas acostumbrado estaba a los arrebatos de Arya y las peleas del bar, así que se podría decir que se había vuelto inmune a todo aquello. Había trazado un protocolo a seguir: separar a los que armaban jaleo, dialogar y echarles de forma amable y pacífica. Aunque con su hija cambiaba la cosa y se incluía un paso llamado "apaciguar a la bestia"
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Alissa White-Gluz
Edad del pj : 30
Ocupación : Bartender (bar familiar)
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 3.700
Lealtad : Pro-Muggles
Patronus : Pavo Real
RP Adicional : 000
Mensajes : 60
Puntos : 20
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5215-arya-s-wolfhart-working#77475 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5219-you-will-know-my-name-arya-rls#77536 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5220-reason-to-belive-arya-s-crono#77537 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5221-correspondencia-de-arya

Maverick O'Connor el Mar Ene 02, 2018 3:11 pm

Obviamente, no quería dar a entender con sus palabras que tuviese alguna queja con el local. De hecho, el Excalibur se había convertido en los últimos años desde que se instalase en la capital británica en uno de sus lugares favoritos de la ciudad. No por cualquier cosa Suzane le había dicho aquello con total confianza, o conseguía una copa gratis cada vez que atravesaba la puerta. Aún siendo un fugitivo de la ley mágica, había logrado hacerse un hueco allí, encajando entre muggles. Tal vez cualquier otro en sus mismas circunstancias se mostraría nervioso y alerta en un lugar público y sin embargo, Maverick O'Connor se sentía cómodo.

Alzó una ceja con cierta incredulidad al escuchar a Arya, antes de ¿sonreír? ¿De verdad, acababa de sonreír? antes de que esta pasase por su lado, arromangándose unas mangas inexistentes totalmente decidida a terminar con la pelea. Maverick tuvo que girar en su taburete para contemplar el espectáculo. Desde allí, hizo gestos animando a su camarera de confianza, uniéndose a los gritos de la muchedumbre entre los que se podía escuchar "¡DALE DURO!", "¡ACABA CON ELLOS, BLUE!", "¡ABRE ESE HUEVO QUE TIENEN POR CABEZA!" y hasta un enano que se envalentonó desde la barra a gritar "¡QUEREMOS BEBER CERVEZA EN SU CRÁNEOOOO!"

La situación se había tornado bastante divertida para la mayoría de clientes del local menos naturalmente, para los dos hooligans que por algún absurdo motivo habían decidido empezar a darse literalmente de palos. Probablemente contarían con que no había seguridad en el bar, pero... ¿Quién la necesitaba con semejante camarera tras la barra? Si dejaban pasar apenas unos minutos más, a ese par de idiotas no volverían a reconocerles nunca más en sus casas.

Jimmy, el jefe del Excalibur, se acercó hasta a él, saludándole como si se conociesen de toda la vida. - El alcohol nunca da tregua, jefe. - respondió él, antes de levantarse de esa particular zona de confort en la que se había convertido la esquina de la barra. Abriéndose paso entre la muchedumbre, avanzó hasta la zona de los billares, donde no había ninguna pelea que separar. Los dos calvos estaban tirados en el suelo, uno al lado del otro y ambos goteaban sangre de sus rostros. Mientras tanto, Arya seguía golpeándolos con el palo de billar, soltando improperios y recordándoles que su bar no era el lugar más adecuado para empezar una pelea. Tan cuidadosamente como pudo, Maverick se acercó hacia a ella, tomando primero con la palma de su mano el astillado palo de billar e inmovilizando su otro brazo con el que le quedó libre. - Ya los has dejado bastante inconscientes, ¿no crees? - dijo en su oído intentando sonar en un tono tranquilizador, ya que no tenía ni idea de como iba a ser su reacción. Tal vez intentase pegarle a él también (?)

Podría decirse que una vez pasada la tempestad, llega la calma. Pero no fue el caso del Excalibur, en el que volvió a sonar la música por todo lo alto y volvió el buen ambiente. El enano que antes se había dedicado a incitar a la violencia, se subió de nuevo a lo alto -para él- de la barra, señalando el televisor en el que ya aparecían imágenes del Big Ben apunto de dar las doce de la noche y levantando su copa de whiskey de malta. - ¡POR OTRO AÑO DE BORRACHERAS EN EL EXCALIBUR! - gritó a pleno pulmón, antes de terminar su contenido de un trago y desmayarse al acto.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Chris Evans
Edad del pj : 36
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 6.200
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Leprechaun
RP Adicional : 000
Mensajes : 85
Puntos : 32
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5438-maverick-o-connor#80350 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5467-maverick-o-connor-relationships#80708 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5469-las-cronicas-de-maverick http://www.expectopatronum-rpg.com/

Arya S. Wolfhart el Miér Ene 03, 2018 9:55 am

Cuando Arya se ponía a dar porrazos a diestro y siniestro no sabía cuando llegar a su fin. Sabía que era un problema grabe que le causaría problemas a la larga; debía dejar de tener un carácter tan explosivo y ser tan temperamental o algún día acabaría arrepintiéndose. Pero era muy difícil no dejar que lo peor de ella saliera a relucir, sobretodo cuando había un ser querido implicado como en aquel caso. Normalmente había dos formas de hacer parar a la peliazul: la primera era el cansancio, por ambas partes, y la segunda era la mano amiga de un valiente que se atreviera a intentar calmar a la bestia. Pero, ¿valiente por qué? pues porque se atenía a las consecuencias de recibir un golpe por parte de la mujer o sufrir su ira y cabreo monumental.

Aquella vez le había tocado el papel de valiente a Maverick, quien tuvo la idea de retener a la peliazul sujetando su brazo cuando estaba apunto de dar otro exhausto golpe a uno de esos gordos. Ay que ver... Cómo le molestó que hiciera aquello.

Se dio la vuelta para arrearle a el con el palo roto, al grito de: — ¡No te metas! — Cuando se le fue la mano y el palo acabó saliendo volando hacia la cara del tipo que estaba detrás de el, el cual había estado vitoreando a Arya y animándola a seguir zurrando a aquel par.  Hubo un minuto de silencio en el cual, los de seguridad que vigilaban en la entrada aprovecharon para entrar a toda prisa en el bar y sacar a aquellos dos, mientras que al pobre hombre que había recibido el palazo le comenzaba a sangrar la nariz.

El silencio fue roto cuando en la televisión fue anunciada la llegada del nuevo año 2018 y todo el mundo comenzó a gritar y festejar como de costumbre, incluido el enano de la barra que fue echado a trompicones por Jimmy.  — ¿Que? Si te parece les consiento que traten mal a mi madre. — Habló finalmente la peliazul, algo mas calmada, mientras se deshacía del agarre del hombre. — ¿Que habrías hecho tu? Quedarte mirando no, desde luego. — Se quejó, recomponiendo su ropa. Tenía el pelo hecho un desastre y parecía un maldito león, pero le daba bastante igual.

Venga, venga, ya pasó. Id a tomar algo ¡Que ya es año nuevo! — Exclamó Suzane guiándoles de nuevo hacia la barra. Esta vez, Arya se sentó en uno de los taburetes y dejó que su madre les sirviera a ambos una copa de whisky para brindar. — Que este año no te de mucho por culo, Mavs. — Era la bonita forma que tenía la mujer de desearle un feliz año nuevo, a la vez que chocaba su vaso contra el del americano. Se bebió el líquido dorado de un sorbo y dejó el vaso vacío sobre la barra, limpiándose la boca con la mano, poco le importaba no ser demasiado femenina. — Eh, tu. — Le toqueteó el brazo a Maverick. — Estas fuerte... ¿Hacemos un pulso?

Off: Lo dicho, de 1 a 10 gana Mavs y de 11 a 20 gana Arya :pika:
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Alissa White-Gluz
Edad del pj : 30
Ocupación : Bartender (bar familiar)
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 3.700
Lealtad : Pro-Muggles
Patronus : Pavo Real
RP Adicional : 000
Mensajes : 60
Puntos : 20
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5215-arya-s-wolfhart-working#77475 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5219-you-will-know-my-name-arya-rls#77536 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5220-reason-to-belive-arya-s-crono#77537 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5221-correspondencia-de-arya

Maverick O'Connor el Miér Ene 03, 2018 7:15 pm

Todo lo que fuera esperar una reacción no-agresiva de la peliazul a su intento de calmarla suponía más bien una necedad. Por suerte para él, terminaría logrando calmar a la bestia, aunque en el proceso le costase esquivar uno de los palos rotos del billar que Arya había estado usando como arma particular, el cual terminaría abriendo la cabeza de uno de sus otros muchos clientes. El hombre (un tal Bob, había coincidido de tragos con él antes) que empezaba a sangrar por la nariz hizo un ademán de encararse por puro instinto, pero terminó cesando en sus intenciones en cuanto estuvo al lado de Maverick, el cual le sacaba un par de cabezas y le hizo un gesto como queriendo decir "Mejor que ni lo intentes", mientras le miraba con el ceño fruncido.

El norteamericano alzó los hombros, mientras se dirigía nuevamente hacia la barra junto a la camarera. - No te he dicho que no hayas hecho bien en zurrarles, solo que ya los habías dejado lo suficientemente hechos mierda como que para mañana cuando amanezcan entre lagunas no se planteen denunciarte, o tomarse la venganza por su propia mano. - sabía que aquello a ella le daba completamente igual, no tenía pinta de ser precisamente una mujer que se preocupase por la consecuencia de sus actos. Pero tal vez podría ser el caso y como Jimmy le había transmitido a través de aquella mirada oculta entre las gafas de sol, calmar el temperamento de su hija era sin duda la mejor decisión a tomar en vistas de que la noche en el Excalibur siguiese transcurriendo con aquella peculiar normalidad que caracterizaba al local.

Aceptó de buena gana la copa de whisky con hielo que les sirvió Suzane para celebrar el año nuevo. - Dos mil dieciocho. Que rápido se dice y que viejo me siento de repente. - dijo antes de brindar con su copa, antes de, al igual que su compañera de tragos, terminar el dorado contenido líquido de esta de un solo trago. - Ese placer te lo reservo a ti. - contestó, con una ladeada sonrisa antes de dejar un par de billetes sobre la mesa. Empezaba a notar como el alcohol le subía, pero todavía no tenía suficiente. Necesitaba unos cuantos whiskys más para ponerse a tono. - Suzane, me parece que nuestros vasos tenían un agujero... - murmuró, para llamar la atención de la jefa. - Pero esta vez... Pon algo más fuerte. Hace unos meses vi a un grupo de universitarios tomando esa bebida alemana... - señaló una botella verde en cuya etiqueta aparecía un ciervo. - Con Red Bull. Jaggërbomb, lo llamaban. ¿Todavía tienes espíritu joven para aguantar una bomba de esas? - preguntó a la peliazul, obviamente retándola antes de que su madre sirviese ambos cocktails que a la postre serían explosivos para sus mentes y estómagos.

Dió un buen trago, mientras esta empezó a toquetear su bíceps. Lo que no esperaba es que le retase a un pulso. ¿Debía ser la primera persona en décadas que le retaba a un pulso? Por no decir la primera mujer que le había propuesto jamás algo así. Apoyó el codo sobre la barra. - ¿Cómo echarme atrás? - respondió, antes de estrechar su mano e iniciar el intercambio de fuerzas. Empezó el pulso relajado, dejando que ella usase toda su fuerza para intentar quebrar su brazo. Pero de pronto, toda la concentración que pudiese tener el norteamericano ya prácticamente ebrio en el equilibrio de fuerzas desapareció al ver como el mismo enano que había anunciado instantes antes la llegada del año nuevo bailaba sobre la mesa de billar la típica polka irlandesa que contemplaba cada noche interpretada por el leprechaun de los Boston Celtics antes de cada partido. Dicha visión le hizo escupir el poco jagger con bebida energética que le quedaba en la boca, dejando paso a una sonora carcajada que, por inercia, provocaría que su brazo cediese ante el esfuerzo de la peliazul. Tardó prácticamente más de un minuto en conseguir dejar de reír, mientras negaba ostensiblemente con la cabeza. - Está claro que no ha sido una competición justa. - volvió a posar su codo sobre el mármol, extendiendo la palma d esu mano. - Exijo mi revancha. - dijo, sonriendo divertido. ¿De verdad, estaba consiguiendo divertirse después de tanto tiempo?


Última edición por Maverick O'Connor el Jue Ene 04, 2018 1:31 am, editado 2 veces
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Chris Evans
Edad del pj : 36
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 6.200
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Leprechaun
RP Adicional : 000
Mensajes : 85
Puntos : 32
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5438-maverick-o-connor#80350 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5467-maverick-o-connor-relationships#80708 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5469-las-cronicas-de-maverick http://www.expectopatronum-rpg.com/

Maestro de Dados el Miér Ene 03, 2018 7:15 pm

El miembro 'Maverick O'Connor' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 3482
Puntos : 1552
Ver perfil de usuario

Arya S. Wolfhart el Vie Ene 05, 2018 9:30 am

Vaya, menudo honor eso de que Maverick se dejara dar por culo por Arya, aunque no literalmente.  ¿Quien estaba dispuesto a ser dado por saco continuamente? Una persona muy aburrida, loca o un poco piripi como estaba el americano en ese entonces. La peliazul contestó con una simple sonrisa ladina, que se hizo mas amplia cuando aceptó su pulso. Le gustaba la gente fuerte y el lo era, además de que no parecía tener reparos en echar un pulso con una chica y eso sumaba puntos a su favor; si había algo que odiaba profundamente era el hecho de ser subestimada por pertenecer al género femenino, por eso aprovechaba cualquier ocasión para hacerse valer, sobretodo físicamente.

Tuvo dudas, pues al toquetearle el brazo vio que realmente estaba fuerte, pero claro, ¿quien le podía confirmar que aquello era fruto del ejercicio y no de algunas pastillitas mágicas? Magia muggle, claro, porque hasta el momento no conocía a ningún mago que fabricara esteroides para tener un cuerpo como el del increíble Hulk; aunque debía admitir que no era una mala idea en absoluto. Aunque Arya tenía una mente un tanto retorcida y lo que para ella era una idea fabulosa, para otra persona podía ser algo desastroso que jamás se habría llegado a plantear. ¿De verdad era buena idea ver magos puestos de esteroides hasta las trancas y verdes como la masa? Probablemente no, pero si muy divertido.

Dejando de lado sus delirios con las drogas, puso mala cara cuando su madre hizo caso al hombre y le sirvió aquella mierda. — Yo no bebo esto, es mierda nazi ¿No lo sabías? — Retiró el vaso hacia un lado y se inclinó sobre la barra para coger otra botella de whisky para ella sola. — Se lo daban a los soldados nazis para estimularles y que estuviesen "a tope de power" búscalo en wiipedia. — Aquella bebida era un invento de los nazis, literalmente, y a la peliazul no le gustaba un pelo que se siguiera comercializando. Era como si el jodido Voldemort sacaba una marca de refresco con su puta cara y la gente iba bebiéndola como si nada. — Si te conviertes en Hitler bebiendo mucho de eso no me hago responsable de mis actos. — Añadió para finalizar, medio en broma medio en serio.

Se preparó para el pulso y apretó el brazo con todas sus fuerzas, era la mitad que el de el, pero aún así estaba fuerte y se las sabía apañar. Cosa que hizo en cuanto que le vio distraído con el enano bailarín, quien por poco no le hace soltar una carcajada a ella misma; pero debía mantener las apariencias. Aprovechó el momento y derribó el brazo de Maverick, entonces le soltó y levantó las manos victoriosa. — No le des las culpas a los demás de tus errores, rubiales. — Cogió su botella y bebió directamente de la boquilla, al fin y al cabo era suya. Miró de reojo al hombre cuando le propuso echar otro ¿Tantas ganas tenía de perder ante ella? — Pues vale, pero no te quejes si te quedas con el brazo tonto.

Demasiado confiada, Arya volvió a ponerse en posición para echar otro pulso con Mavs. Comenzó a hacer fuerza y esta vez notó que le costaba mas debido a la decisión del hombre por no perder aquella vez; pero Arya era una cabezota de mucho cuidado así que incluso se puso de pie para ayudarse. La cosa estaba tensa e incluso Jimmy se había parado a mirarles como si estuviese viendo un entretenido programa de televisión. Hizo el amago de animar a Maverick, pero su hija le lanzó una mirada asesina que le hizo cambiar de idea y quedarse callado por su propio bien. El brazo de la mujer acabó cediendo cuando un ruido de cacharros caerse se escuchó en el interior de la cocina, lo que le hizo desconcentrarse y perder el equilibrio, dejando que el rubio ganara y cayéndose hacia delante, esquivando por poco una de las columnas del bar.

¡Venga hombre! Eso no ha sido justo ¿Que narices pasa ahí dentro? — Exclamó enfadada, mientras Jimmy se reía por lo bajo y felicitaba a Mavs por su victoria levantando el dedo pulgar. Suzanne salió de la cocina a toda prisa y cerró la puerta tras de si, parecía haber visto un fantasma. — Se ha colado algún bicho en la cocina y lo está poniendo todo patas arriba, me da miedo ir a mirar porque... Bueno, no había visto nunca "algo" así. — La rubia hizo hincapié en ese "algo" y la peliazul se temió lo peor. — Iré a mirar.

Rodeó la barra y se acercó a la puerta de la cocina, pegando la oreja en ella. Debido al ruido que había en el bar no podía oír gran cosa, así que se vio obligada a entrar. Había cazuelas esparcidas por el suelo y cristales rotos, como si un elefante hubiese pasado por una cacharrería. Cogió una sartén para utilizarla como arma y con cuidado empezó a revisar los armarios y las repisas.


Off: Que potra tienes yaoming Sígueme y tira para bicho :S:


Última edición por Arya S. Wolfhart el Vie Ene 05, 2018 10:21 am, editado 1 vez
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Alissa White-Gluz
Edad del pj : 30
Ocupación : Bartender (bar familiar)
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 3.700
Lealtad : Pro-Muggles
Patronus : Pavo Real
RP Adicional : 000
Mensajes : 60
Puntos : 20
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5215-arya-s-wolfhart-working#77475 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5219-you-will-know-my-name-arya-rls#77536 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5220-reason-to-belive-arya-s-crono#77537 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5221-correspondencia-de-arya

Maestro de Dados el Vie Ene 05, 2018 9:30 am

El miembro 'Arya S. Wolfhart' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 3482
Puntos : 1552
Ver perfil de usuario

Maverick O'Connor el Dom Ene 07, 2018 8:58 pm

¿Un invento de los nazis? Puede que Arya estuviese en lo cierto. Ese licor no se exportaba (o eso pensaba) a los Estados Unidos y tampoco nunca antes lo había probado. Lo que sí que podía asegurar es que esa mierda subía mucho, y jodidamente rápido. Tanto que entre la cerveza de cortesía, el whisky a palo seco y aquella bomba disfrazada de chupito con bebida energética ya no necesitaba más bebida para ponerse a tono: Se sentía terriblemente eufórico en aquél momento. Y divertido. Y ebrio. Y gracioso. Y soberanametne ebrio. Todos aquellos individuos de los que había rajado con anterioridad le parecían por entonces interesantes conversadores con los que se habría puesto a parlotear de no haber estado batiéndose a pulso con aquella hermosa peliazul. ¿Hermosa? Probablemente se había quedado corto en sus pensamientos. No tan probablemente, más bien con absoluta certeza a su juicio, debía ser el hombre más bien acompañado de aquél bar. Pero cuidado, no fuese a hacerlo evidente. Nadie le tomaría en serio con ese tono rojizo marcado en el rostro, menos todavía la hija de los dueños del local. Por su propio bien, se abstrajo de la evidente atracción que sentía en aquellos instantes por la camarera. Sin lugar a dudas, si se quedaba más de tres segundos mirando fijamente a sus pechos terminaría saliendo del Excalibur con la cara roja y su mano marcada a fuego en toda la mejilla.

De igual modo, trató con todas sus fuerzas de dejar de prestar atención al enano bailarín que seguía haciendo de las suyas sobre la mesa de billar. ¿Qué pasaba con ese maldito enano? ¿Era inmortal? Quizá al igual que él venía del mundo mágico, a pasarlo bien entre muggles. Lo mismo era un leprechaun, como los que solía ver de pequeño en Boston, y no un enano como tal. En medio de tan absurdas reflexiones, Arya tuvo que llamarle la atención para que volviese en sí y prestase atención a la revancha que le acababa de pedir. ¡POR YODA! ¡EL PULSO! Apenas hacía medio minuto que acababa de perder y casi había olvidado que tenía que redimirse de su derrota.

Estiró su brazo, haciendo crujir sus dedos antes de volver a dejar el codo sobre la barra. Cerró los ojos durante un instante, mientras notaba la fría palma de la mano de Arya entrelazarse con la suya. -Cóncentrate. - se dijo. -Mantén un equilibrio con la fuerza. - añadió, aunque llevaba tal mareo que eso último sonó en su cabeza más bien a utopía. Notaba en la tensión de su brazo las incipientes ganas de la peliazul por derrotarle otra vez, pero dejarla ganar una segunda vez podía dejarle en muy mal lugar. Abrió los ojos para sonreírle e imprimir un poco más de fuerza, haciendo que su brazo cediese ante el de él.

Y tal y como había pecado él antes, un ruido terminaría por desconcentrar a la peliazul dando al americano como definitivo vencedor de la contienda. - ¿Y qué tal si lo dejamos en tablas? Tal vez se nos ocurra una forma de desempatar... Más tarde. - dejó caer mientras esta se incorporaba para comprobar qué era lo que estaba armando tanto revuelo en las cocinas. Mavs no pareció darle demasiada importancia a las preocupadas palabras de Suzanne y se quedó allí sentado en su taburete, contemplando distraído a los demás habitantes del lugar. Los hooligans calvos habían desaparecido, aunque aún quedaba calaña de lo más pintoresca. Un tipo con el pelo verde le miraba con cara de pocos amigos desde las máquinas tragaperras, unas mujeres cuchicheaban en la otra punta de la barra, por lo que veía tratando de convencer al jefe de que les sirviese unas copas gratis. Volvió entonces su mirada de nuevo hacia los billares y, UN MOMENTO... ¿Donde se había metido el enano bailarín?

Por lo pronto, reparó en que su compañera de juerga estaba tardando más de la cuenta en volver de las cocinas. Se incorporó como buenamente pudo, dirigiendo sus pasos irregulares hasta seguir los que había dado Arya. Ni Suzanne ni Jimmy le miraron mal al cruzar el interior de la barra, tenía la suficiente confianza con ellos como para traspasar aquél perímetro y prestar su ayuda si realmente era necesario - aunque quizá en ese mismo instante no estuviese en las mejores condiciones de ayudar a nadie. Ni siquiera a sí mismo (?) -

Tuvo que frotarse los ojos ante la incrédula escena que contempló en las cocinas. Todavía en la entrada, sartén en mano y dispuesta a atacar se encontraba la peliazul, que debía estar flipando tanto como él con lo que estaba viendo. En un extremo de la cocina, un escarbato se guardaba cada pieza plateada de la vajilla del Excalibur, desde cubiertos a fuentes mientras a la vez, lanzaba las piezas de cerámica hacia el otro extremo de la estancia. Donde, precisamente, y con un caldero de monedas de oro - que obviamente, no eran galeones - se encontraba el enano que bailaba la polka irlandesa. - ¡Sabía que era un puto leprechaun! - exclamó Maverick con diversión, sin pararse a reparar ni por un instante que estaba en un sitio rodeado de muggles. Incluso hasta donde él sabía, Arya era una muggle que acababa de presenciar con sus propios ojos la existencia de dos criaturas mágicas.

Una vez hubo terminando con la vajilla, el escarbato saltó sobre la mesa principal, olisqueando desde lejos el tesoro que custodiaba el leprechaun. Leprechaun que parecía esperar a su contrincante con ganas, ya que soltó su bastón y se arromangó las mangas, haciendo claros gestos con los puños de que estaba dispuesto a aceptar pelea. Por un instante, sintió ganas de animar a la criatura que representaba a sus Celtics de Boston... Pero... ¿No debería intervenir y luego borrar los recuerdos de Arya? Echó una mano al bolsillo, buscando su varita...


Última edición por Maverick O'Connor el Lun Ene 08, 2018 1:44 am, editado 1 vez
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Chris Evans
Edad del pj : 36
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 6.200
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Leprechaun
RP Adicional : 000
Mensajes : 85
Puntos : 32
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5438-maverick-o-connor#80350 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5467-maverick-o-connor-relationships#80708 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5469-las-cronicas-de-maverick http://www.expectopatronum-rpg.com/

Maestro de Dados el Dom Ene 07, 2018 8:58 pm

El miembro 'Maverick O'Connor' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


#1 'Criaturas interior' :


--------------------------------

#2 'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 3482
Puntos : 1552
Ver perfil de usuario

Arya S. Wolfhart el Mar Ene 09, 2018 8:41 am

La bruja estaba alucinando y a su vez preguntándose que narices le había metido su madre a la bebida, porque aquello no era normal ni por asomo.  Se habían metido de lleno en una de esas películas de los ochenta al estilo Gremlins o Trolls en las que pequeñas y diabólicas criaturas amargaban la noche a los demás con sus travesuras y maldades; lo único que les faltaba era montar un show musical, subirse a la mesa y cantar una alegre canción entre el Leprechaun, el escarbato, Maverick y Arya.

Pero no, eso jamás iba a ocurrir. Lo que iba a pasar es que la peliazul iba a sacar a aquellos dos de allí a patadas, aunque tuviese un colocón importante.

Maverick hizo acto de presencia anunciando lo obvio, pero aún así agradeció tenerle allí ya que sola tenía pocas posibilidades de atrapar a dos bichos enanos y escurridizos como aquellos. — Lo que me gustaría saber a mi es que coño hacen en mi cocina un puto Leprechaun y un Escarbato. — Habló entre dientes con un creciente enfado, sin reparar en que había mostrado abiertamente que sabía de que iba la cosa.

Un momento... ¿Mavs también lo sabía?

Le miró de reojo, no tenía para nada pinta de ser un mago, ¿pero acaso ella la tenía? En fin, aquello no venía al caso en aquel momento. Le vio llevar su mano a sus pantalones y se temió lo peor. — ¡Eh! No te saques la churra ahora que no es momento, vas muy rápido tu. — Le dio un manotazo en el brazo para que dejara de hacer el idiota. Por otro lado, el maldito enano cabrón miró desafiante a la peliazul preparándose para atacarla; eso terminó de cabrearla. No podía creer que un enano estuviese dispuesto a desafiarla y pelearse con ella, era surrealista.

Apretó el mango de la sartén que estaba sujetando y en cuanto el Leprechaun comenzó a acercarse a ellos corriendo, se lo lanzó directamente a la cara haciendo que este se cayera al suelo de culo con la nariz chorreando de sangre. El otro bicho, alertado por el ruido, dejó lo que estaba haciendo y comenzó a correr por la cocina en busca de una escapatoria, con claras intenciones de dejar a su supuesto "dueño" tirado allí a su suerte.

¡No dejes que se escape! — Le advirtió al americano, para que se encargara del ladrón de vajillas.

Entonces, Arya caminó directamente hacia el enano quien nada mas verla comenzó a recular hacia atrás, dejando la valentía de lado. La mujer le dio una patada y lo mandó directamente a chocarse contra la puerta trasera del local, la cual se abrió sacando disparado al tipo hacia la calle. Salió detrás de el y por desgracia vio que el callejón no estaba vacío y que allí había reunidos varios jóvenes fumano tras salir de locales colindantes al suyo. El enano aprovechó el gentío para camuflarse entre ellos y salir huyendo de allí como alma que lleva el diablo. — ¡Como te vuelva a ver por aquí te convertiré en un maldito sapo! — Le amenazó, sabiendo que aún podría escucharla.

Volvió al interior de la cocina y se acercó a Mavs para ver como iba la caza del Escarbato. — ¿Lo has atrapado?


Última edición por Arya S. Wolfhart el Mar Ene 09, 2018 9:43 am, editado 1 vez
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Alissa White-Gluz
Edad del pj : 30
Ocupación : Bartender (bar familiar)
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 3.700
Lealtad : Pro-Muggles
Patronus : Pavo Real
RP Adicional : 000
Mensajes : 60
Puntos : 20
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5215-arya-s-wolfhart-working#77475 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5219-you-will-know-my-name-arya-rls#77536 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5220-reason-to-belive-arya-s-crono#77537 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5221-correspondencia-de-arya

Maestro de Dados el Mar Ene 09, 2018 8:41 am

El miembro 'Arya S. Wolfhart' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 3482
Puntos : 1552
Ver perfil de usuario

Maverick O'Connor el Vie Ene 12, 2018 4:38 am

De repente, se encontraba ante una más que peculiar situación. Y no por estar presenciando un improvisado duelo entre un jodido leprechaun que se hacía pasar por el enano más borrachuzo y liante con el que se hubiese topado nunca en un bar y esa pequeña criatura ladrona de vajillas de nombre ¿Escarabato? ¿Escabarto? ¿Escarabajo? Coño, estaba demasiado ebrio como para recordar el nombre del bichejo ese. No, no era eso lo que al borracho ex-auror le sorprendía. Lo que más perplejo le estaba dejando es que Arya no estuviese flipando en colorines con la surrealista escena que estaban viviendo. ¿Qué clase de muggle se quedaría actuando como si nada tras comprobar con sus propios ojos como un par de criaturas salidas de cuentos y fábulas ponían patas arriba la cocina de su local? Lo cual se volvió todavía más surrealista en cuanto mencionó el nombre de sus dos inesperados inquilinos. ¡ESCARBATO! No había estado muy lejos de acertar, maldita sea. Pero, a ver... ¿Cómo demonios sabía la peliazul todo aquello?

Dejó de hacerse preguntas de borracho en cuanto Arya le dió un ligero golpe en el brazo, diciéndole que no se sacase la churra. Por lo menos no aún. Joder, vale, estaba borracho pero ¿Por quién le tomaba? No iba a empezar allí una sesión de exhibicionismo frente a aquellos dos bichos a pesar de notar unas apremiantes y repentinas ganas de vaciar la vejiga. Pero lo primero era lo primero, quiso pensar. Captura a los bichos y luego ya te escabulles entre la muchedumbre hasta dar con el baño de los tíos. Seguro que acababa topándose allí con alguno de sus compañeros de tragos metiéndose el buen tirito de coca para celebrar el nuevo año.

¡No dejes que se escape!

La advertencia de Arya le hizo dejar de pensar en gilipolleces y sacar definitivamente la varita de su bolsillo. Agradeció sin decirlo en voz alta el no tener que enfrentarse al leprechaun... Le habría dolido en el alma tener que lastimar o incluso noquear a la criatura que representaba la mascota de su equipo de deporte muggle favorito. Además, ese pequeño enano que se bebía las copas de trago y deleitaba a la muchedumbre del Excalibur bailando polkas sobre la mesa de billar le había caído irremediablemente en gracia. A él, que no le hacía una pizca de gracia nada y vivía amargado a la sombra de su pasado, sí. El alcohol tornaba así de utópicas las noches a veces.

El escarbato pareció ponerse alerta tras escuchar las palabras de la dueña del local y tan rápido como Mavs le apuntó con la varita, empezó a correr raudo con todo su botín dándole vueltas a la mesa principal de la cocina. El norteamericano le perseguía, corriendo en la misma dirección y varita en mano, conjurando hechizos que tranquilamente habrían conseguido freír al ladrón de un mísero chispazo pero sin llegar a dar ni una. Más le valía no toparse con ningún mortífago durante lo que le restaba a la primera noche del año o estaría bien jodido.
Su compañera de aventuras esa noche, por su parte, no tardó en deshacerse de una patada del enano bailarín cargado con su caldero de falso oro. En el proceso, dejó entreabierta la puerta trasera del local, momento en el que ni corto ni perezoso el escarbato aprovecharía para escabullirse rápidamente de la masacre de hechizos a la que le estaba sometiendo sin éxito alguno. Se dirigió hasta la salida él también. La amenaza de la peliazul le resultó ciertamente graciosa, considerando que aún estaba dudando si era muggle, bruja o qué extraño caso de mujer le acompañaba esa noche.

En la parte trasera de la calle ya no había ni rastro ni del escarbato ni del leprechaun. Anda que habían tardado a huír por patas bajo la fina lluvia que caía sobre Londres. Maverick salió, mirando de un lado a otro como si les estuviese buscando, cuando realmente lo único que deseaba en ese momento era refrescarse. - ¡Pero que fabulosa noche nos brinda el año nuevo! - exclamó, como si nada de lo que acababa de ocurrir hubiese pasado, o más bien, sin que nada tuviese el mínimo sentido. Entonces recordó que no sólo ansiaba refrescarse, si no que también tenía unas incesantes ganas de mear. Se acercó a la pared de enfrente, apoyándose con un brazo sobre esta y al lado de unos basureros, se sacó la churra, como antes ella le había pedido que no hiciera. Durante prácticamente un minuto estuvo liberando todos los variados líquidos que había ingerido durante la noche. En aquellas condiciones tuvo que hacer un sobreesfuerzo por no mancharse los zapatos o los pantalones en el proceso. Soltó un sonoro suspiro de alivio cuando notó al fin la vejiga vacía. Se subió la cremallera, antes de darse la vuelta y adoptar la misma pose que tenía el Rey de la Noche cuando resucitó a todos los salvajes muertos en Casa Austera.

- ¿Piensas quedarte ahí pasmada mirando todo el año? Oh, venga. ¡La noche es joven como para pasársela encerrados en un bar! - dijo con la intención de animarla, tratando de sonar todo lo convincente que podía ser con tanta copa encima. Se frotó la mano sobre el pantalón, antes de tenderla en su dirección. Aún en aquellas condiciones esperaba ser capaz de hacer uso de la aparición. - ¡Vamos! No van a aparecer más leprechauns en tu local y tus padres se las sabrán apañar bien.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Chris Evans
Edad del pj : 36
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 6.200
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Leprechaun
RP Adicional : 000
Mensajes : 85
Puntos : 32
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5438-maverick-o-connor#80350 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5467-maverick-o-connor-relationships#80708 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5469-las-cronicas-de-maverick http://www.expectopatronum-rpg.com/

Arya S. Wolfhart el Sáb Feb 24, 2018 10:31 am

Acabó siguiendo a Mavs hacia el exterior del bar, de nuevo en el callejón por el que habían salido huyendo aquellos ladronzuelos tan particulares. Los chavales seguían allí fumando, mas ocupados de sus propias cosas que de que Maverick se hubiese puesto a mear al lado de ellos como si nada, como Peter por su casa. Arya puso una mueca de disgusto, preguntándose cuan perjudicado iba para llegar a tal extremo, el que siempre era lo mas rancio del mundo, incluso mas que ella misma. Definitivamente, Jimmy se había lucido con las bebidas aquella noche y les había tenido que poner algo que les hiciera flipar en colores, porque lo que estaba pasando aquella noche no era normal ni por asomo y se había convertido en la noche de fin de año mas extraña de su vida. ¿La mejor? No, aún era muy pronto para considerarla la mejor de todas, además de que en su juventud había tenido alguna que otra juerga mucho mas gamberra que la que estaba teniendo con el americano; sin embargo, debía reconocer que pese a lo raro de la situación y la revelación que había tenido sobre el, no se lo estaba pasando tan mal.

Madre mía, tu vas mucho mas perjudicado que yo... — comentó al verle tan risueño, algo tan extraño en el que provocó escalofríos en la peliazul, ¿acaso se acercaba el fin del mundo y los planetas se habían alineado para cambiar el buen humor del americano? Si no era algo relacionado con las drogas, definitivamente tenía que ser el apocalípsis. Y como a Arya le daba igual que el mundo se acabara mañana, de hecho le harían un gran favor, decidió mandarlo todo a la mierda definitivamente; total, tampoco la echarían mucho de menos en el bar, todo el mundo estaba lo suficientemente ocupado con sus propias borracheras y demás.

Miró la mano del hombre sin estar demasiado convencida. — Eres un poco cerdo, tío. ¿De verdad tengo que darte la mano con la que te has sujetado la churra para mear? — Entonces, pensó en el pulso y le rogó a todos los dioses habidos y por haber que hubiese tenido las manos limpias cuando estuvieron compitiendo. Si le daba igual mear delante de cualquiera, vete a saber que otras cosas hacía con sus manos sin importarle nada.

Ugh.

Recordándose a si misma que ella tampoco era ninguna señorita y que eso de la finura no iba con ella, acabó dándole la mano, aún con desgana. Eso de ir de la manita con los demás no iba con ella y mucho menos con alguien del sexo opuesto. Entonces, la palabra leprechaun apareció de nuevo, recordándole a la peliazul que tenía varias cosas que hablar con su amigo, pero quizás en otro momento. — A ver, Capitan Drogata, ¿dónde leches quieres ir? Va a caer una tormenta de las gordas y lo que te faltaba ya es delirar bajo la lluvia como el tío ese de aquella película antigua. — Aquel que cantaba con un paraguas bajo la lluvia esa dichosa canción tan pegadiza que gustaba a todo el mundo, hubiesen visto la película o no.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Alissa White-Gluz
Edad del pj : 30
Ocupación : Bartender (bar familiar)
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 3.700
Lealtad : Pro-Muggles
Patronus : Pavo Real
RP Adicional : 000
Mensajes : 60
Puntos : 20
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5215-arya-s-wolfhart-working#77475 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5219-you-will-know-my-name-arya-rls#77536 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5220-reason-to-belive-arya-s-crono#77537 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5221-correspondencia-de-arya

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.