Situación Actual
15º-23º // 28 de junio -> luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Andreas W.Mejor PJ ♂
JazmineMejor PJ ♀
Dante F.Mejor User
Stella T.Mejor roler
Laith & RyanMejor dúo
Samantha L.ESPECIAL I
Evans M.ESPECIAL II
Beatrice B.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

It's Time To Go Back. {Andrew} [PRIV] (FB)

Ashton Lancaster el Mar Ene 02, 2018 1:35 am

Comienzo de las vacaciones de Navidad, 2017.

Siempre había pensado que tener que montarse en el Expreso de Hogwarts era una verdadera estupidez. ¿Por qué tenía que pasar horas y horas montado en el tren para ir a Londres cuando podía simplemente desaparecerse de vuelta a su casa? No lo haría solo, por supuesto, sino que podía encontrarse con su novio en Hogsmeade y los dos se marcharían a su casa juntos mediante aparición conjunta. Pero no, todo el mundo insistía en que se montase en el estúpido tren, incluído su novio. Así que a Ashton no le había quedado más remedio que hacer las maletas y montarse en el tren igual que el resto de sus compañeros.

Encontró un compartimento que estaba vacío y se metió en ese, sentándose junto a la ventana. Su hurón, Abiode, salió de un salto de su bolsillo y se puso a corretear por los asientos, y dejó a su hámster metido en la Pokeball rodando por el suelo alrededor de sus pies felizmente. Esperó hasta que el tren salió de la estación de Hogsmeade y durante varios minutos miró a través de la ventana perdido en sus pensamientos. Estaba nevando y el paisaje estaba hermoso, aquella era una bella imagen que contemplar mientras dejaba que el suave vaivén del tren le meciese.

En otras circunstancias podría relajarse con aquel movimiento y contemplando aquella imagen, pero no ese día. Sentía un incómodo nudo en el estómago que no le dejaba en paz. Ya la había sentido en el pasado, cuando había vuelto a casa en el verano. Por primera vez en su vida no había vuelto a casa con sus padres; hacía ya un año que no sabía nada de su paradero, pero confiaba en que estaban vivos, Alec se lo había prometido. Les había puesto a salvo por él, por Ashton, para que al menos no tuviese que sufrir esa pérdida aunque hubiese soportado ver a sus amigos siendo asesinados y torturados y el mundo en el que él creía derrumbándose a su alrededor para convertirse en una pesadilla. Al igual que en verano ahora regresaba a su nuevo hogar, aquel que compartía con quien sabía que era el amor de su vida a pesar de todo. Debería sentirse feliz, a pesar de las circunstancias que le habían llevado a vivir allí tan temprano.

No estaba feliz, sin embargo. No porque no quisiese ir, sino por ese estúpido nudo en su estómago, el cual estaba causado por la carta que tenía guardada en uno de sus bolsillos. Alec había tenido que marcharse a una misión lejos, fuera del país. No había podido contarle muchos detalles salvo que no podría despedirse en persona, pero le prometía que volvería pronto y que muy seguramente iría a buscarle a la estación para llevarle a casa. Todo estaría bien entonces. Todo estaría bien.

Quería confiar en ello, pero la preocupación seguía ahí. ¿Cómo no iba a preocuparse, sabiendo a lo que se dedicaba su novio? Rezaba para que todo saliese bien. Era irónico, dado que si la misión salía bien hijos de muggles, fugitivos, aliados y muggles probablemente saldrían heridos y serían asesinados o encarcelados. Iba en contra de la propia naturaleza de Ashton, de todo lo que le dictaba el corazón y que formaba parte de su alma. Sin embargo, si salía mal la pérdida sería mucho peor para él. ¿Por qué tenían que ser las cosas tan complicadas?

La felicidad costaba un precio muy alto.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Matthew Daddario
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Ni idea
Galeones : 12.800
Lealtad : A su propio culo
Mensajes : 172
Puntos : 100
Ver perfil de usuario

Andrew Monagan el Mar Ene 02, 2018 2:00 am

¿Vacaciones de navidad? Más bien eran torturas de navidad para mi persona, odiaba a mi padrastro de todas las maneras que podrían ser posibles, odiaba tener que convivir con aquel hombre en el mismo techo. La verdad nunca había visto lo bueno en aquel hombre, según mi madre tenía muchas cosas buenas, sin embargo yo desde que llego a aquella casa hará tres años no he sabido ver nada bueno de este, más bien siempre había tenido enfrentamientos duros y muy agresivos con él, al principio cuando era más pequeño podía tolerar ciertas cosas, a día de hoy era incapaz de hacerlo.

“Todo te irá bien” Fueron las palabras que me dijo Ícaro. Supongo que en parte los dos rezábamos que aquello fuera bien, de que nadie me haría daño esta vez, ni emocional ni físicamente, pero yo sabía que por muchas veces que le dijera a Ícaro que esa vez iría bien, no lo era, nada iba bien en mi casa, y aunque pudiera quedarme en el castillo me gustaba perderme por las calles de Londres, pasear por las aceras mojadas, bailar bajo la lluvia, poder usar mis consolas, tomar mi móvil y con los casos y la música a todo volumen caminar por la calle sin saber a dónde ir, podía hacer tantas cosas fuera de Hogwarts, la magia no lo era todo en mi vida, había cosas como la música que me pesaban mucho más, Ícaro también era mucho más importante, habían demasiadas cosas.

Acabe de hacer las maletas y al salir por la puerta me encontré con Ícaro el cual me dio un último abrazo, con felicidad correspondí y me fui caminando por la nieve blanca hasta la estación, en mi bolsillo de la chaqueta tenía a Chip, el hurón con la chaqueta roja que me había regalado el contrario. Lo llevaba todo para poder pasar las navidades.

Una vez en la parada del tren deje que todos subieran y acabe por subirme el último de todos. Busque el vagón más vacío de todos y por desgracia no había ninguno, casi todos estaban llenos pero la suerte me sonrió y se puso de mi lado.

Casi llegando al último vagón encontré un compartimento con un solo chico dentro, estaba solo con sus animales, así que con cuidado pique la puerta y la abrí poco a poco — Disculpa que te moleste, ¿Podría entrar y estar contigo? Los demás vagones están llenos y no me apetece mucho tener que estar con gente, supongo que tú debes entenderme…— Comenté por el motivo el cual el contrario debía de estar solo por el mismo motivo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 3
PB : William Franklyn
Edad del pj : 13
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 4.701
Lealtad : IKEA
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 79
Puntos : 38
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5404-andrew-monagan-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5422-relationships-drew http://www.expectopatronum-rpg.com/t5620-the-story-is-so-far#82769 http://www.expectopatronum-rpg.com/
Andrew MonaganGryffindor

Ashton Lancaster el Mar Ene 02, 2018 2:24 am

El tren había comenzado a moverse y los copos de nieve chocaban contra el cristal. Los nervios de Ashton incrementaron repentinamente y no pudo evitar removerse incómodo en su asiento. Suspiró y sacó la carta que había permanecido guardada en su bolsillo hasta aquel momento. La había leído decenas de veces durante los últimos días y había pretendido no volver a hacerlo, pero en ese momento lo hizo, permitiendo que su mirada repasase una de las últimas líneas del mensaje escrito.

Iré a por ti.

—Por favor, hazlo —suplicó en un susurro, sin darse cuenta de que había dicho las palabras en alto. No había recibido noticia alguna durante los últimos días, todavía no le había llegado ninguna carta anunciándole que su novio estaba bien. No podía evitar que su mente imaginase cosas terribles que podrían haberle ocurrido.

Aunque siempre volvía, el propio Ashton lo había visto. Cubierto de sangre que no era suya en la mayoría de ocasiones. Y el africano había mantenido el contenido de su estómago en su interior, sin vomitar al imaginar las atrocidades que se habían llevado a cabo y sin llorar al pensar en aquellas injusticias, y dejaba que el egoísmo se apoderase de él como hacía siempre mientras se alegraba de que para él todo había salido bien, pues su amor regresaba a él. Solo necesitaba que esta vez fuese igual.

La puerta del compartimento se abrió entonces, interrumpiendo sus pensamientos. No le molestó aquello, agradecía la distracción. Dobló la carta cuidadosamente y volvió a guardarla en su bolsillo mientras miraba al chico que se había asomado por la puerta y que le pedía permiso para entrar en aquel compartimento, ya que no quería estar con los demás en los otros compartimentos, que Ashton había visto antes que estaban absolutamente abarrotados.

Claro, pasa —le dijo Ash al chico con una sonrisa amable, que aunque no le conocía personalmente y nunca habían hablado le sonaba mucho. Todo el mundo se conocía mínimo de vista en Hogwarts, aunque fuesen de otros cursos y Casas.

Antes de que el chico llegara a sentarse, Abiode saltó sobre él y comenzó a trepar por su pierna rápidamente de manera juguetona, no agresiva.

Abiode, déjale en paz —regañó a su excesivamente social hurón mientras recogía la pokeball con su hámster Pikachu dentro para que nadie le pisase sin querer, no quería que ocurriese una tragedia. Le colocó dentro de su mochila abierta sobre una mullida sudadera.

Soy Ashton —se presentó, pues le parecía de mala educación y además súper incómodo compartir compartimento en el tren durante horas siendo completos desconocidos. —Eres de… Gryffindor, ¿verdad? —intentó acordarse de con qué escudo le había visto en el uniforme por los pasillos y el Gran Comedor.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Matthew Daddario
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Ni idea
Galeones : 12.800
Lealtad : A su propio culo
Mensajes : 172
Puntos : 100
Ver perfil de usuario

Andrew Monagan el Mar Ene 02, 2018 2:41 am

Cuando el contrario me dio permiso para entrar sonreí con una pequeña risa mientras que entraba poco a poco cerrando la puerta del compartimento, no quería que sus animales ( que anteriormente había podido visualizar ) se escapasen, así que no dude ni dos segundos en intentar ir con cuidado para no pisar aquella bola y menos el hurón, aunque para mi extraña sorpresa el pequeño empezó a trepar lentamente por mis ropas negras haciendo que dejase ir una leve risa — Hola pequeño — Murmuré mientras acariciaba su pequeña cabeza.

Fue cuando mi hurón con sudadera roja empezó a salir de mi bolsillo trepando empezando a oler al otro hurón para empezar a jugar ambos juntos, frente a eso no pude evitar sonreír con ternura y dulzura — Ten cuidado con no hacerle daño Chip — Advertí al animal ya que cuando se ponía feliz no paraba de alborotarse y ponerse hiperactivo — Vaya, veo que te gustan los roedores — Comenté sentándome frente del contrario al lado de le ventana observando los copos de nieve golpear el cristal.

—Un placer Ashton — Dije con una pequeña sonrisa en mi rostro, no solía sonreír mucho cuando se trataba de tener que volver a casa, más bien mi estado de ánimo se volvía bastante depresivo y negativo, pero al menos debía intentar no estarlo frente del contrario, aunque era raro tener que estar otras navidades lejos de Ícaro, la gente siempre nos veía juntos y algunos rumores se hacían ver afirmando que éramos pareja, supongo que hagas lo que hagas siempre van a hablar de ti — Yo soy Andrew, pero puedes llamarme Drew mismo — Le comenté.

Frente a la pregunta de mi casa asentí con la cabeza afirmando esta misma — Sí, soy de Gryffindor, y por lo que te tengo visto…tú eres de Slytherin ¿verdad? — Pregunté algo confuso mientras que nos las tenía todas, de por si los alumnos mayores se hacían notar más ya por su magia avanzada y por su físico, el contrario debía de ir a sexto o séptimo curso, en uno de los dos ya que no aparentaba ser menor de esos cursos — ¿Vas a sexto o a séptimo? — Pregunté un tanto curioso por ello.

Le sonreí con ternura mientras cerraba los ojos lentamente mirando por el cristal de la ventana recordando las palabras de Ícaro “Todo irá bien “. Solo deje ir una risa sarcástica mientras que tiraba mi espalda hacia atrás y subía una de mis piernas al banco donde estaba sentado.

Cerré por un segundo los ojos antes de abrirlos de nuevo mirando al contrario — Por tu rostro parece que no tengas ganas de regresar a Londres, no te juzgo si es tu razón, yo tampoco tengo ganas si te soy sincero, en mi casa nadie me espera — Comenté antes de negar con la cabeza medio sonriendo — Perdón, yo no quería…— A veces hablaba cuando no tocaba y si esa no era la razón la había cagado, mi mal estar emocional me empezaba a pasar malas jugadas.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 3
PB : William Franklyn
Edad del pj : 13
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 4.701
Lealtad : IKEA
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 79
Puntos : 38
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5404-andrew-monagan-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5422-relationships-drew http://www.expectopatronum-rpg.com/t5620-the-story-is-so-far#82769 http://www.expectopatronum-rpg.com/
Andrew MonaganGryffindor

Ashton Lancaster el Mar Ene 02, 2018 11:09 am

Se reveló pronto la razón del súbito entusiasmo de Abiode con el chico desconocido que acababa de entrar en el compartimento del tren, pues otro hurón con un jersey rojo se asomó por el bolsillo del chico y miró a Abiode, quien emitió un gracioso chillido alegre antes de que el otro hurón saltase y ambos comenzasen a jugar como locos por todo el lugar, lo cual me hizo reír.

Me encantan, pero veo que a ti también —respondí cuando el chico hizo un comentario sobre mis mascotas, y él mismo tenía un roedor. Los hurones eran lo mejor del mundo. —Ninguno de mis calcetines ha sobrevivido a estos dos, es mi única queja. Pero son los mejores bichitos del mundo.

Abrí la Pokeball con mi hámster dentro (el cual continuaba bajo los efectos de la poción permanente de la broma de mis amigos que le habían teñido de amarillo con rayas rojas, igual que al Pikachu de verdad) y le dejé corretear por mi brazo hasta subir a mi cuello, donde se quedó acurrucado en el hueco entre mi piel y mi jersey, haciéndose un nidito muy cómodo y caliente.

Encantado, Drew —le saludó, y se sintió satisfecho de que su memoria no le hubiese fallado al recordar que era Gryffindor. Le gustaba no equivocarse con las personas. Sí, claro que había visto a ese chico, siempre estaba por todas partes con otro chiquillo de Ravenclaw. —Sí, de Slytherin —Casas enemigas. Menuda tontería. Hasta la fecha Ashton no había tenido ni un solo altercado con ningún Gryffindor, y sí con varios Slytherins. Era inevitable. —Séptimo, ¿tú?

Tal vez el joven Drew debería haber estado en la Casa de las águilas y no de los leones, pues sus habilidades de observación no dejaban nada que desear. Ashton había sido amable desde el momento en el que el chico había entrado en aquel lugar a hacerle compañía, había charlando animadamente, y aún así Drew fue capaz de percibir el desánimo en él. No, no desánimo. Preocupación. Miedo. Ashton no se mostró ofendido por el comentario ni por la intrusión, sino que sonrió levemente, aunque no de manera alegre sino más bien resignada y divertido por en descaro del chico que hasta apenas dos minutos atrás había sido un completo desconocido.

Veo que es verdad que los leones sois muy directos —dijo, encontrando aquello entretenido. No tenían filtro, pero no les faltaba el filtro como a algunos de su propia Casa, quienes tenían las lenguas afiladas y bífidas y el filtro lo eliminaban ellos mismos para convertir sus palabras en puñales. —No te preocupes —le dijo a Drew cuando este se disculpó, temeroso de que tal vez se hubiese pasado de la raya con su comentario.

Pensó en guardar silencio al respecto, pero tal vez eso le hiciese pensar al pobre Drew que no, que no estaba bien, que había hecho algo mal y había molestado al africano. Además, Ashton no había hablado de sus miedos con nadie, absolutamente con ni una sola persona en todo Hogwarts. Sentía que la angustia le ahogaba, y la carta en su bolsillo era una bomba de relojería a punto de estallar.

Sí que quiero volver a Londres, pero... pero tengo miedo —admitió con la mirada perdida a través de la ventana, en los copos de nieve que ahora caían a gran velocidad. —Una persona me ha prometido que estará allí cuando llegue pero si no está... Si no está no sé qué voy a hacer. Hace días que no sé nada de él y me preocupa —confesó.

Pero no podía dejarse ahogar por sus propios miedos. Había detectado pena y miedo en la voz de Drew también, y esta vez fue el turno de Ashton de fruncir el ceño y mirarle algo preocupado mientras se preguntaba qué podía sucederle.

¿Por qué dices eso? —preguntó, sin saber si tal vez el chico no tenía familia o la que tenía no le interesaba. —¿Por qué no te quedas a pasar las vacaciones en el castillo, entonces?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Matthew Daddario
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Ni idea
Galeones : 12.800
Lealtad : A su propio culo
Mensajes : 172
Puntos : 100
Ver perfil de usuario

Andrew Monagan el Miér Ene 03, 2018 1:10 am

La verdad es que ver a los dos hurones jugando me hizo mucha gracia, a la larga quizá podía plantearme poderle comprar un amigo a Chip, pero de momento debía de aguantar con él y la lechuza, suficiente gasto tenía para ambos, supongo que eso era lo de menos ya que a pesar de pertenecer a una familia adinerada me gustaba ser más humilde conmigo mismo y no abusar del dinero, pero tampoco es que viviera para ello.

—Pues la verdad es que hará como dos días que tengo a Chip…fue un regalo de alguien especial — Comenté con una pequeña risa de tonto enamorado. El tonto de Ícaro me tuvo el día entero en ascuas hasta llegar a la tarde para darme el regalo — Los míos de momento están intactos, la verdad no ha ido a mis calcetines de momento — Comenté con una dulce sonrisa.

La verdad fue uno de los mejores regalos que he tenido al largo de mi vida desde la muerte de mi padre, él era quien se encargaba de los regalos de todos, mi madre era feliz y bueno, el ambiente en casa era muy diferente al actual, demasiado.

Al parecer ante mi suposición del contrario sobre la casa había sido acertada y sobre el curso no había ido mal encaminado de que el mayor fuera a séptimo — Yo voy a tercero, me quedan unos cuantos años aún en Hogwarts — Comenté entre pequeñas risas pensando en que realmente con la nueva ley no es que fuera muy partidario de ir a clase, supongo que era bastante pasota en ese ámbito, pero la gran parte de amigos buenos eran Muggles y habían tenido que huir del colegio.

La verdad es que fui bastante directo con el contrario, supongo que podría desanimarle levemente un poco pero es que sentía casi el mismo sentimiento del contrario, por su rostro directamente podía ver como el mayor estaba preocupado y triste a la vez, era una mezcla de sentimientos un tanto extraña pero comprensible por mi parte, a veces sentirte como otras personas en ciertos puntos de la vida es fácil para ayudarlas o intentar que hablen para que se desahoguen.

Frente a la espera de la respuesta del contrario empecé a jugar con mis piernas balanceándolas levemente hacia delante y hacia atrás hasta que finalmente me contó su preocupación haciendo que levantase la cabeza para poder observarle el rostro, tome aire escuchando sus palabras mientras que con cuidado tome la mano con algo de miedo del chico aunque solo le sonreí — Mira, no sé quién será esa persona, pero de seguro que te quiere mucho y si ha jurado estar ahí va a estar, solo tienes que confiar en esa persona, y si no está ahí seguro que te estará esperando en algún lugar especial…solo tienes que confiar en esa persona, ¿vale? — Le comenté con una dulce sonrisa.

Finalmente acabe por soltar su mano con una pequeña sonrisa — Te voy a contar algo, tengo un buen amigo…— Dije con las mejillas rojas sabiendo que había algo más que una simple amistad — Qué él me prometió estar siempre conmigo cuando lo necesitaba, y cuando tuve un problema gordo realmente no…no tardó nada en venir conmigo, pero lo hizo porque yo confié en él, realmente en parte sabía que no llegaría o que no estaría ahí, pero de algún modo vino a mí — Comenté.

No podía decirle abiertamente que mi padrastro intento abusar sexualmente de mí, ni tan solo el mismo Ícaro lo sabe, pero tan solo quería enseñarle que la esperanza es lo último que tiene que perderse. Y que si creía en esa persona, de seguro que estaría ahí de algún modo.

—Mi casa es rara, no me llevo bien con mi padrastro, digamos que solo cuando llego…las cosas se tuercen y resulto ser el problema en su vida, mi madre nunca está en casa porque siempre se encuentra trabajando así que la mayor parte del tiempo estoy o en discusiones y gritos o fuera de casa porque me han echado de ella — Comenté antes de escuchar la propuesta del contrario.

¿Estaría bien aceptando la invitación del contrario? Supongo que no pasaría nada, de todas formas tampoco es que en mi casa me esperasen para celebrar una fiesta o tener una calidad bienvenida — Solo me quedaré por unos días, hasta que encuentre un sitio ¿de acuerdo? — Le comenté con una pequeña sonrisa en mi rostro — Muchas gracias Ashton, de verdad —

Mire de nuevo al hámster cuyo cual sus colores los cuales me sonaban mucho hasta que mire al chico — Porque tu hámster parece…Pikachu…— Comenté antes de dejar ir una leve risa mirando al mayor — Dime que te gustan los videojuegos y te llevaré a un sitio donde no vas a querer salir de ahí nunca más —
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 3
PB : William Franklyn
Edad del pj : 13
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 4.701
Lealtad : IKEA
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 79
Puntos : 38
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5404-andrew-monagan-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5422-relationships-drew http://www.expectopatronum-rpg.com/t5620-the-story-is-so-far#82769 http://www.expectopatronum-rpg.com/
Andrew MonaganGryffindor

Ashton Lancaster el Mar Feb 13, 2018 7:02 pm

Estaba muy preocupado. El “trabajo” de Alec era muy peligroso, después de todo. ¿Y si algo había salido mal en una de las misiones? Ashton no podía creerse que estuviese deseando que una misión mortífaga saliera bien, que desease la muerte de tal vez decenas de personas inocentes con tal de que su novio regresara a casa, pero ahí estaba él, deseándolo con todas sus fuerzas. Le contó a Drew sus preocupaciones, no con detalles explícitos por supuesto, y el joven Gryffindor reaccionó cogiéndole de la mano. Aquello sorprendió al africano, quien le miró, aunque no retiró la mano mientras el chico intentaba consolarle.

Acabó sonriendo, agradecido con sus palabras. No dudaba de Alec, sabía que haría todo lo posible para no apartarse de su lado jamás. Pero había cosas que podían estar fuera de su poder e impedírselo, aunque Drew tenía razón. Ashton debía tener fe en él, y esperanza de verle en la estación. Tal vez en casa, esperándole con alguna sorpresa especial preparada, y mantenerle nervioso durante tantos días preguntándose dónde se había metido el mortífago era parte de su plan para hacer más intensa su reunión. Tal vez…

Gracias —fue capaz de murmurar después de que la calma volviese a él, dejándole saber al Gryffindor que su intento de consuelo había servido para algo. Respiró profundamente. Fe, tenía que tener fe.

Sintió pena cuando recibió la respuesta de Drew sobre por qué no quería regresar a Londres. No le extrañaba que ese fuese el caso si la situación en su casa era tan mala como le estaba contando. Ashton no sabía cómo se sentiría al vivir en un ambiente así, él todo lo que había conocido durante su vida entera había sido unos padres amorosos que lo habían sido todo para él y que le habían adorado hasta que el nuevo régimen llegó y tuvo que separarse de ellos, tal vez para siempre. Jamás había estado mal en su propia casa, no le habían gritado y mucho menos le habían echado de ella. ¿Cómo podía aguantar eso un chico de la edad de Drew?

Ashton mencionó que podía quedarse en el castillo durante las vacaciones de Navidad, muchos alumnos lo hacían, pero claramente el chico entendió mal. Al principio Ashton frunció ligeramente confundido, preguntándose por qué el Gryffindor le agradecía de aquella manera, hasta que se dio cuenta de que había entendido “mi casa” y no “el castillo”.

No, quería decir que… —pero no llegó a terminar la frase para corregirle. No era como que podía regresar a Hogwarts ahora que se había marchado, y no iba a echarle a la calle. Supuso que a Alec no le importaría. Además, solo sería un tiempo.

Por primera vez en meses (¡años incluso!) estaba haciendo algo bueno por alguien. Se sentía bien, y sonrió ligeramente.

No hay de qué —le aseguró, ahora satisfecho con lo contento que Drew se había puesto ante la idea de no tener que volver a su abusiva y tóxica casa.

Entonces, como solía hacer otras veces, Pikachu llamó la atención. Ashton miró a su hámster y suspiró.

Fue una broma de mis amigos. Quisieron cambiarle el color temporalmente con una poción, pero… fue permanente —Cogió la bola del hámster, con forma y pintada igual que una Pokeball, y se la tendió a Drew por si quería jugar con el bicho, que no era nada tímido. —Me gustan, sí. ¿A ti también? Aunque creo que no he jugado en siglos, desde que me mudé. —Sí, creía recordar que la última vez que jugó todavía estaba en Sudáfrica.

Pasó por allí el carrito de los dulces entonces, y Ashton compró de todo. Ranas de chocolate, grajeas de todos los sabores, regalices, otros dulces…

Coge todo lo que quieras —le ofreció a Drew antes de morderle la cabeza a una rana de chocolate.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Matthew Daddario
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Ni idea
Galeones : 12.800
Lealtad : A su propio culo
Mensajes : 172
Puntos : 100
Ver perfil de usuario

Andrew Monagan el Dom Feb 18, 2018 8:30 pm

La verdad es que a ser verdad estaba bastante cómodo hablando con Ashton y sobretodo con su compañía, hacía tiempo que no me sentía tan bien de aquella manera aparte de con Ícaro, y es que la verdad podía sentirme bien, sentía la capacidad de poder hacer nuevos amigos, poder mirar más allá de mi bordería y la poca capacidad que tenía para irritarme con facilidad, pero la verdad cabía decir que no estaba tan mal estando acompañado de otra persona, más bien no me hacía sentir solo.

Frente a su gratitud deje ir una leve sonrisa tierna y dulce intentando que no fuese muy forzada porque la verdad es que con gente que no conocía me costaba levemente sacar una sonrisa que no pareciese un pato retrasado, y es que al menos estaba haciendo el esfuerzo para ello, aunque lo más seguro es que me hubiese salido alguna mueca extraña en medio de la sonrisa cuya cosa hizo que se me escapase una pequeña carcajada — Perdón, no se me da bien esto de sonreír — Comenté riendo de forma leve antes de ponerme sumamente rojo.

La verdad creo que metí un poco la pata cuando este me dijo que me quedase en su castillo, este se refería a su casa, y es que la verdad eso hizo que me tensase de forma leve — Solo serán unos días, hasta que bueno…Ícaro pueda acogerme en su casa, solo quiero poder evitar ir a la casa del demonio, si no es molestia me quedo en el sofá y me paso el día fuera para no molestar, de veras — Comenté un tanto nervioso.

Supongo que al final el malentendido acabo de buena manera, y eso conllevo a que pudiera quedarme un tiempo en casa de Ashton mientras intentaba hablar con Ícaro y ver cómo funcionaban las cosas con este, supongo que de alguna forma siempre había sabido que acabaría viviendo fuera de mi casa lo más pronto posible, ya que en cierto modo era consciente de que mi padrastro se había adueñado de la casa donde yo mismo crecí y nací.

Ante la explicación del hámster me quede unos segundos y deje escapar un suspiro leve antes de negar con la cabeza riendo — Vaya broma tan…especial, aunque la verdad podría ser peor, de seguro que hay alguna forma de que el pobre vuelva a la normalidad, aunque al menos es especial a su modo, y eso es bueno, es diferente al resto — Comenté de forma dulce.

Cuando escuche que al contrario le gustaban los juegos de Pokemon sonreí de forma dulce e inocente asientiendo con la cabeza — Claro que me gustan, por favor, creo que desde que me fui a Hogwarts el inicio de curso no he vuelto a jugar más, aunque en cierto modo traigo mi consola en la maleta, por si algún día esto funciona en ese maldito castillo — Exclamé sacando la misma consola para poder jugar.

Se la deje al lado de Ashton con una leve sonrisa en el rostro de forma amable mientras que miraba el carrito de dulces viendo cómo el contrario tomaba varias cosas invitándome —Oye! Al menos déjame pagar la mitad de todo esto — Comenté mientras le hice devolver la mitad del dinero al contrario y pagando la mitad, si algo que no me gustaba era que me invitasen de por sí, el menos ya que llevaba dinero encima, era lo mínimo que podía hacer.

Tome una de las cajas de grajeas y la abrí lentamente mirando una de ellas, y sin pensarlo me la introduje en la boca masticando poniendo una gran mueca de asco — Puaj! Es de mocos! — Comenté antes de intentar luchar contra mi fuerza interior de no potar ahí mismo.

Poco después de tener una lucha contra las grajeas y no encontrar ninguna de buen sabor las deje al lado y tome una rana de chocolate y me la comí sin pensarlo mirando al contrario — Oye, cuando lleguemos a Londres…te apetece ir a comer un poco de Pizza? Al menos…déjame agradecerte que me dejes alojar en tu casa — Comenté de forma leve mirando como poco a poco el tiempo iba cambiando poniéndose el cielo oscuro y negro dando a pie a una gran tormenta.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 3
PB : William Franklyn
Edad del pj : 13
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 4.701
Lealtad : IKEA
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 79
Puntos : 38
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5404-andrew-monagan-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5422-relationships-drew http://www.expectopatronum-rpg.com/t5620-the-story-is-so-far#82769 http://www.expectopatronum-rpg.com/
Andrew MonaganGryffindor

Ashton Lancaster el Mar Feb 27, 2018 10:04 am

Ash hizo un gesto de esos que significan “Nah, no te preocupes” cuando Drew quiso asegurarle que solo estaría unos días en su casa. A Ashton le da igual, y sabía que a Alec también lo haría, tenían habitación de invitados después de todo, una habitación que estaba prácticamente sin estrenar. Durante el tiempo que Ashton había vivido en esa casa nadie la había ocupado, y viendo como era Alec dudaba que tampoco hubiese ido nadie antes de que ambos se conociesen.

Tenemos habitación de invitados, es toda tuya durante el tiempo que quieras. El sofá lo ocupamos mi novio y yo mucho tiempo, él está viciado a la televisión muggle así que sería un poco inconveniente —dijo, aunque era de broma. No era un inconveniente. Lo que sí que no era broma era que Alec estaba viciado a la televisión, puto trasto.

Le habló a Drew de lo que le había pasado a su hámster, Pikachu. Al principio a Ash le molestó que le hiciesen eso a su pobre mascota, pero ahora hasta le parecía gracioso.

Sí que es único, sí. Ya intenté cambiarle, pero la poción estaba mal, así que no parece haber arreglo… Lleva años así, y no parece molestarle, así que así se queda.

Le hizo gracia que Drew hubiese llevado la consola a Hogwarts a pesar de que no funcionaría en el castillo ni en sus alrededores. En algún momento todos los alumnos provenientes del mundo muggle o mestizos las habían llevado con la misma esperanza, o eso creía él por lo que había comprobado. —Yo me traje la mía cuando llegué nuevo el año pasado, pero jamás conseguí que funcionase. Ahora la tengo en casa. Solo me servía para cuando pedían llevar algo en clase de Estudios Muggles, pero ahora… de poco sirve.

Además, era mejor que el nuevo profesorado, muchos de ellos ultrapuristas, no les viesen con demasiados aparatos de tecnología muggle. No daba buena imagen, y Ash prefería tener una estancia fácil en Hogwarts, gracias.

Compró chuches y quiso invitar a Drew, pero el más joven insistió en pagar y al final Ash tuvo que ceder para evitar una discusión. Luego, relajados, procedieron a comerse las chuches. Ash estaba tan contento comiéndose las ranas de chocolate, mientras que Drew fue a por las grajeas de todos los sabores. Eso nunca acababa bien. Rió cuando le tocó una de las asquerosas, y decidió no probar ninguna aunque ya había una mala menos en la caja y tenía más posibilidades de encontrar una buena.

Claro, vayamos a por pizza. O podemos encargarla y que la lleven a la casa —dijo, tal vez deberían descansar después del largo viaje. —Llevemos las maletas al piso primero, no quiero estar cargando con ellas.

Pasaron el resto del viaje comiendo chuches y atiborrándose (tendrían un horrible dolor de barriga al día siguiente) y hablando de todo tipo de cosas, conociéndose mejor durante el trayecto aunque aún les quedaban muchas cosas. Cuanto más se acercaban a Londres más rápido le latía el corazón a Ashton. Se moría de ganas de ver a Alec, seguro estaba esperándole en la estación, como había prometido… Habían pasado demasiado tiempo separados para el gusto del joven africano.

Prácticamente saltó del tren cuando llegaron a la estación. Tenía una inmensa sonrisa cuando llegó a la plataforma, y buscó a Alec con la mirada, sabiendo que le vería en cualquier momento.

Pero miró a todo el mundo en la multitud que esperaba a los alumnos y… Alec no estaba allí, en el lugar que siempre lo hacía. Ashton quiso pensar que estaría escondido para darle una sorpresa, pero no fue así. El corazón le latió fuerte y rápido de nuevo, pero esta vez por razones distintas. Sintió una gran angustia, aunque la controló lo mejor que pudo.

Tal vez estará esperando en casa —le dijo a Drew cuando se reunieron de nuevo para coger las maletas y el joven Gryffindor se dio cuenta de que allí no estaba quien Ashton había esperado que estuviese. Habló más para convencerse a sí mismo y mantenerse tranquilo que por otra cosa. —Sí, estará en casa… Cojamos un taxi.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Matthew Daddario
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Ni idea
Galeones : 12.800
Lealtad : A su propio culo
Mensajes : 172
Puntos : 100
Ver perfil de usuario

Andrew Monagan el Lun Abr 02, 2018 1:42 am

Al parecer no tendría que dormir en el sofá como había dicho anteriormente, como era previsto era una zona común donde Ashton y su compañero hacían vida, era normal, quien no hacía vida en un salón mirando un televisor, al fin y al cabo no quería ser un estorbo, no al menos más de lo que ya estaba siendo, al menos sabía que iba a quedarme poco por las palabras que Ícaro cuyas cuales me dijeron que intentaría invitarme a las navidades, pero por desgracia, después de nuestro leve roce no las tenía todas, aunque si me quedaba más tiempo intentaría ser la mejor sombra de todas.

Le sonreí de forma leve y tierna mientras asentía con la cabeza ante sus anotaciones — Voy a intentar pasar desapercibido el mayor tiempo posible, y de nuevo, muchas gracias, al menos ahora tengo algún sitio donde quedarme a dormir, la verdad es que se agradece — Dije con un tono leve, quería mostrarme como un chico dulce, cosa que era, en cierto modo lo seguía siendo a pesar de todo lo ocurrido.

Frente al comentario de la mascota del mayor, no poder cambiar al pobre animal de color quizá había sido una pequeña desgracia tanto como para el dueño como para la mascota, es como si de un día a otro yo me levantase con el pelo de color amarillo chillón, ese amarillo que con solo ver duelen los ojos, pues quizá no me desagradaba del todo, pero realmente las primeras veces sería un horror y un espanto, pero al menos uno se acaba acostumbrando a ello.

Hablamos sobre el tema de videoconsolas, supongo que traer aquella cosa a Hogwarts no era una de las mayores opciones que había, si me pillaban podría caerme una buena bronca por parte de los profesores, un castigo muy severo y demás, pero al menos la cosa estaba calmada, estaba tranquila sobre los objetos personales de nosotros mismos y nadie había husmeado en mis cosas, por suerte. — La mía sigue funcionando a la perfección, no aquí, ni en el castillo claro está, por la magia purista y ese tipo de acciones prohibidas, pero al menos fuera de aquí funciona — Comenté sonriente.

Al llegar a la estación no dude en bajar del tren como todos estábamos haciendo, al menos la opción de comer pizza para cenar a Ashton le había gustado, y eso me animaba muchísimo porque me moría de ganas por comer una buena porción de aquella pizza jugosa, habían tanto sabores que realmente desconocía que tipo de pizza iba a escoger, ojalá pudieran meter un poco de todo.

Ver a los padres recoger a sus hijos me dio un poco de envida, ojalá mis padres hubiesen estado ahí, mi padre, mi padre biológico, ojalá el estuviera vivo como para poder ayudarme, para poder hacerme feliz y hacerme reír como él sabía, al menos todo era mejor a su lado, hasta los peores días eran buenos, él sacaba lo mejor de mí.

Asentí con la cabeza mientras que tomaba mis maletas, la verdad es que no sabía con certeza a quien esperaba el contrario pero al menos sabía que alguien le estaría esperando — Claro, vamos, no tengo prisa — Dije riendo mientras le seguía.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 3
PB : William Franklyn
Edad del pj : 13
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 4.701
Lealtad : IKEA
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 79
Puntos : 38
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5404-andrew-monagan-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5422-relationships-drew http://www.expectopatronum-rpg.com/t5620-the-story-is-so-far#82769 http://www.expectopatronum-rpg.com/
Andrew MonaganGryffindor

Ashton Lancaster el Sáb Abr 28, 2018 9:47 am

Creo que es mejor que no vuelvas a llevar aparatos de tecnología muggle a Hogwarts —le recomendó Ashton a Drew cuando estaban hablando de su videoconsola, la cual había llevado con la esperanza de que en algún lugar llegase a funcionar. —Es mejor que no te asocien con nada muggle… Me entiendes, ¿no? No después de lo que pasó. —Se refería al ataque tras el cual todo cambió. Lo muggle ahora era escoria, y debían distanciarse lo máximo posible de ese mundo cuando se encontraban bajo la atenta vigilancia de ojos radicalmente puristas.

Ashton odiaba dar ese tipo de consejos. Iban en contra de todos sus ideales, de todo lo que él defendía, de la igualdad de todos los seres humanos sin importar su condición ni origen. Las divisiones creadas por la raza humana eran tan absurdas… Las comprendía todas, por supuesto. Era parte de la naturaleza, estar siempre en eterno conflicto por una u otra razón. La sociedad era una pirámide, y todos luchaban por estar en la cima.

Aunque odiase a muerte esos consejos, servían para no acabar en el fondo de la pirámide, aplastado por todos los demás.

Sintió una profunda angustia cuando llegó a Londres y no estaba su novio en la estación como había prometido. Con el paso de los minutos más angustiado se sentía, pensando lo peor, pero respiró profundamente e intentó tener esperanza. A lo mejor Alec se había atrasado por algo, a lo mejor estaba en casa esperándole. Todo estaría bien.

Cogió un taxi con Drew, que les llevó a ambos a un edificio de apartamentos que, aunque no eran ni de lejos los más lujosos de la ciudad, estaban muy bien, eran modernos y de buen aspecto, con excelentes vistas e instalaciones. Guió a Drew por el ascensor, y cuando llegaron a la puerta abrió la puerta con la llave que Alec le había dado hacía ya más de un año.

Ya estamos aquí. ¡Bienvenido! Espero que te guste —dijo, dándole paso a Drew al que sería su hogar durante los próximos días o semanas, no se sabía muy bien qué sería por el momento. Metieron las maletas dentro, Ashton dejó a sus mascotas sueltas, e inmediatamente llamó a su novio. —¿Alec? ¿Alec, estás en casa? ¿Alec?

Nada. Estaba vacía. Los pálpitos de Ashton se aceleraron y recorrió la casa. Parecía que nadie había estado en su dormitorio en semanas, los platos sucios en el fregadero apestaban tras el paso del tiempo, el aire estaba cargado por la falta de ventilación en aquel tiempo. Algo estaba mal, muy mal.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Matthew Daddario
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Ni idea
Galeones : 12.800
Lealtad : A su propio culo
Mensajes : 172
Puntos : 100
Ver perfil de usuario

Andrew Monagan el Lun Mayo 07, 2018 9:33 pm

Frente al comentario de Ashton me encogí de hombros asintiendo con la cabeza — La verdad es que es lo mejor, no debería llevar nada muggle a Hogwarts…aunque creo…que hasta estoy perdiendo el gusto de ir a las clases con las nuevas leyes, supongo que no seré el único, pero ya deseo acabar los cursos y poder dedicarme a lo que realmente me gusta — Dije asintiendo con la cabeza ante su último comentario, la verdad es que Hogwarts había cambiado por completo, a tal punto que ya no era lo que era hace unos años y lo que me contaron mis padres, todo era una simple farsa, lo que una vez eran buenos recuerdos, ya no quedaban apenas ni uno, todo se había esfumado, en un abrir y cerrar de ojos.

Todo había dejado de ser bonito, desde que el purismo llego al mundo de la magia, las normas cambiaron por completo, todo se fue a la mierda, y pocos podían explicar el porqué de las cosas, muchos preferían no hablar, otros habían acabado en Azkaban, alumnos en el Area-M, toda la bondad fue desapareciendo poco a poco, hasta quedar en un círculo reducido, la confianza, ya no se valía por nada.

Una vez tomamos el taxi, observe como Ashton se ponía nervioso, ya que tras enseñarme su casa alucine un poco con la tranquilidad que se respiraba en ese entorno, la paz que aquello conllevaba, aunque, demasiada paz por lo que aquello parecía.

No dije nada, solo dejé la mochila en el sofá, observe a Ashton muy nervioso, más de lo normal, así que me acerque a este y le puse una mano encima con cuidado — Respira, seguro que está bien, quizá por el trabajo a estado fuera, o vete a saber tu donde ha podido estar, quizá se fue a un hotel porque no le apetecía limpiar, de seguro que lo encontramos, ¿vale? — Comenté con una tierna sonrisa intentando calmar al contrario.

Abrí un poco las ventanas aireando el ambiente ya que estaba cargado, intente animar a Ashton de alguna forma, o más bien intente hacer que no pensara — Oye, si te apetece puedo pedir que traigan las pizzas a casa, al menos…así si vuelve Alec estarás en ella — Comenté sonriente.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 3
PB : William Franklyn
Edad del pj : 13
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 4.701
Lealtad : IKEA
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 79
Puntos : 38
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5404-andrew-monagan-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5422-relationships-drew http://www.expectopatronum-rpg.com/t5620-the-story-is-so-far#82769 http://www.expectopatronum-rpg.com/
Andrew MonaganGryffindor

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.