Situación Actual
6º-11º // 1 febrero luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Isaac B.Mejor PJ ♂
Circe M.Mejor PJ ♀
Henry K.Mejor User
Sam L.Mejor roler
Valarr & DannyMejor dúo
Joshua E.Drama queen
Isaac B.Mister sensato
Lluna F.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

[FB] School Days | Priv. Gwendoline Edevane

Beatrice A. Bennington el Sáb Ene 13, 2018 12:55 pm

02/septiembre/2004
06:55 am
Castillo de Hogwarts

Iniciar cuarto año era una maravilla. Conocer nuevos alumnos, reencontrarse con amigos, nuevos libros que leer y lo más importante, más travesuras por realizar. Simplemente regresar a Hogwarts era la mejor parte del año. Aunque si aceptaba que de vez en cuando llegaba a extrañaba su hogar, más específicamente a su padre.

Ayer habían tomado el tren para regresar al castillo, y se había dedicado a parlotear sobre este con niños que ingresarían a primer año. Para ninguno de ellos paso desapercibido que la chica de catorce años les mencionaba que Ravenclaw era la mejor casa. Acto inconsciente o no, tenía unos argumentos increíbles, y había causado gran sorpresa al poder hablar tanto sin necesidad de tomar una respiración entre frases.  

De todas maneras, como ayer no había podido encontrar ninguna cara conocida, por lo menos en ámbito de amistad ya que Beatrice conocía casi a todo el mundo, ese día se levanto temprano y con gran entusiasmo, aunque esto último no era novedad en ella, deseando encontrar a alguna de sus amistades.

━ ¡Buenos días! ━ Saludo con entusiasmo a los pocos estudiantes que se encontraban en la sala común, reconociendo a algunos por ser parte de los niños de primero con los que había conversado. No le sorprendería que estuvieran nerviosos, aunque Bea no lo estuvo ni un poco en su primer día, ni siquiera para su selección. Ella siempre supo que quedaría en Ravenclaw o Hufflepuff. Además, al primer día ya estaba en detención con Filch, porque según no podía correr en los pasillos. Una regla estúpida que siempre rompía pues le divertía muchísimo hacer enfadar a aquel hombre. En fin, suponía que cualquier tipo de nervio se iba luego de pasar por su oficina.

En su camino hasta el comedor saludo a un montón de gente, y recibió miradas asesinas de serpientes como de costumbre. No era sorpresa para nadie que Beatrice era una de las personas más conocidas del lugar, y que, de hecho, la única razón por la que no tenía amigos de Slytherin, era por su estatus de sangre.

━ Pensé que no vendrías este año Bea ━ Menciono Elaina, quien era una conocida de la rubia y por el momento, la única persona en la mesa antes de su llegada ━ No te vi en el expreso ━

━ Vine con los de primero ━ Respondió de inmediato con una amplia sonrisa sentándose junto a la castaña ━ Son tan tiernos. Vinieron todo el camino hablando sobre Hogwarts conmigo… espera, creo que yo hable casi todo el camino, mejor dicho. ¡Son tan pacientes! ━ Mientras hablaba, en su plato ya había un poco de todo. Tenía que alimentarse bien, estaba en pleno desarrollo… o esa era la excusa que utilizaba cada vez que le preguntaban porque comía tanto, cuando la verdad es que solo era un baúl sin fondo, de vez en cuando ━ ¿Has visto a Line? Le envié una lechuza antes de venir a Hogwarts diciéndole que nos reuniríamos hoy temprano… o creo que la envié ━  Agrego luego de unos segundos, arrugando levemente la frente al no poder recordar si realmente había enviado la carta. Finalmente, se encogió de hombros bebiendo un vaso de leche. De igual manera se encontrarían.

━ Si la vi ━ Y esa era la razón por la que casi nadie se juntaba con Elaina: Pocas veces te daba verdaderas respuestas y de vez en cuando era como hablar con un iceberg, pero a Bea le parecía divertida. A veces.

━ ¡Gracias! ━ Se limito a responder con entusiasmo al saber que su amiga si se encontraba en el castillo, continuando con la labor de devorar su desayuno. Estaba segura de que Line aparecería en cualquier momento.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Emily Kinney.
Edad del pj : 27
Ocupación : Fugitiva
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 900
Lealtad : Pro Muggle
Patronus : Dacnis azul
RP Adicional : 000
Mensajes : 116
Puntos : 51
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5517-beatrice-bennington-id?nid=1#81351 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5523-beatrice-bennington-relaciones#81381 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5535-cronologia-de-bea http://www.expectopatronum-rpg.com/t5520-buzon-de-beatrice-bennington#81362

Gwendoline Edevane el Sáb Ene 13, 2018 3:07 pm

Un año más, había llegado la hora: el expreso de Hogwarts estaba a punto de partir, y yo marcharía con él en dirección al castillo. No podría estar más ansiosa, pues los veranos eran de lo más aburrido para mí. Echaba de menos la biblioteca y las charlas con mis pocas amigas en la sala común de Ravenclaw. La sola idea de volver a pisar Hogwarts me emocionaba.
Mi madre y yo caminábamos en dirección a King's Cross, apretando el paso. Ella sonreía, cómo siempre, pidiéndome que me apresurase. Así lo hice, y pronto estuvimos ante la entrada del andén 9 y 3/4. No había rastro de mi padre por allí, cosa que no me sorprendía en absoluto: seguramente estaría trabajando en mantener sus relaciones políticas.
Tampoco me importaba demasiado verle o no antes de marcharme.

—¿Lo traes todo, Wendy?—Me preguntó una vez más mi madre, mientras yo me detenía ante la entrada con mi pesado baúl de viaje sujeto en la mano izquierda.

—Sabes que sí. Siempre lo traigo todo.—Le respondí con la misma sonrisa que ella tenía. Era difícil no sonreírle a mi madre.

—¡Lo siento, lo siento!—Respondió, poniendo los ojos en blanco con fingida indignación.—¿Cómo iba mi perfecta hija a olvidarse de algo? Seguro que llevabas una semana preparando el baúl.

—Dos, en realidad. Había mucho que planificar antes de tenerlo todo listo.—Le respondí, orgullosa de mí misma.

—¡Empollona!—Dijo en tono de broma, arrugando la nariz en una mueca.

—¡Mira quién fue a hablar!—Le dije yo, y ambas nos reímos. Mi madre y yo nos llevábamos muy bien, y poco sabía yo entonces que aquellos días con ella llegarían a terminarse.

Aquella despedida habría sido perfecta... pero, por supuesto, él tuvo que aparecer. Duncan Edevane, mi señor padre, un hombre tan preocupado por las apariencias que seguramente estaría estrechando manos en el Ministerio de Magia y regalando alabanzas hasta mucho después del día de su muerte.
No me costaba imaginármelo cómo fantasma, recorriendo los pasillos del Ministerio, haciendo la pelota a cualquier cargo importante que se presentase ante él.
Llegó con paso apresurado, y cualquiera que lo viese diría que, en efecto, tenía prisa. Cualquiera que lo viese creería que le preocupaba de verdad no despedirse de su única hija, a la cual no volvería a ver hasta las vacaciones de Navidad.

—Lamento el retraso. Estaba muy ocupado en el Ministerio...—Se excusó mientras, doblado por la cintura, las manos apoyadas en los muslos, trataba de recuperar el aliento perdido durante la carrera. Cuando lo hizo, volvió a erguirse y se enderezó el sombrero en la cabeza; acto seguido, sacó del bolsillo de su chaqueta un pañuelo de tela, con el cual se secó el sudor de la frente.—No quería perderme la despedida.

En seguida se me borró la sonrisa, aunque con un poco de esfuerzo logré curvar mis labios en otra más tensa. El tipo de sonrisa que reservaba a mi padre, un hombre por el cual no sentía demasiado afecto, si bien respetaba cómo debía respetarle por ser mi progenitor.
No le dije nada, y él procedió a despedirse, bajo la atenta mirada de mi madre y la mía.

—Esfuérzate mucho en tu quinto curso, Gwendoline. Haz lo que te digan, y no llames la atención. Estudia mucho y...—Aquella retaíla me la soltaba desde que tenía once años, cuando había empezado mi trayectoria en Hogwarts. Me la sabía de memoria.

—Duncan, por favor. No abrumes a la niña.—Intervino mi madre, poniendo con delicadeza la mano sobre el hombro de mi padre.

—Sí, sí... Tienes razón, Lamia.—Convino mi padre. Entonces se acercó a mí y me dio un abrazo, al cual respondí.—Te quiero, Wendy.

—Te quiero, papá.—Respondí mientras le devolvía el abrazo, sin demasiada emoción ni en lo uno ni en lo otro.

Cuando llegó el turno de abrazar a mi madre, todo cambió. Compartimos un cálido abrazo, y si en algún momento hubiesen podido saltárseme las lágrimas, habría sido ese. A ella sí iba a echarla de menos, quizás lo único que echase de menos en casa. Pero pude contenerme.

—Escríbeme todas las semanas, ¿vale?—Me susurró mi madre al oído.—Te quiero, Wendy.

—Te quiero, mamá.—Le respondí, esta vez con sinceridad.



*


No me encontré con ninguna de mis amigas en el trayecto del expreso, pero había quedado con Bea para desayunar. Estaba deseando verla, tanto a ella cómo a Sam. Las había echado mucho de menos.
Así que nada más llegar al castillo, serpenteando cómo pude entre una marabunta de gente de todas las casas, nuevos y veteranos, logré llegar al comedor.
No tardé en localizar a mi amiga entre el gentío, y corrí a junto a ella, sonriente.

—¡Buenos días, Bea! Siento el retraso. Ya sabes: el coche de mi madre está viejo, y a veces no quiere arrancar.—Le dije a modo de disculpa. Después de todo, era cierto: aquel cacharro parecía tener vida propia, y de cuando en cuando se ponía en huelga, a fin de reclamar sus derechos cómo coche.

Tomé asiento junto a ella, más hambrienta de lo que estaba dispuesta a confesar. Pronto tendría lugar el discurso del director. También descubriríamos muy pronto a dónde enviaba el Sombrero Seleccionador a todos los niños nuevos, y sentía curiosidad.


Off-rol: Mis disculpas por este post tan largo ^^u
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 29
Ocupación : Dep. Accidentes
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 7.665
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 206
Puntos : 92
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-gwendoline-edevane-ficha-de-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwen-edevane

Beatrice A. Bennington el Dom Ene 14, 2018 1:16 am

Poco a poco las cuatro mesas se iban llenando de estudiantes, todos entusiastas por recibir a nuevos integrantes en sus casas. Bea era una de esas personas que esperaba con ansías a los nuevos de primer año.

Desde hace media hora había comenzado una charla con Drake, un chico de su mismo año y misma casa, quien siempre parecía llevarle la contraria. La rubia desconocía totalmente que él solo deseaba llamar su atención, y que llevaba enamorado de ella desde hace dos años.

━ ¡Te digo que el chocolate amargo es mucho más delicioso y nutritivo que el dulce! ¡Y el chocolate blanco, ni siquiera debería considerarse chocolate! ━ Beatrice apuntaba al rubio con un tenedor, intentando lucir amenazante cuando solo conseguía que el chico se riera y pensará que era una ternura con patas.
Aunque ambos cambiaron sus expresiones al ver como Line llegaba junto a Beatrice: Drake puso una mueca, porque sabía que ahora sería ignorado y Beatrice… ella solo salto a los brazos de su amiga, casi asfixiándola en un abrazo.

━ ¡Buenos días Line!  ¡Te extrañe muchísimo! ━ La soltó unos segundos para contemplar a su amiga con una sonrisa, antes de volver a abrazarla ━ ¡Tu cabello ha crecido y pareces más bonita cada año! ━ Volvió a liberarla del abrazo para que ambas pudieran sentarse y comenzar a desayunar. O en su caso, disfrutar de un bollo de canela, esos que eran su adicción.

Benditos bollos de canela.

━ ¿Qué tal tu verano? Se que no te envié muchas cartas, puedes culpar a mi mente olvidadiza por eso ━ Dijo golpeando levemente su cabeza, mientras reía. Tal como dijo había extrañado a Wendy y muchísimo, pero siempre que intentaba enviarle una carta terminaba distraída con otra cosa, siendo incapaz de terminarla.

━ ¡Oh! ¡Ya vienen los de primer año!... Espera, ¿Me veía así de pequeñita en mi primer día? ━ Preguntó levemente sorprendida. No había notado lo pequeños que eran, aunque ella no podía decir nada con su metro sesenta.

━ ¡Amaran, Renata! ━

━ ¡La primera, la primera! ━ Beatrice estaba entusiasmada como cada año. De hecho, siempre era la que mejor lo pasaba ese día ━ ¡Debes estar en Ravenclaw! ¡Es la mejor casa! ━ Grito hacía la niña sin ningún tipo de vergüenza o sentimiento de culpa al ver como la pequeña se estremecía ante su grito, totalmente nerviosa. Tampoco ayudaba que gente de las demás casas se hubieran unido gritando cosas similares, recibiendo el regaño de sus prefectos. Sin embargo, nadie estaba sorprendido, Beatrice siempre actuaba igual ━ ¿En qué casa crees que quede? Se ve tierna y… algo me dice que será Hufflepuff ━ Esta vez se dirigía totalmente a su amiga, ignorando a la prefecta que intentaba mantenerla tranquila. Cosa imposible debemos resaltar.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Emily Kinney.
Edad del pj : 27
Ocupación : Fugitiva
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 900
Lealtad : Pro Muggle
Patronus : Dacnis azul
RP Adicional : 000
Mensajes : 116
Puntos : 51
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5517-beatrice-bennington-id?nid=1#81351 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5523-beatrice-bennington-relaciones#81381 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5535-cronologia-de-bea http://www.expectopatronum-rpg.com/t5520-buzon-de-beatrice-bennington#81362

Gwendoline Edevane el Dom Ene 14, 2018 10:52 pm

La reacción de Beatrice no se hizo esperar, y si bien ya debería estar acostumbrada a su efusividad, siempre lograba pillarme desprevenida.
Rauda y veloz, cómo un buscador persiguiendo la Snitch dorada durante un partido de Quidditch, se echó sobre mí y me rodeó con sus brazos. De no haberme sentado mientras la saludaba, estaba segura de que habría acabado en el suelo.
Había precedentes de ello, aunque por suerte siempre terminaban en risas. Nuestras, y de quién nos rodeaba.

—Yo también te he echado de menos.—Le respondí con la timidez que me caracterizaba, y no pude evitar ponerme roja cuando elogió una belleza que yo no creía tener.—No es verdad... Bueno, lo del pelo sí, pero lo otro no.—Reconocía que no había frecuentado demasiado la peluquería en verano. Siempre había considerado más sencillo hacerme un par de trenzas, aunque mi pelo creciese.—Tú sí que estás más guapa.

Algo más acomodada en la mesa, me serví algo de comida preparada por los elfos domésticos del castillo, que aparecía en las bandejas cada vez que se acababa. No tenía demasiado apetito a causa de los habituales nervios del primer día, que en mi caso nunca se esfumaban ni se esfumarían, pero sabía que si no comía algo ahora, durante el resto de la mañana me gruñiría el estómago de hambre.
Beatrice, mientras tanto, quería ponerse al día. Me preguntó cómo había ido mi verano, para acto seguido disculparse por no escribirme muchas cartas.

—No te preocupes.—Le respondí, y en mi fuero interno pensé: "La gente normal suele divertirse en verano, no devorar libros sobre animales acuáticos, historia muggle e historia mágica".—No ha estado mal. Aunque he echado de menos Hogwarts, y a ti y a Sam. ¿Tú te lo has pasado bien? ¿Has viajado o algo?

Los nuevos alumnos empezaron entonces a acercarse al sombrero seleccionador a medida que les llamaban por sus nombres.

—No es difícil verse pequeña cuando te ponen ese sombrero en la cabeza.—Comenté mientras recordaba mi propia experiencia con el sombrero, hacía ya cinco años. Por un momento, temía que aquella cosa acabase engullendo mi cabeza entera. Cuando me lo pusieron en la cabeza, y empezó a hablar y moverse, me dio un buen susto, a pesar de que ya lo había visto antes en acción. Inevitablemente me pregunté cómo podía funcionar, si escondía algún tipo de mecanismo accionado a baterías o algo así. El sombrero dijo: "¿Una mente curiosa y ágil cómo la tuya? Sé muy bien en qué casa vas a terminar... ¡Ravenclaw!"

El sombrero había elegido bien: adoraba aquella casa. Mi madre también había sido una Ravenclaw, a diferencia de mi padre, un Hufflepuff. Y no de los mejores Hufflepuff, precisamente.
La primera niña se sentó, y le pusieron el sombrero en la cabeza. Beatrice empezó a corear el nombre de nuestra casa, llamando la atención de todo el comedor y de los prefectos, que le pidieron silencio.
Yo no pude evitar reírme, aunque me puse un poco roja cuando todas las miradas se volvieron en nuestra dirección. Algunos entornaban los ojos de una manera que parecía querer decir: "¿Queréis callaros?"

—Mmmmm... No sé.—Respondí a Bea, intentando ignorar las miradas asesinas. Aunque hablé en voz baja, intentando que mi amiga me imitase.—Nunca se sabe quién podría ser un Gryffindor...

Una cosa estaba clara: la niña no tenía cara de Slytherin. Si el sombrero la mandaba a Slytherin, sería una gran sorpresa. Claro que nunca se me había dado bien juzgar a las personas con un simple vistazo...
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 29
Ocupación : Dep. Accidentes
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 7.665
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 206
Puntos : 92
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-gwendoline-edevane-ficha-de-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwen-edevane

Beatrice A. Bennington el Lun Ene 15, 2018 4:51 am

No era primera ni ultima vez que Bea abrazaba a su amiga con tanta emoción. La verdad, prácticamente era cosa de todos los años en ese día. Una vez estuvieron a punto de caer sobre la mesa de su casa. Beatrice lo encontró divertidísimo, otros no tanto. ¿Pero quién podría enojarse con ella? Nadie, o eso suponía. Las serpientes no contaban.

━ ¡Pero claro que es verdad! ━ Parecía indignada de que su amiga no notará su propia belleza, pero no estaba sorprendida. Conocía el carácter tímido de la chica. ━ ¿Tu crees? Steven me ha dicho que me comenzaron a salir arrugas ━ Sabía que había sido una broma de su hermano, pero aún así fingió estar realmente preocupada por aquel comentario, deslizando su dedo índice por su frente y orillas de los ojos, como si aquello sirviera para buscar las supuestas arrugas.

━ ¡Es bueno saberlo! Yo también las he echado de menos a ambas. Ni te imaginas la falta que me hacían, ¡me metí en muchos problemas al no tener a alguien que me detuviera! Por ejemplo, sin querer llene la piscina con peces y cangrejos. Era algo simple y no le veía el problema, ¡pero luego me entere de que mamá es alérgica a los peces! Lo único que se me ocurrió hacer, fue sonreír inocentemente. Déjame decirte que eso solo funciona en Hogwarts. ━ Tanto Sam como Line, eran una especie de consciencia para la rubia, ya que está ultima parecía no usarla demasiado. Si bien casi siempre terminaba librándose de los castigos, eso no significaba que ambas chicas la dejarán hacer lo que se le apeteciera. Aunque eso si, a veces no había quien la detuviera ━ He ido a Australia como cada año, ya sabes, para ver a mamá ━ Comento sin gran importancia, devorando de un mordisco su ultimo bollo de miel. Beatrice nunca había sido gran fanática de su madre. Quizá porque toda su vida habían sido solamente Steven, Norman y ella contra el mundo.

Escucho con total atención las palabras de Line, asintiendo ante el comentario de que el sombrero era demasiado enorme… o eso es lo que entendió de su frase. Aun recordaba que el muy gastado le había cubierto casi toda la cabeza.

━¡Pues yo estoy segura de que será Hufflepuff! ━ Dijo con seguridad y sin bajar el volumen de su voz. La prefecta simplemente rodo los ojos y la ignoro, sin querer seguir gastando saliva innecesaria al pedir silencio de su parte.

━ ¡RAVENCLAW! ━ Grito el sombrero, segundos después de la frase de la rubia, causando el vitoreo y entusiasmo de la casa mencionada. Bea golpeo su cabeza contra la mesa, causando extrañeza entre los demás.

━ Siempre me equivoco, soy la peor adivina de la historia de Hogwarts. ━ Murmuro sin ánimo, haciendo un leve puchero antes de posar su cabeza en el hombre de Line. ━ Me sentiría mejor si me regalaras ese bollo de miel que está en tu plato ━ Sí, ese era el objetivo real de todo su drama. ¡Eso no pasaría si los elfos hicieran más de sus preciados bollos de miel!

━ Oh, es verdad ━ Dijo repentinamente, enderezándose y buscando en sus bolsillos hasta encontrar lo que buscaba: Un libro. Más específicamente, un libro de bolsillo lleno de diversos acertijos. ¿Lo mejor de todo? La portada era de un lindo color azul con una tortuga marina estampada. ━ Es para ti, lo encontré en una librería cerca de casa y pensé que podría gustarte. ━ Para Bea había sido una total sorpresa encontrar un libro como ese. ¡Era la mezcla perfecta entre dos cosas que le gustaban a Line! Ante ese pensamiento le fue inevitable no comprarlo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Emily Kinney.
Edad del pj : 27
Ocupación : Fugitiva
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 900
Lealtad : Pro Muggle
Patronus : Dacnis azul
RP Adicional : 000
Mensajes : 116
Puntos : 51
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5517-beatrice-bennington-id?nid=1#81351 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5523-beatrice-bennington-relaciones#81381 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5535-cronologia-de-bea http://www.expectopatronum-rpg.com/t5520-buzon-de-beatrice-bennington#81362

Gwendoline Edevane el Mar Ene 16, 2018 3:00 am

Con quince años, apenas había salido del capullo. Es por eso que aquel tipo de cosas todavía me incomodaban bastante. De hecho, no lograba verme guapa.
Y, mucho más importante, ni siquiera me importaba verme guapa.
Algunas de mis compañeras de casa de cuando en cuando hablaban de chicos; algunas otras, hablaban de chicas. Pero yo solo me preocupaba por el siguiente libro que leería, o la siguiente poción que elaboraría, o el siguiente hechizo que tendría que poner en práctica en la clase de Defensa contra las Artes Oscuras.
¿Para qué necesitaba más? Lo sé, era una adolescente muy rara. Pero me alegraba saber que las "raras a mi estilo" acababan en la casa Ravenclaw.

—Yo no te veo ninguna arruga.—Respondí con auténtica sorpresa y cierta indignación. No pasó por mi cabeza ni un solo momento que aquello pudiese ser una broma.—A lo mejor a Steven le hacen falta gafas...

Escuché con atención cómo Bea me narraba sus aventuras de vacaciones. Al parecer, una vez más, había ido a Australia. Y no solo eso: había llenado la piscina de su madre de pescado y marisco.
Me puse a imaginar la escena, y a tratar de comprender cómo había sido capaz de hacer algo así sin utilizar magia, y me quedé perpleja ante la idea.
A veces me preguntaba si Bea tenía sangre de Correcaminos.

—¿Cómo narices...?—Empecé a decir, tapándome entonces la boca cómo si hubiese dicho una palabrota, y poniéndome roja; cuando me recompuse, continué la pregunta.—¿Cómo has llenado una piscina de peces y cangrejos?—Era consciente de que el incidente había producido alergia a su madre. Pero cómo aficionada a la biología marina, necesitaba saber cómo había conseguido semejante proeza. Y esperaba que los pobres peces y cangrejos no hubiesen sufrido ningún tipo de daño, por supuesto. Me daba pena solo de imaginarlos.

Cuando comenzó la selección de las casas de los nuevos alumnos, ambas hicimos nuestras apuestas. Y ni Bea ni yo acertamos con la primera niña: mientras Bea opinaba que acabaría en Hufflepuff, yo le había dado un pequeño voto de confianza y opinado que tal vez fuese una Gryffindor.
Acabó en la casa Ravenclaw, y mientras Bea vitoreaba, yo aplaudí con una sonrisa, entusiasmada. Una nueva alumna se unía a nuestra casa.
Bea se entristeció al ver que no había acertado... o fingió estar triste, asegurando que el bollo de miel de mi plato la haría sentir mejor. Puse una sonrisa de fingida resignación, haciendo rodar mis ojos en sus cuencas, y accedí.

—Bueeeeeno. Está bien. Que este bollo de miel alivie todos tus pesares.—Dije mientras sacaba mi varita y hacía una floritura.¡Wingardium Leviosa!Pronuncié con decisión, y el bollo empezó a levitar. Con movimientos de mi varita, lo conduje al plato de mi amiga, dónde lo dejé con extrema delicadeza. Aquel hechizo se me daba muy bien.—¿Te sientes mejor ahora?—Le pregunté con una sonrisa en la cara.

Y entonces, Bea logró sorprenderme una vez más cuando me puso delante un libro con una tortuga en la portada, y cuyo título aseguraba que contenía acertijos.
Sorprendida, gratamente sorprendida, lo cogí y mis ojos se iluminaron al contemplarlo.
Sin más dilación, abracé a mi amiga. Rara era la vez que yo hacía algo así, pero lo necesitaba.

—¡Muchas gracias, Bea! Pero yo no te he traido nada...—Añadí con tristeza. Nunca me acordaba de comprarles algún regalo a Sam o a ella.—Ojalá tuviese más bollos de miel...

Mientras proseguía la selección y se escuchaba cómo el Sombrero Seleccionador mandaba a un orgulloso niño a la casa Slytherin, hojeé el libro que me había regalado Bea.

—Veamos, a ver si aciertas...—Empecé, guardando silencio un momento para crear tensión; el tiempo justo para que el Sombrero mandase a otro niño a la casa Gryffindor.—Algunos meses tienen 31 días; otros, solo 30. ¿Cuántos meses tienen 28 días?

No era un acertijo muy complicado, aunque tenía su truco. Mientras Bea pensaba la respuesta, el Sombrero, por fin, envió a una niña a Hufflepuff. ¡Iba siendo hora de que alguno cayese allí!
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 29
Ocupación : Dep. Accidentes
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 7.665
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 206
Puntos : 92
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-gwendoline-edevane-ficha-de-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwen-edevane

Beatrice A. Bennington el Mar Ene 16, 2018 4:27 pm

Una de las tantas razones por las que eran amigas, era el hecho de que Bea, al igual que Line, nunca había sido como otras chicas. Podían pasar horas hablando sobre libros o leyendo juntas, solían meterse en problemas por culpa de ella y ninguna le tomaba atención a los chismes que corrían de boca en boca por el colegio. No hablaban de maquillaje o de chicos. Ellas hablaban sobre lo entretenido y aburrido, todo a la vez, que podía llegar a ser historia de la magia.

Al escuchar su respuesta tan inocente, Bea solo pudo reír y negar suavemente con la cabeza. Si bien de vez en cuando ambas compartían el mismo nivel de inocencia, Line siempre lo llevaba al máximo. Era simplemente adorable ━ Por favor nunca cambies ━ Menciono de la nada, regalándose una radiante sonrisa. Realmente esperaba que Wendy fuera de esa manera tan dulce eternamente, aunque no le molestaría si comenzará a desarrollar una mayor confianza en si misma durante el camino. ━ Steven necesita gafas y un nuevo cerebro, te lo aseguro ━ Amaba a su hermano, eso todos los sabían. Pero aún así, no cambiaba el hecho de que la mayor parte del tiempo se dedicará a burlarse de él.

━ Uhhhh, Line ha dicho narices ━ Se burlo levemente de su amiga, riendo ━ Ha sido más simple de lo que crees ━ Comenzó a decir, escuchando de fondo la voz del sombrero seleccionador ━ En esta ocasión nos quedamos en una casa cerca del mar, así que solo ha sido cosa de llenar un balde con peces y cangrejos. El resto ya lo sabes, terminaron disfrutando del sol en la piscina. ━ Por eso decía que había sido una idea simple, ya que no le había costado nada de trabajo, ni esfuerzo. Bueno, quizá si un poco al tener que atrapar los peces, pero Bea siempre conseguía cumplir sus metas ━ Pero no te preocupes, fueron devueltos a su habitad sin ningún rasguño… aunque quizá se fueron con el corazón roto al ser rechazados como mascotas, pero no lo sé con certeza ━ Simplemente se encogió de hombros.

Cuando la nueva integrante de su casa llego a la mesa, Beatrice le dedico una sonrisa radiante que fue devuelta de inmediato. Por suerte para la rubia, la niña no parecía enfadada con ella por el grito de hace unos minutos.

La atención que anteriormente estaba puesta en la pequeña, fue rápidamente devuelta hacía Line, observándola con ojos brillantes. ¡Había cumplido su capricho!

━ ¡Gracias Line! ¡Eres la mejor! ━ No le importo que la atención hubiera vuelto a estar sobre ellas por sus gritos, si no que simplemente se dedico a abrazar a su amiga antes de tomar el bollo de miel sensualon de su plato y llevarlo hasta su boca, disfrutándolo como si se tratará de lo mejor del universo. ━ Me siento más feliz que antes ━ Respondió sin dudar luego de devorar el pequeño postrecillo.

Contemplo a su amiga con una sonrisa lleno de ego, como si dijera “¡He hecho el mejor regalo del mundo! ¡Soy la mejor, soy la mejor!”. Cosa que hubiera gritado de no haberse sentido intimidada por la mirada de la jefa de su casa. Algo le decía que tendría un castigo en su primer día, como cada año.

━ No hay de que, y no te preocupes, ¡me has dado un bollo de miel! Ni te imaginas lo que eso significa para mí ━ Quizá sonaba un poco exagerado, pero es que Bea realmente los adoraba ━ Podríamos colarnos en las cocinas durante la noche ━ Dijo como quien habla del clima, sonriendo inocentemente a la espera de una respuesta positiva. Si bien eran pocos los que conocían la ubicación de las cocinas, Beatrice no había tenido problema en obtener la información por parte de un Hufflepuff.

Mientras su amiga ojeaba el pequeño libro, la rubia observaba atenta la selección, gruñendo cuando enviaban a alguien a Slytherin, aplaudiendo cuando eran de Hufflepuff o Gryffindor y por poco subiendo sobre la mesa, mientras gritaba algo sobre Ravenclaw siendo la mejor casa cuando los de primero terminaban en la última mencionada.

━ ¿Uh? ━ Al escuchar aquel acertijo, la respuesta inmediatamente apareció en su mente como si hubiera estado siempre en ese lugar, a la espera ━ Los 12 Meses, o sea, todos. ━ Respondió instantáneamente, emocionada. Quizá no era tan fanática de los acertijos como Line, pero si que le divertían.

Poco a poco la selección iba terminando, siendo el ultimo niño enviado a Gryffindor. Ahora solo quedaba el discurso de cada año y podrían escapar a las cocinas. Si es que Line aceptaba claro.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Emily Kinney.
Edad del pj : 27
Ocupación : Fugitiva
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 900
Lealtad : Pro Muggle
Patronus : Dacnis azul
RP Adicional : 000
Mensajes : 116
Puntos : 51
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5517-beatrice-bennington-id?nid=1#81351 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5523-beatrice-bennington-relaciones#81381 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5535-cronologia-de-bea http://www.expectopatronum-rpg.com/t5520-buzon-de-beatrice-bennington#81362

Gwendoline Edevane el Miér Ene 17, 2018 11:24 pm

A Bea le gustaba pinchar a Steven, y por lo que yo sabía, era recíproco. No era muy diferente a cuando mi madre me llamaba "empollona". Sin embargo, muchas veces me había encontrado a mí misma preguntándome qué hacía tan fascintante para la psique humana el picarse "amistosamente" los unos a los otros. Fuese cómo fuese, parecía funcionar.
Siempre y cuando la persona objeto de los "piques" los recibiese de buen grado, por supuesto.
Así que sospeché que lo del cerebro nuevo no era otra cosa que un pique más. Sin embargo, todavía era lo bastante emocionalmente torpe cómo para tener dudas al respecto.  

—Em... Prometido.—Dije cuándo Bea me pidió que no cambiase, y esperaba ser fiel a mi promesa. Si bien otras personas en mi situación podrían querer cambiar, volverse más... no sé, más populares entre la gente, yo me sentía bien cómo estaba. Sam y Bea me aceptaban por cómo era, y eso para mí era suficiente. Aunque a veces no podía evitar pensar que yo era la tonta de las tres.—Pero no le cambies el cerebro a tu hermano, Bea: no tienes suficientes conocimientos de cirugía cerebral.

Cómo sospechaba que aquello era una más de las bromas de Bea, intenté imprimirle un tono de broma al asunto; cómo no estaba segura, intenté que el tono de broma no fuese excesivo.
Y no tengo muy claro lo que salió de ahí. Solo esperaba que sirviese al propósito.
Entonces, después de mi... ¿palabrota?... la cual hizo mucha gracia a Bea—reí un poco con ella—, procedió a explicarme cómo había conseguido meter tanta fauna marina en la piscina de su madre. Y la explicación fue sencilla, por supuesto. Pero no dejaba de ser sorprendente, y no por el mismo motivo que antes.

—De verdad, Bea, a veces me fascina tu empeño a la hora de hacer trastadas. Hasta que lo consigues, no paras.—Y era cierto. De hecho, muchas veces me había preguntado que Bea las planeaba con antelación, si hacía un esquema, un diseño previo, materiales necesarios, cosas que podían ir mal... Y lo mejor de todo es que la veía capaz. La admiraba por ello, pues una Ravenclaw debía ser meticulosa en todo lo que hiciese. Bromas incluidas.—Y te doy las gracias, Bea. Cómo miembro honorífica del fond del mar, te agradezco el devolver a mis hermanos y hermanas a salvo a su casa. Sus madres, padres y amigos te dan las gracias también.—Comenté en tono de broma, aunque agradecida.

Bea se puso tan contenta al recibir un simple bollo de miel, que casi parecía que le hubiese entregado las llaves y la escritura de propiedad de Hogwarts.
Y entonces, sugirió algo que me dio pánico: colarnos en las cocinas durante la noche.
Una imagen apareció clara cómo el agua en mi mente: nosotras dos en las cocinas, los elfos domésticos sorprendiéndonos y rodeándonos, inmovilizánonos con su magia poderosísima, y llamando a los profesores. La jefa de casa nos restaría cincuenta puntos a cada una, y nos mandaría castigadas a ayudar al guardabosques a domesticar arañas salvajes.
Y nos comerían.

—¡Nos meteremos en un lío de narices!—Otra vez la palabra narices, y otra vez me tapé la boca nada más decirnos.—Nos comerán las arañas del bosque prohibido.

Sabía que era improbable, pero quizás a Bea no le pareciese tan improbable y desechase la idea. Aunque algo me decía que iba a encontrar una manera de meterme en el embrollo de todas formas.
Siempre lo conseguía.
Y entonces le planteé aquel acertijo, uno sencillo que se prestaba a confusión. Cualquier persona, sin pensar, diría "febrero", pero aquello no era correcto. Todos los meses tenían veintiocho días, y más. El acertijo no especificaba si los meses tenían que tener solo veintiocho días.
Y Bea lo acertó, lo cual me hizo aplaudirle.

—¡Correcto! Deberían darte cinco puntos para Ravenclaw por esa respuesta.—Dije, y entonces le ofrecí el libro.—Te toca. Ponme a prueba.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 29
Ocupación : Dep. Accidentes
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 7.665
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 206
Puntos : 92
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-gwendoline-edevane-ficha-de-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwen-edevane

Beatrice A. Bennington el Jue Ene 18, 2018 8:54 pm

Rio con ganas, como siempre sin darle importancia a que el discurso se estuviera llevando a cabo. Parecía serle naturalmente difícil seguir las reglas, por más simples que fueran ━ ¿Cómo se te ha ocurrido que podría, justamente yo, cambiarle el cerebro? Por Merlín, para eso existe gente especializada. A ellos les daré el dato de que existe alguien con un cerebro defectuoso, de seguro me cobran barato y todo. ━ Bromeo. Aunque no estaba totalmente segura de que el comentario de Line igualmente había sido de broma, pues parecía tener un tanto de seriedad también.

Escucho las palabras de su amiga con orgullo, como si le estuvieran felicitando por haber sido escogida prefecta o algo así. Cosa que de seguro nunca iba a suceder, eso Bea lo tenía más que asimilado. De todas maneras, para la rubia todo dependía del tiempo que tuviera. Por ejemplo, en esa ocasión había planificado todo la noche anterior. Había investigado la casa a fondo hasta tener claro hacia donde correr en caso de que su plan saliera mal, también se había asegurado de conocer los horarios en que todos estaban ocupados y la dejaban a su ley. Sin embargo, nunca pensó el desenlace que tendría su broma, aunque realmente no se arrepentía de nada. Se había divertido más de lo esperado. ━ No hay de que Line. ¡Pero claro que estaban agradecidos! ━ Le enseño su dedo índice, que estaba envuelto en una bandita con diseños de flores ━ Un cangrejo apretó mi dedo, estoy segura de que fue por felicidad. ━ Aseguro, mirando fascinada su dedo como si fuera un tesoro muy preciado.

Terminando su bollo de miel, volvió a reír con ganas. ¡Es que era tan divertido cuando decía narices! ━ Gracias, acabo de imaginarme un par de narices haciendo lucha libre ━ Comento sin dejar de reír. Simplemente no podía parar, la imagen mental era demasiado graciosa. Casi medio minuto después, tomo lentas respiraciones, calmándose. ━ ¿Uhm? Pero si, hasta donde yo sé, las cocinas se encuentran dentro de Hogwarts, no fuera ━ Aunque si se estremeció notablemente al imaginarse rodeada de arañas. Las detestaba demasiado. Sacudió levemente la cabeza para quitarse la imagen de esas pequeñas criaturas peludas con demasiadas patas… ¡Ah! ━ Vamos Line, por favor. Si voy sola seguramente me meteré en problemas como siempre. En cambio si vamos juntas, tu podrás asegurarte de mantener a raya mis ideas super creativas que suelen quitarle unos cuantos puntos a nuestra casa ━ Con gran esfuerzo borro la imagen de las arañas de su mente, concentrándose en la cantidad de bollos de miel que podrían conseguir si iban a las cocinas. Inocentemente, hizo un puchero y miro fijamente a su amiga con cara de gato con botas. Sabía que no se podría resistir a su encanto y a sus palabras.

Luego de unos segundos, tomo el pequeño libro entre sus manos y abrió una página al azar. Observo a Line con una sonrisa expectante ━ Dice así… ━ Segundos de suspenso ━ ¿Qué es tan frágil, que al decir su nombre se rompe? ━

Unos cuantos minutos después, el discurso había terminado y Bea no perdió de vista a su jefa de casa ni siquiera un segundo, levantándose con rapidez cuando la vio caminando en su dirección ━ Hora de irnos Line ━ Dijo y sin esperar respuesta, tomo la mano de su amiga, levantándola de su asiento y jalándola hacía la salida del comedor. Prefería tener un castigo el segundo día y no el primero.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Emily Kinney.
Edad del pj : 27
Ocupación : Fugitiva
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 900
Lealtad : Pro Muggle
Patronus : Dacnis azul
RP Adicional : 000
Mensajes : 116
Puntos : 51
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5517-beatrice-bennington-id?nid=1#81351 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5523-beatrice-bennington-relaciones#81381 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5535-cronologia-de-bea http://www.expectopatronum-rpg.com/t5520-buzon-de-beatrice-bennington#81362

Gwendoline Edevane el Vie Ene 19, 2018 3:08 pm

Lo peor de todo el asunto es que me podía imaginar a Bea llevando a cabo una broma que incluyese cambiarle el cerebro a su hermano mayor. Si existiese la mínima posibilidad de gastarle una broma así, de meter su cerebro en el cuerpo de una rana y viceversa, visualizaba a Bea intentándolo.
Siempre y cuando fuese algo reversible y carente de peligro, claro, porque hasta dónde yo sabía, Bea no quería hacerle ningún daño real a su hermano.
Ni a su hermano ni a nadie.

—Podría existir alguien así en el callejón Knockturn, pero serán tipos peligrosos a los que es mejor no acercarse.—Y deseé que no existiese ningún libro al alcance de la mano de Bea en que se explicase cómo hacer algo parecido. La veía capaz de intentarlo.

Su broma de los peces no había terminado solamente con su madre sufriendo una reacción alérgica, si no también un un pequeño "agradecimiento" por parte de uno de los cangrejos. Parece ser que se había agarrado a su dedo y le había dado un apretón de lo más amistoso.
La tirita de flores alrededor de su dedo atestiguaba que quizás no había sido el más delicado de los apretones.

—Seguro que fue un accidente.—Aseguré, en defensa del pobre cangrejo.—O quizás fuese su forma de agradecerte tu interés por hacerle partícipe de una de tus geniales bromas.

No podía evitar, cada vez que la palabra "narices" me salía sin querer en una frase, acordarme de mi padre, que aseguraba que esa forma de hablar era demasiado vulgar. Mi padre era demasiado recto, demasiado propenso a avergonzarse de cualquier cosa que no saliese cómo él quería.
Una vez más me alegré de que no estuviese por allí para corregirme, y de que Bea simplemente encontrarse gracioso lo que yo decía.
A ella todo le parecía divertido, cierto es. Podrían castigarla de cara a la pared durante diez horas, y ella seguramente acabaría encontrando algo de lo que reirse. Ya fuese una mancha en la pared, un insecto que se pasease por delante de ella, o cualquier cosa extraida directamente de sus recuerdos o pensamientos.
Ya me gustaría a mí poder ser así.

—¿Por qué iban dos narices a...?—Me detuve antes de finalizar la pregunta, y concluí que se trataba de algo gracioso. Y me reí, aunque de forma algo portada.—¡Ah, vale! Ya lo pillo. Es gracioso.—Le dije al fin, aunque yo no lo encontraba tan gracioso.

Bea creyó que me refería a que para llegar a las cocinas habría que pasar por el bosque prohibido, y ciertamente eso sería dar un rodeo muy grande e innecesario. Me di cuenta de que no había compartido con ella el tren de pensamiento que me había llevado a esa conclusión.

—¡Pero nos enviarán allí castigadas! ¡El guardabosques querrá que domestiquemos a las arañas o algo así!—Expliqué alarmada, tanto para sacar a mi amiga del error en que yo misma la había metido, cómo para expresar mi preocupación acerca de cometer una trastada. Ella insistía en que conmigo al lado no haría nada que restase puntos a nuestra casa, pero no era cierto.—Siempre intento aconsejarte, pero no me haces ni caso...—Protesté, y era cierto: "Bea no hagas esto, o nos castigarán". Pero Bea lo hacía, y acababa riéndose de tal manera que yo casi me sentía culpable por haber intentado evitar que lo hiciese.

Cuando llegó el momento de los acertijos, Bea acertó el suyo a la primera, y le concedí cinco puntos ficticios por su pequeño triunfo. Entonces, le tocó el turno a ella.
No tuve que pensar nada: me sabía la respuesta a la perfección.

—¡El silencio!—Exclamé, y cómo para ofrecer un ejemplo gráfico de cómo se "rompía el silencio", lo dije en voz demasiado alta. Varias cabezas se giraron en mi dirección, y yo me encogí intentando parecer muy pequeña, intentando desaparecer. La jefa de casa nos miraba con los ojos entrecerrados, a punto de enfurecerse del todo. Así que la sugerencia de Bea de irnos me vino de perlas.—Yo conduzco.—Le respondí en un amago de broma.

Eché la mano a mi nuevo libro, el regalo de mi amiga, y eché a correr tras ella.
Bueno, es no es cierto. No eché a correr, porque cuando quise darme cuenta, mis piernas casi se movían solas. Bea me había agarrado y tiraba de mí en dirección a saber a dónde.
¿Me estaría llevando a las cocinas? ¡Se iba a salir con la suya otra vez!
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 29
Ocupación : Dep. Accidentes
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 7.665
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 206
Puntos : 92
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-gwendoline-edevane-ficha-de-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwen-edevane

Beatrice A. Bennington el Dom Ene 21, 2018 5:35 pm

¿Cuántas veces había visitado el callejón Knockturn? Ninguna, a decir verdad, pero tenía clarísimo que, si deseabas encontrar algo para la Artes Oscuras, ese era el lugar adecuado para obtenerlo. Según lo que Bea había escuchado, podías encontrar hasta arañas gigantes, y esa era la única razón por la que no se acercaba ni siquiera medio metro.

Aunque aceptaba que de vez en cuando sentía cierta curiosidad, más que nada por saber si todo lo que le habían contado era verdad o solo una broma para asustar a las niñas como ella.

━ Tienes razón… Supongo que buscaré otra alternativa de broma. ━ Tampoco iba en serio eso de cambiar el cerebro de Steven. Lo amaba, aunque fuera todo idiota.

━ Yo también pensé de inmediato que era un agradecimiento ━ Aseguro sonriendo con ternura ━ Aunque espero no se sintiera mal, porque acepto que llore un poquito de dolor ━ Confeso en voz baja, con las mejillas levemente coloradas. Realmente aquel apretón amistoso había sido doloroso, pero nada que la gran Beatrice Bennington no pudiera soportar.

La mente de la menor funcionaba de una forma, quizá diferente o demasiado positiva, encontrando siempre algo bueno en la mayoría de las situaciones. Era de las pocas personas que pueden encontrar divertido caer al lago, -aunque ella se lanzo por voluntad propia en primer año-, adentrarse al bosque en búsqueda de criaturas mágicas o ingresar a las cocinas a media noche, donde podía pasar horas y horas charlando con los elfos domésticos, quienes la escuchaban siempre con atención.

━ Tu risa falsa también es bonita. ━ Comento media burlona, al saber que Line realmente no había entendido su comentario sobre la lucha de narices. Y es que, ¿quién iba a entender algo tan raro y reírse sin parar por algo como eso? Solo Bea claro.

Pero, de todas maneras: lío + Narices = Lucha de narices…

¿Qué acaso ella tenía un humor especial?

━ ¿Podrías dejar de mencionar a las arañas? ━ Nadie conocía el gran terror que le tenía Bea a esas criaturas. Ella se había asegurado de que nadie lo supiera, o posiblemente aquella información podría llegar a manos malvadas que lo usaría para fines malvados. Porque eso hace la gente malvada. ━ ¡No nos castigarán Line! ¡Los elfos me adoran y también te van a adorar a ti! ━ Tantas veces había ido, que estos ya la conocían y siempre esperaban escuchar sus historias con ansías. Eran buenos amigos. Por otro lado, sobre eso de que nunca hacía caso a sus consejos… quizá fuera totalmente cierto.

En el momento de los acertijos, Line acertó de inmediato, llamando la atención de varios al decir la respuesta con voz demasiado alta. Bea se sentía orgullosa de que su influencia parecía estar haciendo efecto, aún cuando su amiga se encogió levemente al tener tantas miradas encima ━ ¡Has acertado! ¡10 puntos para Ravenclaw! ━ Exclamo con entusiasmo, soltando chispas azules por todos lados con su varita mientras escapaban de la furia de su jefa de casa.

A pesar de que Line había comentado que conducía, Bea era quien la jalaba con facilidad en dirección hacía las mazmorras, donde se encontraban las cocinas. Finalmente la rubia había usado aquel escape a su favor.

Corrieron sin parar, ni siquiera cuando apareció la señora Norris y comenzó a maullar como una loca, hasta llegar frente al cuadro de un frutero. ━ ¿Estás lista? ━ Pregunto, y sin esperar respuesta, acaricio la pera del cuadro, haciendo que la entrada a las cocinas quedará al descubierto. ━ ¡Vamos Line! Estoy segura de que te mueres por entrar ━ Intentaba convencerla con  algo que la mayoría de los ravenclaw tenían en común: La curiosidad.
¿Quién no moriría por entrar, aunque sea para dar un vistazo, a las cocinas?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Emily Kinney.
Edad del pj : 27
Ocupación : Fugitiva
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 900
Lealtad : Pro Muggle
Patronus : Dacnis azul
RP Adicional : 000
Mensajes : 116
Puntos : 51
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5517-beatrice-bennington-id?nid=1#81351 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5523-beatrice-bennington-relaciones#81381 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5535-cronologia-de-bea http://www.expectopatronum-rpg.com/t5520-buzon-de-beatrice-bennington#81362

Gwendoline Edevane el Dom Ene 21, 2018 10:17 pm

La mente de todo estudiante seleccionado para la casa Ravenclaw, creía yo, tenía que ser imaginativa, rápida de pensamiento, y Bea sin duda lo era. Y allí estaba ella, buscando una forma de cambiarle el cerebro a Steven, y yo imaginándome la escena. Por algún motivo, me imaginé a Steven croando ya una rana junto a él diciendo: "¡Beatrice! ¿No crees que esta vez has ido demasiado lejos?"
Acompañado del croar de su yo rana con forma humana.
Y entonces, pensé, en un momento de claridad, si cuando Bea había empezado aquello cómo una broma verbal, y mis comentarios habían pasado a sugerirle que lo intentase de verdad.
Oh, dios mío...

—No se te estará ocurriendo hacerlo de verdad, ¿no...?—Aventuré con cautela, con una vocecilla asustada.

La confesión de Bea sobre el dolor sufrido por el "ataque" del cangrejo no me sorprendió demasiado. Alguna vez había sufrido algo parecido en la playa. No era demasiado aficionada a nadar en el mar, pues las olas me ponían nerviosa.
Especialmente cuando me hacían rodar por la arena cómo una croqueta.
Pero sí acostumbraba, los veranos y los días que no hacía demasiado frío, a pasear descalza por la playa. Cuando me llevaban, al menos, y mi madre solía llevarme. Solas ella, yo y nuestra tortuga, Elroy.
Y había habido los consabidos accidentes playeros: pisar una concha afilada que sobresale, pisar sin querer a un pobre cangrejo escondido bajo la arena... y sufrir las consecuencias. El dedo gordo de mi pie derecho había sufrido en una ocasión un "tijeretazo" de cangrejo. Y no digo que no fuese merecido.

—Yo te comprendo, Bea. Mis dedos también han sufrido el doloroso cariño de los cangrejos.—Dije, suspirando con resignación.

Mi risa falsa no era convincente. Debería haberlo sabido de antemano. Tanto Bea cómo Sam sabían que yo no era una persona con demasiado sentido del humor. A veces las sorprendía riéndome con sinceridad de algo, pero por norma general entendía fatal las bromas. Y por decir que las entendía fatal, quiero decir que no solía entenderlas en absoluto.
¿Era una sorpresa que Bea me descubriese? No. Ni era la primera vez.
Así que me encogí de hombros, medio avergonzada con el rubor luchando por aparecer en mis mejillas. Y si no pasó con aquello, pasó después, cuando Bea me pidió que no mencionase más a las arañas.

—Lo siento, lo siento.—Dije bajando la mirada, pensando todavía en las arañas del bosque prohibido. Pese a eso, Bea no desistía de su plan. Abrí la boca y levanté la mano para protestar, pero alguien soltó un sonoro "¡Shhhhhh!" que me disuadió de protestar ante semejante plan.

Antes de nuestra precipitada huida, en la cual no pensé demasiado debido a la cantidad de miradas asesinas posadas sobre mí, fue Bea quién me concedió puntos ficticios a mí. ¡10 puntos! Quizás esos quince puntos, los míos y los de ella, compensasen todos los que nos iban a quitar cuando nos pillasen haciendo lo que no debíamos.
Corrimos y corrimos. Antes de salir del comedor creo que escuché un sonor "¡Francamente...!" proferido por nuestra jefa de casa, pero no tenía valor ni ganas de mirar atrás para saber si nos perseguía. Me limité a agarrar con fuerza mi libro, el regalo de Bea, para que no se me cayese, y a correr detrás de ella.
O mejor dicho, arrastrada por ella.
Estuve a punto de esnafrarme en el suelo un par de veces. No era una deportista, después de todo. Ni siquiera me apetecía jugar al Quidditch, aunque me supiese bien las reglas. Así que era normal que mis piernas fuesen tan flojas cómo para ser incapaces de seguir el ritmo de la carrera de Bea.
Y entonces, nos detuvimos ante la entrada de las cocinas. Yo estaba sin resuello, abrazando mi libro contra mi pecho y doblada por la cintura intentando recuperar el aliento. Bea me preguntó si estaba lista.

—No...—Empecé a decir, pero dio igual: Bea abrió la puerta.

Mi amiga me instaba a entrar, apelando a mi curiosidad. Estuve a punto de pedirle que volviésemos, que quizás os ahorrásemos el castigo si volvíamos... y entonces escuché pasos en el corredor, detrás de nosotras.
Tenía que ser la jefa de casa, y no tenía ganas de que nos encontrase. No quería acabar castigada.

—¡Venga, adentro! ¡No lo pienses más!—Insistí, casi empujando a Bea dentro, para acto seguido meterme yo y cerrar la puesta tras nosotras. Nos encontramos en el interior de las cocinas... y varios pares de enormes ojos de elfos domésticos nos miraban con una expresión que parecía atónita. Involuntariamente levanté la mano izquierda y les saludé con timidez.—Esto... Hola.—Y dicho esto, me escondí detrás de Bea, temiendo un ataque mágico por parte de los elfos.—¡Protégeme, Bea! ¡No dejes que me hechicen y te haré los deberes una semana!

Lo decía en serio. No es que los elfos domésticos me diesen miedo, pero su magia sí. Decían que era bastante poderosa, y no quería comprobarlo. Tampoco me hacía gracia que se pusiesen a llamar a la jefa de casa para que nos castigase.
Esperaba que Bea supiese solucionarlo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 29
Ocupación : Dep. Accidentes
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 7.665
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 206
Puntos : 92
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-gwendoline-edevane-ficha-de-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwen-edevane

Beatrice A. Bennington el Mar Ene 23, 2018 9:39 pm

Si bien Beatrice era capaz de muchas cosas, como entrar al bosque prohibido cada viernes en la noche, o causar desastres en alguna parte del castillo, como la vez que causo una explosión en medio del pasillo, nunca sería capaz de hacerle daño real a alguien. Por lo menos no de forma intencional y si lo era, debía ser por una buena razón de fondo.

━ ¡Claro que no, Line! ━ Aseguro riendo, ante la ocurrencia de su amiga. ━ ¿Tu crees que sería capaz de tocar una rana? No soy su gran fan. ━ Explico, como si fuera la única razón por la que no llevaba a cabo ese plan. Le gustaba la inocencia de Line, era algo sumamente tierno de ver.

━ Supongo que aquel pequeño e inofensivo cangrejo te quería agradecer por siempre cuidar de él y sus camaradas marinos ━ Para Bea sonaba coherente. ¿Por qué otra razón le había apretado su dedo? Ni que fueran seres malvados que se dedicaban a dañar a la gente solo porque sí. No, tenían cara de ser seres amables.

Suponía que no todos tenían un sentido del humor como el suyo. Ese que le provocaba reírse hasta por la cosa más mínima o en situaciones que, sinceramente, no poseían gracia alguna para los demás. Como aquella vez en primer año que hizo explotar una poción, salpicando a todos los que estaban cerca y causándoles una gran picazón por todo el cuerpo. En esa ocasión se había reído tanto, que acabo castigada aún cuando había sido un simple accidente. No es que le hubiera importado ser castigada, ya estaba acostumbrada.

Quizá por eso tampoco le importo ver a su jefa de casa roja de la furia o de la vergüenza, quizá ambas, cuando volteo a verla. Por alguna razón desconocida, siempre tenía ese tono de rojo cuando se encontraba con Bea. Quizá estaba enamorada de ella y la hacía sonrojar.

El simple pensamiento le causo risa.

A diferencia de Line que parecía tener piernas de gelatina gracias a lo rápido que habían corrido, Beatrice parecía no haber sido afectada. Era lo bueno de siempre salir corriendo de todos lados, ser una persona activa y más encima, practicar danza. Le dejaba una gran resistencia física. Sin embargo, la mejor parte era poder comer todo lo que quisiera sin temor a subir de peso, aun cuando a Bea realmente no le interesaba si subía un par de kilos o no.

Aunque, para empezar, todos en su familia eran incapaces de engordar.

Estaba pensando en como convencer a Line, cuando prácticamente la empujo para entrar y casi la hace caer de la pura sorpresa. ━ ¡Sabía que finalmente te dejarías convencer! ━ Y es que Bea estaba tan distraída que no había escuchado los pasos, ni nada en realidad. Había estado demasiado concentrada en sus pensamientos.

━ ¡Hola a todos! ━ Saludo la menor justo después de que Line lo hiciera, largándose a reír cuando se escondió tras suyo pidiendo protección. ━ No te harán nada Line, son buenos chicos. ━ Y además, Bea ya había terminado todos sus deberes, así que no necesitaba que alguien más se los hiciera. Su lema era que, si hacía sus deberes rápido, más tiempo le quedaría para divertirse haciendo travesuras o leyendo libros.

━ ¿Tienen bollos de canela? Y… ¿se te antoja algo? ━ Pregunto en dirección a su amiga, mientras se sentaba en una de las cuatro mesas. Bea parecía estar como en casa, pidiendo comida a su padre. ━ Los elfos no nos harán daño Line. De hecho, son muy amables y cocinan delicioso. ━ Aseguro nuevamente con una sonrisa tranquilizadora.

━ Blas le traerá sus bollos de canela enseguida, señorita Bea. ━ Porque luego de tanto discutir con los elfos, estoy por fin había dejado de llamarla “señorita Bennington.” Había saltado de felicidad la primera vez.

━ ¡Gracias Blas! ━ Agradeció sin perder su sonrisa. Por alguna razón que desconocía, ellos nunca le habían negado nada y siempre se comportaban como si fuera su dueña. Quizá estaban obligados a cumplir los pedidos de los estudiantes, por lo menos referente a alimentarlos.

━ ¿Puede Blas traerle algo, señorita? ━ Pregunto el pequeño elfo en dirección a Gwen, esperando con emoción oculta una respuesta positiva. Adoraban cocinar después de todo.

Espero a que su amiga le respondiera y que el elfo se había ido, para volver a hablar ━ ¿Qué tal las cocinas? Nada del otro mundo, ¿verdad? Lo único novedoso son los elfos. En este lugar vi uno, o muchos, por primera vez y descubrí los encantadores que son. Claro que no intentes preguntarles sobre sus sueldos, porque parece que no reciben nada. De todas maneras, aunque no lo parezca, ellos adoran tener visitas… o por lo menos nunca me han tratado mal y hasta una vez me escondieron de un profesor. ━ Relato con emoción. Su primera vez en ese lugar, era un momento digno de recordar. ━ Por cierto, ¿ya tienes una idea de que harás al salir de Hogwarts? Se que faltan unos años aún, pero he visto que muchos ya tienen ciertas ideas. ━
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Emily Kinney.
Edad del pj : 27
Ocupación : Fugitiva
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 900
Lealtad : Pro Muggle
Patronus : Dacnis azul
RP Adicional : 000
Mensajes : 116
Puntos : 51
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5517-beatrice-bennington-id?nid=1#81351 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5523-beatrice-bennington-relaciones#81381 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5535-cronologia-de-bea http://www.expectopatronum-rpg.com/t5520-buzon-de-beatrice-bennington#81362

Gwendoline Edevane el Jue Ene 25, 2018 9:31 am

Suspiré aliviada cuando Beatrice me aseguró que no iba a hacer aquello. No me gustaría que se le ocurriese hacer semejante cosa sólo porque yo lo había sugerido. Entonces, mencionó la parte de la rana y abrí los ojos cómo platos.
Es decir... que si a la rana no... ¿a Steven sí?

—¡Eso es una broma!—Dije, señalándola con el dedo índice, casi acusadora, mientras intentaba reirme.—¡Esa la he pillado!

Bueno, para ser sinceros no la había pillado del todo. Pero me había impuesto a mí misma una máxima: cuando algo empezaba a ser demasiado absurdo para un cerebro normal, generalmente se trataba de una broma.
No dudaba que Bea fuese fan de las ranas. ¿A quién no le gustan las ranas? A mí, cómo casi cualquier criatura acuática, me encantaban. Era la parte en la que estaban por encima de su hermano la que no cuadraba, la parte "absurda" del asunto.
Así que tenía que ser una broma, por fuerza.

—O tal vez protestar por pisarle...—Respondí a mi amiga, yo siempre tan literal, cuando mencionó el motivo del "ataque" del cangrejo.—Pero puedo prometer, y prometo, que no me sentí orgullosa del incidente.

Los acontecimientos devinieron en una situación en la que me había metido por intentar evitar un castigo. Correr era algo inútil, lo sabía, pues nadie escapaba al martillo justiciero que otorgaba castigos en Hogwarts. Pero escapar servía para retrasarlo todo lo posible.
Actué de una forma impropia de mí, sí, pero todo se debía a que no me apetecía cortar hierbajos hasta el amanecer, o limpiar un aula sucia sin el uso de magia, castigos muy habituales por allí. Y eso cuando te pillaban los jefes de las casa Gryffindor, Hufflepuff o Ravenclaw; si te pillaba el jefe de casa de Slytherin, cualquiera sabía. Se rumoreaba que no le hacían mucha gracia ni los mestizos ni los hijos de muggles.
Así que allí estábamos, en las cocinas, con los elfos mirándonos con cara de "¿Qué pasa aquí? ¿Qué es esto?", yo escondida detrás de Bea y temiendo que me atacasen con su magia.

—¿Seguro...?—Pregunté a mi amiga, y cuando parecía que lo que temía no iba a pasar, aventuré a salir de detrás de mi cobarde escondrijo. Sí, era consciente de que había utilizado a mi amiga cómo escudo humano. ¡Era una niña, no me lo tengáis en cuenta!

Bea pidió bollos de canela, y me preguntó si yo quería algo. Estaba demasiado ocupada observando a los elfos domésticos cómo para responder. Nunca había estado tan cerca de uno de ellos, creía. Y lo cierto es que ninguno de ellos hijo siquiera amago de atacarnos. Así que empecé a relajarme.
Uno de ellos, que respondía al nombre de Blas, aseguró para deleite de Bea que le traería sus bollos de canela, y acto seguido me preguntó si yo quería algo.

—Eh... ¿Tenéis alguna cosa picante? ¿Que pique mucho?—Aventuré. Adoraba las cosas picantes desde que tenía uso de memoria... Bueno, no tanto, pues habría sido irresponsable por parte de mis padres alimentarme con chili a los cuatro años. Pero sí desde hacía bastante tiempo. Mi madre era aficionada a la cocina mexicana.—Gracias, Blas.—Añadí. Era importante ser agradecida.

Abandoné por fin la actitud defensiva, más o menos segura de que no me iba a caer una maldición por estar dónde no debía, y pude ofrecer mi mejor versión de persona a mi amiga una vez más: una versión capaz de mantener una conversación cómo era debido.

—Bueno...—Respondí, mirando el lugar que nos rodeaba. Cierto es que una se esperaba algo más mágico, pero no dejaba de ser una enorme estancia con un aspecto bastante anticuado. No había teteras ni ollas flotando en el aire mientras llamas mágicas las hacían hervir.—Es cierto que no son gran cosa. Se parecen a una casa antigua de pueblo. Pero son bonitas.—Bea me dijo entonces que los elfos domésticos eran encantadores, pero que no cobraban ningún sueldo.—¿Nada de nada? Eso es explotación. Alguien debería hacer algo al respecto. Si tuviesen dinero, podrían...—Bajé la voz para que ninguno me escuchase y se ofendiese.—...dejar de vestirse con sacos.

Mientras los elfos seguían esmerándose en sus labores cómo cocineros, yendo de un lado a otro, Bea me presentó un tema que, ciertamente, me había planteado muchas veces: ¿Qué hacer al salir de Hogwarts? Se escuchaba mucho a los niños decir que serían Aurores del Ministerio para poder capturar a los malos, pero eso a mí no me había interesado nunca.
A mí me apetecía ser magizoóloga, y especializarme en criaturas marinas. Pero mi padre no quería eso para mí.

—Seguramente entraré a trabajar en el Ministerio.—Dije, encogiéndome de hombros; evidentemente, para eso primero había que cursar estudios universitarios.—Haciendo cosas aburridas, cómo rellenar informes y esas cosas. Todavía no sé en qué rama me especializaré, aunque dicen que la Academia de Desmemorizadores es prometedora.

En quinto curso, era importante empezar a tener claras las opciones. Los cuatro cursos anteriores se me habían pasado volando, y los tres que me quedaban seguramente seguirían el mismo camino. Así que más valía saber qué iba a hacer con mi vida cuando me graduase.

—¿Y tú? ¿Sabes lo que harás al terminar?—Pregunté mientras tomaba asiento en un taburete que había cerca de allí y dejaba descansar el libro que mi amiga acababa de regalarme—y que pensaba conservar hasta que fuese una vieja canosa y me muriese—en mi regazo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 29
Ocupación : Dep. Accidentes
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 7.665
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 206
Puntos : 92
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-gwendoline-edevane-ficha-de-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwen-edevane

Beatrice A. Bennington el Vie Ene 26, 2018 1:51 am

Que Line la utilizará como escudo humano había sido de lo más cómico. ¿No se suponía que era la mayor, y que por ende conocía mucho más hechizos? No entendía porque era la que se ocultaba, pero le pareció un gesto sumamente tierno. De seguro ella hubiera actuado igual si le tuviera terror a lo desconocido, en vez de haber saltado como niña de cinco años emocionada.

━ ¿Lo ves? Blas es un amor, al igual que los demás. ━ Le menciono cuando el pequeño elfo se retiro para preparar lo que habían pedido. Por alguna razón se sentía como si estuviera en algún tipo de restorán. Uno atendido por criaturas mal vestidas, pero sumamente amables que no te cobraban ni siquiera un knut.

Line tenía toda la razón, pues realmente aquel lugar no parecía ser totalmente mágico, ya que a los elfos parecía agradarles eso de preparar todo de manera manual. Lo más sorprendente, era cuando de vez en cuando los cuchillos cortaban vegetales sin necesidad de que alguien los maneje. ━ Absolutamente nada, pero creo que ellos son felices de esa manera. ━ Se encogió de hombros, sinceramente despreocupada. Ellos no parecían molestos por vivir en esas condiciones, después de todo. ━ Supongo que en algún momento alguien querrá hacer algo respecto. Hasta ellos mismos podrían llegar a cobrar o pedir mejor ropa algún día, quien sabe. ━ Agrego en voz baja luego de unos segundos.

Escucho con atención las palabras de Line, notando que realmente no parecía entusiasmada por trabajar en el ministerio. ━ ¿Crees que te hará feliz? ━ Bea podía ser muy despistada, pero eso no significaba que dejaba pasar cosas por alto. Por eso había notado que aquel trabajo no parecía haber sido elegido por su amiga. ━ Aunque ingresar a la Academia de Desmemorizadores no suena mal. ━ Menciono con una pequeña sonrisa, intentando decir que escogiera lo que escogiera, Bea la apoyaría.

Había terminado con su frase, cuando Blas había vuelto con una gran bandeja. Si bien solo habían pedido dos cosas, el pequeño elfo no desaprovecho la oportunidad y les había llevado más de lo pedido.

━ Blas se ha tomado el atrevimiento de agregar otros platillos. Blas espera que lo disfruten y no olviden que ciertos alimentos pueden ser demasiado picantes.  ━ Ah, ¿por qué tenían que escucharse tan dulces hablando en tercera persona? Le daban ganas de abrazarlo con fuerza. Ambas le agradecieron, y él se retiro luego de brindarles una leve reverencia.

Ahora su mesa estaba llena de bollos de canela, empanadas de quien sabe que, postres, jugos y alimentos que le eran totalmente desconocidos. Estos últimos debían ser la comida picante que pidió Line y Blas había mencionado.

Estaba por probar una empanada, cuando escucho la pregunta de su amiga. ━ Estudiare para dragonolista. ━ Respondió de inmediato, sin siquiera pensarlo. ━ Amo los dragones desde antes de entrar a Hogwarts, así que seré feliz rodeada de ellos. ━ Aseguro con una amplia sonrisa, sin siquiera imaginarse que años después terminaría estudiando algo totalmente diferente.

Media hora después, ya habían devorado casi toda la comida. O por lo menos Bea lo había hecho, riendo como loca cuando su boca termino casi ardiendo al probar la comida picante.

━ ¡Esto debería ser ilegal y usarse para la tortura! ━ Exclamo dramáticamente, y hubiera seguido haciendo otra escena dramática si no hubiera sido porque escucho la puerta de la cocina ser abierta. Con una gran rapidez, digna de un jugador de Quidditch, jalo a Line hasta quedar ambas escondidas tras un par de barriles.

━ Alguien viene. ━ Susurro, pues no había tenido tiempo de dar explicaciones. Mirando disimuladamente por entre los barriles, descubrió que la persona que había ingresado se trataba justamente de su jefa de casa.
¡Por Merlín! Eso debía ser una broma.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Emily Kinney.
Edad del pj : 27
Ocupación : Fugitiva
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 900
Lealtad : Pro Muggle
Patronus : Dacnis azul
RP Adicional : 000
Mensajes : 116
Puntos : 51
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5517-beatrice-bennington-id?nid=1#81351 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5523-beatrice-bennington-relaciones#81381 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5535-cronologia-de-bea http://www.expectopatronum-rpg.com/t5520-buzon-de-beatrice-bennington#81362

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.