Situación Actual
10º-19º
24 octubre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Wolfgang R.Mejor PJ ♂
Lluna F.Mejor PJ ♀
Eva W.Mejor User
Melissa M.Mejor roler
Gwen & KyleMejor dúo
Giovanni M.Mejor novato
Niara S.Especial I.
Iris L.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

La última noche del año {Eva Waldorf}{Flashback}

Henry Kerr el Jue Ene 18, 2018 2:41 am

31 de Diciembre de 2017
11:00 PM

Pub El Viajero, Londres

_______________________________________


A lo largo del año se van sucediendo los días, uno tras otro, la mayoría avanzando sin dejar huella en el alma. Sin la importancia necesaria para acabar convertidos en un recuerdo de la vida. Más de trescientos días tiene un año, de los cuales, al final de este, pocos merecían la pena ser recordados.

Es lo normal. La rutina convierte a la mayoría de esos días en una repetición del anterior, y de este modo, poco a poco, se convierten en la cadena de la costumbre y lo esperado.

Sin embargo, en su memoria encontraba pocos años de los que pudiera decir que tantas cosas habían cambiado de forma repentina.

El más obvio de todos, por supuesto, era el cambio que había afectados a todos los magos que vivían por aquellos lares. Todo había cambiado en el mundo mágico británico, y con el alzamiento victorioso de los puristas, que habían dado un vuelco a la política antes llevada por el Ministerio de Magia.

Sí, es cierto, se había gestado a finales del año anterior, pero este año que se terminaba había sido el de su consolidación.

Y este detalle le servía para enlazar hacia su propia persona, ya que además de sufrir las consecuencias de ese cambio de política, se había convertido en uno de sus seguros. En uno de sus valedores, y pieza activa para que la mentalidad purista se hiciera fuerte en el control del Ministerio. En definitiva, para ayudar a dicha consolidación en el poder.

Ese año se había convertido en mortífago, del mismo modo que su hermano y padres ya lo eran. Su largo al extranjero lo había mantenido alejado de esta decisión, de tener que hacer la elección que tanto deseaban los miembros de su familia, pero con su regreso ya no se podía postergar más tiempo. Y la verdad, no es que deseara posponerla más tiempo. Deseaba hacer feliz a su familia. Deseaba que las cosas cambiaran, y que fueran como debían ser.

Pero claro, este año había dicho que era de cambios, ¿no es así?

Tomar una decisión tan importante era un momento para recordar toda la vida, pero no era suficiente para convertir el dos mil diecisiete en el año con más días cambiantes a lo largo de su vida.

No. Después de eso había venido Steven. El chico que perseguía manteniendo una falsa amistad para recabar información. Más sentía que esa amistad era pura en cierta manera, pues realmente lo pasaba bien cuando estaba con él. También había visto a su ex compañera Bea, hermana de Steven, uno de los días que había ido a visitar a este. Un encuentro tan rápido como fugar, pero que no ayudaron a olvidar esa sensación que sentía por el australiano, y por ende, también por su hermana.

Su misión era clara. No obstante, sus sentimientos ya no lo eran tanto. Y los sentimientos siempre complicaban las cosas, incluso las más simples y sencillas. Qué decir de un plan donde cada detalle era tan importante.

El rubio suspiró con una mezcla de nostalgia y resignación, mientras daba un toque sobre la barra para que el camarero le rellenara la copa.

Era un bar de clase media, para magos. Con estilo, pero no tan caro como para que fuera exclusivo para ricachones. Además, en Nochevieja este tipo de pubs siempre hacían descuentos por las festividades.

Por supuesto, su situación lo volvía idóneo para un purista como él. Nada de muggles por esa noche. Aunque, no vamos a mentirnos llegados a este punto, aunque sus ideales puristas eran claros, nunca había tenido problemas en codearse con los muggles. Una más de las incoherencias en su mente y vida, aunque en este caso no lo era tanto.

No odiaba a los muggles al punto de desear que todos murieran. Simplemente, magos y muggles debían vivir separados, cada uno en su lado del mundo. O eso es lo que creía el bueno de Henry. Ya no estaba seguro de nada, ni siquiera de sí mismo.

Samantha. Caroline. Mientras el barman rellenaba su copa de whisky, no podía dejar de pensar en que ellas lo habían cambiado todo. Ellas lo habían destruido todo.

Sin duda había un antes y un después, tras su encuentro con la rubia en la fábrica abandonada. Y la pellirroja, de cabellos tan rojos como la pasión que con descaro se removía bajo su esbelto pecho, no había hecho más que constatar la obvia verdad que había puesto sobre la mesa Sam.

El ex ravenclaw jugó con los hielos de su copa, haciendo que girasen en el fondo del vaso con movimientos circulares, antes de darle un buen trago.

Lo necesitaba. Necesitaba beber. Y luego mezclarse con el resto de parroquianos de aquel pub. Recibir el nuevo año como se merecía, y dejar atrás el anterior con el mismo merecimiento.

Ironías de la vida. Olvidar lo había llevado hasta esa situación.

Pero necesitaba olvidar. Al menos una vez más.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Dans Stevens
Edad del pj : 28
Ocupación : Dragonolista
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 14.680
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : -
Mensajes : 169
Puntos : 105
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3791-henry-kerr http://www.expectopatronum-rpg.com/t3792-henry-kerr-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t4004-henry-kerr-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t4005-el-arcon-de-los-recuerdos-de-henry-kerr
Henry KerrMagos y brujas

Eva Waldorf el Vie Ene 19, 2018 12:29 am

Fin de año. ¿Quién había inventado esa absurdez de celebrarlo como si fuese algo bueno? Todos los años más de lo mismo, familia que quiere reunirse, sonrisas y las preguntas de siempre: ¿cuándo encontrarás un marido? ¿Por qué trabajas tanto, acaso huyes de algo? ¿Cuándo sentarás la cabeza? ¡Por dios, nunca!

Lo único que le apetecía era salir, mimetizarse con una masa de gente a la que también le diese igual que se acabase el año tan desastroso que había sido. El sistema más opresivo posible se había hecho con el control del país, y ella era una cobarde acomodada a estar a salvo, era una rastrera y una hipócrita que se las daba de estar en contra del sistema, pero muy sumisa detrás de su escritorio en el periódico.

Se puso un vestido amarillo por llevar la contraria a la estética que se solía llevar en aquellas fechas. Quizá le quedaba demasiado holgado por la zona del pecho, pero estaba tan fastidiada que le dio igual. Se subió en unas sandalias plateadas, cogió el bolso y se apareció en el pub al que le apetecía ir.

Apareció justo en la entrada. Estaba abarrotado para ser las 23:00, se suponía que la mayoría debía estar aún de cena familiar. Pero cómo no, estaba hasta arriba de gente. Se abrió paso como pudo, atrayendo miradas a su paso. Se apoyó en la barra hasta que apareció el barman.

- Quiero un vozka doble sin hielo. - Dijo apoyándome más aún en la barra para acercarse al barman y que pudiese oírla. Después se bajó de la barra y se giró para sentarse en uno de las sillas, a la espera de ese vozka que necesitaba beberse como si fuese agua. Tenía que silenciar esa vocecilla espantosa que no paraba de decirle lo mala hija que era.

Vestido:
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Macarena García
Edad del pj : 27
Ocupación : Trabajadora de El Profeta
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 7.201
Lealtad : Orden
Patronus : Conejo
RP Adicional : ---
Mensajes : 380
Puntos : 138
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4477-eva-waldorf http://www.expectopatronum-rpg.com/t4954-relaciones-eva-waldorf#74916 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4819-cronologia-eva-waldorf#73627 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4881-buzon-de-eva-waldorf
Eva WaldorfMagos y brujas

Henry Kerr el Lun Feb 26, 2018 2:56 am

Una noche tranquila. ¿Acaso se podía pedir más? ¿Acaso un hombre le podía pedir más a la vida?

Preguntas existenciales difíciles de responder, ya que cada persona valoraba la vida de forma distinta. Muchas variables y opciones. Muchas personas con una idea diferente.

Más cuando un hombre mira el fondo de su vaso, cuando ve el cristal a través del whisky, se podría decir que así era. Un hombre no podía pedir más de la vida.

¿O tal vez sí?

Dos gemas, del color de la miel, embellecían un rostro ya de por sí hermoso, labios carnosos y vistosos se dibujaban sobre él, y una melena tan oscura como la noche enmarcando todo el conjunto.

La nívea piel contrastaba con fuerza con el castaño tan oscuro de su pelo, haciendo que su piel luciera aún más, si cabe. Una de las razones para que la mujer fuera objetivo de miradas ajenas. Tanto como sus labios, sí, esos condenados y atrayentes labios, que con toda seguridad era otro de los motivos.

La fiesta en el bar estaba tan concurrida como cabría imaginar en una noche como aquella, pero la chica que se había sentado a su lado era difícil de olvidar.

- Un vodka-, comentó observando su whisky, con el codo posado sobre la madera de la barra. - Doble además-, volvió a hablar, girando el cuello para mirar directamente a la joven, pero sin variar demasiado su posición inicial. - Empiezas fuerte la noche, ¿no? - sonrió.

Una de sus mejores sonrisas. Una de sus dulces y amistosas sonrisas, y por qué no decirlo, también peligrosa. Hasta Merlín conocía la faceta del pequeño de los Kerr, y lo bien que sonreía cuando conseguía captar la atención de una dama.

- Henry Kerr-, se presentó, sin perder la sonrisa. - Mago, a la par que simpático. Tan encantador como guapo, y la belleza ya luce por sí sola. ¿no cree? -, bromeó, y realizó un asentimiento con su cabeza en dirección a la joven, antes de reír levemente.

Qué no se dijera que por ser mago de la casa Ravenclaw, un hombre sólo debía ser estudioso e inteligente. Eso de ser una sola cosa no iba con él. Cómo podría desearlo, cuando siempre se podía ser multifacético.

- No me tenga en cuenta esta mala broma, pero dicen que siempre es bueno llamar la atención cuando se conoce a una persona. Ya sea una mala o buena impresión, para que no te olvide. Porque si es mala esa impresión, ya habrá tiempo para arreglarlo en el futuro, y si es buena pues…-, le guiñó un ojo a la joven, sonriente. - Y bueno, la simpatía es mi fuerte. O más bien lo que creo que es mi fuerte, porque no se me da muy bien-, dijo, manteniendo la sonrisa amigable marcada en su rostro.

Después centró su vista una vez en su copa de whisky, unos segundos, el tiempo justo para remover el contenido con un giro de muñeca, y darle un trago al contenido.

- ¿Y por qué una copa tan fuerte? ¿Por qué un vodka doble? - preguntó de repente. - ¿Para olvidar? - dijo, sin apartar la mirada del contenido de su propio vaso lleno de whisky.  - O para comenzar una desinhibida y divertida noche, ayudada por el poderoso alcohol-, terminó por decir, clavando su mirada sobre esas gemas color de miel que la morena poseía.

Por unos instantes había recordado que él estaba bebiendo para olvidar, y le había picado la curiosidad. La curiosidad era la perdición del hombre, pero el riesgo valía la pena.

Miró a la joven de arriba hacia abajo, y después hizo el movimiento inverso hasta devolver su visión sobre sus ojos.

Ya lo creía que sí. El riesgo valía la pena.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Dans Stevens
Edad del pj : 28
Ocupación : Dragonolista
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 14.680
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : -
Mensajes : 169
Puntos : 105
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3791-henry-kerr http://www.expectopatronum-rpg.com/t3792-henry-kerr-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t4004-henry-kerr-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t4005-el-arcon-de-los-recuerdos-de-henry-kerr
Henry KerrMagos y brujas

Eva Waldorf el Jue Mar 01, 2018 3:04 am

El vozka llegó rápido, a pesar de la cantidad de gente que ya había en el local. Se ve que mucha gente huía de las reuniones familiares, pensó Eva con fastidio. Sólo quería estar tranquila y que dejasen de recordarle que era fin de año, como si eso fuese algo especial. Entonces un hombre a su lado comenzó a hablarle. Eva se giró para mirarlo, esperando encontrarse al típico pringado pesado, y ya pensaba qué decirle para quitárselo de encima, pero no... Le sonaba de algo.

- Pues sí, necesito algo que sea contundente, queda mucha noche, y o me da duro o me volveré loca. - Respondió, intentando hacer memoria, ese tipo le sonaba mucho. Le sonreía de un modo tan... no sabía pero conseguía ponerla nerviosa. Le dio un sorbo al vozka, intentando no pensar. Hasta que se presentó.

Henry Kerr... Henry Kerr... ¡¡Por Freya!! ¡Era el guaperas de Hogwarts! Y no parecía que la hubiese reconocido, cosa que no le molestaba. Hacía bastantes años de aquello, y por suerte Eva había cambiado mucho desde entonces. Ya no se escondía detrás de unas gafas enormes y ropa holgada, ni tras esa montaña de libros que siempre la acompañaba.

- Eva Waldorf, maga a la par que stripper. - Dijo para seguirle un poco el rollo.- Nah, es broma, pero podría serlo jaja. Supongo que te habrán dicho un millón de veces que de humilde tienes poco, ¿no Henry? Un placer conocerte. - Contestó mientras le tendía la mano.

Cuando creía que se la iba a estrechar en un apretón más o menos formal, le giró la mano y le besó en la cara interna de la muñeca. Mientras le hablaba sobre dar buenas primeras impresiones. No sabía por dónde coger la situación, ¿era mejor refrescarle la memoria o dejarle seguir para ver cómo acababa la cosa? Era cierto que de adolescente estaba coladita por él, pero Henry tenía otros gustos, ya que nunca llegó a prestarle mucha más atención que como compañera de Ravenclaw.

El whisky giraba en su vaso, deslizándose y girando, suave, meciéndose remolón al ritmo de su muñeca. No estaba demasiado animado, en eso estaban a la par, y beber para ignorar la realidad o para olvidar, jamás era una buena idea.

- El vozka doble pega el doble de fuerte, y el triple de rápido que todo lo demás. No es la mejor noche del año, y estoy harta de que mi entorno me diga que tengo que estar muy contenta esta noche, como si fuese especial sólo por acabar el año. - Intentó sonar lo más amistosa posible.

Seguían hablando y no la recordaba, iba a ser una noche divertida.

- Me miras con tal descaro que no puedo ni molestarme. - Dijo dándole el mismo repaso de arriba a abajo que le dio Henry a ella. - Cuando eras un crío no me los dabas igual.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Macarena García
Edad del pj : 27
Ocupación : Trabajadora de El Profeta
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 7.201
Lealtad : Orden
Patronus : Conejo
RP Adicional : ---
Mensajes : 380
Puntos : 138
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4477-eva-waldorf http://www.expectopatronum-rpg.com/t4954-relaciones-eva-waldorf#74916 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4819-cronologia-eva-waldorf#73627 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4881-buzon-de-eva-waldorf
Eva WaldorfMagos y brujas

Henry Kerr el Sáb Mar 24, 2018 3:15 am

Había lanzado los dados, y estos rodaban por encima del tapete de la mesa de juego.

En casi toda elección de la vida, la suerte estaba presente. La diosa fortuna mirando por encima de tu hombro, decidiendo si sería día de ser bueno con ese pobre mortal, o quizás, si sería más divertido jugar un rato con él.

Por supuesto, jugar con el mortal era sumamente divertido para una diosa caprichosa como aquella, pero de vez en cuando se le veía el detalle de dejarle ganar.

De todos modos, no había que ser la persona más sociable del mundo, para saber que en unas de las situaciones donde más hacía falta la suerte, era cuando se conocía por primera vez a otra persona. Y si esta se trataba de una mujer tan bella como para hacer que todos la mirasen al pasar, aún más.

Esa chica estaba acostumbrada a que los chicos le hablasen, e intentaran ligar con ella. Así que él, en esos momentos, sólo era uno más de la larga lista, Un cualquiera para esa joven, que al menos demostraba un desparpajo y descaro singular, y que serviría para captar la atención de la morena.

A partir de ahí, todo quedaba en los dados que rodaban. En esa divina providencia. Todo dependería de si la chica considerara su desparpajo un atractivo reclamo, y un simpático comienzo, o de si por otro lado, lo mandaría a tomar por saco, por ser demasiado atrevido.

En cualquier caso, al menos la chica la recordaría. Eso siempre le daba posibilidad de una segunda oportunidad de conocerla. Más eso dependería de volver a verla alguna vez, algo que podría llegar a ser muy improbable en una ciudad tan grande como aquella.

Si a la chica no le gustaba su comportamiento, tendría que usar todas sus tácticas y encanto para reconducir la situación.

- Ya veo. Supongo que en este mundo loco, todos necesitamos un día para desahogarnos, y olvidar un poco gracias al bendito alcohol-, dijo, alzando levemente su vaso de whisky, en una especia de brindis ligero. - Eva Waldorf-, repitió el nombre de la chica, y asintió con la cabeza. - Eva es un bonito nombre-, comentó con sinceridad, sin ánimo de halagar en vano.

Evidentemente, se había visto en una situación como aquella en incontables ocasiones. Si la chica lo hubiera mandado a pastar, no hubiera sido la primera vez que le hubiera pasado. Sobreviviría. Además, a veces era divertido intentar cambiar el humor de la chica con la que hablaba, y ver si era capaz de convencerla de que no era un mal tipo, después de todo. Los retos también eran divertidos.
Pero no había sido el caso…

- Vaya, debo ser sincero contigo, y decirte que es todo un placer para la vista conocer a una stripper-, bromeó, y dibujó una sonrisa divertida en sus labios. - Bueno, en eso tiene toda la razón, podría ser una stripper si de verdad lo deseara-, comentó, sin perder el humor, obviando deliberadamente la parte de su humildad.

Dejó que pasaran unos segundos, centrando su vista en su copa, y finalmente rompió a reír pasados esos instantes de silencio. La risa duró un lapso corto de tiempo, lo justo para darle a entender a la chica que era broma, y no se había olvidado de la otra parte de su contestación.

- Oh, me ha calado, mademoiselle Waldorf-, sonrió a la joven, volviendo a clavar la mirada sobre ella. - Me han dicho tantas veces que soy poco humilde, que he perdido la cuenta. Imagino que me lo han dicho tantas veces, como yo digo que soy inmensamente guapo, con tal descaro-, se quedó pensando por un momento, marcando un falso gesto de pensar en el rostro. Uno que se notaba a mil leguas lo falso que era. - Seguro que sí. Seguro que me lo han dicho tantas veces por descarado, ¿no le parece? - sonrió a la chica una vez más, y le guiñó un ojo.

Estaba siendo una conversación de lo más divertida. Y oye, él no se quejaría de poder tener  una conversación con esa mujer, aunque no fuera amena Sobre todo porque siempre era mejor hablar de cosas aburridas, que recibir un bofetón. Eso ya era un paso, y un motivo para alegrarse. Si además la chica era simpática, e intercambiar bromas, pues aún mejor.

- Sí, ya se sabe-, comenzó a decir con tono más serio. - Este tipo de noches suelen ser especiales para la mayoría de las personas, y por alguna razón imposible de entender, consideran un día en el que debes ser feliz. Sin importar como te vaya todo en la vida, o en el día-, rió, con un tono más apagado que las veces anteriores, más de resignación que alegría, acompañando la risa con una movimiento negativo con su cabeza.  - Cómo bien dice, sólo es el último día del año. Ni más, ni menos-, se encogió de hombros. - Tampoco está de más pasarlo bien, pese a lo que nos ande fastidiando estos días-, volvió a guiñarle un ojo, y tomó un trago de whisky.

Un trago con el que se atragantó, y por ende, acabó tosiendo durante unos instantes. Por suerte, el sorbo fue corto, y no se desvió demasiado líquido por donde no debería haber ido. Ello ayudó a que pudiera reponerse de su tos con cierta prontitud, y por qué no decirlo, evitar que muriese de forma tan cómica como patética.

- ¿Cómo? - dijo, aún tosiendo levemente. Aún le costaba hablar con total normalidad. - ¿Nos conocemos? - preguntó.

Una de esas preguntas que toda persona odia hacer, pues el motivo para tener que realizar, era una de una gran vergüenza. Significa que no recordabas a esa persona, y eso era un total desastre.

Intentó rescatar el nombre de Eva de sus recuerdos, pero joder, últimamente no recordaba a nadie del colegio. ¿Su familia la habría borrado de su mente, igual que hicieran con la rubia y la pelirroja?

Por supuesto, ese detalle era imposible de saber para él. Lo único que podía decir al respecto, es que volver a encontrarse en una situación donde no conseguía recordar a una persona, lo ponía un poco nervioso, y también un poco tenso.

De todas maneras, guardó la compostura y comenzó a hablar para no pensar sobre ello, y aparentar normalidad.

- Cuándo era un crio, era todo un caballero-, mintió, pues de niño ya era un travieso. El más travieso de los Ravenclaw de su generación, para más inri, o como diría la jefa de su casa por aquel entonces, para más deshonra. - Bah, a quien quiero engañar. Pero entonces no era… ya sabe. Un hombre hecho y derecho. Los críos no pensamos en esas cosas-, sonrió a la dama sentada a su lado.

Menuda liada. Tierra trágame, era lo único que podía pensar en esos instantes.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Dans Stevens
Edad del pj : 28
Ocupación : Dragonolista
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 14.680
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : -
Mensajes : 169
Puntos : 105
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3791-henry-kerr http://www.expectopatronum-rpg.com/t3792-henry-kerr-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t4004-henry-kerr-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t4005-el-arcon-de-los-recuerdos-de-henry-kerr
Henry KerrMagos y brujas

Eva Waldorf el Vie Mar 30, 2018 2:40 pm

No tenía precio ver como Henry se atragantaba por la sorpresa. Toda aquella fachada de hombre sobrado cayó de golpe y comenzó a verse una faceta algo más seria y tensa. Estaba claro que no le recordaba del todo, menudo fastidio... ¿Cómo era posible? Eran amigos en Hogwarts.

- Ya sé que tampoco soy inolvidable Henry, pero como para que me hayas olvidado del todo... Menudo insulto. - Dijo riéndose por la situación.

Dio un par de sorbos al vozka mientras recordaba algunas anécdotas de aquella época. Henry no era un ravenclaw típico, era un liante que metía en follones a cualquiera que se dejase liar, al menos los primeros años. Luego echó cabeza y algo de sentido común, pero era divertido dejarse arrastrar por él.

- Tú de caballero tenías bien poco, eras un gamberro y un ligón de cuidado, tenías a todo el sector femenino de ravenclaw revolucionado. - Dijo levantando una ceja. - Pocas me dirigían la palabra porque nos pasábamos la vida haciendo tonterías y trastadas por ahí. Yo que sé, se creerían que era tu novia o alguna idiotez de adolescentes por el estilo.

Hizo una pausa ante la cada de incredulidad de su acompañante, no se podía creer lo que ocurría. ¿Acaso le estaba gastando una de sus bromas? No tenía gracia...

- ¿Es en serio Henry? ¿De verdad no lo recuerdas? Ya sé que han pasado bastantes años pero... - Necesitaba un segundo vozka, se le pusieron los pelos de punta.

¿Recordaría a Sam? ¿Y Beatrice? ¿Sería bueno preguntarle?

Las preguntas se le agolpaban en la cabeza. Ella había salido para olvidar, para hacer locuras aquellas noches, para huir de la realidad. Y, sin embargo, estaba con un hombre que no la recordaba, que parecía haber perdido la memoria. El destino no quería que ella hiciese tonterías, porque de entre todos los desconocidos que podían haberla abordado en el bar, tenía que ser uno al que sí conocía.

De todos modos, si era cierto que lo la recordaba (o hacía como que no la recordaba), ella podría fingir que tampoco, y cometer locuras igualmente. Esa noche no iba a ser responsable, no quería.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Macarena García
Edad del pj : 27
Ocupación : Trabajadora de El Profeta
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 7.201
Lealtad : Orden
Patronus : Conejo
RP Adicional : ---
Mensajes : 380
Puntos : 138
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4477-eva-waldorf http://www.expectopatronum-rpg.com/t4954-relaciones-eva-waldorf#74916 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4819-cronologia-eva-waldorf#73627 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4881-buzon-de-eva-waldorf
Eva WaldorfMagos y brujas

Henry Kerr el Mar Mayo 01, 2018 2:55 am

El bueno de Henry no podía estar más descolocado ante la situación a la que se enfrentaba, y él era un hombre que se jactaba de poder mantener el control en la mayoría de las circunstancias que la vida estampara en su cara.

Y en cierta manera, era verdad.

Solía ser un chico razonable, que usaba la lógica y la sensatez para enfrentar los baches de la vida. Cada problema que pudiera surgir, tenía siempre una forma más correcta de solucionarlo, o sencilla. Incluso aunque a veces hubiera que elegir entre la opción mala o la peor, al menos tenías la posibilidad de decidir si estrellarte del todo, o salvar algunos muebles en la inevitable hostia.

Por supuesto, tomar la decisión correcta nunca era fácil en el momento. A toro pasado todas las personas eran las más sabias del mundo, pero justo en el instante en el que debes elegir… No, en ese momento todos éramos unos desamparados ante el destino. Sólo la sabiduría y la experiencia podían hacer que salieras airoso de la mayoría de las situaciones comprometidas, sobro todo si lo sumabas con una buena carisma y perspicacia, que te daba esa dosis necesaria de verdadera improvisación.

Pero dicho todo esto, eso sólo valía cuando no eras un hombre que tenía el cerebro convertido en gelatina. Cada par de meses conocía una persona que resultaba que era de su vida pasada. Una vida que no recordaba, más que por las pruebas que le habían dado, tampoco podía negar que existiera.

Así que en este punto concreto en el que nos encontramos, cualquiera que le tratara como si lo conociera de toda la vida podía estar tomándole el pelo… o sólo era una prueba más de lo jodida que era la traición. La traición de un hermano sabía a desazón y ceniza.

- Oh, vamos. Está claro que sí eres una chica inolvidable-, contestó.

Inolvidable salvo que un maldito mago te destrozara la mente y los recuerdos. Maldito Nathaniel. Era su hermano, sangre de su sangre, pero se la pagaría. Nadie le podía hacer eso a un hermano, sin ganarse el apelativo de monstruo.

El rubio tomó otro trago de su whisky, porque era la única manera de apagar ese sabor rancio de su boca. O al menos la única forma de intentarlo, pues no existía nada en el mundo que consiguiera apagar esa angustia.

- Simplemente está ante un idiota con mala, que es capaz de olvidar lo que jamás debería ser olvidado-, sonrió a la chica, al mismo tiempo que tamborileaba con los dedos sobre la madera, y le echaba otra mirada de arriba hacia abajo, para volver a subir y encontrar sus mirada. - Sí, te aseguro que todo es por mi culpa. Mía la vergüenza.

Era mejor centrarse en el presente para no amargarse con la traición de su hermano. Otra chica que no conocía era un desconsuelo, pero ya tenía asumido el palo que le había dado su familia, así que cada día en su vida futura podría encontrarse con más personas en la misma situación. No debía decaer por cada sujeto que se fuera encontrando, o se pasaría la vida depresivo.

- Ah mi novia. Eso...-, se quedó pensativo unos instantes al techo. - ¿Yo tuve novia en Hogswart? - preguntó en tono de burla, pero en el fondo no tenía ni idea de ese dato, ahora que no podía estar seguro de su pasado.

El rubio rió para darle más sentido de broma a la pregunta, y tomó otro trago, fruto de los nervios que estaba pasando. En esos instantes, beber era lo mejor que podía hacer para mantener la compostura.

O lo único que le valía y tenía a mano. Ya saben, lo dicho anteriormente, a veces había que elegir la opción mala, por no caer en la peor.

- Oye, eso de las trastadas me suena. Supongo que con alguien que me conoce la fachada de caballero no puede durar demasiado-, rió, y posó un dedo sobre los labios. - Es que tengo muy mala memoria. Mal dato para un ex ravenclaw-, sonrió. - Mucha vida he vivido supongo, he andado por medio mundo, y nunca he centrado mi cabeza en nada que no fuera el presente-, mintió a medias.

No se acordaba de nada porque era evidente que su hermano oclumante había jugado con su cabeza, pero tampoco era mentira que siempre había vivido el presente, sin pensar demasiado en el pasado o el futuro.

- Lo siento, señorita Eva, está ante una auténtica ameba de tierra. Del colegio hay muchas cosas que he olvidado, pero sí que recuerdo que era un poco trasto. Si me cuentas alguna anécdota en particular, quizás ayudes a recordar a este idiota que tienes delante-, la animó, guiñándole un ojo.

La verdad, no sabía qué más podía hacer. O de casualidad recordaba algo, o sólo podrían hablar del presente, porque él de memoria real iba un poco justo. Siendo generosos.

- Pero eh, la noche es joven. Seré olvidadizo, pero eso no quita que podamos pasarlo bien, ¿no? - mostró su mejor sonrisa.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Dans Stevens
Edad del pj : 28
Ocupación : Dragonolista
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 14.680
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : -
Mensajes : 169
Puntos : 105
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3791-henry-kerr http://www.expectopatronum-rpg.com/t3792-henry-kerr-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t4004-henry-kerr-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t4005-el-arcon-de-los-recuerdos-de-henry-kerr
Henry KerrMagos y brujas

Eva Waldorf el Sáb Mayo 12, 2018 2:19 pm

Desde luego, era una versión adulta de Henry muy fiel a lo que ella recordaba de él, justo como imaginaba en Hogwarts que sería de mayor. Una pena que perdiesen el contacto al graduarse, se habían llevado muy bien, pero ya se sabe, la universidad, las fiestas... Al final dejaron de hablar y quedar.

Eva se centró en el flirteo, esa chulería descarada la hacía sonreír pícaramente. Hacía muchísimo que no tonteaba con alguien, y él estaba por la labor. Estaba claro que, fuese por lo que fuese, era cierto que no recordaba su pasado. ¿Acaso le habrían desmemorizado cuando se alzó el nuevo gobierno? Tendría todo el sentido, su familia siempre había sido muy purista, y él demasiado bueno con todos, sin prejuicios. Si era así, lo mejor era facilitárselo, porque debía ser demasiado confuso y desagradable para él. Quizá fuese reversible en algún momento.

- Que yo sepa, novia como tal nunca quisiste tener, pudiendo tener a varias a tus pies, no te podías resistir. - Respondió aguantando la risa. - Vaya ligón. - Y le imitó bebiendo otro trago. Yendo a trago por respuesta iban a acabar ambos muy borrachos.

Él intentaba seguir la conversación, aparentaban tener la típica conversación estándar sobre el pasado, cosa que incomodaba a Eva, viendo la situación.

- No sé hasta qué punto has cambiado, te perdí la pista con 18-19 años, pero eras de lo más travieso de adolescente, y peor es que me arrastrabas a tus locuras, sabías convencerme y manejarme. - Le dijo en tono de broma. - Maldito Henry, tus infracciones me arrastraron muchas veces. Ahora pareces un hombre respetable y todo.

Hizo una pausa, recordar alguna trastada en concreto, sin mezclar recuerdos, era complicado. Algo que fuese más distintivo como para que él lo recordase, al menos una parte...

- No sé si recordarás aquella ocasión en la que te propusiste ir al despacho del director, porque en una de tus trastadas te enviaron allí y viste una botella de whisky con muy buena pinta. - Hizo una pausa, tratando de ordenar los recuerdos. - Entraste de madrugada a sacarme de la cama, querías ir a cogerlo a toda costa. Aún no entiendo por qué no fuiste tú solito. El caso es que, no sé cómo, conseguimos salir del despacho con el botín, pero nos pillaron bebiéndolo en la sala común. Creo que fue mi primera borrachera. Eras un mal bicho, pero luego sacabas sobresaliente sin despeinarte.

Dio un trago largo, acabando la copa, y alzó la mano para que le pusiesen otra. Recordar aquello le dio una pequeña punzada, en aquella época, con la euforia de haber conseguido lo que se propusieron y la adrenalina de la primera borrachera, le apeteció mucho besarle, pero nunca traspasó aquella línea, no quería cagarla y fastidiar esa relación que tenían.

- Pero bueno, el pasado quedó ya bastante lejos. ¿Qué haces ahora? ¿Has sentado la cabeza ya o eres un mujeriego con miedo al compromiso? - Le dijo en tono burlón. Si el decía que se había hecho un hombre responsable y que se había metido en una relación seria, le costaría asimilarlo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Macarena García
Edad del pj : 27
Ocupación : Trabajadora de El Profeta
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 7.201
Lealtad : Orden
Patronus : Conejo
RP Adicional : ---
Mensajes : 380
Puntos : 138
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4477-eva-waldorf http://www.expectopatronum-rpg.com/t4954-relaciones-eva-waldorf#74916 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4819-cronologia-eva-waldorf#73627 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4881-buzon-de-eva-waldorf
Eva WaldorfMagos y brujas

Henry Kerr el Dom Sep 02, 2018 2:35 am

Menuda mierda. Si Dios existía no tenía duda alguna de que lo odiaba.

Ese era pensamiento que al bueno de Henry se le había cruzado por la mente, con la misma velocidad con la que un rayo atravesaba el horizonte en su tránsito del cielo a la tierra. Y viendo cómo era la vida sobre la tierra, hasta le era fácil preguntarse por qué la electricidad tenía tanta prisa en ir al mundo terrenal. Por qué abandonar el cielo, allí no había problemas, o eso se decía.

No podía estar seguro de ello, pues las historias de los dioses y su paraíso no eran más que cuentos y mitos, pero de lo que sí podía estar seguro era de la vida sobre la faz de ese tan maldito como hermoso planeta. Al menos la suya. Por supuesto, no podía hablar por todo el mundo, ya que cada cual tenía sus propias vivencias e historia. Y por esa razón, con toda probabilidad, cualquiera que observara la situación en la que se encontraba el rubio, no entendería por qué el chico se maldecía en el fondo de su alma.

Lo estaba pasando bien, y estaba acompañado por una mujer tan bella como simpática. Por tanto, no había razón aparente para sentirse mal, menos aún para maldecirse. No obstante, no es oro todo lo que reluce, y por muy bien que estuviera yendo esa noche, y por muy divertida que fuera su conversación con Eva, no dejaba de ser una parte de un todo. Esa noche se había vuelto espléndida, más eso no cambiaba todos los problemas que se habían acumulado para volver su vida un infierno, y tampoco cambiaba el hecho, de que se encontraba por enésima vez en una situación que resaltaba este hecho.

Era al menos la tercera mujer con la que hablaba, que suponía una total desconocida, y que resultaba ser todo lo contrario. Era la tercera chica que lo conocía de un pasado que no recordaba así.

- ¿Varias a mis pies? Veo que en mi adolescencia era tan guapo como ahora-, bromeó con fingida prepotencia, antes de romper a reír. - Oh, vamos. No sería para tanto. Seguro que por aquella época tendría mi nariz metida entre las hojas de un libro, cultivando mi mente, y no entre…-, dejó la frase en el aire. - Bueno, digamos entre otras partes donde se practica otro tipo de conocimientos-, sonrió con cierta picardía. - Pero en fin, muy ligón no debía ser, al fin y al cabo era un buen Ravenclaw. ¿O no? -, mantuvo la sonrisa en sus labios, hasta el momento en que decidió que era un buen momento para tomar un trago.

Que rico entraba ese whisky, ardiente y quemando su garganta con el placer indescriptible que ello conllevaba a un hombre con su gusto por los licores fuertes.

- Bueno, supongo que ahora soy más serio. Un poquito-, hizo un gesto con la mano, dejando un espacio minúsculo entre sus dedos, que sirvió de preliminar para otra ligera carcajada. - Imagino que es inevitable. Me hago mayor, y para aparentar un hombre responsable, debo aparentar ser menos travieso-, comentó en broma, usando deliberadamente el verbo aparentar.

Lo cierto es que era más responsable que en otro tiempo pasado, pero no era ningún mérito, solo había seguido el camino que todo chico que dejaba la pubertad atrás seguía. Nada espectacular, y  mucho menos una heroicidad.

No obstante, más allá de la responsabilidad propia de la edad, su vuelta al Reino Unido tenía un tanto que ver con esas responsabilidades familiares que debía atender en algún momento de su vida. Si por responsabilidades familiares se podía considerar convertirse en mortífago por deseos de sus padres y hermano. Así que en cierta manera, su retorno era en sí una declaración de intenciones, y la prueba de que estaba listo para cumplir con su deber.

Sin embargo, ser ambiguo con su personalidad le daba una oportunidad para ser un poco travieso. Y eso nunca estaba de más. Como iba a estar de más la posibilidad de divertirse un rato en grata compañía.

- Oh, un momento. Tan mala memoria no tengo. Eso lo recuerdo-, respondió a la chica, llevándose una mano al mentón, y centrándose en esos recuerdos. - Claro, ya sé quién eres-, la miró de arriba abajo. - No te había reconocido. Aunque eso me lleva a pensar en otra cosa. ¿Cómo demonios me has reconocido? Tampoco me parezco tanto a mi yo niño y adolescente ¿no? - comentó divertido.

Eso le llevaba a pensar en ello, y también en que por esta vez, la chica no era un vacío en su cerebro. Ya comenzaba a asustar la magnitud de la laguna que existía en su cabeza con respecto a su verdadero pasado.

Al menos esta vez tenía recuerdos de esa joven, y ese en concreto, era grato de evocar. El simple hecho de rememorarlo, le sacó una sonrisa y lo puso de mejor humor.

- Pues por qué iba a ser. Porque las travesuras en solitario no tienen gracia-, se carcajeó. - Vamos, no me digas que no fue emocionante, a la par que divertido-, la miró con ojos llenos de picaresca. - Sin alguien que pringue castigo contigo, no es lo mismo-, volvió a reír.

Ese momento era una ocasión excelente para volver a quemar su gargante con el puro wisky norteño, y por supuesto no la desaprovechó.

- Bromas aparte, hacer travesuras en solitario es aburrido-, comentó más serio, dejando el vaso con un cuarto de alcohol sobre la barra. - No hace falta que nadie comparta el castigo- Es sólo que para qué tener una aventura como esa en solitario, pudiendo participar dos o más en ella-, rió levemente, y negó con la cabeza. - Buenos tiempos-, expresó con el tinte de la nostalgia impreso en su voz. - Muy buenos tiempos-, dijo, antes de dar otro trago a su bebida.

Tan buenos que la mitad de ellos eran falsos. Una triste historia, en la que en esos momentos no quería pensar.

- Sí, mucho ha llovido desde entonces-, miró a la joven, con una sincera sonrisa dibujaba en los labios, y sin dejar escapar nada del negro de los ojos de la dama fuera del enfoque de su visión. - Pues diría que ni lo uno, ni lo otro-, respondió con franqueza, y su risa ligera y suave volvió a brotar de sus labios. - Soy dragonolista. Y bueno, desde que terminé la universidad me he dedicado a viajar por el ancho mundo tras esos hermosos reptiles. No he parado desde entonces, salvo desde… mmm… un año. Llevaré un año de vuelta en las islas, y se puede decir que ya soy hombre sedentario, pero no casado-, su risa retornó, pero esta vez más viva y sonora. - Corretear tras dragones no deja mucho tiempo para las bodas-, sonrió con calidez a la mujer que se hallaba a su lado.

Así que Eva Waldorf era el nombre de aquella maja chica que lo acompañó en más de una travesura. Quien lo diría, además de un cambio de memoria, bien parecía que la parte sana de sus recuerdos no estaba en su mejor momento, por decirlo de alguna manera.

No la había reconocido, pero tampoco recordó su nombre cuando se lo mencionó. Un fallo que hacía aún más grave su error. Al menos, ahora estaba seguro de que no lo volvería a olvidar.

- ¿Y qué ha sido de la gran Eva Waldorf? - tomó el turno de preguntas. - A qué se dedica tan bella dama, y para cuándo tiene fechada su boda-, se atrevió a bromear, no sin antes volver a mostrar su media sonrisa sobre el rostro, y haciendo desaparecer de un trago el whisky que aún quedaba en el interior de su vaso.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Dans Stevens
Edad del pj : 28
Ocupación : Dragonolista
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 14.680
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : -
Mensajes : 169
Puntos : 105
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3791-henry-kerr http://www.expectopatronum-rpg.com/t3792-henry-kerr-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t4004-henry-kerr-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t4005-el-arcon-de-los-recuerdos-de-henry-kerr
Henry KerrMagos y brujas

Eva Waldorf el Dom Sep 02, 2018 11:42 pm

El vozka se había terminado, miraba el vaso vacío como quien observa una tragedia. Tenía que remediarlo de alguna manera, en cuanto tuvo al camarero delante de pidió un whisky doble sin hielo, la anécdota la había puesto muy tonta y quería volver a sentirse como aquella noche, todo adrenalina, nervios en el estómago y aturdimiento por la risa de aquel Henry adolescente. ¿Por qué la vida era tan mierda? ¿Cómo podía haber dado todo tanta vuelta como para acabar un fin de año con un Henry que no la reconocía del todo?

El whisky llegó y dio un pequeño trago, dejando que se deslizase despacio por la garganta. Una pequeña gota corrió por la comisura de los labios, llegando casi al cuello. Estaba fría y le daba pereza limpiársela, pero al final lo hizo y luego se lamió el dedo. Era cierto que Henry había perdido ese toque juguetón en la mirada y la actitud, le parecía un poco derrotado, arrollado por la vida. Bebía con necesidad, ¿cuántas copas podría aguantar? ¿Acaso ella no estaba bebiendo para que el alcohol arrastrase todo lo malo?

- Ya no recuerdo la barbaridad de puntos que nos quitaron, todo Ravenclaw se nos echó encima, pero no lo cambiaría por nada. - El alcohol empezaba a hacer efecto, todo le hacía gracia. - ¿Tú cómo crees que te he reconocido? Esos ojos que tienes son inconfundibles Henry, aunque esa barba de tres días despista bastante. ¿Es de las que raspan? - Dijo mientras se inclinaba y le acariciaba la barba sin pedir permiso ni nada.

Raspaba, pero le encantaba el tacto. Hubiera dado cualquier cosa por tener tan poca vergüenza en Hogwarts, así no se habría quedado con las ganas en más de un tema. Siempre se preguntó qué hubiera pasado si...

- Sí que raspa, sí... Pero me gusta, da morbo jajajaja. - ¿De dónde había salido eso? La iba a tomar por loca y se iría poniendo una excusa. Volvió a su vaso de whisky, era terreno seguro, un lugar donde centrar la mirada y tratar de despejar la mente. Su sabor le cosquilleaba en la lengua, sería capaz de dejarse el sueldo esa noche, con tal de no parar.

- Dragonolista, hay que echarle valor... Que peligro de profesión. - Impresionante, siempre pensó que Henry acabaría en una especie de oficina, con los padres tan estrictos que tenía. - ¿Es algo que te apasiona? ¿De dónde salió el impulso de estudiar precisamente eso? - Le miraba con una ceja levantada, de reojo, entre sorprendida y satisfecha por lo cambiado que estaba. Cuando le dijo lo de la fecha de la boda, por poco echó el trago de whisky por la nariz y tosió, que gracia, boda decía...

- ¿Boda? No tengo con quién... Ni ganas la verdad, lo pienso y sólo veo complicaciones, quiero diversión y libertad. - Aquello no sonaba bien, sonaba a que tenía problemas, porque nunca había sido su estilo, quizá Henry lo notase, o no, a saber... - Pues me gradué en periodismo y trabajo en El Profeta, redactora de la sección de sucesos. Si los que maquetan los artículos no fuesen tan cabrones y pusiesen los nombres más grandes, a lo mejor lo habrías leído.

Ese tema le encendía, estaba muy harta del periódico, todos estaban podridos por dentro, deseosos de que ocurriesen cosas malas, que los muggles sufriesen y que ellos pudiesen contarlo con orgullo. Le enfermaba... Quería dejarlo, dejar de pensar, dejar de sentirse tan encerrada, dejarse ir e improvisar. Se terminó de un trago el whisky y miró a Henry, que la observaba en silencio dividiendo la atención entre ella y su propia copa. Entonces prefirió no pensar, ¿podía ir a peor la noche, qué más daba? Se bajó del taburete y se acercó más a Henry, le volvió a acariciar aquella barba que tan bien le sentaba y le besó.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Macarena García
Edad del pj : 27
Ocupación : Trabajadora de El Profeta
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 7.201
Lealtad : Orden
Patronus : Conejo
RP Adicional : ---
Mensajes : 380
Puntos : 138
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4477-eva-waldorf http://www.expectopatronum-rpg.com/t4954-relaciones-eva-waldorf#74916 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4819-cronologia-eva-waldorf#73627 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4881-buzon-de-eva-waldorf
Eva WaldorfMagos y brujas

Henry Kerr el Vie Sep 21, 2018 12:33 am

El discurrir de la conversación con Eva le traían una oleada tras otra de recuerdos aderezados con la consecuente nostalgia. E incluso, aunque no podía estar seguro de que todo lo que recordara fuera real, una dulce y hermosa añoranza se habría espacio en su pecho al rememorar un tiempo pasado que siempre fue mejor que el presente.

Por presente entiéndase su actual situación personal, porque no tenía queja alguna de esa Nochevieja con Eva.

- Bueno, tampoco sería para tanto-, quitó hierro al asunto, aunque pasados unos segundos no pudo evitar partirse de risa. - Vale, lo sé. Era el único niño que traía más dolores de cabeza a su propia casa que a las rivales-, dijo entre risas. - Pero es que, que sería de la vida sin emoción. Brindemos por los momentos felices-, comentó alegre, dejando las carcajadas atrás y alzando su copa, esperando que su amiga hiciera lo propio. - La vida es demasiado corta. A veces hay que buscar emociones aunque para ello haya que saltarse las normas un poquito-, hizo un gesto con la mano, dejando un espacio pequeñito entre sus dedos. - Muy poquito eh, tampoco hay que pasarse. Las cosas siempre deben estar en su justa medida-, volvió a reír.

Fue entonces cuando Eva acarició su barba, antes incluso de que le diera tiempo de contestar a su pregunta. Su provocativa pregunta, por ser más concreto.

- Imagino que importa poco que responda, pero-, se encogió de hombros, - lo haré de todos modos-, sonrió a la joven. - Claro que raspa. Pero como dije antes, todo está bien en su justa medida-, modificó su sonrisa levemente, hasta convertirla en su característica media sonrisa.

El año había sido complicado, por resumirlo en cortas palabras, más para variar, esa noche al menos estaba saliendo siendo divertida y amena. Uno de los contados días que podría considerar buenos en el dos mil diecisiete, y que le ayudaban a no sumarse en la desesperación.

Como rezaba el dicho, incluso en la noche más oscura las estrellas brillan. Siempre había que quedarse con lo positivo.

- Hay que echarle valor. Un poco, sí-, tomó un trago de su whisky. - Pero no es tan peligroso como parece, cuando se sabe qué hacer. Y bueno, mal dragonolista sería si no supiera actuar ante un dragón después de tantos años de carrera-, rió con suavidad, y por un instante recordó el día en el que decidió ser magizoologista. - Pues en el colegio. Después de mi primera clases de criaturas mágicas decidí que esa era mi vocación. Luego, pasados unos años, decidí que me especializaría en dragones. Para mí, no hay animal más hermoso-, se sinceró, recordando de paso buenos momentos.

Sabía que parte de esos recuerdos serían falsos, pero ahora mismo no le importaba. Prefería no pensar en ello, y simplemente disfrutar de lo bonito que quedaba en su cabeza.

- Diversión y libertad, entonces mi próxima idea te gustará-, respondió levantándose del taburete, para inmediatamente después alejarse de la barra, copa en mano, y meneando el trasero con descaro. - ¡Vamos, señorita periodista, la noche es joven! -, dijo, alzando la voz, pero sin voltearse a mirarla, y entremezclándose con la gente que bailaba en el centro del concurrido pub.

Justo en ese momento, cuando entraba de lleno en el grupo de personas bailando, se dignó a girarse y mirar a Eva. Y en cuánto clavó su mirada sobre ella, alzó su copa y sonrió.

- ¡He escuchado por ahí, que una buena periodista debe de meterse de lleno en la noticia para sacar el mejor partido de esta! - gritó para que pudiera escucharla por encima del bullicio y el sonido de la música, sin perder la sonrisa ni el ritmo de sus pasos.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Dans Stevens
Edad del pj : 28
Ocupación : Dragonolista
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 14.680
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : -
Mensajes : 169
Puntos : 105
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3791-henry-kerr http://www.expectopatronum-rpg.com/t3792-henry-kerr-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t4004-henry-kerr-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t4005-el-arcon-de-los-recuerdos-de-henry-kerr
Henry KerrMagos y brujas

Eva Waldorf el Mar Sep 25, 2018 9:09 pm

Henry había decidido seguirle el juego y contestarle la pregunta sobre su barba. Había sido puramente para provocarle, para tantear sus límites y lo que pretendía aquella noche, y por su respuesta pintaba muy bien la cosa. Y además los vozkas habían hecho algo más que efecto, no se emborrachaba así desde su primer año de universidad. La sonrisa de Henry era un pecado y un peligro tremendo, verle sonreír de lado era como un imán para cualquier mirada. Maldito Henry y su media sonrisa que lucía desde adolescente, no perdía su toque con los años.

Intentó centrarse en lo que le estaba contando, los dragones eran seres indomables, daban mucho miedo, y él hablaba de ellos tan tranquilo, con esa tranquilidad que te da la experiencia. Le imaginaba con dragones y le sobrecogía la valentía que debía tener para ello, además hablaba con una pasión de su trabajo que era casi contagiosa. Ya no recordaba bien las clases de criaturas mágicas, sí recordaba que era una de las favoritas de Henry, sin embargo ella prefería mantenerse a un cauteloso margen. En más de una ocasión él, travieso, le había gastado alguna broma pesada que había acabado con Eva al borde del infarto y gritándole de todo.

Entonces vio como se levantaba con la copa en la mano y la retaba a seguirle mientras se fundía con la gente que ya estaba en el centro del pub. Cuando llegó no había ni una cuarta parte, tan centrada había estado en Henry que ni se había dado cuenta. Era como volver a los 17, Henry la retaba y ella picaba, era un hecho. Se levantó de la barra, terminó de un trago lo que le quedaba y se dirigió hacia Henry. Cruzaba los dedos por no caer redonda al suelo, todo se movía más rápido de lo que debía.

- Eres un descarado y demasiado atrevido, ¿lo sabías? - Le dijo cuando llegó hasta él, y comenzó a contonearse al ritmo de la música. - Pero no me disgusta. - Cerró los ojos y se dejó llevar por el ritmo, dándolo todo con cada golpe de percusión. Notaba que el vestido era demasiado corto para bailar con tantas ganas, pero a esas alturas de la noche ya le importaba poco, el alcohol le hacía desentenderse de todo lo que no fuesen Henry y bailar. - ¿Me he metido lo bastante en la noticia? - Preguntó retadora mientras se pegaba a él y seguía bailando.

Se acercaba el cambio de año. Un año más, un año menos... Un año para borrar de su memoria, para pasar página. Un año que comenzaba sin rumbo, sin ilusiones y sin ganas de vivir. Un año que sólo le provocaba la necesidad de salir huyendo hasta el fin del mundo, desaparecer para siempre. Pero mientras tanto, iba a darlo todo, porque estaba en ese intermedio entre un año y otro, era un paréntesis, como apretar el pause. En ese momento todo valía, y si quería no tenía por qué ser ella misma, podía ser la versión que quisiese. Y quería ser despreocupada, sólo pensar en diversión y locura, cero responsabilidades, sólo sentir a máxima potencia, y que pasase todo lo que sus sentidos quisiesen. Y Henry parecía con ganas de seguirle el ritmo. La música atronaba en sus oídos.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Macarena García
Edad del pj : 27
Ocupación : Trabajadora de El Profeta
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 7.201
Lealtad : Orden
Patronus : Conejo
RP Adicional : ---
Mensajes : 380
Puntos : 138
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4477-eva-waldorf http://www.expectopatronum-rpg.com/t4954-relaciones-eva-waldorf#74916 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4819-cronologia-eva-waldorf#73627 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4881-buzon-de-eva-waldorf
Eva WaldorfMagos y brujas

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.