Situación Actual
19º-25º // 26 agosto -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Laith G.Mejor PJ ♂
Vanessa C.Mejor PJ ♀
Freya H.Mejor User
Gwendoline E.Mejor roler
Sam & GwenMejor dúo
Stella T.Especial I
Egon A.Especial II.
Bianca V.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Priv. || Dear Karma, I really hate you right now ||

Ryan Goldstein el Lun Ene 22, 2018 9:11 pm



Abres el grifo y dejas correr el agua, y esta se arrastra sobre tu piel con una velocidad de vértigo, calándote en lo hondo de la sensación. Esa era una ducha de agua caliente, una buena ducha. Podía oírse el repiqueteo de la lluvia desde el cuarto de baño. Hasta que.

Ryan abre la puerta con una toalla colgada de la cintura y el vapor siguiéndolo detrás. Es entonces cuando él se da cuenta de que la mujer en su cama. Espera, hay una mujer en su cama, y él no puede evitar pensar que se ve bonita tocada por la luz de la mañana, del “día después”. Tiene algo, ¿encantador? La graciosa terminación de su nariz, quizá. Pero definitivamente, había “algo” con ella. Que era graciosa, claro, eso también. ¿Es que acaso no se había dado cuenta de ello la noche anterior?

La noche anterior había sido noche de copas. Se había encontrado a esta conocida de la Universidad en una reunión de colegas, y bebieron y bebieron. Ella bebió. Él era, más bien, contenido con el alcohol. No abusaba. No es que hayan estado solos, ya que se trataba de una reunión de colegas. Pero, en un punto de la velada, ellos se apartaron del resto, como suele suceder. Esto daría qué hablar, por supuesto, pero Ryan Goldstein no reparaba en temas de cotilleo o asuntos por el estilo. En lo que a él respectaba, era un hombre libre.

Y bueno, lo que siguió, sucedió como si estuviera destinado a pasar.

Ahora, al día siguiente de esa nochecita ajetreada, un Ryan expuesto, mojado, y sobre todo, y esto era lo interesante sobre este sujeto, ¡relajado!, ¡sumamente relajado! (y bueno, ¿quién podía culparlo sobre eso?) daba los primeros pasos en esa mañanita, habiéndose despertado el primero. Y se sentía de tan buen humor, que le sonrió a su nueva amiga con ese flagrante optimismo que tienen los sujetos simpáticos cuando se dio cuenta de que sí, ella abría los ojos, finalmente.

—¿Quieres café?—preguntó, casual, entre que se encaminaba a su placar y hurgaba por algo que ponerse encima. Estaba en eso, mientras hablaba—. Puedes usar la ducha, si quieres. Es toda tuya—La miró, con esa persistente, imperecedera sonrisa de buen tipo y añadió, con una amabilidad que rozaba la complicidad más íntima—: Buenos días—Hizo una pausa, observándola con interés. Hasta que—: ¡Oh! Y siento el olor a quemado. Pero intenté hacer tostadas y se hicieron carbón. Creo que… ¿te parece que salgamos a desayunar? Hay un café cerca.

Había tomado una camiseta de mangas largas y se acercó hasta la cama, llevando a medias la faena de colocarse la prenda, primero, por los brazos. Pero, incluso aunque se vistiera con aquella camiseta pasándosela por la cabeza, todavía quedaba el asunto del toallón, ¿verdad? Es decir, que no tenía nada debajo (y por “nada”, entiéndase de algo para cubrir ESO que SÍ tenía). Lógico, porque venía de darse un baño. Por eso la piel, que le goteaba. Por eso el cabello, rebelde y húmedo. Por eso los pectorales, no. No, no. Los pectorales tenían otra razón de ser, ¿qué haría?, ¿gym?, ¿pesas quizá?

Ryan, quien no parecía tener mucha prisa para vestirse, o en general, porque siempre tenía eso de ser muy calmo para todo, porque tú sabes, el hombre llevaba su propio ritmo en la vida, y todo tenía que hacerlo según su cronómetro del tiempo. En fin, como no parecía tener como labor fundamental ponerse algo de ropa encima, se detuvo en su hacer y ladeó un poco la cabeza, inquisitivo. Oh, parecía preocupado. Y como el hombre estaba preocupado, se acercó todavía más. De un gesto, arrojó la camiseta sobre la colcha y él fue a poner el culo sobre el borde de la cama, solícito.

—¿Estás bien?—preguntó, amable, apoyándose en una mano e inclinándose en una postura muy reposada, relajada. Ese hombre. Parecía avanzar y avanzar, y lo hacía con la mayor naturalidad. De pronto, entendió—¡Oh!, ¿será que te duele…?—¿Qué?—Tú sabes, cuando hicimos esa posición ayer, te quejaste de un tirón y… Ey, tienes suerte, ¿quieres que me fije? Soy bueno en masajes, así que. Ayer cuando te toqué, pensé que estabas bien. Pero quizá, ¿me equivoqué?

¡Por supuesto! Porque Ryan Goldstein, también hacía yoga. Y él sabía sobre posiciones, posturas en parejas, y en fin, hacer el perro, tenderse como la foca, saludar al sol, esas cosas. ¡Y claro que sabía cómo aliviar la tensión de los músculos! Lástima, que no entendiera mucho sobre “leer el ambiente”. Pero era evidente que, al menos, él, de los dos, sí sabía qué había pasado la noche anterior.



psss:
Jaja Sobre lo de las ‘posiciones’, me imaginé que, en plena borrachera feliz (?), se hubieran “retado” a ver quién hacía esta o cual postura de yoga y cómo la hacía. Sí, me imaginé que quizá tu chica se resbaló o algo haciendo el perrito (!) y le dio un tirón, qué sé yo. SorryXD Es que me dio graciaXD O en una de esas, desafió a Ryan a que hicieran alguna posturita juntos -guiño, guiño-  
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 31.300
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 357
Puntos : 235
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Mary J. Baker el Mar Ene 23, 2018 10:16 pm

Ni siquiera necesitó abrir los ojos al despertar aquella mañana para saber que la noche anterior se había pasado de la raya. Apenas recordaba qué había pasado. Se había soltado por completo por una vez en la vida y, teniendo en cuenta que no acostumbraba a beber, se le había subido el alcohol a la cabeza. Todos los recuerdos que pudiera haber tenido de la velada eran fragmentados e inconexos, no tenían sentido ni encontraba la forma de ordenarlos de forma mínimamente lógica. Menos aún con el dolor de cabeza que sentía, como si tuviera a toda una cuadrilla de obreros dando martillazos en su cerebro.

Abrió ligeramente los ojos pero volvió a cerrarlos con prisa al sentirse deslumbrada por la luz que entraba por la ventana. Dejó escapar un gruñido apenas audible, enterrando la cabeza en la almohada… momento en que se dio cuenta de que aquellas sábanas no olían como las suyas. ¿No estaba en su casa?

De nuevo volvió a abrir la mirada, esta vez refugiada en la semi penumbra que le daba el tener la frente apoyada en la almohada y fue girando lentamente la cabeza, notando cómo ese mínimo movimiento hacía que todo diera vueltas a su alrededor. Con razón no bebía. La resaca era algo horrible.

Y ahí fue cuando le llegó la voz. Una voz de hombre que le sonaba pero que, desde luego, no era la de Isaac. Movió un poco más la cabeza para encontrar la fuente del sonido al mismo tiempo que siseaba para que bajase un poco el tono.

¿Dónde estoy?

Hizo la pregunta en voz muy baja, empezando a incorporarse antes de darse cuenta de dos cosas: la primera, estaba en ropa interior sólo cubierta algo más por la sábana; y la segunda, a él sólo lo cubría una toalla. Acelerada de pronto se apresuró a taparse nuevamente hasta la base del cuello, asegurándose de no dejar piel al descubierto.

¿Posición? ¿Masajes?—masculló empalideciendo sólo de pensar en lo que podía haber hecho la noche anterior. ¿De verdad había perdido tanto el control como para serle infiel a su marido? ¡Merlín! ¡Ella no era así! ¿Cómo podía haber pasado aquello?— ¡No te acerques!—exclamó apartándose de él hasta llegar al borde opuesto de la cama y arrepintiéndose de inmediato de haber alzado la voz— Haz el favor de vestirte. ¿Dónde está…?—echó una mirada rápida a su alrededor, respirando profundamente para contener la náusea que le estaba provocando el mareo y en seguida encontró su ropa en el suelo.

Se deslizó hasta ella y se apresuró a hacer lo propio, colocándose, tan rápido como pudo sin marearse aún más, la blusa blanca y la falda negra. Ya tendría tiempo de encontrar los zapatos. Lo importante era saber qué había hecho en las horas que no recordaba para poder arreglarlo lo antes posible.

¿Qué coño pasó anoche?—preguntó directamente, ignorando nuevamente las preguntas de él, con un tono seco entre el pánico, la vergüenza y el enfado.

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Michelle Dockery
Edad del pj : 35
Ocupación : Profesora universitaria
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 5.651
Lealtad : Orden
Patronus : Dachshund
RP Adicional : 000
Mensajes : 67
Puntos : 51
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5376-mary-j-baker http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Mary J. BakerMagos y brujas

Ryan Goldstein el Dom Ene 28, 2018 5:44 pm


—¡No te acerques!

No se erizó de la alerta, no mostró sobresalto. Se mantuvo en su sitio, sonriéndose. Ella se veía O.K, así que no había necesidad de estar preocupado. Había en la expresión de su mirada, un brillo de picardía. Ryan se levantó sin decir nada y se colocó la camiseta, pasándosela por encima de la cabeza. Eran sus formas de hacer, desenvueltas. Y claro, porque después de todo, aquella era su casa. ¿Por qué debería fingir que se hallaba incómodo?

—Te refieres, ¿a las posturas que hicimos?—Ey, charleta, que la mujer te está preguntando algo muy puntual. Ryan no iba de fresco, pero era sorprendente cómo podía ponerse por encima de las circunstancias, con ese aire de arrolladora confianza, esa cara de simpático para apedrear y una muy sutil expresión de comicidad. Es que mira, que no te aburrías con la profe de pociones—. ¡Estaba hablando sobre el yoga! ¿Tú en serio no recuerdas sobre anoche?—Rió—Espera, te explico…

Fue una de esas noches en las que te desnudas frente a un extraño y lo haces tu confidente, por horas que se suceden entre flashes de conversaciones, tragos e idas y vueltas de roces indiscretos. Ella era loca, alegre y muy entusiasta. Habían llegado a la habitación girando sobre sí mismos, envueltos en la complicidad, y las ropas fueron a caer al suelo. En el raptus del momento, ella se había resbalado del borde la cama, dándose en la cabeza, y aunque él creyó que podría dominarla allí mismo, ella lo sorprendió colgándosele como un huracán de piel, calor e hipidos. Ahí fue cuando marcó su cuello y la base de su nuca con el rastro hiriente de sus uñas entre raros gemidos y, otra vez, hipidos de borrachera.

Eso mismo era lo que Ryan intentaba explicarle, de espaldas a ella, entre que le señalaba las marcas ¿de pasión?, todavía visibles.      

—Tú me hiciste esto, creo que pensaste que era un rascador para gatos, o algo. No me lo tomo personal, no te preocupes. Es que eres divertida, ¿sabes? Creo que te creías un animal o algo. Porque comentaste lo gracioso que era que las posturas tuvieran nombres de animales, y no sé, tú sólo, empezaste a hacer sonidos de grullas y demás. Oh, y tiraste tu ropa al suelo al momento en que entraste a mi cuarto. No fui yo, claro—Hizo una pausa, metido en su papel de tipo jovial—Así que, ¿sigue en pie lo del desayuno?




psss:

Sorry la demora :A

Y sí, te plagié la tablilla para este tema :pika:
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 31.300
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 357
Puntos : 235
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Mary J. Baker el Dom Feb 04, 2018 9:07 pm

¿Había dicho “posturas”? Por Merlín, aquello tenía que ser una pesadilla, no podía ser cierto, no podía haberse convertido en la clase de mujer que… Un momento. ¿Había dicho yoga? Aquel hombre estaba desconcertándola. Más aún cuando entonces le enseñó los arañazos que tenía en la nuca y parte de la espalda.

No, no recuerdo qué pasó anoche—contestó con la voz fría como un témpano de hielo, sin estar aún segura de si se había tirado a ese hombre o si simplemente habían hecho una sesión de yoga en ropa interior con alguna herida superficial—Así que te agradecería que fueras claro con lo que pasó; antes de que pierda los nervios.

Masculló las últimas palabras. ¿Divertida? Claro que lo era. Pero normalmente de un modo menos… esperpéntico de lo que contaba él. Y… joder. La cabeza la estaba matando. Cerró los ojos y se llevó las manos a las sienes para masajearlas en un intento de despejar un poco el dolor de cabeza. No iba a volver a beber jamás. Ni una sola gota.

Vamos a ver. Repasemos. Anoche… estábamos en un bar y, claramente, me pasé con las copas. Hasta ahí vamos bien. Pero quiero que me cuentes paso por paso qué demonios hicimos anoche desde que salimos del bar. ¿Queda claro? No te vayas por las ramas—tenía que saberlo todo, absolutamente todo. Y no sólo porque tuviera que hacerse una idea sobre cómo tratar el tema con su marido si era necesario, si no porque odiaba no ser consciente de sus actos—. Por favor—añadió, consciente de que no estaba siendo precisamente amable con… su anfitrión por una noche.



avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Michelle Dockery
Edad del pj : 35
Ocupación : Profesora universitaria
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 5.651
Lealtad : Orden
Patronus : Dachshund
RP Adicional : 000
Mensajes : 67
Puntos : 51
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5376-mary-j-baker http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Mary J. BakerMagos y brujas

Ryan Goldstein el Lun Feb 19, 2018 12:04 pm


Hasta ahí vamos bien. Pero quiero que me cuentes paso por paso qué demonios hicimos anoche desde que salimos del bar. ¿Queda claro? No te vayas por las…

Timbre.

—Por favor.

—Eeeh—Retrocedió, ligeramente intranquilo, dedicándole un gesto rápido con la mano, para que aguardara. Hasta tal punto le era imposible empatizar con las circunstancias de una esposa infiel (aunque estaba en él, querer hacerlo, por buenorro simpático), que le restó importancia al momento. No por desinterés, se entiende—¡Ahora vuelvo! Veré quién es; tú, tienes café en la cocina si quieres.

Y dale, con esa naturalidad. ¡No le cabía nada de las circunstancias!

Ryan, de por sí no entendía lo que era ser una persona que necesitara tenerlo todo bajo la lupa del pensamiento organizado, sin lagunas de espasmo; no, es decir, “espanto”; que te hacían temer por el futuro de tu matrimonio, o algo tan mundano como la buena reputación de una profesora universitaria en un ámbito donde los rumores pueden aparecerse desde debajo de las rocas.

Él, en fin, tan despreocupado, no caía en la cuenta de por qué tantas vueltas a lo sucedido. En lo que a él respectaba, había sido un buen rato para ambos, y algo más.

No es que no quisiera mostrarse complaciente con ella, era sólo que su desvergüenza era más fuerte que él.

Al rato, volvió con un paquete al que le rasgaba el envoltorio, sin que su aire de absoluta confianza hubiera trocado lo más mínimo. Si no fuera porque soltaba esas sonrisas tan cálidas (y las atenciones, que su forma, las tenía), dirías que el hombre era pura indiferencia. ¿Es que se podía ser tan “a tu aire”? Y es que, hay que resaltar, para tener en cuenta: una persona que es correcta, prolija y seria, nunca entenderá del todo lo que es ser relajado, simpático y caótico. A menos, que te dejes soltar un poquito, como con amistades y amores, hay una brecha infranqueable en cuanto a comunicación.

Ah, y seguía en toallón.

—No veo por qué le pones tanto ahínco a saber cada detalle—comentó, jocoso, regalándole una mirada fugaz acompañada de una curva ladeada en sus labios, y mira que se le notaba a gritos que estaba a acostumbrado a ser un galán—. La pasamos bien. “No pasó nada”, si eso te preocupa—“No pasó nada”, como se suele decir, claro. Y así todo, ese rubiales tenía pinta sospechosa—Ah, ¿es porque alguien debe estar esperándote en casa? Lo siento por eso—Ryan se había acercado a un escritorio, sobre el que tiró el envoltorio del paquete, que resultó ser una maceta con una planta exótica en ella. ¿Que por qué no le había llegado de “la forma habitual”? Porque se la mandaba un amigo, que se hacía el gracioso, y le hacía llegar la correspondencia a través de un muggle, un vecino malhumorado, que nunca dejaba de quejarse al correo porque le arrojaban cajas y sobres por la ventana, dándole en la cabeza en muchos casos. Larga historia. Lo cierto era que en cualquier momento perdería la paciencia con el señor Goldstein—Hubiera mandado una lechuza, para que en casa supieran que estabas bien. Pero no sabía a quién, ¿estás con alguien?—Era evidente que era un mozo muy “free”, porque no era como si pareciera inquieto al respecto. Más interesado estaba en la planta que había colocado sobre la mesa del escritorio. Si desviabas la mirada hacia la puertaventana que daba al jardín, deducías, que por ese jardín, exótico, extravagante jardín, al hombre debía gustarle la jardinería.




¡Hey!:


Sobre la casita de Ryan :3

"El departamento era amplio, pero daba la sensación, acogedora, de hallarse apretado entre tanto bártulo que Ryan traía de sus viajes (máscaras, instrumentos, estatuillas, cuanto puedas ver), biblioteca, libros y plantas. Por suerte, la puertaventana que daba al patio iluminaba la sala dejando entrar la ilusión de la libertad, además de ofrecer un paisaje de jungla, la visión de un estanque con dos cocodrilos y el inquietante hallazgo de lo que eran, sí, imposible equivocarse, plantas carnívoras en el jardín de flores y enredaderas."

A veces puede verse así (!) --->



xDD

Sorry la demora, voy a estar al pendiente :pika:



avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 31.300
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 357
Puntos : 235
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Mary J. Baker el Dom Feb 25, 2018 6:41 pm

Mary se obligó a respirar profundamente para no sacar la varita y lanzarle una maldición para que al menos dejase de tener aquel maldito aire de tranquilidad y confianza de aquel que sabe lo que ha hecho. Estaba claro que no iba a volver a perder el control de lo que bebía de esa manera nunca más.  Y por supuesto que no iba a tomar nada que le ofreciera. La desconfianza que muchos slytherin consideraban parte de su instinto de supervivencia había regresado a ella con la sobriedad.

¿Que no veía por qué necesitaba saber cada detalle? De nuevo tuvo que recurrir a toda su fuerza de voluntad para no estallar y se levantó para acercarse a él y a su exótica planta (¿por qué demonios todo tenía que recordarle a Isaac precisamente en ese momento?), esquivando las pilas de libros que poblaban el suelo del apartamento.

Pues claro que estoy con alguien. Estoy casada—contestó con tono seco mientras le plantaba delante la mano donde llevaba el anillo de boda… dándose cuenta entonces de que no lo llevaba— ¿Dónde está mi alianza?—preguntó más para sí misma que para él, notando una nota de pánico atenazando su voz. Oh, dios, dios, dios… Aquello sí que era malo. ¡No podía haberla perdido! ¡Qué desastre!

Todo el alivio que había sentido al oírle decir que no había pasado nada entre ellos la noche anterior, pareció no haber existido nunca al darse cuenta de que no tenía su anillo. Jamás se lo quitaba. ¿Cómo podía haberle pasado aquello?

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Michelle Dockery
Edad del pj : 35
Ocupación : Profesora universitaria
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 5.651
Lealtad : Orden
Patronus : Dachshund
RP Adicional : 000
Mensajes : 67
Puntos : 51
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5376-mary-j-baker http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Mary J. BakerMagos y brujas

Ryan Goldstein el Lun Mar 12, 2018 6:03 am


—¿Dónde está mi alianza?

—Oh—Ese “oh” aventuraba problemas. Por primera vez deteniéndose a considerar la situación, Ryan pareció hacer un gran esfuerzo por pensar, sí, pensar, recordar, algo sucedido la noche anterior. Daba la impresión de que tenía algo metido en la oreja, de lo mucho que inclinaba la cabeza, primero a un lado, luego hacia el otro. Se había llevado una mano al mentón, pensativo—Sí, ¡tú lo empeñaste!

¿Qué?

—Ahora que lo pienso, no creo que debí haberte dejado hacer eso… Es que, entramos a este bar (el tercero, creo), y tú dijiste algo de ir al baño y desapareciste—La miraba directo a la cara, y en el azul de sus ojos, un precioso azul, tú podías ver reflejada la película de uno de los peores días de tu vida, relatada por un extraño—. Iba a ir buscarte, cuando luego me interceptaste en el camino, contenta y con unos prismáticos usados en la mano. “Mira mi nueva adquisición”, dijiste. Parecían gustarte mucho. Se los conseguiste a un vendedor callejero. Cuando te pregunté cómo, tú dijiste: “Empeñé mi alianza”, y te echaste a reír.

Oh. Sólo así. De una noche loca. Todo un matrimonio por la borda.

—No pensé…—
Ryan torció su sonrisa en una mueca, lleno de compasión por la pobre señorita. Oh, no, “señora”, porque estaba casada. Una señora casada que había empeñado su anillo. Ahora, que alguien explicara, por qué a pesar de todo lo que había acabado de decir, habiendo soltado a la cara de la mujer el momento en que arruinó su matrimonio como dinamita, por qué, él se veía tan tranquilo. Diríase que las penurias no lo tocaban, a él y a su cara de rubio divino, perfecta portada para revistas como Corazón de Bruja—. Lo siento, no sabía que estabas casada. Creí que era una broma de… Tú sabes, pensé que eran las copas de más.

Borracha, ¿¡iba a decirle borracha!?

Y al modo en que acaban los relatos más terribles, justo entonces, la planta de la maceta se retorció y empezó a chillar, arrancándole toda seriedad a la situación. Ryan se apuró a atender a la planta chillona, cuando por la puertaventana llegó volando una lechuza.




¡Hey!:


¡Bienvenida otra vez!



avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 31.300
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 357
Puntos : 235
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.