Situación Actual
8º-15º // 29 de mayo luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Ryan G.Mejor PJ ♂
Vanessa C.Mejor PJ ♀
Beatrice B.Mejor User
Jazmine.Mejor roler
Nailah & AndreasMejor dúo
Samantha L.ESPECIAL I
Samantha L.ESPECIAL II
Laith G.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Reunión de la Orden del Fénix [Miembros de la Orden]

Albus Dumbledore el Mar Ene 23, 2018 6:16 am

La crisis del Mundo Mágico no era algo que pasara desapercibido para nadie, en especial no para aquellos magos y brujas que vivían desde hace ya un año escondidos de la sociedad. Los planes para sublevarse a aquel poder, el régimen que los había oprimido por su sangre, no habían dejado de formar parte del día a día de las personas que se esmeraban por sobrevivir. De eso versaba su convocatoria de aquel día. Las nuevas mecánicas de protección cada vez más estrictas para defenderse de los enemigos.

Las medidas de seguridad para los refugios serán más rigurosas con el fin de asegurar la protección de sus habitantes, no podemos permitirnos que llegue a siquiera sospecharse su localización —Dumbledore caminaba a lo largo del lugar, mirando a la gente que había formado parte del movimiento defensor de los fugitivos perseguidos por las nuevas políticas del Ministerio de Magia. No cambiarían de localización, pero sí debían extremar las precauciones más que nunca ahora que se volvía más peligroso sobrevivir ahí fuera sin una comunidad.

Ya habían sido tocados varios de los puntos más importantes de aquella reunión del día, pero todavía había muchos que tomar en consideración. Los refugiados tenían un objetivo en común: luchar contra el régimen purista para poder ser considerados, otra vez, como seres humanos, personas dignas que no merecían ser tratadas como ratas, escondiéndose entre escondrijos para asegurar su supervivencia. Nadie podía negarlo, pero más allá de los esfuerzos coordinados que se estaban realizando, un grupo de radicales estaba arruinando la visión general de los fugitivos, y un atentado era la más clara imagen de ello.

Silencio —pronunció entonces, interrumpiendo el barullo inteligible de la masa que hablaba tras cerrado el último tema, las medidas de seguridad que se tomaban para proteger los refugios, nada que los fugitivos y aquellos que ahí se resguardaban no supieran ya. — Como muchos de los presentes ya sabréis, uno de los motivos fundamentales de esta convocatoria ha sido para hablar sobre el ataque reciente de fin de año, el cual coincide con los mismos atacantes del golpe provocado por un grupo ajeno a la Orden del Fénix en el torneo de quidditch de hace medio año —su voz condescendiente llenaba la sala.

Se hizo un silencio en la sala, incómodo. Eran sospechas, un secreto a voces que había pasado a ser una verdad tan grande como un muro: no estaban peleando solos. Y eso, lejos de ser producente, era un conflicto más con el que tenían que lidiar por los métodos extremistas que se utilizaban. La violencia sólo generaba más violencia y no estaba admitido dentro de los parámetros de su congregación el dañar a inocentes con el fin de hacer llegar un mensaje a los puristas. Era más bien una desenfrenada muestra de odio.
Moderador
Expecto Patronum


avatar
Imagen Personalizada :
RP : 17
PB : Michael Gambon.
Edad del pj :
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Mestizo
Lealtad : Orden del Fénix.
Patronus : Fénix (Parlante)
Mensajes : 485
Puntos : 16
Ver perfil de usuario

Ryan Goldstein el Mar Ene 23, 2018 1:07 pm

Si era un grupo de extremistas en contra de Lord Voldemort, habrían reclutado magos personalmente injuriados por la situación en el país y muy, muy enojados. Habrían perdido tanto como las personas del refugio, pero su forma de actuar era distinta y respondían a otro líder que no era Albus Dumbledore. Quedaba preguntarse, ¿quiénes eran?

Ryan se había sentado a horcajadas en una silla, con el respaldo volteado hacia el que era el centro de las miradas en ese momento, quien explicaba la situación actual, punto por punto. El americano escuchaba con atención, apoyado el mentón en un puño, mientras cavilaba sobre la cuestión.

¿Quiénes eran?

La mirada internacional sobre el tema era que se trataba de un grupo de terroristas que herían a los civiles y provocaban el caos entre los inocentes. Y la ironía del caso, es que de esa forma, el único que salía beneficiado frente a la opinión pública en medio del conflicto, era el mismo Lord Voldemort, considerado por algunos como el “salvador”. Esta situación sólo hacía innegociable la posición de los “traidores de la sangre” tanto hacia dentro de Londres como hacia el resto del mundo. Mala cosa.  

—Oh, ¡lo siento!—susurró Ryan, a quien se le había ocurrido la genial idea de mover la silla un poco hacia el costado, ¿y cómo no?, le había aplastado el pie a un pobre desdichado que no se lo había visto venir, ¡y qué dolor cuando te dan con la pata de la silla justo en la puntita del pie! Pero ey, el rubiales lo arreglaba todo con una sonrisa, de esas salidas de un anuncio publicitario—Me quedaré quieto, lo prometo.

Por otro lado, era de suponerse que los integrantes del grupo extremista podían tratarse de viejos compañeros de cursada, de rostros familiares, que de una u otra forma se hubieran cruzado alguna vez en las vidas de los magos del refugio. Al menos, ese sería el caso de muchos de los que acompañaban a Ryan en ese día: ellos sí se habrían cruzado con algún extremista alguna vez, o incluso, ¿podría ser que alguno de los allí presentes fuera un miembro del grupo extremista o que los apoyara de alguna manera? En el caso de Ryan Goldstein, él no era más que un yanqui venido de yanquilandia. Era nuevo en el lugar, no podía conocer a los extremistas. O eso pensaba. A menos, que el grupo de extremistas recibiera apoyo del exterior, de magos voluntarios que, como él, se hubieran unido a la causa abandonando sus países de origen y sumándose a la lucha.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 7.150
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 282
Puntos : 173
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Maverick O'Connor el Mar Ene 23, 2018 1:47 pm

Una reunión general en la sede de la Orden que al fin parecía que iba a tener algún sentido y repercusiones reales en el rumbo que iba y parecía tomar el futuro de la organización. Empezaba a estar bastante harto de acudir al refugio cada maldito día para abandonarlo en infinidad de ocasiones mosqueado, pero... ¿Como iba a dejar pasar esa congregación en la que al fin parecía que iba a tomar sentido todo? Sería de idiotas acudir a todas las reuniones en las que se discutían nimiedades - como podría haber sido para muchos la muerte de Jerry Strauss - y se repartían galletas rancias de la señora Bernardy perdiéndose aquella en la que supuestamente Albus Dumbledore les daría nuevas pautas a seguir de cara al nuevo año.

Que acudiese solo era la tónica habitual de Maverick al traspasar las grandes puertas de la sala de reuniones, pero en dicha ocasión no era así. La joven a la que había apadrinado aún sin ser santo de su devoción le acompañaba a la reunión como aspirante a hacerse un hueco entre las opiniones de peso que se cruzaban allí. Sintió sobre ellos la mirada de Dumbledore, e incluso podría haber asegurado que el viejo tenía una expresión satisfactoria en el rostro al verles aparecer juntos. La miró de reojo, haciéndole una seña para indicarle donde debía de tomar asiento. - Escucha, aprende y no abras la boca para decir tonterías. - le indicó en un susurro. Él no había tomado la palabra en la Orden hasta su tercera reunión. En aquella ocasión, de ella tan sólo esperaba que empezase a sacar conclusiones sin meter el hocico dentro del pastel, por el momento.

Avanzó por la sala hasta situarse en el extremo opuesto en el que estaba su joven aprendiz, justo donde estaban de pie los miembros más veteranos en torno a la figura del líder. Y en sepulcral silencio escuchó el relato de los recientes acontecimietos por parte de Albus, cruzándose de brazos. Soluciones radicales para tiempos desesperados... ¿Qué era lo que parecía generar tanto malestar en el ambiente? Mucho peor a su parecer era seguir allí escondidos bajo el subsuelo como ratas de alcantarilla simplemente esperando ¿a qué? ¿A ser cazados como animales en cualquier momento? ¿A resignarse a no ver nunca más la luz del poco sol de Londres? Podían doblar las medidas de seguridad pero ¿acaso aquello cambiaría algo? Ni siquiera el grandioso Albus Dumbledore podría asegurar a largo la seguridad de los cientos de refugiados que allí vivían.

Guardó silencio por el momento, expectante a las reacciones de los demás miembros allí presentes. Tenía clarísima su postura al respecto, pero no la expresaría en voz alta de buenas a primeras.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Chris Evans
Edad del pj : 36
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 5.200
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Leprechaun
RP Adicional : 000
Mensajes : 85
Puntos : 32
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5438-maverick-o-connor#80350 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5467-maverick-o-connor-relationships#80708 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5469-las-cronicas-de-maverick http://www.expectopatronum-rpg.com/

Gwendoline Edevane el Mar Ene 23, 2018 4:10 pm

Ya estaba. Hecho. Allí me encontraba después de todas las dudas que me habían ido asaltando a lo largo del último año. Rodeada de ellos: la Orden del Fénix. Todavía no me creía que ese "ellos" había pasado a ser un "nosotros".
Estaba nerviosa, y el ambiente era tenso. No me había atrevido a dirigirle la palabra a nadie. Absolutamente a nadie. Paseaba la mirada inquieta por los rostros de quienes me acompañaban aquella noche, no pocos. Entre ellos, sin duda, quién más llamaba la atención era Albus Dumbledore.
El profesor Dumbledore. El director Dumbledore. Para mí, jamás dejaría de serlo.
No parecía estar muy contento, y no me extrañaba: no podía imaginar una peor manera de empezar mis andanzas dentro de aquel grupo que luchaba contra el gobierno de Voldemort que hacerlo hablando de aquellos ataques de radicales. Al profesor Dumbledore no le hacía ninguna gracia, y dada la seriedad en el rostro de casi todos los asistentes, a ellos tampoco parecía hacerles ninguna gracia.
Yo acababa de entrar, y cada segundo que pasaba sentada en aquella silla, podía escuchar la voz de alarma en mi cabeza llamándome cabeza de chorlito. A esa voz de alarma, llamémosla sentido común, le puse la voz de mi amiga, Sam. ¿Qué diría ella si me viese aquí, en esta reunión, jugándomela de esta manera?
Diría muchas cosas, todas ellas posiblemente ciertas. Pero ella seguía siendo una fugitiva sin haber cometido ningún delito. Igual que Bea. Y mi madre estaba en Azkaban. Podía ser muy cómodo sentarse en una silla, detrás de mi escritorio, y esperar a que todo esto pasase cómo por arte de magia.
Pero si esperábamos que las cosas cambiasen... habría que abandonar la pasividad y hacer algo más. Allí esperaba conseguirlo, seguir unas directrices.
Hacer algo que importase de verdad.
Me esforzaba por mantener la espalda recta en mi silla, cuando lo que quería hacer era encogerme sobre mí misma y convertirme en una pelota, incluso en alguien invisible. No podía, por supuesto.
Allí estaba Dumbledore, hablando de una situación muy grave. Al parecer, aquellos ataques de radicales no habían tenido nada que ver con los ideales de la Orden del Fénix, lo cual me alegraba. No estaba de acuerdo en formar parte de un grupo en que se podía hacer algo así impunemente. No llevaba el asesinato en mis venas de la misma manera que no llevaba el odio hacia nadie en mi corazón.

—Salvajes...—Dije con una voz muy baja, casi inaudible, que por un momento confundí con un pensamiento. Nadie me había oído, creía. Quizás quiénes se sentaban a mi lado sí lo hubiesen escuchado. Pero, por supuesto, me refería a los atacantes.

Aquella no era la forma. Lo había hablado con Sam en su durante nuestro reencuentro: el odio solo genera odio, y si de verdad queríamos cambiar las cosas, no podíamos hacer lo mismo que ellos nos hacían.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 29
Ocupación : Desmemorizadora
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 2.515
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 494
Puntos : 222
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-gwendoline-edevane-ficha-de-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwen-edevane

Stella Thorne el Miér Ene 24, 2018 9:12 am


ft Danny Maxwell,
mención a Maverick O´y
luego con todos (ay).

Subió las escaleras del refugio hasta la tercera planta. Sonrió al observar como por primera vez esa puerta se encontraba abierta para que ella pudiese entrar y escuchar lo que en contadas ocasiones hablaban los miembros oficiales de la Orden. Ya no tendría que esperar sentadita en la primera planta esperando que su padrino bajara y así poder atacarlo con preguntas.  Preguntas que jamás eran respondidas porque Odiseo tiene un don innato de poder zafarse de las cosas con sonrisas, juegos de palabras y chocolate (su perdición).

Llegó y esbozo una sonrisa de medio lado al encontrarse con muchos rostros desconocidos pero que estaban allí tratando de luchar por la causa, eso la reconfortaba. Trató de memorizar su imagen en su mente, pero sabiendo de buenas o primeras que tan sólo un par quedarían grabados en su mente,  gracias a su gran memoria de pez. Al entrar a la habitación reconoció enseguida una cabellera rubia como el sol y ondulada como el mar, que la hizo sonreír más aún.- ¡Danny!.- exclamó animada, pero la chica al parecer no logró escucharla porque no hizo caso de su presencia. Hizo una mueca en su rostro y comenzó a hacerse paso entre la gente para llegar a su altura. Y al lograrlo escuchó las palabras que un hombre (que jamás había visto antes) le dirigía a su amiga, frunció el ceño y lo miró irse hacia el otro lado de la sala.- ¿Quién es ese?.- preguntó ahora clavando su mirada en la ex- hufflepuff. No le había gustado el tono empleado en la rubia ni mucho menos el "consejo" (orden) impuesto tan...tan...restringidor. Sacudió su cabeza y sonrió nuevamente.- ¿Cómo estás, guapa?.- le preguntó mientras le tendía una abrazo y se sentaba a su lado.

Lo que siguió trató de escucharlo atentamente, pero a veces -debía confesar- se le iba el hilo dejando de prestar atención en la conversación y situarla en los que componían el salón aquel día: como el chico de cabellos claros que parecía tener Plympis por todo el cuerpo que no lo dejaban estar quieto, o el ceño fruncido eterno que tenía el hombre que le había hablado a Danny, o las maneras más excentricas que tenía la gente de simular sus bostezos (y que sin excepción siempre se los lograban contagiar).

Pero de pronto, unas palabras dichas por el adorable señor de barba blanca Albus Dumbledore volvieron a llamar su atención.- Perdón, no entiendo...- comenzó a decir con el ceño fruncido y con el brazo derecho levantado para pedir la palabra. Claramente su impulsivo ser no espero que la palabra se le fuera dada y continuó.- ¿Ahora hablaremos sobre qué hacer con los radicales? .- preguntó frunciendo aún más su ceño confundida.- ¿Y qué? Si sabemos quienes son ¿Qué? ¿Vamos a hablar con ellos? ¿Vamos a convencerlos? Decirles: No, no, no tengas rabia por aquellos que mataron a tus padres, familia, o los que tienen capturado a tu amigo...- hizo una pausa y sacudió su cabeza.-  Además, no hace falta  gente como esa para que el pueblo mágico piense cosas malas de nosotros. Allá afuera hay más cazarrecompensas o adeptos al nuevo gobierno que personas que te tiendan una mano o se rebelen. La mayoría estamos acá encerrados, camuflados,  o exiliados en otra parte del mundo pero siempre escondidos como ratas esperando que algún día, en algún momento las cosas cambien. ¡Joder!Ahora no tenemos que  pensar qué hacer con los radicales, tenemos que pensar qué hacer con los que siguen matando, secuestrando y torturando día tras día. Ir en busca de aquellos que no tuvieron la "suerte" que tuvimos nosotros y se encuentran quizás dónde sufriendo quizás qué cosas por su condición de sangre...Qué vamos a hacer con aquello, con ellos... eso es lo que quiero saber. - soltó de sopetón, y fue recién cuando terminó y sintió todas las miradas sobre ella que comprendió que tal vez, sólo tal vez había hablado un poco más de la cuenta.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Cara delevingne
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 12.570
Lealtad : Orden del fénix.
Patronus : --
RP Adicional : +2F
Mensajes : 768
Puntos : 414
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2768-do-you-wanna-know-me-try-it-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t3060-tic-tac-tic-tac-cronologia-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t5125-chocolat-trunk-stella-thorne
Stella ThorneFugitivos

Drake Ulrich el Miér Ene 24, 2018 10:52 am

Contesto a Stella un poquito
Luego suelto mi opinión

Yo por norma general solía tener fama de persona impuntual, de esas que te deja esperando varios minutos mientras tú te congelas en medio de Londres. Ese soy yo. Sin embargo, no tenía perdón de Merlín que yo pudiese llegar tarde a una reunión de la Orden del Fénix, ya que vivía, literalmente, a sesenta y dos pasos y catorce escalones del portón que daba paso a la Sede Principal. Sesenta y dos pasos y catorce escalones, ¿vale? Los había contado porque mi vida es triste y aburrida y no tengo nada mejor que hacer que contar escalones cuando subo las escaleras.

Así que desde que empezó la reunión, yo ya me encontraba con los brazos cruzados apoyado en una de las columnas de aquel recinto, dejando los asientos para las mujeres, embarazas y más vagos, ya que yo me pasaba el noventa por ciento de mi vida sentado o tumbado, así que tampoco era prioridad tener una silla.  

Hablamos sobre varias cosas, aunque yo desde nunca había sido muy participativo (ya que normalmente tengo pocas cosas útiles que decir y siempre hay alguien más rápido a la hora de decir las pocas cosas útiles que se me ocurren), por lo que me mantuve callado bastante tiempo, simplemente atendiendo y dando algunas aclaraciones que creía importantes, sobre todo a los más jóvenes con sus preguntas de iniciados. Más monos que eran todos. ¿Por qué Albus me odia y no me asigna a ningún aspirante? Yo creo que es consciente de que suficiente peligro soy para mí mismo, que no se quiere arriesgar a poner a nadie a mi cargo. Con esa imagen que tenía la gente de mí, ¿cómo era posible que hubiese terminado siendo Auror? No deberían haberme dado la placa, sólo por si acaso.

Frente al inicio de Dumbledore a la hora de hablar de los 'rebeldes terroristas', muchos se quedaron callados, sin posicionarse. Sin embargo, fue la pequeña Thorne la que tomó aquel silencio como su oportunidad para expresar su opinión. Yo entendí su punto de vista y, de hecho, lo defendía, pero por lo que conocía a Dumbledore... quería pensar que lo que sugería Thorne no era de lejos su intención. Así que di un paso hacia adelante cuando ella terminó de hablar.

Yo supongo que la intención no es ocuparnos de ellos, sino asegurarnos de que nosotros no actuamos ni tenemos nada que ver con esa organización —respondí con amabilidad a la rubia. —Quiero decir, sería una bobería perder nuestro tiempo luchando contra nuestros aliados, pese a que ellos tengan otra manera de actuar, ¿no? Ya somos escoria para la sociedad mágica, estemos en el bando extremista o en uno más conservador, así que sólo sería ir en contra de nuestros propios intereses. Yo supongo que a lo que se refiere Dumbledore... Corrígeme si me equivoco, jefe... —lo miré—, es asegurarse de que ninguno de aquí tenga nada que ver con esos ataques que atentan tanto con los malos, como con gente inocente.

Carraspeé y, pese a que mi ideal perfecto siempre iba en contra de hacer daño, ya que soy soy demasiado Hufflepuff y me siento muy mal cuando lo hago, ahora tenía que cambiar. Antes mi vía de escape ante los problemas era enviar a Azkaban a los malos, ¿pero ahora? Ahora no hay Azkaban a mi disposición, sólo para mandarme a mí.

De todas maneras, el enfoque de los ataques de esos tipos son... caóticos y al menos a mí me da la sensación de que buscan un fin, alterando un orden sin sentido. No sé si me explico... —Entrecerré los ojos y gesticulé con las manos para explicarme. —Que tienen como fin matar a alguien para mandar un mensaje, pero se complican en hacerlo en grandes eventos sólo para llamar la atención, fracasando así en su auténtico fin y creando un desastre con más daños colaterales de los que debiera haber. Y yo creo que no deberíamos cometer esos errores tan drásticos, sino marcarnos ciertas metas y enfocarnos sólo en ellas. Todos somos conscientes de la de veces que los Mortífagos hicieron de las suyas en el mundo mágico y de nada les sirvió, sólo para matar a gente inocente y crear miedo. No fue hasta que se organizaron de verdad y fueron concisos con sus ataques hasta que consiguieron el poder. Y me da la sensación de que esa gente está cometiendo el error de seguir sus pasos...—Hice una pausa. —Se supone que somos los que aseguran una vida normal, sin miedos y con seguridad. Con ese tipo de actos no lo conseguimos. Si lo que queremos es matar a la Ministra, tenemos que enfocarnos en ella. Si lo que queremos es matar a todos los cabrones de Wizengamot que han sentenciado a tantos de nuestros seres queridos, tenemos que enfocarnos sólo en ellos. Si lo que queremos es hacer caer el sistema, tenemos que enfocarnos en el sistema... —Vamos, ¿se había entendido, no? Ataques gratuitos en grandes eventos era igual a algo estúpido e innecesario que no llevaba a ninguna parte.

Que sí, que yo había pasado épocas de crisis en donde creía conveniente ver todo arder. Pero no. Dumbledore, mi mujer y el hecho de tener una hija también ayudaba, me había hecho ver de que no era ni de lejos la mejor opción. Era repetir la historia, una y otra vez. Y al final,  todos terminaríamos corrompiéndonos por la guerra y seríamos todos igual de despreciables. Y yo al menos no quería terminar como ellos.

OFF: Perdón el tocho post, me emosioné. :A  
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Josh Hartnett
Edad del pj : 29
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 9.500
Lealtad : Albus Dumbledore
Patronus : Mono capuchino (Parl
RP Adicional : 000
Mensajes : 480
Puntos : 368
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t419-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t423-relaciones-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t3175-cronologia-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t614-correspondencia-de-drake-ulrich#9979
Drake UlrichFugitivos

Danielle J. Maxwell el Miér Ene 24, 2018 11:16 am

Maverick y yo fuimos juntos a la reunión de la Orden del Fénix, ya que ahora que tenía un padrino que 'me hacía caso' (cuando le salía de los cataplines), pues era como nuestro deber estar juntos en las reuniones, o algo así. La verdad es que yo creía firmemente que Maverick me llevaba con él sólo para asegurarse de que me portaba bien y no metía mis narices en asuntos peliagudos o en donde no tenía ni idea. De hecho, me lo dejó bien claro cuando me sentó en una silla en el lugar más alejados de todos.

'Iscichi, iprindi y ni ibris li bici piri dicir tintiríis' repitió con burla mi mente cuando se fue.

Y mientras ponía una mueca de desagrado con la cara, fue cuando Stella apareció a mi lado, haciéndome sonreír. ¿Ves lo fácil que era hacerme sonreír, Maverick? Con ser buena persona vale. Hasta Stella se dio cuenta de que eras mala gente sólo por tu aura al irte.

Mi padrino —dije con esta cara de circunstancia irreversible. —Es un ser adorable. —Ironicé divertida, alzando una ceja para que Stella lo adivinase por sí sola. Me había prometido no hablar mal de él, ya que soy una persona pro-activa que apoya el compañerismo y el buen rollismo, por lo que sólo me permitía pensar las cosas malas, intentando que se me pasase de esta manera mi disconformidad con sus decisiones. —Estoy muy bien, aunque ahora me vienen los exámenes en la uni muggle y estoy un poco estresada. —En realidad los exámenes no me estresaban, sino mi padrino, pero estaba bien enviar el estrés a otra parte. —¿A ti como te va todo? —Le devolví la pregunta antes de empezar la reunión.

Y... ya. Osea, desde que empezó la reunión no dije absolutamente nada, sino que me convertí en una ameba oyente capaz de abstraerse tanto en un punto en concreto que cualquiera diría que la mente de Danny Maxwell se encuentra en aquel lugar. De hecho, hubieron temas TAN ABURRIDOS que me puse a pensar en otras cosas sin querer: Stranger Things, lo mucho que me apetecía un McDonalds y en lo bien que canta Rihanna. No fue hasta que mi compañera Stella abrió la boca, que no volví al tema de conversación. Y madre mía, qué poderío tenía como para hablar así delante de tanta gente. Yo me mantuve callada, pese a que obviamente pensaba que tenía toda la razón del mundo. Me limité a asentir con la cabeza en un intento de demostrar al resto de personas allí dentro que llevaba toda la reunión super atenta y que apoyaba irremediablemente las palabras de mi amiga.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 20.530
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1436
Puntos : 809
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Leonardo Lezzo el Miér Ene 24, 2018 4:58 pm

Ser un fugitivo consistía en estar buscado por el gobierno. Es decir, que cada paso que das puede ser el último. En este último año Leo lo había aprendido bien. Por suerte, no estaba solo. La Orden del Fénix había crecido, era como una gran familia. Todos se protegían entre sí, los favores estaban a la orden del día y cada día rescataban a más gente. El chico ayudaba en todo lo que podía. Trabajaba fuera algunas horas para ganar dinero, y rondaba por la Sede cada día para ayudar a otros. Se le daban bien los niños. Jugar con ellos, entretenerlos... Era bastante duro estar en estas condiciones.

Leo nunca había sido llamado a una reunión, así que sentía pánico. Cosas muy graves estaban sucediendo en el mundo, y el gobierno les culpaba. Culpaba a los fugitivos. Es cierto que los que han tenido que dejar todo atrás para salvar sus vidas quieren que la situación cambie, pero no son terroristas. Los atentados que ha habido no son cosa de ellos. Hay alguien más buscando un cambio de gobierno, alguien que no usa el dialogo ni juega limpio. Esos si son terroristas. Que alguien estuviese de su parte no era malo, pero que usen la violencia para conseguirlo si. Dumbledore pidió silencio, y todos obedecieron. Leo no había articulado palabra desde que había entrado en la sala. Simplemente entró, se sentó junto a una mujer rubia a la que no conocía de antes, la saludó con un simple movimiento de cabeza y escuchó. La situación parecía extremadamente grave.

Todos los presentes estaban de acuerdo con las palabras de Dumbledore, casi todos. Pero el pensamiento de Leo era diferente. No era partidario de la violencia, nunca. Tuvo bastante violencia de pequeño, intentaba alejarla de su vida adulta. Pero no podía evitar pensar que aquellos radicales podían conseguir algo grande. Desde luego, quedándose cruzados de brazos no conseguirían cambiar las cosas. Ya era hora de que Voldemort y sus secuaces volviesen al oscuro agujero del que habían salido. ¿Pero cómo? Leo estaba impaciente por saber que camino tomaría la Orden. Es imposible combatir la violencia sin violencia. O eso pensaba él.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 30.950
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 460
Puntos : 173
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Juliette Howells el Jue Ene 25, 2018 2:29 pm

Era la primera reunión a la que asistía como aspirante a la Orden del Fénix. Hacía dos años que Juliette se había unido a la causa y desde entonces siempre había intentado participar activamente en lo que podía, ir al refugio a ayudar a la gente, traer algún tipo de información.. bueno, en fin, en la medida que una estudiante universitaria podía alcanzar. Llegó justo a la hora en que se habían reunido y se encontró con varios compañeros de la Orden. A algunos les había visto por el refugio, a otros nunca los había visto. Juliette era una estudiante universitaria , eso a ojos de otro podía ser algo extraño y generar algunas dudas ¿por qué una sangre pura de una familia bien considerada por el régimen purista apoyaba a la oposición? Ni ella misma se lo había planteado nunca, no sabía cómo, ni por qué, pero siempre había pensado que eso era lo correcto y que ella tenía que luchar por ello.

Al frente de la reunión se encontraba el mismo Dumbledore, quién empezó a hablar de diferentes temas a tratar, la gente aportó ideas, se opinó y llegaron a varios acuerdos. Hasta que tocaron el tema más importante de la reunión; Los recientes ataques terroristas de un grupo de refugiados.

La primera valiente en hablar fue una joven, algo más joven que Juliette. Entendía a aquella muchacha y la rabia de tantas personas por haber perdido a sus seres queridos, entendía que quisiesen venganza por todos aquellos inocentes pero también sabía que no debía ser así, ninguna violencia tenía que ser respondida con más violencia y menos en el bando donde tenían todas las que perder. Asintió la cabeza luego cuando un hombre más mayor contestó a la muchacha. Ambos habían resumido bastante bien todo lo que quería decir Juliette, así que solo aportó un par de pensamientos más —Exacto, ahora mismo los mortífagos tienen dos frentes abiertos y eso nos beneficia. Al fin y al cabo el objetivo de los terroristas es el mismo que el nuestro, solo cambian.. las maneras.. y mientras la Orden siga proporcionando la seguridad de los civiles y una alternativa a la violencia, por ahora, solo por ahora, no creo que sea conveniente hacer nada contra ellos, es otro problema más del nuevo gobierno, no nuestro. — Recalcó el “por ahora” porqué podía ser que en un futuro tuviesen problemas con ese bando. Aunque no apoyase a terroristas, por ahora no veía que fuese un problema de la Orden. No apoyaba la violencia en ninguna circunstancia pero teniendo en cuenta las fechas en las que se encontraban no se iba a poner a combatir contra alguien que pensaba como ellos y tenía el mismo objetivo. Si conseguían derrotar a los mortífagos, entonces si se plantearía las cosas con ese grupo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Amelia Zadro
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria (Política)
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 5.220
Lealtad : Orden
Patronus : ~
RP Adicional : ---
Mensajes : 96
Puntos : 46
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5332-juliette-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Juliette HowellsUniversitarios

Dorcas Meadowes el Vie Ene 26, 2018 3:40 am

Se había levantado temprano aquel día con la intención de ir por un par de horas a la biblioteca antes de ir a su primera reunión en la Orden. Cada vez que pensaba en ello su estomago se retorcía haciendole cosquillas. Le encantaba pensar en la idea de encontrarse en un mismo Salón con personas que comparten un mismo ideal.

Llegó un poco pasadita a la hora acordada por haberse perdido de lleno en las páginas de su libro. Por lo que al llegar, muy a su pesar, tuvo que saludar de lejos a sus amigas Danny y Stella. Se quedó en el rincón opuesto a las chicas y sacó del pequeño morral que traía una libreta de anotaciones. Ya que por más que confiaba plenamente en su memoria, nunca estaba de más dejar registrado todo lo hablado.

Lo temas a tratar eran muy variados e interesantes. Ya había escrito dos páginas y pensaba escribir más. En su mayoría eran reflexiones, nuevos conocimientos adquiridos, o datos relevantes  que en un futuro le puedan llegar a servir. ¿Hablar? Ni pensarlo. De solo imaginarselo sus mejillas se ponen de un rojo intenso.

Su piel se le puso de gallina. Ella recordaba perfectamente el ataque del Torneo de Quidditch, y eso que ni siquiera había ido. Danny le había relatado detalladamente , como buena narradora que es, todo lo ocurrido aquel día. Había sido terrorifico, fuego por todas partes, hechizos iban y venían en un evento en el cual miles de magos iban con el simple anhelo de pasar un buen rato.  Ell podía llegar a comprender la rabia que sentían las personas responsables de aquel atentado, pero no la compartía para nada. Jamás validará la violencia desmesurada e insensata, ya que esa misma violencia es la que ahora la tiene aquí encerrada contra su voluntad. Si queremos un cambio, debemos empezar por nosotros ¿no?.

Observó como osadamente Stella se disponía a hablar ante todos, la escuchó atentamente y no se le escapó la leve pausa que hizo al decir la palabra amigo. Su corazón se le apretó un poquito, es que no había día en que el rostro de Adae no se le apareciera por su cabeza. La mayoría del tiempo era un rostro que pese a la adversidad se encontraba sonriente y transmitía una dulzura sin fín. Suspiró, ella también quería saber que se haría con los capturados y con urgencia.

Si existía alguien en el mundo capaz de levantar la moral bajo cualquiera circunstancia era Drake Ulrich. Sonrió al escuchar al esposo de su madrina y anotó cosas como loca en su libreta. Frases como "alterar un orden sin sentido", o "Encontrar un enfoque claro" resaltan en su cuadernillo y que más tarde pensaba llegar a reflexionar y ordenar en su habitación.

Cuando escuchó a la siguiente chica hablar sonrió ampliamente, le gustaba cuando sucedían estas cosas, cuando surgía el debate y la reflexión. Cuando encontraba a su lado personas de las cuales tenía tanto que aprender, y al mismo tiempo tanto por luchar. Escucharlos le daba esperanza, era observar que aún existían magos que creían en un mundo mejor del que se encontraban. Y eso era muy reconfortante.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Kiernan Shipka
Edad del pj : 17
Ocupación : 7º curso
Pureza de sangre : Hija de muggles.
Galeones : 4.600
Lealtad : Dumbledore.
Patronus : tejón<3
Mensajes : 200
Puntos : 106
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3324-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t3332-relaciones-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Albus Dumbledore el Sáb Ene 27, 2018 9:16 pm

No todos compartían la misma postura respecto a aquellos agresores extremistas, pues había quienes no consideraban que estuviesen muy lejos de sus intenciones originales, así como Stella Thorne lo expresó. La escuchó sin interrumpir, con esa actitud condescendiente, aunque ella estaba confundiendo sus intenciones con las de trabajar contra el grupo de radicales. La esperó hasta que terminase a hablar y le ganó la palabra Drake, permitiendo que diesen su opinión en un debate pacífico. Tenían que buscar entre todos las soluciones más probables para poder trabajar con las herramientas que tenían hasta el momento.

Todos vosotros tenéis opiniones igual de aceptables, comprendo vuestra postura respecto al grupo de radicales, pero justamente como Drake lo ha dicho, no es lo que hacen sino la manera en que proceden el problema —les explicó, dirigiendo una mirada a todos los presentes. — Es comprensible que lo consideren como un problema del gobierno, sin embargo, también nos está involucrando puesto que en su modo de actuar están lastimando también a personas inocentes que no han hecho más daño que el buscar su supervivencia —hablaba haciendo ademanes ligeros con las manos para enfatizar sus palabras, siempre desde la sobria personalidad de sabiduría.

Estaba consciente de que tenían que empezar a movilizarse de una forma menos discreta a la que hasta entonces habían tenido, siempre sin comprometer a las personas que protegían dentro de los límites del refugio. Era un sitio donde prometían una vida sin miedos, lo que sugería que una de las prioridades era conseguir que no se descubriese a la gente que se protegía, estudiantes sin suficiente nivel para llegar a formar parte de su resistencia, personas sin una capacitación que les permita hacer frente a los mortífagos, adultos mayores, todos personas de igual dignidad que tenían que ser protegidas.

Comprendemos que los radicales están realizando estos actos porque creen que no estamos haciendo un buen trabajo, ignorantes de que llevamos meses de planificación precisamente porque no deseamos que haya más heridos de los que pretendemos atacar. Una buena estrategia nos llevará al éxito, no en llamar la atención y hacer saber que estamos aquí sin importar a quiénes nos llevemos por enfrente —caminaba a través de la habitación, dejando fluir sus ideas sin por ello mostrar nerviosismo. — Así que les pido que no sucumban a las provocaciones, no hagan más daños de los que son necesarios.

La organización ya tenía algunas misiones en mente que habría que llevar a cabo para comenzar con el movimiento para ganar terreno al nuevo gobierno, pasos específicos que necesitaban. Volvió a dirigir una mirada a las personas dentro de la habitación, todas con una misma motivación: hacer frente al poder establecido que tanto daño había hecho a sus seres amados y a ellos mismos. No podía culparlos si sentían rabia, era de hecho ese tipo de rabia que permitía hacer cosas grandes si estaba bien enfocada, y pretendían enfocarla correctamente para llegar a la victoria.
Moderador
Expecto Patronum


avatar
Imagen Personalizada :
RP : 17
PB : Michael Gambon.
Edad del pj :
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Mestizo
Lealtad : Orden del Fénix.
Patronus : Fénix (Parlante)
Mensajes : 485
Puntos : 16
Ver perfil de usuario

Gwendoline Edevane el Lun Ene 29, 2018 11:10 am

A medida que iba transcurriendo la reunión, iba reconociendo algunas caras entre los presentes. El Ministerio se había asegurado de convertirlos en famosos publicando carteles de "Se busca" con sus caras, los supuestos delitos que habían cometido y jugosas recompensas económicas. No era la mejor manera para hacerse famoso.
Sin ir más lejos, el joven que llegó y se sentó a mi lado era Leonardo Lezzo. Le dirigí una breve mirada y le saludé con un asentimiento de cabeza, sin palabras, a fin de no interrumpir la reunión.
La primera persona que abrió la boca para decir algo era Stella Thorne, también buscada por el Ministerio. Volví la mirada en su dirección cuando empezó a hablar, y le presté toda mi atención. Y si bien no me gustaban los métodos de este grupo radical, comendía lo que la chica quería decir: la Orden del Fénix no estaba en una posición tan acomodada cómo para prestar atención a dos frentes, y mucho menos si uno de esos frentes parecía compartir nuestros ideales y nuestra lucha.
Quién habló a continuación fue un hombre, quizás algo mayor que yo, a quién reconocí cómo Drake Ulrich. Una vez más, gracias a los carteles de "Se busca". Desvié la mirada en su dirección y le presté atención.
Yo también pensaba cómo él: que Albus Dumbledore buscaba asegurarse de que ninguno de los presentes había tenido nada que ver con esos ataques extremistas. No era el mensaje que la Orden del Fénix debía transmitir, en mi opinión, si queríamos que el gobierno actual cayese.
También señaló que los extremistas actuaban de manera desorganizada, sin conseguir otra cosa que avivar aún más el odio que el gobierno ya tenía hacia nuestro grupo, y despertar el de aquellos inocentes que habían perdido a alguien en dichos ataques.
Estaba totalmente de acuerdo con él. Me había unido a este grupo para ayudar a quienes no podían luchar por sí mismos, no para asesinar inocentes. Y si los que no eran inocentes podían ir a Azkaban en lugar de al cementerio, me sentiría más tranquila.
A la tercera persona que habló no la conocía por un cartel de "Se busca". De hecho, me sorprendió bastante verla allí: la señorita Howells, quién me había entrevistado para un trabajo en la universidad. Se me dibujó una leve sonrisa en el rostro ante la confirmación de que no apoyaba al nuevo gobierno.
Sin embargo, no estaba del todo de acuerdo con lo que decía. La situación con el grupo extremista nos beneficiaba solo en parte, y a largo plazo podía hacer más daño que bien. Lo que estaban consiguiendo era gran notoriedad, atraer las miradas de todo el mundo. Y las atraían en dirección a un montón de daños colaterales en nombre del cambio. Y estos daños colaterales eran víctimas inocentes. Que este comportamiento se asociase a nuestro grupo era cuestión de tiempo, y no haría más que crearnos enemigos en la comunidad mágica.
Albus Dumbledore también escuchó pacientemente lo que dijo todo aquel que quiso intervenir, y entonces volvió a hablar, atrayendo mi atención. Vino a confirmar lo que había dicho Drake Ulrich: una situación cómo esa no nos beneficiaba dada la naturaleza caótica e irreflexiva de los ataques, sin respetar otras vidas humanas en el proceso, y quería asegurarse de que ninguno de los presentes actuaba de aquella manera.
Por fin me decidí a decir algo. Para eso estaba allí, ¿no?

—Opino cómo el señor Ulrich.—Empecé con una aparente calma, y el corazón martilleándome en el pecho de puros nervios por tener que hablar frente a una sala llena de gente a la que apenas conocía o no conocía en absoluto.—A simple vista y sin tener en cuenta las repercusiones en el futuro, puede parecer una buena situación para la Orden. Pero a mayor escala, no lo es. Será cuestión de tiempo antes de que pesen más las víctimas inocentes que el daño real hecho al gobierno. El Ministerio se encargará de llenar la prensa mágica de acusaciones hacia nosotros de la misma manera que ha puesto las caras de muchos de los presentes en carteles de "Se busca". Y dará igual que no tengamos nada que ver con lo sucedido: a ojos de todo el mundo, tendremos que ver con ello. Especialmente a ojos de los familiares de quienes hayan muerto durante estos ataques.—Concluí, esperando con aquello dejar clara mi postura.

Me oponía al asesinato. Con Voldemort ya teníamos suficiente muerte. Y jamás se me ocurriría actuar cómo lo habían hecho los radicales. Con eso que había dicho, si bien no era nada nuevo o que no se hubiese dicho con otras palabras, dejaba claro que yo no había tenido nada que ver con los ataques.
Tampoco es que hubiese podido: formaba parte de la Orden del Fénix desde hacía escasos días.
Mi corazón fue recuperando su ritmo habitual a medida que mi presencia volvía a pasar desapercibida.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 29
Ocupación : Desmemorizadora
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 2.515
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 494
Puntos : 222
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-gwendoline-edevane-ficha-de-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwen-edevane

Drake Ulrich el Mar Ene 30, 2018 12:42 pm

Uhh, qué bien sonaba eso de 'señor Ulrich', por lo que no pude evitar mirar a la chica nueva mientras asentía con complacencia. ¿Lo habrá dicho por cortesía o porque realmente parezco un señor? Yo creo que la barba me favorece gratamente. Además, ya tengo una hija y estaba casado, por lo que a pesar de mis treinta añitos en plena edad del pavo, eso de 'señor' me venía genial. En fin, seriedad.

Lo que había dicho la chica, al igual que lo que había dicho Dumbledore, habían hecho que yo continuase asintiendo a cada segundo, ya que con ambas opiniones estaba de acuerdo.

Sí, a ver... Yo creo que queda claro que ahora mismo los que estamos en el mismo bando, tenemos diferentes maneras de ver cómo solucionar todo esto. Nosotros queremos ir por la vía estratégica, que lógicamente es más lenta pero segura para todos, mientras que ellos van por la vía de la violencia, pareciéndose más a los Mortífagos que nunca, poniendo en peligro a gente inocente... Pero jefe... —Miré entonces a Dumbledore, señalándonos a todos con las manos abiertas. —No sé si me equivoco, pero yo creo que si estamos aquí con usted es porque todos tenemos claro que preferimos la vía segura para la mayoría, aunque sea más lenta. Está claro que con prisa no se va a solucionar nada.

No sé, que cierto era que Dumbledore acogía a todo el mundo como buen samaritano que era, pero sólo aquellos que verdaderamente estaba con él eran lo que accedían a formar parte de la Orden del Fénix, ¿no? No sé, lógica aplastante. Albus no obligaba a nadie y cualquiera que quisiera matar personas podría irse con esos radicales idiotas que creía que matando a los peones de Voldemort iban a conseguir algún cambio.

Y lo peor... —dije entonces, señalando a la chica que recién había hablado antes de mí (Gwen), para continuar con un hilo que había dejado abierto—. Hay que tener en cuenta de que la gran mayoría de personas que estamos aquí metidos, seguimos teniendo amigos y familia ahí fuera que no son perseguidos por la ley. Sólo imaginaros que hay una baja por culpa de quiénes se supone que luchan por nuestros mismos derechos. Sería fatal que de repente nos pusiésemos uno en contra de otros. Porque si eso pasa, si por culpa de ellos muere gente querida por nosotros, nos vamos a poner uno en contra. Y ya eso sería el fin de cualquier oportunidad: fugitivos peleándose entre ellos por rencor y venganza. —Carraspeé, ya que me emocioné hablando, otra vez. Pero es que estaba tan en contra de la actitud de los radicales, pese a que cuando salí de Azkaban era lo único que tenía entre ceja y ceja... pero vamos, me fue fácil cambiar de opinión al ver la realidad a la que nos enfrentábamos.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Josh Hartnett
Edad del pj : 29
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 9.500
Lealtad : Albus Dumbledore
Patronus : Mono capuchino (Parl
RP Adicional : 000
Mensajes : 480
Puntos : 368
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t419-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t423-relaciones-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t3175-cronologia-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t614-correspondencia-de-drake-ulrich#9979
Drake UlrichFugitivos

Danielle J. Maxwell el Mar Ene 30, 2018 1:15 pm

Quizás sea un poco feo venir a una de las reuniones de la Orden del Fénix y no participar una mierda, pero entre que Maverick me había dejado bien claro que no dijese tonterías y yo tenía el claro pensamiento de que normalmente cuando hablo digo tonterías, pues tampoco quería arriesgarme. Además, me daba como la sensación de que todos hablaban como con muchísima seguridad y todo lo que salían de sus respectivas bocas como que tenía una verdad incuestionable... y yo tenía la sensación de que si abría la boca, nadie iba a tomarme en serio. No sé, era raro, pero yo creo que es un claro síntoma de poca confianza en mí misma, no sé, llamadme loca.

Mientras algunas personas hablaban, yo ojeé a Maverick, que estaba a un lado, con los brazos cruzados, observando con detenimiento. Todavía no lo conocía muy bien y no sabía cual era su cara de mala hostia, pero podría estar bastante segura de que por cómo miraba a todo el mundo, no parecía estar del todo contento con lo que se decía. Que no sé, si nos poníamos un pocos tiquismiquis, yo también dudaba un poco que con 'estrategia' y demasiada lentitud se fuese a conseguir nada, ya que a medida que dejásemos que pasara el tiempo, el Ministerio se hacía cada vez más poderoso, no solo desde dentro, sino también con las relaciones políticas. Y... no sé, quizás no sea del todo prudente jugar con la procrastinación en este caso. Y vamos, tal y cómo están las cosas, por mucho que se quiera ir por la vía pacífica, no se va a poder y daños van a haber siempre, tanto a inocentes como a culpables. Era genial que intentasen minimizar ese daño lo máximo posible pero... era terriblemente complicado.

Así que me crucé de piernas, me crucé de brazos y me mantuve callada. Sí, había ido de libre oyente porque por el momento no iba a inmiscuirme de ninguna manera.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 20.530
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1436
Puntos : 809
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Leonardo Lezzo el Jue Feb 01, 2018 3:41 pm

La reunión se notaba tensa, todos los presentes lo estaban. La situación no era para menos. A pesar de que Leo había llegado a pensar que la violencia era la única solución para desarmar al nuevo gobierno, saber que también estaban quitando vidas inocentes no le gustó. No había forma de hacer aquello sin que hubiese daños a terceros, eso estaba claro, pero debían buscar otras soluciones. Dumbledore, hablaba con la voz de la razón y de la sabiduría. El chico lo respetaba y admiraba. Sabía que planificar una buena estrategia y no dañar a otros era primordial. Pero estaban perdiendo un tiempo precioso. Horas y horas en los que personas no tan afortunadas con él estaban encerradas en Azkaban. Muchos otros torturados. Demasiados muertos. No podían andar de pacíficos por la vida, o siempre serían el bando vencido y jamás recuperarían la normalidad en sus vidas.

Leo escuchó a la mujer rubia de su lado. También tenía razón. Los ataques de los radicales ocupaban las primeras planas en los periódicos, y siempre los vinculaban con la gente leal a Dumbledore. Es decir, a la Orden. Y habían puesto precio a sus cabezas, entre ellas la del propio Leo. En ese momento el chico pensó que quizás la mujer le conocía de eso. Su cara estaba por muchos sitios. Daban una buena recompensa por él. Escuchó atentamente a otro miembro del grupo. Sonaba seguro, así que Leo internaba quedarse con las opiniones y hacerse una idea propia. No se atrevía a decir nada, no tenía nada bueno que decir. Lo que le quedó muy claro es que no iban a consentir que se hiriese a inocentes.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 30.950
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 460
Puntos : 173
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.