Situación Actual
3º-10º
22 diciembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
ARTEMISIA pj destacado
STEFAN & POPPY DÚO DESTACADO
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline

I won't live my life afraid [Priv. Beatrice A. Bennington]

Laith Gauthier el Sáb Ene 27, 2018 7:34 am

Enero 27, 2018.
Parque de atracciones Flambards, Helston, Cornwall, 15:24pm.
11ºC, nublado con probabilidad de lluvia.

“Sábado 27, parque Flambards, tú y yo, piénsalo. No, no lo pienses, no aceptaré un no por respuesta.” Ese fue el mensaje que inició su pequeña escapada de fin de semana, un mensaje de texto hacia una de sus viejas amigas. Estaba plenamente complacido de que Beatrice siguiese siendo libre sin que la hubiesen atrapado hasta entonces, así que a veces, en ocasiones, le gustaba aprovechar el momento para recordarles a sus amigos fugitivos que la vida seguía. Qué mejor forma de hacerlo existía que invitarles a un parque de diversiones a pasar algo de tiempo juntos, olvidándose de que estaban siendo perseguidos.

Tenía algunas cosas que contarle, además de que no se olvidaba que tenía otras cosas de qué hablar con ella. Pero eso podía esperar, no había nada de qué preocuparse. Fue cuidadoso al salir de casa, montando en su motocicleta que tenía escondida en un estacionamiento próximo a su departamento y arrancando. Tenía una cazadora de cuero, clásica motera, junto con una camiseta de Set It Off con jeans de mezclilla. No podía esperar llegar al parque, aunque no era un mago convencional, él salía a la carretera montado en una motocicleta en lugar de aparecerse o cualquier cosa mágica al sitio esperado.

Llevaba audífonos con bluetooth para ir escuchando música de su móvil, precisamente de la banda de su camiseta hasta terminar el recorrido de más de cinco horas que tuvo que tomar para llegar al lugar objetivo. ¿Por qué? Porque le gustaba complicarse la existencia, no había otro motivo por el que debiese hacerlo. Había citado a Beatrice dentro de pocos minutos, así que se sentía orgulloso de poder llegar a tiempo sin que hubiese complicaciones que lo hiciesen retrasarse como siempre le ocurría cuando tocaba hacer un compromiso y siempre, siempre ocasionaba un retraso de al menos algunos minutos.

Miró su reloj en su mano derecha cuando encontró un buen estacionamiento que impidiese que su motocicleta se mojase si llegaba a llover y se decidió a ir a comprar los tickets luego de por supuesto proteger todas sus pertenencias, casco y motocicleta, con magia. — Dos adultos, por favor —le sonrió amablemente a la encargada de la venta de boletos. Pagó por ambos, por supuesto, esperando a encontrarse con la exsanadora antes de entrar, así que se recargó al costado de la entrada, aún con los audífonos puestos. — Gotta strike like lightning and shine like we’re not afraid. People around the world say: I’m alive, I’m breathing today, I’m alive, just dying to make a good vibe, I’m still in the game and I won’t live my life afraid —cantaba en voz baja.

En ocasiones alzaba la Mirada hasta que se encontró con alguien familiar que lo hizo estirar sus comisuras en una sonrisa, separándose de la pared y quitándose finalmente los audífonos para poder escuchar el mundo a su alrededor, guardándolos dentro de uno de los bolsillos delanteros de su pantalón mientras ella se acercaba. Parecía un plan de adolescentes: salir a un parque de diversiones a distraerse, y era posible que lo fuera, ¿pero qué más daba cuando era sólo eso lo que era necesario? Olvidar por un momento que eran adultos con todas las complicaciones que ello conllevaba y que su única preocupación fuese no dejarse el almuerzo en la montaña rusa más impresionante del parque.


Última edición por Laith Gauthier el Sáb Feb 17, 2018 9:30 am, editado 1 vez
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 26.005
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1002
Puntos : 824
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Beatrice A. Bennington el Dom Ene 28, 2018 1:29 am

“¿Parque Flambards? ¡Apuntada! Tu pagas.” Si bien la invitación de Laith la había tomado totalmente desprevenida, no dudo ni siquiera un segundo en afirmar su asistencia. No podía negarse a visitar un parte de atracciones, eso sería un sacrilegio. Además, su amigo no había dejado espacio para que se negará según su mensaje, y ella siempre hacía caso a sus amigos. Cuando le era conveniente claro, si no, sus recomendaciones le entraban por un oído y salían instantáneamente por el otro.

A pesar de su estado como fugitiva, Bea seguía con su actitud despreocupada y altamente positiva. Rasgo que le venía como anillo al dedo para no dejarse caer en la tristeza de encontrarse totalmente sola, físicamente claro, porque aún seguía en comunicación con varias personas conocidas. Como era Laith en este caso, con quien hablaba comúnmente por celular, y quien tenía la gran suerte de que Beatrice no era la persona más sensata del mundo, aceptando sus planes aún cuando no debería.

Como casi nunca, ese día era más o menos consiente del clima, por lo que opto por su camiseta que decía “Bee” con una mini abeja estampada, regalo muy bonito de su compañero de trabajo, su campera verde que prácticamente parecía abrigo al llegarle sobre las rodillas y jeans mezclilla. Si bien la temperatura era agradable, no quería llegar empapada por segunda vez al refugio por olvidarse del abrigo. La primera vez es accidente, la segunda ya es más que consciente.

Sin poseer ganas de aparecerse, porque realmente no se le daba del todo bien y siempre terminaba en lugares que mejor ni recordaba, opto por estirar un poco las alas. Cuando estuvo lejos de la vista de cualquier persona, visualizo su forma animaga hasta que termino convertida en un hermoso dacnis azul.

Sin bien tardo más de lo esperado, aunque solo habían sido dos o tres minutos, le había resultado un viaje refrescante a pesar de lo largo. Sin embargo, estaba segura de que para volver tendría que usar la aparición. De solo pensarlo se estremeció.

Al encontrar un lugar solitario, volvió a su forma humana y comenzó a buscar a su amigo con la mirada, encontrándolo justamente en la entrada totalmente metido en su mundo musical, o eso pensó al verlo guardar los audífonos ante su llegada.

━ Mi querido amigo Laith, ¿aún no te comen vivo las demás sanadoras? ━ Saluda con una sonrisa, abrazándolo al instante. ━ ¿Si digo que extrañe tu perfume suena muy de acosadora? ━ Pregunta en su oído, riendo levemente, aunque fuera totalmente cierto. Lo había extrañado muchísimo. No era lo mismo los mensajes.

Al momento de separarse, decidieron entrar al parque, entregando sus entradas a una muchacha que, por lo poco visto, había tenido un flechazo instantáneo con su amigo. Criatura pura e inocente.

━ ¿Qué tal todo en San Mungo? ¿Extrañan mucho mi presencia? Yo me extrañaría. ━ Dijo instantáneamente, entrelazando sus brazos para no llegar a perderse entre tanta gente. ¡Luego sería misión imposible encontrarla con la poca estatura que tenía!  ━ ¿Te apetece iniciar dejando tu estomago en lo más alto? Porque yo vengo lista para morir de un paro cardíaco. ━ Menciono, señalando aquel juego llamado Skyraker, el cual subía una gran altura y te dejaba caer en picado hacía la tierra. Traducción: Aquel que la haría vomitar todo su almuerzo, pero mejor, así tenía más espacio para comer algo luego.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Emily Kinney
Edad del pj : 27
Ocupación : Fugitiva
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 9.585
Lealtad : Pro Muggle
Patronus : Dacnis azul
RP Adicional : 000
Mensajes : 507
Puntos : 168
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5517-beatrice-bennington-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5523-beatrice-bennington-relaciones#81381 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5535-cronologia-de-bea http://www.expectopatronum-rpg.com/t5520-buzon-de-beatrice-bennington#81362

Laith Gauthier el Lun Ene 29, 2018 8:17 am

Ver a Beatrice de repente lo hizo sonreír, siempre le alegraba ver a la gente que quería, aunque a veces se sentía un poco culpable de ponerlos en peligro. Pero ya no tanto, al menos no con los Bennington, ¡ellos eran imanes de problemas por su propia cuenta! Lo tenía clarísimo desde que conoció a Steven y descubrió que era hermano de su amiga de trabajo. Así que con ellos simplemente se lanzaba al ruedo sin miedo a nada, además de que siempre tenía el plan B para huidas rápidas, batir las alas y largarse más rápido que nadie.

La abrazó sin pensarlo en cuanto ella se aproximó a su cuerpo. — ¡Beatrice! Todavía vivo, pero no sé cuánto me dure, las sanadoras están locas —bromeó con ella, como si su amiga no hubiese sido sanadora de oficio y lo siguiese siendo de vocación. — Qué miedo, aléjate, seguro que has comprado mi colonia para ponerla en tu almohada y dormir por las noches creyendo que estás conmigo —jugueteó sin aflojar su abrazo a pesar de haberle dicho que se alejara, completamente seguro de que estaba jugando al igual que él.

No la soltó sino hasta unos momentos luego de abrazarla, la había echado mucho de menos. Beatrice siempre parecía poder iluminar una habitación con sólo entrar y eso la hacía un miembro importante dentro del ambiente a menudo estresante del hospital. Ahora que no estaba, seguía manteniéndose bien, pero un poco más difícil que lo que podría conseguir si ella estuviese presente. Le entregó las entradas a la muchacha con una de sus sonrisas más amables, aunque la señorita parecía quizá un poco recelosa de Beatrice, posiblemente por un poco de celos.

¿La verdad? Para nada —dijo, como si fuese cierto. — Mentira, por supuesto que te extrañamos, creo que incluso Lindsay lo hace —Lindsay era la mejor amiga de Laith, también sanadora y con una personalidad quizá un poco fría y cruel, pero que con el canadiense era otra historia totalmente distinta. — Además ha llegado un enfermero monísimo que creo que te alegraría la vista si estuvieses ahí —canturreó, entrelazando su brazo con el de ella mientras empezaban a caminar entre la multitud, viendo por dónde empezar.

Empezó a localizar los puestos de comida en los que podría conseguir algo para comer, aunque muy contrario a ello la idea de su amiga era la de devolver todo lo que pudo haber comido hasta entonces. Era de esperarse, aunque al menos agradecía eso, harían el recorrido de las atracciones más extremas para vomitarlo todo y después, sólo después, podrían ir a comer algo.

Ya dime que me odias —dramatizó, empezando a caminar a la zona de juegos extremos. Inhaló y soltó aire como si estuviese sufriendo, metiéndose en la fila del primero que vio: el Slyraker. — Podríamos empezar por el Cornwall Eye o algo, pero no, ella me quiere hacer vomitar desde el principio —se quejaba, mirando a lo lejos aquella rueda giratoria a lo lejos, un paseo tranquilo y relajante. Pero sólo era por hacer drama. — Te quiero contar de alguien que conocí, es maravilloso, está totalmente enamorado de mí, todo un caballero, aunque se ha autoinvitado a vivir conmigo y no hay modo de echarle —le iba diciendo las cualidades de su alguien especial. — Todo sería como un cuento de hadas si no fuera una avecilla —entonces soltó una carcajada.

Sacó su teléfono para buscar una fotografía: una selfie donde aparecía Robín, un pequeño pajarito negro de apenas trece centímetros. Se había enamorado de su forma colibrí y ahora no había modo de quitárselo de encima, le llevaba pequeños insectos y piedritas como regalos e incluso podría decirle que lo sobreprotegía un poco. Una historia de amor tan graciosa como extravagante de la que se le ocurrió contarle mientras esperaban el momento de llegar a los primeros lugares del juego y subirse a él.

Luego vamos al Sky Force —le dijo, subiéndose al primero y ajustando los cinturones para no morirse en el intento de divertirse. En el fondo le parecía tremendamente divertido y no podía esconderlo con aquella sonrisa enorme que tenía en el rostro.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 26.005
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1002
Puntos : 824
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Beatrice A. Bennington el Lun Ene 29, 2018 3:25 pm

Si había algo que los hermanos Bennington tenían en común eran… muchas cosas. Solo que, quizá Bea fuera mucho más energética, traviesa y se atrevía a decir, que hasta atraía más problemas. Era cosa de mirar sus años en Hogwarts, y preguntarle a su padre cuantas cartas por sus travesuras recibia durante el año. Ahora, ¿se imaginan a ambos Bennington intentando visitar un parque de atracciones? Seguramente nada más hubieran puesto un pie en la entrada y ya estarían metidos en un lío enorme.

━ ¿Cómo lo has sabido? ¿Has desarrollado la legeremancia y no me lo contaste? Mal amigo. ━ Exclamo, fingiendo estar dolida por no contarle su secreto, cuando realmente su expresión solo gritaba felicidad en todas direcciones. Estar en aquel lugar en compañía de Laith, la hacía sentir como si el tiempo nunca hubiera avanzado y ella no se estuviera ocultando. Además, no se sentía culpable de exponer a su amigo, pues en ese momento cualquiera podría verlos y considerarlo un traidor, porque sabía que no era ningún tonto y que podía protegerse bastante bien.

━ Lo sabía~ ━ Canturreo contenta. Sabía que la habían extrañado, era algo reciproco después de todo. De hecho, una de las cosas que más extrañaba del mundo mágico era su trabajo. Podía sonar extraño, considerando la gran cantidad de cosas que fue forzada a dejar, pero ella se había preparado y esforzado durante años en la universidad mágica para llegar a ser una gran medimaga, para ser capaz de transmitir su energía a todos y cada uno de sus pacientes. De vez en cuando, soñaba con volver. ━ De lo que me pierdo por andar de fugitiva por la vida. ━ Se quejo, al escuchar su comentario sobre aquel enfermero monísimo. ━ Siempre queda la opción de enviarme fotos. Confió en tus habilidades como fotógrafo. ━ Lo decía en serio, y es que no le haría mal que le alegren el día enviándole fotos de alguien guapo. ━ ¿Puedes creer que lo que más veo son abuelitas y niños? Para mí que me pusieron algún hechizo para alejar a los hombres guapos, te lo aseguro. ━ Exageró un poco, aunque en cierta parte fuera verdad. No había visto chicos guapos en el refugio, por lo menos hasta ahora. ¿Estaba mal de los ojos quizá?

Sonrió divertida ante el drama de Laith, levantando una ceja claramente sorprendida cuando, prácticamente de la nada, comenzó a relatarle sobre alguien nuevo en su vida. ━ ¿Ya encontraste el amor? Y yo que pensaba que tendrías complejo de colibrí toda tu vida. ━ Jugueteo, antes de soltar una sonora carcajada. ¡Nunca se hubiera imaginado que hablará de un ave! Aunque debió haberlo imaginado, era demasiado bueno para ser real. ━ ¡Pero que criaturita más mona! ━ Exclamo de inmediato al observar la fotografía, totalmente enamorada de la pequeña avecilla. ━ Aunque no soy capaz de creer que se fijará en ti, ¿qué se supone que te vio? ━ Pregunto sonriente, antes de sacar su propio celular y enseñarle, igualmente, una fotografía. ━ Él es Dick, me siguió a casa luego del trabajo. ¿Cierto que es toda una monada con gran gusto? Aunque ni se lo menciones a Steven, porque no tiene ni idea de su existencia. ━ Si bien la avecilla había decidido quedarse con Laith por un flechazo, Dick adoraba a Bea por algo sumamente simple: La comida.

Para su suerte no había una gran fila, y ya habían sido capaces de llegar al comienzo. Emocionada, se subió en el siguiente, junto a su amigo, siguiendo su ejemplo y ajustando los cinturones. Aunque claro, aun si salían volando, ella lo encontraría de lo más divertido. Toda una aventura. ━ Claro, y luego vamos por algo de comer, que para ese entonces ya tendré el estómago bastante vacío. ━ Dijo totalmente convencida de que, fuera en el juego actual o en el siguiente, terminaría devolviendo todo lo que había comido durante un año.

No había pasado ni dos minutos luego de su comentario, cuando los aseguraron aún más, haciendo imposible su caída y comenzaron a subir. ━ ¡Eso! ━ Grito totalmente emocionada porque ya fuera a comenzar. Por otro lado… ━ ¡Mira Laith! ¡Se ve todo desde aquí! ━ Si bien no estaban lejos, el sonido del juego y los gritos de las otras personas, la obligaban a seguir su ejemplo para poder ser escuchada… y realmente quería ser escuchada. ¡Podía ver una gran cantidad de juegos por la altura! ━ Steven morirá de  envidia cuando le cuente donde estuve. ━ Canturreo moviendo las piernas cual niña en un columpio. Se lo estaba pasando de maravilla y eso que aún no seguían subiendo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Emily Kinney
Edad del pj : 27
Ocupación : Fugitiva
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 9.585
Lealtad : Pro Muggle
Patronus : Dacnis azul
RP Adicional : 000
Mensajes : 507
Puntos : 168
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5517-beatrice-bennington-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5523-beatrice-bennington-relaciones#81381 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5535-cronologia-de-bea http://www.expectopatronum-rpg.com/t5520-buzon-de-beatrice-bennington#81362

Laith Gauthier el Jue Feb 01, 2018 10:42 pm

Era gracioso que incluso con aquellas expresiones de felicidad consiguieran bromear el uno con el otro con el asunto del perfume que había derivado a un pequeño jugueteo. De eso se trataba ese pequeño escape de la ciudad, para marcharse a saltar por los laureles felizmente mientras se olvidaban, al menos unas horas, que existía ahí fuera gente que podría mandarles a decapitar sólo por estar conviviendo juntos. Un traidor a la sangre y una hija de nomaj, menudo par iban a encontrarse si por casualidad algún purista iba al parque de diversiones a llevar a su hijo, lo cual por cierto también le convertía en un traidor. Era gracioso imaginarlo, aunque era poco probable.

La sonrisa de Laith creció un poco más en cuanto ella indicó que ya sabía que había sido extrañada, como si sólo lo hubiese querido confirmar. — Oh… ¿Acaso quieres que me vaya al refugio yo también por estar usando esos aparatos nomaj del mal en el trabajo? ¿No ves que son altamente peligrosísimos para la sociedad mágica y planean la dominación mundial? —llevó la mano a su pecho en un gesto dramático. Eso parecían pensar los puristas. — ¿Te enfadarías conmigo si te digo que Steven me contó algo sobre ese hechizo alejador de hombres guapos? Ya sabes esos celos de hermano… —sonrió, aunque no era verdad, no del todo.

Ya había probado cuán celoso podía ser Steven, en especial con su hija con aquella clase repentina en Hogwarts y decirle que tenía novios ficticios. Lo que volvería a hacer totalmente si tuviese la posibilidad en el futuro, que ojalá ocurriese. De todos modos, salió el repentino tema de su supuesta conquista amorosa, un tema que cada vez que lo contaba le daba mucha gracia, dada la ironía de lo sucedido, que no consiguiese apegarse a un hombre lo suficiente para quedarse con él y que al contrario viniese un animalito a colarse en su vida.

Se llama Robín y, qué te digo, tiene un gusto exquisito para elegir de quién enamorarse —bromeó un poco. Claramente en su forma humana le habría visto más bien poco, pero él tenía la esperanza de volver a ver al colibrí si estaba a su alrededor. Y ya que hablaban de sus nuevos acompañantes, vio la fotografía del nuevo perro de Beatrice. — ¡Es el perro más adorable del mundo! —exclamó de repente entre la sorpresa. Los perros, y esa raza en particular, le gustaban bastante. — Tienes que dejarme conocerlo pronto —le pidió.

Beatrice era capaz de leerle los pensamientos. Eso o ella era tan glotona como él respecto a la comida, lo que también era una enorme posibilidad mucho más viable que el hecho de que Beatrice fuese telépata o algo parecido. Aunque no parecía una idea apetitosa la de comer algo justo luego de vomitar, pero estaba con fe de mantener toda la comida dentro de su estómago en la medida de lo posible. Luego de ajustar sus cinturones, las barras de seguridad se cerraron contra su cuerpo para evitar que salieran volando del juego mecánico, entonces empezando a moverse.

Empezar a subir y las vueltas que les hacían dar era divertido. La gente ya comenzaba para entonces a hacer escándalo, aunque él se resistía al menos por el momento para gritar. Cuando estuvieron en la cima, tuvo un momento de reflexión: cómo era distinto llegar tan alto con sus propias alas y cómo llenaba a uno de inseguridad estar a merced de unas protecciones de seguridad. — ¡Si nos matamos, ¿quién nos revive?! ¡Nosotros somos los médicos! —le preguntó, estando en el aire, a esos segundos antes de que los dejen caer a una muerte imaginaria y completamente segura, ciñendo sus manos a la protección.

No estaba seguro de si Beatrice había, o no, estudiado medicina nomaj, pero él lo había hecho y podía realizar sin problema una intervención sin métodos mágicos. Pero de ahí a querer hacerlo había un trecho enorme que no estaba seguro de querer cruzar. El caso es que cuando cayeron no pudo evitar gritar de la emoción, la opresión en su vientre junto con los movimientos del juego que convirtieron algunos minutos en largas horas de gritos y sensaciones extrañas. Recordó una vez que dijo que aparecer era como subirse a uno de esos juegos pero diez veces peor. Ahora pensaba que sólo era cinco veces peor.

Finalmente pudo respirar en paz en cuanto el juego se detuvo, aunque no parecía ser consciente de que había acabado todo entre los jadeos del cansancio del griterío. No había vomitado y ese era un buen avance. — Quiero que sepas que pienso que estás loca —le confesó, sintiendo que se abría la seguridad, y casi inmediatamente tras levantarse le tomó la mano. — Vamos al que sigue —parecía haberse olvidado de su reciente comentario para ser él el muchacho irracional entonces.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 26.005
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1002
Puntos : 824
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Beatrice A. Bennington el Lun Feb 05, 2018 6:55 am

La verdad era que, a pesar de ser una fugitiva, Beatrice vivía normalmente, sin temor de que en algún momento algún mago la reconociera y decidiera entregarla para cobrar los galeones que daban por su cabeza. Los cuales no eran pocos. Quizá fuera por actitud siempre positiva, o quizá porque realmente, muchas veces era algo despreocupada, no tenía idea. La cosa era, que no se echaba para atrás solo porque un par de magos decidieron que ella era una especie de ladrona de magia. No señor, Bea no poseía culpa de haber nacido siendo bruja en una familia de puramente muggle, y además, cada segundo que paso en el mundo mágico, solamente hizo el bien. Bueno, quizá fue la causante de la mayoría de las canas de los profesores en Hogwarts, pero ese era otro tema. El punto aquí, es que no poseía razón para ocultarse, así que no lo haría.

━ Pues claro, así tengo con quien ir por pizza. ━ Dijo riendo un poco, por su obvio acto dramático. Era increíble la cantidad de tonterías que se podía llegar a creer un purista, pero bueno, no esperaba más de ellos tampoco. ━ Por favor, Steven me pondría un hechizo para acercarlos. ━ Su hermano era la persona menos celosa del universo, o eso parecía claro. De hecho, hasta se la pasaba haciendo bromas sobre el asunto, y si en el fondo realmente poseía aquel sentimiento, sería la cosa más extraña del mundo.

Realmente estaba encantada con el lindo pajarillo que había ingresado a la vida de Laith como Pedro por su casa, riéndose en el fondo sin poder asimilarlo del todo. ━ El pequeño Robin ha conseguido lo que muchos no han podido. Debe ser todo un terco eh. ━ bromeo, antes de sonreír orgullosa por el halago a su pequeño, no tan pequeño, Dick. ━ ¡Pero claro! De seguro le agradas. Solo espero que no me deje para irse a vivir contigo también. ━

No era capaz de leer el pensamiento, no aun al menos, pero si tenía un estomago capaz de comer enormes cantidades de comida sin problema. De hecho, hasta había ganado un concurso de quien comía una mayor cantidad de platillos. El amor por la comida era algo que parecía caracterizar a los Bennington, junto a su gran belleza, inocencia y positividad, claro.

Al estar en aquel juego, agradeció no ser de aquellas personas que se mareaban con facilidad, o de las que poseían terror a las alturas, porque era tan alto, que se sintió reina del mundo, así de exagerada. En el momento de la caída, grito con fuerza, rio emocionada muchas veces y agradeció a su suerte porque ningún insecto se había metido en su boca en aquel momento o hubiera muerto atorada. ¡Es que si podía pasar! Nunca se sabía.

Como el mundo la adoraba y le había otorgado un estomago fuerte, su almuerzo se mantuvo donde debería, al igual que el de Laith. De hecho, a diferencia de muchos que habían bajado amarillos o sumamente pálidos, ella había tocado tierra firme y comenzó a saltar sumamente feliz, bajo la mirada estupefacta de muchos. Para Bea había sido una experiencia sumamente emocionante, para otros, había sido como estar cerca de la muerte.

━ Lo estoy. ━ Acepto sin dudar, encogiéndose de hombros como diciendo “no eres el primero que me lo dice”. ━ ¡Vamos, vamos! ━ Grito apretando levemente su mano, ante de jalarlo hasta el siguiente juego que habían planeado visitar. Para su suerte, cosa sorpréndete tomando en cuenta de que ella era un imán para la mala suerte, no había una gran fila. ━ Nunca había tenido tanta buena suerte. ━ Confeso, quitándose una lágrima imaginaria. ━ ¿Qué te parece si luego vamos por unas hamburguesas? Tienen que tener de eso aquí, ¿cierto? ━ Pregunto, con fingida aflicción ante la idea de que no vendieran sus anheladas hamburguesas.

Por fin habían llegado a la entrada del juego, y sin perder el tiempo corrió a buscar un lugar donde pudieran sentarse juntos. Todo esto sin soltar la mano de su amigo, o por lo menos no lo hizo hasta que ambos estuvieron cómodamente sentados. ━ Si no mal recuerdo, este juego gira mucho, ¿cierto? ━ Consulto. ━ ¿Qué te parece apostar? El que vomita primero paga la comida. ━ Lo reto, con una sonrisa picara en el rostro. ━ Si ambos salimos bien de aquí, compartimos la cuenta y ya. ━ Aunque eso se le hacía menos divertido, pero que parecía ser lo que ocurriría. Ambos tenían un estomago de acero al parecer. ━ Por cierto, estás igual de loco que yo al escoger este juego. ━ Agrego luego de unos segundos, riendo. No se arrepentía ni siquiera un segundo de haber aceptado aquella invitación.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Emily Kinney
Edad del pj : 27
Ocupación : Fugitiva
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 9.585
Lealtad : Pro Muggle
Patronus : Dacnis azul
RP Adicional : 000
Mensajes : 507
Puntos : 168
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5517-beatrice-bennington-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5523-beatrice-bennington-relaciones#81381 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5535-cronologia-de-bea http://www.expectopatronum-rpg.com/t5520-buzon-de-beatrice-bennington#81362

Laith Gauthier el Vie Feb 09, 2018 4:48 am

Una risa que mezclaba a partes iguales risa y ligero enfurruño se le escapó en cuanto oyó que podría ir con él a buscar pizza si llegaba a ser un fugitivo igual que ella, así como pensó que su hermano en lugar de alejarle pretendientes haría lo contrario, que ellos la persiguieran, Laith no estaba del todo seguro, pero decidió dejar el tema cuando se pusieron a hacer fila y otros temas surgieron para abarcarlos, como sus nuevos acompañantes, él presumiendo a su pequeño pretendiente emplumado mientras que Beatrice tenía una nueva mascota adorable a la que esperaba conseguir conocer pronto.

No puedes decirle que no a esa cosita adorable, tiene una ventaja muy importante —sonrió resignado, había intentado espantarle pero no lo había conseguido hasta el momento. — Te enviaremos postales y selfies juntos si se escapa conmigo, yo no me confiaría, soy demasiado… magnético —se apartó el cabello con un galante gesto bastante encantador, fingiéndose el hombre más irresistible del mundo. Le gustaba hacer eso, fingir que era todo un vanidoso cuando en la práctica de hecho era bastante humilde. A pesar de eso, le gustaba verse y sentirse bien consigo mismo y mucho de ello era su físico.

Finalmente habían conseguido subirse al juego, con el griterío y la emoción que aquello conllevaba por supuesto. Los dos habían mantenido la comida dentro de sus estómagos, casi por milagro, disfrutando como dos jovencitos del movimiento de arriba hacia debajo de la atracción hasta poder recuperar el aliento cuando se hubo detenido. Los dos estaban locos en partes muy parecidas, por lo que tomados de la mano se dirigieron hacia el próximo juego casi corriendo. No había mucha fila en los juegos, lo que era de hecho una sorpresa bastante agradable.

El próximo juego va a tener una fila de dos horas para equilibrar tu suerte, ya me lo veo venir —dramatizó suspirando agobiado, como si ya viese la fila formarse de repente en el juego que ni siquiera habían decidido por montar. — Unas hamburguesas, anotado —se llevó la mano a la sien para hacer ver que lo anotó mentalmente. Seguro que había, ya se encargarían de encontrarlas luego. — Eres asquerosa —soltó una risa cuando ella le apostó quién vomitaba primero. — Tienes un trato —a pesar de llamarla así, no sonaba tan mala idea si le daba suficientes vueltas en su cabeza.

Hizo sonar un beso al aire en su dirección junto con un guiño al oír que él también estaba loco. Por lo general, a Laith le gustaban las cosas extremas, así que no le importaba demasiado que lo considerase tan loco como ella. Lo que no le hacía ni pizca de gracia era el tema del vomito. Es decir, en el trabajo podía manejarlo perfectamente bien, pero fuera del mismo era de hecho bastante fácil de asquear, así que preferiría mantener toda su comida dentro de su estómago en lugar de que salga por su boca. El juego comenzó a moverse, dando vueltas y generando la misma o incluso más adrenalina que el juego anterior.

Se estaba mareando y por un segundo creyó que iba a perder, apretando con fuerza los ojos mientras su estómago se revolvía. Por suerte, pudo controlarse para no ser él quien perdiese, al menos no iba a pagar por toda la comida, buscando con la mirada a Beatrice para saber qué destino había tenido su amiga. Ahora la misión era buscar las hamburguesas, pero al soltar los cinturones las piernas le fallaron a Laith y con una carcajada tuvo que sujetarse del maquinista del juego pues iba a caerse del mareo. — Lo siento, viejo —le sonrió al maquinista cuando recobró la fuerza de sus piernas. — Ahora vamos por esas hamburguesas —señaló al horizonte como un explorador al mando de la excursión. — Creí que perdería —confesó.

La verdad estaba orgulloso de su fuerza estomacal, aunque iba a arrepentirse ahora tan mareado. Quizá un buen helado lo ayudaría a recomponerse un poco, pero ya buscarían un helado como postre, primero una hamburguesa para asentar el estómago. Pronto encontró un local, un sitio con comida rápida donde podrían encontrar aquella delicia entre panes y lechuga que le hizo sentir la boca jugosa con sólo ver la imagen en el cartel.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 26.005
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1002
Puntos : 824
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Beatrice A. Bennington el Lun Mar 05, 2018 9:46 pm

Si había algo que adoraba de cada salida, junta o encuentro con Laith, era la forma en que se llevaban. Bromeaban sobre temas absurdos y también bromeaban con los temas serios. Simplemente eran un par de amigos que disfrutaban la vida. Además, aceptaba que estar junto a él, la hacía sentir como si nunca hubiera ocurrido nada. No sentía aquel miedo a la soledad que había comenzado a nacer desde la ida de Steven, no sentía miedo de ser encontrada. Disfrutaba como una persona libre, y aquello la relajaba notablemente.

Se rio cuando se llamo a si mismo magnético, porque por alguna extraña razón, se imagino a su amigo en modo magneto atrayendo los pernos de cada juego, dejando un inmenso desastre que no sería sorpresa, considerando que estaba junto a una Bennington. — Si es una fila demasiado larga, simplemente nos vamos al inicio de la fila y pasamos como si fuera nuestra casa. Si preguntan, tu tienes mi permiso, ¡y el permiso de una fugitiva vale! Mientras que yo, tengo el permiso de un sanador, ¡podemos decirles que me lo recomiendas para mi salud! — Le planteo un plan infalible. — Diría que como sanadora te lo recomiendo también, pero dudo que el mismo truco sirva dos veces. — Suspiro, imitando el dramatismo de su amigo, antes de sonreír ampliamente. Si bien a ella tampoco le hacía mucha gracia que alguno terminará vomitando, estaba en sus genes la necesidad de retar a alguien, de divertirse y simplemente aligerar el ambiente, aún cuando ya estaba lo suficientemente ligero… Si es que eso tiene sentido, porque en su mente no todo lo tiene.

El juego comenzó, y ella grito más que nadie. Le parecían totalmente emocionantes esos tipos de juegos, aun cuando sentía que su comida no permanecería por mucho tiempo en su interior. Pero que rayos, ella no pagaría las hamburguesas considerando que sería capaz de comerse unas trece sin problema. ¡Le sonaba mejor eso de compartir la cuenta! La igualdad ante todo, obvio.

A diferencia de Laith, que no le costo demasiado encontrar a alguien para equilibrarse, Beatrice termino de culo en el suelo, como toda una dama mientras reía a carcajadas. ¡Que se le movía el mundo! Estuvo unos segundos sentada en el suelo del juego, totalmente relajada, hasta que sintió que las fuerzas volvían a sus piernas y pudo ponerse de pie. — Eres pura maldad por no ayudarme también. — Le reclamo al maquinista, haciendo un puchero. — ¿Es por sus tatuajes? ¿Por su sonrisa encantadora? — El hombre no sabía donde meterse. — ¡Que era broma hombre! — Dice luego de unos segundos, sonriendo toda inocente, antes de seguir los pasos de su amigo. Se estaba divirtiendo como nunca.

— ¿La has visto? — No había tardado en percatarse de la tienda que el sanador observaba, lamiéndose los labios al imaginarse lo exquisitas que debían ser esas hamburguesas. — Vamos porque vamos. — Le aseguro, asintiendo para si misma, antes de entrelazar nuevamente sus manos para jalarlo entre la gente. ¡Que tenían que llegar pronto a la tienda, o se llenaría!

Con ese pensamiento en mente, empujo la puerta tres veces, pero no abría. — ¿En serio? ¡No pueden decirme que está cerrado! ¡No pueden! — Poco duro su drama, cuando vio aquel inmenso letrero que decía “jalar” — Oh. — Murmuro, sintiendo sus mejillas ruborizadas, mientras jalaba la puerta e ingresaban a la bonita tienda, que estaba inundada con olor a comida chatarra. Su favorita hoy, mañana y siempre. Para sentarse, escogió una de las mesas al fondo. Quizá porque se sentía insegura estando muy cerca de la ventana, o solo porque estás estaban cerca de la puerta y ella quería entrar un poco en calor. No importaba la razón, ahora solo quería que llegará una camarera o mejor, un camarero a anotar su pedido. — Me pediré unas cinco hamburguesas, muero de hambre. — Ya se había quitado la campera, dejando a la vista su linda camiseta de abeja. ¡Era lo más! — Entonces… ¡Acercarte bello hombre! — Dijo, sacando su celular, todo con el fin de tomar un par de selfies. Que los recuerdos se atesoran en el corazón, en la memoria, pero si podías atesorarlos en el celular también, ¿por qué no hacerlo?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Emily Kinney
Edad del pj : 27
Ocupación : Fugitiva
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 9.585
Lealtad : Pro Muggle
Patronus : Dacnis azul
RP Adicional : 000
Mensajes : 507
Puntos : 168
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5517-beatrice-bennington-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5523-beatrice-bennington-relaciones#81381 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5535-cronologia-de-bea http://www.expectopatronum-rpg.com/t5520-buzon-de-beatrice-bennington#81362

Laith Gauthier el Vie Mar 09, 2018 5:44 am

Beatrice tenía las ocurrencias como sólo ella, era como una especie de torbellino loco que lo único que tenía en orden era el pelo. La mayor parte de las veces, que ahora el pelo lo tenía hecho un desastre gracias a los juegos. — Además no cuenta si no tienes la cédula de sanadora vigente, pero creo que el permiso de fugitiva nos vale bien, yo te recomiendo mi opinión médica profesional —aceptó su idea como si en serio fueran a llevarla a cabo, pues al parecer habían elegido un día bastante tranquilo en cuestión a visitantes al parque.

Las risas cuando estaban juntos estaban aseguradas, eran dos críos que apostaban y se divertían el uno con el otro. Los juegos les arrancaban gritos y risas, la comida subiéndole lentamente, revolviéndose dentro de su estómago para amenazarlo con perder la apuesta que habían hecho, una muy desagradable que habían aceptado como si fuera lo más normal del mundo. Así eran ellos, ni siquiera el vómito conseguía hacerlos perder el buen ánimo. Sus pies tocaron el suelo pero sus cabezas seguían girando ahí arriba en el cielo donde el juego los había llevado, por suerte encontró alguien que le ayudara a recuperar el equilibrio, no como ella.

Qué mala persona eres, por qué no la ayudas —se dirigió al maquinista tras disculparse, tendiéndole la mano a Beatrice para ayudarla aunque todavía no calculaba bien su mareo. Se le escapó una carcajada, empezando a caminar y dejando al pobre hombre ahí sin saber dónde meterse hasta que su amiga le dijo que era broma y lo siguió. — ¡La he visto! —respondió a su pregunta, acercándose con sus manos entrelazadas, encontrándose con la puerta firmemente cerrada que no cedía a los esfuerzos de Beatrice. La miró unos segundos intentarlo y quejarse antes de señalar el cartel de “jalar”.

Le encantaba estar con Beatrice, era muy divertido pasar tiempo con ella. Casi le parecía que era salir con una niña en el cuerpo de una mujer adulta, y era así la mayor parte del tiempo. El aroma de la grasa y la comida chatarra le inundó abriéndole el apetito al instante, dejando que ella eligiera la mesa antes de sentarse a su lado, planeando qué era lo que iban a pedir. Cinco hamburguesas para Beatrice, según ella, y en ese momento él pensaba lo mismo, ¡podría comerse a la vaca entera! Pero la vaca esperaría ya que era el momento de fotografías.

Un bello hombre a la orden —le dijo, acercándose para dejarla tomar las fotografías que quisiera, con diferentes poses y gestos para no tener cincuenta veces la misma fotografía. — ¡Ah, quiero una hamburguesa especial doble! —le dijo a la primera camarera que vio pasando cerca de su mesa, que llevaba el pedido para alguien más. Es una crueldad que lleven comida para otros en frente de ti y de tu hambre. La mujer le miró sólo para pedirle un momento y marcharse a entregar la orden para regresar con la libretita de notas. — Una hamburguesa especial doble, patatas fritas jumbo, unos nachos grandes y un refresco de dieta para no perder la figura —pidió para él.

La verdad no planeaba comérselo todo, eran antojos que le surgieron al ver el menú y pretendía compartir con Beatrice, al menos las patatas y los nachos. Que el abdomen marcado no lo consigue sólo el ejercicio sino una buena alimentación, aunque había que darse ciertos lujos de vez en cuando. Cuando la mesera anotó su orden y la de Beatrice, se marchó para ir a pedirlo a la cocina y que lo prepararan. Estaban tan cerca de una grandiosa comida. Volvió su atención a su amiga entonces.

Así que cuéntame de tu vida, ¿qué has hecho últimamente? ¿Te has metido en líos o algo? Espero que no, pero siendo tú… no me sorprendería —le sonrió divertido, esperando que le contase algo interesante. Al menos no había salido mal parada de un enfrentamiento por su sangre, sino no la tendría ahí con él tan tranquila. A veces se sentía un poco culpable de darle tantos líos invitándola a salir de la seguridad, pero él la conocía. Ella era como Laith. Si se encierran mucho tiempo, en lugar de estar protegidos se deprimen.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 26.005
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1002
Puntos : 824
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Beatrice A. Bennington el Dom Mar 11, 2018 10:25 pm

Bueno, ciertamente luego de tanto tiempo y como ahora era una fugitiva, su licencia de sanadora no tenía ni un valor. Pero al menos seguía teniendo su licencia de belleza y la de felicidad al día. Ah, y una nueva, la licencia de fugitiva. ¿Le serviría para obtener comida gratis? Estilo enseñar tu licencia y que del puro miedo te regalen mínimo cinco pizzas. Que sería lo más, en especial considerando lo escasa que estaba de dinero últimamente. Todo era culpa de sus mascotas que comían por cinco cada uno, y por su facilidad para perder abrigos. Que, si no los regalaba, los perdía. Parecía tener algo que le impedía conservarlos.

Molestaron al maquinista como si se hubieran puesto de acuerdo, lo cual le causo gracia. Realmente adoraba como Laith seguía sus estupideces, y como sus personalidades parecían encajar tan bien. Nunca se arrepentiría de haber formado una amistad con él. ¡Que era como el hermano menor que nunca tuvo!, o el mayor, porque ella siempre parecía la menor estuviera con quien estuviera. Si Steven, te hemos reemplazado por un sanador tatuado.

Tomo varias fotografías, con diferentes caras y las guardo toditas, aun cuando algunas a cualquiera le causarían vergüenza. Pero ellos eran especiales, y muchas veces no parecían conocer la palabra vergüenza o sus sinónimos.

━ ¡Oh, oh! ━ Levanto la mano de forma efusiva, como si estuvieran en clases y ella supiera todas las respuestas. ━ Dos hamburguesas, las más grandes que tengan, y un jugo de fresa claro, que estoy a dieta. ━ Su rostro por un momento reflejo falsa tristeza. ━ Si no fuera porque respeto mi dieta pediría un refresco… ━ La camarera solo los miro como si fuera la primera vez que le toca unos clientes así. En pocas palabras, no sabía si reír, molestarse, o las dos juntas. Finalmente, solo asintió y se retiró, seguramente para dar aviso de nuestro pedido. ━ ¡Y que tenga mucho queso! ━ Grito, recordando ese algo sumamente importante a último minuto.

En ese momento volvió su atención nuevamente hacia Laith. ━ Además de trabajar, cuidar de mis mascotas y regalar mis abrigos, creo que nada. ━ La semana pasada también estuve escapando de un par que me seguía, agrego en su mente. ━ Ah, y me he encontrado con Rox hace unas semanas atrás. ━ Dijo, recordando el raro reencuentro que tuvo con su amiga. ━ ¡Me dio una super idea! Pero es secreta. ━ Había cubierto su boca para cubrir su sonrisa traviesa. No le iba a contar, pero si le dejaría con la duda. Era toda una chica malvada.

Su carita(?):
:pika:

Quince minutos después, para su sorpresa, considerando que el lugar no estaba precisamente vacío, su pedido no tardo en llegar, logrando que gran parte de la mesa estuviera llena. Parecía comida para mínimo cuatro personas. ¡Y lo mejor era que las hamburguesas eran enormes! ━ Creo que me he enamorado de este lugar. ━ Le menciono con una cara super seria a la camarera, antes de morder su hamburguesa, deleitándose totalmente con el supremo y delicioso sabor. Ay, si solo casarse con comida fuera legal. ━ Había olvidado comentarte, pero hace un tiempo estuve en un lío enorme. ━ Siguió charlando cuando volvieron a quedar solo ellos en la mesa. ━ ¿Recuerdas que antes de la librería trabaje un buen tiempo en una tienda de mascotas? ━ Esperaba que si lo recordará, porque la verdad es que había tenido demasiados trabajos en muy poco tiempo. ━ No le conté a Steven la verdadera razón de porque lo deje, y espero que tu tampoco lo hagas. ━ Le amenazo, apuntándole con una patata antes de comerla. ━ Resulta que los cazarrecompensas están muy activos desde hace tiempo, y no tienen miedo en mostrarse aún teniendo muggles presentes. Uno se presento en la tienda una vez, ¡y casi me hechiza cuando pensé que solo se trataba de un cliente! ━ Si bien lo estaba contando como si realmente no fuera algo importante, por dentro estaba frustrada y un tanto preocupada. Que Beatrice no quería ser atrapada, pero tampoco podía quedarse en el refugio todo el tiempo, que luego se volvería loca. ━ Por eso finalmente tuve que dejarlo, sin ni siquiera cobrar mi sueldo que fue lo más trágico. ¿Acaso el precio por nuestras cabezas ha subido? ━ Pregunto finalmente, con verdadera curiosidad, bebiendo de su jugo. ━ Oye pero que rico está esto. ━
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Emily Kinney
Edad del pj : 27
Ocupación : Fugitiva
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 9.585
Lealtad : Pro Muggle
Patronus : Dacnis azul
RP Adicional : 000
Mensajes : 507
Puntos : 168
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5517-beatrice-bennington-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5523-beatrice-bennington-relaciones#81381 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5535-cronologia-de-bea http://www.expectopatronum-rpg.com/t5520-buzon-de-beatrice-bennington#81362

Laith Gauthier el Lun Mar 12, 2018 2:59 am

Estar con Beatrice era una especie de maravillosa compenetración. Cuando él hacía estupideces, bastaba con mirarla para que ella entendiera todo y le siguiera, incluso a veces sin contacto visual. Cuando ella las hacía, más de lo mismo, eran de ese tipo de personas que se hundían con el barco si era necesario, tanto como eran capaces de hacerlo salir a flote con sus propias habilidades. Juntos no había miedo ni vergüenza, probablemente fuera de las mejores amistades que había conseguido de una persona. Nunca viene mal saber que alguien va a atraparte si en algún momento hay que saltar al vacío.

Tras las fotografías llegó el momento de la verdad: ¡la comida! Casi como dos niños pidieron todo lo que se les antojó, arrancándole una carcajada al sanador cuando ella pidió mucho queso como si fuera lo más importante del mundo: ¡lo era! — ¿Regalar tus abrigos? Me puedes regalar un abrigo hermoso que vi en un escaparate y que no compré porque si compro más ropa me va a explotar el armario —apuntó haciendo un gesto con la cabeza condescendiente, inclinándola ligeramente en dirección de la chica. — ¡Oh, Roxanne! Sigue trabajando en el hospital, la veo seguido —sonrió. Eran como el trío fantástico del hospital o algo así, hasta la partida de Beatrice. — ¡Oye! No se vale tener súper ideas sin decírmelas.

La había apuntado con un gesto acusador, porque no le gustaba que le guardaran secretos. Si él era como una tumba y nunca decía nada. Probablemente de no ser por eso, ya le habría dicho a su amiga el estúpido plan de su hermano en el que él, como el buen amigo que era, había colaborado. Literalmente era ese tipo de amigos que te consiguen cadáveres. Escalofriante, pero cierto. Laith se acarició las manos como una mosca malévola cuando llegó la comida, haciéndosele agua la boca mientras su mesa dejaba de ser madera para ser casi totalmente tapizada de platos de comida. Con los ojos brillosos de la ilusión, le agradeció a la camarera.

Provecho —le deseó a Beatrice, antes de seguir charlando. Su expresión jovial se endureció poco a poco cuando empezó a contarle el verdadero motivo para retirarse de su anterior trabajo, suspiró, mirando su hamburguesa como si ella tuviera la culpa antes de darle un bocado con rabia. Pobre hamburguesa. — Sabes que no miro mucho eso, pero sí que hay más carteles, por todo el mundo mágico, y como está la situación… creo que muchos están intentando hacer dinero fácil a costa de otros —le dio su opinión. Le molestaba que sus amigos, que gente inocente, tuvieran que ser perseguidos como animales. — Podrías habérmelo dicho, te habría ayudado —comentó, llevándose un nacho a la boca.

A pesar de que Laith vivía seguro en el mundo mágico, sus amigos más cercanos sabían que él no era fiel al nuevo gobierno. Que ayudaría a cualquier fugitivo que pudiera. Que se atrevería a arriesgar el pellejo por ellos. Aunque prefería no hacerlo, porque él no era útil escondido y luchando de aquel lado. Él atacaba desde dentro, de algún modo, un simple sanador que proveía de medicinas y atención médica a los fugitivos. Ese era su lugar y quería preservarlo a toda costa, borrando memorias si era necesario, haciendo uso de todas sus habilidades para conseguirlo.

La conversación fluyó tanto como la comida con dirección a sus estómagos. La camarera les miraba con sorpresa, incrédula de que se hubiesen terminado todo lo que pidieron, ayudando al otro sin embargo. Laith había pedido la cuenta cuando la campanilla de la puerta sonó en un tintineo que le dio un mal presentimiento a Laith. — No me hagas mucho caso, pero… —empezó a hablar en voz baja, como si no ocurriese nada malo. La camarera les traería su cuenta, pagarían y se irían. Sonaba fácil, pero no lo era.

Una explosión, es lo que hubo. Su mesa salió por los aires y lo hubiese hecho también Laith de no haberse apartado a tiempo, cayéndose de espaldas de la silla. Se volvió rápidamente al hombre que los apuntaba con su varita, sembrando el escándalo y el terror en medio de aquellos nomaj, dispuesto a atrapar a su amiga. ¿Por qué es que siempre tenían tan mala suerte? Los Bennington eran imanes de problemas, ¡que ya lo sabía Laith!
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 26.005
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1002
Puntos : 824
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Beatrice A. Bennington el Lun Mar 19, 2018 5:43 am

Ante la sola mención de su armario a punto de explotar, Bea recordó su propio armario, ese que de seguro luego de tanto tiempo estaba lleno de polvo, después de todo, ya había pasado demasiado tiempo desde que dejo su antiguo departamento. Por un momento pensó en aparecerse en aquel lugar, solo para recuperar ciertas cosas, más que nada con valor sentimental, pero, ¿y si luego tenían vigilado su ex hogar? No podía arriesgarse tanto, que ya bastante suerte había tenido hasta el momento. Sin embargo, todo el tema le dio una idea que no podía pasar por alto: Comprarse un nuevo departamento.

Quizá podría ponerle un encantamiento para que solo personas de confianza pudieran ingresar, quizá simplemente podría comprarla con el nombre de otra persona. Tenía que pensarlo bien… aunque en el fondo supiera que solo lo compraría y luego pensaría que hacer. Así funcionaban sus ideas.

Lo observo unos momentos, como considerando si realmente sería buena idea contarle, pero realmente solo estaba fingiendo. ¡Sabía que podía contarle todo! Pero no lo haría en ese momento, solo porque le gustaba molestarlo. Así de buena amiga era. Quizá le contaría antes de despedirse en unas, muchísimas, horas después.

Y entonces… ¡Boom! ¡Ka-Boom! Una explosión, que causo que la mesa por poco terminará derrumbada sobre ella. Lo sabía, siempre lo supo: Estaban teniendo demasiada suerte para ser verdad.

Antes de ver los daños, observo al causante de tal alboroto, no sorprendiéndose al encontrarse nuevamente con aquel horrible tipo, realmente no estaba tan horrible, que había intentado atraparla con anterioridad. Chasqueo la lengua molesta, y buscando a Laith con la mirada, esperando que se encontrará completamente bien.

━ Maldición… ━ Murmuro, viendo como madres y padres salían disparados junto a sus hijos hacia la salida. Sabía que los cazarrecompensas eran personas sin escrúpulos, pero nunca pensó que sus deseos de atraparla los llevaría a atacar un lugar habiendo niños, más encima muggles, presentes. Cada día los magos puristas estaban cayendo más y más bajo.

Aprovechando que la explosión había causado una gran nube de humo por el sector que se encontraban, gateo en búsqueda de su amigo. Debía saber como podrían actuar, como podrían salir de esa. Lo encontró con la varita ya en mano, y con la rapidez que le fue posible, porque lastimosamente descubrió que se había torcido el tobillo en algún momento, se ubicó junto a él, sacando su varita de la bota izquierda.

━ Laith, creo que estamos en problemas. ━ Le susurro lo obvio, intentando recordar la ultima vez que estuvieron en una situación parecida… o sea nunca. Solo esperaba que se complementarán de la misma manera que lo hacían cuando se trataba de hacer estupideces. ━ No esperaba volver a verte Lucas, ¿qué tal tu ojo? Debes haber lucido como un pirata. ━ Aquel hombre que respondía al nombre de Lucas la observo con furia, más que por sus palabras, era por el recuerdo de que en su encuentro anterior Beatrice había sido capaz de dejarle un ojo morado.

━ Está vez no escaparás tan fácil Bennington. No dejo escapar a mi presa dos veces. ━ Observo a Laith un momento, levantando una ceja. ━ Ni siquiera tu noviecito será capaz de cuidarte. ━

Beatrice rodo los ojos, ¿cuántas veces en la vida debería explicar que Laith no era su novio? Que creyeran lo que quisieran, se rendía. Y si, esa había sido la parte más importante de lo que el hombre había dicho. Abrió la boca para volver a hacer un típico comentario, de esos que solo ella podría decir con tal naturalidad en un momento como ese, cuando se obligo a si misma a lanzarse a un lado junto con el sanador, totalmente asombrada. ¡Que el hombre no había dudado en lanzar un crucio! ━ Esto no está nada bien… ━ Murmuro con preocupación, más que nada porque no deseaba que Laith terminará dañado por culpa de su extremada mala suerte.

━ ¿Qué sucede, Bennington? ¿La niña tiene miedo? ¡Si eso no es nada! Imagina lo que haré cuando te atrape. ━ Se rió, pareciendo un maldito psicópata a ojos de la rubia. ━ Quizá hasta juegue con tu noviecito, ¿cuál de los dos grita más fuerte? ¿Quién llora primero? ¡Me divertiré tanto! ━ Volvió a reír, y a Bea un escalofrió le recorrió el cuerpo. No lo recordaba tan sádico, ni tan loco. Parecía haber salido recientemente de un manicomio. Pero algo en él… algo estaba terriblemente mal.

━ Saca a los que quedan. ━ Le susurro al sanador, refiriéndose al resto de muggles que no habían sido capaces de escapar aún, espantados por toda la situación. Al igual que ellos, se encontraban ocultos tras las mesas regadas por todo el lugar. ━ Que crean que se trata de una escena para una película, que todo es actuación. ━ Su cerebro trabajaba a toda máquina: Si le dejaba ese trabajo a Laith, no solo calmaría a los demás también, si no que, también lograría que él no se viera envuelto en sus problemas. Que sabía que la querría ayudar sin importar que, pero no estaba dispuesta a dejarlo. ━ Yo me encargo del psicópata. ━ Agrego finalmente con decisión, saliendo de su escondite, levantando su varita y conjurando un Iacio sagittas, que causo que una gran cantidad de flechas fueran en dirección de Lucas. Era el momento de vengarse, ¡Que nadie le interrumpía su día feliz en el parque de diversiones, sin sufrir consecuencias!

Lucas sin apellido ━ Color = OliveDrab

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Emily Kinney
Edad del pj : 27
Ocupación : Fugitiva
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 9.585
Lealtad : Pro Muggle
Patronus : Dacnis azul
RP Adicional : 000
Mensajes : 507
Puntos : 168
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5517-beatrice-bennington-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5523-beatrice-bennington-relaciones#81381 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5535-cronologia-de-bea http://www.expectopatronum-rpg.com/t5520-buzon-de-beatrice-bennington#81362

Laith Gauthier el Miér Mar 21, 2018 6:24 am

Beatrice era la crueldad en persona, dudando contarle a él aquel secreto que se tenía. Dramatizó lo herido que se sentía, esperaba que realmente no lo dejara con la duda al final del día o iba a estar jodiéndola por mensajes hasta el hartazgo, ¡hasta el hartazgo! Siguieron comiendo, sin importarles en lo más mínimo lo demás, conversando como sólo ellos conversarían, al menos hasta que terminaron y las cosas se pusieron raras de más. Empezó como un mal presentimiento que acabó siendo cierto, una explosión que mandó a volar su mesa terminó con su tranquilidad.

¿Era el mismo hombre del que Beatrice le hablaba antes? ¿Aquel que la había atacado? Todo el mundo empezó a entrar en pánico, Laith mantuvo la calma tanto como podía. Se arrastró con el pecho a tierra en dirección a un sitio a salvo y se puso de pie, sacando su varita de su manga derecha y buscando con la mirada a su amiga para intentar ver si estaba a salvo, acostumbrado sus ojos al humo. — Creo que ya me di cuenta —susurró, aunque el ambiente era denso y no había cabida para bromas, Laith hizo espacio en la tensión para ironizar un poco con el afán de molestar.

Lucas, se llamaba aquel hombre, y no estaba nada feliz de ver a Beatrice. Historia entre ellos había, y no la historia que uno cuenta con una cerveza y un cigarro, no. Una historia de persecución e intentos de captura y, esperaba que no, de asesinato incluso. A Laith le dio casi gracia que lo llamase “su noviecito”. Él ya estaba resignado a que lo confundieran y no le importaba, después de todo jamás le había gustado una mujer y no iba a empezar por Beatrice evidentemente. Dejaba que las acciones hablaran solas en lugar de quejarse al respecto.

¿Este es el idiota que intentó atraparte, mi cielo? —usó a propósito un tono mimoso. Estaba intentando distraer a su amiga, no de mala manera. Ellos funcionaban mejor juntos y relajados, y creía que no sería diferente aunque fuese una situación de vida o muerte. No tuvo tiempo a reaccionar antes de apartarse de un poderoso hechizo que los heriría seriamente de tocarlos. — Si te atrapa, te mato, ¿me entendiste bien Beatrice Bennington? —la amenazó exageradamente antes de suspirar, juntando toda su fuerza de voluntad para controlar las emociones. Tenía que convencerlos de que era un espectáculo.

Un lacio sagittas fue su señal para salir de su escondite, haciendo un hechizo de protección para saltar de mesa a mesa, escondiéndose tras ellas. A Laith no le gustaba en lo absoluto mentir como mucho menos que le mintieran, era el tipo de hombre que hablaba claro y no verdades a medias. Era irónico que la vida lo hubiese convertido en un falaz, un embustero que sonreía con naturalidad y con el tono tranquilo y dulce, les informaba a las familias que por favor se retirasen de su escena de grabación, disculpándose por no haber avisado con tiempo antes de empezar a grabar. Señalaba a un sitio.

Por ahí está la cámara, traten de irse discretamente y no distraigan a los actores, cuidado con no cubrir la cámara —era falso, no había una cámara. — Sí, sí, mire, por ahí, justo por ahí está la cámara, ¿la ve? —actuaba con tanta seguridad que poco o nada podían cuestionarle. Les avisaba que sus comidas iban por la cuenta del set de la película además. El lugar estaba despejado y miró finalmente al hombre, preocupado, angustiado incluso. Atacaba a diestra y siniestra a Beatrice, como todo un lunático.

¡Ya verán cuando los tenga en mis manos! Ni siquiera el Ministerio los recordará a los dos, malditas escorias —lanzaba maldiciones por aquí y por allá. No parecía ni siquiera mortificado por usar imperdonables. — ¡Fulmen cruciatus! —pronunció en dirección a Laith, que sintió la electricidad recorrerle todo el cuerpo incluso cuando el hechizo no le había dado directamente.

Era hora de jugar en serio. — ¡Mortis scarlatte! —era el hechizo que Laith lanzaba en repetidas ocasiones, aunque Lucas resultaba ser muy bueno defendiéndose. Sólo necesitaba un tiro, uno solo. Laith era un hombre de venenos y había perfeccionado ese hechizo. Su veneno sólo lo dejaría en un coma inducido en el que tras borrarle la memoria podría curarlo.

¡Tendrán que ser mejores que eso si pretenden ser libres! ¿Cuánto vale tu cabeza? —interrogó a Laith, lanzando una carcajada al aire. Ni siquiera parecía dolerle el hueco que dejó una de las flechas de Beatrice en su pierna, una laceración sangrante al arrancarse la flecha sin más que un quejido de dolor.

Laith miró a Beatrice, esperando saber si deberían desaparecerse o salir a un sitio más abierto. Él no podía hacerlo. Lo pondría en el punto de mira. No podía, ¡no quería vivir escondido! Tenía que borrarle sus recuerdos de su rostro. Tenía que hacerlo olvidar que era un traidor. Fueron sólo segundos de distracción que Lucas aprovechó para lanzar contra él una mesa, aturdiéndolo un poco.

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 26.005
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1002
Puntos : 824
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Beatrice A. Bennington el Mar Mar 27, 2018 7:03 pm

Las cosas con Lucas habían terminado satisfactoriamente bien para ella y horriblemente mal para él, en su último encuentro. El hombre debía rondar los cuarenta años, y sus hechizos eran sumamente poderosos, eso lo tuvo claro en el momento que, en su duelo anterior, le llego un Piertumordem de forma directa. Si era sincera, por un momento creyó que el hombre estaba dispuesto a matarla, algo que en ese momento no era verdad, pero que ahora sí. ¿Estaría molesto por que ella había ganado anteriormente? ¿Simplemente era algo más hablando por él? No tenía ni idea, pero si tenía claro que no era buena idea que alguno de esos hechizos los tocarán.

━ Si, corazón. Pero por suerte soy escurridiza. ━ Le siguió, usando el mismo tono mimoso al responder. Habían esquivado satisfactoriamente el hechizo, y menos mal, porque si había algo doloroso, eran los crucio. Puede que durante su vida ya hubiera recibido unos cuantos, pero le seguían causando el mismo terror de siempre. No creo que está vez, este pensando en atraparme, pensó con sinceridad.

Mientras Laith se alejaba y comenzaba a convencer de que se trataba de una simple filmación, Beatrice había comenzado a atacar con un Iacio sagittas, logrando que una de las flechas perforará la pierna de su atacante. Sin embargo, el hombre no tardo en sacarla de su pierna, lanzándola hacía un lado como si no la hubiera sentido y simplemente se la quitará para que no le estorbe. Parecía no sentir el dolor, y había vuelto al ataque, lanzando hechizos que esperaba ni siquiera la rozarán.

En una de las ocasiones, termino oculta tras una de las tantas mesas volcadas por todo el lugar, sujetando su brazo derecho y haciendo una mueca de dolor. ¡Le había lanzado un Intermissumos! Y si bien lo había esquivado, de igual manera le había rozado el brazo. Merlín, era un gran dolor.  

Escucho como más hechizos eran lanzados, pero está vez uno de ellos, venía de su amigo. Eso debía significar que había logrado sacar a todos los muggles del lugar, y le causo un poco de alivio. Al menos ya no debían preocuparse por ellos. Salió de su escondiste justo a tiempo para ver como una mesa impactaba con Laith, algo que le hizo arder la sangre. ¡Que no se metiera con aquel que consideraba su hermano!

¡Piertumordem! pronuncio, teniendo la suerte de que el hechizo impacto de forma directa, dándoles, seguramente, un minuto de descanso que Beatrice aprovecho para correr hacía su amigo. Debía saber que harían, porque hasta el momento, solo habían logrado mantenerse enteros con ayuda de la suerte y sus buenas habilidades. De haber estado sola, se hubiera desaparecido, pero se negaba a dejar a Laith con un Lucas totalmente desquiciado. Además, tampoco podían escapar ambos, pues el mago ya había visto al sanador, y eso podría significar problemas, obviamente. ¿De verdad su única opción era luchar? Por otro lado... ¡Toma! ¡Ahora estaban a mano! ━ ¡Amore mio! ¿Estás bien? ¿Cuántas de mí, ves? Porque si ves dos, significa que te han dañado tu única neurona. ━ Bromeo al llegar a su lado, intentando relajar el ambiente. ━ ¿Qué hacemos con Lucas? Está totalmente descontrolado, y realmente es muy diferente al hombre con el que luche la ultima vez. ━ Dijo, observando como el hombre se ponía nuevamente de pie. Pareciendo mucho más furioso que antes, si eso es posible. ━ No parece sentir dolor… ━ Murmuro impresionada.

━ ¡Maldita sea! ¡Los mataré a ambos! ¡No quedará ni rastro de ustedes! ━ Tal era su furia, que parecía muy dispuesto a lanzar la maldición asesina, y aquello le revolvió el estómago. No, definitivamente algo estaba mal en la mente de ese hombre. ¡Que no había terminado taaaaaaan mal en su duelo anterior! O al menos no tan mal, como para en ese momento desearles la muerte.

━ ¿Crees que este bajo algún hechizo? No parece muy centrado, ni parece tener algún tipo de plan... Solo está atacando. ━ Noto finalmente, confundida. ¡Protego Maxima! pronuncio, al ver como Lucas había vuelto a la carga, lanzando hechizos en todas direcciones.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Emily Kinney
Edad del pj : 27
Ocupación : Fugitiva
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 9.585
Lealtad : Pro Muggle
Patronus : Dacnis azul
RP Adicional : 000
Mensajes : 507
Puntos : 168
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5517-beatrice-bennington-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5523-beatrice-bennington-relaciones#81381 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5535-cronologia-de-bea http://www.expectopatronum-rpg.com/t5520-buzon-de-beatrice-bennington#81362

Laith Gauthier el Vie Mar 30, 2018 12:43 pm

La situación estaba siendo increíblemente peligrosa para los dos amigos, con Lucas volviéndose loco intentando atacarlos a diestra y siniestra, no tenían apenas tiempo de respirar antes de estar desviando sus ataques, defendiéndose e intentando derrotarlo sin mucho éxito. Decidieron separarse, mientras ella lo distraía, para que el canadiense hiciera a todos los civiles salir del local para poder seguir “grabando su película”, argumentando efectos especiales y cámaras escondidas para que todo saliera realista y a la perfección. Eso les quitaba un peso de encima, pero todavía quedaba el hecho de que no podían simplemente largarse del lugar.

Perdió de vista a Beatrice y eso lo hizo preocuparse, en su intento por encontrarla recibiendo una mesa de lleno que enardeció a la señorita Bennington. — Estoy bien, dulzura, veo cinco tús igual de preciosas todas —le siguió la broma con un tono meloso y cariñoso. — ¿Te ha hecho daño a ti? Tenemos que conseguir dejarlo inconsciente de alguna manera para borrarle los recuerdos —le dijo su plan que no era del todo un plan. Todo esto estaba siendo extraño, demasiado si tenía que ser honesto. Esa rabia con la que quería matarles a ambos, y la insensibilidad al dolor… Laith se temió lo peor.

Su varita apoyó a la de Beatrice con el hechizo protector mientras su mente maquinaba a toda velocidad. Se temía que tal vez su veneno no bastara en este momento y necesitarían una carga mucho más pesada si querían vencer. Cada ataque recibido le causaba más enfado y eso sólo lo volvía más errático, más poderoso y mucho más peligroso. Los ponía entre la espada y la pared y realmente Laith no quería acabar con la vida de una persona, jamás podría llegar a perdonárselo, tenían que ser inteligentes.

No va a funcionar nada físico —la advirtió, dándose cuenta de que ya no podía negar lo innegable. — El problema no es su cuerpo ni él mismo, está bajo los efectos de —se cortó de repente, conjurando otro hechizo protector que desviase un rayo azul plata, — una droga, la estamos investigando, tenemos que atacar su cerebro —si llegaban a derribarlo físicamente, el cerebro con la sustancia que lo energizaba iban a volver a levantarlo para seguir atacando. — Uno de los pacientes perdió una pierna y eso no lo detuvo.

Cylon cerebrum era el hechizo más adecuado dadas las circunstancias. Podrían volver su cerebro gelatina durante un rato, suficiente como para conseguir contenerlo y/o llevarlo a las autoridades pertinentes. Empezó a lanzar los ataques aunque no conseguía tener éxito, Lucas estaba volviéndose completamente loco y eso no iba a ser bueno para nadie al final. Laith abrió los ojos con una revelación y miró a su amiga, ¡ese era el problema! ¡Estaban atacando sólo desde un sitio! Tendría que moverse al otro lado, a sus espaldas, para poder pillarlo desprevenido, más que frente a frente. Y Laith desapareció.

¡¿Dónde se ha metido tu jodido novio?! ¡Voy a hacerlo pedazos! ¡Ni sus ancestros serán capaces de reconocerlos cuando acabe con ustedes! —vociferaba, notándosele las venas del cuello en aquella intensa rabia que sentía. Laith en realidad no había desaparecido, pero sí que se había vuelto pequeñito después de guardar su varita para no perderla, y revoloteaba con pequeñas alas hasta las espaldas de Lucas. — ¡Aparece, cobarde! —le gritó al techo, preparándose para lanzar la maldición asesina a su amiga.

Laith sólo tenía un tiro, una oportunidad para cambiar el desenlace de esa historia. De pronto su movimiento advirtió al hombre en cuanto apareció de nuevo justo a su espalda y se giró con un ataque en la punta de la lengua que sin ser pronunciado lanzó hacia Laith algunas ráfagas cortantes que perforaron su piel rompiendo su ropa. Necesitaba curarse si no quería quedar desangrado, así que levantó su varita y con la voz en alto pronunció: — ¡Cylon cerebrum! —casi al mismo tiempo que caía al suelo de rodillas, debilitado.

Lucas se quedó con los ojos en blanco unos momentos mientras su cerebro dejaba de funcionar. La droga no sabía cuáles partes de su mente tenía que activar y simplemente todo pareció apagarse. Sería momentáneo, Laith lo sabía, y cuando recuperase su cerebro tal cual era iba a ser diez veces peor. Se puso de pie, forzándose a ello, acercándose al hombre y apuntándolo con su varita. Tenía que borrar los recuerdos de aquella pelea.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 26.005
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1002
Puntos : 824
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.