Situación Actual
19º-25º // 26 agosto -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Laith G.Mejor PJ ♂
Vanessa C.Mejor PJ ♀
Freya H.Mejor User
Gwendoline E.Mejor roler
Sam & GwenMejor dúo
Stella T.Especial I
Egon A.Especial II.
Bianca V.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

¡¡CARNAVAL, CARNAVAL!!

Matt Forman el Jue Feb 01, 2018 10:34 pm

Recuerdo del primer mensaje :



La discoteca Babylon presentaba un aspecto inmejorable para recibir a sus numerosos invitados de esta noche. La característica del carnaval es la de ser un período de permisividad y cierto descontrol, justo lo que estaba planeado para esta noche. La entrada, a precio muy asequible, daba acceso a todo el local. Incluidos los reservados. Además de una surtida barra libre. La música calypso resonaba por todo el local y los disfrazados más atrevidos bailaban por la pista muy animados. Sobre el escenario estaba el DJ y un par de drag queens encargadas de animar el baile. También había un karaoke. Las posibilidades de pasarlo bien y hacer el ridículo eran ilimitadas. La única norma era que todo el mundo tenía que estar disfrazado para entrar. A parte de las normas generales de siempre sobre la mayoría de edad y la varita propia.

Todo estaba preparado para que no hubiese ni la más mínima pelea, solamente diversión. También habría premios a los mejores disfraces. ¿Y lo mejor? Que todo esto no había sido idea mía. Me gusta disfrazarme, me encantan las fiestas, y me gusta beber en fiestas yendo disfrazado. Pero esta vez fue Lluna la que me convenció de hacer una fiesta abierta al público. Seguro que la idea no era completamente suya, es demasiado recatada, le debieron influenciar en la universidad. Y yo, que soy un tipo genial, organizo una fiesta de carnaval sin dudar. Que los jóvenes y los viejos se disfracen, se mezclen, bailen, rían y lo pasen bien.

Entré en mi propio local y ninguno de mis empleados me reconoció. No le dije a nadie cómo iba a ser mi disfraz. Por una vez, quería pasar desapercibido. Mi disfraz podía parecer una burla a los muggles, o bien un enaltecimiento a los músicos callejeros. En ningún momento iba a resolver esa duda ante nadie, cada cual era libre de pensar lo que le diese la gana. Le pedí a un empleado mío que me consiguiese unos pelos de un músico callejero, hay gente que se ocupa de ese tipo de encargos si les pagan bien. Me contó algo sobre diez mil euros, y algo de Internet que no entendí. Finalmente tuve en mi poder un mechón de pelo pelirrojo. ¡¡Que tiemblen las mujeres y los hombres de la fiesta, soy pelirrojo esta noche!! Bueno, eso pensaba antes de verme el careto frente al espejo. El músico callejero en particular era feo de cojones. Tanto dinero para tener un disfraz con el que pasar desapercibido, poción multijugos incluida, y ahora soy un tipo menudo, pelirrojo, feo y con la cabeza redonda como una Quaffle. Desapercibido voy a pasar, sin duda. Y no voy a ligar ni con los percheros. Lo bueno es que nadie sabe que soy yo, cosa que será divertida. Me vestí con unos vaqueros rotos, modernos, y una camisa de cuadros, moderna también. Arreglé el conjunto con una guitarra acústica.  









Disfraz de Matt:
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 17.500
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 626
Puntos : 217
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanJefe Departamento

Beatrice A. Bennington el Miér Feb 28, 2018 9:15 pm

Interacción con Laith

La barra se había convertido en su lugar favorito esa noche, junto a la pista de baile claro, pero las consecuencias de pasar tanto tiempo entre vodka, tragos desconocidos y jate Daniela, comenzaban a aparecer. Primero había olvidado donde quedaba el refugio, y obviamente no iba a usar la aparición para llegar, que estaba borracha pero no loca. Segundo, ya no era capaz de pensar con claridad, mucho menos de estar en pie. Tercero, desde hace horas que solo pensaba en reír, creía haber tenido alucinaciones porque recordaba a una Sam que no era Sam y todo el tema. Una verdadera locura de mente.

¡Yo también te extrañe! — Exclamo emocionada, ahogando a su querido Laith en un abrazo todo poderoso. Sentía que debía repartir amor al mundo. — Es mi camarero privado. — Explico en voz baja, cubriendo su sonrisa traviesa tras su mano izquierda luego de liberarlo. Era obvio que no lo era, pero que nadie se atreviera a decirle lo contrario. — Quería hacer pipí. — Dijo sin darle importancia a si alguien la escuchaba, porque finalmente, todos tenían que ir al baño en algún momento. ¡Todos! En especial las personas que beben cerveza. Ellos sí que tenían que ir al baño cada cinco minutos. ¿Cómo le haría su querida Rox al beber su tan amado trago? ¿Estaría tan acostumbrada que ya no necesitaba ir? Debía preguntárselo la próxima vez que la viera.

Quizá fue mientras escuchaba al hombre parlotear, o cuando su vista quedo por segundos pegada al vaso de cerveza, pero había comenzado a cabecear del cansancio, y no fue hasta que escucho nuevamente la voz de su amigo, que volvió a la realidad… o a lo que ella creía era la realidad. A estas alturas no sabía si estaba en la Tierra, Narnia, en el espacio o en la jungla de Tarzán. Hablando de Tarzán, ¿dónde estaría? Quería verlo una ultima vez antes de irse.

Todo pensamiento se vio interrumpido, cuando escucho la frase “propuesta indecente” salir de los labios de Laith. — Me gustan los chicos. — Le aclaro de inmediato, aunque luego lo pensó. — Espera… tu eres un chico… — Recién caía en cuenta de que sus palabras no tenían sentido, pero se encogió de hombros. ¡Estaba borracha! Aquello le dio risa y no tuvo vergüenza de soltar un par de carcajadas. Parecía estar teniendo dos conversaciones: Una con ella misma, y la otra con Laith. — ¡Si, si! ¡Hamburguesas! ¡Muero de hambre! ¡Vamoooooooooooos! — Se levanto de un salto, olvidando que llevaba tacones altos, por lo que tropezó, quedando nuevamente sentada. — Laith, el asiento no me quiere soltar. — Murmuro, con ojos llenándose de lágrimas. ¿Qué pasaba si el asiento no la soltaba nunca? Ella quería hamburguesas… y en algún momento querría hacer pipí nuevamente. ¿Por qué a ella, la hermosa Beatrice Bennington, tenía que pasarle eso? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué?

 Y sí… — susurro entre su lamento, sacudiendo sus pies, cosa que causo que sus tacones terminarán volando hacía un lugar desconocido, pero poco le importo. Observo sus pies como quien ve un unicornio por primera vez, antes de intentar ponerse nuevamente de pie. ¡Y lo logro! Se tambaleo sí, pero lo logro. — ¡En tu cara! — Le grito al asiento, apuntándole con su dedo índice y una sonrisa triunfal en su rostro. — Ya podemos irnos — Le dijo a Laith, casi tropezando con sus propios pies. Toda la culpa la tenía el Jate Daniela, pero eso no era lo importante ahora. Lo que si lo era, tenía que ver con que si venderían hamburguesas a esa hora. Si no, siempre podían ir por pizza. Ella conocía un lugar estupendo que mantenía abierto las 24 horas del día. Porque sí, Bea podía olvidar donde vivía y todo el tema, pero nunca olvidaría donde quedaban los locales de comida. Prioridades le llamaban. 
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Emily Kinney
Edad del pj : 27
Ocupación : Fugitiva
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 7.885
Lealtad : Pro Muggle
Patronus : Dacnis azul
RP Adicional : 000
Mensajes : 510
Puntos : 168
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5517-beatrice-bennington-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5523-beatrice-bennington-relaciones#81381 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5535-cronologia-de-bea http://www.expectopatronum-rpg.com/t5520-buzon-de-beatrice-bennington#81362

Eva Waldorf el Jue Mar 01, 2018 2:21 am

Interacción con Leonardo.
Mención a Matt Forman.

Apenas fue consciente de que la canción había acabado, aquello había sido como un torbellino. Lo debían de haber hecho muy bien porque la gente aplaudía con ganas, no podía parar de sonreír le costaba no reír de pura felicidad... Iba a dejar de tomar alcohol, porque la cosa se le estaba yendo de las manos.

Antes de darse cuenta, Leo le agarró de la mano y tiró de ella escaleras abajo, había gente esperando para darlo todo micrófono en mano. ¿A dónde la llevaba de forma tan apremiante? Ni que estuviesen huyendo de repente o algo así. Sin previo aviso se vio arrinconada en una zona apartada de la discoteca, no sabía muy bien qué pretendía Leo, tampoco tenía mucha capacidad de reacción por el alcohol que había ingerido, sólo pudo sonreír a medias y levantar una ceja expectante. ¿Qué pretendía Leo? La mente de Eva comenzó a volar hacia ideas muy inverosímiles. Antes de darle tiempo a seguir dándole vueltas se le acercó para hablarle al oído, eso le dio escalofríos, notaba su aliento con olor leve a cerveza hacerle cosquillas en el oído y el cuello.

- Gracias a ti por estar aquí y arrastrarme a cantar y bailar, sin ti me habría aburrido mucho más y no me habría soltado... - Le dijo ella también al oído girando un poco la cabeza. A ojos de los demás podía parecer que se estaban besando, pero en realidad era un momento mucho más íntimo y especial que solo un beso.

Acto seguido Leo la llevó a la pista de baile para seguir con la fiesta, la gente no parecía tener intención de irse, como si quisiesen aguantar hasta ver el amanecer. Hacía tantos años que no salía de fiesta de ese modo que le sorprendía tener tanto aguante, debía ser muy de madrugada.

- ¿Has visto a ese hippy cantando? No tengo claro si lo hace bien o mal... - Dijo poniendo los ojos en blanco. - Oye, ¿te parece si nos vamos a mi casa? No siento los pies, y tú debes estar sudando lo más grande debajo de ese disfraz y esa peluca tan... aterradoras... - Añadió con una mueca.

Puede que Leo le hubiese dicho de broma lo de acompañarla, si era así podía haber quedado como una tonta, esperaba no haberse equivocado, y quizá fuera pudiesen hablar con más calma.

Disfraz algo escandaloso:
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Macarena García
Edad del pj : 27
Ocupación : Trabajadora de El Profeta
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 4.650
Lealtad : Orden
Patronus : Conejo
RP Adicional : ---
Mensajes : 344
Puntos : 114
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4477-eva-waldorf http://www.expectopatronum-rpg.com/t4954-relaciones-eva-waldorf#74916 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4819-cronologia-eva-waldorf#73627 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4881-buzon-de-eva-waldorf
Eva WaldorfMagos y brujas

Sam J. Lehmann el Jue Mar 01, 2018 3:36 am

Interacción con Caroline y Gwendoline

Apuesto lo que sea a que hay una canción que para ti es LA CANCIÓN. Y no, no me vale cualquiera. Hablo de esa canción que cuando sale, te inunda una felicidad extrema. Esa canción que te hace mover el culito inconscientemente. Esa canción que te hace sacar tu Lady Gaga interior hasta el punto de destrozarte las cuerdas vocales, desencajarte la cadera de la motivación y atentar con tu trasero la integridad física de las otras personas (lo siento, Eva). ¡Esa canción! Pues la canción de Sam era Crazy in Love de Beyoncé. Y sólo por eso, lo estaba dando todo en la pista, sola, acompañada, o incluso en medio de su baño mientras se seca el pelo. Cualquier momento era perfecto para bailar y cantar Crazy in Love. Pero la versión del dos mil tres. Está claro que la nueva versión de Cincuenta Sombras de Grey se había creado sólo y exclusivamente para tener sexo. Y Sam no la escuchaba porque hacía mucho que no tenía sexo. La vida es así de triste.

Sam estaba en su salsa y es que cualquier persona que la conociera debería de saber que la rubia era feliz simplemente dándolo todo en mitad de la pista, sola o acompañada. Adoraba bailar, pese a que se le daba realmente mal. ¿Pero eso qué mas da? Con un par de copas—o tres o cuatro pares, más bien—uno ya ni se daba cuenta de si bailaba bien o mal.

No sabía ni qué estaba bailando, ni tampoco con quién, hasta que notó que alguien le tiraba de la pierna. Miró hacia abajo, esperando encontrarse a un enano, un elfo doméstico o un niño que se habría colado en la fiesta, pero no. Se encontró a Gwen. Sonrió ampliamente. —¡Gwen! —Sujetó una de sus manos y tiró de ella con toda su fuerza para ayudarla a levantar, perdiendo el equilibrio de tal manera que se chocó de espaldas con un señor que estaba detrás de ella. —Jeje, perrdón.—Entonces volvió a dirigirse a su amiga, sujetándola por los hombros. —¿Qué hacías en el suelo? ¿Bailabas breakdance? A mí nunca se me ha dado bailar breakdance, tengo cero elasticidad y cada vez que lo hago termino dándome con algo en la cabeza —confesó con total seriedad, como si de verdad creyese que Gwen practicaba el breakdance. —Deberías hacerlo en un lugar en donde no hubiesen tantas piernas, que si no te das con las rodillas de la gente, ¿y sabes lo dura que son las rodillas de la gente? No quieras saberlo... —Negó con la cabeza seriamente. Obviamente su amiga era demasiado inteligente y tenía un exquisito nivel de equilibrio como para siquiera imaginarse que podría haberse caído. Ese grito de desesperación y petición de ayuda era claramente un gesto desesperado y angustioso por la incapacidad de hacer breakdance. Sí.

Bostezó enérgicamente, aunque al tener la máscara ni se notó, a excepción de los ojos que se le cerraron de manera infantil, sobre todo después al pasarse el dorso de la mano y restregárselo. —¿Sabes que te digo? —le dijo a Gwen, sin muchas ganas de hacer pausa dramática. —Tengo sueño y quiero irme a casa. Tengo sed de agua, —porque había gente que era capaz de quitarse la sed con zumo o refresco y, de verdad, Sam no entendía que clase de metabolismo extraterrestre tenían esas personas. ¡Ella solo podía quitarse la sed con agua! —y encima también tengo calor. Estoy toda pegada con este disfraz tan ajustado. No parecía tan ajustado, hasta que empecé a sudar. Y uuuh, mala combinación. Voy a buscar a Caroline. —Se giró para ir en busca de Caroline, pero volvió a girarse—mareándose en el camino—, para sujetar a Gwen de la mano. —Acompáñame. ¿Quieres quedarte en casa? Deberías quedarte en casa. O te podemos llevar a tu casa. Pero no, no —de repente llevarla a su casa le parecía una idea horrible. —Qué pereza ir a tu casa, si vives super lejos. Te quedas en nuestra casa. —Y sus ojos se iluminaron por las expectativas de 'noche de chicas' que jamás se cumplirían porque todo el mundo era consciente de que desde que llegasen a casa, se pondrían el pijama y se irían a dormir inmediatamente.

Así, como si la divinidad ancestral de la coincidencia estuviese de parte de Sam, Caroline apareció a su lado. En realidad llevaba estando a su lado todo el rato, solo que con la máscara su amplitud de visión estaba limitada, como los caballos, por lo que no se había dado cuenta de que estaba ahí. —¡Caroline! ¡Mi amiga! ¿Nos vamos a casa? ¿Te apetece irnos a casa? Gwen dice que se viene con nosotros. —Miró a Gwen, asintiendo varias veces con la cabeza. —¿Tenemos que ir caminando? ¿O pillamos un taxi? ¿O tú estás lo suficientemente sobria como para aparecernos? Bueno, mejor eso no, que siempre me da una cosa rara en el estómago al aparecerme y seguro que me provoco y vomito. Y no quiero vomitar. —Negó con la cabeza, apoyando su desagrado con expresión corporal, observándolas detenidamente.

Al verlas, a ambas, ahí delante de ella, sólo pudo sentirse agradecida con la vida—sí, así, repentinamente, totalmente influenciada por el alcohol—por tener a esas dos amigas tan geniales frente a ella. Se puso en medio de ambas y las abrazó a cada un con un brazo, acercándolas a ella. Miró primero a Gwen, señalando a Caroline. —¿La ves? Esta chica es mi amiga y la quiero como la trucha al trucho. —Luego miró a Caroline, señalando a Gwen. —¿Y tú la ves a ella? También es mi amiga y la adoro, como la vaca al toro. Así que os tenéis que cuidar mucho. Y si yo me muero mañana o me meten en Azkaban, tenéis que seguir cuidándoos en mi honor, ¿vale? —Se giró hacia un lado para darle un besito a través de la máscara a Gwen y luego se giró al otro lado para dárselo a Caroline. En la mejilla, obvio. Lo recalco porque tal y cómo está el carnaval, qué menos. —Quiero quitarme esta máscara, siento que me estoy derritiendo —informó dramáticamente, cortando de raíz el momento amiga-amorosa que le había dado.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 13.067
Lealtad : Neutral
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 760
Puntos : 526
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778

Gwendoline Edevane el Jue Mar 01, 2018 2:40 pm

Interacción con Sam.
Interacción con Caroline.

Sam, por suerte, se percató de mi petición de ayuda. Y, por suerte también, lo hizo sin caerse al suelo, pues la inconsciente Gwen borracha podía perfectamente tirar demasiado fuerte del tobillo de Sam y desembocar en una estrepitosa caída.
Por suerte, no ocurrió, y mi amiga, mi salvadora, me ayudó a ponerme en pie. En el proceso, le dio un empujón a alguien que estaba detrás de ella... ¿Adivináis quién? ¡Por supuesto! ¡El mismo hombre al que yo llevaba dándole por saco toda la noche de manera involuntaria! Le vi agitar un puño amenazante en nuestra dirección, a pesar de la disculpa cargada de letras "r" de mi amiga.
De repente, me pareció una muy buena idea irme a casa. La Gwen borracha podía ser estúpida, irreflexiva, molesta, estúpida... ¡pero de estúpida no tenía nada! Y sabía cuando las cosas estaban a punto de ponerse feas.
Pero, cómo para distraerla del tema importante de ese momento, Sam me empezó a hablar de breakdance. Arrugué el ceño, mirando a mi amiga cómo si de repente fuese un Deadpool loco que había perdido la cabeza... ¡Valga la redundancia! ¿Acaso existen locos que no hayan perdido la cabeza? ¿O estamos hablando de "perder la cabeza" literalmente? ¡Basta ya, Gwen borracha! ¡Céntrate!

—¡Pero si no sé bailar! ¡Creo que ha quedado claro!—Protesté. ¿Cómo iba a intentar algo cómo el breakdance cuando era incapaz de mantenerme en pie bailando cosas normales? Incluso cuando me llevaba otro, cómo había pasado con el Cowboy descamisado.—Paloma, no sabes lo que dices. Creo que estás borracha...—Dije, con toda la lógica de una mente borracha. Los borrachos eran los demás, yo no lo tenía claro. En ese momento estaba convencida de que no. Y es que me dolía mucho la nalga derecha, lo cual quería decir que no podía estar borracha. Los borrachos no sienten dolor... ¿o no era así?—Aunque me fascina tu historia sobre la elasticidad. ¿Me cuentas más otro día? Quiero saber hasta qué punto eres elástica...—¡Dejadme en paz! Estaba borracha, no sabía lo fácil que podían malinterpretarse esas palabras...

Daba igual de lo que hablases en ese momento, pues las mentes borrachas, por muy Ravenclaw que fuesen, eran incapaces de concentrarse en nada. A Sam le ocurrió, pues al momento, pasó de estar hablando sobre breakdance y elasticidad a hablar de sed y sueño. Y calor. Yo podía dar gracias a la Gwen sobria por haberme preparado un disfraz que tenía un escote bastante pronunciado; también podía dar gracias a la Gwen sobria por haber decidido ponerse algo debajo, de tal manera que las "gemelas" no quedasen expuestas. Estoy segura de que, de haber sido el caso contrario, habría ligado bastante más. Pero mejor tapaditas.
Cómo fuese, la cosa es que, de no ser por esa apertura en la parte superior, estaría muriéndome de calor. Y eso no era lo peor: lo peor era que, en cuanto saliese a la calle, de lo que me iba a morir era de frío. Este maldito disfraz se enfriaba muy rápido al contacto con el aire y la lluvia. Por lo que podía ver a simple vista del de Sam, le pasaría un poco lo mismo. Quizás no le hiciese mucha gracia.

—¡Sí, venga, vamos a buscar a Caroline!—Respondí cuando Sam me cogió de la mano, cómo si fuese su hermana pequeña. Y eso es gracioso, porque la mayor era yo, pero la más alta de las dos era ella. ¡Sam siempre había sido altísima! Y para fastidiar un poco más, le gustaba llevar tacones. Bea (quién ya de por sí era bajita, más que yo) y yo a veces nos sentíamos leprechauns en comparación con ella.—Eh...—Esa fue toda mi respuesta a su invitación. No era un "Eh" de "¡Eh, tú, qué dices, malandrina!", si no un "Eh" de "Eh... no sé qué decir". ¿Me he explicado bien o...?

La búsqueda de Caroline concluyó rápido. Principalmente porque Caroline nunca había estado lejos, pero ese era un detalle que a mi yo borracha le daba un poco igual. Mi yo borracha se sentía realizada por haber desbloqueado semejante logro. Casi deseé que en algún punto de mi campo de visión apareciese un recuadro de texto con un pequeño trofeo diciendo "Logro desbloqueado: Encuentra a Caroline". Pero, por desgracia, no sucedió tal cosa...

—¡Somos las mejores! ¡Qué poco hemos tardado en encontrarla! Y eso que esto está lleno...—Dije, mientras me frotaba con el puño de mi mano libre un ojo, de la misma manera que lo haría una niña pequeña que empieza a tener sueño, o a la que despiertan en medio de la noche. Seguía cogida de la mano de Sam, no sé bien por qué, pero mientras ella comunicaba a Caroline sus intenciones, yo me quedé mirando el puño con el que me había frotado el ojo. El guante estaba manchado de maquillaje rojo, ese con el que me había pintado los ojos. Entonces, volví a prestar atención, con el ojo izquierdo medio desmaquillado, mientras Sam decía que yo quería ir a casa con ellas.—Eh... sí.—Dije simplemente. A decir verdad, no estaba prestando atención del todo, pero era mejor decir "sí" y listo.

Mientras Sam y Caroline discutían los pormenores del viaje, yo decidí que había tenido suficiente de aquel antifaz. Me lo quité (la capucha ya la llevaba bajada desde hacía tiempo) e hice lo que pude para limpiarme el maquillaje rojo de los ojos con... la camisa de alguien. No sé qué secuencia de acciones me llevó a hacer eso, pero cuando quise darme cuenta, me estaba limpiando los ojos con los faldones de una camisa ajena. Blanca, para más seña. Le estaba dejando unas manchas rojas preciosas.
El tipo me miraba con mala cara. No sé qué disfraz llevaba. Era una especie de traje elegante roto por las costuras, con camisa y corbata mal puesta. ¿Seguro que este tipo iba disfrazado? ¿No llevaría en la discoteca desde Año Nuevo?

—¡Discúlpeme usted!—Le dije, y entonces me aparté rápidamente de allí. Temía las represalias por tamaña afrenta cometida contra él.

Al volver con mis amigas (no tenía ni idea de en qué momento me había soltado de la mano de Sam y me había alejado de ellas), Sam nos rodeó a ambas, cada una con un brazo, y nos estrujó contra ella. Dio un hermoso discurso sobre la amistad, pidiéndonos que nos cuidásemos la una a la otra si alguna vez le ocurría algo a ella. Gwen sobria, quizás, habría sacado un drama de todo aquello, pero Gwen borracha sonrió con cariño.

—¡Ooooohhhh! ¡Qué bonitoooo! ¡Os quiero a las dos, sois mis hermanas!—Las rodeé a las dos con mis brazos, estrujándolas. Entonces, me quedé mirando a Sam a los ojos, y dije con toda la seriedad de una borracha.—¡Ahora me alegro aún más de haberte besado!—¿"Me alegro aún más"? ¡¿Pero qué dices, borracha?! ¡¿Quiere decir que ya te alegrabas antes?!

El momento bonito terminó cuando Sam habló de su paso de estado sólido a líquido dentro de aquel disfraz. No tenía objeción, podíamos irnos. Total, ya estaba cantando un hippie encima del escenario, y cuando un hippie canta encima de un escenario, sabes que la ópera se ha terminado... Eso no parecía correcto, pero daba igual.
La noche ya no era joven, y a cada noche no-joven le llega su San Martín... Eso tampoco parecía correcto.


A la mañana siguiente...


Amanecí con lo que podéis llamar una resaca épica, de esas en que escuchas un alfiler caer a dos manzanas de ti y es cómo si te estuviesen dando un martillazo en el mismo centro del cerebro. El dolor de cabeza empezó casi inmediatamente, antes incluso de abrir los ojos, y abrirlos no parecía una buena idea.
Me llevé las manos a la cabeza con un gruñido de dolor, deseando morirme o algo de eso, lo que fuese con tal de que aquel dolor se terminase. Y entonces me percaté de una cosa importante.
Tenía el brazo de alguien encima de mi pecho.
Abrí los ojos poco a poco, temiendo un ataque despiadado de la luz a mi cerebro, y vislumbré un brazo femenino sobre mi pecho. Matizo: sobre mi PECHO, no mis PECHOS. Sobre la parte inmediatamente superior a estos, más cerca de la clavícula que de las "gemelas".
Recorrí con la mirada ese brazo femenino en dirección a su propietaria... y su propietaria no era otra que Sam. ¡Y abrí los ojos cómo platos, de repente, sin entender lo que estaba ocurriendo allí!

—¡Ay, mecachis!—Dije en voz baja, mientras, con cuidado, retiraba el brazo de Sam de encima de mí y lo dejaba reposar en la cama, junto a mí.

Porque sí, estaba en la cama con Sam. Y no recordaba lo suficiente de la noche anterior cómo para comprender aquello. Sin ser consciente todavía de que evidentemente llevaba puesto algo que no era mi disfraz de carnaval, miré bajo las mantas, cruzando los dedos para no encontrarme nada raro.
Suspiré aliviada al ver que llevaba todo un pijama completo, incluidos unos calcetines.
¿Que por qué me daba miedo encontrarme con otra cosa, cómo por ejemplo no llevar nada encima? Pues porque recordaba una cosa con claridad de la noche anterior: la Gwen borracha había besado a Sam.
Me incorporé hasta quedar sentada en la cama, pero no me levanté. En su lugar, me quedé mirando a Sam, avergonzada por mi comportamiento. También tendría que lidiar en un futuro con el hecho innegable de que el beso de Sam me había hecho sentir más cosas que ningún otro en toda mi vida.
Pero eso era asunto para otro día.

—¡Te odio, Gwen borracha!—Maldije entre dientes a mi yo borracha, la cual, cómo el Señor Hyde se adueñaba del Doctor Jekyll para obligarle a hacer maldades, se había adueñado de mí cuándo había bebido la "fórmula milagrosa" (alcohol). También es cierto que nadie me había obligado a beber...


Off-rol: Bueno, este es mi último post en el carnaval Very Happy ¡Ha sido una locura y uno de los roles más divertidos que he hecho! ¡Gracias a todos los participantes! ¡Y gracias a Matt por organizarlo todo! Espero con ansias la próxima fiesta... aunque dadas las consecuencias, Gwen quizás se modere un poquito más con el alcohol xD
Dicho esto, perdón por el tocho-post u.u
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 29
Ocupación : Desmemorizadora
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 2.867
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 699
Puntos : 336
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneTrabajador Ministerio

Leonardo Lezzo el Jue Mar 01, 2018 9:57 pm

Acompañando a Eva a casa.


El chico intentaba ser amable, pero todo lo que dijo, era verdad. Gracias a Eva se había divertido en la fiesta. Cosa que no creía posible. Sonrió al escuchar lo que ella dijo, y no sabía si tomarlo como una forma bonita de ser amable o una realidad. Más que gracias a él, Eva se había soltado gracias a la barra libre del evento. Pero de todos modos el chico se puso contento. También por el hecho de haber coincidido con ella en un ambiente distendido, y diferente. Nada de dramas, ni peligros. Solamente música, baile, y mucha gente disfrazada. Por eso la arrastró de nuevo a la pista, para seguir bailando. De un modo extraño, estar bailando cerca de Eva le hacía parecer normal. Y aquello le gustaba. No recordaba haber bailado nunca tan pegado a una mujer.

La fiesta seguía siendo una sucesión de gente subiendo a cantar. Entre ellos, un hippie muy marchoso que cantaba sobre liarse con cuatro, o algo así. Eva no sabía como catalogarlo, Leo menos. Todas las actuaciones le habían parecido fabulosas. Jamás había estado en un sitio así. Para él, eso era magia. Al cabo de un largo rato, Eva le ofreció irse. Leo estaba bien, pero de ningún modo dejaría que ella se fuese sola a casa. En algún rincón de sus pantalones de disfraz estaba su varita, lista para actuar. - Por supuesto, vamos. - De nuevo, con la confianza que da la inocencia, Leo cogió la mano de Eva para salir del local. La fiesta seguía en marcha, pero los pies de Eva ya no podían más. Al llegar a la calle, alejados de la discoteca y vigilando que nadie pudiese verle, Leo sacó su varita y apuntó a los pies de Eva. Con un simple hechizo convirtió aquellas botas de tacón en unas cómodas babuchas. - ¿Así mejor? - Leo guardó la varita y caminó junto a Eva, sin saber el rumbo. Pues desconocía donde vivía Eva. La acompañó hasta la misma puerta, y se despidió allí. Esta vez le resultaba fácil decir adiós, porque sabía que pronto se volverían a ver. Ahora ambos formaban parte de la Orden.

El fin de la noche hubiese podido ser diferente, por supuesto. Pero, ¿a caso es lo qué ella esperaba? Leo no iba a entrar en casa de la mujer, lo tenía más que claro. Modales ante todo. Y respeto. Tendrían otras oportunidades de charlar, de estar solos, y de contarse cosas. Por el momento, la noche terminaba. - Nos vemos pronto. No olvides beber mucha agua mañana. La vas a necesitar. - Esperó a qué entrase en su casa, y luego se alejó unos pasos. Se paró en seco, miró la puerta cerrada, y continuó caminando con una gran sonrisa siniestra en los labios. Leo estaba contento, pero el maquillaje le hacía parecer un payaso asesino. Nunca se lo contaría a nadie, pero más que caminar, bailaba por la ciudad. Si tan solo había bebido media cerveza... Pero no era embriagez lo que sentía.  

Off: Eva y Leo se van a casa, pero cada uno a la suya.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 17.350
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 474
Puntos : 183
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Laith Gauthier el Vie Mar 02, 2018 9:21 am

Secuestrar a Beatrice.
Recibió a Beatrice cuando ella se aproximó a él para ahogarle con su abrazo, tratando de apartarla tan sólo un poquito para que no lo matase pero correspondiendo al abrazo. Soltó una risa, negando con la cabeza cuando ella fue tan explícita al decirle lo que estaba haciendo, sin que eso le generara algún tipo de disgusto. Es decir, había estado con Beatrice en situaciones de lejos más asquerosas como sanadores, vendría a ser raro que de pronto se escandalizara porque la mujer tuvo que ir al baño.

Laith se llevó la mano al pecho en un dramático gesto ofendido cuando dijo que “le gustaban los chicos” como si él no fuera uno. — Y vaya chico que soy, una exquisita belleza —hizo un gesto vanidoso, riendo con ella por contagio cuando la escuchó reírse a carcajadas, acabando aquella propuesta indecente de pijamada. Con mencionar comida tenía a la muchacha adentro del bolsillo, eso si el asiento la liberaba y la dejaba ir con él. — Creo que se enamoró de tu trasero, tendremos que cortarte los glúteos —exageró evidentemente el alcance de sujeción del condenado asiento, riendo entre dientes de lo estúpido que era todo, y es que era tan divertido.

Tuvo que apartarse del repentino lanzamiento de zapatos cuando los tacones salieron volando a quién sabe dónde, pues de lo contrario uno iba a acabar clavándosele en un ojo y nadie quería ver eso. Al menos eso fue lo que necesitaron para que ella pudiera levantarse, logrando por fin vencer la tiranía del asiento malévolo. Laith sonrió, preguntándose dónde encontrarían comida abierta a tales horas, pero importándole poco le ofreció el brazo a Beatrice para hacerle de apoyo y que no se le cayera de cara en su expedición en búsqueda de la comida.

Quiero una hamburguesa doble, y que tenga mucho queso —empezó a fantasear con su cena mientras buscaban entre todo el gentío dónde se encontraba la puerta que les garantizaba la salida. — O una pizza con mucho queso. Lo que sea, pero con queso, ¿qué tal alitas de pollo con queso? —fantástico, tenía un antojo. Ahora iba a sufrir si no encontraba nada que pudieran comer que tuviese queso. Procedió a salir de la discoteca, pensando en lo maravilloso que era el queso y tambaleándose de vez en cuando.
Sale de la fiesta.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 21.405
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 893
Puntos : 726
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Caroline Shepard el Lun Mar 05, 2018 2:59 pm

Interacción con Sam y  
Gwen.
Mini mención a Henry.

El grito que pegó para llamar a Sam venía directamente de los productores del libro de la selva. Era el llamado.Único e innegable para todo ser humano, o bueno al menos para el par que veían a Beyoncé como la Queen of queens. (Sorry not sorry Madonna).

Miró hacia todos lados y cuando observó como de la nada apareció su querida Deadpool entre la multitud,  con una sonrisa traviesa le roba a una chico cercano vestido de Mario Bross su Jockey, que tal vez esa noche el título de Beyoncé se lo lleve Sam, pero ella no se quedará atrás no, no, no. Ella tomaría el rol de Jay Z con toda la propiedad del mundo.- Yes, it's so crazy right now...- comenzó a cantar incluyendo movimiento de brazos y actitud de rapero.- Most incredibly, it's ya girl, B...- cantó a modo de presentar a las incredibly de todas, su Samyoncé.

Spoiler:

Observó como con toda la prestancia del mundo su amiga se sube al escenario, sonrió de una manera tan grande que hasta le llegaron a doler las mejillas y sus ojos brillaban como locos convirtiéndose en otra luz más de la gran Disco. Es que amaba cuando el espíritu de Beyoncé se apoderaba de Sam, era como ese momento glorioso en que los power rangers comenzaba su transformación para combatir el mal, en este caso combatiendo dejándolo todo en la pista de baile de manera gloriosa. Pero al verla ir hasta el suelo en ese giro magistral volvió a sus postura Jayziana. - Yeah, history in the making.Part two, it's so crazy right now...- siguió cantando  bajándose el jockey para darle más actitud.

Spoiler:

Luego Sam bajó y se sumó a su lado, y por fin todas esas horas de ocio donde veían la coreografía de los videos de Beyoncé riendo a más no poder intentando imitarla no sólo quedaban en las horas de aseo donde la música de la reina del pop sonaba a todo volumen sino que tomaban vida en la pista de baile de la gran Babylon. Dejaron la pista en llamas, o al menos así fue dentro de su imaginación y así lo contará por los siglos de los siglos.

Spoiler:

La canción terminó y como si de pronto se hubiera bajado de una montaña rusa volvió a ver la realidad tal cual era y no como un videoclip. Y de la nada la Samyoncé que tenía a su lado, no estaba a su lado sino que más bien estaba Mario bross y su bigote divertido mirándola entre una cara de pocos amigos y una de ligón. ¿Cómo es que había agarrado tanto vuelito? Frunció el ceño y puso una mueca que intentaba ser una sonrisa.- Eh... gracias por el gorro.- le dijo tendiendoselo y antes de que el chico volviera a abrir su boca agregó.- Chau.- exclamó para girarse rápidamente sobre su propio eje e ir en busca de sus amigos.  Pero esperen, ¡habían estado allí todo este tiempo! se rió sonoramente y pensó que tal vez ella no había tomado mucho pero al parecer el ambiente la había emborrachado igual.

- ¡Sam!.- exclamó sonriente para luego mirar y a Gwen y asentir.- Obvio que tu te vienes con nosotras, guapa.-le dijo a Gwen guiñandole un ojo. -Vamos a casa, pedimos un uber y ya.- dijo encogiéndose de hombros ya que  a ella sobria o borracha no le gustaba aparecerse, no, no, no.

Recibió el  mega abrazo colectivo de Sam gustosa, y las apachurro fuerte a las dos con una sonrisa de oreja a oreja. Es que todo podía estar patas pa´arriba pero a su lado  la vida se ponía multicolor. - Yo también las adoro guapetonas.- les dijo con todo el amor del mundo. Para luego frunció el ceño al escuchar las siguiente palabras de Sam.- ¿Qué dices?  no te pasará nada, bobi. Así que no te prometo nada.- dijo toda testaruda. Que antes muerta a que le pase algo a Sam, Gwen o...miró hacia todos lados para ver rastro del plátano andante. Entre baile y baile lo había perdido de vista, suspiro.  Volvió a prestar atención a sus adoradas justo cuando la castaña decía "¡Ahora me alegro aún más de haberte besado!" donde no pudo evitar poner la carita de gatito gossipero ante tales confesiones.

Lanzó un adiós general a toda la fiesta antes de irse con sus personas favoritas a su hogar. Al llegar las llevó a las dos a la habitación de Sam y cuando las vio dormir tranquilas y todas cómodas se fue a su habitación donde su cama estaba invadida por los animales más hermosos y tiernos del mundo, sonrió ampliamente y se metió a la cama toda feliz.

A la mañana siguiente...

Despertó porque señorita lenteja le daba besitos como loca a modo "despierta humana y dame amor" y díganme ¿quién puede resistirse a aquello? Nadie, o al menos ella no. Abrió los ojos sonriente y le dio mimos como loca a esa cosa pequeñita y peluda toda monona. Luego se sentó en su cama y se estiró como todas las mañanas.

Se levantó silenciosamente y dedicó una rápida mirada a la habitación de Sam viendo al par dormitar aún tranquilamente, puso una cara toda boba al verlas, como de enamorada total. Y aún con pijama y algo de maquillaje de la noche anterior (sí que le dió toda la pereza sacarselo) fue a la cocina a preparar un desayuno de campeones para todos los habitantes de la casa.

- Amores míos ¡Buenos díaaaaaaaaaaaaas!.- canturreo dulcemente entrando a la habitación de su amiga. Traía consigo una bandeja con té, jugo, tostadas y pastelitos que habían quedado del otro día.- ¿Cómo está esa cabeza, eh? .- le preguntó divertida acercándose a la cama y poniendo las bandejas sobre ella.- Desayuno para las borrachitas más guapas del mundo.- les dijo soltando una risita y llevandose un pastel a la boca.

OFF: Lo siento por la demora :c Ame el carnaval, los adoro a todos :monada:
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Evan Rachel Wood
Edad del pj : 27
Ocupación : Regulación de criaturas
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.851
Lealtad : Pro-muggle.
Patronus : Tigre Blanco
RP Adicional : +2F
Mensajes : 173
Puntos : 109
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4198-caroline-shepard#66802 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4199-part-of-my-life-rs-caroline-shepard#66808 http://www.expectopatronum-rpg.com/cronología http://www.expectopatronum-rpg.com/baúl
Caroline ShepardTrabajador Ministerio

Sam J. Lehmann el Lun Mar 05, 2018 9:17 pm

Interacción con Caroline y Gwendoline

Cuando ella estaba borracha todo se lo tomaba literal, ¿vale? Todo. No servían las metáforas, ni tampoco las medias tintas. ¡Se lo iba a tomar todo tal cual se lo dijeras! Así que cuando Gwen le dijo que se alegraba todavía más de haberla besado, Sam rió de manera risueña. —Alégrate, alégrate, ¡que fue mi mejor beso de la noche! —Sí, había sido raro que una de sus mejores amigas le besase así repentinamente, también había sido raro que dos desconocidos más lo hiciesen, por lo que puestos a comparar, estaba claro quién se llevaba el top. Además, había sido el único beso que había correspondido, ¡y eso decía mucho! Luego miró a Caroline, sin poder apagar la sonrisa que ya se había quedado encajada en su cara de manera permanente. —¿Pero y si pasa qué? ¡Yo solo lo digo! Si no pasa mejor. Pero puede que pase. Nunca sabe uno lo que puede pasar o no, Caroline, la vida es incierta y yo tengo mucha mala suerte, ya tú lo sabes. —¿Pitbull? ¿Te habías apoderado del alma de Sam y nadie se había enterado todavía? Que por cierto, me parece fatal que durante todo el carnaval no hubiese sonado nada de Pitbull, pero bueno, lo dejaremos pasar. Iba a tener que poner una reclamación a su ex-amigo Matt para que metiese música de fiesta de verdad en el repertorio de una fiesta de esta magnitud.

¿Sinceramente? Lo único que recordaba Sam después de salir de la discoteca Babylon fueron flashes hasta llegar a casa. Recordaba ver a Caroline caminando mientras llamaba a uber mientras ella iba de farola en farola, bailando al ritmo de una música imaginaria que se reproducía en sus oídos y ella tatareaba místicamente bien. Lo siguiente que recordaba era estar en la parte trasera del uber junto a sus dos amigas y quitarse la máscara de Deadpool, liberándose de ese tremendo calor que sentía agolpado en sus mejillas y en toda la cabeza. ¿Su siguiente flash? Llegando a casa y tropezándose con todo lo que se le ponía delante, incluidas Caroline y Gwen. También recordaba haber ido a la cocina a beber agua como prioridad absoluta al entrar a casa, para luego correr a su habitación y quitarse aquella pegajosa malla para ponerse un pijama fresquito pese a estar en pleno invierno. Bendita calefacción. También recordaba haberse lavado los dientes mientras daba cabezazos de sueño frente al espejo.

Y, dentro de lo normal, recordaba cosas aparentemente normales, pero no las cosas malas. No recordaba el momento en el que comenzó a hablarle al conductor del uber sobre lo cabrones que eran los del nuevo gobierno, ni tampoco sobre la indignación que sentía ante los problemas de la vida. Sobre la explotación, la guerra y la sublevación. Luego llegó un momento de profundidad extrema en donde comenzó a filosofar sobre la importancia de hacer lo que uno quiere, bajo el lema de 'lo hacemos y ya vemos', en donde el conductor del uber se vio totalmente de acuerdo. Y cuando llegó a la casa... vaya por Dios, menos mal que Caroline la alejó del reproductor del música porque ella iba decidida a poner a Beyoncé y a seguir con la fiesta. Eso sí, se tuvo que limitar con poner a Beyoncé en su smartphone cutre mientras se ponía el pijama y se lavaba los dientes. Había perdido hasta la voz ya, de tanto gritar, hablar y cantar.

Para cuando se dio cuenta, ya estaba durmiendo en su camita, bien achuchada a su nuevo osito de peluche humano de nombre Gwendoline.

Al día siguiente

No se despertó hasta que Caroline entró gritando a la habitación, de un susto bien grande que hizo que abriese un ojo y éste lagrimase por sí solo no sólo por tener un sueño atroz, sino también por no haberse quitado el eyeliner. Madre mía, SamanthaPanda. —Caroliiine... —Se quejó con voz de Manolo, sujetando las sábanas y tapándose de nuevo la cabeza para encogerse cual fetito en un intento de seguir durmiendo y aguantar ese dolor de cabeza repentino. —¿Pero qué narices bebí ayer? ¿Alcohol con clavos? ¡Mi cabeza me va a explotar! —dijo debajo de las sábanas, para entonces salir repentinamente del interior al oler el delicioso aroma del zumo de naranja. Adoraba el zumo de naranja por las mañanas, era como su vitamina para hacerla ser persona. Sujetó uno de los vasos de zumo y sonrió a su amiga, con unos pelos que no tendrían nada que envidiar al uso de la laca por el volumen y fijación que tenían por sí solos. —Gracias, gracias, te ha faltado el ibuprofeno para tu amiga borracha a la que la cabeza le va a hacer... puff —bromeó, llevándose el vasito de zumo a los labios y bebiendo como si fuese algún tipo de elixir divino. —¿Vosotras como estáis? —Miró en especial a Gwen. —Ya no te veré con los mismos ojos, Gwendoline, y yo pensando que tú eras una persona seria y responsable que no sucumbía a los pecados del alcohol... ¡Y hasta me besaste! Te dio bien fuerte, ¿eh? ¿No te tengo dicho que cuando la copa sepa a agua, hay que dejar de beber? ¡Es la señal! —Rió risueña, asumiendo que el único motivo por el cual Gwen la podría haber besado es porque se había pasado, un montón, con su nivel de alcohol en sangre. Y es que eso sería una anécdota para recordar, sin duda alguna. Eso y el abrazamiento colectivo de farolas, aunque de eso todavía no se acordase demasiado.

Lo importante es que pese a todo lo que la rodeaba en cuanto a desgracias y límites, pudo salir con sus amigas de fiesta y pasárselo bien de verdad, como hacía mucho tiempo no hacía. Y todo gracias a ellas. Tan bien lo había pasado que hasta tenía la sensación de que había ido incluso con Bee. Qué malo es echar de menos, ¿verdad? ¡Bee, vuelve!

Salgo de la fiesta Very Happy
Matt, aunque seas mi ex-amigo, i love you and deberías hacer más fiestas <3
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 13.067
Lealtad : Neutral
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 760
Puntos : 526
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778

Beatrice A. Bennington el Lun Mar 05, 2018 10:38 pm

Asintió totalmente convencida cuando le dijo que era una exquisita belleza, porque finalmente, Laith lo era. El tema, era que Beatrice siempre, absolutamente siempre, lo había visto como un amigo. Uno con el que puedes charlar sobre chicos, tomar de la mano sin que piense cosas raras y todo ese tipo de cosas. ¡Por razones como esas era que no podía verlo como chico! Pero a ninguno le molestaba obviamente, porque eran amigos… además de que él viajaba en un avión diferente a la heterosexualidad.

━ Espera, espera, espera… ¿¡Qué!? ¡No! ━ Su expresión era de total espanto, como si se hubiera tomado aquella idea como algo posible y no como una broma. Agradecía eternamente haber podido levantarse sin problemas luego de hacer volar sus tacones. Amaba su trasero todo bonito, no lo quería dejar pegado a un asiento. ¡Luego lo roban y nunca más podría recuperarlo!

Sujetándose del brazo que el menor le ofrecía, comenzaron a caminar hacia la salida, fantaseando con comida llena de queso. Beatrice en ese momento solo quería comida grasienta: papas fritas quizá, o una pizza le parecía perfecta. Aunque las hamburguesas si que las deseaba.

━ Conozco una pizzería que vende muchas cosas con queso. ━ Le confeso en voz baja, como si estuviera contando un gran secreto y no quisiera que gente ajena se enterará. Aunque bueno, si era una pizzería secreta. Según ella claro. ━ Se me antojo una pizza con piñas. ¡Pero soy alérgica a la piña! ━ Sonaba frustrada, pero aun así, la idea de comer pizza le hizo lamerse los labios. ¡Era una adicta a la comida en general!  ━ ¡Espera por nosotros comida! ━ Exclamo, levantando uno de sus brazos llena de emoción y saliendo del lugar.

Poco sabía que terminarían comiendo una cantidad exagerada de comida, cantando hasta el amanecer y durmiéndose a las diez de la mañana. Mucho menos sabía que solo recordaría el inicio de la fiesta, que no tendría ni idea de donde dejo sus alas y mucho menos sus tacones.

Lo único que tenía sumamente claro, era que Laith era todo un salvador por llevarla a su hogar y que, esperaba, nunca se enterará que le robo una campera y un par de zapatos. Juraba devolverlos algún día, aunque realmente solo serían los zapatos.

Sale de la fiesta, esperando la próxima.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Emily Kinney
Edad del pj : 27
Ocupación : Fugitiva
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 7.885
Lealtad : Pro Muggle
Patronus : Dacnis azul
RP Adicional : 000
Mensajes : 510
Puntos : 168
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5517-beatrice-bennington-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5523-beatrice-bennington-relaciones#81381 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5535-cronologia-de-bea http://www.expectopatronum-rpg.com/t5520-buzon-de-beatrice-bennington#81362

Lluna Forman el Jue Mar 29, 2018 10:08 pm

Off: Gracias a todos los asistentes. Pido perdón por este cierre tan simple, pero se me han pasado los días y no dispongo de mucho tiempo. ¡¡Hasta la próxima liada!!
avatar
Imagen Personalizada : Mi meta es tu muerte
RP : 8
PB : Elle Fanning
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 10.000
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : -
Mensajes : 1255
Puntos : 263
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t95-lluna-conde http://www.expectopatronum-rpg.com/t178-llunas-relationship http://www.expectopatronum-rpg.com/t671-cronologia-de-lluna-c http://www.expectopatronum-rpg.com/t1386-arcon-de-lluna-c
Lluna FormanUniversitarios

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 6 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.