Situación Actual
20º-25º
15 agosto -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Sisabelle Zabini pj destacado
AJ & Joshua Pjs destacados
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

La ultima pagina de nuestra historia... [PRIV] [Circe]

S. Ashanti Button el Lun Feb 12, 2018 9:48 pm

De repente, Ian dejó de rodearse de edificios y apareció en un lugar oscuro, que tenía un olor a heces animal y cuyo suelo estaba lleno de paja. Frunció el ceño, mirando hacia atrás al escuchar ahí un ruido. Lo primero que sintió fue como un puñetazo bien dado le impactaba en la nariz, haciéndole caer hacia atrás de culo y, del golpe, una vaca mugió a su lado. -¿Qué cojones? -Se quejó, abriendo los ojos para mirar hacia arriba y ver a Ashanti. Habían ido toda su vida a la misma clase, por lo que la reconocía perfectamente, más ahora que era una fugitiva. -¿Qué cojones te pasa, eres subnormal? -Se intentó poner de pie, pese a que su equilibrio ahora mismo estaba un tanto perjudicado. -¿A dónde narices me has traído? -Intentó sujetar su varita, pero no sabía cuándo ni cómo, pero Ashanti ya se la había arrebatado. Frunció el ceño y se abalanzó contra ella para intentar quitársela.

La mano le arde o más bien; duele. Alzó una ceja mirando al chico. —¿Ya terminaste?– Dijo a modo de respuesta para la primera pregunta del chico. Sonríe. —Disculpa, ¿Buscabas esto?– Le enseña la varita; inmediatamente alza la propia para apuntar al contrario. —Ni se te ocurra hacer alguna idiotez.– Advierte con seriedad. ¿Cómo fue que se hizo con la varita de Ian?
Ser fugitivo no solo es sinónimo de esconderse, con el tiempo se aprende más de una habilidad interesante. Y con practica, seguramente podrás lograr de hacerte con las cosas de otro, sin que lo noten si quiera. —Comienza a desnudarte.– Le ordena. ¿Y eso qué? Simple, no tenía de dónde sacar ropa de chico. De ninguna manera podría usar su ropa y no había de otra, solo tendría si acaso unas horas, estaba trabajando sobre la marcha. Y ya que le iba a robar la identidad. ¿Por qué no robarle todo lo demás? —No tengo tu tiempo, Howells. Mueve tu culo y saca la ropa. Los zapatos y calcetines también.– Eso era una seria advertencia.

-¿Perdona?-Abrió los ojos, quedándose quieto de repente. Había que recordar que acababa de salir de un bar después de tomarse varias cervezas, por lo que estaba un poco perjudicado. -¿Una tía buena me rapta, me roba la varita y ahora quiere que me desnude? ¿Acaso quieres darme fuertemente, guapa? No hacía falta que me trajeras a esta pocilga, te hubiera dicho que sí en cualquier sitio. Te conozco, ¿a que sí? Tú y yo fuimos juntos a Hogwarts a la vez. -Comenzó a hablar, sin evidentemente hacerle caso con respecto a lo de desnudarse. -Si me tenías ganas, sólo tenías que decirlo, ¿sabes? Hubiera aceptado. Siempre acepto con las chicas guapas. -Se acercó a ella sugeremente, hasta que de su propia varita salió un rayo eléctrico que le hizo pegar un salto. -¡La puta de la...! ¡La hostia! -Dio un par de saltitos y se mantuvo quieto entonces, mirándola enfadado. Se empezó a quitar la ropa. -Qué puto mal rollo, tía, no me gustan estas cosas así tan obsesivas y de BDSM. Yo soy más de sexo vainilla, ¿vale? Con sentimientos y esas cosas. El rollo este de chica mala me da puto miedo, que vosotras estáis muy locas. -Se quitó la chaqueta y la camiseta, dejándola en el suelo frente a ella. -Ahora a todas os ha dado por el puto Christian Grey este y se os ha subido a la cabeza. ¡Se os ha subido! -Continuó, quitándose el cinturón y bajándose los pantalones, quedándose en boxer. -¿Y ahora qué? ¿Me vas a dar tortas en el culo o qué? -Se quitó los zapatos y los calcetines, quedándose solo con los calzoncillos y el reloj puestos, totalmente desnudo y mostrando sus bonitos tatuajes. Se sentía desnudo.


La ultima pagina de nuestra historia... [PRIV] [Circe] 500full-magdalena-zalejska

La ultima pagina de nuestra historia... [PRIV] [Circe] Large

¿De verdad me recuerdas?– Finge inocencia y emoción, pero para nada lo sentía, en realidad solo se burla del chico. —Siempre quise decirte qué...– Al momento que Ian se acerca mucho la castaña le suelta un hechizo. Mejor tenerlo en la distancia. —Te voy a cortar el pene si vuelves acercarte.– Al ver que el se comienza a desvestir; ella no pierde el tiempo y comienza a desnudarse; sacando también la ropa interior, justo bajo la mirada del contrario, realmente no le importaba. Lo único que no se había quitado era aquel bonito collar que colgaba de su cuello y que Circe le había obsequiado; el cuál poseía la rubia desde muy chica.  Coge una pequeña petaca que estaba dentro de la chaqueta que pertenece a la castaña. —Me acabas de dar una buena idea. Date vuelta... Ahora.– Presiona y le vuelve a lanzar un hechizo igual al anterior a ver si se daba prisa. Se le acerca. Le tira del cabello arrancando una cuantas hebras del mismo. —Cuidado con lo que haces.– Pega la punta de la barita a la espalda del contratio. Y luego de poner el cabello dentro de la multijugos, la bebe y seguido tira la petaca sobre la ropa.

Poco después se mira la entre pierna. Es una sensación muy extraña tener algo colgando allí. Y si saltaba un poco seguramente... Desecha esa idea. Luego estaba el pecho plano, pero eso no le hacía mucha diferencia, antes tampoco tenía. Si había algo que realmente extrañaba era su hermoso y largo cabello castaño. —Vamos, Anastasia Steele, saca esa ropa interior... Muero por hacer algo más que solo admirarte.– Ésta voz si que la sorprende. Le causa algo de gracia el pensar que quizás ahora Ian pueda creer que ella piensa hacerle algo. Tenía que ser un poco traumático ser violado por uno mismo.

Al obtener lo que deseaba, petrifica al joven y comienza a vestirse con total libertad. Afortunadamente con bóxer no se siente tanto aquella cosa entre las piernas. Cuándo estuvo lista, vestida —vestido, mejor dicho— decentemente, se acercó al muchacho y le quitó el reloj. Necesitaba estar atenta a la hora. Se guardo el resto de la poción en un bolsillo interno de la chaqueta. Usó la varita para atar con unas sogas a Ian,  a una columna de madera y seguido lo despetrifico. —No te preocupes. Seguramente un par de buenos ancianos van a sacrte de está... Cuándo se acerquen a ver a sus animales. Por cierto. Hacen una comida estupenda.– Se agacha junto a él, le toma el rostro con rudeza y le besa la mejilla. —Gracias por colaborar.– Se pone en pie, rompe la varita del chico y la tira frente al mismo. ¿Qué? Seguro tiene para comprar mil varitas más. —Cuidado con el caballo, creo que es gay...– Menciona divertida y desaparece.

•• ★ ••

  Universidad Mágica

23 de Abril • 2018
14:30

"Desaparecer..." nunca le había prestado gran atención a esa palabra sino hasta ahora. ¿Era 'morir', lo mismo que desaparecer? No, desaparecer arroja una incógnita dónde cabe  la posibilidad de estar perdido. Vivo. Pero morir era entrar en el abismo de la nada, para siempre. Y justo eso era lo que le pedían. ¿Acaso morir no era la mejor solución a su estatus de fugitiva? Quizás... Pero ¿Lo vale? Quizás Ash no iba a morir de forma literal o quizás sí, depende desde el punto que lo mires. Y la verdad cuándo tomó la decisión de hacerlo. Cuándo aceptó que debería morir para poder continuar viviendo, solo pensó en dos personas o más bien en una, que lastimaría gravemente con esto. Pensó en lo que ella sentiría. Pensó poniéndose en su lugar; preguntándose; "Y si ella estuviera en mi lugar... Si es a mí a es a quién le avisan de su muerte ¿De qué manera me sentiría?" No necesitó respuesta. Porqué sabe muy bien lo que iba a sentir. Y aún así; lo hará. Porqué quizás era la mejor manera de seguir. "De que ella siga sin mí." ¿Pero eso era lo que quería? ¿Quería realmente ver a Circe con alguien más en el futuro? No. No quería. Pero está tan harta de que cada persona en su vida por una razón u otra, esté en peligro. Que sufran o se mueran... Quizás por ello se le había metido en la cabeza la idea de verla una vez más, antes de 'desaparecer'. Solo necesitaba pasar una horas a su lado. Y poder despedirse aún cuándo no pueda decirle la verdad. O si quiera ser ella misma.

"Recuerdos..." Eso es lo que había en cada rincón que visitó de aquella universidad. Ahora en el cuerpo de alguien más; mirando a su alrededor, se da cuenta que la vida no se detiene cuándo desapareces —y no es que no lo hubiera sabido antes—, todo sigue. Las personas continúan viviendo. Es lo normal. Es lo correcto. ¿Era eso lo que se le había metido en la cabeza para buscar la forma de volver? Sí. Quería ver con sus propios ojos que Circe estaba bien. Que asistía a clases. Que miraba al mundo por encima del hombro. Qué sonreía falsamente y se burlada del primer subnormal que se atravesaba en su camino. Sonríe. Dicho así parecía algo infantil. Pero más que eso era la idea de verla una última vez lo que la había motivado a venir, tan solo dos días antes de morir.

Tomar la apariencia de alguien más e ir a ver a escondidas a la chica que amas, a espaldas de la chica con que andas actualmente ¿Se considera traición? Vaya lío en el que se mete la castaña. Se siente culpable por una parte y por la otra sería capaz de aceptar cualquier lío de Hayley si al final logra pasar éste día junto a Circe.

Sus pasos iban seguros. Ni siquiera debía pensar en que camino tomar, pues sus pies saben perfectamente hacía donde ir. No es un camino nuevo. La facultad de medicina mágica estaba abarrotada de jóvenes caminando de un lado a otro para asistir a sus clases. ¿Dónde buscar primero? Había quizás una decena de sitios. A veces era inútil poseer una brújula —aquel collar en su cuello—, si no se tenía un camino claro. Puede que las cosas hubieran cambiado mucho desde las navidades del 2016. Era difícil que la casualidad diera lugar a un encuentro con Barbie. Sobre todo porqué en este nivel educativo ya es responsabilidad del estudiante asistir o no a sus clases. Si a Circe le apetecía faltaría a su siguiente clase y daba igual ¿Quién iba a detenerla?

Siguió zigzagueando entre los pasillos de la facultad, prestando atención si cierto calor se encendía en su pecho. Pero no. Nada pasaba. Se comenzaba a desesperar. Siguió yendo de aquí para allá; asomando la cabeza por ventanas y puertas. Algunos profesores le riñeron y muchos alumnos se rieron. Cuándo se estaba dando por vencida se sentó al pie de unas escaleras cerca de los laboratorios; de la nada alguien le habla y Ash ni siquiera levanta la mirada, estaban llamando a Ian. A éste punto estando desanimada, ya se había olvidado que era él.

¿Estás sordo?

¿Me hablabas a mí?

¿Hay algún otro Ian Howells aquí? No respondas... ¿Buscas a Circe?

¿Soy tan obvia...– Niega levemente. —Obvio?– Se apresura en aclarar.

La vi en el pasillo de las aulas de anatomía...

La emoción brilla en los ojos del Ian. ¿Pero dónde coño estaba ese pasillo? —Ya... Y ¿Eso es...?

Tres pasillos adelante, girando a la izquierda...

No había acabado el otro chico la frase, cuándo Ian/Ash se levantó de las escaleras y comenzó a correr. —Gracias...– Le grita sin siquiera voltear. Ni tenía idea de quién era, pero le agradecía cinceramente.

Solo dejó de correr cuándo llegó al pasillo de las aulas de anatomía.

Los alumnos comenzaban a entrar a sus clases y los ojos del muchacho buscaban con insistencia los de la rubia. Aquel calor en su pecho le indicaba que estaba en aquel pasillo, pero la emoción y la agitación no le hacían muy fácil encontrarla. Luego se preguntó que le diría. ¿Sería Ian? Bueno... Justo ahora lo era, ¿no? Físicamente lo es. Vamos no había que preocuparse, había hecho una lista de lo que quería decirle a...

"Circe..." Y todo lo que había planeado decir se le olvidó en tan solo un segundo. Sonríe mientras le observa desde la lejanía. Se acerca rápidamente a Barbie y se detiene junto a ella. —Yo...– ¿Qué diría Ian ahora? — ¿Te saltas está clase y vienes conmigo?– Si algo así diría o no, Ash lo ignora. Solo quiere llevársela lejos de allí.
S. Ashanti Button
Imagen Personalizada : La ultima pagina de nuestra historia... [PRIV] [Circe] 1414612705-magdalena-zalejska-17
RP : 8
PB : Magdalena Zalejska
Edad del pj : 19
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 3.750
Lealtad : Orden del fenix
Patronus : ~•~
RP Adicional : 000
Mensajes : 115
Puntos : 86
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t5169-ashoships-suena-a-estornudo#77019 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5021-ash-button-o-crono#75591 http://www.expectopatronum-rpg.com/

Circe A. Masbecth el Dom Mar 25, 2018 12:15 pm

Literal. Circe realmente podía llegar a serlo cuando se lo proponía. Y es que había rasgos en la rubia que demostraban que su comprensión del resto de las personas podía rozar lo inexistente sin siquiera esforzarse en ello. La interacción humana era una materia pendiente para alguien que, a pesar de haberse criado con otros cuatro hermanos, nunca había comprendido muy bien cómo funcionaban sus pensamientos. Era incapaz de anticipar los movimientos de los demás cuando se basaban en emociones, sentimientos o en la parte irracional. Circe era una persona que, por suerte o por desgracia, no era capaz de medir la magnitud de las emociones. Que no era capaz de ser consciente que, en ocasiones, el valor sentimental tiene un peso tal que puede desencajar todos los cálculos. Que lo que las personas sienten – de manera irracional – puede hacer que la balanza se rompa de tal manera que no existe manera humana de arreglarla. Pues su propia balanza se había roto en mil pedazos en los últimos meses. Cuando las emociones habían arraigado en su interior y habían hecho que sus acciones estuviesen marcadas por la impulsividad que estas generaban. Dejó de lado lo racional para meterse de lleno en las emociones que controlan hasta el más mínimo pensamiento.

Pero de eso habían pasado meses. Desde la última vez que había tenido contacto con esa parte de su interior habían pasado días. Los días se habían convertido en semanas y finalmente estas semanas habían elaborado un calendario de meses que Circe prefería no mirar. Aunque recordaba el momento exacto. El día y la hora. Incluso el lugar. Recordaba el estado de su cabello y la forma de sus labios al arquear una mueca de decepción. Recordaba el brillo de sus ojos al acentuarse por la emoción y como este se desvaneció. Recordaba el calor del tacto de su piel e incluso como esta se erizo al entrar en contacto con la piel ajena. Recordaba su olor. Recordaba cada segundo de aquella noche como si hubiese sucedido pocos minutos atrás. Incluso recordaba cada momento que habían compartido. Pero eso ya era algo parte del pasado. Algo que la Circe racional intentaba dejar de lado y que, en ocasiones, incluso conseguía.

Pero era humana. Por mucho que en ocasiones aparentase no serlo. Tenía sentimientos arraigados en su interior. Tenía emociones que luchaban por escapar cuando bajaba la guardia. Sentía dolor y rabia al mismo tiempo. Y quería sentir odio. El odio lo haría todo mucho más fácil y por eso había intentado ganarse el odio de Ashanti en su último encuentro y también en el anterior. Pero el odio no aparecía para ayudar a que todo aquello pasase más rápido. Para que el dolor menguase. El dolor estaba ahí y sólo lo ocultaba para acabar por romperse cuando estaba sola.

- ¿Estás ahí? – La voz de Erika hizo que Circe saliese de su ensimismamiento mientras dibujaba líneas desiguales en la página en blanco que pretendían ser sus apuntes.

- ¿Dónde iba a estar? – Preguntó rápidamente, fingiendo que su cabeza había estado en el aula durante los últimos minutos. Miró el reloj en su muñeca, apenas distaban diez minutos para que terminase aquella clase.

- Lewis hizo un comentario estúpido y no dijiste nada.

- No fue su mejor aportación. – Intentó excusarse, cuando siempre abría la boca para dejar en mal lugar a aquel chico a su más mínima interacción en la clase.

Circe no tardó en volver a perderse entre los trazos de la pluma en el papel y, del mismo modo, Erika no tardó en volver a abrir la boca para acabar con la poca paciencia de Circe, cuya mente parecía estar más ausente de lo que normalmente podía estar.

- ¿Vendrá Max a por ti hoy?

- Está en Gales, algo de dragones. – Dijo sin especial interés en el pelirrojo con el que había salido ya un par de veces.

- Pero, estáis juntos, ¿No?

- Evidentemente no. Está en Gales. Yo en Londres. – Contestó de manera literal la rubia.

- Ya me entiendes Circe… - Elevó ambas cejas mirando en dirección a Erika justo antes de que el timbre que anunciaba el final de la clase hiciese acto de presencia.

- Nos vemos mañana. – Rápidamente cogió sus libros para salir del aula cuando, no a demasiada distancia, vio a Ian.

Elevó de nuevo las cejas, esta vez más descolocada que cualquier otra cosa al ver a Ian ahí. A Ian en la universidad. En una facultad que no le correspondía fuera de su horario.

- ¿Qué clase de mierda de saludo es ese, Howells? – Acto seguido un libro de la rubia impactó contra la cabeza de Ian antes de avanzar en dirección a la salida del aula. Por supuesto que se iba a saltar la última clase. – Tenía pociones, ¿Qué plan me ofreces a cambio? Y no, no me vas a convencer para que me deje tatuar por esas manos tuyas. – Le tendió los libros a Ian con clara intención de que fuese este el encargado de cargar con ellos por todo el camino.

La relación de Circe e Ian había sido cuanto menos curiosa durante los años. Habían partido de odiarse a convertirse en mejores amigos. Pero, a pesar de todo, Circe no dejaba de meterse con él ni por un momento.

- ¿Cómo está el bicho ese al que cariñosamente llamas tu hijo? – Rebuscó en el bolsillo trasero de su pantalón y le tendió un pedazo de papel rasgado a Ian. – Veronica Prew. La morena de las tetas grandes que te gustó en la cafetería. – Añadió tras darle el papel, donde estaba escrita la dirección de la chica. – Tiene novio, o algo así. Está con uno de cuarto año pero las cosas no les van muy bien así que… Lo tienes fácil siempre y cuando no le hables de Quidditch. Siempre se está quejando que su novio no para de hablar de palos de escoba aunque sería mejor eso a que la invites a montar en tu palo de escoba.

Spoiler:
La ultima pagina de nuestra historia... [PRIV] [Circe] D99816337bcae8f12c1502277e8f1194
Circe A. Masbecth
Imagen Personalizada : La ultima pagina de nuestra historia... [PRIV] [Circe] GuQZ376
RP : 8
PB : Kristina Bazan.
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria (Medimagia)
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 22.770
Lealtad : Lord Voldemort.
Patronus : -
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 1283
Puntos : 1033
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t908-circe-a-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/t911-at-this-moment-you-mean-everything-circe-s-rs http://www.expectopatronum-rpg.com/t910-it-s-time-to-begin-isn-t-it-circe-s-cronos http://www.expectopatronum-rpg.com/t909-correspondencia-de-circe-a-masbecth

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.