Situación Actual
15º-23º // 28 de junio -> luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Andreas W.Mejor PJ ♂
JazmineMejor PJ ♀
Dante F.Mejor User
Stella T.Mejor roler
Laith & RyanMejor dúo
Samantha L.ESPECIAL I
Evans M.ESPECIAL II
Beatrice B.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Pingüinos voladores [Priv. Ian Howells]

Laith Gauthier el Sáb Feb 17, 2018 10:07 am

Febrero 17, 2018.
Islas Hébridas, Escocia, Reino Unido, 08:37am.
4ºC, nublado con vientos fuertes.

¿Dónde… coño… estaba…? Sólo eso podía pensar. Había salido hace algunas noches, tuvo que llegar a una de las Islas Órcadas donde se celebró una fiesta con gente que conocía y que de hecho fue bastante divertida. Al menos hasta ese día. Podría ser que se le ocurrió que era una buena idea coger la escoba y conducir en un estado bastante inconveniente de regreso a Londres, pero válgame que no esperaba que iba a perderse tanto. Miraba un mapa, ahora confundido, intentando leerlo mientras le daba vueltas como todo un experto en perderse.

Recordaba, vagamente ahora debido a la resaca, haberse despedido tan felizmente y salir volando en su escoba. Una escoba preciosa por cierto que dejaba una estela de brillos a su paso. En fin. El caso es que en algún momento hizo un giro mal y ahora estaba… ahí. En el aire, con un montón de frío con el aire helado que corría violentamente, mirando el paisaje verde de una de las islas del archipiélago donde estaba. Ya no sabía ni siquiera si estaba en Reino Unido. Geografía nunca fue su materia favorita, y su teléfono sin batería le decía “pues te jodes” y no lo dejaba usar el GPS. Podría usar la varita, pero en ese momento tampoco estaba seguro que le sirviese saber dónde estaba el Norte. De lo único de lo que estaba seguro es que no iba a aparecerse.

Bueno, nunca fue mi plan morirme en una isla, pero… Viví bien —masculló, doblando el mapa una vez que se resignó para mirar el paisaje. Era rocoso y al mismo tiempo muy verde, en el aire siguió observando alrededor hasta decidir aterrizar. Se colocó la escoba al hombro para empezar a caminar. — Tú y yo no nos llevamos muy bien, pero… Salvo muchas vidas, todos los días. Creo que debes considerarlo y no dejarme morir aquí solo —intentaba negociar con alguna entidad superior en el cielo. Sólo estaba haciendo drama porque sabía que estaba solo y nadie iba a escucharlo desvariar. O al menos lo creía.

La verdad podría aparecer si se le pasaba el dolor de cabeza. De lo contrario, el malestar de su cuerpo tras la aparición lo haría desear quedarse a morir ahí en lugar de regresar a casa. Y no era tan malo como lo parecía, a decir verdad, sólo era… verde. No había ningún Troll al menos, su horóscopo decía que tuviese cuidado con ellos. Sonrió con el pensamiento, era divertido, él no era fan ninguno de aquella sección de ninguna revista pero el de esta edición en particular le había gustado. Seguía paseándose, no parecía haber nada peligroso todavía.

Entonces lo vio. Era como un pingüino, pero estaba volando. Soltó una risa. — Lo que me faltaba… pingüinos que vuelan… Al final no estoy perdido, seguramente aún estoy en la fiesta pero muy dopado, qué alucinación tan interesante —llegó a aquella interesantísima conclusión mientras el frailecillo volaba hasta una de las rocas de mediana altitud de la isla. Tenía la escoba en el hombro mientras caminaba, riéndose de vez en cuando. — Será guay cuando vuelva: “Laith, ¿qué hiciste en tus días libres?”, “Oh, fui a una fiesta, me dopé y acabé en una isla con pingüinos voladores. Muy educativo todo” —conversaba consigo mismo.


Última edición por Laith Gauthier el Vie Feb 23, 2018 9:55 am, editado 1 vez
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 16.255
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 824
Puntos : 677
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Ian Howells el Mar Feb 20, 2018 12:12 am

¿En qué momento su vida había llegado a tal nivel de decadencia humana?

No.

Abrió un ojo y... ¿era eso césped? ¿Era eso que sentía césped en su boca? Lo escupió, sentándose en mitad de aquel gélido prado de largas hojas verdes, cuya vista, además de eso, sólo pudo ver mar y más mar. U océano. En realidad no tenía ni puta idea de en dónde se encontraba, por lo que era altamente que dijera lo que dijera, se equivocase. Quizás a lo mejor era un lago super enorme cuyo otro extremo no veía, ¿eh? Que podía ser. Todo podía ser en ese mundo.

Se levantó, dándose cuenta de que iba con una camisilla holgada de mangas huecas (con la cual estaba pasando un frío de cojones, ergo tenía los pezoncillos perfectamente preparados para rajar cristales), además de unos pantalones cortos, típicas bermudas con la que uno va a fiestas en la playa. Por no hablar de su cara de resaca infernal y sus pelos con vida propia. Y ahora pensemos... ¿qué cojones hacía así vestido... ahí? Y al ver como parte de su cuerpo estaba pintada con pintura, recordó que había asistido a una super fiesta muy épica la noche anterior. ¡Y recordó otra cosa: su escoba! Miró a ambos lados y... ¡ahí estaba su Saeta, recostada al lado de la figura que había hecho tras dormir a saber cuántas horas. En realidad, si soy sincera, probablemente Ian todavía estuviese hasta un poco borracho, pues además de mareado, tenía ganas esas horribles sensación de resaca chunga de querer vomitar.

Y ese despropósito de persona era padre.

Cogió su saeta y miró a la deriva. No tenía la varita. ¿Por qué no tenía la varita?

Y ese despropósito de persona también era mago.

Comenzó a caminar, hasta la cima de esa ladera en la que se encontraba, arrastrando la escoba por todo el césped con una actitud de persona poco superviviente. Estaba en una maldita isla (por lo que parecía) y encima había tenido la puta mala suerte de aparecer en una isla verde de mierda sin palmeras con cocos o un tiempo caribeño. ¡No, le tocó la isla de mierda! Pero entonces vio a un ser volador posarse en una roca frente a él. ¿Era eso un pingüino? No podía ser. Miró a ambos lados, por si eso se trataba de alguna especie de cámara oculta. Pero no. Sólo pudo pensar en una cosa: comerse al pingüino. Corrió hacia él con la escoba en la mano (único objeto capaz de matar que poseía) y tuvo la mala suerte de que resbaló al llegar a él, cayéndose por la roca para abajo.

Y sí, eso era alto, ¿eh? Muy alto. Sin embargo, la escoba le salvó la vida. Con el corazón en un puño, vio entonces a otro ser humano: un tipo moreno cuyo rostro le sonaba. Sonrió ampliamente. ¡Recordaba estar compartiendo una botella de Jack con él ayer y...! ¡Espera! Observó su escoba. -Pensé que yo era el único gilipollas en este mundo capaz de aceptar una carrera a escoba estando borracho. -Le dijo al chico, partiéndose el culo de risa.

Esperaba que Eris no se enterase jamás de que se encontraba en terreno desconocido, sin varita, todavía medio borracho. Porque vamos, le daba más miedo la madre de su hijo que su propia madre ya. ¿Qué le iba a hacer su propia madre? ¿Echarle de casa? ¡Pues se acoplaba en la de alguien! Pero Eris le podía quitar a su hijo y todos sabemos que Ian es demasiado tonto como para poder dejar a otra tipa como Eris embarazada que encima le permita tener relación con su descendencia.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Leyes)
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 20.255
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 819
Puntos : 513
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsUniversitarios

Laith Gauthier el Vie Feb 23, 2018 8:27 am

Quiero decir, no pido ser Tyrion y morir en mi propia cama a la edad de ochenta con el estómago lleno de vino y la boca de un hombre en el pene, ¿pero es mucho pedir no morirme por una estupidez de borracho? —su soliloquio continuaba, hablando con… alguna persona que ni siquiera él veía. Un dios, dirían algunos, quienes creyeran en eso. Con Merlín, dirían algunos magos. — Aunque si quieres matarme así, oye, yo no voy a quejarme, Tyrion tiene buen gusto para la muerte —reconsideró de repente, segundos antes de que un sonido lo sobresaltara.

Provino de la roca donde estaba el pingüino volador, girándose sobre sus tobillos para ver la escena: un joven cayéndose de la roca donde estaba el animal, quien voló cantando como si se burlara del muchacho. Laith en cambio hizo un gesto de dolor, apartando el rostro y apretando uno de sus ojos, antes de mirar a aquel tipo. Le sonaba… de algo. Intentó buscar en su memoria hasta que lo recordó, ¡había estado en la fiesta! Habían conversado, aunque mucho no recordaba de esa charla, aunque sí tenía consciencia de que habían sido temas banales.

Yo no me fiaría mucho de mi memoria ahora, aunque no recuerdo ninguna carrera en escoba —sonrió, bufando en una silenciosa risa, acercándose a él. — Parece que el pingüino te la jugó, ¿estás bien? ¿Ibas a barrerlo o algo? —se burló de él. — Imagino que tendrás la misma noción que yo de dónde carajo estamos: ni puta idea —lo que le parecía más que lógico cuando Ryan, si bien recordaba su nombre, también podía ser Bryan, parecía todavía estar en un estado bastante inconveniente. — Al menos no moriré solo —masculló, más para sí mismo, para finalizar el monólogo dramático.

Miró a su alrededor. La verdad le extrañaba un poco que el lugar estuviese verde cuando estaba haciendo un frío de los cojones. Y ver al sujeto en plan veraniego no era precisamente reconfortante, porque se veía que estaba igual de perdido que él. Al menos Laith llevaba su varita encima y también una cazadora de cuero, lo que lo hacía al menos un poquito menos gilipollas que el otro. Pero que ambos estaban no sólo en un problema sino también bastante mal de la cabeza era algo que se notaba de lejos. Hasta el pingüino se burlaba de ellos.

Vas a sacarle un ojo a alguien, cuidado ahí —se apartó exagerando cuando notó los pezones de Bryan. No es que estuviese mirándolo, es que había que estar ciego para no notarlo. — Apunté las placas del autobús que te pasó por encima, tú tranquilo —le dio un pequeño golpe en la espalda en un gesto amistoso. Si bien Laith iba con resaca, a Bryan parecía que le había pasado una manada de elefantes por encima, se temía que los pelos le saltaran de la cabeza y lo persiguieran en plan Gremlin o algo.

Miró al pequeño hijo de puta de ese pingüino y buscó en el cielo otros parecidos, pero no había nada más que un nublado cielo plateado. Y el viento que lo despeinaba, aunque ya no hacía nada por intentar arreglar el desastre que tenía encima de la cabeza. Otro Gremlin, quizá. Ni siquiera alcanzaba a ver tierra firme a lo lejos además de ese sitio donde estaban parados, aunque el borde del precipicio estaba cerca y la isla se extendía hacia el otro lado. Suponía, sin embargo, que fuera donde fuera iba a encontrar un paisaje igual sino peor, quizá lo mejor era vagar hasta pasado el malestar del alcohol.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 16.255
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 824
Puntos : 677
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Ian Howells el Vie Mar 02, 2018 10:50 pm

En realidad él tampoco recordaba ninguna carrera en escoba pero... ¿era lógico, no? Es decir... estaban en una isla y tenían escobas en la mano cuando ambos no sabían que narices había pasado. Era eso o unos OVNIS los habían abducido en algún lugar y luego los habían dejado ahí con una escoba para confundirlos. Y claro...  tal y cómo estaban las cosas, ambas eran igual de plausibles. Pero él optaba por la carrera porque Ian era perfectamente el típico gilipollas que propone hacer una carrera con tal de demostrar quién la tiene más grande. El alcohol le sentaba muy mal (aunque él dijese lo contrario) y es que además de idiota, se volvía más temperamental, más agresivo y más orgulloso. Como que cuando bebía le subía la testosterona y tenía que dejar claro que él era un machote. -Yo tampoco, pero es lo lógico, ¿no? ¿Si no qué hacemos aquí? ¿Barrer las malas hierbas con nuestras escobas mágicas? No estaba TAN borracho. -Insistió en su planteamiento. -No me la jugó, me resbalé. Quería cazarlo para comérmerlo, tengo hambre y por tener ahora mismo no llevo encima ni la dignidad. -Exageró dramáticamente, sin tomárselo ni él mismo muy en serio. -Sólo hay dos opciones: o estamos en una isla o en el borde de Inglaterra. En cualquier caso y con el puto frío que hace, se nota que estamos cerca de casa, ¿tienes tu varita? Yo la mía no la tengo. -Preguntó preocupado.

Tenía en gran estima a su varita, ¿vale? Y a la de madera también. No quería perderla. Con lo cafre que era, seguro que ninguna otra varita tendría núcleo para soportar tremendo imbécil como dueño. Hasta la madera le hacía feos.

Se frotó los pezones con su mano libre, dándose calor durante un buen rato cuando el tipo le recalcó lo puntiagudos que estaban. -Tío, es que hace frío, tú seguro que también los tienes puntiagudos. -Conversaciones de resaca, tan estúpidas y surrealistas como siempre. -¿Qué autobús? ¿Me pasó un autobús por encima? -No pilló la referencia de que estaba llamándolo indigente hecho mierda, por lo que demostró abiertamente su ignorancia.

Vio que seguía caminando, por lo que le persiguió, un poco porque era la única persona que había visto y se negaba a volver a hacer un intento de cazar a un pingüino con tan poca destreza, que luego quedaba en entredicho su valía como hombre cazador superviviente. ¡Estaba claro que no era un hombre cazador superviviente! Así que mientras se seguía frotando los pezones, se colocó a su lado. -¿Y... qué vas a hacer? O sea, ¿tú vives en Londres, no? Ni me puto acuerdo de dónde era la fiesta. En realidad sólo me acuerdo por ti por tu tatuaje del cuello, porque me molaba. -Era evidente que Ian era un amante de los tatuajes y muchos de los suyos eran del mismo estilo del de él. -Y bebimos juntos, pero no sé ni el qué. Ni por qué, si no te conozco de nada. -Es decir, no tenía ni pajolera idea de cómo habían terminado hablando ni mucho menos bebiendo. ¡Él solía beber con tías buenorras, no con hombres! Está claro que eso de tener un bebé le ha hecho ser más social genéricamente y no solo buscar un pozo en donde enterrar su varita.

Le parecía un poco... pérdida de tiempo caminar a la deriva, por lo que miró a su compañero de aventuras (o muerte, depende de cómo se desarrollase las cosas). -A ver, ¿estás en condiciones de coger la escoba? Porque podríamos irnos y me llevas de paquete, en plan moto. Yo es que todavía me siento borracho, así que imagínate. ¿Y no tendrás una barrita enegértica o algo? Me muero de puto hambre, en serio. -Suspiró, mirando a la deriva. -¿Te ves capaz de cazar a un pingüino? ¿Será muy cruel si nos comemos uno? Porque yo me lo comía a gusto. -Le dijo, frotándose todavía los pezones. Le había cogido el gustito.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Leyes)
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 20.255
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 819
Puntos : 513
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsUniversitarios

Laith Gauthier el Lun Mar 05, 2018 11:38 pm

Creía tener una visión más o menos clara, lo más posible dada su condición, de lo que ocurrió la noche anterior y nada que ver con una carrera de ebrios. Tampoco lo descartaba por completo, para bien o para mal, porque Bryan tenía razón, ¿sino qué estaban haciendo ahí, perdidos en medio de la nada? En su caso, descubriendo el camino por el cual no llegar a casa, aunque la resaca no lo dejaba pensar con claridad motivos sino consecuencias. Y aunque la muerte no era la consecuencia intrínseca, se divertía a su retorcido modo pensando que moriría.

No pareces del tipo de persona que barre, no descartemos la carrera, quizá queríamos unas vacaciones paradisiacas y nos equivocamos de isla —se encogió de hombros mirando alrededor. — Pues por lo visto no eres precisamente un cazador, ¿eh? He visto gatos con más habilidad —se burló, pues ahora que había confirmado que estaba bien le daba cierta gracia su caída. — Tengo la mía, ¿no se te habrá caído por el acantilado? Si la coge un pez vamos a tener serios problemas, no sé si le ganaría a uno en un duelo —dramatizó con la hilarante imagen mental de un pez haciendo hechizos y convirtiéndose en el eslabón más fuerte de la cadena alimenticia.

Decidió simplemente dejar las cosas así cuando le molestó por sus pezones, más que nada porque no estaba muy interesado en ese momento de una charla ni hablando sobre las respuestas naturales del cuerpo frente al frío y mucho menos una charla un tanto subida de tono, sitio al que probablemente se dirigiría con cualquiera de sus posibles respuestas. Así mismo hizo cuando le dijo que un autobús lo había atropellado sólo para que no pillase la referencia. Estos jóvenes de hoy en día. Negó con la cabeza, rechazando el que hubiese sido literalmente arrollado, para disponerse a lo verdaderamente importante.

Podría cazar un pingüino, cómo no, con su varita, aunque había visto en una serie de televisión que le habían presentado cargos por comerse a un bicho en peligro de extinción o algo así, y vamos que un pingüino volador no era algo lógico de ver, no se iba a arriesgar. — Mi plan consiste en caminar como idiota a ver si encuentro algo interesante hasta que pase la resaca y pueda hacer una aparición pertinente, quizá esperar que deje de dolerme la cabeza para pensar algún plan para volver a Londres —le dijo su grandiosa idea. — Tampoco recuerdo bien el por qué bebimos juntos, siquiera nuestra conversación —admitió, haciendo un breve ademán con los hombros.

Suponía que Bryan no estaba muy en pro de marcharse sin su varita, lo que le daba un punto extra a su caminata vagando a la deriva. — Puedo montar la escoba e irnos, pero eso no tiene sentido, ¿a dónde iremos? Podríamos perdernos mucho más de lo que ya estamos perdidos —puso los ojos en blanco unos segundos, no por Bryan sino porque le disgustaba un poco la idea de quedarse a morir ahí por no poder ubicarse. — Barra energética no, pero tengo caramelos y cigarros, ¿qué quieres? Engañarán al estómago un rato —le dijo, sacando su cajetilla de su bolsillo y unos dulces de diferentes sabores del otro, ofreciéndole. Él cogería un cigarrillo y lo encendería con el mechero. — No sé si cazar un pingüino sea…

¡Qué casualidad! Justo en frente de ellos, a un par de pasos, el suelo explotó de la nada. El origen de la explosión había sido magia, literalmente: el pingüino cabrón se había hecho con una varita, ¿sería la de Bryan o la de otro incauto como él? Y ahora venía a atacarlos. Bueno, no lo hizo intencional, hasta el ave graznó cuando la varita se activó. La estaba picoteando y reaccionó al movimiento y la agresión para defenderse, y un poco de peor suerte para el animal habría hecho que no explotase el frente sino él mismo, lo que les habría ahorrado tener que cazarlo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 16.255
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 824
Puntos : 677
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Ian Howells el Vie Mar 09, 2018 12:35 am

No era ni de lejos de esas personas que barrían, de hecho Ian era todo lo contrario, de esas personas que no hacían nada por la patria. No era nini porque sus padres le habían obligado a estudiar y, milagrosamente, tatuar se consideraba un trabajo. No muy digno para una familia de su categoría con magia, pero oye, era un trabajo al fin y al cabo. -Sigo pensando que fue lo de la carrera. -Que a ver, era Ian, ¿vale? Borracho se le ocurren muchas gilipolleces de gilipollas profundo y, de vez en cuando, hay algún que otro gilipollas que se las sigue. El caso es que no es la primera vez que propone una carrera de escobas en pleno clímax alcoholizante, eso sí, era el primero que le aceptaban. Se ve que poco a poco va mejorando su manera de vender las cosas. -Yo es que soy más de golpear cosas. Como el pingüino se me acerque, lo reviento con el palo de la escoba, verás. Eso sí, perseguirlo ya es otra cosa... además, tengo agujetas por todas las piernas, ¿por qué cojones tengo agujetas en todas las piernas? -Que con lo idiota que era Ian con la misma también aceptó una apuestas con respecto a ver quién hacía más sentadillas, ¿sabes? Pero ahora mismo no recordaba nada al respecto. -Pues como se me haya caído es una putada con toda la hierba alta que hay por ahí. -Miró a todos lados. -Me da tanta pereza la idea de que se haya caído por la hierba alta, que casi que prefiero volver a casa sin varita y comprarme otra en Ollivanders. -Sí, Ian era un soso. Debe de ser uno de esos pocos magos que no le tiene ningún tipo de cariño a su varita. A la de madera, digo. A la otra sí. Y mucho. Je.

El instinto de supervivencia de Ian salió a la luz, haciendo lo único lógico en ese momento para su supervivencia: preguntarle a la otra persona que qué pensaba hacer con su vida para copiarle, ya que si es por el Ian resacoso, seguramente elegiría la peor opción de todas. Eso sí, le decepcionó su plan. ¿Caminar, sin más? ¿Sin cazar pingüinos? ¿Sin volar borrachos? ¿Sin lanzarse a por un pez espada a la deriva? Era sin duda conservador. -Bueno, te compro el plan, parece razonable y de persona decente, ¿seguro que en tu plan no tienes nada en donde consigamos comida de alguna manera? -Insistió en que tenía hambre. -Pues no sé. Quizás algún amigo en común. O nuestros tatuajes. Soy tatuador, ¿sabes? A lo mejor te pregunté por el que tienes en el cuello, que mola. O simplemente nos encontramos en la barra. Suelo hacerme amigos de la gente que espera junto a mí en la barra.

Ian era de esas personas que cuando está borracho se le puede distraer fácilmente. De hecho, se había casi obligado a relacionarse con la gente cuando estando borracho no tenía nada que hacer, o podía terminar sentado en algún rincón pensando en filosofías super turbias mientras se saca un moco, totalmente absorto de la realidad que le rodea y reencontrándose a sí mismo. Que oye, es posible que el tipo haya encontrado a Ian en ese estado de decadencia y haya ido a hacerle compañía y así se conociesen, ¿sabes? No sería la primera vez.

Ian alzó el dedo índice y le señaló varias veces, dándole la razón cuando descubrió la pólvora: es decir, que aunque pudiesen irse volando, no sabían la dirección. Qué inteligente. Ian no había razonado eso y hubiera ido a la deriva, cual pirata sin brújula. Le ofreció caramelos y cigarros ante su necesidad de comida, pero Ian eligió la primera opción. Le gustaba lo dulce y sólo fumaba cosas turbias, jamás tabaco, así que le daba mucha pereza. -Unos caramelitos estarán bien. -Dijo con un rostro más infantil del que le hubiera gustado. Lo desenvolvió, se lo metió en la boca y...

Del susto de la explosión se lo tragó entero, casi asfixiándose.

En realidad no se asfixió, pues el caramelo, perfectamente redondo, se deslizó por su garganta con la misma facilidad con la que un anillo a medida se mete por el dedo. Pero claro, se asustó por si eso se quedaba ahí en medio del gaznate y se moría. Cuando respiró tranquilo, corrió hacia allí para espantar al pingüino y que dejase su varita en paz. Sin embargo, cuando se agachó a recogerla, la miró extrañado. -Colega... -Le dijo al tipo cuyo nombre ni sabía. -Que esta no es mi varita, ¿cuánta probabilidad había de que un pingüino encontrase una varita y que NO fuese la mía? ¿Habrá algún otro gilipollas que se unió ayer a la carrera de escobas o qué? -Sonrió como un imbécil solo de imaginarse a otro subnormal perdido por ahí como alma solitaria en medio de la nada.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Leyes)
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 20.255
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 819
Puntos : 513
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsUniversitarios

Laith Gauthier el Dom Mar 11, 2018 3:18 am

Bryan estaba seguro de que lo que había sucedido es que había una carrera de por medio que los envió al culo del mundo para perderse. Al final el orden de los productos no afectaba el resultado, o algo así, porque a fin de cuentas estaban perdidos, eso sí. — Y juras que un pingüino se te va a acercar para que le revientes la cabeza de un palazo, ¿no? —se mofó un poco de eso, aunque con las agujetas… Le miró de arriba abajo. — No es mi culpa, no eres mi tipo —se defendió casi en automático, sólo por si acaso se malentendían las cosas. Que o Bryan era hetero o su radar gay estaba más atrofiado que su sentido de la orientación, pero dudaba que hubiera algo de aquella naturaleza la noche anterior.

El más joven no estaba de acuerdo precisamente en ponerse a buscar su varita, y si a él no le importaba mucho menos a Laith, que él tenía la suya en perfectas condiciones y en su mano. Muy seguramente no estaría igual de tranquilo que Bryan si se le perdiese, pero él no le iba a decir cómo reaccionar a la pérdida de su varita. Su plan era caminar, si era posible exudar el alcohol del cuerpo y bajarse la resaca antes de hacer algo verdaderamente importante que podría costarle un miembro del cuerpo dejado en un sitio que en su puta vida volvería a encontrar.

No por ahora, quizá encontremos algo —se encogió de hombros, aunque sus tripas se pelearan las unas con las otras. — ¿Eres tatuador? ¿Me harás precio del colega con el que te perdiste en una isla desierta por aceptarte una carrera? —no existía ese descuento, creía él, aunque molaría si eso. Aunque Bryan le parecía bastante joven y no se fiaba mucho de qué tan bueno era en el negocio. — Yo también suelo hacerme amigo de la gente que espera junto a mí en la barra —así que muy probablemente su idiotez conjunta los había unido como un imán.

El crío se decantó por los dulces a su oferta para calmar el hambre, momentos antes de que fueran vilmente atacados por el pingüino con la varita de Bryan. O lo que pensaban era la varita de Bryan ya que al alzarla éste se dio cuenta de que no era la suya, sino de un tercer gilipollas que se les había unido o algo así. Era hilarante cuanto más lo pensaban, pero estaban en el punto de partida, más o menos.

No sé si es bueno porque ahora tienes una varita, malo porque dejaste sin varita al otro subnormal que nos siguió, o malo porque no es tu varita —le puso las posibilidades dentro de aquella situación, aunque a fin de cuentas… seguían perdidos. — Ahora puedes cazar mágicamente a ese pingüino si la varita te acepta y no te ataca de vuelta cuando la intentes usar, por suerte para ti soy sanador, pero no te suicides por favor —aprovechó para decirle su trabajo, aunque eso no era tan bueno como sonaba al estar indispuesto por la resaca.

El pingüino que había sido espantado por Bryan se había ido volando, Laith incluso pensó que se habrían deshecho de él y de sus risas durante al menos un rato, pero estaba lejos de ser la situación. Más bien, estaba equivocado. El pingüino de hecho fue por sus amigos voladores y ahora venía un grupo de diez para vengarse del joven que le había robado su juguete al primero de ellos que encabezaba el movimiento, lanzándose a intentar picarlos y robarles las varitas. Bien dicen que nunca deben meterse con los pingüinos voladores agresivos de las islas en las que uno se pierde. Vale, eso se lo acababa de inventar Laith, pero eso no es lo importante.

¡Bryan, corre! —le dijo, siguiendo su propio ejemplo y lanzando un hechizo aturdidor que sólo le dio a uno de los pingüinos antes de intentar perderles. Lo cual no era sencillo tomando en consideración que el terreno estaba despejado y no había sitios donde esconderse de los ataques aéreos.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 16.255
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 824
Puntos : 677
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Ian Howells el Lun Mar 19, 2018 9:36 pm

¿Que no era su tipo? Ian lo miró con cara de patata retrasada, ¿su tipo? ¿Sexualmente hablando? Ese señor tenía cara de buen macho, ¿le estaba declarando sus claras preferencias y, encima, llamándole feo de buena manera? ¿Era un gay rechazándole? ¿¡Un gay le estaba rechazando!? -Espera, espera, ¿me estás rechazando así gratuitamente sin siquiera que yo intente ligar contigo? Eso no se hace, Freddie. -No tenía ni puta idea de por qué le había llamado así, pero era un nombre que visualmente le pegaba. -En verdad tú tampoco eres mi tipo, sólo encuentro atractivo mi propio pene, pero ahora tengo curiosidad. ¿Por qué no soy tu tipo? ¿Me estás llamando feo o es que no te va el rollo de tipo guay tatuado y sexy porque tú ya eres un tipo guay tatuado y sexy? -La lógica de Ian ahora mismo era demasiado simple y sólo podían haber dos opciones.

Es que a ver, estaba claro que Freddie y Bryan eran dos personas extremadamente extrovertidas y era inexorable que si coincidían en una fiesta, ellos debieran interactuar y ser amigos. Y Bryan siempre hacía descuento a sus amigos, con ciertas condiciones, claro. -Soy tatuador. Si salimos vivos de esta lista, te haré un tatuaje a precio de colega con el que me perdí en una isla desierta por aceptar una carrera. Oferta especial. Nadie suele aceptarme las carreras que propongo, así que eso merece una celebración. -Dijo con total confianza y sinceridad, ¿qué le costaba a él dejar un tatuaje gratuito? Nada. Si es que él era rico y disfrutaba haciéndolo, así que casi que le parecía menester regalar cosas y dejarlas baratas con tal de que hubiera más gente dispuesta.

Encontró una varita, pero no era su varita. Y la verdad es que el dilema de Freddie era totalmente lógico. Si nos poníamos a pensarlo fríamente... en realidad era altamente probable que el hecho de que Bryan consiguiese esa varita, estuviese jodiendo a un tercero, pero oye, ese tercero podría llegar a conseguir su propia varita por ahí perdida de la mano de Dios. Miró con desconfianza la varita, sin saber muy bien si debía usarla o volver a dársela a ese pingüino rebelde.

Sonrió altanero ante la advertencia del sanador Freddie. -La varita me aceptará, ¿vale? No es como tú, que me dice que no soy su tipo antes de conocerme. Eso es muy superficial, Freddie. -Dijo divertido y bastante hipócrita, ya que él era el primero que juzgaba por el físico. Conjuró un Indure Vestem para ponerse un chandal calentito, pues todavía tenía pezones saca ojos. Y bueno, eso al menos funcionó.

Lo que si fue totalmente inesperado fue ese ataque repentino de los pingüinos voladores, siendo movidos por el deseo de venganza de uno de ellos, del más curioso y astuto; del más despiadado de todos. En realidad, si te ponías a juzgar eso de manera lenta y profunda: era terriblemente estúpido. Sin embargo, hay que decir que Freddie y Bryan ahora mismo estaban en un estado que si bien no era de total borrachera, sí que tenía ciertos matices de resaca muy chunga. Y eso favorecía enormemente a que lo que estuviesen viendo fuese EXTREMADAMENTE MUY ÉPICO. Y diese puto miedo. ¿Quién sabía de lo que era capaz de hacer un maldito pingüino volador cabreado y vengativo? No. No podían arriesgarse.

Bryan comenzó a correr.


¿Tirar hechizos aturdidores? ¿¡Por qué no un maldito Fyendfire que los friese a todos y así, de paso, se cocinan para comer!? Pero claro, después de la advertencia de Freddie, no se fiaba demasiado de lo que podía llegar a hacer su varita encontrada desconocida, por lo que se limitó a seguir corriendo. Bueno, espera.

Se giró dramáticamente, con un giro perfectamente calculado que, desde una visión peliculera, parecería incluso excesivamente americana. Apuntó con su varita a la gran cantidad de pingüinos que corrían hacia ellos y... -¡JAULIO!

Y la jaula se creó alrededor de ellos. Que no, espera, que no has entendido. La jaula no se creó alrededor de todos los pingüinos asesinos, sino que se creó alrededor de Bryan y Freddie, haciendo que todos los pingüinos chocasen contra ellas y pareciesen zombies intentando encontrar cerebros desesperadamente. Lo cual era gracioso: con Ian no iban a encontrar mucha comida que llevarse a la barriga. Al ver lo que había pasado, Bryan se mantuvo quieto, cual Sim sin acción, mirando detenidamente a esos pingüizombies y luego a Freddie. -Es evidente que esto no es lo que quería hacer. -Al menos estaba a salvo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Leyes)
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 20.255
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 819
Puntos : 513
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsUniversitarios

Laith Gauthier el Jue Mar 22, 2018 4:02 am

Cuando Bryan le dijo que tenía agujetas, lo primero que Laith pensó tras una noche de alcohol y excesos fue en dolor muscular tras el sexo. Así que por ello aclaró, ¡antes que nada! Que él no le había hecho nada. Quizá porque realmente no recordaba acostarse con nadie y que Bryan no parecía ser su tipo, lo que le dijo sin cortarse un pelo. Laith soltó una risa, ¿Freddie? — Tú fuiste quien ha dicho que tenía agujetas —alzó sus manos mostrando las palmas en señal de inocencia. — ¿Ves? Tenemos algo en común. El otro no nos gusta —volvió a reír, como si lo que dijera no fuera tontería. Más risa le dio que Bryan se empeñase tanto en descubrir por qué no le gustaba. — Me mola el rollo tipo rudo, y… bueno, eres bastante regular, pero eres demasiado joven para mí —le sonrió.

Freddie era especialmente bueno juzgando a la gente y descubrir su edad. Debía ser un súperpoder propio de los sanadores y médicos en general. No le ponía más de veintiuno, y eso no entraba en su liga. Lo que no debía ser malo considerando que Bryan, según dijo, era heterosexual. No había ningún conflicto de intereses ahí. Ni siquiera lo hubo cuando en broma le sugirió que debería hacerle un descuento en sus tatuajes al hacerle alguno, y Bryan decidió aceptar alegando que nadie nunca había aceptado una de sus carreras ebrio. Es que era ser por demás gilipollas. Y, bueno, él no siempre gozaba de un buen juicio.

Le advirtió que la varita podría no aceptarlo, pero Bryan estaba seguro de que iba a hacerlo, y dale con el nombrecito de Freddie. Se preguntaba si se había presentado así, o si le había cambiado el nombre con la borrachera. Como fuera, no lo corrigió porque le daba gracia. — ¿Qué te digo? Sé lo que quiero y cómo lo quiero con sólo una mirada —sonrió divertido. Sí, podía llegar a ser muy superficial, y por eso a veces se metía con imbéciles. Lo bueno es que lo suyo era el rollo de una noche y casi nunca les volvía a ver el rostro a esos. — Si te ataca, te diré que te lo dije, estás advertido —amenazó.

La varita accedió a darle ropa caliente, y estaban dispuestos a seguir su camino de no ser por aquellos pingüinos voladores que venían iracundos a por ellos. Bestiales, peligrosos como sólo ellos, los pingüinos voladores resultaron ser más bien armas de destrucción masiva. O así lo parecían a los ojos de dos idiotas con resaca extrema. Su plan fue evidente: comenzar a correr, esquivando a las bestias cuando volaban a las alturas de sus cabezas para picarlos. Miraban hacia atrás para asegurarse de la cada vez menor distancia que tenían con los animales hasta que Freddie se dio justo contra la jaula que apareció de repente alrededor de ellos, cayendo de culo al suelo.

¡Auch! ¡Bryan, eres un idiota! —se quejó entre risas, mirando la jaula que los tenía cautivos. Al menos los pingüinos estaban fuera de su alcance. Más bien, ellos fuera del alcance de los pingüinos. — ¿Sabes estos zoológicos donde te meten en cajas de plástico o jaulas para que veas a los animales de cerca? Pues así me siento —mencionó, tocando los barrotes de la jaula y mirando a los pingüizombies que se los querían comer. Se acercó a ellos, apuntándolos con la varita. — Relaxo —pronunció, pacificando a la mayoría de las aves. El más despiadado de todos, el líder, los miraba con cara de pocos amigos, esperando a que salieran, cazándolos desde unas rocas altas. — Ese pingüino no descansará hasta ver nuestras cabezas en una brocheta.

Tras susurrar aquello, hizo un gesto en dirección al cazador asesino. El resto de sus amigos se había disipado en el cielo. — Ya verás qué risas si intentas cocinar a alguno de esos pingüinos y nos cocinas a nosotros —se quejó con una risa, esperando que todo estuviese tranquilo antes de que desaparecieran la jaula que los rodeaba. — Nota mental: no robarles a los pingüinos voladores —se escribió mentalmente en voz alta, vagando por ahí a ver qué encontraban. Desearía tener alguna bebida para refrescarse y pasar un poco mejor la resaca, sentía la garganta reseca, pero no era la situación.

Dicen que algo siempre, siempre puede ser peor. ¿Qué mejor para ese clima gélido que una lluvia torrencial? Fueron apenas minutos en los que el cielo se puso negro, las nubes plateadas ensombrecieron en una fuerte lluvia acompañada de relámpagos. Tan repentino: un relámpago bajó hasta una roca cercana y junto con el trueno empezó a caer violentamente la lluvia. Freddie alzó su brazo para cubrirse, pero pronto supo que eso no iba a ser suficiente, usando su varita para hacer un paraguas mágico y correr en dirección a una cueva que alcanzó a ver a la distancia para resguardarse de la lluvia, ya que con el fuerte viento la lluvia venía casi literalmente por todos lados.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 16.255
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 824
Puntos : 677
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Ian Howells el Lun Abr 02, 2018 1:40 am

Joder macho, relacionar con las agujetas con el sexo... ¡había que tener la mente sucia! Que Bryan tenía mucho sexo normalmente, ¿vale? Ya sus músculos estaba acostumbrados y no le entraba agujetas por eso. Bueno, quizás si es por detrás... quizás ahí sí, ¿eh? ¡Pero bueno, que ni borracho hasta la saciedad Bryan permitiría que nadie le diese por detrás, parece mentira! -No, olvídalo, por eso es imposible que sea. -Y entonces le dijo la típica excusa que le decía todo el mundo. Bueno, mentira, todo el mundo no. Se lo decían  todas las mujeres mayores con las que intentaba ligar, porque Ian tenía un fetiche muy extraño y es que siempre, siempre se sentía jodidamente atraído por las mujeres maduras y adultas. Pero de  todas las edades, ¿eh? Las de treinta empezaban a ser ya interesantes, pero como le pusiese a una MILF de cuarenta... ¡madre mía, esa sí! -Perdóname, ancestro fósil, testigo de los dinosaurios, neandertal de las cavernas, ¿cuántos años te crees que tengo? ¿Y tú? O sea, que tú eres super joven, ¿vale? Y yo ya tengo veinte años. No me vengas con que soy demasiado joven. -Sí, estaba indignado. Hasta la polla que le dijeran que era demasiado joven. ¡Si ya tenía hasta un maldito hijo, venga ya! -Encima me dice que soy bastante regular... Mira Freddie, esta relación está al borde del cataclismo. No creo que pueda funcionar. -Alzó la mano hacia él en plan: "háblale a la mano" para conservar así la poquita autoestima que parecía quedarle después del rechazo innecesario de su nuevo casi-amigo.

Y claro, repentinamente ocurrió algo inesperado. Porque seamos sinceros, en la vida de dos magos aparentemente obedientes, ¿qué era lo peor que podía pasar? ¿Que te persiguiesen una manada de fugitivos alocados para intentar hacer un intercambio con el gobierno? ¿Que te persiguiese una panda de duendecillos de Cornualles? ¿Que un hipogrifo con ganas de mandanga te persigue para empalarte? Bien, eran cosas que más o menos asumías en el mundo mágico actual, ¿sabes? ¿Pero como lidiabas con que te persiguiese un ejército de pingüinos retrasados y voladores? Para eso no te preparaban en Hogwarts. Ni en Hogwarts ni para meterte a mortífago. Para nada. Así que claro, ante la confusión y el estrés del momento... Bryan actuó como pudo.

Y entre eso y que no tenía en su posición su propia varita, la jaula que creó para atrapar a todos los pingüinos en realidad los atrapó a ellos dos, haciendo que ambos chocasen de bruces y cayesen al interior, bien protegidos, aunque dejando bien claro que la inteligencia no era precisamente el valor más remarcable del universitario. -¿Ahora también soy idiota además de feo? Freddie, ¿ayer te insulté de alguna manera y ahora has decidido hundirme o qué te pasa a ti? -Preguntó con falsa indignación. -¡Porque tú tampoco es que seas ni muy guapo ni muy inteligente, eh! ¡Yo al menos nos he aislado! -Dijo, señalando a su super jaula.

Él se encargó de disipar el odio en los ojos de esos pingüinos, consiguiendo que se fueran y pudiesen salir de esa jaula estúpida en medio de la nada sin miedo a que ningún ave retrasada les quisiese cortar los huevos. ¿Pero sabéis qué? La vida era puñetera, por lo que comenzó a caer una gorda, por lo que ambos corrieron a la cueva más cercana para resguardarse de los truenos, la lluvia y el frío que había de repente con esa gélida brisa. Bryan entró corriendo a la cueva, apuntándose con la varita para secarse la ropa que tenía empapada. Como la varita no le hacía mucho caso, de la punta comenzó a salir una especie de aire super caliente, cual secador a máxima potencia, por lo que tuvo que recorrer todo su cuerpo para ir secándose poco a poco.

Sin embargo, del interior de la cueva apareció una sombra que por poco no provoca un infarto de miocardio a Bryan. Eso sí, fue la voz lo que alertó tanto a Freddie como a Bryan.  

-¿Ian? ¿Laith?

¿Laith? ¿En serio se llamaba Laith? Qué nombre más feo. Le quedaba infinitamente mejor Freddie, no es por nada. Solo esperaba que se llamase Laith Federick o se iba a sentir tremendamente decepcionado. Se dio cuenta de que era su amigo Jeremy, lo cual era jodidamente gracioso: Jeremy era su amigo americano, el cual había venido a Londres durante unos largos meses para ayudar a Ian en su negocio. Pero claro, Ian ni se acordaba de que había ido a la fiesta con él.

-¿Qué narices haces aquí, colega? -preguntó. -¿Esa es mi varita?

-¿Cómo que qué hago aquí? -preguntó ofendido, lanzándole la varita de Ian a Ian, haciéndole un gesto de que le diese la que Ian tenía en la mano que, misteriosamente, era de él. Las casualidades de la vida. -Estaba ayer en la fiesta con vosotros y... tío, mi prima me la jugó. Bueno, nos la jugó a todos. Maldita Adriana... -Se llevó la mano a la cabeza, enfadado. -¿No os acordáis de por qué estamos aquí, en serio?

Y los miró con diversión. Ian miró a Laith Frederico, con una mirada confundida.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Leyes)
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 20.255
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 819
Puntos : 513
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsUniversitarios

Laith Gauthier el Mar Abr 03, 2018 8:58 am

Freddie soltó una carcajada cuando Bryan, muy seguro, dijo que es imposible que tuviese agujetas por acostarse con él, lo que de verdad era divertido considerando lo mucho que éste defendía su heterosexualidad. Le daba mucha gracia ver cómo el muchacho se enfadaba y reclamaba por las cosas que le decía, como si fuera verdaderamente importante, ¿qué más daba si lo consideraba más o menos joven para su gusto? Estaba aferrado a que le dijera motivos por los cuales rechazarlo, vaya ganas de querer mandarse la autoestima al garete. Al menos Bryan parecía un chico muy seguro de sí mismo.

Tranquilo, Bryan, no lo tomes personal, ¿vale? Yo tengo veinticinco, pero el tema es que me gustan mayores… Bastante más mayores que veinte —le resultaba, seguro todavía debido al alcohol, hilarante que Bryan se pusiera a hacerlo contarle sus preferencias. Se notaba que la resaca les daba duro. — Lo siento, te prometo que no era mi intención hacer fracasar esto —dramatizó, mordiéndose el labio inferior para evitar reírse de nuevo. Casi entendía cómo habían acabado metidos en medio de aquel embrollo, en medio de la nada, hablando sobre los motivos por los cuales Bryan no era el tipo de Freddie.

Lo que ocurrió entonces no se le habría ocurrido a Freddie ni en los sueños bajo los efectos de ninguna droga: una bandada de pingüinos voladores queriendo asesinarles y arrancarles los ojos, ¿cómo es que una persona normal responde a ello? Era tan inesperado que incluso le pareció digno de una película de comedia que acabasen metidos en una jaula en lugar de atrapar a las bestias voladoras. La sorpresa lo llevó a llamar idiota a Bryan entre risas, no tenía fuerzas ni siquiera para enfadarse con lo mal que les estaba saliendo todo en ese momento.

¡Tú has sido quien te has llamado feo! —lo apuntó con su dedo, acusador. — No pongas palabras en mi boca que no he dicho —le reclamó, llevándose una mano al pecho en gesto dramático cuando le dijo que no era ni guapo ni inteligente. — Guapo no, soy un puto Adonis, ¿vale? —lo otro… bueno, Bryan tenía un punto, ¡pero feo no era, no señor! Al menos según su vanidad eso le obligaba a reclamar. Procedió a tranquilizar a las aves antes de liberarles a ambos de su maldito encierro que, al menos, ahora los había mantenido con vida. Lo que sí que no les mantendría era secos. — Ah, maravilloso —se quejó.

Lo mejor para un día frío era, cómo no, lluvia. Tuvieron que huir hasta meterse en una cueva seca de donde Freddie y Bryan empezaron a secarse con sus respectivas varitas, aunque la obediencia era notoriamente dispar. La de Freddie obedecía la temperatura mientras que la de Bryan parecía querer derretirlo. Tan ocupados estaban secándose, que la sombra saliendo del interior de la cueva los hizo sobresaltarse, los corazones casi cayéndose el pecho ante el asesino serial que se aseguraría de no dejar rastro de sus cuerpos cuando los matara y descuartizara y… Oh, tan sólo era Jeremy.

¡Jeremy! —exclamó aliviado. ¿Ian? ¿En serio se llamaba Ian? Bueno, al menos estaba cerca. Se perdió cuando Jeremy empezó a contarles de su prima y que se las había jugado y… ¿qué? — Mira, viejo, yo no supe nada después de que casi me pega el novio del rubio ese, de tu amigo de California, ¿por qué no me dijiste que llevaba novio? Luego me puse a beber Jack con este y no supe más de mí —le contó a grandes rasgos cómo había sido su noche cuando empezó a beber como si no tuviese fondo. Eran colegas, un buen tatuador después de todo.

Porque nunca me lo preguntaste —se defendió Jeremy al ser acusado de intento de homicidio por no haber avisado al canadiense. — ¿Pero de verdad no se acuerdan, ninguno de los dos? ¿En serio? —insistía tanto que Laith volvió su mirada hacia Bryan. Es decir, Ian, a ver si él sabía más que el propio sanador, ¿qué era lo que había pasado? ¿Es que había intentado romperle el triángulo amoroso entre el rubio, el novio y la prima de Jeremy? ¿Qué estaba pasando ahí?

Venga, tío, para de… —¿oyeron eso? No, no era el estómago hambriento de Ian, ese gruñido salido de las puertas del infierno no venía del hambre de ninguno de los tres. Venía de algo peligroso que mostraba sus ojos amenazantes que apenas brillaban por la luz leve que daba del exterior de la cueva, escondido en las sombras y de tamaño colosal. Ese sí que era un problema mucho más grande que el pingüino volador al que tenían que enfrentarse antes, ¿alguien dijo aparición? Esa sería una buena idea, de no ser que… en realidad ninguno podía aparecerse. Parecía que tenían un bloqueo mágico contra las apariciones.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 16.255
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 824
Puntos : 677
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Ian Howells el Miér Abr 04, 2018 3:01 am

-Demasiado tarde, Freddie. -Le enseñó la mano de nuevo, para que le hablase a ella y nada más. Bryan ahí haciendo amigos y Freddie cerrando su corazón. Vale, está bien. El drama. Había muy poco drama en la vida de Ian de normal, qué menos que inventárselo en esa situación tan ridícula.

'No pongas palabras en mi boca que no he dicho', la virgen Santa. ¿Sabéis que esa frase siempre se la sueltan todas las mujeres con las que ha discutido Ian? TODAS. Su hermana, su madre, la madre de su hijo... Hasta su abuela. Sí, Ian solía tener esa manía de hacer el gilipollas cuando se discute e inventarse cosas, pero no es esperaba que un machote tatuado le dijese la frase con la que relaciona a todas las mujeres enfadadas en este planeta. -Puto Adonis dice. Aquí solo puede haber un puto Adonis y soy yo, no te flipes, chaval. -Ps. Mira el Freddie este, creyéndose el puto Adonis y no llega ni a Baco.

Encontrar a Jeremy fue muy bueno, sobre todo porque ya habían empezado los roces con Freddie y... está claro que dos hombres en su estado podían llegar a utilizar puñetazos para acreditar su título de Adonis o bien quitárselo al otro rompiéndole la cara a golpes hasta dejarle feo o con un parecido cercano a Quasimodo. Que oye, ambas opciones eran igual de válidas. Pero no, ver a Jeremy en aquel lugar hacía que Ian dejase de lado el tema de salvaguardar su belleza por encima de la todos los hombres y pensase en claro: ¿por qué narices Jeremy Alvarez, su contacto de américa, estaba en esa isla con él? Que sí, que había viajado a Inglaterra, pero ni se acordaba de que lo había invitado a la fiesta. ¿O se lo habría encontrado por casualidad?

El caso es que Laith y Jeremy comenzaron a hablar, pues al parecer se conocían. Qué fuerte, Jeremy, ¿haciéndote amigo del enemigo? Pero cuando su amigo americano parecía bastante preocupado por lo que su prima había parecido hacerles... Ian comenzó a mosquearse, ya que él, ahora mismo, no se acordaba de ninguna prima. Él solía ligarse a las primas y hermana de sus amigos, así que se acordaría de esa tal Adriana. Pero no lo hacía. Así que cuando Jeremy se volvió tan misterioso, le devolvió la mirada a Laith, haciendo un pacto momentáneo de paz sobre quién era el Adonis definitivo para resolver ese misterio.

Y claro, el rugido amenazante que se escuchó en la cueva fue revelador. Ian lo tuvo claro, sobre todo al ver los ojos de esa bestia horrible. Se puso detrás de Laith, empujó a él hacia dentro para ofrecerlo como sacrificio humano y él salió por patas hacia el exterior de la cueva, sin que le importara una mierda que hubiese un puto ciclón o una tormenta de lluvia ácida.

Era la primera norma de la guía de supervivencia de cualquier ser humano: corre por tu puta vida.


Entre que estaba medio gilipollas (más que de costumbre, digo), que llevaba consigo el palo de la escoba y que toda la hierba del suelo estaba empapada, no le costó demasiado caerse de bruces al salir con tanto pavor del interior de aquella cueva. Rodó unos metros y se quedó, sentado de culo, empapándose exageradamente, mientras apuntaba con su varita de confianza a la entrada de la cueva. Vio asomarse un dragón y... bueno, lo primero que podía pensar era: no ha salido Jeremy, ¿habrá muerto? ¿Necesitará ayuda? ¿Estará siendo calcinado ahí dentro y él podría salvarle la vida? Pero no. Le importaba una mierda la vida de Jeremy.

Apuntó al dragón y conjuró un... ¿qué narices hacía contra un dragón? Lo primero que le vino a la cabeza quizás no fue lo más inteligente. Creó un obscuro y una venda rodeó los ojos del dragón, el cual, confundido, se comenzó a mover para todas partes intentando quitarse eso de ahí.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Leyes)
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 20.255
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 819
Puntos : 513
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsUniversitarios

Laith Gauthier el Sáb Abr 07, 2018 10:15 am

Freddie puso los ojos en blanco con una sonrisa cuando Bryan lo puso a hablar con su mano, en medio de las esporádicas discusiones que se formaban entre ellos, todavía con bastante alcohol en el torrente sanguíneo por lo que parecía. Freddie era mucho más vanidoso de lo que lo admitía, pero también mucho menos de lo que lo fingía, así que en realidad no le dio la gana hacer una pelea en plan gallito por ver quién era el puto Adonis de los dos. Para gustos, colores, dice la gente.

Por otro lado, Freddie ahora Laith sí que recordaba a Jeremy de la fiesta, habían hablado de un par de proyectos pendientes en el cuerpo del sanador antes de meterse de lleno a la fiesta, aprovechando que el sujeto estaba en los alrededores. Entonces, el californiano empezó a ponerse muy, muy misterioso, entre ¿en serios? Y ¿de verdades? Que no, hombre, llegó un momento de la noche en que al parecer no sabían ni su propio nombre, ¿qué era tan difícil de creer tomando en consideración quiénes eran ellos dos? Hubo un cruce de miradas entre Ian y Laith, queriendo ver si el otro tenía más información, pero nada.

Tampoco importó en cuanto escuchó ese rugido provenir del fondo de la cueva, un segundo, ¿pero es que Jeremy no estaba ahí dentro? Entonces hecho a… — ¡ERES UN CABRÓN, BRYAN IAN DE LAS TORRES! —le inventó un apellido para hacerlo más amenazante porque así sonaba que lo llamaba por el nombre completo. Ya no sabía si estaba huyendo de la bestia o si estaba intentando pillar a Ian para decirle un par de cosas respecto a lo que pensaba de enviarle como sacrificio humano, menudo traidor estaba hecho ese chico, ¡si lo habían llevado bien toda su expedición sin traicionar a nadie!

Lo vio caerse a pocos metros de él y estuvo a punto de alcanzarlo para darle al menos un buen golpe cuando tuvo que reparar en lo que había detrás de ellos, porque de lo contrario se lo hubiese llevado una cola que se sacudía mientras su dueño intentaba descubrirse los ojos. Laith no sabía mucho de dragones, pero eso era un puto hébrido negro en toda regla. El ataque del mayor de los dos se vio truncado por esa cola asesina. Tuvo que agacharse para que no le volase la cabeza, saltarla como una comba, y apartarse para que no le diese en pleno estómago y lo mandase a volar.

El fuego salió de su hocico, sacudiendo la cabeza desesperado, muy cerca de donde Ian se encontraba. — ¡Te hubiese hecho traidor asado! —a pesar de no desearle verdadero mal, la resaca lo hizo hablar sin pensar. Todavía le dolía un poco la cabeza. Él tuvo otra idea, apuntando con su varita y lanzando de ésta cuerdas para intentar apresarle las patas y hacerle caer. No era un mal plan, dentro de la cabeza de Laith, y esperaba que Ian lo ayudase con ello, sin siquiera reparar por el momento en Jeremy, pero otra cosa le dijo que no iba a llevar a cabo su plan.

Era simple, aquel pingüino volador vino directo hacia él atacándole a fuerza de pico y garras queriendo quitarle su varita, como si de esta manera defendiese al dragón que estaba en proceso de ser capturado. Más bien estaba siendo contenido porque ninguno quería ser un asado comido por un dragón, pero eso el pájaro no parecía verlo mientras atacaba con toda la ira que cabe adentro de ese cuerpo, ¡era más rabia que pingüino! Laith intentaba defenderse pero no le daba ningún tiro entre que los esquivaba y lo atacaba queriendo quitarle su varita o los ojos. Lo que tuviese más al alcance.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 16.255
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 824
Puntos : 677
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Ian Howells el Mar Abr 17, 2018 1:37 am

¿Un cabrón? ¡Querrás decir superviviente, jodido imbécil! ¿A qué clase de persona se le ocurre la brillante idea de quedarse en esa cueva y sufrir la ira de un dinosaurio? ¡Porque no, Ian no había caído todavía en la lógica de que era un dragón! Para él aquello era un maldito dinosaurio volador que escupía fuego. Lo cual, si te pones a pensarlo... en verdad un dragón, es un dinosaurio, solo que quizás decir dinosaurio quedaba un poco forzado por eso de que murieron hace miles de años por culpa de unos meteoritos.

Tuvo que esquivar la cola del dinosaurio cuando intentó huir de Freddie, pues éste venía con rabia en su interior, queriendo pegarle un puñetazo o una patada. Lo podía ver en su mirada. -¿¡Cómo que traidor, tío!? ¡Soy un puto superviviente! ¡Prioridades, tío, prioridades! -Y empuñó fuertemente su varita. La de madera.

Lo imitó a falta de mejores ideas, aunque en vez de cuerdas, creó cadenas, pues parecían más resistentes y esas cosas. Así que comenzó a lanzar, intentando inmovilizar su hocico. ¿Se llamaba "hocico" a la parte de la boca de los dinosaurios? ¿O... pedazodebocaquemevaadevorar? La verdad es que la palabra hocico se le antojaba tan mono, que no pegaba lo más mínimo para un ser de tremendo aspecto hostil. Pero claro, de repente, se vio tremendamente confundido al ver que Frederico Laith ya no le apoyaba con las cuerdas. Al girarse hacia él, vio que un pingüino le estaba atacando y él, inútil, no podía quitárselo de encima. Y luego decís que Ian es el bobo, ¿vale? ¿Habéis visto eso? O sea, pensadlo. Antes de que sigáis leyendo, intentad visualizar lo que Ian ahora mismo veía delante de él.

Laith huyendo de un pingüino. El pingüino pegándole puñetazos a Laith con esas alitas débiles y cortitas. Laith fallando con la varita. El pingüino esquivándose los hechizos en una especie de breakdance pingüinil combinado con movimientos de danza urbanos y ciertos matices de esquives de Neo, de Matrix. Todo eso, delante de Ian. O sea, Freddie, retírate. Ese pingüino tiene demasiado arte para ti.

Pero como Ian no podía solo con el dinosaurio y necesitaba a alguien vivo con quién compartir la inminente muerte, dejó de sujetar al dinosaurio y corrió hacia Laith y el pingüino, cogiendo desprevenido (por la espalda) al animal rabioso y pegándole tremenda patada en el costado que voló dos metros a un lado tras proferir un grito herido. Sí, amante de los animales, acababa de pegarle una patada a un animal rabioso. Superadlo. Da pena, pero superadlo. -¿Qué? ¿Te has cansado de bailar con el pingüino? ¡Porque tenemos un puto dinosaurio detrás nuestro! -Y tiró de su camiseta para que comenzase a correr. En realidad Ian no era nada serio, ¿vale? Le apetecía pegarle esa patada al pingüino desde hacía tiempo, no es que lo hubiera hecho para proteger a Freddie. De hecho, ahora que lo pensaba... debería de haberlo dejado ahí y huir. De esa manera, el dinosaurio hubiera ido a por él al ver que estaba distraído y él podría haber huido a... a ningún lado, porque no sabe dónde coño está. Pero bueno, ya hizo su buena obra del día. -¿Y ahora qué? ¿Qué narices hacemos? -Y por el rabillo del ojo pudieron ver como se acercaba de manera violenta la cola del dinosaurio. No supo que hizo Laith, pero a él solo le dio tiempo a conjurar un 'aura' y salir volando. Literalmente, volando. Voló. Y voló. Voló metros. Pero claro, al caer, gracias a la barrea, no se hizo daño. Vamos, sentía que todo sus órganos interiores bailaban la macarena, ¿pero él? Técnicamente no sufrió daños.

Se levantó más tonto de lo normal (que mira tú, eso es un montón), mirando para todos lados. -¿Freddie? -Preguntó, perdido con la vida. Y normal, ese golpe le había dejado trastocado. Solo esperaba que Freddie le dijese lo que hacer y lo sacase de ahí. Bueno espera, ¿y Laith, dónde estaba Laith? -¿Laith? -Porque de repente eran dos personas distintas, ¿estaba viendo doble?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Leyes)
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 20.255
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 819
Puntos : 513
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsUniversitarios

Laith Gauthier el Sáb Abr 21, 2018 9:25 am

¡Prioridades, le decía ese traidor! ¡Un puto, se lo creería, pero de ahí a ser un superviviente…! Laith hubiese tenido mucho tiempo para despotricar de no haber sido por esa cola asesina que por poco lo manda a volar. Decidió que su mejor opción era primero lidiar con aquella bestia antes de disponerse a cualquier otra cosa, dígase reclamarle a Ian su intento de usarlo de carnada. Pero el pingüino, ese jodido pingüino que desde el principio había estado tocándoles las narices, parecía empeñado en hacerles la vida imposible a los dos. Ahora usaba sus habilidades ninjas de breakdance para impedir que Laith cumpliese con su objetivo y, por mucho que intentaba hechizarlo, su esfuerzo en cubrirse el rostro de posibles arañazos le había podido.

Estaba planeando cómo quitárselo de encima cuando de pronto el ataque se detuvo, seguido de una patada del otro al pobre animal que salió volando. Pero no con sus alas, más bien como vuela una pelota. — ¡¿Un puto qué?! —exclamó de repente, aunque por poco se va de bruces cuando le tiró por la camiseta, corriendo detrás de él. Si Laith era una deshonra para el baile con pingüinos, Ian lo era en paleontología y en magizoología. — Tenemos que ver cómo deshacernos de… —miró apenas por encima de su hombro para encontrarse con una cola justamente en dirección hacia ellos.

Fue testigo del cómo Ian salió volando, como una especie de karma instantáneo, con aquel golpe que le había dado en la protección. Laith por otro lado no sufrió daños, sólo había mirado cómo el mundo actuaba y le daba una dosis de venganza a ese traidor. Básicamente porque Laith desapareció en el sentido más ambiguo de la palabra: estaba ahí, sí, pero ni siquiera era ese sexy hombre que Ian había visto. Más bien era una criaturita pequeña que volaba ahí en lo alto, observando el paisaje como un mero espectador, antes de aproximarse al humano y volver a retomar su forma humana.

Auch, ¿estás bien? Venga, arriba —le extendió la mano para ayudarlo a ponerse de pie, antes de mirar hacia la dirección del dragón. Tenían que ver la forma de quizá no matarlo pero al menos contenerlo, mientras los buscaba lanzando enormes llamaradas y moviendo su cola de aquí a allá. — Creo que tengo una idea —le dijo, en una repentina realización. — Tienes que distraerlo, Ian, tengo que llegar a su rostro sin que me coma o me haga barbacoa, ¿puedes hacer eso? Si me dejas morir, te juro que volveré como fantasma y te voy a hacer la vida imposible —lo amenazó, sólo por si acaso.

La rígida piel del dragón iba a volver inútiles muchos de los hechizos que ellos podían hacer y las cadenas no iban a ser una buena ayuda para dos hombres con resaca contra un dragón adulto. Tenía que pensar en algo menos agresivo pero más útil, en el rostro del dragón. ¿Qué mejor que un hechizo para dormir? Tenían que encontrar de nuevo sus escobas, al haberse visto incapaces de aparecerse en ningún sitio, estaba ya hartándose de aquella jodida isla. Y muy sobrio todavía no estaba, cuando se lanzaba al suicidio de acercarse tanto a un jodido dragón para dormirlo y que los dejase descubrir cómo largarse a salvo.

Baila la macarena, sostenle el hocico con cadenas, haz lo que sea con tal de que te mire a ti y no me detecte mientras me acerco, no dejaré que te coma —le indicó, alejándose de Ian mientras trataba de buscar con la vista las escobas, debían haberse quedado justo en la cueva donde lo habían encontrado. Su plan era fácil, lo parecía: Ian lo distraía o inmovilizaba, él se transformaba en colibrí, aparecía justo debajo de su mandíbula y hacía el hechizo. Entonces caía rendido y ellos podían ir por sus escobas y volar a donde fuera, ya ni le importaba perderse más de lo que ya estaban perdidos.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 16.255
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 824
Puntos : 677
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.