Situación Actual
5º-11º
12 noviembre ➟ luna llena
Entrevista
Halloween
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Pingüinos voladores [Priv. Ian Howells]

Laith Gauthier el Sáb Feb 17, 2018 11:07 am

Recuerdo del primer mensaje :

Febrero 17, 2018.
Islas Hébridas, Escocia, Reino Unido, 08:37am.
4ºC, nublado con vientos fuertes.

¿Dónde… coño… estaba…? Sólo eso podía pensar. Había salido hace algunas noches, tuvo que llegar a una de las Islas Órcadas donde se celebró una fiesta con gente que conocía y que de hecho fue bastante divertida. Al menos hasta ese día. Podría ser que se le ocurrió que era una buena idea coger la escoba y conducir en un estado bastante inconveniente de regreso a Londres, pero válgame que no esperaba que iba a perderse tanto. Miraba un mapa, ahora confundido, intentando leerlo mientras le daba vueltas como todo un experto en perderse.

Recordaba, vagamente ahora debido a la resaca, haberse despedido tan felizmente y salir volando en su escoba. Una escoba preciosa por cierto que dejaba una estela de brillos a su paso. En fin. El caso es que en algún momento hizo un giro mal y ahora estaba… ahí. En el aire, con un montón de frío con el aire helado que corría violentamente, mirando el paisaje verde de una de las islas del archipiélago donde estaba. Ya no sabía ni siquiera si estaba en Reino Unido. Geografía nunca fue su materia favorita, y su teléfono sin batería le decía “pues te jodes” y no lo dejaba usar el GPS. Podría usar la varita, pero en ese momento tampoco estaba seguro que le sirviese saber dónde estaba el Norte. De lo único de lo que estaba seguro es que no iba a aparecerse.

Bueno, nunca fue mi plan morirme en una isla, pero… Viví bien —masculló, doblando el mapa una vez que se resignó para mirar el paisaje. Era rocoso y al mismo tiempo muy verde, en el aire siguió observando alrededor hasta decidir aterrizar. Se colocó la escoba al hombro para empezar a caminar. — Tú y yo no nos llevamos muy bien, pero… Salvo muchas vidas, todos los días. Creo que debes considerarlo y no dejarme morir aquí solo —intentaba negociar con alguna entidad superior en el cielo. Sólo estaba haciendo drama porque sabía que estaba solo y nadie iba a escucharlo desvariar. O al menos lo creía.

La verdad podría aparecer si se le pasaba el dolor de cabeza. De lo contrario, el malestar de su cuerpo tras la aparición lo haría desear quedarse a morir ahí en lugar de regresar a casa. Y no era tan malo como lo parecía, a decir verdad, sólo era… verde. No había ningún Troll al menos, su horóscopo decía que tuviese cuidado con ellos. Sonrió con el pensamiento, era divertido, él no era fan ninguno de aquella sección de ninguna revista pero el de esta edición en particular le había gustado. Seguía paseándose, no parecía haber nada peligroso todavía.

Entonces lo vio. Era como un pingüino, pero estaba volando. Soltó una risa. — Lo que me faltaba… pingüinos que vuelan… Al final no estoy perdido, seguramente aún estoy en la fiesta pero muy dopado, qué alucinación tan interesante —llegó a aquella interesantísima conclusión mientras el frailecillo volaba hasta una de las rocas de mediana altitud de la isla. Tenía la escoba en el hombro mientras caminaba, riéndose de vez en cuando. — Será guay cuando vuelva: “Laith, ¿qué hiciste en tus días libres?”, “Oh, fui a una fiesta, me dopé y acabé en una isla con pingüinos voladores. Muy educativo todo” —conversaba consigo mismo.


Última edición por Laith Gauthier el Vie Feb 23, 2018 10:55 am, editado 1 vez
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Pingüinos voladores [Priv. Ian Howells] - Página 2 Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 36.105
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1298
Puntos : 1098
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Ian Howells el Miér Mayo 02, 2018 3:30 am

No estaba bien, ¿vale? ¿Cómo se suponía que iba a estar bien si un dinosaurio le acababa de pegar tremendo sopapo con su rabo? Si esto fuese un cómic, hubiera terminado en el suelo con pájaros revoloteando alrededor de su cabeza, en este caso serían colibrís, por la gracia de la situación. Dolorido, con ganas de que ahora mismo alguna mujer lo esperase en casa sólo para darle mimos cuando llegase. Pero no. Le esperaba su madre para echarle la bronca, su padre para decirle que él de joven también hacía esas cosas y su hermana, diciéndole que por cómo sería posible que semejante despropósito de persona tuviese un hijo.

Y claro, como si ya le hubiera pasado poco en esta vida, ahora Freddie veía con buenos ojos que Ian bailase la macarena delante del dinosaurio escupe fuego. O sea, piénsalo. -¿Perdona, qué dices? -Preguntó sin mucha idea de que lo que estuviese diciendo fuese real. Freddie parecía una persona razonable, ¿vale? Era cierto que le había abandonado, ¿pero había tanto odio en su interior como para vengarse diciéndole que distrajese al dinosaurio? Eso era cruel. Horrible. Había un ochenta y nueve por ciento de posibilidades de que saliese mal. Y ochenta y nueve por ciento de posibilidades era muchísimas posibilidades, ¿sabes? -¿Estás tonto? ¿Cómo quieres que distraiga a un dinosaurio? -Y entonces escuchó su amenaza. La virgen santísima, ¡pero si era él el que se supone que se enfrentaba al maldito peligro! -No, a ver, ¡cómo tú me dejes morir te juro que vuelvo como un fantasma y te reviento la vida! ¡Haré que quieras puto suicidarte! -¿Ha quedado claro que Ian, bajo tensión, decía mucho la palabra "puto"? Pues eso. -Venga va, vamos a hacerlo. -De repente le entró toda la adrenalina, dispuesto a cumplir con su objetivo, porque si Freddie tenía un plan, había que seguir el plan. Porque Ian no tenía plan, así que ya era mejor que nada.

Así que miró al dinosaurio. -Te doy cinco minutos. No aguantaré más la presión. -Le avisó de antemano. Que Ian podía aguantar la presión, pero tampoco había que pedirle demasiado al pobre, que bastante hacía manteniéndose en pie después de golpetazo que se había llevado. -Mantenme con vida, Freddie. Laith. Lo que sea. -Y se giró, cual héroe dramático.

Era su destino. Su misión. Pokemon.

Así que con la varita en la mano, comenzó a correr, manteniendo una distancia de seguridad con el bicho, tirándole mierdas que sabía que no iban a hacer de mucho pero que serviría para llamar su atención. Y lo hizo. ¡Vamos que si lo hizo! Soltó tremendo grujido que se notó que le estaba molestando, por lo que Ian ahora mismo se enfocó en dos cosas, lanzarle mierda a la cara mientras se intentaba proteger de cualquier tipo de golpe o ataque tipo fuego. Sólo esperaba que Freddie no le hubiera utilizado como cebo mientras él huía cual cobarde.

En cierta ocasión se puso a pensar y... ¿dónde narices estaba su amigo Jeremy Álvarez? ¿Habría sobrevivido al ataque del dinosaurio? No lo sabía, pero no podía hacer más que continuar con lo suyo. En cierta ocasión, el dragón le atacó físicamente, pero Ian consiguió esquivarlo, de una manera un tanto fuera de sus capacidades, de un salto. Se sentía ávido de poder, capaz de conseguir cualquier cosa. No sabía en dónde andaría Freddie, pero él continuó lanzando cosas, esquivándose los ataques del dragón. Sin embargo, en cierta ocasión, una sombra lo ocultó todo. Era una sombra enorme. De estar en un universo alternativo y galáctico, sería la sombra similar al tamaño de un destructor espacial. De repente, el dragón que se suponía que debía de distraer Ian fue mordido, en el pescuezo, por los fauces de una grandísimo dinosaurio T-Rex.

E Ian se hizo caquita encima.

Metafóricamente hablando, gracias a Merlín.

Y continuó lanzándoles cosas pero... ¿qué narices iba a hacer ahora? Así que empezó a huir hacia atrás al ver que el dinosaurio (ahora de verdad un dinosaurio) se entretenía con el dragón. Eso sí, no sabía cuánto se había movido peleando con el dragón antes, pues de repente se encontraba en el borde de un acantilado que, si caía, seguramente no lo contaría. ¿Freddie, estás por ahí para salvarle la vida otra vez?
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.660
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1014
Puntos : 719
http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Laith Gauthier el Sáb Mayo 05, 2018 12:48 am

Vamos tío, sé valiente, tenemos que deshacernos de esa cosa —insistió que Ian debía ser quien distrajese a la bestia, con una amenaza de por medio para que el hijo de su madre, que seguramente es una mujer muy respetable, no lo dejase de carnada de puto dinosaurio, dragón, lagarto gigante, lo que fuera. — Anda ya, ve a distraerlo, verás que nos sale bien la estrategia —le dio una palmada en la espalda. Cinco minutos, era lo que le había dado aquel chico, así que cinco minutos, que parecían muy poco, eran lo que tenía para acercarse suficiente al hocico de la criatura.

Se transformó en un colibrí y empezó a volar cerca del dragón, queriendo acercarse a su hocico. Creía que si estaba justo encima, podría caerle encima y hacer el hechizo, era algo peligroso pero tenía que intentarlo, así que se acercó como una estela colorida cerca de la cabeza de la bestia, le faltaba poco, sólo un poco más cerca y… ¿Qué? Todo se hizo de noche de repente, y sólo alcanzó a mirar cómo esa cosa gigante se aproximaba hacia él para apartarse de su camino, casi chocándose con un colmillo. Alzó el vuelo y desde la altura vio a un jodido dinosaurio. Y no un dragón, ¡un verdadero dinosaurio! ¿Pero no que esos ya estaban extintos?

Como si eso no fuera suficiente, ¿se acuerdan del pingüino? Pues venía con todas las de ganar queriendo comerse a ese colibrí muchas veces más pequeño, y esta vez Ian no podía reclamarle sobre no poder defenderse porque, adivinen, ¡no tenía ni siquiera manos para sacar la varita! Por no decir que debía ser al menos el doble de grande que él. Se aproximó hacia el universitario en el intento por huir con tan mala suerte que no alcanzó a frenar a tiempo gracias a un ventarrón y chocó contra él. Es decir, esa pelotita emplumada chocándole el pecho no era nada, pero, ¿qué hay de un pingüino en plena cara?

Los tres, pingüino, humano y colibrí cayeron a través del acantilado. El pingüino abrió las alas para volar y dejarlos caer, y el colibrí… Bueno, lo que ocurrió es un poco más complicado. Laith no lo quiso, pero automáticamente retomó su forma humana, cayendo junto con Ian a través de aquella caída de muerte. — ¡Mierda, Ian, vamos a morir! ¡¿El fantasma de quién va a acosar al de quién?! —porque eso fue lo primero que pensó cuando cayeron sobre las rocas filosas y puntiagudas que no eran filosas ni puntiagudas, ni rocas tampoco. Cayeron en el mar, sólo que tampoco era mar.

Habían caído en pudín. Sí, en pudín de chocolate. El mar se había vuelto pudín de chocolate. Laith se dio cuenta de otra cosa, que realmente no tenía brazos, se habían quedado sus alas de colores del tamaño que tendrían que tener sus brazos haciéndolo un hombre mitad pájaro. De nuevo se hizo de noche cuando vieron al dinosaurio cayendo encima de ellos, haciendo una ola de pudín que los empujó varios metros, no entendía qué era lo que estaba pasando ahora, intentando limpiarse las alas para ver si conseguía volar con ellas, aunque la torpeza por no ser ninguno de sus dos cuerpos usuales era evidente.

¡Hombre, haz algo! ¡Llama a las escobas con la varita, lo que sea, nos va a comer! —porque el dinosaurio era suficientemente grande como para que su cabeza saliera a través del pudín estando de pie en… Lo que sea que hubiese debajo del mar de pudín, que asumía que debían ser rocas o algo parecido. Sea lo que fuera, el t-rex se acercaba a una velocidad peligrosa. — ¡Ian, cuidado! —trató de nadar lo más lejos posible, no entendía nada, ¿qué se había fumado?
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Pingüinos voladores [Priv. Ian Howells] - Página 2 Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 36.105
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1298
Puntos : 1098
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Ian Howells el Vie Mayo 11, 2018 11:35 pm

Sé valiente dice, el idiota. ¡Que fuese él quién se pusiera delante del dragón a hacer gilipolleces! Bueno, venga, va. Él podía. Claro que podía. Si Laith le decía que podía, él podía. Y fue, y lo hizo. Pero claro, se hizo caquita cuando vio que de repente apareció ese pedazo de dinosaurio de tres mil kilómetros de altura que parecía poder arrasar el mundo cual bomba atómica sólo con tirarse un pedo.

Y se marchó. Y a su barco lo llamó libertad.

En realidad no se marchó a ningún lado, pues en el primer intento de huir, un bicharraco volador y un pingüino asesino que parecía querer mermar la paciencia de los protagonistas, volvió a chocar contra él, haciendo que comenzasen a rodar colina abajo tras caer del acantilado. El grito alarmante, pesimista y melodramático de Laith no hizo que la cosa se tranquilizase, ¿eh? A este paso los dos, en forma de fantasma, se quedaban a convivir en esa mierda de sitio para atormentar a todos los visitantes como el pingüino hijo de puta que los ha estado atormentado a ellos.

Y ya cuando cayeron al mar de chocolate... Ian sabía que iba a morir. Estaba demasiado fumado como para que nada tuviera sentido y poder tomar decisiones correctas en esta vida (como si estando en su estado normal de persona normal tomase las decisiones correctas en la vida, ¿sabes? como si no tuviera un maldito niño de un año con tal solo veinte años). Intentó nadar mientras comía del mar de pudín de chocolate, porque ya que iba a morir, qué menos que morir comiendo chocolate. Sin embargo, las voces de Laith le estaban estresando. -¡Perdí la varita cuando el pingüino estampó su gran culo contra mi cara y... -Y de repente, otra vez se hizo de noche. Miraron hacia arriba y el dinosaurio había pegado tal salto de saltamontes que había caído cerca de ellos en el mar de pudin, por lo que ambos salieron despedidos con un ola.

Pero claro, nada podían hacer. De repente, Ian parecía que no nadaba, que por mucho que moviese sus manitas y sus piernecitas, no avanzaba, como en esas pesadillas en las que necesitas correr pero tu mente no te lo permite. ¡Pues igual! Sin embargo, cuando se dio cuenta, se fijó en que unos duendecillos de cornualles de chocolate, le estaban sujetando para que no pudiese avanzar, riéndose con una cruel carcajada propia de Maléfica mientras otros le escupían chocolate en la cara. Se intentó librar de ellos. -¡LAITH, AYÚDAME! -Pidió, desesperado, la ayuda de su amigo. Todo se volvió inverosímil. El cielo se tiñó de rosa, las plantas de azul, el dinosaurio de color violeta y parecía que los colores cambiaban psicodélicamente al ritmo de una música electrónica muy de LSD. ¿Era esto el pánico que se sentía al borde de la muerte?-¡ME VOY A MORIR! ¡NO QUIERO MORIR! -Añadió, cuando vio como el T-Rex, al lado de él, abría la boca y la dirigía hacia él para comérselo. -¡NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!

Y sí. Se lo comió. E Ian Howells murió.

--------------

¡Que no! ¿Cómo se va a morir, tonto? ¡Que eres un tonto! De repente, Ian se levantó, sudando a chorros, en un sillón en medio de una habitación llena de gente, luces de neón y música a tope. Miró para todos lados, para entonces levantarse de golpe y tropezarse al pisar una pelotita de Ping Pong. -¿¡Qué ha pasado!? ¡Un dinosaurio!

Y, de repente, Jeremy Álvarez (su supuesto amigo, puto imbécil) y su prima Adriana Álvarez, estaban ahí, descojonándose de una manera humillante del pobre Ian  y del pobre Laith, el cual despertó poco después de la misma manera que Ian. Al final, no fueron los únicos en reírse los primos, sino que mucha gente se unió al percal al ver que los dos pringados ya se habían levantado de la 'siesta' trucada a la que habían sido sometidos en aquella fiesta. Era un truco muy propio en las fiestas mágicas: jugar con chupitos mágicos en donde cada chupito tiene un efecto mágico que no sabes cual es. Pues a Ian y Laith les tocó el de quedarse dormidos y los muy cabrones habían aprovechado fuertemente el momento para hacerles temer por su vida. ¿Lo peor? Que se lo curraron. Al principio parecía todo tan real...

Así que al ver como Jeremy seguía partiéndose el puto culo, Ian se agachó, cogió la puta pelotita de ping pong y se la tiró en la cara. Le señaló con el dedo. -Me vengaré. -Luego señaló a su prima. -Y tú... serás zorra, colega, qué puto susto. -Y, aún con el corazón acelerado, miró a Laith. -Tío, lo que ha pasado ahí dentro, queda ahí dentro, ¿eh? Secreto nivel Las Vegas. -Le señaló con el dedo, aún traumatizado.

Había sido devorado por un T-Rex verde psicodélico mientras sufría la agonía de unos duendecillos cabrones de cornualles y se bañaba en pudín de chocolate. O sea, ubícate. El trauma es real.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.660
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1014
Puntos : 719
http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Laith Gauthier el Mar Mayo 15, 2018 6:01 am

Laith se hubo abandonado al drama cuando se dio cuenta de que realmente algo estaba mal ahí. Sí, es que mira, no era muy normal que digamos que se quedara a media transformación de animago, ¿eh? Ahí con las alas en lugar de sus brazos, cayendo a un mar de pudín, con dinosaurios y dragones, y creía ya que Ian formaba parte de su imaginación y estaba muy colocado en la esquina del bar del que nunca había salido. No sería la primera vez, aunque sí la primera después de mucho tiempo. Y quizá, sobrio y en su casa, esa sería una anécdota de risas. No era el caso todavía.

Había pedido a Ian a los gritos que llamase a las escobas, porque él por motivos emplumados no podía. — ¿Te ha desarmado un puto pingüino? ¿Y yo era el inútil que no podía contra él? —espetó, pero no hubo tiempo de terminar su discusión cuando el dinosaurio se tiró un clavado de diez directo al mar de pudín que los hizo deslizarse debido a la ola que formó directo a un nido de duendecillos de Cornualles de chocolate. — ¡Voy, espera! —respondió al llamado de ayuda, intentando liberarse, dándoles con las alas a los duendes que lo jalaban y lo mordían arrancándole las plumas. — ¡Basta ya!

¿Le había gritado a los duendecillos o a Ian? A todos, seguramente. Porque su psicodélico paseo llegaba a su culmen con el cielo rosa, las plantas azules, el dinosaurio color violeta y esa cara escalofriante que tenía el sol que le parecía recordar de un estúpido programa de niños, que se reía macabramente de ellos y su mala fortuna. Los gritos del universitario no lo dejaban concentrarse y menos cuando este empezó a gritar que iba a morirse, poco antes de que el dinosaurio se lo comiera. Laith quería pensar que no era real. No podía serlo. No podría con su conciencia sabiendo que había dejado que se comieran a Ian.

¡¡IAAAAAN!! —lo llamó en un dramático gesto, aunque pronto se ahogó al ser sumergido por los duendecillos al mar de pudín. Consiguió a duras penas librarse de ellos y salir, sólo para ver a un pingüino gigante con una cuchara en el ala llevándoselo al pico como si fuera un… pudín. Nunca mejor dicho. — ¡Espera, espera, espera! —trató en vano de saltar de la cuchara, yéndose todo a negro mientras descendía por la panza del pingüino gigante.

***

Siguió descendiendo en esa caída sin fin. Sólo que sí que tuvo fin. Cuando cayó de culo al suelo habiéndose caído del sofá donde estaba acostado, con el corazón desbocado y bañado en sudor. — ¡El pingüino! —exclamó, todavía fuera de sí, hasta ser cegado por las luces de neón al son de la música. Se puso de pie sobándose el trasero víctima del impacto mientras escuchaba las lejanas risas que se iban acercando hasta sonar reales. — ¿Pero qué mierda…? —Laith se sentó en el sofá de donde había caído, en lugar de irse a matar tropezando con cosas como lo hizo Ian en su momento, sosteniéndose la cabeza unos segundos. Le daba vueltas.

Miró a Jeremy, el muy cabrón riéndose de cómo los dos habían llegado a temer por su vida, y su prima que no estaba mejor que él. Casi se contagiaba de la risa cuando la pelotita de ping pong rebotó en la frente de Jeremy. Su prima se acercó a Ian, dándole dos palmadas en la mejilla. — Eso ha sido por intentar ligarte a mi novia, al menos le hubieras propuesto trío, pero te perdiste la oportunidad —le estaba costando dejar de reírse, — Y tú… Bueno, cuida lo que bebes —se dirigió esta vez a Laith.

Dicho aquello, y por la cara, la prima de Jeremy se había marchado con una chica buenorra y su perrito que llevaba en brazos. — Acabas de ser destituido como mi tatuador de confianza, ahora me voy a ir con éste a tatuarme —apuntó a Jeremy y acto seguido apuntó a Ian con el pulgar, muy ofendido. — Secreto nivel Las Vegas, hermano —le dio una palmada en el hombro. ¿Dónde estaba su escoba? ¡Que se iba pero a su puta casa ya!
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Pingüinos voladores [Priv. Ian Howells] - Página 2 Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 36.105
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1298
Puntos : 1098
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.