Situación Actual
19º-23º
25 septiembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Nathaniel B.Mejor PJ ♂
Claryssa O.Mejor PJ ♀
Bianca V.Mejor User
Samantha L.Mejor roler
Danny & EdwardMejor dúo
Ryan G.Especial I
Samantha L.Especial II.
S. Rox J.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Segunda clase de Transformaciones

Invitado el Vie Mayo 16, 2014 10:09 pm

Era el primer lunes del mes y yo me levanté como siempre con una ardiente energía que muchos querrían cuando llegasen a tener mi edad. Fui al Gran Comedor como todas las mañanas a tomarme un delicioso desayuno compuestos por salchichas, un par de huevos fritos y crujiente beicon acompañado, como debe ser, de un café caliente recién molido esa misma mañana por los trabajadores elfos domésticos que vivían al lado de los alumnos de Hufflepuff.

Con el estómago lleno y la mente despejada volví a mi despacho para coger mi libro, pergaminos y demás material necesario antes de entrar en la clase que estaba a punto de comenzar. Aquel era un día bastante especial, puesto que ya habíamos pasado del ecuador del semestre, lo que significaba que los exámenes finales, los más importantes para algunos y horripilantes para otros, estaban cada vez más cerca y aquellos que quisieran superar los T.I.M.O.S. debían prepararse todavía más a fondo si cabe.

La lección que había preparado para hoy seguro que resultaría muy atractiva para muchos alumnos, pues apenas había preparado material teórico sino que en su lugar y dadas las alturas del curso en las que estábamos creía más oportuno tocar la parte más práctica de la asignatura en vista a lo que estaba por venir.

Una vez el reloj de pared de mi despacho tocó un par de leves campanadas cogí todo el material y me fui a sentar a mi mesa del profesor a la espera de que los alumnos fueran llegando.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Sáb Mayo 17, 2014 9:40 pm

Suspiré al entrar a clase. Tuve que correr con miedo al llegar tarde, mi cabello estaba hecho un desastre por la carrera matutina. Pero al entrar descubrí que era una de las primeras en llegar.
Jo... No me gusta llegar demasiado temprano.
Pude ir rápido por algo de comer, me quejo internamente.
Buenos días, profesor Gray. —Le sonrió lo más inocente que puedo al profesor y me siento en la segunda fila, tratando desesperadamente ordenar mi cabello. Tengo el aspecto de un león y me río imáginandone como un león.
Suspiro cuando me contesta con un asentimiento de cabeza. Ya el hambre me está afectando, siento que desaparece mi color en las mejillas por la carrera. Solo es un desayuno, no puede afectar tanto... ¿o sí? Cuando me doy cuenta el aula está llena y todos están preparándose para dar inicio a la clase. Pero que tonta... salgo rápidamente de mis ensoñaciones y saco mis apuntes y mí varita, esperando que el profesor de inicio a su clase con una media sonrisa. Golpeo el suelo con mi zapato, un vicio que tengo, y una chica me manda a callar y yo le saco la lengua juguetonamente cuando el profesor se levanta para dar inicio a la clase.
avatar
InvitadoInvitado

Danielle J. Maxwell el Dom Mayo 18, 2014 6:42 pm

¿A qué venía eso de que las serpientes nos estaban cogiendo en los relojes de las casas? ¡Nunca! ¡Perder contra Ravenclaw lo admito y contra Gryffindor, pues bueno! ¿Pero contra las víboras? ¡Por favor, ni de coña! Me había puesto a estudiar como nunca, siendo más responsable en algunos temas como era lo de llegar pronto a clase, participar de manera útil y no armarla tanto para no perder puntos. Era consciente de que en Slytherin habían muchos cocos con aires superiores que tenían como intención conseguir siempre muchos puntos. ¡Pero los Hufflepuff a pesar de ser unos vagos, también podemos!

Con mucho ánimo por mi parte y porque el profesor Gray me caía estupendamente, marché rumbo a su clase con el típico brinco de Heidi por todas las escaleras. Evidentemente, no había cogido el libro ya que pesaba MUCHÍSIMO y eso de brincar con algo que pesa tanto sobre mí no iba conmigo. Así que para variar, entré por la puerta sin nada en las manos, ya que la varita la tenía dentro del calcetín alto, a la altura de los gemelos. Saludé al profesor con suma energía muy poco común en mí teniendo en cuenta la hora que es y me paré en la parte trasera de la clase para observar cuál sería mi sitio, ya que no había llegado precisamente pronto y la mayoría ya estaban en parejas. Fruncí los labios y vi un puesto libre al lado de alguien que vestía los colores de Ravenclaw. Sonriente porque no fuera de verde, brinqué hacia allí y me senté sin pedir permiso, ya que tampoco había mucho sitio de más. Miré a la chica y me percato de quién es. Está en mi curso y a pesar de no ser íntimas amigas (ni tampoco precisamente amigas) era una de las pocas personas que no había intentando congelarme ni amarrarme a una estatua mientras me deja escupiendo babosas. Esos normalmente eran los de curso mayor o los Slytherin. Saludo a Helena con una amigable sonrisa y no digo nada más, ya que el profesor había empezado a la clase y no quería interrumpirle. Bastante había hecho ya con llegar tarde.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 19.534
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1496
Puntos : 864
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Invitado el Lun Mayo 19, 2014 12:11 am

Estuve vagamente consiente de la chica que se sentó a mi lado. Le lancé una sonrisa a ella, espero que no notara lo pálida que estaba. El profesor comenzó pasando lista. Oh por favor... Ésta clase estaba entre mis favoritas pero no podía esperar que acabase.
Russo.
El profesor me miró. ¿Por qué me está mirando? La chica de Hufflepuff me dio un codazo y reaccioné. Claro, por supuesto, yo me apellido Russo.
Presente —Contesté. Algunos se rieron pero no les tomé importancia. Cuando el profesor se giró me volví hacia la chica. Si no recuerdo mal era Danny.
Muchas gracias por eso. No sé que me está pasando —Le sonrió y ella a mí. No tengo muchos amigos aquí, me doy cuenta de ello.
Mi madre no estaría nada orgullosa de mí. Pero no creo que ella quiera problemas, por lo que mejor atiendo a la clase.
No dejaba de mover el pie, en una de esas el chico a lado mío me miró ceñudo y no pude evitar reír, pero me calme cuando el profesor me miró. Jo... No quiero que el profesor me tenga en mira siempre. <>. ¿El hambre tiene estos efectos siempre? Tengo que recordar no volver a saltarme una comida si me pongo así de distraída. ¿El profesor me dejará salir? Mmm... no lo creo.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Lun Mayo 19, 2014 2:35 am

Otra vez me quedaba dormido por culpa del despertador que no había sonado, y también creo que debería de echarle la culpa al profesor de runas ya que me había quedado hasta horas intempestivas estudiando y haciendo los deberes de su tan apasionante asignatura la cual me trae de cabeza por sus contenidos tan amplios, "Madre mía, vaya peñaso de asignatura, este hombre tiene que cobrar una pasta, porque no quedarse dormido con las runas es una tarea de lo más dura", pensé mientras me ponía el uniforme, con la corbata mal abrochada y la camisa al revés sin darme cuenta de lo segundo, preocupándome más de lo delicada que esta la situación de los puntos entre los Huffle y las culebrillas que nos pisaban los talones, no quería ni perder puntos ni dejar que ellos los ganaran y por eso había estado haciendo todo lo posible por estar en el mayor numero de clases y participar en casi todo, "una pena que mi gira-tiempo no funcione, si no esto sería la caña" pensé mientras maldecía con el puño en alto a quien hubiese querido que mi pequeño y codiciado artilugio se rompiese.

Salí disparado de la sala común escaleras arriba, por suerte la clase de transformaciones era en la primera planta eso tenia ganado, al llegar a la plata fui sorteando alumnos con todo el tiempo del mundo o eso parecía ya que caminaban de la manera más gansa posible, dichosos ellos con su tiempo, entre a trompicones en la clase pidiendo disculpas al profesor por la tardanza esperando que se enrollara y no me echara el sermón, me acerqué a Danny para saludarla y me senté detrás cuando me hizo una señal mirando mi ropa, al fijarme me dí cuenta de lo de la camisa, y cuando el profesor no miraba me dispuse a quitármela rápido darla del revés y volver a ponérmela como si nada hubiese pasado, cosa que no paso así, ya que por muy mal que estuviera hecho el nudo de la corbata estaba lo suficientemente fuerte para dejarme con la camisa arriba atascada en el cuello y con el pecho al descubierto, no me importaba enseñar mi cuerpo estaba bastante bien, para solo comer y estudiar, pero estaba casi seguro que al profesor Gray no le entusiasma el nudismo a juzgar por su atuendo, cuando por mi me afloje el nudo de la corbata me di la mayor prisa que puse para dejar de ser el pecho lobo de la clase,  pasar a ser el estupido y sensual chico de Hufflepuff que siempre he sido.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Lun Mayo 19, 2014 10:50 am

Aquella noche había soñado con Abi. De nuevo mi mente me había jugado una mala pasaba y me había hecho imaginarme cosas que, a pesar de que desearía que sucedieran, nunca sería así. De hecho, ahora que lo pensaba, probablemente fuera la única cosa en mi vida que no había conseguido obtener, lo que resultaba aún más frustrante si cabía. Tras unos minutos en los que estuve mirando al techo, suspiré y tras eso me levanté, algo desganado. Como era de costumbre no me apetecía nada ir a clase, pero nos encontrábamos casi al término de las clases y no podía permitirme faltar y que los tejones cogieran ventaja con los puntos. Además últimamente los de mi casa parecían estar más gandules que de costumbre y sin comerlo ni beberlo sentía que había caído sobre mí una buena parte de la responsabilidad. Total, tampoco tenía muchas más cosas en las que preocuparme, así que fijarme como objetivo hacer lo posible para que Slytherin ganara la Copa de la Casa no era tan mala idea.

Al mirar el despertador me percaté de que a pesar de mis pocas ganas de comenzar el día, me había levantado antes que de costumbre, lo que me permitió vestirme y asearme sin prisas. Me puse la túnica de Slytherin y me peiné, cosa que era bastante extraño en mí, que solía ir con el pelo algo despeinado por los pasillos. (Aún así tenía a la mitad de las chicas locas por mí, así que, ¿para qué currarselo más?)

Cogí todo el material necesario y unos minutos antes de la hora me dirigí hacia la puerta para poner rumbo al aula de Transformaciones. Pasé entre la gente con bastante paciencia y al llegar a la clase toqué la puerta, que estaba entreabierta. - Perdone la tardanza profesor. - Dije educadamente, mientras alzaba la vista y divisaba un sitio más o menos en la mitad de la clase. De camino a mi asiento guiñé un ojo a Danny, ella sabía perfectamente que lo hacía sarcásticamente, pero adoraba ver la cara de asco que se le quedaba solo con verme. Aunque, pensandolo bien, no soy tan malo después de todo. Seguro que en el fondo me quiere, por eso que dicen de que el roce hace el cariño.

Así, me senté pacientemente y esperé con los brazos cruzados a que el profesor diera comienzo con la clase. Tenía pensado participar bastante aquel día, por lo que estaría más atento que de costumbre por si tenía que contestar alguna pregunta.
avatar
InvitadoInvitado

Natalie Corvin el Lun Mayo 19, 2014 5:41 pm

Mis ánimos para esta clase eran realmente buenos, el profesor no es de mis favoritos, pero la clase de transformaciones me parecía de lo más atractiva. Salgo de mi sala común con el libro de transformaciones en la mano y la varita en el elástico de mi falda. Voy con mis amigas tranquilamente caminando, hablando sobre todo sobre las clases posteriores, ya que a ninguna se nos apetece tener que soportar al profesor Höhner en una clase teórica sobre Defensa sobre las Artes Oscuras.

Entro por la puerta con mis amigas, a tiempo antes de que el profesor haya empezado la clase. No solemos llegar nunca tarde. Una vez dentro me doy cuenta de que la gente se había despertado aquella mañana con la puntualidad a flor de piel, ya que estaban casi todas las mesas cogidas. Las tres caminamos hasta un lateral, dónde había una mesa de pareja libre y ellas se sentaron juntas al ver que yo me ponía en la mesa de delante junto a Damon, que extrañamente estaba solo. Era un chico con el que no tengo mucho roce, pero lo poco que he tenido ha sido agradable. Además de que no tengo ganas de tener que ver quién se queda sola cuando a mi no me importa. Dejo el libro sobre la mesa y a continuación, antes de que la clase empiece, miro a mi compañero.
-¿Qué tal? ¿Te han dejado solo? -sonrío, apoyando la espalda en la silla y cruzando las piernas bajo la mesa, para ojear al profesor y su iniciativa de empezar con la clase.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Bárbara Palvin
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Desmemoriz
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : -
Lealtad : Error 404
Mensajes : 383
Puntos : 268
Ver perfil de usuario

Invitado el Miér Mayo 21, 2014 12:35 am

No tardo en abrirse la puerta de roble que adornaba el fondo de la clase y los alumnos fueron entrando uno por uno. La primera en entrar fue la señorita Russo de Ravencaw, no esperaba menos de la casa de las águilas. Me saludó con amabilidad y, tras devolverle el saludo, cogió sitio en la segunda fila. No tardó en unirse a la muchacha la siempre alegre Danny que venía brincando cual dulce cabritillo.

Otros más fueron llegando y los últimos fueron el señor Everdeen, que hizo una bastante llamativa entrada con el uniforme a medio colocar, el señor Harrelson, con la educación propia de los Slytherin más dignos de su casa, y la señorita Corvin, que no tardó en sentarse junto a su compañero de casa. Llegado ese momento, di un golpe de varita para que la puerta se cerrase, con una fuerza innecesaria, y me levanté de mi asiento para dar comienzo la clase.

- Buenos días, alumnos. – saludé con energía Como muchos de ustedes sabrán, ya nos queda poco para que las clases toquen a su fin. Así pues, y con el añadido de que los Títulos Indispensables de Magia Ordinaria están a la vuelta de la esquina, he creído conveniente dejar a un lado las aburridas clases teóricas e introducirnos de lleno en la pura práctica de todo lo que hemos aprendido durante este curso.

Esperé a que los alumnos saborearan gustosamente lo que les acababa de decir y me sorprendí al ver algunas caras con mezcla de sorpresa y miedo. No tarde en comprender que quizás había vuelto a pecar de no elegir las palabras adecuadas.

- No se preocupen. Esto no es ningún examen, para eso aún hay tiempo. – dije con una risa amistosa No, verán… en la clase de hoy estudiaremos el hechizo de invisibilidad o desaparición: el conocido “Disapparate”.

Comencé a explicar en qué iba a consistir la clase de hoy y, mientras tanto, hice aparecer con la varita un par de cubículos mágicos, a la vista de todos los alumnos, en los que se hayaban bien resguardados mágicamente un caracol y una iguana.

- El hechizo “Disapparate”, como ya saben, proviene del latín “disparitio” que significa “desaparición”. Este hechizo permite, como su propio nombre indica, hacer desaparecer la estructura física de un objeto o ser vivo. Pero entonces me pregunto… Si lo que hacemos con este hechizo es volver invisible a un animal, ¿por qué estudiar semejante hechizo en la clase de Transformaciones y no, por ejemplo, en Encantamientos?
avatar
InvitadoInvitado

Danielle J. Maxwell el Miér Mayo 21, 2014 7:21 pm

Me pegaba mucho tiempo de mi vida escuchando a los profesores hablar sobre los TIMOS. ¿A mí que me importaba? Me quedaba todavía un año de pasotismo y gandulismo sin tener que preocuparme de eso. Así que cuando el profesor Gray empezó a hablar de eso empecé a cortar la mesa con pequeños Difindos mientras escribía un “Iron man es el mejor Avengers de todos” en la mesa. Sin embargo mi cabeza se disparó hacia arriba cuando el profesor dijo que aquello iba a ser más práctico que teórico. ¡Por fin me sirve de algo no traer el libro a clase, leñes! ¡Varita es suficiente! Sonreí mientras prestaba atención ante la explicación del profesor. Mi intención era participar, como una buena chica participativa, sin embargo, aquella pregunta me cogió totalmente de improviso. ¿Qué por qué dábamos eso aquí y no en Encantamientos? ¿¡Pues quizás porque estamos en clase de Transformaciones?! Sí mi respuesta sería la más lógica, la cual todo el mundo estaría pensando en aquellos momentos, pero no lo dije, ya que para decir evidencias ya estaban los Slytherin con sus típicos “Anda, si sólo eres un tejón”, o te tiran un Aguaeructo y te dicen: “Anda, estás mojada”. ¡GILIPOLLAS! En fin, el caso es que ni soy Slytherin ni digo evidencias.

Intenté dar con una respuesta lógica en un milisegundo que le di de plazo a mi mente para conseguirlo y fue entonces cuando mi mente divagó en busca de la solución. Alcé la mano la primera, por lo que por justicia, me tocó a mi responder la primera. En verdad esto de responder la primera era una mierda, toda la clase en silencio esperando a que el primer tributo se presentase voluntario para contestar en vista de la duda de todos. Me hizo gracia que en el principio de su explicación dijese un “cómo ya saben…” Yo no lo sabía… jeje…

Carraspeé como si fuera a decir una filosofía de la realidad y miré al profesor con cierta duda que reclamaba COMPASIÓN en el caso de que fallase.

Pues creo que damos ese encantamiento en Transformaciones y no en Encantamientos porque lo que hacemos en transformar sus pigmentos de colores en otros sin color para hacerlo invisible. ¡Es decir! —era consciente de que mi contestación estaba mal, pero aun así quería explicarme porque en mi mente TODO AQUELLO TENÍA SENTIDO—. Los convertimos y para eso hay que alterarlos. No es simplemente una ilusión, que a lo mejor es lo que hacemos en encantamientos(?) —dije en plan con tono de duda y mirándole con cara en busca de aprobación, pero como no la encontré, proseguí con mi teoría—. Lo que me refiero es que alteramos su forma y composición, ¿no? Y en transformaciones hacemos eso, alterar cosas. Yo que sé profe, que pregunta más difícil. —me apoyé en la silla y di paso a otra contestación, ya que aquella era demasiado difícil para una mente tan prodigiosa (y vaga) como la mía.

Esperé pacientemente a que todos terminasen, en pesca mientras miraba al techo. Aquel techo era realmente interesante…
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 19.534
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1496
Puntos : 864
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Invitado el Miér Mayo 21, 2014 11:32 pm

Salí de mi aturdimiento al momento en que me dio la impresión de que haría un examen. No estaba asustada pero... no vine preparada. Al parecer muchos se sintieron casi igual, pero después comenzó a explicar que haríamos una pequeña práctica. Miré fijamente al pupitre del profesor mientras explicaba, si lo veía a la cara me distraería fácilmente por sus expresiones, por lo que siempre pretendo no mirar a la cara de los maestros, hasta que hizo su pregunta lo miré. Al principio creí que estaba hablando de forma hipotética. Pero luego recorrió la mirada por el salón, obviamente esperando una respuesta. La primera en alzar la mano fue Danny, se veía que tenía una idea pero no sabía como explicarla. Pero lo capté, al menos eso creo. Su visión estaba bien. Y de ahí me basé para dignarme a alzar la mano, cuando hubo terminado, con lo que saco algunas risas a todo el salón.
El profesor asintió en mi dirección, dándome la palabra.

Bueno, supongo que todas las clases que ustedes nos dan están ligadas. Por lo que una no sirviría sin la otra. ¿Cómo podrías atacar a un oponente con cualquier tipo de hechizo si no conoces una forma para defenderte? Lo que trato de decir es que como todas están ligadas es normal que traigan temas de otras materias. Ya que sin una no existiría la otra, por lo que si vemos un tema que creemos que deberíamos ver en otra materia es normal, porque al fin y al cabo venimos a aprender a usar la magia. Las clases que nos dan son como un árbol: hay ramas separadas, algunas que se enredan, pero al final todo se junta en el tronco. —Terminé el discurso sintiéndome mareada.

Maldición, hasta me cuesta hablar, me atoré en algunas partes buscando un poco de aire, pero logré acabar. Sentí que le dí muchas vueltas, ¿pero qué puedo hacer? Las palabras ya salieron de mi boca, no puedo borrarlas.
Lo único que queda es esperar a lo que diga el profesor.
Comencé a, de nuevo, mover el pie. Saqué un pergamino y comencé a garabatear lo que sea en él.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Lun Mayo 26, 2014 12:37 am

Mi expresión y sobre todo mi estado de ánimo cambiaron radicalmente al alzar la vista y ver a la preciosa Natalie sentarse a mi lado. "Madre mía, cada vez está más buena..." Pensé, mientras le saludaba sonriente, más sonriente que nunca. Por más que lo intentaba no podía evitar tener ese tipo de pensamientos cada vez que la veía. Entre que últimamente mis hormonas estaban un tanto revolucionadas y Natalie parecía sacada de una pasarela de modelos aquello era un sin vivir. - No me han dejado solo, estaba esperando a que viniera alguien realmente interesante. - Murmuré guiñándole un ojo, mientras el profesor comenzaba la clase, con una leve y pícara sonrisa.

Al parecer, por fin ibamos a poner en práctica todo lo que habíamos estado aprendiendo durante el curso. "Ya era hora, joder" Le puse cara de "not bad" a Natalie y ambos seguimos escuchando en silencio al viejo profesor, el más viejo que teníamos sin contar a Dumbledore, si no me equivocaba.

Intentaba sonreír débilmente ante las pequeñas bromas que soltaba, con el objetivo de hacerle un poco la pelota, poniendo en funcionamiento mi cerebro una vez había formulado la primera pregunta. La verdad es que era curiosa, a simple vista no parecía tener mucho sentido que aprendieramos dicho hechizo en Transformaciones, pero era obvio que alguna explicación habría, y era eso justamente lo que el profesor nos aminaba a responder. Para mi sorpresa, tras unos segundos de silencio, mi querida Danny fue la primera en levantar la mano, al parecer decidida a responder aquella interesante pero rara pregunta.

Me recliné en mi asiento, preparado para el espectáculo. Reí en voz baja, mirando a Natalie, mientras ésta intentaba explicarse como buenamente podía. No obstante, su respuesta desde mi punto de vista no había estado del todo desencaminada. Al terminar ella, una alumna de Ravenclaw a la que no había visto anteriormente también se armó de valentía, al parecer gracias a Danny y soltó una batalla que me dejó perplejo.

Entonces fui yo el que levantó la mano, carraspeando con la garganta para que el profesor se percatara de ello y dirigiendo una mirada burlona a la alumna que acababa de hablar. - En mi opinión, profesor, la contestación de Danny no iba desencaminada. Como usted ha dicho éste hechizo hace desaparecer la ESTRUCTURA FÍSICA de dicho objetivo o animal, pero realmente éste sigue estando ahí, por lo que lo que realizamos es una transformación de sus moléculas por así decirlo, haciendo que se vuelva invisible. En el caso de que éste desapareciera espacialmente hablando si pasaría a tratarse de un encantamiento, o eso creo... - Me rasqué la barbilla y me encogí de hombros, exhausto por tal esfuerzo mental que estaba realizando. Realmente no estaba seguro de que estuviera bien, pero ese día no me importaba demasiado equivocarme, me sentía activo y lo único que quería era participar un poco, además, ¿qué podía perder?
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Mar Mayo 27, 2014 2:03 am

Después de hacer el ridículo llevando la ropa al revés y teniendo que cambiarme delante de toda la clase dejando el pecho lobo que tenia al descubierto empezamos la clase, y aunque estaba algo ruborizado no me importaba demasiado nunca me había avergonzado de mi cuerpo y así podría fardar un poco de genética, vi como llegaba Damon y su culito prieto sin poder evitar echarle un ojo, no sabía el porque pero ese culo me hipnotizaba estaba muy seguro de que utilizaba calzoncillos con relleno y si no era así quería descubrirlo por mi cuenta "ese culito tiene algún secreto y estoy dispuesto a descubrirlo" pensé viendo como se sentaba.

El profesor empezó con una charla como en todas sus clases, a ese hombre se le daban tan bien las palabras como hacer que la gente se durmiera en sus clases, pero esta vez iba a ser diferente al parecer se había dado cuenta de que su tono de voz era como un dardo tranquilizante para caballos en los alumnos y decidió pasar a la acción lo más rápido posible sin preparar una parte teórica con la salvedad de una pregunta, y era la razón por la cual estudiábamos un hechizo de desaparición en la clase de transformaciones y no de encantamientos, la pregunta era algo rebuscada para casi todos los que estábamos allí, aunque yo tenía la respuesta característica o al menos eso pensaba. Tras escuchar a todos mis compañeros uno a uno decir algo sobre su teoría diferenciadora entre una asignatura y otra caí en que ninguno se había dado cuenta de algo que a mi me pareció importante.

-Bueno, después de todo lo que han dicho mis compañeros con los que estoy de acuerdo en parte aunque algunos solo hayan reafirmado lo que otros dijeron antes- empece levantando una ceja y echando una mirada rápida al chico del culito prieto de Slytherin, si me odia poco yo le estaba dando más motivos, -tengo que añadir que una de las razones por las que este hechizo no se considera un encantamiento o no se le debería de considerar así es porque no se trata de un mero ejercicio de hacer desaparecer algo, es mas complejo que eso lo llevas a otro lugar, de ahí que se necesite su contra-hechizo siempre que es el "Apparate", porque el hechizo no solo hace desaparecer sino que te lleva a otro lugar- dije terminando de explicar como se necesitaba un alto conocimiento de esa magia ya que en ella recaía una gran consecuencia en él, y es que sin su contrario el objeto persona o animal en el que se había realizado el hechizo incluso en uno mismo podía quedar en el camino en un momento donde el tiempo era relativo al que muchos magos y brujas denominaban "Splinching" donde podías pasar días sin saberlo y lo pero aún corres el riesgo de dejarte alguna parte importante del cuerpo ahí cuando consigues salir, -cosas de la separación de moléculas por capricho- dije encogiéndome de hombros terminando de responder con sabiduría al porfesor Gray.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Dom Jun 01, 2014 11:13 pm

- Demasiadas vueltas, Danny. – respondí meneando la cabeza después de todo el lío que acabab de formarnos en el cerebro a todos Pero muy correcta. Diez puntos para Hufflepuff.

Después de aquella, siempre excelente, aportación a la clase, vi que la alumna de Ravenclaw había levantado la mano impaciente por responder y le hice un gesto con la mirada para que respondiera con algo que si bien no contestaba con mucha certeza a lo que yo había preguntado, sí que reflejaba a la perfección la auténtica realidad.

- Como muy bien ha dicho, señorita Russo, todo gran mago que se precie ha de dominar todas las ramas de ese gran árbol que forma el conocimiento de la magia. – respondí a la otra alumno estirando los brazos para hacer una representación teatral del imaginario árbol que acababa de describir Y excelente afirmación la suya, señor Harrelson. Ni yo mismo podría haberlo descrito mejor. ¡Cinco puntos para cada uno!

Dicho esto, salí de detrás de mi escritorio y empecé a pasear por entre las mesas. Ya estaba acostumbrándome a aquellas caras, pero todavía había alguna relación nombre-rostro que se me resistía. Pero de esta seguro que ya no se me queda ningún alumno en el tintero.

- Bien, terminado el repaso teórico pasemos ahora a la práctica. Saquen sus varitas, por favor. – indiqué y en un gesto desenfundé la mía propia para hacer una demostración.

Con total paciencia me acerqué hasta una de las jaulas que colgaban tras mi escritorio y que contenía una gran iguana de llamativos tonos verdes.Hice un elegante  movimiento con la varita mientras pronunciaba la palabra mágica “Disapparate” y al instante la iguana empezó a perder todos sus vivos colores. Primero se tornó de un tono rosado, el equivalente al de sus músculos, luego estos desaparecieron y solo se dejó ver su esquelento que pronto desapareció y aparentemente no quedó nada más que una jaula vacía. Solo aparentemente pues, como ya habían aclarado mis alumnos anteriormente, este solo era un hechizo de transformaciones. La criatura seguía allí delante a pesar de que nadie pudiera verla.

- De acuerdo, ahora quiero que prueben ustedes. – dije ahora y con un rápido movimiento de varita hice aparecer un par de pequeñas jaulas en cada pupitre, una contenía un caracol y la otra un pequeño camaleón No obstante, y para cerciorarme de que todos tienen un nivel adecuado de hechizo, quiero que me demuestren sus habilidades con el pequeños molusco que verán a su izquierda. Después, y solo si veo que tienen unas correctas aptitudes, podrán trabajar con el vertebrado y salir de la clase. Buena suerte a todos.

OFF: En esta pequeña práctica, como es costumbre, se ejecutará la lanzada de dados. Después yo evaluaré si habéis pasado la prueba o no y os diré lo que deberéis hacer a continuación.

RECUENTO DE PUNTUACIÓN:

Gryffindor: -5 puntos por la falta de asistencia de Emily
Hufflepuff: 10 puntos + 5 puntos por la asistencia de Luke (Total = 15 puntos)
Ravenclaw: 5 puntos
Slytherin: 5 puntos + 5 puntos por la asistencia de Damon (Total = 10 puntos)
avatar
InvitadoInvitado

Danielle J. Maxwell el Dom Jun 01, 2014 11:41 pm

Oh yeah baby, diez puntos para Hufflepuff gracias a la super actuación de Danielle Jaymes Maxwell... Adoradme, Helga, estarías orgullosa de mí... Una diminuta Danny presidiendo mi cerebro bailaba tal que así gracias a mi logro. Sí, eran diez puntos. Pero diez puntos eran la diferencia entre la victoria y la derrota. Tejones contra serpientes. Aquello estaba reñido. Tras la aportación de los demás alumnos (las cuales no escuché porque estaba demasiado ocupada bailando en mi mente para no perder el ritmo), el profesor dio paso a la parte práctica. Dijo: sacad las varitas. Pero yo soy más rápida y ya la tenía fuera. Desde que dijo que aquella clase iba a ser práctica, la varita estaba delante de mis narices.

Admiré el perfecto hechizo que hizo con esa iguana. Fue por fases, primero tuvo un tono rojizo, luego se quedó esquelética y luego desapareció. Se me alzaron las cejas sin querer y mi boca también adoptó una pose de sorpresa al ver aquello. Nunca antes había practicado este hechizo, por lo que estaba DESEANDO que me saliese mal de una vez por todas para por fin ponerme a aprender a hacerlo bien. Yo tenía una maldición o algo así, jamás me había salido nada bien a la primera, ni a la segunda, ni a la tercera. Era algo así como la maldición de la poca arte mágica. Esto de vivir toda mi vida con muggles tenía que repercutirme en algo.

No obstante, yo siempre iba con la actitud más favorable para todo, pues quería que me salieran bien las cosas. Delante de mí aparecieron dos jaulas, una con un caracol muy mono y otra con una iguana como la que el profesor había hecho desaparecer. Había que empezar con el caracol para ir aprendiendo poco a poco; supongo que debido a su fisionomía resultaría más fácil o algo así. Usar a los pobres caracoles como cobayas, qué mal. Cogí la varita entre mis dedos e hice al aire varias veces una floritura mientras decía en alto el nombre de “Disapparate”, para decirlo bien cuando fuera el momento adecuado. No me habría pasado veces que por las prisas digo mal el hechizo y termina explotándome más de una cosa en las narices. Cuando creo tenerlo todo guay, miro al caracol.

Muajajaja, vas a morir —le susurro para asustarle. En realidad solo iba a volverlo invisible, pero por si acaso yo le aviso de que puedo pronunciar mal y, por consecuencia, explotar. Que oye, no me extrañaría. Lo dicho, la suerte me odia muy mucho.

Cojo aire y tras unos golpes en la jaula en plan como si fuera un brindis, miro al caracol y lo apunto amenazante. En el fondo, le deseo mucha suerte al caracol, para que no le pase nada malo. De pequeña me gustaba molestarlos, pero ahora me parecen unos animales de lo más indefenso y en verdad me dan pena. Tras unos segundos de filosofía contra el maltrato animal, muevo la varita.

Dissaparate. —creo que siseé más de la cuenta. ¿Qué me creo, el elegido hablando pársel? Puse los ojos en blanco y los cerré a continuación a la espera de que pasasen los efectos que se suponía que tenía el hechizo, ya que si había muerto, esperaba no verlo sufrir. Cuando pasaron algunos segundos, abrí los ojos, encontrándome delante el resultado de mi hechizo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 19.534
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1496
Puntos : 864
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Maestro de Dados el Dom Jun 01, 2014 11:41 pm

El miembro 'Danny Maxwell' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 3477
Puntos : 1548
Ver perfil de usuario

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.