Situación Actual
10º-19º
24 octubre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Wolfgang R.Mejor PJ ♂
Lluna F.Mejor PJ ♀
Eva W.Mejor User
Melissa M.Mejor roler
Gwen & KyleMejor dúo
Giovanni M.Mejor novato
Niara S.Especial I.
Iris L.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

La estrategia infalible. —Leonardo. [FB]

Drake Ulrich el Mar Feb 27, 2018 3:03 am


Estábamos a principio de febrero—más concretamente el día después de la Reunión de la Orden del Fénix—y habíamos quedado Leonardo y yo para llevar a cabo la misión que nos había encomendado Dumbledore. No podíamos retrasarnos. De hecho, éramos con diferencia la misión que más prisa tenía, ya que nuestros compañeros necesitaban de nuestra ayuda cuánto antes, antes de que el Ministerio consiguiese traspasar lo que fuera que tuviesen de defensa. Y tal y cómo estaban las cosas, era importante hacerse con nuevo apoyo en las fila de los fugitivos y asegurarse de que la gente tenía una oportunidad de luchar. Además de que nunca ha sido propio de la Orden del Fénix dejar a las personas correr tal suerte sin prestar su ayuda.

Es por eso que nos habíamos pegado toda la noche anterior haciendo un plan estratégico infalible. Habíamos ido al lugar en donde estaba ocurriendo todo, haciéndonos desde lejos con todas las calles, posibles entradas, posibles vías de escape y todo. El edificio en sí era de éstos típicos edificios de varias plantas, colindante a otros que son prácticamente iguales. Lo único que distaba de ese edificio al resto de edificios de ese estilo de Londres, es que por la parte trasera había un callejón que daba lugar a una plazoleta. Por lo que teníamos cierto margen de jugabilidad a la hora de entrar al interior. Era eso o entrar por una ventana, pero nunca me ha ido el Modo Spiderman.

Tras estar casi una hora frente a Lezzo y tras hablar ambos dando nuestra opinión, llegamos a idear el plan infalible. Estaba segurísimo de que él no se olvidaría, pero igualmente, decidí recordarlo ahora que estábamos a apenas dos minutos de empezar con aquello. Buah, ya estoy nervioso. Si soy sincero, si decía el plan y mis opiniones en voz alta en este momento era simplemente para asegurarme de que yo lo recordaba y serenarme un poquito. Siempre me pasaba. Pese a la experiencia que pudiera llegar a tener, yo siempre me ponía nervioso.

Bueno, Leo, ha llegado el momento. —Soné extremadamente serio. Nos encontrábamos en la azotea de un edificio que estaba a una manzana, no obstante, desde la azotea de ese edificio se podía ver en el cual se encontraban nuestros compañeros. —Como desconocemos como está organizado todo eso... optaremos por nuestro primer plan. Es altamente probable que los enemigos estén dentro del edificio y que de alguna manera nuestros compañeros hayan conseguido pasar desapercibidos o escondidos entre las paredes de esos cuatro pisos por ya casi dos días. Sea lo que sea lo que están haciendo, no durará mucho más. Probablemente en el interior hayan infinidad de hechizos anti-aparición y hasta no me extrañaría que algún valiente haya inhibido la magia en ciertas partes para asegurarse de que los nuestros tengan que salir a pie cuando estén muriéndose de hambre. Asegúrate de que tu varita no sea tu única moneda de cambio. —Sorbí los mocos hacia adentro, pues estaba un poco resfriado. —Y de verdad me espero lo peor ahí dentro. No sé cómo se las habrán ingeniado pero bueno... es nuestro momento de actuar. Importante —alcé el dedo antes de continuar—, nada de matar. Ya sabes que lo primordial es llevarnos a alguien de los malos al refugio para que pueda ser interrogado, ¿vale? —Y bueno, yo no era muy amante de arrebatar vidas, pero últimamente estaba un poco hater por la vida y obviamente no era la primera vez que lo hacía. Mi trabajo como Auror me había hecho experimentar cosas bastante fuertes, aunque no lo pareciese y si mataba a alguien no iba a pesar en mi consciencia, pero prefería no hacerlo. Sin embargo, como esta nueva generación viene tan poderosa en contra del gobierno, yo dejaba claro que yo no iba a ir por ahí cortando cabezas. Yo no trabajaba así. —Iré por detrás y tú harás ruido en la principal, para que toda la atención de los posibles guardias se centre en la parte delantera. Desde que lo hagas, te reúnes conmigo y vamos juntos. Siempre. No te separes a menos que yo te lo diga, ¿hecho? —Y alcé la mano, para que me diese la mano como un compañero leal con el que te vas a meter dentro de una misión peligrosa.

Tras darle la mano y unir sus hombros—así todos machotes—, le dio un golpecito en el hombro y me desaparecí a la plazoleta, caminando entonces hasta la puerta trasera. Habíamos establecido que la señal sería contar hasta sesenta. De esta manera él comenzaría y yo ya estaría en posición. Saqué mi varita—que en realidad no era mi varita, pero me respondía casi siempre bastante bien—y me puse en posición, esperando. Todo iba a salir bien.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Josh Hartnett
Edad del pj : 29
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 000
Lealtad : Albus Dumbledore
Patronus : Mono capuchino (Parl
RP Adicional : 000
Mensajes : 494
Puntos : 377
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t419-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t423-relaciones-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t3175-cronologia-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t614-correspondencia-de-drake-ulrich#9979
Drake UlrichInactivo

Leonardo Lezzo el Miér Feb 28, 2018 1:23 am

Cualquier persona con una pizca de coherencia sabe que el mundo mágico está atravesando una crisis enorme. Lo peor, es que personas inocentes están siendo asesinadas o detenidas por el nuevo gobierno. Leo no estaba dispuesto a esperar en segunda fila, por eso desde el día de la reunión de la Orden había estado practicando más duelos con los demás fugitivos. Junto con Drake Ulrich, iba a tener que enfrentar la misión que Dumbledore les requería para ayudar a unos aliados que habían sido descubiertos en su refugio. Debían llevarlos al refugio seguro, antes de que fuese demasiado tarde. Llevaban casi dos días encerrados. Pensando en lo peor, podían estar todos muertos. Poniéndose en lo mejor, podían estar todos ocultos esperando un milagro. Ellos iban a tener que hacer ese milagro. La noche anterior, Leo y Drake quedaron para trazar un plan. A ojos de ambos, aquel plan era infalible. Habían inspeccionado los alrededores, tenían en cuenta los posibles fallos, planes alternativos. Todo pensado para ayudar a aquella pobre gente que se encontraba atrapada. El chico había pasado el día repasando el plan. Una y otra vez, intentando no olvidar nada. Drake era un buen estratega. Leo reconocía que era un miembro activo de la Orden indispensable. Le consideraba inteligente, cauto y valiente. También fue auror, de los buenos, no de los que hay ahora. Además de admiración, le guardaba cierto respeto.

Se encontraban en el lugar, justo antes de poner en marcha su plan infalible. Drake estimó oportuno recordarle a Leo que no habían ido allí a matar a nadie. Si podía llevarse a alguien para interrogarlo, mejor. El chico asintió. No esperaba tener que matar a nadie, no se veía preparado. Por mucho rencor que les tuviese. Ambos hombres se dieron la mano, como amigos, y el plan comenzó. El ex-auror iba a la parte trasera, por donde se colarían. Leo debía contar hasta sesenta, y luego armas un buen jaleo en la puerta principal, haciendo que todos los mortífagos que estuviesen en la casa fuesen a ver qué pasaba. Contó despacio, casi temblando, estaba muerto de miedo. Desconocían cuantos hombres podía haber allí dentro. Tampoco contaban con el número de refugiados. A decir verdad, solamente sabían la ubicación. Cuando terminó la cuenta, Leo lanzó una Bombarda Maxima contra la puerta principal. La hizo volar por los aires con un gran estruendo. Inmediatamente dos personas salieron de la casa lanzando hechizos. El chico tenía ordenes claras, tenía que reunirse con Drake en la zona posterior. Pero primero tuvo que luchar un poco. Eran dos contra él. Por suerte había estado practicando los hechizos defensivos. Trató de desviar los maleficios que le estaban lanzando hasta que tuvo la oportunidad de desmayar a uno de los hombres. En ese momento de confusión, Leo aprovechó para echar a correr y encontrarse con Drake. - Me siguen, me siguen. - Pudo advertirle. Un rayo pasó cerca de Leo, que se tiró en medio de la calle. Inmediatamente se giró para continuar defendiéndose. Solo había uno. El otro, al menos había quedado desmayado. Tras un buen rato de forcejeo, lograron reducirlo. - Lo siento. He hecho explotar la puerta principal para llamar su atención, pero inmediatamente han salido dos tíos. Parece que no hay nadie más... - Pero si que había alguien más. Desde una ventana cercana, empezaron a salir luces. Alguien les atacaba, no dejando a la vista más que su mano y su varita.
avatar
Imagen Personalizada : León enamorado
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 21
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 18.350
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 485
Puntos : 195
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Drake Ulrich el Jue Mar 01, 2018 5:48 am

Uno...
Dos...
Tres...

...

Cincuenta y siete...
Cincuenta y ocho...
Cincuenta y nueve...

Y se escuchó una explosión. Bien, Leo sabía contar. Y bien, Leo había cumplido con su cometido: hacer ruido y crear una distracción para que la parte trasera se viese liberada y que así pudiésemos entrar in fraganti por detrás. No obstante: Leo no entendió algo. La idea era que la parte trasera estuviese, al menos en teoría, desierta, ergo que si le perseguían y él venía aquí... ¡la cosa claramente se torcía! ¡Vendrían persiguiéndole y saltarían las alarmas precisamente en esta zona!

Pero bueno, no pasaba nada. Habría que hacerse cargo del problema y pasar al plan...B. Un plan que EVIDENTEMENTE NO TENÍAMOS. Pero nada, me limité a ayudar a Leo a quitarse el problema de encima, algo que milagrosamente salió bien sin muchos percances. Él se disculpó cuando tuvimos un momento de tranquilidad, a lo que yo le quité peso al asunto.

No pasa nada, vamos a ponernos serios. Ahora entraremos y... —¿Eso que ha caído a la derecha de mi pie derecho es un hechizo? Miré hacia arriba y vi como una mano, portando una varita, salía a través de una ventana, tirando hechizos a diestro y siniestro. —Me enfado. —Y lancé una bombarda en dirección a la ventana, haciendo que la mano asesina entrase hacia dentro asustado. —Vale, como mínimo aquí dentro va a haber una persona más, pero yo tiraría hacia arriba y diría que mínimo tres. Así que no bajes la guardia. Vamos a entrar.

Intenté un alohomora para abrir la puerta, pero evidentemente no funcionó, ¿por qué? No sé, ahora mismo no estaba yo para pensar en defensas mágicas, así que con un bombarda rompí la cerradura—y de paso la puerta—y entramos al interior tras empujarla con la mano. Dimos directamente con un pasillo, en donde habían dos puertas una en frente a la otra y, justo en medio, una escalera que subía de piso.

Hay dos casas por piso y tenemos tres pisos, así que hay seis casas en las que mirar. Yo miraré en las de la izquierda y tú en las de la derecha. Asegúrate de buscar bien. Nuestros compañeros tienen que estar aquí, en algún lado. Lo que no sé cómo ni en dónde se esconde. Ya en el mundo mágico me espero cualquier cosa. —Le di un golpecito en el hombro. —Si necesitas ayuda, grita mi nombre, ¿vale? Pero hay que ser raudos y veloces antes de que lleguen refuerzos. Porque llegarán; y pronto.

Y tras una última mirada caminé primero por el pasillo para entrar en la puerta que me corresponde. La abrí esta vez con un alohomora, entrando de un salto (para sorprender en el caso de que hubiera alguna persona malvada en el interior) y dando paso a un lugar lúgubre y abandonado. —¿¡HOLA!? ¡Venimos a sacarles de aquí! ¡Si hay alguien que se manifieste! —Grité, sintiéndome terriblemente... GILIPOLLAS. Y encima me dio miedo gritar a un lugar oscuro que alguien se manifestara, tal y cómo son las películas de miedo, ahora se me materializa un puto poltergeist y me posee.

Empecé a escuchar como en el piso de arriba se oían varios pasos, corriendo. Se acercaba avalancha enemiga probablemente y había que estar preparado para la guerra...

Así que me escondí detrás de la puerta de la casa en la que entré, un poco asustado, esperando el momento idóneo para salir y hacer algo útil.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Josh Hartnett
Edad del pj : 29
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 000
Lealtad : Albus Dumbledore
Patronus : Mono capuchino (Parl
RP Adicional : 000
Mensajes : 494
Puntos : 377
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t419-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t423-relaciones-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t3175-cronologia-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t614-correspondencia-de-drake-ulrich#9979
Drake UlrichInactivo

Leonardo Lezzo el Dom Mar 04, 2018 12:22 am

Las cosas no habían ido como Leo suponía, y terminó corriendo por el callejón porque un mortífago le perseguía. Se alegraba de contar con alguien experimentado como Drake. Él fue el encargado de apaciguar la mano que soltaba hechizos desde la ventana. Entraron en el bloque de pisos, formando un poco más de escándalo. Sin duda, la gente de la casa estaba más que avisada de qué había alguien intentando entrar. Como poco, Drake calculaba que habían otros tres mortífagos. El chico escuchó atentamente las instrucciones del mayor. Cada uno iba a ir por una parte, para buscar en los tres pisos. Seis casa en total. Posiblemente los habitantes malos de la casa ya habían dado el aviso de que estaban siendo atacados, tenían que actuar con rapidez. - Entendido. Suerte, Drake. - Leo puso rumbo a la derecha, con la varita en alto apuntando a la puerta. La abrió con un hechizo menos violento que la anterior, y lanzó una bola de luz. Estaba todo muy oscuro.

No se veía nada en ese primer piso, todo tranquilo y despejado. El chico caminó con prudencia hacia las escaleras. No había nada extraño, ni un movimiento, ni un ruido. Nada. Absoluta calma. Subió toda la escalinata para ir a revisar el piso superior. Y de nuevo nada. Pero cuando estaba subiendo el último tramo de escaleras, un rayo verde le pasó muy cerca de la pierna. Leo se defendió. Un hombre alto y desgarbado bajaba las escaleras, lanzando hechizos. Pudo defenderse de los primeros, pero uno le acertó, y le hizo rodar escaleras abajo. Por un momento se sintió desubicado. Logró defenderse de otro ataque más, pero no pudo ponerse de pie. Estaba sentado frente a las escaleras, y en el segundo o tercer escalón estaba el hombre. De nuevo desvió un hechizo, que hizo caer una tetera de una pesa, y redoló por el suelo perdiendo la tapa. Leo estaba tan confundido que le pareció ver una cabeza asomada. ¿Una cabeza? El mortifago no se dio cuenta de nada. Atacaba una vez y otra, mientras el chico se defendía a duras penas. La obsesión del fugitivo siempre fue la Defensa. El principal objetivo, no morir. Pero un hechizo derribó al mortifago. No lo había lanzado el chico, había salido de la tetera. Leo se puso en pie, asustado. Apuntó a la tetera, y de allí salió de nuevo una cabeza. Un hombre menudo y con gran bigote le contó que estaban allí escondidos. - ¿Hay más gente en esta casa? He venido para ayudaros, os vamos a llevar a un lugar seguro. Pero necesito saber si hay más inocentes. - El hombre dijo que si, asintiendo de forma extraña. Era como una persona con cuerpo de tetera, o como una tetera con cabeza de persona. Horrible. El hombre le explicó que los de ese piso estaban todos escondidos en la tetera. Que si quería ayudarles, debía transportarles con la tetera. El hombre se escondió de nuevo. Leo buscó la tapa, que había caído cerca de una puerta, y luego recogió la tetera. Su intención era salir en busca de Drake, pero alguien subía al segundo piso corriendo, y el chico no tuvo más opción que esconderse en un armario lleno de ropa de cama y toallas. Al menos olía a limpio.
avatar
Imagen Personalizada : León enamorado
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 21
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 18.350
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 485
Puntos : 195
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Drake Ulrich el Miér Mar 07, 2018 3:19 am

Desde que escuché que estaban a punto de bajar un par de personas por las escaleras en busca de pelea, no tardé en congelar los escalones que bajaban, haciendo que los dos se resbalasen fuertemente, cayesen en la escaleras y su culo bajase a trompicones por cada uno de los escalones hasta quedar prácticamente frente de mí. Dos desmaius, dos religios y dos expelliarmus dejaron a aquellos dos tipos totalmente fuera de sí, durmiendo en medio del pasillo. Cogí las varitas de los dos tipos, ya que en el refugio había mucha gente que no tenía por algún motivo y lo mejor era intentar tener la máxima variedad posible, ya que no cualquier varita hace caso a cualquiera.

Pude escuchar como en pisos superiores dos personas se batían el duelo, por lo que asumí que uno de ellos era Leo, ya que lo había perdido de vista. Subí de tres en tres—tengo las piernas muy grandes—los escalones, pero para cuando llegué a la supuesta escena del crimen, solo vi al enemigo en el suelo totalmente K.O. pero no vi a Leo por ninguna parte.

Tsss, tsss —murmuré por lo bajo, sin mirar a ningún sitio en específico. —¿Leo? ¿Estás por ahí? ¿Dónde te has metid...

Pero entonces una armario se abrió lentamente, dejándome ver en el interior a Leo sujetando una tetera como si éste fuese su tesoro más preciado. Yo alcé una ceja, confundido por la imagen que tenía delante de mí. ¿Estaría nervioso y se habría escondido? Iba a sacarle de ahí, pero cuando escuché repentinamente como una horda de pasos entraban por la planta baja, me metí en el armario con él sin dudarlo ni un solo segundo. Estrategia, necesitábamos otra estrategia. O al menos tranquilizar a mi compañero, ¡no podía estar escondiéndose en todos los armarios que viese!

Cerré la puerta del armario detrás de mí, sentándome justo al lado de Leo en silencio, con la varita apuntando fijamente a la puerta del armario por si alguien la abría, aunque a priori en aquella casa no había entrado nadie malo.

¿Estás bien? ¿Te han herido? —pregunté preocupado en voz muy, muy bajita. —Necesitamos volver a salir y buscar al resto. O al menos para poder salir, porque a este paso llenan la casa de gente y no tendremos manera de salir ni nosotros vivos. ¿Qué te parece si tú subes a buscar al resto y te las apañas con los enemigos que puedas encontrar mientras yo te cubro las espaldas? Creo que será mejor idea que separarnos... —Y sí, no le había dejado hablar en ningún momento, ya que me había puesto un poco nerviosito y cuando me pongo nerviosito pues hablo mucho en pos de buscar una solución útil. Si me había callado repentinamente era porque uno de los mortifagos había entrado en la habitación en la que nos encontrábamos escondidos y, obviamente, había que mantenerse en absoluto silencio.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Josh Hartnett
Edad del pj : 29
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 000
Lealtad : Albus Dumbledore
Patronus : Mono capuchino (Parl
RP Adicional : 000
Mensajes : 494
Puntos : 377
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t419-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t423-relaciones-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t3175-cronologia-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t614-correspondencia-de-drake-ulrich#9979
Drake UlrichInactivo

Leonardo Lezzo el Sáb Mar 10, 2018 3:19 pm

Casi se le sale el corazón por la boca cuando escuchó los chistidos, pues no sabía que era Drake hasta que le llamó. El chico salió temerosamente del armario con la tetera en la mano. Lo importante en ese momento era la tetera, que contenía a algunos de los fugitivos que necesitaban su ayuda. De nuevo se escucharon pasos en el piso de abajo, y Drake entró en el armario junto con Leo para esconderse. El chico no tuvo tiempo de explicarle que había gente en la tetera, y que lo más seguro es que quedaran algunos más escondidos en el piso de arriba aunque Leo no les había visto. Quizás estaban escondidos en una cacerola. Negó con la cabeza cuando le preguntó si estaba herido. Se había caído por las escaleras, pero eso no era nada que él no pudiese soportar. El mayor le proponía salir a buscar a los demás, él le cubriría la espalda mientras que el chico tendría que ir abriendo paso. Sonaba a suicidio. - Quedan más arriba, el resto están en esta tetera. Si yo voy delante, tu cuidas de ellos. - Le entregó la tetera, sin esperar respuesta por parte de Drake. Él no tenía ningún miedo de ir delante, pero sería un poco difícil con la tetera. Necesitaba libertad de movimientos.

Leo asomó un ojo viendo que un mortifago acababa de subir al segundo piso, donde ellos estaban escondidos en el armario. Permanecieron en silencio, viendo como el mortifago con pocas luces continuaba escaleras arriba. Solo había uno, quizás había más en el piso de abajo. - Esta bien, voy detrás de ese. Tenemos que ir arriba, los de la tetera dicen que queda alguien ahí. - Contó hasta tres, más que nada para darse seguridad, y salió del armario con la varita en alto. Si subía alguien más, Drake podría hacerse cargo. Leo se encargaría de acabar con el mortifago solitario de arriba. Subió las escaleras poco a poco, para no hacer ruido y avisar al malvado. Cuando llegó a la planta superior, no vio ni escuchó nada. Como si el mortifago hubiese desaparecido. Se giró para hacerle gestos a Drake, para darle a entender que no había nadie. - ¿Y si buscamos al resto? ¿Dónde crees que pueden estar? - Esta vez no servía esconderse en un armario o bajo la cama. Los fugitivos debían estar súper bien escondidos para que los mortifagos no les encontrasen. Leo no tenía tanta imaginación, él se hubiese tirado desde una ventana o algo así.

De pronto unos destellos salieron desde una habitación. El mortifago les atacaba. Leo intento protegerse a él y a Drake. Cuando pudo, lanzó hechizos que rebotaron en las paredes e hicieron algunos destrozos en la casa. Aquello no era buena idea. ¿Y si la gente que faltaba estaba metida en las paredes o en los muebles? El malvado estaba escondido en la última habitación de la casa, lanzando hechizos desde allí, no había otra manera de acabar con él más que acercándose a dicha habitación. Leo visualizó lo que parecía ser un cuarto de baño, y corrió a meterse en aquella estancia. Estaba a dos puertas de la última habitación.
avatar
Imagen Personalizada : León enamorado
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 21
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 18.350
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 485
Puntos : 195
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Drake Ulrich el Miér Mar 14, 2018 3:53 am

¿El resto está en la tetera? ¿En serio? Miré la tetera sin creerme demasiado lo que me estaba diciendo. No me parecía lógico, ni físicamente posible que hubiesen un grupo de fugitivos dentro de una tetera. No sé, llámame escéptico. Miré entonces a Leo. Y luego volví a mirar a la tetera, evidenciando mi incredulidad. Decidí expresarme en voz alta lo confundido que estaba en este momento.

¿Me estás diciendo que ahí dentro están los fugitivos que hemos venido a salvar? —Susurré, señalando la tetera. Él dijo que sí, por lo que yo no era quien para no creerme sus palabras, por lo que asentí y cogí la tetera con los minimoys dentro. —Te creo. Yo cuido de ellos. Y de ti, te cubro las espaldas. —Le repetí, para que confiase en mí. Yo era muy inocente, si me estaba tomando el pelo yo me lo creería igualmente.

Cogí la tetera con todo el cuidado del mundo, pues ahora ese trozo de cerámica para mí tenía el valor de varias vidas humanas y salí persiguiendo a Leonardo, con la varita en la otra mano. Lo seguí escaleras arriba, asintiendo ante su señal para ir a cubrirle, aunque yo estaba mirando hacia atrás y abajo, porque tal y cómo estaba la cosa, era altamente probable que nos viniesen también desde ahí. Había que darse prisa para salir cuánto antes e irnos con la tetera y el resto.

Pues no sé, ¿en el bote del jabón del baño? Yo es que ésto... —alcé la tetera. —No lo entiendo.

Todo lo dije susurrando, hasta que de repente sentimos que nos volvían a atacar desde una habitación desde la que no teníamos cobertura para atacar. Nos ocultamos para que sus hechizos tampoco pudiesen llegar a nosotros. No tardé en alzar la varita, apuntar a un ángulo a ojímetro, calculando el arco, la tangente y hasta la aceleración media y lanzar un sectum dispersa que hizo que varios haces de hechizo saliesen disparados y rebotasen, entrando en el interior de la habitación en donde estaba nuestro enemigo. Por el '¡ay!' que se escuchó de la voz del mortífago, supe identificar que le había dado al menos con uno de los proyectiles. Le hice una señal a Leo.

¡A por él! —Volví a susurrar, para que aprovechase el momento para desarmarlo y dejarlo fuera de combate.

Yo le perseguí, asegurándome de que nadie subía por las escaleras. Una vez estuvimos dentro de la última habitación, yo no me corté ni un pelo.

¿Hola? ¿Hay alguien por aquí? —pregunté, sintiéndome idiota.

El hombre del bigote de la tetera volvió a salir.

¡Estarán escondidos como nosotros! ¡Mirad en la cocina! ¡Y si no bajo el doble piso de madera!
¡Rápido!
—Nos avisó.

Yo miré a Leo y le hice caso al hombre bigotudo.

¿Cómo narices estáis ahí dentro? —pregunté, empezando a dar golpecitos con el pie en el suelo rápidamente, intentando buscar un lugar que estuviese hueco y lo revelase el ruido.

Una poción que nos ha hecho más pequeños y un hechizo para agrandar el espacio interior, pero ya llevamos casi un día y medio sin suministros, gracias por venir —añadió el tipo, antes de volver a entrar para calmar a todos los que estaban en el interior.

Vamos a la cocina.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Josh Hartnett
Edad del pj : 29
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 000
Lealtad : Albus Dumbledore
Patronus : Mono capuchino (Parl
RP Adicional : 000
Mensajes : 494
Puntos : 377
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t419-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t423-relaciones-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t3175-cronologia-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t614-correspondencia-de-drake-ulrich#9979
Drake UlrichInactivo

Leonardo Lezzo el Lun Mar 19, 2018 1:17 am

La magia es impredecible. Tanto, que varias personas pueden estar ocultas en una tetera de tamaño normal. Tan ricamente. Drake preguntó si la gente estaba dentro de la tetera, como si no se lo terminase de creer. Acto seguido, cogió la tetera y le dijo a Leo que le cubriría las espaldas. Tal y como el chico le había pedido. Todo era de lo más extraño, así es siempre desde que Leo supo que es un mago. Extraño, y maravilloso. Aunque no siempre. Que muera gente no es maravilloso, que puedan llegar a esconderse dentro de una tetera si que lo es. Gracias a eso han salvado al vida. El chico no se detuvo a pensar en como habían terminado todos metidos en tan pequeño artilugio, solamente guardó la tetera como un objeto muy valioso hasta que se lo entregó a Drake. Debían buscar a los demás. El lugar donde podían estar escondidos era inimaginable.

Subieron al piso de arriba y terminaron peleando con un mortifago que se escondía en la última habitación del piso. Leo avanzó por el pasillo, queriendo llegar lo más cerca para poder dejarle ko. Pero llegó Drake, con una espectacular magia matemática, y consiguió darle. A su señal, Leo se lanzó a por el mortifago. Le desarmó, robó su varita, y le dejó desmayado y atado. Por si a caso se despertaba, que no lo tuviese tan fácil. - Eso ha sido fantástico. Como una jugada magistral de billar. ¿Cómo lo has hecho? - Mientras tanto, Drake y él podrían buscar a los demás fugitivos escondidos en la casa. En aquella habitación no parecía haber nadie. Drake preguntó si había alguien, y el hombre volvió a asomar su cabeza por la tetera. Leo sabía que estaban ahí dentro, pero le seguía sorprendiendo ver una cabeza con cuerpo de tetera. El hombre nos dio dos puestas. Podían estar en el doble suelo, o en la cocina. Cuando Drake se puso a pisar el suelo en busca de algún sonido hueco, Leo hizo lo mismo. Eran como esos bailarines de claqué, pero sin ritmo, ni compás, ni armonía ninguna. Allí no parecía haber nada, de modo que se dirigieron a la cocina.

La estancia era amplia, con muchos muebles y decoraciones. Destacaban los cuadros, que ocupaban toda una pared. - ¿Hola? Venimos a rescataros. ¿Dónde os habéis metido? - De pronto, de uno de los cuadros salió un niño, y luego un hombre adulto. Se presentaron, explicando que el cuadro era en realidad la puerta de la alacena. Es decir, desde la cocina, podías acceder a la despensa por el cuadro. Cosa que los mortifagos no sabían. Ellos se habían escondido allí. La tapa de la tetera se volvió a levantar. El hombre, algo enfadado, exigió que les dejásemos comer algo. - No, no, lo siento. Es mejor que nos vayamos. Cuando estemos a salvo, en el refugio, podréis comer, asearos... Debemos irnos. ¿Estamos todos? - El hombre de la alacena y el niño, asintieron. El hombre tetera no estaba de acuerdo. Pretendía salir de la tetera, entrar en la alacena, y comer todo lo que hubiese. - No hay tiempo. No podemos permitirnos parar a comer. Lo mejor será que el hombre y el chico entren en la tetera. ¿Puedes decirnos que hechizo habéis usado? - El hombre, cabezota como él solo, se negó. Quería salir de la tetera y comer, no había más discusión. Leo se quedó mirando a Drake, varita en mano. ¿Y si le dejamos aturdido un rato?, intentó preguntar telepáticamente. Aquello no estaba bien. En cualquier momento podían llegar más refuerzos, y tanto Drake y Leo, como los demás inocentes, se verían envueltos en una guerra.
avatar
Imagen Personalizada : León enamorado
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 21
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 18.350
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 485
Puntos : 195
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Drake Ulrich el Jue Mar 22, 2018 4:12 am

¿Qué cómo lo había hecho? Una mezcla entre el cálculo matemático experimental de la curva neperiana de ciento ochenta grados, junto a la recta de la asíntota del cruce de los dos planos de las perpendiculares de las paredes. Además de un poco de intuición femenina.

En verdad no, eso no tiene puto sentido. Fue pura potra, pero no podía decirle eso a Leonardo o iba a quedar como un panoli. Que a ver, tampoco fue potra totalmente, ¿vale? La intención era esa, pero que saliese bien a la primera fue lo que fue una suerte inesperada. Carraspeé ante su pregunta.

Se llama 'sectum dispersa', hay que tener cuidado porque rebotan los proyectiles casi hasta tres veces. Lo tiré a ojo y gracias a Merlín que tengo buen ojo. —Y esa, señores, era la absoluta realidad. Ojalá fuese yo matemático como para poder tener ojo de halcón y poder calcular previamente la trayectoria de mis hechizos. —Vamos, vamos.

Una vez en la habitación en cuestión, todo fue muy curioso. ¿De verdad, población de la tetera, creéis que es el mejor momento para exigir comida cuando estamos aquí arriesgando nuestras vidas para salvaros el curo? Hay que ser cara dura, ¿eh? Menos mal que no contesté yo porque mi apacible manera de ser hubiera sucumbido a abrir la despensa y tirarles en la cara un bollito de cacao, sino que fue Leo quién les dijo que se esperasen hasta llegar al refugio. Gracias a Merlín, también, que el resto apareció escondidos tras un cuadro.

Pero el tipo de la tetera seguía de pesado, el muy imbécil. ¡Arg! ¡Me ha hecho insultarlo! Supe identificar perfectamente la mirada que me lanzó Leo. Él era de los míos, de esos que tienen la capacidad mental de leer miradas perfectamente.

...¡No es un hechizo, he dicho que fue una poción los que nos mantiene de este tamaño! —Repitió enfadado, intentando salir de la tetera.

Yo, con un dedito, le di un golpecito en la cabeza para empujarlo de nuevo al interior de la tetera. Luego acerqué la tetera a Leo y le di permiso visual para que lo aturdiese. Cerré la tetera con magia para que ningún otro idiota hambriento decidiese salir y miré al niño y al hombre.

Muy bien, aquí hay hechizos anti-aparición. Si no tenéis armas, aseguraros de quedaros atrás de nosotros para que no sufráis daños y perseguirnos sin quedaros muy rezagados —les advertí del plan a seguir. —Si tenéis varitas, apoyad pero desde atrás, solo en caso de que necesitemos ayuda y tengáis buena visión —añadió—. Bajaremos, saldremos por la puerta que explotó Leonardo y correremos a la calle de en frente. Si mis cálculos son buenos, ahí ya podríamos desaparecernos. En el caso de que no podamos, seguimos corriendo hasta poder. Recordad estar cerca de mí o de Leo para poder llegar al refugio, ¿vale?

El niño y el hombre asintieron, asustados.

Venga, que podemos.

Se escuchó bastante ruido en el piso inferior, cosa que me hizo retroceder. ¿Tres, cuatro? ¿Sonaban cinco? ¡Me da que eran muchos más! Retrocedí rápidamente y abrí la ventana. Estábamos en un tercero. Tragué saliva y animé a todos a acercarse a la ventana.

Pelear es malo. Siempre es mejor evitar la confrontación directa, sobre todo si somos menos en número.

Vale, cambio de planes, vamos a tirarnos por aquí. Me tiraré yo primero y os ayudaré con un Aresto Momentum para que no os matéis. Vamos, vamos. —Salté sin pensármelo demasiado, cayendo suavemente (bésame) para entonces mirar hacia arriba a la espera de que todos saltasen.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Josh Hartnett
Edad del pj : 29
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 000
Lealtad : Albus Dumbledore
Patronus : Mono capuchino (Parl
RP Adicional : 000
Mensajes : 494
Puntos : 377
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t419-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t423-relaciones-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t3175-cronologia-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t614-correspondencia-de-drake-ulrich#9979
Drake UlrichInactivo

Leonardo Lezzo el Mar Mar 27, 2018 10:27 pm

Aprender cosas nuevas siempre va bien, y más cuando se trata de hechizos como el que había usado Drake para dejar aturdido al mortifago de la última habitación. Se trataba de un encantamiento que rebotaba hasta tres veces antes de dar en el objetivo. Leo se imaginaba que era algo difícil de aprender, y mucho más de adquirir ese nivel de destreza. Cuando salieran de esta, debería pedirle al mayor qué se lo enseñase. Podía serle muy útil. Cuando tuvieron controlada la situación, buscaron al resto de fugitivos. Pero el señor de la tetera no parecía dispuesto a dejarse ayudar tan fácilmente. Su primera intención era comer. El chico entendía ese enfado extraño que provoca el hambre, por eso no quiso ser grosero. Pero si se ponían a discutir, no saldrían nunca de la casa, y jamás llegarían al refugio. Además, seguramente había más mortifagos entrando en los pisos, buscándoles. No podían permitirse perder más tiempo. Leo quería aturdir al señor de la tetera. Miró a Drake, y este empujó al señor hacia el interior de la tetera con un solo dedo. Entonces, fue como si el mayor le diese permiso al chico para aturdir al hombre gruñón. Leo negó con la cabeza. - Hay más gente ahí, podría dañar a otros. Mejor no. - Sin querer podía darle a los otros, y no se lo merecían. Así que Drake cerró la tetera mágicamente. Un problema menos. Ahora debían salir de allí.

Drake tomó el mando, explicó a los dos últimos refugiados que en aquella casa no podían aparecerse. La idea era salir por la puerta, bajando los dos miembros de la Orden primero, y el hombre y el niño detrás. Guardando en todo momento la seguridad del hombre y del niño. Una vez en la calle, se desaparecerían todos juntos. Pero el plan no podía salir bien sin más. En el piso superior se escuchaba ruido. Seguramente se trataba de más mortifagos, de bastantes más, y en ese caso el equipo de Drake y Leo estaría en grave desventaja. Lo que hizo el mayor fue abrir la ventana. La mente de Drake tuvo que maquinar una alternativa en un segundo, y saltar por la ventana fue lo primero que se le pasó por la cabeza. El chico no discutió las ordenes, pues el hombre era superior a él. Además, no saltaban al vació sin paracaídas. La magia serviría para que sus cráneos no terminasen esparcidos por toda la acera. - De acuerdo, bien pensado. Vosotros primero, yo saltaré el último. A ser posible, no hagáis ruido al saltar, que no sepan que estamos en la calle. - Drake saltó primero, haciendo gala de un perfecto control del hechizo Aresto Momentum. Después se tiró el niño, con su expresión de temor y adrenalina. Luego el hombre, con mucha preocupación. Y luego... un rayo verde pasó por el lado de la cabeza de Leo, atravesando la ventana. Instintivamente el chico se defendió, y atacó a su agresor. Solo había un hombre. Los demás mortifagos debían estar en otras salas o en otros pisos. Sin pensarlo demasiado, le lanzó un Petrificus a su agresor.

En cuando vio que lo había paralizado, Leo saltó como los demás habían hecho. Nunca había usado el hechizo Aresto Momentum con una caída tan grande, y tuvo un pequeño percance. Nada grave, simplemente logró salvaguardar la integridad de su cabeza, pero se dio un buen golpe en las rodillas. - Estoy bien, estoy bien, vamos. - Al levantarse notó dolor en ambas piernas, y cojeó un poco. Se acercó al grupo para poder aparecer todos juntos, y lo hicieron, pero alguien más había ido con ellos. Estaban cerca de una de las entradas al refugio, justo en el metro. Por gracia divina, Leo supo identificar al extraño, y le asestó un puñetazo en el estómago. Fue instintivo, por eso no usó la magia. El mortifago no se esperaba aquello, y se quedó muy parado. Al notar el puñetazo se dobló, y Leo aprovechó para desmayarle. - ¿Lo dejamos aquí? - Preguntó mirando seriamente a Drake. En ese caso no sabía como reaccionar. Quizás sería útil llevarlo a la Orden, poderlo interrogar. ¿Y luego qué? La gente de la Orden no mata, no tortura, y no tiene prisioneros. Pero les había seguido hasta ese lugar, y podía ser peligroso usar esa entrada otras veces.
avatar
Imagen Personalizada : León enamorado
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 21
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 18.350
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 485
Puntos : 195
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Drake Ulrich el Mar Abr 03, 2018 3:29 pm

Eso era importante: lo que faltaba es que alguno de los que se tirase por la ventana gritase en el proceso en un subidón de adrenalina, alertando a todos los enemigos de la casa de su posición y plan. Porque no sabía Leo, pero yo creía fervientemente que la idea de tirarnos por la ventana y huir corriendo era una estrategia infalible. Nadie se esperaría que los magos saliesen corriendo de esa manera tan extraña. Eso sí, si bien todo estaba saliendo de perlas, cuando solo quedaba por saltar Leo, en el piso superior pudo verse varios haces de luz, clara evidencia de que algo pasaba ahí.

¡Leo! —Le grité desde abajo, susurrante. Sí, le grité susurrante, sé que es raro de asumir, pero se puede. Pero vamos, sólo quería que dejase de pelear y huyese porque en cualquier momento se le podría complicar muchísimo las cosas ahí arriba y estaba solo.

Pero gracias al amor hermoso, Leo bajó rápidamente sin ningún tipo de percance y comenzaron a correr bien lejos de allí. No hizo falta aparecerse en ningún lado, ya que la entrada al refugio por las vías del metro estaba relativamente cerca de dónde se encontraban, además de que una aparición conjunta podía ser peligrosa y bastante descarada teniendo en cuenta la hora que era.

Así que bajamos las escaleras del metro y llegamos a la parte subterránea, en dirección al andén en donde estaba la entrada al refugio. ¿Lo curioso? Que yo al menos no me había dado cuenta de que teníamos un polizón. Un espía entre los nuestros. Menos mal que Leonardo se dio cuenta de ello y le asestó un buen golpe de manera totalmente repentina, sin que él—ni nadie de los presentes—nos esperásemos ese movimiento por parte del chico. ¡Me gustaba ese chico! ¡Actuando sin pensárselo demasiado! Lo miré sorprendido, para entonces mirar a ambos lados y asegurarme de que no había gente mirando. Bueno, no había gente en esa parada, directamente.

Nos lo llevamos, claro. Es solo uno y podemos aprovecharnos de él. Ya se encargarán los de la Orden del Fénix de borrarle los recuerdos cuando vuelvan a soltarlo. —Porque la Orden del Fénix no mataba personas, menos a un idiota que ha sido descubierto y avasallado de un puñetazo por un universitario en pleno desarrollo y aprendizaje. Este, como la gran mayoría, solo sería un mandado con ganas de impresionar al jefe.

Así que me agaché y haciendo acopio de toda mi fuerza de machote italiano, alcé al tipo, cargándomelo al hombro para poder llevarlo fácilmente. El metro estaba a punto de llegar, por lo que reuní a todos en una de las esquinas, más concretamente por donde aparecía.

Cuando el tren pase por completo, nos tiramos a las vías del tren. La entrada se abre automáticamente después de eso durante cinco segundos, así que hay que ser rápidos, ¿vale? No dudéis y confiad —le dije a todos los presentes, tendiéndole la tetera a Leo porque cargar con aquel mastodonte en el hombro ya era suficiente para mí.

El sonido del metro hizo aparición por la entrada y, de repente, el gran vehículo apareció a toda velocidad. No paró. A esa hora no había parada de ese metro, ya que, de hecho, estaba fuera de servicio. Así que haciendo acopio de mi pesadez para que todo saliese bien, avisé.

¡Ya! —Y fui el primero en lanzarme, para que todo el mundo confiase en que eso funcionaba y no estaba tomándole el pelo a nadie.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Josh Hartnett
Edad del pj : 29
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 000
Lealtad : Albus Dumbledore
Patronus : Mono capuchino (Parl
RP Adicional : 000
Mensajes : 494
Puntos : 377
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t419-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t423-relaciones-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t3175-cronologia-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t614-correspondencia-de-drake-ulrich#9979
Drake UlrichInactivo

Leonardo Lezzo el Vie Abr 06, 2018 12:35 am

El hecho de haber parado a un mortifago de un puñetazo, sorprendió a los presentes. A todos menos a Leo, que usaba su físico en una pelea como esta si era necesario. Él había crecido en las calles de Florencia. Los chavales jugaban a pelear como los luchadores que veían por la tele, Leo era un gran fan. Para él fue de lo más normal. Tuvo que preguntar a Drake, quien se suponía que era el superior en la misión por ser el miembro de mayor edad y más experiencia. En la parada del metro no había nadie a esas horas. Desde allí se podía acceder al refugio fácilmente. El chico no solía usar esa entrada porque le asustaba un poco la idea de ser arrollado por un tren.

El mandato de Drake fue que tenían que llevar al mortifago con ellos. Él no iba a discutir dicha orden, por supuesto. Era mejor no dejar testigos y si alguien en el refugio podía borrarle los recuerdos de aquel día, mejor que dejarle allí. Leo supuso que usarían un hechizo de transporte, para llevar al fugitivo como si de un baúl se tratase. Pero no era posible pues tenían que saltar a las vías para entrar en el refugio. No podían arriesgarse a perderlo por el camino. Drake recogió al hombre, que estaba tirado en el suelo, y se lo puso en el hombro. A pesar de su apariencia, estaba muy fuerte. Le pasó la tetera a Leo y este la cogió con fuerza. Quedó claro que una vez pasase el tren, tenían cinco segundos para saltar a las vías. Automáticamente aparecerían en el patio del refugio. - Vosotros primero. - Indicó al hombre y al chico. Si Drake saltaba primero, con su carga, les daría confianza. Leo podía esperar último a que los rescatados saltasen primero. Él no esperaría mucho más. Cinco segundos es muy poco tiempo, y no quería darse otro golpe.

Cuando Drake con el mortífago al hombro avisó de que ya podían saltar, Leo se puso a rezar. Cuando todos hubieron saltado, lo hizo él. Agarró fuertemente la tetera entre sus brazos, como la cosa valiosa que era, y saltó cerrando los ojos. En un momento todos aparecieron en el patio del refugio. El chico sintió ganas de besar el suelo, al igual que hace el Papa cuando vuelve a Roma. Pero no lo hizo. Simplemente abrió la tetera, y dejó que todos saliesen. - Bien, ahora ya estáis a salvo. Aquí podréis comer, descansar, ducharos o lo que necesitéis. - Se sentía muy aliviado, tanto que soltó un suspiro inmenso. Alguna gente del refugio salió al patio, ayudando a los que lo necesitaban. - Drake, ¿y con ese qué hacemos? ¿Hay algún tipo de mazmora o celda dónde lo podamos encerrar? - Leo no tenía tanta categoría como para saber eso, ni para saber quién se encargaría de interrogarlo y soltarlo de nuevo cuando tuviese los recuerdos borrados. En realidad, le daba lo mismo saberlo o no. Ahora solo quería abrazar a Nico y comerse un plato de macarrones con queso fundido para reponer fuerzas. A menos que Drake quisiese algo más.
avatar
Imagen Personalizada : León enamorado
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 21
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 18.350
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 485
Puntos : 195
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Drake Ulrich el Mar Abr 10, 2018 6:18 pm

Y llegamos a terreno tranquilo. Vivitos y coleando. ¿Habéis visto? El truco para salir vivo de ese tipo de cosas era simplemente huir de cualquier tipo de enfrentamiento. Huir, huir. ¿Si te cogía? Bueno, ahí peleabas un poco, intentando fervientemente quitártelo de encima lo más rápido que pudieras y, entonces, seguir huyendo, huyendo, huyendo. Que podía quedar de cobarde, pero ya me dirás que tiene de cobarde correr, cuando eso es lo más rápido que te aleja de tu problema. No sé, yo lo veo algo como muy inteligente.

Nada más aparecer, vinieron corriendo dos compañeros de la Orden del Fénix para prestarnos su ayuda. Ambos se iban a encargar de las personas que venían con nosotros, para atenderlos, darles de comer y un hogar en el que vivir, pero al escuchar a Leo a mi lado y sentir que la pereza me invadía repentinamente, llamé a uno de los compañeros, diciéndole que por favor, se llevase él mismo al mortífago a la Sede de la Orden del Fénix, en donde lo mantendrían en pos de hacerle hablar e intentar sacar toda la información posible. Él aceptó con obediencia—pues era joven y por su mirada parecía que creía que yo era algún tipo de señor serio—, cargándose el mortífago a la espalda y yéndose con él hasta la Sede de la Orden del Fénix.

Cuando todo pareció relajarse, en el sentido de que en la tetera ya no había nadie, todos los compañeros habían sido atendidos por un amigo y que el enemigo estaba de camino a una celda, ahora mismo nosotros dos no teníamos mucho que hacer.

Bueno... —Ese momento incómodo en el que te quedas sin saber qué decir. Ni que fuera una cita. —Tendremos que reportar a Dumbledore nuestra misión, pero normalmente si no corre prisa siempre prefiere que vayamos con calma. Estará tranquilo cuando vea que todo ha salido bien, ¿así que te parece ir mañana a hablar con él y así ahora nos relajamos? La verdad es que llevo todo este tiempo en tensión. Me pongo muy nervioso —confesé, con una sonrisa inocente—. Años de experiencia en el cuerpo de aurores, pero jamás me acostumbraré a los duelos. La magia es super... imprevisible. Nunca sé si algo funcionará al cien por cien, o si alguien puede hacer cosas más poderosas que yo. ¿No te ralla pensar en eso? —le pregunté, a ver si yo era el único que tenía esa paranoia.

Aunque claro, también había que tener en cuenta que desde que estuve en Azkaban, no tenía mi varita de toda la vida y, aunque la que tenía me respondía bastante bien, siempre tenía esa mosca detrás de la oreja como que no era del todo leal a mí y que en cualquier momento podría jugármela o no dar el cien por cien.

De repente me dio hambre. Bueno, espera, maticemos. De repente sentí que tenía hambre, porque yo siempre suelo tener hambre, en mayor o menor medida.

Quieres... ¿comer algo conmigo? —Entonces me reí, un tanto rojito. No por vergüenza, sino porque había sonado super turbio. —¡O sea, suena a cita! ¡He de decir que estoy casado y tengo una hija, eh! Bueno a ver, nos metimos en la boca del lobo juntos, podríamos tener perfectamente una cita pero...—Bromeé, cruzándome de brazos con una sonrisilla divertida; amplia y feliz. —Digo, tengo hambre. Y tú estás en los huesos, te vendría bien una pizza. O una lasaña. ¿O macarrones? O todo a la vez. Digo, si quieres. Así hablamos un poco de lo que ha pasado hoy y así mañana no aparecemos con cosas diferentes frente a Dumbledore. Además, nos merecemos una buena cena.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Josh Hartnett
Edad del pj : 29
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 000
Lealtad : Albus Dumbledore
Patronus : Mono capuchino (Parl
RP Adicional : 000
Mensajes : 494
Puntos : 377
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t419-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t423-relaciones-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t3175-cronologia-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t614-correspondencia-de-drake-ulrich#9979
Drake UlrichInactivo

Leonardo Lezzo el Mar Abr 17, 2018 12:59 am

Pasaron de estar en peligro a estar a salvo en cuestión de segundos. El cuerpo de Leo estaba aliviado pero a la vez sentía una gran tensión. Le iba a costar un momento recomponerse y asimilar lo sucedido. Estaban todos bien. No había heridos. Lo habían conseguido. Lo único, es que habían traído a uno de aquellos falsos aurores con ellos. Leo preguntó a Drake sobre el destino de aquel tipo. El auror lo tuvo solucionado muy rápido. Le pasó el muerto a otro. El tipo no estaba muerto, es una forma de hablar. Simplemente Drake ordenó a un hombre que se lo llevase al cuartel de la Orden. En ese momento Leo supo que el auror era o había sido alguien realmente importante, por eso le obedecían todos sin rechistar. En cuanto a informar a Dumbledore, irían mañana. Ahora podían relajarse. El auror confesó que se ponía nervioso. Es cierto que la magia es impredecible, casi nunca puedes estar seguro de que saldrás vivo de un duelo. - Estoy completamente seguro que todos los magos pueden hacer cosas más poderosas que yo. Intento no pensar mucho y defender bien. Dicen que una buena defensa es el mejor ataque. - Sonrió intentando quitarle tensión al asunto. El chico estaba tenso. La posibilidad de morir pone tenso a cualquiera. - Agradezco haber ido contigo a esta misión. Eres muy bueno. - Aquel hechizo rebotador había dejado a Leo realmente impactado. Eso sería lo que entrenaría en sus próximas sesiones de defensa.

Drake habló de comer, y Leo se quedó pensando. Su estómago estaba vacío, pero se había acostumbrado a esa sensación. Él siempre sentía hambre. Tuvo que reírse con Drake, a parte de ser un profesional resultaba un tipo muy gracioso. Quería ir a comer algo con Leo, pero tal cual lo decía empezaba a sonar como una cita. El chico sabía muy bien que era una broma, pues conocía a la mujer y a la hija del auror. En ese momento le citó todo lo que podían comer, y se le hizo la boca agua. - Per dio! Lasagne! No sabes el tiempo que hace que no como lasaña. Es fácil comer pizza, más o menos buena, en esta ciudad. Pero no es tan fácil conseguir lasaña. Acepto tu invitación a comer, pese a no ser una cita. ¿Dónde? No sé tú, pero... mi cabeza tiene un precio. - Le recordó al auror.

Ahora ya estaban mucho más relajados. Pensar en comida relaja y da hambre. Y cuando sientes hambre, es casi imposible pensar en nada más. Drake y Leo tendrían tiempo de poner sus ideas en órden para mañana. Debían dar la misma versión a Dumbledore. El chico estaba seguro que solamente había una versión, pero era mejor ponerla en común. Se acordó entonces de Fiona y de la pequeña Gabriella. - Conozco a tu mujer. En navidades hubo un percance en una tienda, unos elfos en huelga, y ella también esataba en la tienda. Conseguimos escapar antes de que la cosa se pusiera demasiado seria. También conozco a tu hija. En la fiesta de Halloween de fugitivos, tu la ibas presentando a todo el mundo. - Leo rió. - Reconozco que es para estar orgulloso. Tienes una familia preciosa. Supongo qué... - Las situaciones difíciles no eran el fuerte de Leo, pero se esforzaba por ser correcto y no sonar grosero. - Espero que pronto podáis estar juntos. - El chico imaginaba que ella, siendo todavía auror y con todo lo que le contó, no vivía en el refugio. Debía ser duro para ellos. Más para Drake, estar lejos de su mujer y su hija. No buscaba incomodarlo, de ningún modo. Solamente quería dejar claro que conocía a su familia. Fiona era muy fuerte e inteligente. Gracias a ella había podido salir indemne de aquella huelga de elfos.
avatar
Imagen Personalizada : León enamorado
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 21
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 18.350
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 485
Puntos : 195
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Drake Ulrich el Sáb Abr 21, 2018 4:45 am

En eso tienes toda la razón —le dije, asintiendo con la cabeza con ánimos y convencimiento. Era cierto que una buena defensa era mejor que cualquier ataque, más todavía cuando no tenías intención de utilizar el ataque para hacer daño, simplemente para quitarte a los enemigos de encima. —Ay, gracias —respondí contento a su halago de que yo era bueno. ¡Espera, espera! ¡MUY bueno! ¡Sus palabras, no las mías! Mi mujer siempre me decía que yo era un poco torpe, entonces que me dijeran lo contrario como que te subía la autoestima. Aunque no debería, soy maldito auror. Debería de tener ya asumido que malo, al menos, no soy. —Pues lo que necesites y cuando lo necesites. Al igual que tú, mi vida se resume a lo que encontremos aquí debajo. Te puedo ayudar con lo que quieras.

Había tres cosas en esta vida que JAMÁS se rechazaban: comer, dormir y el sexo. Y eso era así. Aunque claro, la primera podías aceptarla viniese de quién viniese, pero la última ya no. Eso era como más personal. El caso es que ahora que los nervios se habían ido bien lejos de mi cuerpo, mi barriga empezó a quejarse para que le diera comida. Y qué menos que socializar con mi fiel compañero con el que había salido ileso y vivo en una misión un tanto extraña y misteriosamente fácil. Creía fervientemente que esos mortífagos que estaban allí no se esperaban para nada que realmente fuese alguien a salvar a nadie, pues los que yacían allí dentro estaban demasiado bien escondidos como para ser encontrados si ellos no querían ser encontrados.

¡Lasaña entonces! —dije sonriente, para entonces mover la mano. —Yo también tengo un precio, desgraciadamente. Así que vamos a optar por la vía más conservadora: pedir para llevar. Eso sí, dar la dirección del refugio es como complicado, así que pediremos y vamos a buscarlo y nos lo comemos aquí, ¿conforme? Sé un sitio guay —ofrecí, apostando por mi gran decisión. —La mejor opción siempre será mi madre, hace las mejores lasañas del universo, pero mi mujer me ha prohibido contactar con ella para no ponerla en peligro. Lo cual es perfectamente normal, lógico y razonable. —Y me encogí de hombros. —Sí, mi mujer me prohíbe cosas porque aquí debajo me vuelvo loco y a veces no pienso del todo bien, lo admito.

Recuerdo que Fly me dijo lo de los elfos domésticos, lo cual, en su momento, me pareció de lo más surrealista. Y, ahora que lo decía, si era verdad que el día de Halloween yo estaba especialmente orgulloso de mi pequeño retoño de nombre precioso. Y como para no, si es que... ¡ay, me la comía!

Sí, las dos son increíbles —dije cuando él me dijo que tenía una familia preciosa. ¡LO SÉ, SOY MUY AFORTUNADO! Solo me faltaría no estar en el punto de mira del Ministerio, para poder disfrutarlas. Pero no, así es la vida. Así de puta. —No tengo teléfono móvil, pero mi vecina sí. Ven.

Unos minutos más tarde, estábamos tocando la puerta de mi vecina, una señora de pelo blanco de a saber cuánta edad, pero con una energía que muchos jóvenes envidiarían. Como siempre, abrió con cara de mala leche, hasta que me vio. Siempre me decía que me parecía a su hijo, entonces me trataba con más cariño y me daba muchos mimos.

Prudencia, hola.

Hola, querido.

¿Me prestas el móvil?

¿Otra vez para llamar a la querida?

¡Ojalá! Es solo para pedir la cena con mi buen amigo.

Ah bueno. Toma.

Y me lo dio, simpáticamente. Yo le sonreí, dándome la vuelta. Ella sabía que yo volvería pronto con su móvil sano y salvo. Así que me giré hacia Leonardo.

Una lasaña, de toda la vida. Hay gente que comete la tontería de comérsela de espinacas, pero... pero de carne, de toda la vida, ¿no? La clásica. La épica. —Lo miré, apuntando el número que me sabía de memoria.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Josh Hartnett
Edad del pj : 29
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 000
Lealtad : Albus Dumbledore
Patronus : Mono capuchino (Parl
RP Adicional : 000
Mensajes : 494
Puntos : 377
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t419-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t423-relaciones-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t3175-cronologia-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t614-correspondencia-de-drake-ulrich#9979
Drake UlrichInactivo

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.