Situación Actual
8º-15º // 29 de mayo luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Ryan G.Mejor PJ ♂
Vanessa C.Mejor PJ ♀
Beatrice B.Mejor User
Jazmine.Mejor roler
Nailah & AndreasMejor dúo
Samantha L.ESPECIAL I
Samantha L.ESPECIAL II
Laith G.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

La estrategia infalible. —Leonardo. [FB]

Drake Ulrich el Mar Feb 27, 2018 2:03 am

Recuerdo del primer mensaje :


Estábamos a principio de febrero—más concretamente el día después de la Reunión de la Orden del Fénix—y habíamos quedado Leonardo y yo para llevar a cabo la misión que nos había encomendado Dumbledore. No podíamos retrasarnos. De hecho, éramos con diferencia la misión que más prisa tenía, ya que nuestros compañeros necesitaban de nuestra ayuda cuánto antes, antes de que el Ministerio consiguiese traspasar lo que fuera que tuviesen de defensa. Y tal y cómo estaban las cosas, era importante hacerse con nuevo apoyo en las fila de los fugitivos y asegurarse de que la gente tenía una oportunidad de luchar. Además de que nunca ha sido propio de la Orden del Fénix dejar a las personas correr tal suerte sin prestar su ayuda.

Es por eso que nos habíamos pegado toda la noche anterior haciendo un plan estratégico infalible. Habíamos ido al lugar en donde estaba ocurriendo todo, haciéndonos desde lejos con todas las calles, posibles entradas, posibles vías de escape y todo. El edificio en sí era de éstos típicos edificios de varias plantas, colindante a otros que son prácticamente iguales. Lo único que distaba de ese edificio al resto de edificios de ese estilo de Londres, es que por la parte trasera había un callejón que daba lugar a una plazoleta. Por lo que teníamos cierto margen de jugabilidad a la hora de entrar al interior. Era eso o entrar por una ventana, pero nunca me ha ido el Modo Spiderman.

Tras estar casi una hora frente a Lezzo y tras hablar ambos dando nuestra opinión, llegamos a idear el plan infalible. Estaba segurísimo de que él no se olvidaría, pero igualmente, decidí recordarlo ahora que estábamos a apenas dos minutos de empezar con aquello. Buah, ya estoy nervioso. Si soy sincero, si decía el plan y mis opiniones en voz alta en este momento era simplemente para asegurarme de que yo lo recordaba y serenarme un poquito. Siempre me pasaba. Pese a la experiencia que pudiera llegar a tener, yo siempre me ponía nervioso.

Bueno, Leo, ha llegado el momento. —Soné extremadamente serio. Nos encontrábamos en la azotea de un edificio que estaba a una manzana, no obstante, desde la azotea de ese edificio se podía ver en el cual se encontraban nuestros compañeros. —Como desconocemos como está organizado todo eso... optaremos por nuestro primer plan. Es altamente probable que los enemigos estén dentro del edificio y que de alguna manera nuestros compañeros hayan conseguido pasar desapercibidos o escondidos entre las paredes de esos cuatro pisos por ya casi dos días. Sea lo que sea lo que están haciendo, no durará mucho más. Probablemente en el interior hayan infinidad de hechizos anti-aparición y hasta no me extrañaría que algún valiente haya inhibido la magia en ciertas partes para asegurarse de que los nuestros tengan que salir a pie cuando estén muriéndose de hambre. Asegúrate de que tu varita no sea tu única moneda de cambio. —Sorbí los mocos hacia adentro, pues estaba un poco resfriado. —Y de verdad me espero lo peor ahí dentro. No sé cómo se las habrán ingeniado pero bueno... es nuestro momento de actuar. Importante —alcé el dedo antes de continuar—, nada de matar. Ya sabes que lo primordial es llevarnos a alguien de los malos al refugio para que pueda ser interrogado, ¿vale? —Y bueno, yo no era muy amante de arrebatar vidas, pero últimamente estaba un poco hater por la vida y obviamente no era la primera vez que lo hacía. Mi trabajo como Auror me había hecho experimentar cosas bastante fuertes, aunque no lo pareciese y si mataba a alguien no iba a pesar en mi consciencia, pero prefería no hacerlo. Sin embargo, como esta nueva generación viene tan poderosa en contra del gobierno, yo dejaba claro que yo no iba a ir por ahí cortando cabezas. Yo no trabajaba así. —Iré por detrás y tú harás ruido en la principal, para que toda la atención de los posibles guardias se centre en la parte delantera. Desde que lo hagas, te reúnes conmigo y vamos juntos. Siempre. No te separes a menos que yo te lo diga, ¿hecho? —Y alcé la mano, para que me diese la mano como un compañero leal con el que te vas a meter dentro de una misión peligrosa.

Tras darle la mano y unir sus hombros—así todos machotes—, le dio un golpecito en el hombro y me desaparecí a la plazoleta, caminando entonces hasta la puerta trasera. Habíamos establecido que la señal sería contar hasta sesenta. De esta manera él comenzaría y yo ya estaría en posición. Saqué mi varita—que en realidad no era mi varita, pero me respondía casi siempre bastante bien—y me puse en posición, esperando. Todo iba a salir bien.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Josh Hartnett
Edad del pj : 29
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 9.500
Lealtad : Albus Dumbledore
Patronus : Mono capuchino (Parl
RP Adicional : 000
Mensajes : 480
Puntos : 368
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t419-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t423-relaciones-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t3175-cronologia-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t614-correspondencia-de-drake-ulrich#9979
Drake UlrichFugitivos

Leonardo Lezzo el Jue Abr 26, 2018 7:48 pm

Drake había sido muy simpático e instructivo durante la misión, y lo continuaba siendo. Como si Leo importase. Incluso le dijo de ir a comer algo juntos, no como una cita. El chico llevaba tanto tiempo comiendo lo que podía que la sola idea de imaginar una lasaña caliente bien repleta de tomate y bechamel le hacía rugir el estómago de manera brutal. Le recordó a Drake que era un fugitivo, y resultó que también el ex-auror lo era. Sus cabezas tenían un precio, y no podían exponerse a salir a comer lasaña a un restaurante sin más. Leo no sabía como solucionar aquello, pero el ex-auror sí. Pedir para llevar. El chico lo había tenido en mente alguna vez, sobre todo cuando se sentía muy hambriento y soñaba con asquerosas hamburguesas prefabricadas. Pero no sabía como pedirlas para no ser descubierto. ¿Se pueden pedir para que te las traiga un repartidor en medio de una calle o una plaza? Nunca se le había ocurrido pensarlo.


Al parecer Drake era un experto en eso. La mejor lasaña siempre sería la hecha en casa por una madre o una abuela, las verdaderas expertas. Pero había que descartar esa opción. No era caso de poner en peligro a las madres por una lasaña. El hombre hablaba de su mujer, que le había prohibido contactar con su madre para no ponerla en peligro, y a Leo le causó cierta gracia. Ni siquiera tuvo en cuenta que necesitaban un teléfono para poder llamar y pedir la lasaña, pero Drate lo tenía todo controlado. Le pedía el móvil a su vecina. Leo le acompañó, anonadado. La mujer le prestó el móvil, como si no fuese la primera vez. Sabiendo que se lo devolvería. Drake sabía el número de memoria. - Si, de carne, con mucho queso. - Solo de pensar en poder comer algo así se le hacía la boca agua.


Drake pidió dos lasañas de carne. Estarían listas en media hora. Leo siguió a Drake por las calles, sin saber muy bien a donde iban. Recogerían la comida en el local, y luego volverían al refugio para comer tranquilamente en lugar seguro. Eso hicieron. Más o menos lo que tardaron en llegar fue lo que tardaron en hacer las lasañas. En aquel lugar olía de maravilla. El chico se apuntó el nombre del local mentalmente, y se juró que algún día vendría a comer. Cuando ya no fuese un fugitivo. Recogieron la comida y de nuevo caminaron hacia el refugio. - Eres mucho más desenvuelto que yo. Me queda mucho que aprender. Estas lasañas huelen muy bien, y en el local olía muy bien... - El estómago de Leo cantaba de ala alegría, estaba deseando llegar al refugio. - Nunca pensé en poder comer lasaña tan fácilmente. Te lo agradezco. La verdad es que me has dado una buena idea. - Pero Leo no estaba pensando en él solamente. Pidiendo algo con antelación y para llevar, podía pedir casi cualquier cosa. Se acabó el comer mal. - En cuanto a la versión para Dumbledore, creo que tendremos qué repasar lo ocurrido. Con el olor de la lasaña se me ha olvidado toda la angustia vivida en ese bloque de pisos. ¿No vale con un resumen? Entramos astutamente. Descubrimos a la gente dentro de una tetera, no es preciso decir que fue pura casualidad. Los sacamos de la casa sanos y salvos. Uno de los falsos aurores nos siguió, y le llevamos con nosotros. ¿O hay que hacer informes detallados? No sé como funciona... - El chico desconocía el protocola a seguir en este caso. Nunca había salido a una misión planeada y ordenada por Dumbledore, ni mucho menos se había llevado enemigos desmayados al refugio. Pero Drake sabría que hacer. El ex-auror parece saberlo todo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 30.950
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 460
Puntos : 173
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Drake Ulrich el Sáb Mayo 12, 2018 4:18 am

Es que las lasañas eran como las croquetas: a todo el mundo le gustan y, cuando te apasionaban, te ponían feliz sólo con saber qué te ibas a comer una. Y lo pude notar en los ojos de Leo: esa emoción. Él era de los míos, de los amantes de la comida, de la lasaña y de todo lo que tuviera doble de queso y doble de carne. ¡Todo lo que tuviera doble de algo era bueno!

No es la primera vez que me da pereza hacer comida en el refugio. Hay un comedor pero... entre tú y yo, creo que estaremos de acuerdo en asumir que la comida de ahí no es precisamente la mejor del mundo. Uno echa de menos hacerse la comida o comer por ahí comida basura. Yo echo de menos todo, no te voy a engañar —confesé, al final, encogiéndome de hombros con resignación. Era lo que había.

Echaba de menos a mi mujer, mi casa, mi consola, mi televisión, mi nevera con tropecientos yogures de plátano y coco (mis favoritos), mi váter de confianza, mi champú anticaspa, mi sofá lleno de pelos de mono... Todo. En serio, todo. Estaba un poquito harto, en realidad y no sería la primera vez que pienso con seriedad el hecho de abandonarlo todo y empezar de cero. Sí, era un poco cobarde. ¿Pero qué iba a hacer? Quería tener una vida, junto a mi mujer y mi hija y... estando aquí sentía que estaba perdiendo totalmente mi vida. Y, según como lo veo, es o quedarme y luchar o irme y vivir. Y yo creo que lo tenía bastante claro...

Preguntó que qué había que hacer para reportar lo hecho a Dumbledore y... vino a dar con el Auror que, en su momento, más informes de vago hizo en su vida. Solté una carcajada divertidísima cuando dijo que "no era preciso matizar que habíamos encontrado la tetera de pura casualidad", sobre todo porque yo en un principio ni me creía que ahí dentro hubiera alguien.

Oye, pues me gustan tus maneras —respondí, convencido, frunciendo la comisura de los labios hacia abajo con un gesto de aprobación. —En realidad no hace falta hacer ningún informe ni nada por el estilo. Si quieres, cuando terminemos de cenar, vamos a la sede y le comentamos lo que ha pasado. Al salir todo bien, dudo mucho que tenga mucho interés en detalles, sobre todo porque ninguno salimos heridos y nadie, excepto el atrapado, nos persiguió hasta la entrada —añadí a su incertidumbre. —Así que en principio no hay prisa, ni tampoco complicarnos demasiado. Te dejo hablar a ti. Con que le digas lo que me has dicho, yo creo que hasta le sacas una carcajada.

Porque había que admitir una cosa: Albus Dumbledore tenía un sentido del humor exquisito. Y cuando se reía, a mí me transmitía ternura y también me reía.

Llegamos al refugio y... nada, no esperamos a ir a ningún sitio. Nos sentamos en un banco justo en la plaza central, desenvolvimos nuestras lasañas y, con el tenedor de plástico, comenzamos a comernos aquella delicia como dos buenos gordos.

Cuéntame, Leo —dije, tras tragar un gran trozo que me supo a gloria. —¿Qué hacías antes de terminar siendo un fugitivo buscado por la ley? ¿No lo echas de menos? ¿No tienes ganas de irte, empezar una vida nueva y alejarte de tanto odio y guerra? —pregunté con tranquilidad, como quién pregunta por el tiempo en una conversación desinteresada mientras se come.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Josh Hartnett
Edad del pj : 29
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 9.500
Lealtad : Albus Dumbledore
Patronus : Mono capuchino (Parl
RP Adicional : 000
Mensajes : 480
Puntos : 368
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t419-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t423-relaciones-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t3175-cronologia-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t614-correspondencia-de-drake-ulrich#9979
Drake UlrichFugitivos

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.