Situación Actual
19º-23º
25 septiembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Nathaniel B.Mejor PJ ♂
Claryssa O.Mejor PJ ♀
Bianca V.Mejor User
Samantha L.Mejor roler
Danny & EdwardMejor dúo
Ryan G.Especial I
Samantha L.Especial II.
S. Rox J.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

So we chase forever | Priv. Ian Howells

Joahnne Herondale el Dom Mar 04, 2018 5:03 am


-Pelirroja, yo no estoy solo pero quiero algo contigo. Ya sabes, un poquito de diversión.- murmuró despacio en su oído un rubio sin vergüenza alguna. Los ojos de Joahnne se abrieron a la par de su boca dándole toda una expresión de horror. Era lo que le faltaba en aquel curso. –Me ponen las planas como tú.-  con rabia cerró los ojos intentando encontrar la paciencia, la cual había dado un último aviso de que se iría en un segundo si añadía un bocadillo más el pervertido. -Vamos,  sé que te gusto y que te encantaría vérmela.- Listo, ahí podemos ver como se marchó ese monigote llamado “paciencia” de la mente de Joahnne negándose a volver, con una maleta bien equipada y saludando a otro que se hacía llamar “furia” para que tomase su lugar.

La siguiente media hora transcurrió en  silencio, podían solo escuchar hablar al profesor ejerciendo su materia en el aula. Nadie estaba conversando. ¿Por qué? Esta clase era demasiado conocida por sus exámenes sorpresas, era una de las maneras para que los estudiantes no se pierdan y estén al día. Una que otra pregunta fue resuelta en los minutos restantes.

Finalizó el profesor ignorando los murmullos de la pelirroja y el acosador de turno que regresaban a la marcha. –Te dije que no quiero nada.- El resto exclamó con alivio tapando la conversación con sus propias conversaciones banales. –No es no.-

Bruscamente se levantó del asiento, caminó determinada hacia la salida dirigiéndose al pasillo. Por supuesto, estaba acompañada por el insistente de su compañero que no paraba de parlotear a su lado. Tomando su mano le dejó sobre la palma un dibujo obsceno. –No te la vas a perder ¿No? Te voy a esperar en el aula de anatomía así puedes aprender un poco sobre el cuerpo de un verdadero hombre.-

¿Podía ser mucho más trillada esa frase? No lo sabremos porque el dueño de esas palabras se fue dejándola con un papel que contenía, luego de desdoblarlo para observarlo, un dibujo de un pene y por debajo una pequeña regla describiendo que tan largo era. -¿15 cm?- se cuestionó sin mediar el volumen de voz.

La única vez que vio supuestamente un pene fue cuando estaba en Hogwarts. Y supuestamente había visto el de su mejor amigo. Y supuestamente habían tenido sexo. Y supuestamente había perdido la virginidad con él. Y supuestamente la quería. Y decimos “supuestamente” porque no recuerda nada del suceso, estaba demasiado alcoholizada como para que su memoria funcionase como la gente. Solo se enteró por una nota que Rubén había dejado antes de irse a la mierda sin avisar si estaba vivo o si se cruzó de vereda yendo al lado oscuro. Nada, ni un mensaje. Ni una explicación coherente de cómo se acostó con su mejor amiga ebria.

Spoiler:


Última edición por Joahnne Herondale el Miér Mayo 02, 2018 6:02 pm, editado 2 veces
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Karen Gillan.
Edad del pj : 20
Ocupación : Fugitiva.
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 6.551
Lealtad : Orden.
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 124
Puntos : 45
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5665-id-joahnne-herondale http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t5675-cronologia-de-joahnne-h#83558 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5769-correo-de-joahnne-herondale

Ian Howells el Vie Mar 09, 2018 12:10 am

¿Que qué hacía Ian Howells en la facultad de medimagia cuando él estudiaba una cosa muy distinta a la rama mágica? Pues estaba claro, ¿no? Era bien sabido por todos que la gran mayoría de los estudiantes de medicina solían ser del género femenino, por no hablar de también tenían fama de facilillas... aunque bueno, eso no era sabido por todo el mundo, sino solo por Ian Howells, que se inventa las cosas para ser más feliz consigo mismo.

El caso es que Ian llevaba ya tiempo moderándose en cierta manera: ahora tenía un hijo y a una madre de su hijo demasiado guapa como para desperdiciar cualquier tipo de oportunidad con tremendo bombón, sin embargo... era Ian. Estaba claro que esa falsa responsabilidad duraría menos que nada.

Para colmo, su amor platónico había vuelto a aparecer. Sí, esa pelirroja de rastas y tatuajes por todo el cuerpo, con un estilo rockero y con un cuerpazo que quitaba el hipo a cualquiera. Ian la había visto varias veces, pero para cuando se enamoró platónicamente de ella, dejó de tener la oportunidad de contactar con la chica. Hacía poco la había visto en una fiesta universitaria y uno de sus compañeros le había dicho que estudiaba medimagia por lo que... ahí estaba, en la facultad amiga con tal de ver si le caía un ángel del cielo, los astros se alineaban y aquella pelirroja se presentaba frente a él de una vez por todas para poder ligársela con propiedad, pedirle matrimonio y casarse para toda la vida.

Que no, que es broma, que sólo quería tener sexo con ella.

Pero se pegó ahí bastante tiempo, caminando por los pasillos que desconocía por completo, hasta que dio con una pelirroja. Vaya, no era su pelirroja, pero era una pelirroja que hacía mucho, mucho tiempo que no veía. De hecho sintió una pizca de nostalgia y cariño, mira tú por donde, al volver a ver el rostro redondo de su Gryffindor frígida favorita: Joahnne Herondale. Caminó hacia ella, sin que se le olvidase su misión principal, claro.

Iba por detrás de ella y, cuando llegó a su lado, pudo ver que estaba mirando una papelito con el dibujo de un pene y una medida. -¡Vaya por Dios, pelirroja! ¿Esas son tus exigencias? ¿Y me rechazabas en Hogwarts? Será posible. -Retrocedió un paso, fingiendo drama, llevándose sendas manos a la cadera.-Y yo pensando que era por mi increíble físico o mi adorada inteligencia, pero no, me rechazaste porque te gustan los penes pequeños. Le estabas haciendo asco a mi cuca porque era muy grande para ti. -Hablaba en voz considerablemente alta, por lo que varias personas que pasaban por allí pudieron escuchar la queja hacia Joahnne, riéndose mientras pasaban de largo y mirándolos con diversión.

Ian tenía una sonrisa cargada de ironía y diversión, sin apartar la mirada de la chica. -Me has echado de menos, admítelo. Solo yo te dejo en evidencia con tanto estilo. -Bufó divertido, haciéndose su pelo hacia atrás porque lo tenía considerablemente grande y ya comenzaba a ser incontrolable. -¿Qué hay de ti, pelirroja? Te perdí la pista al graduarnos. Te he echado de menos. -Oh, qué romántico es Ian, ¿no? -En realidad solo he echado de menos tirarte los tejos con el pretexto de luego llamarte frígida. Era muy divertido. -Y sonrió, desviando la mirada al recordar lo enfadada que se ponía ante el adjetivo un tanto insultante que Ian había elegido específicamente para Joahnne y con el cual se había quedado para la eternidad. -¡Pero mira, la frígida al fin tiene interés en penes!
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario (Leyes)
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 27.007
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 849
Puntos : 535
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsUniversitarios

Joahnne Herondale el Miér Mar 14, 2018 3:43 am

Desde Rubén, Joahnne se había sentido bastante reservada en cuanto a sus relaciones hasta el punto de tener pocas personas que le rodearan. Aislándose de sus círculos de amistades (la mitad eran fugitivos, otra parte había desaparecido y otros simplemente se alejaron), la pelirroja intentó ocupar su tiempo libre en otras cuestiones como el estudio. Volvía a ser la chica aplicada en las asignaturas, si llegaba a adelantar temas bien por ella. ¿Quería volver a su situación anterior? No tanto, era en vano pensarlo, las decisiones estaban tomadas. Rubén desapareció con su padre, ambos seguramente mortífagos o al menos el último lo era. Era el único dato que tenía. Seguir dando vueltas al asunto calaba hondo en su corazón, tema que había prometido (a ella misma) dejar atrás y superar. Bastante tiempo para darle vueltas, bastante como para que también regresara al menos para dar respuestas.

A pesar de estar alejada de la gente, en cuanto a sociabilizar, había unos cuantos compañeros que demandaban tener un poco de su atención. Pasaba de ellos la mayoría de veces, eso de ser pelirroja vaya uno a saber porque hacía que fuese parte de una colección limitada. Muchos querían intentarlo con una pelirroja aunque sea una noche, se lo dejaban claro la mayoría de las veces. Tampoco hay que pensar que una decena estuvo detrás de ella, eran contados con una mano.  

Solo una vez reconsideró la propuesta, inútilmente. Se arrepintió a los segundos y arruinó las posibles esperanzas que tenía el tipo en cuestión.

Y este era uno de esos días que no tenía suerte. Los que habían osado preguntarle por un encuentrito fueron directos y aceptaron el rechazo. Sin embargo, Jake no era de esos. La clase había sido tediosa por la insistencia de él, normalmente Joahnne se concentraba y se perdía entre las palabras del profesor. Sus apuntes eran muestra genuina de su dedicación, exceptuando hoy. Lo que se había llevado de esta clase era un papel con un dibujo caricaturesco de un pene.

Se sobresaltó Joahnne al escuchar un comentario demasiado cerca de ella. Se dio la vuelta inmediatamente para enfrentar con el autor de tales palabras. ¿Exigencias? ¿Siquiera tenía una a esta altura de la vida? Sí, eso sonó penoso. Era Ian quién se estaba burlando de ella y sus “pequeños gustos”.

Le sonrió. Una sonrisa de sorpresa, de nostalgia. Estaba asombrada de este reencuentro si así podía llamarlo, desde Hogwarts que no lo había visto y verlo allí sin haber cambiado le había transportado a aquella época donde el problema más grande era cumplir con los exámenes, ganar la Copa de Quidditch y tratar de confesarse a su amigo sin morir en el intento. Con la mano echa un puño contra su cadera alzó una ceja. -¿Tu increíble físico? Creo que te hace falta un buen espejo para verte la cara. Y te rechacé por ser un pesado. No sé si más o menos que el chico que me dejó su amiguito plasmado en una hoja.- se relajó con su postura y, vanamente, tanteó no tomar en cuenta a la gente que pasaba riéndose de los comentarios de su ¿Conocido? ¿Amigo? ¿Viejo acosador? ¿Qué era Ian? – Y tratemos de no retomar el asunto de tamaños.- “que si no veo no creo” pensó pero no lo diría en voz alta, no se arriesgaría.

Negó con la cabeza ante la primera afirmación. – Claro que no, no echaba de menos para nada que me ridiculices ante otros.- su rostro mostraba una mueca de disgusto al recordar más de una vez como se aprovechaba. –Sí debo admitir que he extrañado un poco de tu presencia. Creo que no he dado con ningún otro idiota que se saque puntos conscientemente.- se rió acomodándose un mechón de cabello detrás de su oreja que había salido desaliñado al darse la vuelta.- No estamos luchando por una copa pero  el aprobar una asignatura es casi igual, el mismo concepto.- rodó los ojos ante la mención de la palabra “frígida”.  Ya había pasado de eso, no saltaba como una polvorita ante tal adjetivo. – Divertido para ti, no me gustaba ni un poco en ese entonces. Era demasiado estúpida como para saltar por una tontería, así que ya no surte el mismo efecto. Pena.- se encogió de hombros. El clima estaba fresco, demasiado tiempo quieta le afectó. Con las prisas no se había cerrado los abrigos que llevaba. Levantó el cierre de su campera cubriendo el vientre que lo tenía descubierto. – Sinceramente, no sé cómo contestar eso sin llegar a ser una burla para ti. –señaló con sorna.

-No sé qué tan seguro estás como para querer saber de mí.- ¿Podía siquiera confiar en el completamente? Por un motivo se había alejado de la gente y mantenido un perfil bajo. Nunca estuvo limpia del todo, si se entiende.- Como verás estoy estudiando Medimagia. Eso es lo más interesante que te puedo llegar a decir, no he hecho mucho de mi vida.- “más que escapar de mi familia”.- ¿Tú estás estudiando o ejerces de vago por la vida?- podía esperar cualquiera de las dos opciones, varios han cambiado desde su salida de Hogwarts. Ian no pareciese pero no pondría las manos en el fuego por sus propios prejuicios.  - ¿Maduraste y ahora sentaste cabeza?¿Hijos? ¿Suegros?- conteniéndose de la risa por su última pregunta, Joahnne mordía su labio inferior. Claro era que suponía que las insinuaciones se contestarían con un “no”.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Karen Gillan.
Edad del pj : 20
Ocupación : Fugitiva.
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 6.551
Lealtad : Orden.
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 124
Puntos : 45
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5665-id-joahnne-herondale http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t5675-cronologia-de-joahnne-h#83558 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5769-correo-de-joahnne-herondale

Ian Howells el Lun Mar 19, 2018 10:24 pm

Esta pelirroja, siempre haciéndose la difícil. Él sabía que ahí había posibilidades, estaba claro: Joahnne nunca le había rechazado en plan arisca, violenta o demasiado molesta, sino que siempre... le seguía el juego, ¿sabes? Y eso era claramente una señal. Una señal muy clara. Que a ver, había que tener en cuenta que Ian era de esas personas que ven señales en donde en realidad no las hay solo por propia conveniencia, pero... él creía firmemente que ese trato hacia él era un: "quiero tirarme a ese buenorro, pero soy muy señorita como para dejarme hacer guarrerías por un tipo tan sexy y tatuado que luego me va a romper el corazón de Lady Soñadora Amorosa que tengo", y estaba firmemente seguro de que eso ERA ASÍ y nada más. Por mucho que dijera Joahnne, eso era así e Ian lo sabía.

Le gustaba cuestionar las cosas que le decía Joahnne, por lo que desde que tuvo oportunidad, se cruzó de brazos y la miró de arriba abajo. -¿Entonces crees que soy feo? Yo he visto como me miras, Joahnne Carolina, no intentes ocultar tus verdaderos sentimientos por mí. Me amas pero soy demasiado malote para ti, admítelo de una vez. No entiendo por qué a las mujeres os cuesta tanto, en serio, es fácil. ¿Acaso no has sentido un gustirrinín interior al volver a verme después de este año? Eso se llama deseo. Deseo irrefrenable. Una parte de ti ha dicho en tu interior: "Oh mai gód, por fin vuelvo a ver a Ian, lo echaba de menos, me quedé con ganas de que me hiciese cosas sucias en el cuarto de las escobas" -Imitó la voz de Joahnne. Bueno, no, maticemos: imitó la voz general aguda femenina que le salía en plan burla, pero obviamente intentaba imitar a Joahnne. -Eso sí, no te quito lo de razón con lo de ser pesado. Soy un poco pesado. Pero porque... me gusta insistir con las cosas buenas. -Alzó las cejas varias veces, seductor.

Y luego volvió de nuevo la etapa de negación por parte de Herondale. Así no llegábamos a ninguna parte. El tira y afloja este era muy complicado de sobrellevar, ¿eh? Con lo fácil que hubiera sido un reencuentro dramático pasional en donde ambos dejasen bien claro que querían llevarse al otro a la cama desde hace eones y por fin cumpliesen su sueño como reencuentro formal. Pero no, Joahnne seguía siendo la misma frígida de siempre. ¿Esta señorita todavía no ha probado el placer de la vida universitaria o qué?

Ian asintió... y asintió... y asintió... hasta que no entendió algo. -¿Burla? ¿Burla de qué? No me has visto el pene, no puedes opinar al respecto, señorita. Si algún día me lo ves, tienes permiso para meterte con su gran tamaño. Mientras tanto no. -Le dijo, con el dedo el alto, en plan advertencia seria.

Estaba estudiando medimagia, un dato que en verdad le daba un poco igual y que por muy tonto que fuera podría haber adivinado por sí mismo, ya que estaba en la maldita facultad de medimagia buscando a su amor platónico pelirrojo de verdad. Algún día, chicos, algún día la encontraría y le haría cuatro hijos. -¿Sólo eso? Qué aburrida tu vida. ¿O es que intentas espantarme porque no quieres hablar conmigo? Algo más habrá pasado, no sé... fiestas universitarias, trabajo, tu rendimiento en los estudios, tu familia, tus amigos, tus ligues, no sé, soy tu amigo, ¿no? -No, obvio que no eran amigos. -Bueno, somos colegas, quizás la palabra "amigo" es demasiado fuerte. Además, no quiero que me metas en la friendzone, ¿sabes? Aunque a lo mejor me vendría bien, tienes pinta de ser de esas que necesitas mucha confianza para abrirse a otra persona. -Abrirse ya tu sabes cómo, digo. No lo dijo en voz alta porque pretendía fingir ser sentimental y serio, cosa que obvio no era.

Luego le devolvió la pregunta, haciendo unas cuantas preguntas claves que eran de lo más curiosas y precisas. -Trabajo y estudio, las dos cosas. Estudio la carrera de legislación mágica y estoy trabajando como tatuador, desarrollando una técnica de tatuajes móviles en la piel, prácticamente única en Inglaterra, soy todo un partidazo ahora mismo. -Dijo con un orgullo de lo más remarcado, pues se sentía adulto, sobre todo desde que había tenido a Perseo. En realidad decía lo de la carrera con toda su seriedad, pero ya llevaba meses sopesando dejarla para dedicarse solo al trabajo. -Y... ¿sentar cabeza, eso se come? -Curvó una sonrisa. Decidió bromear, entonces y tomarle el pelo a la pelirroja. -Tengo intención de hacerlo a corto plazo, eso sí. Quiero tener un hijo, ¿sabes? Creo que estoy preparado para ser padre. -Dijo, sin evidenciar que ya lo era y prácticamente su hijo ya tenía casi un año, además de decirlo con una seriedad super seria. -Molaría, ¿verdad? Estoy en busca y captura de una buena madre, ¿qué me dices? -Amplió su sonrisa altanera.

La verdad es que Eris había sido una amante y una madre excepcional y no tenía queja alguna. Sólo estaba vacilando a Joahnne para ver qué crueldades le decía antes de confesarle que había tenido un hijo con nada más ni nada menos que Eris Masbecth, una mujer despampanante y arrolladora.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario (Leyes)
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 27.007
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 849
Puntos : 535
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsUniversitarios

Joahnne Herondale el Miér Mar 28, 2018 5:16 am

Joahnne había desaparecido como por año y medio, o más. Como si se hubiese ocultado bajo una roca para no volver pero no, simplemente había mantenido un perfil bajo. Corriendo el riesgo de volverse un personaje extra de alguna serie mal hecha. ¿Este año sería diferente? Cruzaremos dedos para que lo sea, sería humillante para uno mismo proponerse objetivos y solo cumplir uno. Seguir viva y poco más.

Admitía que Ian era un chico guapo, que en su adolescencia tal vez le hubiera gustado ser “la chica que lo haría cambiar”. Por cierto, me refiero a eso de querer que sentara cabeza, sea un buen chico, no ande temiendo por contener alguna ETS, lo normal de una que otra adolescente romántica empedernida que piensa que puede volver al alma más oscura en una que vomite arco iris. Eso era cuando lo había visto una que otra vez y sus interacciones no eran tediosas, al poco tiempo desterró la idea al ver cómo era. Demasiado por cambiar y hasta se había dado cuenta que era divertido que fuese así como pasarían en Hogwarts. A veces el bullyng se tornaba insoportable, más cuando se metía con ella por el tema ese de ser “frígida”.  Hoy en día, no le hacía brotar la rabia para dar argumentos que invalidaba con cualquier otra frase.

-Primero, ¿De donde has sacado que mi segundo nombre es Carolina? Si bien me mola, no es así.- liberó la sonrisa que estaba conteniendo.- Segundo, no creo que seas feo pero tampoco eres un dios bajado del cielo para divertirse con cualquier mujer y tener una descendencia divina. Y tuve un gustito al verte pero no por lo que piensas. Sentí nostalgia, hace mucho no veo a alguien de nuestra camada y se me hizo raro. Nada más. Hasta que recordé que eras un pesado con el tema del sexo. – negó con la cabeza al ver su gesto de “seductor”. – Como siempre, una característica que te representa. Espero ser una cosa mala así no insistes demasiado conmigo. Aunque debo agregar que es verdad que en algún momento habré fantaseado con tener alguna que otra aventura contigo pero demasiado riesgo de contraer alguna ETS.- tal vez, esta era la primera vez que le decía aquello. Un gran paso para Joahnne, decirle así de suelta que había tenido una fantasía sexual. Y peor, con él.

-Bájale la espuma a tu chocolate, no te quiero ver el pene. Y tampoco me agrada demasiado hablarlo a viva voz en medio de un pasillo lleno de alumnos.- lo detuvo mientras que sus manos se alzaban indicándole que parase. Si bien, ya había superado una que otra burla que era posible de hacer Ian frente a ella, seguía teniendo un poco de vergüenza al hablar de penes, vaginas o sexo en un lugar tan público.

Cierto era que no había dado demasiada información sobre sus años pasados pero es que no había nada. Digamos que era una laguna un tanto sosa. -Vivo a mi manera, un poco empollona para ti. No tengo trabajo aunque tengo pensado buscar algo de medio tiempo. Sigo con un buen promedio y por eso no tengo ligues. Tampoco pienso tener alguno. Así me siento tranquila. – Demasiado Joahnne, demasiado tranquila. – Y la friendzone no es tan mala como suena, no es como si habláramos de Azkaban. Yo pude salir…- se cayó de repente. Maldito Rubén que seguía dándole problemas. Bufó y cerró el tema. No lo iba a tocar de nuevo.

Asintió. Le sorprendía que estuviese estudiando  la carrera de legislación mágica aunque esto era más un prejuicio de la pelirroja (ese prejuicio que había creado con respecto a todos). Su trabajo, por el contrario, le parecía lo más acertado. – Me gustaría tatuarme así que si sacas por fin lo del tatuaje móvil seguro y te contacto para hacérmelo. Veo que te gusta de lo que trabajas. – acotó mientras le seguía escuchando. Los alumnos seguían yendo y viniendo sin siquiera pararse a ser chismosos. Mucho menos alguien se detendría para llamar a Joahnne. La misión “encontrar amigos” se debería de realizar con suma prisa porque estaba siendo deprimente no tener con quién hablar así de fluido. Estaba a punto de agradecer a Ian que se le ocurriese pasearse por allí. La habladora de su interior estaba volviendo y entablar conversaciones con ella frente a un espejo o en medio de la habitación, no era una opción que le apeteciera. – No soy quien para decirte si estás o no preparado para ser padre. Creo que cualquiera cambia si se entera que va a tener un niño a quién cuidar, del cual eres responsable. Sí me sorprende que quieras tenerlo ahora en un corto plazo, te veo más como los tipos que disfrutan hasta donde pueden. No lo sé, dentro de unos diez años tal vez te veo queriendo tener algún bebé.- hizo una mueca mientras pensaba como sería que Ian tuviese alguien de su propia sangre para cuidar. Sería bastante raro pero era posible con sus prácticas sexuales, un error y terminas teniendo un niño. Hasta ella había tenido miedo. Despertar con resaca, saber que tuviste tu primera vez pero no conocer si el otro cuido de ambos había sido una mierda.  Y que no te bajara la regla había aumentado la dosis de nervios en ese año. –Busca a alguien que soporte lo pesado que eres, pobre del niño ver que sus padres no se llevan bien. Recuerdo varias chicas de Hogwarts que querían que le hagas unos cuantos hijos.- se rió sin contenerse.- Me acuerdo de esa vez que peleé con Ash porque insistía que era divertido acostarse contigo y que si le dejabas un hijo seguro que nacía con buenos genes. Tal vez te la reencuentras y se te hace realidad el sueño. -
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Karen Gillan.
Edad del pj : 20
Ocupación : Fugitiva.
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 6.551
Lealtad : Orden.
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 124
Puntos : 45
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5665-id-joahnne-herondale http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t5675-cronologia-de-joahnne-h#83558 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5769-correo-de-joahnne-herondale

Ian Howells el Lun Abr 02, 2018 1:39 am

La gente se tomaba las cosas demasiado en serio. Lo de "Carolina" era simplemente una manera de burlarse de su posible segundo nombre, pero nada más. En realidad se la sudaba muchísimo si tenía o no segundo nombre, sinceramente. -Bautízate como Joahnne Carolina entonces. -Le dijo sonriente, sin mucho interés. Cuando continuó hablando, el universitario se prestó más atento, curioso por sus palabras. Ay, seamos sinceros, era una relación de tira y afloja, pero era muy divertida, ¿o no? Tenía un no sé qué, qué sé yo que... bueno, era divertido. Así que se mantuvo con los brazos cruzados, sonriente, escuchando con atención sus palabras. -Vaya por Dios, esto es nuevo Joahnne. ¿¡Has fantaseado conmigo?! ¿¡Has tenido pensamientos guarretes CONMIGO?! -Exclamó en voz alta solo para avergonzarla delante de la gente que pasaba por el pasillo. -Que sepas que eso me ha llegado al corazón. ¿Y sabes qué? Te daré una buena noticia: no tengo ninguna ETS. Yo también me preocupé hace unos años, pero me hice las pruebas como un chico sanote. -Alzó ambas cejas varias veces, orgulloso. -¿Y me dirías qué es lo que has fantaseado conmigo? ¿Que mientras te enseñaba kickboxing te tiraba al suelo y te besaba mientras te metía mano? ¿Que iba a buscarte a tu sala común como un Romeo enamorado? ¿Que lo hacíamos en el armario de las escobas? -Preguntó por varias posibilidades, con la única intención de hacerla sentir más avergonzada.

Alzó ambas manos en señal de inocencia, entonces, cuando le dijo claro que no quería hablar de penes en medio de un pasillo lleno de alumnos. Normal. Comprensible. Podrían ir a otro sitio a hablar de penes. -Vale, nada de penes en un pasillo lleno de alumnos, me parece un buen trato. -Asintió con la cabeza, divertido.

La vida de Joahnne seguía siendo tan... Joahnne como siempre. Quizás a Ian le llamaba tanto la atención esa pequeña ratilla de biblioteca, aburrida y con una vida demasiado tranquila. Él, sin embargo, siempre había querido verla desmelenarse y que dejase de ser tan cohibida y encerrada en su propia burbuja. -No esperaba menos de ti, la verdad. -Y, seamos sinceros, tal y cómo la conocía, se esperaba perfectamente que su situación actual fuese tal cual la que está viviendo. -¿Saliste de la Friendzone? -Rió ampliamente. -¿Con aquel idiota que tenías como amigo? Por favor, Joahnne. Si ese señor era un pringado. Creo que no me equivoco al decir que fuiste tú quién le sacaste a él de la friendzone. -Continuó riéndose, acordándose de aquel amigo. -Pero hablemos ahora de verdad: ¿tú y yo somos amigos o no? ¿Qué tengo que hacer para ser tu amigo? ¿Invitarte a cenar? ¿Ir de fiesta contigo? Venga, pelirroja, que ahora no estamos encerrados en un castillo las veinticuatro horas de nuestro día. -Sí, le estaba ofreciendo, a su manera, quedar para hacer algo.

El tema de los tatuajes era un tema que a él le fascinaba, evidentemente, por eso cuando se vio tan dispuesta a aceptar ser tatuada por Ian, se sorprendió gratamente. -¿En serio te dejarías tatuar por mí? No sé por qué, me daba la sensación de que hubieras preferido que te tatuase un chimpancé borracho en vez de yo. Pero me alegra oírlo. Ya he tatuado a varias personas y todas han salido complacida. Se me da casi tan bien como el sexo. -Le guiñó un ojo, divertido. ¡No, no podía! ¡Hacer bromas con respecto al sexo con Joahnne era algo que le daba la vida! Sobre todo porque, después de todo este tiempo, seguía siendo igual de timidilla que siempre y ese rubor le parecía de lo más divertido.

Y ya cuando le soltó la pregunta clave de cómo le veía siendo padre... la verdad es que se sorprendió. Se esperaba a Joahnne riéndose en su cara por su estúpida idea de querer, por voluntad propia, tener un hijo, teniendo en cuenta lo cafre que es. Se sorprendió por la memoria de Joahnne, ya que Ian no recordaba a ninguna Ash. ¿Que existía? Seguro. Pero vamos, habrá sido de esas que pasaron por la cama de Ian y a éste le dio tan igual que ni la guardó en su registro. Porque sí, Ian en Hogwarts tenía una lista con las personas con las que se había acostado. ¿Niñato? Mucho. -¿Quién es Ash? -Preguntó divertido. Ian era de esas personas que ignoraban a las chicas que mostraban interés y las utilizaba y solía ir siempre a por las que pasaban de él. Motivo principal de que fuese tan pesado con personas como Joahnne o con su nueva meta de ligar con personas adultas. -En verdad era una pregunta trampa, Joah. De hecho ya soy padre. En la fiesta de graduación de Circe, los astros se alinearon y me tiré a Eris, la hermana mayor de Circe y... bueno, pasó. Ella dice que es que no nos protegimos, pero yo estoy seguro de que fue que el preservativo se rompió. -Se encogió de hombros, pues sería una discusión que llegaría hasta el fin de los tiempos. Ian entonces sacó su smartphone del bolsillo de sus vaqueros, lo desbloqueó y, contra todo pronóstico, tu fondo de pantalla no era un culo bien redondo, o una chica buenorra, sino una foto de él con su hijo >link<. Se la enseñó a Joahnne. -Se llama Perseo y ahora mismo cumple un año. -Dijo orgulloso.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario (Leyes)
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 27.007
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 849
Puntos : 535
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsUniversitarios

Joahnne Herondale el Mar Abr 03, 2018 5:34 pm

¿Ya había dicho que no se le debía de subir el ego a Ian? Sí, pero Joahnne se atrevió a dedicarle un comentario sobre cómo había fantaseado en su adolescencia con respecto a él. Por cierto, las mejillas de la pelirroja se tiñeron de un leve carmesí porque no se podía cambiar a una persona de un minuto al otro. - ¡Calmate!- le recriminó mientras una de sus manos le cubría la boca al chico que le encantaba mostrarle al mundo que en cualquier momento del día y en donde sea puedes hablar de fantasías sexuales, sexo, penes, de todo vamos. Eso de callarlo no duró demasiado porque el tema no se interrumpió. – Por un lado, me alegra que no lleves ninguna ETS y hasta me sorprende por el historial que siempre se comentó en Hogwarts. Seguro que tienes una lista de las personas con las que te acostaste.- rodó los ojos ante la posibilidad. Lo siguiente que escuchó intensificó el sonrojo, se podía confundir su rostro con el cabello anaranjado que poseía. Tragó fuerte, no quería sentirse avasallada por Ian.- Cuando me enseñaste kickboxing me preocupaba más pasar a la siguiente prueba de forma completa, no perder ningún brazo o pierna en el intento. Y el armario de escobas… no es de mi agrado estar en lugares pequeños.- admitió con un ceño fruncido, evitando hablar de su fobia.- Y mis fantasías…eran comunes… como las de cualquier chica... - lo siguiente lo dijo tan rápido que era probable que el otro no le entendiese nada. - hacerelamorenalgúnlugarnoimportabamuchodondeentusalaoenlamía. – evitó su mirada. ¿En qué momento había decidido que era buena idea largar todo eso de su boca?

Claramente Ian se estaba divirtiendo de ella. Joahnne se volvió a sentir insegura sobre la conversación sobre penes, había tenido el impulso de imponerse y no dejarse llevar pero todavía  no manejaba con naturalidad aquello. La tregua sobre los penes le había sido un alivio.

Mordió su labio, otro tema con el que no se llevaba muy bien. Vamos, la chica seguía dándole vueltas a las posibles explicaciones de Rubén que nunca llegaron. ¿Llegarían en algún momento? Era una trama zanjada en su vida pero Ian lo hacía imposible. O mejor dicho, Joahnne quería descargarse de todo aquellas dudas que llevaba encima. – Vale, no le llames idiota.- se detuvo.- está bien, llámalo idiota, no importa de todas formas. – una punzada en el pecho le hacía prometerse que no permitiría que volviera a ocurrir algo de tal calibre.- No lo sé, no es como si esté tan segura de confiarte secretos como hacen los amigos. - suspiró. Claro, la misión “conseguir amigos para Joahnne” se iluminó en su mente.- Pero podríamos cambiar eso, temo que si acepto salir de fiesta terminemos yéndonos cada uno por su lado sin siquiera hablar en toda la noche. Creo que podría aceptar cenar o… ¿ir al cine? ¿Eso nos metería en problemas?- cuestionó.

La sorpresa no fue desapercibida. En otro momento de su vida se hubiese replanteado la idea de tatuarse, indudable era que terminara claudicando al pensamiento de poner tinta en su cuerpo. -¡Ey! No recurriría a un borracho, si sucediera sería porque yo estoy peor que él. Y agradezco que no sea fanática del alcohol. -¡Es que no lleva bien siquiera un vaso de cerveza en sangre!- No dudo de tu trabajo, te ves demasiado comprometido como para cagarla. O eso espero porque si quiero que toques mi piel y me dejes una marca de por vida pues… ¿Nunca te cansas de hacer referencias “sexosas”?- rodó por décima vez los ojos. No podía evitar que sus mejillas delataran lo que él provocaba con simples palabras. Y se arriesgó. Y se arrepintió. Y quiso que la tierra la tragara. - Deberías enseñármelo como para creerte. - ¡JOAHNNE QUE HACES HABLANDO DEMÁS!

Su respuesta le había traído una duda a Ian. ¿En serio no sabía quién era Ash? Si su amiga había estado revoloteando a su alrededor vaya uno a saber cuánto tiempo. –Ashley Rodwell. Una pelirroja de Ravenclaw que si no me equivoco se acostó contigo más de una vez.-  Era verdad que unas cuantas veces había vuelto de una de sus “sesiones” para comentarle qué tal le había ido. Joahnne huía de esos relatos, una cosa era leer unos libros eróticos o internarse en aquella aplicación que tenía novelas como para cada habitante del mundo pero otra, muy diferente, era escuchar a su amiga describir el pene de uno de sus compañeros. Había tenido una leve fantasía con Ian pero quedó desterrada cuando el trato que recibía eran burlas hacia ella. ¡Y MIL DISCULPAS PERO JOAHNNE TENÍA IMAGINACIÓN Y UNA CURIOSIDAD INSANA! ¿Si se tocó pensándolo? Me reservo los comentarios.

La pregunta era una trampa. Sus ojos se abrieron remarcando el desconcierto de lo que sus oídos habían captado. ¿Esto no era una cámara oculta? No era quién para juzgar sobre ese asunto a Ian pero era una sorpresa escucharlo. Una cosa era imaginarlo con un hijo dentro de unos años, que él tuviese esa idea en la mente. Otra sumamente diferente era que haya un niño ahora existiendo producto de él. ¿Hermana de Circe? Apostaba que se había armado una buena cuando descubrieron que venía en camino un bebé. –Eehh…- ¡Vamos que no está diciendo que tiene una enfermedad viral! Antes de acotar algo le mostró desde su Smartphone la foto que tenía de fondo de pantalla, el corazón de Joahnne se contrajo ante la preciosidad que estaba viendo. -¡Es precioso ese niño!.- Tomó el móvil sin permiso y se dirigió a una de las paredes del pasillo. Se sentó en el suelo, como si la cosa fuera para rato.- ¿Tienes más fotos de él? ¿Se llama Perseo? Me suena que tienen un poquito de fascinación por la mitología griega.- buscó rápidamente la galería de fotos.- Tienes un hijo demasiado hermoso para ser verdad, creo que aceptaré solo ser tu amiga para estar cerca de esa hermosura. ¿Te dije que me encantan los niños? Siempre quise tener un hermanito o una hermanita.- le sonrió abierta.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Karen Gillan.
Edad del pj : 20
Ocupación : Fugitiva.
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 6.551
Lealtad : Orden.
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 124
Puntos : 45
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5665-id-joahnne-herondale http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t5675-cronologia-de-joahnne-h#83558 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5769-correo-de-joahnne-herondale

Ian Howells el Miér Abr 04, 2018 1:35 am

La gente se creía cualquier tontería en Hogwarts y vamos, la broma de la venérea estaba ya anticuada. En este mundo tan futurista hasta una venérea se podía curar con una poción, así que tampoco era para tanto. Pero bueno, a la gente le gustaba dramatizar. Por suerte, él siempre podía fardar de ser un chico sano y que siempre se protege, menos con Eris. Eso fue un caso especial que menos mal que trajo consigo un bebé y no una enfermedad de transmisión sexual. -Oh...-Se llevó la mano al pecho, fingiendo un romance prohibido. -Joahnne Herondale quería hacer el amor conmigo. ¡Hacer el amor conmigo! ¡Y yo pensando que eras una frígida! Pelirroja, eso se dice, ¿vale? No puedes ir por ahí deseando hacer el amor con gente y quedándote con las ganas, ¿lo sabes, verdad? Yo te hubiera complacido. -Se pasó la mano por el pelo, haciéndoselo hacia atrás. -Lo que se entera uno dos años después.

El amigo de Joahnne solo tenía un adjetivo con el que llamarle: idiota. Además, cara de paleto que tenía no se la quitaba nadie. En realidad no lo conocía de nada, pero era fácil y divertido meterse con la gente que no conoces de nada. -¿Por qué no? Yo soy una tumba, no digo nada. -En verdad no, era el típico que lo decía todo y creaba rumores falsos con tal de ver el mundo arder, pero bueno, también le gustaba que le contasen secreto, ¿sabes? Era bonito saber secretos. -¿Por qué íbamos a terminar yendo cada uno por su lado si vamos de fiesta? Con lo simpático que soy, lo mucho que me gustan las pelirrojas y lo mucho que me gusta ir de fiesta. -Dijo con lógica, sin entender la lógica de Herondale. -Pero lo de cenar suena muy a adulto, ¿no? Creo que nunca he llevado a una chica a cenar. Bueno sí, al McDonalds, pero supongo que eso no cuenta. Tú te esperas algo en plan serio, con corbata y eso, ¿no? En plan romántico. Y lo del cine... ¿por qué nos metería en problemas ir al cine? ¿Acaso pretendes meterme mano en la íntima oscuridad de la sala de cine o qué? -Y le sonrió ladeadamente.

Le pareció curioso que Joahnne se dejase tatuar por él. O eso decía, claro. ¿Sería lo suficientemente valiente, haciendo gala de su parte Gryffindor, para dejar que Ian Howells, el cafre de Ian Howells, le tatuase? ¡Eso habría que verlo! -A ver, si toco tu piel como tatuador, por definición te voy a dejar una marca de por vida. Pero no te rayes, soy el puto amo. -Sonrió orgulloso por su habilidad con la máquina de tatuar, para luego soltar una carcajada por su pregunta. -¿Cómo me voy a cansar de hacer referencias sexosas con lo incómoda que te pones al respecto? Vale la pena solo por ver tu cara queriendo que te trague la tierra cada vez que grito... ¡pene! -Gritó pene en medio del pasillo. -O ¡vagina! en medio del pasillo. -Gritó eso también, volviéndose a reír a carcajada.

Sí, Ian tenía veinte años, pero seguía siendo un niño pequeño. ¿Algún problema? Por ahí había gente lamentándose en su patética vida de fugitivo o cazador y él estaba ahí, feliz, en su vida de estudiante con facilidades económicas sin meterse en muchos líos. Qué menos que seguir aprovechándose de ser un niño pequeño.

Cuando le dijo el nombre de Ashley, ya cayó en la cuenta de quién era. Madre mía, la Rodwell. ¿Cómo se había olvidado de ella? -Es verdad, la recuerdo... sí que nos acostamos un par de veces... -¿Un par? ¡Esa señora era una insaciable! ¡Era ella quién le pedía a Ian sexo, imaginaros! Algunas tan frígidas y otras tan sueltas. ¿El mundo no podía estar más equitativo o qué pasaba con las mujeres? -¿Qué ha sido de esa señora? ¿Se perdió en el camino a la universidad? ¿Se hizo fugitiva como la mitad de nuestra generación? ¿Le entró ETS por chupar pollas por todo Hogwarts? Porque vamos, la mía no era la única, eh. Lo sé, lo sabes. Lo sabemos todos. -Y volvió a reírse. Que sí, que Ashley le caía bien, pero al igual que Ian era un cabrón que utilizaba a las chicas, Ashley era una cabrona que utilizaba a los chicos. Eran iguales, en realidad.

El momento trampa fue genial... pero más todavía cuando Ian, con toda su naturalidad, le enseñó una foto en el móvil de su hijo Perseo junto a él. Era en el patio de su casa, una foto que sacó su propia madre. Había que decir que la madre de Ian era la fotógrafa oficial de Perseo Masbecth y ya tenía más álbumes de fotos que los propios mellizos Howells. Pero vamos, era su primer nieto y ella era joven para disfrutarlo, mucho meterse con Ian pero en verdad le estaba tremendamente agradecida por haberle dado la oportunidad de ser abuela tan jovencita.

Se sorprendió cuando cogió el móvil y se le llevó, sentándose en el suelo del pasillo. Ian miró a ambos lados y... la persiguió, sentándose a su lado. Sólo había una cosa en este mundo que ganase a Ian hablando de cosas relacionadas con sexo, tatuajes o tías buenas, y eso era su hijo. -Eris me obligó a ponerle un nombre griego. Al menos me dejó tener voto. Ella quería ponerle Hades. Hades tía. ¿Te imaginas un maldito niño tan adorable con el nombre del jodido Dios del Inframundo? -Y explotó de risa, ya que de verdad que no se creía que Eris de verdad le hubiera dado los máximos puntos al nombre de Hades. La puta loca esa, a quién se le ocurre. -Sí, pasa las fotos, hay montones, mi madre no para de sacarle. -Ya claro, su madre. Y él. Y su hermana. Y hasta su padre se había hecho al teléfono móvil solo para poder sacar fotos a su nieto. Tenían un grupo de WhatsApp en donde todos los mensajes eran fotos de Perseo. -Sí, se parece a mí. -Dijo, cuando Joahnne dijo que era hermoso, alzando las cejas un tanto egocéntrico. -¿Te crees tú que alguna vez hemos tenido una conversación normal como para que me hayas dicho alguna vez en tu vida que te gustan los niños? -preguntó retóricamente, apuntando lo obvio. -Hoy mismo, después de clase, voy a recogerlo a casa de Eris y lo iba a llevar a mi casa para que mi madre lo malcríe. En verdad todos en mi casa lo malcriamos, menos mi hermana, que es la más responsable. -Confesó, encogiéndose de hombros. -¿Te atreves a venir a mi casa a conocerlo o encararte con tres Howells más es demasiado para ti, Herondale? Conocerás a mi madre, a mi hijo, a mi padre... a mi hermana ya la conoces, pero bueno. Es un gran paso para nuestra relación, después de eso ya podremos tener sexo creyéndonos que somos amigos... -Añadió finalmente, riéndose divertido porque, como era obvio, no había durado mucho sin volver a sacar el tema. Era Ian Howells, ¿vale? Su segundo nombre podría ser perfectamente 'sexo' y nadie se extrañaría.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario (Leyes)
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 27.007
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 849
Puntos : 535
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsUniversitarios

Joahnne Herondale el Sáb Abr 14, 2018 1:12 am

Joahnne tenía todo el rostro remarcado con un gran sonrojo, ella misma sentía como si se encendiera. Era bastante vergonzoso admitir ante Ian su fantasía sexual pero era real. No quería mostrarse como la misma chica que en Hogwarts le permitía burlarse de ella por cualquier cosa, no quería sentirse intimidada por nada ni nadie. Claro, era fácil pensarlo, hacerte un discurso para ti misma y proyectar una mejor vida pero cumplir todos los pensamientos que pasaban por aquella cabeza risueña era más complicado de lo que veía. Todo lo que decían los cuentos, de un cambio fantástico de un día al otro, eran puras patrañas. ¿Y recién se daba cuenta de ello? No pero fantasear con que la vida sea sencilla, era más fácil.

Jadeó amargada.- Vale, vale. No lo repitas.- se cubrió el rostro con sus manos en una clara muestra de vergüenza. Lo volvió a mirar apenada, no tendría que haber abierto la boca.- Fue algo del pasado, ya sabes cuando uno es adolescente tiene las hormonas por el cielo. Cosas que pasan, que se sienten. – gesticuló mientras movía sus manos exaltándose aún más. – Y tenemos un concepto de “hacer el amor” demasiado disparejos como para que resulte. Era demasiado romántica en aquel entonces, seguro que pensaría que estaba viviendo en una novela de romance. Tratando de cambiar al chico malo y mujeriego.- se encogió de hombros quitándole importancia.- Igual tu empezaste a molestarme con lo de frígida y demás, te descarté sin pensármelo.- admitió al fin.

Rubén seguía siendo un tema difícil de roer. ¿Era idiota? Sí, claro que era idiota porque uno no va metiéndola en  agujeros amigos para luego desaparecer. ¿Y si la embarazó? ¿Y si se había olvidado de usar protección? Estaban más embriagados que un borracho a las 4am luego de varias copas de despecho. Presenció un pequeño flashback, el único que recordaba de aquella noche.

Sus narices se frotaban cuando cambiaban de posición para darle paso a la maravilla que ocurría en las bocas de ambos. La mano derecha de ella tomaba el cabello rubio de él para estirarlo de forma bruta, le estaba gustando demás todo eso. Se comenzaba a sentir adicta a aquella acción, no había nunca imaginado que pasaría esto. “Estoy besando a mi mejor amigo. ¡ME ESTOY COMIENDO A RUBÉN!” Pensaba, o intentaba hacerlo, cuando sus besos se volvían demandantes de algo más.  –Quiero más…- murmuró al separarse del rubio, su cuerpo suplicaba mucho más en aquella noche. Su corazón saltaba dentro de ella lleno de emoción, dispuesto a dar más que amor.

Negó haciendo una mueca de desilusión.- Solo diré que la expectativa que tenía sobre el amor no fue más que un trozo de la realidad que viví. – bufó pero el cambio de tema le vino bien. –No lo sé, pienso que me dejarás tirada con tal de ir con la primera que se te cruce y te haga ojitos. Pero si me dices que estarás al menos una gran parte de tiempo cerca me uno, hace mucho que no salgo.- respondió ante sus dudas.- Que no, no pedía una cena en un restaurante o algo parecido. Nada formal, nada romántico. –“nada de sentimientos” quiso agregar.- Solo como amigos que se quieren conocer un poco más. ¡Ey! Que no rechazaría un McDonald’s, es mi debilidad la comida chatarra. Y no iba por ese lado, ya sabes que te he visto siempre como el chico descarriado y rebelde. Si esta es la primera vez que nos vemos en años y vienes gritando la palabra “pene” cada dos por tres. En un cine eso… fijo que nos echan.- rió al imaginárselo.

No era extraño que Joahnne quisiese tatuarse algo, hacía varios meses que estaba dando vueltas a la idea sobre tener tinta encima. Primero fue curiosidad, un poco de imaginarse su cuerpo con alguna marca de importancia. Después sí, comenzó a buscar dibujos y frases que llegasen a representar lo que ella quería. Seguía sin dar con lo que buscaba pero no perdía las esperanzas. No sería algo grande, era para ella más que exponer hacia los demás. – Te creo, podríamos concordar alguna cita. Digo, cuando tenga pensado bien qué es lo que quiero.- otro sonrojo. Terminaría con la sangre estancada en sus mejillas.- ¡Ian por favor! –Chilló ante los gritos desvergonzados.- Joder, no puedes quedarte tranquilo ni un minuto. – hizo un mohín resignándose ante la personalidad de Ian.  

Ashley Rowdell, una amiga de Ravenclaw un tanto… ¿interesante? Joahnne era una buena amiga aunque se sentía entre la espada y la pared siempre que se mencionaba el tema del sexo. No estaba de acuerdo que estuviese revolcándose con cualquiera que le apeteciera pero era su vida, mientras que no tuviera una enfermedad todo estaba bien. Y por supuesto, nada de mencionarlo junto a ella porque la vergüenza era demasiado grande como para soportarla. – Hmm… La verdad es que no nos comunicamos más, cuando nos graduamos desapareció creo haber escuchado que se iría de vacaciones pero nunca más me contestó las cartas. – Acompañó la carcajada de Ian aunque paró en seco, no era motivo para reírse.-  No debería hacerme gracia aquello. Y desconozco si se contagió… como que le prohibía que hablara de sus hazañas sexuales… era demasiado explicita en qué posiciones le gustaba y eso de enseñarme a chupar…- con una mueca se calló. No, ese día no lo quería rememorar.  

No había aparecido ni una cámara oculta así que todo esto era real, se hizo evidente que no era ninguna broma cuando Ian alzó su móvil para mostrar una foto con su hijo. Ahí se pudo escuchar como el corazón de Joahnne latió con fuerza, lo que estaba viendo era demasiado. Un niño rubio precioso aparecía jugando con unas burbujas sopladas por Ian. Las mejillas regordetas eran para morirse en ese preciso instante. Siendo totalmente descarada arrebató el móvil de su dueño para sentarse en el pasillo. No tuvo que pensarlo demasiado su ex compañero para seguirla y sentarse a su lado. Esta vez sí se relajó, era un tema sin peligro de sonrojarse. –Pero mira cómo se divierte.- agregó antes de reírse al comentario sobre el nombre del niño.- Ya estoy imaginándome los planes que tenía para Perseo llamándose Hades. Aunque Perseo me gusta, es tan perfecto que sería difícil pensar que no es un pequeño dios.- baboseaba entre líneas Joahnne cuando comenzó a recorrer la galería de fotos. Con su dedo toqueteaba de un lado al otro para dar con más imágenes del niño. Cada una derretía aún más. – Seguramente esos genes los heredó de su madre.- ignoró el comentario egocéntrico. – Bueno, eso es un punto para ti. Nunca me hubiese imaginado que te diría mis gustos. Tal vez porque eras un pesado conmigo que nunca te di una oportunidad de una conversación. –Rodó los ojos sin evitar que el sonrojo popular se implantara entre ellos.- Vale, estoy demasiado encantada con Perseo. Tanto que te aceptaré tu propuesta, no tengo miedo de conocer otros Howells. – Sí, si tenía miedo de lo que pudiese encontrar pero no lo diría. No tan abiertamente.-Puede que sean como tu hermana y tú seas la oveja descarriada. Era obvio que no podías estar más de cinco minutos sin decir la palabra “sexo” ¿no? Ignorando tu sentido del humor, me gustaría conocer a Perseo es muy lindo como para negarme el conocerlo.- añadió con una sonrisa.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Karen Gillan.
Edad del pj : 20
Ocupación : Fugitiva.
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 6.551
Lealtad : Orden.
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 124
Puntos : 45
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5665-id-joahnne-herondale http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t5675-cronologia-de-joahnne-h#83558 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5769-correo-de-joahnne-herondale

Ian Howells el Mar Abr 17, 2018 1:39 am

A ver, Ian sería muchas cosas y, sí, cómo lo estás pensando: también es un aprovechado. Pero vamos, tenemos una cosa clara: seductor, era mucho. Eso sí, que consiguiese seducir ya era otro tema muy diferente. Había que dejar claro primero una cosa: él siempre lo intentaba, pero había gente que era inmune a sus encantos. Evidentes encantos que tenía pero que no cualquier mujer era capaz de ver. Partiendo de ésto, no dudó en decirle a Joahnne algo que la iba a derretir. O eso pensaba él, como siempre, ojo. Él se creía un Adonis. Lo más probable es que no resultase y le cortase el rollo. Se acercó a ella, para esta vez no gritar, sino susurrarle. -Oh vamos, ¿te crees que no sé "hacer el amor"? Si me lo hubieras pedido, te lo hubiera hecho lento, con paciencia y con todo mi cariño. No me hubieras cambiado; yo te hubiera cambiado a ti. Te hubiera convertido en mi chica mala. -Alzó entonces ambas cejas, mirándola con una sonrisa seductora bien de cerquita. ¡Toma, lo que te ha dicho! ¡Enamórate de Ian Sexy Howells, nena!

¿Pero os lo podéis creer? ¿Qué clase de imagen tenía la gente de Ian? ¡Que él podría ser muchas cosas, sí, ya lo he dicho, pero sobre todo era un buen amigo! Para algo bueno que tenía, me cago en la puta, y la gente no lo valoraba. Bueno vale, que sí, que dejó embarazada a la hermana mayor de su mejor amiga pero... ¡Sin contar eso, es un amigo modelo! ¿Cómo podía pensar que le iba a abandonar, yéndose de él de fiesta, por alguna tía? Que oye, lo había hecho, ¡pero sólo en contadas ocasiones y cuando tiene más de un acompañante y/o su único acompañante también consigue ligue esa noche! -¿Por quién me tomas? ¿Me crees capaz de abandonarte en medio de un pub en medio de Londres mientras me voy con una tía buenorra? ¡Sería capaz, pero no lo voy a hacer! -Le dijo divertido, esbozando una amplia sonrisa y riéndose. -A ver tía, que yo soy un ser humano y aunque no lo parezca, sé comportarme. No voy al cine a gritar la palabra pene. No normalmente. -Bromeó, sonriente. -No, en serio. Si de verdad quieres quedar conmigo y pasarlo bien, te ofrezco una noche de viernes cargada de diversión y placeres. Tú decides qué placeres. -Y curvó una sonrisa, esta vez seductora. -Yo empezaré con alimentar tu estómago con un McDonalds y nublarte la mente con el alcohol. Tú decides como seguir, pelirroja. -Añadió, de igual manera.

Porque ser descarado es lo más fácil. No había nada más horrible que intentar no estar interesado, estarlo y llevarte una negativa. Así, al menos, dejas claro desde el principio las oportunidades abiertas de echar un polvo. ¡Así cumplía una de sus fantasías de Hogwarts! Que oye, hablando de Hogwarts, esa Ash... sí, la recordaba. Pero madre mía, no la echaba nada en falta. Había sido una buena experiencia en Hogwarts y recordaba pocas cosas de ella. ¡Oh, espera, justo eso! -Sí, recuerdo que le gustaba chupar. Lo hacía bien. ¿Te enseñó al final? -Preguntó, fingidamente interesado, sólo por molestarla y ver como, otra vez, se ruborizaba. Hacer que Joahnne se pusiera roja era demasiado fácil en esta vida.

Y luego... bueno, vino el momento fanboy de Ian, ¿vale? Su hijito. Y es que así como podía alardear del tamaño de su pene, de la cantidad de tías a las que se había tirado, de lo guay que era pegando puñetazos a subnormales, de lo genial que era bailando regaetón (pues, ojo, se le daba de puta madre), lo puto crack que era tatuando y lo guapo que era... en realidad ahora mismo lo que más le gustaba era alardear de hijo. Y es que era todo un orgullo que Ian Howells, siendo padre, hubiera durado ya casi un año sin matar a su bebé. ¿No os dais cuenta de lo importante que es eso? Él, un tipo que no sabía ni cuidarse a sí mismo, ha aprendido a cuidar de otra personita. ¡Era revolucionario! Si había conseguido eso, podía conseguir llevarse a la cama a Joahnne Herondale. Ya no tenía ninguna duda.

No era nada nuevo que la gente no le diese una oportunidad a Ian. Era muy tonto, ¿vale? Antes más. No iba a culpar a Joahnne por haber sido precavida. O sí. Culpar a la gente es gratis. Y molestar también, ¿así que por qué no? -Ya, y te parecerá bonito, ¿no? Yo accedí a darte clases para poder pegar un puñetazo con propiedad y tú no te dignaste a darme una conversación decente. Ni tu color favorito me decías. Así nos va, Joahnne. Así nos va. Has coartado nuestra amistad pensando que solo quería llevarte a la cama. ¿Acaso tú no sabes que el ochenta por ciento de las chicas con las que me acuesto, se quedan tan complacidas que luego quieren seguir siendo mis amigas? -Se lo inventó. -El veinte por ciento restante, antes de que lo diga, son las que se ofenden cuando en medio de los preliminares les tiro el preservativo a la cara para que me lo pongan. ¿Tú te ofenderías? No me gustaría ofenderte si en algún momento consigo llevarte a la cama, sabes. -O sí, sólo para reírse de su cara.

Sonrió orgulloso cuando ella aceptó conocer a Perseo. Vaya por Dios, Joahnne Herondale aceptando cosas, ¡es posible verlo con tus propios ojos, es posible! Estaba tan acostumbrado al rechazo que lo veía algo lejano. -Pues me parece correcto. Un día, cuando te apetezca, me avisas. Creo que este finde que entra me toca la mayoría del tiempo, por si quieres aprovechar. Y aunque no lo creas: ojalá salga como mi hermana. Que yo soy un cafre y no quiero ser abuelo con... -Usó los dedos para contar. -Treinta y nueve años. Ahí todavía estaré completando mi lista de chicas a las que me he tirado... -Miró de soslayo a su compañera. -¡Es broma, no me mires así! ¡Hace años que tiré esa lista! Pero existía, ¿eh? Existía. Pero la perdí. -Confesó al final. ¿Tirarla? ¡¿Tirar el papel que demostraba su éxito sexual?! ¡NUNCA! Fue una pérdida muy dura en su vida, aunque ahora mismo ni lo recordase. -Bueno, bueno, entonces ordena tus prioridades, pelirroja, ¿fiesta con el Howells más guapo o conocer al segundo Howells más guapo? ¿Qué prefieres? Debería darte mi móvil para que me avises de lo que sea y poder enviarte berenjenas simulando que son penes. Porque asumo que tienes, ¿no es así? -Le dijo, ya que ahora mismo ella tenía en sus manos el suyo propio.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario (Leyes)
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 27.007
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 849
Puntos : 535
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsUniversitarios

Joahnne Herondale el Lun Abr 30, 2018 11:26 pm

Eso completamente se podía encontrar en un libro de romance para adolescentes. O en esas historias que aparecen en la plataforma llamada Wattpad (otra creación muggle para desarrollar el hábito de la lectura y escritura), que más de una está escrita por los deseos pasionales e inocentes (no tan inocentes porque algunas escriben como la chupan en el capítulo tres) de chicas hormonadas esperando encontrar a “su príncipe” con chaqueta de cuero y una moto que las ayudará a recorrer el mundo lleno de amor con la moraleja de que todo se puede con amor y un novio con plata. Y Joahnne era una lectora de esa clase de libros, prefería la realidad pero un poco de cliché le hacía reír fantaseando. El susurro de Ian no hizo más que encenderla, no caía en sus palabras pero la emoción de sentirlo cerca era algo que debía controlar. Con cualquier hombre, vamos. Eso de sentir que tenía la atención del otro y con intenciones claras de llegar a algo más en el plano de “Te toco, me tocas, nos tocamos, orgasmos” la desestabilizaba. –Te agradezco de no haberlo gritado como si fueses un troglodita pero debo decirte que no es lo mismo hacerlo lento con paciencia que hacerlo con amor. Se dice “hacer el amor” porque ahí en pleno acto hay sentimientos. Sentimientos amorosos. Dudo que tú hayas ido por Hogwarts diciendo que querías hacer el amor porque cualquiera pensaría que querías una relación, lo que hacías era tener sexo. Nada más que eso.- alzó una ceja dándole su punto de vista, el que ella creía que tenía la razón. – No voy a caer a tus pies Ian, eso ya pasó.- agregó aunque con un leve sonrojo, no iba a superar que estaban en un tema de conversación que la incomodaba.

-Sí, claramente te siento como un hombre que me abandonará por unas curvas. Tengo mi derecho a dudar si tú mismo me dices que eres capaz, ya con tener la capacidad puedes que solo falta el querer, que pongo en tela de juicio que tú no quieras terminar la noche con otra.-  negó con su cabeza ante las risas que su compañero estaba dando, él estaba bromeando con ella. ¿Podía meterlo en su lista de amigos? La misión seguía en pie.- ¡¿NO NORMALMENTE?! Entonces sí la dices, a ver si en tu coca cola le ponen un jarabe vencido y sin darnos cuenta comienzas a ser un todo un gritador que va diciendo que tan grande la tiene. Yo paso.- le dijo riendo, se lo imaginaba. No necesitaba demasiado Ian para hacerle pasar vergüenza y estaba creyendo que molestarla era uno de sus hobbies. –Me parece una buena idea que alimentes mi estómago con un McDonald’s pero lo del alcohol… porque entonces hablaré de cosas que ninguno de los dos queremos escuchar, solo unas bebidas tranquilas. No me llevo demasiado bien con el alcohol.- hizo una mueca al recordar las pocas veces que consumió y debió fingir demencia ante la cantidad de cosas que dijo e hizo.- Creo que me decido por…- puso el dedo índice en sus labios mientras pensaba por unos breves segundos.- ...ir a algún pub para pasar el rato, también con las hamburguesas del McDonald’s que son mi perdición. Esto puede ser antes o después de ir al pub. ¿Te parece? Hace mucho que no salgo así que vas a tener que tolerarme toda entusiasta y nerviosa.- se le dibuja una sonrisa en sus labios, de esas que enseñan los dientes.

Era patético, Joahnne ante esa pregunta se enrojeció de la vergüenza porque admitamos que la pelirroja era y es curiosa por naturaleza. Lo suficiente como para haber accedido a la clase “Aprendamos a chupar como dios manda”, título que Ash decidió darle antes de empezar a mostrarle cómo hacerlo con una banana porque claramente esa fruta nunca será vista de otra manera que no sea como un medio para aprender a ser alguien decente sexualmente hablando. ¿Y nadie sentía ese calor infernal? Pues Joah estaba prácticamente a punto de sudar. Tragó antes de siquiera contestar.- Sí, lo hizo aunque ella llevaba el control de la situación por lo que casi me atraganto en el primer intento. Vamos, uno no nace siendo experto de como chupar una banana sin que se te parta a la mitad o el increíble desastre que hice con el helado porque se derretía de lo lento que lamia. Ash no me explicó eso hasta que cometí el error. Lo único que rescato es que era de menta granizada.- estaba nerviosa y por eso era una canilla abierta escupiendo palabras a una velocidad rápida.- No me mires así, soy de esas personas amantes del sabor menta granizada, tampoco me lo compares con la pasta dental.

No era extraño que Joahnne no le haya mencionado nada sobre sus gustos como lo de la menta granizada o que le gustaba el caer de la lluvia, los colores pasteles al dibujar, que una vez se tiró un pomo de pintura acrílica en un vaquero que amaba y lo usa solo para pintar, que muchas veces agarra uno que otro libro erótico y se va a leerlo en la biblioteca en una esquina por donde nadie pasa, tampoco que le gusta la palabra cachengue, ni mucho menos que sueña ponerle a una hija “Paprika” porque le gusta cómo suena al pronunciarla.  No era extraño porque nunca había tenido una conversación con el castaño porque todas terminaban en lo mismo. Sexo. JOAHNNE ERA MÁS VIRGEN QUE LA VIRGEN MARÍA Y QUERÍA ACOSTARSE CON ELLA. Y si, acostarse con Rubén no servía porque no lo recordaba, era una laguna mental que agradecía que siguiera así. Claramente la pelirroja huía de tales situaciones, sin mencionar que el sonrojo que la cubría podría competir por el color de su cabello. ¿Ya mencioné que Joahnne está roja? ¿Roja como un tomate? ¿Roja como alguien después de dormirse debajo del sol por horas? Abrió y cerró su boca varias veces, incluso se puede ver como sus ojos se abrieron espantados. – Estoy sorprendida que hayas inventado todo eso en menos de dos minutos. ¡Y claro que solo querías llevarme a la cama! Me lo dijiste más de una vez, no es mi culpa que no seamos amigos, es la tuya por andar queriendo meter eso… en mi.- señaló tensa en un rápido movimiento hacia la entrepierna masculina. Se reía, por décima vez, de ella y su expresión. Era demasiado expresiva para su propio bien.

Se podía decir que la relación entre Ian y Joahnne era meramente basada en rechazos por parte de la pelirroja pero estábamos hablando del ex-Slytherin que se acuesta con cualquiera que tuviera piernas y se haga llamar mujer (O eso es lo que se dice a nivel mundial). No quería ser una más de su lista. Lo miró con mala cara, era increíble que le admitiera sobre la existencia de una lista. - ¿Hoy no lo recoges de la casa de Eris? – cuestionó al ver que la invitaba para otro día. Capaz no quería hoy y tenía planes ajenos.- Lo siento, como dijiste que hoy lo retirabas pensé que me invitabas para hoy pero puedo este fin de semana si quieres porque ese niño es digno de conocerlo, no voy a derrochar mi oportunidad de verlo y poder apretujarle esas mejillas hermosas que tiene. Debe ser el bebé más hermoso del mundo. Seguro lo sobreproteges por si alguien quiere robarlo, lo cual no dudo siendo tan tierno como lo es. Tu familia debe estar feliz de tenerlo por la casa, yo también le sacaré fotos si lo veo. Es demasiado lindo para ser verdad. Lo debes de amar demasiado ¿no? ¿Eres de los que disfrazan a sus hijos? ¡Imagínalo con un mameluco de conejo, me muero con solo verlo! ¿Y el de una ardilla? ¿Con una pequeña cola detrás? Podría protagonizar comerciales y la gente compraría cualquier producto sin importar de qué se trata. Y… – Fijó su mirada a la del chico, paso seguido se cubrió el rostro con las manos y suspiró.- Perdón por mi vomito verbal, demasiada emoción acumulada. Te pasaré mi móvil pero no para recibir berenjenas, exijo que me mandes fotos de Perseo. ¡Lo quiero!- tomó nuevamente el celular ajeno para anotar su número y así entregárselo.- Ahí tienes mi número, nada de proposiciones indecentes… ¿Por favor?- le dedicó una mirada de perro magullado para que le tuviese misericordia.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Karen Gillan.
Edad del pj : 20
Ocupación : Fugitiva.
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 6.551
Lealtad : Orden.
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 124
Puntos : 45
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5665-id-joahnne-herondale http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t5675-cronologia-de-joahnne-h#83558 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5769-correo-de-joahnne-herondale

Ian Howells el Miér Mayo 02, 2018 2:31 am

-Tía. -Le cuestionó mientras hablaba, aunque la dejó terminar, solo para saber qué era lo que tenía intención de decir. Ella podría pensar que tenía razón, era obvio, pero Ian no pensaba lo mismo. Rara vez había tenido sexo con SENTIMIENTOS. Que a haber, de seguro que había tenido sexo con sentimientos, con algunas chicas por las que siente algo más que simple atracción, pero no eran sentimientos amorosos, como decía ella. Así que él no podía opinar al respecto con la verdad absoluta, pero aún así pensaba fervientemente que tampoco era para tanto. ¿Ella? Más o menos estaba en la misma situación. ¿Cómo podía saber la diferencia entre hacer el amor y tener sexo lento, si es que nunca había hecho las dos cosas? -Dime Joahnne, ¿cuántas veces has tenido tú sexo como para estar tan segura de eso? ¿Debo asumir entonces que no tendrás sexo con nadie nunca más hasta que no te sientas firmemente enamorada de esa persona? No digas tonterías. ¿Qué necesidad tienes de eso? -Y se rió, bufando. -¡Aprovecha el momento, tía! Ya no conmigo si no quieres, por orgullo o lo que sea. Pero estás buena. Y estás en edad para experimentar, no para encerrarte detrás de un libro a la espera de que alguien quiera robarte el corazón. Elige tú, no que te elijan a ti. -Y volvió a bufar, sin ser muy consciente del "Carpe Diem" que estaba profesando. "No voy a caer en tus pies, Ian, eso ya pasó." -Muy bien. Pues tú te lo pierdes, bonita. -Y la miró de arriba abajo.

Pero que mal pensaba Joahnne de él. Que tenía razones para hacerlo pero... ¡le había dicho que no se iba a ir con otra, madre mía, si aquello ya parecía una relación! -Pero si te he dicho que no, loca. Te he dado mi palabra de que si salgo contigo, no me voy con otra. ¡Eso no se lo suelo decir a cualquiera! -Se quejó. A los únicos a los que le hacía tremenda putada de irse, solía ser a sus amigos porque... bueno, eran sus amigos y daban igual. Unas tetas siempre tiraban más. Finalmente se decidió por ir al pub, comer un McDonalds y... bueno, dice que poco alcohol, pero Ian quería escuchar todas esas cosas que se suponía que no iba a querer escuchar. ¿Estamos tontos? Seguro que se echaban unas risas. Ahora no insistiría, pero esperaba que Joahnne fuese lo suficientemente inteligente como para ir a esa "cita" asumiendo por completo que Ian va a hacer que beba. Y no una, ni dos, sino varias. -Oh, entusiasmada y nerviosa, será como una primera vez. -Y curvó una sonrisa, por el doble sentido. -No te preocupes, seré bueno contigo. E iré lento. ¿Toleras el tequila? Información relevante que necesitaré para cuando estemos medio borrachines en el bar y decida emborracharte. Hay gente que no lo soporta muy bien. Y no quiero que me vomites. -Pidió divertido la información, dándole a entender que si aceptaba a quedar con él era para emborracharse con propiedad y no simplemente ir a escuchar música mientras te tomabas un zumito. No.

La carcajada que le salió del interior al escuchar a Joahnne hablar de cómo había aprendido a chupar fue... apoteósica. Resonó por todo el pasillo de la universidad y es que, todavía, se encontraban allí, hablando como si el tiempo no hubiera pasado. -Me cago en la puta, Joahnne, ¿y no grabaste eso? Debió de haber sido muy... divertido y didáctico. Tú avísame, ¿eh? Que si en algún momento quieres practicar, yo me puedo ofrecer como objeto de experimentación. -Curvó una sonrisa, alzando las cejas varias veces. -Yo me sacrifico por ti. Al menos mi pene no se derrite ni se partirá. -Y volvió a reír, apoyándose en una columna sin poder dejar de hacerlo.

Ya un poco más tranquilo, comenzaron a hablar de Perseo. Él hoy si lo recogía para llevarlo a casa un rato, aprovechándose de que Eris tenía que trabajar, sin embargo, el fin de semana lo tendría prácticamente todo el tiempo. A él le daba igual cuando llevar a Joahnne a conocerlo, pero le había ofrecido ambas opciones solo por si ella no quería ir en ese momento o directamente no podía por tener clases. Y también porque quería sacar el tema de ir de fiesta para que no se le olvidase. Insistir era importante. Así que cuando Joahnne cayó en ese "malentendido" sobre ese día y el fin de semana, Ian asintió con la cabeza. -No, si hoy también. Puedes venir a conocerlo hoy sin problemas. De hecho... -Miró el reloj de su muñeca y... vamos, ya iba siendo hora de ir tirando. -Debería ir yéndome. ¿Sabes en dónde vivo, no? En el Valle de Godric. Tiras por la calle que da al bosque y, antes de llegar, en la zona de las grandes mansiones, es la primera verja que encuentras a la derecha. Tienes que entrar por ahí y caminar unos tres minutos por el camino, hasta que des con la casa. -Le explicó. -Te lo explico porque dudo mucho que quieras acompañarme a la mansión de los Masbecth a recogerlo. Además, sería un poco raro aparecerme allí con otra mujer cuando he dejado preñada a su hija, ¿sabes? Y creo que Circe no te tenía mucha simpatía. -Y se encogió de hombros. -Lo hago por tu bien. -Añadió, divertido. -Si quieres, estaré en mi casa en quince minutos o así. Pásate y lo conoces y así tengo más tiempo para convencerte de irnos de fiesta, con alcohol incluido, este fin de semana. -Alzó las cejas, recibiendo entonces su móvil con el número de Joahnne inscrito. -Bueno, este fin de semana no tiene que ser necesariamente, pero ya me entiendes.

Retrocedió un par de pasos para volver a mirar el reloj. -Bueno nos vemos en un rato. -Y, antes de desaparecerse, le lanzó un beso volado, bastante irónico y acompañado de un guiño, de despedida.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario (Leyes)
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 27.007
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 849
Puntos : 535
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsUniversitarios

Joahnne Herondale el Jue Mayo 17, 2018 3:28 am

Si, ya pasó. Ya había pasado eso de fantasear con Ian que la empotrara contra alguna pared y le prometiera amor verdadero, ese sueño ya se había esfumado de su mente cuando descubrió que ella era un medio de entretenimiento para él. No, no en plan dos personas que tenían sexo y una de las partes se enamoraba de la otra. No. Era la clase de relación donde Joahnne era el objetivo de bullying de Ian, este se encargaba de molestarla y ella caía en cualquier broma sin ser consciente. Desde ahí la pequeña esperanza de tener esa fantasía rosa se esfumó. Sin embargo, las hormonas en esta edad digamos que pegan fuerte como un vaso de tequila con limón y sal. Era natural que viese  y se encendiese aunque muchos tuvieran este tema como tabú, como ella. Ian había sabido cómo sacarle información, tampoco es que la pelirroja fuese una caja fuerte difícil de abrir. Cualquiera que le diera tema, siendo vergonzoso o no, ella contestaría y si tenía un punto que defender era aún más efusiva. – Ian.- intentó detenerlo pero no sería suficiente decir su nombre porque él también quería marcar un punto. ¿Valía decirle que había tenido sexo si esa vez no la recordaba? Hmm, mejor no. –No debes asumir nada. Te decía que en ese tiempo quería hacer el amor, tener mi primera vez con sentimientos interpuestos entre el chico con el que iba a llegar a eso. Ni siquiera tenía claro si alguien en verdad había capturado mi corazón hasta que caí. Eran los sueños de una tonta que ni siquiera había aprovechado su primera relación sexual. -el sonrojo no se iba. ¿Se podría llegar a desmayar por tener las mejillas regordetas y coloradas? ¿Ven esto? Se viene, se acerca, el vómito verbal.-  Aprendí que con dos vasos puedo llegar a embriagarme y tener todas mis luces apagadas a tal punto de cometer errores. Tampoco es mi culpa haber confiado en mi mejor amigo, no tenía idea de que se iría sin dejar siquiera una nota de que se iba lejos. Sabes, eso de correr a todos lados intentando recolectar información porque tienes una laguna mental no es para nada bueno. Vale, tampoco es buena la resaca que te queda luego de vaya uno a saber que te tomaste desde el primer vaso hasta que amaneces.- tomó aire y bufó.- Y gracias por el consejo, tengo pensado aprovechar el momento. Ya dejé atrás los libros, hace tiempo la verdad. No me mires así, siento que soy manoseada con tu mirada.

-Vale, vale, no te enojes.- se rió alzando las palmas de su mano dándole una señal para que parase el drama. Al final el plan era bastante normal, como si fuesen amigos de toda la vida y salían a divertirse un rato entre semana. Salir a un pub, pasa por el McDonalds, eso de que las hamburguesas estuviesen hechas de gusanos nunca paró el hambre a la pelirroja. Si te comes una vaca, puedes con un gusano. No, no era lo mismo pero mientras no tengas eso en mente, ni que el gusano esté vivo todo bien. ¿No? El alcohol lo evitaría, al menos un vaso se atrevería a tomar pero más de eso no. Joahnne era como un fósforo, una vez que se prende, la cosa arde. Negó sonriéndole, apartó un cabello de su rostro. –¿Cuándo no ese doble sentido?- alzó una ceja.- No lo sé, pocas veces he bebido y no tengo una cultura en tragos como para conocer. La mayoría de las veces he tomado cerveza. ¿No te suena lo de tomo poco?- hizo una mueca.- Tampoco me conozco borracha, cuando estoy achispada me pongo a decir cosas que me avergüenzan al día siguiente pero más de ese límite no me reconozco. Y creo que son contadas con una mano las situaciones que he pasado por ello.- Demasiada información, él sabría aprovecharla aunque la pelirroja solo lo haya dicho para contarle su experiencia ignorando los planes ocultos de Ian.

Nunca se había planteado que un día volvería a reencontrarse con un “compañero” de Hogwarts y se pondrían a hablar de cómo ella aprendió a chupar una banana que en un futuro sería un pene si tenía suerte y si así lo quería.  No fue buena idea, decidir que ese compañero sea Ian. –Mierda cállate que me hago imágenes mentales y…- se cubrió con las manos su rostro que sentía caliente. Y era real que su mente estaba maquinando situaciones donde su boca estuviese entretenida con el aparato reproductor de Ian. ¿Sería grande? ¿Pequeño? ¿Grueso? ¿Delgado? ¿Cómo un salame o una salchicha? ¿Por qué esas cosas siempre se comparan con comida?- No contestaré a esas sugerencias.- ignorando las risas a su costa.

Hablar de Perseo era su bandera blanca, ambos se pondrían a hablar de lo hermoso que era el niño. Ian tenía todo el derecho de mostrarlo como un padre orgulloso, como no estarlo si había sacado los mejores genes de ambos padres saliendo adorable. Otro escenario que nunca se cruzó por su cabeza, no negaría que era raro ahora intentar tener una relación de amistad con Ian pero la debilidad que tenía por los niños era más alta que su orgullo. No pasaría nada ¿No?

Su atención se desvió a su móvil que había sonado. Un mensaje de su compañera de cuarto. Sin darle tanta relevancia anotó mentalmente los datos de donde vivía su nuevo amigo. Asintió sin rechistar cuando habló sobre la madre de su hijo, no iría a armar disputas menos cuando solo iba a conocer al niño que sería un crimen no hacerlo. – Circe nunca fue simpática. O al menos nunca la he visto como un dócil conejo.- afirmó.-Nos vemos en tu casa entonces. No es necesario, quiero salir de fiesta y no vas a poder convencerme de tomar como si fuese una alcohólica. –se despidió con la mano.-Adiós.-

Al voltearse para volver a la residencia chocó con el idiota que había dibujado un pene en un papel y se lo había entregado. Asustada puso una mano encima de su pecho sintiendo su corazón latir. -¿Qué? ¿La tiene más grande y por eso irás a su casa? Joahnne no soy celoso podríamos tener un rapidito antes de que te reúnas con ese energúmeno. – alzó las cejas sugestivamente esperando una afirmación.

-Eres un imbécil.- su palma sonó fuerte contra la mejilla masculina. – No me revolcaré contigo. No soy así.- siguió su camino sobándose la mano.

VALLE DE GODRIC.

-Si recuerdo bien…- mordió su uña mientras caminaba, ya no llevaba consigo el bolso ni las gafas que en un momento había llevado puestas. Decidiendo caminar estaba en este momento decidiendo cual era el camino correcto. – ¿Era antes de las mansiones?, primer verja a la… ¿Izquierda? ¿Derecha? Sí, me perdí. Ya me perdí. Tenía que haber apuntado todo eso. ¿Quién tendría memoria para eso? Así quiero salvar vidas. – tomó el móvil y llamó al número de Ian esperando que parasen los pitidos que estaban perforando su oído. –Contesta…- murmuró mordiéndose el labio inferior, la manía no podía quitarse.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Karen Gillan.
Edad del pj : 20
Ocupación : Fugitiva.
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 6.551
Lealtad : Orden.
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 124
Puntos : 45
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5665-id-joahnne-herondale http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t5675-cronologia-de-joahnne-h#83558 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5769-correo-de-joahnne-herondale

Ian Howells el Dom Jun 03, 2018 2:08 am

Qué gracioso. Joahnne tenía un mejor amigo que se la tiró después de años en la friendzone, rompiendo después su relación de amistad como un vil cabrón. Ian, sin embargo, había perdido la virginidad con Circe cuando no se soportaban y, ese polvo inexperto y bastante triste del que nunca se dijo absolutamente nada, sólo había conseguido que se uniesen como nunca y ahora fuesen amigos inseparables. Era cierto que Circe era especial, pero para Ian era, y sería, su mejor amiga siempre. -Menuda puta mierda de mejor amigo te echaste, ¿eh? Te metió el pene y huyó cual puto subnormal. Luego se quejan de mí. Yo no me follo a mis amigas y me voy, ¿sabes? Yo me quedo para un segundo round. -Y le guiñó el ojo. -Es que te estoy manoseando con mi mirada. Siempre lo hago. Pero no te sientas especial, lo hago con todas. -Y se encogió de hombros, indiferente. Él era el típico que se imaginaba a las chicas desnudas, ¿vale? Y no sería la primera vez que se imagina a ella desnuda.

Le había invitado abiertamente a irse de fiesta con él y, aunque al principio la pelirroja no se le veía demasiado por la labor, él insistió. Qué pesadas, de verdad, haciéndose de rogar. Que joder, no te iba a violar ni nada, ¡sólo quería irse de  fiesta con una antigua compañera de Hogwarts! Que por mucho que Ian pudiese parecer insistente con el tema de llevarse a una chica a la cama, un NO era un NO. Y, evidentemente, no se iba a aprovechar de ella borracha. ¿Se reiría de ella? Sí. ¿Le haría aceptar retos muy humillantes para reírse al día siguiente de ella? Sí. ¿La grabaría en vídeo con el móvil para reírse el resto de su vida de ella? También. ¿Pero llevársela a la cama sin su consentimiento? Por favor. Y ya le había negado muchas veces la cama como para aprovecharse de ella estando borracha. Que Ian era una cabrón, pero al menos sincero. Además, joder, le caía bien y ya. Podían ser amigos aunque Ian fuese un obsesivo de las frases sexuales.

Zarandeó la mano. -Bueno, da igual. Tú te vienes conmigo de fiesta y punto. Ya descubriré como te afecta el alcohol y así me río de ti. -Pero luego no pudo evitar sorprenderse cuando, él, ante la broma de ofrecerle su pene como falo de pruebas para el aprendizaje de las felaciones, ella decidió soltar ESA frase y pervertir SU MENTE con imágenes TURBIAS. -¡Pero bueno, Herondale! ¡Deja de imaginarte como chupas mi pene! -Y se descojonó, viendo como unas chicas al fondo del pasillo los miraban con diversión. -¡Te parecerá bonito, ahora que sé que te imaginas esas cosas yo tengo que evitar pensar en ello, no me vaya a poner palote! ¿Es tu técnica o qué? ¡Ya te vale, tía! -Era broma todo, obviamente, pero decir esas cosas le daban la vida, sobre todo porque su cara de ponía del mismo color que su pelo.

_______________

Estaba en su casa, con Perseo cogido en brazos, cuando de repente le comenzó a sonar el móvil que tenía en el bolsillo. Vio que era Joahnne, a lo que atendió rápidamente. -Te has perdido. -Afirmó, con resignación. La casa de Ian tenía gran parte subterránea, de tal manera que la parte visible quedaba por detrás de una colina que, desde la calle convencional, no se veía. No era la primera vez, ni seguramente la última, en la que alguien se perdía buscando su casa. -¿Seguro que no eres teñida? Te veo con pinta de rubia. ¿Dónde estás? Voy a buscarte.

______________

Dejó a Perseo con su madre ya que no le gustaba NADA usar la aparición con su hijo. Él era muy torpe y no quería desmembrar a su hijo por un despiste, además de que los niños son muy inestables y no es que la aparición fuese lo que mejor se le diese al pequeño de los Howells. Se apareció en la calle principal, mirando a todos lados hasta dar con Joahnne, perdida con la vida, en medio de allí. -¿Te compro un mapa o qué? -Se metió con ella, para entonces hacerle una señal con la mano para que se acercase a él y guiarle en el camino. Irían caminando lo que quedaba de camino, para que así Joahnne no se perdiese la próxima vez, si es que había próxima vez. Estaba claro que Ian no se esperaba EN ABSOLUTO que de repente su amiga con la que se iba a ir de fiesta se convirtiese en una fugitiva. Que ya le vale, ¿eh? ¡Ya le valía! Pero bueno, por ahora vivían en la ignorancia y él era precavido: qué menos que decirle claramente en donde vive por si en mitad de una noche oscura y aburrida se pone a pensar en como chupar penes y necesita un Ian urgentemente, ¿sabes? Ian era previsor.

Se había cambiado de ropa y ya no iba vestido con ropa "de calle" decente, sino que tenía una camiseta básica de color blanco y manga corta, unos pantalones de chándal por la rodilla bastante holgados y unas zapatillas. Vamos, ropa de estar por casa, cómodo, cuidando de tu hijo que te vomita cada dos por tres en la camiseta. -Uh, qué frío. ¡Vamos, tía! -Le dio algo de prisa, pues le estaba entrando un frescor por los pantalones hacia arriba que estaban disminuyendo considerablemente sus huevos. -¿Conoces a mi madre, por cierto? Es un poco intensa, te lo advierto. Seguramente la recuerdes como la señora latina que más gritaba cada vez que el Expresso de Hogwarts volvía a Londres a final de curso.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario (Leyes)
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 27.007
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 849
Puntos : 535
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsUniversitarios

Joahnne Herondale el Dom Jul 15, 2018 9:43 pm

Con el paso del tiempo, Joahnne llegó a conocerse lo suficiente como para adelantar cuando cometería un error como tirar informacion demás pero en otras circunstancias ni ella misma podía hacer nada, a veces las cosas fluyen.  Y en este ínfimo encuentro con un ex compañero de Hogwarts, se atrevería a comentar que su boca vomitó palabras innecesarias en dos situaciones. Claro estaba que una no debe decir en medio de los pasillos de su propia universidad que su primer y único encuentro sexual fue con su ex mejor amigo del cual recuerdas diminutos segundos de placer que experimentaste pero como si todo fuese un sueño. Todo borroso, poco contenido valioso para sus dudas. Y si, Ian no sería suaves en sus comentarios pero extrañamente le agradaba aquello y le hacía sentir un poco mejor, no era culpa de ella lo había asumido hace tiempo pero inexplicablemente siempre saltaba esa opción a su mente. - Al menos te quedas y dices que usaste protección así la chica no anda como una loca pensando que tendrá un bebé dentro de nueve meses. - negó con la cabeza, apretó sus párpados sin querer verle su expresión. Esto era vergonzoso pero de seguro había escuchado el murmullo triste. - Olvidalo, es un momento que trato de no traer a colación en ninguna conversación pero mira, has hecho que me descargara un poco. Y no temas, no me hago ilusiones contigo Ian, se que eres este chico malo que solo folla duro y no promete chocolates ni rosas. - alzó una ceja para ver si le corregía pero estaba segura que solo le daría la razón.

No dijo eso, no. No había gritado aquello ¿No? Sorprendida abrió sus ojos ante las palabras socarronas del chico. Joahnne quería saber a quién le hizo tanto mal en su vida pasada como para recibir todas esas burlas expresamente ante sus compañeros. Si de por sí no quería imaginarse el pene de Ian entre sus labios, con eso pudo hacerse una linda imagen mental de ella arrodillada y bueno, usted lector, sabe como continua la cosa. -¡Ian!- vociferó con las mejillas sonrojadas y estaba a punto de decir el horario de defunción con el ataque cardiaco que estaba experimentando con aquello. Sumarle que unas chicas se rieron como tontas colegialas ante la conversación ajena, le hizo latir el corazón aún más rápido.  Como cuando en Hogwarts algunos profesores te señalaban para responder algún pregunta del tema que no habías estudiado la clase anterior, claro, ejemplos tan nerd para una nerd. - A veces maldigo que sea tan bocazas, por favor olvídate de esto. No es como si todos los días que tengo tiempo libre esté imaginando posturas sexuales o como sería el sexo oral contigo o algo por el estilo. ¡Mierda! Debería callarme y no he tomado ni una gota de alcohol.- hizo una mueca de disgusto. ¿Qué esperaba para callarse? ¿Que toda la universidad supiera que era más virgen que el aceite de oliva pero se imaginaba en todas las posiciones del libro, ese que crearon los muggles, llamado “Kamasutra”?

VALLE DE GODRIC.

Los pitidos sonaban incesantemente pegados en su oído hasta que la voz del castaño resonó en el parlante, suspiró. Lo peor sería que no le conteste  y tener que divagar como si fuese una retrasada golpeando puertas. No pudo siquiera modular un “me perdí” porque el mismo se lo afirmó, asintió con la cabeza hasta que se dio cuenta que no la estaba viendo por lo que prosiguió a darle su ubicación. - No, no soy rubia. Soy pelirroja pero te cuento un secreto, cualquiera puede ser tonto pero en mi caso, soy muy mala con las direcciones. Debí anotarlo antes de aceptar.- confesó de mala gana pero más tarde se dio cuenta de los pitidos constantes que anunciaban una línea muerta, le había cortado y ella ahí confesándose a la nada misma. Vale, tal vez debería pensar de nuevo eso del término de “tonto”.

Con una mueca extraña caminó unos pasos más para así, tal vez, dar con la casa de los Howells. No, lo que encontró fue al sarcástico de Ian sugiriendo un mapa. - No, tú eres mi mapa. LLevame con ese niño precioso que espero nunca herede tu estupidez.- ignoró el tono de burla que traía aquella pregunta.

A unos cuantos pasos de haberse alejado de su posiciòn anterior, la apuró alegando la culpa al frío y es que con las pintas que traía claramente se estaba congelando. Con la aparición de hacía segundos podría haber aprovechado en buscar una chaqueta o parecido para poder usar en el camino. - Vale, vale, estoy detrás tuyo. Tengo piernas largas, no me perderé de nuevo.- protesto en respuesta. -¿Eh?- como estaba pisandoles los talones, de una manera metafórica, observó el perfil del chico que describe a su madre. Una sonrisa se le plantó en los labios. Si había alguien que hablase más que ella, esa era la mujer que había dado a luz a Ian. Recordaba más de una vez haberla escuchado gritar y hablar sobre sus hijos a la espera que saliese el tren que los conducía a Hogwarts.- Claro,  esa mujer es inolvidable. Hasta te castigó en medio de todo el bullicio, no recuerdo el por qué pero fue demasiado gracioso como todo el mundo se volteaba a verla. Se debería ganar un premio. - sin esperar alguna reacción por parte de él, le contestó riéndose.- Tener que soportarte a ti debe ser todo un sacrificio de vida, apostaría que te has metido en líos como para que ella fuese tu salvadora.-negó con la cabeza ante una idea descabellada, Ian preso y la pobre mujer angustiarse de tenerlo como hijo por lo tonto e irresponsable. Que si, seguía viéndolo como alguien de aquellas caracteristicas. Tal vez cambiaría su visión si lo veía con su hijo. - Ahhh, ahora se que debo pasar esta colina para poder ver tu casa. Es esa ¿No?- señaló con el índice una casa a pocos metros.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Karen Gillan.
Edad del pj : 20
Ocupación : Fugitiva.
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 6.551
Lealtad : Orden.
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 124
Puntos : 45
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5665-id-joahnne-herondale http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t5675-cronologia-de-joahnne-h#83558 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5769-correo-de-joahnne-herondale

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.