Situación Actual
19º-25º // 26 agosto -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Laith G.Mejor PJ ♂
Vanessa C.Mejor PJ ♀
Freya H.Mejor User
Gwendoline E.Mejor roler
Sam & GwenMejor dúo
Stella T.Especial I
Egon A.Especial II.
Bianca V.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Priv. || Valarr Knutsen, la terrible amenaza ||

Evans Mitchell el Vie Mar 09, 2018 8:28 am

¡Hogwarts, Hogwarts, Hoggy Warty Hogwarts!, un lugar con la gente más variopinta, si te lo ponías a pensar. Esto haría reflexionar a Evans Mitchell, lo haría romperse la cabeza dicho sea —esta cuestión  de lo RARA que es la gente a veces, incluso en un colegio para magos, que, en idioma muggle, sería lo mismo que decir “loquero”—, una vez que conociera a Valarr Knutsen. A ver, que el chico nunca le había hecho nada, y siendo justos, el león ni había reparado en su existencia. ¡Hasta ese día fatal!

Risas, risas, un grupo de cotorras, y risas, risas. Evans y su grupete se habían reunido en el pasillo, hablando de patatún y patatán, cuando de pronto, a uno se le ocurre hacerse al gracioso y señala, a voces, de forma que se supiera bien a QUIÉN (un weirdo, de esos que daban risa, ya sea porque no tenía lengua, porque tenía la cara de un asno, o porque el día era azul y las nubes blancas y los pájaros cantaban en los patios de Hogwarts mientras que un corro de muchachas y muchachos hacían el idiota en los pasillos, desaprovechando el sol, mira tú, que tan bien le hacía a la cutis. Y en fin, porque sí. Lisa y llanamente, porque sí, porque había que hacer algo, en ese día azul y nubes blancas y…).

Por supuesto, todos siguieron con la mirada la dirección en que señalaba, ¿y qué te crees? Era un chico cualquiera, al que Evans no había visto en su vida. O eso creyó. No supo en qué momento, y pasando por alto todo el barullo que provocaba (mira que no dejaban de gritarle cosas, y él como que ni enterado, como que la sordera es la felicidad o como que, ey, al final, quizá esos chicos ni hablaban su idioma, eran sólo primates, gruñendo y mostrando los dientes, sin que esa escenita fuera interesante en absoluto —ofendiendo a los monos, claro, que eran los primeros en saltar cuando sus monadas no les salían como esperaban—), no supo en qué momento, pero. El chico se detuvo, lo miró —atrayendo la curiosidad del resto, que ni una cana le sacaban, a pesar de los intentos, ya desesperados— y…

La única respuesta que Evans Mitchell tuvo para él, fue.

—¿¡Estás jodiéndome, rarito!?—El pecho aireado, rojo, ¡el pulso descontrolado! El corazón le latía a mil, y no podía soportarlo—¡Y tu madre es una puta vaca! ¡Piérdete!

¡Las carcajadas!, ¡las risas!, ¡la burla!

No se enteró, que las risas no eran por él siquiera. Al principio, se sintió descolocado, dispuesto a trompear al primer imbécil que se arriesgara a tocar el tema de su madre en San Mungo. Por suerte, los demás sólo pensaron que el weirdo era demasiado weirdo, y que para cosas de weirdos, sólo weirdos se entienden. Y lo que dijo, les pareció sólo un sinsentido que los movió a estallar en carcajadas de burla, porque la ocurrente salida del chico, que ante los ojos de Evans Mitchell se había convertido en este espeluznante ser, amenazante, con el nombre de Valarr Knutsen, no podía ser otra cosa que una gran, gran, bobería.

Lo que no sabían, es que era verdad.

Evans Mitchell lo vio alejarse, pero no sin desconfianza. El miedo, la paranoia, se habían apoderado de él. Porque sí, se había dado cuenta de esa jugarreta, la jugarreta de Valarr Knutsen, el muy extorsionador. Pero, ¿qué querría?, ¿¡qué querría de él!? Era perverso, sí, lo veía. Un genio maligno, al estilo de cierta gorra que vagaba por ahí, escudada en la fachada de “buena gente”, cuando en realidad, escondía mucho más. Porque aquello, claramente, fue una amenaza, a él, Evans Mitchell; un weirdo lo tenía en la picota.


FB || San Mungo, Sala de Internaciones del Subsuelo, para casos mentales.

Envasito Mitchell, era un niño muy molesto, enérgico, que podía rondarte todo el día, sólo porque estaba aburrido, sin nada que hacer, en un lugar de lo más deprimente —blancas las paredes, blancas las cortinas, blanco aquí, blanco allá, ¡y qué blanco todo!—, en donde nadie, nadie, le prestaba atención.

Su padre, Bernard Mitchell, había desaparecido, o más bien, se había dejado absorber por sus ocupaciones, mientras que lo hacía aguardar a él en un cuarto del hospital, pero no solo, solo no. Le había presentado a un chico, de su edad, como él pero no como él —porque Evans era “normal”, se entiende—, y los dejó solos prometiendo que volvería enseguida luego de que la enfermera viniera buscando por él.

Un poco ofendido por este chico, que le empezaba a caer mal, Evans, muy atento, muy considerado, muy él, le soltó, iniciando conversación:

—¿Y qué haces aquí?—Sus ojos adquirieron un vivo brillo de interés, atacado por un pensamiento repentino—¿Eres peligroso?

***

Un día cualquiera, en la biblioteca.

—Iré al grano—Este chico, Evans, se te planta, salido de la nada, con una expresión de los mil demonios, ¿y por qué…?—¿Qué quieres de mí?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 14.150
Lealtad : Los suyos
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 412
Puntos : 274
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4572-evans-mitchell?highlight=evans http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Evans MitchellUniversitarios

Valarr Knutsen el Lun Mar 26, 2018 11:06 am

¿Sabéis de esa gente que puede fácilmente abstraerse de todo cuanto le rodea? Esa clase de tipos que ves andando por la calle, a su bola, completamente ajenos a cualquier estímulo que pueda llegar a tratar de llamar su atención. Individuos viviendo en su propia burbuja, ese espacio vital donde nada ni nadie podía dañarles o tan siquiera, interactuar con ellos. Pues bien... Podemos asegurar sin duda alguna que el protagonista de estas líneas es, completamente, uno de esos tipos. Quizá y más bien, uno de esos individuos viviendo en su propia burbuja elevado al máximo nivel. Y no por deseo propio: No es que al noruego se le antojase sin más pasar absolutamente de la cara de todo aquél que se cruzase en su camino por los pasillos de la escuela. Era algo que, sin más, formaba parte de su naturaleza.

¿Sería por eso, tal vez, que no tenía menor inconveniente en lidiar con comentarios hirientes del resto de personas que le veían como un rarito? Siempre le habían tratado como tal, no obstante... ¿Acaso eso le importaba? Nadie iba a ser capaz de herir su amor propio con el simple uso de palabras malsonantes o hechizos de tres al cuarto. De hecho, no tenía inconveniente alguno en poner en práctica todo lo que había aprendido a lo largo de sus siete años en el colegio si se presentaba la oportunidad. Ya había dejado bailando a un Gryffindor en Hogsmeade bailando una vez, ante el deleite de todos los presentes. Puede que no le importase hacerlo una segunda vez.

No se volvió a cruzar con Blake desde aquél día... Pero, al parecer, no era el único miembro de la casa del anticuado Godric que había despertado cierto interés en el retoño del golpeador de la selección nórdica de Quidditch. Se cruzó con él en su camino hacia el gran comedor y sí, tuvo que esquivarle para que no invadiese su espacio vital. Tan sólo fueron apenas un par de segundos en los que ambos jóvenes establecieron contacto visual, segundos que posiblemente a ambos les trajesen recuerdos de un tiempo ya muy lejano, en una sala de hospital.


No era muy común ver niños de su edad revoloteando a sus anchas por las salas de tratamiento intensivo de San Mungo. De hecho, no era ni siquiera común ver allí más rostros que los medimagos y sanadores que venían a verle cada día. O los pacientes que iban y venían. ¿Quién sería ese niño? ¿Estaría roto también?

Sus preguntas le pillaron de improvisto. Llevaba más de un año sin prácticamente recibir interacción por parte de nadie más que los sanadores que venían a molestarle día sí, día también.

No respondió a su primera pregunta. Tal vez es que el niño rubio ni siquiera tenía respuesta. Pero para la segunda pregunta...

- No tanto como tu madre, Evans Mitchell.

No es que hubiese hecho magia adivinando su nombre, si no que cada persona que entraba allí debía ir identificado. En más de una ocasión habían desaparecido pacientes y aparecido otros al rato tras cesar los efectos de la poción multijugos. ¿Acaso venía ese niño a cambiarse por él?

- ¿Quieres pasar tiempo con tu mamá? Puedes quedarte aquí con ella. Yo me iré por ti. Todos saldremos ganando... 


- Tu madre estaba en San Mung... - no llegó casi a terminar la frase. El grupo de alumnos alrededor estalló en carcajadas y no ante los improperios que le dedicaba el gryffindor como réplica. Pronto, ambos terminarían desapareciendo entre la muchedumbre, dándole Valarr Knutsen la más mínima importancia a aquél encuentro. Y es que lo olvidó tan pronto como se sentó en la mesa de los Slytherin en el gran comedor y se llevó el primer pastel de calabaza a la boca.


***


Los exámenes finales empezaban a acercarse peligrosamente. Por lo general, prefería estudiar en la sala común. No es que tuviese una excesiva necesidad por hincar los codos, la mayoría de las asignaturas de las que iba a examinarse para graduarse al fin las llevaba bastante bien, pero aquella tarde había decidido pasarla revisando teoría pocionista. Elaboración de pociones avanzadas, más concretamente.

Estaba profundamente absorto en su lectura. ¿Acaso pensáis que levantó la mirada cuando nuevamente, el Gryffindor de madre squib con la que había compartido habitación tantos años atrás decidió abordarle de nuevo? No.

- ¿Grano? Aquí dice que necesitaremos doce para el Filtro de Muertos en vida. ¿Y si fuesen trece? ¿Traerás ese grano restante de sopófero y beberías el somnífero para olvidar, Evans Mitchell? - preguntó, sin apartar la vista de su libro.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Evan Peters
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 6.640
Lealtad : Neutro (?)
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 145
Puntos : 50
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5058-valarr-knutsen http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Valarr KnutsenUniversitarios
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.