Situación Actual
10º-16º
13 octubre ➟ luna llena
Entrevista
Halloween
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Howling Furies [Katerina]

Fiona T. Shadows el Dom Mayo 25, 2014 10:02 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Katerina S. Howland.
Viernes, 03.00 horas.
Discoteca, Londres.


La noche reaviva el instinto de los depredadores, con la oscuridad llega la cacería. Aquel ser avanzaba por los tejados a gran velocidad, silencioso e inexorable. Salvaba el espacio entre los edificios con saltos felinos, deslizándose con cierta elegancia por la oscuridad. El hombre lobo sonreía en medio de su avidez. Se sentía libre y poderoso. Aquellas horas de luna llena constituían su reino. Las tinieblas le pertenecían, y entre ellas se mimetizaba haciéndose casi invisible a los pobladores. Los olía, percibía sus corazones calientes bombardeando sangre, espiaba sus movimientos rutinarios en sus hogares. Estaba cerca, muy cerca. El hombre lobo mostró una sonrisa deformada por los colmillos, y sus dedos de uñas curvas se tensaron con ansia. El ser esquivó con repugnancia la silueta de un edificio, con sus escalinatas vacías bajo las columnas, y pronto quedó ante su vista un local abierto y lleno de gente. Una grieta de luz apenas se distinguía en su puerta principal, pero las pupilas avezadas del monstruo la captaron al instante, con una audeza de halcón.

Por fin. A pesar de su apetito, pronto advirtió la proximidad de un hombre que permanecía asomado a la terraza de un ático, fumando. El individuo lo había visto, y ahora entrecerraba los ojos, dubitativo, intentando concretar qué era aquello que se movía tan cerca de él, entre las sombres. Un testigo. Qué inoportuno.
El tipo no pudo seguir observando. De varios saltos, el hombre lobo había llegado hasta allí y, de un zarpazo, le cortó el cuello sin que pudiera emitir el más mínimo gemido. Eran tan vulnerables los humanos… El hombre logo, inconsciente en su forma humana de lo que estaba sucediendo con su cuerpo, saboreó la salpicadura de sangre que le cruzó la cara mientras el cuerpo de su última víctima, ya inerte, caía al vacío hasta estrellarse contra la acera, seis pisos más abajo. El hombre lobo dejó que el ruido seco, contundente y breve del cadáver aplastado anunciara el final de aquel movimiento imprevisto.

El hombre lobo acababa de perder así la invisibilidad de sus movimientos; un cuerpo en la calle llamaría pronto la atención.

***

Dejó la copa sobre la barra, vacía. Llevaba pocos días en Londres, y había gastado más del dinero que podía permitirse en salir cada noche. Estaba cansada de la monotonía que había llevado durante los últimos años y quería  mantener su cabeza lejos de distracciones, por lo que había optado por ir aquella noche a un local bastante transitado de la capital inglesa. Echó su pelo hacia atrás y el camarero llenó de nuevo su copa. No conocía a nadie, no sabía nada de sus antiguas amistades, por lo que había forjado una pequeña relación cordial con el camarero que trabajaba en el local colindante al hotel en el que se alojaba. Sonrió y acabó con el chupito. – A este paso, te tocará llevarme a rastras a casa. – Dijo la chica posando su trasero sobre el taburete y dejando su chaqueta en un lateral de la barra. Suspiró y miró a su alrededor, donde la gente se agrupaba bailando. Era divertido cuando ibas con gente, pero su estado de ánimo no le permitía moverse del asiento. Sí, sería mejor pasar la noche hablando con el camarero, cuyo nombre ni si quiera sabía. – A todo esto, ¿Tienes nombre? – El chico rió y se presentó, pero el ruido no permitió que Fiona escuchara su nombre y por no parecer estúpida, sonrió y asintió como si hubiera entendido algo de lo que le había dicho. Como suponía que habría dicho algo más que su nombre, optó por levantarse de allí y alejarse, pero en el momento que hizo aquello, se dio de bruces contra una chica. Y por mucho que llevase tacones, midiendo menos de un metro sesenta, el golpe fue peor para Fiona. – Perdona, perdona, perdona. – Se disculpó con la esperanza de que la joven no fuese muy borde.

Patata:
Howling Furies [Katerina] - Página 2 C600x466
Fiona T. Shadows
Imagen Personalizada : Howling Furies [Katerina] - Página 2 U19vxBN
RP : 10
PB : Ellen Page.
Edad del pj : 29
Ocupación : Auror
Pureza de sangre : Sangre limpia.
Galeones : 23.430
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Erizo (Parlante)
RP Adicional : +1H
Mensajes : 711
Puntos : 546
http://www.expectopatronum-rpg.com/t517-fiona-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t519-relaciones-de-fly-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t518-fly-shadows-timeline#8464 http://www.expectopatronum-rpg.com/t520-lechuceria-de-fly-t-shadows
Fiona T. ShadowsInactivo

Katerina S. Howland el Miér Sep 24, 2014 1:48 pm

Esbocé una débil pero bonita sonrisa cuando Fly despertó y me espetó que si quería darle un susto de muerte. Era gracioso que soltara ese comentario después de la noche anterior, a fin de cuentas aquello sí que había sido un susto de muerte en toda regla y de hecho si ahora mismo podía respirar era probablemente gracias a ella (aunque a decir verdad no recordaba lo que había pasado exactamente). Era extraño, por una parte me dolían todos los músculos y el corazón aún me latía muy fuerte debido a los acontecimientos, pero una sensación de tranquilidad ante el hecho de que estuviéramos a salvo compensaba todo aquello, haciendo que en el fondo me sintiera feliz. ¿Y cómo no iba a estarlo? Podría haber muerto al fin y al cabo. - ¿Cómo escapamos? ¿Fuiste tú? ¿Qué fue del licántropo, lo han atrapado? – Tenía demasiadas preguntas, pero era consciente de que tras todo aquello no tuviera muchas ganas de hablar. En el fondo a mí tampoco me apetecía. Sin embargo, al menos me dejó clara una cosa: me había salvado y había salido de allí lo antes posible, lo que desde un punto de vista objetivo era lo más sensato que podría haber hecho. No obstante, la idea de que ese ser siguiera por ahí suelto me resultaba más que incómoda, incluso aterradora y más tras que volviera a mi mente la imagen del cadáver de la chica completamente desgarrado.

Traté de calmarme a mí misma, dispuesta a ir esa misma tarde al Ministerio a reportar lo ocurrido. Seguía en el suelo, junto a la cama de Fly, por lo que apoyé mis brazos sobre la colcha y seguidamente mi cabeza, que aún seguía dándome martillazos y parecía que iba a ir para largo. – Gracias Fly. – Musité. Lo dije en voz muy baja debido al cansancio, pero estaba segura de que me había oído. – De hecho hubiera sido así de no ser por ti. – Respondí siendo totalmente sincera, aún en aquella posición. – Te debo un cola-cao y un desayuno entero. – Bromeé, levantando esta vez mi cabeza y dedicándole una amplia sonrisa.

Decidí dejarla descansar e invitarla al desayuno otro día, por lo que recogí mis cosas (que básicamente se limitaba a mi chaqueta y mis zapatos) y sin molestarla demasiado me senté a un lado de su cama. – Hasta pronto Fiona. – Solté una pequeña risilla al recordar lo que me había dicho la noche anterior sobre su nombre (curiosamente recordaba la mayor parte de la misma). – Nos vemos pronto. – Y tras darle un pequeño beso en la frente salí de allí con el objetivo de ir a casa y dormir durante lo que me quedaba de vida. O por lo menos hasta que me salieran arrugas, eso también me valía.
Katerina S. Howland
Imagen Personalizada : Howling Furies [Katerina] - Página 2 ECm6X1dl
RP : 0
PB : Evangeline Lilly
Edad del pj : 37
Pureza de sangre : Mestiza
Lealtad : Albus Dumbledore
Mensajes : 110
Puntos : 0
Katerina S. HowlandMuertos

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.