Situación Actual
8º-15º // 29 de mayo luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Ryan G.Mejor PJ ♂
Vanessa C.Mejor PJ ♀
Beatrice B.Mejor User
Jazmine.Mejor roler
Nailah & AndreasMejor dúo
Samantha L.ESPECIAL I
Samantha L.ESPECIAL II
Laith G.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Let's talk about pets [Joshua&Novella]

Novella A. Hilmar el Jue Mar 22, 2018 10:25 pm

Recuerdo del primer mensaje :


Martes 20 de marzo, 2018 || Torre de Astronomía, Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería || 18:37 horas

Novella Hilmar observaba el cielo y el horizonte desde lo alto de la Torre de Astronomía del Castillo de Hogwarts con una sonrisa en la cara. El sol estaba poniéndose a lo lejos, escondiéndose entre las altas y escarpadas montañas que servían de cobijo al colegio, que lo escondían del ojo curioso de los muggles.
Bueno, no solo eran las montañas lo que escondía Hogwarts de los muggles. Los fundadores habían lanzado hechizos protectores y otras cosas, convirtiendo aquel lugar en una fortaleza impenetrable, el lugar más seguro del mundo mágico.
O eso contaban, claro, y Novella tenía sus dudas: recordaba al menos una ocasión en que tantas medidas de seguridad no habían servido para prevenir un ataque de esos que se hacían llamar "puristas", y que ahora controlaban el colegio, el Ministerio... y bueno, todo el mundo mágico.
A la muchacha no le preocupaba en absoluto nada de esto; el mundo era demasiado bonito cómo para preocuparse de nimiedades cómo las que estaban ocurriendo entre los magos. El mundo tenía atardeceres, amaneceres, noches estrelladas, lagos cristalinos, enormes montañas verdes, nubes con forma de patitos y otras criaturas, insectos de todos los tamaños y colores... ¿Cómo podían preocuparles a los magos esos problemas de los sangre sucia y los puristas habiendo tantas cosas bonitas que ver ahí fuera?
Fenwyck, quién hasta entonces descansaba sobre el hombro de Ella, descendió a la barandilla en la que la niña estaba apoyada, y se puso a caminar por el borde. La muchacha le siguió con la mirada.

—¡Fenwyck Hilmar, ten cuidado!—Exclamó, dándole tal susto al Bowtruckle que estuvo a punto de caerse de la barandilla.—¿Ves lo peligroso que es lo que estás haciendo? Si te caes, te vas a convertir en puré de Bowtruckle.—Fenwyck se ofendió por enésima vez en ese día, cruzando sus ramitas superiores cómo si fueran brazos. Miró a la muchacha con expresión de fastidio.—¿Que ya eres mayor para que te diga lo que tienes que hacer?—La niña hinchó los carrillos, dándose la vuelta y cruzándose de brazos. Cerró los ojos y levantó la barbilla como gesto de desprecio.—¡Muy bien, pues haz lo que quieras! Si quieres arriesgarte a caerte y que te cace al vuelo una lechuza, tú mismo. ¡Yo no me hago responsable de lo que te pase!—Ella mantuvo aquella pose durante unos segundos, hasta escuchar el cuchicheo de Fenwyck a su espalda; entonces, se volvió esbozando una enorme sonrisa, achinando sus grandes ojos en una expresión de felicidad.—¡Así me gusta, Fenwyck, que seas razonable! Ahora, sé bueno y súbete a mi hombro. Desde ahí verás mejor el atardecer. No quieres perdértelo, ¿verdad?

Ella volvió a su posición anterior, los brazos apoyados sobre la barandilla, y el Bowtruckle trepó a lo alto de su hombro, agarrándose a uno de sus mechones de pelo cómo si fuese una cuerda de seguridad. Ambos contemplaron el orbe que era el sol, y que poco a poco iba tornándose rojo. El cielo a su alrededor se tornaba naranja a medida que el astro se iba sumergiendo entre las montañas del horizonte.
¿Habría una visión más bonita en el mundo? Quizás sí. Quizás... ¡un atardecer con un montón de insectos revoloteando alrededor! ¡Aquello haría las delicias de Novella!
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Ella Purnell
Edad del pj : 15
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 0
Lealtad : ¿Qué es eso?
Patronus : Quizás algún día
RP Adicional : 000
Mensajes : 49
Puntos : 24
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5744-novella-adeliza-hilmar-id#84379 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Joshua Eckhart el Dom Mayo 13, 2018 9:13 am

El asunto con Fenyckella era… extraño, si era honesto. La gran parte del tiempo, Joshua sentía que estaban manteniendo dos conversaciones totalmente diferentes, uno con una y el otro con la otra, de modo que no estaban en ninguna sintonía. La miró como si le hablase en sirenio cuando empezó a decir que estaba implícito en el nombre que no podían entrar. Es decir, sí que lo estaba, ¡explícito de hecho! Pero las cosas que ella decía… no eran precisamente verdad. Quizá comprendía un poquito al bowtruckle en ese caso, a decir verdad, pero no hizo más que suspirar, distrayéndose con lo suyo.

Lo que nadie esperaba ocurrió entonces, con la aparición de ese tentáculo que se llevaron a Antonella muy profundo al interior del lago, haciendo un chapoteo al caer al agua. — ¡Robella! —¿ese era un nombre? Pues no importaba, porque fue su angustiado grito antes de lanzarse al agua, como todo un héroe, a por ella. O algo así. El caso era que no quería que le achacaran la desaparición de ningún estudiante, así que nada, tocaba ir a arriesgar el pellejo a por la muchacha.

Cayeron en el exterior, mojándolo todo donde impactaron sus cuerpos como dos peces, tosiendo mientras escuchaba cómo finalmente Gabriella se acordaba e su nombre. ¡Al fin sabía su nombre! ¿Era sólo la excitación de la adrenalina, o era realmente que finalmente se lo había aprendido? Joshua se dejó caer al suelo con los brazos extendidos, disfrutando del oxígeno cuando acabó de toser, aunque Lorella estaba muriéndose entre tos y agua, hasta el momento en que se dio cuenta de que todo estaba tranquilo. Es decir: demasiado tranquilo. Faltaban unas ramitas por ahí dando la lata, ¿dónde se habían metido Fenwyck y Rangi?

No crees que hayan ido… Quiero decir, Fenwyck quería ir al Bosque Prohibido, no crees que hayan decidido ir a poner las ramitas en peligro… ¿no? —Joshua querría decir que Rangi era un bowtruckle increíblemente racional que no se metía en problemas nunca, ¡pero qué demonios! ¡Sabía que ese bowtruckle a veces tenía como único propósito hacerlo enfadar! A veces era como una madre llena de preocupaciones, y otras como un adolescente rebelde empeñado en sacarlo de quicio. — Busquémoslos en los alrededores, no pueden haber ido muy lejos —trató de posponer la idea de ir al bosque.

Debían estar en los alrededores, jugándoles una broma para que se preocuparan por ellos al no saber leer el ambiente ya de por sí tenso de casi haber muerto en el lago. Bien, eso podía ser un poquito exagerado, pero era más o menos como se sentía. Sólo quería que Rangi saliera de entre los arbustos picándole con sus ramitas enfadado y le reclamase o alguna cosa parecida. Pero no salía.

***

Entonces vio aquel tentáculo gigante llevándose a los dos hermanos en dirección al agua, y pronto su humano también había acabado metiéndose al agua con ellos. Rangi lo encontró de lo más divertido, al principio, acercándose a mirar a la oscuridad del lago para poder observar si podía divisar algo más allá de la superficie del agua. Vio unos palitos moviéndose, pidiendo ayuda entre cuchicheos hasta que él, muy valiente, tuvo una idea maravillosa. Saltó sobre un tronco que iba en el agua deslizándose suavemente, haciendo que se tambaleara en el agua, aunque por suerte consiguió subir al mismo a su congénere.

No fue mucho tiempo luego que empezaron a escuchar a los humanos llamándoles. Un Rangi aún muy resentido con su dueño había decidido que no contestaran al llamado. Era simple: ¡una aventura! No tenía por qué suceder nada malo si sólo iban a una aventurilla. No fue difícil convencer a Fenwyck de ello, empezando a remar por el lago, ¿en dirección a dónde? La puso su compañero de ramitas: El Bosque Prohibido. No era nada del otro mundo, si era honesto, pues ese había sido el hogar de Rangi durante mucho tiempo hasta el momento en que el humano le llevó al castillo. Todo iba a salir bien.

Nada más detener su improvisado bote en el lodo adyacente al bosque, los dos protagonistas de esa aventura empezaron a explorar. Rangi parecía muy seguro de lo que hacía, incluso si Fenwyck llegase a dudar él sería quien lo impulsaría. Ellos estaban ignorantes, o bien no lo pensaban o bien ni siquiera les importaba, del hecho de que allá, lejos, sus dueños empezaban a discutir acerca de entrar, o no, al bosque por ellos.

***

¿De verdad crees que hayan ido al bosque? ¡Es una locura! ¡Les dijimos que no, es peligroso! —Joshua no quería creerlo, realmente quería pensar que les estaban tomando el pelo. — Es una locura, no podemos ir por ellos ahora —se quejó, — está pronto a anochecer, ¡quién sabe qué cosas nos encontremos por ahí! —suspiró, inhalando profundamente y exhalando. Tenían que ver una estrategia. O lanzarse a aquella misión suicida de encontrarlos.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 18.360
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 917
Puntos : 682
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart

Novella A. Hilmar el Jue Mayo 17, 2018 10:36 pm

De un momento para otro, igual que sucede cuando un meteorito cae del cielo y elimina toda la vida existente en el planeta—¡Qué mala pata cuando pasa eso!—sucedió que Novella Adeliza Hilmar, estudiante de la casa Ravenclaw, cursando su quinto curso en el colegio Hogwarts, terminó sumergida en un lago. Y también de la misma manera, de un momento para otro, se encontró nuevamente fuera del agua, escupiendo agua mientras tosía y se preguntaba qué diablos había sucedido y cómo era posible que algo así sucediese. Otra persona quizás hubiese sido un poco más consciente, en ese momento, de lo cerca que había estado de la muerte, pero Novella no. Novella solo era consciente de que había sido salvada heroicamente por Joshua. ¡Porque sí, estaba segura de que se llamaba Joshua! El agua del lago negro debía haber actuado cómo bálsamo, aclarando sus ideas y recuerdos, permitiéndole recordar el nombre que se le resistía. ¡Qué remedio tan milagroso! ¡Alguien debería patentarlo, cómo la sangre de dragón! Quizás yo misma debería patentar la sangre de dragón... Bueno, espera, que eso no puede hacerse, porque ya ha sido hecho. Además, a Novella no le hacían gracia los dragones por su preocupante tendencia a arrojar llamaradas por la boca.
¿De qué estaba hablando? ¡Ah, sí! Del momento en que Novella fue rescatada por Joshua, quién de un minuto al siguiente se convirtió en un héroe para la muchacha. Y es que no todos los héroes tenían que llevar capa y escudo, ni una máscara ridícula con aspecto de cabeza de murciélago. ¡No! También los había que llevaban puesto un gorro mojado en la cabeza.
Así se lo hizo saber, así le hizo saber la deuda de por vida que había contraído con él. Sin embargo, las celebraciones no duraron demasiado, pues ocurrió una terrible catástrofe: Fenwyck y Rangi estaban en paradero desconocido, y Novella ya empezaba a temer que hubiesen sido pasto del calamar gigante. ¡Podía ocurrir! ¡Que la hubiese atrapado a ella con un tentáculo no quería decir nada! ¡Tenía otros ocho! Espera... Ocho tienen los pulpos... Y uno más ocho son nueve, así que ese cálculo no me parece correcto... ¿Cuántos tentáculos tiene un calamar gigante? ¿Más que uno normal? Da igual, tampoco sé cuantos tiene uno normal... ¡Eso no importaba ahora! Había que averiguar dónde se habían metido esos dos.

—¡Ese bicho-palo desgraciado sin duda ha decidido ir al Bosque Prohibido!—Sentenció con dureza Novella Hilmar, sintiendo cómo la furia se infiltraba poquito a poco entre la preocupación que sentía hacia Fenwyck. Sin embargo, Joshua proponía empezar buscando por los alrededores.—¡De acuerdo! Yo te sigo, pero permíteme que señale la evidencia: cuanto más retrasemos la entrada a ese oscuro bosque prohibido del demonio, más hondo se meterán en él. Pero vamos, yo te sigo.—Y cuando encuentre a Fenwyck le asesinaré.

***

Una vez las ramitas inferiores de Fenwyck tocaron el suelo lodoso de la orilla, el Bowtruckle se sintió libre de hacer lo que quisiese. ¡Libre de vivir su vida! Le vino muy bien que Rangi quisiese vengarse de su compañero humano por las falsas promesas de sabrosas cochinillas. Así que el Bowtruckle lo siguió.
Correteraron por el oscuro bosque cómo si fuesen dos niños en el recreo de un colegio muggle. ¿A dónde iban? Daba igual, lo primero era alejarse de aquellos quienes los buscaban. Y para ello no cabía otra opción que moverse, que correr.
No tardó mucho Fenwyck en escuchar el sonido de una rama que se partía, en algún lugar entre la maleza del bosque, y en detenerse a mirar. Aguzó sus pequeños ojos, tapándoselos un poco con una de sus ramitas superiores, cómo si hubiese algún tipo de luz solar que pudiese cegarle. ¿Y qué luz solar iba a haber? Aquello estaba oscuro cómo la boca del lobo...


***

Pero los dos Bowtruckles, evidentemente, no estaban por los alrededores, y lo que tenían los dos jóvenes era una Novella cansada por correr de un lado para otro con el peso añadido de su ropa mojada. Se dobló por la cintura, apoyando las manos en las rodillas. Inspiró y expulsó aire varias veces en un intento por recuperar un ritmo normal respiratorio normal, mientras su corazón entonaba una melodía de Jazz dentro de su pecho. Bueno, una melodía de Jazz que hubiese sido acelerada artificialmente para ser horriblemente rápida. ¡Menuda percusión tenía en el pecho la muchacha!

—Cómo ya dije antes...—Novella alzó el dedo índice de su mano derecha, todavía doblada por la cintura—...ese hipoglúcido de Fenwyck definitivamente ha ido al Bosque Prohibido. ¡Dile que no puede hacerlo, e irá con más ganas! ¡Me pone de los nervios! ¡Lo asesinaría!—Novella alzó sus dos manos en un gesto que recordaba al que haría una persona que intentase estrangular a otra, pero no pensaba realmente lo que estaba diciendo. La furia había sido sustituida de nuevo por la preocupación.—¡Joshua! ¡Me has salvado de las garras... tentáculos... del calamar gigante! ¡No seas miedoso! ¡Honra al héroe que llevas dentro!—Exclamó Novella ante el temor de Joshua de entrar en el Bosque Prohibido—un temor bastante racional, en realidad—y prosiguió su explicación, logrando incorporarse por fin del todo.—¡Nuestras vidas son reemplazables, pero las de ellos no!—Alguien debería explicarle a Novella todo lo que había de incorrecto y malo en esa frase.—¡Tenemos que salvar sus pequeñas y enervantes vidas! ¡Son nuestra razón de ser!

Enervante era la palabra. Fenwyck era el pedazo de madera más insolente que Novella había conocido en toda su vida, y mira que había conocido pedazos de madera. Había conocido rastrillos colocados estratégicamente en el suelo para ser pisados y golpear caras ajenas, escobas voladoras con mucho genio, escobas no voladoras que se negaban a obedecer órdenes... ¡Pero Fenwyck era el peor!
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Ella Purnell
Edad del pj : 15
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 0
Lealtad : ¿Qué es eso?
Patronus : Quizás algún día
RP Adicional : 000
Mensajes : 49
Puntos : 24
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5744-novella-adeliza-hilmar-id#84379 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Joshua Eckhart el Mar Mayo 22, 2018 10:15 am

La chica –de ahora en adelante “Ella”, por votación unánime de los pensamientos de Joshua-, parecía muy segura de que los dos bichos habían ido a meterse en el bosque, pero el joven quería creer que Rangi no era así de imprudente. Que sólo quería jugarles una broma. Eso no mitigaba, sin embargo, ni un poco la rabia que Ella sentía respecto a la decisión de su mascota-hermano. Tenía un punto muy importante y de peso descomunal, pero Joshua esperaba que retrasando lo inevitable pudieran al menos considerar la opción de que su amigo no se hubiese ido a suicidar.

Quiero pensar que Rangi sólo nos está jugando una broma, no sería la primera vez que lo hace, así que… no suena tan descabellado para mí —insistió, aunque Ella estaba bastante enfadada con ambos bowtruckles, especialmente con el suyo. — No nos matará dar un vistazo rápido antes de tomar una decisión apresurada —consideró, y ella estuvo de acuerdo en seguirlo en su encomienda de buscar en los alrededores, pese a la evidencia tan contundente de que ellos habían ido con todo propósito a desobedecerlos y meterse al bosque prohibido contra toda advertencia.

***

Su escape había sido un verdadero éxito, ¡rotundo! ¡Toda una hazaña! Ya se pensaría ese humano en volver a herir sus sentimientos, prometiéndole cochinillas que no llegarían, eso no iba a ser tolerado por el gran Rangi que, acompañado por su fiel compañero, se aventuraba en las más intensas y sorprendentes aventuras. O eso parecía ahí, desde el suelo, mientras corrían como dos chiquillos entre la maleza y esquivando hojas secas, ramas, rocas y otros obstáculos que no eran obstáculos en sí mismos. No había miedo, no había temor, nadie podría detenerlos, desde ese día hasta el fin del mundo, eran dueños de sus propias acciones, sin preocupaciones…

¿Qué había sido eso? Un ruido extraño venido de ahí, entre las tinieblas del bosque, más allá de la maleza, un depredador peligroso dispuesto a comérselos de un bocado. Rangi tomó un palo de madera del suelo, como si con éste fuera a hechizar al malévolo enemigo como lo hacían los humanos. Entonces Rangi se ocultó tras Fenwyck al tiempo que la criatura se abalanzó sobre ellos como una bestia salvaje lista para devorárselos de un bocado, ese gigante y peligroso… conejito. Sí, de entre las ramas que se movían ahí en la peligrosa oscuridad salió un conejo, muy bonito de hecho, de tonalidades de café.

Rangi se enfadó, lanzando hacia el conejo la ramita que había tomado para protegerse y evidentemente haciendo que el conejo se marchara saltando ante el repentino movimiento. Ninguno de los dos habría podido advertir que el problema no era lo que estaba frente a ellos, ese conejo, sino lo que estaba… Atrás, de hecho. Porque atrás de ellos, una criatura bestial con colmillos filosos y puntiagudos emitió un gruñido. Rangi, el muy valiente que siempre podía con todos los peligros que se le presentaran sin miedo alguno, salió corriendo como alma que lleva el diablo.

***

Tú ganas… —suspiró, rindiéndose a la posibilidad de que los bowtruckles salieran de sorpresa a saludarlos burlándose de ellos. Había que ir al bosque a por ellos. — No es que sea miedo, es que… Digamos que prefiero ir a sitios que no prometer un castigo peor que lo que hay de por sí ahí dentro —le contestó, aunque realmente no pensara que aquello fuera un tema relevante para Ella, porque… mírenla, ¿es que parecía que algo llegaba a preocuparla? ¡En lo absoluto!

Se quitó la gorra, sacudiendo su cabello que estaba mojado, y todo procedió a secarlo con un hechizo de aire caliente. Sí, tenían que ir, pero, ¿de qué estaba hablando? Ella era una muchacha muy extraña… y él que pensaba que Denzel era raro con “r” mayúscula, pues había que ver a Ella, si ellos se juntaban, Denzel y Ella, ya se los imaginaba haciendo una casa submarina para vivir con los seres del agua. Sí, estaba exagerando, pero el punto no era ese. El punto era ir en búsqueda de las criaturas y traerlas de vuelta sin un daño.

Tienes tu varita, ¿verdad? —le preguntó, sacando la suya. Iban a necesitarla ahí dentro. — Será mejor que no pierdas la concentración, prepárate y no te alejes demasiado —es mejor simplemente estar juntos y evitar empeorar las cosas perdiendo no sólo dos bowtruckles sino también a una estudiante. — Y no llames la atención… —y el camino en dirección al bosque empezaba, como un viaje del que quizá no iban a salir sin rasguños al menos. Pero algo tendrían que hacer para impedirlo.

No fue mucho tiempo luego cuando estuvieron ahí, frente a frente con el Bosque Prohibido. Y tenían que entrar. Joshua inhaló, se acomodó la corra en la cabeza y dio el primer paso, encendiendo una luz en la punta de su varita para iluminar el oscuro camino que los aguardaba. En su interior, Joshua sólo esperaba que no hubiera cangrejos de fuego ahí adentro, empezando a explorar el panorama peligroso ante ellos.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 18.360
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 917
Puntos : 682
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.