Situación Actual
10º-19º
24 octubre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Wolfgang R.Mejor PJ ♂
Lluna F.Mejor PJ ♀
Eva W.Mejor User
Melissa M.Mejor roler
Gwen & KyleMejor dúo
Giovanni M.Mejor novato
Niara S.Especial I.
Iris L.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Nunca ofendas a un Bowtruckle [Nathan&Novella]

Novella A. Hilmar el Vie Mar 23, 2018 1:21 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Jueves 22 de marzo, 2018 || Pasillos, Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería || 17:30 horas

Un Bowtruckle es una criatura temperamental, con una tendencia natural a enojarse por cualquier cosa. No en vano, estas pequeñas criaturas se encargan de defender árboles de los que los humanos extraen madera para varitas. No resulta difícil imaginárselos enfadados, intentando hundir las pequeñas ramitas que tienen por manos en los ojos de quién perturbe la paz de su árbol.
Fenwyck no era una excepción. Si bien Novella jamás había tenido que enfrentarse a un Fenwyck agresivo, podía decirse que discutían tan a menudo cómo minutos tenía una hora. La muchacha escuchaba todas las quejas y preocupaciones del Bowtruckle, pero este tenía una tendencia natural a ofenderse, a indignarse con cualquier cosa. Y discutían, por supuesto que discutían. ¿No hacían esto todos los hermanos?
Ese día, muchacha y criatura mágica discutían. La chica caminaba por los pasillos del castillo de Hogwarts, y el Bowtruckle viajaba sobre su hombro, cómo era habitual. Sin embargo, su cuchicheo se había vuelto furioso, y de cuando en cuando se cruzaba de ramitas y se negaba a mirar a su hermana mayor.

—¡De verdad, Fenwyck! ¡No entiendo por qué estás tan enfadado! ¡Solo te he dicho que no deberías jugar con las mandrágoras!—Fenwyck cuchicheó algo en tono muy impertinente. Ella se quedó ojiplática, mirándolo con indignación.—¡¿Cómo dices?! ¡¿Qué significa eso de "Sili ti hi dichi qui ni dibiríis jiguir quin mindríguiris?! ¡¿Me estás haciendo burla?!—Fenwyck seguía erre que erre, de respondón, y Novella estaba perdiendo los nervios. Sin embargo, hizo todo su esfuerzo para no enfadarse más.—Las mandrágoras tienen un grito muy peligroso, Fenwyck. ¡Tienes que tener cuidado! ¿Qué dices? ¿Que son tus amigas? ¡Yo soy tu amiga y te estoy dando un consejo! ¡Soy tu hermana mayor, maldita sea!—No había manera. Los adolescentes, siempre llevando la contraria a sus mayores. ¿Iba a seguir siendo Fenwyck así toda su vida?—¡Fenwyck, de verdad, no quiero seguir discutiendo! ¡No quiero tener que celebrar un funeral para ti! ¿Crees que me apetece comprar una caja de pino pequeñita para enterrarte? ¡No me apetece, no! ¿Qué? ¿Cómo, que te vas? ¡Espera un momento!

Pero ya era tarde. Fenwyck, haciendo gala de toda su agilidad Bowtruckeliana, saltó del hombro de la niña, descendió por la manga de su túnica cómo un bombero desciende por un poste, y en cuanto tocó el suelo echó a correr raudo en dirección a saber a dónde.
Novella reaccionó tanto cómo pudo. Sacó su varita y trató de conjurar un hechizo Accio, pero justo cuando lograba apuntar, Fenwyck dobló la primera esquina y se perdió de vista, haciendo que errase el hechizo. Este golpeó en el suelo, sin ningún tipo de efecto.
La niña salió disparada tras la pequeña criatura, llamándolo desesperada, pero al doblar la esquina, se había perdido de vista. ¿Dónde estaba? ¿Dónde se había ido a meter? La joven Novella Hilmar empezó a sentir un ataque de pánico, igual que aquella noche, cuando habían atacado los puristas, y Fenwyck también se había perdido.
No existía mayor miedo para ella que la posibilidad de perder a su hermanito pequeño.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Ella Purnell
Edad del pj : 15
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 000
Lealtad : ¿Qué es eso?
Patronus : Quizás algún día
RP Adicional : 000
Mensajes : 91
Puntos : 51
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5744-novella-adeliza-hilmar-id#84379 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Nathan Hewitt el Vie Mar 23, 2018 4:10 pm

Aparentemente hoy es una mañana tranquila, me he despertado sin mal rollo, con felicidad y sin recibir una sola mala noticia. He bajado a desayunar, sabiendo que no tengo nada pendiente ni agobios ni nada, dispuesto a asistir a clase porque en teoría no me espera ninguna bronca por falta de deberes.

Paseando con tranquilidad y felicidad por los pasillos de Hogwarts, veo a lo lejos como un grupo de estudiantes de mi curso, en una piña, gritan a voces. Al momento pienso que se trata de algún alumno de primero, quien ha sido la victima elegida para la constante sufrida de bromas durante éste rato hasta que se tengan que ir a clase. Como odio que hagan eso, no entiendo la necesidad de ser cruel con los demás, sobretodo con los que son más pequeños e indefensos ¿que quieren demostrar? No lo aguanto, no aguanto a los matones. Dejo mis libros a un lado, acercándome a ellos con paso decidido y apartándolos a empujones para abrirme paso hasta la víctima.

- ¡Eh! ¡Eh tíos parad! -Exclamo abriéndome paso y ver que la víctima no es un alumno si no una pequeña criatura, un Bowtruckle. Había leído acerca de éstas criaturas, es lo que tiene querer ser animago, que lo que se explica en clase te parece insuficiente. Recibo un empujón, casi piso al bowtruckle, por suerte, giro sobre mi propio eje y golpeo con fuerza a uno de los contrarios, haciendo que caiga al suelo.- He dicho que paréis y dejéis al bowtruckle, será de la profesor Kaburi y como se encuentre que le ha pasado algo, pienso decir que habéis sido vosotros.

No hace falta decir las amenazas y otras barbaridades que me sueltan, pero me da igual, pues el resultado es que se acaban marchando. Me giro al bowtruckle, arrodillándome hacia él y tendiéndole mi mano para que suba, claro que no lo hace, me mira con absoluta desconfianza y me saca la lengua. No puedo evitar reírme, girando mi cabeza para asegurarme de que los matones se habían ido.

- Vale, vale, quédate ahí para que vuelvan y sigan haciéndote cosas, yo te iba a llevar a tu dueño -Le comento, rápidamente sube a mi mano y me levanto.- Eso está mejor... ¿eres de Kaburi? -Le pregunto, no hablo el bowtuckliano pero no hace falta, pues niega con la cabeza.- Pues... ¿de quien? -Con sus ramitas como brazos, me va señalando el camino por el que a venido con la esperanza de que alguien lo reconozca de mi mano y poder devolvérselo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Tom Holland
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.536
Lealtad : Estudiante
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 135
Puntos : 65
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5562-nathan-hewitt http://www.expectopatronum-rpg.com/t5569-the-hetero-in-danger-of-extinction-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Nathan HewittGryffindor

Novella A. Hilmar el Sáb Mar 24, 2018 3:18 pm

La niña estaba a punto de entrar en pánico. Lo notaba. Era la misma sensación desagradable que aquel día, hacía año y medio, cuando el castillo había sido atacado por los puristas y Fenwyck se había pasado la noche entera perdido. Quizás pocos pudiesen entender el apego que la muchacha tenía a la pequeña criatura, hasta el punto de jugarse su propia vida si era necesario con tal de encontrarlo, pero eso a ella la traía sin cuidado. Ella vivía para dos cosas en esta vida: ser feliz en su pequeño mundo de imaginación, y pasar las horas muertas junto a su Bowtruckle. Llevaban juntos desde que la niña había recibido su varita mágica, y en ausencia de su padre y de su madre, Fenwyck era todo lo que tenía. Ambos se cuidaban el uno al otro, cómo buenos hermanos.
Salió corriendo tras él, rezando—aunque no tuviese la más mínima idea de rezar—porque a la pequeña criatura no le hubiese ocurrido ninguna fatalidad. ¡Tamaña desgracia caería sobre ella si al final tenía que asistir al funeral de su pequeño hermanito! Cuando lo había dicho, no lo deseaba de verdad, solo pretendía asustarle para que dejase de hacer estupideces que le pusiesen en peligro... Pero ahora todo se antojaba posible, y eso la ponía de los nervios.
Y entonces se lo encontró. Al doblar un recodo de un pasillo, se encontró a Fenwyck ocupando una posición elevada en el hombro de otro estudiante. Novella Adeliza Hilmar hinchó los carrillos, enfadada, y avanzó hacia Bowtruckle y muchacho esgrimiendo un dedo índice, cómo si fuese un arma más que un dedo.

—¡TÚ!—Exclamó la muchacha, y tal cual señalaba, podría parecer que su dedo acusador iba dirigido al joven que tenía a Fenwyck en su hombro. La muchacha avanzó a zancadas en su dirección y empezó una discusión con el Bowtruckle.—¡Fenwyck Hilmar, te he dicho cientos de veces que no te me escapes!—El Bowtruckle se cruzó de ramitas superiores y se puso a la defensiva. La niña abrió los ojos cómo platos y se quedó boquieabierta, indignada por el lenguaje que utilizó la pequeña criatura.—¡¿Cómo te atreves a hablarme así?! ¡Te he educado mejor que eso! Te voy a lavar la boca con un Fregotego como te vuelva a escuchar hablar así.—La muchacha alargó entonces su mano hacia el Bowtruckle, que seguía cruzado de ramitas sobre el hombro del muchacho al que Ella estaba ignorando.—¡Ven conmigo ahora mismo! Y ya hablaremos tú y yo sobre esos modales. Desde que he empezado el quinto curso estás inaguantable. No me gustan esos nuevos amigos tuyos...—El Bowtruckle, una vez más le hizo burla, y la niña hinchó los carrillos, poniéndose roja del enfado.—¡Vale, muy bien! Pues quédate con tu nuevo amigo... Yo me voy.

La muchacha giró sobre sus talones, caminó un par de pasos alejándose de muchacho y Bowtruckle, y por un momento pareció que efectivamente los iba a dejar allí plantados a los dos... pero no lo hizo. En su lugar se volvió en dirección al joven que sostenía a Fenwyck en su hombro, reparando por fin en su presencia.
Abandonando el enfado de segundos antes, la niña compuso una agradable sonrisa, achinando sus enormes ojos, y volvió con el rescatador de Fenwyck.

—¡Hola! ¡Me llamo Novella Adeliza Hilmar, soy Ravenclaw y estoy en quinto curso! ¿Cómo te llamas tú? ¿Es cierto que has ayudado a Fenwyck? Porque si es así te tengo que dar las gracias y esas cosas. ¿Eres de la casa Ravenclaw también? ¿O eres Hufflepuff? ¡O tal vez Slytherin! No, esa casa es la de los malos... ¿Gryffindor, quizás? ¡Es un placer conocerte!—Novella hizo muchas preguntas, y no es que el joven se hubiese quedado allí quieto durante casi un minuto, escuchando, no; es que Novella dijo todo aquello de forma tan rápida que sería una sorpresa si el muchacho retenía al menos la mitad de lo que había dicho. La niña le tendió su mano al joven, a modo de presentación, dándole por fin tiempo para hablar.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Ella Purnell
Edad del pj : 15
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 000
Lealtad : ¿Qué es eso?
Patronus : Quizás algún día
RP Adicional : 000
Mensajes : 91
Puntos : 51
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5744-novella-adeliza-hilmar-id#84379 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Nathan Hewitt el Lun Abr 02, 2018 6:47 pm

He dejado de contar cuanto tiempo llevamos caminando y cuanto debe faltar para que empiece mi proxima clase, pero no tengo la menor intención de llevarme al bowtuckle a clase y seguir con la búsqueda luego. Sea de quien sea, me gusta pensar que está encariñado con la criaturita y que perderlo debe suponer una enorme angustia, para el dueño. Así que si es necesario, me perdería clase hasta encontrar al legítimo propietario, luego, cuando lo encontrara ya debatiría si merecía poseerlo o no.

Y el susto no es poco cuando oigo una voz gritando "TU" y mis ojos avellana se dirigieron a una muchacha que me estaba señalando. A mi o al bowtuckle. Esperemos que al bowtuckle, porque yo no he hecho nada, solo salvarlo. A lo mejor se habrá escapado y la chica cree que se lo he robado ¿no? esperemos que esto se resuelva pronto, aunque el bote y la parada cardíaca ya me la he llevado.

¡Aja! Se había escapado, misterio resuelt... ¿está discutiendo con él? ¿es que le entiende? wow, wow, wow, que entiende al bowtuckle. La verdad es que es una escena graciosa de ver, incluso por los gestos y los tonos que emplea, parece que empiezo a entender yo también al bichillo verde. Mis esfuerzos para no reír ante la escena son de dimensiones universales y es que algo así no se ve todos los días y me llego a preguntar si algun día tendré yo un bowtuckle y si llegaré a discutir con él. En cuanto se da la discusión por terminada con el resultado de que el bichillo se queda conmigo, osea ¿que? y ¿de verdad se va?

No. No se va, en lugar de eso se gira de nuevo y es conmigo con quien habla, lo que me hace pensar que antes me podía haber reído igualmente porque no habría reparado en mi presencia. Y otra cosa, mariposa... ¿debe perturbarme que después de vocifear con su bowtuckle se acerque a mi con una enorme sonrisa? Porque extrañamente no lo hace, y puede que sea porque estaba demasiado en el mundo de yupi haciendo hipotesis raras de cojones.

- Eh, pues... -Cierro los ojos durante unos segundos, ordenando las preguntas que me había hecho como quien disparaba una metralleta contra alguien, para poder así intentar responderle.- Yo... yo me llamo Nathan Hewitt, y sí, soy un Gryffindor de sexto curso. -Aclarada la primera parte, me esfuerzo en recordar que más me ha dicho, ha sido algo de salvar al bowtuckle, porque ha dicho algo de Fen... algo y así es como se ha dirigido antes al bichillo.- Y lo he salvado de unos compañeros míos de curso que se metían con él, supuse que se habría perdido. -Digo esbozando la más amable sonrisa que me podía salir tras mi momento de confusión y tendí la mano a la morena.- Y el gusto es mío.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Tom Holland
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.536
Lealtad : Estudiante
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 135
Puntos : 65
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5562-nathan-hewitt http://www.expectopatronum-rpg.com/t5569-the-hetero-in-danger-of-extinction-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Nathan HewittGryffindor

Novella A. Hilmar el Vie Abr 06, 2018 2:35 pm

Novella Hilmar y Fenwyck tenían una relación un tanto peculiar. Una relación claramente de amor-odio en que al final, siempre, se imponía el amor. Las discusiones de ambos eran épicas, no, lo siguiente. Y podían discutir acerca de las cosas más absurdas, de las tonterías más grandes, y ni siquiera entonces ponerse de acuerdo. La niña era muy testaruda y protectora, y el Bowtruckle era propenso, básicamente, a hacer lo que le daba la gana.
Cómo tal, se enfrascaron en una discusión llena de improperios y malas palabras—chirridos, más bien—por parte del pequeño ser de aspecto de bonsái. Esa discusión transcurrió ajena a la presencia del joven que tenía a Fenwyck bajo su cuidado. De hecho, por un momento, Novella ni siquiera lo vio, centrada cómo estaba en echar la bronca a su Bowtruckle. Y cómo le habían enseñado modales en su casa, antes de retirarse airada, decidió presentarse al muchacho. Y sí, disparó las palabras cómo si fuese una ametralladora cargada de... bueno, de palabras. ¿De qué iba a estar cargada una hipotética ametralladora que dispara palabras si no es de palabras? ¿Existía siguiera algo semejante en el mundo? Quizás debiese inventarse y proporcionársela a los gobiernos muggles. Las guerras serían mucho más divertidas si en lugar de balas las ametralladoras disparasen palabras. ¿Se podía decir de aquella situación, con dos soladados disparando sendas ametralladoras lanza-palabras, que era una "acalorada discusión"? ¿O un "debate muy agresivo"? ¿Y quién ganaba al final?
Una vez más, Novella se perdió en un torrente de pensamientos que no le llevarían a ninguna parte... y por suerte, el joven la interrumpió al responder a sus preguntas.

—¡Es un placer, Nathan Hewitt de la Casa Gryffindor!—Novella estrechó la mano de Nathan con un entusiasmo inusitado.—¿Te han dicho alguna vez que tienes nombre de héroe? ¡Casi puedo imaginarme una novela épica titulada "Nathan Hewitt y su cruzada", o algo así.—Cualquiera que no conociese a Novella podría pensar que estaba siendo sarcástica... pero no. Hablaba con toda su sinceridad.—Muchas gracias por salvar a Fenwyck. Será mejor que no me digas quiénes han sido los responsables de tamaño ataque, o no tendré más remedio que vengarme de ellos...

Fenwyck, cómo desafiándola—¡Vaya una novedad!—empezó a cuchichear una descripción de los agresores. Novella reaccionó rápidamente, llevándose los dedos a los oídos, tarareando una canción infantil para no escuchar los cuchicheos de Fenwyck. Fenwyck volvió a cruzarse de ramitas y la miró con una expresión de profundo odio y desprecio.
La cariñosa mirada de un hermano pequeño a su hermana mayor, vamos.

—¡Na na na na na! ¡No te escucho, cara trucho!—Repitió unas cuantas veces, hasta que Fenwyck dejó de intentar darle aquellas descripciones y se ofendió.—No le hagas caso. Es un maleducado. De verdad, no sé de quién ha aprendido todas esas cosas.—Fenwyck entonces le sacó la lengua a Novella, quién entornó la mirada, amenazante.—¿Te gustaría dar un paseo, Nathan Hewitt? ¡Así podemos conversar acerca de tus sueños, aspiraciones de futuro, y cual es tu grajea favorita! Yo las temo con toda mi alma, pues temo que me salga una con sabor a insecto... ¡Y tú baja ya de ahí!

La niña tendió la mano a su Bowtruckle, quién al principio se negó a volver con ella. Pero, después de una mirada entornada de Novella, la criatura mágica decidió dejar de tentar a la suerte. Se deslizó por su manga y recuperó su posición aventajada sobre el hombro de la muchacha.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Ella Purnell
Edad del pj : 15
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 000
Lealtad : ¿Qué es eso?
Patronus : Quizás algún día
RP Adicional : 000
Mensajes : 91
Puntos : 51
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5744-novella-adeliza-hilmar-id#84379 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Nathan Hewitt el Mar Abr 17, 2018 4:41 pm

Se me hace raro que mi presencia ahora sea... visible, por así decirlo, tras haberme pasado largos minutos escuchando como la chica y el Bowtruckle discutían sin parar. Lo mejor de haber sido invisible durante esos minutos ha sido las risas que me he llevado y poder estar presente en lo que vendría a ser el día a día de éstos dos. Claro que por mucho tachen a Novella de loca, nunca he sido una persona de prejuicios aunque tampoco es que me haya acercado a ella en todos éstos años de colegio y al verla hablar con el Bowtruckle, me dio una perspectiva que el resto de Hogwarts perdía.

Y tampoco se puede considerar loca a una chica que habla como si disparara una metralleta. Seguro que hay muchas más razones por las que mis compañeros la llaman "loca", pero tal y como he mencionado con anterioridad, no soy un chico de prejuicios y por lo que estoy viendo ahora mismo es una chica amable, muy encariñada con su ¿mascota? o como quiera que considere a la pequeña criatura, y que al menos tiene la decencia de notar mi presencia y presentarse a mi con educación y amabilidad. Cualidades que a muchos de éste colegio les falta y deberían tener, a ver si se les quita lo imbécil que tienen. Como los que han intentado meterse con el Bowtruckle antes.

Claro que pareció despertar de una ensoñación cuando le respondí y al momento respondió con su característico entusiasmo.

Pues... No, nunca me lo han dicho. —Afirmo tras su peculiar ¿halago? al decir que tenía nombre de héroe. La verdad es que ha sido un comentario de lo más gracioso, algo que nunca me habían dicho y la verdad al momento no supe si iba como un halago o como una burla, pero decido que me lo voy a tomar como un piropo. Sonriendo, me rasco mi nuca antes de responder.— Pues... Pocas novelas escribirán de mi si realmente consigo ser magizoologista. —Me siento algo tonto al desvelar que quería ser de adulto, como si tuviese alguna relevancia en la conversación, pero ha sido lo primero que se me ha ocurrido para responderle.— Y no pienso decirte quienes han sid....

Al momento me veo interrumpido por el Bowtruckle y por la reacción de Novella ante, lo que parecía que el pequeño vegetal con vida hacía, la descripción de sus presuntos agresores. Volví a reír ante la escena, mirando al pequeñajo y luego mirando a la contraria sin poder resistirme. Si los Bowtruckles tenían un lenguaje, desde luego Novella lo conocía, por mi parte, yo solo tenía que suponer por lo que podía interpretar por el tono de voz, el volumen y los gestos corporales.

Hoy en día, con la de maleducados que hay en éstos pasillos, que no te extrañe que haya aprendido de ellos. —Afirmo encogiéndome de hombros, con delicadeza para que el Bowtruckle no se cayera de ahí y esbozando una pequeña sonrisa ladina.— ¡Claro, me encantaría! —Respondo facilitándole al pequeñajo la bajada hacia su hombro y para luego empezar a caminar.— La verdad que solo comí grajeas una vez, no tengo los huevos necesarios para volver a comer —Afirmo rascándome la oreja izquierda, pues me empezó a picar.— Y llámame Nate, es muchísimo más corto.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Tom Holland
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.536
Lealtad : Estudiante
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 135
Puntos : 65
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5562-nathan-hewitt http://www.expectopatronum-rpg.com/t5569-the-hetero-in-danger-of-extinction-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Nathan HewittGryffindor

Novella A. Hilmar el Mar Abr 24, 2018 12:17 am

A ojos—y oídos—de Novella Adeliza Hilmar, el joven y heróico Nathan Hewitt tenía nombre de héroe, un nombre que perfectamente podría encontrarse en uno de esos libros antiguos sobre caballerías. Sobre bravos guerreros que luchaban con sus espadas contra dragones y mazmorras... ¿Se luchaba contra las mazmorras? La muchacha creía que no, pero... ¿entonces de dónde había salido semejante frasecita? Puede que sea de un programa de televisión, algo que vi de pequeña... aunque claro, lo cierto es que tampoco veía la tele de pequeña. ¿Hubo siquiera alguna tele en mi casa cuando yo era pequeña? Cómo fuese, Ser Nathan de Hewitt, banderizo de la honorable casa Gryffindor, sonaba a nombre de héroe. Y así se lo hizo saber la joven Ravenclaw al salvador de su hermano pequeño, Fenwyck.
Y el chico fue todo modestia, la verdad. ¿Cómo podía decir algo así? Seguro que su épico salvamento del inocente Fenwyck pasaría a la historia, aunque tuviese que ser ella quién diese la paliza a algún historiador mágico para que lo escribiese en su siguiente libro.

—¡No seas tan modesto! ¡Los héroes se forjan a base de nobles hazañas, independientemente del trabajo que desempeñen!—Exclamó la muchacha entusiasmada, para entonces reparar en lo que acababa de decir: quería dedicarse a lo mismo que se dedicaba su madre, una experta en insectos mágicos y no mágicos.—¡La magizoología es lo mejor! ¡Yo también quiero dedicarme a estudiar criaturas en el futuro!—Novella se sentía increíblemente feliz de conocer a alguien con sus mismos sueños.

Fenwyck quiso ponerse en plan acusica con los estudiantes que habían perpetrado el vil ataque contra su persona-palito, pero Novella hizo oídos sordos, entonando cancioncillas infantiles y tapándose los oídos. La frustración del Bowtruckle fue evidente, y la diversión de Nathan Hewitt, incluso más aún. El chico reía, y a Novella eso le gustó porque la risa significaba alegría. No entendía a la gente que reía de cosas crueles, pues eso era una contradicción en sí misma. Pero aquello no era una crueldad, así que la risa de su compañero de colegio estaba claro que era sincera y un signo de felicidad.

—Estoy de acuerdo. Hay gente con muy mala babilla por aquí. ¿Por qué dedican sus vidas a amargarse y amargar a los demás? Lo cierto es que jamás lo entenderé...—La joven se quedó meditabunda un segundo mientras iniciaban su paseo. Bueno... un segundo... o un buen rato. Porque cuando Novella se ponía a pensar, las horas, minutos o medida de tiempo que quisieses incluir y que no superase sus quince años de vida—pues es físicamente imposible que Novella Adeliza Hilmar hubiese estado pensando más de quince años, dado que no tenía más que quince años de vida—perdía completamente su sentido. Concretamente, volvió al mundo de los vivos cuando llegó a su cerebro la siguiente información: que su compañero también temía las grajeas de todos los sabores.—¡Es que son horribles! ¿A quién se le ha ocurrido semejante locura? Grajeas con sabor a insectos, con sabor a gatitos, con sabor a zombie... ¡Eso es horrible!—Fenwyck, sobre su hombro, imitó lo que hizo Novella: poner cara de asco, miedo y consternación, llevándose las manos al estómago cómo si hubiese sentido un repentino mareo. Y, tan pronto estaba así cómo sonriendo de nuevo.—¡Nate! ¡Me gusta ese diminutivo! Suena muy bien. A mí mi madre me llama Nove. Por aquí, me suelen llamar No-ve cuando me ponen la zancadilla, o No-bella cuando quieren llamarme fea. A mí me da igual cómo me llamen, la verdad. ¡Te dejo elegir!

Lo cierto es que el joven Gryffindor le caía bien. No solo era caballeroso y valiente, si no también simpático. Novella jamás se había preocupado de tener amigos en Hogwarts, metida cómo estaba en su mundo. Pero, quizás, aquel muchacho podría ser su amigo. ¿Algún día escribirán épicas historias sobre las aventuras de Nathan Hewitt y Novella Hilmar, y su fiel asistente Fenwyck Hilmar? ¡Sería genial!

—Así que te gusta la magizoología...—Retomó Novella el tema anterior.—¿Qué es lo que te atrajo de ese mundo? Mi madre siempre está hablando de las bondades y virtudes de los insectos. Y yo opino igual que ella. Pero seguro que hay montones y montones de otras criaturas mágicas y no mágicas igual de interesantes.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Ella Purnell
Edad del pj : 15
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 000
Lealtad : ¿Qué es eso?
Patronus : Quizás algún día
RP Adicional : 000
Mensajes : 91
Puntos : 51
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5744-novella-adeliza-hilmar-id#84379 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Nathan Hewitt el Mar Mayo 08, 2018 10:12 pm

Nunca me he planteado que mi nombre pudiese sonar a héroe, inlcuso cuando con la tierna edad de once años me pusieron en la casa de Gryffindor, pero la idea de ser "Sir Nathan Hewitt" me emociona muchísimo aunque me pregunto si todavía se lleva eso de Sir. Novella Hilmar era muy peculiar, por su forma de ser y de ver el mundo, hace que incluso me pregunte si vivimos en el mismo mundo y donde ha forjado tan admirable personalidad y cómo, porque de verdad, quiero que me de un poco. Pero me falta nada y menos para ponerme en pose heroica mientras suena una música de fondo ahí super inspiradora como en las pelis. Pero me dedico a esbozar una sonrisa tan grande como me permiten mis labios mientras asiento con la cabeza gentilmente, dándole la razón. Pues cuando alguien tiene razón, no tiene sentido negárselo y seguro que nunca entenderé a la gente que se dedica a dar razones estúpidas con tal de no reconocer que se han equivocado.

Abro los ojos tanto como mis párpados me permiten, mirando sorprendido a más no poder cuando afirma que la magizoologia era lo mejor ¡Di que sí, hostia! Para muchos les parece algo tonto, pero es que si nadie estudia y tiene cuidado de las criaturas mágicas ¿quien lo hará? Además de que hay de muy hermosas y peculiares y que los magos desconocen o que no les toman importancia. Y ella es la primera con la que me encuentro en ésta escuela que comparte ésta afición conmigo, y la verdad, y siguiendo mi modus operandi de impulsividad a tope, pego un salto y pico con mis manos en modo de aplauso.

¡Es lo puto mejor del mundo! ¡Y con perdón! —Entonces señalo al Bowtuckle, adoptando una falsa pose autoritaria porque fijo ese pequeñajo no me va a hacer caso si no se lo hacía ni a ella.— Y tu, no repitas lo que acabo de decir ¿eh? —Mi atención vuelve a a la muchacha, con la cual no mengua ni un ápice mi entusiasmo cuando las palabras salen de mi boca.— ¡Son fascinantes las criaturas mágicas que habitan el mundo!

La interrupción del Bowtuckle para decir los culpables de su pequeño crimen y la reacción de Novella eran lo más gracioso que había visto. Nunca me había encontrado con alguien que tuviera una relación tan cercana y tan personal con una criatura de ésa especie y mira que había leído lo que el tiempo y el acceso a la biblioteca me habían permitido. Pero lo más importante para mi y en lo que no he caído hasta ahora es que el umbral de oscuridad que había estado arrastrando durante tanto tiempo, ha desaparecido y Novella y Fenwyck me estaban aportando una luz y una calor que no sentía desde... entonces.

La verdad es que es fácil de entender. —Digo encogiéndome de hombros, para a continuación soltar mi pequeña critica a la eduación y a la sociedad de hoy en día.— La gente se ocupa tanto de sus asuntos que no tiene ni siquiera tiempo de proporcionar una educación correcta a sus hijos y permitiendo que se conviertan en los adolescentes garrulos y delincuentes que son ahora, solo somos —Nos señalo con un gesto con la mano.— unos pocos que nuestros padres se han tomado la libertad de hacernos personas decentes. —No se a donde iremos a parar, pero no me importaba siempre y cuando estuviera ella, es raro que alguien me caiga bien y la verdad... esperaba que eso fuese el principio de una larga amistad.— ¡Más locura me parece a mi aquellos que se la comen! ¡Son vomitivas! —Añado respecto a su comentario, mostrando mi incredulidad ante la posibilidad de que la gente se comiese aquellas cosas.

Mi ceño se frunce al oír los motes que le ponen los de aquí, reafirmandome en mi comentario anterior de la poca educación... siempre han habido los típicos matones pero es que en los últimos años parece que se han multiplicado y han empeorado y... no se, son motes muy estúpidos pero me hace sentir mejor saber que no les da importancia.

Pues... Si no te importa, prefiero llamarte "Ella" —Le propongo buscando algo diferente a como la llaman en casa. Es más, si se juntan nuestros nombres queda algo chulo, mejor que el dúo dinámico ese... ¡EL DÚO NATELLA! Vale, no, me suena a Nutella, pero aún así... no se, joder, en el fondo me mola, debería patentarlo.— De hecho, me encanta la magizoología. —Afirmo volviendo a ilusionarme con el tema.— A mi me atrajo mucho la gran variedad que hay y sus peculiaridades, pero sobretodo me encantan las aves, hay muchas aves muy bonitas, sus colores, sus voces... ¡Y los felinos, por así decirlo! ¡Me llevo de maravilla con los felinos! Como viven, como cuidan de sus crías... todo en ellos es tan fascinante y ninguno son como la mayoría dice, tienen ideas equivocadas sobre ellas y no las entienden, pero yo sí y quiero entender a los que no conozco todavía ¡Porque alguno habrá que no conozca! ¡Con la de variedad que hay en el mundo!
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Tom Holland
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.536
Lealtad : Estudiante
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 135
Puntos : 65
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5562-nathan-hewitt http://www.expectopatronum-rpg.com/t5569-the-hetero-in-danger-of-extinction-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Nathan HewittGryffindor

Novella A. Hilmar el Sáb Mayo 12, 2018 3:03 am

Novella se llevó las manos a la boca—de una manera bastante cómica—cuando Nathan dijo aquella palabra. Una palabra malsonante. La muchacha se escandalizó... pero solo durante unos segundos. Pronto se vio maravillada por el entusiasmo con que su compañero—¿quizás futuro amigo?—daba saltos y aplaudía, y no tardó en unirse a él. ¡La magizoología unía a la gente, era lo más bonito del mundo! Novella Hilmar lo tenía claro. Si todo el mundo decidiese ser magizoólogo en su vida, pasarían dos cosas: la primera, que la gente comprendería mejor a las criaturas mágicas, y la segunda, que se comprenderían mejor entre ellos.
Bueno, también ocurriría algo más: que no habría más que magizoólogos en el mundo, y quizás ocurriesen cosas cómo que no hubiese más profesiones en el mundo mágico. No más profesores, no más Ministros de magia, no más gente trabajando en el Ministerio, no más vendedores, no más... ¡No más nada! ¡Novella se dio cuenta de que aquello podría suponer un problema! Y sin embargo, seguía creyendo que la gente del mundo mágico debería ser magizoóloga por defecto.
A Fenwyck, y pese a la advertencia del joven estudiante de la casa Gryffindor, le hizo gracia la palabra malsonante, y empezó a repetirla una y otra vez. ¡Ay, mecachis! ¡¿Qué bicho le ha picado a este... bicho?! Novella le tapó la boca con un dedo, pero el Bowtruckle utilizó sus ramitas superiores para librarse de aquel dedo opresor y seguir soltando sus palabrotas.

—¡Pero Fenwyck! ¡La madre que te...!—Novella se volvió hacia su nuevo amigo, intentando ignorar el cuchicheo malhablado del Bowtruckle.—Dile que no haga algo, y lo hará dos veces... o mejor... o con más ganas... ¡o cómo se diga! Pero vamos, que ya tiene entretenimiento para un rato.—Novella fulminó con la mirada al pequeño ser sobre su hombro, quién no le prestó la menor atención.—Mejor será que le ignores.—Volvió a dedicar su atención a Nathan.—Las criaturas mágicas son fascinates, desde luego, pero algunas, cómo este de aquí, pueden volverse un tanto... pesadas.

Dijo "pesadas", pero en realidad la muchacha estaba pensando en otra palabra, o combinación de palabras, que podían considerarse malsonantes. Así que se guardó esas palabras para sí misma. Y después de guardárselas, intentó enviarlas a la hipotética papelera de reciclaje de su cerebro, ese lugar dónde mandaba la información inservible. Desde luego, la palabra que tenía en mente estaba bien allí, en la basura.
Novella hizo una pregunta que no esperaba que nadie le respondiese: ¿por qué había tanta gente mala últimamente en Hogwarts? La muchacha tenía un vago recuerdo de un ataque al castillo, ocurrido hacía cosa de... ¿un año? ¿Año y medio? Algo así, podía ser. Entonces, no se había enterado de mucho, pues estaba preocupada por la desaparición de Fenwyck. Al día siguiente, cuando Fenwyck había reaparecido, los señores Lestrange ocupaban el puesto que antes ocupaba el profesor Dumbledore... y para Novella las cosas no cambiaron demasiado. Ventajas de ser una bruja de sangre limpia, al igual que toda su familia. No es que Novella prestase atención a estas cosas de la pureza de sangre, pero es que no era la primera vez que alguien le aseguraba que era muy afortunada por ser una bruja de sangre limpia. Si ellos lo decían...
Al parecer, los padres eran el problema. Igual que con los Reyes Magos: eran los padres.

—Mis padres siempre me han educado para que estudie y me convierta en alguien de provecho en la vida. Mi padre siempre dice: "Haz tus deberes, aprueba tus exámenes, y algún día podrías inventar la versión 2.0 del cucháfono". Quizás si estudio mucho, pueda encontrar la forma de reparar uno de los prototipos de cohete del abuelo...—Novella dijo esto último en voz más baja, pensativa, recordando aquellos cacharros que recordaban a urinarios portátiles, que se acumulaban en el patio trasero de la casa, y que su padre aseguraba que eran los primeros prototipos de la nave espacial que había llevado al abuelo a la estratosfera. En medio de estos pensamientos la sorprendió la afirmación de Nathan. ¡Oiga usted, señor! ¡Los cohetes de mi abuelo no son vomitivos ni se los come nadie! Espera... Le costó un momento saber que se refería a las grajeas.—¡Sí, sí, cierto! ¡Muerte a los consumidores de grajeas!—Y para reforzar su afirmación, la muchacha alzó solemnemente su puño derecho por encima de la cabeza.

De todas las opciones que la muchacha ofreció a Nathan—Nate, cómo él había dicho—el muchacho escogió... ninguna. ¡Pero Ella también era una opción más que válida! De cuando en cuando, ella misma se refería a sí misma cómo Ella. Podía ser muy confuso, especialmente si lo veías escrito, pues no había diferencia alguna entre el diminutivo "Ella" y el pronombre personal "ella", pero la vida es dura a veces y tienes que intentar interpretarla lo mejor que puedas. Ella estaba perfectamente, y la muchacha no iba a protestar por ello.

—Será una opción aceptable, Nate.—Respondió la muchacha, sonriendo alegremente. Y mientras ambos caminaban y paseaban por el hermoso castillo, la muchacha escuchó los motivos de su nuevo amigo para escoger la futura carrera de magizoología. Y le parecieron motivos admirables, porque se notaba que al joven Nate le encantaban todas y cada una de las criaturas mágicas que habitaban en aquel mundo mágico. ¡Cómo Rubeus Hagrid, el antiguo guardabosques, que había desaparecido cuando los señores Lestrange pasaron a dirigir Hogwarts!—¿Y no hay ninguna que te guste más que otra? ¡Porque a mí me encantan los insectos! Mi madre es magizoóloga, expecializada en insectos, y tiene la casa llena de especies raras, comunes, exóticas, comunes... Creo que eso lo he dicho dos veces. ¡El caso es que los adoro! ¡Son cómo mis hermanos!—La muchacha hablaba con mucho entusiasmo, y mientras caminaba, pegaba pequeños saltitos para enfatizar sus palabras. En un momento dado se adelantó a su nuevo amigo y se giró, mirándole mientras caminaba de espaldas. Algo peligroso, teniendo en cuenta lo torpe que era Novella.—¿Y qué trabajo te gustaría desempeñar cuando seas todo un magizoólogo? ¿Profe de Cuidado de Criaturas Mágicas? ¿Magizoólogo del Ministerio de Magia? ¿Dragonolista?

Novella hablaba muy rápido, muy entusiasmada, muy exaltada, y caminaba hacia atrás en dirección a una columna. Porque así era ella, siempre en su mundo. Y cómo se entusiasmase con algo, su capacidad de atención hacia cualquier otra cosa que no fuese ese algo desaparecía por completo.
¿Y qué ocurrió? Por supuesto, que se dio contra la columna en cuestión.

—¡Ay! ¡Estúpida columna! ¡A ver si miras por dónde vas!—Novella miró con indignación a la columna, desconsiderada cómo pocas columnas que hubiese conocido antes, pues no se molestó siquiera en disculparse. Fenwyck, también indignado, se puso ramitas en jarras y también intercambió cuchicheos furiosos con la columna. La respuesta fue la misma.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Ella Purnell
Edad del pj : 15
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 000
Lealtad : ¿Qué es eso?
Patronus : Quizás algún día
RP Adicional : 000
Mensajes : 91
Puntos : 51
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5744-novella-adeliza-hilmar-id#84379 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Nathan Hewitt el Miér Mayo 16, 2018 11:19 pm

Novella parece una chica que no había oído una palabrota en su vida o que le habían enseñado que era lo más horrible del mundo, más que nada se trata de una deducción hecha y basada por su reacción, bastante graciosa a decir verdad, cuando lo solté con toda la energía, emoción y alegría que había podido reunir aquella palabrota. La verdad es que de pequeño también me decían que las palabrotas eran malas, y se inventaron varias maneras de evitar que las dijera, pero a decir verdad, cada vez que a mi padre se le escapaba una o a May otra no podía parar de repetirla. Así de malhablado he salido. Un poco. El Bowtuckle tampoco se queda atrás, a diferencia de su dueña, la cual seguramente nunca oiría decir tacos, y para ser un bichito tan pequeño tenía mucha travesura y mala leche en su cuerpo.

Nunca creí que mi afición por la magizoología pudiese suponer que encontraría a alguien que compartiese mi afición en un lugar donde todos parecían más ocupados en aprender hechizos, elaborar pociones o en entrar en el equipo de quidditch. Pero la magizoología seguía siendo algo para "raritos", total ¿a quien le importaban las criaturas mágicas? Al menos esa era la impresión que me da la gente actual, que se dedica a eso ahora y de la poca gente que había encontrado hasta éste preciso instante con ése mismo interés dentro de Hogwarts. Claro que Novella, a nada de decir "la madre que te parió", es lo que necesito para volver al presente y sonreír mientras gesticulo un frustrado "casi" cuando no termina la frase y me echo a reír.

Podemos hacer algo mejor —Le propongo, enseñándole como me tapo los oídos.— ¡Si ahora no le escucharemos! —Añado exclamando como si de verdad no escuchara nada y la invito a imitarme para quedar así unos segundos hasta que el bowtuckle terminase enfurruñado como había mostrado que solía hacer y se callara.

Sin plantearme apenas si su pregunta es retórica o no, la acabo respondiendo, exponiendo completamente mi opinión al respecto de la mala educación que corría hoy en día. Cuando recién había llegado a Hogwarts siempre me enfadaban aquellos tan maleducados, aquellos tan prepotentes y sobretodo los inseguros que para ocultar dichas inseguridades recurren a la crueldad hacia los débiles. Claro que poco antes del cambio de dirección me dejaron de importar muchísimas cosas, o al menos dejé de fijarme en las crueldades cometidas ya que estaban en cada rincón y el dolor que tenía por aquél entonces me cegaba de tal manera que casi perdí quien solía ser.

¿Q-que es un cucháfono? —Le pregunté en un pequeño susurro, no quiero parecer tonto pero la verdad es que... me gustaría saber que era eso ya había una primera versión. Lo que si me llama la atención es lo de los prototipos de cohetes, con los avances en la ciencia muggle, es relativamente facil hacer cohetes. Y digo relativamente porque por algo se están años planeandolo, construyéndolo, haciendo pruebas, etc. pero que desde el primer cohete a ahora han pasado décadas y los muggles parecen especialmente ocupados en ello para ir cada vez más y más lejos en el espacio.— Suena genial, lo de los cohetes. —Afirmo asintiendo para luego pasar de conversación a lo de las grajeas, que tras su ultima intervención no hay nada que comentar.

Mi nombre no esta mal, osea el nombre "Nathan" no es muy común y tal, pero es demasiado largo y oírlo a veces me pone los pelos de punta. Fue mi padre quien empezó a llamarme "Nate", fundamentalmente para que diferenciara de cuando me llamaba de buenas y cuando era para reñirme. Posteriormente, May adoptó la misma táctica y como rara vez los profes me llamaban por mi nombre, si no por mi apellido, juntamente con los demás compañeros de clase, los usos de la variación de mi nombre seguían intactos. Y preferí, sobretodo, que si Novella y yo íbamos a ser amigos, me llamara por el apodo amistoso. Pero los apodos que le habían puesto a ella... es decir, el de su madre está bien y eso, pero retomando lo de los compañeros crueles... el "no ve" es penoso y el "no bella" me parece horrible, sobretodo cuando de fea no tiene nada la muchacha, al menos a mi parecer. En fin, cambiando de tema y yendo para bingo... Decido ser original y ponerle el mote de "Ella", aprovechando que si se junta con mi mote suena a esa crema de cacao y avellanas tan rica y que llevo sin probar desde septiembre. Acepta mi propuesta y ambos empezamos a caminar, hablando animadamente de aquello que a los dos nos gusta: la magizoología.

Pues la verdad si tengo que decidirme de las dos de las que he hablado antes... elijo las aves. —Digo intentando no pensar en una casa llena de insectos, me dan pánico los insectos, solo de pensar tener uno delante ya me entran escalofríos.— Yo solía ir a una casa de campo de vacaciones con mi padre y mi madrastra, May —Empecé a explicar con una sonrisa tras dejar que ella acabara su explicación de los insectos.— Ahí habían muchos diricawl y me encantaba observarles, acercarme para darles de comer y ver como desaparecían y aparecían. —Me quedo pensando unos segundos, con el ceño fruncido y justo cuando voy a responder a sus preguntas, Ella se choca con una columna y empieza a discutir con ella. Bueno, no solo ella, el Bowtuckle también. Vale que vivimos en un mundo con magia pero... no todo es mágico. Aún así, sin saber si van enserio o en broma, decido que es mejor seguirles la corriente.— Seguro que la columna no te ha visto, Ella. —Digo cogiéndola de los hombros con suavidad tras el choque y apartarla lenta y disimuladamente del camino de la columna.— Y estoy seguro de que si te hubiese visto se habría apartado ¿no? —Me encogí de hombros, con una mueca de incertidumbre en mi rostro. Tras aquello y siguiendo nuestro camino, respondo a su anterior pregunta.— Creo que me gustaría trabajar en el Departamento de Regulación y Control de las Criaturas Mágicas
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Tom Holland
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.536
Lealtad : Estudiante
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 135
Puntos : 65
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5562-nathan-hewitt http://www.expectopatronum-rpg.com/t5569-the-hetero-in-danger-of-extinction-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Nathan HewittGryffindor

Novella A. Hilmar el Dom Mayo 20, 2018 1:48 pm

Pues nada, que ahí seguía Fenwyck Hilmar, dándolo todo con aquella palabrota, casi canturreándola con sus cuchicheos de Bowtruckle, mientras bailoteaba de un lado a otro sobre el hombro de Novella, quién seguía mirándolo con los ojos entrecerrados y los labios fruncidos en una expresión de desagrado. Y al pequeño ser le daba todo igual. De hecho, es posible que disfrutase incluso más con la atracción que atraía hacia su... ¿persona? ¿Persona con ramitas? ¡Lo que fuese! La cosa es que le gustaba tener público, y cuanto más le mirasen o más atención le prestasen, con más ganas iba a decir aquella palabra. Novella ya estaba temiendo que le diese por soltarla en una clase, quizás delante de la profesora Crowley o la profesora Stuart, y que a consecuencia de eso los echasen a ambos se clase. ¡Podía imaginárselo y lo temía! ¡Aquello mancharía su impecable historial estudiantil!
Pero Nathan propuso una imaginativa solución, una genialidad, algo que a la ofuscada Novella jamás se le habría ocurrido ni en sueños. Quizás la no-ofuscada Novella sí hubiese caído en ello, pero con su mente perturbada por aquella palabra no podía pensar con claridad. ¿Que cual fue aquella genial idea? ¿Aquella idea revolucionaria? Pues taparse los oídos. ¡No sabéis lo mucho que se entusiasmó Novella con aquella idea!

—¡Valiente e inteligente, Ser Nathan de Hewitt! ¡Eso es una genialidad!—Exclamó Novella con verdadero entusiasmo. Quién la conociese sabría que era una muchacha honesta y en cuyo repertorio mental no cabía ni un ápice de sarcasmo. Si ella decía una cosa, la decía en serio, sin pretender decir algo que no decía.—¡Eso funcionará!—Y acto seguido imitó a Nathan, su nuevo amigo, tapándose los oídos con los dedos índices de sus manos—¡No iba a ser con los índices de los pies, no te digo...!—cosa que surtió efecto casi de inmediato.

El cuchicheo deslenguado de Fenwyck continuó aproximadamente tres segundos y veinticinco milésimas—por decir una cifra aproximada—y entonces se percató de lo que los dos humanos estaban haciendo. Se detuvo, los miró con los ojos entornados en una expresión de odio puro y duro, y entonces reanudó su perorata cuasi-blasfema. Al ver que sus cuchicheos caían en saco roto, se indignó profundamente, se cruzó de ramitas superiores, y se dedicó a ignorarlos.
¡Dónde las dan, las toman, Fenwyck Hilmar! ¡Y a quién ríe el último, dios le ayuda... o algo! Aquella pequeña victoria sobre el Bowtruckle llenó de emoción a Novella.
La conversación fluyó por diferentes derroteros, hasta que Novella llegó a mencionar los inventos de su familia, entre los cuales se encontraban los prototipos de cohetes—esos de los cuales estaba lleno el jardín trasero y que parecían urinarios portátiles con estética steampunk—y el famoso cucháfono. ¡Del cual Nathan Hewitt no había escuchado hablar! ¡Oh, Dios mío, en qué mundo vivimos! ¡Es el mejor instrumento musical del mundo!

—¡Pues el mejor instrumento musical del mundo, nada más y nada menos!—Exclamó Novella con una mezcla de orgullo por el invento e indignación porque la gente siguiese sin darle crédito.—¡Mi padre, el gran Agathos Hilmar, inventor revolucionario, diseñó esta maravilla! Es un instrumento de percusión compuesto por cucharas. Tiene más de treinta cucharas distintas, que pueden tocarse individualmente o en combinación unas con otras, golpeándolas con cucharas. ¡Emite la música más dulce del mundo! Algún día te interpretaré un solo. Mi padre dice que soy una virtuosa.—Y diciendo aquello, Novella cerró los ojos y ejecutó una cómica reverencia, cómo si saludase a un público imaginario desde un escenario igualmente imaginario. Nathan mencionó entonces que le sonaba genial lo de los cohetes.—¡Sí, todo el mundo dice lo mismo! Todos prefieren el espacio exterior. Pero, ¿sabes un secreto? Los cohetes son peligrosos.—Novella adoptó un tono más confidencial, acercándose a Nathan para hablar en voz más baja.—Mi abuelo una vez se subió en uno, despegó... y ya no volvimos a saber nada de él.—Informó inocentemente la niña, repitiendo la historia que, si bien jamás había presenciado, había escuchado de boca de su padre.

Y entonces, la magizoología se convirtió en el centro gravitatorio entorno al cual giró la siguiente parte de la conversación, y Nathan, ante el interés de Novella, confesó que su especialidad serían las aves. Novella no pudo evitar preguntarse dos cosas: ¿Por qué las aves no se hacían vegetarianas y dejaban de comer insectos? y ¿Podía considerarse a los dragones aves, teniendo en cuenta que podían volar? Un libro resolvería sus dudas, pues tampoco le apetecía importunar a Nathan con preguntas que una búsqueda rápida en la biblioteca podría resolver. Además, el muchacho estaba entusiasmado con los diricawl, y Novella le observaba sonriente, caminando de espaldas mientras le escuchaba... hasta que ocurrió la catástrofe con la columna. ¡Esa maldita columna que se había puesto en su camino!
Nathan sugirió que a columna no la había visto, y que se habría apartado de haber visto a Novella, lo cual tenía sentido. A no ser que fuese compinche de esos estudiantes horribles que últimamente pululaban por Hogwarts, cosa que no parecía por su cara, aquella columna lo habría hecho sin querer.

—Tienes razón.—Convino Novella ante el comentario de su amigo.—¡Pero bien podría haberse disculpado! ¡Y ponte gafas, columna imprudente!—Dicho aquello, Novella se dio por satisfecha, devolviendo su atención al muchacho que la había apartado del camino de aquella columna tan ruda y maleducada. La información que creía no haber escuchado por estar pendiente de aquella discusión con la columna volvió al primer plano de su mente, permitiéndola concentrarse en ella.—Los diricawl me gustan. Son cómo pavos, y además, prefieren los granos de maíz antes que os insectos. De los que hay que cuidarse es de los Snidget. ¡Esos son capaces de comerse un insecto! ¡Eso es horrible!—Compuso una mueca de horror auténtica en su rostro, mientras Nathan le hablaba de su trabajo soñado: en el Ministerio de Magia.—Mi padre siempre dice que los encargados de la Oficina de Patentes del Ministerio de Magia son unos cretinos. Pero supongo que el Departamento de Regulación y Control de Criaturas Mágicas nada tiene que ver con la Oficina de Patentes, así que... ¡Me parece un trabajo muy interesante! Tiene pinta de que te tocará viajar mucho, eso sí. ¿Te gusta viajar?

Novella no era lo que se decía una "viajera experta", a no ser que se contasen los viajes que hacía con su imaginación, pero sí era una muchacha a la que le gustaría ver mundo algún día. Seguramente acabasen robándole la cartera en el primer destino en que pusiese pie, pero eso ella no lo sabía. No creía que el mundo fuese tan malo cómo lo pintaban. Pobre angelito...
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Ella Purnell
Edad del pj : 15
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 000
Lealtad : ¿Qué es eso?
Patronus : Quizás algún día
RP Adicional : 000
Mensajes : 91
Puntos : 51
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5744-novella-adeliza-hilmar-id#84379 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Nathan Hewitt el Dom Mayo 20, 2018 8:30 pm

Su familia tiene pinta de ser muy extravagante, muy fuera de lo normal y vale que la mía no es precisamente normal tampoco... al menos ahora lo es menos de lo que era antes... Pero cada familia es un mundo completamente diferente y... y yo no se con exactitud que quiere decir una "familia normal". Mi madre, muggle, se fue de casa al descubrir quien era mi padre y lo que podría llegar a ser yo, mi padre, bueno, siempre fue un hombre especial, que no le gustaba tomarse la vida muy seria incluso teniendo un hijo al que criar y siempre le gustó ser feliz. Por último, está May. May se casó con mi padre cuando yo todavía era un ñajo muy enano, no me costó quererla como si fuese mi madre, ya que también ella me demostró que podía confiar en ella. Tras que mi padre fuera asesinado, la familia que formamos May y yo es de todo menos normal. Nos llevamos muy bien, hacemos locuras, cuando nos da por cocinar hacemos cosas raras y cuando nos da por pedir comida, pedimos cosas de todo menos sanas... en otras palabras, May mola un cojón y es graciosa verla trabajar de bibliotecaria. Pero la familia de Novella parece sacada de un cuento del estilo de "Alicia en el País de las Maravillas", inventores de cosas extrañas y fascinantes, además que tal y como me comenta rato después la misma Novella, su madre es magizoologa especializada en insectos. Bichos que detesto con todo mi corazón. Pero en éste momento, lo único en lo que puedo pensar es en "que narices es un cucháfono", me sonaba a cuchara. Entonces todo cobró sentido, era un instrumento que se tocaba con cucharas inventado por su padre.

- Algún día quiero escucharlo, sí señor. -Afirmo tras su entusiasta explicación de que era el cucháfono. Me empiezo a sentir algo mal, puede que se trate por mi ignorancia o por varios factores, pero ni siquiera el nombre de su padre me suena. Aún así, si tan gran inventor es, seguro que va a ser un enorme placer conocerle algún día, y más todavía si Novella y yo llegábamos a ser los amigos que parecía que estamos empezando a ser. Entonces habló de los cohetes y de la desaparición de su abuelo... con el ceño fruncido por la preocupación, escucho con atención su historia. Debían tener una casa muy grande si realmente su abuelo había podido construir un cohete y hacer que despegue, aunque... ¿que le pasaría al abuelo? ¿porque no regresó? - Eso es horrible... ¿estabas muy unida a tu abuelo?

Con lo de la columna, siento como que me he perdido algo pues no entiendo el sentido de pegarle bronca a una columna, a un montón de roca colocado ahí estrategicamente como pilar o mera decoración. Pero en cuanto la muchacha me da la razón y le echa una última reprimenda a la columna, seguimos avanzando. Con las cejas alzadas, y todavía intentando entender a... bueno, a Novella y a la columna, la conversación se retoma. Al parecer el cariño de Novella a hacia los insectos es tan grande que hasta odia que las aves coman insectos. De manera rápida y habilidosa, respondo a su comentario con otra anécdota de las aves.

- No todas las aves se alimentan de insectos, hay otras que se alimentan de peces o de carne, su alimentación varia dependiendo del tamaño de la ave y de sus necesidades. -Me siento muy inteligente con éste último comentario, algo raro en mi porque en clase apenas puedo soltar estas cosas, y mucho menos sentirme listo.- En cada departamento y en cada oficina son diferentes... claro que si yo llegase a trabajar en el Departamento de Regulación y Control de Criaturas Mágicas preferiría hacer trabajo de campo y no ser los tristes hombres que están en una oficina ocho horas encerrados... eso tiene que ser muy aburrido. Y viajar... bueno, no he viajado mucho en mi vida, así que no te puedo decir si me gusta o no.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Tom Holland
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.536
Lealtad : Estudiante
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 135
Puntos : 65
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5562-nathan-hewitt http://www.expectopatronum-rpg.com/t5569-the-hetero-in-danger-of-extinction-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Nathan HewittGryffindor

Novella A. Hilmar el Jue Mayo 24, 2018 3:24 pm

Fenwyck seguía de morros sobre el hombro de la muchacha, si es que aquel término podía aplicarse a la pequeña criatura mágica con cierto complejo de loro, o de vigía de barco pirata, según sómo se mirase. Novella no estaba demasiado preocupada por esto, pues sabía que tarde o temprano su joven hermano Bowtruckle encontraría otra manera de volverla loca... más loca de lo que ya estaba, es decir. Cualquier cosa le serviría para captar de nuevo su atención, cómo sucedió cuando una mosca empezó a revolotear alrededor de la cabeza de Novella. A Fenwyck casi se le salen los ojillos de las cuencas, y se quedó boquiabierto al contemplar tan tremendo manjar.
Con gran habilidad, el Bowtruckle atrapó la mosca al vuelo cuando le pasó lo suficientemente cerca, y se la llevó a la boca sin contemplaciones. Se la comió, satisfecho y feliz, y entonces echó un vistazo en dirección al estudiante de Gryffindor, al cual le dedicó una mirada de ojos entrecerrados. Lentamente, alzó su ramita superior derecha y se la puso delante de la boca en un gesto muy similar al de una persona que pedía silencio, que le guardasen el secreto.
A Novella no le haría gracia saber que Fenwyck disfrutaba devorando insectos...
La muchacha no se percató de nada de esto, pues estaba demasiado ocupada hablando sobre los maravillosos inventos de su familia, en especial del cucháfono inventado por su padre, un genio incomprendido de quién nadie había escuchado hablar... bueno, jamás, pues en el Ministerio no hacían más que denegarle las patentes de sus inventos por considerarlas "innecesarias". ¡¿Qué clase de palabra era esa, innecesaria?! ¡Indignación! ¡En aquel mundo no existía nada innecesario, solo cosas a las que no se sabía dar uso! ¡Ya os daré yo "el cucháfono es demasiado parecido al metalófono muggle", empleaduchos del Ministerio!

—¡Será todo un placer! ¡Tú serás mi crítico!—Novella solo esperaba que Nathan no huyese de la misma forma que habían huido los pocos que la habían escuchado tocar aquel instrumento.—Sí... bueno, mi padre me dice que no me preocupe.—Respondió una Novella a un paso de ponerse triste por la pérdida de su abuelo.—Mi padre dice que el abuelo no está muerto, que era un gran inventor y que seguro que consiguió aterrizar su cohete en algún sitio. ¡Algún día seguro que vuelve y nos cuenta maravillosas historias del espacio exterior!—Exclamó entusiasmada, abriendo los brazos cómo para abarcar lo vasto del universo que, seguramente, su abuelo estaba recorriendo en aquellos momentos; poco podía saber ella, siquiera imaginarse, que aquella historia quizás no fuese cómo su padre se la había contado, que no era más que un cuento para evitarle tristezas a una niña pequeña.

Pero sin duda, Novella Hilmar no necesitaba montarse en un cohete y recorrer el espacio para encontrarse con peligros inminentes. Peligros había en todas partes, y aunque cueste creerlo, también los había allí, dónde sus pies pisaban tierra firme... o azulejos del suelo, más concretamente. ¿Y qué peligros eran esos? Las duras y odiosas columnas que tenían la mala costumbre de meterse en su camino. Siempre atacando por la espalda, cómo cobardes...
Por suerte, aquello se solucionó con una breve discusión con la columna, discusión en la que no participaron ni Nathan ni la columna. Todos los improperios fueron dichos por Fenwyck, y todas las palabras en idioma humano fueron pronunciadas por Novella. Y ni siquiera se dignó a disculparse, la muy pétrea. Otro día chocaré yo contigo, ya verás...

—Me dejas más tranquila, la verdad. Puedo ser amiga de un pájaro que coma carne y pescado. ¡Puedo hasta ser amiga de un pájaro vegano! Pero lo que no puedo tolerar es un pájaro insectívoro.—El muchacho siguió contándole sus inquietudes y deseos para el futuro, y una Novella que seguía caminando marcha atrás le escuchó atentamente. No pudo evitar hacer una pedorreta cuando escuchó mencionar la palabra "oficina".—¡Las oficinas son un asco! Mi madre tiene una, y te juro que cada vez que entro en ella, me agobio a los cinco minutos. Todas esas paredes... parece que se cierren entorno a una, cómo si se hiciesen más pequeñas. Y el tiempo parece que empieza a pasar más lento allí dentro. Sin duda, cómo dices, lo mejor es trabajar fuera, al aire libre, llenándote los pulmones de aire pu...—De nuevo entusiasmada, de nuevo sin mirar por dónde iba, Novella acabó chocando contra otra columna antipática que se había colocado en medio de su camino.—¡Ay! ¡¿Pero qué les pasa hoy a estas columnas?! ¿Qué hacen todas en medio de mi camino?—Novella suspiró con resignación, dedicando una mirada llena de significado a Nathan.—Nathan, creo que esto es una señal del universo: me está diciendo que mire por dónde voy. ¿Tú qué crees?

No esperó respuesta, y se situó al lado de su futuro amigo, o quizás presente amigo, respetando una simple lógica: en la nuca no tenía ojos, mientras que en la cara sí, y siendo cómo eran los ojos los responsables de recoger información visual y enciarla al cerebro, evidentemente lo mejor era caminar mirando hacia delante. Pero por suerte, podía caminar y hablar al mismo tiempo.

—¿Y qué otras cosas de Hogwarts te gustan? ¿Juegas al Quidditch?—Novella no recordaba haber ido jamás a un partido de Quidditch, claro que podía estar equivocada.—¿Qué dices, Fewnwyck?—Preguntó la muchacha volviendo la mirada en dirección a su hombro, asintiendo entonces con la cabeza.—Sí, el Quidditch es eso de las escobas y la pelota de oro con alas. Sí, eso mismo. Y no, antes de que lo preguntes: no puedes jugar al Quidditch. No tienes tamaño suficiente para montarte en una escoba, y la sola idea de verte intentando atrapar una Snitch dorada es risible.—Y, cómo no podía ser de otra manera, el Bowtruckle se indignó sobremanera. ¡RISIBLE! ¡Qué palabra tan ofensiva para el pequeño ser de extremidades de madera!
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Ella Purnell
Edad del pj : 15
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 000
Lealtad : ¿Qué es eso?
Patronus : Quizás algún día
RP Adicional : 000
Mensajes : 91
Puntos : 51
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5744-novella-adeliza-hilmar-id#84379 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Nathan Hewitt el Lun Jun 25, 2018 12:23 am

Ser el crítico musical de Novella provoca una sensación de orgullo, esa sensación comúnmente asociada a lo infantil cuando eres el primero en ver algo, o hacer algo por delante de los demás, aunque sea una tontería como escuchar a una agradable, simpática y divertida chica tocar un instrumento que nunca antes habías oído mencionar. Que puedo decir, en el fondo sigo siendo un crío, como si tener diecisiete años no fuese suficiente para que los adultos ya te consideraran como tal. No por ello me agobio, no tengo ninguna prisa en crecer, madurar y convertirme en alguien aburrido que trabaja y se amarga para que una sociedad llena de obligaciones y problemas siga adelante, aunque siempre he pensado que el problema no es crecer en si, si no olvidar. La espontaneidad se pierde con la adquisición de rutinas y planificaciones, las obligaciones te atan y no tienes tiempo para ti, de hacer lo que desees y sobretodo de ver la realidad en el mundo. Pero lo que más odio de crecer es perder la percepción del mundo, de las cosas bonitas y maravillosas que lo rodean y que nos perdemos. Y oye, si Novella toca bien o mal el susodicho instrumento es lo de menos, las cosas se aprenden... pero si ella adora tocarlo, si lo hace porque le sale de dentro y porque siente lo que sale de ahí, para mi ya es una gran artista. Todo aquel que hace las cosas porque le sale de dentro es mejor artista que el que lo hace solo por tener méritos, ser reconocido, etc.

La verdad es que me encuentro en una encrucijada, sin saber que pensar. No soy experto en viajes espaciales o del universo, pero tantos años fuera es algo sospechoso. Sin embargo no soy quien para romper la ilusión o la verdad de una persona a la que acabo de conocer, y menos cuando transmite tanta alegría al hablar con la gente. Me limito a sonreír y a asentir con la cabeza. Si sus padres le ocultaban algo, ya sea para evitar que Novella sufra por una cruda realidad, no es asunto mío... ya desearía yo creer que mi padre está recorriendo el mundo en busca de cosas maravillosas que traerme y no vivir día tras día con la cruda realidad de lo que ocurrió. Sí, sería una verdad muy disfrazada, una mentira, pero dolería menos que saber que murió asesinado por los mismos que ahora dirigen el colegio. A la larga habría asumido que encontró un lugar muy hermoso donde quedarse y que la carta donde me mandaba las indicaciones para llegar se había perdido, pero estaría bien, porque sabría que él también estaría bien y feliz allí donde fuere.

¡Claro! Los que comen pescado y carne suelen ser los grande y fuertes, pero hay otros muchos pequeñitos que no se alimentan de insectos, pero si de frutos y semillas y esas cosas —Me encantan los pájaros ¿cuantas veces lo he dicho ya? No importa, lo repetiré hasta el día de mi muerte. Me hubiese gustado preguntar de que trabajaba su madre, pero Novella de nuevo chocó con una columna y yo, aunque no pude aguantar una pequeña risa por el nuevo choque y la reacción y posterior conclusión de la contraria, me sentí un muy mal amigo por no avisarla de que se iba a chocar. Dios, como deseo poder el ver el mundo de la misma manera que ella hace, me evitaría muchos dolores de cabeza y dejaría de estar arrastrando la pesada aura de tristeza y depresión que llevo cargando desde hace tanto tiempo, acaba siendo muy cansado.— Yo creo que sí, que te dice que mires hacia delante que todavía no tienes unos supersentidos que te avisen de que vas a chocar.

Como si nada, con la misma tranquilidad y alegría, sigo caminando ésta vez con mi acompañante y nueva amiga a mi lado hasta salir de lo que vendría a ser los pasillos y llegando al patio de la torre del reloj. A causa del tiempo no está muy colorido, pero es un sitio agradable en el que estar igualmente, por lo que me apoyo en una de las gárgolas de la fuente para proceder a responder su pregunta.

Eh, sí, desde hace poco que me animé a entrar en el equipo, sí —Como que todavía no le he pillado el tranquillo a eso de ser buscador y mucho me temo que medio Gryffindor me odie por ser tan mal buscador, o al menos parte del odio se lo lleve el capitán por meterme a mi de titular cuando soy un novato de pacotilla.— Soy buscador, o un intento porque soy muy malo. —Confieso para luego intentar entender a Fewnwyck, claro que la respuesta de Novella me vuelve a dar una idea aproximada de lo que está ocurriendo, de lo que pregunta y la posterior indignación del tronquito ante la verdad que Ella había dicho provocan que me vuelva a reír mucho.— Deberían hacer un Quidditch para bowtuckles aunque las pelotas tendrían que ser muy pequeñas y les sería difícil cogerlas.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Tom Holland
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.536
Lealtad : Estudiante
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 135
Puntos : 65
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5562-nathan-hewitt http://www.expectopatronum-rpg.com/t5569-the-hetero-in-danger-of-extinction-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Nathan HewittGryffindor

Novella A. Hilmar el Vie Jun 29, 2018 6:19 pm

Enfrascada en una apasionante conversación acerca de los pájaros con su nuevo amigo Nathan, Novella bajó la guardia una vez más y caminó varios metros sin mirar por dónde iba, marcha atrás. A la peculiar muchacha le gustaba mirar a sus interlocutores a los ojos mientras hablaba, a veces quizás con demasiada intensidad, y es por ese motivo que solía hacer aquellas cosas. Sin embargo, Novella Adeliza Hilmar es la única estudiante de la casa Ravenclaw que tropieza dos veces con la misma piedra... o mejor dicho, columna... o mejor dicho, que tropieza una vez con cada una de las dos columnas que aparecen en su camino.
Así sucedió, y así os lo cuento: Novella tuvo otro pequeño encontronazo con una columna, y por supuesto, la peor parada fue ella. La columna podría aguantar perfectamente siete u ocho asaltos más... o incluso más; la cabeza de Novella... probablemente no.
La muchacha no creía en las señales divinas—para creer en algo así, primeramente alguien tendría que haberle hablado de ellas, cosa que había ocurrido nunca—pero cuando dos veces te ocurre algo, y ese algo no es bueno, lo mejor que se puede hacer es dejar de hacer ese algo. Quizás las columnas estaban mandándole una clara advertencia: si no dejas de caminar ignorándonos, seguiremos plantándonos en tu camino.

—Vamos a hacerle caso, entonces...—Concluyó Novella, y desde ese momento comenzó a caminar mirando al frente. El resultado fue maravilloso e incuestionable: las columnas no volvieron a cruzarse en su camino, y no tuvo que lamentar la pérdida de más neuronas fruto de aquellos horribles golpes.

Novella no recordaba haber asistido nunca a un partido de Quidditch en toda su vida, aunque por algún motivo sabía algunas cosas sobre el deporte en cuestión. Alguna vez había visto una de esas endiabladas snitch doradas, mayormente atravesando la cristalera de alguna ventana y revoloteando por el castillo cómo si tuviese vida propia, o a algún alumno sobrevolando el colegio montado en una de esas escobas que tan peligroso aspecto tenían. ¿Cómo alguien se atrevía a volar en eso?
Más allá de eso, no sabía nada del Quidditch. Aunque, al parecer, ahora conocía a alguien que jugaba al Quidditch. Fenwyck en seguida se emocionó, pegando saltitos sobre su hombro.

—¡Eso suena apasionante, Nathan!—Exclamó entusiasmada Novella, para entonces añadir:—Solo me falta saber una cosa: ¿Qué es un buscador? ¿Es el que le pega a la pelota con el bate ese? ¿El que la agarra? ¿Y por qué la gente juega a eso montados en escobas? Tiene pinta de ser peligroso.—Lo poco que sabía del Quidditch se le hacía... bueno, seamos sinceros, se le hacía muy rebuscado. ¿Por qué escobas? ¿Para aumentar el riesgo de caerse y partirse la crisma? Porque crisma solo hay una y...—Fenwyck, por favor: no puedes ofenderte por eso.—Por supuesto, el bowtruckle sobre su hombro se había ofendido por lo de las pelotas pequeñas... y no queráis preguntarle a Novella qué clase de gestos obscenos y palabras obscenas utilizó para responder a eso. No en vano, Fenwyck era macho... si es que los bowtruckles tenían género.—Con esas ramitas que tienes por manos, no podrías agarrar una sola pelota, ni si quiera la más pequeña, esa que tiene alas. ¿Y te imaginas agarrado a eso? Saldrías volando en menos que canta un gallo.

Por supuesto, el uso de la lógica no sirvió para nada: Fenwyck se ofendió, se cruzó de ramitas superiores, y soltó un bufido de desagrado. ¡Qué injusta es la vida cuando mides veinte centímetros y no eres más que un pequeño palo!
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Ella Purnell
Edad del pj : 15
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 000
Lealtad : ¿Qué es eso?
Patronus : Quizás algún día
RP Adicional : 000
Mensajes : 91
Puntos : 51
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5744-novella-adeliza-hilmar-id#84379 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.