Situación Actual
14º-20º
18 mayo -> luna nueva
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Gwendoline Edevane pj destacado
JOAHNNE & EDWARD Pjs destacados
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

What about us, Forman? —Matt.

Sam J. Lehmann el Vie Abr 06, 2018 3:52 am

What about us, Forman? —Matt.  HYA6ru5
Boca de metro de Fitzrovia, 22:30 horas — Miércoles, 18 de abril del 2018 — Ropa

Abel Crawford - PNJ:
What about us, Forman? —Matt.  T2ZJkxd

Diario de Bitácoras de Abel Crawford. Día 1:
He dado con Samantha Lehmann de manera totalmente fortuita gracias a que mi mentor me ha hecho estudiarme los rostro de todos los fugitivos que cuestan más de veinte mil galeones. ¿Qué se de ella? Que es rubia, lleva mucho tiempo oculta por la ley y que vale veinticinco mil galeones. Llevo meses intentando conseguir la marca tenebrosa y… ella será mi billete de acceso al círculo de confianza de Lord Voldemort. Me colocará en un renombrado puesto en el Ministerio, me valorará como mortífago y tendré veinticinco mil galeones para hacer lo que me dé la gana con mi vida, teniendo una vida plena y llena de facilidades. Mis padres estarán orgullosos de mí, viviendo como un auténtico hombre sin tener que recurrir a la herencia familiar.

Diario de Bitácoras de Abel Crawford. Día 2:
He vuelto al lugar en donde me encontré a Samantha Lehmann, el cual se trata de la entrada al metro de Fitzrovia, la que se encuentra prácticamente en el centro de la plaza central. Hoy, la he vuelto a ver. La he perseguido al interior, pero no usa el metro. Entra en el baño de las chicas y, desde ahí, seguro que se aparece hasta algún otro lugar que desconozco. Si su rutina se repite, algo muy probable, mañana será el día en el que me adelantaré a sus pasos y la capturaré.

Era el tercer día y Abel se había pasado prácticamente dos horas, congelándose en uno de los bancos cercanos a la boca de metro, esperando a que Samantha Lehmann hiciese aparición, pues se negaba a pensar que la rutina se perdería. No sabía en qué andaba metida la fugitiva, pero si iba todos los días al mismo sitio y a la misma hora... por algo debía de ser. Y él confiaba en su intuición. Sin embargo, estaba a punto de darse por vencido, pues no había llevado guantes y tenía los dedos de las manos congelados de haberse pasado allí tanto tiempo, pese a que incluso se compró un café bien caliente para aguantar despierto y calentarse un poco las manos.

Sin embargo, a punto de darse por vencido mientras jugaba de manera totalmente insatisfactoria al PlayerUnknown's Battleground para móviles, es decir, un juego de matar personas que había para móviles, vio como una chica de pelo corto y castaño que fingía no ser Lehmann—pero era Lehmann—hacía acto de aparición tras cruzar una esquina, en dirección a la boca de metro en donde poder desaparecerse de forma segura. Salió del juego y fingió que hablaba por el móvil mientras se levantaba, aparentando estar despistado para no llamar la atención, aunque no paraba de mirar a la chica de manera un poco descarada. ¿Lo malo? Que Samantha ahora mismo estaba totalmente perdida en una conversación de WhatsApp con la que se estaba riendo lo más, por lo que no estaba prestando atención a lo que pudiera ocurrir en una calle aburrida un miércoles a las diez y media de la noche en donde prácticamente no había nadie.

Comenzó a seguirla por la acera de enfrente, chocándose sin querer con un hombre trajeado al que ni le prestó atención y por lo cual solo murmuró un 'lo siento' sin muchos ánimos. ¿Su plan? Bajar tras ella las escaleras de la boca del metro y, cuando entrase al baño de chicas, crear un hechizo anti-aparición que la mantuviese allí encerrada. Luego, podría entrar y hacerse con ella.


***

Si Sam hoy había salido dos horas más tarde de lo habitual de su trabajo en el Juglar Irlandés—una cafetería-librería ubicada en uno de los callejones peatonales de Fitzrovia—, no era por otra cosa de celebrar el cumpleaños de Adrian Tavalas, su compañero. Era un chico griego que hacía dos meses que se había mudado a Londres él solo en busca de un futuro, por lo que estaba prácticamente solo y no tenía con quién celebrar el cumpleaños. Y claro, para eso están los compañeros del trabajo: para cantarte cumpleaños feliz y pasar un agradable rato en compañía sin tener que servir café o recoger mesas.

Cuando salió del trabajo en compañía del resto, se desvió por su usual camino, para esconderse en el baño del metro y desaparecerse de camino a casa de Caroline. Había sido un día largo y quería llegar, pegarse una ducha y quedarse dormida en el sofá mientras veía alguna película mala del domingo que se hubiera grabado. De esas de amor chungo en donde el nudo y el desenlace de la película estaba claro desde el minuto cinco de la película y cuyos diálogos son horribles. Esas. Le encantaban.

Por el camino revisó el móvil, viendo que tenía unos WhatsApp de Gwen. Y claro, entre los motes que tenían entre ellas, los iconos de animales que utilizaba Sam sin ningún tipo de pretexto y que le estaba diciendo cosas muy graciosas, Sam iba por en medio de la calle como una idiota sonriente que, cuando menos se lo esperaba, iba a terminar por perder una neurona por chocarse sin querer con una farola. Y eso en el mejor de los casos, porque lo que más le asustaba era caerse de boca por un bordillo que no viese del todo bien. Decían que el móvil era el problema, pero no, el problema era la persona al otro lado del móvil y la capacidad que tenía para tener toda la atención de Sam.

Continuó caminando, dando unos traspiés cada vez que bajaba y subía los escalones de las aceras, hasta que llegó a la boca del metro y comenzó a bajar hasta el subterráneo...
Sam J. Lehmann
Imagen Personalizada : Es un lindo cerditooooooo
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 24.896
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 1113
Puntos : 874
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778

Matt Forman el Lun Abr 09, 2018 1:16 am

¿Es el miércoles un mal día para salir a tomar unas copas? Por supuesto que no. Y más estando tan contento como yo lo estaba. El motivo es simple, me encanta que las cosas salgan bien. Sobre todo en el trabajo. Había conseguido cerrar un misterio abierto desde hacía un par de años. Después de eso invité a los Inefables implicados a cenar y tomar una copa. En realidad hubiesen podido ser muchas más, pero mis empleados se mostraron responsables y quisieron irse pronto puesto que mañana es día laborable. No pude hacer más que irme también. Hacía un frío notable en la calle. Por suerte llevaba un sobretodo muy calentito. Caminaba tranquilo por las calles de Londres, casi sonriendo.

Me fijaba en la gente. Todos iban encogidos de hombros, con sombreros y bufandas. Como si  la primavera no hubiese llegado todavía a Londres. Entonces me crucé con una mujer, morena, a la que creí reconocer. Iba atenta a su aparato móvil muggle, sonriendo. Juraría que era Sam. ¿Podría ser Sam? Me fijé en ella más que nada porque era una mujer. Sus zapatos marcaban los pasos al caminar y su figura era esbelta. Si no fuese por el color de pelo, juraría que era ella. Continué mi camino aún pensativo. Me distraje mirando hacia atrás, y me choqué contra un chico. Me disculpé y de nuevo me pareció reconocer a esa persona. ¿Qué pasa hoy? Se trataba de un compañero de Lluna. Un chico bastante amable que estaba estudiando para Inefable. Siempre me trata con respeto y hemos hablado algunas veces sobre su futuro. Es un chico bastante brillante. Como Lluna, también aspira a convertirse en mortífago algún día. Ni siquiera me vio. Iba atento a algo, o a alguien. Espera. Di media vuelta y caminé detrás de él.

La posible Sam entró en el metro, y el chico también. Daba la impresión de que la estaba siguiendo, no le perdía ojo. Quizás por eso no se fijó en qué yo les seguía a ambos. La calle no estaba muy transitada a esas horas, y el metro tampoco. Caminé a unos metros del chico, bajando unas escaleras. Puedo contar con los dedos de una mano las veces que he entrado en eso de metro, casi siempre por asuntos de trabajo y jamás para viajar en eso. Me parece sumamente inseguro, mejor usar la aparición. Crawford disimulaba fatal, y yo no disimulaba nada. Pero la posible Sam iba totalmente distraída con su teléfono, y el chico iba atento a ella. Podía hacerme una idea de lo que estaba pasando, si es que esa era en efecto la fugitiva Sam. Su cabeza debe tener un valor de veinte mil galeones, un premio goloso para un adolescente. Todavía más si se trata de atrapar a una fugitiva siendo él un aspirante. Eso podría regalarle la marca que tanto desea. De momento me dediqué a observar en la distancia, dispuesto incluso a entrar en el metro ese para ver como era el desenlace de la persecución. Espero que no la ataque delante de los pocos muggles que pueda haber en el metro, sería una temeridad.


Última edición por Matt Forman el Mar Abr 10, 2018 1:30 am, editado 1 vez
Matt Forman
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 22.800
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 628
Puntos : 248
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanJefe Departamento

Sam J. Lehmann el Lun Abr 09, 2018 4:21 am

Bajó las escaleras tranquilamente, notando como el sonido de sus botas cada vez hacía mayor eco en el vacío subterráneo del metro, ya que apenas había ruido más que el sonido de los coches que estaban en la parte superior. Apenas miró a ningún lado, pues en ningún momento sospesó la idea de no estar a salvo. Para ella, era un día cualquiera y, ahora mismo, había tenido un día tan tranquilo que en aquel momento ni tenía consciencia de que era una fugitiva más en este mundo en donde se paga un precio por una cabeza. Así que claro... continuó caminando en línea recta, en dirección al baño, ya que se veían dos carteles que mostraban los baños tanto femeninos como masculinos al final del pasillo. Todo eso sin despegar la mirada del móvil, hablando, revisando notificaciones y todas esas cosas que hacen que una persona se aleje del mundo real y entre a uno totalmente virtual.

En cierta ocasión vio como dos personas pasaban a su lado y, por el olor que desprendían, asumió que eran dos chicas, pues ni se molestó en mirarlas. Curioso, que esas dos chicas a las que ni se dignó a mirar, hubiesen sido el motivo de que en ese mismo motivo no reviese un 'desmaius' por la espalda.

***

¡Era suya! Lo tenía todo calculado. Estaba tan concentrado ahora mismo que sabía perfectamente que no había posibilidad de que su plan fallase. Es decir, las probabilidades eran bajísimas: Samantha Lehmann estaba totalmente despistada, ni siquiera se había dado cuenta de que una persona le estaba siguiendo. Lo cual era todavía más gracioso, pues el propio Abel Crawford, sarcástico por la distracción de su supuesta presa, no se había ni dado cuenta de que él también era punto clave en la visión de un cazador mucho más experimentado.

Bajó unos metros por detrás, después de Samantha, los escalones del metro. Al contrario que ella, él apenas hizo ruido, por lo que pasó absolutamente desapercibido. Sintiendo que la adrenalina y la motivación se apoderaban de él, nada más pisar el último escalón dejó que su varita resbalase por la manga de su chaqueta, quedándose justo sujeta por su mano izquierda—pues era zurdo—y alzándola contra la espalda de Samantha en prácticamente una línea recta; cero porcentaje de error.

Sin embargo, se asustó al ver como dos personas cogían una esquina y pasaban muy pegadas a la chica. Él rápidamente escondió su varita, intentando pasar desapercibido y siguiendo su camino. Se arrepintió. Debería de haber atacado a Lehmann e irse con ella rápidamente de ahí sin que le importase lo que esas dos muggles pudiesen llegar a ver. Así que, enfadado, pasó por un lado de las chicas, dándole un golpe a una de ellas con soberbia con su hombro.

Desde que vio que Lehmann entraba en el baño de las chicas, él lanzó un 'terreo aparecium', un hechizo que en un radio de unos viente metros a la redonda, no podría nadie desaparecerse. No dudó ni un momento y continuó su camino hacia allí. Pensaba entrar y llevársela con él al Ministerio de Magia. Ahí le dirían su destino y él se haría de oro.


***

Empujó la puerta del baño de chicas, entrando al interior con normalidad. Una vez la puerta se cerró detrás de ella, hizo lo de siempre: ojear todos los retretes. Al darse cuenta de que estaba todo vacío, desapareció hacia su...

Espera, no, ¿por qué narices seguía así?

Cogió entonces la varita del interior de su bolso para volver a desaparecerse y... nada. Reconocía esa sensación, cómo para no reconocerla, cuando es el truco experto de cada uno de los mortífagos y cazarrecompensas que están ahí fuera; método perfecto para evitar que cualquiera pueda escapar de ti en una abrir y cerrar de ojos. Había tenido muchas ocasiones en su vida en donde tener que huir corriendo solo porque no puede escapar de ninguna otra manera por culpa de ese maldita barrera protectora... No le hizo falta escuchar nada, su simple intuición—y experiencia—hicieron que se metiese corriendo en uno de los retretes, cerrando la puerta tras de sí con cuidado. Respiró profundamente.

Entonces escuchó la puerta del baño y como unos pasos entraban, lentamente. No era mujer con unas ganas horribles de orinar, definitivamente. Eran pasos calculadores; minuciosos. Ella subió sus pies silenciosamente al retrete, asustada. Tenía la varita en la mano derecha, mientras que en la izquierda mantenía su móvil, aunque también estaba apoyada contra una de las paredes, manteniendo el equilibrio sobre la tapa del váter.

***

Caminó lentamente por delante de todos los retretes, viendo que las tres últimas tenían la puerta cerrada. No sabía en cual estaba, pero antes de llegar a la primera que estaba cerrada, se escuchó algo. 'Brrrr, brrrr, brrrr'. Sí, señores, el vibrador del móvil, pues acababa de recibir un mensaje de WhatsApp y, al tener la mano pegada a la pared del habitáculo, prácticamente resonó más todavía de lo normal.

¡Eso te pasa por ser tan muggle, Lehmann! —dijo el chico, con una sonrisa en el rostro, haciendo un movimiento con la varita que hizo abrir la puerta de ese retrete por completo. ¿Lo siguiente que se vio? Como un hechizo salía del interior, impactando contra él, haciéndole chocar contra los lavabos. Sam salió corriendo de allí, pero por el camino recibió un 'expelliarmus' que en vez de darle en la mano derecha y desarmar su varita, le dio en la izquierda, haciendo que el móvil de Sam saliese despedido por el aire hasta caer al suelo. El chico, pensando que acertó en la varita, no atacó más, sino que la apuntó para amenazarla. ¿Ella? Aprovechándose de eso, Sam se dio la vuelta para apuntar al tipo, mientras éste, sorprendido, mantenía la defensa, mirando de reojo el móvil en el suelo que se la había jugado. —¿Y ahora qué, Lehmann? ¿El más rápido se lleva el premio gordo? —Le retó. —¿A la de tres?
Sam J. Lehmann
Imagen Personalizada : Es un lindo cerditooooooo
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 24.896
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 1113
Puntos : 874
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778

Matt Forman el Miér Abr 11, 2018 12:14 am

El metro no estaba muy transitado a esas horas, pero había muggles suficientes para que Abel no hechizase a Sam allí mismo. La idea era clara, ella se dirigía a los baños y luego aparecía en un lugar seguro. La cuestión es, ¿para qué arriesgarse a ser atrapada? ¿Tan mal anda de dinero? Siempre pensé que el gran Dumbledore tendría recursos para todos los sangre sucias y poder mantenerse a salvo. Yo no conocía la rutina de Sam tan bien como el aspirante a mortífago. Tengo mis maneras de conseguir información, todo el mundo tiene un precio, y más una secretaria con gustos caros. El sobresueldo por los trabajitos extra que le pido le ayuda en su economía, y en su fondo de armario. No tengo a todo el mundo vigilado, solamente a tres o cuatro personas que me interesan. Por ejemplo, hemos perdido la pista a Luke. Es de suponer que salió del país. También he descubierto que Lluna pasa grandes cantidades de tiempo en la mansión Dankworth. ¿El motivo? O bien está muy interesada en su amistad con Zack, o bien está realizando misiones con él. No lo tengo todo seguro al cien por cien, pero sé cosas. Pero me había sido imposible saber donde andaba Sam, y más con ese cambio de pelo.

Me quedé a distancia prudencial viendo como Sam entraba en los baños de mujeres y Abel le seguía. Entonces me apresuré para meterme también en los baños. A la izquierda el de hombres, a la derecha el de mujeres, al centro el compartimento de limpieza. No dudé en abrir la puerta y colarme dentro. Con suerte ninguno de los dos me verían, como no me habían visto hasta el momento. Desde mi posición podía escucharles perfectamente, y podía ver algo desde el enorme espejo que había sobre la fila de lavabos. Ella estaba metida en uno de los compartimentos, y Abel sabía en cual. Sam no podía aparecerse. Pero podía pelear. No iba a interrumpir a menos que la situación se volviese peligrosa. Él hizo que la puerta se abriese y en ese momento ella lanzó un hechizo que lanzó a Abel contra los lavabos. Me retiré un poco, no fuesen a verme. Sam intentó escapar, pero él la desarmó, o eso creí. Pero no. Me acerqué de nuevo y pude ver como estaban ambos cara a cara, dispuestos a duelarse. Me fijé entonces en el cuarto de limpieza, y robé un cartel de “No funciona, disculpen las molestias”. El chico estaba dispuesto a contar hasta tres. ¿De verdad un aspirante a mortífago sigue respetando las reglas de un duelo justo? Si llevase sombrero, me lo quitaría.

No pude esperar más, y lancé un hechizo desmaius en dirección al chico. Solamente dejé entrar mi brazo en el baño de señoras. No podía arriesgarme a que me viese la cara. Abel y yo nos conocemos, bastante bien. Es amigo de Lluna, quiere ser Inefable... Pero lo tuve que dejar desmayado. Entré apresuradamente en el baño de mujeres, colgué el cartel que había robado y cerré la puerta mágicamente. El baño estaba fuera de servicio y en él habían tres personas. Una de ellas desmayada.

- ¡Vaya, vaya! ¿Estabas en apuros, Sam? - la apunté con la varita, como acto reflejo. Estoy seguro de que ella no esperaba verme en ese lugar. - Me alegro de verte tan bien. ¿Cuanto pagan ahora por ti? ¿Veinte? ¿Veinticinco? - pregunté como si estuviese realmente interesado. - ¿Cómo puedes ser tan insensata?

Por el momento no estaba interesado en atacarla, ni mucho menos en los galeones que ofrecían por su recompensa. En cambio, mantenía mi varita levantada por si debía defenderme. A estas alturas, la amistad entre Sam y yo no es lo que solía ser. Puede reaccionar mal al verse acorralada, no la culpo, no se lo estoy poniendo fácil. Me gustaría darle una lección, y enseñarle lo mal que lo ha estado haciendo todo pese a su condición de fugitiva.  
Matt Forman
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 22.800
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 628
Puntos : 248
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanJefe Departamento

Sam J. Lehmann el Jue Abr 12, 2018 2:02 am

Claro que no iba a hacer un duelo justo. Iba a empezar a contar, pero no iba a llegar al número tres para ver quién era más rápido en conjurar un hechizo, como en el antiguo Oeste. No era tan idiota. Pero su mentor le había enseñado unos trucos, basados en la verborrea, hacerle creer al otro que tenía oportunidad y aprovechar ese momento de confusión, adelantándose a los movimientos del otro. Obviamente a Abel todavía le quedaba un buen trecho por delante como para poder ser tan manipulador. Y no lo iba a conseguir precisamente con una legeremante. Sin embargo, antes de que pudiese incluso empezar a contar, un brazo entró por la puerta de la entrada, apuntándole.

Vio como el hechizo llegaba hasta él, pero en lo que giraba la varita para crear una defensa, el desmaius impactó en su pecho, cayendo de rodillas y luego de bruces contra el suelo, totalmente inconsciente.


***

Ni escuchó la puerta del baño, simplemente vio delante de ella como un hechizo impactaba contra su enemigo, para entonces girarse rápidamente, asustada, y ver como Matt Forman entraba en escena, con la varita en alto, apuntando a su... ¿amiga? Bueno, ya no creo que ese término defina demasiado bien su relación. Así que, desconfiada, mantuvo la varita en alto. Ella no le iba a hacer nada, a menos que él le hiciera algo. Después de como Forman le dio la espalda en su momento, podía esperarse cualquier cosa de él. En este año, a saber en qué mundos se habría metido con tal de asegurarse una buena posición...

Pero... ¿de verdad le haría algo? Sam escuchó sus palabras, sin saber si esa alegría por 'verla bien' era real o simple ironía. Ahora mismo estaba confundida. Primero por ese tipo que había intentado atraparla y había caído tan rápido, y segundo por la repentina aparición de Forman. Escuchó lo del dinero por su 'cabeza', bufando. —No sé, ¿estás calculando a ver si te puedes ir de viaje con todo pagado en tus próximas vacaciones con el dinero de mi captura? —preguntó, sarcástica. —¿Insensata?

Le hervió la sangre. Bueno, a ver, hay que decir que ver a Matt Forman no le suponía ninguna alegría, mucho menos cuando le mantenía la varita en alto directa contra su cabeza. Eso denotaba claramente que entre ambos ahora mismo había muchísima desconfianza. Y el simple hecho de que alguien como él le llamase insensata, le molestaba muchísimo. ¡Insensata, pero será idiota! ¿Qué sabría él lo que de verdad era una insensatez en su situación? ¿O qué sabría él, de la cantidad de tiempo que se había tenido que quedar oculta y encerrada en un lugar por miedo a salir o porque una persona te obligaba? ¿Y salir a la calle ahora, a respirar e intentar tener una vida, era de insensatos? ¡Venga ya! Como el señorito lo tiene todo y vive una cómoda vida en la cúspide a la sociedad... No podía ni siquiera pensar, ni hacerse una idea, de todo lo que había hecho Sam para intentar tener una vida mediocre. Porque a su vida no se le podía llamar ni normal.

Continuó con la varita en alto, gesticulando con su mano libre. —No me llames insensata, Forman. ¿Sabes por lo que he tenido que pasar desde que decidiste echar nuestra amistad por la borda? —Vale, quizás si tenía un poco de rencor guardado en su interior, ¿pero cómo no? No se esperaba que, repentinamente, cuando todo cambió, Matt fuese a reaccionar de esa manera. —Pues claro que no lo sabes, así que no vengas a decirme qué es lo que es sensato o no en mi vida. Cuando hayas pasado por lo mismo que yo, hablaremos. —Hizo una pausa, con el ceño fruncido. —Para insensato tú, que vienes, atacas a uno de los tuyos y... ¿ahora qué? ¿Me vas a intentar atrapar tú para dejar claro que te importé siempre una mierda? —Le soltó.

Y es que ahora mismo sí, un poco de alivio se sentía al tener delante a Matt Forman y no a un niñato que parecía haber descubierto su rutina—cosa de la que se encargaría antes de irse de ahí—, pero lo que más sentía era ese rencor molesto hacia Forman. Estaba dolida, ¿vale? Y eso se había convertido en rencor. Matt fue muy importante para ella en su momento, uno de esos eslabones de los que no se podía deshacer durante lo de Crowley y que, pese a quedarse a su lado y estar pasando por malos momentos, le ayudó a no deprimirse y caer e la absoluta mierda, sólo con quedar con ella desinteresadamente. Al contrario que sus amigas, Matt no estaba en verdadero peligro por Sebastian porque, seamos sinceros, Bee y Gwen se llevaban de lejos la palma a hermanas en la vida de Sam y nada le importaba más que sus vidas. ¿Pero al final... todo para qué? ¿Para que luego le diese una patada en el trasero? De verdad... qué necia había sido. Ser legeremante para llevarte tales decepciones de quién se supone que conoces bien...
Sam J. Lehmann
Imagen Personalizada : Es un lindo cerditooooooo
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 24.896
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 1113
Puntos : 874
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778

Matt Forman el Miér Abr 18, 2018 8:10 pm

Si hubiese dejado que la vida siguiese su curso natural, es muy posible que Abel hubiese terminado desmayado en el suelo. Mi entrada en escena solamente aceleró el proceso. Además, había una pequeña posibilidad de que Sam saliese mal parada y no lo iba a permitir. De verdad me alegraba de verla bien. Y me cabreaba verla caminando por Londres tan campante, sabiendo que su cabeza tenía un precio muy goloso para los cazarrecompensas. O para las personas como Abel, que intentan labrarse un futuro prometedor en la secta de Voldemort. Por eso la llamé insensata. Debería estar escondida y más bien parece que venga de una fiesta, como si nada. La dejé hablar. Esperaba que me dijese de todo menos guapo. Lo merezco, supongo. En su día, ella rechazó mi ayuda y decidió huir. Yo elegí lo que siempre había querido. Un mundo dominado por los magos, con todos los muggles muertos o dominados. Pero nada de eso había llegado. En el Ministerio se hablaban de torturas, y de un Área especial donde llevaban a los pro-muggles. Como siempre, yo me mantenía bastante neutral. Nadie podía sospechar de mí pues mi familia y mi reputación me preceden. Solamente soy un ciudadano trabajador y responsable que no quiere meterse en líos. En cada momento, defiendo lo que más me importa. En este caso, había sido Sam. Reí al escuchar su comentario. No necesito esa miseria que pagan por ella para poder irme de vacaciones, ella lo debería saber de sobra. Tan solo estaba bromeando para quitar tensión al momento.

En su versión de los hechos, fui yo el que tiró nuestra amistad por la borda. Eso ya no me hizo tanta gracia. Será que no le ofrecí mi ayuda... Hubiese podido buscarle unos parientes de sangre limpia, interceder por ella en un juicio, falsificar papeles... Todo lo que hubiese estado en mi mano. Ella prefirió irse. Estaba dolida, hablaba de las cosas que había tenido que pasar. Y a pesar de todo, aquí estaba, en Londres, como si la cosa no fuese con ella. Como si su bonita cabeza no valiese su peso en oro. Intenté ser cauto. Lo primero, bajé la varita. Le dejé claro que no tenía que temer por su vida estando conmigo, y que yo no temía por la mía estando con ella.

- No tengo ni idea de por todo lo que has tenido que pasar. Pero te veo muy entera, recorriendo Londres como si nada. Y este niñato, a saber del tiempo que lleva planeando cogerte. ¿Es que no te has dado cuenta? Yo a ti no te había reconocido con ese cambio de color en el pelo, pero a él si. He visto que estaba siguiendo a alguien. Al llegar aquí he sabido que se trataba de ti, por tu voz.

Respiré hondo. El chico seguía tendido en el suelo. Levanté la varita y le moví hasta dentro de uno de los cubículos del baño. Por si a caso despertaba, le lancé otro Desmaius. Más vale prevenir. No soy un mortífago, no obedezco ciegamente las ordenes que alguien impone. Siempre he hecho lo que me ha salido del nabo, no es diferente ahora. Por eso había aturdido al chico, salvando a Sam de ser atacada. O salvando a Abel de ser atacado más bien. Solamente quería hablar con ella.

- Los galeones que ofrecen por ti me valen una mierda. No pretendo obtener la gloria de nadie atrapando a una fugitiva. Y menos a ti. No pertenezco a los mortífagos, aunque mis ideales anti-muggles no han cambiado mucho. En nuestro último encuentro intenté explicarte como pienso. Y te dije que en una situación así mi varita atacaría al menos inocente. Es lo que he hecho... ¿No? A pensar de que fuiste tu, escapando como una rata, la que tiró todo por la borda.

No había atacado a uno de los míos. Abel no es nadie. Un simple niñato que quiere ganarse el favor de Voldemort y unos galeones. Es solo un niño, como Lluna. Se apuntan a las filas del señor Tenebroso creyendo que todo será mejor con su reinado. ¿Estamos mejor? Si, no hay hijos de muggles por nuestro mundo. Pero... ¿Y los muggles? ¿Y si descartando a los magos nacidos de magos nos estamos deshaciendo de gente que realmente tiene buen potencial? Eso nadie lo tiene en cuenta. Pero yo si. Debería buscar a Voldemort, darle una paliza, y crear una nueva orden. Si, debería... Cuando mi magia sea por lo menos el doble de potente de lo que es. Si Dumbledore no puede con él, con lo viejo que es y su experiencia, no sé que pueda hacer yo.
Matt Forman
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 22.800
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 628
Puntos : 248
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanJefe Departamento

Sam J. Lehmann el Sáb Abr 21, 2018 2:02 am

Vale, estaba nerviosa. Quizás no era el mejor momento como para tener una conversación precisamente con Matt Forman, la cual estaba claro que no iba a ser sosegada. Si encima le añadimos los nervios de haber sido descubierta repentinamente, pues claro... la cosa se ponía intensa y, quieras o no, terminabas soltando cosas de las que podrías llegar a arrepentirte. O no.

Aceptó, de manera desconfiada, su tregua al bajar las varitas. Lo imitó, pero no se guardó la varita ni en broma. Apretó con fuerza su mango, pese a que ahora la punta apuntaba hacia el suelo. —Pues si no tienes ni idea de por lo que he tenido que pasar, no me juzgues lo más mínimo por actuar como lo hago —le dijo, de manera tajante. —¡Obviamente no me he dado cuenta, Matthew! Intento tener una vida normal, perdón si no entro en pánico cada vez que giro en una esquina por miedo a encontrarme a un mago de frente que quiera venderme al gobierno. —Que sí, ¿eh? Le había pasado. Y por mucho que negase lo evidente: iba totalmente distraída. Quizás, si no llega a estar tan sumergida en el maldito móvil, se hubiera dado cuenta de que un idiota estaba siguiéndola...

El móvil...

Mientras Matt se encargaba del idiota que había llegado hasta Sam, ella atrajo su móvil con su varita directamente a su mano. Tenía la pantalla rota, pese a que seguía funcionado. Genial... SUPER GENIAL, VIDA... Abrió el WhatsApp, viendo que tenía mensajes de Gwen que obviamente no le dio tiempo a leer, ya que la conversación continuó.

Vamos, vamos, Matt... es que te coronas con tus comentarios. —¿Escapando como una rata? —repitió, guardándose el móvil en el bolsillo de su chaquetón y mirándole con rencor, guardando un poco de silencio. ¡Como una rata! ¡Ha dicho la palabra 'rata'! No había nada que le molestase más que esa jerga despectiva que utilizaban todos contra los de su condición, por no hablar de que estaba harta de tener que dar explicaciones. —¿¡Cómo una rata!? ¡Matt, este gobierno me ha quitado TODA mi libertad y quiere encerrarme entre rejas! ¡Si no llego a huir como una maldita rata, ahora mismo estaría, con suerte, muerta! ¡Y en el peor de los casos en el Área-M! ¿Ahí irías blandirías tu varita también contra el menos inocente e irías a sacarme de ese infierno? ¿Eh? ¿Lo harías? —Se acercó a él, pinchándole con el dedo en el pecho mientras lo miraba a los ojos. —Lo dudo mucho. Y ni se te ocurra decirme que fui yo quién tiró nuestra amistad por la borda. O sea, es que ni se te ocurra volver a repetirlo. La idea de hacerme pasar por una sangre limpia era una locura, todo el mundo en el Ministerio me conocía. Lo que debías de haber hecho era no darme una patada en el culo, sino permanecer ahí para mí. No siempre. Ni siquiera teníamos que vernos. Ni siquiera tenías que ayudarme, Matt. Lo único que tenías que hacer era prometerme que ibas a apostar por mí. —Hizo una pausa, enfadada. —Si sigues con tu estúpida ideología anti-muggles, entonces sigo estando fuera de tus personas gratas, ¿no? Digas lo que digas, entro dentro de esas personas a las que se supone que debes odiar y castigar por existir.

Entonces volvió a coger el móvil para contestar a Gwen, pero justo cuando lo desbloqueó, la mente volvió a ser totalmente acaparada por el Matt que tenía delante y todo lo que tenía que decirle, por lo que dejó caer la mano. —Pero no todo son cosas malas. Gracias por esto. Jamás pensaría que de verdad cumplirías con tu promesa de alzar la varita contra el menos inocente después de lo decepcionada que me fui aquel día. Aunque déjame que te haga una pregunta. Con lo despreciables que somos, ¿cómo sabes que soy la más inocente? —le dijo, retrocediendo un par de pasos.
Sam J. Lehmann
Imagen Personalizada : Es un lindo cerditooooooo
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 24.896
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 1113
Puntos : 874
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778

Matt Forman el Mar Abr 24, 2018 12:51 am

Había cierta tensión en el ambiente, aunque no por mi parte. Estaba bastante relajado y seguro de mí mismo. Sam no iba a atacarme. ¿Qué sacaría con ello? Yo no iba a atacarla, a menos que me diese razones. Y estaba bastante seguro de poder vencerla sin mucho esfuerzo. Ella si que estaba indignada. Le hablé desde mi punto de vista, con total sinceridad. No me parecía normal que se pasease por Londres como si nada. Y más yendo tan despistada mirando ese cachivache muggle. Se escudaba en qué intentaba llevar una vida normal, y no estaba asustada todo el tiempo por si se topaba con un mago que intentaba capturarla. De nuevo miró el móvil. Estaba demasiado atenta a aquel aparato. Mientras yo me ocupaba del pobre Abel, que dormía como un bebé grande, ella miraba el aparato móvil.

- No te has dado cuenta porque ibas mirando ese trasto. No te digo que vayas con miedo a todas partes, pero si qué prestes un poco de atención. Es tu vida la que está en juego, ¡joder!

La estaba regañando como a una niña pequeña, incluso levanté un poco la voz. Continuaba con aparente calma, pero no le iba a dar la razón en eso. Iba despistada. Demasiado despistada para ser una persona buscada. Para rematar, le expliqué que los galeones que estaban en juego me importaban una mierda y que toda la culpa era suya. Yo no renuncié a su amistad, fue ella la que decidió escapar. Yo estaba dispuesto a ayudarla en lo que fuese. Incluso pensé en ofrecerle un falso matrimonio, para qué no pudiesen hacerle nada. Sam tenía las cosas muy claras. Pero en eso estaba equivocada. No fue mi culpa. No ayudó que le dijese que escapó como una rata. Eso la enfureció más. Seguía sin entender que yo la habría ayudado. Como mucha gente del Ministerio ayuda a sus familiares o amigos todos los días. Incluso me dio golpecitos en el pecho con su dedo. ¡Oh, que miedo! He enfurecido a una fugitiva.

- ¿Apostar por ti? ¿Cómo? Te ofrecí ayuda. Sabes dónde está mi casa. Conoces todo de mí. Pero no querías mi ayuda, solo querías escapar. ¿Qué tenía que hacer? ¿Dejarlo todo y ser un fugitivo? Y no me digas a quien tengo que odiar o castigar. Por supuesto que sigo sin querer convivir con muggles. Pero tu no lo eres. Te he visto hacer magia. Eres una experta en tu campo. Hay una diferencia grande entre un simple muggle y tu.

De nuevo el móvil. Le estaba vibrando y ella lo miraba un tanto ansiosa. Es como una droga. Por la calle ves a todos los muggles con eso en la mano. Se hacen fotos, ponen caras raras y parecen gilipollas. Más fáciles de exterminar que nunca. Entonces San dijo algo bueno. Yo no le había fallado. Dije que en un caso como este, mi varita la defendería. No es que Abel sea un malo malísimo, pero para estar donde está ha tenido que torturar y asesinar. Al igual que Lluna... Prefiero no pensar en eso.

- Sé que eres la más inocente porque ese chico que intentaba capturarte intenta recibir la marca. Le conozco. Para obtener lo que desean, tiene que superar algunas pruebas. Entre ellas la tortura o asesinato de muggles. A menos que me digas que has estado matando nuevos aurores de dos en dos, tu eres la más inocente en esta sala. Tampoco tienes que agradecerme nada. Estoy seguro de que hubieses podido con él tu sola.

Sam debía irse pronto. Nunca se sabe si el chico ha podido avisar a más gente de que estaba tras la fugitiva. La lógica me dice que no. Habrá actuado solo, para poder llevarse todo el mérito, y todos los galeones. No quería regalar más a Sam, pero debería cambiar sus rutinas cada pocos días. Buscar nuevos caminos, nuevo look y otras ropas. Podría teñirse de rojo, como la bruja esa de Juego de Tronos. Le quedaría muy bien. Yo tenía que pensar una historia creíble para contarle a Abel.

- Deberías irte. Yo me encargo del chico. Le diré que llegó otra fugitivo y le atacó. Y que yo le encontré de casualidad o algo así. Tienes que ser más cuidadosa de ahora en adelante.

Ese era yo renunciando otra vez a Sam. Como si no me hubiese dolido bastante la primera vez. Comprendo que pasamos tiempos muy buenos y ahora todo ha cambiado, pero duele. La semana se hacía más llevadera sabiendo que el sábado iba a ser todo fiesta y el domingo todo series. Y como enganchan las malditas series muggles... Si es que las hacen los muggles. Con tanto efecto especial, me niego a creer que no haya algo de magia por el medio.
Matt Forman
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 22.800
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 628
Puntos : 248
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanJefe Departamento

Sam J. Lehmann el Jue Abr 26, 2018 1:05 am

Bueno, en eso no le iba a quitar razón, ¿vale? La tenía totalmente. Se había quedado totalmente en la inopia mirando el maldito teléfono móvil, inmersa totalmente en la conversación que estaba teniendo con Gwendoline. Quizás, de haber estado más atenta, se habría dado cuenta de que un idiota le seguía, cosa que no pasó. Pero se mantuvo callada. No quería darle la razón. En ese momento... no es que estuviese en juego su orgullo o cualquier tontería de esa, simplemente no quería demostrarle que no tenía las cosas bajo control. Porque las tenía, ¿vale? Las tenía.

Madre mía, si es que no lo entendía. ¿Se estaría haciendo el tonto de verdad? ¿O de verdad es que no entendía la postura de su amiga? Podía llegar a entender su mentalidad teniendo en cuenta la familia en la que se ha criado, pero después de haber sido amiga de Sam durante bastante tiempo, ¿no se había dado cuenta de nada? —¡Claro que no, maldito dramático! ¿De verdad te crees que yo te pediría que lo dejases todo por mí? Por favor, ni aunque te amase incondicionalmente y quisiese pasar el resto de mi vida contigo te condenaría a esta mierda, Matthew —respondió con ironía, sin poder evitar cierto retintín divertido que evidentemente no mostró con una sonrisa. —Lo único que quería, Matt, es que me apoyes por lo que soy, no que me hagas fingir algo que no soy. ¿De verdad te crees que haciéndome pasar por alguien que no soy me estás ayudando? ¿Fingiendo ser sangre pura, renegando de mis raíces, solo porque unos idiotas digan que yo no merezco tener magia por tener a unos padres muggles? Dime la verdad, por favor, sé sincero. —Y lo miró, haciendo una pausa. —¿Tú renegarías de tu familia sólo porque un gobierno te diga que eso está mal? ¿Dejarías de ser quién eres? ¿No te enfadarías conmigo si te intentase convencer de ser otra persona, dando la espalda a todos los que son como tú o si no, no te ayudo? —preguntó retóricamente. Esperaba fervientemente no llevarse la decepción de averiguar que Matt de verdad le importaría una mierda su familia. —Y no quería escapar —corrigió —, sólo quería sobrevivir y, para eso, tenía que esconderme. Así es como me han obligado a vivir.

Y como vuelva a decir que 'vivía así porque quería porque él le ofreció un lugar, una mentira y lo que sea', te juro que le iba a pegar un buen golpe en el hombro con rabia y rencor del bueno. De esos sin fuerzas, pero con fuerza. Tú me entiendes. En serio, Matt, no. Está claro que la paciencia es finita y que los puntos de vistas estaban en direcciones bien opuestas.

Al menos agradecía que Matt siguiese conociéndola tan bien—para lo que le interesaba—como para tener claro que ella sería incapaz de hacerle nada malo a nadie conscientemente. Y digo 'conscientemente' porque lo de dejar a aquel Crowley vegetal y convertido en pollo fue un desafortunado accidente. ¿Que se lo merecía? Sí. Pero eso no quita que haya sido un desafortunado accidente. Y también la seguía conociendo tan bien como para que supiese que sería capaz de poder con él sin su ayuda y que, pese a eso, se hubiera involucrado. ¿Lo había hecho para demostrar algo? ¿Porque quería hablar con Sam? ¿Porque... la echaba de menos o algo así ligeramente sentimental poco propio de Matt Forman?

Y entonces le dio vía libre para irse. —Prefiero modificarle la memoria o volverá a por mí tarde o temprano. No lo romperé, te lo prometo. —En verdad no le estaba pidiendo permiso ni nada de eso, pero como se había ofrecido amablemente, ella prefería encargarse personalmente y asegurarse de que ese chico no recordaba nada con respecto a ella. Cogió el teléfono móvil ya más sosegada al notarlo vibrar y lo desbloqueó, poniéndole a Gwen un: "Estoy bien, dame un momento" acompañado del característico cerdito sonriente que siempre ponía Sam. Aunque en ese momento no sonrió ni un ápice. Se sintió un poco falsa, como cuando pones en mayúsculas la risa más carcajeante del planeta y luego no mueves un maldito músculo de tu cara. Eso era horrible. Se guardó de nuevo el móvil, volviendo a mirar a Matt.

Se acercó entonces al cubículo en donde se encontraba el adolescente, tan inconsciente que hasta se le caía un poco la baba por la comisura de sus labios. —Seré más cuidadosa de aquí en adelante, pero no voy a dejar de intentar vivir una vida. Supongo que entiendes que la manera en la que nos obliga a vivir el nuevo gobierno es deplorable y yo al menos ya no estoy dispuesta a eso —le dijo, al lado del chico, aún sin hacerle nada. —No sé Matt, esta guerra no va a por los muggles. Va a por la  gente como yo y la gente valiente que ha intentado protegernos. Si no me consideras a mí una muggle, no deberías considerar a ninguno de los fugitivos como uno, ni mucho menos como el enemigo. Sólo estamos intentando salir del pozo en el que nos han enterrado —le dijo, mirándole de cuclillas desde abajo. —Y no tenemos por qué ser enemigos.

Jamás se cansaría de intentar buscar las partes buenas de la gente y convencerlos en hacer lo correcto, ¿vale? Nunca. Y menos de alguien que había sido su amigo y que, según su punto de vista, sólo estaba equivocado.
Sam J. Lehmann
Imagen Personalizada : Es un lindo cerditooooooo
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 24.896
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 1113
Puntos : 874
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778

Matt Forman el Jue Mayo 03, 2018 11:44 pm

Si me enfadaba con Sam era por su bien. Ir por la calle totalmente aislada mirando ese cachivache muggle podía hacerle más mal que bien. No solo por los aurores, o los cazarecompensas. Es que bien podía atropellarla un coche. El rato que los estuve siguiendo ella iba totalmente distraída mirando la pantalla. Pero esa preocupación hacia ella fue pasada por alto, puesto que no había apostado por ella. Eso es lo que Sam pensaba, que no aposté por ella. No entendía nada. Hice todo lo que estuvo en mi mano, y hubiese hecho muchas más cosas si ella hubiese querido. Además, sabe donde vivo, conoce donde trabajo, y jamás me ha buscado. No sé como hacerle entender que para mí también es peligroso exponerme de esa forma. Y aún así, lo haría. La ayudaría en lo que fuese. Ella solo buscaba apoyo. No quería dejar de ser quien es, no quería una vida de mentira. A cambio, tenía una vida de miedo. Es lo que había elegido.

- Es difícil ponerme en esa situación. No sé lo que haría. Pero mi familia es importante para mí. Seguramente me pondría de su parte, al igual que lo estoy haciendo ahora. Mis ideales han sido siempre muy firmes, aunque yo si acepto algunas concesiones... Supongo que pude hacerlo mejor contigo. De estar en tu lugar, es muy posible que hubiese hecho lo mismo que tu. Aún así, hay muchas opciones. No solamente papeles falsos. ¿Has pensado en salir del país? Hay magos y brujas en todo el mundo, y hay lugares más seguros para la gente que ahora es perseguida en este.

Por lo poco que había podido averiguar sobre el tema, en otros países ni siquiera estaban de acuerdo con lo que estaba ocurriendo aquí. Es todo política, y se escapa a mi conocimiento. Es el único misterio para mí, la política. Quedarse aquí siendo fugitivo es peligroso. La cabeza de Sam tiene precio, como la de tantos otros. ¿Qué hubiese ocurrido si en lugar de Abel le hubiese encontrado Lluna? No quería ni imaginarlo. Sería un posicionamiento difícil, y acabaría mal de todos modos. Gracias a Sam me había vuelto menos radical. Pero Lluna es mi familia, la persona más importante para mí en este mundo. Dejé ese pensamiento a un lado, y le dije a Sam que se marchase. Yo inventaría una historia falsa para Abel, y le aconsejaría no meterse con fugitivos. Pero Sam fue más allá. Ella podía modificarle la memoria y así asegurarse de que no la volviese a perseguir.

Le dejé hacer. Ella se acercó al chico, decidida a modificarle la memoria. Sería lo mejor para todos. Abel no recordaría a Sam, y así ella dejaría de ser perseguida por él. Finalmente pareció entender mi preocupación, y dijo que sería más cuidadosa de ahora en adelante. Luego soltó un discurso sobre la vida que quería, y me explicó que no teníamos porqué ser enemigos. Yo no la consideraba como a una enemiga. De hecho, creo que no tengo enemigos, nunca los he tenido.

- No te considero como a una enemiga. Y hay muchas cosas que no entiendo o que no comparto con el nuevo gobierno. Sé que los fugitivos no sois muggles, lo sé. Pero no me voy a poner a rescatar fugitivos como si fuese yo una monja de la caridad. Solo te ofrezco ayuda a ti, para lo que necesites. Por los buenos momentos... No voy a jugarme el culo por nadie. No quiero terminar siendo yo el perseguido. Y una cosa te voy a dejar clara, Sam. Si en lugar de haber sido perseguida por este mindundi te hubiese acorralado alguien de mi familia, no creo que las cosas hubiesen terminado así. ¿Entiendes? En una situación así me sería muy difícil responder por ti...


Si yo podía entender las decisiones de Sam, también ella podía entender las mías. No busco hacer el bien para sentirme mejor. He hecho cosas bastante deleznables, y no me he sentido peor. Vivo según mi propio criterio, hago en cada momento lo que creo que es mejor. Y en este momento ha sido mejor desmayar a Abel. Si hubiese sido Lluna la que acorralase a Sam, me encontraría ante un gran dilema casi imposible de resolver. Romper la confianza con una ex-amiga, o romper la confianza con mi querida sobrina. Difícil elección.
Matt Forman
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 22.800
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 628
Puntos : 248
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanJefe Departamento

Sam J. Lehmann el Miér Mayo 09, 2018 10:48 pm

Claro que pudo haberlo hecho mucho mejor con Sam, pero eso ya era agua pasada. Había pasado casi un año y medio y... bueno, superar como tu amigo te da una patadita en el culo es un poco difícil, pero con todo lo que le ha pasado, hasta eso sólo parece una cosa nimia y sin importancia en su historial. El tema de irse del país no era del todo viable... Sí, podía irse a otro país y empezar desde cero: sola. Pero menuda mierda. ¿Sabéis que es lo único que ha hecho que Sam no decidiese rendirse éstos meses atrás y elegir la vía fácil? Sus seres queridos. Esos pilares que siempre la habían sostenido y que ahora necesitaba más que nunca. No era tan valiente como para irse a otro país a vivir una vida, ella sola, desde cero. Y por otra parte, no quería dejarlo todo atrás sólo por cómo le han obligado a vivir.

Negó con la cabeza lentamente. —Para mí no es un opción irme a otro país a vivir, mientras huyo de mis problemas y de mis seres queridos. No me merezco esos problemas y no pienso huir de ellos, así sólo aceptaría toda esta nueva vida que yo no he elegido —le respondió, encogiéndose de hombros. —Me atemoriza que me atrapen, no te lo voy a negar... —confesó, con una pequeña sonrisa. —Pero más todavía rendirme ante una injusticia como la que me han hecho a mí y a muchos. Así que no.

Se acercó al tipo en cuestión, con intención de borrarle la memoria. Modificó sus recuerdos para que pensase que ese día simplemente estaba muy borracho y había terminado acosando a una chica—diferente a Sam—en ese baño del metro, antes de que entrase un hombre a defender a dicha chica y dejarlo inconsciente de un buen derechazo. Tampoco quería hacerle creer que era un ángel, porque no lo era. Había hecho algo malo y eso iba a seguir estando en su mente en forma de acoso sexual a una chica. ¡Y que se lo haga mirar!

Cuando terminó, volvió a mirar a Matt, escuchando lo que decía. —Yo tampoco te he visto como un enemigo nunca, más bien como un amigo un tanto cuestionable. —Y esbozó una sonrisa, débil pero divertida. —Quién necesita enemigos, con amigos como tú. —E hizo una pausa, para entonces aclarar una última cosa: —Es broma. Hoy me has demostrado que no eras tan malo como te imaginaba. —Y es que lo había pasado tan mal el último año que ya ella no tenía fe en nadie. Pocas personas seguían conservando su confianza total, o las ganas de luchar por ellos.

Y entendía su última aclaración. Ella era igual. Jamás antepondría a Matt a ninguna de sus amigas, que eran prácticamente familia para ella. —Ya lo sé, Matt. Si te digo la verdad, no esperaba ni que respondieras por mí en una situación como esta. Tal y cómo están las cosas, lo más fácil es mantenerse al margen y evitar cualquier relación con un fugitivo. Sólo por tener esta conversación conmigo estarías condenado a Azkaban por traición por no decir en dónde me has visto o intentar capturarme —le respondió, para entonces acercarse a él. —Yo tampoco respondería por ti como se te ocurra la estúpida idea de acercarte a alguien de los míos, espero que lo sepas. Sabes muy bien a lo que me refiero como 'míos', fuimos amigos mucho tiempo. Y ahí se acabaría nuestro trato verbal no escrito y sí que serías mi enemigo. —HIzo una pausa y lo miró seriamente a los ojos. No era una amenaza lo que le había dicho, simplemente la realidad, lo mismo que él le estaba diciendo a ella pero de manera más directa. Eran las prioridades. —Tú puedes estar seguro de que si el destino, las casualidades o el maldito karma me pone delante de tu sobrina, jamás le haría daño. No te haría eso. —Porque su sobrina le daba igual; el que le importaba era Matt. Al final, en este momento dolía más cuando le pasaba algo a un ser querido que a ti mismo. O al menos Sam, prefería que toda la mierda le cayese a ella y ya está, dejando a todos bien. Total, ya ella estaba acostumbrada a recibir y seguir recibiendo.
Sam J. Lehmann
Imagen Personalizada : Es un lindo cerditooooooo
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 24.896
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 1113
Puntos : 874
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778

Matt Forman el Jue Mayo 24, 2018 6:53 pm

Cuando supe que Sam tenía que dejarlo todo porque la buscaba el gobierno pasé días y noches buscando una solución. No había muchas posibilidades, pero es que ella no las quería. Aceptaba su destino y vivía la vida que le había tocado vivir, sin darle más vueltas. Aún después de un año yo continuaba buscando solución al problema, y Sam seguía sin querer una solución porque lo que ocurre no es su problema. Es problema de toda al sociedad mágica británica. En este momento se me ocurrió que podía irse a otro país, y así se lo dije. Ella continuaba reacia. No quería dejar a sus familiares y amigos aquí. Prefería ser una fugitiva. Irse sería como rendirse, y no estaba dispuesta a ello. Se me ocurrió que si no se rendía, es que pretendía luchar. Espero que no esté en uno de esos comandos terroristas que tanto daño están haciendo. No sería propio de ella, y tampoco sería muy diferente de ser un mortífago.

Llegó el momento de borrarle los recuerdos a Abel. Me quedé observando, callado. Sam es una experta legeremante. ¿Por qué nunca me dio por aprender de ella? Me iría bien conocer los secretos de otras mentes y de la mía propia. Así sería más fácil esconder mis secretos. Cuando terminó de cambiar los recuerdos del chico, me dijo que no teníamos porqué ser enemigos. Yo no la consideraba como tal, aunque yo para ella era un amigo cuestionable. Me reí. No necesita enemigos teniendo amigos como yo, es cierto.

- Yo no le debo lealtad a nadie, no creo en marcas ni en bandos. Tengo mis ideales, mi utopía de mundo perfecto en el que los muggles no fuesen los dueños del mundo. Pero de ahí a ser un enemigo... No. En verdad te ayudaría en lo que fuese.

Le hablé de mi posición, de como la había elegido a ella en esta ocasión porque el otro chico no era nadie para mí. Pero fui sincero, hablando de que no me pondría a defenderla si en lugar de Abel hubiese sido alguien de mi familia el que la tuviese acorralada. Sam lo entendía perfectamente, porque en caso contrario pasaría lo mismo. Si yo fuese contra sus amigas, ella no dudaría en defenderlas. Y dijo algo muy cierto, solo por estar conversando con ella ya podrían encerrarme por traición. He atacado a un chico que el gobierno consideraría inocente para ponerme a charlar con una fugitiva que es una vieja amiga mía. Enseguida tendrían preparada una celda en Azkaban para mí. También dijo que ella no le haría nada a mi sobrina.

- Siento no poder decir lo mismo de ella. Ha salido tan radical... Espero que si ese momento llega, puedas escapar sin problemas. No sé como me sentiría si supiese que por culpa de Lluna te atrapasen o te torturasen. Espero que no llegue a ocurrir.

¡Maldita Sam! Ella es todo bondad. ¿Por qué yo no puedo ser así? ¿Por qué no se arreglan los problemas hablando en lugar de luchando? Es imposible. Y todo eso, lo pienso por Sam. Si no fuese por ella, si no fuese ella... También yo luché contra algunos fugitivos, amigos de los sangre sucia. Maté a una auror... No soy precisamente inocente. En caso de que Lluna y Sam se llegasen a encontrar tendría que hacer como he hecho otras veces. Hacer de tripas corazón, y defender a la sangre de mi sangre. No voy a participar activamente en la purga que se está llevando a cabo, pero tampoco voy a arriesgar mi pellejo para salvar a nadie.

- Sam, borra mi memoria, altera mis recuerdos. Hazme ese favor. No es que quiera olvidarte, ni olvidar lo bien que lo hemos pasado juntos. Pero eso fue en otra vida. En una vida donde Jon Snow era acuchillado por sus hermanos de la guardia de la noche mientras nosotros comíamos palomitas, la pobre Arya se quedaba ciega sin que nosotros dejásemos de beber refrescos, o Cersei era avergonzada delante de su pueblo mientras tu y yo estábamos calentitos y cómodos. Eso fue otra vida. Quiero que borres mi memoria, por mi seguridad y por la tuya. Ambos sabemos que no tengo aptitudes en Oclumancia. Podrían... leer mis recuerdos y saber qué le pasó a Abel, o que tu estás cerca. Es peligroso. Por favor.

Matt Forman nunca suplica, pero esta vez era necesario. Sam debía ayudarme. Si altera mis recuerdos nadie podrá saber que he estado con ella, o qué le ha ocurrido a Abel. Nadie podrá saber nada. Ni siquiera yo. Olvidar a Sam me sería de gran ayuda. No me gusta en la clase de persona que me convierto cuando ella está cerca. Yo no soy así.
Matt Forman
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 22.800
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 628
Puntos : 248
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanJefe Departamento

Sam J. Lehmann el Jue Mayo 31, 2018 3:32 am

En realidad... en eso coincidían. Ella tampoco creía en marcas ni en bandos, simplemente en lo que era correcto y lo que no. Y creía que era objetivo pensar que lo que no era correcto era lo que habían hecho y estaban haciendo los miembros de la organización que ahora mismo lidera la sociedad mágica británica. Si es que no había más: La Orden del Fénix y los fugitivos considerados "radicales" también habían hecho cosas que estaban mal y había que aprender a aceptarlo. Errores. Cosas que, a juicio de Sam al menos, no eran correctas. Y al final era eso lo que ella juzgaba: no lo que fuiste, ni lo que eres, sino lo que estás haciendo ahora. La gente cambia, ella misma había cambiado muchísimo. De repente se paraba, daba un paso atrás y miraba en lo que se había convertido y... no, por mucho que dijera, no era la misma Sam que hacía tres años. —Entonces para ti el mundo ideal sería un mundo en el que los muggles estuviesen por debajo de los magos, ¿en serio? —preguntó, con misteriosa diversión. Le parecía un deseo de lo más tonto. —¿No crees que el ser humano ya es de por sí suficiente estúpido como para añadirle magia al sistema global? Si ya personas sin magia están en el poder haciendo cosas que realmente hacen que cuestionemos la inteligencia del humano, imagínate si ponemos a los magos en el poder. Terminaríamos dejando a los muggles en el mismo nivel que a los elfos domésticos. O peor. Erradicarlos porque según el gobierno no merecen vivir en este planeta en donde la evolución ha llevado a los magos a ser la raza dominante —argumentó la predicción del futuro que proponía Matt. —¿Aunque sabes qué? Seguro que si esa guerra pasa algún día, perderíamos los magos. Ojalá pase. Le daría una lección a más de uno —dijo finalmente.

Ella tenía bien claro que no le haría daño a la sobrina de Matt, siempre y cuando pudiera evitarlo. De hecho, tal y cómo había dicho Matt y lo que decía de su sobrina, le sorprendió que no le diese permiso para dejarla fuera de combate en el caso de necesitarlo. Como dirían algunos: "necesita recibir un buen susto para que reordene sus prioridades." Pero bueno, no dijo nada al respecto. Lo que sí le molestó fue que dijera tan a la ligera que "por culpa de Lluna pudiesen atraparla o torturarla." Para ella la palabra tortura había acogido un significado demasiado fuerte como para decirlo, sin más, como una sencilla posibilidad a la que estar dispuesta a aceptar cuando eres fugitiva. Parecía que perteneciendo a este grupo de personas, estaba justificado que una persona abusase de ti para sacarte información o algo por el estilo. —Ya bueno, si tu sobrina tiene intención de torturarme, no te creas que me voy a quedar de brazos cruzados porque lleve el apellido Forman —matizó entonces, con un tono de voz bastante más serio. Que quedase claro que no era su intención dañar a su sobrina, pero tampoco se iba a quedar sin hacer nada.

Pero a lo que no daba crédito era a lo que decía a continuación: ¿qué le borrase la memoria? ¿Qué narices estaba diciendo? Lo escuchó con la frente fruncida, sin creerse lo que estaba saliendo de sus labios. ¿En serio? ¿Tan cobarde te has vuelto, Matt Forman, que ni capaz eres de defender lo que algún día quisiste? Y lo siento, pero no. En realidad la única persona que estaba en peligro por saber cosas era él y nadie más. Él desconocía el paradero de Sam, ni con quién se juntaba. No sabía absolutamente nada de su nueva vida de fugitiva, a excepción de que un idiota le había pillado en el baño sucio de un metro que jamás iba a volver a utilizar. —Tienes que estar de broma.

Pero no, no lo estaba. ¡El idiota no lo estaba! —¿Te parece lógico y normal que me estés pidiendo que te borre todo rastro mío de tu mente? ¿Estás tonto o qué te pasa? —Mira que Sam no solía insultar así gratuitamente, pero era tan dulce que ni ese "tonto" había sonado agresivo, sino más bien indignado y ofendido. —No pienso borrarme de tu memoria sólo para hacerte la vida más fácil, Matt. ¿Y luego qué? ¿Si me ves por ahí me irás a atrapar para lamerle el culo al gobierno o qué? —Puso sus manos en jarras, negando con la cabeza. —Si un día fuiste amigo de una sangre sucia, te metiste bajo la misma manta con ella para ver series muggles e incluso tuviste intenciones de llevártela a la cama, es que te importa una mierda la sangre de la gente, así que no me vengas ahora con que eso fue en otra vida. Es la única vida que tienes, así que aprende a gestionarla sin huir de tu pasado, como he hecho yo y como hemos hecho todos. —Anda que... menuda manera de ofender a Sam, de verdad. ¿Es que nadie se daba cuenta de que esta pobre fugitiva rubia de veintinueve añitos lo único que quiere es cariño? Un cariño real, simple, sencillo. Un beso en la mejilla, un abrazo de diez segundos, un "cuídate" al salir por la puerta y un "dulces sueños" antes de cerrar los ojos para dormir. Pero no, ahí lo tenías, otro palo más. De verdad que le dolía en el alma que alguien como él, que en su momento le dio tantas sonrisas, ahora de repente le pidiese con tanta tranquilidad que le borrase de su vida, sólo por no luchar; sólo por no fingir. —No pienso borrarte nada. —Aclaró, antes de continuar: —Además, ¿quién narices iba a desconfiar de ti, si vienes de una familia purista y encima vas por ahí haciéndote pasar por uno?
Sam J. Lehmann
Imagen Personalizada : Es un lindo cerditooooooo
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 24.896
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 1113
Puntos : 874
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778

Matt Forman el Lun Jun 11, 2018 11:35 pm

Por un momento me pareció estar volviendo al pasado. A aquel momento donde Sam y yo pusimos las cartas sobre la mesa y supimos quienes éramos realmente. Mis ideas no le parecían racionales, como no me lo parecía a mi su forma de actuar. Pero lo acepto. Asume quien es, no quiere cambiar de vida. No quiere vivir en una mentira, ni quiere mudarse a otros país donde la gente nacida de muggles puede vivir tranquilamente y en igualdad de condiciones que los demás magos. Pero lo que no acepto es que intente ridiculizar mis ideales. Crecí con esos ideales, y los adopté porque me parecen de lo más lógicos. Los muggles no tienen magia, en una guerra no tendrían opciones. Y si, opino que deberíamos estar por encima de ellos.

- No, no perderíamos los magos. Sus armas son finitas, nuestra magia no. No tienen nada que hacer contra nosotros. De acuerdo, eso no pasará. Los magos jamás estaremos unidos como para reclamar el planeta Tierra. Mucho menos para desvelar el secreto. Pero de haber una guerra, ellos perderían. Tu eres una bruja, deberías saberlo.

Me imaginaba yendo por la calle lanzando maldiciones mortales a los muggles, sin que ellos tuviesen siquiera tiempo a reaccionar. No puedes comparar sus armas a nuestra magia, sencillamente no se puede. No es lo mismo. La magia es muy superior. Pero es imposible que eso llegue a ocurrir. Los magos y brujas siempre han estado más pendientes de pelear entre ellos. La sangre pura reclamando que son los únicos que pueden usar la magia, como ocurre ahora. Los mestizos eligiendo bando, si es que les dan elección. Los nacidos de muggles escondiéndose como sabandijas. Escondiéndose como Sam, sin poder hacer nada. Y es que para solucionar eso, faltan años y años de guerras donde siempre habrá unos opresores y unos oprimidos. El turno de los oprimidos es el suyo, el de los nacidos de muggles. Les queda idear un buen plan, y atacar a Voldemort, al gobierno, o a quien sea. Lo mismo que cuando el turno de los oprimidos es de los que tienen ideas puristas. Les toca callar, disimular e idear un buen plan. Sea como sea, siempre con muertos de por medio.

La idea de que gente muera me da bastante igual. Más bien me preocupa que muera gente a la que aprecio, amigos, familiares... Eso si me da pavor. Si algún día los caminos de Sam y Lluna se cruzaban, el herido iba a ser yo. No quise hurgar más en el tema, no podíamos sacar nada más en claro. Ambas pelearían por sus ideales hasta el final. Si es que llegaba a darse el caso. Espero que no. Lo que no quiero es estar en medio. Tampoco quiero ser el culpable de que descubran a Sam. Lo que ha pasado hoy aquí en este baño es peligroso. Para mi, y para ella. Por eso me atreví a pedirle el mayor favor de la historia, aún a sabiendas de que raramente me lo iba a conceder. Pero tenía que intentarlo. Al ver como modificaba la memoria de Abel tuve una idea. Sam sabe de esa magia, puede borrar mi memoria. Sería como si nunca la hubiese conocido, y por más que me preguntasen con magia igual de complicada, yo no podría decir nada porque no recordaría nada. Ella se negó rotundamente.

- No es para hacerme la vida más fácil, es para no dañarte a ti sin querer. Además, yo no te atraparía. No me dedico a eso. Solo intento llevar mi vida en paz, y conseguir que mi negocio surja adelante. Que por cierto, es una discoteca. Los únicos culos que lamo son los de chicos sexys, no del gobierno. A menos que en el gobierno haya algún chico sexy... No intento salvar solo mi culo, si no el tuyo. - respiré hondo, intentando dejar los culos a parte por un momento. - ¿Y si hacen nuevas rondas de interrogatorios? Me hago pasar por lo que soy, un tío de familia con linaje de sangre pura que no pertenece a los mortífagos, que no caza gente. Pero los nuevos tiempos son peligroso. Hay un grupo de terroristas dispuestos a derrocar al gobierno sea como sea, y nadie sabe como ni porqué. ¿Y si en lugar de hacerme cuatro preguntas tontas, como la otra vez, intentan usar Legeremancia conmigo? Sabrán hasta el color de mis calzoncillos porque soy nulo en esas artes. Solo te estaba pidiendo que me borres la memoria como medida preventiva. Que me ayudes a no desvelar que te he visto...

Vale, todo eso en mi mente tenía otro color. Una vez dicho en voz alta sonaba diferente, pero es lo que es. No quiero que puedan leer mi mente, no quiero que sepan que he ayudado a Sam. Podrían torturarme hasta que les diga donde está. Cosa que yo no sé, pero que ellos no saben que yo no lo sé. Y quizás sin querer podría darles pistas de en qué calle me la he cruzado, en que dirección iba, en que boca de metro se ha metido... En qué baño. No sé mucho sobre Sam ahora mismo, pero quizás sea ya demasiado. Creo que me va a ser imposible convencerla.
Matt Forman
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 22.800
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 628
Puntos : 248
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanJefe Departamento

Sam J. Lehmann el Lun Jun 18, 2018 3:03 am

¡Pero Matthew Forman, qué dices! Sam lo miraba ojiplática. Tiene que estar de broma. ¿En serio le estaba diciendo que creía firmemente que los magos podrían ganar la cuarta guerra mundial entre magos y muggles? ¡Anda ya! A ver, relájate, Sam. Sosiego... Este señor te saca de quicio, lo sabes. Te saca muy de quicio cuando habla con tanta tranquilidad como si creyese tener algún tipo de verdad incuestionable y absoluta. Es que... hablaba muy en serio y lo peor de todo es que Sam no podía creerse que estuviese hablando tan en serio, entonces claro... ahí había un conflicto de emociones que le estaban haciendo sentir mucho coraje.

"Tú eres una bruja, deberías saberlo"
—dijo él, haciendo que Sam alzase una ceja. Ahora también debería saber cosas que no sabe, madre mía, tenía ganas de jalarle de la oreja...

Pues claro Matt, soy una bruja, por eso sé que si una persona me deja sin varita, no soy nadie. ¿Qué eres tú sin varita, eh? ¿Sabes defenderte sin ella? Porque yo no. Y estoy segura de que el ochenta por ciento de la población mágica tampoco sabía. —Se había puesto de moda eso de aprender defensa personal ahora que la cosa estaba tan jodida ahí fuera, pero estaba segurísima de que un purista prepotente que se preciase como tal, jamás aprendería un arte marcial muggle para estar a salvo en el hipotético caso de que perdiese la varita. Ningún purista perdería la varita jamás, es demasiado poderoso para eso. ¡Tamaña insolencia—como diría su amiga—como purista! —Con desarmarte ya no eres nadie. Te pueden desarmar con un golpe, con un taser, con una explosión... Por no hablar ya de las enormes y preparadas armas que tienen los muggles. ¿Tanques? ¿Fusiles? ¿Pistolas? ¿Qué vas a hacer contra la ráfaga de un fusil? ¿Con la precisión de un francotirador que ni ves? ¿O un cartucho de escopeta a quemaropa? ¿Las bombas nucleares? ¿Has escuchado hablar de ellas? Explotan, matan y destrozan el planeta. Algo debes de haber escuchado. —Chasqueó los dedos delante de él, haciendo luego un movimiento de explosión con las manos. Sí, se había venido arriba. ¡Lo sentía! Pero es que ella veía tan claro la absoluta derrota por parte de los magos que... madre mía. —A ver, piénsalo, Matt. Si fuéramos tan poderosos como para ganarlos, con el estallido de poder de los magos actualmente, ¿no crees que ya hubiesen atentado contra Londres? —Y bufó, decidiendo tranquilizarse por el tema. —En fin... vamos a dejarlo estar.

Y ya luego, cuando le dijo lo de borrarle la memoria... Jopé Matt, ¿no podían tener la misma opinión en algo? ¿En serio? Menuda conversación de desgracias, inconformidades y disparidad de opiniones, qué estrés. Esto parecía un matrimonio. Encima es que tenía la cara de preguntarle probablemente lo peor que podía preguntarle actualmente a Sam. ¡Borrarle los recuerdos, modificarle la memoria! Con lo asqueada que estaba ya Sam de esas cosas con sus malditas experiencias... y las malas experiencias teniendo amigos que la olvidan.

Mientras él hablaba, Sam comenzó a zarandear las manos delante de él, sin que sus explicaciones le valiesen especialmente para algo. En eso iba a ser tan terca como sus amigas se empeñaban en decirle que no fuera, pero no pensaba cambiar de opinión. —¿Cuántas rondas de interrogatorios han hecho? ¿Y en cuántas te han hecho participar? —cuestionó. —Matt, antes de que todo esto cambiase quedaba clarísimo que éramos amigos. Todo el mundo sabía que Matt Forman, purista, era amigo de Samantha Lehmann, sangre sucia. Y pese a eso, no te han dado veritaserum, ni se te han metido en la mente con legeremancia en contra de tu voluntad. ¿Por qué te crees que ahora, un año y medio más tarde, te va a pasar algo malo? Estás a salvo. Eres amigo de la Ministra de Magia. No te van a hacer nada. Ya has demostrado que eres uno más de ellos. Eres uno más de ello. —Enfatizó eso último, tranquilizándole. Alucina, Sam intentando tranquilizar a Matt por su paranoia. Entonces suspiró, sin ganas de callarse nada. —Y no sé, me parece más un acto de cobardía que de protección, Matt. Al fin y al cabo, ¿cómo me vas a delatar? No sabes en dónde vivo. No sabes siquiera si mantengo relación con alguna persona. Mi casa, esa que conoces bien, no la puedo pisar. Sí, tal y como lo oyes: no puedo pisar mi casa; mi hogar, porque probablemente tenga alguna mierda que alerte de mi presencia si pongo un pie dentro, si no es que hay trampas en cada esquina. ¿No es increíble? ¿Así que qué vas a decir de mí? ¿Qué me has visto y me has ayudado? Algo me dice que eso sólo te va a perjudicar a ti. —Que egoísta estaba sonando, ¿no? O al menos así se lo parecía. Le estaba diciendo que se buscase la vida y diciéndole que el único que estaba ahí en mala posición era él, ¿pero qué le iba a hacer? Si estabas en una mala posición era porque querías.  

Finalmente soltó aire, apoyando la palma de su mano en el pecho de su amigo, con suavidad. —Siento si he sonado egoísta, pero no te voy a borrar la memoria. Por una parte porque no quiero que me olvides y por otra parte porque ya no hago esas cosas. He perdido mi varita y al último con el que lo intenté lo dejé medio tonto. Seguramente cuando ese niño se despierte lo haga creyendo que es un hipogrifo desplumado. —Y pese a que sonó super seria, como en toda la conversación, al final sonrió, demostrando que eso último era broma. Esperaba que Matt supiese seguir identificando esas sonrisas cómplices de Sam. No le odiaba. De hecho todavía le apreciaba y toda esa mala imagen que había tenido de él hacía casi un año estaba justificada por su aparición de hoy. Simplemente... jopé, le molestaba esa actitud y, sobretodo, que intentase darle una lección cuando lleva un año y medio sobreviviendo o le pidiese con tanta tranquilidad que le borrase de su vida. Lo sentía, pero esas cosas le sentaban fatal a la rubia a estas alturas y después de haber pasado por todo lo que había pasado. Además, por mucho que viniese de experimentado, ahora mismo no sabía nada de Sam. —Mejor ir despidiéndonos ya. Gracias por aparecer y... me alegro de verte, aunque me saques de quicio con tus opiniones. —Pero al fin y al cabo eran opiniones y cada uno tenía una; había que respetarlas aunque no las compartieses. —Pórtate bien ahí fuera —dijo, dando un paso para pasar a su lado, en dirección a la puerta.
Sam J. Lehmann
Imagen Personalizada : Es un lindo cerditooooooo
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 24.896
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 1113
Puntos : 874
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.