Situación Actual
3º-10º
22 diciembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
ARTEMISIA pj destacado
STEFAN & POPPY DÚO DESTACADO
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline

La sombra en mi departamento | Romina M. Draper.-

Natalie R. Dabney el Mar Abr 17, 2018 4:20 am

La sombra en mi departamento

DEPARTAMENTOVESTIMENTA
20 de abril - 21hrs


Me encontraba en el escritorio de la sala releyendo una y otra vez los documentos que pude recopilar en Alemania. Nada me calzaba y a la vez todo me era demasiado real. No comprendía cómo es que me encontraba en esta coyuntura. Cuando creí que las cosas no podían estar peor se me presenta este lío que involucra a más personas que amo de las que me gustaría implicar. Busqué con mi mano derecha el tazón con café y le di un largo sorbo disfrutando del vapor descongelando mi nariz. Era demasiado el peso que sentía sobre mí, antes no lo sentía y es que todo trataba de gente ajena a la que ayudaba, había trabajado en que nada de eso me afectara, sin embargo cuando todo este torbellino de sucesos se llevó consigo a mi familia directo a Azkaban, fue como si me levantaran de la tierra y me dejaran caer sin previo aviso. Henry... ¿cómo pudiste hacerme esto? No podía descifrar que es lo que había pasado por la mente de mi amigo, cómo lo habrán convencido de traicionarme de tal forma. ¿Cómo, cómo, cómo? Sujeté el tazón entre ambas manos y agaché mi cabeza rendida. Sentía las ideas pesar sobre mi cuello.

Aparté el café y abrí la carpeta que contenía los papeles de mi nueva identidad. Seraphine Bärwald, una mujer alemana de sangre pura y agente de cooperación mágica internacional. Estaba todo listo mas debía lograr que alguien dentro del ministerio me ayude. Aún no tengo acceso a esa información tan privilegiada, solo hasta que logre entrar a trabajar con la máscara de aquella alemana.  Hojeé los registros hasta dar con las fotografías que había adjuntado de Henry, entre ellas algunas muy personales de mi colección donde posabamos Sam, Henry y yo entre otros amigos en distintas situaciones. Soliamos pasarla muy bien, para mi no había nada mejor que esas personas, y ahora, son las mismas de las que me and cuidando.

Él conocía a mis padres, el maldito los conocía, lo trataron como un hijo más cada vez que los visitabamos, y no tuvo miramientos en traicionarlos. Pero las pagaría, con mis propias manos me encargaría de hacerle pasar por cada tortura a la que hayan sido sometidos mis padres. No, no lo mataré. Solo en vida podrá retribuir todo los que no ha hecho pasar, cada lágrima, cada gota de sudor, cada herida y cada hilo de sangre, todo me lo va a compensar.

En mi mente de pronto se cruzaron los más crudos escenarios entre Henry y yo. Mis más oscuros pensamientos se materializaron en las más perversas fantasías. Mis ojos se cerraron y mi respiración se agitó, pero luego el rostro de Sam derribó todo lo que estuve construyendo. Sufriría, fuera o no cómplice del escocés, la heriría, y la verdad no sabía si eso es lo que quería. Tenía muchas ganas de vengarme, pero Sam obstaculizaba todo ideal y me obligaba a reflexionar en cuanto la haría sufrir.

Cerré fuertemente mis puños y golpeé la mesa con ira, completamente frustrada por ser tan débil, debía ser igual de despiadada que Kerr, pero me estaba costando mi humanidad. A causa de los golpes, la taza cayó y se derramó el café sobre el mueble. Logré lanzar los papeles hacia el suelo antes de ser mojados y me puse de pie de un solo salto  - Lo que faltaba... - dije entredientes a la vez que buscaba un paño para secar.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jennifer Lawrence
Edad del pj : 31
Ocupación : Jugadora Quidditch
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.900
Lealtad : Pro-Muggles
Patronus : Mariposa
RP Adicional : 000
Mensajes : 16
Puntos : 8
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5793-natalie-r-dabney#85165 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t5826-cronologia-natalie-dabney#85608 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5825-buzon-natalie-dabney

Invitado el Sáb Abr 21, 2018 7:36 am

La  sombra  en  mi  departamento
Departamento ― así ― Natalie  R.  Dabney

Hace algún tiempo mi vida era tan "perfecta" que daba miedo, luego vino la tempestad y terminé viviendo en hostales de mala muerte, donde la noche me tomara por sorpresa, ese era mi lugar para dormir. Por el día la pasaba vagando, buscando la justicia que tan anhelo, con la esperanza de conseguirla como única motivación. Entre altos y bajos, más bajos que nada, he sobrevivido los últimos meses hasta que la rubia apareció. No, no confío totalmente en ella -en este tiempo no puedes confiar en nadie- pero me había ofrecido su ayuda y -siendo sincera- la necesito, solo me quedaré unos días, mientras buscó un poco hasta llegar a la siguiente pista. La chica parece agradable y me inspira más confianza que muchos otros, pero no puedo acostumbrarme a la comodidad. No se mucho de ella, ni ella de mí; pero así es mejor, ambas tenemos nuestros asuntos y si la otra no se entromete, la relación puede ser mejor. Por las mañanas salgo a "trabajar" en mis asuntos y, de los pocos momentos en los que coincidimos, son las noches. No puedo estar muy tarde afuera, todos saben que en estos tiempos la oscuridad no es aliada de todos.

El día había sido extraño, por lo que regresé a casa temprano, me puse lo que ocupaba para dormir y decidí encerrarme en mi mundo como hacía frecuentemente; pero vamos, que mi organismo necesitaba cubrir sus necesidades y al salir de la habitación me encontré con ella, inmersa en sus pensamientos; haciéndome reflexionar sobre muchas cosas. Me recargué en la pared más cercana con los brazos cruzados sobre el pecho, observándola minuciosamente, estaba molesta por algo, era evidente, pero no me atrevía a preguntarle la razón, además ella ni siquiera notaba mi presencia. Golpeó la mesa provocando que el café de su taza se derramara y, cuando menos me di cuenta, mi boca ya estaba escupiendo palabras ―Tergeo. . .― Dije apuntando con la varita hacia donde el líquido escurría. Rápidamente, el lugar quedó como antes, pero el silencio incómodo comenzaba a acercarse; así que, por alguna razón que desconocía ―¿Quieres un poco más?― Dije mientras me encaminaba a la cocina. No tenía mucho más que decir, ni siquiera sabía porqué me estaba comportando así, pero lo hecho estaba hecho.
avatar
InvitadoInvitado

Natalie R. Dabney el Mar Abr 24, 2018 11:23 pm

De pronto mis pensamientos se hicieron nudos realmente complicados de desarmar y es que todo parecía estar saliendo realmente mal. Me alboroté los cabellos sintiendo unas inmensas ganas de llorar, gritar y lanzar todo a mi alrededor, aunque obviamente, no una taza con café caliente. Vi el líquido desparramado y pronto como este volvía a la taza ante mis ojos como si se tratara de un video en rebobinacion. En ese momento supe que no estaba sola. Me giré hacia el marco de la entrada pudiendo ver a Romina bajo él apuntando con su varita al escritorio. Había estado tan inmersa en mis asuntos que no había caído en cuenta de que ella estaba en el lugar. En otra situación le hubiera agradecido, pero ahora me sentía realmente tonta y la sensación de frustración aún no deseaba abandonar mi cuerpo.

- No gracias, de todos modos creo que ya es mucha cafeína por hoy - respondí volviendo hacia el mueble para acomodar los papeles y guardarlos a salvo - Pensé que ya te habías aburrido de vivir bajo un techo seguro y cómodo - dije con tono serio aunque buscaba ser más sarcástica. Me había topado con la chica una de las primeras noches desde mi llegada a Londres. La vi escabullirse por algunos callejones y aunque en ese entonces no comprendí el porqué de ello, bastó con querer acercarme para que me amenazara con su varita y saber de quién se trataba. Otra prófuga. Al parecer ya tenía un radar adherido a mi cabeza con tanta gente que llegó a Alemania en busca de nuestra ayuda escapando del régimen en Inglaterra. A pesar de que la chica tenía una personalidad que me hacía creer que se las podía valer por ella y sin ayuda, no pude evitar ofrecerle un techo en el que por lo menos pudiera descansar sin estar con un ojo abierto a causa de los puristas acechando.

Fui hacia la cocina y esta vez fui yo la que se quedó observando - ¿Qué planeas hacer respecto a tu situación? ¿O pretendes pasarte la vida huyendo? - pregunté esta vez muy enserio, aún tenía contactos en Alemania que podrían ayudarla a pasar a Suiza, un país al margen de toda esta basura. Me crucé de brazos a la espera de su respuesta. Era una chica muy joven por lo que se me partía el corazón verla en esta situación.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jennifer Lawrence
Edad del pj : 31
Ocupación : Jugadora Quidditch
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.900
Lealtad : Pro-Muggles
Patronus : Mariposa
RP Adicional : 000
Mensajes : 16
Puntos : 8
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5793-natalie-r-dabney#85165 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t5826-cronologia-natalie-dabney#85608 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5825-buzon-natalie-dabney

Invitado el Jue Mayo 10, 2018 9:50 am

―Para serte sincera, después de no tener un lugar para vivir, jamás podría aburrirme de un techo seguro y cómodo― Dije casi inexpresiva. En cuanto entré a la cocina, me serví un vaso de fresca agua. La verdad es que este lugar era el paraíso para mí; después de tanto tiempo, había llegado un poco de bienestar a mi vida, podía estar limpia, calentita, bien comida y, sobre todo, no estaba sola; sabía que por más que ella y yo nos "evitáramos" ambas nos servíamos de compañía. Ella me siguió hasta la cocina y sus palabras fueron como un fuerte golpe, tenía razón, no podía quedarme mucho más y ni siquiera yo sabía qué pasaría en mi vida próximamente. Desvié mi mirada un poco incómoda ―Tranquila, me iré pronto― aún no sabía a dónde, pero lo haría ―No, algún día cumpliré mi propósito y todo terminará, ya no habrá más huidas― dije con falsa esperanza; todo se me estaba complicando, me había costado demasiado llegar a este punto, y a hora observaba cómo todo se estaba yendo por la borda, quería rendirme, pero no debía, no podía.

Observé detenidamente a la chica mientras mis ojos se achinaban un poco; en verdad lo que ella estaba haciendo era increíble, nunca podría pagarle con nada; no creía de ninguna manera cómo alguien, en estos tiempos, podría abrirle las puertas de su hogar a un desconocido, sobretodo a un fugitivo, ni siquiera se cómo logro convencerme de venir, pero fui afortunada de que lo hiciera. Aunque en verdad me intriga demasiado sus razones. Tal vez solo he confiado demasiado en sus atenciones y al final dará la estocada por detrás ―¿Por qué me estás ayudando?― pregunté con brusquedad ladeando un poco la cabeza. Estaba confundida y tenía que tomar mis precauciones.
avatar
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.