Situación Actual
15º-23º // 28 de junio -> luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Andreas W.Mejor PJ ♂
JazmineMejor PJ ♀
Dante F.Mejor User
Stella T.Mejor roler
Laith & RyanMejor dúo
Samantha L.ESPECIAL I
Evans M.ESPECIAL II
Beatrice B.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Fiesta de primavera (30 de Abril de 2018)

Matt Forman el Mar Mayo 01, 2018 7:57 pm

Recuerdo del primer mensaje :




La discoteca Babylon empezaba a ser el lugar de moda. Mis fiestas daban mucho de qué hablar pero eran las más divertidas del universo. Los magos y brujas de esta ciudad, y de otras, adoraban pasar el sábado por la noche en mi negocio. Mis ganancias se habían disparado, cosa que me importaba poco, y la fama de mi local era inmejorable. Me planteé hacer una fiesta en primavera porque no había hecho ninguna fiesta importante desde Carnaval, y ya habían pasado dos largos meses. Además, todo el mundo sabe que me gustan demasiado los disfraces. Nada más plantear la fiesta, ya había elegido mi atuendo.

Quien conozca la discoteca de antes se va a sorprender por el notable cambio en la decoración. Empezando por los trabajadores de la discoteca. Todos iban van disfrazados de hadas, incluso los seguratas de la puerta. Se ven estupendos y mágicos. En el techo de la discoteca habíamos creado enredaderas con flores que colgaban a distintas alturas. Había flores por todos lados, y más enredaderas en las barras. El escenario también había sido decorado, pareciendo un bosque encantado. Allí estaría mi DJ favorito, disfrazado de hada, igual que todos los demás. El karaoke estaba a disposición de todos, al igual que el solicitar o dedicar canciones. En la barra había una gran variedad de cócteles con frutas, decorados con flores, de todos los colores. Con alcohol, por supuesto. Iba a ser una gran noche, si la gente se animaba tanto como en el pasado Carnaval.

No había invitado a nadie en especial. Lo había comentado de pasada con Lluna, ya que la vi tan divertida en Carnaval, y poco más. Pero la gente se entera. Una persona ve el cartel de una fiesta en Babylon e inmediatamente se lo comenta a otro. Y cuando te quieres dar cuenta, la discoteca está llena de mujeres y hombres con ganas de disfrutar de la noche. Esta noche estaba empezando justamente ahora. Los primeros clientes empezaban a llegar. En esta ocasión no iba a ocultar mi identidad. Estaba listo, con mi disfraz, sentado en la barra disfrutando de un cóctel de mango y vodka. Una mezcla dulce de sabores tropicales y eslavos a la vez. Ideal. Movía la cabeza al ritmo de la música, esperando tener algo divertido que hacer esta noche.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 15.100
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 612
Puntos : 206
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Edward Westenberg el Miér Mayo 30, 2018 1:17 am

Interacción con Danny Maxwell


i´m a unicorn:


¿Han vivido alguna vez un momento que uno sabe que recordará de viejito? De esos que cuando uno tenga arrugas en la piel, y con suerte se pueda el cuerpo. Un día caminando justo lo recuerda, así como un flash, así como un boom y sonríe. Abiertamente, mostrando los pocos dientes que van quedando, y así a lo loco se pone a bailar con bastón en mano...Bueno, este preciso momento para el castaño iba a ser un recuerdo de aquellos. De esos que lo pondrán a bailar cuando a penas recuerde su nombre. Porque para él ese estaba siendo un momento épico, un momento saca sonrisas futuras, un karaoke memorable junto a alguien inolvidable.  ¡La dicha misma!

Con una sonrisa encantadora, y unas caderas que bailaban por si solas Edward se movía en el escenario junto a la ex tejona. Pasando de Bowie a Freddie, y viceversa, estaba teniendo todo un problema de identidad pero poco y nada le importaba. Que él estaba disfrutando a mil ese momento, como si encontrara en pleno concierto con el estadio Wembley repleto, donde tanto Danny como él eran el plato principal de la noche, de esos que la gente espera para gritar a todo pulmón sus temas.  ¿Qué si les ha salido bien? ¿Qué si efectivamente la han rompido en el escenario?...pues, les respondo con otra pregunta: ¿Acaso eso importa? ¿Acaso importa si es que los ves a los dos de lo más entregados cantando y con una sonrisa toda luminosa? Es que así estaban los dos, re felices.

-  Insanity laughs under pressure we're cracking.- cantó con toda la emoción del mundo. Es que, que menuda frase, que menuda estrofa, que TREMENDA CANCIÓN. Le siguió la letra a Danny, fue primera, segunda, tercera, cuarta y quinta voz (en la mente de Edward, su imaginación no tiene límites), y mientras la canción terminaba, y ese momento épico llegaba  a su fin, un pensamiento atravesó la mente del castaño, uno muy curioso, que... si alguna vez llega a tener un último baile bajo la presión, le gustaría tenerlo junto a la tejona. Justo como ahora, con los dos cantando y bailando como si el mundo se fuese a acabar mañana.

- under pressure...- preparen sus dedos para hacerlos sonar, que se acerca el final.- under pressure... - giro modo rockstar y  .- pressure.- cantó para darle paso a los soniditos de dedos tan caracterizticos de esa canción y terminar con un último pasito Bowieniano.

Y que él hubiera terminando todo el espectaculo que habían armado lanzando el microfono modo "BOOM" pero no, que no lo hizo, que estaba borracho pero aún así recordaba lo mucho que costaba mantener un local y pss bueno, lo dejo todo delicadito en el suelo y bajó del escenario, no sin antes darle una que otra reverencia a su audiencia, y a sus fans. Que sí, él en su mente pensaba que habían ganado fans después de aquel mega cántico que se habían mandado con Danny. Tan imaginativo que salió el castaño. Sonriente y con una inyección de energía se acercó a la rubia.- ¡ LO HA SIDO!.- le gritó de vuelta, con una sonrisa que no podía más de felicidad. Rió y tomó aire para ayudar con la palabra a su amiga.- Vocabli...- oh, esperen ¡Que él tampoco podía!.- Vocibi...¡ESO!.- señaló divertido y con ojos achinados en cuanto Danny logro dar por fin con la palabra correcta. Ay y mira que él iba a abrazarla cuando la joven maga se apoyó en su pecho, pero se alejó en menos de un pestañar, dejando a un Edward con un puchero flash. - ¿Qué importa el mañana? Que aún nos queda bailar, cantar  y tomar, todo al mismo tiempo. ¡Que no lo he olvidado!.- dijo señalando su cien con su dedo índice mientras sus cejas se movían tentadoramente.

Y en eso empezó a sonar una canción que el castaño no conocía, o quizás sí pero que ahora no recordaba. Que en su cabeza seguía sonando como disco rayado Queen y sus canciones bajo la presión. Enarcó una ceja cuando le escuchó cantar en español y se mordió el labio inferior cuando le vio retroceder a la pista de baile. Oh, es que a Edward siempre le ha gustado de sobremanera ese acento.

- ¿Qué... dice?.- le preguntó todo curioso y en español. Que para algo que le hayan servido esas tres clases online que había tomado el verano pasado.  No tenía idea si lo había pronunciado correctamente, o si había dicho la pregunta correcta, quizás hasta había preguntado "¿Llueven hormigas?" pero él ni enterado. Pero ya lo sabría, dependiendo de la respuesta de la rubia.

[[15 min. después en la barra]]

- YAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAS.- gritó todo contento al ver que después de darse el golpecito en la barra, Danny aún seguía girando.- Weeeeeeeeeee are the champions, my friend.- le cantó todo borracho al barman, que sólo le dedicó una sonrisa de medio lado y siguió trabajando. El castaño miró a la joven maga con una sonrisa toda traviesa.- Este fénix acaba de renacer de las cenizas para preguntarle: Señorita Maxwell ¿Verdad o desafío?.- preguntó con una sonrisa encantadora.

¡Ufa! Que no se podrán ni imaginar el rostro de felicidad que puso Edward cuando su tejoncita le dijo "DESAFÍO". Su cabeza hizo ¡BOOOM! miles de ideas comenzaron a revolotear como locas por su cabeza, una tras otra, y se podía observar aquello en su mirada, que de un momento a otro había ganado en brillo, y travesura.

- ¡YA SÉ!.- exclamó sonriente como cuál ¡EUREKA! .- Debes bailar y cantar "La macarena" CON ALEGRÍA Y COSA BUENA (mira que eso es fundamental) sobre esta barra.- dijo moviendo sus manos sobre lo que próximamente sería la pista de baile de su querida amiga.- Y ya sé que cantas en español, así que no hay excusas. PERO ANTES, debes escoger a alguien y decirle "Esto, esto va para tí Macarena/o".- agregó divertido.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Andrew Garfield.
Edad del pj : 19
Ocupación : Empleado Borgin & Bur
Pureza de sangre : Mestizo.
Galeones : 8.960
Lealtad : not found.
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 312
Puntos : 199
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3035-relaciones-edward-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg
Edward WestenbergMagos y brujas

Andreas Weber el Miér Mayo 30, 2018 7:51 am

De calentón alcoholizado con Nailah

Puse los ojos en blanco y sacudí la cabeza incrédulo cuando Nailah no terminó de creer mi cumplido. Pues nada, se lo diré mil y una veces, que con mil no basta. La verdad es que esta chica es increíble, aunque por otro lado está bien eso de que no sea una creída presumida, porque a esas no les aguantan ni sus madres. Y yo encantado de tener que recorrer a Nailah de arriba abajo con la mirada, todo sea (por supuesto) con fines meramente reforzadores de su autoestima.

- ¿Pasarte? – repetí. Me dieron ganas de decirle que se había quedado corta, porque técnicamente se había quedado corta, podría haberme hecho más feliz enseñando más carne, pero tampoco me voy a poner quisquilloso. – Eres increíble. Y lo estás. – solté una risita que de no haberme tomado ya un par de copas probablemente no hubiera soltado, pero es que el comentario tenía gracia.

Y entonces no llegó el turno de bailar. Primero llegó el turno a una canción más movida, para luego pasar a una lenta que también tenía su encanto, y que además nos pegaba con eso de los falsos prometidos que decíamos ser. Y por un momento, todo estaba tan tranquilo y tan en paz que hasta yo me lo creí y me centré únicamente en bailar con Nailah, nuestros cuerpos pegados el uno al otro. Supuse que ella también debía de estar creyéndoselo un poquito cuando me acarició la cara un par de veces (y tampoco me voy a quejar, la verdad); o eso o es una actriz de narices. Pero todo lo bonito llega a su fin, y la magia del momento se rompió con una canción más movida.

Al principio me dio un poco de corte pensar en que quizá me había sobrepasado con Nailah y las confianzas que me había tomado con ella, pero las dudas empezaron a disiparse cuando ella me cogió de la mano y me llevó a la barra, por lo obvio: si hubiera estado incómoda, lo que menos habría hecho hubiera sido cogerme de la mano y llevarme a su terreno. Así que allí volvimos los dos, esta vez solos, y nos pedimos dos bebidas fuertes que ambos apuramos de un trago; la verdad es que me gusta tener a alguien que me pueda seguir el ritmo, no me voy a engañar. Y entonces, sonó una canción distinta a la anterior y Nailah se levantó de un salto de su taburete y comenzó a bailar de una forma bastante… insinuante, como poco. Por un momento dejé de ver a Nailah y solo veía sus tetas contonéandose delante de mis ojos, a juego con sus caderas, el mismo movimiento sinuoso, insinuante, peligrosamente atrayente,…

Así que obviamente le pedí otra bebida al camarero cuando le vi pasar por allí, porque necesitaba un trago a ver si me arreglaba, o yo no sé. Pero mira, soy un hombre básico: me das un buen cuerpo, un par de tetas bien plantadas y todo ello con una personalidad arrolladora y mira, se me va la olla. Y lo que no es la olla también. Así que no perdí el tiempo en apurar la segunda bebida que me trajo el camarero en apenas diez minutos, y nada más vaciar el vaso yo también me levanté y…

Bueno, no sé muy bien qué pasó, pero el caso es que terminé yo también bailando con Nailah, haciendo movimientos circulares con mi pelvis al ritmo de la música mientras atraía a Nailah hacia mí para que notara de cerca como bailaba. Un rato después, noté una presión en la parte baja de mi cintura, y cuando vi de lo que se trataba, me eché a reír y seguí bailando porque con vergüenza no se va a ninguna parte y sobre todo, porque ya llevaba demasiado alcohol en la sangre como para sentir nada. Así que en lugar de alejarme, atraje a Nailah más hacia mí y le susurré al oído que me ponía burro, caliente, a mil por hora, y para confirmárselo le di hasta un mordisco en el lóbulo de su oreja del que no fui plenamente consciente. Notar que Nailah se estremecía me hizo tener aún más ganar de morderle la oreja y comerle todo, pero me miró a los ojos de forma demasiado intensa y me desarmó. Madre mía, qué ojos y qué todo tiene esta chica, de verdad que no puedo. Luego, ella confesó que también estaba cachonda y como respuesta, arrimé más la ceabolleta a sus partes pudientes, como para comprobar si era verdad. La verdad es que había bebido tanto que era una suerte que ambos estuviéramos vestidos y rodeados de gente, porque no respondo de lo que hubiera hecho si no (mínimo cogerle en volandas y estampar su espalda contra la barra del bar para seguir allí mismo lo que hubiera que seguir), pero es que no puedes decirme algo así y quedarte como si nada, Nailah.

Ella siguió hablándome, pero llegado un momento perdí el hilo de la conversación porque su rostro cada vez estaba más y más cerca, y más… y más… y más… Ya no recordaba si Nailah me había pedido ayuda o si se había ofrecido a ayudarme ella a mí, o si yo tenía que ir a ayudar a alguien o si una anciana se había quedado atrapada en un piso en llamas y tenía que llamar a los bomberos para rescatarla. En ese momento, había unas llamas más peligrosas que las que pudieran estar atormentando a ninguna anciana…

Entonces me di cuenta de que su rostro estaba demasiado cerca del mío. Y cuando digo demasiado, digamos que olía su aliento a alcohol casi más que el mío, que también olía a alcohol. Y peor aún: el olor a alcohol de su aliento se mezclaba con el olor de su perfume, de su champú y hasta de su sudor. Yo me muero.

- Me matas. – murmuré sin quitarle los ojos de encima, con nuestros rostros muy cerca, demasiado cerca, el uno del otro. – No puedo más – se me escapó con tono suplicante. Y la verdad, el alcohol no ayudaba a mantenerme en control.

Así que, como era de esperar, mi cara se acercó a la de ella de improvisto y nuestros labios chocaron. Abrí mi boca ligeramente para que saliera mi lengua, que se abrió paso por la suya hasta la de ella, notando el sabor a alcohol igual que en la mía, y su calidez, y sin parar hasta dar su amiga. Entonces, mi lengua comenzó a bailar una danza frenética mientras mis brazos se posaban en su espalda y atraían a Nailah hacia mí, con fuerza y firmeza, evitando así que se separara, y por instinto, la parte baja de mi pelvis también se pegó contra la parte baja de la de ella, porque tampoco quería separarse. Yo ya notaba una presión que no era normal, pero es que tenía un calentón encima que ni el Kilauea.

Y entonces, separé mi cabeza de la de ella, pero no mi cuerpo, y me quedé observándole la cara. Esos ojos oscuros, pero brillantes como el reflejo de la luna llena en un lago. Esa tez lisa y pálida. Ese pelo oscuro, pero suave y sedoso. Por las barbas de Merlín, me va a reventar la polla.

Vi como un mechón de pelo le caía por la frente y retiré una mano de su espalda para tomarlo con ella. Con mi mano derecha, cogí su mechón con delicadeza mientras con la izquierda aún sujetaba su cuerpo, y comencé a juguetear con el mechón de su pelo entre mis dedos. Finalmente, se lo eché para atrás y se lo sujeté detrás de su oreja, y lentamente, con la yema de dos dedos, le acaricié la piel en movimientos sinuosos desde la oreja, pasando por el borde su mandíbula hasta sus labios, donde dejé allí los dos dedos quietos, como haciendo un gesto de silencio, mientras mis ojos seguían clavados en los de ella.

En ese momento, me sentía como si me tuviera agarrado por las pelotas. En sentido figurado, claro. Me agarra por las pelotas de verdad y yo creo que no lo cuento, me muero allí mismo. Su mirada tenía un elemento magnético que me hacía imposible apartar la vista, aunque quisiera.

En ese momento, me sentía a su merced. Era mi perdición.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Sebastian Stan
Edad del pj : 30
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 900
Lealtad : A sí mismo
Patronus : Elefante africano
RP Adicional : 000
Mensajes : 107
Puntos : 41
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5764-andreas-weber http://www.expectopatronum-rpg.com/t5774-relaciones-de-andreas-weber http://www.expectopatronum-rpg.com/t5776-cronologia-de-andreas-weber http://www.expectopatronum-rpg.com/t5773-correo-de-andreas-weber
Andreas WeberFugitivos

Eva Waldorf el Miér Mayo 30, 2018 8:36 am



Se notó que Gwen estaba preocupada por la seguridad de Leo, parecían ser bastante amigos. Y Eva lo entendía, no había sido la idea más sensata, pero estaba muy cansada de lo sensata que había sido durante toda su vida. Por otro lado, esa chica llamada Beatrice era de lo más particular, estaba claro que había bebido bastante más que ellos, pero le gustaba ver a alguien tan feliz, haciendo el loco. Gwen le echó un poco la bronca por su comportamiento alocado, parecía toda una madre, cosa que a Eva la reconfortaba. Saber que Gwen iba al refugio a practicar era tan increíble como que Eva hubiese decidido entrar en la Orden y comenzar a salir con un fugitivo, su vida había dado un giro de 180 grados, no podía creérselo... Esperaba encontrarse a ambas en el refugio, con lo poco que había visto de ellas, ya le caían bien. Al final Gwen tuvo que irse, algo de trabajo atrasado, y era una pena porque quería seguir charlando con ella...

- Un placer conocerte a ti también, espero que nos veamos muy pronto, me apetece un montón que nos tomemos un café mientras charlamos. - Dijo Eva con una gran sonrisa. Poco después desapareció.

Cuando Eva se giró, ya no veía a Beatrice por ninguna parte, ¿a dónde había ido tan rápido? Tampoco prestó mucha más atención, Leo la llevó hacia la pista de baile con una sonrisa, se le veía con ganas de continuar lo que estaban haciendo antes de ir a saludar a Gwen y los demás. Cuando llegaron a la pista, Leo se acercó y hablaron, era cierto que no había ido tan mal como podría haber ido, en ese aspecto había tenido mucha suerte.

- Seguro que coincidimos con ella, tenemos muchos días, yo quiero sentarme a tomar un café con ella y conocerla más. - Le susurró al oído. Leo la besó en la mejilla y siguieron bailando, poco a poco se iban acoplando más, quizá el baile no era el punto fuerte de Leo, pero poco a poco lo irían haciendo mejor.

Eva se giró, dando la espalda a Leo y colocando las manos del chico en sus caderas, que la acompañaron al ritmo de la música, sintiendo cada uno de los movimientos. Podía sentir en su espalda en calor que daba el pecho de Leo, también lo alto y grande que era, casi envolvía a Eva entre los brazos, y eso le encantaba. Empezó a reírse de lo contenta que estaba, y es que por fin se comportaba como una chica de su edad y no como una cuarentona amargada. Volvió a girarse y alzó los brazos, metiéndolos por la mata de pelo que tenía Leo para acariciarle el cogote.

- Que ganas de que vuelvas a tener el pelo corto, me gusta mucho más acariciarlo, con esta melena no es igual... - Dijo guiñándole un ojo. Pensar en cuando se acabase la fiesta hacía que se pusiese muy nerviosa, ¿qué pasaría? Tampoco habían tenido tiempo de asimilar lo que había pasado hacía un rato, habían "formalizado" la relación como si nada, estaba muy sorprendida. No sabía si hablarían de ello o qué. Pero mientras le daba vueltas a todo eso, siguió bailando muy apretada a Leo.

Votos:
Voto los disfraces de Lluna y Freya, ambos son preciosos.


Hippie cute:

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Macarena García
Edad del pj : 27
Ocupación : Trabajadora de El Profeta
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 7.200
Lealtad : Orden
Patronus : Conejo
RP Adicional : ---
Mensajes : 310
Puntos : 103
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4477-eva-waldorf http://www.expectopatronum-rpg.com/t4954-relaciones-eva-waldorf#74916 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4819-cronologia-eva-waldorf#73627 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4881-buzon-de-eva-waldorf
Eva WaldorfMagos y brujas

Danielle J. Maxwell el Jue Mayo 31, 2018 12:50 am

Interacción con Ed Westenberg

¿Que qué decía la canción? Sí sabía lo que decía, pero ahora mismo estaba un poco en ese momento en el que pronuncias algo en otro idioma, sabes lo que estás diciendo pero no tienes mucha idea de lo que significa realmente. Además, estaba en la parte de "pero si me toca toca tócame, yo decido el cuando el dónde y con quién..." Y claro, traducirle eso quizás era un poco raro. Así que me hice un poco la loca, por vergüenza y esperé a que llegase el estribillo.

La chica que canta dice que no se va a fijar en un chico malo, que para mala, ella. —Y le sonreí, divertida, con un guiño de lo más travieso.

Y ya. En realidad de español yo sabía nada, ¿vale? Las típicas palabras que todo el mundo sabe y los vídeos de letras traducidas del Youtube. Y ya, para de contar. Sin Youtube no sabría nada. ¿Pero sabes qué? Daba igual, ya que con lo que le dije a Edward fue suficiente como para luego pegarnos quince minutos ahí dándolo todo en la pista de baile.

Al volver a la barra, a mí no se me ocurre mejor idea que aceptar con todo mi ánimo un desafío gratuito de Edward, ¿pero sabes qué? ¡Sí a mí me decían: "verdad o reto" yo tenía que decidir! ¡No podía simplemente decir que no! Eso no se hace. Ante el claro desafío de "verdad o reto" era tu deber como humano civilizado y borracho decidir y aguantarte con el veredicto de tu amigo, el cual había un noventa por ciento de probabilidades de que eligiese un reto o pregunta destinado sólo y exclusivamente a hacerte hacer el ridículo.

¡Y ahí estaba, la macarena, dice! Que ojo, la macarena era una cancionaza que me sabía enterita con baile incluido, aunque bueno, seamos sinceros: ¿quién no se sabía la macarena con baile incluido? El caso es que eso no me daba vergüenza, sino la idea de dedicársela a alguien y tener que bailarla ENCIMA DE LA BARRA. O sea, ¿este señor quería que me echasen de aquí o qué? ¿En qué momento me ha confundido con una chica del Bar Coyote?

¡No voy a hacer eso! —Y notó la mirada de Edward, de pura indignación. —No voy a subirme a la barra a bailar la macarena, ¿has visto lo corta que es mi falta? Se me va a ver todo. ¡Y no quiero que se me vea todo! O sea, bailar la macarena pasa, ¿no te la puedo dedicar a ti, Macareno mío? ¿Sabes la vergüenza que me da ir a decírselo a alguien? ¡Todos están ahí con gente y voy a aparecer yo en medio de su diversión a cortarles el rollo! ¡Además, no conozco a nadie! ¡No me gusta esta manera de socializar! —Me, Myself and My Drama. Pero vamos, no quería hacer eso. Ya no sólo vergüenza por cortarle el rollo a alguien y que me mandase a la mierda, como para encima subirme a la barra y que se me viese el alma. —Mira, mira. —Señalé a una mantis religiosa, la cual se estaba comiendo la boca con una chica guapísima. —¿Ves a esos dos? Imagínate que voy y le digo a alguno de los dos, da igual quién, que deje de comerse la boca con el otro, que voy a bailarle la macarena. —Y miré a Edward, con cara de patata mustia. —En serio, yo creo que me tiran la copa a la cabeza, ¿vale? ¡A estas alturas no podemos ir cortando rollos por ahí! ¡NI tampoco nada de barras! ¿Quieres que me muera de vergüenza aquí o qué?

Que habrá muchas personas en la fiesta capaces de subirse a la barra, sin ningún tipo de pudor ni vergüenza, y bailar el Downtown de Balbin y Anita con toda su sensualidad, enseñando las bragas si es necesario en el proceso, pero yo, aún borracha, no era capaz ni de subirme estando vestida de monja. ¿Sabéis lo mal que lo paso siendo el centro de atención? ¡Y subiéndome ahí encima, con esa falda y bailando la macarena, seguro que lo soy!

Pídeme otra cosa, eso no vale. Pones en evidencia mi integridad como persona cuerda y, ¿sabes? —Me llevé una mano a la sien. —Yo estoy muy cuerda, aunque ahora mismo no lo parezca. —Y sonreí, mostrándole mi mejor sonrisa de borracha, para así ganarme su corazoncito y que me mandase otra cosa menos humillante para mi vida.—Así que no seas un chico malo y dime algo menos vergonzoso. No sé, hmmmm... ¿que te deje ganar al Mortal Kombat? Es la única manera que tienes de ganarme. —Y alcé las cejas varias veces, sonriendo cual traviesa que recién acaba de hacer la mejor broma de su vida.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 21.080
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1460
Puntos : 828
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Beatrice A. Bennington el Jue Mayo 31, 2018 1:08 am

Interacción: Gwen.
Mención: Leo, Eva & Laith.

Ella escucharía esa voz, y reconocería su apodo ultra secreto aun si estuvieran a quinientos kilómetros. Por eso volteo enseguida cuando escucho a Laith, gritándole. ¡El muy… amoroso, le había LANZADO la cabeza GIGANTE de conejo! ¡Así como si nada! ¡Como si ella pudiera atrapar algo como eso! Hizo a un lado a sus acompañantes, casi cayendo de culo cuando pudo atrapar esa cosa gigante. ¡Pero la pudo atrapar! Para sorpresa de todos, seguramente.

━ Oh, ¿Lo de crucigramas para referirnos al se… Si, ya entendí. ━ A último minuto comprendió, que quizá no era buena idea decir la palabra en voz alta. Por Gwen más que nada, que a ella realmente le daba igual. ¿No era algo normal en un humano? Además, era solo una palabra. De todas maneras, su atención estaba más que nada sobre la cabeza de conejo hermosa, y de hecho, estaba a punto de ponérsela, sin importarle sus gafas, cuando Gwen anuncio que se iba.

Se iba, la dejaba sola. Solita y desamparada. De seguro ya no la quería, y cuando llegará a casa, la chapa de la puerta estaría cambiada y tendría un hechizo para que ella no pudiera aparecerse en el interior. Ya se veía, en la calle, con todos sus animales, caminando de regreso al refugio, donde le dirían que no podían aceptarla porque habían ocupado su habitación.

Ah no, que solo iba a terminar aquel informe. Fiu, que miedo había sentido. ━ ¡Por supuesto! Serás un ángel muy bonito mitad hippie. ━  ¿Aló tequila? ¿eres tú? ━ Cumple con tu misión, señorita Edevane. ━  Y le puso una mano en el hombro, asintiendo con un intento de cara seria. Intento claro, porque su cara seria no era nada seria con esa sonrisa boba.

De todas maneras, mientras Gwen escapaba como la estuviera persiguiendo la mismísima Beatrice con cuernos y tridente, ella observaba de reojo a la pareja con la que había quedado. Ñe, de seguro no notarían su desaparición. Así que se fue, poniéndose la cabeza de conejo que le quedaba ENORME Y LA HACÍA BALANCEARSE PARA TODOS LADOS, mientras gritaba un par de disculpas para todos aquellos que terminaba golpeando. Bueno, aceptaba que a un par les había golpeado con mucho querer. ¿Qué? Ni que fuera ángel.

Y entonces lo vio: LAITH CONEJA SENSUAL. ━ ¡NO PUEDO CREERLO! ━  Su risa no se hizo esperar, y de seguro se escuchaba por sobre la música por lo fuerte que era. ━ No respiro, maldición no respiro. ¡Que alguien tome una fotografía! ━  Y así fue como Beatrice Bennington consiguió una foto de su amigo vestido de conejo sensual, y se estuvo riendo como por veinte minutos… o más.


Rato después, de mucho bailar, golpear y besuquear… FUE LA CABEZA DE CONEJO, NO ELLA. Llegando a la barra, a punto de cumplir con su reto.
Interacción: Chica abeja plebeya, Danny, Ed.


━ Le dije que no podía ir a verme a México, porque yo no vivo en Japón, pero él no entendía y juraba que yo era irlandesa. Te juro que PatoCuackMiau342 era un asco como novio virtual. ━ Imitaba una voz más aguda, la de Cherry, una amiga/conocida, mientras caminaba junto a una abeja PLEBEYA, porque ella ya había conocido a la reina y no ella era. Ah, y llevaba la cabeza en la mano. ¡Que le daba calor! ¡Y tuvo tres caídas de culo por su culpa! Le dolía, ¿vale?

━ Vale, pues eso es poco comparado con lo que me sucedió. ━ ¿A quién le importaba? ━ ¡Hey! ¿A dónde vas? ━

━ ¡A China con PatoComplejoDeAnimal! ━ Y se fue, así de simple. Luego de haberle contado hasta de esa vez que se había caído de un carrito de supermercado. Quería beber, pero solo le quedaba dinero para ir a comer algo luego. Borracha, pero consciente de sus prioridades. Siempre. Por cierto, ¿Dónde estaba el tipo de buena billetera que la podía salvar en ese momento? De seguro bailando, disfrutando, bebiendo un tequila que ella no podría beber.

Estaba considerando irse a un McDonals, cuando lo escucho. Un fuerte y claro: CON ALEGRÍA Y COSA BUENA, que la puso a bailar enseguida, hasta que se dio cuenta de que no habían puesto la canción, si no que alguien simplemente lo había gritado. Ay, que boba. Se rió de si misma por eso, era todo un caso. ━ UN MOMENTO. ━ La cara se le ilumino totalmente, y sonrió como si fuera una niña pequeña en el parque de diversiones Disney. ¡Era un unicornio! Entonces corrió, dejando la cabeza de conejo sobre la barra primero, porque era importante, y se lanzo a los brazos del unicornio. ━ ¡Señor Unicornio! ━ Y lo apachurro todo. ━ ¡No sabia que vendría! ━ ¿Te fumaste una nube, Bea? ━ ¡Hey, eso es… ¡ ━ Lo medito unos segundos. ━ No se que es… ¡Pero es mío ahora! ¡Permiso, no te enojes! ━ Beso la mejilla del unicornio, antes de soltarlo y sentarse a su lado, sonriendo como boba mientras bebia del trago recién robado enfrente del hombre que fue robado. ━ ¡Hola rubia! ━ Y recién la notaba, a la acompañante del unicornio, porque el unicornio era su centro, su vida, su alma… Su proveedor de bebidas.

Vestuario:
Votos:
Laith coneja sensual, porque me muero de la risa con el disfraz que lleva y a Lluna, POR SER UNA REINA.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Emily Kinney
Edad del pj : 27
Ocupación : Fugitiva
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 3.985
Lealtad : Pro Muggle
Patronus : Dacnis azul
RP Adicional : 000
Mensajes : 416
Puntos : 139
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5517-beatrice-bennington-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5523-beatrice-bennington-relaciones#81381 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5535-cronologia-de-bea http://www.expectopatronum-rpg.com/t5520-buzon-de-beatrice-bennington#81362

Stella Thorne el Jue Mayo 31, 2018 3:45 pm

Interacción con Freya Howlls,
 Rafyan  y Julie <3
Grito por microfono a la hermosa de Danny
y al IDIOTA de Westenberg.

Dark Spring:

Stella se sentía engañada, y hubiera cruzados sus brazos con el ceño fruncido como una niña que le acaban de prohibir salir a jugar al parque pero no lo hizo. Porque era orgullosa, pero el sentimiento lo tenía adentro. Sentía como si le hubieran dicho que le tenían una hermoso pastel de chocolate, uno muy tentador y apetecible pero de pronto viene alguien antes que ella  y le da un mordisco. O para ser más precisos un beso y nalgada. Mira que egoísta se ponía a veces la chocolatosa.  Es por eso que sin mucha gana recibió el abrazo de Freya (una vez más había dejad de ser diosita), y ahí haciéndose la taimada iba a ir en busca de un trago, directo a emborracharse a eso iba, pero antes de dar un pasito había visto a los lejos algo que llamó su atención.  Sobre el escenario se encontraba su amiga Danny y el gilipollas de Westenberg, cantando un temón que la hizo gritar eufórica y olvidar todo lo anterior.

Así que haciendo borrón y cuenta nueva, la castaña buscó el mejor rostro de gato con botas que tenía en su repertorio para tentar a sus compañeros de baile que fueran junto a ella a cantar una canción al karaoke.  Sonrió ampliamente cuando recibió un sí por parte de ambos y pegó unos saltitos de pura felicidad, recibió gustosa el brazo de Ryan y hasta le dedicó una mirada coquetona a Freya cuando le dió unas palmaditas en sus nalgas. Es que ver cantar así de contenta a Danny se le había olvidado toda su taimes anterior. Ahora volvía a ser la campante gata traviesa y juguetona, o ese cerdito que se revuelca feliz en el lodo.

Apresuró su paso y se adelantó a Freya y Ryan para subirse al escenario, subió rápidamente las escaleras y dedicando una rápida mirada por todo el escenario vió más allá por el suelo un micrófono, sonrió y fue por el.- Hola, hola, probando...probando...plop, plap, plip.- hacía soniditos mientras le daba pequeños golpes a la boca del micrófono para ver si funcionaba, hasta que apretó un botoncito y logró sonar.- Ahora sí.- dijo sonriente al escucharse por toda Babylon, sintiéndose de pronto como con un poder especial en sus manos.- Un aplauso más fuerte para la hermosa de Danny, que ha hecho un perfecto Freddie. ¡DANNY TE AMO, ERES MARAVILLOSA! A dónde sea que estés....- entrecerró sus ojos para ver a dónde se encontraba su amiga, pero había demasiada gente, suspiró.- Cuando terminé esta canción iré en tu búsqueda para darte un abrazo enorme , guapa. - lanzó un besito al aire que estaba segura encontraría el camino para llegar directo a la mejilla de la ex hufflepuff.- Y Westenberg...- se acercó el micrófono más a su boca.- ERES UN IDIOTA A A A A A A A A .- bajó el tono de su voz y hasta se dió el tiempo de hacerle eco en su declaración de no amor abierta hacia el castaño. Y para sumarle un cariñito extra levantó su dedo anular también al aire, esperando que esa muestra de afecto llegase a donde sea que se encontrara el joven mago.

Y de pronto recordó que no estaba sola en aquel escenario y fue hacia donde estaban sus amigos- ¿Qué cantaremos?.- preguntó toda curiosa y feliz. Cuando de pronto ve a otra persona que se había sumado al momento karaoke.- ¡jULIE!.- exclamó toda contenta al ver a su compañera de misiones más inteligente y dulce de la historia. Para luego ir directo a darle un abrazo con todo el amor del mundo mundial.

VOTOS:
Voto por el disfraz hermosí de Danny,
y el conejo del amor Laith.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Cara delevingne
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 13.570
Lealtad : Orden del fénix.
Patronus : --
RP Adicional : +2F
Mensajes : 781
Puntos : 426
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2768-do-you-wanna-know-me-try-it-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t3060-tic-tac-tic-tac-cronologia-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t5125-chocolat-trunk-stella-thorne
Stella ThorneFugitivos

Nailah Stuart el Vie Jun 01, 2018 7:42 am

Seguir comportándome como una adolescente borracha y salir de la fiesta, arrastrando a Andreas conmigo.

Don't want no money (want your money)
That shit's is ugly
Just want your sex (want your sex)


Ésta maldita parte de la canción, del principio de todo, era la que me definía en ese preciso instante. No puedo decir en que momento de la noche mi cuerpo empezó a anhelar aquella clase de contacto físico, pero sí puedo decir con precisión el momento en el que yo me di cuenta de que lo quería. Si fuese una persona enteramente racional no me habría dejado llevar por el alcohol y los bailes de Andreas, que eran muy graciosos con el traje de mantis religiosa, pero es que me podían las emociones, dejarme llevar por el momento, pasar un buen rato con alguien conocido. Así terminé, pegada a él. No me paré a pensar que pensaría la gente que nos estuviera mirando, porque para mi hacía rato que ya no había nadie, solo bultos y más bultos con los que chocaba constantemente mientras me movía al ritmo de Lady Gaga ¿que más me daba a mi que esos bultos fuesen personas? Además que eran ellos los que chocaban conmigo, seguramente, porque yo bailaba en mi sitio, creo.

Tell me something that'll save me
I need a man who makes me alright (man who makes me alright)
Tell me something that'll change me
I'm gonna love you with my hands tied

Miré a Andreas sonriendo ladina, siendo sincera, no sabía si le iba a amar con mis manos atadas ¿pero que quería que me hiciera cosas con las manos atadas? Por supuesto que quería, y más si estaban atadas a una cama. Llegados a cierto punto, no distinguí si el calor que sentía era por estar bailando a la par que otras personas, si era por el alcohol ingerido o por estar pegada al cuerpo de Andreas. Yo no se las demás chicas, pero que me tuviese agarrada y pegada a él con esos brazos que tenía, con tal firmeza y fuerza, os lo juro que yo me casaba. Claro que no me casaba en serio, ni que fuera una mujer de los años 20 donde encontrar marido era lo primordial para luego ponerse a parir como una yegua de cría, la verdad es que despreciaba a cualquier mujer que creyese que solo existía eso. Siendo así, se pierden ésto: el placer de bailar con alguien, pegada él, disfrutando del momento, su cuerpo contra el mío y... ¿mordiéndome la oreja? Madre mía, Andreas. Si quería llevarme a la cama estaba yendo por buen camino.

No pude evitarlo, debía decirle que yo también estaba cachonda. Tenía que aprovechar ésta oportunidad ahora que mi mente ya no mandaba en mi, y reinaban sobre mis acciones mis instintos y deseos más profundos, los cuales había encerrado bajo llave tiempo atrás. Sorprendida conmigo misma como estaba, pues no había perdido mi toque especial y seductor para insinuarme, empecé a proponerle a Andreas de ir a mi casa bajo el pretexto de ayudarnos mutuamente a satisfacer nuestros calentones. Por mucho que quisiese besarle, no estaba en mis planes hacerlo, si no, sería un pescador que cae en sus propias redes... tenía que mantenerme cerca, tenía que tentarle, tenía que mantenerme quieta. Sus ojos me ayudaron, que ojos tiene el hombre, cierto es que me ponen mucho los ojos azules por su claridad y por las diferentes tonalidades con las que podían jugar, igual que los verdes, pero es que los suyos ya me cautivaron la primera vez cuando nos conocimos. Ahí estaban de nuevo, provocando que me quedara quieta y callada, me habían apresado.

Me besó, normalmente habría interpretado ésto como una victoria por mi parte, pero ya había perdido hace rato cuando me encontré completamente apresada por sus brazos, cautivada por sus ojos y aturdida por su mordisco en la oreja. No me reprimí, en cuanto sus labios se juntaron con los míos no me hice la modesta, deseaba sus besos y frenética, correspondí a ello aún sabiendo que tiempo atrás la intimidad que suponía un beso con lengua no la hubiese aceptado y hubiese roto el beso. Pero no me cansaré de decir que con Andreas era diferente, tenía un magnetismo que nublaba mi razonamiento y es que me faltaba nada y menos para abrirme de piernas ahí en medio, pero teníamos que aguantar, al menos hasta salir de ahí y llegar a mi casa, tampoco era plan de montar una escena porno ahí en medio ¿no?

Mi mente olvidó lo que iba a decir en el momento en el que nos separamos y me volvió a mirar ¿que quería decirle? ¿lo guapo que estaba? ¿lo bien que bailaba? ¿lo bien que besaba? Porque madre mía, que beso... Ha provocado un hormigueo en mi parte baja del vientre... sí, tenía relación con eso, empiezo a recordar ¿el que estaba recordando? El alcohol no ayuda, solo puedo centrarme en su mano acariciando mi pelo, mi mandíbula... sus dedos en mis labios que no dudé en besar y morder con suavidad al cabo de unos segundos. Quería llevármelo a casa, quería continuar lo que tuviésemos ahí y que surgiese lo que fuese, como si nos quedábamos dormidos. ¡Eso era! ¡Eso es lo que quería decirle!

Vamonos... —Susurré, inclinándome para dejar un par de tímidos besos en su cuello y apoyar luego la cabeza en su hombro.— Donde podamos estar solos y seguir con esto, pero vamonos... —Me separé lentamente y suavemente tiré de él, abriéndome paso hacia la salida. En el fondo necesitaba también un poco de aire.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Gal Gadot
Edad del pj : 36
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 1.500
Lealtad : Neutral
Patronus : Pantera
RP Adicional : ---
Mensajes : 94
Puntos : 37
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5757-nailah-stuart http://www.expectopatronum-rpg.com/t5805-i-ve-got-the-eye-of-the-panther-the-fire-nailah-s-relationship http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t5831-nailah-s-mail
Nailah StuartProfesores

Matt Forman el Vie Jun 01, 2018 9:47 pm

Interacción con el conejito sexy Laith.
Mención a Bea y a la otra amiga loca de Laith.


Tuve suerte, y el sanador sexy accedió a complacerme. Se quitó la cabezota de conejo que complementaba su disfraz y se la lanzó a su amiga. Hermoso rostro, sudado y un poco acalorado. Aproveché mi confianza con Laith para preguntarle por el tipo con el que estaba bailando Lluna. Si son amigos, indudablemente me hablará bien de él, pero necesito saberlo. No es que tema por mi sobrina, ella sabe cuidarse sola. Más bien es una pregunta casual que Lait no duda en responder tal y como yo pensaba. De fiar, buen tipo y caballeroso. ¿Solo eso? Mi interés iba más allá. Como lleguen a irse juntos... Es decir, como ese tipo no sea lo que Lluna espera, quizás lo asesine de camino a casa. Y no me gustaría que eso pasase. Más que nada porque se ve que es amigo de Laith, y yo no sabría que cara poner si el tipo desaparece. ¿Es así como pienso ahora sobre mi sobrina? ¿Como una vulgar asesina? No. No es eso. La adoro, todo el mundo lo sabe. Pero sus ideales son muy fuertes, y está muy metida en eso de ser motífago. Temo que vaya por ahí asesinando a todo mago no sangre pura. Estoy desvariando. Será mejor que me centre en el conejo. Ese si que es malvado. Como baila, como se contonea. Sabe que tiene poder sobre mí, por eso juega.

También le pregunté si él era de fiar, bromeando. Dijo que ni para sí mismo, que no bajase la guardia. Sonreí divertido. El baile era intenso, como la música. Todo el mundo estaba bailando frenéticamente y Laith se acercó bastante. Mucho. Hasta que me robó un beso apasionado. Me mordí el labio cuando se alejó, como saboreando aquel instante. Puede que mañana volvamos a ser noticia en alguna revista de cotilleos. Ya inventaron que íbamos a casarnos hace un tiempo. La nueva noticia suculenta puede ser que vamos a ser padres, o algo así. Es solo diversión. ¿Por qué la gente no lo entiende?

Y estaba siendo divertido, hasta que Laith empezó a poner una cara extraña. Su atuendo estaba cambiando y no era cosa suya, alguien le había hechizado. Su disfraz de conejo de peluche mutó a un disfraz de conejo porno-chacha. ¡Oh, rayos! Debía haber vestido así a los camareros. Una mujer se acercó, saludando al sanador con un beso en la mejilla y agregándole unas orejas negras al conjunto. Después se esfumó. Laith parecía desubicado.

- ¡Hola, conejito! Te sientan bien esas orejas. También los tacones, te hacen unas piernas de lo más interesantes. Pero creo que estás demasiado sexy como para estar en esta fiesta. Te ves realmente extraordinario. ¿Quién era esa loca?

Admito que me gustan los disfraces, los atuendos estrambóticos, los complementos peculiares... No hay más que verme en este tipo de fiestas. Siempre busco la provocación rozando el ridículo. Con este nuevo disfraz Laith había superado todas mi expectativas. Y no había sido él, había sido aquella loca. Bendita loca. Debería ficharla para ayudarme con los atuendos del personal.



Disfraz:
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 15.100
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 612
Puntos : 206
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Vanessa Crowley el Sáb Jun 02, 2018 7:43 am

Interacción: Nailah Stuart, Andreas Weber James White, Laith Gauthier.

Vaya, parece que tu prometido aún no ha asumido vuestro compromiso —dijo entre risas, divertida por la reacción del chico. Luego sonrió—. No me digas que acabo de interrumpir tu petición... Enseño transformaciones —comentó después, recuperando el tono serio de la conversación.

No tenía ningún motivo para desconfiar de Nailah, por lo que en ningún momento pensó que James White pudiera ser un nombre al azar para ocultar un fugitivo. Lo que no pensaba realmente era que hubiera interrumpido la petición de matrimonio, pero aun así, le pareció que llevaban poco tiempo prometidos y no quería molestar a la feliz pareja o ser una aguantavelas.

Bueno, sólo me he acercado un momento a saludar —sonrió de nuevo—. Voy a ver si veo a algún otro conocido al que saludar... Os veo luego.

Y se escaqueó de la escena sin mediar una palabra más. Entonces se encontró con un jovenzuelo (porque llevando una cabeza de conejo tenía que ser joven) que iba sin camiseta y que la invitó a bailar.

Está bien —respondió—. Pero sólo una pieza —En realidad no le importaba bailar más de una, aunque eso dependería de lo bueno que fuera el tal Laith—. Me llamo Vanessa Crowley, pero puedes llamarme Nessa —se presentó. Ignoró el piropo, pero sólo porque no sabía quién se encontraba bajo ese disfraz tan raro.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Natalie Dormer
Edad del pj : 31
Ocupación : Profesora
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 4.900
Lealtad : Neutral/Pro-mortífag
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 117
Puntos : 42
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5719-vanessa-crowley http://www.expectopatronum-rpg.com/t5729-relaciones-de-nessa http://www.expectopatronum-rpg.com/t5728-cronologia-de-nessa http://www.expectopatronum-rpg.com/t5725-correspondencia-de-nessa
Vanessa CrowleyProfesores

Leonardo Lezzo el Sáb Jun 02, 2018 1:37 pm

Interacción: Eva



El fugitivo flotaba como un adolescente enamorado, y por eso no medía muy bien las consecuencias de sus actos dentro de aquella fiesta. Por suerte no pasó nada, y el dueño del local no les prestó la más mínima atención. Gwen parecía molesta por verles allí, y molesta en general. Eva se excusó muy bien, merecían una noche como aquella. Además, Leo llevaba un atuendo fuera de lo común. Era imposible reconocerle. Gwen se marchaba ya, y Eva dijo que estaría encantada de poder tomar un café con ella y charlar. El chico sabía que podrían llegar a ser grandes amigas, pues eran dos almas buenas. De algún modo, Leo relacionaba a la mujer con trabajo. Es decir, la Orden no es un trabajo, pero funciona como si fuese una empresa. Y de ser una empresa, Gwen sería claramente la superior de Leo. Tenían mucho que aprender de ella. Aunque de momento el chico solo había recibido algunos hechizos y había aprendido un buen hechizo de defensa, sabía que podían conseguir cosas mejores. Como dijeron en su día, puedes ganas con una buena defensa. Por más que digan que la mejor defensa es un buen ataque.


Continuaron la fiesta, bailando pegados, adaptándose el uno al otro e intentando encajar. Se notaba que Eva había bailado mucho más que Leo. El chico, entre la timidez y la falta de práctica, estaba fuera de lugar. Como una Snitch en un tablero de ajedrez mágico. En uno de los movimiento, la chica se giró dando la espalda al chico. Acercó las manos de Leo a su cadera y continuaron bailando suavemente. Ella no podía verle, pero él tenía la sonrisa más grande de toda la fiesta. No sabía bailar, pero flotaba. Lo estaba pasando bien, y Eva se estaba divirtiendo. No podía pedir más. Seguro que próximamente esta fiesta sería uno de los recuerdos más felices de su existencia. La fiesta en sí, y todo el día previo. Y las semanas próximas. Todo eso conformaría un recuerdo feliz imborrable. Eva volvió a girarse, dedicándole unas palabras. Leo no dudó en responder, un tanto juguetón. - También yo tengo ganas de deshacerme de estas matas de pelo. Tengo ganas de poder besarte. - En realidad daba gracias a la mata de pelos que ocultaban su rostro. De no ser así, se hubiese notado su rubor. Aunque no mentía. Estaban bailando muy cerca todo el rato, y el chico no era de piedra. Tenía ganas de besar a Eva ahora que ya había probado sus labios. Quería más. Ni siquiera él sabía todavía cuantas ganas iba a tener de besar a Eva después. Es decir, cuando volviesen al mundo real, y ella volviese a su trabajo, y él se quedase recluido en el refugio.



Votos:

Voto número 1: Laith (los dos disfraces XD)
Voto número 2: Andreas
Hippie colgao:
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 31.950
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 469
Puntos : 180
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Laith Gauthier el Sáb Jun 02, 2018 7:21 pm

Acciones: Viajar al pasado para bailar con Vanessa y volver al presente para coquetear con Matt.
Menciones: Vanessa, Matt y Dante.

Sonrió cuando la mujer le aceptó el baile, ella se veía seria, sólo tenía que cumplir la parte del reto de hacerla reír. Y se la llevó a la pista de baile, donde sea lo que sea que estuviera sonando en ese momento. Laith era bueno bailando, incluso con aquella enorme cabeza que le entorpecía un poco los movimientos, y lo cierto era que sólo quería ganar su apuesta. Físicamente era expresivo, y guiaba a Vanessa en su baile para que le siguiera el ritmo, siempre desde un respeto inherente que no iba a cambiar.

¡Bailas bien! Déjame adivinar, ¿eres instructora de baile? ¿No? —tenía que alzar el sonido de su voz por encima del de la música, aunque eso era realmente en parte divertido. — ¡Pues deberías serlo! ¿Entonces en qué estás trabajando? —esperaba que no se confundiese su amable cordialidad con algún intento de coqueteo. Ya suficiente tenía de coquetear con chicas por una noche con la lamida de pecho a traición. — Mira, ahora no fallo, déjame adivinar, ¿tocas… algún instrumento? Tienes manos de… violinista —porque él era un experto intentando adivinar datos sin sentido e inesperados de la gente, sólo por mantener viva la conversación.

***

De vuelta en el presente, Laith no supo bien qué información darle a Matt sobre Dante. Es decir, ¿qué quería que le dijera? ¿Quizá que se lo había tirado la noche anterior? Son cosas que uno prefiere omitir por respeto, porque los caballeros no tienen memoria, y Laith era uno la mayor parte del tiempo. Por otro lado, el inefable pareció decidir que era momento de dejar de pensar en terceros y concentrarse sólo en el baile y en ellos mismos, con esos movimientos que parecían peligrosos por la intensidad de la música.

Tampoco le importó besarlo, porque la gente iba a hablar ocurriese lo que ocurriese, así que mejor no quedarse con las ganas. Si tenía suerte, se podía ganar una invitación a su casa, y ese día se sentía con suerte. Por lo menos así se sentía hasta que el plan malévolo de su amiga loca iniciaba con la deformación de su disfraz. Matt era quien menos inconforme parecía con su cambio repentino de disfraz, pues tardó más bien poco en empezar a halagarle hasta los tacones. No perdía ni una oportunidad para endulzarle los oídos.

Esa es la que se hace llamar mi mejor amiga —le explicó, mirando su propio disfraz. — ¿Estoy demasiado sexy para esta fiesta? —inquirió divertido, acercándose a él, continuando con el baile sorprendentemente bien para esos tacones de aguja. — ¿Entonces dónde crees que debería estar? —Matt había conseguido hacerle dejar a un lado lo sorpresivo y extraño que había sido todo el cambio para regresar al coqueteo. — Tal vez deberías primero invitarme una copa —le guiñó el ojo, haciéndose un poco el difícil. Con esa estúpida máscara apenas había conseguido beber a lo largo de la noche, le apetecía algo fresco para beber.

Le sujetó la mano y jaló de él para sacarlo de la pista en camino a la barra, donde se pidió lo de siempre, Jack Daniel’s con refresco y algo de hielo. Era gracioso cómo Laith a veces invitaba a la gente que le invitaran cosas, aunque lo hacía con la mejor de las intenciones, dando un buen sorbo y aclarando la garganta de lo reseca que le había dejado la garganta.

El Conejo... ¿mejorado? Cambio de disfraz:

Aclaraciones:

  • Lleva un short negro.
  • El tatuaje pectoral es este, no el de la foto de referencia.
  • Los tatuajes de las manos son las dos flores



Votos:
Edward "El Unicornio" Westenberg.
Nailah "La Mariposa" Stuart
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 16.255
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 824
Puntos : 677
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Eva Waldorf el Dom Jun 03, 2018 3:49 pm



Ambos bailaban muy pegados, todo lo que había a su alrededor desapareció, parecía que estaban solos en aquella discoteca con aquella música atronadora. Daba igual el ritmo o el tipo de música que fuese, ellos iban a su propio ritmo, amoldándose el uno al otro, no iban al compás de la canción, pero a ellos les bastaba.

- Siempre que tengas ganas, bésame. Besas genial, ¿lo sabías? - Preguntó Eva con sonrisa de picarona. Daba igual cuánto camuflaje llevase encima, esa forma que tenía Leo de bajar la vista durante un instante, cuando se ponía nervioso, le delataba.

Sólo había bebido dos copas, pero aún así se le había subido lo justo para tener la risa más fácil de lo normal, además tenía ganas de ir al baño desde hacía un rato, pero siempre que se giraba a mirar veía una cola larguísima. Si quería llegar a casa sin reventar, más le valía hacer cola. Un momento... ¿Casa? El refugio no era su casa, pero por un momento lo dio por sentado, como si fuese su hogar.

- Leo, necesito ir al baño y la cola es larguísima, ¿vienes conmigo? - Hacía años que no pasaba tanto tiempo seguido con un chico, la confianza se iba afianzando a pasos agigantados, con cualquier otro hubiese ido a hacer cosa sin pedirle que le acompañase.

¿Qué pasaría cuando sus vacaciones acabasen? Eso inquietaba mucho a Eva, no iba a ser un noviazgo fácil, empezando por que no podrían salir como era habitual... Pero quizá si él se apareciese en su casa, no habría tanto peligro. Se agobió un poco, no quería que se pusiese en peligro, ¿y si él se cansaba de tener una novia que no fuese fugitiva? Si lo fuese no habría tantas complicaciones, estarían siempre juntos en el refugio. Quizá se le notó un poco el agobio, Eva bajó la vista y dejó de sonreír tanto, quería que Leo fuese feliz y estaba claro que se ponía en peligro por complacerla a ella, sino no estaría en ese momento en mitad de una fiesta llena de posibles mortífagos.

Hippie cute:

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Macarena García
Edad del pj : 27
Ocupación : Trabajadora de El Profeta
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 7.200
Lealtad : Orden
Patronus : Conejo
RP Adicional : ---
Mensajes : 310
Puntos : 103
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4477-eva-waldorf http://www.expectopatronum-rpg.com/t4954-relaciones-eva-waldorf#74916 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4819-cronologia-eva-waldorf#73627 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4881-buzon-de-eva-waldorf
Eva WaldorfMagos y brujas

Andreas Weber el Lun Jun 04, 2018 7:00 am

Alcoholizado hasta las trancas, saliendo de la fiesta con Nailah

Nailah y yo habíamos empezado la noche haciéndonos pasar por prometidos, y la estábamos terminándonos magreándonos a más no poder (hay que ver que bien interpretamos nuestros papeles). Claro que para entonces yo ya no recordaba el principio de la fiesta, lo único que podía ver era a Nailah y sus caderas contoneándose delante de mi vista, y al camarero aportando su granito de arena trayéndonos más alcohol.

Así que claro, uno tiene el aguante que tiene, pero todo el mundo tiene su límite, y demasiado había aguantado. Al ritmo de una canción de Lady Gaga más que propicia, atraje a Nailah hacia mí para hacerla mía y me dejé llevar. La besé, no como un torpe adolescente que se contenta con un pico donde ni se rozan los labios, sino como un profesional, como alguien que pese al alcohol, sabe lo que hace. Así, nuestras lenguas bailaron juntas mientras mis manos ansiosas acariciaban su espalda al tiempo que la atraían más hacia mí, impidiéndole escapar. La discoteca estaba llena de gente, pero en ese momento para mí solo existía una persona.

Cuando nos separamos, le coloqué un mechón de pelo que se le había ido hacia la cara, y después con esos dedos con los que le había colocado el pelo, le acaricié la mandíbula hasta llegar a la boca, donde le dejé los dedos sobre los labios como en gesto de silencio. Su respuesta fue morderme los dedos y yo le sonreír. No sabía si era yo mismo, el traje de mantis que me estaba dando alergia, o si era el alcohol, pero me gustó. De siempre me había vuelto loco los mordiscos. Y menos mal que no me había mordido el cuello, en plan vampiro, porque si no no respondo de mis actos.

Nailah pareció escucharme (a ver si va a resultar que es legeremante…) porque se acercó a mí y me susurró que nos fuéramos juntos al tiempo que me daba un par de besos en el cuello. Al momento, noté como se me erizaba el vello, al tiempo que me estremecía. Pero los besos no fueron más allá; sentí como apoyaba su cabeza en mi hombro y coloqué mejor mis brazos, abrazándola de forma menos posesiva que antes, pero posesiva a fin de cuentas.

Tras hablar, Nailah se separó de mí y, antes de que pudiera responder, me arrastró con ella hacia la salida. Sonreí y asentí mientras me dejaba llevar. Eso siempre era lo más fácil, dejarse llevar. Juntos de la mano, atravesamos gente y más gente; en algún momento fui vagamente consciente de chocarme con alguien, puede que incluso del choque hiciera que se le cayera la bebida encima, pero era algo irrelevante que olvidé en apenas unos segundos, tan pronto dejamos a esa persona atrás. Solo tenía ojos para Nailah.

Aún seguíamos de la mano cuando el frío aire del exterior nos recibió con una bofetada, más que una caricia. Aun así, llevaba tanto alcohol encima que ni con eso me despejé. Porque aquella ida de olla solo podía explicarse con el alcohol. Pero después vi a Nailah deslumbrante bajo la luz de la luna, devolviéndome la mirada, y ya no podía estar seguro de nada.

- ¿En tu casa o en la mía? – le pregunté con tono jocoso, aunque probablemente, a juzgar por el estado alerta de mi mantis no-religiosa, más en serio de lo que pudiera parecer.


Off: Nailah y yo nos vamos de la fiesta para seguir la fiesta en otra parte... jejeje.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Sebastian Stan
Edad del pj : 30
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 900
Lealtad : A sí mismo
Patronus : Elefante africano
RP Adicional : 000
Mensajes : 107
Puntos : 41
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5764-andreas-weber http://www.expectopatronum-rpg.com/t5774-relaciones-de-andreas-weber http://www.expectopatronum-rpg.com/t5776-cronologia-de-andreas-weber http://www.expectopatronum-rpg.com/t5773-correo-de-andreas-weber
Andreas WeberFugitivos

Edward Westenberg el Mar Jun 05, 2018 2:04 am

Interacción con Danny Maxwell
y Bea Bennington.
Indignación con Thorne. Promete venganza,
de chocolates robados.


i´m a unicorn:


Miren que guapa se ve ahí cantando en español.

Edward no tenía ni idea de lo que estaba diciendo la canción pero él la estaba disfrutando a mil. De ojos achinados, brillosos, e improvisando pasos que serían la envidia del Ave fusil, porque ahora él ya era un fusil magnífico. Que había pasado la prueba. Enarcó una ceja y sonrió de lo más coqueto.- ¿Y tú? ¿Eres una chica mala o qué? .- le preguntó acercándose traviesamente y mordiéndose el labio con la mirada fija en la boca de Danny que seguía cantando. Pero después retrocedió como quién sabe que se le ha escapado una pregunta así de la nada. Dándose cuenta que ya había entrado a la fase del alcoholismo en que la lengua se manda sola, se desordenó el cabello y se rió como haciéndose el loco, como si le acabara de preguntar por el clima.

Y siguieron bailando, porque esa noche el cuerpo estaba hecho para eso, para dejarlo todo en Babylon. Pero la sed siempre volvía, una sed engañosa porque mañana tendría el triple, convirtiéndose en un higo humano pidiendo agua desesperadamente por todo el alcohol bebido en la noche. Pero eso ya lo vería él en unas horas más,  ahora sólo quedaba disfrutar.

Y renaciendo entre las cenizas cual ave fénix vino su esperada victoria. Que él ya de tanto perder le había agarrado la onda a eso de los giros y golpes en la barra, dejando atrás a la joven maga. Para Ed al parecer eso de la tercera es la vencida no va, lo suyo era el cuarto intento. Y esa noche quedaba científicamente comprobado. Y ganar no fue todo, lo mejor vino después cuando Danny le contesta que escoge "Desafío", ahí el imaginario de Ed se volvió loco, un caos total, pero entre tanta lluvia de ideas se quedó con una: Que la ex hufflepuff bailara la Macarena sobre la barra, dedicandosela a alguien de Babylon antes.  

Algo sencillo, pensaba su borracha mente. Pero no la de su compañera de andanzas. Se llevó hasta la mano al pecho de pura indignación al escuchar su negativa. Y más cuando él había hecho su desafío de ave fusil tan magníficamente (o al menos eso creía él, que eso de "magnífico" en su estado etílico era algo bien subjetivo).- Pero que no puedes negarte, haz dicho "Desafío" Yo lo he escuchado, lo tengo grabado acá.- se apuntó con su dedo la sien derecha.- "Desafío, desafío, desafío".- repitió en eco en una vano intento de imitar la voz de su amiga.- Bueno dedicamelo a mí, yo feliz soy tu Macareno.- le dijo dedicándole una sonrisa toda encantadora. Miró a la mantis, que estaba mantiseando a esa mujer toda guaposa, y por unos momentos deseo ser una mantis, en verdad esa mantis en específico. Nadar en el mar, ser un pez, y fundirse con semejante sirena...Sacudió su cabeza, se estaba yendo por las ramas. Y volvió a clavar su mirada en la rubia.

Arrugó su ceño, hizo una mueca en sus labios de lo más infantil y cruzó sus brazos, todo amurrado. - ¿ Y si la bailamos juntos?.- le preguntó, ofreciéndole otra alternativa. Pero mira que tramposa era esa ex hufflepuff, que le sacaba esa sonrisa toda encantadora, derritiendole el corazoncito. Y se quedó ahí todo prendado en ella, con una cara de bobo que pasaba desapercibida al confundirse por una de borrachin.  Pero ese estado de trance le duró poco y nada ya que su tejoncita le trajo una herida pasada al baile que hizo que Ed despertara.- ¡Hey! ¿Para qué sacar eso de nuevo? Que yo ya estaba punto de perdonarte tu no cumplimiento del desafío y me traes ese recuerdo a la cabeza. Y sabes que no es verdad, ese día tan solo no fue mi día. Pero ya verás Maxwell...- la cosa se había puesto sería, que le había llamado del apellido.- Como este Edscorpion derrite a tu ninja de hielo. Los últimos seremos los primeros y bailaremos la macarena sobre la barra. HE DICHO, CASO CERRADO. - elevó ambos brazos todo de manera toda épica, como cual elmo con fuego detrás.

Lo que continúo no se lo esperaba para nada, una chica primaveral le abrazó como si le conociera de toda la vida. Pero él siempre tan encantador, se dejó querer. De hecho hasta le respondió ese abrazo a la señorita primavera blanca inmaculada floral. Y ahí frente a sus ojos después le roba descaradamente su vasito alcoholizado y hubiera protestado pero el besito que vino después hizo que lo olvidara todo. Era tan fácil ablandar a Edward tan solo bastaban un poquito de mimos o sonrisas saca sonrisas y ya está, lo tenías ahí todo feliz. Cuando la chica se sentó a su lado y comenzó a tomar su trago, el castaño parpadeo un par de veces y le dedicó una mirada a Danny en plan: No tengo idea lo que acaba de pasar, pero ¡Que va!.- Hola señorita primaveral roba tragos.- le saludó con una sonrisa de lo más coquetona. Que no lo podía evitar, le salía  inconsciente cuando una chica guapa se le ponía enfrente. - Yo tampoco sabía que vendría, literalmente.- comentó divertido.- Pero me alegra habermela topado. Edward Westenberg, el Unicornio. Un gusto.- bajo su cabecita en plan mini reverencia, y luego miró a Danny y se acercó a ella rodeándole sus hombros con su brazo derecho.- Y esta guapa que ves acá es Danny, laquenoquierebailarlamacarena, Maxwell.- le sonrió a la ex tejona y le dió un besito en la cabeza.

En eso se percató de la cabeza que se encontraba en la barra, abrió los ojos sorprendido.- ¿Pero qué le ha pasado a Don conejo?.- preguntó acercándose a la barra y tomando la cabeza para ponersela él- ¡Hey! ¿Cómo me veo?.- preguntó mientras se ponía a improvisar pasos todos idiotas y graciosos.

"Un aplauso más fuerte para la hermosa de Danny, que ha hecho un perfecto Freddie. ¡DANNY TE AMO, ERES MARAVILLOSA! A dónde sea que estés...."

Giró su mega cabeza de conejo unicorniano cuando escuchó esas palabras. Que veía borroso, y comenzaba sentir calor. ¿Quién era? Esa voz...esa voz... ¿De dónde la conocía? , se preguntó. Y en ese preciso momento realmente admiro al don Conejo, que andaba con esa cosa gigante y calurosa en la cabeza. MY RESPECT.

Y Westenberg...

Como cual suricata elevó su gigante cabeza de conejo hacia donde provenía el sonido, todo ilusionado, esperando su mensaje de amor con ojitos brillantes y...

ERES UN IDIOTA A A A A A A A A

Oh...Edward ya sabía quién era esa persona, lo sabía muy bien. Porque dos más dos son cuatro y cuatro y dos son seis. Se sacó la cabeza todo indignado, y se la puso en el costado.- ¡Mecachis! Cuanto odio en un cuerpo tan enano.- dijo con una mueca en los labios y ceño fruncido. Se giró y miró a las dos chicas.- Si yo soy todo un encanto.- hizo un puchero y puso su mejor rostro de gato con botas. De esos que uno dice, ay vení pa acá que te abrazo.


Última edición por Edward Westenberg el Mar Jun 05, 2018 11:42 pm, editado 1 vez
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Andrew Garfield.
Edad del pj : 19
Ocupación : Empleado Borgin & Bur
Pureza de sangre : Mestizo.
Galeones : 8.960
Lealtad : not found.
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 312
Puntos : 199
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3035-relaciones-edward-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg
Edward WestenbergMagos y brujas

Leonardo Lezzo el Mar Jun 05, 2018 9:57 pm

Con Eva en los baños


Por más que lo intentase, el chico no podía actuar con normalidad frente a Eva. Le daba vergüenza todo. Absolutamente todo. Estaba disfrutando la noche y bailando con ella muy pegados, pero no le salía precisamente de forma natural. Quizás por eso no era capaz de mover la cintura como otros chicos en la pista. Y a pesar de su timidez, le confesó a Eva que tenía ganas de besarla pero la mata de pelo que le cubría la cara se lo impedía. Eso a ella le daba igual, le daba permiso para besarla aunque se la notaba también un poco avergonzada. Bajó la cabeza, y el chico no tardó en acariciarle la cara y acercarse a darle un pequeño beso. Los labios de la chica sabían dulce y olían a alcohol. No le asqueaba en absoluto. Sabían bien. Llevaban bastante rato bailando y ella tenía ganas de ir al baño, pero había cola. La cara de Leo tuvo que ser un poema al escuchar la pregunta de Eva. ¿Cómo que acompañarla al baño? Desde el momento en que ella se lanzó directamente a preguntarle si quería hacerlo en la cama o en la ducha, que Leo no había pasado tanta vergüenza. Intentó serenarse y cogió la mano de la chica para acompañarla al baño tal y como le pedía. Tampoco sabía si acompañar a tu novia al baño en una discoteca es lo normal, y la mente inquieta de Leo imaginaba cosas oscuras.

La cola era muy larga, llena de mujeres hablando y riendo, con sus copas en la mano, esperando su turno para entrar en el baño. - Sígueme el juego. - Le dijo a Eva al oído. La guió hacia delante, buscando llegar al baño de los chicos. Si no había mucha gente, podían metese allí. Pero quizás no era lo más adecuado, así que Leo cambió de estrategia. - Lo siento chicas, mi novia está embarazada y mucho me temo que no puede aguantar más. El bebé le oprime la vejiga. - Algunas chicas se quejaron, pero la mayoría le cedieron el paso a Eva. En menos de un minuto había un baño libre para ella. - Te espero aquí. - Leo esperó paciente en la puerta de los baños de las chicas. No quería meterse allí. Dos de las mujeres quejonas continuaban despotricando, pero poco le importaba.



Hippie colgao:
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 31.950
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 469
Puntos : 180
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 9 de 11. Precedente  1, 2, 3 ... 8, 9, 10, 11  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.