Situación Actual
10º-19º
24 octubre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Wolfgang R.Mejor PJ ♂
Lluna F.Mejor PJ ♀
Eva W.Mejor User
Melissa M.Mejor roler
Gwen & KyleMejor dúo
Giovanni M.Mejor novato
Niara S.Especial I.
Iris L.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Fiesta de primavera (30 de Abril de 2018)

Matt Forman el Mar Mayo 01, 2018 11:57 pm

Recuerdo del primer mensaje :




La discoteca Babylon empezaba a ser el lugar de moda. Mis fiestas daban mucho de qué hablar pero eran las más divertidas del universo. Los magos y brujas de esta ciudad, y de otras, adoraban pasar el sábado por la noche en mi negocio. Mis ganancias se habían disparado, cosa que me importaba poco, y la fama de mi local era inmejorable. Me planteé hacer una fiesta en primavera porque no había hecho ninguna fiesta importante desde Carnaval, y ya habían pasado dos largos meses. Además, todo el mundo sabe que me gustan demasiado los disfraces. Nada más plantear la fiesta, ya había elegido mi atuendo.

Quien conozca la discoteca de antes se va a sorprender por el notable cambio en la decoración. Empezando por los trabajadores de la discoteca. Todos iban van disfrazados de hadas, incluso los seguratas de la puerta. Se ven estupendos y mágicos. En el techo de la discoteca habíamos creado enredaderas con flores que colgaban a distintas alturas. Había flores por todos lados, y más enredaderas en las barras. El escenario también había sido decorado, pareciendo un bosque encantado. Allí estaría mi DJ favorito, disfrazado de hada, igual que todos los demás. El karaoke estaba a disposición de todos, al igual que el solicitar o dedicar canciones. En la barra había una gran variedad de cócteles con frutas, decorados con flores, de todos los colores. Con alcohol, por supuesto. Iba a ser una gran noche, si la gente se animaba tanto como en el pasado Carnaval.

No había invitado a nadie en especial. Lo había comentado de pasada con Lluna, ya que la vi tan divertida en Carnaval, y poco más. Pero la gente se entera. Una persona ve el cartel de una fiesta en Babylon e inmediatamente se lo comenta a otro. Y cuando te quieres dar cuenta, la discoteca está llena de mujeres y hombres con ganas de disfrutar de la noche. Esta noche estaba empezando justamente ahora. Los primeros clientes empezaban a llegar. En esta ocasión no iba a ocultar mi identidad. Estaba listo, con mi disfraz, sentado en la barra disfrutando de un cóctel de mango y vodka. Una mezcla dulce de sabores tropicales y eslavos a la vez. Ideal. Movía la cabeza al ritmo de la música, esperando tener algo divertido que hacer esta noche.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 18.500
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 628
Puntos : 224
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanJefe Departamento

Dante Fiore el Sáb Mayo 12, 2018 5:50 am

Interacción con Beatrice, Lluna, Laith y Ryan
Mención a Freya

Rió divertido ante el comentario que hacía Lluna, ahora podía tachar de su lista el hacer un baile de cuatro personas con una abeja reina, una princesa primavera y un conejo rosa y sexy, sí, una cosa menos para hacer antes de morir — Creo que ese comentario vale por todos nosotros — Es decir, no es que cualquiera tuviera la dicha de decir que había hecho esta clase de cosas. Todo fue una completa locura, Valentina parecía llevarse de maravillas con el rubio, mientras que Laith parecía detestarlo, lo cual parecía un problema marital, de amistad, de celos, de todo, era como esas telenovelas mexicanas en las que todos peleaban por la atención de una chica, y la chica era una pendeja que nunca se decidía por ninguno de los dos, sí, exactamente.

Le tiró una mirada bastante traviesa al pelinegro, cuando sentía como uno de sus dedos se deslizaba suavemente en un costado de su cuerpo, a esto debería caberle demanda, algo así como demanda por calentar a alguien en público, sí, que esa clase de cosas eran imperdonables — MI ABOGADO SE ENTERARÁ DE ESTO, GAUTHIER — Comentó ahora en un tono de voz elevado, de forma que todos lo pudieran escuchar, y sí, probablemente ninguno entendería, debido a que el comentario de antes sólo lo había escuchado el pelinegro, pero así le parecía mucho mejor. Se sentía bien, al menos había conseguido sacarle una sonrisa sincera a su colega en medio de esta situación tan tensa, sentía que esa era su especialidad, animar a la gente, siendo franco, le fascinaba hacerlo.

Unos segundos después, puso una muy notable cara de asco al escuchar las palabras de aquel rubio, y no precisamente por haberse imaginado lo de la boca de Laith, sino porque esa clase de comentarios se le hacían en exceso desagradables e inmaduros, siempre le habían parecido una niñería. Pero, su cara de sorpresa no fue nada común al percatarse de como Laith literalmente se arrojó sobre él. Sólo pensaba en destrucción total, golpes, hechizos volando por todos lados, pero no, sólo había ido a cubrirle la boca para evitar más comentarios desagradables, menos mal — Se ve que no es un mal tipo, pero es un poquito idiota — Respondió a un comentario que la abeja había hecho hace ya un rato, pero que no había tomado en cuenta hasta ahora.

Los siguientes momentos fueron un tanto... No sé, ¿raros? ¿incómodos? no sabía con exactitud como describir el hecho de que la rubia que llevaba gafas, empezaba a hablar acerca de animagos, de sexo, de embarazo, y cualquier clase de cosas locas que podrían pasar por su cabeza, sin duda, era un método muy poco ortodoxo para cambiar el tema de conversación — En estos momentos no sé si debería darte más trago o más bien quitártelo — Comentó divertido, cualquiera que la escuchara filosofar de esa manera en medio de una discoteca, pensaría que estaba drogada, aunque no la culpaba, a lo mejor también podía ser falta de trago.

En su lugar, se encontraba bailando al ritmo de cada una de las canciones que escuchaba, si había algo que se le daba bien era bailar, casi todo, en realidad, aunque lo estaba haciendo suavemente y sin moverse más de lo necesario, mientras que acababa de beber su trago poco a poco, al menos, estaban justo en la barra. Al acabar de beber el contenido de su vaso, se dio la vuelta para observar la barra y pedir un trago exactamente igual al anterior, personalmente le encantaba, y así no estaba cambiando de bebida a cada rato, que eso generalmente era letal para cualquiera. Tardaron poco tiempo en darle su nueva bebida, dando un primer sorbo a esta misma, y sonriendo de forma amplia para volver su atención al grupo.

En el corto periodo de tiempo que no había estado atento, Laith parecía haberle ofrecido trago al rubio, como si ya de repente hicieran una tregua temporal, sólo para no causar problemas dentro de la fiesta, aunque eso era agradable, a fin de cuentas habían venido a pasarla bien. Escuchó la especie de sermón que el pelinegro le daba a la más joven del grupo, y volteó a ver en dirección hacia donde ellos estaban observando, y allí la vio... Oh dios, era la quiebra penes. Llevaba un vestido con estampado de rosas bastante corto, además, tenía una especie de máscara transparente que era casi inútil, es decir, igual se veía a la perfección su rostro. Conocía a esta chica de hace pocos días en la sala de urgencias, le había agradado bastante, a decir verdad, aunque le parecía un poco gracioso el hecho de que haya llegado allá por prácticamente lesionar el pene de su amigo, es decir, ¿a qué clase de persona le ocurría eso?

Por favor, no seas como ella, que te lo digo yo — A pesar de que era una mujer bastante agradable, la veía un poco... desastrosa, sí, esa era la palabra ideal. Por otra parte, Lluna se veía como una chica un poco más tranquila, o por lo menos eso era lo que demostraba. Freya parecía estar mostrando piel de más constantemente, en especial justo ahora en la barra, cuando por poco y se podía apreciar lo más profundo de su oscura alma. Bebió un profundo sorbo de su bebida mientras que la observaba fijamente, y bailaba al ritmo de la música.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Alfonso Herrera
Edad del pj : 31
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 4.652
Lealtad : Neutra
Patronus : Caballo
RP Adicional : 000
Mensajes : 91
Puntos : 59
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5856-dante-fiore-un-piacere http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Dante FioreMedimago

Eva Waldorf el Sáb Mayo 12, 2018 1:52 pm



Aún no podía creerse que hubiese convencido a Leo para ir a la fiesta. Daba saltitos por toda la habitación mientras se arreglaba, quería ir a juego con él, le hacía ilusión. A ella no le hacía falta ocultarse, pero tampoco quería ser reconocida de primeras, así evitaban preguntas incómodas. Se decidió por un vestido hippie muy colorido, con muchos collares y anillos turquesas, y por unas gafas redondas, se veía muy mona.

Cuando estuvieron listos se agarraron de la mano y se aparecieron en un callejón al lado de la discoteca. Estaba nerviosa, recordaba la fiesta de carnaval y lo subida de tono que acabó siendo. Tenía muchas ganas de repetir, y más sabiendo ya que se gustaban, que no eran imaginaciones suyas. Leo la agarró de la muñeca para detenerla y preguntarle por la versión que darían si les preguntaban quién era él. El hecho de que recalcase que no se comportaría como un familiar hizo que le recorriese un escalofrío muy agradable.

- Pues decimos que somos pareja, un chico italiano que no lleva demasiado tiempo aquí. - Al tiempo que lo decía, Leo la acercó para besarla en la mejilla. Empezaban a jugar con fuego y casi ni habían entrado a la fiesta. Aún estaban a tiempo de darse media vuelta y volver a aquella habitación tan íntima, pero la puerta de la discoteca se abrió y cerró, dejando escapar la música que sonaba dentro, cosa que la animó a entrar. - Vamos, todo irá genial.

Eva contuvo un poco la respiración cuando entregaron las varitas, no había de qué tener miedo, pero siempre era algo que ponía alerta. Sin embargo, pasaron sin problemas al interior de la discoteca, lo habían conseguido. Miró a todas partes, estaba todo tan cambiado con esa decoración que no podía cerrar la boca, sólo cuando Leo le habló salió de su ensimismamiento.

- Claro, vamos a pedir a la barra, es mejor que no nos separemos. - Le agarró de la mano para ir hacia la barra entre toda la gente que ya había. Desde luego, para ser una fiesta de primavera, había disfraces muy raros. Eva pidió un vozka negro con sprite, y se giró hacia Leo. - ¿Tú qué quieres tomar? Creo recordar que no bebes alcohol, ¿no?

Hippie cute:

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Macarena García
Edad del pj : 27
Ocupación : Trabajadora de El Profeta
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 7.201
Lealtad : Orden
Patronus : Conejo
RP Adicional : ---
Mensajes : 380
Puntos : 138
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4477-eva-waldorf http://www.expectopatronum-rpg.com/t4954-relaciones-eva-waldorf#74916 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4819-cronologia-eva-waldorf#73627 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4881-buzon-de-eva-waldorf
Eva WaldorfMagos y brujas

Gwendoline Edevane el Dom Mayo 13, 2018 3:34 pm

Interacción con Ian.
Mención al grupo Nailah, Andreas y Vanessa.
Interacción con Matt.

Podía haber personas que interpretasen en mi forma de definirme cómo "complicada" una mala excusa, una forma de no decir lo que realmente pensaba. Y si bien es cierto que me incomodaba sobremanera decir ese tipo de cosas a la gente, en este caso estaba siendo sincera: había oído hablar de ese "calor interno" que sentían algunas personas cuando alguien del sexo opuesto—o de su mismo sexo—les gustaba. Pero ese "calor interno" para mí seguía siendo un misterio, una incógnita, y a excepción del breve momento en que recordé a Sam disfrazada de Deadpool durante la fiesta de Carnaval, jamás lo había experimentado. Y no, no estoy incluyendo en el paquete mis "momentos en la bañera", pues esos eran solamente míos.
Ofrecí a Ian los mejores consejos que una persona cómo yo puede ofrecer, que no son muchos, y el muchacho aprovechó para insinuarse una vez más. Pero tengo que decirlo: dentro de lo insistente que era, no era excesivamente invasivo. Algo me decía que, a diferencia de Ryan Goldstein, ese chico sí sabía aceptar un "No" por respuesta, y en los tiempos que corrían, parecía ser un lujo. ¡A ver, no creo que sea tan difícil! ¿Qué tengo que decirle? ¿"No quiero tu sucia boca en contacto con la mía"? ¿"No quiero tu 'cosa' dentro de mí"? Al menos, Ian no había hecho ningún amago de besarme... aunque me había quitado mi cerveza, eso sí.

—Creo que el baile "sexy" no es para mí.—Respondí, esbozando una leve sonrisa.—Pero yo no sirvo de ejemplo, te lo digo de verdad. Y creo que otras mujeres de por aquí podrían encontrarte muy atractivo.

Lo decía sinceramente, pues pese a no sentir nada hacia él, el chico respondía a los estándares de belleza de la sociedad actual. Eso estaba claro. Ahora bien, ese disfraz de flor era lo más feo que una persona podía ponerse, fuese hombre o mujer. Aunque quizás... De nuevo me sorprendí pensando en Sam, e imaginándola vestida con eso... e inevitablemente me mordí el labio inferior. ¿Recordáis ese leve calor que sentí antes? Bueno, pues ahí estaba otra vez. Con eso puesto, Sam sí que sería mi florecilla...
¡Pero bueno, Gwen! ¡¿En qué estás pensando?! ¡Aleja esos pensamientos! ¡Que es tu amiga! Me sentí horriblemente mal por pensar en ella de esa manera... Pero bueno, al menos empezaba a entender un poco lo que me pasaba, por qué era tan complicada...
Y entonces sucedió todo lo del micrófono: un aparato electrónico volando, impactando en la cabeza de Ian, Matt que vino a socorrernos, Ryan que apareció para disculparse—e invitarme a cantar con él. ¡Sí, claro, que voy a cantar contigo con lo pesado que eres!—y la reacción, primero de Ian, después de Matt. No pude evitar quedarme mirando con sorpresa a los tres, y pese a que en un momento dado pensé que la sangre llegaría al río, Ryan se retiró y nos dejó. A este momento no le presté atención, pues estaba ya ayudando a Ian con su herida.
Mientras Matt se sentaba en la barra junto a nosotros y pedía algo de beber, el dueño de la discoteca maldijo la estampa de Ryan Goldstein, cómo mínimo. No le gustaba nada, y encima, parecía tener algún tipo de intenciones con la sobrina de Matt. ¡Qué bien! ¡Pesado y mujeriego, y encima en sus ratos libres ataca a la gente con micrófonos! ¡Pues muy bien! Ryan Goldstein seguía perdiendo enteros conmigo.

—Ian, no pierdas el tiempo con eso. No merece la pena. Simplemente... no le hagas caso.—Recomendé al chico, quién parecía haber recuperado el buen humor a pesar del golpe. Yo no podía evitar ser conciliadora, y empezaba a pensar que era una suerte para todos los presentes que siguiese sobria. Así... bueno, así podía actuar cómo la madre de toda esta buena gente.

Pero al parecer, solo había una cosa que interesaba más a Ian que pegarle a Ryan: ligar. Y a tal efecto, se cambió de disfraz. ¿Habéis visto alguna vez "Lluvia de estrellas", ese programa de televisión dónde los concursantes, que cantaban, curzaban una puerta y tras un corte en la imagen salían vestidos de otra manera? Pues algo parecido hizo Ian, pero con su varita: pasó de ser flor a ser un Cowboy. Y ese disfraz yo ya lo había visto antes... aunque entonces llevaba muchas más copas encima.
Sin más dilación, y tras asegurar a Matt que a pesar de ligar seguiría prestando atención a que su sobrina estuviese a salvo, allá que se fue, en dirección al grupo que, entre sus filas, contaba con una guapa morena, una guapa pelirroja, y una... ¿guapa mantis religiosa? ¡La mantis que me había saludado y que debía ser fan de los Vengadores!
Por mi parte, decidí prestarle atención a Matt. Por cómo estaba, deduje que no le vendría mal un oído amigo... y lo más parecido que había por allí, me daba la impresión, era yo. Así que me acerqué y me senté a su lado en la barra, pidiendo una nueva cerveza. ¿Podría beberme esta? Sí, pero no voy a pasarme.

—¿Estás bien?—Pregunté, volviendo la vista en dirección a Matt. No es que fuera mi persona favorita en el mundo, y quizás me recordase un poco a mi padre en algunos aspectos—no me refiero ni a la edad ni al físico, aviso—pero la última vez que se había encontrado con Sam, la había ayudado con un... idiota, llamémosle, que intentó atraparla. Y Ryan Goldstein me caía cada vez peor, así que...—Conmigo está siendo un pesado de campeonato, pero deduzco que a ti te habrá hecho algo más. ¿Puedo preguntar o es secreto?

Había mencionado "asuntos de trabajo", y trabajando cómo trabajaba en el Departamento de Misterios... bueno, cabía suponer que el asunto de trabajo en concreto sería un misterio, ¿no? Pero si quería hablar de ello para calmarse un poco, pues me ofrecía voluntaria para escucharle.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 29
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 4.583
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 788
Puntos : 384
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Edward Westenberg el Dom Mayo 13, 2018 8:37 pm

Interacción con Danny Maxwell.


i´m a unicorn:


Una mega salsa tenían los dos en la pista de baile. Sabrosa y apetitosa, al menos él lo veía así. Disfrutaban bailando y eso se notaba. No tenían por qué ser unos eruditos en el tema del baile para tener que darlo todo en la pista. Ellos simplemente se entregan a los ritmos que la música ofrecía y movían sus cuerpos sin importarle ni un poquito el qué dirán. ¿Es que acaso importa? No. Y menos cuando tenían al otro como compañero de baile.  Movió el esqueleto como si el mundo se fuese a acabar mañana hasta que su propio organismo le pidió, o más bien le exigió fervientemente un poquito de agua. Pero el castaño tenía pensado darle un líquido muy diferente a su organismo, una idea que mañana claramente tendrá sus consecuencias y le hará decir "¿ Por qué? ¿Por qué no tomé un misero vaso de agua? Pero eso ya queda para mañana, esta noche simplemente sería un muy buen amigo de la barra junto a su tejona favorita.

Al llegar a la barra y sin consultarle a nadie pidió seis chupitos, tres para la joven maga y los demás para él. Para luego con una sonrisa traviesa retar a su amiga a un duelo de tomatera. Y para poder ponerle un poquito más de pimienta en esa salsa que ambos habían decidido cocinar aquella noche (Porque sí, entre los dos siempre debe haber comida. Aunque sea metafóricamente). - YAAAAAS.- exclamó todo emocionado cuando Danny aceptó su desafío. Dió unos pequeños saltitos en el lugar como si estuviera a punto de comenzar una gran batalla.- Hey.- hizo un puchero haciéndose el indignado.- Que no la escuchen, ustedes son geniales.- sí, le acababa de hablar a su pies, y eso que aún ni borracho estaba.- Solo lo dice porque sabe que va a perder jijiji.- rió  y le miró sin perder ese brillo travieso.- Y ok, acepto tejoncina. Acepto tus nuevas reglas, sólo porque se que aún así terminaré ganandote igual.- mira que creído se ponía a veces, le sacó la lengua infantilmente y se dispuso para comenzar el juego. - A la de tres.- dijo sonriente.

Y una, dos y tres. Todo para adentro, de sopetón. Sin pensarlo, así lo hizo. Uno tras otro como si de agua se tratase. - THE WINNER IS... EDWARD WESTENBERG.- gritó todo emocionado con los brazos en alto tras ver cómo le había ganado por mucho a su amiga. Rió al ver su rostro todo apachurrado, hasta ternura le llegó a dar.- ¿Quieres algo para pasarlo? ¿Un jugo?.- le preguntó mirándola divertido. - Jo, jo, jo.- canturreó todo feliz al recordar que le tocaba o hacer un desafío o pregunta.

Y pregunta sería.- Haber, haber... qué puede ser...- susurró mientras por su cabeza pasaba toda clase de preguntas, desde ¿ Qué prefieres el tangananica o tanganana ? hasta si se fuera a una isla desierta y se pudiera llevar tres objetos y a una persona ¿qué cosas y qué persona seria?. Pero no se quedó con ninguna de esas, sonrió travieso.- De los o las que se encuentran en el local. ¿A quién le darías un beso todo desenfrenado y salvaje? .- se rió, lo de desenfrenado y salvaje solo lo dijo para ponerle más cebolla al asunto, que una salsa sin sazón no es salsa. - Y hey, si me dices que con la calabaza yo lo acepto, eh. Que soy un chico de mente abierta.- bromeó solo para picarle.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Andrew Garfield.
Edad del pj : 19
Ocupación : Encargado Caldero Chorrea
Pureza de sangre : Mestizo.
Galeones : 11.661
Lealtad : not found.
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 333
Puntos : 213
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3035-relaciones-edward-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg
Edward WestenbergMagos y brujas

Danielle J. Maxwell el Lun Mayo 14, 2018 9:15 pm

Interacción con Edward Westenberg

¿Un jugo? Mira que me gustaban los zumos de piña, pero no era momento para estar tomándose un zumo de piña, por mucho que mi garganta ahora mismo quisiese jubilarse para toda la vida. Iba a aceptar mi derrota como una buena perdedora y sufrir las consecuencias horrorosas de no saber tomarme un chupito en condiciones. Le dije que prefería verdad antes que desafío, pues a saber qué clase de ideas maquiavélicas se le ocurrían a Edward con tal de reírse de mí el resto de nuestra vida, pero lo que no me esperaba era esa pregunta. ¿Sabéis lo primero que apareció en mi cabeza? Esa Danny cruel que se metía conmigo misma.

"¿Y tú sabes dar uno de esos?" Me cuestionó.

Y tenía razón, yo no sabía dar uno de esos. Un beso, bueno, ¿pero desenfrenado y salvaje? Sólo de imaginármelo, me puse como un tomate y desvíe la mirada, fingiendo que buscaba a la persona a la que besaría. Qué vergüenza, madre mía... En realidad no besaría a nadie porque no me gusta ir besando personas que no conozco de absolutamente nada, pero suponía que esa respuesta no le iba a valer a Edward, por lo que eché una ojeada y...

Ahora que me ponía a mirar a las personas con esas intenciones, había un montón de gente super guapa y sexy, ¿no? No pude evitar mirar de arriba abajo a una chica que iba con un disfraz super bonito, pero finalmente señalé descaradamente con el dedo a un tipo en concreto.  

A ese. —Y, si seguías mi dedo, llegabas a un tipo que iba con el torso al descubierto y tenía una gran cabecita de conejito sobre sus hombros. —En realidad lo he elegido por el físico porque está buenísimo, pero no lo besaría. No me gusta besar a gente que no conozco. Así que por esa regla de tres, en realidad solo te besaría a ti, pero no creía que esa contestación fuese demasiado salseante porque en verdad no te besaría, ¿sabes? Sería super raro besarte. Sabes, eres mi amigo. —Me apresuré en decir eso último, ruborizada por completo y trastrabillándome con las palabras, cuando me vi en la necesidad de matizarlo todo por si acaso. No se vaya a pensar de que quiero besarlo, ¿sabes? Que luego esto se vuelve incómodo. Eso sí, no me di cuenta de que sin querer le dije que era mi amigo, ¿le había friendzonizado? ¿Y por qué me preocupo de si le he friendzonizado, acaso no está friendzonizado en mi vida? —O sea, digo que es raro porque ante todo eres mi amigo. Y besar a un amigo es raro. No sé, es que tampoco he besado a mucha gente, ¿sabes? En fin. YA ESTÁ. CAMBIO DE TEMA. —Y zarandeé las manos de un lado para otro, riéndome por no hacer un agujero en la tierra y tirarme de cabeza para que la tierra me tragase.

"¿Y tú cómo sabes que no te gusta besar a gente desconocida si no has besado más que a un chico en tu vida?" ¡Lo sé y punto, ¿vale?!

Bueno venga, vamos a volver a hacerlo pero a mí manera.

Y estaba claro que aquí, quién pone las reglas, es quién sale ganando. No sé que le pasó a Edward o en donde fallaron sus cálculos, si en el giro inesperado con falta de equilibrio o cuando tuvo que pegar la cabeza en la barra. Yo solo sé que cuando levanté la mirada, él todavía estaba dándose un coscorrón contra la madera. Yo reí divertida.

¡Já! ¡Mi turno, bandido! —Le dije, señalándole divertida, todavía con un retrogusto desastroso en la garganta de tantos chupitos seguidos. Aquello me estaba subiendo demasiado rápido y yo no me estaba dando cuenta. Bueno, me di un poquito de cuenta cuando di ese giro y agaché la cabeza, pues me mareé más de lo normal e incluso perdí un poquito el equilibrio. —¿Qué eliges? ¿Verdad o desafío? —Y alcé las cejas varias veces, ya que tenía ganas de que dijera desafío sólo para meterle en un aprieto. Sin embargo, eligió verdad. ¿Y qué narices le pregunto yo ahora? Me quedé pensativa unos segundos, sentándome en el taburete. —Hmmmm… qué difícil, Eddie. —Nunca, en mi vida, había llamado a Edward por el diminutivo cariñoso de ‘Eddie’, pero llevaba tantos chupitos en el cuerpo que ni me percaté de ello. —Soy más imaginativa pensando travesuras que hacerte hacer que pensando preguntas interesantes… hmmmmm… —Y, de repente, me llegó una pregunta decente. —¿Cuál es tu estrategia infalible para ligar con una mujer? —Apoyé mi cabeza en mi mano y mi brazo, a su vez, en la barra, mirándole curiosa, aunque entonces me percaté de que había limitado mucho la pregunta. —¡Bueno, u hombre! ¡Nunca hemos hablado de sexualidades pero he asumido que eres hetero! —dije divertida, riéndome a carcajada ante mi inesperada desesperación POR MATIZAR.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 20.574
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1507
Puntos : 871
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Nailah Stuart el Lun Mayo 14, 2018 10:25 pm

Interacción: Ian Howells, Andreas Weber y Vanessa Crowley.

Esperé con todas mis fuerzas que Vanessa se tragara mi numerito de la mujer enamorada y así poder salvar a Andreas por lo menos aquella noche. Claro que no fingí preocuparme cuando vi que empezó a toser y atragantarse con su bebida, no me interesaba que se muriese allí en medio así que rápidamente me incliné hacia él y le di un par de golpecitos con tal de aliviar un poco ese picor característico del atragantamiento.

En cuanto se levantó cediéndole el puesto a Vanessa temí que huyera o algo por el estilo, pero en vez de eso me rodeó los hombros con su brazo, siguiéndome el juego, algo que agradecí profundamente. Odiaría quedar como una tonta delante de Vanessa Crowley. Apoyé la cabeza en su hombro, parte del juego obviamente, mientras escuchaba sonriendo.

¿Seguro? ¿O es que la palabra "prometidos" te sigue dando urticaria? Tardó una eternidad en declararse pero le sigue dando cosa comprar un anillo —Pregunté con un tono irónico para luego añadir esa falsa anécdota que explicara porque estando prometida no tenía un anillo en mi dedo y, clavando mi mirada en los ojos de Andreas, mientras mi cara era un claro reflejo de "como quiero a mi tonto", mis ojos eran un mensaje de alarma de "sígueme el puto rollo, aparenta normalidad y saldrás de aquí libre como un pájaro". Mientras dejé que Vanessa respondiera y poder conversar mínimamente entre ellos, me bebí mi segunda copa y de repente me encontré asaltada por un niño que podría tener fácilmente la edad de mi hijo. Me giré para verle, dandole un rápido repaso— Que adorable por tu parte ¿sabe tu mamá que estas aquí? —Le respondí en un tono jocoso mientras sonreía.— No creo ser lo que buscas, cielito, además que ya estoy acompañada, pero muchísimas gracias.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Gal Gadot
Edad del pj : 36
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 200
Lealtad : Neutral
Patronus : Pantera
RP Adicional : ---
Mensajes : 115
Puntos : 45
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5757-nailah-stuart http://www.expectopatronum-rpg.com/t5805-i-ve-got-the-eye-of-the-panther-the-fire-nailah-s-relationship http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t5831-nailah-s-mail
Nailah StuartProfesores

Ryan Goldstein el Mar Mayo 15, 2018 1:29 am

Acciones: Aportar su profundo conocimiento al tema de conversación (?), pensar que Laith es lindo, saludar a Lluna y al fauno, alejarse del grupo e ir a por Stellita para llevarla a la pista asdsad :3




No molestes a mi novia… Y colibrí, no molestes a mi nube…

Ryan la miró, los dos la miraron, y el primero no pudo responder nada a ello con Laith tapándole la boca, pero se sonreía; lo adivinabas en el pícaro juego de su mirada, que si no fuera porque la que hablaba era Bea, no la hubiera siquiera apartado de ese verde amenaza, verde alarma, que era Laith.

—No, híbridos no—
Libre por fin, se coló en el tema de conversación, como si tal cosa. No sin observar cómo Laith lo ojeaba como si pensara que fuera a hacer algo terrible. Y él sólo era un encantador y cariñoso rubio, ¿qué mal podría hacerle? Lo amaba, eso era todo. Y continuó, hablando para Bea, como alguien muy entendido en la materia (porque sí, era un tema interesantísimo, a decir verdad)—. Pero, hay algunos magos, animagos, que han tenido crías con animales. Sí, suena asombroso. Pero… Hola Lluna—se interrumpió, de repente. Y le sonrió brevemente, antes de persistir con el tema—: si permaneces en el “reino animal” por una largo período y tú, bueno, te “mezclas” con uno, puedes tener crías como cualquier otro animal, y estas serán saludables, sin nada raro.

Interesante. Muy, muy interesante. De hecho, ese tipo de curiosiosidades hacían el 80% de las conversaciones de ocasión, con gente alcoholizada o drogada, o sólo en una conversación casual, cuando estabas entre gente muy alegre y curiosa. Había que decirlo, su pregunta era ciertamente intrigante. ¡Como si nunca nadie se lo hubiera preguntado!

—Te confieso, que yo solía hacerme las mismas preguntas.


Aceptó la tregua, divertido por dentro, y agradecido. No se dijeron nada, pero Ryan aceptó el trago y se lo llevó a los labios, aunque él no hubiera estado tomando alcohol hasta entonces. Él nunca lo hacía. Sus tragos eran bien fríos, bien vírgenes. Sólo tomaba cuando su humor era negro y sentía amargo el corazón hasta puntos insospechados. Este no era el caso, pero bebió de todas maneras. Con Laith las treguas eran así, dulces y amargas. Así que, luego de saludar al fauno, por cordialidad, y de sonreírle a Bea y darle un beso en la mejilla prometiéndole que volvería para sacarla a bailar, se alejó del grupo, perdiéndose en dirección, ¿a las bragas calientes?

—No seas un viejo anticuado, tú—Le soltó de paso a modo de broma, yéndose y dejandolo con su fauno caliente y sus quejas de anciano, pensando que igual era lindo cuando refunfuñaba.


Sí, le robó un trago al ex, y se fue.

Y es que, ver esas bragas hizo que Ryan se parara en seco, abierta esa sonrisa. ¡Mira nada más! Estaba seguro de que reconocería a esa amiga suya en cualquier parte, sí. Y fue hasta las bragas… ¡No, hasta Stella! Le agradaba esa chica, y se acercó a ella a su amiga, saludando, todo sonrisas el hombre.

—¡Hola!, ¿las interrumpo? Ryan, ¿qué tal? Ven. No me niegues esto. Baila conmigo—pidió, entrañable—Divirtámonos, tú y yo. Si a tu amiga no le molesta que te secuestre unos minutos, claro.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 33.900
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 389
Puntos : 264
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Beatrice A. Bennington el Mar Mayo 15, 2018 5:12 am

Interacción con Laith, Dante & Lluna.
Mención Ryan.

La fiesta iba de mejor a peor, de peor a mejor y así. Parecía una especie de montaña rusa super extraña, de la cual ella no quería bajar. Ryan se había escapado, había huido, pero no sin antes responder sus extrañas preguntas con increíble lógica. Si, seguro. De todas maneras, no, no estaba drogada, ni tampoco borracha. Lo primero porque no le daba a las drogas, que asco, y lo segundo, porque no había bebido lo suficiente. Ni siquiera se consideraba en el nivel uno de borrachera.

De todas maneras… ¿¡ESE ERA UN CAMARERO OFRECIENDO MANI!? Mira, que el dueño la había escuchado en la fiesta anterior, y había decidido repartir, aunque sea algo simple para comer, que lindo. ━ Mira, puedes dejar la bandeja aquí, en mis brazos. Él ━ Apunto hacía Laith. ━ Te dará un regalo si me dejas todo eso. ━ Guiño, guiño. Y… todo se derrumbó, dentro de ella, dentro de ella. ━ Quizá debí decirle que le daba un regalo yo, que creo que no le iban los hombres. ━ Hizo un puchero, desanimada. Que su plan no le había salido bien, diablos.

Pero entonces, cuando había creído que nada la podría animar, porque era una exagerada vamos, sucedió lo inesperado. ¡Era un tipo! Un jodido tipo envuelto en un disfraz de la sirenita, que quería levantar su vestido, pero ella por suerte, le había logrado esquivar. Bueno, eso no era lo divertido. Lo gracioso venía siendo que termino tropezando y cayendo cerca de Dante, a quien suponía por accidente, termino bajándole el disfraz de fauno. ¡Que había dejado a la vista toda la ropa interior del pobre! ━ OH MERLÍN. ━ Sus carcajadas podían ser oídas desde el otro lado del lugar a pesar de la música, estaba segura. ¡Y es que todo había sucedido tan rápido! Poco le importaban las intenciones reales de aquel tipo, ahora era su héroe.

●●●

Había superado las risas ya, y ahora seguía bebiendo de su nuevo trago. Margarita había dicho la camarera que se llamaba. No ella claro, el trago. Aunque quien sabe, Beatrice siempre entendía todo mal. ━ Ne Laith, ¿Qué tal un reto? ━ Y observo a Dante. No lo pedía ver sin querer reír, pero de igual manera le llamo para que se acerque. ━ Les reto a sacar a bailar a cualquier chica cercana, menos yo y Lluna claro. También deben hacerla reír y lo más importante, debe tener pinta de ser seria. El que gane, tendrá un premio secreto. ━ Les guiño un ojo totalmente divertida, sujetando a Lluna del brazo para guiarla a la pista. ━ ¿Quieres bailar conmigo? Será un baile majestuoso, lo prometo. ━ Le dijo, sonriendo mientras hacia mención indirectamente a cuando se habían llamado “Reina” y “Princesa”. Por suerte en ese momento la pista de baile aun no estaba tan llena de gente, así que podían mover el cuerpo y disfrutar de la música sin necesidad de empujar o golpear personas para hacerte un espacio. Le sujeto una mano a la rubia, haciéndola girar mientras Beatrice reía entusiasmada. No reconocía la canción, pero eso no significaba que no podía gozarla. Era una fiesta y las fiestas se disfrutan hasta el final.

●●●

Interacción con Joah.
Mención: Lluna.

Estaba roja. Rojísima. Su rostro podía igualar el color de cabello de la chica sentada junto a ella. ¿Por qué? Porque finalmente, cuando había decidido ir por un trago y se iba a despedir de su rubia acompañante con un beso en la mejilla, alguien la había empujado, logrando que le besará demasiado cerca de los labios para su gusto. Luego de mucho tiempo, había vuelto a sentir lo que significa la incomodidad, y prácticamente salió corriendo. Gran valentía la suya. ━ Hey, bebe conmigo. ━ Le dijo a la pelirroja a su lado, con un puchero, extendiéndole uno de los tantos cortos de tequila que había pedido recién. ━ Hasta podemos brindar. ━ No dejo de molestarla, y de mirarla con ojitos tiernos, hasta que finalmente acepto el trago. ━ Brindemos porque casi me beso con una mujer, brindemos también porque el tipo a tu lado esta extremadamente guapo y también… también porque sí. ¡Salud! ━ Y vacío el pequeño vaso de tequila, bebiendo otro enseguida, y luego mordiendo una rodaja de limón. Ay, el tequila. Siempre igual de delicioso. ━ Por cierto, soy Victoria, un gusto. ━ Y le sonrió, amigablemente, extendiéndole otro corto de tequila. Que dar la mano ni que nada, aquí se reparte tequila.

[Off]: No tengo permiso de Llunita aun para lo ultimo, así que si me lo niega, lo edito y ya. :pika:
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Emily Kinney
Edad del pj : 27
Ocupación : Fugitiva
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 9.485
Lealtad : Pro Muggle
Patronus : Dacnis azul
RP Adicional : 000
Mensajes : 507
Puntos : 168
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5517-beatrice-bennington-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5523-beatrice-bennington-relaciones#81381 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5535-cronologia-de-bea http://www.expectopatronum-rpg.com/t5520-buzon-de-beatrice-bennington#81362

Laith Gauthier el Mar Mayo 15, 2018 5:45 am

Acciones: Molestar a Dante, odiar a Ryan, reírme de Dante, chocar con Danielle, halagar a Edward, quejarse con Ian por su disfraz, invitar a bailar a Vanessa.
Menciones: Dante, Ryan, Beatrice, el sirenito, Eva, Gwendoline, Danielle, Edward, Ian, Andreas, Nailah, Vanessa.

Eres el drama hecho hombre, Dante —se burló de él, porque evidentemente una caricia de un solo dedo era lo más leve que podía hacer, poniendo los ojos en blanco. Todo lo que vino después fue… extraño, al menos, Ryan asegurando que los animagos podían concebir con otros animales. — ¿Tú estás loco o te caíste de cabeza? No quieras meter filosofía con biología básica —espetó, aunque claro  que él no iba a ser quien lo confirmara, claro que no. Eso no sólo sería de lo más raro y retorcido, sino también creía que no era legal. Mejor dejar las cosas como son.

Se relajó bastante más cuando Ryan hubo escapado de su grupo, en especial con ese maní que el camarero iba repartiendo y del que tomó también, buscando cómo meter el maní por la máscara cuando oyó que Beatrice lo regalaba a cambio de la botana sin poder defenderse porque al fin había conseguido meter un puñado de dichos maníes en su boca. Le dio un golpecito en el hombro en forma de queja, ¿por qué siempre su amiga lo iba regalando por la vida? No era un objeto para regalar. Vale, él seguía con su drama del abuso al hombre, ¿y qué?

Podías haberle regalado a Dante —se quejó con su amiga, sonriendo, hasta ver cómo el sirenito iba hasta ellos con las piernas enredadas en esa cola, acabando por tropezar y caerse frente a ellos. Más frente a Dante que de cualquiera, pues se llevó con él el  disfraz de fauno. — Dante, si me estás intentando decir algo… —lo molestó antes de soltar una carcajada, viéndolo en ropa interior por el accidente. La tentación le ganó y le dio una nalgada. — ¡Ah, perdón, fue el instinto! —se llevó la mano al pecho en un gesto dramático.

***

Luego de aquel pequeño incidente, Beatrice le endulzó los oídos con una sola frase: “¿Qué tal un reto?”. Ah, Laith era tan débil a los retos, él siempre quería participar en ellos, y la miró atento con las orejitas de conejo bien erguidas hacia ella. Sacar a bailar a una chica, hacerla reír y que fuera seria… Eso era complicado. Esperaba no llevarse una bofetada en su carita de conejo. — Con una condición: tienes prohibido que el premio sea algo mío —porque ya se la imaginaba dándole como premio sus llaves robadas o algo de su ropa que también tomó “prestada” y nunca regresó a su legítimo dueño.

El conejo se alejó un poco del grupo para cazar a la víctima de su reto. Vio a dos hippies… Pero no le parecieron aptas para ser víctimas. Caminaba mientras iba buscando a su presa, chocándose sin querer con una chica vestida de… ¿ninfa del bosque? ¿Algo por el estilo? Le sonrió, inquieto, pero ella no podría ver su sonrisa por su estúpida cabeza gigante. Se disculpó rápidamente, aunque entonces vio que estaba acompañada… De un unicornio. Ese era definitivamente de los mejores disfraces que había visto en la fiesta, casi le daba envidia.

Buen disfraz, colega —le dio una palmada en el hombro. — Lo siento de nuevo, buena noche —se disculpó, muy educado él, de nuevo para entonces, tras aquella interacción fugaz, decidir seguir buscando, porque la chica no era su víctima ideal. También vio a alguien con un disfraz muy parecido al que usó en la fiesta de… Esperen un segundo, ¡ese era su disfraz! ¡Lo encontró! ¡Jodido Ian! Era Ian, ¿no? Parecía Ian. Jodido Ian robador de disfraces. — ¡Ya encontré mi disfraz! —le reclamó al universitario, dándole un golpe leve en el hombro.

Entonces la vio, a la víctima perfecta. Ian iba con un grupo: una mantis religiosa macho, una hada o una mariposa, y una mujer que no iba de disfraz. Es decir, ¿qué es más serio que no tener disfraz? Era una mujer que de lejos notaba era mayor que él, y eso sólo le daba puntos a la hazaña de convencerla de un baile sin llevarse un bofetón. Beatrice se iba a enterar como le pegasen por ir invitando a las mujeres desconocidas a bailar. Así, dejó a Ian en segundo plano.

¡Buenas noches! Disculpa, no he podido evitar notar que luces encantadora esta noche, ¿te gustaría bailar conmigo? No soy muy bueno, pero creo que podríamos divertirnos, ¿sólo una pieza? Luego podrás volver con tus amigos —fue humilde respecto a sus habilidades de baile, llevándose una mano a su cabeza de conejo. — Qué torpeza la mía, mi nombre es Laith —se presentó también en ese intento de invitarla.

El Conejo del Amor:

Aclaraciones:

  • Lleva pantalones y zapatos rosas.
  • El tatuaje pectoral es este, no el de la foto de referencia.
  • Los tatuajes de las manos son las dos flores


avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 24.705
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 944
Puntos : 772
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Joahnne Herondale el Mar Mayo 15, 2018 9:59 pm

Interacción: Bea.
Mención: Ethan, el pnj buenorro
Estado: Embriagándose 40% en la barra. DISFRAZ

Veinte años y con las hormonas revueltas, era el paraíso para Joahnne tener a Ethan a su lado. El hombre, no se le podía decir niño ni por equivocación, que la acompañaba estaba atento a ella, bailando, bromeando e invitándola a tomar algo. En esto, ella, debía dar un alto porque no iba a consumir alcohol, desde la última vez no era un punto del cual quisiese cambiar de opinión. Siempre fue de peso ligero, con dos o tres vasos de alguna bebida alcohólica y podías escucharla hablar de cosas que al día siguiente harían que se escondiese debajo de una roca. El episodio con su ex mejor amigo hizo un antes y después en su vida, y si ocurría la cuestión del frijol en su masetero si sería un gran cambio pero agradecía de que no hubiese ocurrido. De ser así, en este momento sería una madre soltera, una que nunca recordó cómo es que fue su primera relación sexual. Si, hubiera sido todo un desastre si le agregas que es fugitiva ahora.

La música provocaba que todo su cuerpo vibrase con cada nota que se reproducía, sus caderas se movieron con lentitud siguiendo el ritmo, la pierna ajena estaba entre las suyas mientras bailaban juntos dedicándose más de una sonrisa, con su cabello suelto acompañaba sus movimientos. –La la la la- murmuró siguiendo la letra de la canción. Era una combinación de español e inglés, pocas eran las partes que entendía pero el sonido era envolvente. Sus manos se alejaron del cuello masculino para viajar por sus brazos mientras cantaba alegre, dándose la vuelta contoneándose a la par.

Canción sonando:

***

-¿Ethan? Pensé que te llamarías André, Robert, Harry, nunca pensé en Ethan. Ey, no digo que sea un mal nombre, es un buen nombre para alguien caliente. Digo, no conozco otros Ethan pero tú eres ardiente y el nombre es simpático, quiero decir, eres simpático y el nombre ardiente.- cerró los ojos con fuerza y negó mientras lo escuchaba reí.- Lo siento, el vómito verbal volvió.- parpadeó hasta volverlo a ver.

-Eres linda cuando te pones toda roja.- sus labios se fruncieron hasta dar una sonrisa ladeada, de esas que te deja toda húmeda de la emoción. Estaba viviendo en una novela de esas que leía por las noches, se sentía afortunada y a la vez confundida. ¿No había consumido nada raro no? La tomó por la barbilla sorprendiéndola y depositando un beso en su mejilla dirigió la atención al barman que le preguntaba lo que iban a beber.

Joahnne estaba en una nube de fantasía.

Por eso no atendió lo que estaba pidiendo Ethan.

Sin embargo, eso no la exaltó, más bien alguien lo hizo para que cayese al mundo de los vivos con vidas poco rosas. ¿Rubia platinada? ¿Rubia? ¿Peliblanca? ¿Era natural ese tono de cabello? En este mundo, cualquier cosa podía llegar a ser natural así que la idea de preguntarle fuera desplazada. –Es que yo no bebo alcohol…- contestó pero con el ruido de la música se sintió acallada. Se sentía incómoda, no le gustaba negar y eso debía cambiarlo porque en una de estas alguien vendría a preguntarle si quería tener sexo y tal vez hasta le aceptaba. No, claro que no lo haría, tenía sus límites y no era sumisa como esa chica de la película erótica que le hizo ver su amiga. Además, un vaso no le afectaría o eso esperaba. –Vale, brindemos.- aceptando el trago mientras Ethan miraba divertido la escena. -Uno solo, no hace mal.-

Sorprendida del brindis particular que tuvo la rubia, Joahnne la imitó. Tomó el tequila jadeando por la sensación en su garganta, mordió una rodaja de limón y frunció el ceño formando una mueca graciosa. ¿Victoria? Sentía que esa persona no podía tener ese nombre, no tenía cara de Victoria. -¿En serio? Creo que eres la segunda persona a la que voy a decirle esto pero…- suspiró.- No pareces llamarte Victoria, como él que no parece llamarse Ethan pero, yo no fui madre de ustedes para elegir su nombre. Me llamo Jo...- se corrigió- Katherine, puedes decirme Kathe.- le sonrió aceptando un segundo trago por pura inercia, se sentía más eufórica que antes con un calor que le recorría el cuerpo pero se lo añadía al estar en un ambiente cerrado con un chico ardiente al lado de ella. Acá tranquilamente podrían agregar el meme de To be continue.

Él es Ethan. ¿No está bueno? Es increíble que me haya hablado. ¿Sabes? ¡ME BESÓ! Un beso corto pero es porque estaba hablando demasiado rápido según él aunque no lo creo así. Pero no me  quejo porque ¡ES HERMOSO! MIRALO QUE ES ARDIENTE QUE CON SOLO VERLO TE ENCIENDES.- gritó por encima de la música. Sin esperar que la tal Victoria tomase su shot, la pelirroja se lo mandó con rapidez repitiendo la acción de la rodaja de limón. - ¡Esto está buenísimo! ¿Qué es?- porque cultura en tragos se sacaba un cero más grande que su cabeza.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Karen Gillan.
Edad del pj : 20
Ocupación : Fugitiva.
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 7.051
Lealtad : Orden.
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 124
Puntos : 45
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5665-id-joahnne-herondale http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t5675-cronologia-de-joahnne-h#83558 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5769-correo-de-joahnne-herondale

Leonardo Lezzo el Mar Mayo 15, 2018 11:51 pm

Con Eva, en la pista de baile.



Las dudas de Leo se disiparon cuando Eva dijo que simplemente podían decir que él era nuevo en la ciudad, pero también habló de decir que son pareja. Ambos tenían ganas de entrar, y las dudas que se formaron a partir de dicha afirmación quedaron un poco apartadas pues estaban ya en la cola. La espera no duró ni cinco minutos, se hizo largo por la norma de la varita. Una vez dentro, el chico se relajó, pendiente de pasarlo bien con Eva. Es a lo que habían venido, a sentirse un poco libres y bailar con sus disfraces de hippies. Al chico le resultaba extraño llevar una mata de pelo en la cara. Se estuvo mirando en el espejo antes de salir del refugio y se rió. Estaba feo e irreconocible. En cambio Eva estaba preciosa con un vestido corto y muchos colorines. También Leo llevaba colorines, pero esos no los veía tanto porque solamente la miraba a ella.

El antro estaba lleno de gente que llevaba un buen rato de fiesta. Se olía el alcohol en el ambiente. Algunos cantaban, otros bailaban, y casi todos gritaban para hacerse entender. El chico preguntó a Eva si quería tomar algo, y se acercaron a la barra. Como bien decía ella, era mejor no separarse, o se acabarían perdiendo entre el gentío. Ella pidió una bebida oscura y preguntó al chico qué quería tomar. - Cualquier refresco me vale. - Lo malo de no beber alcohol en una fiesta multitudinaria es que todos están ebrios y tu tienes que soportarles. Pero Leo solo quería pasarlo bien con Eva. Una vez tuvieron sus bebidas la miró, sonriendo. Allí estaban de nuevo, aunque algunas cosas habían cambiado. La duda anterior que le rondaba por la cabeza tenía que salir, pero el chico no sabía como plantearla. Así que cogió de la mano a la chica y la arrastró hacia la pista de baile. Se acercó a ella sin dudarlo, no iban a bailar a tres metros como dos desconocidos. Si esa misma noche iban a tropezar en el mismo colchón, bien podían empezar en al pista de baile. - Estaba pensando una cosa. Pero me da mucha vergüenza hablar de ella. - Una nueva canción empezó a sonar. A Leo no le sonaba, como tampoco le sonaban las demás. Simplemente se dejaba llevar por aquellos ritmos latinos tan fervientes. Entendía lo suficiente de la canción como para ponerse colorado. Por suerte, con su bigote y sus gafas nadie podría verlo. La canción decía: Te sacó a bailar, porque quiere sexo. ¡Nadie lo dice pero todos quieren sexo! - No es eso. ¡Vaya! ¡Qué canción! Am... - Leo dejó de bailar, debía concentrarse o las palabras no saldrían jamás de su boca. Y aquello era importante, al menos para él. - Antes has dicho que podemos explicar que somos pareja. Pero... - Una pausa. - ¿Lo somos? Sé que puedo resultar anticuado, hoy en día las relaciones son tan abiertas... que yo me pierdo. - Una larga pausa. - Solo quiero decir que a mi me gustaría. - Y dicho eso se quedó inmóvil en la discoteca. Destacando mucho pues todo el mundo bailaba aquella canción como si les fuese la vida en ello. La vida de Leo, en cambio, dependía de la respuesta de Eva. A decir verdad, ya se había hecho a la idea de qué iban a pasar dos semanas juntos. ¿Y si la asustaba con aquella pregunta?


Banda sonora del momento:

Hippie colgao:
avatar
Imagen Personalizada : León enamorado
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 21
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 18.350
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 485
Puntos : 195
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Lluna Forman el Miér Mayo 16, 2018 1:08 am

Interacción: Laith, Bea, Dante, Ryan... Dante.
Mención: Team Walzzo!

Aquello estaba siendo muy loco para mí. No estoy acostumbrada a toda esta gente, bailando y siendo tan explosiva. Por momentos, echo de menos mi piso. Siempre tan silencioso y acogedor. La discoteca empieza a estar muy llena, y me he ido a juntar con la gente menos cuerda de la fiesta. Ryan se acercó, Laith nos atrajo para dejarle olvidado. Luego Ryan dijo que Laith había tenido su boca no sé donde. ¿Ryan es gay? ¿Es que todo el mundo es gay? Maldito Matt, seguro que es un complot suyo. Llena la discoteca de hombres guapos y gais, así siempre liga. ¿Y yo qué?

Se me ocurre preguntar qué ocurre con Ryan, y Victoria me dice que ataca personas. Sé que está bromeando, todo es una broma. Empiezo a sospechar que no me gustan las bromas. Todo parece digno de manicomio cuando Victoria pregunta sobre el sexo y los animagos. Reconozco que es algo que todos hemos pensado. Incluso puede que Ian lo preguntase en clase de Transformaciones una vez. ¿Pero a qué viene eso ahora?  Creo que la princesa Primavera ha bebido demasiado. Pero había una chica que había bebido más que ella, o tenía un afán exhibicionista que yo nunca había visto. Se trataba de una pelirroja que juraría conocer. Su vestido era muy corto. Daba un poco de vergüenza ajena. Deberían sacarla del lugar. Laith fue el primero en dirigirse a mí para que yo no hiciese nada parecido. - Yo soy muy decente. Se nota que no me conoces bien. - Lo mismo dijo Dante. - Jamás haría algo así. ¡Ni borracha! - Aunque estando borracha se hacen tonterías, como las que hacía Victoria. Aunque resultaba graciosa con sus preguntas zoofilas sobre animagos, o retar a Laith a sacar a bailar a una mujer seria de la fiesta. También retaba a Dante. Y en ese momento ella me invitó a bailar a mí. Acepté, por supuesto. La noche ya no puede ir a peor, quizás así mejore un poco.

- Encantada de realizar un baile majestuoso, mi princesa Primavera.

Estuvieron danzando un rato por al pista, mirando a Laith y Dante de vez en cuando para ver si conseguían cumplir el reto que Victoria les había impuesto. Llegó el final de la canción, y la princesa quería ir a explorar otros mares. Ambas fuimos a por otra copa, y allí nos despedimos. Victoria iba a darme un beso en la mejilla, yo sonreí. Por lo que sea, ella no calculó bien las distancias y su beso estuvo demasiado cerca. No me dio tiempo ni siquiera a asimilarlo, prácticamente ella salió corriendo. Me fijé entonces en Dante, que estaba solo en la pista intentando cumplir el reto. Me acerqué muy seria, tomando el resto de la copa de un trago. No lo hacía para infundirme valor, voy sobrada en eso. Más bien fue para no tener nada entre manos que me estorbase.

- ¿Estoy lo bastante seria como para poder bailar contigo? Vengo dispuesta a bailar y a reír... Si tu quieres.

Es un tío alto, guapo, simpático y posiblemente gay. No tengo nada que ganar, ni tampoco nada que perder. Solo pretendo poder bailar un poco antes de irme a dormir, esta fiesta me está deprimiendo incluso más que la anterior. Definitivamente no nací para salir de fiesta. Bebo, bailo y me deprimo. No hay más. ¿Cómo hace la gente para pasarlo bien? ¿Cómo hacen esos dos hippies para estar bailando tan sonrientes? Soy una reina, debería sonreír yo.


Abeja reina:
avatar
Imagen Personalizada : Mi meta es tu muerte
RP : 8
PB : Elle Fanning
Edad del pj : 21
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 10.800
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : -
Mensajes : 1248
Puntos : 272
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t95-lluna-conde http://www.expectopatronum-rpg.com/t178-llunas-relationship http://www.expectopatronum-rpg.com/t671-cronologia-de-lluna-c http://www.expectopatronum-rpg.com/t1386-arcon-de-lluna-c
Lluna FormanUniversitarios

Dante Fiore el Miér Mayo 16, 2018 3:02 am

Interacción con: Lluna, Laith & Beatrice, Lluna
Mención a: Ryan, Freya

Los siguientes momentos habían continuado siendo raros, a pesar de que el ambiente estaba increíblemente agradable, la música también era bastante movida, es decir, variaba constantemente entre estilos musicales, lo cual era el paraíso total para gente como el sanador, quien disfrutaba de la música casi en su totalidad, y que te bailaba hasta un himno nacional. Hablaban aún sobre los animagos, sobre embarazo y todas esas cosas, debía admitirlo, sí había pensado en ese tema más de una vez en la vida, en especial él, que se perdía constantemente en sus pensamientos, ¿Pero quién hacía esa clase de comentarios en medio de una fiesta? Era lo que aún no le entraba en el cerebro, ni cerca. Le devolvió el saludo al rubio de camisa abierta, Dante no era de dejarle el saludo colgado a alguien, y mucho menos si estaba para chuparse los dedos, que era de mala educación.

Personalmente, creía que era muy poco probable eso de que con el enrollo de los animagos, pudiera darse la fecundación de un animal dentro de un vientre humano y, en caso de que eso ocurriera, sería imposible que sobreviviera al período del embarazo, es decir, esa cosa sería lo más deforme que alguien podría siquiera ver en la vida ━ Mi culpa, se me sale lo Drama Queen de vez en cuando, lo admito ━ Comentó divertido, mientras que observaba de pies a cabeza a Laith, quien hace sólo unos cuantos segundos lo había llamado dramático, y tenía razón, en la mayor parte de las ocasiones lo era, en exceso. Poco después de esto, pudo observar como el rubio se escabullía de forma veloz hacia otra parte, lo cual era incluso un alivio, considerando las tensas situaciones que se habían presentado hace ya un rato, definitivamente era lo mejor que él se retirara, sólo en caso de que se quisiera mantener la fiesta en paz.

Sus ojos se abrieron como platos al ver a ese camarero, acercándose tan tentador con una bandeja repleta de maní entre las manos, oh sí... Comida, la razón para vivir de Dante. De forma ágil, al haber llegado hasta el sitio en que él estaba, extendió su brazo y cogió una bolsa de maní, abriéndola casi de inmediato para empezar a comer poco a poco, observando cuidadosamente como de repente Victoria parecía prostituir a Laith como si se tratase de cualquier objeto barato, y fingiendo haberse ofendido ante el comentario del pelinegro, diciendo que podían haber ofrecido al italiano ━ ¿Yo? Jamás, no me presto para esa clase de cosas, luce más como algo que tú harías ━ Y sí, esta clase de cosas eran las que le parecían tan agradables de él, Laith era de esas personas que eran increíblemente casuales, es decir, sin importar lo que pasara con alguien, era como si pudiera tratarlo como un compinche si hacía falta, y eso le resultaba sumamente agradable y divertido.

Durante los siguientes segundos, su mente quedó totalmente en blanco. Lo único que supo es que estaba tan sumergido en sus propios pensamientos, saboreando ese delicioso y suculento maní, que por poco y se dio cuenta que un hombre disfrazado de la sirenita se acercaba hacia él, se tropezó y cuando menos lo notó... ¡PUM! Dante no tenía pantalones. Sí, al fauno le habían bajado los afelpados pantalones, dejando a la vista unos azules y ajustados bóxers, los cuales se amoldaban a la perfección a su piel, todo en su lugar, como le gustaba. Tardó unos segundos hasta darse cuenta de lo ocurrido, y ahí estaba, masticando maní y mirando hacia el horizonte con cara de idiota, hasta que un fuerte manotazo en su nalga lo hizo reaccionar, volteando a mirar a Laith, quien se encontraba a su lado, cuajado de la risa de verlo así ━ No te disculpes, eres bienvenido ━ Acto seguido, llevó su mano libre hasta su glúteo, apretándoló por unos cuantos segundos, como invitándolo, intentó mantener una expresión seria, aunque no pudo evitar dejar salir una potente carcajada al decir estas palabras, no podía mantenerse serio con estas cosas.

***


Luego, ya con los pantalones literalmente puestos, todo había vuelto a la normalidad, había bebido su trago rápidamente y había pedido otro en la barra, que estaba justo detrás de él, así que no le costaba nada. Unos momentos después, Victoria lo había llamado a acercarse, a lo cual él había respondido únicamente haciendo caso, aunque pudo ver en su rostro que aún se lo estaba imaginando en ropa interior, mala mujer. Los había retado a hallar una mujer que se viera seria e invitarla a bailar, aunque sinceramente sentía que se le haría complicado, considerando también que no conocía a nadie allí ━ No puedo esperar a ver ese premio ━ No estaba seguro de que él mismo fuese a ganar, dado a que la única chica que veía por allí cerca y disponible era Freya, aunque si algo tenía claro, era que no iba a bailar con la quiebrapenes, en especial viendo como estaba vestida, no se sentía a salvo allí.

Apenas y pudo darse cuenta de que el pelinegro ya se había ido de cacería, mientras que él se había quedado ahí como un idiota, analizando su entorno, en busca de alguien para invitar a bailar, mientras que continuaba bebiendo de su Moscow Mule, el único que no lo abandonaría. Pasó unos cuantos segundos observando detenidamente todos sus alrededores, cuando por fin vio un rostro conocido, una simpática rubia vestida de abeja, que se acercaba a hablarle. Ante este amable gesto, él esbozó una muy adorable sonrisa, mientras que con su mano sobrante, la cogía de la mano ━ Luces perfecta para bailar, y para reír también ━ A pesar de estar en una fiesta y haberse integrado al grupo con facilidad, en toda la fiesta la había notado un tanto tímida, por lo que esperaba que si bailaba con él, pudiera animarla un poco más y hacer de su noche un tanto mejor.

La arrastró aproximadamente un metro y medio hasta acercarla más a la pista de baile, y al escuchar la canción que colocaron, una notable felicidad se halló en él, oh sí, Sexo, de Residente. Él amaba la música en español, en especial todo eso del reggaeton y la música con movimiento, se le daba especialmente bien, consideraba que tenía sabor para bailar ━ Se maquilla porque quiere sexo, se peina... PORQUE QUIERE SEXO ━ Cantó a todo pulmón, si había algo que se le daba bien era cantar a todo pulmón, la música lo inspiraba. Cogió a Lluna de la cintura y la acercó más a él, siempre le habían gustado los bailes con algo de... cercanía, no disfrutaba mucho eso de bailar estando lejos de tu pareja de baile, no, los bailes tenían que ser pegados, era ley de vida. Se movía al compás de la música, mientras que observaba a los ojos a su acompañante y sonreía.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Alfonso Herrera
Edad del pj : 31
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 4.652
Lealtad : Neutra
Patronus : Caballo
RP Adicional : 000
Mensajes : 91
Puntos : 59
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5856-dante-fiore-un-piacere http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Dante FioreMedimago

Edward Westenberg el Miér Mayo 16, 2018 5:39 am

Interacción con Danny Maxwell y Don conejo Laith.


i´m a unicorn:


Que dicha sentía en esos momentos, se sentía todo victorioso siendo el ganador de la batalla tomatera. Además de paso podía averiguar cosas de Danny o hacer que hiciera una locurilla en la fiesta. Sonrío todo feliz imaginando la menuda noche que tendrían, es que recién estaba empezando y él ya desbordaba felicidad. Claramente ese sentimiento eufórico era porque ya llevaba como unos cinco chupitos encima y no había comido mucho porque había preferido dormir. Y eso de elegir entre dormir y comer siempre, pero siempre era una guerra de titanes en su interior.  Pero no, él no pensaba en aquello lo atribuía al lugar,  la compañía y bueno que había ganado y se sentía el campeón del mundo. Lo que no sabía es que eso le duraría tan poquito.   

Verdad, verdad, verdad. ¿Qué se le pregunta a alguien de quién ya sabes mucho? Muchas cosas, ese era el problema. Porque sí, conocía a su tejoncita favorita pero aún le quedaba todo un mundo , como si prefiere saltar en un pie con el izquierdo o el derecho, o en una piscina llena de qué le gustaría nadar,  o con qué pokémon se siente identificada, o...  bueno, miles más. Pero entre todas esas, se quedó solo con una que brillo por encima de los demás así sin más.

 Miraba todo curioso a Danny esperando su respuesta mientras sin mucho éxito trataba de tomarse  hasta las últimas gotas que le quedaban de sus chupitos, que seguía teniendo sed y mucha. Pero cuando escuchó "a ese" dejó todo de lado y llevó su mirada hacia donde apuntaba el dedo de Danny.- ¿El conejo ese?.- preguntó ladeando su cabeza como si así tuviera una mejor perspectiva de él, la vista ya le estaba fallando un poquete.- Sus tatuajes molan.- agregó asintiendo.- Ouch.- exclamó llevándose la mano al pecho todo dramático.- ¿Escuchas eso, Maxwell?.- preguntó mirándola con ojos de perrito abandonado.- Es mi corazón romperse. Y yo que pensé que terminaríamos juntos hasta abuelitos, con mil perros viajando a las cataratas del Niagara volando con globos de helio en el techo de nuestra casa.- bromeó bajando la cabeza negando pesadamente y sacándose lagrimillas invisible. Rió.- Está bien, cambiemos de tema.. - dijo mirándola divertido que, si no fuera por la escasa luz podría jurar que la joven maga estaba con las mejillas coloradas, tan adorable que es.  

- Vamos, vamos por esa otra rondaaaaaa.- canturreo como cual méxicanote gritando "Iiiijoleeeee, ayayayaaai" .

Y bueno todo lo que sube tiene que bajar, se encontraba en la cima y ahora cayendo en picada libre. No podría asegurar si fue en el momento en qué tenía que girar, o en el que tropezó con sus propios pies para ir a la barra o cuando se pegó tan fuerte que de seguro al otro día le salía un chillón pero como sea, había perdido de manera monumental. Así como cuándo Danny le había pateado el trasero a su querido Scorpion con su ninja de hielo, así mismito.

Ay. Que amarga es la derrota.

- Verdad.- dijo haciendo pucheritos mientras esperaba su pregunta preguntosa.  Enarcó una ceja divertido cuando escuchó el "Eddie" pero luego sonrió todo bobo, es que le gustaba como sonaba. - ¿Ligar? ¿Qué es eso? ¿Se come?.- preguntó en broma para luego reír.- Pues no sé, creo que no tengo una estrategia...- agregó después mientras pensaba en cuál podría ser alguna actitud que nunca le ha fallado con las chicas. - Chicas, chicas.... que son demasiado perfectas para dejar de amarlas.- dijo con mirada traviesa para luego volver con su pose de gran pensador.- Pues, no sé... pero al menos lo que yo hago cuando me acerco a ellas en plan...- hizo una pausa, tomó uno de los chupitos y cambió su actitud a una toda coqueta, acercandose a Danny.- Hola, ¿me puedo sentar a tu lado?.- le preguntó,  como si de pronto hubiera dejado de ser Danny y Ed y pasarán a ser Roberto y Rosalinda. Con una sonrisa toda encantadora, y ojitos chispeantes que jamás se apartaban de la rubia.- Pues bueno, y ahí les empiezo a hablar, y de a poco me voy acercando, las miro todo el tiempo, las escucho...- sí, había hasta bajado un poco su tono de voz, sonando más grave y hablando más pausado, acercándose de a poquito un poco más, y más.- Y de vez en cuando mi mirada se desvia a su boca...- oh, grave error. Con esos chupitos encima no debería estar tan cerca de Danny y menos mirarle su boca porque ¿Han visto lo guapa que está, esta noche?  QUITA, QUE ES TU AMIGA, gritó una voz en su interior. - Y bueno después la vuelvo a levantar y veo si tiene "la mirada" para acercarme más y besarla. Y FIN.- dijo todo rápido alejándose de la rubia para tomarse de sopetón el chupito que tenía en la mano.

Y justo ahí fue salvado por Don conejo que apreció de la nada chocando con su amiga.- Que mira que los has traído hacía tí con tu mirada super poderosa.- le susurró al oído a la joven maga todo divertido, de seguro se gana un codazo en plena costilla. Pero valía la pena jejé. - Oh, muchas gracias. - le dijo sonriente y miró a Danny en plan : al parecer mi disfraz si mola,  para luego reír.

- ¿Y bueno? ¿Vamos por otra ronda? .- le preguntó moviendo sus cejas, un poco más despejado de lo anterior, gracias a Don conejo que ya se iba lejos a conquistar la pista de baile.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Andrew Garfield.
Edad del pj : 19
Ocupación : Encargado Caldero Chorrea
Pureza de sangre : Mestizo.
Galeones : 11.661
Lealtad : not found.
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 333
Puntos : 213
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3035-relaciones-edward-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg
Edward WestenbergMagos y brujas

Andreas Weber el Miér Mayo 16, 2018 11:22 am

Interactúo con Vanessa, Nailah y con Ian

La presencia de Nailah en la fiesta había mejorado la fiesta hasta niveles insospechados, teniendo en cuenta que mis expectativas para la noche era observar cosas fuera de lugar (borracheras de turno al margen) y preguntar a las personas que resultaran sospechosas (algo difícil teniendo en cuenta que todos íbamos disfrazados, pero no imposible). Además, justo me adelantó que tenía noticias de su hermano, por lo que pronto yo también tendría noticias del mío…

…y justo nos interrumpieron. O mejor dicho, una compañera del trabajo de Nailah nos interrumpió. Como era de esperar, tuvimos que dejar a un lado nuestros descubrimientos (bueno, los de su hermano más bien). La verdad es que pese a la precaución cauta de Nailah de presentar a Vanessa como una compañera de trabajo (traducción: por nada del mundo te presentes con tu nombre real), no me esperaba que me presentara como su prometido, y casi me ahogo cuando la bebida se me fue por otro lado. Fueron unos segundos bastante angustiosos, pero logré sobreponerme y quitarme hierro al asunto al tiempo que llamaba guapas a las dos mujeres porque no hay desaprovechar el tiempo, si lo son, lo son.

Me levanté de mi asiento para ofrecérselo a la recién llegada y colocarme al lado de Nailah, rodeándola con uno de mis brazos como el perfecto prometido que era, y ella me siguió el rollo apoyando su cabeza en mi hombro. Y la verdad, no hice ni un mínimo gesto por apartarla o por poner distancia. Todo sea dicho, me sentía bastante cómodo, aunque era consciente de que ambos estábamos representando un papel. Distraídamente, bebí un trago mientras Nailah hablaba con una falsa anécdota de nuestro compromiso. Me retiré la bebida de los labios y giré la cabeza hacia Nailah, sonriendo como diciendo “qué cabrona eres”.

- Mira qué eres… - comenté siguiéndole el rollo para ganar unos segundos más de tiempo mientras me terminaba de inventar mi historia mental de por qué no tenía anillo. Al tiempo, ella me miró como la típica enamorada embelesada. Le guiñé un ojo con complicidad y giré mi rostro hacia Vanessa – No te vayas a pensar que soy tan arisco o tan tacaño como para no comprarle anillo. De hecho estuve un tiempo mirando. – dije mirando de reojo a Nailah, como cuando sueltas una anécdota importante que no sabes si el otro conoce – Swarovski, principalmente. Sí, lo sé, valen una fortuna, pero me da igual. Pero vi anillo tras anillo y… mira, brillante más o brillante menos, eran todos igual. Se supone que un anillo de compromiso es como… una representación material del vínculo que te une con otra persona, ¿no? Pero un anillo común es para la gente común con historias comunes. Y desde luego no es la nuestra – me reí yo solo, y aun sonriente devolví la mirada risueña a Nailah – No le has contado como nos conocimos, ¿verdad? – devolví la mirada a Vanessa. – Pues resulta…

En ese momento noté una corriente por detrás y mis reflejos me hicieron girarme justo a tiempo de ver a un cowboy detrás de Nailah, susurrándole algo en la oreja. Al momento me interrumpí de contar nuestra falsa historia de amor (salvado por la campana, supongo) y retiré el brazo con el que rodeaba a Nailah para girarme más hacia el chico. Estoy interpretando el papel de prometido, ¿no?, así que obviamente tenía que fingir celos. Y ayudaba enormemente de que el chico no fuera un hombre hecho y derecho, sino un chaval que seguro que se había dejado llevar por el alcohol y las hormonas. Bueno, chico, hora de que te devuelvan a la realidad.

Pero Nailah se me adelantó, haciéndome sentir orgulloso de tener una prometida con ese par de ovarios. Bueno, prometida falsa. Pero el caso es que los tiene bien puestos. Pegué un sorbo a mi whisky de fuego, apurando mi segunda copa, mientras Nailah terminaba de poner en su sitio al chaval.

- Ya lo has oido, chaval. Estás perdiendo el tiempo. – le dije con tono serio, poco amistoso. – Fus, fus, largo. – hice un gesto con la mano de sacudida, como cuando tienes a una molesta rondando alrededor tuyo y le haces gesto para que se largue. Sin prestarle más atención al chico, dejé mi copa vacía en la barra y me giré hacia Nailah, ofreciéndole mi mano, al tiempo que empezaba a sonar una nueva canción, más bailable que la anterior. - ¿Bailamos? – le pregunté con una sonrisa cómplice.

La canción siguió sonando y, llegado el estribillo, la gente a nuestro alrededor se empezó a animar, y yo con ellos. Comencé a mover mis caderas y mi trasero en movimientos circulares y sensuales, dejándome llevar por la música. Si ya de por sí mi sentido del ridículo es casi inexistete, quitemos el casi después de haberme bebido dos whisky de fuego con el estómago vacío y haberme entonado. En medio de mis bailes, miré a Nailah y le guiñé un ojo. Estaba claro que con tanta gente de por medio no me iba a soltar ninguna novedad de Bruno y papá, pero nada decía que no pudiéramos pasárnoslo bien mientras tanto.

canción:
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Sebastian Stan
Edad del pj : 30
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 2.200
Lealtad : A sí mismo
Patronus : Elefante africano
RP Adicional : 000
Mensajes : 110
Puntos : 43
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5764-andreas-weber http://www.expectopatronum-rpg.com/t5774-relaciones-de-andreas-weber http://www.expectopatronum-rpg.com/t5776-cronologia-de-andreas-weber http://www.expectopatronum-rpg.com/t5773-correo-de-andreas-weber
Andreas WeberFugitivos

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 5 de 11. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 9, 10, 11  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.