Situación Actual
3º-10º
22 diciembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
ARTEMISIA pj destacado
STEFAN & POPPY DÚO DESTACADO
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline

Priv. || Estoy aquí, ¡tú no te sueltes! ||

Ryan Goldstein el Miér Mayo 02, 2018 8:00 am

Era un nuevo modelo, el del escaparate: lo último en escobas de carrera, utilizada por profesionales. Un grupillo de niños muy entusiasmados pegaban las narices contra el vidrio comentando las posibilidades acrobáticas de las que serían capaces los jugadores de tal o cual equipo, montados en sus nuevas escobas.

Ryan no pudo evitarlo, y se detuvo a mirar al pasar. La sombra de su silueta se reflejó en el escaparate, pero esto no llamó la atención del grupillo de curiosos, demasiado ocupados en admirar lo último de lo último, ¡esa escoba tan fenomenal! No pudo evitarlo, no: tenía sangre de jugador, después de todo. Su época en Ilvermony como capitán de quodpott no lo abandonaba. Tú sabes, una vez que pruebas la emoción de volar, esta se asienta en tu corazón y no te suelta.

—¡GUAO, si pudiera montarla!


—¡Córrete…!

—¡No me metas el codo!

Ryan se sonrió y dobló la espalda hacia adelante con las manos apoyadas en las rodillas ligeramente dobladas, soltando de pronto:

—Palo ultrafino, ¡eso tiene que ir rápido!


El grupete se volteó a mirarlo, se miraron entre ellos, y rápidamente se ensimismaron en un barullo de palabras cruzadas, casi saltando en el lugar:

—¡Y tiene una velocidad de…

—¡Podría hacer un amago de Wrosnky si fuera mía!  


—¡Yo podría burlar a un Colacuerno Húngaro con esa escoba!

Al rato, el grupete se dispersó (un poco desalentados con el hecho de que ellos se iban con las manos vacías), y en cambio, Ryan permaneció, allí, de pie y cruzado de brazos, enfrascado en una conversación, casual.

—…Sí, no sé un Colacuerno, pero he estado en la carrera de escobas, en Suecia (sí, ha sido alucinante!), y he sobrevivido sobrevolar una reserva de dragones, así que con las escobas es siempre cuestión de maniobra y equilibro, como con una moto… pienso que la sensación de volar es única: una vez que pruebas la emoción de volar, esta se asienta en tu corazón y no te suelta (¿no te ha pasado?, ¿sentirlo así?); pero, por otro lado, una moto, tú no puedes compararla, y así y todo, me encanta esa emoción también…, ¿tú sabes de lo que hablo?

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 35.600
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 442
Puntos : 311
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Danielle J. Maxwell el Miér Mayo 02, 2018 3:15 pm

Me había enfrascado en un nuevo proyecto pese que el único que me apoyaba era mi padre. Pero bueno... por algo el genial Maxwell dice: "Cuando quieras emprender algo, habrá mucha gente que te dirá que no lo hagas. Cuando vean que no te pueden detener, te dirán cómo lo tienes que hacer y, cuando finalmente vean que lo has logrado, dirán que siempre creyeron en ti." Así que no me lo pensé demasiado y... me arriesgué. Cogí todo mi dinero ahorrado, que eran unas ochocientas libras y me compré una moto de segunda mano que estaba bastante bien. ¿Cómo sabía que estaba bastante bien si yo no sabía nada de motos? Bueno, me informé. Y pagué a un mecánico para que me acompañase a verla antes de tomar ninguna decisión. Era una moto de segunda mano, por lo que se notaba estropeada, ¿pero sabes qué? Me hacía ilusión arreglarla y que quedase totalmente a mi gusto, por lo que mientras funcionase para aprender a conducir me valía...

Espera, ¿qué?

Sí, no sabía conducirla todavía. ¡Pero no debía de ser muy difícil! Estaba en proceso de apuntarme a la autoescuela pero... no me quedaba dinero. Y el único que quería ayudarme a pagarlo era mi padre, pero mi madre no me dejaba. Y mi abuela... vamos. Ellos muy felices de que me suba a un palo de madera y vuele a cientos de metros del suelo pero luego subirme en un vehículo estable de dos ruedas en donde como máximo puedo caerme un metro, no. Eso es muy peligroso. ¡Venga, ya, batallas!

El caso es que tenía la moto ahí, en mi casa, cogiendo un poco de polvo. Había visto en Youtube varios vídeos de cómo aprender pero... me daba como miedito, ¿sabes? Ahí, yo sola.

Llevaba ya dos semanas la moto ahí, sin hacer nada. Y yo ahí, toda cobarde.

***

El caso es que ese día en particular había ido al Callejón Diagón en busca un caldero que necesitaba para la universidad, ya que el que tenía había sufrido un accidente y... literalmente, explotó. Y yo casi exploto con él. Tenía una venda alrededor de mi mano derecha, ¿sabéis por qué? Sí, porque la explosión me alcanzó. ¿Veis? Si es que no lo entendía: quería ser jugadora profesional de quidditch y mis padres me aplaudían aunque estuviese en peligro constante con bludgers y por caerme de la escoba, luego estudiaba una carrera mágica que podía afectar gravemente a mi integridad física, pero ellos me aplaudían. ¡Y luego quiero conducir una moto y se asustan, pero serán...! ¡Y eso que mis padres son muggles!

Por el camino a la tienda de calderos, vi que había bastante gente mirando por el escaparate de la tienda de quidditch y... ya me dio la taquicardia. Eso solo podía significar una cosa: un modelo nuevo de escoba. Y no sabía si ir a mirarlo porque... iba a querer comprármelo, ¿pero para qué, si soy malísima y ningún equipo profesional me quiere? Pero aún así, no lo evité y caminé hacia allí, pegando sendas palmas de las manos sobre el cristal, admirando a aquella hermosura. Seguí la conversación de los niños antes de que se fueran y, no sé en qué momento, un hombre continuó hablando, ensimismado, lo que parecía ser conmigo. Lo miré de reojo y... ¡Vaya por Dios, si yo a este señor lo conozco! ¿El nombre? Bueno, quizás el nombre ya me costaba un poquito más recordarlo, ¿eh? Pero era de la Orden del Fénix. Lo había visto por allí. Y sabía que no me equivocaba porque yo en las reuniones no hablo nunca porque Maverick no me deja, así que tengo mucho tiempo para observar lo que pasa en la vida. Podría ser que se llamase Ryan... o Bryan. O Tryan. Bueno eso no existe, creo, pero los nombres mágicos a veces son tan raros que todo es posible.

Sé de lo que hablas —le respondí, con una sonrisa en el rostro al ver lo bonito que relataba lo que era volar para él. Y es que... era así de bonito. —Bueno, sé de lo que hablas con respecto a volar, pero lo de la moto estoy en proceso de descubrirlo. No he tenido el placer todavía. —Me encogí de hombros, un tanto resignada. Bueno, MUY resignada. Estaba enfadada conmigo misma por no haberme atrevido todavía a montarme en esa dichosa moto. Bueno, montarme sí, y la encendía... ¿pero poner primera y acelerar? ¡Já! ¡Qué miedo! —¿Tienes moto? ¿Qué consejos le darías a una novata que lleva con su moto casi un mes y no se ha atrevido a montarla? —Y me reí, de lo triste que sonaba. —Sí, suena triste, lo sé...

Y, un tanto avergonzada por la pura realidad, me llevé un mechón de pelo hacia detrás de la oreja.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 21.824
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1563
Puntos : 910
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Ryan Goldstein el Vie Mayo 04, 2018 1:41 pm

—Sí, yo…—Se quedó un poco confundido (eso parecía), con la boca ligeramente entreabierta, cuando ella continuó hablando, comentándole sobre una moto que tenía, ¡hacía un mes, ella decía!, ¿y sin usar? Sonrió cuando ella rió, pero no porque “sonara triste”. Es que, hay algo espontáneo que se da, una suerte de contagio emocional, cuando otro te inspira sonrisas, y eso fue lo que sucedió en ese momento, de tal forma que él se sintió inclinado a empatizar con ella, quien parecía agradable—. ¿Y no puedes acordar con alguien para que te dé una mano?, ¿un amigo?—preguntó, arrimándose junto a ella con los brazos cruzados sobre el pecho, casi en complicidad, y alentador el acento en sus palabras, queriendo tentarla a animarse. No sabía por qué ella lo retrasaría, lo de montarse en la moto, pero si era por el simple miedo a caer, a rasparse un poco las rodillas (que él no subestimaba el miedo que provocaba lo nuevo para las personas, pero sabía ese miedo desaparecía una vez que le hallabas el gustito a lo nuevo, que podías sacudírtelo, y más si hallabas la debida motivación), si era por eso, ¡había que motivarla!

Ryan Goldstein solía ir de cabeza, sin muchos preámbulos, tanto en las relaciones, como en la vida, como en todo en general. Así que, con una sonrisa condescendiente, y habiendo tomado una decisión antes siquiera de que lo sospecharas (como le era usual), le tendió una mano, presentándose:

—Ryan—dijo—. Si te decides a que no muerdo, ¿qué me dices de dar una vuelta en moto un día de estos? ¡Yo lo disfrutaría un montón! ¿Qué te parece? ¡De verdad! Si puedo ayudarte, estaré encantado. Seré sincero contigo, no pienso que sea “triste”. Sólo pienso que necesitas un pequeño empujoncito, ¡y me caes bien!—Así, sin más, sin conocerte siquiera. Sólo ponte a pensar, ¿cuántas palabras habían intercambiado? Unas pocas. Y le caías bien, ¿por qué? Sí, eso, ¿por qué? Decían que las primeras impresiones solían ser las más fuertes, pero había algo más, de seguro. Es decir, a veces, es algo que se percibe desde el corazón, en un gesto o la inflexión de la voz de otra persona. A veces, en sólo un segundo, ya te has anexado a alguien (un extraño, un transeúnte que pasaba por la calle, cualquiera), sin que eso parezca tener ningún sentido, pero el sentido, lo que se dice “el sentido” era algo que, a la larga, se construía. Nunca nada tenía sentido al principio. El “sentido” es algo artificial, pero la “esencia” de un solo instante de empatía, eso, eso era bien diferente—. Te propongo algo—añadió—,  ¿tienes algo que hacer ahora? Habla conmigo—pidió—Con un café en el medio. Y una tarta, ¿te gustan las tartas? Y te convenceré, antes del final de día. Porque tienes una moto, ¡y estoy seguro de que quieres montarla!, ¿a que sí? Aquí me tienes, sólo úsame—Y de inmediato agregó, con una cara pensativa que daba risa por lo repentinamente seria, mesándose el mentón y entrecerrando los ojos, escrutando la posibilidad—Y quizá, me gane una amiga, ¿qué dices tú?


El hombre sí que  lo tenía todo calculado, ¿verdad?

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 35.600
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 442
Puntos : 311
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Danielle J. Maxwell el Sáb Mayo 12, 2018 4:21 am

No tengo amigos que sepan conducir motocicletas —confesé, encogiéndome de hombros. —En realidad la he comprado un poco a lo loco, ¿sabes? Necesitaba... cambiar de aires. Esto de aparecerse todo el rato... sí, tiene sus ventajas y es pura comodidad, pero necesitaba algo que fuese rápido, que me diese esa chispita de entretenimiento y adrenalina. Y, quieras que no, aparecerse en lugares público es toda una desgracia. Estás más tiempo buscando posibles sitios que al final tardas lo mismo que yendo en moto. —Yo, intentando explicarle al mundo, cuando intento explicarme a mí misma por qué narices gasté mis ahorros en una vespa.

Había sido uno de esos arrebatos de "lo quiero, lo hago", sin pensar, sin pedir permiso. Ya tenía una edad y por mucho que mi familia no estuviese de acuerdo, a mí me daba un poco igual. No sería la primera vez que me decían algo al respecto, primero cuando me compré el skate y empecé a entrenar con mis amigos muggles y después cuando decidí enfocarme en el quidditch y comprarme la escoba más rápida del mercado para estudiantes. ¿Y se preocupaban por una moto?

¿En serio? —pregunté, divertida, ante la espontaneidad del hombre. —¿Sabes lo raro que es que invites a una chica tan joven a montar en moto? ¡Que yo sé que eres buena persona! —Claro que lo sabía, estaba en la Orden del Fénix y tenía la sensación de que todo el mundo allí dentro, era un sol de persona. Menos Maverick, él era la luna que se ponía en medio del sol y lo volvía todo gris. —Pero mi abuela me diría que no me fíe de ti por si eres un asesino violador o algo así, ¿sabes? Que... —Reí ante mis propios pensamientos. —¿Qué putada ser violador asesino en ese orden, no? Tendrías necrofilia. Qué perturbador. —Y zarandeé las manos, para quitarle importancia a los pensamientos que había dicho en voz alta. —Yo me llamo Danny y también creo que necesito un empujoncito y un par de clases maestras, sólo que todavía estoy en fase de asimilación, ¿sabes?

Y entonces, me invitó a tomar café y hablar con él, para asegurarme de que no era un asesino violador con necrofilia, ni tampoco un violador asesino, que era igual de malo pero menos perturbador. Me parecía fascinante no solo que fuese tan extrovertido, sino también que fuese tan espontáneo. Yo jamás me hubiera presentado voluntaria de esa manera a ser profe de un desconocido ni mucho menos invitarlo a un café.

Me lo vendes muy bien, ¿eh? Mi abuela no estaría orgullosa pero... —Sonreí, girándome hacia él, dispuesta a ir a un cafetería cercana. —Acepto. No el café, porque lo odio, pero sí me tomaría un zumo de piña. Y todo para asegurarme de que no quieres matarme ni robarme la moto —insistí, evidentemente divertida. Sólo estaba de broma, esperaba que se me notase. —Eso sí, necesito comprar un caldero en la tienda de calderos —dije, dándole una patada en el culo al uso redundante que el diccionario oficial de la vida castigaba con burlas. Qué cosas, ¿eh? Que en la tienda de calderos se vendan calderos. Wow, revelación. ¿A que no lo sabías? ¿Y sabes que se vendía en la tienda de animales? ¡TOMATES! —Si me acompañas primero, me ahorrarías el aburrimiento y de paso podrías contarme qué moto tienes o cómo aprendiste a montar, ¿trato? Luego vamos a por ese zumo. —Y le tendí la mano, como una auténtica y confiada señora de negocios.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 21.824
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1563
Puntos : 910
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Ryan Goldstein el Jue Mayo 17, 2018 5:07 am


Pero mi abuela me diría que no me fíe de ti por si eres un asesino violador o algo así, ¿sabes? Que...


Ryan había abierto la boca para decir algo, sobre lo encantadora que debía ser esa señora preocupada por su nieta, cuando su nietecita la robó un parpadeo, ¡de auténtica sorpresa! Que lo dejó pasmado, vamos.



¿Qué putada ser violador asesino en ese orden, no? Tendrías necrofilia. Qué perturbador.


Lo era, perturbador. Ryan no supo qué decir a eso. Era un comentario que tú no te esperabas en una conversación casual, ¿sabes? Y no saliendo de la boca de la digna nieta de una bondadosa abuela, pero había que decirlo, que la muchacha era tan agradable que hacía que hasta los violadores asesinos necrofílicos colaran en una amena conversación a la luz de la tarde, en medio de una calle concurrida en la que se sentían las risas de niños alegres, sonara hasta natural, hasta simpático.


Y sí, mira que debía ser una putada, eh.


Ryan, por su parte, comenzó a pensar que quizá no estaba tan joven como él creía, y que la nueva juventud le había ganado la partida esta vez, abandonándolo en otra época, en donde los caballeros no hablaban tan casualmente con las señoritas sobre violadores y necrofilia, todo junto. Fue sólo una sensación, leve y pasajera, de esas que te asaltaban de cuando en cuando, especialmente cuando llegabas a los treinta, quizá porque era la tendencia de la crisis de la edad, verlo todo negro, todo desfasado.


De inmediato, se le quitó.


—Danny—
repitió, simpático. Lindo nombre, a decir verdad—¡Todo un gusto! Asimilación, entiendo—dijo, condescendiente.

Quedó complacido con que ella aceptara su invitación, y a la segunda o tercera mención de su abuela no pudo menos que sonreírse, enternecido por dentro. El hecho de que la mencionara con tanta naturalidad, y tan inconscientemente, significaba que la quería y que pasaban tiempo juntas. Es que, debían ser una familia unida, eso es lo que le pareció, en una primera impresión, una fugaz impresión, y ella te transmitía ese calor, el de alguien que venía del seno de una familia unida, calurosa. Él personalmente nunca había tenido una relación con sus abuelos, pero había aprendido a través una experiencia indirecta, o a través de terceros, cómo debían ser esas relaciones.

—Un zumo de piña a cambio de tu confianza, me parece un precio justo—
bromeó—¿Calderos? Un buen caldero es un asunto delicado, es lo que dicen. ¡Por supuesto que te acompaño! Tenemos un trato aquí—aseguró, estrechando su mano, sonrisa de por medio—Lamento que no sepa tanto sobre calderos como de motos, ¿eres buena en pociones?


*


En la tienda de calderos, Ryan se inclinó hacia adelante con las manos en los bolsillos para echarle una buena ojeada a una pila de calderos de segunda mano, que hasta parecían usados: uno hasta goteaba, tenían el fondo muy usado, marcas y rasguños.

—¿Cuál te llevarás?—preguntó en voz alta, todavía muy curioso sobre el deplorable estado de esa pila de calderas, cuando de la nada, se sintió un estallido desde el fondo del local y el rumor de lo que parecía una torre de cachivaches desplomarse contra el suelo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 35.600
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 442
Puntos : 311
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Danielle J. Maxwell el Jue Mayo 24, 2018 5:10 am

Madre mía, ¿un zumo de piña por mi confianza? Qué barata soy. Si es que esto de no tener amigos mira lo que me hace hacer, ¡vender mi confianza por un maldito zumo de piña! Que ojo, los zumos de piña y de maracuyá (parchita, para los de otros países) eran los mejores del universo, pero de eso a vender mi confianza... Menos mal que era consciente de que Ryan al menos tenía la confianza de Dumbledore. No es como venderle mi confianza a... un mortífago, ¿sabes? En verdad lo tengo todo controlado. No es que se me compre tan fácilmente con un mísero zumo. Yo no era tan triste, ¿vale?

¿Justo? Yo creo que me paso de barata, ¿y si añadimos una galletas? —Bromeé, con un guiño divertido, para entonces darle la mano y estrecharla como dos auténticos hombres de negocios, con la única excepción de que yo no era hombre, ni tampoco de negocios. Y seguro que él tampoco, pero no importa. —De hecho no, pero estudio la carrera de pocionista, así que espero serlo algún día si dejan de explotarme las cosas en la cara —confesé, encogiéndome ante la cruda realidad de mi vida. ¿Algo se me va a dar bien en esta vida, eh? Señor Creador, creo que se le ha olvidado darme alguna habilidad y se ha pasado con la dosis de INUTILIDAD en mi vida. —Pero bueno, no hace falta ser bueno en pociones para ser bueno en calderos, ¿sabes?

*

Ese no. ¿Ves? —Le señalé ese caldero asqueroso que ambos miraban con sorpresa. —No hace falta ser un experto pocionista para saber que estos calderos son... una caca suprema. —Susurré eso último para no ofender al Señor de los Calderos, alias 'El Dependiente'. Sin embargo, el karma del insulto hizo que me llevase un susto terrible cuando todo en la parte trasera de la tienda cayó una gran pila de calderos. —Allí atrás parece haber alguien tan torpe como yo...

¡Mecachis en la mar salada! —gritó una señora en lo que parecía un camisón, saliendo de una puerta, con el rostro todo negro, sin cejas y la punta de los pelos un poco quemado. —¡Anthony! ¡Has vuelto a poner las colas de Erumpent en donde deberían estar las orejas de Kappa! ¡Es hora de que vayas ya al oculista a por esas gafas, Anthony, así no podemos seguir...

Pero la voz se fue perdiendo escaleras arriba. Yo tuve que mirar a Ryan para asegurarme de que lo que estaba viendo era real, riéndome cuando la mujer desapareció.

En fin, aunque me cueste el doble, me voy a llevar uno nuevo. —Que total, lo iba a amortizar muchísimo.

*

Había disminuido el tamaño del caldero (ya que era de cuatro litros) y me lo había metido en la mochilita que llevaba, para no estar cargándolo pues era terriblemente aparatoso. Que diréis que no, pero el hechizo de reducir el tamaño de las cosas era de los que más usaba yo en esta vida. ¿Sabéis lo guay que va a ser guardarme la moto en el bolsillo cuando no encuentre aparcamiento? Que ya había que tener mala suerte para no encontrar aparcamiento teniendo una moto, pero yo ya me esperaba cualquier cosa en esta vida.

¿Desde cuándo conduces la moto? —pregunté, caminando junto a él todavía por las calles del Callejón Diagón, en dirección al Caldero Chorreante. —¿Te sacaste el carnet antes de conducir tu propia moto o algo? Yo aún no tengo carnet. He hecho unas cuántas prácticas pero es muy fácil cuando estás en un circuito y no hay coches asesinos revoloteando a tu alrededor.

Y eso que yo vivía en un sitio residencial, pero hasta los coche a cuarenta kilómetros por hora me daban miedo cuando yo intentaba subirme a la moto y meter primera. Lo que necesitaba era... soltura y confianza, sobre todo. Mi abuela insistía en que no cogiese la moto hasta tener el carnet pero... qué tontería. Al final, iba a ser lo mismo: me seguiría faltando soltura y confianza, así que lo mejor que era quitarme eso cuánto antes.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 21.824
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1563
Puntos : 910
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Ryan Goldstein el Dom Mayo 27, 2018 11:33 pm


—Tenía una de estas motos voladoras—comentó, distrayéndose con un vendedor de baratijas mientras caminaban. La algarabía del gentío los atravesaba. Era un día de compra y movimiento en el Callejón Diagón—, pero los controles son otros, claro—Iba caminando, las manos en los bolsillos, ligero de a pie, como quien no tiene nada que lo ate a esta Tierra, ni miedos, ni sombras, ni nada. Tenía un aire, a soltura. Iba caminando contento—. Fue una amiga—soltó de pronto, arrojando el dato—, una compañera. La que me hizo darme cuenta de que, frente a una moto muggle, yo no era más que un niño grandote montado a un caballito de madera, sin saber cómo hacerlo despegar—¿es que los caballitos de madera “despegaban”?—. Ibamos detrás de alguien—¿Qué?—, y yo me monté a una moto sin pensarlo, confiando en qué arrancaría, ¿sabes? Fue cómico. Cómico ahora, si lo pienso. Nuestro ladronzuelo se escapaba, y yo no atinaba a comprender cómo funcionaba el aparato. Hasta que ella, Madeleine, me empujó y tomó el manubrio, y salimos disparados, ¡con una facilidad! Cuando arrancó, me caí. Es que no lo estaba esperando—Ryan rió—Ella despotricó conmigo (es que había prisa, ¿sabes? Y ella siempre fue… temperamental), pero me tendió la mano. Y a la segunda oportunidad, nos lanzamos a la persecución.

¿A la persecución?, ¿pero quién era ese hombre?, ¿un James Bond frustrado reemplazado en escena por una Tomb Raider en potencia?

—Después de ese incidente, me dijo que si no aprendía a usar una moto muggle, iba a ser un inútil toda la vida, y tuvo la amabilidad de instruirme en cómo se hacía—
La miró, risueño—. Lo de no ser una carga.

El recuerdo parecía tenerlo ataviado en sus memorias, agradables memorias. La mención de un “carnet” lo distrajo y pareció hacerle mucha gracia. Tenía esta mirada, tan viva. Y sin embargo, sus expresiones, cuando no ensanchaba sus labios en una emoción abierta y jovial, llevaban la marca de una cierta melancolía.

—Sí, los muggles tienen su propio carnet… Me pararon por eso. Me bastó un confundus. No te preocupes por eso todavía. Lo primero, es saber arrancar.


No, hacía muy bien ella en preocuparse por esas cosas. La despreocupación del hombre era el problema. De hecho, te hacía pensar si en las calles no sería él el motociclista asesino, obligando a los coches a cederle el paso entre curvas de vértigo. Pero eso sería una locura, obviamente.

—¿Sabes? Tu cara me suena de algún lugar. O será porque es una cara bonita—cumplimentó, de caballero—. ¿A ti no te pasa? ¿Pensar que conoces a alguien, porque te recuerda a un rostro o una sonrisa que has visto en alguna otra parte?

De improviso, una bruja con sombrero les salió al paso, con cara muy preocupada, preguntando por…

—Disculpen, ¿han visto a un gato atigrado? Es que mi hijo lo ha perdido… ¡y se lo he comprado hoy!, ¿no? Tiene un collar con cascabel.., ¿no? Ese gato, ¡y mi niño estaba tan emocionado…!

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 35.600
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 442
Puntos : 311
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Danielle J. Maxwell el Lun Jul 02, 2018 3:41 pm

Lo escuché, sonriente, como quién escucha a un comediante contar una anécdota que sabes que te va a gustar y con la que vas a disfrutar. En realidad es que estaba siendo muy divertida: el típico mago que se cree que todo lo que le rodea es igual en un mundo que en el otro. ¡Y no! En el mundo mágico todo era terriblemente más fácil. Menos las pociones. Pero no es justo, porque en el mundo muggle no hay pociones.

Bueno, temperamental o no, tenía motivos para enfadarse, ¿eh? Ya te imagino, muy convencido sin entender un artilugio muggle que, en aspecto, es exactamente igual al mágico. —Solté una divertida sonrisa. —¿Qué eres, auror o algo así? ¿O persigues a la gente como hobbie? Que sería igual de válido. Yo soy de esas que asustan a las palomas para sentirse malvadas y es igual de triste que perseguir a gente como hobbie. Aunque lo tuyo suena más a psicópata y lo mío más a retrasada mental. —Me encogí de hombros, con evidente diversión. ¡Estaba de broma! Esperaba que se me notase. Aunque lo de las palomas era verdad, pero si se lo tomaba a broma casi que mejor. —Sí, se nota que esa amiga tuya era todo amabilidad —ironicé.

Lo del carnet estaba en proceso de ser desarrollado, pero me gustaba la filosofía del hombre: primero saber arrancar, ya luego me preocuparé de hacerlo oficial. Sí. Mi abuela no estaría de acuerdo con ese modus operandi, ¿pero sabes qué? Mi queridísima abuela—a la que quiero tanto, vamos a recalcar—no estaba ahora para tirarme un chancletazo a la nuca.

Sonreí, agradecida, cuando me dijo guapa. Ay. Estos señores adultos siempre tan monos diciéndome que soy guapa. Van a hacer que me lo crea y todo. Oculté mi rubor mirando hacia una piedra totalmente aleatoria y luego volví a elevar la mirada, escuchando su bonita filosofía.

Sí me pasa, pero sobre todo me pasa con los olores. Que de repente el olor de una persona me recuerda a algo cercano y... ¡a esa persona debo de conocerla! —Compartí mi experiencia, para entonces sonreír. —Pero claro que te suena mi cara. Nos hemos visto varias veces, aunque nunca hemos hablado. Vamos a las mismas clases de defensa personal. —Le di un codazo, y otro codazo, suavemente. —¿A las mismas clases de cocina? —Guiño, guiño. —¡Que sí! ¿No te acuerdas que siempre coincidimos en esas reuniones de alcohólicos anónimos? —Codazo, codazo, guiño, guiño. —El señor que las imparte tiene barba larga y blanca, como ese traidor de Albus Dumbledore. Qué asco de hombre, puag. —Codazo, guiño, patada, voltereta transversal, escupitajo en el ojo. ¡Que no! Sólo le miré con cara de: "¿En serio no me estás siguiendo?"

Pero de repente nos vimos interrumpidos por una señora que buscaba un gatito atigrado. Pobrecita. Esa señora tenía pinta de ser la típica que ceba a los gatos. Yo, siendo gato, también hubiera huida sólo por no morir de gordura.

No, lo siento —le respondí a la señora. —Si lo vemos, lo pillamos y lo dejamos en la tienda para que el dueño la llame —añadí, simpática. Y es que yo era muy simpática, ¿vale? A veces. Normalmente. Tenía mis excepciones, claro. Si no eras a) purista, b) slytherin, c) idiota, d) todas las anteriores juntas, e) Camille, yo era muy simpática.

____________________

¡RYAN, POR LA DERECHA! ¡CORRE! —Le señalé a la derecha, por si acaso fuese disléxico. Yo, fui por la izquierda.

Y tú te preguntarás: pero por qué gritas, rubia alborotadora.

Y no, no estábamos practicando con la moto. Ni tampoco hablando sobre lo estupendo profesor que sería Ryan. En mitad de nuestro camino hacia ese café y esas galletas, ¿sabes por qué? Porque el gato apareció. Y en verdad podríamos haber pasado del gatito pero... ¡Era una cría muy traviesa y escurridiza! Y claro, era nuestra obligación (yo, como espantadora de palomas profesional y él, como persecutor psicópata y gratuito de personas y animales) capturarlo. Más que por el bolsillo de la señora del sombrero, por la buena vida que le esperaba a ese hermoso gatito.

Así que hice lo mío: subí a unos contenedores, salté por encima de un muro creyéndome una experta en el arte del parkour y caí mal, utilizando las palmas de mis manos para chocar contra la pared y no romperme la nariz en el proceso. Luego corrí y corrí—y me cansé—, para finalmente llegar a una esquina y tener que apoyarme en mis propias rodillas para coger aire. El maldito gato.

Y ahí estaba, dos minutos después, tirada en el suelo. No, no estaba muriéndome e implorando por un poquito de aire—que con mi condición física podría parecerlo—, sino que estaba delante de un contenedor de basura, estirando la mano hacia el interior, pues el gatito estaba al fondo y no llegaba a cogerlo, ya que me quedaba lejos y no me hacía caso. De hecho estaba como en posición de huida.

¡Oh vamos, ven para aquí gatito! ¡No tengas miedo!

Pero seamos sinceros: yo tampoco me fiaría de una rubia loca que se choca contra las paredes que me persigue desesperadamente. Y ya me diréis. Quién necesita un café para conocer a otra persona cuando ambos son partícipes de la persecución de un gatito.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 21.824
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1563
Puntos : 910
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Ryan Goldstein el Mar Jul 03, 2018 9:51 am

¿Defensa personal? Codazo, codazo. El hombre no entendía. ¿Haría Krav Magá? Sin perder los modales ni la simpatía, la evaluó de arriba abajo. ¿Sería posible…? Bien seguro estaba de que no, pero lo de compañeros de cocina lo dejó pensando. Frunció el entrecejo entornando la mirada. Rumió pensativamente un “Mmm” como si quisiera seguirle la corriente. Estaba haciendo un notorio esfuerzo por llegar a una conclusión favorable en ese tipo de circunstancias incómodas en las que tienes que admitir que eres terrible memorizando rostros. No era ese el caso, sin embargo. Eso no impidió que él simulara su desconcierto.

Creía a la muchacha, de tan simpática, perfectamente capaz de querer meterlo en una jugarreta. La idea lo divertía. De lo que no se enteraba es de lo muy equivocado que estaba. Él, tan seguro de que tenía la situación bajo control, hasta resbalar pisando una barba larga y canosa. El sobresalto se vislumbró en el parpadeo de sus ojos, atacados por la noticia. Nunca lo hubiera creído. ¡Oh!, tenía que ser un fugitivo, se habrían visto en el refugio, ¿pero iría encubierto? Si no fuera porque estaba en Azkaban, hubiera pensado que se trataba de Steven Bennington, el metamorfomago, y uno perfectamente capaz de esas jugarretas.

—Así que nosotros sí que nos conocemos—concedió con un tono curiosamente precavido y una sombra de complicidad en la mirada, justo antes de ser interrumpidos. Danielle se adelantó como un rayo de sol a apaciguar la oscura preocupación de la mujer, y aunque no tenía un gatito para darle, la hizo sonreírse por la amabilidad desinteresada de un extraño.

Ryan, con menos tacto, le dedicó a Danielle un guiño muy elocuente cuando la señora se puso a hablar y hablar, reteniéndolos sin medida ni consideración ni razón, e interrumpió tanta cháchara con un tono cortante y frío empleando falsas palabras de amabilidad. Marchándose, tocó el brazo de Danielle con la prisa y la autoridad de quien quiere salir de la situación y el lugar, cuanto antes mejor. La señora no tuvo más remedio que dejarlos escapar de su telaraña, no sin lanzarle al rubio una última mirada cargada de desaprobación.

Ni remotamente hubiera esperado toparse con el mentado gato de camino. Lo cual, no dejaba de hacerle gracia ni cuando se desviaron para atraparlo hacia dentro de una calle secundaria. Se sumó galantemente a la captura de la mascota, sí. Ni por las “gracias” de la señora ni por ser un buen vecino, pero porque no podías decirle que no a una joven rebosante de determinación, tan empeñada. Le encantaba eso. No contó, con preocuparse por ella.

—¿Estás bien?


La pregunta fue soltada con ese pulso agitado que te pescas en una carrera. Justo entonces un agresivo maullido surcó el aire y se sintió el temblor hueco de un desastre antes de que el gatito, que de tierno y lindo no tenía nada, saliera disparado hacia. Ryan lo atrapó, cazándole por el pescuezo. Buenos reflejos, los del hombre. En su defensa, el gato del demonio no pareció encontrar muchos sitios hacia donde correr —la rubia, la otra rubia había cercado sus vías de escape— y fue a darse contra el enemigo, que teniéndole preso del pescuezo cual psicópata manipulador y peligroso, lo retuvo en sus brazos, inmóvil, mientras que su cola y sus ojos de lince se movían de un lado al otro, nervioso como estaba, nervioso y apresado.

—Iba a decirte… No era necesario que saltaras… Sólo hacía falta…—Pero se interrumpió antes de soltarle algo que pudiera herir su orgullo de saltamontes, como por ejemplo “había un camino que era más obvio y fácil”, y en cambio se inclinó sobre ella como pudo e interesado, pidió—: Déjame ver. ¿Seguro que estás bien?

En la tienda de mascotas, el encargado no pudo haber puesto más mala cara cuando los vio entrar triunfalmente con…. ¡ese gato del demonio! Era evidente que no era un gato muy querido, porque el señor que atendía detrás del mostrador les dedicó a ellos y a su relato de las circunstancias una mirada que decía, a las claras, que por qué no lo dejaron suelto y en la calle. Sin embargo, aceptó acogerlo hasta que la señora de antes volviera a por él. Con tremendo disgusto, porque no se salvó de recibir unos cuantos arañazos, quedando por sentado, que el amor entre ese gato y el dueño del local era nulo, inequívocamente nulo. Al salir, dejaron atrás unos terribles bufidos de despedida, y  aun señor muy, muy enojado con la vida, que no se sabía qué le habría hecho, y que arrastraba vaya a saber qué tipo de karma salvaje. Afuera, el día seguía siendo espléndido.



Ta te ti:
—Salto en el tiempo. Los dos protas aparecen en un terreno solitario, ya puestos en el asunto de la moto. Se da por sentado que ya tuvieran su pequeña entrevista en el café, qué sé yo, etc.

—Se van a un café que está en frente y hablan de la vida.

—Podemos omitir el último párrafo, que da por sentado que devuelven al gato. En vez de eso, pudieron haber sido sorprendidos por un meteorito mientras Ryan comprobaba si Danielle estaba bien. Vos me entendés (!)

—Otra opción :3
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 35.600
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 442
Puntos : 311
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Danielle J. Maxwell el Jue Jul 05, 2018 12:47 am

No me estaba siguiendo, tío. ¿Cómo no iba a seguirme? ¡Pero si se lo he dicho todo clarísimo! Lo miré con reproche, como si no estuviese prestándome atención. Es que estaba claro que no me estaba prestando atención, si no hubiese cogido mi referencia a Albus Dumbledore refiriéndome a él precisamente como Albus Dumbledore. ¡Si es que no había pérdida ninguna!

¿Estás seguro de que me reconoces o...? —Le iba a cuestionar esa mirada confundida, pero no me dio tiempo, pues una señora preocupada apareció a nuestro lado.

Y no sé vosotros, pero yo suelo atender a las personas preocupadas, no vaya a ser que esté viendo un meteorito caer desde el cielo y me libre de una muerte asegurada con una aparición rapidita. Pero no, sólo se trataba de un gato. De un gato perdido. Que no era igual de importante que un meteorito, pero igualmente tenía su importancia social y de protección contra los animales. Que a ver, no era mi intención ir a buscar al dichoso gato que no paraba de repetir la mujer una y otra vez, pero cuando quisimos ponernos rumbo a ese café y esas galletas, ese gato apareció, como si quisiese que yo hiciese el ridículo.

Salté y no salió muy bien ese salto, pero aquí lo importante era: ¿cómo narices había Ryan llegado tan pronto si yo había cortado camino saltando cual profesional del parkour...? Le hice una señal de que estaba bien, para que no se preocupase. Al final, todo salió a pedir de boca: el gato era un rebelde sin causa (ya no lo veía tan lindo como lo veía en un principio) y todavía no era muy consciente de cómo Ryan había conseguido mantenerlo entre sus brazos sin que le saltase a la cara con las zarpas por delante.

Si sí, estoy bien, no te preocupes. Solo me tropecé, pero por suerte tengo manos que sirven de defensa infalible —le respondí al hombre.

¿Sabes lo que pasa? Que me emociono. Tengo ganas de hacer cosas bien e importantes y salvar a un gatito era lo más partido a sentir emoción real. Y era contradictorio, porque luego estaba en la Orden del Fénix y yo me preguntaba: "¿por qué nunca voy a ningún lado a ayudar a nadie?" y una vocecita en mi mente me dice: "porque eres una inútil", pero claro, luego pienso que si voy estaría nerviosa y no me sentiría preparada. Y claro, es un continuo bucle; el pez que se muerde la cola. Ya no tenía claro si quería, si no quería, si debía limitarme a ser de ayuda en el interior y dejarme de tonterías ahí fuera... No sé, era muy raro. Y luego pasa lo que pasa: que voy a por un gatito y casi me caigo de cabeza al suelo al saltar un muro.

____________________

Moto de Danny:

Llegué con la moto a dónde habíamos quedado, que ojo, no te equivoques. No iba montada en la moto, sino que la había reducido con magia y la llevaba en el bolsillo. Una vez llegué allí, a esas carreteras vacías de aquella zona industrial, fue cuando la saqué y la volví su tamaño original. Había traído también el casco, pero dudaba mucho que me hiciese falta teniendo en cuenta que probablemente no me moviese más de tres metros. Arrastré la moto un poco, hasta encontrar a Ryan allí, esperándome. "Qué puntual", pensé.

¡Hola! —le saludé—, ¿cómo estás?

Por suerte, cuando fuimos a tomarnos ese café y esas galletas después el momento del gato, dejamos en claro que de dónde nos conocíamos. Lo cual era guay porque... no sé, me gusta conocer a gente de la Orden del Fénix que sea capaz de salir de ese refugio, ¿sabes? Pocas veces me pasa eso. La gran mayoría, como es normal, son personas que tienen que quedarse ahí dentro por seguridad.

Te presento a Malberin, la moto que no sé conducir. —Le dije, mientras me acercaba a él, todavía arrastrándola. —Es de segunda mano, en perfecto estado. En realidad me la compré bastante echa mierda, pero la he llevado al mecánico, la he pintado... Y así ha quedado. Ahora me falta aprender lo verdaderamente importante.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 21.824
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1563
Puntos : 910
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Ryan Goldstein el Jue Jul 05, 2018 8:02 am

Desde que le arrojaran una maldición que puso en peligro su vida con una cuenta regresiva, Ryan había adquirido la costumbre de mirar su reloj de bolsillo, de esos antiguos y dorados y preciosos, y de, en general, prestarle atención a la puntualidad. Hacía tiempo que no tenía que preocuparse por dicha maldición, pero le había quedado la costumbre.

Era, también, de las personas a las que les gustaba recibirte con todo preparado. El típico anfitrión simpático y que te hace sentir culpable porque, dicho sea, prefieres mucho más quedarte en su casa que en la tuya propia, sólo por la forma en que te agasajaba. A Ryan, después de todo, le gustaban los detalles, de caballero que era.

Así que allí estaba, esperando.

De pie, vuelta la cara al cielo y con los brazos a los costados, pero ligeramente separados del resto de su cuerpo, dirías que estaba esperando que le cayera algo encima. ¿Un tipo de meditación o algo? Su expresión era pacífica. Él cerraba los ojos y se sonreía. El aire se sentía fresco, el día se sentía agradable, ¿por qué no disfrutarlo? Al ser llamado, entreabrió un párpado como si quisiera espiar por el rabillo del ojo, y acabó por sonreír con una blanca, blanca sonrisa, quebrando toda formalidad.

—¿Y tú cómo estás?—retrucó, con ese entusiasmo que le pone la gente simpática a los “Buenos días, buenas tardes, buenas noches”, cuando quieren trasmitirte sus buenas vibras, que las tienen, como un motor encendido.

Sí, le respondía a su pregunta con otra pregunta.

Le bastó un gesto abierto de sus manos para darse a entender. Y miró rápidamente en rededor, no porque esperara encontrar algo pero indicaba que algo buscaba. Su cara lo decía todo. Estaban echando en falta algo muy, muy importante. Si lo que quieres es andar en una mota, pues…

—¿Malberin?—
Dirías que eso de ponerle nombre a una moto, lo desorientaba. Se sonrió y fue hasta ella. Miró a Denielle con una sonrisa silenciosa y seguidamente metió mano en la motocicleta, en una rápida inspección, queriendo asegurarse de que todas las piezas estaban donde tenían que estar. Como si pensara que la chica le iba a llevar una moto sin frenos o algo. Ya, que la había llevado al mecánico. Ryan asintió afirmativamente a esa idea, dando a entender que la consideraba una muy buena idea. Pero es que, si la iban a montar, quería cerciorarse de que no se fueran a matar, en la medida de lo posible. Y él no era de los que se lanzaban a algo sin primero haber metido sus manos, porque si quieres algo bien hecho lo tienes que hacer tú, ¿verdad? No dio explicaciones, sin embargo. Pero sí, planeaba explicarle a forma de repaso para qué era casa cosa, desde el embrague hasta la palanca de cambios, y así—. Bien, ¿estás preparada?

¡No, no para montarla, mujer! Mira que si lo intentabas, el hombre te paraba con el brazo, no porque no apreciara el entusiasmo. Ryan podía ser muchas cosas, y siempre impulsivo, pero tenía esta naturaleza carismática, de este tipo que le es propia a los profesores de escuela. Y repasaría con ella hasta la ubicación del freno, como si tú nunca hubieras puesto la pata ni en el pedal de la bici. Bueno, eran cosas bien distintas, pero Ryan tenía esta dinámica en la que te ofrecía explicación muy clara y precisa, deteniéndose hasta en lo obvio y dispuesto a repetirte tres veces la misma cosa sencilla. Así, conseguía que te imaginaras que no existían las preguntas estúpidas y qué, ¿sabes qué?, ¡era tan papa todo ese asunto de andar en moto! Así que, mejor empezar.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 35.600
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 442
Puntos : 311
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Danielle J. Maxwell el Sáb Jul 07, 2018 3:09 am

No me gustaba que me respondiesen una pregunta con otra pregunta, una ya no sabía si es que no tenía ganas de contestarla, si es que estaba mal y prefería ahorrarse el drama o si solamente se estaba haciendo el interesante. ¡De verdad que tenía curiosidad por saber cómo estaba el señor que iba a enseñarme a montar en moto! Si tiene un mal día, quizás no sea el mejor día para enseñarme. No vaya a decirme que le de al tope con el acelerador, o alguna cosa suicida.

Yo bien, un poco estresada con los exámenes finales. —Más los muggles que los de la universidad mágica, pero eso era un detalle sin importancia que dudaba mucho le importase. —¿Y tú? No evadas mi pregunta, ¿por qué evades mi pregunta? Es de mala educación evadir preguntas. —Insistí, mirándole de reojo.

La verdad es que ponerle nombre a las cosas era mi especialidad. Podía tener un mono sin nombre durante meses por falta de originalidad para al final llamarle Val Larr en honor a Valarr, pero lo que eran cosas inertes… yo las nombraba todas: mi nevera se llamaba La Gordi, mi PlayStation se llamaba Mufasa y mi xBox Scar. Mi Skate se llamaba Naboo, porque por debajo salía una imagen de Leia y claro, mi moto no podía ser menos. Llamarla Malberin no era más que una composición de nombres de aquellas personas que me habían animado a dar el paso para comprármela. Nada del otro mundo.

Meh… —Moví la mano, quitándole importancia. —Me gusta bautizar mis cosas, al menos las que me hacen especial ilusión tener.

Me ahorré el explicarle de dónde salía Malberin, más que nada porque tendría que introducir a mis amigos muggles y no tenía muchas gracias de irme por las ramas y terminar en la punta de las hojas.

Cuando me preguntó que si estaba preparada… sí, yo hice eso: tuve todas las intenciones de subirme en mi moto para comenzar con las clases prácticas. Porque seamos sinceros: yo esperaba clases prácticas, no teóricas. Así que cuando me puso la mano en medio para que no pudiese subirme a la moto, lo miré con el ceño fruncido.

No hace falta clases teóricas, estudié. —Me defendí, antes de que se pusiese a decirme para qué servía el sillín que estaba en medio de la motocicleta. —Estudié por Youtube. Mira, atento. Esto es el embrague y hay que apretarlo cada vez que quiera cambiar de marcha, las cuales se cambian a este otro lado de aquí, con el pie. —Miré a Ryan, para poder observar su cara de sorpresa por tanto conocimiento. —Luego está otra palanquita en el manillar es el freno delantero y con esta otra pierna encontraríamos el freno trasero, ¿ves? —Alcé sendas cejas a la vez, para entonces retroceder un poquito. —¿Qué más me falta? Los espejos son para mirar por detrás, estos botoncitos de aquí son para marcar los intermitentes… Y… ¡Ah, sí! Las luces siempre encendidas. Eso es norma fundamental de las motos.

Sonreí, poniendo las manos en jarras con orgullo por mis increíbles conocimientos de moto. Ajá, sí. Pero todo lo que sabía era la teoría de como conducir, pero no sabía ni conducir en la práctica ni mucho menos todo lo que había en el interior de esa moto, ni como funcionaba el motor, ni cómo funcionaban las bujías, ni como cambiar una rueda. Vamos, aquello era como saber un diez por ciento de un mundo. Sin embargo… yo ahora mismo era muy ignorante en el tema mecánico y estaba muy motivada en el tema conducción. Y se notaba. Sólo quería subirme ahí y que una persona responsable me diese unas directrices con las que no matarme.

¿Algo más? Estoy totalmente preparada.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 21.824
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1563
Puntos : 910
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Ryan Goldstein el Jue Jul 12, 2018 11:42 pm

¿Y tú?

No evadas mis preguntas, decía. Ryan tuvo el descaro de mirarla, sorprendido. Oh, su pregunta. Se sonrió, con las manos en el manubrio de la moto, ojeándola distraído. Era un hombre que tenía que tocar las cosas, experimentarlas a través del tacto, curiosear con ese ímpetu metiche que tienen las personas de acción, que no saben nada de quedarse atrás y sólo con las manos en los bolsillos. Miraba alternadamente a Danny y a la moto, ensimismado.

—¡Oh, estoy perfectamente! Sólo estaba pensando sobre—añadió, en un tono reflexivo, y con esa cierta complicidad con la que te confiesas sobre algo, un particular, ¿pero cuál sería ese? Ryan hizo una pausa y se apartó de la moto. Se colocó hombro con hombro junto a Danny mirando al cielo. Señalando con un dedo hacia arriba, explicó—: Pienso que podría llover.

El día era precioso, ¿de qué hablaba este hombre?, ¿era un chamán del clima o algo?, ¿quizá un vidente?, ¿en su familia había habido videntes conocidos? Todo un misterio.

—¿Son muy duros? Los exámenes—agregó, ladeando hacia ella una sonrisa condescendiente. Acababa de soltar que podía caérseles el cielo encima, pero él, tranquilo. Sin embargó, soltó una exclamación repentina, rememorando—: ¡Vaya! Hace tanto que no doy un examen—Rió, y volvió hasta la moto—. Espero que no sean duros contigo. Suerte cuando toque.

Oh, y conque bautismos. A Ryan le hizo gracia, pero no agregó nada al respecto. Sí tuvo algo que replicarle cuando, de tan entusiasmada, Danielle hizo el intento de subirse a la bici. La miró con ese divertido escepticismo que tienen los profesores arrogantes cuando se hacen a la idea fija de que sus pequeños saltamontes no saben hacer otra cosa que chocar contra las paredes, cuando afirman toda serie de cosas: que pueden hacerlo, que saben cómo se hace, que se lo tienen todo estudiado. El brillo divertido en sus ojos fue evidente.

—Oh, ¿sí?

Y sin embargo, esa fachada de arrogancia disfrazada de condescendencia se quebró en el instante que Danielle soltó la palabra Youtu…¿you, what? Parpadeó, confundido. Le habían dado un strike, en toda la cara, lo habían atrapado en completo desconocimiento de algo, cuando se suponía que él lo sabía todo, incluso lo que su saltamontes iba a decir, cómo iba a insistir, etc. No fue el caso. Su interés se cazó de inmediato en su postura, dispuesta a escuchar, a aprender.

—¿Y qué es Youtube? Me dejas en blanco con eso—confesó, en medio de una risa breve. Se reía de su propia ignorancia. A lo sumo, ¿sería algún tipo de jerga?—Pero ok, ok, miro. Me tienes todo atento—dijo, cruzándose de brazos y cediéndole la batuta. Seguía sus indicaciones asintiendo en silencio, concentrado en el momento. Se sobaba el mentón con una mano, mientras ella lo instruía. No puso ninguna cara de sorpresa, sin embargo. Ni soltó ningún cumplido bonito. Más parecía que seguía pensando para sus adentros. Hasta que al final, el blanco de su sonrisa irrumpió entre sus labios—. Ok, lo tienes pillado. Vamos, sube—animó, con una indicación de cabeza, apurándola—Yo estaré justo detrás de ti—Sí, que se iba a montar con ella. Y con un amplio gesto de la mano, invitó—: Pero después de ti.

Por ser la primera vez, su idea era controlar la situación, indicarle cómo manejar el freno, tenerla a resguardo ante cualquier situación de desequilibro, o matarse en un suicidio doble. Eso de tener en tu oído alguien que te insiste en cómo hay que hacer las cosas, puede ser confuso, o no. Confuso seguramente sería lo de contemplar el manubrio y creer pro un segundo que tenías cuatro manos, como si te hubiera surgido un nuevo par de la nada.

—¿Seguro que estas bien cómoda?—
preguntó, antes de hacer al ademán de subirse él. Eso era un doble suicidio, seguro.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 35.600
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 442
Puntos : 311
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Danielle J. Maxwell el Jue Jul 26, 2018 9:56 pm

¿Que podría llover?

Miré al cielo. Seguí mirando al cielo pero hacia el horizonte, tanto para el sur como para el norte. Mira que Ryan podría haber acertado con facilidad: vivíamos en Londres y llovía con bastante asiduidad en nuestro día a día pero… JUSTAMENTE HOY NO. Entonces desvié la mirada hacia el rubio, sospechosamente. ¿Estaría vacilándome? Me sentía vacilada siempre que trataba con personas tan… suyas. Y se notaba, ¿no? Es decir, era fácil reconocer a una persona con un gran mundo interior que parece que él solo es capaz de entender de lo que habla, cuando en realidad tiene todo el sentido, sólo si viésemos las cosas a través de sus ojos. Tenía la misma sensación con Valarr, aunque he de decir que a él ya he ido pillándole el truco y, a decir verdad, hasta el gusto.

Podría llover —le di la razón. —Quizás.

Poca experiencia tenía yo con los exámenes prácticos de coche, pero por suerte tenía la referencia de mis cuatro amigos de la universidad muggle.

El teórico fue pan comido, la verdad. Aprobé con dos errores y sólo se te permiten tres, así que bueno… —Me encogí de hombros, sin darle mucha más importancia a ese. —Pero el práctico… ya es más complicado. Tienes que tener en cuenta, de base, de que el tráfico en Londres es, perdona por la palabra, una putísima mierda. O sea, una vez casi me atropellan y yo estaba por la acera, ¿vale? —Y reí, negando con la cabeza. —Entonces claro… adaptarse a este tipo de tráfico es difícil, sobretodo si eres un novato. Y claro… sólo por eso es más complicado.

¿Y este señor de dónde había salido que no sabía lo que era Youtube? Era curioso porque por la impresión que tuve de él hubiese dicho que estaba bastante familiarizado con la cultura muggle y claro, lo mínimo que te culturices con lo muggle, Youtube es una plataforma demasiado famosa como para no saberlo. Pero no. Parecía un mago abierto pero muy metido en el mundo mágico.

¿En serio no sabes? Está bien. Tú hoy me enseñas a montar en moto y a cambio te enseño a utilizar Youtube —propuse como trato al trato. —Saldrás ganando porque Youtube es una mina de oro.

Y luego me limité a mostrar mis conocimientos teóricos sobre la motocicleta y ya está, porque por mucho que supiese eso, todavía no había tenido la valentía de utilizarlos en la práctica. Era curioso como no confiaba en mí misma ni en mis conocimientos. En realidad, cuando estuve diciéndole también era en parte para auto-confirmarme por sus no negativas de que lo estaba diciendo todo bien.

Me subí a la moto, para entonces mirarle cuando él me preguntó por mi comodidad. ¡Uff, lo que estaba era nerviosa! Tenía las manos sobre los manillares, además de estar bien pegadita adelante.

Estoy comodísima, ¡venga, sube!

Si mi abuela, con las ganas que tiene de verme con un hombre, viese como este rubio guapo se monta detrás de mí en la moto, ya me consigue nuevo ship.

Yo, sin embargo, estaba demasiado emocionada a la espera de poner aquello en marcha y no matarnos en el proceso. Noté como Ryan se subía detrás de mí y movía la moto ligeramente, para entonces ya volver a tener esa estabilidad.

Vale, primero encendemos la moto y luego quitamos la pata de burra —le dije. —Luego tendría que meter primera y acelerar un poquito… sólo un poquito, para avanzar.

¿Y sabéis lo que pasó? No pasó eso exactamente, ya que eso de avanzar un poquito todavía lo tenía un poco verde. Porque claro, el manillar de aceleración estaba demasiado sensible y yo era demasiado bruta, por lo que… bueno, podéis imaginaros lo que pasó, ¿no?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 21.824
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1563
Puntos : 910
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Ryan Goldstein el Lun Ago 06, 2018 2:48 am

Tú no te sueltes...
Ryan se subió a la vespa, con la confianza de alguien que puede pararse en la cima de un edificio y mirar hacia abajo. Era temerario, ese hombre. Que era escéptico, también. Pero perdía cuidado cuando se trataba de un favor. Se lo pensaría mejor luego de casi romperse el tobillo, pero de eso él no sabía nada.

—Ajá—
confirmó, siguiendo lo que ella decía, tan metódica. Ella también, era otra confiada—. Sí, sólo un poquito, suave… ¡Ey!, suave.

Fue como sentirse catapultado hacia delante por un breve instante de vértigo. La moto se adelantó en un arranque brusco, amagando con tirarlos de su asiento. Eso no pasó, pero los pequeños sustos podían darte toda clase de ideas, todas con resultados desastrosos.  Ryan se había subido con ella para impedir esos desastres. Se carcajeó brevemente cuando frenaron de golpe.

—¿Sabes qué te ha fallado ahí?

La pregunta tenía que ser un chiste. Era un poco pesado el hombre, eh. Pero jovial.

—Inténtalo de nuevo, sí, hazlo. Un poquito más suave esta vez.

Era una indicación bastante sencilla. Y como todo, más fácil decir que hacer. Anduvieron dando tumbos, hasta que, ¡ey!, mira cómo de maravilloso era eso de largarse todo derecho… pero no, luego era ir dando tumbos otro vez. Hasta que, sí, retráctate, ¡yohoo!, la cosa iba como la seda… excepto por la dirección, porque la moto se ladeaba y parecía que no quería obedecer o incluso salirse de la carretera como una moto salvaje. Ryan manipulaba el manubrio cuando viraban demasiado. Hasta que.  

—Ok, vamos a frenar. Yo me bajo.

Desertor.

—Estarás bien sola un rato.


No lo pensaba a un cien por ciento, pero por eso su idea era seguirla de cerca. Primero, había que frenar, tocar el suelo de nuevo, volver a la seguridad de tener un punto de apoyo del que te pudieras fiar.  
Patience is bitter, but its fruit is sweet
Emme's Codes
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 35.600
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 442
Puntos : 311
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.