Situación Actual
8º-15º // 29 de mayo luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Ryan G.Mejor PJ ♂
Vanessa C.Mejor PJ ♀
Beatrice B.Mejor User
Jazmine.Mejor roler
Nailah & AndreasMejor dúo
Samantha L.ESPECIAL I
Samantha L.ESPECIAL II
Laith G.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Do you need help? —Theo.

Danielle J. Maxwell el Sáb Mayo 12, 2018 4:20 am


Nunca he sido muy amante de los animales, la verdad. Si tenía un halcón era por necesidad cuando estaba en Hogwarts para poder mandar correspondencia y si tenía un gato era porque con once años me enamoré del gato más gordo habido y por haber en aquella tienda de animales del Callejón Diagón. Pero claro... ahora también tenía un mono. ¿Que por qué tenía un mono? Bueno, la historia es graciosa. ¿Recordáis aquel día en navidad cuando quedé con Valarr para enseñarle Camden Town? Fue gracioso encontrarnos en el McDonalds a una pobre cría de mono perdida entre los Happy Meals del suelo. Y claro, si hubiera sido un mono adulto, quizás lo hubiéramos dejado pasar o lo hubiéramos llevado a algún lugar, pero al ser una cría... pues no pudimos evitar rendirnos a su monosidad suprema. Al final me lo llevé para cuidarlo y alimentarlo y... ahí estaba, haciéndole la vida imposible a mi abuela en casa. Lo había bautizado con el nombre de Val, en honor a mi amigo.

Y mi abuela no paraba de decirme: "SACA A VAL DE CASA PARA QUE GASTE SUS ENERGÍAS EN EL CAMPO Y DEJE DE ROMPERME LOS CALCETINES" y claro, yo tenía que hacerle caso o me iba a echar junto al mono de su casa.

Así que ahí estaba, en el bosque del Valle de Godric sacando a mis mascotas. Iba con Chewbie—mi gato—, Val y Milenario surcaba el cielo a una buena distancia de nosotros. Siempre había sido demasiado independiente como para pasar más del tiempo del necesario junto a mí si no era para darle de comer. Chewbie, sin embargo, pasaba demasiado tiempo conmigo porque era demasiado gordo como para irse a ningún lado, por si se cansaba demasiado y se quedaba sin comida lejos de mí. El mono, sin embargo, era un aventurero y ahora mismo estaba con más energías que nunca recorriéndose todo lo que encontraba a su paso.

Y era guay, ¿sabes? Lo único guay de este nuevo gobierno, es que la gente supuestamente malvada, en realidad eran buenas personas. ¿Qué iba a pasarme yendo sola por en medio de la nada? ¿Que me apareciese un radical? Dudaba mucho que me hiciese algo, teniendo en cuenta quién soy o el problema que puedo dar. ¿Pero los mortífagos? Ya esa gente no vivía para armar el caos a cualquier desafortunado, sino que ahora tenían un orden, por lo que aunque no lo pareciese, hasta con este gobierno una se sentía más tranquila caminando sola por ahí.

¡Eh, Val! —Le llamé desde lejos al ver como cogía carrerilla repentinamente en dirección a una cueva.

No era una cueva muy grande, más bien del tamaño de un hobbit. Sin embargo, por el tamaño de la montaña que tenía detrás, aventuraba que podía llegar a ser una cueva bastante profunda. Pero miedo me daba... vale que no pudiera temer la llegada de algún mago tenebroso, ¿pero un animal salvaje? ¡De eso siempre había! En realidad iba con la varita bien alta, dispuesta a utilizarla en caso de necesidad de que me atacase algún animal. Eso sí, para poder proteger a mis animales necesitaba tenerlos a la vista, por lo que le seguí rápidamente, viendo como mi gato, con todo su pesar, corría y rodaba detrás de mí.

No obstante, el maldito Val entró a la cueva. Yo me quedé fuera, iluminando desde ahí el interior con un Lumos.

No tiene gracia, Val, sal de ahí.

Maldito el momento en el que decidí irme a un bosque. ¡Pero no podía hacer otra cosa! Mi mono no era muy dado a las grandes multitudes como para llevarlo a un parque—pues se volvía loco—y mi gato no hacía migas con ningún animal, así que tenía que llevarlos a sitios más bien solitarios.

Val, ven ahora mismo, que puedes estar en peligro ahí dentro, vamos, ven. Toma. —Y saqué una chuchería del bolsillo, dejándola en la mano cerca de la entrada.

En realidad había tanta sombra y la cueva era tan profunda que ni con el Lumos podía ver bien el interior. Eso sí, podía escuchar perfectamente a Val.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 20.530
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1443
Puntos : 815
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Theo Willow el Sáb Mayo 12, 2018 2:08 pm

El ascenso al poder de Lord Voldemort supuso un duro golpe para él, a quien algunos radicales comparaban con un sangre sucia debido a que su padre era un Squib y su madre una Muggle. El apoyo del profesorado era nulo, y paso de dormir en la sala común de los Ravenclaw a compartir lugar con los repudiados de Hogwarts. Fue en parte por decisión propia, sabia que contra más tiempo pasara junto a Eve, su prima, peor seria para ella. Los rumores volaban y al final sucedió lo inevitable, perdiéndose la vida de un prefecto en el camino. ¿Cuanto tiempo había pasado desde entonces?, ¿Semanas?, ¿Meses?, no, tanto no. Tampoco importaba, sin un lugar al que ir se dedicaba a buscar comida en la basura, restos de picnics, o papeleras cercanas a la ciudad. Solía moverse por la noche, para evitar ser visto. Luego exploraba los bosques en busca de su prima, esperando que estuviera bien. No se perdonaba a si mismo que ella lo hubiera perdido todo por él, por no tener suficiente cuidado. Un pensamiento que dia a tras dia le atormentaba en sus largas horas de soledad en aquella cueva.

Pasar largas horas caminando en plena noche le agotaban, durmiendo hasta el atardecer en aquel lugar que convirtió en su hogar temporal. Tenia basura acumulada que fue reuniendo, pan duro, sobras envueltas en papel de aluminio, agua de alguna fuente en botellas reutilizadas. Sin embargo, lejos de ser una mañana como cualquier otra aquella fue diferente, siendo despertado por un mono que estaba rebuscando entre sus cosas. Con unas pronunciadas ojeras miró hacia él, logró distinguir la peluda figura al tener la vista acostumbrada un lugar carente de luz como aquel - es mi comida, déjala mono - de un tirón alejó la bolsa del primate para retroceder un poco. Fue entonces cuando se hizo la luz.

Cegado por el no tan lejano destello de origen mágico se puso nervioso, ¿Le habían encontrado?. Entre sus cosas buscó su varita, sosteniéndola con firmeza en su mano derecha mientras usaba el antebrazo izquierdo a modo de visera de gorra. No surgió ningún efecto, pero al oír la voz de aquella chica el mono pareció reaccionar - vete con ella, corre - le invitó a irse con cierta inseguridad y un tono de voz apenas audible. Sin embargo, al animal no termino de hacerle mucha gracia aquello, aprovechando que el menor tenia las manos ocupadas para salir corriendo de la cueva arrastrando consigo la prenda que usaba para protegerse el frío durante la noche. Se trataba de la capa del uniforme de Hogwarts, algo sucia y húmeda pero que hacia su función. Ni se lo pensó a la hora de dejar la bolsa a un lado para ir tras él, levantándose de golpe. Mas olvido lo alta que era la cueva, en la que tenia que agacharse para caminar debido a la poca altura. En consecuencia se dio un buen coscorrón con el techo, quejándose por acto reflejo y brindándole a aquella mascota la posibilidad de salir a por su premio con la capa de Theo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Noah Schnapp
Edad del pj : 14
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.000
Lealtad : ...
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 7
Puntos : 4
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg1.com/ http://www.expectopatronum-rpg2.com/ http://www.expectopatronum-rpg3.com/ http://www.expectopatronum-rpg4.com/
Theo WillowFugitivos

Danielle J. Maxwell el Lun Mayo 14, 2018 9:13 pm

Me hubiera gustado pensar que el mono es un ser excepcional que hace caso a su dueña—es decir, yo—, pero dudaba infinitamente que si salía de aquella cueva fuese precisamente por mis órdenes en donde escaseaba cualquier tipo de autoridad. Yo no tengo de eso; mucho menos con un mono.

Sólo sé que salió, y si Val salió sólo podía ser por una cosa: interés. ¿Y qué interés podía tener en mí? Ninguno, pues recién había comido. ¿Así que...? Cuando escuché sus patitas me sorprendí, pero más todavía cuando vi que traía consigo una túnica de Hogwarts. Estábamos en Godric, lo cual estaba bastante lejos de Hogsmeade y, en su defecto, de Hogwarts, por lo que me sorprendí de ver eso allí. En un principio quise asumir que era una túnica abandonada de un caso aislado, pero lo que más me sorprendió fue escuchar como dentro de la cueva se escuchaba un golpe acompañado de un quejido. Había alguien.

Fue fácil sumar dos más dos y asumir que ahí dentro había un alumno de Hogwarts. Y teniendo en cuenta la época en la que estábamos, todo pintaba muy mal. No era la primera—ni sería la última vez—que los alumnos de Hogwarts se ven en la necesidad de huir, bien por seguridad o ideales, lo único es que ahora mismo deseaba con todas mis fuerzas no ser yo esa persona que los encuentra porque, sinceramente, eran demasiados problemas.

¿Hola? —pregunté, cuál película de miedo en donde doy paso a que una voz siniestra y grotesca me grite: "vas a morir entre terribles sufrimientos..." y una nube de humo negro salga de ahí para ahogarme y asesinarme entre, como me dijo, terribles sufrimientos. Sujeté la túnica, pero mi mono se empeñó en tirar de ella con la boca como si se tratase de un calcetín. —Suéltala, Val. —Y esto, al decirlo enfadada, hizo que el mono la soltase algo temeroso.

Cogí la túnica del suelo, fijándome en que tenía bordado los colores de Ravenclaw. Era pequeñita, ¿quizás alguien de tercero? No estaba segura.

Emmm... seas quién seas, tengo tu túnica. Te la podría dejar aquí fuera e irme como si mi mono no te hubiera encontrado y hacer como si nada hubiera pasado pero... hay gente que llama a eso el destino y me parece muy feo ignorarlo —le dije desde el exterior, aún de cuclillas. A mi lado estaba mi mono, expectante, mientras que mi gato estaba peleándose con una mariposa unos metros más allá. A nadie le importaba ese gato gordo e idiota. Esperé unos segundos. —Si quieres que me vaya... dame un señal o algo.

¿Una persona que se esconde? No podía ser, definitivamente, nadie malo. Ahora mismo, por desgracia, quiénes se esconden son los buenos.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 20.530
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1443
Puntos : 815
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Theo Willow el Lun Mayo 14, 2018 10:07 pm

Al otro lado de la entrada a la cueva había una chica, y por lo que escuchó, era la dueña del mono. De no haberse quejado por el coscorrón a lo mejor ni se habría dado cuenta de que él estaba refugiándose dentro, sólo habría perdido la capa y pillado algún resfriado pero no estaría en peligro. ¿Que hacer ahora?, ¿Saludarle?, los modales eran lo primero mas en una situación así enmudeció, pasándose la mano por la cabeza al aun dolerle tras el inesperado golpe contra el duro techo. Ojala ese fuese el menor de sus problemas, un triste chichón.

No le quedo más remedio que escucharla, tomando asiento mientras se acomodaba un poco la sucia ropa. Tenia sueño, la noche se convirtió en su aliada hasta el punto de que estar despierto a esa hora del dia le dejaba un tanto zombie. También estaba el hecho de que en ese instante aun seguiría durmiendo de no ser por aquel mono y el temor ante la presencia de esa chica conocedora de la magia - No quiero problemas, p-por favor devuélveme mi túnica y vete... - el pulso le temblaba, sosteniendo la varita con inseguridad mientras apuntaba en dirección al origen de aquella voz. Usarla era su ultimo recurso, de hacerlo le detectarían e irían a por él. Tenia que salir de esa sin usar ningún hechizo, era la única manera - y-yo haré lo que me pidas, ¿Vale?. A cambio quiero que no me hagas nada, me lances tu varita y me des la capa... s-sino yo... te... maldeciré - dura amenaza proveniente de tan asustadiza voz. Al fin y al cabo no sabia nada de ella, sus orígenes, intenciones, si quería la recompensa por entregarle o era una sangre pura. Podía ser tantas cosas que de pensarlo se le humedecían los ojos, pero no era momento de llorar o asustarse. Debía ser fuerte, Eve estaba sola en algún lugar, lo dejo todo por ayudarle. Saldría de esa sin importar que, no pararía hasta asegurarse de que su prima estaba bien.

En ningún momento se planteo que la dueña del mono pudiera ser buena, ya no confiaba en nadie, no desde aquel terrible suceso en Hogwarts que le aisló de todo el mundo. La gente daba miedo, sobretodo cuando demostraban quienes eran en realidad. Jamás espero tener que vivir así, el aula improvisada para los sangre sucia era mejor que los lugares donde pasó la noche desde que se fugaron, aunque no los tratos recibidos en Hogwarts.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Noah Schnapp
Edad del pj : 14
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.000
Lealtad : ...
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 7
Puntos : 4
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg1.com/ http://www.expectopatronum-rpg2.com/ http://www.expectopatronum-rpg3.com/ http://www.expectopatronum-rpg4.com/
Theo WillowFugitivos

Danielle J. Maxwell el Mar Mayo 15, 2018 1:55 am

¿Y ahora qué narices hacía? Hecho número uno: había una persona allí dentro. Hecho número dos: era un niño. Hecho número tres: estaba asustado. Ahora, atemos cabos. ¿Por qué narices un niño de Hogwarts iba a estar en una cueva en Godric, asustado? Pues quería considerarme lo suficientemente inteligente como para asumir que estaba asustado y no jugando al pilla-pilla con su mejor amigo cabroncete que le ha abandonado a su suerte. Y claro… era una situación complicada. Sin embargo, era ésto precisamente lo que estaba buscando: una oportunidad de hacer algo por alguien. No me había metido en la Orden del Fénix para huir de los problemas y negar una mano amiga.

No te voy a dar problemas —le respondí con tranquilidad, dejando la túnica en el suelo. Aunque luego no pude evitar sonreír. ¿Que le de mi varita? ¿A una voz temerosa en el interior de una cueva? ¿Con qué se suponía que me iba a maldecir: mandándome al infierno? —No te voy a dar mi varita. Ningún mago que se precie aceptaría ese trato, ¿eh? Vas a tener que mejorar tus dotes de negociación —le aconsejé, divertida y sosegada.

A ver, Danny, piensa: ¿cómo tratar con un ermitaño no tan ermitaño que se cree ermitaño que no sabe hacer una amenaza en condiciones? Que ojo, yo aprendí a amenazar en quinto cuando me auto-convencí que las palabrotas me daban autoridad, ¿eh? Que no era tan fácil.

Mira, vamos a hacer una cosa: yo te devuelvo tu túnica, no la quiero. —Y, con la varita—la cual saqué del bolsillo posterior de mi vaquero, que estaba hechizado con magia—la hice levitar suavemente al interior. —Y mi mono tampoco, en realidad sólo quería jugar contigo y molestarte un poco. Creo que su misión en esta vida es molestar a las personas, comer y hacer caca en el pasillo por la noche para que yo las pise cuando voy al baño. —Intenté hacer una broma, aunque desgraciadamente todo era verdad. Una vez la túnica estuvo dentro, la desencanté y me senté en el suelo, cruzándome de piernas, dejando mi varita reposar sobre una de mis rodillas. —Prometo no hacerte nada. Quédate ahí si quieres, aunque sea un lugar un poco lúgubre, siniestro y solitario. Aquí fuera hace sol. Para una vez que hace buen día en Inglaterra y te escondes en una cueva, no lo pensaste muy bien, ¿no? —Reí, marcándome el monólogo de mi vida.

Por su voz, su túnica y su miedo era un niño cien por cien seguro y tampoco quería meterle miedo. Sonaba dulce y tranquila y lo menos que quería es que se viese en la necesidad de utilizar su varita, ya que eso alertaría al Ministerio y no quería estar aquí si alguien de ahí se acercaba a la zona.

¿Me dices tu nombre? Yo soy Danny.

Y esperé, a ver si el chico se veía con ganas de hablar o no. Yo, sin embargo… no tenía nada mejor que hacer más que contemplar como mi gato demostraba su retraso con libertad y como mi mono hacía… de mono.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 20.530
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1443
Puntos : 815
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Theo Willow el Mar Mayo 15, 2018 11:13 pm

Para su desgracia no aceptó el unico trato que le propuso, ¿Entonces qué?. Sentado en medio de aquel lugubré y humedo lugar miraba hacia la luz, apreciando la silueta de su interlocutora moverse de vez en cuando mientras le hablaba. Era estupido pedirle eso a un mago, ella tenia razon. ¿Pero que otra cosa podia hacer para sentirse seguro?, el unico camino por el que podia salir corriendo era inviable, tanto como usar magia alertando al ministerio. Estaba acorralado a merced de una desconocida, una sensacion no muy agradable teniendo en cuenta lo vivido en Hogwarts y malos recuerdos que le traia.

- ¿L-lo dices en serio? - que no quisiera su tunica era una buena noticia, a menos que se tratara de una trampa. Lo que le hizo dudar entre acercarse a la entrada o no, podia ver la prenda ahi, tirada en el suelo esperando a que alguien la recogiera. Tragó saliva, nervioso, para empezar a gatear hacia ella intentando ser lo más silencioso posible. En su mano seguia sosteniendo la varita, por precaucion, asegurandose de no apoyarla demasiado en el rocoso suelo. Una varita rota no servia de nada y tampoco tenia posibilidades de conseguir otra - tu mono queria robarme la comida, estaba husmeando en mis cosas - pretender ser sigiloso y hablar no solian funcionar, dandose cuenta del error despues de haberlo hecho. Eso le llevo a detenerse, mirando fijamente su tunica para mentalizarse de que por mucho miedo que le diera acercarse debia hacerlo, una forma de armarse de valor a pesar de lo tenso que estaba.

En otras circunstancias la pequeña anectdota sobre la caca del mono le habria sacado una sonrisa, ahora lo que logró era hacerle dudar. No queria confiar en nadie, sabia que no debia, pero esa chica le confundia. ¿Podia confiar en su palabra?, ¿Le estaba esperando con la varita en mano? - n-nunca salgo de dia, es peligroso. No me escondo por quiera, tengo que hacerlo... t-tú... no lo entenderias... - ¿O si?, preferia no pensar que queria de él, por lo que inhalo antes de seguir su camino, contra más cerca estaba de su meta más rapido le latia el corazon. Podia sentir la calida brisa contra su palida cara, obligandole a fijar la vista en el suelo de vez en cuando por el exceso de luz. Al final ahi estaba su objetivo, a menos de medio metro de él, en el suelo del exterior. No se lo pensó dos veces y a toda velocidad, cual felino desde debajo de un mueble asomó el brazo para arrastrar con él la preciada prenda. Luego retrocedio un metro o dos hacia el interior de la cueva de nuevo para quedarse sentado no muy lejos de la entrada a la misma, espalda pegada a la pared con las rodillas flexionadas y abrazado a la tunica con la mirada fija en el exterior - me llamó T-th... Cameron - odiaba su segundo nombre, pero sabiendo que lo estaban buscando lo mejor era mentir. En Hogwarts le llamaban Theo, y en la portada del periodico donde vio su cara dias atras no vio Cameron por ninguna parte.

Al estar cubierto con la tela sólo su rostro era visible, además de la mano derecha que sostenia con firmeza la varita. Un simple vistazo bastaba para ver el estado en el que se encontraba, ojeras marcadas, pelo sucio, piel algo más palida de lo normal debido a lo poco que habia dormido. Tambien estaba el frío, fruto del cansancio que esperaba soliucionar medio abrazado a la capa.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Noah Schnapp
Edad del pj : 14
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.000
Lealtad : ...
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 7
Puntos : 4
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg1.com/ http://www.expectopatronum-rpg2.com/ http://www.expectopatronum-rpg3.com/ http://www.expectopatronum-rpg4.com/
Theo WillowFugitivos

Danielle J. Maxwell el Miér Mayo 16, 2018 4:50 am

¿Estás diciendo que mi mono es un ladrón de comida? —pregunté, cuando el niño dijo con tanta seguridad que el mono quería robarle la comida. Que ojo, podía ser perfectamente, ¿eh? Mi mono era un absoluto cabroncete, por lo que si algo te molestaba, él iba a molestarte. Eso sí, yo tenía que defender el orgullo de mi mono, mi buena mano como dueña de mi mono y, de paso, intentar que el niño dejase de pensar un poco en esconderse y estar a la defensiva que, por lo que escucho y el tono con el que lo escucho, es lo que parece. —Espero que no estés diciendo que mi mono pasa hambre, ¿eh? Porque teniendo en cuenta el maravilloso lugar en donde te hospedas, hasta su pienso creo que tendrá mejor calidad que tu comida.

Vale, eso había sonado un poquito cruel. Pero ya era demasiado tarde. El chico, en un intento dudoso de ver si cogía o no la túnica que estaba a medio camino, colocada estrategicamente para que tuviese que salir un poquito, continuó hablando, dándome explicaciones.

¿Eres un vampiro? —cuestioné, divertidísima. Que a ver, no era tonta, ¿vale? Estaba clarísimo que ese niño estaba huyendo. Tal y como estaban las cosas, posiblemente fuese un niño extraviado de alguno de los grupos que se esconden en los bosques y no supiese como volver a casa. Pero tampoco quería ser demasiado invasiva. Y no tenía prisa. Y dudaba mucho que él tuviese prisa por irse al extremo lúgubre de la cueva con el que hablar con ratas o ardillas. —Siempre he querido conocer a un vampiro, ¿sabes? Tienes voz de niño, ¿seguirás creciendo hasta llegar a una edad o te quedas estancado así para toda la vida? ¿Es verdad que puedes comer sangre de animales, como en Crepúsculo? ¿Es verdad que el ajo os hace daño? ¿Al tocarlo os quema o es que su olor es muy fuerte y os va atrofiando el interior? No sé, explícame. Si no vas a salir, tenemos tiempo, ¿sabes? —Añadí, risueña y tranquila.

Pero entonces fue cuando se envalentonó, salió un poco y se llevó la túnica cual perrito asustado. Lo observé con detenimiento y automáticamente la sonrisa se me borró. Era el chico que se había fugado hace poco de Hogwarts. Habían empapelado medio Callejón Diagón y la universidad con los nuevos fugitivos, por lo que su cara no es que resultase precisamente desconocida. Eso sí, ahora mismo su rostro sucio y desmejorado, su pelo enmarañado, su aspecto débil y abandonado... hacían que prácticamente pareciese otro niño.  

¿Cameron? —cuestioné, sin querer sonar, de nuevo, invasiva. Así que fingí que me lo creía. —No sé si me estás viendo desde ahí dentro pero... si lo que te da miedo es mi varita... —Le di un golpecito la varita y la aparté de mí mas o menos un metro. —Ahora tenemos tres opciones. O me cuentas tus poderes de vampiro, o sales para demostrarme que no brillas a la luz del sol o me levanto, cojo mi varita y me voy, ¿qué quieres que haga?

Si era ese niño de verdad, no podía dejarlo ahí. Si acababa de salir de Hogwarts, tendría que estar más perdido—con perdón de la vulgaridad—que un hijo de puta en el Día del Padre. Y corría peligro. Y yo... bueno, podía ayudarlo si él quería ser ayudado. No suelo encontrarme con niños perdidos que huyen de la vida, ¿vale? ¡No sabía como proceder!
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 20.530
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1443
Puntos : 815
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Theo Willow el Dom Mayo 20, 2018 5:28 am

Comer de la basura no le gustaba, robar de alguna tienda cercana o contenedor cerca de la pastelería tampoco, ¿Pero que podía hacer?. Seguro que el mono ladrón comía mejor que él, que se lo recordara le enmudeció, haciéndole sentir bastante mal. Por suerte no le vio la cara en ese instante, apreciándose en sus facciones cierta impotencia y tristeza dada la situación en la que se encontraba. Mas no la culpaba, ella no era responsable de eso, tampoco sabia los motivos que le llevaban a vivir así y no tenia intención de revelarlos. Aunque eran obvios dada la situación en Hogwarts.

- No, y no se nada de vampiros. No me gusta crepúsculo, e-ellos beben sangre y yo como basura - fiarse de ella o no nada tenían que ver con la necesidad de un poco de contacto social con alguien. Theo estaba acostumbrado a socializar a diario con su prima, a quien echaba mucho de menos. Poder charlar un poco con alguien aun con el riesgo que eso conllevaba al tratarse de una maga era agradable, de no ser así habría vuelto a su rincón al fondo de la cueva nada más recuperar la túnica. Detalle del que ella se pareció percatar, mirándola directamente a los ojos cuando se asomó para verle tras presentarse. Comparada con la directora de Hogwarts parecía buena - ¡No!, Theo, va a traicionarte, usara la varita y... ¡Crucio! - pensó, sorprendiéndose al ver como alejaba la varita de ella. Al no tener la vista acostumbrada a la luz le costo ver donde fue a parar pero ya no la tenia, mientras que él seguía apuntándole desde fuera de la túnica que rodeaba su destemplado cuerpo debido al cansancio - ¡No cojas la varita!, S-saldré... - cualquier cosa menos eso, con los dos o tres escasos metros que les separaban era demasiado arriesgado. Además, no tenia a donde huir. Mencionar que la parte final de la frase se perdió al gritar Theo era evidente, puesto que toda la atencion de la llevo el "cojo mi varita", ignorando el "y me voy".

De no estar tan nervioso y agotado habría escuchado lo que dijo, pidiéndole que se marchara. Sin embargo, el temor le jugó una mala pasada interpretando aquello como una amenaza. Debía obedecer, así funcionaban las cosas ahora. Por lo que sin demasiadas ganas separó la espalda de la pared, caminando agazapado hacia el exterior. Estaba tan cerca de la salida que no tardó más de 1 minuto en sentir la luz del sol sobre su piel. Incapaz de ver bien agacho la cabeza para fijar la vista en su propia sombra y los pies de la chica que le amenazo con coger su varita si no salia. O al menos esa fue lo que entendió él - no brillo, ¿Ves?. P-por favor no me hagas daño, he salido - suplicó, tembloroso. Podía ver la varita no muy lejos de ella, a un metro o menos. Theo por su parte se acomodó bien la túnica para que le cubriera, dejando ver momentáneamente el mal estado en el que se encontraba su uniforme de Ravenclaw bajo aquel manto de tela, de hecho le faltaba un zapato y tenia algún que otro agujero o mancha de sangre. La batuta de madera seguía firmemente sostenida en la mano derecha del maltrecho menor, con mugre en el rostro, pelo aparentemente engominado pero no, era grasa y suciedad, ojeras bien marcadas, palidez fruto de no haber dormido nada y temblores por el frío e inseguridad ante la amenaza desconocida ubicada frente a él.

- ¿Me t-tengo que quitar la camisa para d-demostrarte que no brillo?, haré lo que me pidas - cualquier cosa por tal de evitar un castigo. No es que fuera un cobarde, bueno, un poco si. Además, a pesar de ser él quien iba armado se sentía completamente a merced de aquella desconocida. ¿Lo de la camisa?, conocía crepúsculo aunque no le gustará, recordaba haber visto una escena en la que se descamisaba un vampiro y luego brillaba. Si hacia eso demostraría que no era lo que ella decía, aunque pasara frío.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Noah Schnapp
Edad del pj : 14
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.000
Lealtad : ...
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 7
Puntos : 4
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg1.com/ http://www.expectopatronum-rpg2.com/ http://www.expectopatronum-rpg3.com/ http://www.expectopatronum-rpg4.com/
Theo WillowFugitivos

Danielle J. Maxwell el Jue Mayo 24, 2018 5:18 am

¿Saldrá? Lo miré con curiosidad, sorprendida de que no se hubiera decidido por la opción en la que yo me marcho. ¿Pero sabías qué? Si hubiera elegido esa opción no iba a irme a ningún lado. Me hubiera desaparecido, hubiera ido a coger comida a casa de mi abuela y una mantita a casa de mi abuela y hubiera vuelto, dándoselo como una ofrenda de paz. De hecho, estaba tan segura de que elegiría esa opción, que ya hasta me había hecho un recorrido mental en mi cabeza. Pero sin embargo... me sorprendió. Lo di por un cachorrito asustado que no confiaría lo más mínimo en mí y, ahí estaba, demostrando una pizca de valentía que, por los colores que tenía su uniforme, no parecía ser su rasgo más apreciado.

Me tomé unos segundos para apreciarlo, lentamente. Ahora que la luz del sol le daba de lleno se veía claramente el deplorable estado en el que se encontraba, ya no solo físicamente, sino también anímicamente. Tenía todos y cada uno de los síntomas propios no solo de un mal descanso, sino también de una malísima alimentación. Por no hablar del frío que hacía en el maldito bosque por la noche, ¿y él solo tenía una túnica para taparse? Intenté echar una ojeada al interior de la cueva por si veía algo más, pero nada, estaba demasiado oscuro.

Tragué saliva y, después de unos segundos, sonreí.

Te falta un zapato —afirmé, mirando su calcetín sucio y roto. —No hace falta que te quites la camiseta para demostrarme que no eres un vampiro, ya veo que no te brilla la cara aunque tengas todos esos mechones por delante.

Y vamos, por mucho que tuviese el pelo por delante de la cara se notaba perfectamente todos sus rasgos, evidenciando sin ninguna duda que se trataba del chico ese que se había fugado de Hogwarts hacía poco más de una semana.

Eres el chico ese que se escapó de Hogwarts, te conozco —le dije, tranquilamente, dándole un golpecito al suelo para que se sentase frente de mí, si quería. Tampoco le iba a obligar, que poco más y parece que le estoy obligando a vivir. Sólo quería ayudarle. ¿Le habíais visto? ¿Cómo iba a irme de allí dejándolo así?—Me suena tu cara, no solo de los carteles que hay por ahí, sino también del colegio. Yo me gradué el año pasado. Te habré visto alguna vez por los pasillos... aunque yo era Hufflepuff, así que nuestras salas comunes quedaban un poco lejos. —Hice una pausa, entonces, tragando saliva. —¿Sabes? Yo en mi último año también tuve muchas ganas de fugarme y no sabes el alivio que supuso para mí graduarme y no tener que volver más. Pero es horrible, ¿verdad? Desde que eres un poquito diferente... te marginan. Te humillan. Te utilizan como ejemplo, deciden que no mereces ser parte de todo eso... ¿quién no querría huir, verdad? No mola estar en un mundo en el que no te quieren. —Y bufé, encogiéndome de hombros con resignación. —Deja de preocuparte por mí, no te voy a hacer daño, ni delatarte, ni robarte nada, ni mucho menos obligarte a hacer nada. Puedes coger mi varita y mantenerla en buen recaudo hasta que me vaya, si quieres, si te vas a sentir más seguro. ¿Pero sabes qué? No la uso contra personas a las que comprendo.

¿Qué iba a hacer? Lo único que se me ocurría era darle seguridad. ¿Qué como le daba seguridad a un niño asustadizo que me acabo de encontrar en el bosque? ¡No tengo ni idea! Mowgli no enseñaba nada de esto en el Libro de la Selva, ¿vale? Lo único que se me ocurría era ofrecerle lo único con lo que podía hacerle daño, ¿no?

Mi mono se subió a mi regazo, oliendo con curiosidad al niño que estaba delante de mí sin ningún tipo de intención malvada oculta.  

¿Hace cuánto que no comes decentemente? Bueno, no, cambio mi pregunta: ¿qué narices estás comiendo? ¿Llevas todo este tiempo aquí desde hace más de una semana, cuando salió la noticia? —pregunté, sorprendida y preocupada.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 20.530
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1443
Puntos : 815
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.